Tigres En El Barro.Otto Carius

TIGRES EN EL BARRO. La Carrera de Combate del Comandante Panzer alemán Otto Carius. Traducido por: Robert J. Edwards STACKPOLE BOOKS English Copyright...

142 downloads 1106 Views 840KB Size

TIGRES EN EL BARRO. La Carrera de Combate del Comandante Panzer alemán Otto Carius. Traducido por: Robert J. Edwards STACKPOLE BOOKS English Copyright © 1992 by J. J. Fedorowicz Publishing, Ine. First published in paperback in 2003 by STACKPOLE BOOKS 5067 Riner Road Mechanicsburg, PA 17055 www.stackpolebooks.com All rights reserved, including the right to reproduce this book or portions there of any form by any means, electronic or mechanical, including photocopying, recording, or by any information storage and retrieval system, without permission in writing from the publisher. All inquiries should be addressed to J.J. Fedorowicz Publishing, [ne., 104 Browning Boulevard, Winnipeg, MB, R3K OL7, Canada. wwwjjfpub.mb.ca Printed in the United States of America 10 9 8 7 FIRST EDITION Library of Congress Cataloging-in-Publication Data Carius, Otto. Tigers in the mud: the combat career of German Panzer commander Otto Carius / by Otto Carius ; translated by Robert J. Edwards.-1st ed. p. cm. -(Stackpole Military history series) ISBN 0-8117-2911-7 (pbk.) 1. Carius, Otto. 2. World War, 1939-1945-Personal narratives, German. 3. World War, 1939-1945-Tank warfare. 4. Germany. Heer-Officers-Biography. 5. Tiger (Tank) I. Title. Il. Series. D811.C27735A32003 940.54' 1343'092-dc21 [SBN 978-08117-2911-6 2003008243 Tabla de Contenidos Agradecimientos del Editor ............................ ix Prefacio a la Edición en Inglés ......... ........ xi Dedicación ........................................ .. xiii Prólogo de la edición alemana ......................... xv La Patria Llama ............. ........................... 1 En la Ruta de Napoleón ................... ...................... 5 Los primeros T34s ........................ ..................... 10 De vuelta con la vieja pandilla ....................... 12 A Catástrofe .................................. 14 En Bretaña .................................... ............ 19 Retrato del "Tigre" ............................... ....... 21 En un tren expreso al frente de Leningrado .................... 25 Batalla defensiva en Newel ......... ............... '............ 33 Retiro a los Narwa ................. ...................... 44 "Viejo Fritz" ....................... .......................... 53 El frente desplegado en Narwa ...... ................. '............. 61 Calma antes de la tormenta .............. ....................... 73 Ivan Ataca ........................ .................. 84 Motín en el Búnker ...................... ................. 97 "Operación Strachwitz" ............................ ......... 100 La noche era el infierno ................................... 109 ¿Realidad o ficción? 112 En Alabanza del "Tigre "...................................... 117 Fracaso y despedida ........ ................................ 120 Cruz de Caballero en el Hospital ............. .................. 137

Los luchadores alemanes no mostraron ........................ ... 146 "Informar inmediatamente a la Unidad" ............................. 151 Rehusarse a obedecer órdenes ..... ................................. 153 Combate defensivo en Dunaburg .............. ............... 162 La Emboscada ................................ ............. 166 Una Diferencia Difícil de Opinión .............................. 174 Golpeando en la Puerta de la Muerte! ............................... 180 Recuperación rápida en el hospital ........... .................................. 189 Una visita con Heinrich Himmler ......................... 194 Los telares de la catástrofe 203 La Bolsa del Ruhr. .......... 206 El Caos Crece ... .............................. 212 Un Comandante Extraño de la Ciudad .......... 216 Aproximación al fin ........................ .............. 222 Los paganos son a menudo los mejores cristianos .................. 226 En el cierre ....... ........................................ 228 Epílogo de la edición en inglés. .................. 229 Glosario .............................. .............. 232 Documentos: Notas a los primeros seis documentos ........................ 238 Documento 1: Informe sobre la acción posterior .................... 239 Documento 2: Informe técnico posterior a la acción. 248 Documento 3: Informe sobre la acción posterior para el período comprendido entre el 17 y el 21 de marzo de 1944 .............. 256 Documento 4: Secreto .............. 260 Documento 5: Informe sobre el Empleo del personal, 2ª Compañía y 3ª Compañía del 502º Batallón Panzer Pesado en la Zona del 18 Ejército en el Período del 24 al 30 de junio de 1944 263 Documento 6: Informe de la postración sobre el empleo del 502o Batallón Panzer Pesado en el 16to Sector del Ejército de 4 de julio al 17 de agosto de 1944 ..................... 275 Apéndice .................... ....................... 310 Índice ......................... ..................... 361 Mapas: Mapa 1 ........................ ................... 32 Mapa 2 ............................ ......... 62 Mapa 3: Ataque contra la 'Judennase "............ 138 Agradecimientos del editor (Para la traducción original en inglés) Deseo agradecer a las siguientes personas que han contribuido a la publicación original de este libro: Robert J. Edwards-Traducción George Rugenius-Revisión Brian Molloy-Cover Art Brian Molloy-Buzón de firma. También deseo darle las gracias al lector por haber comprado este libro y a todos aquellos que me han escrito con sus amables palabras de alabanza y aliento . Me da el ímpetu de seguir publicando traducciones de los mejores libros alemanes disponibles. Más libros excelentes están siendo preparados o negociados, gracias a sus útiles propuestas. Estos serán anunciados cuando estén casi terminados. Las fotos de este libro provienen del álbum personal de fotos del Sr. Otto Carius. Estoy siempre agradecido al Sr. Carius por permitirme usar estas fotos [más nunca antes publicadas] en este libro. También estoy agradecido, y muy conmovido, que él accediera a que J. J. Fedorowicz Publishing sacara su libro en inglés.

John Fedorowicz. Los soldados de la antigua Wehrmacht alemana están agradecidos a Fedorowicz Publishing por las ediciones en inglés de los libros alemanes referentes a la II guerra mundial. A través de estas publicaciones, la difamación del soldado alemán en el cine, La televisión y la prensa ha sido contrarrestada, y la imagen de la Wehrmacht se ha vuelto más objetiva gracias a la ayuda ofrecida por muchas fuentes. Estamos especialmente agradecidos cuando pensamos en nuestros compañeros caídos que, junto con voluntarios de todos los países de Europa Occidental, lucharon para ser salvos del comunismo y cuya memoria ha sido manchada por la difamación. Desafortunadamente, hemos tenido que experimentar de primera mano cómo los memoriales de guerra han sido destruidos y profanados en nuestro propio país mientras los "monumentos conmemorativos en honor del desertor desconocido" han sido ceremoniosamente dedicados en Bremen, Hamburgo y Bonn. Este comportamiento despreciable es probablemente impensable en cualquier otro país. (Hasta el 31 de diciembre de 1944 había 1.408 desertores registrados en la Wehrmacht de aproximadamente siete millones de miembros de la Wehrmacht durante los años de la guerra!) Ninguna otra gente había sido tan audaz y (lo que me avergüenza ) Tan exitosamente engañada como el pueblo alemán después de 1945. A pesar de las últimas fuentes, el cuadro histórico no ha sido corregido. Con la ayuda de mucha gente de la antigua propaganda del Tercer Reich, la "reeducación" fue todo un éxito. Se sigue la tradición; Los logros de la Wehrmacht y de todo nuestro pueblo en la Segunda Guerra Mundial son reconocidos, en el mejor de los casos, por nuestros antiguos oponentes. En algunos casos, incluso son admirados. Dada la actitud del público, se entiende por qué el "ciudadano uniformado" normalmente sólo realiza su servicio militar para evitar la posibilidad de un servicio civil más largo y desagradable. Los políticos, líderes de iglesias y otras personalidades de la vida pública caracterizan a los soldados de la Bundeswehr como "asesinos potenciales" y quedan impunes por los tribunales. Incluso el Ministro Blum (el Ministro de Trabajo) puede declarar en Polonia, que para él no había diferencia entre un soldado y un guardia en un campo de concentración. Por lo tanto, me sorprende que la "comunidad occidental" se sorprenda por la reacción del público alemán a la guerra en el Golfo. Si las virtudes militares y cualquier tipo de idealismo han sido pisoteados y ridiculizados durante décadas, entonces nada más puede esperarse. Si todo el mundo sólo mira por sí mismo, entonces el idealismo simplemente no se puede sacar de un cajón cuando se necesita! Cada soldado tiene que cumplir con su deber "como la ley prescribe". El enemigo nunca está determinado por él, sino más bien por él por los políticos. "Mourir au feu ou sur la route, c'est le metier du soldat" (Morir bajo fuego o en marcha es la suerte del soldado.) Este dicho de Napoleón sigue aplicándose a todos los soldados. La experiencia común vincula a los soldados de combate de todas las naciones, como se ve en muchos encuentros. Desde 1945, no ha habido una semana sin guerra en algún lugar del mundo. En el delirio que siguió a la victoria después de las dos guerras mundiales, los Aliados han perdido dos veces la paz mundial en el siglo XX. Esperemos en el futuro que los políticos estén a cargo y que siempre mantengan los objetivos políticos a la vista durante las batallas más brillantes y en la embriagadora después de la matemática de la victoria. Toda la gente quiere vivir en paz y libertad. Pero no sólo debemos hablar siempre de derechos humanos; También debemos señalar las obligaciones humanas. Esperemos que la generación joven cree un orden pacífico que es duradero. El requisito previo para ello será la disposición a un compromiso por parte de todas las naciones. En cualquier caso, las antiguas tropas de combate saben por amarga experiencia y, en memoria de nuestros compañeros caídos, deseamos transmitir este recordatorio: ¡La guerra es la peor alternativa en política!.

Otto Carius. Dedicatoria Dedicado a mis camaradas de armas de la 2ª Compañía del 502º Batallón Panzer Pesado para recordar en honor a los que cayeron y para recordar a los que viven de nuestra eterna e inolvidable comunión. La Patria Llama. "Lo que quieren con ese pequeño runt ... eso es lo que me gustaría saber, también", dijo uno de los jugadores de la tarjeta. Estaban encorvados juntos, una maleta sobre sus rodillas, tratando de hacer su salida un poco más fácil pasando el tiempo jugando a las cartas. "Lo que quieren con ese pequeño runt ..." se aplicó a mí. Me paré en la ventana del compartimiento y miré hacia atrás a las montañas de Haardt mientras el tren giraba hacia el este a través de las tierras planas del Rin. Parecía como si un barco estuviera abandonando la seguridad de su puerto, navegando hacia lo desconocido. Todavía tenía que convencerme de vez en cuando de que mi proyecto de aviso estaba realmente en mi bolsillo: Posen, 104th Batallón de Reposición de Infantería, Infantería ,. La reina de la batalla! Yo era el hombre extraño en este grupo, y realmente no podía culpar a todos por no tomarme en serio. Ciertamente no se había pensado en serio. De hecho, era bastante comprensible. Yo ya había sido rechazado dos veces después de ser llamado: "No apto para el servicio en la actualidad bajo peso!" Dos veces tuve que tragar duro y secar furtivamente las lágrimas. Dios mío, no le preguntan a nadie sobre su peso allá afuera!. Nuestros ejércitos ya habían atravesado Polonia en una carrera sin precedentes hacia la victoria. Pocos días antes, Francia también había comenzado a sentir los primeros golpes entumecidos de nuestras armas. Mi padre estaba allí. Al principio de la guerra, volvió a ponerse el uniforme. Esto significaba que mi madre ahora sólo tendría una pequeña casa para manejar cada vez que se le permitía volver a nuestra casa en la frontera. Y tuve que pasar mi decimoctavo cumpleaños en Posen por mi cuenta por primera vez. Sólo entonces me di cuenta de cuánto debía a mis padres por mi feliz juventud! ¿Cuándo y cómo podré volver a casa otra vez, sentarme al piano o recoger mi violonchelo o mi violín. Hasta hace unos meses, había querido dedicar mis estudios futuros a la música. Entonces cambié de opinión y comencé a tener ganas de ingeniería mecánica. Por esa razón, también me había ofrecido como voluntario para la rama Tanque Destructor. Pero en la primavera de 1940, no necesitaban voluntarios. Se suponía que iba a ser un soldado de infantería. Pero eso también estaba bien. Lo principal era que estaba en!. Durante un rato, se quedó en silencio en nuestro compartimiento. Sin duda, todos tenían muchas cosas que pensar por sí mismos. Las largas horas de nuestro viaje sin duda nos permitió una amplia oportunidad para eso. Cuando desembarcamos en Posen con las piernas rígidas y las espaldas adoloridas, estábamos muy felices de que se nos quitara el tiempo de la introspección. Un grupo del 104 Batallón de Reposición de Infantería nos recibió, nos dijo que subiéramos y nos lleváramos al puesto. Los cuarteles alistados no eran ciertamente ninguna cosa de la belleza. La habitación era escasa, y me encontré con otros cuarenta hombres en un cuartel abierto. No quedaba mucho tiempo libre para contemplar los exaltados deberes de un defensor de la Patria; Una batalla por la supervivencia comenzó contra los ancianos. Nos consideraban molestos "extranjeros". Mi situación era prácticamente sin esperanza: ¡aún tenía pelusa de melocotón! Dado que sólo una barba pesada era claramente un signo de verdadera virilidad, yo estaba a la defensiva desde el principio. El júbilo de los demás por el hecho de que me escapé con un solo afeitado a la

semana sólo empeoró las cosas. Nuestro entrenamiento era muy adecuado para ponerme nervioso. A menudo pensaba en mi escuela secundaria, el Maximilianeum, siempre que los ejercicios y los cereales se practicaban hasta el punto de no retorno o cuando rodábamos en el barro del área de entrenamiento durante los ejercicios de terreno. No hasta entonces aprendí el valor de este entrenamiento fundamental. Pude utilizar los conocimientos adquiridos en Posen más de una vez para salir de situaciones peligrosas. Pocas horas después, toda la miseria había sido olvidada. La rabia que habíamos experimentado contra el servicio, nuestros superiores, y nuestras propias estupideces en el curso de la formación pronto sopló. Básicamente, estábamos todos convencidos de que lo que estábamos haciendo tenía un propósito. Cada nación puede considerarse afortunada cuando tiene una generación joven que da todo por el país y por las luchas desinteresadas como lo hicieron los alemanes en ambas guerras mundiales. Nadie tiene el derecho de reprocharnos, como lo fuimos después de la guerra, incluso si los ideales que nos llenaron fueron mal utilizados. Esperemos que la presente generación se salve de la misma decepción que la que nos ha sido entregada. Sería aún mejor si llegara el momento en que un país no necesitara soldados por la paz permanente. Mi sueño en Posen era terminar mi curso de infantería básico que olía como una rosa. Ese sueño terminó en una decepción principalmente debido a las marchas de pie. Comenzaron a quince kilómetros, aumentaron cinco cada semana y terminaron en cincuenta. Era una regla no escrita que todos los graduados de la preparación de la universidad tenían que llevar la ametralladora. Al parecer, querían ponerme a prueba, el más pequeño de la parcela, y ver cuáles eran los límites de mi voluntad obstinada para tener éxito. No era de extrañar, pues, que volviera al puesto un día con tendinitis y una ampolla del tamaño de un huevo pequeño. No pude hacer más demostraciones de mis proezas de infantería en Posen. Nos trasladaron a Darmstadt. La cercanía a casa de repente hizo que la vida en los palos más fácil de tomar, y la perspectiva de un pase de fin de semana proporcionó un incentivo adicional. Supongo que me sentía bastante arrogante un día cuando el comandante de la compañía buscaba doce voluntarios para el Cuerpo Panzer. Sólo se supone que los mecánicos de automóviles se aplican, pero con una sonrisa comprensiva se me permitió unirme a las filas de la docena de voluntarios. El anciano probablemente estaba feliz de deshacerse de esta media pinta. Sin embargo, no tenía una conciencia completamente clara con mi decisión. Mi padre me había dado por misión para unirse a cualquier rama, incluso la aviación, pero categóricamente prohibió el Cuerpo Panzer. En su mente, probablemente ya me había visto arder y sufrir horriblemente. Y a pesar de todo eso, me encontré en el uniforme negro Panzer! Sin embargo, nunca me he arrepentido de este paso, y si alguna vez tuviera que volver a ser soldado, no habría duda, el cuerpo Panzer sería mi única opción. Me volví a reclutar cuando llegué al 7º Batallón de Reposición Panzer en Vaihingen. Mi comandante de tanques fue Unteroffizier August Dehler, una persona tremenda y un buen soldado. Yo era el cargador, y todos estábamos llenos de orgullo cuando recibimos nuestro Panzer 38t de Checoslovaquia. Nos sentimos prácticamente invencibles con nuestro cañón de 37 mm y dos ametralladoras checas. Estábamos entusiasmados con la protección de las armaduras y no nos dimos cuenta hasta más tarde de que sólo serviría como protección moral para nosotros. Si es necesario, detendría el fuego de armas pequeñas. Aprendimos los fundamentos de la guerra de tanques en Putlos en Holstein, donde fuimos a disparar en vivo en el área de entrenamiento. En octubre de 1940, el 21er Regimiento Panzer se formó en Vaihingen. Poco antes del comienzo de la campaña rusa, se integró en la 20a División Panzer, mientras que en el área de entrenamiento en Ohrd. Nuestro entrenamiento avanzado consistió en ejercicios conjuntos con unidades de infantería. Cuando nos dieron nuestra

asignación básica de raciones de emergencia en junio de 1941, sabíamos que algo iba a suceder. Era la suposición de cualquier persona en cuanto a dónde íbamos a estar comprometidos, hasta que nos encontramos en el camino a Prusia Oriental. Aunque los campesinos prusianos del este nos susurraron esto y aquello, todavía creíamos que habíamos sido enviados a la frontera para sacar la seguridad. Esta suposición fue una ilusión formada por nuestro entrenamiento en Putlos, donde trabajamos con tanques sumergibles. Estos tanques condujeron bajo el agua hasta la costa y luego salieron a la superficie. Éramos inclinados a pensar que Inglaterra sería nuestro oponente. Ahora estábamos en Prusia Oriental, pero nuestras incertidumbres no nos torturarían mucho más. Nos mudamos a la frontera el 21 de junio. Al recibir un informe de situación, finalmente sabíamos cuál sería nuestro próximo papel. Todo el mundo mostró una actitud tranquila y helada, aunque por dentro estábamos muy emocionados. La tensión se hizo casi insoportable durante la noche. Nuestros corazones estaban prácticamente golpeando fuera de nuestro pecho cuando escuchamos el bombardero y los escuadrones Stuka tronando hacia el este sobre la división. Estábamos situados en el borde de un bosque al sur de Kalwarya. Nuestro comandante había colocado una radio civil en su tanque. Proclamó oficialmente el inicio de la campaña rusa cinco minutos antes de la X-hora. A excepción de unos pocos oficiales y suboficiales, ninguno de nosotros había visto la acción todavía. Las únicas rondas en vivo que habíamos oído estaban en un rango. Teníamos confianza en las viejas manos. Ya tenían sus Cruces de Hierro y sus insignias de asalto, y daban una impresión de inquebrantable calma. Para todos los demás, los estómagos y los bladders se volvieron inquietos. Creíamos que los rusos abrirían fuego en cualquier momento. Pero todo permaneció en silencio y, para nuestro alivio, recibimos la orden de ataque. En la Ruta de Napoleón. Atravesamos las fronteras al suroeste de Kalwarya. Cuando llegamos a Olita por la tarde, después de una marcha de 120 kilómetros, nos sentimos casi como veteranos. Aun así, éramos felices cuando nos detuvimos, ya que nuestros sentidos se habían esforzado al máximo en la marcha durante el día. Habíamos mantenido nuestras armas listas; Cada hombre estaba en su puesto. Como cargador, tuve la peor posición. No sólo no podía ver nada, yo también nunca conseguí meter mi nariz en el aire fresco. El calor abrasador en nuestra caja era casi insoportable. Cada granero al que nos acercábamos causaba cierta emoción, pero ninguno estaba ocupado. Con enorme curiosidad, esperé las descripciones de nuestro comandante del tanque. Pensé que era terriblemente excitante, cuando informó haber visto a su primer ruso muerto. Con anticipación y ansiedad, esperamos nuestro primer contacto con los rusos. Pero nada de eso sucedió. Puesto que no éramos el batallón del punto, podríamos solamente contar con el contacto si el avance fue sostenido para arriba. Y así llegamos al primer objetivo del día, el campo de aviación de Olita, sin incidentes. Nos alegramos alegremente de nuestros uniformes con incrustaciones de polvo y nos alegramos de finalmente encontrar un poco de agua para una limpieza adecuada. "Nunca imaginé la guerra corriendo igual que el calendario de entrenamiento", dijo nuestro artillero, que no mostró ningún límite a su deseo de limpiar. -Buena guerra aquí -dijo el comandante del tanque, Unteroffizier Dehler. Esto fue después de que finalmente sacó la cabeza de un cubo de lavado en lo que parecía ser un procedimiento sin fin. Había estado en Francia el año anterior. Ese pensamiento había reforzado mi confianza cuando entré en acción por primera vez, emocionado, pero también algo temeroso. Literalmente tuvimos que cavar nuestras armas de la tierra. En el caso de lo real, ninguno de ellos habría funcionado. Nos dieron todo spic y span y esperamos con interés la cena. "Aquellos flyboys realmente fueron a la ciudad aquí", dijo nuestro operador de radio mientras limpiaba las armas. Estaba

mirando hacia el borde del bosque donde el avión ruso había quedado atrapado en el suelo durante los primeras ataques de la Luftwaffe.Nos habíamos quitado nuestros uniformes y nos sentimos tan buenos como el oro. Los pensamientos de aquellas fotos de los álbumes de cigarrillos que habíamos recogido tan apasionadamente años atrás aparecieron involuntariamente en mi mente: "vivac en territorio enemigo". De repente, empezó a zumbar alrededor de nuestras cabezas. ¡Maldita sea al infierno! Nuestro comandante maldijo. Se acostó junto a mí en la mugre. Pero él no estaba maldiciendo el fuego enemigo, sólo mi torpeza: estaba recostado sobre su corteza de pan del Ejército. Fue un bautismo de fuego poco romántico. Los rusos todavía estaban en el bosque alrededor del aeródromo. Se habían recuperado después del choque inicial del día y empezaron a dispararnos. Antes de que realmente supiéramos lo que estaba sucediendo, estábamos de vuelta en nuestros tanques. Y luego fuimos a nuestra primera noche de acción, como si nunca hubiéramos hecho nada más durante años. Me sorprendió lo tranquilo que todos nos habíamos vuelto una vez que sabíamos que lo que estábamos haciendo era serio. Casi nos sentimos como veteranos al día siguiente cuando ayudamos en la batalla de tanques en Olita. Ayudamos a forzar el cruce de los Niemen. Estábamos de alguna manera cosquillas de saber que nuestros tanques eran iguales a los rusos, a pesar de algunas derrotas amistosas. El avance siguió suavemente. Después de la captura de la fábrica de tractores Pilsudski, continuó hacia Wilna. Después de que Wilna fuera capturada el 24 de junio, estábamos orgullosos y tal vez algo arrogantes. Creíamos que realmente habíamos sido parte de algo. Apenas nos dimos cuenta de lo cansados que nos habían hecho los esfuerzos de la marcha. Sólo cuando nos detuvimos, bajamos donde estábamos y dormimos como hombres muertos. Pensamos poco en lo que estaba pasando. ¿Quién podría detener este avance? Algunos habrían considerado quizá el hecho de que estábamos marchando por el mismo camino que el que tomó el gran emperador francés Napoleón. El mismo día y la misma hora 129 años antes, también había dado la misma orden de ataque a otro grupo de soldados acostumbrados a la victoria. ¿Era esta extraña coincidencia realmente casual? ¿O Hitler quiere demostrar que no cometería los mismos errores que el gran corso? En todo caso, los soldados creíamos en nuestras habilidades y en nuestra suerte. Y era bueno que no pudiéramos ver en el futuro. En cambio, sólo teníamos la voluntad de asaltar y terminar la guerra lo más rápido posible. Fuimos recibidos con entusiasmo por todas partes por la población de Lituania. Nos vieron como sus libertadores. Nos quedamos bastante sorprendidos de que las empresas judías habían sido saqueadas y demolidas casi en todas partes antes de nuestra llegada. Pensamos que tales cosas sólo podrían ser posibles durante una "Kristallnacht" en Alemania. Esto nos molestaba y condenábamos La rabia de la multitud. Pero no tuvimos mucho tiempo para perseguir estos pensamientos. El avance siguió sin interrupción. Hasta principios de julio, nos deparamos en la explotación y la búsqueda al río Duina. Nuestras órdenes eran: seguir y seguir y volver de nuevo, día y noche, todo el día. Lo imposible fue exigido de los conductores. Pronto incluso yo estaba sentado en el asiento del conductor con el fin de aliviar a nuestro compañero agotado durante unas horas. ¡Si no hubiera habido ese polvo insoportable! Envolvimos la tela alrededor de nuestras narices y bocas para respirar a través de las nubes de polvo que colgaban sobre los caminos. Hacíamos mucho tiempo que dejamos caer los bloques de visión en el arenal para que al menos pudiéramos ver algo. Como la harina, el polvo fino penetraba todo. Nuestra ropa, empapada en sudor, se aferraba a nuestros cuerpos, y una gruesa capa de polvo nos cubría de la cabeza a los pies. Con una cantidad suficiente de agua potable, todo habría sido más soportable, pero eso no iba a ser. Beber era contra órdenes, porque los pozos podían ser envenenados. Saltamos de nuestras cajas en los

altos, buscando un charco. Dejando a un lado la capa verde en la parte superior, entonces humedeceríamos nuestros labios. Eso nos hizo avanzar un poco más. Nuestro avance apuntaba hacia Minsk. Estuvimos involucrados en la lucha al norte de la ciudad. El primer gran cerco se formó, la Beresina cruzó, y el avance siguió a Witebsk. El ritmo de la marcha continuó sin cesar. Incluso la oferta ahora tenía problemas para mantenerse al día. Las tropas terrestres no podían seguir por supuesto, por más que marchasen. Nadie estaba preocupado por el área a ambos lados del Rollbahn. Los guerrilleros, a quienes más tarde conoceríamos, se escondían allí. Nuestras panaderías de campo también fueron desesperadamente retrasadas en la parte trasera. El pan del ejército se convirtió en una rara delicadeza. A pesar de que las aves de corral nos suministraron carne, este menú monótono pronto se hizo aburrido. Nuestras bocas comenzaron a salivar cuando pensamos en pan y patatas. Pero los soldados que están avanzando y oyendo las trompetas y las fanfarrias de anuncios especiales de la victoria en la radio no toman demasiado seriamente. El 8 de julio, nos golpearon. Tuve que rescatar por primera vez. Estábamos a la cabeza. Fue en Ulla, un pueblo que fue completamente quemado. Nuestros ingenieros habían construido un puente pontón al lado de la que sopló sobre la Duina. Allí penetramos las posiciones a lo largo de la Duina. Nos pusieron fuera de servicio justo a este lado de la línea de madera en el otro lado del río. Sucedió como un relámpago engrasado. Un golpe contra nuestro tanque, una grieta metálica, el grito de un camarada, y eso Era todo lo que había! Una gran pieza de blindaje había sido penetrada junto al asiento del operador de radio. Nadie tenía que decirnos que saliéramos. No hasta que me pasé la mano por la cara mientras me arrastré por la zanja junto al camino, descubrí que también me habían conseguido. Nuestro operador de radio había perdido su brazo izquierdo. Maldijimos el acero checo, quebradizo e inelástico, que le daba tan poca molestia al cañón ruso de 47 mm. Los pedazos de nuestros propios pernos de la armadura y del montaje causaron daño considerablemente más que la metralla del proyectil en sí mismo. Mis dientes aplastados pronto encontraron su camino en la papelera en la estación de ayuda. La metralla incrustada en mi cara permaneció allí hasta que vio la luz del día por sí misma, como se había predicho correctamente. Caminé de un tirón hacia el frente. Las aldeas encendidas señalaron el camino hasta que me encontré con la compañía justo antes de Witebsk. La ciudad quemada pintó el cielo nocturno con un rojo sangriento. Después de haber tomado Witebsk al día siguiente, comenzamos a sentir que la guerra estaba apenas comenzando. Avanzar, defender, eliminar la resistencia, perseguir; Todos estos alternaban entre sí. Los acontecimientos de tres semanas se notaron con sólo unas pocas líneas en mi diario. 7/11 a 7/16: Avance vw Demidow - Duchowschtschina hacia Jarzewo (carretera Smolensk-Moscú) para rodear a las fuerzas enemigas en el área de Witebsk-Smolensk. Luchando por los cruces del Dnieper en Ratschino. 7/17 a 7/24: Lucha defensiva por Jarzewo y en el río Wop. Combates defensivos en la posición Wop-Wotlja. Luchando para eliminar las fuerzas enemigas cercadas en la bolsa de Smolensk. 7/25 a 7/26: Persecución a lo largo del Alto Duina. 7/27 a 8/4: Batalla defensiva en Jelnja y Smolensk. Lucha defensiva en el Wop y antes de Bjeloj. Más allá de esta sobria recapitulación de hechos se ocultan las dificultades, que sólo pueden ser comprendidas por los que estaban allí. Para aquellos que no lo eran, su descripción sólo traería a la mente pensamientos de exageración. Ciertamente se permitirá entonces que no haga comentarios más explícitos, sobre todo porque he experimentado todo desde la perspectiva de un cargador. Un cargador no está en la posición de poder dar una visión general de las operaciones realizadas. Cada uno de nosotros se ejerció y tomó todo lo desagradable en zancadas. Estábamos convencidos de que sólo podía haber éxito cuando todos daban lo máximo. A pesar de esto, a veces

soplaba nuestros tops cuando ciertas personas no reconocían sus deberes y responsabilidades. Después de un caluroso día de luchas durante las cuales nuestras gargantas secas habían esperado en vano por un poco de agua, maldijimos una raya azul cuando la noticia se filtró a través de que nuestro comandante del batallón se había ordenado un baño preparado con nuestra agua de café. Este comportamiento increíble por parte de un superior iba más allá de la comprensión. Pero la calidad de nuestro superior bañista nos daba tantas oportunidades de bromas y de grosero humor militar, que pronto la materia sólo se veía desde su lado humorístico. Los Primeros T34s. Otro evento, nosotros como una tonelada de ladrillos: ¡Los rusos aparecieron por primera vez con sus T34! La sorpresa estaba completa. ¿Cómo era posible que los "top" no supieran de la existencia de este tanque superior? El T34, con su buena armadura, su forma ideal y su magnífico cañón de 76.2 mm de largo, era temido universalmente y amenazaba a todos los alemanes. Hombre hasta el final de la guerra. ¿Qué se supone que debemos hacer con estas monstruosidades que se estaban fabricando en cantidad contra nosotros? Sólo podíamos "tocar a la puerta" con nuestros cañones; En el interior, los rusos fueron capaces de jugar una mano tranquila de las cartas. En ese momento, el Pak de 37 mm seguía siendo la armadura más fuerte que derrotaba al arma. Si es suerte, podríamos golpear el T34 en el anillo de la torreta y atascarlo. Con mucho más suerte, se convirtió en combate ineficaz. Ciertamente no es una situación muy positiva! Nuestra única salvación fue el Flak de 88 mm. Incluso este nuevo tanque ruso podría estar comprometido efectivamente con él. Comenzamos así a darle el mayor respeto a las tropas Flak que antes solían recibir una sonrisa de nosotros. Como si Ivan percibiera nuestra situación, empezó a atacar en nuestro sector-. Por primera vez con su "Urraaaay! Urraaaay!" Al principio pensamos que nuestra infantería estaba atacando con su propio "Hurra!" Sin embargo, pronto sabíamos lo contrario. Debido a que Moscú estaba casi a nuestro alcance, en nuestra opinión, el sentimiento empezó a sorprendernos de que ya no era posible contar con un final rápido de la campaña. Por lo tanto, tuve sentimientos encontrados cuando recibí órdenes de marcha a Erlangen y al 25º Batallón de Reposición Panzer el 4 de agosto de 1941. Tres días antes de eso, había puesto la trenza de Unteroffizier en las correas de los hombros de mi uniforme. Hemos probado para nuestro camión y las licencias de conductor de tanque en Erlangen, Justo después de eso, llegamos a Winsdorf cerca de Berlín para asistir como Oficial Candidato fecha Número de Curso R. El 2 de febrero de 1942, me informaron que no había cumplido con los estándares del curso. Al igual que Gert Meyer y Klaus Waldenmeier de nuestro pelotón, claramente no había tomado todo el asunto en serio. Además, había una pregunta que realmente no debería haber preguntado. Pensé que tuve ocasión de confiar mis dudas a la pizarra. Pero mis superiores no encontraron la pregunta "¿Los oficiales de reserva también son humanos?" En todo gracioso. Así que todavía éramos suboficiales y oficiales candidatos cuando salimos del curso. En realidad, no estábamos demasiado molestos al respecto. Los tenientes recién horneados, después de todo, tuvieron que retirar el servicio en las unidades de reemplazo, mientras que nos trasladaron de inmediato a nuestro viejo regimiento. Fuimos liberados con palabras de aliento. Nuestro oficial táctico, para quien todos estábamos locos porque era un verdadero personaje y dirigía sus cargos con sentimiento real, dijo en la partida que estaba seguro de que pronto lograríamos nuestro objetivo en el frente. Allí podríamos probar más fácilmente nuestra idoneidad para convertirnos en oficiales. Queríamos demostrarle lo correcto. Incluso hoy todavía pienso en él. Silenciosamente felicité al Bundeswehr por suerte cuando

descubrí que Oberst Philipp era el comandante del regimiento de entrenamiento en Andernach. De Regreso con la Vieja Pandilla. Encontramos el 21º Regimiento en sus posiciones de invierno en Gshatsk. Fue horriblemente diezmado, Sólo una compañía todavía estaba equipada con tanques. Todos los demás vehículos se habían perdido en los combates durante la retirada del infame invierno de 1941-42. "Te hemos estado esperando", dijo el saludo de nuestros compañeros. "¡Ahora muéstranos lo que has aprendido!" Sonrieron de manera conspiratoria y nos dimos cuenta de que había algo. Recibimos la misión de. Tomar los detalles de la pala de nieve. Estos tenían que despejar el camino a través del terreno en frente de los tanques durante los compromisos con el fin de evitar que se queden atrapados. En la nieve, con nuestros uniformes negros, delante de los tanques ... ¡qué gran cosa! Contrariamente a todas las expectativas, todo salió bien. Además, ciertamente estábamos mejor que los camaradas que, con sus uniformes Panzer, eran empleados de infantería. Llenos de celos, vimos repetidamente lo bien que estaba equipado Iván en contraste con nosotros. Estábamos muy contentos cuando algunos tanques de reemplazo finalmente nos alcanzaron desde el frente de casa. La 10ª Compañía fue completamente reabastecida con vehículos, y finalmente pude asumir mi pelotón. Desde marzo hasta el final de junio de 1942, lo luchamos en la lucha defensiva con los rusos en torno a nuestras posiciones de invierno en Gshatsk y al este de \ 'jasma. Luego nos trasladaron a la zona alrededor de Ssytschewka donde nos unimos a la ofensiva que combatía al este de Bjeloj. Me pusieron en una promoción durante esta lucha, y unos días después de la promoción sucedió algo que casi tuve que tomar mis correas de hombro nuevo de nuevo. Mi pelotón estaba situado a lo largo de un sendero arbolado. Language Weaver "Bonita zona!" Dijo mi chofer, y tenía razón. No había visibilidad delante o detrás de nosotros, en todas partes sólo árboles y arbustos. La tierra de nadie comenzó al otro lado del sendero. Había un Pak al lado de nosotros, algo compensado. Los pocos soldados de infantería estaban divididos entre nosotros. Los conductores y cargadores de mis cuatro tanques acababan de ir a buscar la comida. Mis pensamientos ya estaban a la deriva para comer cuando los fuegos artificiales se apagaron y los rusos atacaron. Faltaba la mitad de las tripulaciones; Ningún tanque estaba listo para el combate. Me entró el pánico en ese punto, me metí en el asiento del conductor y salí del bosque. Los otros tanques de mi pelotón me siguieron creyendo que las comunicaciones por radio habían fracasado. Estaban siguiendo la orden de hacer exactamente lo que el tanque del líder del pelotón hizo cuando algo así ocurrió. Después de haber conducido unos cientos de metros, estaba claro para mí qué tipo de desorden que había diseñado. El equipo de Pak y el puñado de soldados de infantería probablemente habían perdido los nervios cuando me vieron desenterrar. Me volví rápidamente y volví a la antigua posición. Aquellos grandes hombres en los agujeros de la zorra habían mantenido sus nervios y ya habían rechazado el ataque. "Hombre, qué montón de héroes", dijo el comandante Pak. "Si eso es todo lo que puede manejar, entonces sería mejor que ni siquiera llegar al frente!" Me quedé allí con mi cola entre las piernas y sólo podía asegurarle que algo así nunca volvería a suceder. Esa experiencia todavía pesaba mucho en mi mente durante muchos días después. ¡Qué fácil es tomar una decisión tan precipitada! Lo mal que pudo haber terminado! Debería haberme quedado allí por supuesto, aunque no estuviéramos preparados para el combate. Eso se había hecho claro para mí después de unos minutos, pero el error ya se había hecho cuando nos arrancamos. Este episodio fue una gran lección para mí, y siempre me lo recordé, sobre todo cuando tuve que juzgar a los subordinados. Yo estaba feliz de haber tenido la oportunidad de limpiar la pizarra antes de nuestra unidad

de transferencia a la zona al norte de Orel. Haciendo eso, podría por lo menos esperar mi promoción con una conciencia más clara. Antes de recibir mi promoción, sin embargo, estaba destinado a familiarizarse con un área especial de operaciones. Me convertí en el líder del pelotón de ingenieros en la compañía de la sede durante un corto tiempo. Una Catástrofe. Estábamos en nuestros bunkers muy lejos del frente. Una mañana, el comandante me llamó con entusiasmo, "Oye, Carius, echa un vistazo, ¡como en las películas! ¿Cómo es posible tal cosa?" Una división de campo de Luftwaffe nuevamente equipada avanzó más allá de nuestros cuartos en el camino al frente. Me quitaron el aliento: ¡Como un cuento de hadas! Desde las bolsas de pan hasta las latas, todo era nuevo. Vimos armas de las que sólo habíamos oído rumores: el MG42, el Pak de 75 mm de largo y otras cosas asombrosas. Ciertamente nada podría pasar aquí. Queríamos creer que finalmente seríamos capaces de reajustar completamente nuestras unidades también. Todo lo que rodaba hacia el frente era una garantía para un invierno tranquilo en este sector. Naturalmente, nuestro comandante de la compañía estaba ansioso de poder ver todas las cosas buenas de cerca. Así que nos dirigimos a las líneas de frente para reconocer la situación. Una atmósfera digna prevalecía. Pensamos que estábamos en una zona de entrenamiento. Los suboficiales vestían sus elegantes gorras de visera; Las tropas estaban desorientadas y un poco aburridas en sus posiciones. No había absolutamente ninguna señal de batalla. Debido a eso, también habían empaquetado lejos el MG42s, así que nada entraría en ellos. Los camaradas simplemente no podían convencerse de demostrarnos estas armas de maravilla previamente desconocidas para nosotros sólo una vez. Una sensación incómoda se deslizó sobre nosotros. ¿Qué pasaría si Iván atacara allí? Antes de que estas armas estuvieran preparadas para el combate, los rusos ya habrían superado las posiciones. Nuestros temores pronto serían justificados. Un ruido sordo del noreste nos despertó una mañana. Nos tensamos los oídos por unos minutos, entonces nadie podría mantenernos en nuestros bunkers de cualquier forma. Afuera, una tormenta de nieve helada prácticamente nos quitó el aliento y casi nos sopló. Ese era el tiempo de ataque ideal para los rusos. Sin esperar la alarma, despertamos a la compañía. Nuestras sospechas fueron confirmadas. Pronto llegó el informe de que los rusos habían roto. Encontramos al comandante de la división Luftwaffe en un estado de completa desesperación en su puesto de mando. No sabía dónde estaban sus unidades fueron. Los tanques rusos habían rodado sobre todo antes de que los cañones Pak hubieran disparado un tiro. Ivan había capturado el nuevo material, y la división se había dispersado a los cuatro vientos. Afortunadamente, el enemigo se mantuvo firme después de su rápida victoria inicial. Temía una trampa. Así, con algún esfuerzo, nuestro regimiento fue capaz de sellar el avance. ¡Era un manicomio completo! Cuando una unidad de infantería marchó hasta un pueblo, los hombres en uniformes de la Luftwaffe le saludaron. Poco después, abrieron fuego con una efectividad devastadora. Los rusos llevaban la ropa de invierno capturada. Así recibimos la orden de disparar a todos los uniformes de la Luftwaffe, ya que sólo los rusos podían estar acechando con ellos. Desafortunadamente, algunos de nuestros grupos de asalto aislados también fueron víctimas de esta orden. Siempre que oímos un martillo MG42 en los próximos días y semanas, podríamos apostar nuestras vidas en que los rusos estaban disparando. Todavía no habíamos usado uno en acción, y nuestros soldados de pie por lo general tenían que estar contentos con las armas rusas capturadas. Todos nos enfurecíamos cada vez que pensábamos en el fracaso de los responsables. Pusieron las mejores armas en manos de tropas completamente inexpertas y mal entrenadas y las arrojaron directamente al frente. ¡Cuán bien hubiéramos podido emplear hombres y materiales -utilizados inteligentemente-

en las siguientes semanas en la lucha ofensiva y defensiva al sur de Bjeloj-KoselskSschinitschie! Sobreviví una acción particularmente desagradable como teniente recién ascendido y jefe de pelotón de ingenieros. Tuvimos la misión de limpiar las minas antitanques. Me sorprendió que me salí con sólo una herida superficial de carne en la mano. Entonces comencé a apreciar el trabajo que se exigía a nuestros ingenieros. Yo estaba feliz cuando fui transferido de nuevo a nuestra antigua 1 ª empresa. Volví a ver a August Dehler, mi comandante del tanque. Se había convertido en Feldwebel mientras tanto, y, naturalmente, montamos juntos en el mismo pelotón. Las operaciones en las que participamos conjuntamente causaron las mayores pérdidas a nuestro batallón desde el comienzo de la campaña. Los rusos empleaban grandes cantidades de rifles AT, que penetraban nuestros tanques con facilidad. Nuestras pérdidas fueron muy altas. Muchos de nuestros compañeros fueron heridos mortalmente en sus tanques o sólo pudieron ser evacuados con graves heridas. Estábamos completamente indefensos en los encuentros nocturnos. Los rusos se acercaron bastante. Cuando los reconocimos, era demasiado tarde para defendernos, sobre todo porque la colocación exacta de las vistas del tanque era imposible por la noche. La sensación de estar prácticamente indefensos nos llegó. Afortunadamente, los primeros Mark IVs de 75 mm de largo y los Mark Ills de más largo calibre, de 50 mm de largo, empezaron a llegar en pequeñas cantidades desde el frente de casa. Ese era el revestimiento de plata en el horizonte, un revestimiento que con tanta frecuencia permitía que nuestras esperanzas revivieran en Rusia. Mter prácticamente renunciando a la esperanza y perdiendo toda la confianza en nuestros propios vehículos, volvimos a reunir algo de valor y lo logramos a través del último ataque sin éxito a través de Ploskaja en Beljajewa. Mientras tanto, se había convertido en enero de 1943. Se suponía que debía tomar mi licencia de regreso a casa antes de las próximas cancelaciones de permisos. La tarde antes de mi partida, August Dehler hizo un gesto con su tanque de "caja". Había sido excavado en la tierra para protegerse contra el enorme frío. Dehler se deslizó en la rampa lisa, inclinada con sus botas de fieltro y se deslizó en frente de la pista izquierda del vehículo. Lo agarró sin que su conductor lo notara. El tanque fue inmediatamente detenido cuando el resto de la tripulación gritó, pero la pista ya se había enrollado hasta la parte superior del muslo de Dehler. Lo mataron inmediatamente, sin haber emitido nunca un sonido. Había perdido a uno de mis mejores amigos. Yo estaba entonces realmente listo para irse y esperaba con ansia el hogar y la casa de mis padres. Pero parecía que no debía disfrutar mi tiempo allí. Un telegrama pronto llegó anunciando mi traslado al 500th Batallón de Reemplazo. Decepcionado, seguí adivinando por qué no podía volver a mi compañía. Llegué a Putlos con sentimientos encontrados y con la cierta expectativa de tener que pasar por otro curso de artillería. Preferiría haber regresado a la pandilla de mis camaradas en el frente. No hasta que informé a la jefatura que descubrí que los oficiales con experiencia de primera línea y algunas compañías del frente del este se supusieron para ser entrenados allí en un nuevo tipo de tanque, el "tigre". La noticia se difundió como un reguero de pólvora, y sin embargo nadie sabía nada específico sobre él. Tenemos que ver algunos de sus precursores del desarrollo, pero no nos gustaron mucho. Se suponía que Hauptmann von Lüttichau dirigía el entrenamiento. Lo conocí de Rusia y no pensé que fuera muy amable de él que me encargara el trabajo de dirigir el club de oficiales. Probablemente no habría más oficiales subalternos que encontrar. Por lo tanto, no podía cambiar nada! Que este trabajo me traería suerte era algo que no descubrí hasta más tarde.Fuimos a Paderborn, la casa del Batallón de Reemplazo y Capacitación 500, que más tarde fue responsable de todas las unidades con "Tigres". Como oficial del club, conocí a Hauptmann Schober. Había venido de Rusia con su compañía para el reciclaje. Von

Luttichau me había dado órdenes estrictas para dar cabida a todos los deseos de Schober sobre la asignación de bebidas alcohólicas. Ambos eran amigos cercanos. A Schober le gustaba beber una o dos gotas de vez en cuando. Él se presentó en mi lugar casi todos los días, ya que tenía que controlar los escasos suministros. Así llegamos a conocernos y respetarnos unos a otros. Tenía la sensación de que él me gustaba, y no sólo por su asignación especial de vermú francés. A menudo nos sentábamos junto con los hombres de su compañía también. Yo estaba especialmente feliz cuando me preguntó un día: "Carius, ¿ te gustaría venir a mi compañía?" -Sí, señor, ¡de inmediato, señor! ... Apenas podía creer mi suerte: sólo dos compañías estaban inicialmente organizadas: a lo sumo, sólo se requerían seis hombres de todo el grupo de oficiales y yo era uno de ellos. Mi recomendación, Schober tomó al Oberleutnant von Schiller para su oficial ejecutivo, lo conocí del Regimiento 21. Finalmente me relevaron de mi puesto como oficial del club poco después de mi traslado a la nueva compañía. Schober había consumido bastante. También consideran que él también había suministrado a su compañía con espíritus en el proceso.Cuando se pidió algunas botellas para la recepción de algún tipo de "más arriba", tuve que informar "respetuosamente" que no había una sola gota a la izquierda. , Mi sucesor no necesitaba aceptar ninguna acción.La transferencia era fácil.Podría comenzar a dedicarme por completo a la empresa.Cuando Schober me presentó a ellos, no podía dejar de recordar los comentarios hechos por mis compañeros de viaje cuando me llamaron. Nunca voy a obtener los ojos hechos por Haupt Feldwebel Rieger y Oberfeldwebel Delzeit. Más tarde confesaron sus primeras impresiones de mí. Podría resumirse en la siguiente declaración: "Hombre, Sepp, ¿qué clase de pequeño pedo hizo el anciano draga para arriba?" Naturalmente, era difícil encontrar confianza en una compañía de combate como un forastero. Pero todo salió bien. Incluso antes de nuestra partida a Francia, donde se suponía que debíamos conseguir nuestros "Tigres", me había vuelto muy unido a esos tipos. Era como si siempre hubiera estado con ellos. Desafortunadamente, Hauptmann Schober fue convocado para hacerse cargo de un batallón. Su discurso de salida se mantuvo conmigo durante mucho tiempo y se convirtió en una inspiración para mí. Pidió a los hombres que me mostraran la misma confianza que le hicieron a él. Me dediqué con corazón y alma a mi deber. Después de unos meses de entrenamiento, habíamos superado a las otras compañías en batallón con respecto a nuestros éxitos. En el proceso, tuvimos el menor número de fallas mecánicas. No me había atrevido a esperar eso cuando Schober entregó la compañía al Hauptmann Radtke. Hauptmann Oehme encabezó la 3ª Compañía. La 1ª Compañía había estado recolectando experiencia como empresa experimental en el sector norte del Frente Oriental desde el otoño de 1942. Después de nuestra activación, se suponía que debíamos seguirlas hacia el área alrededor de Leningrado. En Bretaña. Inicialmente, sin embargo, nos dirigimos al oeste, a Ploermel en Bretaña. La compañía fue dirigida a un castillo abandonado y descuidado. El comandante de la compañía y el oficial ejecutivo vivían solos en la ciudad. Había preferido vivir con la compañía. Tuvimos que conocernos unos a otros, si se suponía que íbamos a actuar juntos. La compañía nunca olvidó lo que hice. Con mucho gusto tomé todo el desagradable trance que tuve para aceptar la pequeña habitación mohosa de nuestro "castillo". La diversión empezó en cuanto nos mudamos. Teníamos que poner las viejas caballerizas en orden, antes de que pudiéramos vivir allí. No había piso de madera ni tablones de madera. Por el momento, quería conseguir unos cuantos fardos de paja para mis hombres. Pero en la vecina granja aburrida, se negaron a darme nada sin un recibo de la jefatura local. Así llegué a la sede de la ciudad, pero ya habían cerrado la tienda. Inmediatamente llené un certificado al granjero

yo mismo, así que él podría gestionar una queja con eso. Justo como pronto vino el aderezo del batallón. Si no hubiéramos partido para el Frente Oriental pronto, después de eso, probablemente me habrían ensillado con procedimientos para el plunder o algo similar. Durante la guerra, a menudo tenía que pensar en ello, siempre que veía con qué facilidad las tropas de ocupación francesas simplemente cubrieron sus necesidades a través de nosotros ... Durante este período, también tuve que añadir un crimen de guerra a mi conciencia: Ejecución sin juicio ni derecho a juicio. Yo era el siguiente durante el fuego vivo en el borde de la ciudad, cuando el gallo de una granja aburrida del vecindario funcionó derecho a través de la gama. Más que probablemente, se había dirigido que los animales de la granja se supusieron ser encerrados adentro durante el tiroteo. Acababa de apuntar cuando el gallo cruzó entre mí y el blanco. El comandante gritó algo, pero ya era demasiado tarde. No pude evitarlo. Dejé en los anillos de destino para hacer el gallo una fuente de diversión para todos nosotros. Hacía algunos saltos mortales, y luego se convertía en algo apenas comestible. El comandante de la compañía ya me estaba dando un vestido enorme cuando el dueño afligido de los desaparecidos también llegó corriendo. Incluso con el dinero no podía ser calmado, ya que el difunto había sido claramente el mejor gallo de su granja. Por supuesto, el vino tinto era una parte de nuestra estancia en Francia. Los austriacos de la compañía eran partidarios en particular. Apenas había una noche en la que no tuviera que levantarme de nuevo y poner a mis austríacos en la cama. El cargo de los trimestres por lo general no era capaz de imponer luces, ya que más de la mitad de la compañía eran suboficiales que se retiraron del servicio como conductores, artilleros y comandantes de tanques. Casi siempre tuve que anunciar personalmente la hora de cierre. Pero por lo general eso no sucedió hasta que había drenado el vaso que me ofrecieron y escuché una canción vienesa. No tomamos en serio el ejercicio y las ceremonias obligatorias. Simplemente pasamos por los movimientos cada vez que un superior venía a la vista, por lo que no sobresaldrá demasiado notablemente. Además, yo estaba feliz de poder experimentar unos pocos días sin preocupaciones antes de volver al frente. Pronto los detalles del transporte fueron formados para traer los "tigres" de Alemania. Uno de estos detalles me fue confiado. Tuve una escala en París tanto ir y venir. La ciudad y sus habitantes eran muy interesantes para mí, aunque era difícil tener una conversación con ellos. Admiraba la actitud de los franceses. Dios sabe, realmente habían perdido la guerra, pero no se dijo una palabra contra sus propios soldados. También se abstuvieron de cualquier tipo de crítica contra nosotros. Ensuciar el propio nombre después de perder una guerra parecía seguir siendo un rasgo de los alemanes. Nuestras tropas en París actuaron como si la guerra ya hubiera terminado y se hubiera ganado. Este comportamiento era increíble para mí. No pude olvidar que en unas pocas semanas nos pondríamos de nuevo en fila con los rusos. Retrato del "Tigre". Naturalmente, nuestros pensamientos estaban ocupados con el nuevo tanque en nuestro viaje de regreso. ¿Cómo iba a funcionar el Tigre?. Su forma exterior era todo menos bonita y agradable, parecía plump, casi todas las superficies planas eran horizontales, y sólo la pendiente delantera fue soldada oblicuamente.Cuerpo más grueso compensado por la eliminación de las formas redondeadas .La ironía no se pierde cuando uno descubre que habíamos entregado la gran prensa hidráulica a los rusos poco antes de la guerra con la que podían fabricar las superficies tan elegantemente redondeadas de sus T34 y T43s.Nuestros expertos en armamento no habían puesto ningún valor. En su opinión, nunca se necesitaría una armadura tan gruesa, por lo que tuvimos que soportar superficies planas, incluso si nuestro "Tigre" no era hermoso, su robustez podría llenarnos de entusiasmo. Igual

que un coche, con dos dedos podíamos cambiar literalmente 700 caballos de fuerza, dirigir 60 toneladas, conducir 45 kilómetros por hora en carreteras y recorrer 20 kilómetros por hora en todo el país. Conducir veinte a veinticinco kilómetros en las carreteras era, por consiguiente, la velocidad más lenta en todo el país. Obviamente, la mayor responsabilidad de la preparación del vehículo recaía en el conductor. El hombre realmente tenía que ser de primera clase. Tenía que conducir con la cabeza y no con su "trasero". Si él estaba pendiente de los dedos del pie, entonces su "Tigre" nunca lo dejaría en apuros. El conductor del tanque realmente bueno - y ningún otro tipo sería conductor en un "Tiger" - también tenía que tener una sensación instintiva para el terreno. Tenía que moverse adecuadamente a campo traviesa. Siempre tenía que mantener el mejor lado del tanque frente al enemigo sin que el comandante del tanque le diera cada movimiento primero. Sólo entonces sería posible que un comandante de tanques se concentrara completamente en el enemigo. Y sólo entonces podría un líder de pelotón o comandante de la compañía dirigir adecuadamente sus vehículos en una operación sin tener que prestar atención constante al terreno. La posición del conductor del tanque también exigía una generosa ayuda de tripas. Después de todo, él era el único hombre en el vehículo que veía mucho pero que tenía que permanecer completamente pasivo cuando el tanque estaba bajo fuego y el resto de la tripulación se las veía con el enemigo. En esos casos, ayudaba observando y tenía que confiar completamente en sus camaradas de la torreta. Las propiedades de un chofer de tanque descrito anteriormente hacen que sea comprensible que no todos los comandantes de tanques vinieran de las filas de los artilleros, sino más bien de los de los conductores. Por ejemplo, Kerscher y Linck -por nombrar sólo dos comandantes- habían sido los primeros conductores. Karl Baresch, mi "viejo confiable", también asumió inmediatamente mi puesto de comandante de tanque después de que me hirieran en 1944. El lector debe permitirme presentar alguna información interesante para mostrar cómo la obra no fue de ninguna manera después de la operación. Para todos nosotros, especialmente para el conductor, realmente sólo comenzó entonces, para que pudiéramos estar en forma al día siguiente. Los tanques de combustible tenían 530 litros. Son veintisiete latas de veinte litros o tres barriles. Con esa cantidad, podríamos viajar exactamente a ochenta kilómetros a través del país. El mantenimiento de las baterías era importante, especialmente en invierno. Tuvieron que ser constantemente cargadas dejando el motor funcionando cuando no conducían mucho. De lo contrario, el motor de arranque no volvería a girar el motor. Si eso ocurría, dos de los miembros de la tripulación tenían que trepar y girar sobre el motor con un arrancador de inercia similar al de los aviones antiguos, sólo en la parte trasera. No hace falta mucha imaginación para darse cuenta de que hacerlo no era emocionante en medio de una batalla y frente al enemigo. A pesar de eso, a veces sucedía que las baterías eran demasiado débiles. En la parte delantera, pronto encontramos un método elegante para evitar tener que salir. Se llamaba un tanque próximo. Giraba su cañón hacia atrás y se acercaba lentamente a la parte trasera del tanque delantero. El tanque varado era empujado, y el motor por lo general arrancaba después de los primeros metros. El equipo de radio, las luces interiores y exteriores, el ventilador y el encendido eléctrico del cañón dependían de las baterías. Era comprensible entonces que su mantenimiento fuera de gran importancia. Un radiador de agua con una capacidad de 120 litros y cuatro ventiladores se encargaban de enfriar el motor. Las parrillas de enfriamiento en la cubierta trasera, absolutamente necesarias para que el aire caliente pudiera ser extraído, eran a menudo la razón por la cual los tanques eran inhabilitados por rondas o metralla inofensivas. Ellos dañaron los radiadores que estaban debajo. El motor tenía veintiocho litros de aceite, la transmisión de treinta litros, los reductores de doce litros,

el sistema de torreta cinco litros, y los motores de ventilación siete litros. Un par de grandes filtros de aire atrapaba el polvo. Cuando se considera que en un movimiento de sólo siete kilómetros 170.000 Iitros de aceite fueron aspirados por el motor mientras que el polvo de casi cuatro hectáreas de tierra -la cantidad que una persona respiraría en diez días si se sentara en la cubierta trasera en el lugar más oscuro- entonces es comprensible que la limpieza de los filtros de aire fueran necesarios antes de cada movimiento. Con un filtro muy limpio, todos podían obtener 5.000 kilómetros de operación en un solo motor. Si los filtros estaban cubiertos de suciedad, no podríamos obtener ni 500. Cuatro carburadores duales alimentaban el motor y lo controlaban a través de un regulador. La sensibilidad de los carburadores era la mayor desventaja de los motores de gasolina alemanes en comparación con los robustos motores diesel de los rusos. Por otro lado, una mayor resiliencia fue la ventaja del motor de tanque alemán. La transmisión, que funcionaba semi automáticamente, tenía ocho marchas adelante y cuatro traseras. Los engranajes de gobierno permitieron que la energía que se retira de una pista de la dirección se transfiera a la otra. Al girar en su sitio, una pista se adelantó y la otra retrocedió. Este poder fue negado por los frenos de dirección en el Panzer I a través de Panzer IV. El conductor del "Tigre" se sentaba en un volante y podía dirigir las 63 toneladas tan fácilmente como un coche. Hasta entonces, una gran cantidad de fuerza había sido necesario en la dirección de un tanque. La suspensión superpuesta tenía ocho ejes en cada lado. Cada eje tenía tres ruedas de carretera, que corrían en la pista y la apoyaban al mismo tiempo. Los tipos más ligeros de tanques alemanes, por otra parte, tenían ruedas de carretera y rodillos de ayuda. Imagínese cuántas ruedas de carretera en el "Tigre" tenían que ser quitadas siempre que uno de los interiores tenía que ser cambiado! El motor de veintidós litros tuvo mejor rendimiento a 2.600 rpm. A las 3.000, se puso demasiado caliente. Antes de cargar los tanques en los trenes, la pista de cruce tenía que ser intercambiada con una más estrecha. De lo contrario, se extendería por los lados de los coches y habría puesto en peligro el tráfico en sentido contrario. Se habían construido coches especiales de seis ejes para el transporte ferroviario. Llevaban ochenta toneladas y acompañaban a cada batallón al área de operaciones. Para no poner en peligro los puentes, al menos otros cuatro vagones de carga tuvieron que ser colocados entre dos "Tigres". La torreta fue girada por una caja de cambios hidráulica. Los pies del artillero descansaban sobre una plataforma inclinada. Si presionaba la punta de su pie hacia el frente, la torre giraba hacia la derecha; Si presionaba con la suela hacia atrás, se volvía hacia la izquierda. Cuanto más presionaba en la dirección correspondiente, más rápido era el movimiento. En su momento más lento, una revolución de 360 grados de las armas en la torreta tomó sesenta minutos. En el más rápido, tardó sesenta segundos. Se garantizó así una exactitud extrema del objetivo. El artillero practicante no necesitó ajustar después con su mano.Debido a la ignición eléctrica del cañón, una ligera presión por el dedo meñique bastó para soltar una ronda. De este modo se evitó el salto inevitable, generalmente causado cuando se tira del gatillo por métodos mecánicos. Nuestros oponentes más peligrosos en Rusia eran el T34 y el T43, que fueron equipados con cañones de cañón largo 76.2 milímetros. Los tanques eran peligrosos para nosotros desde 600 metros en la parte delantera, 1.500 metros en los lados, y hasta 1.800 metros en la parte trasera. Si golpeamos estos tanques enemigos en el lugar correcto, todavía podríamos destruirlos a 900 metros con nuestro cañón de 8S-mm. El tanque Stalin, que primero llegamos a conocer en 1944, era, como mínimo, igual al "Tigre". Era considerablemente superior en su forma (al igual que el T34). No describiré aquí el KVI, el KV85, los otros tipos menos frecuentes de tanques enemigos y los cañones de asalto con sus cañones de gran calibre. Una compañía "Tiger" completamente equipada tenía catorce

tanques. Su poder de fuego era, pues, mayor que el de un batallón Flak entero (tres baterías con cuatro cañones cada una). Los costos de producción de un "Tiger" no llegaron a un millón de Reichsmarks. Por esa razón, sólo unos pocos batallones de tanques pesados fueron organizados. Ser comandante de una empresa de este tipo significaba llevar una responsabilidad considerable … En un Tren Expreso al Frente de Leningrado. Después de que estuviéramos más o menos familiarizados con nuestros "tigres", fuimos enviados hacia el este. La pequeña ciudad de Ploermel celebraba la fiesta de Corpus Christi. Nuestro tiempo de carga de carril había sido anunciado a la administración de la ciudad, así que el desfile de los fieles ya se habría ido cuando rodamos a la estación de tren con nuestros tanques. Pero ¿qué le importaba a la gente si el frente alemán cerca de Leningrado necesitaba refuerzos y que las tropas allí nos esperaran expectantes? Maldiciendo todo el tiempo, tuvimos que esperar casi tres horas antes de poder cargar. Nuestros "Tigres" estaban siendo manejados muy secretamente. Los cubrieron con lonas, sin permitir que se vislumbrara un solo tornillo. A pesar de eso, siempre tuvimos la corazonada de que nuestro enemigo ya sabía tanto sobre los nuevos tanques como sabíamos nosotros. Realmente era un tren expreso, como pronto notamos. Sólo nos detuvimos en breve para cambiar los motores. Desde Metz, telegrafie a casa. Dudaba que alguno de mis parientes pudiera ir de Zweibrücken a Homburg en el Sarre en tan poco tiempo. ¡Pero la madre de un verdadero soldado puede hacerlo todo! Cuando nuestro tren entró, ya estaba esperando en la plataforma. Además, tuve algo de suerte; Justo había un cambio de motor. Por lo tanto pude presentar a mi madre a los chicos con los que iba al frente. Afortunadamente, no teníamos ni idea de lo que iba a pasar con nosotros mientras seguíamos rodando por Alemania y Leningrado. Además, teníamos nuestros vehículos nuevos y nos acercábamos a los próximos eventos con más calma que antes de cualquier operación anterior. Ocasionalmente, miramos a los monstruos escondidos bajo las lonas con algo que se acercaba al amor. Al menos podríamos hacer algo con estos! El "Tigre" era el peso pesado de nuestros vehículos de combate. El runt de la litera era el Panzer I, el "coche deportivo de Krupp" como nuestras tropas lo habían bautizado. Llevaba una tripulación de dos hombres, apenas pesaba seis toneladas, y estaba equipada con dos ametralladoras. En el momento de la campaña rusa ya lo habíamos dejado en casa. Tres hombres se sentaron en un Panzer 11. Era un poco más pesado que el Panzer I y también tenía un cañón de fuego rápido de 20 mm. Para entonces, sólo se empleaba para fines de reconocimiento en pelotones ligeros. Cinco hombres pertenecían a la tripulación de un Panzer III que pesaba exactamente veinte toneladas y tenía un cañón de 50 mm de cañón corto (más tarde) y dos ametralladoras. El tanque checo, el Panzer 38t, correspondía aproximadamente al Panzer III. Además de tener una peor calidad de acero, también tenía la desventaja de tener sólo cuatro hombres en él. El comandante del tanque tuvo que observar y disparar simultáneamente. Uno encontró el Panzer IV en la compañía pesada de cada batallón. Cinco hombres también montaron en él. El peso estaba entre veintidós y veintiocho toneladas. Hasta finales de 1942, este vehículo de combate estaba equipado con un cañón de 75 mm de cañón corto. A partir de entonces, tenía un cañón de cañón largo del mismo calibre. El Panzer V era conocido como el "Panther". Fue un nuevo desarrollo que dio el fruto de la experiencia de la guerra. Servido por cinco hombres, inclinó la balanza a cuarenta y dos toneladas y tenía un cañón extra largo de 75 mm, dos ametralladoras y un sistema de barrido como el "Tigre". Finalmente, también hubo cinco de nosotros en nuestro "Tigre". Un cañón de 88 mm, dos ametralladoras, una transmisión semiautomática y el motor de 700 caballos completaron la imponente imagen del vehículo de sesenta toneladas. El cañón de 88 mm era el mismo que se había demostrado tan magníficamente en las

unidades Flak. También se utilizó con un cañón aún más largo en los nuevos cañones antitanques. Pronto pondríamos el tanque en su prueba de acidez. Nuestro ferrocarril estaba cerca de Gatschina. Experimentamos nuestra primera mala suerte allí. La rampa final faltaba, y uno de los "Tigres" se inclinó mientras descargaba "por el lado". Un comienzo prometedor! Los informes posteriores a la acción de la 1ª empresa tampoco eran alentadores. Nuestros camaradas habían estado corriendo en la zona alrededor de Leningrado desde el 4 de septiembre de 1942. En las primeras cuatro semanas, habían participado en la primera batalla defensiva al sur del lago Ladoga. A continuación, participaron en la lucha de posición en torno a Leningrado en el sector del 11 Ejército. Del 12 de enero al 5 de mayo de 1943, participaron en la segunda batalla defensiva al sur del lago Ladoga en el bolsillo de Pogosge y al sur de Kolpino. Durante estas operaciones no se pudieron evitar las bajas. También quedó claro en el área operativa pantanosa que los tanques tendrían que ser abandonados por sus equipos de vez en cuando. Aunque se había dado la orden de que ningún "tigre" fuera a caer en manos de los rusos bajo ninguna circunstancia, un tanque quemado a menudo tenía que ser dejado atrás con las armas destruidas por su tripulación. Los restos de naufragios y las ruinas proporcionaron a los rusos suficiente información de que teníamos algo nuevo. En las operaciones que siguieron, rápidamente encontramos excelentes descripciones de los rusos de nuestros "Tigres". Cada Ivan los tenía para familiarizarse con nuestros puntos débiles. Puesto que nuestro propio liderazgo todavía no había producido ningún entrenamiento de hombres, pudimos utilizar las publicaciones rusas para nuestra formación. De esta manera, también nos dimos cuenta de nuestros propios puntos vulnerables. Nuestro debut "Tiger" debía comenzar el 22 de julio de 1943, con actuaciones diarias durante ocho semanas. Fue la tercera batalla de Ladoga. Con todos los medios disponibles, los rusos intentaban reabrir la conexión terrestre con Leningrado por tercera vez. Esto permitiría el uso del canal de Stalin y de la línea ferroviaria Wolchow-Leningrado. Estábamos cargados en los trenes el 21 de julio. No pudimos llegar al destino previsto en absoluto. Sólo con una gran dificultad llegamos a Sniigri, una pequeña estación de tren cerca de Mga. Por la piel de nuestros dientes, conseguimos nuestros "tigres" de los coches. La artillería rusa ya había cambiado su fuego a nuestra vecindad, y tuvimos que descender una vez más sin rampa. La tercera compañía había sido lanzada directamente a la batalla desde la rampa. Hauptmann Oehme, el comandante de la compañía y el teniente Grunewald ya habían muerto antes de llegar con nuestro tren. Ivan había soltado grandes enjambres de aviones de combate, algo a lo que no estábamos acostumbrados. Remolinos e imitando a nuestros Stukas, lo cortaron todo. Los grupos desolados de cadáveres humanos y animales diezmados y material destruido quedaron en la Rollbahn. Era una escena que sólo vi repetida en 1945 a lo largo de las rutas de retiro en el oeste. Normalmente sólo podíamos conducir por la Rollbahn por la noche. Para las lentas unidades de caballos, era prácticamente imposible avanzar. Nosotros también fuimos arrojados a este infierno. Hemos terminado con los rusos hasta finales de septiembre. Ninguna de las partes podría registrar un éxito, sólo las pérdidas. Sinjawino, Hill X, el Camino Masuriano y Bunker Village-para cada superviviente, estos nombres vuelven a traer a la vida el recuerdo de la severidad de las operaciones. Las batallas iban y venían, día tras día. Posiciones importantes a menudo cambiaban de manos varias veces al día. Una vez, fuimos empleados con la compañía contra Bunker Village. Me moví desde el sureste. Después de llegar al pueblo, se suponía que debía ser aliviado por el ataque de un parche de bosques al suroeste de mí. Después de alcanzar nuestro objetivo, sin embargo, esperamos en vano el segundo grupo de "Tigres". Nunca descubrí la verdadera razón por la que los comandantes de la otra

compañía nos habían dejado en la trampa. Tuvimos que bregar nosotros mismos con las posiciones del antitanque. También nos dieron una visión de unos cuantos tanques, pero pronto ni siquiera nos conocíamos donde estaban el frente y el trasero. Con mucha suerte salimos de allí pero sin agitar a los rusos. Yo estaba tan feliz al tener todos mis "Tigres" reunidos de nuevo.¿Quién habría tenido tiempo en tal desorden para seguir las órdenes y asegurarse de que algún "Tiger" averiado se quedó atrás! .Siempre había alguien "pensativo" . Todos los tanques de "Tigre" se combinaban con un cargamento de demolición y se colocaban en posición vertical en un soporte junto a la mano derecha del comandante del tanque junto al asiento de la torreta, con lo que la pistola podía destruirse sin esfuerzo. Alrededor del comandante del tanque, éstos eran todavía otro artículo de la novedad.Podría haber hecho felizmente sin ellos.Si el tanque de uno consiguió un muerto-en el golpe apropiado, entonces era una garantía segura para el comandante de tanque que no caería en manos rusas Al menos para que no fuera reconocible más.Ultimamente utiliza el titular mencionado para asegurar una botella de schnapps.Para mi tripulación de cinco hombres, que era más calmante que cualquier carga de demostración A veces creíamos que sólo el alcohol nos ayudaría a nosotros a través de esta maldita operación. Los éxitos que nos habíamos prometido con nuestros nuevos vehículos no llegaron. Además, nuestro batallón cambió de comandantes casi tan rápidamente como la colina cerca de Sinjawino cambió de manos. Muchos compañeros fueron asesinados: el pelotón líder de nuestro tercer pelotón, luego Unteroffizier Pfannstiel, y también Unteroffizier Kienzle. Era uno de mis aficionados austriacos desde el castillo de Ploermel, un verdadero vienés en el sentido bueno y antiguo. La falta de sentido de muchas medidas tomadas en la vecindad inmediata del frente también difundió la vejación entre nosotros. Por ejemplo, alguien había llegado a la idea de reforzar las carreteras en el pantano en la zona alrededor de Tossno. Debían anclarse con madera y tener superficies de asfalto. La carretera ya la había hecho hasta Gatchina, y entonces se acercaba al frente. Los rusos, sin duda, recibieron una patada fuera de ella cuando tenían grandes carreteras a su disposición para su avance en enero de 1944. Habíamos tenido que soportar las vallas de pana durante casi tres años. Los caminos de pana eran un capítulo sobre sí mismos! Cualquier persona que monte en ellos puede contar algunas historias. A pesar de los muchos recortes, el tráfico Los atascos no podían evitarse. La conducción fuera de las carreteras era imposible, incluso muy por detrás del frente. Los bosques pantanosos bajos comenzaron inmediatamente a la derecha ya la izquierda. En un viaje por esta "red de tráfico", una vez más atraje una atención infalible hacia mí. Yo venía de una reunión, quería llegar al frente, y estaba, como de costumbre, a toda prisa. De repente, alguien estaba bromeando como loco detrás de mí. Se suponía que debía meterme en un recorte y dejarlo pasar, porque claramente tenía un vehículo más potente y tenía aún más prisa que yo. Pero si nos hubiéramos metido en uno de esos recortes, casi con seguridad podríamos haber contado con la salida de la red. El tráfico era continuo, y nadie se habría detenido para dejarnos mezclar nuevamente. Por lo tanto, seguí adelante, incluso después de que miré alrededor y determiné que era un vehículo con una bandera del personal. Finalmente, uno de los atascos habituales nos obligó a detenernos, y el gran disparo pronto me tuvo por la garganta del cuello. Era un Hauptmann del cuerpo de Lindemann, el comandante del Frente Norte. Inmediatamente empecé a vestirme. Cuando le expliqué que mi presencia en el frente era tan importante como su inspección y que probablemente ni siquiera sería capaz de conducir por ahí si no fuera por los hombres que llevaban el frente, exigió ver mis papeles. "Usted informará al comandante delantero y descubrirá de él lo que es necesario y lo que no es!" Me anunció de una manera ominosa. Entonces descubrí al día siguiente lo que era necesario y lo que no era. Lindemann me

recibió sonriendo. Mientras trabajaba en el Muro Occidental, se había familiarizado con mi padre. En lugar de vestirse, tuvo lugar una entretenida conversación. "Ese tipo no tiene más que suerte", dijeron mis compañeros cuando regresé de mi reunión con una sonrisa satisfecha. Muchas semanas después, los rusos habían sido finalmente detenidos en el sector al sur del lago Ladoga. Una vez más, estaban tranquilos. Fuimos sacados de la línea de frente y establecimos nuestros cuarteles en Tschernowo, cerca de Gatchina. La mayoría de los vehículos estaban listos para el taller; Los problemas de dentición habituales tenían que ser arreglados. El comandante de nuestra compañía había sido trasladado, y Oberleutnant von Schiller, el ex oficial ejecutivo, se hizo cargo de la compañía. Seguiría siendo el único oficial de la compañía hasta el verano del año siguiente. Durante nuestra pausa, recibí la misión de reconocer las carreteras de Leningrado, las que conducían hacia el norte desde Gatchina hasta la carretera costera y los caminos de conexión entre ellos. Mientras hacía eso, yo fui para establecer contacto con la infantería en el frente. Además, todos los puentes y alcantarillas tenían que ser revisados por su capacidad de carga. Si fuese necesario, eran reforzados por los ingenieros para acomodar la anchura de un "Tigre" y la carretera fue adornada con nuestro símbolo táctico, un mamut. Desafortunadamente, los rusos se convirtieron en los únicos beneficiarios de nuestro trabajo allí cuando atacaron en 1944. Durante estos viajes de reconocimiento, tuve la oportunidad de familiarizarme con el Frente de Leningrado. Desde muchos kilómetros a lo largo de la Rollbahn, pudimos ver la grúa móvil del puerto. La grúa ya nos había causado una tremenda cantidad de problemas, porque era un fabuloso puesto de observación para los rusos. Simplemente no podía ser derribado con artillería. Siempre que llegaba a la primera línea en la última parada de la línea de tranvías de Leningrado y echaba un vistazo a la ciudad desde los tranvías, me preguntaba una y otra vez, ¿por qué no lo habíamos tomado en 1941? En aquel entonces, apenas había habido resistencia digna de mención. Descubrimos por una médica que habíamos capturado que la ciudad había sido prácticamente muerta de hambre en el invierno de 1941-42. Los cadáveres habían sido apilados como leña. (Como conductora de un coronel, había dejado que su vehículo corriera hacia una mina y, como castigo, tenía que acompañar a las tropas de asalto como médico.) Dijo que la vida en Leningrado prácticamente se había vuelto a normalizar. La gente siguió su trabajo sin ser molestada. Ya se sabía dónde y cuándo los alemanes dispararían. Además, dijo, apenas teníamos municiones. Cuando descubrimos entonces de otras declaraciones de prisioneros que apenas habían sido soldados en la ciudad en 1941 de que Leningrado ya había sido prácticamente abandonado por los rusos, se dio cuenta incluso el conductor más humilde del comedor que este error nunca podría ser rectificado. Aunque el frente había seguido el mismo rumbo durante casi tres años, no se había hecho nada para detener el ataque ruso, que seguramente tenía que venir. Habían prometido a los comandantes de la división que los bulldozers serían enviados del frente casero en el otoño de 1943. Se suponía que ellos cavarían las zanjas antitanque detrás de las secciones especialmente peligrosas de la línea delantera. Esto fue después de que ya habíamos estado allí por tres años. En el momento en que estos bulldozers finalmente llegaron, el suelo estaba congelado tan sólidamente que su uso no podía ser considerado. Los rusos sin duda tenían un mejor uso para ellos la próxima primavera. Con Leningrado como la piedra angular en el norte del Frente Oriental, podríamos haber invernado en posiciones bien preparadas. Esto nos habría dado un punto de partida razonable para un nuevo ataque en la primavera de 1942. El ataque a Moscú fue dado precedencia sobre la toma de Leningrado. Ese ataque se atascó en el barro cuando tuvimos al frente de nosotros el capitán de Rusia. Lo que sucedió entonces en el invierno infame de 41-42 no puede ser contado en informes orales o escritos. El soldado alemán

tuvo que mantenerse bajo condiciones inhumanas contra las divisiones rusas, experimentadas en invierno y extremadamente bien equipadas. Nuestros regimientos -o, mejor aún, lo que aún quedaba de ellos- permanecieron durante meses que eran un infierno para ellos, con miembros congelados, medio hambrientos y deprimidos emocionalmente. Parece incomprensible que fuimos capaces de durar todo el invierno en estas posiciones primordiales. Pregunte a los hombres que estuvieron en el frente oriental durante este primer invierno, o tal vez incluso uno o dos inviernos más, por qué no tuvieron simpatía por aquellos que fueron castigados severamente o aterrizaron en un campamento por sedición o sabotaje u otro tipo similar Durante la guerra. Las mismas personas que más tarde fueron celebradas como héroes o mártires. ¿El simple soldado en la parte delantera aguantó simplemente por la pura alegría de morir? ¿No era también una cuestión de suerte para el soldado de primera línea, si lo atravesaba todo vivo y volvía a ver su patria? Dios sabe, nadie va a comprar la historia que todos sostuvimos porque la mirada de Hitler o la voz de Goebbels o el uniforme de Goring eran especialmente agradables para nosotros. ¿Cómo puede alguna vez equiparar los términos "gobierno" y "padre-tierra"? .Defendimos nuestras posiciones y le dimos nuestro mejor esfuerzo porque estábamos obligados por la ley. Y cuando ni siquiera pudimos pensar en eso, ya que estábamos medio locos por las dificultades, el frío y el hambre, entonces nos resistimos por miedo e instinto. Sí, seguimos nuestro instinto, que nos permite creer que un gran peligro de Oriente nos amenazaba a nosotros y a toda la sociedad occidental. Maldiciendo esta guerra de mierda, nos encontramos delante de Leningrado. Pero no hacía falta decir que caíamos en cada vez que se daba la orden. Tal vez este sea el espíritu del soldado alemán, que muchas veces intentan echar en una mala luz: exigir el desempeño de uno mismo, aparentemente contra todo mejor juicio, que contribuye a éxitos inesperados y, a menudo, transforma derrotas casi ciertas en victorias. Batalla defensiva en Newel. El frente se había calmado en cierta medida en el lago Ladoga. Sin embargo, antes de que pudiéramos recuperar el aliento, nos sorprendió una nueva orden de marcha. Área de operaciones: el área alrededor de Newel. Los rusos atacaron de repente y tomaron a Newel. El ataque había llegado tan inesperadamente que algunas de nuestras tropas fueron capturadas en el cine. Hubo un verdadero pánico. Como era justo, el comandante de Newel tuvo que responder a un consejo de guerra más tarde por negligencia grave en sus medidas de seguridad. Y se nos dio la misión de mantener abierta la Riela Welikije-Luki-NewelWitebsk a toda costa para que la infantería pudiera ocupar las mejores posiciones posibles al este de la carretera. Después de todo, Iván debía ser empujado de nuevo. Pronto reconocimos qué tipo de oponente que estábamos tratando a través de algunos acontecimientos imprevistos. Había una brecha en nuestras líneas de frente al sur de Newel desde el invierno de 1941-42. Se consideraba un obstáculo natural, ya que el terreno era un pantano desbordado. Para sorpresa de todos después de la ruptura con Newel, se determinó que los rusos habían logrado deslizar unidades más pequeñas a través del pantano para acosar a la Rollbahn. Me enviaron así adelante como un solo tanque para cubrir; El resto de la compañía debía seguir. No se veía nada del enemigo. La Rollbahn que teníamos que mantener abierta se extendía delante de nosotros desde la derecha hacia la izquierda. Se elevaba hacia arriba hacia la derecha y salía detrás de un terreno elevado después de unos 2.000 metros. Se suponía que el resto de nuestro batallón nos adelantaría desde esa dirección y reforzaría nuestra línea entre Lowez y Newel. Era 4 de noviembre. Habíamos dejado nuestro tanque. Mi chofer, Unteroffizier Kostler, trabajó en la pista izquierda dañada. Estábamos así de pie al aire libre y notamos con satisfacción que

nuestros tanques rodaban hacia nosotros en la Rollbahn sobre el alto terreno mencionado anteriormente. En cualquier caso, mi operador de radio no había hecho ningún informe contrario a mí. Cuando identificé los primeros tanques con más claridad, me sorprendí. La infantería estaba sentada en ellos. Prácticos, sí, los rusos estaban pagando personalmente sus respetos. Tan rápido como un rayo, todos estaban de nuevo en su asiento. Pero ni siquiera se dieron cuenta de nosotros. Probablemente pensaron que éramos un vehículo noqueado y no contamos con el contacto enemigo. Mi chofer, Köstler, prácticamente arruinó todo el asunto; Siempre vio rojo cada vez que aparecían tanques. El disparo no podía comenzar lo suficientemente rápido para él. Habría preferido apresarlo. Ya había encendido el motor. Él pidió repetidamente que empezáramos a disparar. No podía entender nuestro "silencio" en absoluto. Mi artillero, Unteroffizier Clajus, había sido uno de esos estudiantes universitarios mayores que disfrutaban de la bebida. En comparación con sus antiguos superiores, me llevaba bastante bien con él. Desafortunadamente, pronto tuvimos que separarnos, porque su solicitud para volver a sus estudios había sido aprobada. Espero que tenga su diploma en la pared -a pesar de su gusto por el dios Baco- y que hoy ocupa el cargo de ingeniero jefe en alguna parte. Justo cuando quería lanzar "fuego abierto", Kostler perdió los nervios y trató de salir. Los primeros rusos no estaban a más de sesenta metros de nosotros. Justo en el último momento, Clajus limpió su reloj con una ronda entre la torreta y el casco. El tanque se apagó en la zanja y humeó. No había más señales de vida de la tripulación. La infantería rusa se esparció por el campo junto a la Rollbahn. Clajus se ocupó entonces del resto de los tanques enemigos. Se encontraron uno con el otro en un pánico salvaje, se dieron la vuelta y no pensaron para nada en iniciar una pelea con nosotros. Sólo dos de los doce T34 escaparon de nuestro fuego. Por la noche, fui llamado de vuelta al norte. Se suponía que realizaríamos una pequeña operación en Schelkunicha. El personal de Flak se hizo cargo de nuestros deberes de seguridad en la antigua posición. Después de dos días, había regresado. Para reforzarme, recibí un tanque de la 3ª Compañía. Feldwebel Dittmar era su comandante. No contamos con más tanques rusos después de que el enemigo había sufrido tal golpe. Como de costumbre, sin embargo, habíamos subestimado la obstinación de Ivan. Llegó al mediodía en el mismo lugar que hacía dos días antes. Esta vez sin embargo, él había cerrado sus escotillas en la preparación para el combate y giró sus torrecillas a medio camino a la derecha. Por todas las apariencias, sin embargo, él había identificado solamente la pieza de Flak y nos pasó completamente por alto, a los culpables principales. Los tanques enemigos hicieron esfuerzos para desviarse alrededor de sus vehículos quemados. Había cinco de ellos. Ellos cometieron el gran error de conducir todos al mismo tiempo y solo observar el terreno alto. Cuando dispararon, muy incorrectamente, por cierto, también despertaron a la tripulación Flak, que había contado completamente con nosotros. Sacudimos tres tanques; Flak, el rudamente despertado, se ocupó del resto. Justo después, hicimos un breve sondeo de reconocimiento en la colina. Los rusos habían traído realmente material adicional a través del camino menos pantanoso. Por la noche, volvimos a nuestra antigua posición. Allí recibimos la misión de ocupar el pueblo detrás de ese terreno alto a la mañana siguiente. Se suponía que debíamos abrir el camino para un regimiento de infantería. Dos tanques más y tres cañones Flak de 20 mm se me unieron al comienzo de la oscuridad. Estos últimos se demostraron magníficamente en acción contra objetivos terrestres. Era una noche de luna. Decidí atacar lo más pronto posible. Supuse que la sorpresa del enemigo compensaría un poco nuestra inferioridad numérica. Nos formamos para que mi "Tiger" impulse el punto. Los tanques y los quads alternaban detrás de él. Utilizando nuestras luces apagadas, nos acercamos bastante cerca del pueblo. Sorprendentemente, no dispararon.

Ivan probablemente supuso que éramos una de sus propias columnas de marcha. Nos detuvimos justo antes del pueblo y los quads abrieron fuego. Contra mis órdenes, un artillero disparó también contra las casas a la izquierda de la Rollbahn. El resultado fue que el viento del este sopló el denso humo sobre la calle y bloqueó nuestra vista. En el pueblo, rodamos sobre tres cañones rusos AT situados en silencio junto a las casas. Nos dispersamos para proporcionar seguridad y establecer contacto con el regimiento. Ahora se acercaba, peinaba las casas y, por la mañana, podía seguir su camino hacia el norte. La incursión tuvo éxito sin ninguna pérdida de nuestro propio lado. Sólo dos tanques rusos pudieron escapar. Si hubiéramos esperado hasta el día en que nos moviéramos, el enemigo habría abierto mucho fuego sobre nosotros, como pudimos determinar a partir del material que habíamos capturado. A pesar de todas las precauciones y pese a todos los intentos de sellarlos, los rusos habían logrado infiltrarse en nuestro frente a través de la vieja brecha. Habían construido una "tubería" larga y delgada a través de la cual bombeaban más y más hombres y material. Con nuestras fuerzas débiles, no estábamos en posición de sellar esta área penetrada, cortar a los rusos, y erradicar la bolsa que se formó. El peligro se hacía mayor cada día de que el "oleoducto" estallara y que los rusos nos rodearan. Esa fue la pregunta que se hizo a menudo durante la campaña rusa: "¿Quién está rodeando a quién?" Por lo tanto, nos retiraron hacia el oeste con el fin de evitar cualquier avance adicional de la "tubería". El terreno simplemente no era adecuado para los tanques. A pesar de la helada y la nieve, había un montón de pantanos por todos lados, donde podíamos atascarnos. No nos importó el bosque mucho tampoco. Pero comparado con las condiciones en el sector norteño del frente este, pensamos que lo teníamos bastante bueno allí. El 10 de noviembre, hicimos un contraataque en Pugatschina y cortar una consecuencia del "oleoducto". Nuestra ruta pasó por unos cinco kilómetros de bosque alpino donde los rusos habían capturado recientemente dos cañones alemanes de cañón largo de 8S-mm. Encontramos estas armas, intactas y sin usar. Claramente, Ivan no sabía cómo usarlos. No quedaba nada más que hacer estallar esas armas intactas. No queríamos dar a los rusos otra oportunidad para probar sus capacidades penetrantes. Estábamos un poco descuidados cuando seguimos avanzando después de eso, y pronto hubo un crujido de fuego de cañón procedente de alguna dirección. Uno de nuestros vehículos fue inmediatamente envuelto en llamas. Afortunadamente, la tripulación podría ahorrarse al entrar en otro tanque. Nos mudamos rápidamente para volver a la carretera principal. A pesar de todo, habíamos determinado que el enemigo sólo había avanzado con fuerzas ligeras en esta área. Con todo, sin embargo, la situación sigue siendo incierta. Incluso en niveles más altos, nadie podía darnos información sobre la posición exacta de las líneas de batalla. Tuvimos una experiencia durante este tiempo en la que no sabíamos si reír o llorar. Un mensajero montado en caballo se acercó a nosotros mientras estábamos en una patrulla de seguridad. Manejamos lentamente para no hacer nervioso al caballo. Pero cuando estábamos incluso con ellos, el caballo comenzó a inquietarse. Por desgracia, saltó tan cerca de la pista izquierda que mi conductor no podía frenar lo suficientemente rápido. El animal estaba tan gravemente herido que el jinete, quien si pudo saltar, tuvo que darle el tiro de gracia. Lo llevamos a bordo y lo trasladamos a su unidad. Allí informé para que constara que él no era responsable del incidente de ninguna manera. Cuando volvimos, el caballo muerto había desaparecido. Lo encontré de nuevo en nuestro desorden de campo. Mi gente lo había arrastrado a un tanque. Nuestras raciones bastante escasas se enriquecieron con él, sobre todo porque la carne se podía almacenar durante días debido al frío. La noche siguiente, teníamos albóndigas. Ignorando el incidente, nuestro comandante comió tres piezas y elogió la cocina preparada por nosotros. Sin embargo, cuando le dije la verdad, el pobre

tuvo que vomitar. Durante muchos días después, hasta que estuvo seguro de que el último trozo de carne de caballo había sido consumido, sólo comía comidas sin carne. Los problemas comenzaron a producirse de nuevo unos días después. Estábamos cuidando de la seguridad en un ligero ascenso desde el que pudimos tener una buena visión del pueblo de Ssergeizewo. El pueblo estaba en nuestras manos, pero detrás estaban los rusos. Se suponía que debíamos ayudar a superar un ataque esperado. Hacia el atardecer, Ivan se movió de la selva con cuatro tanques e infantería. Era fácil rechazar el ataque desde nuestra posición elevada. Los comandantes del tanque incluso se quedaron fuera de sus tanques durante el combate y dirigieron el fuego. Cuatro T34 subieron en llamas. En ese momento, los rusos se retiraron al bosque. Los combates no se detuvieron hasta el final del año. El 25 de noviembre tuvimos que apoyar a un batallón del 503 Regimiento de Infantería en su ataque contra algunos bosques al oeste de Ssergeizewo. Según el plan, comenzó al amanecer. Nuestros cuatro tanques habían ocupado sus posiciones, y vimos-algo sorprendidos- que nuestros camaradas de infantería se precipitaran hacia la línea del bosque. ¡Admiramos su plan pero nos sorprendimos aún más que los rusos permitieron que ocurriera sin ninguna interferencia! .Cuando habíamos avanzado unos setenta metros, encontramos la solución al misterio. Los hombres que se apresuraban al bosque no eran nuestros camaradas, después de todo, sino rusos que habían cavado durante la noche. Ellos estaban pendientes antes de nuestro ataque .Nuestros soldados de pie estaban en línea con nosotros a la derecha ya la izquierda y estaban esperando nuestra participación .Ivan tuvo la increíble suerte de que nos habíamos engañado en el resplandor de la mañana .Y en el bosque, cuando pudimos terminarlos sin ningún problema en el campo abierto, el comandante del batallón, el Hauptmann Johannmeyer, resultó gravemente herido por la noche por un francotirador soviético en la árboles.Todos temíamos que no llegara a la estación de ayuda principal porque le dispararon en los pulmones.Por eso, me sentí aún más feliz cuando recibí saludos de él en el hospital en 1944. Justo antes de su herida severa, Se había convertido en el 329º soldado al que se le otorgaron las hojas de roble a la Cruz de los Caballeros. Debido a sus heridas, casi no llegó a participar en su propia ceremonia de entrega de premios. El 2 de diciembre, trabajé con el Oberfeldwebel Zwetti en Goruschka para cortar un poco más de la "tubería" a través de un avance con la infantería. Los rusos habían cavado muy bien en una pequeña zona, pero con mando. Siempre habían sido maestros en eso. Más allá de la colina ya cada lado de ella, habían instalado armas pesadas tales como cañones AT, morteros y cosas por el estilo. No pudimos comprometerlos. Tuvimos que conducir a lo largo de un sendero, lo que llevó a un puente completamente intransitable. Los rusos tenían una tremenda línea de visión y nos recibieron con ataques de mortero. Podrían haber matado al comandante de los ingenieros, un Hauptmann. Aunque el puente no era ciertamente transitable, nos había asegurado que pudieramos pasar fácilmente por la zanja del lado derecho. Comprensiblemente, no quería reforzar el puente justo en la línea de visión del enemigo. Pero tenía tan poco deseo de quedarme atrapado en la zanja y realizar una recuperación innecesaria frente a los rusos. El Hauptmann pronto apareció y exigió que yo inmediatamente iniciara el ataque. Una palabra llevó a otra, e Iván acompañó nuestras duras palabras con un fuego "amistoso". Cuando finalmente empezó a hablar de malabarismos, cobardía, y así sucesivamente, arranqué de repente la Cruz de Hierro de mi chaqueta y la arrojé a sus pies. Subí y me fui. Inmediatamente me enredé tan firmemente y profundamente, que podía llegar fácilmente al suelo con un solo paso desde la torreta. Al Hauptmann se le había enseñado una lección. También había "desaparecido en el aire", como dicen. No es que yo pudiera culparlo, ya que Iván, que había observado nuestra empresa sin sentido a corta distancia, podría haber

disparado prácticamente por nuestras escotillas de la torreta. Hice una seña a Zwetti, y enganchamos el cable. Fue realmente más suerte que cualquier otra cosa que nada más sucedió. Sólo un pedazo de metralla de un mortero redondo desfiguró mi rostro. Como un tonto, dejé que mi artillero lo sacara después de que hubiéramos vuelto a liberar nuestro vehículo. Requirió ayuda y mucho esfuerzo. La herida comenzó a sangrar abundantemente. Al parecer, una vena más grande se había abierto, y Zwetti tuvo que aplicar un experto "vestidor de presión". Nuestra instrucción de "primeros auxilios" se demostró bien. Ahora tenía un fino turbante blanco sobre mí. Ayudó a servir como un maravilloso camuflaje en el paisaje cubierto de nieve. Ya habíamos pintado los tanques blancos, como era habitual en invierno. Mi cabeza apenas se extendía a grandes distancias, una bendición disfrazada. Esa noche, el ingeniero capitán me envió mi premio junto con una carta. Él se disculpó y también me aseguró que el puente sería transitable por la mañana siguiente. Hicimos, de hecho, cruzamos el tramo de contención en la luz de la mañana sin grandes problemas. Se balanceó un poco, sin duda, pero aún así se mantuvo. Usando suerte y habilidad, cruzamos un campo de minas. Tenía Zwetti en mi camino detrás de mí. Estábamos justo en frente de los rusos. Podíamos ver en sus faroles en la cuesta delantera. Luego le dimos a nuestra infantería un poco de espacio para respirar. Zwetti rápidamente terminó con los dos cañones AT que habían cubierto las minas. Los muchachos a nuestra derecha entonces comenzaron a disparar al blanco sobre nosotros con rifles. Ninguno de los bloqueos de visión funcionaba más después de un corto período de tiempo. Zwetti trató en vano de encontrar a uno de los riflemen, pero esos tipos siempre iban a otras posiciones y luego desaparecieron de nuevo tan rápido como un rayo. Reconocemos fuego por toda la longitud de las fortificaciones de tierra. Los rusos estaban tan seguros de sí mismos, sin embargo, que incluso arrojaron granadas de mano debajo de su cubierta. Cuando avanzamos un poco, la primera ronda AT ya estaba silbando más allá de mi cabeza. Parecía inútil avanzar más hasta que la infantería avanzó hacia nosotros. Permanecimos allí durante unas horas sin ver nada de nuestros compañeros. Ellos no salían de sus bocas, porque Ivan controlaba todo el área de los árboles. Incluso tuvimos que abotonar, ya que temíamos que los rusos pudieran dispararnos desde arriba. Por la tarde, Zwetti me señaló que había un charco en la parte trasera de mi tanque. No tuve una buena sensación. El conductor arrancó el motor y el termómetro subió inmediatamente a más de 250 grados. Los rusos habían causado un agujero en el radiador con sus rifles AT y morteros. ¿Qué se podría hacer? Saltar en tanque o remolcar era imposible en nuestra situación. Por lo tanto, tuvimos que tratar de volver sobre el puente bajo nuestro propio poder y sin los pistones de congelación. ¡La miseria ama la compañía! Zwetti había olvidado apagar el receptor. Por eso recibí una espléndida recepción de la conversación en su tanque, algo que me interesaba poco en ese momento. Esas son las cosas que hacen que uno se dé cuenta de lo necesario que son los odiados ejercicios de batalla. Golpeé un cabezal de radio una docena de veces para volver a recibir inmediatamente después de transmitir una llamada de radio. Y entonces, en esta situación, todavía no funcionaba! Comencé a saludar de la escotilla con mis auriculares para señalar a Zwetti que quería hablar con él. No había tiempo para perder por el radiador de fugas. Finalmente se dio cuenta de mi agitación y despertó bruscamente a su operador de radio, algo que yo también podía escuchar. Dirigí mi flanco a través de las minas. Tuvimos que conducir luego hacia atrás, pero los guié a través. Con mucha ansiedad, llegamos al puente. Ya había sufrido debido a nuestro primer cruce. Estaba bamboleándose en el medio. Cruzamos los dedos y pudimos pasarlo. Alrededor de 100 metros, estábamos protegidos de la vista de los rusos por bosques bajos y pantanosos. Nunca más intentamos un ataque en ese lugar. Era simplemente imposible para la infantería. Nadie podía llegar a esa colina

vivo, a pesar de que estaba tan palpablemente cerca de nosotros. El 12 de diciembre, fuimos enviados a Lowez en el Witebsk-Newel Roll-bahn. Los rusos estaban ejerciendo presión desde el este en un amplio frente contra nuestras líneas allí. Durante los dos primeros días, sólo tuvimos una misión. Tuvimos que conducir algunos kilómetros arriba y abajo a lo largo de la Rollbahn para fingir mayores formaciones Panzer a los rusos. El 16 de diciembre, usando el apoyo de la armadura, el enemigo intentó atacar sobre la colina donde habíamos golpeado hacia fuera un arma antitanques rusa algunas semanas antes. Inmediatamente lanzamos un contraataque exitoso. Muchos tanques enemigos fueron eliminados por nosotros en el proceso. Ivan podría haber evitado estas pérdidas, si se hubiera movido sobre la colina en masa con sus tanques. Sin embargo, sentían que su camino hacia adelante era algo ansioso y uno tras otro. Tuvimos un tiempo fácil con ellos. Por otro lado, tuvimos muchos problemas con los luchadores rusos. Ellos "se tambalearon" más allá de nosotros, casi sin descanso. Ésa es realmente la manera que uno tiene que describir ese tipo de vuelo. Mi artillero, Unteroffizier Kramer, puede tomar el crédito por una escritura que probablemente no tenía paralelo en el frente oriental. Es decir, logró derribar a un luchador ruso con el cañón del tanque. Por supuesto, él también fue ayudado por casualidad. Así sucedió. Kramer, alterado por la molestia implacable de estos tipos, elevó su cañón a lo largo de la ruta de aproximación. Hablé con él. Se arriesgó y apretó el gatillo. En el segundo intento, golpeó a una de las "abejas" en su ala. El ruso se estrelló detrás de nosotros. El mismo día, recibimos otro respiro; Dos rusos chocaron y se separaron unos a otros antes de estrellarse. Por la noche, tuve una reunión de información con el comandante del regimiento de la infantería. Se tardó más de lo esperado. Finalmente pude volver a las dos de la madrugada. En el camino, encontré a nuestra infantería frente a la Rollbahn. Sólo se estaban instalando. Ocasionalmente, los rusos disparaban sobre la carretera con una carabina o una ametralladora. Justo antes del punto donde sabía que mis tanques estaban, caminé tranquilamente por la carretera que conduce al sur, que es hacia "casa". Las tripulaciones de los tanques se habían reducido a dos hombres por vehículo. Me estaban buscando. Mi larga ausencia los había molestado. Estábamos muy contentos de ver uno al otro de nuevo. Zwetti me dijo que nuestras líneas de frente se habían perdido en el tramo de Rollbahn que había bajado. El camino no estaba en la tierra de nadie. Mientras tanto, el enemigo continuamente preparaba refuerzos. Sólo con dificultad nuestra posición se podía mantener mucho más tiempo. Las tropas y el material rusos llegaban desde el este en camiones con los faros encendidos. No se preocuparon por nuestras contramedidas. Nuestro fuego de artillería llegó con moderación y no hasta que las columnas enemigas ya habían desaparecido. Al día siguiente, una vez más atacamos a lo largo de la Rollbahn hacia el norte. Queríamos hacer posible que nuestra infantería recuperara la posición desocupada el día anterior. Los rusos ya estaban justo a la derecha del camino. Un órgano de Stalin situado al aire libre fue detectado por nosotros. Mi tanque fue golpeado en la parte delantera por un cohete. Usando la radio, Zwetti preguntó qué había ocurrido. Al principio, no podía reconocer nada en el humo. Habíamos tenido suerte. Luego nos despejamos rápidamente de la línea de visión del enemigo. A pesar de los intentos repetidos, nuestra infantería no pudo avanzar hacia el este por la Rollbahn. Los rusos, por otra parte, comenzaron a cruzar desde el otro lado. Durante el proceso, pudimos admirar la compostura de un comisario soviético que estaba de pie en medio del fuego y agitó obstinadamente a sus hombres. Las ametralladoras parecían incapaces de tocarlo. Volamos de cólera, y Kramer lo sopló en el aire con el 88. Los rusos luego se retiraron a través de la Rollbahn de nuevo. A pesar de eso, nuestro ataque fue cancelado. Una nueva línea de frente se estableció más al oeste. Cuando volví al puesto de mando del regimiento,

el comandante estaba en un alboroto. Dos alsacianos habían desaparecido. En realidad, en ese momento de la guerra, ya no se suponía que se utilizaran en el frente. Debido a su fiabilidad, alguien había hecho una excepción, y se temía que habían cruzado las líneas y derramado los frijoles. Hubo otro incidente doloroso con dos T34s rusos capturados. Los dos tanques "alemanes" estaban tirando de la seguridad y volvían a la noche crepúsculo. Nuestros elementos de Pak, que no tenían ni idea de que había tripulaciones alemanas dentro de ellos, rápidamente los golpearon a ambos. La Cruz de los Balcanes pintada ya no podía ser reconocida en la oscuridad. A partir de entonces, era imposible que ninguno de nuestros hombres montara un tanque con capuchón. Nuestros días en el sector de Newel fueron contados. Nuevas y difíciles misiones nos esperaban al sur de Leningrado. El frente de Newel todavía no se había calmado cuando nos retiramos rápidamente para ir a la siguiente cabecera. Nos necesitaban aún más para los movimientos de retirada en el área de Leningrado. Nuestro objetivo era el punto de choque en Gatchina por el camino de Leningrado-Narwa. Durante nuestra salida del frente de Newel, los puentes y las líneas del carril estaban subiendo ya en el aire detrás de nosotros. El frente tenía que ser retirado una buena distancia de nuevo. En esta coyuntura, tengo que cantar las alabanzas de un grupo especial: el pelotón de recuperación de nuestra empresa de mantenimiento. Estos hombres se presentaron. lo imposible. El líder del pelotón, el teniente Ruwiedel, hubiera preferido mucho quedarse con sus amigos en la compañía de tanques, pero era insustituible. Tal puesto sólo podría ser cubierto por una persona extraordinaria. Ninguno de nosotros lo envidiaba en absoluto. Uno tiene que tratar de imaginar cuál era la misión del pelotón de recuperación. Los hombres -normalmente bajo fuego enemigo- tenían que remolcar los tanques inmovilizados con sus motores de dieciocho toneladas. En muchas ocasiones, los vehículos pesados de recuperación tenían que conducir hasta y delante de la mayoría de las posiciones delanteras por la noche. Allí liberaron los tanques con los cabrestantes, ataron sus cables, y después los arrastraron hacia fuera. Con condiciones de tierra normales, eso funcionaría hasta cierto punto, mientras la infantería permaneciera en silencio y no alertara al enemigo disparando bengalas. Pero nuestros hombres también tenían que hacer su trabajo en nieve y hielo. Mover un "Tigre" de sesenta toneladas con seguridad con dos impulsores en tándem en el frente exigió mucha experiencia y nervios poco comunes. Cada vez que el enemigo se sentaba muerto sobre nuestros talones, como era el caso en todos las retiradas de combate, un error usualmente significaba la pérdida de un valioso vehículo. Afortunadamente, llegamos a la estación de tren antes de su demolición. Nos cargamos y nos fuimos en la dirección de Gatchina. La gran prisa no presagiaba bien. Seguramente todo el mundo estaba allí, y una vez más tuvimos la misión de ser el "cuerpo de bomberos". Nuestros recelos fueron correctos. La estación de tren principal en Gatchina ya estaba bajo fuego de artillería cuando llegamos, así que no pudimos descargar más. Además, recibimos la noticia de que nuestra primera empresa ya había sido cometida y había recibido una paliza. Había sido enviado a la batalla directamente desde la rampa de descarga. La razón era que los rusos habían roto hacia el oeste con fuerzas superiores entre Leningrado y Gatchina. Dirigieron uno de sus empujes principales a lo largo del camino de la costa; El otro estaba en la vecindad de Puschkin, al este de Gatchina. El incidente desafortunado que ya he indicado anteriormente en el texto nos alcanzó. Habíamos reconocido todos los puentes entre Gatchina y Leningrado para que pudieran hacerse transitables para tanques pesados. Eso se había hecho mientras tanto, pero nuestros camaradas llegaron demasiado tarde para hacer estallar los puentes. Hicimos prácticamente todo el trabajo para Iván. Debido a esto, podía avanzar a paso acelerado. Cuando llegamos, descubrimos los tristes detalles de la destrucción de nuestra 1era

Compañía. Había sido rodeado en la Rollbahn por los tanques rusos. El pelotón del teniente Meyer estaba casi completamente aniquilado. Meyer se puso la pistola en la cabeza cuando los rusos intentaron hacerle prisionero. Esta noticia nos horrorizó. En mi mente, reproché al comandante que no retrasara el empleo de los hombres hasta que todas las compañías estuvieran juntas. Más tarde me di cuenta de que no había habido otra manera. En cierta medida, cada unidad empuja hacia lo desconocido; Nadie tenía una información exacta sobre la situación del campo de batalla. Además, el Mayor Jihde era el mejor comandante que tuvimos en el 502o. Siempre fue un ejemplo para nosotros, porque defendía a sus hombres sin excepción. Siempre salió a la superficie durante situaciones críticas. Así es como lo conocimos y nunca lo olvidaremos. El retiro al Narwa. Gatchina tuvo que hacerlo y el Grupo de Ejércitos Norte se trasladó a la parte trasera de la Rada de Gatchina-Wolosowo-Narwa. Dijeron que se habían construido terribles posiciones a lo largo de Narwa. La "Línea de la Pantera" podría ser sostenida después de una retirada ordenada. Como tropas experimentadas, éramos escépticos, a pesar de que se hablaba de sólidos búnkeres y posiciones de Panzer. Habría sido genial para nuestros camaradas de infantería encontrar buenos bunkers, porque era prácticamente imposible en esa época del año excavar o construir posiciones. Nuestro escepticismo estaba bien fundado: la "Línea de la Pantera" sólo existía en el papel. Nadie que estuviera allí en aquel entonces se arrepintió más tarde de que los responsables de las posiciones de bloqueo fueran llamados a rendir cuentas! Mientras que el proceso de ser traído de nuevo a la realidad sobre alcanzar la posición de Narwa era desagradable, había una vez otra vez un punto brillante en otra área. Formamos la retaguardia con "Infantería de Wengler", y nuestra relación de trabajo con este regimiento fue magnífica. Nuestra misión -para cubrir el retiro de todas las unidades de infantería y artillería fuera del área de Gatchina-Leningrado- no fue fácil. Casi todas las unidades tuvieron que ser traídas de nuevo en la única Rollbahn. Al mismo tiempo, los rusos, moviéndose siempre entre la costa y la Rollbahn, avanzaron más allá de nosotros y cortaron la Rollbahn. Luego tuvimos que avanzar para limpiar el Rollbahn. Iván pudo entonces atacar de nuevo a la retaguardia. Ocasionalmente, avanzamos más hacia el norte para mantener al enemigo lejos de la Rollbahn y evitar que sus intentos de alcanzarnos. En una ocasión, volvimos a avanzar en dirección a la costa y establecimos posiciones en un pueblo desocupado. El borde de una línea de madera se extendía alrededor de un kilómetro detrás del pueblo, casi a medio camino entre la Rollbahn y la costa. Por lo tanto, nos establecimos en el borde del pueblo. Al atardecer, aparecieron algunos soldados de infantería que se habían demorado. Ambos grupos estaban contentos, ya que también nos sentíamos mejor con el apoyo de la infantería. A medida que se oscurecía, vi una patrulla rusa de reconocimiento salir de los bosques, probablemente para determinar si el pueblo estaba libre del enemigo. Se movió algo audaz hacia nosotros. A unos 500 metros frente a nosotros, los rusos de repente saltaron a la zanja a lo largo del camino. Entonces abrimos fuego pero no pudimos evitar que algunos de ellos desaparecieran en el bosque. Eso significaba que los rusos ya tenían el terreno alto delante de nosotros en su poder. Las noches se extienden mucho cuando se cuida de la seguridad en un tanque. Los minutos se convierten en horas, especialmente en invierno, cuando el día termina a las 3 pm. Y no empieza de nuevo hasta las 9 a.m. Había hecho de mí un principio el permanecer en la torre por mí mismo y no ser relevado. Sabía lo fácil que uno podía quedarse dormido cuando estaba agotado, y no quería exigir demasiado a mis hombres. Además, tenían que descansar para estar listos en caso de problemas. Por supuesto, a veces me golpeaba la cabeza en el borde de la torre cuando cabeceaba, pero resultó ser muy vigorizante. Cuando

fumaba, a menudo no me daba cuenta de que se había acabado hasta que el final del cigarrillo me quemaba los dedos. En tal condición, también sucedió que de repente vi las apariciones que se movían. Estaban en forma de camiones, tanques y todo tipo de cosas que se revelaban a la luz del día como árboles o arbustos inofensivos. Ocasionalmente, una llamarada fue disparada apagado para comprobar hacia fuera la vecindad inmediata. Pero después de que la llamarada se hubiera apagado, la noche era aún más oscura que antes. Mientras nos habíamos dado cuenta de que sólo revelábamos nuestra posición y básicamente podíamos ver muy poco, evitábamos estos efectos de iluminación tanto como fuera posible. Eso fue diferente por supuesto en la batalla. Uno tenía entonces que hacer posible que el artillero apuntara. Eso simplemente no podría ser hecho si la luna no proporcionara ninguna ayuda para disparar. Habíamos recibido recientemente bengalas de paracaídas, que quemaron más tiempo. Hubo un incidente agridulce en mi tanque con ellos. Yo había tenido la pistola de bengala entregada a mí y quería gallo. Sin embargo, lo hice. Se lanzó hacia adelante, y la cosa se fue en el tanque. Se cerró como un gato en llamas. Es increíble cuánto tiempo arde una llamarada cuando uno está esperando que salga. Tuvimos mucha suerte de que no pasara nada a ninguno de nosotros durante este accidente. Durante horas sacamos la seguridad fuera de la aldea sin ninguna agitación. De repente, alrededor de las dos de la mañana, oí el fuego de mortero. Las rondas impactantes eran realmente demasiado cortas, pero no había duda alguna: estaban destinadas para nosotros. Pronto el pueblo estaba bajo fuego extremadamente pesado. Los rusos habían notado que estaba ocupado y querían "limpiar" el asunto antes de que avanzaran más al oeste. Sus métodos demostraron, sin embargo, que ciertamente no sospechaban una compañía entera del "tigre" en la aldea. Vi el fuego del cañón en el bosque. Se movió más lejos a la derecha del flash al flash. Aquellos tenían que ser tanques que se movían a lo largo de la línea de la madera. Querían llegar a la carretera en el extremo opuesto de la aldea. El Oberfeldwebel Zwetti estaba en posición allí. Detrás de él estaba el tanque de von Schiller. Le avisé por radio a Zwetti y con la ayuda de una bengala pudo determinar que un T34 se movía a no más de cincuenta metros de distancia de su posición. Debido al disparo, no pudimos oír ningún ruido de motor. A todo esto, el enemigo ya había hecho su camino a la aldea. Zwetti disparó a su vecino en llamas, pero vimos asombrado un segundo T34 en medio de la calle del pueblo, justo al lado de von Schiller. A menudo era fatal para los rusos que se mantuvieran completamente a oscuras . Debido a eso, apenas podían ver nada, especialmente por la noche. También tenían soldados de infantería montados en el tanque, pero ni siquiera reconocieron la situación hasta muy tarde. Von Schiller quería girar su torreta pero en el proceso golpeó el tanque ruso con su cañón. Tuvo que retroceder primero para poder eliminarlo. No me sentía lo suficientemente seguro como para disparar. Una de las situaciones más locas que he experimentado!. Mientras Zwetti había terminado con otros tres tanques, los rusos se retiraron. Al parecer, las pérdidas sufridas fueron suficientes. Nos quedamos en contacto por radio para el resto de la noche y podía oír a los rusos bastante bien en un canal. Eso significaba que no podían estar muy lejos de nosotros. A la hora del día, nuestros soldados de infantería se acercaron a la T34 de manera algo descuidada. Todavía estaba justo al lado de von Schiller. Excepto por un agujero en el casco, estaba intacto. Sorprendentemente, cuando iban a abrir la escotilla de la torreta por completo, estaba cerrada. Inmediatamente después, una granada de mano salió volando del tanque hiriendo gravemente a tres soldados. Von Schiller volvió a tomar al enemigo bajo fuego. No obstante, hasta el tercer disparo, el comandante del tanque ruso abandonó su tanque. Luego se derrumbó, gravemente herido. Los otros rusos estaban muertos. Llevamos al teniente soviético a la división, pero ya no podía ser interrogado. Él sucumbió a

sus heridas durante el camino. Este incidente nos demostró cuán cuidadosos teníamos que ser. Este ruso había pasado informes detallados a su unidad sobre nosotros. Sólo habría tenido que girar su torreta lentamente para golpear a von Schiller en el punto en blanco de distancia. Recuerdo cómo maldijimos la terquedad de este soviético en ese entonces. Hoy en día, tengo otra opinión ... Los movimientos de retirada del Grupo de Ejércitos del Norte se interrumpieron considerablemente por las maniobras de los flancos de los rusos. La ruta de retirada se volvió cada vez más congestionada por las unidades presionando juntas, especialmente porque nuestro enemigo bloqueaba cada vez más nuestra ruta. Teníamos las manos llenas tratando de mantener la ruta algo abierta. En el proceso, con frecuencia tuvimos la oportunidad de admirar la ejemplar disciplina de combate de nuestros oponentes. En una ocasión, pudimos derrotar un ataque que fue ejecutado literalmente como si estuviera en un área de entrenamiento. Los rusos habían atacado a pocos kilómetros al oeste de nosotros con un regimiento de infantería totalmente equipado con tanques. Se estaban moviendo de norte a sur hacia nuestra ruta de retiro. Nos acercamos desde el este a lo largo de su flanco izquierdo. Entonces experimentamos un espectáculo, como raramente se ve en la guerra. Ivan había dejado sus flancos desprotegidos -como solía hacerlo- y maniobraba frente a nuestros ojos como si estuviera en el campo de perforación. Nos detuvimos al borde de una villa y abrimos fuego. Por el momento, los tanques enemigos fueron víctimas de nuestro fuego. Estas pérdidas no parecían perturbar en absoluto a la infantería rusa, y siguieron avanzando despreocupados. Nunca ocurrió que dos rusos se precipitaran al mismo tiempo uno al lado del otro. Después de tres o cuatro pasos, desaparecieron una vez más en la tierra. Así llegaron a la Rollbahn sin apoyo de armadura. Luego tuvimos que limpiar de nuevo. El espectáculo que se nos presentó demostró una vez más cuán valioso es el dispositivo de batalla adecuado y cuán escasas son las bajas cuando todo el mundo sabe cómo maniobrar adecuadamente. Cada vez que terminábamos de despejar la ruta de retiro hacia el frente, de inmediato empezaban a colarse de nuevo en la retaguardia. Este salvaje estado de cosas continuó ininterrumpido hasta el Narwa. Una noche, los rusos incluso lograron rodear un puesto de mando de la división. No era difícil para nosotros aplastarlos de nuevo, ya que los rusos sólo podían ejecutar sus maniobras de flanqueo con unidades rápidas, es decir, con infantería motorizada, armas antitanque ligeras y tanques ligeros. Por la mañana, el personal podría continuar su movimiento. El general montó en mi tanque por último. Desembarcamos en una situación pegajosa justo en frente del cruce en Wolosowo. Tuvimos la misión de mantener una posición fuera de la aldea de Opolje a toda costa hasta que llegó la orden de salir. Estábamos en el borde sur de la Rollbahn. El pueblo estaba a unos 100 metros al otro lado de la carretera. Por la mañana, todo estaba todavía libre del enemigo y el aluvión de tropas que se extendía hacia atrás pasaba por delante de nosotros. Un batallón de infantería estaba cubriendo detrás de nuestros cuatro "Tigres". Debido a que muchas unidades no eran motorizadas, la retirada se llevó a cabo con arreglos al comienzo. Excepto por unos cuantos rezagados, el Rollbahn estaba tan bueno como vacío por la tarde. El pueblo frente a nosotros entonces cobró vida. Vimos figuras que iban y venían, y teníamos que estar de puntillas. Una vez más, prometió ser una noche muy agradable. Al comienzo de la oscuridad, el batallón de infantería también había partido. Yo estaba solo con mis cuatro "Tigres" desplegados a lo ancho. Afortunadamente, los rusos no estaban al tanto de nuestra situación pegajosa. Quizás también tenían demasiado respeto por nosotros. En cualquier caso, dos veces instalaron cañones AT en posiciones frente a nosotros, pero nunca los dejamos disparar más de una sola ronda. No hicieron un tercer intento. El comandante ruso parecía creer que también nos iríamos por la mañana. En cualquier caso,

suponía que había toda clase de infantería con nosotros. De lo contrario, probablemente se habría acercado a nuestros tanques a pie. Poco antes de la medianoche, aparecieron vehículos del oeste. Pudimos reconocerlos a tiempo como nuestros. Era un batallón fusilero, que había perdido su enlace y avanzado a la Rollbahn tarde. Como más tarde descubrí, el comandante se sentó en el único tanque que formó el grupo. Estaba completamente borracho. El desastre ocurrió con gran agilidad. La unidad entera no tenía ni idea de lo que estaba pasando y se movía al aire libre en los campos de fuego rusos. Un terrible pánico siguió cuando la ametralladora y el fuego de mortero comenzaron. Muchos soldados fueron golpeados. Sin nadie a cargo, todo el mundo corrió hacia atrás en la Rollbahn en lugar de buscar la cobertura en el área al sur de la misma. Cualquier forma de camaradería había desaparecido. Lo único que contaba era: "Cada hombre por sí mismo". Los vehículos condujeron directamente sobre los heridos, y el Rollbahn ofreció un retrato de horror. Todo el desastre habría sido ventajoso si el comandante de este grupo hubiera cumplido con su deber y hubiera conducido a sus hombres a través del país en lugar de sentarse en su tanque a dormir la borrachera. Después de que el fuego de los rusos se hubiera levantado, los operadores de radio y los comandantes de los tanques de nuestros "Tigres" salieron y se arrastraron hasta el Rollbahn para salvar al menos a algunos de los heridos gravemente. Nos ocupamos de ellos tan bien como pudimos y los colocamos en los tanques. Este esfuerzo para salvar a los hombres se hizo más difícil por la luz de la luna. Iván pudo observar todos nuestros movimientos de las casas mientras que sólo podíamos identificar al enemigo con su fuego de hocico. Nuestra posición se volvió cada vez más precaria. Hablé con el batallón al menos cada quince minutos, pero la orden solicitada no llegó. Los rusos lanzaron bombas de mortero muy desagradables a intervalos regulares sin aproximarse a nosotros. Aún así, el daño fue lo suficientemente grave. Hacia la mañana, el Feldwebel Wesely me informó que el radiador de su tanque tenía un agujero en él. El mismo informe se produjo una media hora después de un segundo tanque. Eso significaba que teníamos que remolcar ambos vehículos con los dos tanques restantes. No podíamos permitirnos una pérdida completa, porque sabíamos lo difícil que era conseguir nuevos tanques. Los pilotos también tuvieron dificultades para salir de sus tanques, al igual que los jinetes en tiempos anteriores se habían despedido de sus caballos. Le comuniqué la nueva situación al batallón. Después de unos veinte minutos, llegó la esperada orden de evacuar. Enganchamos los dos tanques discapacitados lo mejor que pudimos y los remolcamos dos kilómetros hasta un depósito de comida del ejército, que ya estaba ardiendo intensamente. Naturalmente, nuestros soldados que no habían sido capaces de llevar todo con ellos no iban a conceder a Iván tampoco. A continuación, tomamos la Rollbahn hacia el sur porque, según los últimos informes, los rusos ya habían alcanzado la Rollbahn más al oeste. Pasar por allí era imposible. Todavía estábamos en la luz emitida por las llamas brillantes del depósito de provisiones de alimentos. Desmontamos una vez más y conectamos los cables correctamente. De repente, una explosión enervante sacudió el aire. Debido a la presión del aire, estábamos tumbados en el suelo como si hubiésemos sido segados. Al mismo tiempo, la comida que habíamos esperado tanto tiempo literalmente vino girando a través del aire hacia nosotros. Entre todos los demás, había también tablas y vigas de todos los tamaños, lo suficiente para que pudiéramos contar nuestra suerte de que no nos hirieran de una manera un poco gloriosa. Los ingenieros de combate que explotaron el depósito habían hecho un gran trabajo. Era sólo que el lugar podría haber ido un poco más tarde. La rara oportunidad de tener la muerte de un héroe debido a una lata de conservas no nos excitó. Así que nos apresuramos a salir de allí rápidamente. Gracias a la helada, nuestra ruta al sur de la carretera era completamente transitable. En el gris de la mañana, vi a un Kiibel

dirigiéndose hacia nosotros. Todos estábamos felices cuando reconocimos a nuestro comandante. No vaciló por una pero no más soldados alemanes podían ser vistos por todas partes e Iván podía aparecer en cualquier momento. El Mayor Jahde literalmente me abrazó y confesó que él ya nos había dado por muertos. Estaba muy contento de que hubiéramos traído ambos vehículos discapacitados. Desafortunadamente, tuvimos un triste incidente que tuvo lugar con los hombres de infantería que habíamos llevado con nosotros en la última etapa del movimiento. Los hombres habían ocupado un lugar en la cubierta trasera. Estaban muertos de cansancio y apenas capaces de caminar. Se sentaron sobre las rejillas de ventilación, donde el aire caliente fue expulsado del compartimiento del motor. Pronto se quedaron dormidos y sufrieron intoxicación por monóxido de carbono, porque el aire de refrigeración se mezclaba con los gases de escape. A pesar de los esfuerzos inmediatos de reanimación, tres de ellos no pudieron salvarse. En ese momento no habíamos sabido nada mejor, pero desde entonces pudimos advertir a cada soldado. Se suponía que el cruce de Wolosowo se llevaría a cabo con todos los esfuerzos para asegurar el transporte de retorno de todos los elementos del ejército a Narwa. El Oberst Wengler había establecido una posición de bloqueo en el borde oriental de Wolosowo con su infantería. El resto de nuestro batallón fue incorporado en esta línea junto con todas las unidades de Pak. El deseo de llegar a Wolosowo sin incidentes no fue realista. El mayor Jahde nos explicó que tendríamos que desviarnos alrededor de un gran pantano. Debido a eso, tendríamos que volcar al norte al Rollbahn una vez más. También fue lo suficientemente agradable como para no ocultarnos el hecho de que Iván ya había llegado a la Rollbahn justo antes de Wolosowo. Sólo tuvimos que encajonar nuestro camino a través del oeste de alguna manera. Esto parecía ser una operación prácticamente desesperada durante el día, y por lo tanto esperamos la noche. Antes de comenzar, el Mayor Jahde tomó un buen trago y se colocó a los pies del cargador en mi tanque. ¿Qué más podía hacer de todos modos, además de "cruzar los dedos?" Para poder usar la fuerza de fuego de los dos vehículos remolcados, habíamos vuelto sus torrecillas hacia atrás. Estas tripulaciones podrían cubrir la parte trasera. Estábamos apenas en el camino y damos vuelta al oeste, cuando un arma rusa AT comenzó a golpear en la torreta de la parte posterior. El vehículo a remolque, sin embargo, pronto creó un poco de espacio para nosotros. A pesar de eso, tuvimos que desmontar, como los rusos habían disparado a través de un cable de remolque. Pero incluso Eso salió bien. Sólo tuvimos otros tres kilómetros hasta la nueva línea. Por supuesto, los rusos a ambos lados de la Rollbahn querían acabar con nosotros. Algunos saltaron a nuestros tanques pero sin éxito. En este caso, nuestras granadas de mano hicieron el trabajo. Si la maldición de mi conductor el inquebrantable Kostler también asustó a Ivan no podía determinarse con ninguna certeza. Poco antes de nuestro objetivo, recibimos el fuego de Pak. ¡Nuestros camaradas pensaban que éramos el enemigo! .Hasta que respondimos con el mismo calibre no obtuvimos alivio. El laico probablemente objetará que podríamos habernos identificado con bengalas. Por supuesto que hicimos eso. Pero quién está preocupado por las bengalas durante un retiro, cuando no sabe si están siendo utilizados por Iván o por su propia gente. En Wolosowo, nos reunimos con el resto de los efectivos. Fuertes tropas estaban listas para la defensa. Los soldados de Oberst Wengler ya estaban construyendo una línea defensiva alrededor del lugar. Dejaba solamente el camino al oeste abierto a Narwa. Yo estaba unido a Oberst Wengler con cuatro "Tigres" listos para el combate. El resto del batallón ya había salido al ferrocarril, donde todas las armas pesadas se estaban cargando en los trenes para evitar más pérdidas. Más tarde, estaríamos muy felices de tener el poder de fuego de las baterías de artillería superpesada, que se salvaron de esta manera. Oberst Wengler fue el responsable de la defensa de

Wolosowo. Más tarde, en honor de sus soldados de infantería, siempre fue llamado "Wenglerowo". Wengler era el modelo de un líder de tropa. Era un reservista y un director de banco por profesión. Tenía una personalidad que inspiraba completa confianza en su gente. Habrían pasado por el infierno en cualquier momento por su comandante. Admirable era su compostura, una característica que no tiene precio en situaciones críticas. En una ocasión, tuvimos una reunión informativa en una pequeña casa de madera a unos cien metros de la línea de frente. Los rusos estaban disparando desde tres lados, y era algo menos acogedor. Wengler ya estaba informándonos de la situación, cuando una rueda impactante de mortero rompió la ventana. Un oficial fue rozado en el brazo y buscó cubierta bajo la mesa. Nuestro Oberst miró con despreocupación en su dirección y dijo: "Caballeros, no nos dejemos enloquecer por este tiroteo. Permanezcamos con el tema en cuestión, para que podamos terminar y regresar rápidamente a nuestros puestos". No perdimos nuestra confianza en ningún momento. Sólo el líder que se tiene bajo control puede exigir todo de su gente. En Wolosowo, nos reunimos por primera vez con miembros del III SS Cuerpo Panzer. Su mayor fama más tarde fue su posesión de la posición de Narwa. Estábamos emocionados por conocerlos. Siempre los hemos envidiado un poco debido a su mejor equipo. Estábamos bastante gratamente sorprendidos. Su actitud de devil-may-care nos inspiró consistentemente, incluso si su tratamiento inseparable de los hombres y el material nos enajenó un poco. Allí donde se usaban las unidades de las SS, se cuidaban las cosas, pero las bajas a menudo eran tan grandes que las tropas tenían que ser retiradas para reorganizarse. No podíamos permitirnos eso. Tuvimos que casar a nuestros hombres y material. Mi objetivo siempre fue lograr el mayor éxito posible con las menores bajas posibles. Los rusos entonces comenzaron a ejercer presión con toda su fuerza contra "Wenglerowo". Todos estábamos felices cuando finalmente llegó la orden de retirarse. Con sus rápidas fuerzas motorizadas, las SS cubrieron la retirada. Nuestros vagones especiales ya habían sido puestos en el ferrocarril. Salimos a toda velocidad hacia el oeste, hacia Narwa. Durante la carga, recibimos algunas noticias tristes: El comandante de la 1ª Compañía, Oberleutnant Diels, había sido asesinado. Un tanque ruso había tomado la Rollbahn bajo fuego, y un pedazo de metralla había penetrado el corazón de Diels mientras él estaba sentado en su Kiibel. Viejo Fritz. Estábamos felices después de que finalmente llegamos a Narwa. Se suponía que la nueva posición estaría bien fortificada y lo suficientemente fuerte como para sostenernos contra los rusos. Pero primero necesitamos mucho tiempo para encontrar nuestros trenes de apoyo. No había cuartos, porque todas las áreas alrededor de Narwa estaban sobrecargadas de tropas en retirada. Por lo tanto, buscamos un lugar para alojarnos con otras unidades a fin de calentarnos un poco. Mientras tanto, me propuse encontrar a los hombres de los dos tanques discapacitados. Aparentemente también habían llegado ya a Narwa. Preparado para cualquier eventualidad, llevé conmigo dos recipientes de buena sopa de guisantes. Me imaginé que estaban de pie en algún lugar, helados y hambrientos. Debido a que todo el tráfico estaba fluyendo contra nosotros, llegar a través del este era muy difícil. Encontramos tanto de nuestros tanques sin problemas en la estación de tren, pero ninguna de las personas. Literalmente tuvimos que ir buscando de casa en casa. Y entonces no creí mis ojos: mis hombres "hambrientos" y "congelados" se sentaron a una mesa preparada como si fuera en tiempo de paz. Estaban comiendo chuletas y otros sabrosos bocados y estaban siendo servidos sin fin por la señora de la casa. Mi llegada con los guisantes fríos fue saludada, y, por supuesto, no dudé en participar de la mejor comida. Era comprensible que uno deseaba un largo período de descanso y una cama decente. El

deseo más sincero era dormir ... dormir ... dormir! Como de costumbre, las cosas sucedieron de manera muy diferente. Nos dirigimos al oeste a nuestra unidad en la Rollbahn. Ya se había oscurecido y teníamos unos veinte kilómetros detrás de nosotros cuando se anunció de repente: -¡Todos vayan hacia la derecha!. Nos detuvimos y reconocimos a un "Tigre", el cual pasaba el tráfico en marcha sólo con gran dificultad. Cuando lo paré el Oberfeldwebel Zwetti salió y me dio la buena noticia: no necesitaba volver a los trenes. Había traído el resto de la compañía, y yo podría montar de inmediato. Luego procedimos hacia el este con nuestros cuatro "Tigres". La cama y el sueño eran un sueño agradable y corto. Zwetti no conocía detalles de nuestra misión; sólo que se suponía que debíamos informar al comandante de la división SS que tenía que sostener la cabeza de puente en Narwa. Nos torturamos con pensamientos hasta llegar a Narwa y atravesamos el puente construido por nuestros ingenieros. La emoción estaba en el aire por todas partes. En la ciudad solo vimos vehículos SS conducir de ida y vuelta. No era fácil encontrar el puesto de mando de la división, porque los hombres de la división SS Panzer Grenadier "Nordland" provenían en su mayoría de países nórdicos y apenas entendían alemán. Pero eran prácticamente todos soldados jóvenes y enérgicos. Su comandante era SSBrigadeführer Fritz von Scholz, a quien inmediatamente llamé "el viejo Fritz". Finalmente lo encontré en un tipo único de puesto de mando, un autobús. Estaba aparcado junto a una casa. Era el único puesto de mando divisional que vi durante la guerra que estaba más cerca del frente que los puestos de mando del regimiento. Informé al oficial de operaciones que estaba ubicado en un segundo autobús: Rango, grado, unidad de tropas -el habitual"... desea ver al Herr General". El Hauptsturmführer me observó con el interés que se dedicaría a una criatura de otro planeta. -El Herr General -dijo finalmente, extendiendo cada sílaba-, el Herr General ... No tenemos eso aquí, tú estás con las Waffen-SS, por si ya no lo sabes. no tienen ni un Herr ni un General. Probablemente hay un Brigadeführer aquí, sin el Herr, si le gustaría verlo, y el título de Herr también desaparece de todos los demás títulos de rango, hasta el Reichsführer. Yo no estaba preparado para este tipo de recepción, pero de inmediato cambió de marcha: "Me gustaría informar a su Brigadeführer!" El oficial de operaciones asintió. "Eso ya suena mejor", dijo con un tono algo condescendiente. -Wenger, vaya y pregunte al Brigadeführer si tiene tiempo para el Herr Teniente Carius de los "Tigres"? Se sintió obligado a destacar la palabra "Herr" delante de mi rango muy distintamente. Mientras tanto, un Untersturmführer se había levantado de su lugar de trabajo y desaparecido con un "De inmediato, Hauptsturmführer!" Poco después volvió a aparecer. ¡El Brigadeführer te espera! Luego entré en el otro autobús y quedé completamente sorprendido después de todo lo que había precedido a esto cuando conocí a un hombre que era la personificación de la dulzura y la luz. En todo mi tiempo en el frente, rara vez encontré otro comandante divisional que podía comparar con nuestro "viejo Fritz". Se identificó completamente con sus tropas y su gente lo veneró. Siempre estaba allí y disponible para cualquiera. Durante nuestro trabajo juntos, él me trató como un hijo. Por lo tanto, nos golpeó duro a todos cuando más tarde descubrimos en Dunaburg que nuestro "viejo Fritz" había sido asesinado en el sector de Narwa. Las espadas de la Cruz de Caballero le habían sido concedidas en agosto de 1944, pero ¿qué significaba eso para aquellos de nosotros que realmente perdimos a un "padre de primera línea"?. Cuando informé a "viejo Fritz" en el autobús, inmediatamente me dio una palmadita en el hombro de una manera amistosa. -Bueno, entonces, ¿por qué no tomamos un schnapps por nuestro futuro trabajo juntos? -dijo-. Me sirvió dos copas llenas y gafas con él. "¿De dónde es?" Después de mi respuesta, nuestra conversación continuó en asuntos personales y de familia, durante los cuales también describí mi impresión inicial de sus tropas. Cuando

llegué a la parte sobre mi recepción por el oficial de operaciones, se rió. -Sí, así es como está -dijo entonces-. "Al principio, también tuve que reorientarme un poco, cuando me transfirieron del Ejército, en el proceso tuve sentimientos muy confusos, pero ahora no me libraría de estos tipos bajo ninguna circunstancia". Estos hombres de la Waffen -SS son realmente fantásticos y tienen una camaradería tal como usted probablemente nunca verá en cualquier otro lugar. Pero sea como fuere, y también por su propia orientación personal, me gusta oírlo cuando alguien me habla como «Herr General». Si vienes de la vieja escuela, tal como yo lo hago, entonces esas cosas te parecen más naturales ... "Entonces hablamos de la situación, en el proceso se mostró mi escepticismo sobre la legendaria" Pantera " El viejo Fritz me explicó: "Si se quiere, para ser exactos, toda esta línea sólo existe en el papel. En esta época del año, por supuesto, es completamente imposible para nuestros compañeros en la línea de frente cavar refugios. Aún hay algunos bunkers alrededor de la ruta de nuestro avance, pero por lo general no se encuentran exactamente donde se podrían utilizar. "Los rusos han avanzado más rápido de lo previsto, además de eso, nuestras tropas ya se han acostumbrado tanto a la retirada continua que han pasado las líneas que se habían de rebasar. Cuando queríamos ocupar el frente de la cabeza de puente indicada en el mapa, descubrimos que Iván ya estaba posicionado en ella. "A continuación, establecer una nueva línea en la cabeza de puente será su misión para ayudar a los hombres de la vanguardia a alcanzar las mejores posiciones en sus sectores.Ellos tienen que ser reforzados y retirados.Debido a que los rusos sólo tienen débiles fuerzas de avanzada en la zona, no debería ser demasiado difícil retroceder, lo que permite a mis hombres el fortalecer su línea de frente. " Mi misión estaba así claramente delineada. En su ejecución, los hombres de SS y yo fuimos apoyados por la artillería que habíamos traído de Leningrado. Sin este apoyo, el Frente Narwa nunca podría haber aguantado durante meses. Nuestros tanques estaban cerca del puesto de mando de división al este de Narwa. Desde el sur, el frente corría hasta el borde de la ciudad en el lado oriental del Narwa. Allí, después de una corta distancia, saltó a la orilla oeste del río, donde formó la línea de frente hasta que empató en el Báltico. Los tiempos relativamente tranquilos pronto se fueron. Los rusos empleaban fuerzas cada vez más masivas contra nuestra cabeza de puente. Pronto habían traído la artillería pesada y súper pesada y puesto en una exhibición salvaje de fuegos artificiales sobre la ciudad. Gracias a la valiente defensa de los SS, no tuvieron éxito en la incursión a la cabeza de puente. Sólo el puente me causó preocupaciones. Los rusos lo tenían bajo fuego de artillería constante. Cuando el puente ferroviario había sido eliminado, era el último cruce sobre el Narwa. En caso de su destrucción, nos habríamos quedado en una trampa con nuestros tanques y no habríamos podido ser utilizados en otros sectores amenazados del frente. Le describí la situación al "viejo Fritz"; estuvo de acuerdo conmigo en colocar mis tanques en la orilla oeste del Narwa, al otro lado del puente. En una emergencia, siempre podríamos estar en posición en unos minutos. Entonces volví por el puente. Estaba echando un vistazo alrededor de un área de montaje adecuada para mis vehículos, cuando un Kiibel con una bandera de cuerpo rugió hacia arriba desde el frente. De inmediato se detuvo, y no creí mis ojos cuando el Feldmarschall Model saltó. El alto comando le había ordenado -como siempre lo hacía en situaciones desesperadas- ir al Frente Norte para que restableciera el orden. Hice el informe requerido y luego una tormenta se rompió sobre mí, los gustos de que uno rara vez se ven! Las cejas de Model se crisparon. Lo había visto antes en el Frente Central. No se me permitió una explicación ni ninguna respuesta. Subí con mi gente y estaba en el otro lado de la Narwa en un instante. El Feldmarschall me había dado una orden que nunca olvidaré: "Te estoy haciendo personalmente responsable de que ningún tanque ruso rompa, Ninguno de

tus 'Tigres' puede perderse debido al fuego enemigo. ! " Con respecto a sí mismo, el Feldmarschall Model no permitía ningún compromiso y era despiadado, pero era indulgente con los hombres en las líneas de frente que lo adoraban. No exigía nada para sí mismo. En la bolsa del Ruhr, en 1945, una vez oí una respuesta característica de él: "El día tiene veinticuatro horas. ¡Añada la noche a eso y usted conseguirá probablemente con su trabajo!" Desafortunadamente, nuestro desempeño de invitados con la División SS "Nordland" fue pronto. Continuamos cubriendo el sector durante unos días hasta que los hombres de las SS se habían enraizado en sus nuevas posiciones. En el proceso, pudimos liberarlos de cuatro cañones antitanques rusos. Nunca olvidaré a los magníficos hombres de la División "Nordland". Lucharon como leones. Estaban más familiarizados con el bolchevismo a través de la experiencia personal que muchas personas del mundo occidental con sus libros gruesos. Más tarde descubrí que muchos miembros del ejército de Courland habían llegado a Suecia bajo las circunstancias más difíciles, con la creencia de que esto los salvaría. Entre ellos estaban también hombres del III Cuerpo Panzer SS. A continuación, fueron internados, pero más tarde entregados a los rusos bajo la presión de los aliados. Cuando se considera que incluso en aquel entonces la relación entre las potencias occidentales y los soviéticos no era la mejor y que la gente en Occidente sabía muy bien qué tipo de destino esperaba a las personas que venían de los Estados bálticos, la decisión del gobierno sueco se vuelve aún más ignominiosa, la decisión de un país en el que la gente quiere hablar tanto y con mucho gusto de la "Cruz Roja". Los estonios, los lituanos y los letones de las SS fueron a cierta muerte o al menos a Siberia, al igual que sus padres y abuelos antes que ellos. Existen informes impactantes sobre las escenas que tuvieron lugar en los campamentos suecos de internamiento cuando se conoció la transferencia a los rusos. El suicidio y la auto-mutilación son una terrible acusación contra un llamado "país anfitrión". Los hombres que sólo habían tomado las armas contra el bolchevismo para preservar su patria, la civilización occidental, y, como parte de eso, Suecia fueron entregados a muerte segura. Nuestras nuevas asignaciones nos esperaban entre Narwa y la desembocadura del río. Los rusos estaban cambiando los puntos principales de sus ataques allí, después de que habían sufrido un revés en la cabeza de puente de Narwa. Estaban tratando de penetrar a través del congelado Narwa y formar una cabeza de puente en la orilla occidental del río. El punto focal de los ataques fue el pueblo de Riigi, situado en la orilla occidental del río a medio camino entre Narwa y el Báltico. Allí estaban los soldados de infantería de Wengler. El 16 de febrero me enviaron ante el Oberst Wengler con dos tanques para apoyar a su gente en la defensa contra los ataques masivos de los rusos sobre los Narwa. El puesto de mando de Wengler se encontraba a unos dos kilómetros de distancia del frente, separado de ellos por bosques pantanosos. El coronel me saludó con los brazos extendidos. "Bueno, aquí estás de nuevo, estoy muy contento de que fueras tú quien me enviaron, ya que ya estamos en la misma onda, la situación es muy grave aquí, pero ya lo sabes. bastantes bajas en el curso de la lucha durante la retirada. La fuerza de combate de mi regimiento en un buen día consiste en la de un batallón a lo más.Para el sector que debo mantener, realmente necesito al menos un regimiento entero , si no más. "Por esa razón, el frente es mantenido tenuemente. He intentado ayudarme a mí mismo construyéndolo como una serie de puntos fuertes. Es mejor que tomemos una mirada personal a la situación por nosotros mismos tan pronto como sea posible; obtendrás una mejor impresión que si te muestro todo el desorden en el mapa! "Inmediatamente partimos para una orientación.Tal orientación nos ayudó a encontrar nuestro camino por la noche también.El nivel de actividad de combate fue cuando llegamos al puesto de mando del batallón, Wengler fue informado de otra penetración rusa: los rusos habían sufrido

pérdidas tremendas durante sus ataques, ya que no tenían cobertura en absoluto mientras cruzaban el hielo del Narwa. Un pequeño grupo tuvo éxito en establecerse en nuestro lado del Narwa, se pegó a nuestro sistema de zanjas como sanguijuelas y tuvo que ser aniquilado en contraataques inmediatos antes del siguiente ataque rodado. Era evidente que los rusos querían alcanzar su objetivo a toda costa y sin tener en cuenta las bajas. Tuvimos que apoyar a los soldados de infantería para arrasar las porciones ocupadas de las trincheras. Eso requirió mucha precisión mientras disparábamos para que nuestra propia gente no fuera víctima de nuestro fuego. Tuvimos que aproximarnos a unos cincuenta metros de las trincheras, que corrían en el patrón normal de zigzag. Desde allí, hemos observado el avance de nuestro propia gente. Cada vez que tomaban una sección, el primer hombre agitaba la mano. A continuación, disparaba hasta la sección de diez a veinte metros con nuestros cañones de 8S-mm hasta que estaba listo para el asalto. Tan pronto como los cascos de nuestros soldados aparecían sobre el borde de la trinchera, parabamos nuestro fuego y nuestros hombres tomaban la zanja. Nuestro trabajo en equipo funcionó magníficamente. Los rusos no fueron capaces de obtener un éxito a pesar de sus fuertes bajas. Pero también reaccionaron inmediatamente a la aparición de nuestros tanques con artillería. Nos enviaron unos cuantos muy agradables "saludos" para nosotros. La orilla oriental del Narwa trepó abruptamente, y el borde de una gran área boscosa se extendía a lo largo del alto terreno. De la línea del bosque, Iván fue capaz de ver muy bien en nuestras posiciones. Así nos paramos como un pulgar dolorido por su artillería, lo que nos dio muchos problemas. Tan pronto como dejamos nuestro pedacito de bosque, no tomó más de tres minutos antes de que vieramos el primer bozal parpadeante en la orilla lejana. Sólo por conducir evasivamente todo el tiempo pudimos evitar un golpe directo. Me concentré exclusivamente en la otra orilla, mientras Zwetti apoyaba a la infantería con su vehículo. Aunque silencié algunas piezas rusas durante cada encuentro, volvimos a estar bajo fuego cada vez que reaparecimos. Durante una de esas ocasiones, finalmente le enseñé a Lustig, uno de los conductores, a amortiguar su actitud intrépida. Normalmente, este paquete de energía sólo me impulsaba cuando mi vehículo estaba discapacitado, pero su comandante del tanque a menudo me había dicho que era un hombre salvaje que siempre carga al frente y difícilmente podría ser convencido de apoyar. ¡Ciertamente una característica digna de elogio si es también peligrosa! Lustig era un herrero de oficio, un tipo construido como un cortafuegos. Una vez, cuando un tocón de cigarro encendido había caído entre su camisa y su piel, en lugar de abrir las diferentes capas de ropa que llevábamos en invierno y sacarla, simplemente la apagó en su piel desnuda desde el exterior. Cuando me estrechó la mano, sentí como un caballo me había pateado. Ese era nuestro hombre Lustig, un hombre cuyo corazón estaba en el lugar correcto. Siempre se dirigía al frente y era imparable delante del enemigo. Pero un día, como dije, también aprendió a controlar su impetuosidad. Estábamos a unos 500 metros frente a nuestros pequeños bosques cuando los rusos abrieron fuego. La primera salva aterrizó demasiado corta; el segundo detrás de nosotros. No quería esperar a la tercera, ya que podíamos contar con un hit. Llamé a Lustig. Pero no reaccionó. Así que nos quedamos allí, y los rusos dispararon su tercera salva. Las rondas impactantes empezaron a aterrizar a nuestro alrededor, y un coloso de 28 cm cayó directamente frente a nosotros en el sendero. No explotó. Como un ratón grande, se deslizó a lo largo como un dud hacia nosotros. Se deslizó a lo largo de la nieve debajo de nuestro vehículo. Más tarde pudimos verlo en frente de los bosques en nuestro regreso. A pesar de este incidente, incluso nuestro amigo Lustig estaba convencido de que ya no había más tiempo para perderse cada vez que le daba la orden de respaldar. Una y otra vez, admiramos la calidad del acero en nuestros tanques. Fue duro sin ser quebradizo. A pesar de su dureza, era

también elástico. Si una ronda AT no golpeaba la armadura muerta, se deslizaba a un costado y dejaba una cuchara como si hubiera pasado el dedo por un suave trozo de mantequilla. Por la noche no podíamos ayudar mucho a nuestros compañeros que tanto sufrían. Los habríamos puesto en peligro disparando. Acabamos por disparar a la superficie cubierta de hielo del Narwa cada vez que un nuevo ataque ruso comenzó. Haciendo eso, podríamos robar algunos de los cañones de Iván. A menudo trataban de cruzar hasta una docena de veces durante la noche. Incluso emplearon trineos. A pesar de sus enormes bajas, querían forzar el río. Cuando lo hacían, lo llamábamos "terquedad". Por supuesto, cuando lo hicimos, fue "valentía". Nos vimos obligados a familiarizarnos con la aplicación invertida de tales términos después de la guerra. El soldado que había cumplido con su deber para su país hasta el final fue de pronto un "militarista" y un "belicista", en resumen, un "malvado nazi". Aunque finalmente se había vuelto algo más tranquilo en el sector de Riigi, recibimos nuevas órdenes de marcha. Me despedí del Oberst Wengler y, como nos deseábamos mutuamente buena suerte, me reveló vacilante que probablemente había tenido la más dura y larga batalla de su vida delante de él. Tenía la intención de casarse. La ocasión que permitió su boda fue la concesión de las hojas de roble a la Cruz de Caballero, para lo que estaba regresando a Alemania. Él era el 404o soldado para recibir este premio alto. Desafortunadamente, su joven matrimonio llegó a un final demasiado temprano. Wengler fue asesinado como general mayor en 1945 en el oeste, después de que le habían concedido las espadas a su cruz de caballero. Era el 123º soldado de la Wehrmacht en recibirlo. El Frente Realizado en Narwa Para hacer las operaciones siguientes comprensibles, tengo que discutir la disposición de las posiciones defensivas a lo largo del Narwa como era sabido al personal del batallón el 24 de febrero de 1944. El río se presentó como una posición defensiva. Si uno lo sigue aguas arriba, inicialmente corre unos diez kilómetros en dirección sureste desde su desembocadura en la Bahía de Finlandia. Fluye más allá de Riigi y Siivertsi y hacia la ciudad de Narwa antes de volverse hacia el sur. A uno o dos kilómetros, se curva hacia el oeste. Esta etapa -donde Narwa fluye por casi diez kilómetros de este a oeste- será importante para la siguiente narración. Siguiendo esta sección, se llega a la esquina noreste del lago Peipus después de unos cuarenta y cinco kilómetro en dirección sur-sureste. Cuando nos retiramos de Riigi, el frente corría desde la Bahía de Narwa -desde Hungerburg, exactamente- a lo largo de la orilla occidental del río. Pasó por Riigi justo antes de Narwa. Luego saltó a la orilla oriental, donde la cabeza de puente se había formado frente a la ciudad. Esta cabeza de puente era necesaria para sostener la ciudad. La línea de frente se encontró con el Narwa nuevamente donde hizo su curva. Tenía la intención de continuar la línea en la orilla oriental. Se había planeado incluso construir una cabeza de puente en medio de la pierna este-oeste que siguió. Como sucedió tan a menudo, sin embargo, los rusos pusieron fin a nuestros planes en ese sentido. La línea de ferrocarril Narwa-Waiwara-Wesenberg corre paralela a este eje este-oeste del Narwa, a unos ocho kilómetros al norte. Otros 800 metros hacia el norte estaba el Rollbahn. Desde allí, la costa del Mar Báltico pasó de cinco a seis kilómetros más. El área entre el río y la Rollbahn era completamente pantanosa; el ferrocarril pasó por un terraplén reforzado. Las unidades de infantería, que debían ocupar el eje este-oeste para formar la cabeza de puente planificada hacia el sur, llegaron demasiado tarde. Se suponía que los rusos aún no habían avanzado hasta los Narwa de esa zona. Debido al terreno pantanoso, también se consideró improbable que los rusos se establecieran al norte de la río. Según el Alto Mando, el área pantanosa era completamente inadecuada para establecer una posición. Cuando nuestros

chicos querían ocupar sus posiciones, sin embargo, hicieron el embarazoso descubrimiento de que Ivan ya había avanzado con fuertes tropas entre la orilla norte del Narwa y la Rollbahn. Había establecido una cabeza de puente desde la que amenazaba a nuestras tropas en Narwa. Nuestras unidades eran demasiado débiles para obligarlo a volver al sur sobre el río. Como resultado de todas estas dificultades, nuestra línea de frente adquirió un carácter muy original. Corre hacia el norte del terraplén del ferrocarril y consta de puntos fuertes. Alrededor de la mitad de esta pierna, sin embargo, empujó en la cabeza de puente enemiga en ambos lados de un rastro. Allí tenía la forma de una bota. La porción norte del terreno ocupado por Rusia se dividió así en dos partes, el "saco del este" y el "saco del oeste". Ambos "sacos" se convirtieron en términos estándar en los informes de la Wehrmacht. El sendero, que salió de la bota al norte, atravesó el pueblo de Limbitu después de cruzar el ferrocarril. A unos 800 metros de distancia, llegó a un terreno alto que sobresalía del terreno algo llano como un gran montículo. Justo detrás de él, el sendero se vació en la Rollbahn principal. Este sendero fue atravesado por un segundo en Limbitu. Corrió desde el oeste, paralelo al ferrocarril, y pasó por delante de una granja detrás del borde del pueblo. Desde la granja, condujo diagonalmente al terraplén del ferrocarril y alcanzó un segundo cruce ferroviario después de unos 130 metros. A lo largo de la pierna de la granja al cruce del carril, había dos casas adicionales situadas en los intervalos aproximadamente equidistantes. Quería prefirmar mi próxima narración con esta detallada descripción del terreno, para que el lector pudiera formar una imagen mental de nuestras operaciones en esta área. El mapa proporcionado en este capítulo también da información adicional sobre el área donde peleamos con los rusos. Cuando regresamos de Riigi a los trenes de la compañía, localizados a unos veinticinco kilómetros al oeste de Narwa, en un área entre la costa y la Rollbahn, inmediatamente me dirigí al puesto de mando del batallón para informar al comandante. Me pidió que apoyara a nuestro comandante de compañía en Limbitu ese mismo día. No estaba en mejor estado de salud. Nuestra compañía fue distribuida entre los regimientos individuales de infantería. El comandante de la compañía estaba en Limbitu con dos "Tigres"; Había otros cuatro en el "saco del oeste". Usando un Kiibel, inmediatamente conduje a Limbitu para relevar al comandante. Mientras conducía por el camino desde el "Kinderheim" -eso era el nombre dado a la alta tierra al norte de Limbitu- noté que la línea de frente tenía gran actividad de combate. El comandante estaba feliz por haber venido tan rápido e inmediatamente desapareció con mi Kiibel. Feldwebel Kerscher estaba sentado en el segundo vehículo y se desempeñó como su comandante. Siempre nos llevábamos bien. Siempre que ambos estábamos juntos, me sentía mejor en una operación. Mis compañeros me explicaron la situación. Según ellos, los rusos estaban sentados detrás del terraplén del ferrocarril y se hacían sentir como en casa allí. El terraplén era tan alto que uno podía cavar fácilmente túneles en él. Estos sirvieron como bunkers. Nuestros hombres estaban en la casa de campo y en ambas de las casas entre él y el cruce de ferrocarril "ruso". Nuestros tanques estaban detrás de la granja. Por la noche, pares de centinelas tuvieron que mantener el contacto entre los puntos fuertes. Se había decidido contra un sistema de zanjas, ya que el comandante del regimiento opinaba que las líneas actuales eran sólo temporales. Su puesto de mando estaba situado en la ladera trasera del "Kinderheim". Se cayó tan fuertemente en el lado oriental que habían excavado túneles en la montaña. Estaban así a salvo de cualquier tipo de incendio. Después de la primera noche, llegué a un acuerdo con el comandante de la infantería de que deberíamos cuidar la seguridad durante el día y su gente por la noche. Mis hombres también necesitaban tener unas cuantas horas de descanso mientras fuera posible. Pusimos un alambre de la casa de campo a una casa al oeste de la carretera cruzando en el pueblo. Por lo tanto, siempre

pude estar en posición cuando algo sucedía. En la primera noche, por supuesto, no volvimos a nuestra "posición de descanso." Quería echar un vistazo primero a las posiciones. Esto sólo fue posible durante la oscuridad. Los soldados de infantería estaban bastante sorprendidos cuando expresé el deseo de familiarizarme con las posiciones. Al parecer, nunca antes habían experimentado eso. Pero yo tenía mis propias ideas sobre ese tema. ¿Cómo se suponía que debíamos apoyar eficazmente a la gente cuando realmente no conocíamos sus posiciones dentro y fuera? ¿Cómo se supone que funcionaría el trabajo en equipo si no nos conocíamos mejor? Para nosotros los camiones cisterna, la guerra de posición y cualquier tipo de operación dentro de las líneas de frente no eran ciertamente motivo de gritos. Nosotros no habíamos nacido para colgar alrededor del campo como objetivos grandes. Nuestras misiones fueron ataque y contraataque, es decir, operaciones de movimientos. Pero, ¿qué iban a hacer los pobres sin nosotros? Estaban en una posición que no podía mantenerse sin tanques. Por lo tanto, fui a la casa más cercana con el primer par de centinelas. Estaba a unos setenta metros de distancia. La ruta no podía ser vista por los rusos en la noche, ya que había pequeños árboles y vegetación de pantanos entre nosotros y el terraplén del ferrocarril. El punto fuerte había sido ocupado por una compañía, al igual que la granja. Uno no debe ser engañado por la palabra "compañía", sin embargo. Eso significaba veinticinco a treinta hombres. Este número "imponente" sólo se había conseguido porque los reemplazos de la casa habían llegado poco antes. Los reclutas crudos que todavía necesitaban aprender sobre el frente estaban sentados allí. Estaban asombrosamente dispuestos y deseosos de ver la acción. Fui con los centinelas ambulantes desde este punto fuerte hasta el tercero, a sólo treinta o cuarenta metros del terraplén del ferrocarril. No había ninguna cubierta a la derecha, pero los rusos detrás del terraplén del ferrocarril parecían preocuparse de sí mismos. Sólo en una ocasión un ruso hizo un tiro durante la noche y nos obligó a echar boca abajo en el barro. Ivan probablemente sólo quería demostrar que aún estaba allí. Estábamos a sólo unos metros del enemigo en el punto más fuerte hacia adelante. En general, el frente era tranquilo. Sólo de vez en cuando hacía una ronda de nuestro artillería crujía cerca de la cabeza por el aire y explotar en el otro lado del terraplén del ferrocarril. De vez en cuando escuchamos que los rusos se llamaban unos a otros y percibían sonidos que nos hacían suponer que la construcción de posiciones estaba en progreso. Los rusos tenían que fortificar sus refugios -como nosotrosy mejorar sus carreteras para traer material pesado. La siguiente compañía se localizó entre 150 y 200 metros más adelante en la línea de madera, que se extendía entre el terraplén del ferrocarril y la Rollbahn. Por lo tanto, este guardia tuvo que cubrir el estiramiento. Luego fuimos al hombre que estaba en el punto de contacto correcto del siguiente batallón, que pertenecía a la división "Feldherrnhalle". Allí, en el bosque, empezó una buena línea de frente. Corrió a lo largo del terraplén del ferrocarril que dirigía hacia el este. Los rusos habían establecido sus líneas en otra línea de madera 200 metros al sur. Ningún soldado de infantería disfruta de terrenos totalmente abiertos a la espalda. No ofrecen ninguna cobertura y hacen prácticamente imposible en una situación difícil abrir reservas sin que el enemigo pueda observar y perturbar cada movimiento. Nuestra infantería se encontró en tal situación complicada en estas posiciones. Eso hacía más evidente la necesidad de nuestra presencia. Si los rusos tuvieran la idea estúpida de atacar más al norte, entonces nuestros camaradas no podrían haber resistido una penetración sin el apoyo de la armadura. Nuestra infantería estaba ocupada en la construcción de los puntos fuertes en los bunkers. Los sótanos fueron reforzados con vigas, los puertos de cocción se añadieron, y el "guardián de carga" se aseguró de que los guardias siempre pudieran calentarse. En comparación con ellos, nuestra situación en los tanques eran bastante mala en el invierno cada vez que

tuvimos que cuidar de seguridad durante días y semanas en extremo, como lo hicimos allí. Nos hubiera gustado tener un poco del calor que prevaleció en los tanques en el verano. En el invierno, era como sentarse en una nevera. Para calentarnos un poco de vez en cuando, habíamos llegado con la idea de quemar una gran lámpara de petróleo. Mientras estábamos entrenando, estaba estrictamente prohibido fumar en el tanque. ¡Y allí estábamos, permitiendo que una lámpara de petróleo se quemara a toda velocidad frente al enemigo! Gracias a Dios que nunca ocurrió un accidente en ninguno de los tanques de la compañía debido a este descuido. Pero hubo otros efectos. Por ejemplo, cada vez que todos nos dormimos y la presión en la mecha dejó a algunos, comenzó a fumar como si no hubiera mañana. Todos parecíamos barridos de chimenea. Debido al hollín, el interior de todos nuestros tanques apenas podía ser llamado blanco. El aire tampoco era el mejor. Me sorprende hoy que ninguno de nosotros se haya envenenado por la inhalación de humo. Una frase estándar aplicada en aquel entonces: "Nadie ha muerto por el hedor, pero sí muchos por congelación." Incluso las raciones en el tanque probado de gas o petróleo. Sin embargo, con el tiempo y en un pellizco, la gente se acostumbra a todo. Este olor a gas y aceite viejo, este "olor de tanque", incluso se hizo bastante agradable para nosotros a lo largo de los años. En el gris de la mañana, un joven soldado vino corriendo a mi vehículo. Informó que su gente en el punto más cercano había observado a los rusos emplazando la primera pistola AT en el terraplén del ferrocarril. Por supuesto, prometí contramedidas inmediatas. Una vieja verdad: Teníamos que mostrar algo a nuestros compañeros de infantería para ganar su confianza. Si eso se hacía, podríamos hablar con ellos de una manera razonable y no tendríamos que preocuparnos por malentendidos. Luego, ambos osos se dirigieron audazmente hacia el segundo punto fuerte y se alinearon contra el terraplén del ferrocarril. El arma antitanque rusa era difícil de identificar porque se había camuflado magníficamente. Sólo el freno de la boca se asomó. Debido a que Iván todavía no había disparado hasta entonces, perdió su oportunidad. Después de unas cuantas rondas, el cañón de la pistola apuntó hacia el cielo, parecía que podría haber sido el de un arma antiaérea. A pesar de que apenas teníamos cincuenta metros delante de la cosa, no se podía terminar con una sola ronda. Iván la había colocado muy hábilmente en el terraplén del ferrocarril. Primero tuvimos que verificar el exterior. Durante esta pequeña operación, finalmente pude echar un vistazo al terreno durante el día. Sin duda, los rusos tenían la ventaja sobre nosotros. Detrás del terraplén del ferrocarril había unas cuantas hileras de altos abetos. Posteriormente, los rusos pudieron dominar el terreno entero con tiradores emboscados en los picos. Detrás de aquélla, visible a través de los abetos, había una llanura abierta, que se extendía hasta el borde de un bosque bastante alto en un pantano. La hilera de árboles se detenía en el cruce ferroviario. Por lo tanto, los rusos habían dejado que su línea de frente retrocediera en ese punto, porque el terraplén se volvía más bajo al este y no ofrecía cobertura suficiente. Después de nuestra pequeña excursión por la mañana, volvimos a la granja. En ese momento, no teníamos ni idea de que tendríamos que continuar esta monótona existencia de velar por la seguridad durante semanas. Apenas llegamos a la posición detrás de la granja cuando un VW -Kiibel entró corriendo por el camino desde el "Kinderheim". Ivan pudo ver esta ruta sin ningún problema y de inmediato comenzó la "pimienta" con rondas de mortero. Afortunadamente, no golpeó a los Kiibel. El "Viejo Biermann", un suboficial de carrera, salió de él. Corría el punto de suministro hacia adelante y no dejaría de traernos raciones, incluso en las situaciones más imposibles. Él condujo hasta nosotros, y pudimos tomar nuestra comida. Le saludé con unas cuantas palabras de elección: "¡Has expuesto tu vida en la línea por ésta chuleta llena de bultos! ¿Te has vuelto loco?" Biermann dio una breve respuesta: "No olvides que

también quiero mi comida caliente y mi café, pero si no tienes nada aquí, ¿cómo vamos a disfrutar de nuestra comida?" Eso no era sólo una tonta charla o una fanfarronada ociosa. Sus palabras procedían del corazón. Siempre que hay momentos difíciles, toda hipocresía está demás. Fue esa camaradería desinteresada y nuestro compromiso altruista lo que nunca nos dejará olvidar los tiempos difíciles en el frente. Nos mantiene unidos aún hoy. Sólo cuando todo el mundo tiene que mostrar sus verdaderos colores y posiciones -no una uniforme máscara externa- se llega a conocer realmente a una persona. Uno puede estar seguro de que estos camaradas tampoco nos olvidarán en tiempos de paz. Concedido: Una guerra no es exactamente necesaria para llegar a conocer realmente a una persona. Pero la experiencia de camaradería, este vínculo con los demás sin consideración por uno mismo, me ha convencido de que nuestro tiempo en la guerra no se había perdido. En cambio, nos ha dado a todos algo que llevar con nosotros en el camino de la vida. En mi experiencia, las personas que maldicen una raya azul sobre el tiempo del ejército y hablan de años "robados" eran usualmente compañeros pobres y egoístas ilimitados. Por supuesto, el “Viejo Biermann" era sólo viejo para nosotros muchachos jóvenes. Probablemente tenía treinta y tantos años. Tenía una familia y había sido miembro de los socialdemócratas, un partido al que todavía admitía pertenecer. Nunca intentó ocultar sus opiniones, pero eso no impidió que se convirtiera en un suboficial. Era un soldado tremendo. ¡Ninguno de nosotros pidió nunca ver el carnet de miembro del partido de alguien! Nadie, excepto el primer sargento que mantenía los rollos de la compañía, sabía quién pertenecía a qué religión. ¿A quién le importaba si alguien era de Sajonia o del Pfalz, de Berlín o de Austria? Lo que contaba era que cumplía con su deber en el grupo y que podíamos depender de él. Para el enemigo, todos eran iguales; los rusos no diferenciaron. Por otro lado, quien alguna vez nos dejó en el frente y no pudo trabajar en grupo fue anulado por sus compañeros soldados. Le costaría mucho ser aceptado en la comunidad. Fue con Biermann que me gustó hablar de nuestras opciones después de la guerra. De vez en cuando teníamos la idea de que podríamos perderla. Todos tuvimos nuestras fantasías. La vida después de la guerra sería tan agradable si todos respetaban a todos los demás como lo hacíamos en la compañía, sin importar el orígen, la religión y la ocupación. Lo principal era que todos hacían su trabajo de la mejor manera posible. Creíamos entonces que tales ideales podían realizarse en una democracia. Pero también surgieron dudas sobre si tales relaciones ideales se dejaban crear en el mundo. Más tarde tuvimos que experimentar lo justificadas que eran estas dudas. Al “Viejo Biermann” le gustaba decir: "El tipo que se sienta en el bebedero llega a cerdo, y si él es el único que está jodiendo, todos los demás pueden estar sentados". Es posible que haya golpeado el clavo en la cabeza con eso. Después de mi pequeña digresión, volvamos al frente en el Narwa. Iván siguió siendo sospechosamente callado. Sólo cuando permitimos que nuestros motores se calentaran durante un cuarto de hora empezó a "pimentar" sobre nosotros. Probablemente estaba asumiendo que queríamos despegar y remover algunos problema donde estaba. Tan pronto como escuchamos el "granero ... granero ... granero" del fuego, rápidamente abotonamos nuestras escotillas. Unos segundos más tarde, las rondas de metralla estaban golpeando en nuestra vecindad. Debido a que los fusibles eran muy sensibles, hicieron imposible cualquier tipo de penetración en la tierra congelada. Las rondas sólo dejaron marcas negras en la nieve después de impactar. Más tarde, con los morteros de 15 cm, las cosas se volvieron mucho más incómodas. Los días pasaban en dormitar y congelarse. En una cómoda vida civil, las personas tienen dificultades para imaginar cómo podríamos acostumbrarnos al frío continuo. A pesar de ello, nos despojamos de nuestra ropa vieja dos veces al día para asearnos nosotros mismos. ¡Cuán agradecidos habríamos estado por una lata de polvo de

DDT! Apenas cambiamos nuestra ropa interior. La experiencia nos había enseñado que nuestra amable "trasero extremista" se sentía mejor en lavandería limpia. Por lo tanto, la ropa interior tenía que ser tan sucia que incluso los piojos estaban disgustados. Sólo entonces su deseo de reproducirse algo humedecido. En aquel entonces poseía tres utensilios que me recordaban mi vida civil distante. Primero había un limpiador de uñas, altamente valorado por todos nosotros. Luego había un peine, que también hacía servicio de yeoman. Finalmente, había una vieja horquilla, que solía limpiar mis oídos. También circuló entre los otros camaradas, y pude mantenerlo a lo largo de la guerra y el campo de prisioneros. El tema del agua era doloroso. El lavado e incluso el afeitado no eran puntos en la lista de prioridades. Naturalmente, los pocos pozos se habían congelado. Los soldados de infantería no lo tuvieron mejor que nosotros, tampoco. Pero los soldados saben cómo cuidar de sí mismos, incluso en las situaciones más locas. Cada vez que las albóndigas llegaban con las raciones por la noche, las comíamos con las manos. Nuestra piel se volvió visible bajo la suciedad. Estas cosas eran de importancia secundaria para nosotros de todos modos. Todos estábamos contentos cada vez que podíamos dormir en una posición estirada por al menos unas pocas horas durante la noche. Volvimos a las afueras del oeste de la aldea en la segunda noche. En una casa, encontramos un bunker construido bajo el suelo. Incluso si no teníamos una estufa allí, podríamos al menos dormir en una posición estirada en nuestra ropa de invierno. Debido a nuestro agotamiento, no notamos el frío en absoluto. El camión con combustible, municiones y raciones llegó a la medianoche. Por primera vez, comimos con un verdadero apetito. Durante el día, sólo forzamos algo a regañadientes. A menudo, no habría comido en absoluto si mi equipo no me hubiese obligado a hacerlo. Los hombres sencillos no me dejaron encender un cigarrillo hasta que terminé mi pan. Mi artillero, Unteroffizier Heinz Kramer, fue extremadamente duro e implacable en este sentido. Cabe señalar que estábamos muy bien alimentados, dadas las circunstancias. Nuestro sargento, Unteroffizier Pseidl, un barbero de comercio y de Viena, no escatimó esfuerzos, aunque hubiera preferido volver a estar en un tanque. Él a menudo nos proporcionó con albóndigas y verduras y evitó guisos lo más posible. Los hombres que trajeron raciones, combustible y municiones por adelantado merecen elogios especiales. Ellos tuvieron una misión difícil y responsable. Estos hombres ingeniosos tuvieron que encontrarnos justo detrás del frente y llegar en una sola pieza. Siempre viajaban por la noche, sin luces y por lo general en rutas sin rumbo, que eran interrumpidas diariamente por nuevos cráteres. Su misión era a menudo más difícil que la nuestra en el frente. Al menos estábamos familiarizados con la situación local. Casi siempre tuvieron que contar con sorpresas. Entonces se esperaba que hicieran lo correcto en base a su propia iniciativa. A pesar de todo eso, nunca nos quedamos sin reabastecimiento. Estábamos muy contentos con nuestro nuevo "campamento de noche". Los hombres de las líneas también podían ser tranquilizados; habíamos puesto una línea telefónica de campo de ellos a nosotros. Poco antes del amanecer, regresaríamos a la granja. Allí, alguien solía venir corriendo a nosotros para informar las cosas nuevas que Iván había hecho la noche anterior en el terraplén del ferrocarril. Ocasionalmente, también hubo algunos episodios humorísticos. De vez en cuando, disparábamos las copas de los árboles al otro lado del terraplén del ferrocarril, porque parecían "sospechosas". Ivan tenía tiradores en ellos. Respiraban por nuestros cuellos y evitaban cualquier tipo de movimiento libre. Durante un incidente semejante, un joven de infantería, que claramente no había estado en el frente mucho tiempo, llegó sin aliento hasta mi tanque. Explicó con entusiasmo que los rusos habían colocado acorazados en los árboles. Había observado exactamente cómo nuestra munición de ametralladora les había rebotado. Pensó que de verdad debería estar disparando en los árboles con las

armas principales. ¿Y qué había visto realmente el joven bien intencionado? Los trazadores de nuestras rondas volaron en todas direcciones después del contacto con una rama; al mismo tiempo, sin embargo, la trayectoria de las rondas de la ametralladora era naturalmente muy diferente. Nuestro camarada se marchó tranquilizado. Cabe señalar, sin embargo, que sólo había sido un poco prematuro con los hechos. Más tarde, después de penetrar el "saco del este", en realidad pudimos encontrar una armadura. Fue usada principalmente por los comisarios y ofrecía muy agradable protección contra metralla y rondas de pistola. En mi opinión, sin embargo, esta armadura debe haber impedido seriamente el movimiento. Mis hombres tenían que acostumbrarse a muchas cosas y hacerlo sin cometer. Había un requisito, sin embargo, de que sólo se estaban acostumbrando y se quejaban mucho: nadie podía aliviarse durante una operación o mientras cuidaba de la seguridad. El alivio personal había sido "ordenado" para las mañanas y las tardes. Si era necesario, no había otra opción más que ocuparse del asunto en el tanque. Con el paso del tiempo, todo el mundo se acostumbró a esta regla y ya no había más problemas. Había una razón para esta acción áspera: la mayoría de los hombres se perdieron cuando estaban fuera del tanque. Los rusos, que podían observar su desmontaje, dispararon inmediatamente con rifles o morteros. Además de las heridas sin sentido de los hombres, había el problema adicional de conseguir reemplazos igualmente buenos del frente de casa. Debido a mis órdenes estrictas, en realidad sólo tuvimos dos bajas más fuera de un tanque, y éstas fueron con otro Einsatzgruppe. Por supuesto, como comandantes de tanques, tuvimos que salir de vez en cuando para ir a la infantería. A los hombres tampoco les gustaba eso. Siempre que quería salir de la torreta, Kramer a menudo me sostenía por las piernas. Tenía miedo de atrapar una ronda. El 27 de febrero, unidades de bombarderos presentaron sus respetos por primera vez. A partir de entonces, estas molestias llegaban cada noche, a veces incluso dos veces en una noche. Al parecer, querían preparar nuestras posiciones para un asalto. Poco antes del comienzo de la oscuridad, el "pathfinder" voló desde el sur y dejó caer los familiares "árboles de Navidad" detrás de nuestras líneas. Inmediatamente después aparecieron bombarderos de dos motores. Dejaron caer sus cargas detrás de nosotros a ambos lados de la Rollbahn. Durante el ataque, Iván disparó destellos rojos y rosados hacia nosotros. Ayudaron a orinar a los pilotos para que no lanzaran bombas en sus propias líneas. Además, los rusos habían apilado pilas de madera detrás de la línea de frente. Éstos tenían la forma de una estrella soviética y se encendieron en el inicio de la oscuridad. A pesar de todo esto, a veces caían demasiado cortos. En general, no teníamos nada de qué preocuparnos justo detrás del frente. En las siguientes semanas, los rusos transformaron toda la zona a ambos lados de la Rollbahn de Narwa a nosotros en un paisaje lunar. Debido a la tierra pantanosa, las bombas excavaron profundamente en la tierra antes de que explotaran. Entonces sacaron las altas paredes de tierra. Había cráteres del tamaño de casas unifamiliares. Inmediatamente se llenaron de agua. Estábamos bien aconsejados para observar de cerca el terreno mañana así que no conducir en ellos en caso de acción. Lo que podría ocurrir será reportado en otra sección. Nuestro Flak sólo tomó el "pathfinder" bajo el fuego, porque entonces la munición se había ido. Por desgracia, no siempre tuvieron éxito en golpearlo. Aunque nos sentimos seguros hasta cierto punto, todo este negocio aún no nos dio una sensación cálida y acogedora. Cada vez que esos tipos soltaban sus bombas, teníamos la sensación de que estaban corriendo hacia nosotros. Este sentimiento duró hasta que finalmente aterrizó a una distancia segura y hizo temblar la suave tierra. En el tanque, pensamos que estábamos de pie en un colchón de muelles. Por supuesto, rápidamente establecemos nuestras contramedidas. Cada vez que vimos el "pathfinder" enfocar sobre la cabeza de puente en la

noche-que fue llamado el "deber NCO" debido a su puntualidad-rápidamente nos trasladamos a nuestra casa en Lembitu. Lo hicimos así que no nos movíamos cuando el "árbol de Navidad" apareció en los cielos. Este breve movimiento fuera de la zona de peligro no fue un "retiro". Nos dirigimos hacia el oeste y paralelo al frente. Entonces nos situamos frente al llamado "eje de la bota"; es decir, teníamos a Ivan justo a nuestro lado. Era imposible que los bombarderos nos golpearan en la estrecha "bota". En la misma tarde, después de que nuestros huéspedes del aire nos hubieran dejado de nuevo, el cirujano de la división vino a nosotros montando en el vehículo del reabastecimiento. Quería comprobar la salud y el bienestar de las tropas. Nadie estaba enfermo, pero todos nosotros teníamos pies y piernas tan hinchados que algunos hombres ya habían cortado las botas un poco para obtener alivio. No podíamos quitarnos las cosas, ya que nadie las habría vuelto a poner. Fue entonces cuando el honorable cirujano de división apareció y examinó nuestras piernas. Él causó un alboroto de la risa cuando él, con toda la seriedad, propuso que debíamos tomar "baños de piés" en las tardes. Ni siquiera había agua para lavar nuestras caras o un lugar para encender un fuego! Sólo nos habría traicionado ante los rusos. Dos de mi personal tenían que ser enviados a la retaguardia, dijo, porque sus pies estaban especialmente malos. Pero nada podía convencerlos de montar en la parte trasera y ser aliviados. Ese era el espíritu de nuestros compañeros de primera línea. Sólo la defectuosa fantasía de un hack de tercera categoría podía soñar con el cuento de hadas que una pistola había sido necesaria para obligar a nuestros subordinados a combatir. Calma antes de la tormenta. Las señales de un ataque inminente por los rusos aumentaron. En la mañana del 28 de febrero, ejecutamos otra maniobra contra la posición antitanques rusa. Iván se había dado otra oportunidad con un arma antitanque. Según la infantería, también había construido un búnker en el terraplén en el cruce ferroviario. No se dejó distraer por nuestros golpes directos. Cada noche construía algo nuevo, como un lunar. Sin duda, los rusos eran superiores a nosotros en la construcción de fortificaciones de campo. Tanto el talento natural como el ejercicio duro fueron responsables de eso. Siempre cavaron antes de identificarlos. También debe notarse que los cañones antitanques rusos no se dejaron llevar a un duelo con nosotros. La tripulación por lo general se largaba antes de que nos pusiéramos en una buena posición. Unos días más tarde, un informe nos llegó de los cuerpos sobre una transmisión de radio rusa que había sido interceptada. Prohibió el fuego antitanque y el tanque por las unidades de primera línea en la cabeza de puente. Eso dejó claro que no querían revelar sus posiciones. Sólo en caso de un ataque alemán en la cabeza de puente se les permitiría abrir fuego. Esta orden reveló dos cosas. Por un lado, ciertamente tenían respeto por nuestros tanques. Por otra parte, estaba claro que Iván ya había colocado tanques en la cabeza de puente. Eso indicaba claramente una intención de atacar. Los tanques sólo podrían ser previstos para un ataque. Ellos eran completamente inadecuados para defender los bosques pantanosos, que no permitían reposicionamiento. Tampoco necesitaba ningún talento estratégico para darme cuenta de que los rusos se arriesgarían a arrollar toda la cabeza de puente alemana en Narwa desde el sur. Tuvimos mucha mala suerte esa noche. Las raciones ya habían sido distribuidas y conversábamos con nuestros camaradas de los trenes de la compañía, cuando se aproximaban las formaciones de bombarderos rusos. En general, no necesitabamos estar especialmente preocupados allí detrás de las líneas de frente. Pero esta vez, cuando Iván dejó caer sus bombas notablemente cortas, algunos de nosotros nos arrastrábamos bajo los tanques. El resto desapareció lo más pronto posible. Muchas bombas incluso cayeron entre los rusos. Uno cayó directamente detrás de uno de mis tanques. Ambos miembros de la tripulación

debajo de él fueron asesinados inmediatamente por la conmoción cerebral. Los hombres sentados en los tanques fueron arrojados de ellos y escaparon del impacto. Este incidente desafortunado fue otra lección para que permaneciéramos alertas, incluso en períodos relativamente tranquilos. Cuando nos tumbamos en nuestro búnker, todavía estábamos sacudidos por el evento. El viejo refrán sobre que la mala suerte rara vez viajaba sola fue confirmado poco después. Nos habíamos dormido por apenas una hora, cuando un guardia nos despertó. Oímos un crujido y crujidos sospechosos. Algunos idiotas de otra unidad que no sabían nada de la calefacción rusa habían encendido la estufa en la casa por encima de nosotros. Las chispas ya estaban volando, y el techo de paja inmediatamente se incendió. Sólo con dificultad salimos de la casa en llamas, que luego se derrumbó detrás de nosotros. Ivan naturalmente disparó contra el buen blanco. Una vez más, no había tal cosa como una noche tranquila. El día siguiente trajo nuevas sorpresas. Despachamos un cañón enemigo enemigo a primera hora de la mañana, después de lo cual los rusos no pusieron más en su posición. La observación reveló que también habían traído artillería y morteros pesados cerca del frente. De vez en cuando nos duchábamos con atención. Al anochecer, después de que nuestro "oficial de servicio aéreo" volvió a dar la orden de marcha a sus bombardeos, retrocedimos. Encontramos un pequeño búnker abandonado en una parcela de bosques del tamaño de un sello postal. Estaba al norte del sendero y a 1.000 metros al oeste de la casa quemada. Se convirtió en nuestro lugar de descanso nocturno desde entonces. Los tanques estaban estacionados bien camuflados entre los árboles, y estábamos más o menos satisfechos. Esa misma noche, sin embargo, el centinela nos informó que el resplandor de un gran incendio se podía ver en la dirección de nuestros puntos fuertes de infantería y que había un montón de disparos en curso. Inmediatamente nos trasladamos y vimos desde lejos que la casa de campo y los otros puntos fuertes ardían brillantemente. Los rusos les habían disparado con municiones incendiarias para quitar nuestra última cubierta. Había tenido miedo de eso durante mucho tiempo. Siempre me había molestado que no se hubieran construido trincheras, por lo menos entre los tres puntos fuertes. Naturalmente, nuestros soldados tuvieron que salir de sus búnkeres durante el incendio. Estaban acostados en el terreno sin cubierta. Las pérdidas habrían sido aún mayores durante el día. El ataque anticipado de los rusos no ocurrió. Probablemente sólo querían crear una mejor línea de visión. Por suerte para nosotros, las casas del sector de Narwa tenían cimientos de piedra. No ardieron y siguieron ofreciendo protección. Durante la noche siguiente, tuvieron que ser cubiertas con las vigas nuevas. Esta situación significaba que estábamos completamente desnudos para que el mundo nos viera. Tuvimos que observar constantemente el terraplén del ferrocarril para que los rusos no nos sorprendieran. Por el momento, no parecían tener ningún deseo de participar en intensos tiroteos. Eso también era un indicador de la intención de llevar a cabo un ataque de gran magnitud. A primera hora de la mañana, ya habíamos trasladado a los gravemente heridos al "Kinderheim". A partir de ese momento, éramos los "hombres de todos los oficios" para la infantería, de modo que no sufrieran más bajas, la fuerza de la compañía ya se había reducido a diez o doce hombres, casi todas las noches fui al puesto de mando del regimiento detrás del "Kinderheim", y pedí al comandante que las líneas de nuestro sector se construyeran cavando trincheras durante la noche, pero mis propuestas no tuvieron éxito, y en mi opinión todo el mundo tenía que ver el punto más débil de nuestro frente allí, pero el comandante Haase siempre estaba preocupado por sus dos batallones en la bota,tenía que estar claro que más al este teníamos que cubrir el límite del sector entre dos divisiones. una vez que las casas también habían sido quemadas, la situación era prácticamente desesperada para la infantería en caso de un ataque ruso hacia la Rollbahn

desde el "saco del este". A partir de ahora, estas tres casas serán referidos como las tres ruinas. Finalmente pude conseguir que un pelotón de cuatro cañones de asalto bien camuflados se posicionara incluso al este del "Kinderheim". Tres cañones Flak de 2 cm de altura también entraron en posición 100 metros detrás de nuestra casa de campo. Cada vez que una radio de infantería se rompía, nos dirigíamos al "Kinderheim" y recogíamos un reemplazo. También nos arriesgamos a recoger raciones en las noches de luna. Realmente habría sido terrible si un vehículo se hubiese perdido durante una acción de este tipo. ¿Pero qué se suponía que debía hacer? Después de todo, tuve que ayudar a los hombres tanto como era posible. También estaban agradecidos por ello y nos enviaron sus saludos mucho después de ser enviados a un sector completamente diferente. También teníamos nuestras preocupaciones sobre nuestro leal Biermann. Aparecía puntualmente cada mañana con su café caliente, aunque arriesgaba su cuello con cada viaje. Simplemente no tuvimos el corazón para decirle que hubieramos preferido nuestro descanso a tomar café. Eso se debía a que los rusos acompañaban cada viaje de Biermann con una salida de fuegos artificiales salvajes. Una mañana, él sólo salió por la piel de sus dientes. En el proceso siguieron dos estallidos. Finalmente escuchó mi consejo y dispensó el café "peligroso". La infantería y las tripulaciones Flak también estaban contentos. Siempre tomó una buena media hora después de que Kiibel de Biermann se hubiera presentado hasta que Iván se hubiese calmado de nuevo y hubiese dejado de disparar. Durante una de esas noches, tuvimos una experiencia interesante en nuestro búnker. Yo mismo era el centro de atracción. Debo empezar diciendo que recibimos una visita no deseada cada noche por un llamado "pato cojo" o "máquina de coser". Esos eran los nombres que dimos a los biplanos rusos. Estos aviones volaban arriba y abajo detrás del frente, bastante bajos, casi hasta el punto en que podíamos agarrarlos. Además de granadas de mano y minas, también arrojaron pequeñas bombas. También se podría llamar a estas máquinas de los "bombarderos de cañón", porque el motor siempre se estrangulaba antes de que el piloto lance algo. Él sostenía la palanca firmemente entre sus rodillas al hacer esto. Estábamos allí siempre preparados para la caída, es decir, si estábamos despiertos. Una noche, sin embargo, estábamos profundamente dormidos cuando uno de estos extraños pájaros apareció. Por casualidad, una de sus bombas cayó directamente en la esquina del búnker. Se levantó una gran nube de tierra, y dos tipos fueron ligeramente heridos por metralla. Todos salieron corriendo del bunker. Me extrañaron afuera y volvieron a entrar. Me encontraron allí tendido como muerto y empezaron a desvestirme para ver dónde había sido golpeado. No hasta que estaban en el proceso de desvestirme, ¿me desperté? Me di cuenta de que estaba cubierto de tierra y nieve, completamente sin arañazos. Había dormido tan fuerte y profundamente como sólo un hombre completamente agotado puede. Todo el asunto puede parecer improbable hoy en día, pero un Thomas dudoso podría ser fácilmente establecido directamente por mi Feldwebel Kerscher. Aún hoy, todavía le gusta hablar sobre este incidente básicamente humorístico. Los soldados de primera línea no necesitan una cama o pastillas para dormir como los muertos. Vivir en un tanque durante semanas a la vez no era algo para gritar. Uno necesita un poco de fantasía para poder imaginarlo en términos reales. El confinamiento y el frío sombrío cobraron su precio después de un tiempo. Nuestra salud estaba bajo considerable ataque, aunque no queríamos admitirlo a nosotros mismos. Los resultados aparecieron después, sin embargo. La humedad de nuestra respiración y la lámpara de petróleo se asentaron en las paredes interiores del tanque. Pronto se congeló y formó una espesa capa blanca de escarcha. Si uno de los tripulantes cabeceó y terminó con el pelo en la pared del tanque, entonces se congeló al despertar. En cierta medida, sólo pudimos sentarnos y temblar caliente. Los

soldados de infantería en sus posiciones apenas nos envidiaban en absoluto. No podíamos movernos en el tanque y nunca tuvimos la oportunidad de calentarnos nosotros mismos con una estufa. Por lo tanto, no me sorprendió cuando un día empecé a llevar una pleuresía conmigo, como el médico pudo diagnosticar más tarde. Mi rodilla izquierda, que a menudo descansaba contra la pared del tanque, también tenía manchas heladas. La tranquilidad engañosa antes de la tormenta continuó hasta el 15 de marzo. Nos golpeó un mortero redondo ese día. Siempre hemos sido capaces de evitar uno hasta ese punto por medio de conducción evasiva hábil. Me avisaron por el radio de la compañía que el radiador estaba goteando. Afortunadamente, dos vehículos acababan de regresar del taller de reparación y estaban listos para rodar. Podrían apoyarnos a la mañana siguiente. En los últimos días, los rusos habían aparecido con más y más equipo pesado desde las profundidades de la cabeza de puente. No dispararon mucho, sin embargo, asumimos que sólo querían mostrar sus armas. En la parte delantera, la infantería con frecuencia hizo los sonidos de los vehículos de seguimiento. Se suponía que eran los traidores que llevaban las piezas de artillería. En cualquier caso, la quietud de los últimos días nos dijo que no había nada bueno. Hacia la tarde, el Feldwebel Kerscher me remolcó hasta nuestro búnker. En la mañana siguiente, el 16, el Oberfeldwebel Zwetti llegó con dos vehículos para apoyarnos. Antes del día, fui con él a la granja y lo orienté en el terreno. Luego fuimos en remolque de Kerscher en la dirección de "casa". Estábamos muy contentos de poder tener al menos unos días de descanso, bañarnos y, finalmente, dormir a nuestro gusto. En nuestro movimiento paralelo a la línea de frente a lo largo del "saco del oeste", pasamos el lugar donde estaban los tres vehículos comandados por el Oberfeldwebel Goring. Fue allí donde el camino se dirigió hacia el norte hacia la Rollbahn. Su posición era mejor que la nuestra en el «saco del este». Las tripulaciones habían escogido un cementerio como alojamiento nocturno. Los tanques estaban estacionados justo en la pared del cementerio, y los hombres dormían en una bóveda grave, revestida de ladrillos y reforzada con vigas. Visto desde la perspectiva del tiempo de paz, uno consideraría que eso era blasfemo. Pero la ley de la guerra anula la ley de la paz en todas partes. Los hombres estaban felices de poder descansar en el suelo congelado de cualquier manera posible. Quien tuvo la desgracia de convertirse en prisionero de los rusos más tarde tuvo la oportunidad de ver aún más cosas blasfemas en los cementerios. Nuestra base de apoyo, el comandante de la compañía y el primer sargento se encontraban en Sillama en ese momento. La ciudad está directamente en la costa del Báltico, a unos veinticinco kilómetros al oeste de Narwa y al norte de la Rollbahn. Primero saludamos a todos nuestros compañeros en la compañía. No los habíamos visto por mucho tiempo, y apenas nos reconocieron con nuestras barbas. Ya habían calentado el sauna para nosotros, que estaba justo en la playa. Realmente esperamos con ansia el baño que no habíamos tenido en tanto tiempo. Luego informé al comandante en su área. Su tanque estaba aparcado junto a la casa frente a la ventana como protección contra metralla de artillería. Su saludo no fue abrumador. "Una vez más, no llevas puesta una corbata, no es de extrañar que siempre tenga que vestir a uno de los hombres cuando pones un ejemplo tan pobre ... ¿De dónde viene nuestro respeto? vamos a ir así! Cabe señalar que siempre sólo llevaba una bufanda negra. Sabía que a von Schiller no le gustaba eso. Sus palabras no fueron pronunciadas de una manera hostil, pero eran completamente serias. Sólo dije: "Si el respeto de mis hombres depende completamente de mi corbata, entonces debe haber algo malo conmigo". Había conocido a von Schiller desde mi época de recluta. Él se había ofrecido inmediatamente a usar el "tú" familiar conmigo después de que hubiéramos llegado a Rusia con el 502o. Él era mi único superior en el batallón y nunca me dio una orden real. Él sabía que siempre actuaba según mi propia

discreción cuando yo estaba por mi cuenta de todos modos. Y cuando estaba al frente, eso era todo el tiempo. Nunca tuvo una mala experiencia por eso. Nuestra relación "tú" también fue la razón por la cual tuve que sentarme constantemente en el poste de la cerca. Siempre que los miembros de la compañía estaban presentes, observé el decoro militar y el "tú" ya no existía. Yo siempre era el hombre en el medio entre la compañía y su comandante y tenía que mediar, a veces por un lado, algunas veces por el otro. Quien afirma que nunca ha percibido un sentimiento opresivo de temor nunca ha estado en el frente. El requisito para la valentía es el temor, así como el temor de morir y la incertidumbre de lo que sigue a esta existencia terrenal son los requisitos para el origen y la existencia de cada religión. La verdadera valentía es superar el miedo a la propia muerte a través de la mayor determinación de ser un ejemplo para los soldados y apoyarlos. Probablemente ninguno de nosotros estaba libre de miedo. Antes de algunas operaciones, no me sentía lo mejor. Pero tan pronto como el tanque rodaba, me distraía tantas cosas que apenas pensaba en el peligro. Cuando el primer tiro había sido disparado, nuestros nervios se calmaron por su cuenta. Nada estaba bien cuando estábamos agitados. Durante los combates, a menudo podía transferir mi calma exterior a otros a través de una transmisión de radio corta y humorística. Von Schiller no debería haber sido sorprendido si su gente no le gustaba, ya que no los impresionó en combate. Como consecuencia, nadie podía soportar su arrogancia. Probablemente funcionó como una especie de autodefensa para él. Nos conocíamos demasiado bien para poner algo encima el uno al otro. Le perdoné cosas que casi ningún otro amigo hubiera podido perdonar. No se puede exigir la misma tolerancia de los hombres. Antes que nada, su empleo en el frente -para incluir el sacrificio final- fue exigido por supuesto. Ocasionalmente, su crítica también estaba completamente justificada. Había la embarazosa historia sobre el uso de nombres de código en la radio. Von Schiller me informaba sobre la situación en la cabeza de puente. Me miró de manera acusadora: ¡Estos juegos de radio en claro tienen que detenerse completamente! No sólo está poniendo en peligro a su propia gente. Sabiamente, guardé mi silencio; realmente no era incorrecto. No pude o sencillamente no quería acostumbrarme a los tonto nombres de código. Durante una operación, siempre se supone que la radio, "Nightcap, esto es Wood Grouse" y mensajes similares? Nuestros hombres se sintieron mucho mejor cuando fueron dirigidos con sus nombres reales. Usé naturalmente los nombres de código al radiodifundir el batallón y el punto de la fuente. Con los hombres de frente, sin embargo, me había dirigido y seguía dirigiéndome a ellos con sus nombres reales. Aún más despreciado era el tráfico no oficial de radio. A menudo oímos una voz en la radio: "¿Cuál es la palabra en los círculos de fumadores?" Eso significaba que los cigarrillos habían vuelto a caer, y Otto Carius tuvo que demostrar que era un amigo necesitado. Cabe señalar que estaba bien abastecido desde casa. Diez a quince pequeños paquetes de cigarrillos llegaron con cada llamada de correo. Mi madre organizó las cosas a gran escala para mí. Distribuí inmediatamente los paquetes entre los tanques individuales. Hubo un breve saludo en cada uno de los paquetes. Estos saludos fueron embalados cuidadosamente por los soldados. Naturalmente, los rusos escucharon. Debido a las transmisiones en claro, sabían enseguida que allí donde los "Tigres" aparecieran, siempre había los mismos hombres. Los nombres de código fueron cambiados cada pocos días a más tardar, mientras que nuestros nombres por supuesto siempre se mantuvo igual. Pero Ivan habría notado algo de todos modos si desaparecimos en Newel, por ejemplo, y reaparecimos en Narwa. Para todas las apariencias, éramos una espina en su lado. Una vez, por ejemplo, anunciaron a través de una unidad de altavoces en el "saco del este" en Lembitu que nuestra infantería debe entregarme a ellos. Ellos recibirían su elección de treinta soldados a cambio. Ellos exigieron

que nuestros hombres finalmente defang el "bloodhound" que estaba continuamente forzándolos a aguantar! Mis camaradas de la infantería solo dejan que el chico hable por un rato. Luego dispararon el altavoz en pedazos cuando llegó a ser demasiado para ellos. Parecían tener un desafortunado gusto por este "sabueso". lvan continuó con sus actividades de altavoz sin vacilar, lo que demostró el gran respeto que tenía por nuestro batallón. Después de que me hirieran en Diinaburg, los rusos anunciaron sobre el. radio que me habían matado. El oficial soviético que entregó el tablero perdido del mapa con mi nombre en él para probar su éxito fue adornado. Mi primer sargento me escribió esta noticia para alegrarme mientras estaba en el hospital. Es bien sabido, después de todo, que aquellos entregados a los muertos a menudo logran vivir más tiempo. Naturalmente, disfrutamos de nuestras involuntarias vacaciones improvisadas en la base de apoyo. La sauna nos había vuelto humanos de nuevo, y nos sentimos como bebés recién nacidos. Como resultado de esta oportunidad, también sudé mi pleuresía y volví a ser saludable hasta el corazón. Sin embargo, no teníamos ni idea de cuán cortos serían nuestros descansos. En la vanguardia era costumbre hacer uso de los buenos tiempos y no pensar en "más tarde" y "por cuánto tiempo." Apenas nos habíamos acostumbrado a la cálida habitación, cuando el informe llegó de Oberfeldwebel Zwetti que el radiador de su "Tigre" también estaba goteando. También dijo que el segundo vehículo había sido dañado en la marcha. Iván probablemente estaba bastante satisfecho al haber dañado tres de nuestros vehículos. Se sabía que tenía algo contra "Tigres". Por el momento, Feldwebel Zwetti permaneció en el pueblo. En caso de acción, podría al menos apoyar a la infantería con fuego. Fui a mi personal de mantenimiento para ver hasta qué punto el trabajo en mi radiador había progresado. No había duda en mi mente de que nos habíamos engañado el tiempo suficiente. El trabajo realizado por los hombres en la sección de mantenimiento no se puede describir usando términos estándar. Hoy en día, se podría caracterizar su desempeño físico como humanamente imposible. Esta actividad abnegada detrás del frente no podía ser provocada por órdenes. En cambio, presuponía una convicción interna y la voluntad de ayudar a las tropas de combate por todos los medios disponibles. Ellos querían que los vehículos dañados rodando a la parte delantera de nuevo tan pronto como sea posible. Oberfeldwebel Delzeit, el líder de la sección de mantenimiento, era todo menos fácil de llevarse bien. Su lado bueno estaba cubierto por un exterior muy áspero. A menudo masticaba el trasero tan a fondo, que sus hombres apenas encajaban en sus uniformes después. De la misma manera, también trató a sus superiores con tan poco respeto que no tuvimos que hacer una pintura para imaginarnos lo que le pasaría a su gente si le hubieran hecho lo mismo. Pero como todos lo conocían, ni los caballeros de arriba ni los de abajo pensaban lo peor de él. Delzeit era un profesional de primera clase, y utilizó todas sus habilidades para recuperar el vehículo defectuoso. También era un buen compañero que nunca dejó a su pueblo en la estacada. El bienestar de su pelotón tuvo precedencia sobre todo lo demás. A menudo trabajaban día y noche durante las operaciones. Los hombres de la sección de mantenimiento ciertamente no quedaron rezagados detrás de los soldados en la parte delantera en dureza. Si Delzeit prometió un vehículo en un momento determinado, uno podría depender de él. Ésos son el tipo de hombres que uno necesita en la parte delantera, ¿Qué importaba realmente que alguien tuviera una naturaleza algo áspera? Los tipos de conversación suave y de obligación constante están fuera de lugar dondequiera que los hombres tengan que probarse a sí mismos. Su tiempo para brillar siempre ha venido después de las catástrofes. El 16 de marzo de 1944, nuestro amigo Delzeit había trabajado una vez más de una manera exigente y confiable. Descubrí durante mi visita al bunker de la sección de mantenimiento que mi tanque se terminaría a medianoche. Por lo tanto, nada

impedía el alivio de los demás. Nuestro "pase" había durado exactamente veinticuatro horas, pero lo habíamos utilizado bien. También traje las noticias a la tripulación de Kerscher que no necesitaban deshacer sus cosas por completo. En lugar de eso, tenían que preparar todo y sentarse para poder dormir cómodamente durante unas horas. Mientras tanto, las dos compañías restantes y el personal del batallón habían sido enviados a la zona de Pleskau. Nos quedamos por nuestro en la posición de Narwa. Así sucedió que nunca volví a ver al Mayor Jihde. Le habían concedido la cruz del caballero el 15 de marzo y fue transferido entonces a la academia del suboficial en Eisenach como su comandante. Eso significaba un premio y la subida de unos cuantos escalones más en la escalera profesional, pero su salida, ciertamente, no era fácil para él. Tampoco nos gustaba verlo partir, porque nos habíamos llevado tan bien con él. Los camaradas que estaban allí cuando tanto la Cruz del Caballero como la partida fueron celebrados al mismo tiempo me dijeron más tarde cuán difícil era la separación del 502 para Jiihde. No podía ocultar sus lágrimas cuando cada uno de los hombres le estrechó la mano. Durante la guerra, descubrí de una manera indirecta que los rusos le habían ensillado con un llamado "juicio por crímenes de guerra" en Eisenach. Nunca he podido descubrir el veredicto. Desafortunadamente, todos los rastros de él también están desaparecidos. Tal vez algún día podremos recibir la feliz noticiaposiblemente causada por este libro-que Jihih todavía está vivo y podremos volver a verlo. Por la noche, me senté con von Schiller durante mucho tiempo con una buena botella de whisky. No podía entender por qué quería acostarme un poco antes de mi partida. Él no estaba exactamente equivocado cuando dijo que tendría una amplia oportunidad para descansar en el frente, a pesar de la posición incómoda. Por supuesto, Iván también tenía algo que aportar sobre eso. Sabíamos muy bien que la calma engañosa pronto llegaría a su fin. Así que me despedí del comandante de mi compañía y me acosté. Queríamos empezar a las cuatro de la mañana. De esta manera, nuestros compañeros podrían ser relevados antes del descanso del día y conseguir su vehículo defectuoso fuera de la vista de los rusos. Le di instrucciones al centinela para que me despertara a tiempo. Por desgracia, no había contado con su "consideración". Cuando el propio Kerscher finalmente vino a buscarme a eso de las cinco de la madrugada, seguía durmiendo. El centinela afirmó resueltamente que me había despertado según las órdenes. Incluso había dado una respuesta, pero no quería saber nada de eso. También tuve una resaca que no me dejó esperar el deber. Para añadir insulto a las lesiones, grité a la guardia inocente y corrió a mi vehículo. Todo el mundo ya me esperaba allí. Ya era hora. Llegamos a la ubicación de Zwetti poco después de las siete. Fue capaz de desaparecer justo antes del amanecer. El contacto con la infantería estaba completamente en orden y el comandante del batallón me dijo que el frente estaba tranquilo. Por lo tanto, volví a dormir de inmediato. Si nos necesitábamos, siempre estábamos disponibles inmediatamente. También estaba claro para los hombres por delante que era más tranquilo en sus posiciones cuando no estábamos con ellos. Eso sólo le dio a Iván la oportunidad de comenzar su habitual tiroteo salvaje, y otro tanque podría haberse perdido. Ivan Ataca. Poco después del amanecer, me desperté más abruptamente de lo que me hubiera gustado. El reloj de alarma esta vez era los rusos. Sus métodos eran extremadamente desagradables. De repente, dejaron una barrera que no dejó nada a la imaginación. Cubrió todo el frente de nuestra cabeza de puente. Sólo Iván podía establecer un bombardeo así. Incluso los estadounidenses, a quienes conocí más tarde en el oeste, no podían competir con ellos. Los rusos dispararon con todas las armas disponibles, desde morteros ligeros hasta la artillería pesada. Nos mostraron que habían estado haciendo todo menos dormir en

las pocas semanas previas. Todo el sector de la 51ª División de Infantería estaba cubierto con una rabia tan grande que pensábamos que todo el infierno se había desatado. Estábamos justo en medio de ella, y era completamente imposible para nosotros llegar a nuestros tanques desde el búnker. Siempre que nos preparábamos para saltar después de un golpe de salvamento, el silbido del siguiente nos obligó a regresar a la entrada del bunker. Debido a la intensidad del fuego, no fue posible saber dónde estaba el punto principal del ataque. Después de todo, el hecho de que los rusos estuvieran atacando ya no era un secreto. Naturalmente, la línea a la infantería se rompió después de que el fuego se había iniciado. Todo estaba en el aire. Supusimos que los rusos estaban atacando en nuestro sector en Lembitu. Pero también teníamos que contar con la posibilidad de que la infantería enemiga nos rodeara antes de que llegáramos a nuestros tanques. Los rusos cambiaron su fuego hacia el norte después de una buena media hora, una eternidad para nosotros. Ya era hora de que saltamos a nuestros tanques. El ataque ruso estaba obviamente en pleno apogeo. Los cielos sobre nosotros también se hicieron vivos. El apoyo aéreo cercano, que no había aparecido en absoluto en las semanas anteriores, corrió sobre nosotros. Corrieron tan cerca de nosotros que tuvimos la impresión de que querían llevar nuestros sombreros con ellos. Ellos tronaron alrededor salvajemente en la zona y lanzó bombas de humo al norte de nuestra posición para que los observadores de la artillería estuvieran cegados. De todas las apariencias, Iván tenía algo bastante grande planeado. Al parecer, quería llegar a la costa ese día para cortar nuestra cabeza de puente frente a Narwa desde la parte trasera. Esto habría rodeado elementos del SS Panzer Corps, la División Feldherrnhalle, y la infantería de Wengler. La pregunta importante para nosotros era si estábamos dentro o fuera del bolsillo. Mientras tanto, la situación se había vuelto extremadamente crítica. Poco antes de las diez, unas cuantas tropas de tierra llegaron corriendo hacia mí. Luego vino una pistola Flak de 37 mm con un motor de doce toneladas. Mter que llegó otros veinte a treinta hombres, todos sin armas. Todo esto ocurrió durante el bombardeo, que continuó sin cesar. Aunque estábamos a sólo unos treinta metros en el bosque, no prestaron ninguna atención a nosotros en absoluto. Tuve que correr hacia ellos para averiguar que los tres puntos fuertes habían sido evacuados. Uno de los cañones de asalto al este del "Kinderheim" estaba ardiendo, y el otro se había ido. Los rusos ya se dirigían hacia la Rollbahn con tanques e infantería. No había más tiempo para perderse. Estaba claro que empujaban hacia el norte con fuerzas fuertes para arrollar nuestra cabeza de puente en Narwa. Inmediatamente me trasladé rápidamente a las inmediaciones de la granja. Kerscher estaba justo detrás de mí, y yo lo hice soplar hacia la izquierda. Se suponía que debía concentrarse en lo que estaba sucediendo en la llanura abierta. Los rusos se movían en ella en fuerza regimental al norte de nuestros puntos stronge. Cinco T34 ya estaban cerrando a toda velocidad en la Rollbahn. Un sexto tanque ruso casi había alcanzado el "Kinderheim" antes de que lo vimos. Pero primero, dirigí mi atención a los cinco cañones AT en el terraplén del ferrocarril que amenazaban nuestro flanco. Eran los oponentes más peligrosos en ese momento. Pronto terminé con ellos, pero no antes de que hubiera tomado algunos golpes en el engranaje de ruryning. Por fortuna, ninguno de ellos causó daños serios. Mientras mi artillero, Unteroffizier Kramer, estaba disparando con los cañones antitanques rusos, miré hacia la izquierda en el momento justo. Descubrí el T34 que había dado la vuelta cuando nos presentamos y estaba casi muerto hacia Kerscher. La situación había alcanzado una masa crítica. Fue literalmente una cuestión de segundos. Tuvimos suerte de que los rusos se hubieran abotonado como siempre, y no podían medir el terreno lo suficientemente rápido. Kerscher no había notó el tanque ya sea porque estaba prácticamente viniendo de la parte trasera. Estaba corriendo detrás de él, apenas a treinta

metros de distancia. Pude notificar a Kerscher justo a tiempo: "Oye, Kerscher, un T34 justo detrás de ti, ¡cuidado!" Todo ocurrió en un abrir y cerrar de ojos. Kerscher se encargó de los rusos con un golpe directo. Se metieron en un cráter de bomba y no salieron. Tuvimos una buena razón para recuperar el aliento. Si Ivan había mantenido sus nervios y disparado, probablemente ambos habríamos terminado. Los cinco T34 restantes no llegaron a disparar. Probablemente tampoco tuvieron la menor idea de quién los derribó y de dónde. Todos los tanques soviéticos tenían que cruzar el ferrocarril cruzando en una fila antes de que pudieran desplegar correctamente. Naturalmente, esta maniobra retrasó considerablemente su ataque. Habíamos llegado unos minutos demasiado temprano para ellos. Por lo tanto, no pudimos atrapar el resto de los tanques que conducían al otro lado del terraplén del ferrocarril. Iván inmediatamente se echó hacia atrás en la protección de los bosques pantanosos cuando comenzamos a limpiar entre ellos. En su mayor parte, su infantería también fue capaz de retirarse mientras estábamos ocupados con los cañones antitanques y los tanques. Naturalmente, nuestros puntos fuertes habían sido completamente abandonados. No había soldados de infantería alemanes en todo el sector entre Lembitu y el punto donde el terraplén ferroviario desapareció en el bosque. Sólo la ametralladora en el flanco derecho de la División Feldherrnhalle comenzó a disparar nuevamente a última hora de la tarde. Pronto llegamos a nuestras antiguas líneas de frente en las ruinas, donde nos encontramos solos en la llanura. Mi informe de que los puntos fuertes habían sido evacuados por nuestra infantería fue de alguna manera negado por la división. Más tarde en la tarde, finalmente decidí conducir a la "Kinderheim" yo mismo. Yo quería tener al menos algunas personas redondeadas para ocupar los puntos fuertes que habíamos mantenido alejados del enemigo. En el momento en que estos hombres llegaron finalmente, sin embargo, los rusos habían tomado ya las dos ruinas delanteras bajo la cubierta de la oscuridad. En general, tuvimos todo tipo de frustración ese día con los puestos de mandos atrás. Mientras tanto, después de una barrera de media hora en la tarde temprana, los rusos una vez más atacaron nuestro sector usando el apoyo de la armadura. También rechazamos este ataque y pudimos eliminar otros cinco T34 y un KVI. Los tanques eliminados son ocasionalmente cosas odiosas y maliciosas. Tuvimos que esquivar nuestras cabezas en un punto cuando algunos de los tanques explotaron y todo tipo de piezas de metal volaron por el aire. Lo que me enojó fue el hecho de que nuestra artillería no pudo ser convencida de disparar para crear la barrera protectora. Cabe señalar que los observadores se habían perdido y la división tenía la impresión errónea de que las ruinas estaban ocupadas. Como resultado, nuestro propio pueblo habría estado en el área de la bar-rabia. Una hora y media después, los rusos estaban de nuevo en escena para un ataque con fuertes fuerzas en el terraplén del ferrocarril. No pude garantizar que podría repeler un tercer ataque con mi munición restante. Mientras tanto, yo había recibido un tercer tanque y pedí al comandante de mi compañía que también apareciera con su vehículo. Radio un número de veces que estaba directamente detrás de mí en la línea de madera. Sin embargo, nunca lo vislumbré, y más tarde descubrí que su tanque nunca se había dirigido hacia nosotros. Una vez más tuve todo tipo de razones para estar enojado con mi comandante. Pero no dije nada porque estaba feliz de que von Schiller estuviera al menos en condiciones de conseguir que la artillería iniciara finalmente nuestro fuego protector. Se puso tan bien que la posición de ataque ruso fue completamente destruida. Exactamente una hora más tarde, Iván se reunió en la fuerza del batallón y con el apoyo de la armadura para otro ataque. Quería tomar nuestros puntos fuertes a toda costa. No obtuvo su objetivo y perdió otros tres T34s. Fue después de este último ataque sin éxito de los rusos que dejé dos "Tigres" en las ruinas y personalmente condujo al puesto de mando del regimiento en el

"Kinderheim" para informar sobre la situación real. Cabe señalar que todavía mantenían la hipótesis de que las ruinas estaban ocupadas por nuestra infantería. Fue a través de mí que el comandante del regimiento descubrió por primera vez la situación real. A continuación, recogió a unas pocas personas de su personal. Debido a que tomó un tiempo, tuve que desplazar a unos 200 metros de las ruinas durante la oscuridad con el fin de tener un campo de fuego y estar a salvo contra los equipos tanque-asesino. Sólo un "tigre" se quedó en la granja. La granja también fue mantenida alejada del enemigo hasta que los diez hombres que habían sido escogidos llegaron y lo ocuparon. Unos veinticinco hombres formaron una línea a lo largo de un sendero detrás de nosotros. Los rusos no intentaron nuevos ataques durante la noche, pero fueron capaces de ocupar las ruinas sin resistencia. Dos horas antes de la medianoche, volvimos a buscar provisiones. Menos de diez minutos después de que llegamos al bunker, aparecieron los dos camiones de los trenes de la compañía. Habían estado de guardia en Sillama desde el comienzo de la tarde. Había arreglado un punto en la Rollbahn donde se suponía que iban a reunirse conmigo en caso de que hubiera sido necesario reabastecernos con municiones durante el día. Pero porque Feldwebel Gruber había logrado nosotros con un tercer tanque, nuestros suministros se sostuvieron y pudimos esperar la oscuridad. Hauptfeldwebel Sepp Rieger, el primer sargento, también había llegado al frente con el grupo de reabastecimiento para ayudar a celebrar el día. No pensaría en no felicitarnos personalmente por nuestro éxito defensivo. Rieger era un tipo espléndido, del tipo que uno rara vez ve. Creo que habría sido difícil encontrar una docena de primeros sargentos de su calibre en toda la Wehrmacht, lo que no significa decir que el grueso de los primeros sargentos era malo. Los hombres como Rieger eran una excepción, sin embargo. Era un ejemplo para todos, tanto como soldado como como persona. Tenía una personalidad bien redondeada: conocedor, sin ser pedante, ahorrativo, sin la menor tendencia a la avaricia. Había ganado una primera clase de la cruz de hierro como comandante de tanque y líder del pelotón en la línea. También sabía que a pesar de todo el sentido de la justicia, era imposible hacer el bien por todos. Ocasionalmente, había soldados que se quejaban, porque Rieger era muy estricto para vigilar el equipo. Pero también era responsable de ello y sabía lo escaso que era todo. Yo tampoco oí que tomara un cigarrillo o una botella de schnapps de la cantina de lo que estaba viniendo a él. Para él, las tropas de combate llegaron primero. Luego vino el personal de mantenimiento, seguido de reabastecimiento y, finalmente, los trenes. Era muy querido por todos los miembros de la compañía, por los superiores y por los subordinados. Rieger era un compañero ejemplar. Como superior, sabía cómo lograr respeto sin gritar. Todo el mundo lo veneraba y reconocía su sentido de la justicia. Ese era nuestro Sepp Rieger. Ciertamente, nadie que haya tenido la suerte de poder servir bajo él, lo ha olvidado. Luego llevamos gasolina y municiones a los tanques para guardarla. Se necesitaron cien cartuchos y 200 litros de gasolina para cada "Tigre". Uno puede imaginar cómo primero tuvimos nuestro trabajo cortado para nosotros antes de que pudiéramos pensar en la comida caliente. Pero luego cambiamos a historias de alimentación y de guerra. Rieger nos dijo cómo habían experimentado "nuestro" día en Sillama. El comandante de la compañía había ordenado una línea de ejecución desde el receptor en su "Tiger", fuera de la ventana, al altavoz en la radio de campo. Así pudieron escuchar nuestro tráfico de radio. Para cada matanza que se anunció, Rieger trató a sus hombres a un aguardiente. Sin embargo, había una cosa que los hombres no podían entender, y por eso el comandante no había despegado para nosotros, aunque yo le había pedido urgentemente que lo hiciera tantas veces. También pensaron mal de él por no poder inicialmente conseguir el apoyo de la artillería para nosotros. Eso era porque no hablaba personalmente con el responsable, sino

por teléfono. No hasta que hacia la noche, cuando informé que la posición no podía ser retenida más, él finalmente condujo al cuerpo en su Kubel para insistir en la barrera protectora final. También se inició media hora más tarde. El comportamiento del comandante tenía los hombres en un alboroto. Tuve que hacer todo tipo de esfuerzos para calmarlos. Por supuesto, también me decepcionó von Schiller. Les dije a los hombres, sin embargo, que no necesitábamos emocionarnos después del hecho. Antes de todo, nos habíamos encargado de la cuestión por nosotros mismos, y el barro protector final había llegado a tiempo. Hacia la medianoche, volvimos a las ruinas para dar a nuestra infantería algún apoyo moral. Fui al "Kinderheim", donde hablé con el comandante del regimiento sobre los planes para el día siguiente. Acordamos volver a tomar las ruinas en el crepúsculo de la mañana. El intento tenía que ser hecho en cualquier caso, para que los rusos no pudieran amenazarnos de nuestro lado del terraplén del ferrocarril de los dos conjuntos de ruinas. Eso podría hacer toda la situación aún más precaria. Para nuestro contraataque planeado, sacamos a seis hombres adicionales de nuestra ya débil fuerza. Alrededor de las cinco, nos reunimos para el ataque en Tirtsu, un pequeño lugar en el mapa entre el "Kinderheim" y Lembitu. Feldwebel Kerscher y yo teníamos cada uno ocho hombres asignados a nosotros. El ataque comenzó puntualmente a las cinco de la mañana. Aún estaba completamente oscuro, por supuesto. Feldwebel Gruber tenía la misión de atrapar a los rusos durante nuestro asalto. Primero disparamos a la ruina occidental desde el punto de vista en blanco utilizando los tres tanques. Entonces nos dirigimos hasta él, y mis ocho hombres ocupado. La operación fue completamente exitosa, y sólo tuvimos a un herido que se quejó. Por el contrario, el ataque contra la ruina oriental cerca del cruce ferroviario fue más difícil. Parecía ser de gran importancia para Ivan. De hecho, había instalado cinco cañones antitanques, dos piezas de artillería y un cañón antiaéreo de 47 mm durante la noche. Tuvimos que duque con ellos por un tiempo. Cabe señalar que eso era típico para los rusos. Si se sentaban en cualquier lugar por sólo unas pocas horas -sobre todo por la noche-, arrastraban como hormigas el material y cavaban en el suelo como ardillas. Aunque tuvimos constantemente experimentado eso, nunca pudimos averiguar cómo realmente lo hizo. A pesar de todos nuestros esfuerzos, no logramos recuperar el segundo punto fuerte. Durante nuestro tiroteo, Iván inició un contraataque con dos T34 y una pequeña unidad de infantería. Pudimos vencerlos, y sus tanques fueron eliminados en el proceso. Poco después, el mortero pesado y el fuego de la artillería del calibre extremadamente pesado comenzaron a llegar. Tuvimos dos muertos y dos heridos. No fue posible que los cuatro restantes tomasen el punto fuerte, y mucho menos lo sostuvieran. Desafortunadamente, el líder de la infantería, un tenant-tenant del personal, fue matado cuando él asaltó las ruinas que gritan "hurra!" Los rusos continuaron disparando con un MG que no pudimos silenciar. No podían darse el lujo de abandonar su posición en nuestro lado del terraplén del ferrocarril bajo ninguna condición. Correr de regreso habría sido aún más desesperanzado que aguantar, ya que entonces habrían estado sin cubierta en nuestros campos de fuego. Por el momento, tuvimos que recuperar a nuestros heridos. Utilizando ambos "Tigres", nos acercamos lo más cerca posible para poder cargar a los heridos bajo la cubierta de los vehículos sin caer víctimas del fuego de la ametralladora. Probablemente los rusos habían matado a treinta o cuarenta hombres, pero las ruinas impugnadas siguieron en manos enemigas durante los próximos días. Poco después del mediodía, después de un bombardeo de quince minutos, los rusos intentaron recuperar el punto fuerte y la granja. Ellos atacaron en la fuerza de la empresa con el apoyo de la armadura. Fueron derrotados con pesadas bajas y perdieron un T34 y un T60. Finalmente parecían haber tenido suficiente para ese día. Permanecimos intactos hasta la mañana siguiente. Cuando

volvimos a nuestro búnker por la noche, los vehículos de suministro ya habían llegado. Una vez más hubo problemas con nuestro comandante. Nuestra gente ya estaba muy molesta con él. Había enviado una solicitud por radio a un Kiibel para que pudiera conducir hasta el puesto de mando de la 61ª División de Infantería durante la noche. Yo también quería ahorrarme tener que ir al puesto de comandante del regimiento a pie. Cada vez que significaba una distancia de ocho kilómetros de ida y vuelta en todo el país. Para evitar la atención de los rusos, no quería ir con el tanque. Además, mi tripulación merecía un poco de descanso siempre que fuera posible. El Kiibel que pedí no apareció, sin embargo. Biermann informó que el comandante de la compañía aparentemente no tenía uno disponible. No fue hasta una reunión después de la guerra que descubrí de uno de los soldados asignados a la sala ordenada que él y von Schiller habían visitado a una conocida en varias noches. Había regresado de Narwa con ellos. Así que esa era la razón por la que necesitaba el Kiibel! Si hubiera sabido que en ese entonces, yo también habría finalmente volado mi parte superior. Este conocimiento se me mantuvo durante toda la guerra, sin embargo, para no molestarme demasiado. También causó consternación entre mis hombres cuando se mencionó en el boletín diario de la Wehrmacht la Segunda Compañía del 502º, "bajo el liderazgo de Oberleutnant von Schiller". Nuestro comandante no había contribuido a nuestro éxito. Esta vez fue difícil calmar a los hombres. Les dejé claro que toda la compañía había sido honrada de esta manera. De lo contrario, sólo se podría haber mencionado un pelotón. En definitiva, toda la empresa ha participado en nuestro éxito. Era bueno que todavía no sabía nada sobre el uso increíble de la Kiibel para "paseos de la alegría." De lo contrario, sin duda no habría hecho ningún esfuerzo para calmar a mis hombres.Tenía que señalar que nos fueron recompensados en otro por una mención especial en el orden del cuerpo del día, que fue distribuido a todas las unidades del cuerpo y leído en voz alta.Sólo nuestros tanques fueron mencionados en este orden.Se hizo hincapié en que por la acción por nuestra propia iniciativa que había dejado la penetración rusa hacia la costa e impidió el corte posterior de todas las unidades al este del "Kinderheim". Además, habíamos mantenido la línea de frente recapturada durante todo el día sin apoyo de la infantería. Ivan no nos concedió ninguna alrededor del mediodía del 19 de marzo, el enemigo atacó al oeste desde el "saco del este" después de la preparación de artillería y mortero.Quiere cortar la parte sur de la " botas ", que hasta entonces nos había reservado. en quiere conectar el "saco del este" con el "saco del oeste" y crear mejores posiciones de salto-para los ataques adicionales. Sacamos seis T34 y un T60 y destruimos un arma AT de 76.2 mm. A pesar de todo, los rusos lograron penetrar en nuestras líneas de frente. Incluso antes de que nuestra propia infantería pudiera iniciar el contraataque, tuvimos que intervenir en una emergencia en otro lugar. Desde el punto fuerte al norte del terraplén del ferrocarril, llegó el informe de que cuatro cañones de asalto rusos se habían instalado en el otro extremo del cruce ferroviario en un pequeño trozo de bosque. Además, dos tanques rusos habían conducido hasta la derecha del cruce ferroviario. Feldwebel Kerscher y yo habíamos llegado justo a tiempo, porque un estado de pánico ya había superado a nuestra infantería. No había armas antitanques disponibles además de nuestros "Tigres". Fuimos capaces de eliminar a los tanques enemigos antes de que comenzaron a atacar y también volver a tiempo para apoyar eficazmente la contraataque de nuestra infantería hacia el sur. Hemos hecho esto desde el punto 39.9 (a lo largo de la ruta de la "Kinderheim" a la "suela de arranque"). El terreno pantanoso allí nos dio muchos problemas. Simplemente no era posible salir de la carretera. Fue sólo a través de nuestro fuego que pudimos ayudar a nuestros amigos de la infantería en mantener a cabo al enemigo. Las operaciones en los pantanos son desagradables y, al mismo tiempo, insatisfactorias para cualquier petrolero. Después de tres

horas, el enemigo fue desalojado y nuestra infantería había vuelto a alcanzar sus viejas posiciones. Un oficial merece una mención especial aquí. El mayor Haase irrumpió en las posiciones rusas con inolvidable trazo y coraje, a la cabeza de su batallón. Este tipo de acción me recordó las historias que mi padre contó de cómo en la Primera Guerra Mundial oficiales con espadas desenvainadas irrumpieron delante de sus hombres. Durante el ataque, pudimos destruir dos T34 adicionales. Pero los rusos no querían dejarlo. A la mañana siguiente, al amanecer, volvieron a atacar en Lembitu con fuerza de tamaño de compañía. Fueron echados detrás después de una lucha de una hora. Un ataque alrededor del mediodía sufrió el mismo destino. Una vez más, perdieron dos tanques y un cañón antitanque de 45 mm. Pero todavía no se dieron por vencidos. Seleccionaron una hora inusual para atacar la noche siguiente: Cargaron nuestras líneas a las tres de la mañana. Sólo podíamos disparar ciegamente en la oscuridad, por lo que Ivan finalmente logró tomar las ruinas en el medio. Habíamos aprendido de la repulsa que habíamos sufrido en el punto fuerte en el terraplén del ferrocarril y no esperamos demasiado tiempo esta vez. Ejecuté un contraataque con diez soldados de infantería, y dos horas más tarde, las ruinas en el centro volvían a estar firmemente en nuestras manos. A pesar del poco tiempo que habíamos dado a los rusos, ya habían arrastrado dos cañones de AT de 76,2 mm. Al principio, éstos nos dieron muchos problemas. El conjunto de ruinas reconquistadas en el medio era de importancia decisiva para nosotros. Si se hubiera perdido, la granja también habría caído poco después Todo el frente defensivo de nuestro sector se habría derrumbado. Por supuesto, también tenía la misma importancia para el enemigo. Renovaron su ataque dos horas más tarde. Las ruinas finalmente tuvieron que ser evacuadas de nuevo después de que cuatro soldados de infantería, entre ellos el líder del punto fuerte, hubieran sido asesinados. Los seis hombres restantes no podían resistir la infantería rusa y buscar refugio en la granja. Luego nos acomodamos con los tres tanques alrededor de la granja. Tenía que celebrarse a toda costa. Debido a que la radio de la infantería había sido eliminada por el fuego, envié a Feldwebel Gruber con su tanque al puesto de mando del regimiento para buscar reemplazos. Era imposible que los soldados de infantería volvieran a pie. Los Russians estaban jugando realmente "gato y ratón" con nosotros. Siempre atacaron en el punto donde no estábamos. Debido a eso, nos corrió por todo el lugar. Por la tarde, Feldwebel Kerscher consiguió derribar otros dos tanques rusos en el punto 33.7. Antes del comienzo de la oscuridad, comenzamos un nuevo contraataque contra las ruinas medias. Media hora más tarde estaban firmemente en nuestras manos. Ese sería nuestro último ataque antes de que atacáramos el "saco del este" más adelante y estableciéramos una mejor línea de frente más al sur como parte de la "Operación Strach-witz". El gran número de bajas en hombres y en material obligó a los rusos a tomar un respiro. Nuestra magnífica infantería era principalmente responsable de eso. Habían actuado de una manera sobrehumana durante esos días. En términos de números, deberían haber sido demasiado débiles para mantener sus posiciones contra las fuerzas superiores. A pesar de esto, habían atacado y desplazado constantemente al enemigo. Este logro sólo puede ser medido por alguien que ha estado en una situación similar. Las palabras por sí solas no pueden describir tal agresividad. Cuando la situación había sido restaurada, establecí mis "Tigres" en la llanura para cubrir el cruce de ferrocarril. Eso no fue muy divertido para nosotros. Debido a su fuego de artillería y mortero, los rusos nos obligaron a cambiar constantemente de posición. Estábamos completamente sin tapadera. El enemigo podía observar todos nuestros movimientos, sobre todo porque habían ocupado las ruinas orientales de nuestro lado del terraplén del ferrocarril. No nos dieron ningún descanso. Como siempre fue el caso en tales situaciones, yo había ordenado que no se permitiera a los tanques a respaldar sin tener un

vehículo vecino dar direcciones radio. El comandante de un movimiento "Tigre" no podía ver directamente detrás de su tanque. Siempre estaba en peligro de quedarse atascado al retroceder, sobre todo porque el conductor estaba completamente "ciego". La pista del tanque vecino también tenía que ser observada. Cuando se mueve hacia atrás, podría subir en los dientes de la rueda dentada de accionamiento, incluso durante pequeños movimientos de giro, especialmente en el barro y la nieve. Si eso sucedía, había una tensión increíble y el tanque estaba inmóvil. No quedaba más que cortar las vías. A pesar de toda experiencia y recordatorios, hubo un grave percance. Mientras estaba bajo fuego, Feldwebel Gruber repentinamente puso su tanque al revés y entró directamente en un cráter de bomba en la emoción. Al parecer, él no había puesto su radio correctamente y tampoco había visto mi señal. Por lo tanto, no pude evitar su desaparición en el cráter de la bomba. Sólo el freno de cañón de su cañón asomó por el borde del cráter. De repente, volvió a tener contacto por radio conmigo y estaba maldiciendo como un marinero por su mala suerte. Ninguno de los tripulantes podía salir porque los rusos lo habían observado todo y disparado como locos en el tanque de Gruber. Era una situación pegajosa. Por supuesto, inmediatamente pensé en las "agradables" perspectivas de recuperar el tanque la noche siguiente. Encima de todo lo demás, mi "Tiger" tenía daño de embrague y no estaba disponible para remolcar. Por lo tanto, nuestra buena suerte fue que Zwetti apareció por adelantado esa noche en su recién reparado tanque. Junto con Kerscher, recuperó "poco Max" y su equipo de la situación desagradable. Desafortunadamente, no todo salió bien. Los rusos comenzaron a disparar como locos nuevamente ante la aparición de los dos tanques. Sabían, por supuesto, que teníamos la intención de recuperar nuestro "Tigre". Durante el día, habían ajustado sus miradas a ese estúpido cráter de bombas. Una de esas ráfagas de mortero de 15 cm, diseñadas especialmente para los tanques de combate, penetró en la escotilla del radiotransmisor en uno de nuestros tanques. La ronda impactó casi verticalmente y toda la carga, junto con partes de la escotilla, se estrelló contra las piernas del inesperado operador de radio. Los últimos días habían pasado sin víctimas, y luego, mientras recuperaban un vehículo, tenían que atrapar a este tipo. Acababa de llegar a la compañía. Probablemente había cumplido dieciocho años, y fue su primera operación. En nuestro bunker, aplicamos vestir al pobre tipo. Debe haber tenido un dolor insoportable. Se quejaba del dolor en su pie izquierdo. Todavía no había notado que ya no estaba allí. Fue una visión terrible y que me movió más profundamente que todas las operaciones de los últimos días. Vi una mezcla de esperanza y miedo en sus ojos. No era más que un niño que se encontraba allí en el tanque con pies destrozados y dolores espantosos. Solo estaba murmurando frases incoherentes: "Herr Lieutenant, ella probablemente nunca me verá de nuevo ¡Oh, duele tanto en mi pie izquierdo! ¿Tiene que ser amputado ?, me pregunto si ella todavía puede hacerlo? dos hijos, y ahora yo, Herr Lieu-tenant, ¿le escribirás? El balbuceo de los jóvenes gravemente heridos, que hablaban continuamente de su madre, me sacudió hasta el corazón. Lo conforté lo mejor que pude y me aseguré de que lo trajeran inmediatamente al hospital de campaña en una ambulancia de Kiibel. Yo estaba feliz cuando descubrí que había sobrevivido. Fueron forzados a amputar su pierna izquierda, pero él podía ver a su madre otra vez y eso era lo principal. Más tarde lo vi en el batta-león de reemplazo, y los dos estábamos muy contentos de vernos. Tal vez la pierna que perdió también le salvó la vida. ¿Quién puede saber con seguridad? El 22 de marzo, los rusos atacaron el punto 33.9 en la "bota" por última vez. Fueron derrotados con la pérdida de dos tanques adicionales. A partir de entonces, finalmente quedó tranquilo en el "saco del este". En el período del 17 al 22 de marzo, habíamos derribado treinta y ocho tanques rusos, cuatro cañones de asalto y diecisiete piezas de artillería en el intenso combate defensivo.

Por lo tanto, podemos estar bastante satisfechos con nuestro éxito. La única víctima fue el petrolero de dieciocho años, gravemente herido. Esto tampoco habría sucedido si no hubiéramos sido obligados a recuperar el tanque de Gruber. Iván hizo un intento más para alcanzar su objetivo. Porque se dio cuenta de que no podía atacar desde el "saco del este", se le ocurrió la idea de aterrizar desde el mar. Ya sabíamos acerca de esta intención de declaraciones de prisioneros. Incluso los trenes cerca de Sillama fueron preparados para la "Operación León Marino". Las contramedidas defensivas tuvieron lugar bajo este nombre de código. Los rusos intentaron sus aterrizajes al norte del "Kinderheim" en Merekiila. Inmediatamente nos trasladamos a la costa con unos cuantos tanques. La mayoría de las embarcaciones de desembarco ya habían sido destruidas en el mar por los cañones Pak de la División Feldherrnhalle. Cuando llegamos, sólo vimos barcos ardiendo moliendo alrededor en el agua. Unos pocos rusos pudieron llegar a la costa, pero pronto fueron llevados presos detrás de nuestro frente. Como determinamos más adelante, eran tropas de élite magníficamente bien equipadas. Según sus declaraciones, la operación había sido practicada con precisión. No se suponía que tuviera lugar hasta que el avance en el "saco del este" hubiera tenido éxito. Pero a pesar de que Ivan no había podido triunfar allí, los rusos intentaron el aterrizaje de todos modos. Como resultado, sólo hubo el sacrificio insensato de buenos soldados. A pesar del fiasco ruso, el espectro de la "Operación Mar León" nos persiguió durante mucho tiempo, especialmente por la noche. Para el resto de nuestra estancia en el sector Narwa, sin embargo, no hubo una repetición de la operación. A finales de marzo, nuestros tanques fueron retirados del 61º sector de la División de Infantería. Nos preparamos para una nueva operación. Se llamaba "La Eliminación del Saco del Este y el Saco del Oeste". Su ejecución estuvo en manos de Oberst Graf Strachwitz. Cuando nos reunimos en Sillama, estábamos todos en la necesidad de una revisiónnuestros "Tigres" que necesitan uno, tanto como lo hicimos. Motín en el Bunker. En nuestra base de apoyo en la costa del Báltico, finalmente tuvimos unos días de tiempo para recuperarnos. Eso era simplemente una necesidad para las tripulaciones de nuestros tres tanques. Durante las operaciones anteriores, no habían recibido ningún descanso de día ni de noche. A pesar de toda la dureza y la voluntad de ir a la batalla, la capacidad de un individuo para realizar tiene sus límites. En muchos aspectos, nuestro período de descanso fue interesante y relajante para mí. Me gustó especialmente poder escuchar buena música en la radio de nuevo. En ese sentido, siempre había una pequeña pelea con el comandante. Era un amante de la música más seria. Él, por otra parte, le gustaba música moderna y fácil de escuchar. En nuestro área de descanso, gané el cariño de un amigo de cuatro patas: Hasso, un Pastor Alemán. Von Schiller lo había recogido de la policía militar para una botella de schnapps. Él no tenía ningún valor para la policía, después de que había golpeado los dientes en un ladrillo. Hasso fue excepcionalmente bien entrenado y me trajo mucha felicidad. Subió escaleras sin esfuerzo, saltó increíblemente alto, e incluso sacó cosas de la fuerte corriente del Báltico. Guardaría un pedazo de madera hasta que fuera relevado de sus obligaciones por un comando. Hasso fue el único perro que vi que dejó caer un trozo de carne por orden, incluso después de que ya lo tenía en la boca. Me acompañó por todas partes y puso la cabeza sobre mis pies por la noche en el sofá. Cada vez que era hora de que él se aliviara en las mañanas, me lamió la mano hasta que estuve despierto y salí con él. Aunque él era un "perro de la compañía" y tenía muchos amos, él era ~ especialmente atado a mí y también nunca olvidó su buen entrenamiento. Pude así tener todo tipo de diversión agradable durante mi período de descanso. Pero mi felicidad no quedó intacta. El comandante siempre estaba algo celoso de mí, porque me llevaba tan

bien con todos. No estaba tan celoso de todos los barcos duros que se unieron a estos éxitos. Siempre se sorprendió de nuestra "suerte de cazador", mientras que todavía no había sido capaz de golpear a un tanque de pecado. El hecho de que estuviéramos siempre en acción -por oposición a él- debió haberle escapado. Siempre que dos "Tigres" en nuestra compañía eran Siempre estaba sentado en uno de ellos. Después de todo, ¿cuánto tiempo nos habíamos visto obligados a soportar en Lembitu sin lograr nada hasta que finalmente ganamos nuestro sustento? Von Schiller me recordó al cazador del buen tiempo. Creía que simplemente podía ir al bosque para disparar al venado que lo esperaba. Me puse bien con él cuando ambos estábamos solos, porque estaba consciente de sus faltas. Las cosas también salieron bien cada vez que estaba en una operación y él mantuvo la compañía en la base de apoyo. En Sillama, sin embargo, el humor era a menudo algo tenso. Hice un hábito para estar con los hombres mucho. Eso no encajaba en absoluto con el comandante. Tenía la opinión de que siempre había que mantener una distancia. Gracias a Dios, no me pareció necesario. Nunca experimenté a nadie "actuando inapropiadamente" hacia mí. Por lo tanto, estaba siempre entre una roca y un lugar duro. Tuve que calmar a los suboficiales cada vez que se quejaban del comandante, y también tuve que convencer constantemente al CO de que nuestros hombres tenían grandes hombres de los que podían depender. Quizás mis hombres también eran especialmente excitables debido a la acción pesada. En cualquier caso, una bomba explotó un día, y explotó mucho peor de lo que yo había temido. Fue Ivan, además, quien dio ocasión a la ocasión. Incluso en nuestra "posición de reserva", no siempre nos permitía nuestro merecido descanso. Él disparó sobre nosotros y en el mar con la artillería de largo alcance, que estaba al sur de Narwa. En realidad, él quería golpear la Rollbahn, pero sus rondas volaron demasiado lejos. Cada vez que corrían sobre nuestras cabezas, teníamos la sensación de que estaban tomando el techo con ellos. Tuvimos un barrage desagradable como que cada par de horas. Escuchábamos el informe amortiguado en la distancia y podíamos contar hasta el segundo hasta el punto en que nos pasaron. El centinela tuvo que informar inmediatamente del inicio de una presa de artillería. Era una orden permanente que todo el mundo entonces tuvo que correr en el sótano de la casa. Esta orden estaba completamente justificada, como se demostró cuando los rusos dispararon una vez. Un sargento de mantenimiento y un empleado de la empresa fueron asesinados por metralla cuando estaban en camino a sus bunkers pero no podía llegar a tiempo. Por lo tanto la precaución estaba completamente en orden; eso era cierto. No obstante, molestó a los suboficiales que dormían en la otra habitación junto a nosotros, que el comandante era siempre el primero en saltar por el agujero del suelo que iba al sótano. Hizo esto aun cuando no se pidiera tanta prisa. Además, según la tradición militar, se suponía que el líder era el último en pensar en su seguridad personal. El sargento commo de la compañía, Funkmeister Schotroff, un hombre por lo demás tranquilo, confiable y un soldado ejemplar, perdió sus nervios, insultó a von Schiller, y casi se hizo física. Por lo tanto, tuvo que ser tomado en cus-tody por motín. Von Schiller insistió en ir inmediatamente con él a la autoridad judicial. Tuvimos que ir a una reunión de todos modos con el comandante del Regimiento Panzer GroBdeutschland, Oberst Graf Strachwitz. Durante el viaje, insté a von Schiller a no destruir toda la vida de un solitario probado como Schotroff. Finalmente llegué al punto en que se volvió indeciso. Tal vez pensó también que las cosas podrían decirse frente a un consejo de guerra que sería desagradable para él. En todo caso, y para mi gran alivio, no salió a la sede de la corte marcial. En vez de eso, se volvió hacia mí y me dijo: -Bueno, Otto, lo he pensado todo, por ti, quiero castigar personalmente el comportamiento increíble de Schotroff, lo arrestaré y luego lo llevaré a combatir conmigo. Me quedé callado; una gran carga se levantó de mis hombros. Funkmeis-ter Schotroff

recibió así el castigo más severo que un comandante de la compañía podía ordenar; recibió el confinamiento a los cuartos. Luego tuvo que servir como operador de radio en el tanque del comandante durante las siguientes operaciones. El último "castigo" era doblemente falso psicológicamente. En primer lugar, la asignación a los elementos de línea no podía ser un castigo. Era necesario por supuesto de todos nosotros. Cabe señalar que Schotroff había solicitado frecuentemente permiso para participar en al menos unas pocas operaciones. Siempre le habían rechazado porque su posición no podía ser reemplazada fácilmente. Finalmente, a von Schiller nunca se le habría permitido llevarlo en su tanque, como pronto se determinó. "Operación Strachwitz". Oberst de Reserva Hyazinth Graf Strachwitz fue el tipo de hombre que, una vez encontrado, nunca fue olvidado. El Graf era un maestro de la organización. Por otra parte, él delegó la improvisación a sus subordinados como una cuestión de curso. Tuvimos la suerte de participar en algunas operaciones bajo su mando. Eran ejemplos perfectos del hecho de que todo lo que está bien planeado ya está a medio camino en el camino hacia el éxito. Graf Strachwitz había recibido la Cruz de Caballero como Major der Reserve y comandante del 1er Batallón de Panzer Regiment 2 el 25 de agosto de 1941. El 17 de noviembre de 1942, recibió las hojas de roble. Como un Oberst y el comandante del regimiento de Panzer de la división de Grossdeutschland, él recibió las espadas el 28 de marzo de 1943. Contribuiríamos algo al éxito de la operación próxima. Para su ejecución acertada, fue reconocido con los diamantes el 15 de marzo de 1944. Los vendedores del chisme sostenían que el Regimiento Panzer de Grossdeutschland fue quitado de Strachwitz porque él tenía demasiadas pérdidas. Tenía dudas justificables sobre esta afirmación. Graf Strachwitz y su personal estaban siempre ocupados en los puntos calientes del frente, donde tenían que llevar a cabo operaciones extremadamente urgentes, para lo cual se les proporcionaba todo tipo de apoyo. Las pérdidas dolorosas no siempre se pueden evitar durante esos tipos de operaciones. Pero fue a través de estas pérdidas que se salvaron las vidas de muchos soldados de otras unidades. Graf Strachwitz había traído a su personal de Grossdeutschland, así como algunos tanques y vehículos blindados de transporte de personal. Nuestra empresa sólo desempeñó un papel subordinado en la primera operación, diseñada para cortar el "saco del oeste" y eliminarlo. El ataque se llevó a cabo desde el oeste hacia el este cerca de la "suela" de la "bota". El contacto fue entonces restablecido con los soldados de infantería en la "bota". Se estableció una línea, y finalmente se eliminó el bolsillo. El rastro que había que utilizar para que no era lo suficientemente amplia y firme para nuestros "Tigres". Por lo tanto, tenían que estar satisfechos con los Panzer IV, unas treinta toneladas más ligeros. Habían sido traídos por el Graf. Él personalmente montó en el tanque de punto y así ganó nuestra confianza desde el principio. Para esta operación, sólo fuimos responsables de retener la presión, que, naturalmente, ocurrió en otras áreas del "saco del oeste" debido al ataque. Toda la operación fue apoyada por Stukas o, mejor dicho, se suponía que era apoyada por Stukas. Sin embargo, demostraron ser ineficaces en el terreno densamente boscoso y eran incluso peligrosas para nuestras propias tropas! Los pilotos no pudieron identificar sus objetivos. Los JuS7s llegaron a tiempo y descaradamente se zambulleron en sus objetivos asignados. Una de sus bombas aterrizó justo en medio del único sendero que los tanques atacantes podrían conducir. Un minuto después, y el propio Graf Strachwitz habría sido víctima de esta bomba. Maldijo una raya azul, y el ataque tuvo que ser llevado por la infantería sin el apoyo de la armadura. Cabe señalar que la línea se suponía que se estableció independientemente de los costos antes de la aparición de la oscuridad. De lo contrario, existía el peligro de que los rusos se hubieran escapado del

bolsillo hacia el sur o hubieran enrollado nuestra propia línea, que colgaba en el aire. Strachwitz, de hecho, alcanzó su objetivo sin tanques ni Stukas. Al día siguiente, el bolsillo fue reducido y eliminado. La mayoría de los rusos y todo su material cayeron en nuestras manos. Sólo unos pocos rusos habían escapado hacia el sur durante la noche, cuando Ivan inició los ataques de socorro allí. Este severo revés hizo que nuestro enemigo bombardeara el "saco del este" con más soldados y material que nunca. No pensaba que procederíamos de una manera completamente distinta. El Graf tenía sus peculiaridades. Pero nadie pensó lo peor de él para ellos porque había ganado nuestro respeto y reconocimiento. Por ejemplo, no se dejó hablar como "Herr Oberst". Los hombres que lo habían conocido como un comandante dijeron que él también no se atrevió a hacer que los superiores de alto nivel se dieran cuenta de que era un Graf. Dijo que el título de Graf significaba más que el rango militar. Durante la primera sesión informativa, no dejó dudas sobre cómo prevé la operación. La audaz planificación nos sorprendió, pero también pronto tuvo mucho sentido. -Bueno, caballeros, así es como veo las cosas -dijo en su manera algo altiva-. "Nuestro Kampfgruppe llevará a cabo un ataque frontal contra el llamado 'saco del este'. Comenzando en el "Kinderheim", se moverá a través de la llanura a la travesía del carril.Cuatro 'Tigres' será el punto de la unidad.Después de cruzar el terraplén del ferrocarril, se girará a la derecha y lo enrolla. "Los siguientes cuatro" Tigres ", que tendrán cada uno un pelotón de infantería montado en ellos, conducirán como el diablo a la bifurcación en la carretera, que está a 100 metros al sureste del cruce de ferrocarril.Este tenedor debe ser alcanzado tan rápido como de manera que los cuatro Panzer IVs y los APCs pueden avanzar y ocupar la llanura, que funciona incluso con el fondo del bolsillo ". Señaló el mapa. "Por lo tanto, eso se encarga de eso". Por la noche, se establecerá un perímetro y se mantendrá hasta que otro regimiento de infantería pueda seguir y establecer la línea de frente. El contacto se hará entonces al oeste y al este. "La cosa principal que quiero enfatizar es que toda la operación tiene que correr de acuerdo a lo programado Eso significa que ningún tanque puede permanecer en el camino y bloquearme El éxito de toda la acción puede ser juzgado por el retraso. no permitiré nada de eso ". Por este medio ordeno expresamente que todos los tanques inmóviles sean empujados al pantano por cualquier medio posible para que no contenga los otros vehículos. "La responsabilidad del éxito de la operación recae directamente en el comandante del tanque, independientemente de su rango. "Jawohl, Herr Grafl" El Oberst retorció su boca en una sonrisa ligeramente sarcástica: no era ajeno a él, que nos habíamos permitido algunas observaciones sobre su forma deseada de dirección.Ninguno de ellos se encontraban en una mano -Libro de buenos modales. -Muy bien. Hasta ahora también ha sido bastante simple. Pero ahora una pregunta diferente para el pueblo 'Tigre'. Nos miramos, sorprendidos por la generosidad de esta oferta, y de inmediato acordamos un batallón de infantería ligera con el que ya hemos trabajado. -Muy bien, eso es lo que tendrás. El Oberst se volvió hacia su ayudante: Asegúrese de que estas personas sean extraídas del frente en Narwa, donde están actualmente, y son traídas aquí. Hablaremos del empleo de lanzadores de llamas, de ingenieros, de observadores de artillería, y de todas las demás probabilidades y objetivos más tarde. "La superioridad aérea en el sector estará garantizada por los combatientes, eso ya ha sido arreglado con el ala de aire, tendrás el necesario contacto por radio con los Stukas por un APC de enlace a tu disposición". ¡Oh si por supuesto! Usted recibirá sus propios mapas y fotografías aéreas para la operación. Han sido hechos especialmente para esta operación. Todas las áreas importantes para usted han sido marcadas por números. De esta manera, no habrá malentendidos y no habrá preguntas. Además, usted será capaz de dar su ubicación rápida y precisa. "Eso es todo por hoy, ¿otras preguntas, no, bueno,

entonces, gracias, caballeros". Un nuevo tipo de dispositivo de limpieza de minas para tanques fue ordenado por vía aérea unos días antes del comienzo del ataque, que se suponía debía ser lanzado el 6 de abril. Era un rodillo pesado que se empujaba delante del tanque. Hizo explotar las minas antes de que el tanque pudiera pasar sobre ellas. El nuevo dispositivo no funcionó, sin embargo, porque frenó demasiado el avance de los tanques. Nos negamos a usarlo, a pesar del peligro de las minas. La "Operación Strachwitz" fue entonces practicada dos veces detrás del frente en un área que se asemejaba al "saco del este". Esto se hizo sin la Luftwaffe y la artillería, por supuesto, pero se usaron municiones reales. El Comandante Supremo del Frente Norte en ese momento estaba presente personalmente y habló brevemente con nosotros después del ejercicio. Indicó la importancia de la operación. La cabeza de puente en Narwa tuvo que ser sostenida a toda costa debido a la presencia de depósitos del esquisto de petróleo en Estonia. El aceite era necesario urgentemente para nuestros puntos de apoyo de V-Boat. En aquel entonces, no pensábamos demasiado acerca de por qué el petróleo estonio, de todas las cosas, era de tan gran importancia para el esfuerzo de guerra alemán. Estábamos completamente absortos en la misión que nos esperaba. Poco antes del comienzo del ataque, rodamos en nuestras áreas de asentamiento detrás del alto terreno del "Kinderheim". Tuvimos que ser atroz cuidado para evitar cualquier tipo de ruido para no llamar la atención de los rusos. Como de costumbre, la artillería disparó una ronda ocasional para servir de ruido de fondo. ¡El Graf había pensado en todo! La infantería ya estaba allí, y todos los escuadrones. rápidamente encontró su tanque ya que ya nos conocíamos bien desde el entrenamiento. Todo fue como un reloj. Nuestros cuatro "Tigres" condujeron en el siguiente orden: Kerscher, yo, Zwetti, y Gruber. Graf Strachwitz había prohibido expresamente que el líder de la unidad fuera el primero en la fila. De esa manera, el ataque no se detuvo cuando el primer tanque corrió hacia una mina. Por lo tanto, contrariamente a mi costumbre costumbre, tuve que viajar en segundo lugar esta vez, a pesar de que en este terreno cerrado sólo se podría dimensionar adecuadamente la situación desde el vehículo principal. Era natural que los "Tigres" fueran puntos. Debido a nuestro empleo previo allí durante varias semanas, conocíamos el área alrededor Lembitu como el dorso de nuestras manos. Cada cráter de la bomba nos era familiar, y ya habíamos tenido ya una visión detrás del terraplén del carril. Los tres comandantes de tanques que había reunido a mi alrededor representaban el tipo ideal de comandante de tanque. Tal perfección es raramente encontrada. Durante los meses difíciles anteriores, había experimentado prácticamente todas las operaciones con uno de estos camaradas. Por lo tanto, espero que se me permita soltarlos en este punto, sin parecer valorar a los otros comandantes como Link, Wesely, Carpaneto, Goring, Riehl, Mayer y Hermann. El último grupo tenía menos suerte con sus tanques. Tuvieron que "borfila" otro vehículo ocasionalmente y por lo tanto no sobresalían tanto. Básicamente, todos eran iguales, y espero que todos los futuros comandantes de tanques tengan hombres de su calibre. Nuestro grupo principal no tenía ninguna infantería montada. Gruber y Zwetti tenían cada uno tres ingenieros de combate como "invitados". Se suponía que nos ayudarían si aparecieran las minas. Cabe señalar que no sucedió nada a estos ingenieros durante la operación. Cada vez que parábamos, inmediatamente se hacían escasos en el terreno circundante. Debido a eso, lo tuvieron mejor que lo hicimos en nuestros tanques. Graf Strachwitz tenía dos búnkeres construidos en el "Kinderheim", uno para él y el otro para su ayudante. Este increíble Graf había pensado en todo. Durante el ataque, los soldados de infantería podían moverse mejor sin ropa de invierno. Por esa razón, la ropa de invierno fue recogida y agrupada por pelotón. Cada paquete estaba marcado con una señal y se suponía que iba a ser entregado por un APC después de que el objetivo se había

alcanzado. De esa manera, los hombres no tendrían que congelar después del ataque. En los días previos al ataque, el ayudante del comandante tuvo que averiguar a qué minuto de la mañana se hizo lo suficientemente ligero como para ver y disparar adecuadamente. El tiempo exacto del ataque se basó en esta determinación. Se suponía que el fuego preparatorio debía comenzar cinco minutos antes del ataque, y se suponía que se cambiaría después de otros cinco minutos. Al final de los primeros cinco minutos, se suponía que ya habíamos cruzado el terraplén del ferrocarril. Poco antes de que comenzara el ataque, el Graf vino a nosotros con su tradicional bastón para observar el avance de nuestra posición. Entonces experimentamos un aluvión de fuego tal como nunca volvimos a ver durante el resto de la guerra. En un medio círculo alrededor del "saco del este", se colocaron unos cañones Flak de fuego rápido de 37 milímetros, unos quads de 20 mm y unos cañones Flak de 88 mm. Dispararon con trazadores, que formaron una cúpula real de fuego que podríamos conducir hasta llegar al borde sur de la cúpula. Un regimiento de cohetes disparó desde la parte posterior, primero con cohetes de napalm y luego con municiones explosivas. El efecto fue devastador, como pudimos determinar más adelante. Cabe señalar que los bosques bajos en los pantanos no permitían que ninguna presión escapara hacia arriba. Las llamas abrasaban así los árboles a una altura de varios metros. Todos los rusos que no estaban en sus bunkers fueron asesinados inmediatamente por la conmoción cerebral. Al mismo tiempo, los obuses y las unidades de artillería, incluyendo 280-mm how-itzers, dispararon todo lo que tenían. Durante el bombardeo, rodamos hacia el cruce ferroviario a gran velocidad. Desde el conjunto de ruinas que habían ocupado, vimos a los rusos corriendo hacia el ferrocarril que cruzaba las trincheras que habían construido. Nuestro fuego de ametralladora era totalmente ineficaz mientras se movía a velocidad. En un abrir y cerrar de ojos, estábamos sobre el paso del carril. No se extraía, como era de esperar, ya que Ivan necesitaba ese camino hacia el sur para sus propios suministros. Nuestro ataque debió de ser una sorpresa completa para los rusos. Después de que nuestros tanques hubieran pasado el cruce de ferrocarril para girar a la derecha, vimos a un ruso de pie como piedra en su camisa y pantalones delante de nosotros. No podía creer que ya estábamos allí. Kerscher terminó con un arma antitanque, que al parecer se suponía que bloqueaba el camino. Todavía tenía la tapa del cañón en el cañón, y la tripulación no estaba en posición. Entonces condujimos paralelo y no lejos del terraplén del carril, dirigiéndose al oeste. La llanura entre el ferrocarril y la línea de la madera estaba minada, así que manejamos en las huellas del otro y tuvimos que, guiarnos unos a otros. Afortunadamente, las minas fueron colocadas al aire libre. Los rusos no habían podido cavar en la tierra debido a la helada. Además, las minas de cajas excavadas se humedecían en este terreno pantanoso. De este modo, pudimos alcanzar nuestro objetivo intermedio sin ningún tipo de pérdidas. Luego nos volvimos a la derecha y vimos las posiciones rusas desde la parte trasera para variar. Ivan había construido bunkers en el terraplén del carril cada par de metros. Por supuesto desde su lado, ya no ofrecían mucha protección. Siete cañones antitanques que el sorprendido enemigo no había podido dar la vuelta fueron inmediatamente inofensivos. Estábamos en el mejor de los estados de ánimo porque nuestro avance, del cual todo lo demás dependía ahora mismo, había tenido éxito más allá de lo esperado. La fabulosa planificación llevó sus primeros frutos. Sin embargo, nuestro buen humor se desbarató bruscamente por una interrupción muy desagradable. Fue en este punto que de repente empezamos a recibir fuego pesado de nuestros propios obuses de infantería de 50 mm que estaban siendo dirigidos desde el "Kinderheim". El observador pensó que éramos tanques enemigos. Nuestro silhouette apenas miraba por encima del terraplén del ferrocarril, y estábamos disparando en dirección a nuestras propias líneas.

Recibimos una demostración de lo desagradable que era el fuego de estas armas. Escuchamos cada reportaje muy claramente y también vimos las rondas pesadas, que tenían una trayectoria muy plana, vienen directo a nosotros. Eso ciertamente no era nada para los nervios débiles. Nos vimos obligados a ir y venir a través de la mina infestada de lluvia para evitar los "mensajeros" hostiles. Podría llamarse algo así "un cambio continuo de posición". Pero, ¿quién querría un aterrizaje redondo de 150 mm sobre su cabeza? Encima de todo lo demás, nuestra gente estaba disparando muy bien. Por supuesto, inmediatamente llamé por radio al observador del "Kinderheim" para explicar el error. Se hizo cada vez más incómodo, porque nuestra gente seguía disparando las cuatro armas sin parar. Nada más me quedaba para hacer que disparar unas cuantas rondas delante del observador. Eso lo obligó a cambiar de posición, y nos despejó antes de que pudiera volver a sentirse incómodo para nosotros. Más tarde llevé al chico a la tarea. Realmente no nos había reconocido y Simplie no quería creer que habíamos conducido detrás del terraplén tan rápidamente. No hasta que nuestro inesperado incendio se quedó perplejo. A continuación, enderezó el asunto. El "fuego amistoso" tuvo consecuencias desagradables adicionales. Habíamos superado todo, indudablemente, pero la concentración tensa y la continua conducción de ida y vuelta habían desviado nuestra atención. Tanto es así, que no nos dimos cuenta de un arma antitanque, que había entrado en posición en el bosque detrás de nosotros. Entonces nos sobresaltamos de una manera muy desagradable. Me golpearon en la parte trasera. Zwetti encontró al tipo y cubrió la línea de madera para evitar más sorpresas. Casi al mismo tiempo, golpean a Gruber desde la derecha. Ivan se había girado rápidamente alrededor de un cañón antitanque, que estaba en un pequeño bosquecillo cerca del cruce. No había sido visto por nosotros, y noqueó Gruber. El primer disparo dañó severamente el engranaje de funcionamiento. La segunda ronda penetró. En el proceso, Gruber y el cargador fueron heridos. Primero, silenciamos la pistola antitanque. Entonces Zwetti sacó el tanque del campo de minas en dirección al cruce. Podría conducir bajo su propio poder sólo con gran dificultad. Zwetti lo cubrió y lo trajo de regreso al "Kinderheim". La buena fortuna en nuestra desgracia fue que el tanque de Gruber no necesitaba ser remolcado, porque el infierno se estaba desprendiendo en nuestra zona. Incluso la artillería pesada rusa al sur de Narwa se había unido a la batalla. Ivan quería cambiar la corriente a toda costa. No podíamos preocuparnos por el resto de la infantería rusa, porque teníamos que seguir a la avanzada. Había pasado desde hacía mucho tiempo la bifurcación en el camino en el cruce ferroviario. Von Schiller mantuvo abierta la entrada a los bosques pantanosos con sus cuatro vehículos y la infantería de acompañamiento. Desafortunadamente, el batallón de infantería ligera tuvo fuertes bajas debido a la artillería rusa. La infantería había saltado a la zanja después de llegar a la bifurcación en la carretera con el fin de buscar la cubierta. Cuando los rusos se habían dado cuenta de que habíamos atravesado el sur, habían disparado precisamente con artillería y morteros. Una ronda aterrizó justo en medio de nuestra infantería. Debido a que los hombres estaban muy juntos, las pérdidas eran muy fuertes. Debieron haberse dispersado inmediatamente. Mientras nos dirigíamos hacia el sur a través de los bosques, Ivan estaba en guardia por todas partes. Tuvimos que pagar atención atroz para evitar nuevas sorpresas desagradables. Vimos morteros en posición a la izquierda ya la derecha en el bosque. Junto a ellos había misiles de infantería y cañones antitanques. Sólo teníamos un objetivo y eso era "adelante, a toda costa". Sólo pudimos hacer frente a esos cañones rusos dirigidos directamente a nosotros mientras conducíamos. Frente al bosque, nos encontramos con un cementerio que los rusos habían preparado para sus muertos. Siempre enterraron a sus muertos justo detrás del frente. Cuando el bolsillo fue limpiado más tarde, nos enteramos de que las cruces de

madera ni siquiera tienen nombres en ellos. Un incidente demostró cuánto nuestra operación depende también del azar. Además del cuidado y la valentía, un soldado necesita un poco de suerte, más que alguien en la vida civil. Un T34 repentinamente sur-cara de un corte en el bosque a un lado. Se dirigía hacia el sur a lo largo de nuestro camino. Por supuesto, no tenía intención de atacar. Sólo quería escapar hacia el sur. Nosotros, por otro lado, no lo ibamos a eliminar, porque entonces habría bloqueado la importante y única manera para nosotros. Así que por una vez, nuestras intenciones fueron las mismas. Demasiado tiempo habría sido perdido por el momento los ingenieros habían soplado el tanque fuera del camino, y no creo que nuestra operación habría terminado exitosamente. Claramente, los rusos en el tanque estaban más interesados en llegar por el sur que en estropear nuestro ataque. Algunos tanques rusos en la parte del bolsillo a la izquierda ya la derecha de nosotros seguían disparando arbitrariamente. Fueron capturados más tarde porque incluso Ivan sólo podía conducir a lo largo de los senderos y los caminos de pana. Se le negó así un avance al sur. Cuando llegamos al lugar donde los elementos delanteros habían girado hacia el este, dejé dos vehículos para tirar de la seguridad. Yo personalmente volví a la llanura para reforzar el perímetro defensivo. Los elementos avanzados habían alcanzado su objetivo sin grandes pérdidas. La situación nos hizo darnos cuenta de lo afortunados que éramos de tener tan buenos materiales cartográficos. Debido a esto, fuimos fácilmente capaces de encontrar todos los caminos y claros. Eso nunca hubiera sido posible en un mapa normal. La noche era el infierno. Hasta ese punto, todo había ido razonablemente bien. Sin embargo, hubiéramos sido felices si lo hubiéramos hecho durante la noche. Estaba claro para todo el mundo que los rusos tratarían de contraatacarnos. Al comienzo de la oscuridad, dos de nuestras patrullas dejaron de establecer contacto al este y al oeste. La noche del 6 al 7 de abril de 1944, fue probablemente una de las peores de toda la guerra para todos nosotros. Estábamos justo en medio de los rusos y no sabíamos si iban a cortar nuestro camino de regreso. Nuestros APCs habían retrocedido durante el día para traer la ropa de invierno. Durante la noche, tuvieron que traer municiones y raciones al frente. Esa era una misión más que difícil, que exigía coraje, resistencia y un extraordinario sentido del deber. Los hombres tuvieron que abrirse paso una y otra vez, primero al norte y luego al sur. Los rusos hicieron todo para bloquear su camino. Muchas APCs fueron víctimas de las minas expuestas. La ruta sólo pudo mantenerse abierta gracias al valor del ayudante de Graf Strachwitz, el teniente Giinther Famula, a quien se había asignado esta difícil misión. El 22 de abril, Famula fue asesinado por una bomba lanzada desde un avión ruso durante nuestra próxima operación en Kriwasoo. Nunca pudo usar la Cruz de Caballero, que le fue otorgada el 15 de mayo. Los rusos atacaron nuestro perímetro defensivo con fuertes fuerzas de todos lados. Las fuerzas cortadas por nosotros en el norte trataron de salir hacia el sur. Desde el sur, Ivan llevó a cabo vigorosos ataques de socorro para destruirnos y mantener sus posiciones de avanzada. Era una noche amarga para el batallón. Estaba bajo fuego pesado del enemigo toda la noche y sufrió grandes pérdidas. Los heridos graves fueron transportados a la parte trasera en APCs; los heridos ligeros preferían quedarse con nosotros. Nuestros escuadrones Stuka no nos trajeron casi ningún alivio, porque no podían dejar sus bombas justo al lado de nosotros. Además, las cosas pesadas se hundirían tan lejos en el suelo pantanoso que hicieron grandes cráteres pero causaron poco daño. Los rusos también habían concentrado tantas armas antiaéreas, principalmente armas de fuego rápido, que era imposible para nuestros Stukas bucear lo suficientemente bajo. Los tiempos en que nuestros Stukas pudieron desmoralizar el enemigo habían desaparecido hace tiempo. Los

observadores avanzados de las unidades de artillería nos ayudaron más. Fueron capaces de darnos un poco de espacio de respiración de vez en cuando debido a su fuego magníficamente dirigido. Apenas lo creíamos cuando finalmente llegó la mañana y todavía estábamos vivos. Ivan todavía no había renunciado a sus esfuerzos para desalojarnos, pero todo parecía diferente con el inicio de la luz del día. La opresiva oscuridad, en la que no podías identificar ni amigo ni enemigo, se había ido. Podíamos ver quién estaba delante de nosotros otra vez. Durante la mañana, el suelo comenzó a ablandarse bajo la influencia del sol de abril. Pronto nuestros tanques se habían hundido tan profundamente en el terreno pantanoso que prácticamente estaban sentados en sus cascos. Acabamos de llegar a la pista y configurar la seguridad. Los primeros elementos del regimiento de infantería se adelantaron y ocuparon las nuevas líneas de frente. El resto se peinó el bolsillo de norte a sur. Uno de nuestros tanques, Wesely's, había sido golpeado la noche anterior justo en el tenedor en la carretera. Una ronda de artillería pesada lo había paralizado, y se sentó indefenso al aire libre, expuesto a posibles ataques de patrullas rusas. Nuestro comandante había regresado al "Kinderheim" durante la noche. Llamé a Schotroff varias veces y le dije que necesitaba remolcar Wesely. Von Schiller volvió a no estar en su tanque y tampoco regresó después de algún tiempo. Finalmente fui yo mismo y liberé a Wesely de su miserable situación. Apenas podíamos reconocer al comandante y los hombres del batallón fusilero que habían sobrevivido al infierno de los últimos días. Parecían haber sido envejecidos por años. Nos retiraron a la conclusión de la operación. Luego volvimos por la Rollbahn hacia Sillama. Mucho más allá del frente un globo de observación ruso observó la cresta que el camino cruzó. Era bien sabido que los rusos inmediatamente abrieron fuego contra cualquier movimiento a lo largo de las carreteras. Le di la orden expresa de que las escotillas fueran cerradas en este sector o, al menos, que las cabezas fueran guardadas en el tanque. Feldwebel Link no se molestó con eso y fue expuesto hasta la hebilla del cinturón en su cúpula. Tres tanques ya habían pasado por el terreno alto cuando la primera salva aterrizó a la derecha ya la izquierda de la Rollbahn. En el mismo momento vi a Link colapsar en la torre como si hubiera sido golpeado por un rayo. Como el tanque no se detuvo, lo detuve por radio. La tripulación no había notado que su comandante había sido gravemente herido. No había hecho ningún sonido. Tratamos de sacarlo del tur-ret, pero él gritó de dolor como si quisiera romperlo en pedazos. Un pedazo grande de metralla había penetrado a través de la cadera y rasgado abierto todo de un lado. Se veía terrible, y temíamos que no pudiéramos llevarlo vivo al hospital de campaña. Para nuestro alivio, el médico determinó que no se habían golpeado los órganos vitales. Después de unas semanas, recibimos la noticia de que Link se había ido de licencia con vales. Una vez más nos habíamos salido con facilidad, pero estas bajas innecesarias siempre me molestaron más que cualquier combate pesado. ¿Realidad o ficción?. Finalmente tuvimos unos días de descanso y pudimos recuperar nuestros vehículos dañados. Una mañana, recibimos una visita sorpresa de un vehículo de la sección de radio pública de una compañía de propaganda. Estas personas tenían la misión de registrar nuestra lucha defensiva del 17 de marzo. Esto iba a ocurrir de una "manera auténtica" en los registros de cera. Al principio, todas las clases de historias fueron contadas, hasta que el electricista había puesto un alambre del tanque del comandante en nuestra habitación. Se conectó la radio en el tanque con el dispositivo de grabación junto a nosotros. Cuando todo funcionó, tuve que entrar en el tanque, mientras que el hombre de propaganda tomó el lugar del operador de radio. El drama estaba listo para comenzar. Tuve que dar una apariencia del tráfico de radio y órdenes que había dado en el día de la batalla. Por supuesto, los

comandos de fuego y cosas similares también fueron dados. Von Schiller se sentó en la habitación y jugó a mi compañero como el comandante de la compañía. Después de todo, había sido nombrado en el informe diario de la Wehrmacht. El "Front Line Report" necesitaba referirse a eso. Cuando tuve suficiente de este juego espantoso, lo llamamos. El disco fue reproducido de inmediato, pero no encontró aprobación bajo los ojos exigentes de los expertos. Tuvimos que repetir todo una vez más. A ciertos intervalos, el hombre de la propaganda dio su descripción llena de fantasía de los acontecimientos. De manera realista, describió cómo se quemaban los tanques, cómo dispararon, cómo fueron golpeados y cómo se desató el infierno por todas partes. La segunda grabación finalmente se reunió con aprobación. A continuación, algunos camaradas que tenían los tocadiscos en casa se les permitió hacer una grabación como una especie de letra. Fue enviado a la gente de vuelta a casa. Nadie reconoció su propia voz más cuando el disco fue reproducido. Sólo el texto revelaba quién había hablado. En general, estos tipos de propaganda no eran de nuestro agrado. Por eso, no se debe inferir que no hubo chicos geniales entre ellos que tomaron su trabajo en serio y también fueron buenos soldados para arrancar. Pero las excepciones probar la regla. Por lo general, eran tipos extraños que aparecieron vestidos como soldados en sus uniformes de oficial pseudo. Este híbrido entre no bastante soldado y no bastante civil fue muy desafortunado. Además, vimos a la mayoría de los hombres de la propaganda como los dar-lings del ministerio de la propaganda. Sólo vieron la guerra como un agradable cambio de ritmo. También se les permitió todo tipo de trato preferencial en comparación con el soldado de infantería en el frente. Por eso disfrutamos de las excepciones, como ya he señalado, aún más. Desafortunadamente, hubo algunos entre ellos que dieron su vida por su país. Escuchamos nuestro informe de propaganda unos días más tarde durante el programa de radio normal. Nos sorprendió lo bien que se habían añadido los sonidos de la batalla en Berlín. Apenas podíamos entender nuestras voces para todos los disparos. Por esa razón, el informe desató toda clase de risas entre nosotros. Después de esa experiencia, nunca más tomamos en serio un informe del frente. Cuando nuestros huéspedes se marcharon, se suponía que debía firmar un documento que certificaba que el hombre de propaganda que había presentado el informe se había sentado en mi tanque. Dejé esto al comandante de la compañía, que podría hacer eso con una clara con-ciencia. Era, después de todo, su tanque en el que la historia había tenido lugar. No nos quedó claro qué gran suerte tuvimos de que la operación fuera un éxito hasta que los prisioneros hubieran sido interrogados. Entre otros oficiales, nuestra avanzada había hecho prisionero al oficial de operaciones de la división en el "saco del este". Los rápidos tanques de la División GroBdeutschland habían llegado al puesto de mando de la división situado en la base del bolsillo tan rápidamente que el comandante de la división rusa todavía no había recibido ninguna palabra de nuestro avance. Todas las líneas se habían roto durante el fuego preparatorio. El sorprendido oficial de operaciones todavía estaba solo en su camisa a nuestra llegada y tuvo que vestirse rápidamente para ser llevado cautivo. El general ruso, se debe notar, ya había despegado para el sur. Descubrimos a través de nuestros prisioneros que toda una división rusa había sido reunida en el bolsillo. Había sido equipado con un montón de armas pesadas. El ruso no había considerado posible tal catástrofe. El resto de su brigada de tanques, que ya había sufrido considerablemente en la anterior lucha defensiva, estaba igualmente en los bosques pantanosos donde no había ninguna sala de maniobras. Cayó en nuestras manos sin un rasguño. El interrogatorio del capitán ruso fue muy informativo. Cabe señalar que hizo una impresión superior, incluso en su ropa. Vi que los rusos habían vuelto a los anchos hombros que habían sido prohibidos por un tiempo. Las medallas también fueron premiadas y llevadas de nuevo. El otro lado también había

llegado a la conclusión de que los soldados valoran la posibilidad de mostrar sus habilidades de combate al mundo exterior por el uso de premios. Sobre la base de las declaraciones del capitán ruso, nuestro ataque había llegado como una sorpresa completa para ellos. Nunca habían esperado un ataque frontal desde el norte. Pensaban que el frente norte de Lembitu había sido fortificado tan bien que nada podía pasarle por ningún tramo. de la imaginación. Tampoco hubiera querido experimentar lo que habría sucedido si nos hubiéramos quedado atascados en el terraplén del ferrocarril y hubiésemos ocupado las diez posiciones antitanques rusas. Los rusos esperaban nuestro ataque a lo largo del fondo del "saco" desde el este y el oeste. Ese era el camino más corto, y el "saco del oeste" también había sido liquidado de esta manera. Para evitar la repetición de semejante desastre, las líneas rusas a ambos lados del fondo del "saco" habían sido extraídas de todo tipo de maneras difíciles. Incluso los árboles habían sido conectados con cables de viaje. Ningún soldado de infantería habría podido atravesarlo de una sola pieza, sin importar si caminaba, se inclinaba o se arrastraba por el suelo. Pero esta minería resultó fatídica para los propios rusos. A medida que avanzábamos, ya no podían salir a un lado y retirarse. Los rusos maldecían tanto a sus comisarios como a nuestros propios oficiales políticos nazis. También se estaban convirtiendo en un creciente fastidio para nosotros en el frente. Por lo general, colgaban alrededor de la sede de la división, sin embargo. Sólo nos dimos cuenta de su presencia a través de las circulares que se enviaron de vez en cuando a las unidades de primera línea. La política no desempeñó ningún papel en absoluto para aquellos de nosotros en el frente. Me habría parecido idiota si hubiera dicho "Heil Hitler" a mis hombres durante la formación matutina. Por lo demás, los más variados tipos de personas se juntaron en la misma lucha y sometidas a las mismas duras leyes. Había nazis y opositores al régimen, así como partidos completamente desinteresados. Estaban unidos en camaradería. Eso era completamente insignificante si hacía su trabajo para el Fuhrer o para su país o por un sentido del deber. Las opiniones políticas o no políticas de los demás no interesaban a nadie. Lo principal era que era un buen camarada y un soldado decente. Si eso era cierto, entonces todo salió bien. Después de todas las dificultades que había detrás de nosotros, disfrutamos de nuestro respiro en Sillamii al máximo. Pero algo me devolvió al sitio de la carnicería. Quería verlo una vez más en una atmósfera más "pacífica". Así que me fui en el estímulo del momento en mi Kiibel y visitó el "antiguo saco del este". Como ya no tenía que concentrarme en el enemigo, me di cuenta de lo horrible que era el terreno que había sido tan amargamente y continuamente disputado durante las semanas anteriores. Mientras conducía hacia atrás en la oscuridad, mi carne se arrastró. El aire todavía estaba lleno del hedor que los tanques quemados siempre dejaban atrás. El material de los rusos estaba esparcido por todo el lugar. En la llanura, encontré una torreta de tanques rusa por sí sola. Había sobrevivido a todo el fuego de la artillería. Al principio de la lucha, habíamos derribado a este tanque ruso. La torreta había sido arrancada del casco por la explosión y voló a través del aire. Nos agachamos la cabeza, y, de hecho, la torreta no aterrizó demasiado lejos de nosotros. El cañón se aburría en el suelo pantanoso casi hasta el manto del cañón, mientras la torreta se alzaba verticalmente como si estuviera en un palo. Casi todos los árboles en el bosque al sur del terraplén del ferrocarril estaban carbonizados de negro y despedazados. Creó una impresión fantasmal, como si toda la vida hubiera muerto completamente. No se veía ni una sola criatura viviente en estos bosques muertos. Los pájaros se habían retirado después de que toda la naturaleza hubiera sido pisoteada por los humanos. Siempre fue interesante para nosotros ver cuán bien los rusos eran capaces de construir posiciones incluso en las circunstancias más difíciles. Las piezas de artillería y los morteros habían sido construidos sobre soportes corroídos y completamente protegidos por

vigas contra metralla. Ningún humano podía cavar profundamente en ese terreno pantanoso. Los "bunkers" rusos poco profundos (si eso es lo que uno quiere llamar sus dugouts) realmente protegidos contra el fuego de armas pesadas; a menos que recibieran un golpe directo. Pudimos determinar que todos los rusos que habían estado en sus bunkers provisionales se habían alejado con un buen susto. Incluso las trincheras de conexión entre el cruce ferroviario y nuestro antiguo punto fuerte hacia el este se habían construido de manera ejemplar. Esto me mostró que era posible excavar rápidamente a pesar de las heladas y el terreno pantanoso. Nuestro comandante del regimiento había considerado esto imposible. Puntos fuertes sin armas pesadas y sin contacto entre sí siempre se perderá cada vez que un ataque masivo comienza. El hombre cavado en el suelo ya ha sido psicológicamente impedido de dar lo mejor de sí. Él se encuentra en constante temor de que puede no ser capaz de salir de su foxhole durante un avance del enemigo, porque es un goner al aire libre. Por lo tanto, lógicamente hará lo que hicieron nuestros chicos cuando penetraron los rusos. Es decir, intentará llegar a la seguridad durante el bombardeo de artillería. En el elogio del "Tiger". En mi libro hasta ahora, se ha hablado mucho de la eliminación de los tanques y la destrucción de los cañones antitanques rusos. Este retrato podría crear la impresión de que en cierta medida estos éxitos fueron un juego de niños. Si ese es el caso, este libro ha sido malinterpretado. La misión suprema de una unidad de armadura es el compromiso y la destrucción de los tanques enemigos y las armas antitanque. El apoyo psicológico de la infantería durante las misiones de cobertura es sólo de importancia secundaria. No había tal cosa como una póliza de seguro de vida en un tanque y no puede haber ninguna. Sin embargo, nuestro "Tigre" era el tanque más ideal que conocí, probablemente no se ha superado, ni siquiera por el actual estado de armamento, en todo caso, eso ciertamente se aplica al oeste, los rusos podrían posiblemente nos sorprenda con nuevos diseños.La fuerza de un tanque reside en su armadura, su movilidad y, finalmente, en su armamento.Estos tres factores tienen que ser pesados unos contra otros por lo que un máximo de rendimiento se logra.Este ideal parecía ser realistas en nuestro "Tigre" .El cañón de 8S-mm fue lo suficientemente bueno para derrotar a cada tanque, suponiendo que lo golpeó en el lugar correcto.Nuestros "Tigres" eran lo suficientemente fuertes como para derrotar a algunas rondas.No pudimos ' t permitir que dejamos a nosotros mismos ser golpeado en el lado o en la parte trasera o, sobre todo, en la parte superior.Lo que solo requiere mucha prudencia y experiencia.Nuestras directrices fueron: "Dispara primero, pero si no puede hacer eso , al menos la primera. "El requisito previo para ello, por supuesto, es que funcione plenamente las comunicaciones de tanque a tanque y también entre La pandilla. Además, es necesario que haya sistemas de colocación de pistolas rápidos y precisos. En la mayoría de los casos, los rusos carecían de ambos requisitos previos. Debido a eso, a menudo salían en el extremo corto del palo, a pesar de que frecuentemente no quedaban atrás con armadura, armas y maniobrabilidad. Con los tanques de Stalin, eran incluso superiores a nosotros. La consideración más importante se produjo después de que se llenaron todas las condiciones materiales. La agresividad personal del comandante al observar fue decisiva para el éxito contra numéricamente muy superior formaciones enemigas. La falta de buena observación de los rusos a menudo resultó en la derrota de grandes unidades. Los comandantes de tanques que cierran sus escotillas al comienzo de un ataque y no los vuelven a abrir hasta que se alcanza el objetivo son inútiles, o al menos de segunda categoría. Hay, por supuesto, de seis a ocho bloques de visión montados en un círculo en cada cúpula que permiten la observación. Pero sólo son buenos para cierto

sector del terreno, limitado por el tamaño del bloque de visión individual. Si el comandante está mirando a través del bloque de visión izquierdo cuando un arma antitanque abre fuego desde la derecha, entonces necesitará mucho tiempo antes de que lo identifique desde el interior del tanque abotonado. Desafortunadamente, las rondas impactantes se sienten antes del sonido del informe del arma enemiga, porque la velocidad de la ronda es mayor que la velocidad del sonido. Por lo tanto, los ojos de un comandante de tanque son más importantes que sus oídos. Como resultado de las rondas que explotan en la vecindad, uno no oye el informe de la pistola en absoluto en el tanque. Es muy diferente cuando el comandante del tanque levanta la cabeza ocasionalmente en una escotilla abierta para inspeccionar el terreno. Si se ve a medio camino hacia la izquierda mientras un cañón antitanque enemigo abre el fuego a mitad de camino hacia la derecha, su ojo subconscientemente atrapará el resplandor del flash amarillo del cañón. Su atención será inmediatamente dirigida hacia la nueva dirección y el objetivo usualmente será identificado en el tiempo. Todo depende de la pronta identificación de un objetivo peligroso. Por lo general, los segundos deciden. Lo que he dicho anteriormente también se aplica a los tanques que han sido equipados con un periscopio. La destrucción de un cañón antitanque era a menudo aceptada como nada especial por laicos y soldados de otras ramas. Sólo la destrucción de otros tanques contó como un éxito. Por otro lado, los cañones antitanques contaban el doble de los que tenían los experimentados petroleros. Eran mucho más peligrosos para nosotros. El cañón antitanque esperaba en una emboscada, bien excitado, y magníficamente instalado en el terreno. Por eso, fue muy difícil de identificar. También fue muy difícil de golpear debido a su baja altura. Por lo general, no hicimos las pistolas antitanques hasta que dispararon el primer disparo. A menudo nos golpeaban de inmediato, si el equipo antitanque estaba encima de las cosas, porque nos topamos con una pared de cañones antitanques. Entonces era aconsejable mantenerse lo más fresco posible y cuidar al enemigo, antes de disparar el segundo disparo. Nadie puede negar que las muchas bajas entre los oficiales y otros comandantes de tanques debieron exponer sus cabezas. Pero estos hombres no murieron en vano. Si se hubieran movido con escotillas cerradas, muchos más habrían encontrado su muerte o serían gravemente heridos dentro de los tanques. Las grandes pérdidas de tanques rusas son prueba de la corrección de esta afirmación. Afortunadamente, para nosotros, casi siempre condujeron cross-country abotonado. Por supuesto, todos los comandantes de los tanques tenían que ser cuidadosos mientras miraban durante la guerra de posición. Especialmente desde que las escotillas de la torreta de los tanques en las líneas delanteras fueron continuamente miradas por los tiradores enemigos. Incluso una exposición corta podría ser fatal para el comandante del tanque. Yo había pedido un alcance de artillería plegable para esos casos. En realidad, este alcance no debe faltar en ningún vehículo de combate. Durante mucho tiempo, los rusos sólo tenían tripulaciones de cuatro hombres. El comandante tenía que observar, apuntar y disparar a la vez. Por eso, eran siempre inferiores a un enemigo que dividía estas importantes funciones entre dos hombres. Poco después del comienzo de la guerra, los rusos habían reconocido las ventajas que se encontraban en la tripulación de cinco hombres. Eventualmente rediseñaron sus tanques. Pusieron una cúpula en la torre y agregaron la estación de un comandante. Nunca he entendido muy bien por qué, por ejemplo, los ingleses desarrollaron un nuevo tanque pesado después de la guerra que sólo estaba tripulado por cuatro hombres. Estábamos completamente satisfechos con nuestros "Tigres" y nuestra infantería no menos. Por lo demás, nos habíamos mantenido firmes durante toda la dura lucha defensiva en el este y el oeste. Muchos petroleros deben una deuda de gratitud a este tanque de primer orden; sobrevivió para disfrutar de una existencia pacífica hoy en día.

Falla y despedida. El objetivo de la nueva operación que se planificó fue eliminar la cabeza de puente rusa restante. Su profundidad de norte a sur era casi el doble que la de ambas partes de la cabeza de puente ya destruidas. El 15 de abril de 1944, fuimos nuevamente ordenados a una reunión con el Graf. El tema era los preparativos para la tercera "Operación Strachwitz". Aunque ya estábamos familiarizados con sus métodos de liderazgo hasta cierto punto, su cuidadosa y metódica planificación nos sorprendió una vez más. . Cuando entró en su puesto de mando, donde ya estábamos todos reunidos, nos volvió a medir con esa mirada algo cáustica. Después de haber dejado a un lado su gorra y su bastón, se acercó a la mesa del mapa. -Muy bien, caballeros, esta vez queremos eliminar el resto de la cabeza de puente rusa, que se asienta como una espina en nuestros costados, y su profundidad, como usted sabe, es casi el doble que la de las dos partes de la cabeza de puente que aniquilamos. eso no debe molestarnos. "El Kampfgruppe que será montado para esta operación tiene la misma fuerza y organización que la de nuestro asunto en el" saco del este ". Ustedes se conocen ya. Eso hará que algunas cosas sean más fáciles. "Mientras decía esto, el Oberst señaló el mapa:" Nos reuniremos en este pedazo de bosque. Para llegar a ella, tendrá que girar al sur de la Rollbahn al este de la "Kinderheim". "Nuestras propias líneas de frente, a unos dos kilómetros de la zona de ensamblaje, serán atravesadas durante el fuego preparatorio y serán cruzadas en el punto donde corren de norte a sur a lo largo del lado de la cabeza del puente. ser roto violentamente en un avance continuo. "Ahora le pediré que siga toda la información adicional en los mapas, que fueron entregados a usted al principio de la conferencia. Estos mapas son fotocopias de la fotografía aérea tomada del área de operaciones. Resultaron de primera categoría y poner nuestro otro mapa material de vergüenza. "El primer objetivo de la batalla es el Punto 312. Usted puede ver cómo el camino gira en un ángulo de 90 grados hacia el sur en ese punto. corre en una línea prácticamente recta hasta que alcanza el Narwa en un vil-lage más grande. El camino desde el norte que se une a nuestra avenida de aproximación en esta curva estará asegurado por el elemento de plomo hasta que el resto del Kampf-gruppe haya pasado el Punto 312 hacia el sur. El Kampfgruppe empujará al Narwa; ocupará y mantendrá el pueblo antes mencionado hasta que la cabeza de puente haya sido dividida por otras unidades en sectores individuales y eliminada. "Al mismo tiempo, un segundo Kampfgruppe avanzará hacia el sur a lo largo del eje 'Kinderheim-suela de la bota'. Seguiremos este sendero hacia el este y alcanzaremos el eje de avance usando eso.Un tercer Kampfgruppe tiene la misión de penetrar las líneas enemigas 1.500 metros al sur de y paralelo a ese sendero.Como ves, hay una cordillera boscosa baja de este a oeste entre este Kampfgruppe y tú, ese es el plan de ataque hasta ahora ". El Graf se detuvo por un momento y nos miró sucesivamente. Como no teníamos ninguna pregunta en ese momento, continuó. "Mirada superficialmente, esta operación es muy similar a las anteriores, solo que esta vez probablemente habrá más dificultades". ¡Marque mis palabras! El objeto básico no ha cambiado. Usted todavía tiene que avanzar sin detenerse. Usted debe alcanzar el Narwa sin los rusos que pueden recolectar sus ingenios. Es indudablemente claro para todos ustedes que no pueden alcanzar su objetivo si, por alguna razón, los elementos principales llegan a un punto muerto. Ese es el problema entero para los 'Tigres'. Hay pantano a la derecha e izquierda de su avenida de enfoque. Por lo tanto, no puede desviarse de la pista. Por otra parte, el camino es también lo suficientemente amplio como para que uno de sus 'Tigres' pueda conducir sin problemas. La única ventaja que usted tiene en comparación con las operaciones anteriores es que el camino es algo elevado y tiene una buena base. Desde el punto 312 en adelante, procede a través de un

conjunto razonablemente alto de bosques pantanosos, que se extiende hasta el Narwa. Para nosotros los petroleros, es algo completamente y singularmente indeseado. Pero no podemos cambiar ~ en absoluto. "¿Qué tan lejos podremos conseguir con mantener todo en secreto esta vez es otra cuestión.Hemos sorprendido a los rusos dos veces en su cabeza de puente.Saben que esta cabeza de puente es un dolor para nosotros.Una tercera sorpresa, por lo tanto, probablemente no será especialmente porque saben que un nuevo ataque sólo puede llevarse a cabo en esta carretera, lo que naturalmente disminuye nuestras posibilidades de éxito en comparación con las operaciones anteriores en las que hemos tenido éxito en el uso de la sorpresa ". Afortunadamente, también conocemos algunos cosas. Según las declaraciones de los prisioneros, el rastro desde el frente ruso hasta el punto 312 ha sido extraído. Ivan ha llenado las alcantarillas en el terraplén de la carretera con explosivos. Estos se encuentran alrededor de cada treinta metros. Puede encender estas cámaras de demostración de una vez en un bunker, que es -como puede ver- en el bosque algo al este del punto 312. Queremos tratar de contrarrestar el peligro de todo lo que se está volando. Durante el fuego preparatorio, dispararemos un batallón entero de artillería de 280 mm en este bunker. Esto cortará sin duda las líneas de demostración, y la ruta seguirá siendo negociable. "Para cubrir los elementos principales, un pelotón de ingenieros de combate seguirá a los 'Tigres'. Después del avance, avanzará en las zanjas a la derecha ya la izquierda del sendero, cortará las líneas que conducen a las cámaras de demostración, es mejor estar a salvo que lamentar, además, debe suponerse que los rusos probablemente no encenderán las cargas hasta que los tanques se encuentren en las secciones minadas, de lo contrario sus preparaciones no tendrán ningún sentido Si, contrariamente a nuestras expectativas, las líneas siguen intactas a pesar del fuego de artillería, De mala gana, el Graf se volvió hacia su ayudante, acababa de entrar en la sala, ruborizado de emoción, y el oficial se enderezó. el anuncio se ha hecho en las noticias que el Fuhrer le había concedido los diamantes a la cruz del caballero! ¡Si me permite la libertad, me gustaría ser el primero en felicitarlo! "También nos alegramos mucho por el premio y queríamos felicitarlo por nosotros mismos. Antes de que pudiéramos decir una palabra, sin embargo, el Graf hizo un brusco signo de desaprobación: "Primero, la noticia no es una fuente oficial de información. En segundo lugar, no tengo tiempo para eso ahora y no quiero ser molestado de nuevo! "Eso estaba destinado para el ayudante, que se volvió rojo de remolacha.levantó la mano a su gorra y desapareció rápidamente.El Oberst luego se volvió de vuelta a nosotros como si nada hubiera pasado. "Detrás de las líneas rusas, todavía hay un T34 eliminado a lo largo de la ruta de avance. Se puede identificar claramente en la foto aérea. En mi opinión, bloquea la carretera y debe ser eliminado. Para lograr esto, un APC con ingenieros seguirá detrás del segundo 'Tigre'. Ellos harán volar los pecios fuera del camino con los cargos preparados. Sí, Herr Graf, hay una zanja delante de la T34 detrás de las líneas rusas, que también se puede identificar claramente en la foto aérea. puente utilizado para cruzar esta zanja. Se ha eliminado desde entonces. Sólo una pequeña pasarela se puede ver en su lugar. Naturalmente, nuestros 'Tigres' no pueden superarlo. El puente de madera, con su pequeño tramo, habría sostenido un tigre, pero la pasarela ... -me interrumpió el Graf-. ¡También superarás esta ridícula cuneta sin puente! Tengo el debido respeto, no, Herr Graf . Todavía conozco esta zona desde el momento en que los rusos todavía no habían avanzado hasta ahora, y se estaban preparando para infiltrarse a través del Narwa. En aquel entonces, por supuesto, estudiaba intensamente el terreno. Porque incluso si la zanja no es un obstáculo para la infantería, para los tanques es ... "El Graf había puesto sus manos en los bolsillos de sus pantalones y me miró con interés. Debido a su mirada, vacilé un momento en mi Él dibujó la comisura de su boca y

luego repitió con su arrogante manera, "... para los tanques es?" El signo de interrogación no era para ser ignorado Me arrastré. "Esto es lo que quiero decir, Herr Graf. El área que rodea la zanja es completamente pantanosa. Superarlo sin un puente es algo completamente imposible. Además de eso, se puede ver muy claramente de la foto aérea que la zanja se ha cortado para tener lados escarpados. Eso nos dice que los rusos han creado intencionalmente un obstáculo. "Ellos han hecho de esta zanja en el terreno pantanoso una zanja antitanque, sencillamente es un obstáculo, y también tiene la intención de ser uno". No me había detenido con mi opinión. Consideré que era mi deber para mis compañeros expresar aquí mis dudas. Después de todo, si alguien estuviera atascado en esta maldita zanja, sería nosotros y no el Graf. Lo miré directamente a los ojos, "con firmeza, pero no con insolencia", como dice la reglamentación. El Oberst sacó su mano derecha de su bolsillo y la movió a lo largo de la zanja en el mapa. "Toma nota de esto, Cario," él. dijo amablemente. "Si digo que esta zanja no existe como una zanja antitanque para mí, entonces no existe. ¿Nos entendemos?" En toda mi carrera militar, nunca había experimentado un rechazo tan elegante y, al mismo tiempo, inconfundible. Graf Strachwitz no quería ver una zanja antitanque. Así que no había nadie allí. Periodo de finalización de la discusión. Yo estaba tan desconcertado por eso, que sólo podía ahogar un corto "¡Sí, señor!" Todavía sonriendo en su manera ligeramente cáustica, el Oberst asintió y siguió su instrucción. sus preguntas, ninguna de las cuales quedó sin respuesta. ¿Durante la reunión, cuando nadie dijo nada siguiendo las habituales "más preguntas?", El Graf se volvió hacia mí una vez más. -He pensado en el asunto una vez más, Cario. ¿Todavía prevé dificultades con la zanja? -Sí, Herr Graf. -Bueno, no quiero estropear tu diversión. Especialmente no cuando realmente podría haber algo al respecto. ¿Tienes una sugerencia? -Creo que las vigas de madera deben ser dejadas a un lado y traídas en APCs en el momento adecuado. Podemos entonces poner estas vigas sobre la zanja, lo que sólo causaría un retraso menor. Graf Strachwitz asintió con la cabeza: -Aprobado -dijo-, haré que sucedan las cosas necesarias. y la tapa y se volvió para ir De alguna manera me dio la impresión en el fondo que incluso el Oberst no creía en el éxito del plan que acabamos de discutir Él mismo habría preferido que cancelar todo el asunto Las medidas preparatorias correspondió en el ámbito a los que habían sido tomados para las operaciones anteriores bajo el Graf.Nuestros combatientes de Reval aseguró absoluta superioridad aérea.Nuestros compañeros Stuka tuvo la difícil misión de destruir el puente principal y los dos pontones de pontones que había sido construido por los rusos sobre el Narwa, con la intención de cortar los suministros en la cabeza de puente y evitar que el enemigo cayera sobre el río Sin duda, todo el concepto era tremendo, los preparativos magníficos y la organización excelente. que, pensamos que nuestras posibilidades eran muy delgadas. Puede que esto no parezca lógico. No hay que olvidar, sin embargo, que hemos disfrutado de la suerte asombrosa y la ventaja de la sorpresa durante las dos primeras operaciones de Strachwitz. Pero nadie se atrevía a esperar la suerte que necesitábamos para la nueva operación. Sabíamos que si llegamos a Narwa de acuerdo con el plan, entonces estaríamos sentados en una trampa en medio de los rusos. Tendrían el deseo comprensible de sostener la cabeza de puente a toda costa. Ivan sólo tendría que cerrar la puerta detrás de nosotros, y nadie volvería a salir. Un cañón de asalto o un tanque, instalado detrás de nosotros en la carretera, haría imposible cualquier movimiento hacia delante o hacia atrás. Así que volvimos a Sillama con sentimientos encontrados. Informamos a los comandantes del tanque sobre el nuevo plan. Von Schiller insistió en que encabezara los elementos adelantados. Intenté en vano disuadirlo. Probablemente quería probar a todos nosotros que la mala opinión de él estaba equivocada. Pero de alguna manera había elegido la única operación que era casi

imposible. Nadie más podría haber tenido éxito tampoco. Sería su última operación con la compañía. Según el plan, llegamos a nuestra zona de asamblea en las primeras horas de la mañana del 19 de abril. Los rusos se mantuvieron excepcionalmente y sospechosamente aún. Esperábamos un ataque de artillería en cualquier momento en nuestro pedazo de bosque. Iván podía verlos fácilmente. Él también debe haber oído nosotros, ya que la zona era bastante nivel. Extraño: nada pasó, nada en absoluto! Esos chicos habrían estado armados hasta los dientes y sólo querían echar un vistazo a nosotros desde cerca. Esa fue mi firme convicción. Graf Strachwitz había ordenado construir su puesto de mando en este pedazo de bosque. Los conductores de los APes con nuestras vigas de violación también estaban en los bunkers. Esperarían allí hasta que los llamaran para abastecernos si es necesario. Los otros-APes estaban alineados en el camino con los Panzer IVs de su regimiento. Estaban participando en el avance y el transporte de la infantería. Estaban mezclados detrás de nuestros ocho "Tigres". Un APe estaba situado detrás del segundo "Tigre" del grupo principal. Estaba trayendo a nuestros ingenieros adelante y también tuvo que llevar a lo largo del observador de la artillería. Un pelotón de infantería estaba unido a cada uno de mis cuatro "Tigres". Ya estaban de pie en los tanques y comprobando cómo podían mejor hacerse pequeños detrás de la torreta y aguantar. Seguramente estaba a unos diez minutos del comienzo del ataque. Estaba caminando por la columna para ver si todo estaba bien. Fue entonces, en el último minuto, que tuvimos un incidente desafortunado, que sirvió como un presagio ominoso. Apenas me había alejado a cincuenta metros de la parte trasera cuando, con un arranque, oí una salva de máquina detrás de mí. Supe enseguida que alguien demasiado ansioso ya había cargado. Unas cuantas rondas habían salido en el desafortunado tipo. Casi tuve un ataque al corazón cuando me di cuenta de que esto había sucedido a mi cargador, de todas las personas. La mala suerte rara vez viaja sola. También había deprimido el arma para que dos soldados de infantería del "Tigre" delante de mí fueran gravemente heridos. Naturalmente, nuestros compañeros en el batallón fusilero eran además de ellos mismos, y su confianza en nosotros fue sacudida hasta el núcleo. Los heridos fueron rápidamente evacuados en un APe, porque el ataque debía comenzar. Si Iván realmente no había notado nada hasta ese momento, entonces todo debió de estar claro para él después de ese incidente. El asunto siguió molestándome durante toda la operación, pero no había nada más que se pudiera hacer al respecto. Simplemente no podía entender cómo tal cosa había sucedido a una mano tan antigua. Debe tenerse en cuenta que estaba estrictamente prohibido cargar o incluso deprimir las armas antes de que el ataque estuviera rodando y estuviera presente un claro campo de fuego. En el área de montaje poco antes de la hora-H, sólo los operadores de radio podían sintonizar su equipo. Todo lo demás tenía que esperar. Y fue en esa mañana, de todas las mañanas, que hubiéramos tenido muchas horas de tiempo para cargar nuestras armas. Pronto lo descubriríamos. Naturalmente, mi cargador era prácticamente inútil ese día. También lo tenía hasta la línea de la barbilla. Más tarde, sólo pudimos evitar una corte marcial con gran dificultad. ¿Quién se habría beneficiado de la condena del desgraciado? Aunque la causa del accidente había sido el desgaste de la abertura de la ametralladora, la culpa del cargador era indiscutible, si no por otra razón que las armas debían haber sido elevadas. El artillero también habría sido acusado porque no había ejercido su deber de supervisión. Yo estaba muy contento de haber evitado el castigo de ambos. A pesar de todo, el ataque rodó a tiempo. Nuestro punto había cruzado la línea de frente cuando la columna se detuvo inesperadamente. Transcurrido un tiempo, la radio recibió información de que el tanque de plomo había corrido hacia una mina y estaba inmóvil. El ataque se detuvo así, y quedó claro para mí que nunca llegaríamos a los Narwa. Luego esperamos en

terreno completamente abierto, un buen blanco. Ivan ya había comenzado a mostrar signos de vida. Estaba disparando con artillería y morteros de todo calibre y, además, también había alarmado su apoyo aéreo cercano. Afortunadamente, nuestros combatientes eran al menos capaces de mantener el cielo despejado. Derribaron dos aviones de ataque rusos. Los demás no llegaron demasiado cerca después de eso. Tres globos de observación rusos flotaron sobre la cabeza de puente. Dirigieron la artillería pesada. No recibimos un solo éxito directo a pesar de que estuvimos allí durante horas y horas. También sólo teníamos capacidad limitada para avanzar y retroceder porque no podíamos salir de la carretera. Eso demuestra lo difícil que es hacer un tanque inofensivo a grandes distancias, incluso con fuego dirigido. En algunos aspectos, los rusos son magos. Por ejemplo, era sorprendente la rapidez con que los globos desaparecieron en el suelo cuando un combatiente alemán se acercó. Esos chicos estaban en el aire de nuevo con la misma rapidez. Nuestros combatientes no podían acercarse a nivel bajo, porque los rusos habían empleado innumerables armas antiaéreas. Estas armas, especialmente los cañones de dos y cuatro luces, dejaron una gran pared de fuego cuando los combatientes aparecieron. Los Stukas, que atacaron la cabeza de puente Narwa en el transcurso del día, sufrieron el mismo destino que los combatientes. Es bastante difícil golpear un puente en una inmersión escarpada. Era imposible porque las bombas debían caer a grandes altitudes. Dos de nuestras máquinas fueron incluso derribadas por las armas antiaéreas rusas. Cabe señalar que más tarde descubrimos que los puentes construidos por los ingenieros eran apenas detectables desde el aire. Corrieron justo debajo de la superficie del agua. Uno sólo podía identificarlos por la ligera agitación del agua. Estos "puentes submarinos" no podían ser abordados desde el aire, y mucho menos ser golpeados. En cualquier caso, Ivan no había estado durmiendo, y sus medidas defensivas nos presentaban un problema insoluble. Los otros dos grupos de ataque también se habían colgado como nosotros. El grupo que había atacado fuera de la "bota" anterior no podía utilizar una sola carretera reforzada. Los Panzer IVs pronto se quedaron atrapados en el barro. Durante nuestra conferencia de órdenes, habíamos bromeado que el Grafwanted informara la eliminación de la cabeza de puente Narwa al "Fuhrer" como un regalo de cumpleaños el 20 de abril. Sólo unas horas, todo el asunto ya tenía muy poca semejanza con un regalo de cumpleaños . Nuestros Stukas arrojaron bombas varias veces sobre la cordillera más al sur y alrededor del punto 312. Quizás estos ataques tuvieron un efecto psicológico, pero ningún daño serio fue infligido al enemigo. El humo apenas se había disipado cuando los rusos volvieron a la vida. El comandante de la compañía, von Schiller, permaneció en silencio en su tanque, sin tratar de hacer nada. A intervalos regulares, Graf Strachwitz preguntó por la situación. Él recibió la misma respuesta cada vez: "Ubicación sin cambios. ¡Adelante avance imposible!" Nos aguantamos hasta mediodía de esta manera. Pero entonces el Graf perdió la paciencia. Von Schiller y yo fuimos ordenados de regreso al puesto de mando. Por supuesto, no podía imaginar que algo bueno sucediera e hiciera mi camino a pie con el comandante. Finalmente llegamos al puesto de mando, más arrastrándose que caminando. Graf Strachwitz ya nos esperaba delante de su búnker. Él movió nerviosamente su habitual bastón de ida y vuelta. Y luego se soltó: "Von Schiller, estoy sorprendido, no has dado una sola orden todo el tiempo! Creo que todavía estarías en el mismo lugar mañana, sin haber hecho nada! Tengo que exigir algo más personal iniciativa del comandante de una compañía 'Tigre' Esto es realmente increíble, simplemente cierre sus escotillas y espere hasta que la situación se aclare por sí misma1 Investigaré el asunto y luego tomaré la acción apropiada ". El Graf acabó con von Schiller de esta manera. Strachwitz estaba fuera de sí con rabia y apenas podía detenerse. Luego me dio la orden de asumir la misión de

"bienvenida" y poner la operación completamente descarrilada en el camino. Anunció que pronto visitaría los elementos principales. "Todavía no has visto nada", dijo, "si personalmente tengo que volver a rodar todo el asunto". Con sentimientos encontrados, volví al frente. Le dije al inen por radio que el comando me había sido transferido. Unteroffizier Carpaneto, que, como tanque de plomo, había sufrido la desgracia con la mina, inmediatamente intentó mover su vehículo hacia la derecha y hacia el pantano usando su única pista. Ayudé a empujarlo un poco por detrás y luego lo pasé sin problemas. Por supuesto, podríamos haber ejecutado la misma maniobra durante la mañana. Carpaneto no se había movido, sin embargo, porque von Schiller no había hecho un esfuerzo para superarlo. Carpaneto no podía soportar al comandante en absoluto y probablemente había esperado mucho tiempo para hacerlo entrar. El incidente con la mina le ayudó a hacer eso. Podríamos haber caracterizado su obstinada espera de una orden como no abierta o no en el espíritu de camaradería, pero, a la larga, nos salvó a todos con su terquedad y su aversión a von Schiller. Incluso con un rápido avance, no había duda de que Iván nos habría terminado en ese momento. Unteroffizier Alfredo Carpaneto fue un pintor entrenado en la academia de Viena. Era un temerario y un fabuloso comandante de tanques y compañero. Se podía hacer algo con él, siempre que uno tuviera su confianza y confianza. Como uno podría imaginar, él no nació para el desfile y la ceremonia de tierra. Cortó una figura menos que imponente en el campo de perforación. Nunca se hubiera podido sacar de él a un "prusiano", pero su actitud militar y su incondicional camaradería no estaban demasiado alejados del verdadero espíritu prusiano de antaño. Por supuesto, ese tipo de hombre siempre trató de obtener la cabra de personas como von Schiller. Por lo tanto, no podía entender por qué von Schiller había ordenado a este sargento, de todos los sargentos, que dirigiera el punto delante de él. Esto demostró la inexperiencia psicológica de von Schiller y la falta de percepción una vez más. Finalmente se convirtió en su deshacer. Entonces rompimos a través de las líneas rusas en un clip rápido y llegamos a la ominosa zanja antitanque, lo que nos obligó a detener de nuevo. Inmediatamente informé de nuestra nueva ubicación. Graf Strachwitz ordenó entonces que nuestro ataque no continuara hasta la mañana siguiente. Se suponía que los ingenieros debían hacer la zanja pasable durante la noche y volar la T34 en el lado derecho de la carretera. ¡Dios sabe, nuestra posición no era para ser envidiada! A nuestro alrededor estaban los rusos, y estábamos prácticamente condenados a una inmovilidad casi completa. Cuando retrato todo aquí de una manera desapasionada, uno no puede imaginar lo difícil que era todo, a pesar de que nos habíamos acostumbrado a todo tipo de cosas. Cada tanque abajo de la línea proporcionó la cubierta, alternando a la derecha ya la izquierda. Sólo el tanque de plomo estaba cubierto al frente, ya que los demás no tenían ningún campo de fuego en esa dirección. Cada uno de nosotros tenía que mantener un puesto de vigilancia constante y vigilante para que los rusos no pudieran lanzarnos una desagradable sorpresa. Cuando esperábamos en tales situaciones, naturalmente roía nuestros nervios. Anhelábamos que pasara la noche. La zanja del tanque estaba cubierta por un cañón antitanques ruso, que había sido instalado en un pedazo de bosque a la derecha. Un obstáculo de tanque vale menos si no está cubierto. Intercambiamos el fuego con estos chicos hasta que finalmente tuvimos algo de silencio. Sabíamos que si los rusos fueran fieles a la forma, tendrían nuevas piezas listas en la misma posición por la mañana. Debe ser observado que el firefight no era demasiado animado. Sospeché que los rusos querían dejarnos avanzar más porque estaban tan seguros de sí mismos. Podrían inspeccionar todo el Kampfgruppe en el campo abierto y asignar sus objetivos. Nuestro flanco izquierdo planteaba un problema especial para el avance continuo hasta el punto 312. El terreno alto lo hacía paralelo. Con

su corona boscosa, el suelo alto parecía como si. fue creado para el emplazamiento de armas defen-sive. Debido a eso, los tanques que se arrastraban tenían que disparar constantemente contra los cañones de asalto que habían arrastrado hacia el alto terreno desde el sur para amenazarnos. Si Iván se ponía un poco impertinente, entonces nuestros observadores de artillería pusieron un poco de amortiguación en las cosas. Pronto pudimos ver a la infantería rusa marchar hasta el alto terreno. Caminaron por la zona sin preocuparse, como si nuestros tanques estuvieran allí sólo para su disfrute. Esto también indicaba que Iván se había apoderado de las cosas durante algún tiempo y no pensaba en absoluto en dar la vuelta. Sin duda sabía que no podíamos convertirnos en una seria amenaza para él allí. La artillería rusa disparó excepcionalmente bien. Por el momento, sin embargo, sólo parecía ser el tamaño de nosotros. En ese punto, todavía no había ninguna barra de artillería masiva. Los prisioneros que habíamos tomado en el "saco del este" dijeron durante su interrogatorio que la pesada artillería rusa estaba tripulada por la fuerza. Tal vez esa era la verdadera razón de la mayor precisión en apuntar. La experiencia había demostrado que una mujer rusa en uniforme era aún más fanática que su contraparte masculina. Para Ivan, nunca hubo problemas de reabastecimiento a lo largo de tramos cortos en terrenos difíciles. Si, por ejemplo, los vehículos no podían conducir hasta el frente, la población circundante, sin importar la edad o el sexo, era utilizada para transportar las cosas. Todos dieron su mejor esfuerzo para llenar su "obligación". Estábamos muy contentos cuando se hizo oscuro. Como de costumbre, las formaciones de bombarderos Russ-ian pasaron por nosotros y bombardearon la ciudad de Narwa y nuestra cabeza de puente. Probablemente la ciudad ya estaba nivelada. Cada vez que los fuegos iluminaban el cielo de la tarde a nuestra retaguardia, apenas podíamos creer que aún quedara algo inflamable. La noche era tan oscura, que no podíamos ver nuestras manos delante de nuestros ojos. Tuve una parte de las tripulaciones desmontar con sus pistolas de máquina para que puedan proporcionar cobertura a la izquierda y la derecha de la carretera a una corta distancia de distancia. Ivan habría sido capaz de sorprendernos fácilmente en los tanques, ya que no podíamos ver su enfoque. Con Kerscher y Zwetti, volví a la zona de ensamblaje donde nuestro personal de suministro trajo municiones, combustible y alimentos. A partir de ese momento, las tropas fueron suministradas por APes. La actitud de estos hombres de GroBdeutschland y su líder, el Teniente Famula, era magnífica. No importa cuántas veces me fui a su bunker con una solicitud durante esas noches, nunca oí maldición de nadie cuando fue arrancado de su sueño y una vez más tuvo que conducir a nosotros por adelantado. Kerscher trajo las municiones y el combustible por adelantado, basado en las necesidades reportadas de los tanques individuales. Seguí con el escuadrón de ingenieros, que había cargado las vigas de la zanja antitanque. Los rusos apenas disparaban sus armas pesadas. Se oía una ametralladora ocasional a la derecha ya la izquierda de la carretera. Confusión salvaje reinó detrás de las líneas rusas tan lejos como la zanja antitanque. Ivan estaba explorando la zona con numerosas patrullas de reconnaissance. A menudo gritábamos a alguien que se paraba en nuestro camino y no se daba cuenta de que era un ruso hasta que despegó. Por supuesto, ninguno de nosotros se dejó involucrar en un tiroteo. Pero a pesar de eso, o quizás por eso, la noche era especialmente desconcertante. Los rusos debían de estar interesados en arrebatar a uno de nosotros, y esta certeza bastó para practicar la mayor cautela. Por la tarde, habíamos deseado el anochecer; durante la noche, esperamos con impaciencia por la mañana. Al menos entonces pudimos ver lo que estaba sucediendo en nuestra proximidad inmediata. Mientras que en la oscuridad, sin embargo, los hombres corrían hacia adelante y hacia atrás, los APes se movían, y los rusos estaban intercalados entre ellos. Por esa razón, no podíamos

iniciar ningún tiroteo; tuvimos miedo de golpear a uno de nuestros camaradas. Ya habíamos tenido suficiente experiencia mala con eso. Durante las primeras horas de la mañana del 20 de abril -el día del nacimiento del Fuhrer- la zanja antitanque había sido "nivelada", y la T34 se preparó para la demolición. Nuestros ingenieros habían empacado todo lo imaginable en él, de modo que en realidad desaparecería de la carretera después de la demolición. Por lo tanto, preferimos regresar a nuestros tanques por un corto tiempo. Los ingenieros nos habían llamado mientras nos movíamos, porque el fusil de demolición ya estaba ardiendo. La cosa voló aparte con una explosión asesina. Asumimos que Iván volvería a la vida después de eso, pero nada pareció agitarlo. Tuvo tiempo y supo lo fuerte que era. Me dirigí de nuevo al puesto de mando para discutir la operación con el comandante del batallón fusilero. Graf Strachwitz se dejó molestar durante la noche sólo por circunstancias excepcionales. El teniente Famui relató que los Graf estaban profundamente dormidos y en pijama, como de costumbre. Famula añadió que rara vez se dejaba hablar de ello. No podía ser tan malo, dijo Famula, si el Graf mostraba tanta calma. Debido a que el Graf no estaba allí, discutimos asuntos con el comandante del batallón. A la hora H, se suponía que un regimiento de Nebelwerfer dispararía un bombardeo de cinco minutos en el punto 312. El observador podía emplear la artillería según nuestros deseos. Mientras tanto, el batallón de infantería ya había llegado a nuestras posiciones. Fue en las zanjas a lo largo de la carretera izquierda y derecha de los tanques y esperó la orden de ataque. Miré mi reloj un poco nervioso. Eso fue probablemente unos cinco minutos antes del inicio del fuego preparatorio. Ya estábamos calentando los motores. Ninguno de nosotros nos sentimos bien. Todos habían pensado que el Graf podía salir de la operación durante la noche. Eso nos hubiera salvado a muchos hombres y material, pero resultó que tendríamos que esperar una hora por hora durante dos días completos para que la orden se retirara. A la hora H, escuchamos el aullido causado por el puntual disparo de las baterías Nebelwerfer detrás de nosotros. Estaba a punto de observar dónde estaba el fuego, cuando las terribles detonaciones hicieron temblar la tierra alrededor de nosotros. Parecía que había desaparecido. AU de las escotillas se abrió debido a la presión del aire. Tuvimos la sensación de que nuestros pulmones irrumpirían. Mi primer pensamiento fue que Iván había monitoreado nuestro tráfico de radio y había comenzado su ataque al mismo tiempo que nosotros. Lamentablemente, esa fue una conclusión falsa. Pero ¿cómo podría haber sabido que nuestros propios "chicos maravillosos" estaban tirando demasiado corto! ¡Esos cohetes no deseados con su ruido ensordecedor vinieron desde atrás! Había experimentado el fuego de un órgano de Stalin bastante a menudo, pero comparado a lo que sucedió allí en ese entonces, los rusos eran amateurs comunes. Inmediatamente radioeléctrico el puesto de mando, pero sin éxito. Una vez que se dio la orden de disparar, se disparó la salva planeada. Sólo rara vez tuvimos éxito en detenerlo. Así que tuvimos que soportar esos terribles cinco minutos, y cualquiera que los experimentara nunca lo olvidaría. Estábamos impotentes en la barrera de nuestro propio Nebelwerfer. Incluso Iván, si hubiera querido diezmar nuestra posición de ataque, no podría haber disparado mejor. Nunca pude averiguar entonces o más tarde cómo se produjo esta miserable situación y quién fue el responsable. Las unidades de Nebelwerfer tenían los mismos mapas que nosotros. Era un misterio cómo algo así podría suceder. Cuando estábamos operando en el "saco del este", había pedido un cohete y se lo había negado porque había pedido que se disparara a ochenta metros frente a nosotros. La distancia fue considerada demasiado corta. Las mismas personas ahora dispararon por su propia cuenta justo encima de nosotros! Desafortunadamente, no pudimos hablar con ellos para hacerlos responsables porque las unidades de Nebelwerfer rápidamente se desplazaron y desaparecieron después de cada

misión de fuego. De esa manera, Iván no pudo devolver el favor. Después de este incidente, pude entender sus sentimientos a ese respecto. Como resultado de la falla, el batallón de infantería fue aplastado. La mayoría de los hombres estaban heridos o muertos. Fue una visión espantosa. Las vigas bien dispuestas en la zanja antitanque también habían sido descifradas. A pesar de todo eso, pasé al otro lado de la zanja sin problemas. Me instalé con tres tanques, por lo que los rusos no podrían interferir seriamente con la evacuación de los infantes heridos y muertos. El teniente Famula envió inmediatamente unos cuantos APS para cargar a los heridos. Pensamos que finalmente había llegado el momento de renunciar a nuestras intenciones. En lugar de eso, se envió una orden: "Determina si puedes avanzar, se te está enviando un nuevo batallón". Algunos pueden considerar que la locura o, dependiendo de los tiempos, un crimen. Pero uno no puede juzgar los requisitos de una batalla defensiva tan crítica desde una perspectiva civil o de paz. Como mínimo, quería llegar al punto 312 para tener un mejor punto de salto para un ataque al sur de la mañana siguiente. Al mismo tiempo, también estaba completamente claro para mí que nunca podríamos llegar a los Narwa. Ivan había minado desde hacía mucho tiempo el camino a través de los bosques. Nos mudamos pero sólo una corta distancia. Un tanque ya se había inhabilitado, y el camino tenía que ser despejado nuevamente. Quería encender un cigarrillo. Kramer me dio una luz, y, al mismo tiempo, un sólido golpe sacudió nuestro tanque. Debe haber sido un calibre colos-sal, disparado por un arma de asalto. Esta vez, sin embargo, vino de la parte rusa. Las armas estaban situadas en el alto terreno a la izquierda de nosotros. Los hombres a mi retaguardia ya habían identificado al blanco y lo habían tomado bajo fuego. La cúpula del comandante había salido de mi "Tigre". Tenía metralla en mi sien y cara. Las heridas sangraron profusamente, por supuesto, pero nada había sucedido de otra manera. Todo el asunto pudo haber empeorado considerablemente. Kramer siempre había castigado mi fumar. Pero le habían enseñado un hijo-les; si no me hubiese inclinado para encender mi cigarrillo, entonces mi cabeza habría estado en la cúpula en el momento crítico. Apenas necesita ser mencionado que habría "perdido mi cabeza" en el sentido más verdadero de la palabra. Yo no habría sido la primera que había sucedido. La razón se puede encontrar en un fallo de diseño. En el inicial '' Tigres '', la cúpula todavía estaba soldada. Se elevó alto y tenía rendijas de visión directa. La escotilla de la cúpula se levantó verticalmente cuando se abrió. Así, desde una distancia, cualquiera podía reconocer que el tanque era vulnerable desde la parte superior. Una ronda explosiva sólo tuvo que golpear la escotilla, y la carga entera cayó sobre la cabeza del comandante. Si un comandante quería cerrar la escotilla abierta, tuvo que inclinarse sobre el exterior del vehículo y exponerse a la cadera para desbloquear un pestillo de seguridad que lo liberó. Este diseño defectuoso fue cambiado pronto. A continuación, la cúpula se redondeó. El comandante miraba indirectamente a través de las rendijas de la visión con espejos, y la escotilla se podía girar horizontal y cerrado. La ronda que golpeó había arrancado de la cúpula justo en la línea de soldadura. Tuve mucha suerte porque si la ronda hubiera golpeado un poco más alto en la escotilla no habría salido tan fácilmente, a pesar de la gracia salvadora de la cig-arette. Para salir finalmente de la línea de visión rusa, nos movimos rápidamente al punto 312, que entonces significó que estábamos en el bosque. Me volví hacia la derecha para cubrir el camino que corría hacia nuestro camino desde el norte. Se pensaba que el tanque que me seguía proporcionaría seguridad al sur. Inmediatamente identificé un cañón de asalto ruso al norte y mi artillero tenía objetivo. Sin embargo, Iván se salvó cuando se dio cuenta de que estábamos echando la vista en él. Kramer disparó y al mismo tiempo otro cañón de asalto ruso nos golpeó entre la torreta y el casco. El siguiente tanque no había alcanzado todavía el punto 312. Sigue siendo un

misterio para mí cómo salimos de nuestro "Tigre". En cualquier caso, sucedió tan rápido como un rayo, nos reunimos en la zanja. Todavía tenía los auriculares encendidos, lo único que guardamos. Naturalmente, rápidamente desapareció en el próximo "Tigre". La columna empezó a retroceder a la zanja antitanque, cubriéndola a todos los lados. En el proceso, otro tanque fue golpeado hacia fuera y tuvo que ser empujado en el pantano a la izquierda de la carretera. Tenemos la intención de recuperar el tanque dañado más tarde. Como se podía imaginar, estábamos hartos de todo. Si los rusos hubieran mantenido la situación general en mente y hubieran esperado un poco más para disparar, todos habríamos vuelto a pie. Eso marcó la conclusión de nuestro "presente de nacimiento al Führer". Mter retrocediendo, no sufrimos más pérdidas. Mientras tanto, el Graf había sacado un batallón de nuestra antigua línea de frente para cubrirnos. El Kampfgruppe, que había avanzado desde el norte, también se colgó. Según informes de su mando, el Kampfgruppe que avanzaba al sur de nosotros había alcanzado la carretera entre el Punto 312 y la ciudad en el Narwa. Probablemente fue también la razón por la que tuvimos que seguir esperando. Tal vez podrían haber abierto la carretera desde ese lugar. Al día siguiente, derribamos dos tanques enemigos durante un contraataque ruso. Nuestro "tigre" dañado tuvo que ser soplado en el lugar por los ingenieros porque no podría ser recuperado. El 22 de abril, movimos un poco nuestras posiciones para hacer posible el remolque del segundo tanque. El "Tigre" fue remolcado durante la noche. Los rusos no retuvieron su munición más, una vez que supieron que nuestra operación había fallado. Recibimos algunos golpes de las pistolas antitanque, porque ambos tubos de escape de nuestro tanque eran rojo brillante y ofrecían un buen objetivo. Dejamos caer el "Tigre" delante de la zanja. Más allá de la parte trasera, recogimos el tanque discapacitado de Carpaneto. El biplano ruso del "pato cojo" interrumpió considerablemente nuestro movimiento a la parte posterior. (El magnífico teniente Famula también fue víctima de una de estas bombas, sorprendido por uno y herido mortalmente por metralla mientras permanecía de pie en la carretera.) Finalmente llegamos a nuestra zona de asamblea en buena forma. Nos pusimos allí en caso de un contraataque ruso. Al mismo tiempo, la infantería volvió a sus viejas posiciones. Von Schiller, junto con Oberfeldwebel Delzeit, avanzaron para recuperar otro vehículo discapacitado. Mientras se levantaba, un pedazo de metralla antitanque buscaba los cuartos traseros de Delzeit. Expulsó su bazo continuamente maldiciendo una tormenta. El "Tigre" que habíamos dejado en el otro lado de la zanja también tenía que ser soplado en su lugar porque la infantería no podía aguantar bajo la presión rusa. Tuvieron que retirarse esa misma noche. Así terminó la tercera "Operación Strachwitz". No ganamos una yarda de terreno, pero sacrificamos muchos soldados y tanques en el proceso. Nuestras operaciones en el sector norte del Frente Oriental, especialmente las últimas a lo largo del Narwa, no nos habían hecho felices a pesar de los éxitos que habíamos obtenido. Todos se dieron cuenta, sin embargo, de que nuestra presencia había sido desesperadamente necesaria. La infantería por ella era simplemente demasiado débil para luchar contra un enemigo tan superior. Tuvimos que reforzar el frente convirtiéndonos en las "estancias en el corsé". Sólo el apoyo psicológico que a menudo podíamos ofrecer era suficiente para prevenir a nuestros "pounders de tierra" de darse por vencidos. Desafortunadamente, las pérdidas sufridas por el fuego indirecto como resultado de atacar eran demasiado altas. Los problemas mecánicos en el terreno pantanoso también ocurrieron con más frecuencia que de costumbre. Terreno adecuado tanque, donde una empresa entera podría ser empleado como una unidad, era una vista rara vez en el camino menos áreas del norte. Debido a eso, a menudo teníamos que llenar la vacante de las armas defensivas que faltaban. "El espíritu de la armadura es el espíritu de la caballería", solía decir un antiguo comandante de la mina. Él, como muchos oficiales

del tanque, vino de la caballería. Esta comparación es muy apta y demuestra cómo el empleo de los tanques requiere espacio de maniobra, algo que nunca estaba disponible en ese sector. Sólo mediante el ataque y el contraataque hemos sido capaces de utilizar nuestra maniobrabilidad y el largo alcance del cañón de 8S-mm. En el sector norte, donde Iván siempre nos eludía, rara vez podíamos infligirles graves daños. Sin nuestra presencia, sin embargo, el sector de Narwa no podría haberse detenido en absoluto. Hicimos todos los esfuerzos posibles para hacer frente a las dificultades del terreno y, en el proceso, nos acercamos a los límites de lo humanamente posible. Incluso si a menudo maldecía sobre vegetating en el terreno pantanoso, estábamos orgullosos de que la infantería tenía confianza en nosotros y fue, en general, satisfecho con nosotros. La última "Operación Strachwitz" fue nuestra actuación de despedida en el sector de Narwa. Nos reunimos en nuestra base de apoyo en Sillama. La mayoría de los tanques estaban siendo reparados y tuvieron que ser revisados desde cero. Afortunadamente, Iván también pareció necesitar un poco de descanso, y no hubo grandes peleas en las siguientes semanas. Cruz de Caballero en el Hospital. Nuestro tiempo en el área de Narwa fue así llevado a su fin. A finales de abril, la compañía recibió la orden de seguir nuestro batallón a la zona alrededor de Pleskau. Pleskau es el cruce de tráfico en la carretera de Leningrado-Dunaburg. Se encuentra directamente al sur del lago Pleskau, que se extiende hacia el norte hacia el lago Peipus. Desde Sillama, nos dirigimos hacia el oeste hasta nuestro ferrocarril. Incluso sin la intervención directa del enemigo, uno todavía puede tener muchos dolores de cabeza con un tanque. La infame lluvia y el período de barro habían llegado, e incluso el camino era apenas negociable. Los vehículos rodados se hundieron hasta sus ejes, y temíamos que nuestros tanques se hundieran en sus cascos. Cada "Tigre" tenía uno o dos camiones en el remolque. Los camiones no podían avanzar usando su propio poder. El fango de barro en frente de los radiadores. Si el cable de remolque era lo suficientemente fuerte, arrancó el eje delantero del camión junto con sus ruedas. Cuando finalmente llegamos a la estación de tren, la mayoría de los vehículos estaban listos para el taller de reparación. La mayor parte de ellos tenían que ser remolcados en los vagones. Esperamos con interés el viaje en tren. Podríamos estirarnos en la paja de los coches para los hombres alistados y finalmente dormir sin ser molestados por primera vez en mucho tiempo. No previmos ninguna alerta en todo durante el viaje. Por lo tanto, aprovechamos el tiempo, ya que nadie sabía lo que nos esperaba en la zona alrededor de Pleskau!. Por supuesto, yo también había llevado a nuestro perro de compañía, Hasso, junto con nosotros. Pero cuando me desperté en una parada, él había desaparecido. De acuerdo con los relatos de los hombres, había saltado del tren en movimiento, probablemente para buscar algo que algún cuerpo había lanzado. Perdí así a un buen amigo que a mí me faltó muchísimo, aunque sólo fuera de cuatro patas. El batallón había reservado un pueblo para nosotros donde se suponía que iban a atraer barrios. Parecía que se suponía que disfrutar de unas pocas semanas de silencio. Este hecho no se hundió en mí hasta que el nuevo comandante, el mayor Schwaner, nos hizo una visita poco después de nuestra llegada. En ese momento, no lo conocíamos. Me pidió que estableciera los horarios de entrenamiento para las próximas cuatro semanas. Eso no fue muy bien conmigo. Yo era de la opinión de que los hombres primero deben recuperarse de las operaciones largas y difíciles. Naturalmente, incluso en una posición de reposo hacia atrás, los deberes necesarios aún debían realizarse durante el día. Pero realmente no tenía paciencia en absoluto para la instrucción de armas de fuego y tonterías similares, sobre todo porque no había tropas verdes entre nosotros. Sorprendentemente, el resto no me hizo nada bueno. Descubrí que incluso con las mejores intenciones hay límites a la resistencia

física. Me dieron ataques de asma, que pronto se hizo tan grave que tuve que parar después de cada paso. Sólo podía moverme con un bastón de "Wolchow". El médico del batallón, doctor Schönbeck, se ocupó de mí. Me ordenaron a la cama y no se permitió ni el tabaco ni el alcohol. El hecho de que yo también no tenía ningún deseo de ellos me dijo lo realmente malo que estaba. Pero después de una semana me había recuperado lo suficiente para poder llevar a cabo misiones de reconocimiento de ruta hacia el frente. Tuvimos que inspeccionar las carreteras y los puentes en nuestra nueva área detrás de las líneas del frente. También tuvimos que establecer contacto con las tropas en sus posiciones para que conociéramos nuestro camino en caso de que estuviéramos empleados allí. Para nuestras operaciones en el sector de Narwa, yo había sido galardonado con la Cruz de Caballero el 4 de mayo. La compañía afirmó que me había enfermado sólo para poder salir de la formación de batallón, que se había programado para mí. Por lo tanto, el premio me fue otorgado en mis palanquillas. Los chicos bebieron a mi salud, mientras que el comandante me vigilaba para que no comiera alcohol. Todos compartían mi felicidad. Ellos sabían que yo estaría allí cuando fuimos a nuestra próxima operación. Dos nuevos oficiales, los tenientes Nienstedt y Eichhorn, llegaron unos días más tarde para aliviarme. El estado de mi salud había mejorado notablemente. Sobre la base de la situación pacífica en ese sector del frente, se me concedió una licencia de convalecimiento de cuatro semanas. Como es bien sabido, sin embargo, uno nunca debe contar sus pollos antes de que sean eclosionados. Estuve apenas cinco días en casa cuando un telegrama me convocó a la unidad. El soldado de primera línea debe estar siempre preparado para tales eventualidades. En tiempos de guerra, por lo general sólo los soldados de los territorios ocupados podían gozar de una licencia ininterrumpida, aunque ya estuvieran bastante bien mientras estaban "en acción" allí. Uno tiene la impresión de que estos hombres privilegiados son los que más se quejan del "ejército miserable" y de la "horrible guerra". Entre sus filas hoy se encuentran también a los que discrimina contra los soldados alemanes decentes y apoyan indignamente el odio conscientemente dirigido de otros países. En Riga, en el viaje de regreso al frente, conocí al Teniente Schiirer de la 3ª Compañía. Había recibido el mismo telegrama que yo. Maldijo una tormenta y probablemente ni siquiera notó lo feliz que estaba de tener alguna compañía en el viaje. Eso hizo que la partida repentina fuera más fácil. Cuando llegamos a nuestra estación de tren de destino y preguntamos sobre nuestras unidades, nos enteramos de que ya habían sido trasladados a otro sitio. Entonces buscamos al Hauptmann Schmidt, el comandante de un batallón de asalto, a quien ambos conocíamos. Se prometió poner un Kiibel y un conductor a nuestra disposición, lo que nos llevaría a nuestras unidades. En ese momento, sin embargo, quería ir de fiesta con nosotros. Así pudimos ahogar nuestras penas por la interrupción de la licencia. El carousing era tan animado que ni siquiera nos dimos cuenta de nuestra partida. No volvimos a nuestros sentidos hasta que nos detuvimos frente al puesto de comandante del batallón. En lugar de un ataque enemigo que nos esperaba allí, como habíamos asumido, había otro partido. Schiirer había sido ascendido a Oberleutnant. Teníamos todo tipo de razones para lavar nuestra ira. Nuestros compañeros nos habían convocado de regreso sin ningún tipo de operación que nos hubiera exigido. Al día siguiente, conduje a la compañía. Estaba separado a una distancia justa en un pueblo. Al principio, el primer sargento no me reconoció en absoluto. Estaba a punto de saludar por el libro porque creía que yo era un nuevo oficial que había sido transferido a la compañía. El error fue pronto rectificado. Felices de vernos, nos dimos la mano. Cabe señalar que yo había traído una nueva y completamente "regulación" tapa de ultramar de licencia. Cambió mucho mi aspecto habitual. Hasta entonces, yo siempre había usado una forma de sombrero que no guardaba

semejanza con la de los reglamentos. Me lo había enviado mi madre cuando me ascendieron a teniente. Desde entonces, la gorra se había vuelto completamente lavada, más gris que negro. Estaba muy bien en mi cabeza y no tenía ni un águila ni una cáscara; habían caído con el tiempo. Siempre había sido un punto doloroso con mi batallón y comandantes de la compañía. A pesar de las numerosas peticiones, sin embargo, no pude separarme de myoId cap. Siempre me había servido bien y me senté tan cómodamente en la cabeza, que los auriculares no me molestaron. Incluso durante una fuerte tormenta, no tuve que preocuparme por perderla. Pero este era un nuevo límite de campo. Yo sólo lo llevaba en la zona trasera, sin embargo. Tan pronto como me puse mi "tapa de asalto", mis hombres sabían lo que estaba pasando. El primer centinela que me vio despertó de inmediato a las tripulaciones. Sabía con certeza que las cosas iban a suceder en breve. Tuve la oportunidad durante mi primera noche de volver a empacar mi "tapa oficial" en mi baúl. Eso era porque los rusos habían roto en Ostrow, al sur de Pleskau. Les podría agradecer que hubieran esperado mi regreso. Salimos en las primeras horas de la mañana. Llegamos a la Rótula Rossitten-Pleskau y nos acercamos al área de nuestras operaciones. Ivan había atravesado desde el este hacia la Rollbahn y la había controlado. Se suponía que debíamos obligarle de inmediato a contraatacar. Llegamos al puesto de mando de infantería exactamente quince minutos antes del inicio del ataque. Como siempre, me senté fuera de la torreta con el artillero durante nuestro movimiento. Estaba a la izquierda y al lado del cañón. Haciendo eso, podríamos ver mejor en la oscuridad y ayudar al conductor. En el proceso, aparentemente me había acurrucado y de repente escotilla del conductor y en la carretera. Una vez más, la suerte estaba de mi lado. Mi conductor, Baresch, reaccionó tan rápido como un rayo y frenó antes de que la pista pudiera agarrarme. Sin su presencia de la mente habría muerto una muerte menos que gloriosa. Desafortunadamente, un mensajero tuvo peor suerte que yo. Pasó un tanque y cortó delante de él para girar a la derecha. Cuando perdió el control debido a un bache, fue atropellado y asesinado. El mayor Schwaner, nuestro nuevo comandante, estaba participando en su primera operación con todo el batallón. Estaba muy orgulloso de tener todas sus compañías juntas y fue al puesto de mando del regimiento para discutir la operación. No fue tan fácil hablar con Schwaner como lo fue con el inolvidable Jihihde. Ya había declarado claramente que era imposible comenzar el ataque a las 8 de la mañana. Solicité urgentemente que se aplazara el tiempo hasta por lo menos 9 de la mañana. Schwaner tenía una opinión diferente. Pronto regresó del puesto de mando y, a pesar de mis dudas, tuvimos que mudarnos de inmediato. Toda la operación fue condenada al fracaso desde el principio. La coordinación entre los comandantes era de importancia secundaria. Sin embargo, era importante que los petroleros tuvieran la oportunidad de establecer contacto con los líderes de las unidades de infantería. Tuvieron que ponerse de acuerdo sobre las medidas necesarias para trabajar juntos con nosotros. No quedaba tiempo para eso, y los resultados pronto fueron evidentes. Después de una corta distancia, la infantería fue a tierra y no se vio más. En su inexperiencia, los hombres se habían juntado como uvas detrás y al lado de los tanques. Eso atrajo el fuego de las armas pesadas de los rusos y resultó en la infantería sufriendo grandes bajas. Los que no habían sido heridos se arrojaron al suelo a la izquierda ya la derecha. Naturalmente, con el fuego pesado, ninguno de ellos se atrevió a levantarse de nuevo. Fue un completo desastre. Ninguno de nosotros conocía a ninguno de los oficiales, y nadie sabía quién pertenecía realmente a quién. Era prácticamente de ningún valor que alcanzáramos el objetivo con nuestros tanques. Al comienzo de la oscuridad, tuvimos que evacuar la posición porque no tuvimos oportunidad de limpiar las trincheras rusas y ocuparlas nosotros mismos. lvan} Vas muy consciente de eso y no hizo ningún esfuerzo por

retirarse. Se quedó en sus bunkers frente a nosotros, sintiéndose bastante seguro. La alta tierra de la que nuestra gente había sido sacudida fue llamada, simplemente, la "judennase" o "nariz de judío". Los lectores con algunas dudas no necesitan ofenderse en esta designación. No tenía nada que ver con el antisemitismo. Simplemente decía algo sobre la forma del terreno alto en términos que todos pudieran entender. El "judennase" fue fortificado de tal manera que sigue siendo un misterio para mí cómo podría haber sido perdido. tomado en una incursión en la noche. Este reverso sólo puede ser explicado por el descuido premeditado de nuestros hombres que se sentían demasiado seguros y no habían estado alerta. La cresta se elevó abruptamente. La forma más directa de llegar a él conducía a través de un estrecho desfiladero, quizás de cincuenta metros de largo. Sólo un "tigre" podría caber en ella. A la izquierda ya la derecha del desfiladero se encontraban sistemas de zanjas, dispuestos en forma de terrazas a lo largo de la pendiente hasta la cresta. Las trincheras, que unían los búnkeres entre sí, fueron excavadas en la colina y debieron estar completamente a salvo contra el fuego directo. Los rusos tenían un frente invertido en este sistema defensivo. Teníamos un detallado "mapa de fortificaciones" a nuestra disposición y así conocíamos la ubicación de cada búnker y trinchera. Se suponía que debía realizar un ataque frontal con la compañía. Al mismo tiempo, el resto del batallón, casi a toda fuerza después de su reposo y reposición, debía avanzar a la derecha de nosotros en una cresta que corría hacia la "Judennase". Eso significaría que todo el batallón tendría reunidos allí, uno tras otro, para convertirse en un blanco fácil para la artillería rusa, lo que, por supuesto, proporcionó otra oportunidad para caer con el comandante ya estaba mal dispuesto a mí debido a mis objeciones a la hora de inicio del atentado, dije que consideraba absurdo atacar un objetivo tan pequeño con todo el batallón: para esta operación, una compañía habría sido suficiente, si hubiera sido por mí, habría llevado cuatro tanques conmigo y otros cuatro tanques habrían avanzado a lo largo de la cresta, de modo que no se hubieran perdido más de ocho tanques. Si esos ocho tanques no pudieran hacerlo, tampoco podría todo el batallón porque los vehículos habrían interferido los campos de cada uno de ellos fi re. Mis argumentos no fueron aceptados, y yo estaba vestida. De acuerdo con las lecciones enseñadas por la "mesa de arena", todo el batallón sólo tenía que ser empleado. Por desgracia, no podía cambiar nada de eso. Sin embargo, uno siempre tenía un buen sentimiento cuando aún quedaban algunos vehículos en reserva que podían recuperar a los demás ... Me alejé rápidamente y llegué al desfiladero por delante de los demás. No estábamos en el mejor estado de ánimo mientras nos desplazábamos por allí. Ivan podía arrojar cargas moldeadas sobre nosotros con muy poco esfuerzo de las zanjas y el borde superior del desfiladero. Cada uno de nosotros tenía que estar atento a los demás para evitar un lío gigantesco. Llegamos a la cresta militar sin problemas, sin embargo. Dos tanques se habían desviado a la izquierda al pie de la «Judennase». Siguieron un sendero que corría diagonalmente a lo largo de la pendiente hasta la cresta y llegaba al borde de un trozo de bosque, al otro extremo del cual nos situábamos. Sin embargo, apenas había metido la nariz por encima de la cresta, cuando oí un ruido redondo de tamaño decente pasar por delante de mí. hizo parecer aconsejable permanecer en la parte posterior de la cresta. Más tarde descubrí que Lvan había instalado cañones de asalto y artillería no lejos en frente del lado lejano de la ladera. Dominaron completamente la cresta. Cualquier avance habría sido suicidio. Además, habíamos alcanzado nuestras posiciones anteriores. Sólo necesitaban estar ocupados. Sin embargo, nuestra infantería estaba a kilómetros de distancia y parecía estar durmiendo. En cualquier caso, no vi un solo soldado de infantería para el resto del día. Mientras tanto, el resto del batallón se nos acercó desde la derecha. Aunque estaba en contacto por radio con el comandante del batallón, mi propio jefe, me

golpeó desde la derecha con una ronda antitanque entre el plato de glacis y la torreta. Había ido con el otro grupo. La ronda golpeó el viento de nuestras velas. Si hubiera apuntado un poco más a la izquierda, ninguno de nosotros probablemente habría tenido tiempo suficiente para sacar una sola maldición. Afortunadamente, finalmente nos reconoció, y el asunto se detuvo con sólo un golpe. Simplemente no podía entender cómo ya había alcanzado mi objetivo. El teniente Naumann, un nuevo hombre en el batallón y en combate por primera vez, condujo a gran velocidad al frente del Kampfgruppe a la derecha. Estaba expuesto en la torreta y se podía ver hasta la hebilla del cinturón. Ese tipo de cosas no tenían nada que ver con la audacia. Era una locura suicida. La vida de la tripulación también fue irresponsablemente colocada en la línea. Inmediatamente pasé a la frecuencia de su empresa y continuamente transmitió que debía conducir más despacio y tener más cuidado. Cuando nada de eso ayudó, le di la distancia exacta que todavía tenía que conducir antes de que Iván lo viera y lo derribara. Después de todo, pude observar todo, y sabía hasta dónde nos atrevíamos a ir. Pero Naumann no oyó, o simplemente no quiso oír. Se levantó hasta el lugar que había especificado y rápidamente recibió un devastador golpe directo. Su tanque desapareció de la vista por un corto tiempo. Su tripulación se convirtió en el único listado como desaparecido en nuestro batallón; nadie en el tanque regresó. Ninguno de nosotros se acercó al "Tigre" porque estaba en medio de un fuego enemigo extremadamente pesado. ¿Cómo podía un comandante de tanque sacrificar a su tripulación tan sin sentido? Entonces no podía comprenderlo. Incluso hoy todavía no puedo entender las acciones de ese joven camarada. La tercera compañía había recibido recientemente un nuevo comandante de la compañía, Hauptmann Leonhard. Tuvimos suerte y ganamos el gran premio con él. Leonhard era el tipo de hombre que todo el mundo quiere tener como comandante de la compañía. Le debo muchas gracias. Siempre me ayudaba, el "pequeño teniente", siempre que quería convencer al comandante de algo para la empresa Allí estábamos, en la cresta de la colina, esperando nuestra infantería. Realmente, sólo los optimistas entre nosotros esperaron porque la infantería no solía seguir. Si queríamos que vinieran, tuvimos que llevarlos con nosotros durante el avance. En cualquier caso, estos hombres habían sufrido pérdidas tan grandes en heridos que no hubieran sido lo suficientemente fuertes como para mantener la posición durante la noche. Los rusos dispararon con creciente frecuencia y precisión. Sus observadores se sentaron probablemente en las trincheras detrás de nosotros a la izquierda. Simplemente se habían quedado en sus posiciones, porque no tenían ninguna razón para renunciar a nosotros. ¿Qué les habríamos hecho? Así perdimos un tanque tras otro, sobre todo en el grupo de bateo derecho, que estaba en una posición aún más desventajosa que nosotros. Von Wesely, que estaba todo el camino a la izquierda en el lado lejano del parche de madera, informó pronto que había recibido un golpe en la torreta de un cañón de asalto que le hacía el combate ineficaz. Von Wesely se había movido para enfrentarse al enemigo y darnos un poco de espacio para respirar. Los rusos eran agudos, sin embargo, y ni siquiera le dejó bajar un tiro. Apenas había metido la nariz sobre la cresta cuando se oyó un informe de bozal. Después de cuatro tanques en el grupo de la derecha, uno de los míos, y luego el de Wesely se había inhabilitado, el comandante se retiró con el resto de sus "Tigres" para ir a buscar a la infantería. Me supuse mantener la cresta por el tiempo que fuera necesario. Durante el día, todavía podíamos hacerlo aunque vimos a Iván siendo continuamente reforzado y, sobre todo, haciéndose muy animado a nuestra parte trasera. No hubiéramos tenido ninguna oportunidad en absoluto en la noche. Al comienzo de la oscuridad y sin esperar órdenes, decidí volver por el desfiladero. Ningún ser humano en su sano juicio podría haber exigido que permanezca allí durante la noche con los tres tanques que quedan

listos para el combate o que intente regresar a través del desfiladero en completa oscuridad. Pasamos por esa zona peligrosa sin incidentes y también recogimos a la tripulación del teniente Eichhorn en ruta. Su vehículo ya no se ponía en marcha, y nadie lo había mirado. Eso significaba que otro "Tigre" se dejó al aire libre, una conclusión realmente deprimente a nuestros esfuerzos. Cuando finalmente llegué a la posición de salto, descubrí que ninguna de las infanterías pensaba en venir esa noche. Por lo tanto, quedé satisfecho con mi decisión de no quedarme allí. El mayor Schwaner no planteó objeciones y probablemente se dio cuenta de que yo tenía razón con mis gemidos y gemidos en la mañana. Todo el mundo tiene que pagar caro por la experiencia. En las primeras horas de la mañana del día siguiente trajimos nuestra infantería a mitad de camino hasta la Judennase, por lo que tendría una distancia más corta a nuestro objetivo.Los hombres formaron una línea de escaramuza allí y fueron capaces de ocupar las posiciones de edad con el resto El terreno era algo plano, pero arbolado en algunos lugares, y era posible un buen camuflaje. A la izquierda del sendero que conducía a la "Judennase", podíamos ver una cresta a unos 800 metros de distancia, que discurría paralela a nos. Un ataque ruso estaba en curso allí. Pude observar el combate cercano con mis binoculares e inmediatamente disparé contra el flanco de Iván. Eso ayudó a nuestros chicos un poco. Las líneas rusas se encontraron con una depresión a mitad de camino hacia la izquierda, frente a nosotros. Estaban a un kilómetro de distancia y podían verse fácilmente desde arriba. Los rusos se movieron de una manera tan feliz-afortunada que tuvimos que disparar unas cuantas rondas para que sean más cuidadosos. Su descaro era a menudo asombroso. Alrededor del mediodía condujeron con sus motores principales, piezas de artillería, y remolques de munición en el área abierta de la pendiente hacia adelante como si no existiera en absoluto! Los dejamos avanzar lo suficiente abajo para que no pudieran desaparecer rápidamente sobre la cresta y luego lanzó unas cuantas rondas delante de ellos. La distancia era demasiado grande para golpear con cualquier precisión, y los conductores fueron capaces de salvarse antes de llegar a su transporte y sus tractores quemados. Los rusos se dieron cuenta de que habíamos redistribuido, y se abstuvieron de atacar ese día. Era evidente que iban a reforzar sus posiciones sobre la "Judennase". Podrían contar con que atacáramos por segunda vez, y en última instancia, la recuperación de estas "fortificaciones" era absolutamente esencial para nosotros. a la izquierda ya la derecha de nosotros no podía ser de otra manera El terreno alto que habíamos perdido dominaba completamente el terreno, absolutamente tenía que ser retomado. Los combatientes alemanes no mostraron. Los combatientes de infantería llegaron la noche siguiente. Utilizando los dibujos exactos de nuestra "fortaleza", comenté el ataque que se realizaría en la mañana con gran detalle con el comandante del batallón en su búnker. Cada escuadra podría así ser dada una misión precisa. El apoyo de la artillería también fue asegurado para la operación próxima. Dado que los cuatro de mis tanques habían sido inhabilitados durante el día, cuatro vehículos fueron atados a mí de la tercera compañía. Eso significaba que tenía que trabajar con personas desconocidas. A pesar de eso, todo salió bien porque ya me conocían. Salimos rápidamente al comienzo del fuego preparatorio. Llegamos al pie de la colina frente al desfiladero antes de que las baterías desplazaran el fuego hacia el alto terreno. Los rusos ni siquiera habían sacado las narices de las trincheras, y ya las cubríamos con fuego. Según nuestro acuerdo, la infantería había avanzado casi tan lejos como nosotros para entonces. Cubrimos las trincheras con fuego pesado mientras nuestros hombres cargaban y ocupaban la primera zanja a lo largo del borde inferior del precipicio. Los dos tanques traseros lo dispararon con los dos cañones antitanques rusos que se habían instalado en el pequeño

trozo de bosque. Mantuvieron nuestros flancos claros haciendo eso. Estos dos tanques también tenían la misión de moverse por el camino que se dirigía diagonalmente hacia la izquierda a lo largo de la pendiente. Al mismo tiempo, tuve que pasar por el desfiladero con mis dos tanques. Esperé hasta que nuestra artillería se hubiese movido y luego se movió rápidamente para conseguir ese desfile detrás de mí. Afortunadamente, vi a tiempo que el camino había sido bloqueado por minas alemanas expuestas. Era una situación crítica, porque el tiempo era urgente. En general, no se podía permitir que toda la operación fracase debido a dos minas alemanas. Por lo tanto, no había nada más que hacer que salir y arrojarlos a un lado. Desmonté con cierta aprensión mientras mis compañeros me daban cobertura y obligaba a Ivan a mantener la cabeza en la zanja. Milagrosamente, en realidad volví a entrar en el tanque en una sola pieza, y luego nos escabullimos a través de nuestro "callejón". Hoy en día podemos sonreír, pero una tremenda carga fue levantado de nuestros hombros cuando llegamos ilesos en la parte superior. Sin un poco de suerte, incluso el mejor soldado no puede hacer mucho. ... Nuestra infantería despejó el sistema de zanjas mientras estábamos cubiertos con fuego de artillería increíble. Tuvimos la suerte de que los rusos no tuvieron un solo golpe directo. Pero, ¿cómo se veían nuestros buenos viejos "tigres" después de esta presa? La tierra era tan profunda en ellos que podíamos haber plantado un pequeño huerto. Realmente fue un milagro que salimos ilesos de ese asunto. Encima de todo lo demás y para nuestro asombro, unas pocas olas de aviones de apoyo cercano también nos atacaron. Barrían tan de cerca sobre la cresta que pensábamos que seríamos apisonados. Pero incluso sus numerosas bombas y cohetes no nos golpearon. Por desgracia, como de costumbre, no había nada que ver de nuestros flyboys. Nuestros camaradas de infantería cantaban al "Barquero Volga" zarista cada vez que los cazabombarderos rusos o Ratas se aprovechaban y se abalanzaban sobre ellos de una manera tan despreocupada y sin obstáculos. Sin embargo, se le proporcionó un texto diferente y más apropiado. Su final fue así: "¡Tienes un montón de aviones de combate de regreso a casa !, así que envía mejor uno, sí uno de ellos en préstamo!". Pasamos mucho tiempo en la cresta y fuimos continuamente apuntados por la artillería rusa. No estábamos destinados a salir de ese atasco ilesos. Durante el cambio de posiciones y el respaldo, el otro tanque lanzó una pista debido a una maniobra de giro descuidada. El "Tigre" estaba allí, inmovilizado. Los otros dos tanques, que se habían movido hacia arriba en la pendiente inversa más lejos a la izquierda, no permitieron que el tanque lisiado de Wesely los disuadiera. También probaron su suerte. Por supuesto, ambos fueron golpeados rápidamente. Inmediatamente tuve que venir en su ayuda. Era imposible para las tripulaciones rescatar en el fuego pesado. Los rusos observaban cada movimiento, y ninguno de los hombres salía vivo. Me coloqué junto a los dos tanques de tal manera que los hombres de un tanque podían salir de un ataque y entrar en mi vehículo sin ser atrapados por el fuego enemigo. Todos habían sido ligeramente heridos. Entonces recuperé la tripulación del segundo tanque. El comandante del tanque tenía una severa herida en la cabeza. Inmediatamente tuve que llevarlo de vuelta al puesto de mando del batallón, porque su vida habría estado en peligro de otra manera. El buen comandante debe haber sido todos los ojos cuando volví solo con mi "Tigre". Antes de que pudiera hacer mi informe, él ya me estaba gritando. ¿Cómo fue posible volver solo y dejar a mis compañeros al frente? Mi respuesta fue muy corta -¡Señor, todos los tanques están inmovilizados! El resto de los hombres volverá a pie en cualquier momento. Entonces me fui bruscamente, así que no pudo ver cómo las lágrimas brotaron en mis ojos porque había perdido a otros tres de mis fieles "Tigres". Mis nervios fueron alterados después de todas las exigencias tremendas que se les imponían. A pesar de todo, teníamos razones para estar satisfechos. La infantería

estaba de nuevo en sus posiciones anteriores, y el objetivo declarado había sido alcanzado. La noche se utilizó para recuperar los tanques disparados. Justo al comienzo de la oscuridad, me mudé con dos tanques para remolcar los vehículos que estaban justo detrás de nuestras líneas. Luego trajimos personal de la escuadra de mantenimiento. Tuvieron que soldar el "Tigre" en la pista de la "Judennase". El tanque estaba justo delante de nuestras líneas en la calle de nadie, y la luz, que es inevitable cuando se suelda, estaba protegida por mitades de refugio. Coloqué mi tanque delante del otro vehículo para proteger a los hombres que estaban trabajando.Una vez más, tuvimos nuestros problemas con la infantería.Uno sólo podía tamborilear en sus cabezas tan a menudo para no disparar rondas de iluminación, mientras que los hombres estaban ocupados con la recuperación de un tanque en el proceso, Iván no pudo evitar averiguar lo que estábamos haciendo allí desde que nos destacamos como un pulgar dolorido en el resplandor de las bengalas.Por supuesto, todo ha ido bien y sin bajas durante esa operación.Hay una dificultad para que los no iniciados a conceptualizar tal trabajo.Una realmente tiene que haber experimentado como un "tigre" en una sola pista se debe remolcar. En nuestro caso, esto también significó un descenso áspero por el desfiladero. Una vez pasado el desfiladero, comenzamos a recibir fuego de ametralladora del tanque destruido de Wesely. Iván ya se había "instalado" bajo el "Tigre" en la cima de la colina. Encima de todo lo demás, el tanque remolcado también se deslizó de lado y en un pequeño cráter de bombas. Estábamos extasiados cuando finalmente lo sacamos de la zona de peligro. El conductor del teniente Eichhorn, Obergefreiter Lustig, cuyo nombre significa "divertido" en alemán, vivió su nombre en ese día. Sin decir una palabra en los trenes, simplemente se marchó para revisar su tanque discapacitado. Lo encontró justo delante de nuestras líneas de frente en la tierra de nadie. Estaba en una condición que indicaba fácilmente que Iván ya había rebuscado en todo. Con alegría de nuestro amigo Lustig, sin embargo, encontró una botella de licor que los rusos probablemente habían pasado por alto. Se bebió un poco de valor de la botella y luego consiguió que su tanque volviera a funcionar. Cuando estábamos listos para remolcar el próximo "Tigre" y avanzábamos por el desfiladero, el "hermano Lustig" se nos acercó. Inmediatamente nos aferramos a él para que pudiéramos recuperar simultáneamente los dos tanques que todavía estaban en el terreno alto. Lustig estaba tan embriagado que no podía conducir en línea recta. A menudo estábamos cerca de atascarnos con otro tanque. La recuperación cobró su peaje de nervios y paciencia en el momento en que finalmente lo habíamos hecho. Por la mañana, habíamos traído todos los "Tigres", excepto el tanque Wesely, donde los rusos se habían instalado. Apoyados por una patrulla de infantería, también tratamos de llegar a este vehículo la noche siguiente. Nuestras intenciones llegaron a nada, y nos dimos por vencidos en el esfuerzo de la recuperación para ahorrar a la infantería aún más bajas. Disparamos al "Tigre" de Wesely y estalló en llamas por la mañana. A pesar de las debilitantes pérdidas, sólo tuvimos una pérdida completa para lamentarnos. Se había demostrado una vez más: La recuperación de un tanque después de una operación suele costar más en nervios que la operación en sí. Por eso, tendía a entrar en acción con tan pocos "tigres" como sea posible siempre que nos encontramos en la defensa. Nuestro éxito lo había probado bien. Hemos alcanzado por nosotros mismos las antiguas líneas de frente de la «Judenase», es decir, el mismo objetivo que el batallón entero no había podido alcanzar antes.Facilitar nuestro segundo esfuerzo aún más difícil fue el hecho de que los rusos habían podido reinterpretar, forzar y acumular entretanto sus posiciones, y también prepararse para un nuevo ataque durante la segunda operación, y, por el contrario, la sorpresa habría contribuido al éxito de la operación durante el primer intento, si hubiera tenido éxito. fueron exitosos en el segundo intento a pesar de esas

desventajas, en realidad no fue un milagro, sino que demostró los beneficios de una discusión exhaustiva de cada fase de la operación con la infantería y la artillería Si nuestro comandante hubiera permitido que la primera operación se retrasara para preparar el ataque en detalle, entonces el asunto del neumático se habría convertido en una campaña dominical en el país, especialmente desde que el batallón entero estaba atacando y los rusos no habían planificado todavía. ¡Decisivo en cada operación es el grado en que las unidades no trabajan una junto a la otra sino entre sí! Siempre encontré que un soldado de infantería adecuado, que ya había estado en el frente por un tiempo, no podía ser metido en un tanque, incluso por amenaza de fuerza. Ciertamente, apreciaba la ventaja que nos ofrecía nuestra armadura, pero también conocía las desventajas de nuestras "cajas de hojalata". Presentamos al enemigo un objetivo mucho más grande y tuvimos que aguantar las balas que parecían concentrarse en nosotros. El infante, por otro lado, podía mantener su distancia. Hábilmente explotó cada depresión en el suelo para enterrar su nariz en la tierra protectora. El líder de la armadura siempre fue responsable del éxito de un ataque. Por lo tanto, era en su propio interés asegurarse de que la infantería siguió adelante. Pero eso no podía hacerse si uno cerraba sus escotillas y ciegamente se dirigía hacia el objetivo. Los soldados de infantería nunca siguieron una vez que el contacto con ellos se perdió. La lucha en el primer día del ataque, que había terminado sin ningún éxito, lo había demostrado una vez más. Ahora se habla de construir cascos con receptores incorporados. Incluso si el contacto de radio del tanque con cada soldado de infantería llegara a pasar en una guerra moderna, la necesidad de contacto personal nunca desaparecerá. Esto es especialmente cierto cuando las tropas son una cantidad desconocida para el líder de la armadura. ¡Se podía transmitir durante mucho tiempo antes de que la infantería fuera al modo de "recepción"! Cada buen comandante del tanque tiene que abandonar el confort de su vehículo, incluso si a menudo es muy difícil de hacer. Él tiene que mostrar a la infantería que hay vida en esas "hojalatas", y que nosotros los petroleros también estamos dispuestos a mantener nuestro propio campo abierto sin la protección habitual. Siempre tuve éxito en conseguir un ataque completamente atascado volando de nuevo. Nunca tuve la experiencia de que nuestras tropas permanecieran en su lugar siempre que un petrolero las precediera, dando un buen ejemplo. Había algo más que ayudó: ninguno de nosotros petroleros tenía un casco. Eso creó la impresión completamente no deseada de ser soldados especialmente valientes. Un casco era ciertamente parte de nuestro problema básico, pero esas cosas colgaban fuera de la torreta de cada tanque. Tomaron demasiado espacio en el vehículo. En consecuencia, rápidamente se perdieron. Nadie podía usar un casco en el tanque porque no había espacio para los auriculares. Además, la cosa era incómoda. A veces me ofrecían un casco de los soldados de infantería cuando yo iba de reconocimiento con ellos. Pero el tamaño correcto nunca se encontró, no es inusual para las personas con grandes cabezas como yo que llevan un tamaño 70/8. Los petroleros que eran nuevos en el frente también tenían algo que aprender en este aspecto. Por ejemplo, llegaron a la conclusión de que estaban cerca del frente porque la infantería tenía los cascos puestos en la cabeza o los cuellos. Sin embargo, habían sacado una falsa conclusión. Los soldados simplemente no conocían ninguna forma más cómoda de llevar sus cascos con ellos. Fue más de un obstáculo en el cinturón o en cualquier otro lugar que donde realmente pertenecía. Cuando estábamos fuera del tanque, tratamos de justificar nuestra situación con las palabras del teniente Rieger: "¿Para qué necesito un casco, si me disparan en el vientre?" Había una ironía sangrienta en estas palabras. Durante el retiro a la posición de Narwa, Rieger murió de una herida en el estómago. "Reporte inmediatamente a la unidad".

Después de su exitosa operación en el Judennase, el batallón regresó a su área de montaje en la retaguardia.El teniente Karl Ruppel de la 3 ª Compañía y yo fuimos enviados al centro de descanso en Ravel para poder para recuperarse un poco.Es probable que tenía la intención de hacer las paces para la licencia en el hogar que se había interrumpido tan abruptamente.Además, siempre estábamos disponibles de inmediato en Reval en caso de que fueran necesarios.Nos íbamos a averiguar cuánto se necesitaban antes de mi remisión al centro de reposo de Reval se basó en una declaración escrita por el médico del batallón, que se había llevado a cabo después de mi regreso prematuro de la licencia de convalecencia. No se habían determinado más indicios de una debilidad en el funcionamiento del corazón: esta condición había sido detectada por primera vez en el otoño de 1943. Eso significaba que me había recuperado sorprendentemente rápido! »Pero las conclusiones siguieron: La estancia en un centro de descanso sería apropiada debido a la inestabilidad de su circulación y a su reducido estado general de bienestar, a pesar de la licencia. La abstinencia estricta de la nicotina y el alcohol es otro requisito previo para alcanzar la preparación completa para el deber. Nuevos ataques de asma cardíaca se pueden contar en caso de un futuro estrés físico de larga duración. "Karl Ruppel y yo salimos con el "expreso " a Reval. Es difícil hoy en día creer que estábamos en camino para eig No era demasiado divertido para nosotros los «vacacionistas» .El tren apenas se movía a ninguna distancia antes de que la locomotora comenzara a cambiar de vagón una vez más.Para cambiar de ritmo había otra parada: los partidarios. Este paso desagradable siguió hasta Reval y, para mi sorpresa, el encargado de la casa, que ya me conocía desde 1943, envió un vehículo a la estación de tren, recibiendo magníficas habitaciones con agua corriente, retretes y un baño. Todos los hombres eran acomodado de esa manera. Uno podría volver en excelente forma con la excelente comida y la completa tranquilidad. En la primera mañana, desayunamos con los propietarios de la casa. Estábamos en el proceso de contarles lo que nos había sucedido en el pasado reciente, cuando apareció un ayudante. Nos entregó a cada uno de nosotros un telegrama. Cada uno hizo una cara desagradable, porque ya había hecho una apuesta con Ruppel durante nuestro viaje que nunca tendríamos tres semanas de descanso en Reval. Ya sabía que mi apuesta era tan buena como ganó. En la noche de nuestra llegada, habíamos oído hablar del avance de los rusos a lo largo del frente en Witebsk en el informe de noticias de Wehrmacht. Naturalmente tuve una idea de lo que estaba en el telegrama: "¡Informe inmediatamente a la unidad!" Maldijimos una tormenta, y mi buena crianza me previene de repetirla. Estábamos menos disgustados por ser necesario que haber hecho el aburrido viaje completamente en vano. Tuvimos el mismo viaje por delante de nosotros una vez más. Volvimos así a las tropas aún más al borde que cuando nos fuimos. Descubrimos en el punto de control delantero en Pleskau que nuestra unidad ya había sido tirada en la zona al sur de Dunaburg. Había sido arrojado al flanco abierto de los rusos que ya estaban haciendo un rápido avance hacia Wilna. El enemigo había aprendido mucho de nosotros y ahora marchaba por la misma ruta que habíamos tomado en 1941, por desgracia, en la dirección opuesta. Originalmente, fue Wilna-Minsk-Witebsk-Smolensk. ¡Esta vez, Ivan marchó Smolensk-Witebsk-Minsk-Wilna! Los dioses de la guerra habían gobernado contra nosotros, un proceso en el cual la fuerza increíblemente superior de nuestros muchos enemigos también contribuyó mucho. Negativa a obedecer órdenes. Nuestro "tren de vacaciones" tuvo que ser dividido en fuerzas de reacción listas a lo largo del tramo Rossitten-Dunaburg de la ruta porque el área ya estaba amenazada por los partidarios. Llegamos a Dunaburg sin incidentes, como siempre, donde nos transportaron inmediatamente a nuestras unidades. Eso fue increíble; todo parecía en paz! Los tanques

estaban dispersos en un estado de recuperación, por así decirlo. Los hombres que pertenecían a ellos también habían puesto tiendas de campaña. Estaban tomando sol y escribiendo cartas. Naturalmente, todos sabían que este buen estado de cosas no podía durar mucho tiempo. Debido a que los trenes todavía estaban ubicados con los elementos de combate, teníamos raciones bastante extraordinarias en comparación con lo que normalmente recibíamos. Todo aquello que había sido demasiado monótono durante las operaciones fue sobrecompensado aquí hasta el punto de lujo. Ninguna persona comió la sopa, porque era demasiado grasa. Quien incluso quería la comida oficial, cuando alguien podía recoger a sí mismo para el contenido de su corazón. Cabe mencionar que la unidad levantó una gran manada de ganado en forma de vacas, cerdos, gansos, patos y pollos. Se estableció una sección especial para "mantener" el ganado. Los soldados en cautiverio ruso después recibieron sentencias de veinticinco años por tales "crímenes". En cualquier caso, vivimos lujosamente durante ese período. Tanto es así, que la gente de vuelta a casa podría haber envidiado a nosotros para un cambio. Comimos todas las delicias disponibles. Nadie sabe tan bien como un soldado cuán fugaces son los bienes terrenales. Ivan nos guiaba frecuentemente por la nariz. Él persiguió el objetivo de atar para arriba nuestras fuerzas. Nunca realizó un ataque masivo al norte de sus flancos. En ocasiones fuimos alertados por un regimiento, pero nunca llegó a ser nada. El 11 de julio, cerca de Karasino, tuvimos nuestro primer contacto real con el enemigo. Los rusos no estaban muy de acuerdo con la forma en que nuestras posiciones corrían allí y el hecho de que poco a poco comenzábamos a reconstruirlas. Por lo tanto, tuvimos que ayudar a nuestros amigos en la infantería a ocupar el terreno alto dominante. Eso no fue un gran problema para nosotros, porque los rusos no eran fuertes y apenas tenían fuerzas de tanques disponibles. Se estaban concentrando exclusivamente en el avance hacia el oeste. Durante la operación, tuvimos la oportunidad de golpear un solo T34, que había aparecido a lo largo de una línea de madera. Comparado con lo que estábamos acostumbrados, fue un incidente inofensivo. Era inofensivo, es decir, excepto nuestro valiente Oberfeldwebel Zwetti, un gilipollas del área de Estiria de Austria. Ya que ya se había cuidado todo y estábamos reabasteciendo detrás de un terreno alto, lejos de la línea de visión de los rusos, un ricochet le golpeó como un cerrojo desde el azul. Estaba de pie en su tanque y estaba ayudando a cargar munición cuando le golpeó, de todos los lugares, en esa parte del cuerpo tan a menudo cubierta en la literatura. En la Edad Media, por lo menos en Alemania, todavía se puede decir en la sociedad amable que le golpeó "arschlings" o "culo primero". Además de todo lo demás, también nos reímos, lo que lo hizo intensamente furioso. Zwetti, que nunca le había pasado nada en combate, tuvo que abandonar la compañía debido a este desafortunado incidente. La herida de la carne no sanaría sin una estancia en un hospital. Más tarde lo vi de nuevo en el Batallón de Reposición 502 en Paderborn, donde él era su viejo yo. Dos días más tarde, los rusos volvieron a la vida en Karasino. Trabajábamos en el sector del Grenadier Regiment 380 cuando conocí al Teniente de la Reserva Bernd Schazle. Había recibido la Cruz de Caballero como líder de pelotón durante el invierno y estaba sirviendo como oficial de enlace para nosotros. Como un suabio real, también tenía un nombre real suabio que significaba algo similar a "pequeño tesoro" en inglés. Mientras yo estaba gravemente herido, lo volví a encontrar en el barco que debía llevarnos a casa. Schazle sólo estaba herido en el brazo en ese momento, y todavía podía caminar. Por lo tanto, no me quedé tan indefenso y abandonado. Se aseguró de que podía descansar en la cubierta y se ocupó de mí durante todo el largo viaje. Durante la conferencia de órdenes delante del puesto de mando del 380º Regimiento de Infantería Ligera, recibimos una visita inesperada. Un reportero de la película hizo una visita sin previo aviso, y su película fue utilizada realmente en un noticiero. Para

hacer su clip aún más realista, pidió permiso para viajar conmigo durante la próxima operación. Yo no estaba inclinado a hacerlo, ya que ya estaba estrecho en nuestros vehículos. Pero como la operación probablemente no sería tan mala, me dejé convencer. ¡Por primera y última vez! El caballero de los noticieros se metió en la posición del cargador, para que pudiera filmar por la escotilla de la torreta. Nuestra operación giraba en torno a enderezar un poco el frente. Feldwebel Kerscher avanzó hacia el este, un poco demasiado lejos, con el resultado de que casi se quedó atrapado en un pantano con sus tres tanques. Tomé una posición en el terreno alto y tenía gran observación de las posiciones rusas. El enemigo demostró poco entendimiento para las intenciones del hombre de la película y era lo suficientemente presuntuoso como para dispararnos unas cuantas rondas. En resumen, el hombre nunca sacó su cámara de la escotilla. Siempre gritaba "objetivo", siempre que disparábamos un tiro. Me hizo tan furioso al hacer eso, que me quedé en la colina hasta que Feldwebel Kerscher regresó. Si hubiera estado solo, habría desaparecido desde hace mucho tiempo detrás de la colina, pero la cortesía común a mi huésped exigió que también experimentara algo. Poco antes de nuestra vuelta, los rusos llegaron con dos tanques a lo largo de la línea de madera a unos 1.200 metros frente a nosotros. No querían tener nada que ver con nosotros, sin embargo. En cambio, pasaron por delante. Yo intencionalmente retenido el tiempo suficiente para que nuestro hombre tenía su cámara "listo para disparar". Podría así filmar la destrucción real de un tanque ruso. Pero eso no sucedió. Mi primera ronda se perdió, momento en el que los rusos desaparecieron apresuradamente en la protección de los bosques. Los efectos de nuestra ronda fueron aún mayores en el camarógrafo. Se dejó hundirse en la torreta, como golpeado, cuando la ronda se apagó. Nuestro cargador, impedido por eso, no podía cargar por supuesto. Ambos ruso-sians deben su buena fortuna a este reportero. No creo que nuestro amigo de cámara alguna vez haya expresado el deseo durante la guerra de ser autorizado a montar en un tanque. La ambición y la disposición a hacer combate son dos cosas diferentes, especialmente frente al enemigo. Me ordenaron la división el 15 de julio. Estaba unido a un Kampf-gruppe, que había construido una línea defensiva con fuerzas débiles en Maruga, más lejos al oeste. El líder del Kampfgruppe había sido el comandante de una gran ciudad en los territorios de pascua ocupados antes de su empleo en el frente. No estaba muy a cargo de la situación. En mi presencia, el comandante de la división lo tranquilizó por teléfono y le aseguró que me presentaría por la mañana con mis "Tigres". Justo a las seis de la mañana, el teniente Eichhorn y yo llegamos a un Kiibel en el puesto de mando del Kampfgruppe. Para ser móvil, se había instalado en un autobús. Me informé al general, que estaba visiblemente sorprendido de que no hubiera escuchado a los "Tigres" que se acercaban. Se quedó aún más asombrado cuando le informé de manera sucinta que mis vehículos estaban probablemente en el camino pero no llegarían hasta alrededor de las ocho de la mañana lo antes posible. El caballero de alto rango dijo en un tono afable: -Bueno, amigo mío, usted tiene suerte, ¡nuestro ataque, para su información, comienza a las ocho! A veces no es fácil hablar con un general, especialmente en momentos críticos. Traté de explicarle que no había manera de que pudiera estar listo para el combate a las ocho, porque tenía que realizar un reconocimiento de las rutas hasta el frente. Además, una reunión con el comandante del batallón de infantería era absolutamente necesaria. El caballero de alto rango era de una opinión diferente y rápidamente se impacientó. "Las carreteras y los puentes ya han sido revisados por los pistoleros de asalto. ¡Dondequiera que puedan conducir, usted también puede pasar a través de sus vehículos!" Muchas personas simplemente habrían chasqueado los talones y las habrían dejado para entonces. Había demasiado en juego, sin embargo. Le expliqué que un arma de asalto apenas tenía la mitad

de nuestro peso y que, por principio, nunca confiaba en el reconocimiento realizado por otros. Ya había tenido un montón de malas experiencias como resultado de un reconocimiento defectuoso. Para entonces, sin embargo, mi general había perdido su paciencia. El trueno: "Tú, no tolero el comportamiento de 'prima donna' por oficiales jóvenes, ¡atacarás a las 0800!" No me quedaba más remedio que rodar y jugar muerto. "Yo respetosolicito el perdón del general," dije y me volví. Lieu-tenant Eichhorn ya había desaparecido. No tenía un buen sentimiento. No había absolutamente ninguna duda en mi mente que no atacaría a las 0800. No quería poner los nervios del viejo hombre aún más en el borde, sin embargo, y me fui. El comandante del batallón de infantería estaba muy contento cuando vio mi uniforme negro. Inmediatamente me dijo, sin embargo, que no podía estar listo para el ataque a las ocho. Estábamos de acuerdo inmediato unos con otros y fijamos H-hora para diez. El tanque reparado de Kerscher había sido prometido por ese tiempo por el escuadrón de mantenimiento. Como siempre, podía depender-hasta el minuto-en el tanque de estar listo. Además, la infantería todavía no tenía su alambre en su lugar, y el comandante no tenía comunicaciones con sus compañías. Subimos a la primera línea juntos, y el mayor me informó sobre el terreno. El objetivo del ataque era un terreno alto, que podíamos ver a la derecha de nosotros unos tres o cuatro kilómetros en la distancia. Dominaba el terreno en todas direcciones. Una vez que este terreno alto estaba en nuestras manos, la posición podría mantenerse con fuerzas significativamente más débiles. Por el contrario, el presente era muy débil. Debe tenerse en cuenta que Iván estaba sentado frente a nosotros a lo largo de una línea de madera. En comparación, nuestras líneas prácticamente corrían a través de terreno abierto. Estaban completamente dominados por los rusos. Mientras tanto, mis "Tigres" habían llegado al puesto de mando. El general llegó a las nueve y media para ver el ataque. Podíamos ver que había llegado a un acuerdo con la nueva H-hora. El día iba a ser más emocionante para él que para nosotros. Ciertamente tuvimos más experiencia que él, y no fue tan fácil despertarnos. Estábamos a punto de salir lentamente para llegar a las líneas más avanzadas a tiempo, cuando un tiroteo salvaje comenzó por delante. Se informó de que los rusos habían roto. El general estaba completamente fuera de sí, pero pude calmarlo rápidamente. Sólo la infantería había atacado, después de todo, y este tipo de cosas no era realmente un problema para nosotros. Nos mudamos. Mientras me abría camino por el primer ascenso en el suelo, Kerscher se registró conmigo en la radio. Lo vi moviéndose detrás de mí. Tal era la fiabilidad de Delzeit y sus hombres! Llegamos a las viejas líneas sin dificultad. Unos cuantos rusos seguían escabulléndose en el terreno, porque no habían podido salir a tiempo. Nuestros hombres pudieron reocupar sus viejas posiciones. Inicié el ataque justo a las diez. El general me dirigió sus elogios a través de la sección de los batallones, que mantuvo contacto con el Kampfgruppe. Obviamente estaba encantado, aunque no había razón para ello hasta entonces. El terreno estaba entrecruzado por muchas pequeñas subidas en el suelo, y las depresiones eran un poco pantanosas. Sólo podíamos trabajar nuestro camino a lo largo de los bordes de las subidas. Fue una suerte que nuestro objetivo, claramente elevado, se alzara continuamente frente a nosotros. De lo contrario, ciertamente habríamos perdido nuestra orientación como resultado de los constantes cambios de dirección. Cuando por fin tuvimos el objetivo directamente frente a nuestros ojos, Feldwebel Kerscher se dio cuenta de que los rusos estaban poniendo dos cañones antitanques en la posición superior. Estábamos conduciendo al costado al alto y hacia la derecha para dar la vuelta a una zona pantanosa que nos separaba del objetivo. A partir de ese momento, dos de nosotros cubrimos constantemente el movimiento de los otros tanques. Dios sabe, hay muchas cosas que un petrolero puede imaginar que son más agradables que ser obligados a mostrar su

lado ancho al enemigo. Pero, ¿qué podríamos haber hecho de otra manera en esa situación? Tuvimos que acercarnos al terreno alto de todos modos, y Kerscher pronto terminó con los cañones antitanques. Por lo tanto, era aún más incomprensible para mí que el tanque detrás de mí no siguiera. Un Feldwebel, recién llegado del batallón de reemplazo, era su comandante. Hasta entonces, siempre había sido una cuestión de curso para cada comandante de tanque al menos mover incluso conmigo. Incluso tuve que retener a los hombres la mayor parte del tiempo, de modo que no iban demasiado lejos delante de mí. Feldwebel Kerscher se había encargado de los cañones antitanques rusos. No podía seguirme, sin embargo, porque el otro vehículo lo impedía. Había llegado a mi límite, y ordené al artillero que aliviara al comandante. El operador de radio tuvo que reemplazar al artillero, y el "nuevo" Feldwebel tuvo que refrescarse los talones en el asiento del operador de radio. ¡Cuántos de los hombres de la compañía esperaban ser comandantes de tanques! Y este ni siquiera parecen tener un montón de deseo para el trabajo! Cuando volvimos en la noche, lo trasladé a los trenes donde podía hacerse útil. En cualquier caso, no podía ser utilizado con nosotros. Llegamos entonces al alto y permanecíamos allí hasta el comienzo de la oscuridad. El terreno que habíamos atravesado estaba completamente libre del enemigo, a excepción de este alto terreno. Naturalmente, Iván también lo consideró importante. Sólo la línea de enfrente de nuestra línea principal era tenuemente. Pero por razones desconocidas para mí, nuestra infantería no se movió en absoluto. Eso fue un factor decisivo para mí. Mientras aún podíamos ver nuestras huellas un poco, informé a la Kampfgruppe de que estaríamos regresando. No estaba a punto de quedarme solo en medio de los rusos y me he hecho soplar en lo alto durante la noche. No se podía ver nada del grupo con cañones de asalto que se suponía que debía llegar hasta nosotros desde la parte trasera del enemigo, a la derecha. Durante la tarde, habíamos escuchado un tiroteo corto desde esa dirección, pero nada más. Nuestra misión fue por lo tanto terminada, y volvimos al puesto de mando del Kampfgruppe sin incidente. La pregunta sigue sin respuesta en cuanto a si deberíamos haber permanecido allí desde el principio. No obstante, la pérdida de los dos cañones antitanques no había debilitado a los rusos, y habíamos utilizado más combustible y municiones de lo que valía la cosa entera. Sin embargo, nuestro general estaba muy orgulloso de nuestro logro. De una manera afable, me dijo: "Por supuesto, la conducta de prima donna es perdonada, si la actuación en el escenario es digna de una prima donna". Básicamente, el caballero de alto rango estaba muy feliz de que no se había convertido en tan crítico en su sector como él había temido. En sus ojos, éramos la razón principal de eso. Recibimos otra pequeña misión más al oeste. Una vez más pude salir de él antes de que llegara a su ejecución. Ivan tenía posiciones de artillería para cubrir su flanco. Cualquier movimiento hacia el oeste o hacia el este, justo detrás del frente, hizo que los rusos gritaran y gritaran: "Tiiigriii! Tiiigriii!" Inmediatamente después, los chicos de la artillería dispararon una barrera protectora a lo largo de todo el frente. Por lo tanto, era mejor para nosotros guardar silencio hasta que algo realmente ocurriera. Cabe señalar que los rusos no estaban a punto de mostrar sus tanques a nosotros en absoluto. Ellos constantemente aparecieron detrás de un terreno alto con sus vehículos y recibieron a la infantería en un alboroto. Pero antes de que llegáramos, la aparición había desaparecido. Lo más que oímos fue el sonido de los motores diesel que se alejaban. Ivan no quería dejarnos descansar. Nunca se produjeron ataques masivos. Nuestro enemigo tampoco tenía la fuerza para ellos. Sus columnas principales avanzaban firmemente hacia el oeste y, por desgracia, estábamos demasiado débiles para poder cortar su avance. Por esa razón se mantuvo relativamente tranquilo en el flanco donde estábamos. Como dijo nuestro general, la nueva línea en el sector de la Kampfgruppe hizo

una "desagradable" curva hacia el norte. Por lo tanto, quería que esa sección se arreglara. Para hacer eso, se suponía que tomaríamos un pueblo. Se suponía que la línea de frente corría en línea recta. Conduje allí con mi Kiibel para echar un vistazo al asunto por mí mismo. El comandante del regimiento me informó. Cuando le conté la intención del general, indicó que pensaba que el general estaba loco. Todo el pueblo estaba situado en un valle, en tierra de nadie. Nuestras líneas discurrían a lo largo de la alta tierra a lo largo de una línea de madera al norte de la misma. Los rusos también estaban en una pendiente al sur de la aldea. Habría sido pura locura ocupar el pueblo. Durante el día, uno no lo habría hecho en absoluto, quizás los de nosotros en los tanques, pero ciertamente ningún soldado de infantería. En comparación, nuestras líneas actuales podrían ser sostenidas por nuestras fuerzas débiles sin ningún problema, porque dominaban los enfoques. Incluso si esta línea no se veía muy "bonita" en el mapa, era la única posible en este terreno. El general pronto llamó al comandante del regimiento y ordenó el ataque a la aldea. El coronel estaba fuera de sí. Para su alivio, declaré que estaba preparado para conducir de inmediato al general de Berlín, a quien se unía el Kampfgruppe, para impedir la operación ordenada. El general Berlín reconoció la corrección de mis ideas y sonrió sobre el "motín" menor. Llamó a su comandante de Kampfgruppe, y nuestras líneas de frente permanecieron como estaban. Nuestra infantería y nuestros "Tigres" eran demasiado buenos para tales tonterías. Este ejemplo muestra, como hacen muchos otros en mi libro, que era totalmente posible, incluso en el Tercer Reich, negarse a obedecer una orden, si hecho de una manera adecuada, o al menos no seguirlo a la letra. Huelga decir que la responsabilidad de tal acción debe ser soportada solo por el oficial o el hombre en cuestión. Esto también es ciertamente exigido al soldado alemán moderno. En cualquier caso, me gustaría ver cuántos oficiales, especialmente jóvenes oficiales, se negarán a llevar a cabo una orden, si alguna vez llegara a eso de nuevo, lo que ningún humano normal puede esperar. La mayoría de las veces, no estarán suficientemente familiarizados con la situación para poder tomar este paso. Estábamos directamente unidos al cuerpo de ejército en aquel entonces y, por lo tanto, en la suerte de tener una visión general de los combates en todo el sector. Podríamos así formar una opinión objetiva. Pero cada uno de nosotros siempre tuvo que asumir la responsabilidad completa de cualquier operación por iniciativa propia, especialmente para el cambio de una orden o la negativa a llevarla a cabo. La aceptación entusiasta de la responsabilidad es la característica más prominente que debe exigirse a un oficial. Eso no es nada nuevo, y todos los que estaban en la guerra podrán citar ejemplos de eso. Si un "pequeño alevines" emprendió un pequeño avance por iniciativa propia y la cosa sucedió, entonces fue alabado. Bajo algunas condiciones, fue recompensado. Si la operación fallaba, por otra parte, entonces él se paró frente a un consejo de guerra. Dadas esas condiciones, nosotros también pudimos tomar decisiones por nuestra cuenta en ese entonces. Esas fueron decisiones cuya necesidad se volvió más evidente. Está claro que esas oportunidades se ofrecían mucho menos frecuentemente al jefe de pelotón o al comandante de una unidad de infantería que a un jefe subordinado de un batallón a nivel de ejército, como nosotros. Pero eso no será diferente en las nuevas fuerzas armadas. El requisito de obedecer sólo a "órdenes sensibles" proviene de suposiciones falsas. También será muy raro en el futuro tener personas que se niegan a obedecer órdenes y luego no son castigadas. Tiene que ser así. El éxito militar es imposible cuando cada uno lleva a cabo sólo el orden que parece ser sensible y necesario para él (como se observa desde su perspectiva). En ese momento, sólo estábamos brindando seguridad en el puesto de mando del batallón con el que habíamos conducido el ataque en Maruga. Cuando desperté una mañana, Feldwebel Kerscher había desaparecido. Le pregunté a mi alrededor y escuché,

para mi sorpresa, que lo había convocado mientras dormía. Le había ordenado que se trasladara a las líneas de frente y cuidara de la seguridad allí. No podía recordar eso. Yo también nunca habría enviado un tanque para cuidar de la seguridad por sí mismo, especialmente por la noche. Feldwebel Kerscher era un buen hombre, sin embargo, y condujo hacia fuera allí de acuerdo con mi orden. Lo llamé por la radio. Una ocurrencia similar me sucedió con un conductor de vehículo con ruedas. Me informó. No soy un miembro del grupo, pero no soy un miembro del grupo se había quedado de pie! Todos nosotros estábamos tan cansados en ese entonces que sólo recuperamos nuestros sentidos con dificultad después de que nos habíamos quedado dormidos donde estuviéramos en ese momento. Oberfeldwebel Delzeit encontró la mejor solución. Si dormía en algún lugar donde había unos minutos de tiempo y quería algo de mí, me agarraba por el cuello y me sentaba en posición vertical. Todo estaba bien entonces; realmente me despertaba! Mira, es un método muy extraño. Nuestro ex comandante de la compañía, von Schiller, a quien tuve que ser capaz de liberar del mando, fue transferido de vuelta a casa, a una escuela de servicio como instructor de táctica durante este tiempo. Fue afortunado que Graf Strach volviera a Alemania para el premio de la Cruz de Caballero con diamantes. Nunca encontré nada fuera del camino. Sólo Oberfeldwebel Zwetti había sido interrogado, hasta donde yo sé. Pero por lo demás, todo el asunto parecía haberse acabado. En lo que a mí respecta, era la mejor manera. Me han dado temporales por la compañía. En realidad, ambos eran probablemente afortunados. Si tuviera una compañía diferente, Además, por Schiller, un hombre que es integro. A nadie más le hubiera gustado. Incluso se convirtió en capitán con un ojo morado. Creo que es una buena cosa. Lucha defensiva en Dunaburg. En la noche anterior al 20 de julio de 1944, es decir, no demasiadas horas antes de que el Oberst Graf Stauffenberg emprendiera el intento de asesinato contra Hitler, nos llegó un informe del batallón. Declaró que los rusos habían roto el noreste de Dunaburg en el sector de la 190a División de Infantería y avanzaban en dirección a la Rolla de DunaburgRossitten. De noventa a cien tanques rusos fueron citados en el informe. Yo era un poco escéptico, porque sabía por experiencia que no sólo los borrachos, sino infantería logró ver doble especialmente cuando son sorprendidos por la noche por los tanques. Por lo tanto contaba con cincuenta tanques como máximo, algo que a uno tampoco le gustaba oír. Además de todo lo demás, todavía estábamos a unos cincuenta kilómetros de Dunaburg. La orden de trasladar la compañía inmediatamente hacia Dunaburg llegó también simultáneamente con el informe del batallón. Nuestro briefing estaba previsto que tuviera lugar en la entrada del puente ferroviario-carretera, que era el único sobre el Duna que era negociable por "Tigres". Nuestra compañía estaba lista para mudarse en las primeras horas de la mañana del 20 de julio. Llegamos al puente sobre el Duna alrededor de las once. Había dos vehículos adicionales de la compañía en el otro lado del río. Habían llegado del taller recién reparado. Así que tuve la bella suma de ocho "tigres" a mi disposición. Fue una fuerza de batalla que casi nunca llegamos a otra cosa. De cinco a seis tanques estaban generalmente fuera de acción debido al enemigo o daño mecánico. El cementerio situado al oeste de la Rada Dunaburg-Rossitten había sido seleccionado como punto de reabastecimiento para el batallón. Estaba a unos cinco kilómetros al noreste de la ciudad. Llegamos como la última de las tres empresas. Habíamos hecho la marcha más larga de lejos. Oberleutnant Bolter y su 3 ª Compañía ya estaban terminados con reabastecimiento y reabastecimiento. Tenía suficiente tiempo para llamarme mientras conducía. Dijo que podía tomar mi tiempo. "Para cuando lleguen, ya nos habremos encargado de todo." dijo al salir. Le deseé buena suerte y luego fui al puesto de mando del batallón para informarme sobre la

situación. Lo que descubrí allí ciertamente no parecía demasiado rosado. Utilizando fuerzas blindadas masivas, los rusos lanzaron un ataque en la zona de la 190a División de Infantería. Evidentemente, tenían el objetivo de llegar a la Rollahn de Dunaburg-Rossitten, cortarla y luego avanzar por la ciudad desde el norte. Habían logrado penetrar profundamente. Nuestro comando todavía no tenía una idea clara de si era un avance. La mayoría de las unidades de infantería se movían, y ya habían movido considerablemente el puesto de mando de la división. Ivan había reconocido muy bien que el comando alemán había arrojado todas las armas defensivas disponibles en la zona de Diinaburg para proteger el flanco abierto, que pronto llegó hasta Vilna. También inteligentemente entendió cómo atar estas fuerzas. A veces atacaba aquí, a veces allí, usando algunas unidades de armadura y de infantería, pero nunca con mucha presión. Las líneas de frente alemanas estaban prácticamente despojadas de todas las armas defensivas pesadas, por lo que la oportunidad para un ataque ruso parecía ser más que probable. El éxito no podía quedarse muy atrás. El objetivo ruso era cruzar la Rollbahn, avanzar hacia el oeste, girar hacia el sur, y tomar Dunaburg. En el proceso, rodearían a la 190a División de Infantería y la eliminarían. El mando alemán había reunido todas las armas defensivas al sur de Dunaburgo. Luego volvió al otro extremo. Concentraba todas las unidades Pak, pistola de asalto, Flak y "Tiger" en Duinaburg. Desde allí, los movió en la dirección de Polozk con la misión de enderezar la penetración rusa y restaurar las antiguas líneas de frente. Cuando mi empresa alcanzó el punto de reabastecimiento, éramos la última unidad. Como parecían las cosas, prometió ser un buen día. Era apenas concebible que la potencia de fuego que ya estaba rodando hacia el este dejaría todos los tanques dejados para nosotros para golpear hacia fuera. Era mediodía, y acabábamos de terminar el relleno y el reabastecimiento. Los motores ya estaban funcionando cuando un vehículo divisional subió repentinamente corriendo desde el frente. Un comandante con rayas rojas del personal general en sus pantalones saltó del vehículo, que aún rodaba. Habló entusiasmado ante el primer soldado que atrapó. Quería hablar con el líder de la unidad. Entré justo allí, Resultó que los rusos habían renovado su ataque a primera hora de la mañana. El puesto de mando de la división ya no se encontraba en el punto designado. Toda la situación parecía estar en el aire y crítica. Además de todo lo demás, todo el personal de la división había sido trasladado más al oeste unos días antes. Solamente el oficial de operaciones había permanecido detrás, y él no podía influenciar al nuevo comandante, un Oberst. Nos mudamos en la Rollbahn hacia Rossitten y luego, después de unos tres kilómetros en la Rollbahn hacia el este, hacia Polozk. Seguimos obstinadamente hacia el este. A pesar de todo, tuvimos que encontrar resistencia en alguna parte. El sol de pleno sol ardía incansablemente. Tuvimos que conceder a nuestros vehículos una parada de mantenimiento cada cuarenta y cinco minutos. Durante tales paradas, las tripulaciones se sentaron en los tanques. Los conductores se ocuparon de los motores y comprobaron el aceite y el agua. Sólo una pregunta nos preocupaba a todos: "¿Cómo era en el frente?" De repente oí ruidos en la distancia. Llamé a Kerscher y señalé hacia el norte, donde se oían claramente disparos de armas: el inconfundible ladrido de los cañones del tanque. ¿Habían avanzado ya los rusos hacia el oeste más al norte y paralelos a nosotros? Actuando rápidamente, entré en el VW-Kubel con Kerscher. Usando caminos de campo, partimos hacia el noroeste hacia el Dunaburg-Rossitten Rollbahn. Lo que transpiró delante de nuestros ojos es apenas capaz de descripción. Ya no era una retirada, sino un vuelo de pánico. Todo y todo el mundo se dirigía hacia Dunaburg: camiones, vehículos de ruedas, motocicletas. Todo estaba completamente cargado. Nadie podría ser persuadido a detenerse. Era como un río que se hincha cuando sus afluentes fluyen hacia él después de una tormenta. El camino apenas podía contener el tráfico

turbulento. Este espectáculo nos lo dijo todo. Resultó que los rusos debían haber penetrado más profundamente y habían asustado todos los elementos del tren. La carrera de pánico hacia el sur disminuyó lentamente. Solamente vehículos ocasionales seguían pasando por nosotros. Finalmente, pudimos avanzar hacia el norte para averiguar si la Rollbahn todavía estaba libre del enemigo. Apenas habíamos caminado unos cuantos kilómetros, cuando vimos un Unteroffizier corriendo en la zanja, como si estuviera corriendo por su vida. Agitado, nos detuvo y gritó: "Ya hay tanques rusos en el próximo pueblo". Nos alegramos de descubrir algo definitivo y lo llevamos en nuestro Kubel, donde comenzó a respirar más fácilmente. Pero estaba visiblemente aburrido de que continuáramos hacia el norte. "Realmente vi dos T34", dijo, sin aliento. Probablemente tuvo la impresión de que no le creíamos. La Rollbahn pronto subió ligeramente. Nuestro huésped dejó claro a todos nosotros que detrás de la subida, en algún lugar del valle, estaba el pueblo que había mencionado en el que ya había tanques rusos. El pueblo se llamaba Malinava. Dejamos nuestro Kubel en la pendiente inversa. Cruzamos el terreno y buscamos un lugar donde pudiéramos ver el pueblo sin dificultad con los binoculares. Estaba a un kilómetro delante de nosotros y tenía más de un kilómetro de largo, un típico pueblo lineal en Rusia. Podíamos distinguir claramente dos tanques rusos en la entrada del pueblo. No podían haber estado allí mucho tiempo, porque el movimiento en la aldea aún podía ser reconocido. Más tanques se movían sobre la Rollbahn. Vimos claramente que Ivan estaba poniendo sus vehículos para "dar la vuelta a los vagones" y esperar el cuerpo principal. Pronto recibimos un nuevo visitante. Una motocicleta corrió hasta nosotros desde el sur. Un Oberleutnant salió de ella. Luego recibimos la información que deseábamos sobre el tiroteo que había causado nuestro viaje de reconocimiento. El Oberleutnant informó que había un batallón de cañones de asalto al norte de Malinava tratando de romper al sur. El comandante había defendido la aldea atacada, pero el único resultado había sido la pérdida total de siete cañones de asalto. Usando la motocicleta, se suponía que el ayudante trataba de llegar a Dunaburgo a toda costa para solicitar una unidad del sur que apoye a su batallón. Lleno de desesperación, regresaba de Dunaburgo. Había descubierto que en Dunaburgo no había más tropas para rechazar el ataque. Pude levantar el ánimo del hombre caído cuando le sugerí que se uniera a nosotros para esperar a ver qué pasaba. No habría tenido ningún sentido para él desviarse alrededor de la aldea, barriendo más hacia el oeste y buscando a sus hombres. Le prometí que podría encontrar en la Rollbahn a su comandante en dos horas, a más tardar. Luego volvimos a la compañía lo más rápido posible y dejamos que nuestro "NCO de reconocimiento" fuera en la Rollbahn. No teníamos más tiempo que perder. La emboscada. Llevé a mi compañía hasta el pueblo a lo largo de la ruta que acabábamos de reconocer. Entonces nos detuvimos, y discutí la operación con los líderes de pelotón y con los comandantes del tanque. Lo que dije entonces permanece en mi memoria hasta el día de hoy: "Estamos completamente solos. Además, la situación es completamente incierta. Sería demasiado peligroso atacar el pueblo en línea. a través de esto sin pérdidas, si es posible.Después del pueblo, un batallón de asalto ya ha sufrido grandes bajas, pero eso no nos va a suceder! Vamos a orquestar todo lo siguiente: "Dos tanques conducirán en el pueblo a toda velocidad y sorprenderán a Iván. No se le debe permitir disparar un tiro. El teniente Nienstedt llevará los seis tanques restantes. ¡Herr Nienstedt! Usted permanecerá en la pendiente inversa hasta que le dé otras órdenes. ¡Esperemos que el santo patrón de las radios no duerma!. Herr Nienstedt, esta es su primera operación con nosotros. Recuerde algo más que cualquier otra cosa: mientras sea paciente, todo funcionará. Los dos primeros

somos Kerscher y yo. Todo lo demás debe ser obvio. Lo que ocurrirá más tarde dependerá de la situación en que se desarrolle ". Ésa fue nuestra conferencia de órdenes cortas y eso fue todo lo que se necesitó. Luego tomé mi" trackmate "a un lado y discutió todo con él que era importante. Sobre nuestra penetración en el pueblo, mejor dicho, sobre nuestra sorpresa. "Voy a dirigir y los dos avanzaremos al centro de la aldea tan pronto como sea posible, donde rápidamente nos pondremos en contacto en la parte trasera y voy a orientarlos hacia el frente.Tendremos cuidado de todo lo que se interpone en nuestro camino.Estimo que al menos una compañía está en la aldea, a menos que el resto del batallón ruso esté acantonado en el medio ahora." Le di unas palmaditas a Kerscher en el hombro. Después de un breve "¡Vamos!" estábamos sentados en nuestros tanques. Comprobamos rápidamente nuestras radios, y los motores se pusieron en marcha. En un abrir y cerrar de ojos, estábamos por encima de la ligera subida y en la línea de visión rusa. Mi conductor, el excelente Baresch, sacó de nuestra "caja" todo lo que podía. Cada uno de nosotros sabía en ese momento que sólo la velocidad era decisiva. Ambos tanques rusos que cubrían hacia nuestro lado no reaccionaron en absoluto. No se disparó un tiro. Inmediatamente pasé por el centro del pueblo. Es difícil contar lo que ocurrió después de eso debido a la abrupta y rápida cadena de eventos. Kerscher, que se había acercado a la aldea unos 150 metros detrás de mí, notó que las torres de ambos tanques rusos se movían. De inmediato se detuvo y los golpeó a ambos. En el mismo instante, también empecé a limpiar el otro extremo del pueblo. Después de que Kerscher me hubiese cerrado, hizo una radio y señaló a la derecha. Un tanque de "Stalin" estaba recostado junto a un granero. Era un vehículo que aún no habíamos visto en el Sector Norte del frente. Estuvimos sorprendidos por un momento, porque el tanque estaba equipado con un cañón extremadamente largo de 122 mm. Este fue el primer cañón de tanque ruso con un freno de boca. Además, el tanque "Stalin" parecía algo similar en su forma a nuestro "Konigstiger". Después de que al principio vacilé, al igual que Kerscher, se me ocurrió inmediatamente que sólo el equipo rodante era típicamente ruso. Disparé y el tanque estalló en llamas. Después de esta breve digresión, terminamos con todos los vehículos de Iván en el pueblo, tal como lo habíamos hecho antes. Kerscher y yo tuvimos que reírnos más tarde porque habíamos pensado por un momento que habíamos tenido un "Konigstiger" delante de nosotros que había sido capturado por los rusos. En el calor de la batalla, sin embargo, esas cosas a veces pueden suceder. Al mismo tiempo empecé a disparar en el pueblo, le di al teniente Nienstedt la orden de moverse lentamente sobre el terreno alto. Él debía asegurarse de que ningún ruso pudiera huir de la aldea. Podrían entonces haber advertido al cuerpo principal del enemigo, que estaba acantonado. Esta medida resultó ser de gran importancia para la conducción posterior de nuestra operación. Todo el asunto del pueblo no había durado ni un cuarto de hora. Sólo dos tanques rusos intentaron huir hacia el este. Ninguno de los otros encontró ninguna oportunidad de moverse. Después de que mi compañía entera hubiera alcanzado la villa y tres tanques hubieran sido colocados para cubrir el lado oriental de él, desmonté para discutir brevemente la nueva situación. Teníamos razones para estar satisfechos. El ataque sorpresa había tenido éxito sin ningún problema, porque habíamos llegado al momento justo. Como resultó, los rusos habían informado a su unidad que todo estaba en orden en la carretera. El cuerpo principal podría proceder sin alarma. Sobre la base de esa información, podríamos formular nuestro nuevo plan. Los rusos habían arrastrado a sus heridos al camino. Los tuve, junto con los capaces de caminar, traídos por el batallón de asalto a Dunaburg. No podíamos hacer nada por esas personas con nuestros efectivos. Poco después, una motocicleta con un sidecar vino corriendo a la aldea del norte. El comandante del batallón de asalto salió de ella. Estaba tan

feliz, que prácticamente me abrazó. Ya había renunciado a su unidad cercada. Además le entregamos su adjunto. No había infantería rusa en el pueblo. Cualquiera que todavía estuviese arrastrándose vivo era de las tripulaciones del tanque. Se habían sentido completamente seguros. A juzgar por la falta de movimiento de la mayoría de los tanques enemigos, los conductores y los operadores de radio probablemente habían salido a saquear en las casas cuando aparecíamos fuera del azul claro. La villa fue despejada del enemigo. En ese momento, era importante avanzar hacia el este para construir una línea de frente tan lejos en esa dirección como fuera posible. Eso haría la Rollbahn transitable otra vez. Rápidamente hice balance de la situación y envié un informe estándar al batallón. Una de las secciones de señales del batallón (montado en un vehículo blindado de transporte de personal) me había sido atado. Usando la radio de onda media, le di al comandante mi ubicación y los resultados del compromiso (diecisiete "Stalin's" y cinco T34). También le di el objetivo de mi nuevo ataque, el cual me había determinado. Era un vil-lage que estaba ubicado a unos diez kilómetros al este de nuestra ubicación actual. Luego pedí además que los elementos dispersos de la división de infantería se reunieran. Debían esperar hasta llegar al puesto de mando del batallón con los camiones. En el corto tiempo que todo esto sucedió, mis tanques de cubierta habían notado que dos rusos intentaban escapar de uno de los dos tanques "Stalin" que había huido unos cientos de metros más al este. Se movían extraordinariamente bien en el terreno, y uno de ellos tenía algo que parecía una tarjeta de mapa bajo el brazo. Uno de mis "Tigres" condujo después sobre ellos, pero sólo trajo de vuelta el mapa. El comandante de la primera Brigada de Tanques "Josef Stalin", como lo determinamos más tarde, su compañero había sido herido de muerte, el mayor era un "héroe de la Unión Soviética" Unión "y llevaba la Orden de Lenin en el seno, nunca antes había visto ese premio.Todos los oficiales soviéticos fueron enterrados en la aldea durante la tarde por sus camaradas.Descubrí que al día siguiente cuando volví y tiró de seguridad cerca de la tumba. Los mapas del comandante eran muy informativos para mí porque el avance previsto de los rusos fue demostrado en lápiz de la grasa. Según ellos, este batallón ruso debía avanzar hacia Dunaburg en la Rollbahn después de la llegada de las compañías restantes. Al mismo tiempo, se supuso que otro grupo de batalla avanzaría más allá de Dunaburg hacia el norte para llegar a esta ciudad desde el noroeste. Se demostrará más adelante cuán poco este mapa importante fue utilizado por nuestras jefaturas superiores. Cuando habíamos pasado el informe necesario, nos desplazamos hacia el este por un pequeño camino de campo, que condujo a la Rollbahn desde el extremo sur de la aldea. Nos detuvimos por delante de cada pueblo que tuvimos que conducir a través y rápidamente nos registramos cosas para no ser sorprendidos. Pero no se veía nada de Iván en ninguna parte. Así alcanzamos nuestro objetivo a las 5 pm. sin retrasos. La villa que seleccioné en el mapa estaba a unos diez kilómetros al este de la Rollbahn desde el "cementerio de tanques" que acabábamos de establecer. Un pequeño riachuelo salobre fluyó hacia el norte pasando por el borde del pueblo. Un puente de madera en descomposición, que no podía soportar un "tigre", lo cruzaba. Puse mi tanque en el borde del pueblo. Tenía a los hombres bien camuflados. Llevé al Feldwebel Kerscher y al teniente Nienstedt en mi VW-Kübel, que llevé a todas las operaciones, siempre que fue posible. El VW siempre tuvo que conducir detrás de los tanques, excepto, por supuesto, durante la batalla. Siempre tuvo que ser útil, sin embargo, y el conductor de la VW se había ganado su Cruz de Hierro honestamente. Debido a que algunos VWs fueron dañados durante mis misiones de reconocimiento, me habían dado el nombre "VW-muerte" en el batallón. Eso fue una gran exageración, sin embargo, porque no puedo recordar un caso en el que tuvimos la pérdida total de VW. En cualquier caso, a pesar de que el batallón montó en el

vehículo blindado de transporte de personal -lo llamamos "ataúd" - era demasiado lento y poco fiable para mí. Eso se debía a que las llantas de estos vehículos a medio camino con frecuencia estallaban. Entonces uno se quedó inmóvil y perdimos mucho tiempo. El blindaje tampoco era mucho mejor que la chapa de la Volkswagen. Mientras el operador de radio del batallón pasaba el nuevo informe de ubicación al batallón, ya estábamos saliendo. Queríamos llegar al camino más amplio que los rusos probablemente habían usado. De acuerdo al mapa, se encontró la Rollbahn a unos diez kilómetros al norte de nuestra aldea de Malinava. Llegamos a esta carretera después de unos cuatro kilómetros y encontramos nuestros sospechas confirmados: ¡pistas de tanque frescas! Si nuestra suerte se mantenía, entonces podríamos esperar allí y sorprender al resto de la brigada rusa. Esto es, por supuesto, asumiendo que ningún informe sobre la nueva situación los había alcanzado todavía. Una dificultad todavía tenía que ser eliminada del camino. El camino no se podía ver desde la ubicación de la compañía. En nuestro camino de regreso buscamos, y encontramos río abajo, un sitio utilizable terminado. Movimos cuidadosamente los tanques a través del arroyo así que ninguno de ellos se pegó. Todo salió bien para los primeros seis "Tigres", pero el séptimo se hundió en su casco y sólo pudo ser liberado con dificultad y moviéndolo hacia atrás. Por lo tanto, parecía aconsejable no tener los restantes dos tanques de unidad a través del arroyo. Nuestros seis cañones tendrían que bastar para cuidar el asunto que nos habíamos tomado. Más tarde estaría feliz de haber dejado a estos dos "Tigres" en el lado cercano del banco. Los necesitábamos para ayudar a los seis vehículos involucrados en la operación a cruzar el arroyo nuevamente. El tiempo estaba presionando, y yo tenía los seis '' Tigres '' entrar en posición lo más rápido posible detrás de un pequeño aumento en el suelo. Estaban instalados de tal manera que tenían un campo de fuego en la carretera donde esperábamos Iván. La posición estaba magníficamente camuflada por mis hombres. Entonces mandé a los comandantes al alto terreno. Les describí el curso del camino. Controlamos desde allí una longitud de unos dos a tres kilómetros. Desaparecía detrás de una subida a la izquierda de nosotros. Si los rusos realmente vinieran, tal como queríamos, entonces teníamos que dejarlos mover su primer tanque justo antes de este alto terreno para abrir fuego. Haciendo esto, podríamos atrapar a los demás vehículos enemigos. Sólo era cuestión de nervios y disciplina asegurar que nadie abriera fuego demasiado pronto. Pero, gracias a Dios, ya lo habíamos practicado tan a menudo, que debía funcionar. Los campos de fuego fueron asignados al detalle. Para hacerlo, sin embargo, era importante que el tanque izquierdo disparara contra el primer tanque y el "Tigre" derecho disparara contra el último tanque ruso. Todos los "Tigres" debían abrir fuego a mi mando simultáneamente. Me senté con Kerscher como operador de radio, ya que mi vehículo era uno de los dos que no habían cruzado a lo largo del arroyo. Kerscher era la izquierda más lejana. Si teníamos suerte, entonces todo saldría como en el rango. Yo estaba contento por el teniente Nienstedt, que estaba chomping en el bit para finalmente conseguir algunos tanques enemigos en su mira. Estuvimos en el mayor suspenso durante la siguiente media hora. En tales situaciones, los minutos se convirtieron en eternidades. Finalmente reconocimos algunas nubes de polvo al este. Si no eran de nuestros compañeros de las otras compañías, entonces tenían que ser rusos. Utilizando mi alcance, pronto pude identificar los tanques que se acercaban lentamente. Nuestras esperanzas se habían realizado. Iván no sabía nada de la mala suerte de su avanzada, porque la infantería estaba sentada en los tanques, los cañones en la posición de viaje y los rusos se movían como si estuviera en una marcha por detrás del frente. También podríamos hacer estragos entre los tanques. Era muy probable que estos transportaran combustible y municiones. Esos chicos estaban pasando por delante de nosotros, directamente frente a

nuestros ojos, como si estuvieran en el desfile. Como mucho, estaban a un kilómetro de distancia. De diez a quince hombres estaban de pie o sentados en cada tanque. No tenían ni idea de que los esperábamos allí. Justo cuando el primer tanque ruso quiso desaparecer detrás de la alta protección, di la orden de disparar. Lo que ocurrió entonces haría que el corazón de cada tanquero golpeara más rápido. Yo estaba tan fuera de mí, que salté del tanque para ver mejor el espectáculo. El pánico era inimaginable. Ni un solo tiro fue disparado desde un tanque ruso. Naturalmente, no teníamos tiempo para pasar con la infantería rusa que huía. Habíamos terminado con todos los vehículos, no había un ruso para ser visto. Se habían escurrido en los campos, si no se habían quemado en sus tanques. Toda la columna de vehículos estaba ardiendo. Algunos de los camiones fueron volcados. Un camión condujo a otro. Y ni uno solo podía escapar. Para cuando los rusos supieron de dónde venía el tiroteo, todo ya había sido eliminado, ¡una visión realmente horrible! Veintiocho tanques estaban delante de nosotros, ardiendo. A cada momento que pasaba, un tanque de combustible explotaba; la munición sacudía y destrozaba las torrecillas. Habíamos hecho un gran trabajo. Estaba firmemente convencido de que le habíamos dado a Iván algo en que pensar. Ciertamente, sería suficiente para garantizar unas tranquilas noches. Entonces retiramos nuestros tanques de regreso a la aldea, y yo estaba feliz cuando llevé a todos ellos a través del arroyo. Esta zanja salobre era una protección bienvenida para la noche siguiente. El vehículo de comunicaciones transmitió el informe de nuestro éxito. A mis hombres se les ordenó que descansaran, para que pudieran estar alertas durante la noche. Tomé un operador de radio junto conmigo en el Kubel. Él sería utilizado para guiar en los vehículos de la fuente. Volví corriendo en dirección a la Rollbahn hasta llegar al punto de suministro. El primer sargento lo había montado mientras tanto en las cercanías de donde la Rollbahn oriental se ramificaba de la Rollbahn principal. Ese fue el punto donde nos habíamos apagado al mediodía. Probablemente todavía no sabía que tenía que buscarnos en un lugar completamente diferente al que suponía que éramos. Todavía no tenía ningún contacto de radio con él. Cuando llegamos al punto de apoyo, hubo una recepción grande y amistosa para nosotros, porque el personal del arma de asalto ya había informado de nuestra emboscada. Cuando informamos de las muertes adicionales, sin embargo, no había fin a la celebración. El Hauptfeldwebel dispensó inmediatamente una botella de coñac para cada tripulación. Los alimentos, el combustible y las municiones pronto estaban listos para rodar. Liinneker, mi "amo de las ondas", asumió el liderazgo de la columna para que las tripulaciones fueran rápidamente reabastecidas. Rápidamente me dirigí al batallón, cuyo puesto de mando estaba situado con el de división. Quería informarme de la situación y velar por que al menos una compañía de infantería estuviera unida antes de que comenzara la oscuridad. Una noche sin nuestros amigos de infantería no era algo para nosotros, porque no nos sentimos cómodos sin ellos. El Hauptfeldwebel fue instruido de mantener los camiones listos para transportar la infantería. El comandante se acercó a mí hasta la mitad del puesto de mando. Era como si se hubiese transformado. Me felicitó por nuestro éxito. Me habló de la euforia que predominaba en los cuarteles generales de la división porque la situación se había salvado de manera tan elegante en un momento crítico. De la misma manera, fue también el primer gran éxito del batallón desde que el mayor Schwaner se convirtió en su comandante. Estaba completamente satisfecho, y la vieja disputa entre nosotros fue enterrada y olvidada. Los hombres en la vanguardia no guardan rencor. En el camino al teatro de operaciones, discutí las medidas que debían tomarse. También tuve que describir exactamente cómo habíamos ejecutado nuestra operación. Mencioné que Iván no habría tenido que sufrir este revés si hubiera dejado de seis a ocho tanques como reserva fuera del pueblo. Schwaner pareció

complacido con la observación. -Pero entonces, señor Carius, ¡seguro que habrías recibido una paliza en el pueblo!. Pude contrarrestar diciendo que mis seis "Tigres" habían estado listos para liberarme en esa eventualidad, algo que había sido planeado. Pero, admití, todo ciertamente no habría ido tan bien. Mientras viajábamos al frente, nos encontramos con el oficial de operaciones de la división de infantería, que tuvo la gran desgracia de tener que trabajar con el nuevo comandante de la división. Había echado un vistazo a los tanques rusos eliminados en la Rollbahn, y discutimos la reconstrucción de la línea de frente, como había sido planificada por el estado mayor de la división. La nueva línea de frente estaba destinada a estar en el lugar por la mañana siguiente, y el contacto con el norte y el sur también se suponía que se han hecho por entonces. El mayor Schwaner puso todos nuestros camiones a disposición de la infantería para transportar a sus hombres. Por lo tanto, esperábamos que el frente estuviera de nuevo en orden por el gris de la mañana. A continuación, nos dirigimos al primer objetivo de nuestro ataque, Malinava, donde algunos de los tanques todavía estaban ardiendo. Inspeccionamos un "Stalin" que, hasta cierto punto, seguía en una sola pieza. El cañón de 122 mm de largo ya era capaz de inculcar algo de respeto en nosotros. Desventajoso fue el hecho de que las rondas de una sola pieza no se utilizaron en el "Stalin". En su lugar, la cáscara y la pólvora tenían que cargarse por separado. La armadura y la forma eran mejores que nuestro "Tigre", pero nos gustaban nuestras armas mucho más. Se suponía que un "Stalin" que no se había quemado había sido llevado a Dunaburgo para trasladarse a Berlín, pero los rusos no nos dejaron tiempo para eso. Una Diferencia Difícil de Opinión. Cuando regresamos a la sede de la división, me presentaron al nuevo comandante de división. Era un Oberst que hasta entonces había sido el comandante de una ciudad u otra en Prusia Oriental o en Lituania. Entonces pensó que había descubierto el "estratega" en sí mismo. Él era un hombre que nunca dejó iniciativa a su oficial de operaciones, que había estado en una división de combate en el frente del este desde el principio. Siempre he lamentado tener que trabajar con los comandantes divisionales de este calibre, especialmente en las últimas semanas y días antes de mi partida forzada a casa. Esto era especialmente cierto después de haber experimentado sólo hombres excelentes hasta entonces. Todavía recuerdo a los hombres en esas posiciones con eterna gratitud y el mayor respeto. Eran tácticamente competentes y buenos seres humanos. Inicialmente, por supuesto, el Oberst fue muy agradable y me pidió que entregara las recomendaciones de premios. Se le trajeron cigarrillos a mis hombres. Cuando empezamos a hablar de la evaluación de los mapas capturados y de las declaraciones de los prisioneros, sin embargo, nuestras opiniones ya estaban chocando. Durante un corto tiempo, el mayor Schwaner y yo "aceptamos nuestro lugar", dijo un breve "Jawohl!" Y se fue.Tenía que hacer notar que el Oberst era de la opinión de que los rusos sólo habían hecho las marcas en el mapa, la opinión del coronel era que el empuje principal ruso sería indudablemente hecho al este de la Rollbahn de Dunaburg-Rossitten, para dirigirse hacia el sur en la dirección de Dunaburg. ¡Un cerco alrededor de Dunaburg estaba enteramente fuera de dudas!. Pocos días después, me enteraría con mi propio cuerpo de lo correctos que habíamos estado en nuestra opinión.He procurado algunos hombres adicionales de una unidad de construcción de carreteras para la seguridad durante la noche.Pude traerlos en un camión. Por supuesto, la mayoría de las veces se trataba de apoyalos psicológicamente, pero bastaría con que estos hombres prestaran atención y mantuvieran sus oídos abiertos, lo cual ya era suficiente para nosotros, porque quería que mis tripulaciones descansaran un poco en cuanto fuera posible. En el punto de abastecimiento, conocí al teniente Eichhorn. Su tanque

acababa de salir del taller. Junto con él y el camión, me dirigí a la compañía. Llegamos allí poco antes de la medianoche. El teniente Nienstedt hizo su informe. Hasta entonces, todo había sido tranquilo, y no se había visto ni oído nada del enemigo. Nienstedt había instalado nuestros tanques para cuidar de la seguridad en el borde del pueblo. Estaban frente al arroyo y, siguiendo mi sugerencia, de tal manera que los vehículos fueron respaldados hasta el arroyo. Los cañones fueron girados hacia la parte trasera, de manera que pudiéramos rápidamente "retroceder" avanzando si era necesario. Este método siempre había resultado cuando estábamos en la tierra de nadie. Por la noche, los camiones cisterna estaban algo desamparados porque no pudimos disparar un tiro con nuestras armas. Por eso, los soldados de infantería se encontraban en una posición incuestionablemente superior para nosotros, tenían agallas e hicieron su trabajo inteligentemente. Fuimos a una casa rusa abandonada. Los campesinos ya habían salido del pueblo en la noche, sin percibir nada bueno. Allí, usando el mapa, discuti con dos de mis jefes de pelotón lo que se suponía que haría durante la noche nuestra infantería. La infantería tenía la misión de excavar en unos tres kilómetros al oeste de nosotros durante las primeras horas de la mañana. También tuvo que establecer contacto con nuestros vecinos del norte y luego pasar a través de las nuevas líneas de frente. Por lo tanto, tuvimos que aguantar unas pocas horas hasta entonces en la tierra de nadie. Nos sentamos durante una hora en la granja abandonada. Estábamos hablando de buena guisa, cuando un guardia de repente entró. Estaba emocionado y reportó que había oído claramente a los rusos llamándose unos a otros en la parte de la aldea al otro lado del arroyo. Eso no nos parecía posible. Todavía fuimos a nuestros tanques, sin embargo, y he aquí, el joven soldado había oído bien. Ahora teníamos que mantener la calma absoluta para no atraer la atención de los rusos hacia nosotros. Todos los comandantes de tanques fueron informados. No era tan fácil, porque nuestras tripulaciones estaban tan profundamente dormidas después de muchas noches largas, que sólo era posible despertarlas agitando vigorosamente. Gritar era imposible y susurrar tenía poco sentido con los soldados de primera línea. No voy a repetir lo que salió de la boca de los hombres en su medio sueño cuando los despertamos. Respiré mucho más fácil cuando finalmente tuve a todos a mitad de camino juntos. ¡Habría sido tan fácil para Ivan capturarnos, si hubiera pensado que todavía estábamos allí y nos habíamos callado! El enemigo del otro lado del arroyo se volvió cada vez más vivo. Pronto oímos un tanque moviéndose en el otro lado; fue guiado con un montón de gritos y linternas. Ahora era el momento de retirarse detrás de la aldea con el fin de tener campos de fuego abiertos y poder examinar la situación. Después de todo, no tardaría mucho más en que los primeros rusos cruzaran el pequeño puente hacia nosotros. Soltamos con una barrera de fuego adecuada de todos los vehículos simultáneamente. Me habría alegrado mucho haber visto la mirada tonta de Iván en su rostro. Luego salimos del pueblo. Después de unos 600 a 800 metros, establecimos una nueva posición para esperar allí hasta la mañana para que la infantería detrás de nosotros pudiera cavar sin ser molestada. Usando trazadoras, envolvimos algunas casas en el pueblo en llamas. De esa manera, no nos sorprenderían y también podríamos ver algo. A excepción de unos cuantos ataques de mortero, generalmente teníamos tranquilidad. Sólo un solo tanque ruso disparó salvajemente en nuestra dirección, sin precisión y demasiado ancho. Al parecer, el tanque que habían guiado antes. El teniente Eichhorn apuntó al fuego del cañón y, después del tercer tiro, los rusos literalmente volaron en el aire. ¡Pura suerte! Cuando amanecía la mañana, oímos fuertes ruidos de armadura al este y al noreste, pero ningún ruso se dejó ver. Al amanecer, volvimos por el mismo camino que habíamos venido y encontramos nuestras nuevas líneas de frente ya ocupadas. Puse contacto con el comandante del

batallón de infantería. Tenía dos vehículos con él. Otros dos vehículos fueron colocados con el batallón vecino. Llevé los vehículos restantes conmigo a la Rollbahn. Nos instalamos en Malinava, donde los rusos habían estado veinte horas antes con su batallón. El día estaba completamente tranquilo, pero sabíamos que Iván se estaba preparando de nuevo y era la calma antes de la tormenta. El sonido continuo de la artillería pesada debía ser oído en el terreno arbolado que comenzaba a uno o dos kilómetros al noreste de nosotros. Esperamos a que los rusos comenzaran el ataque. Nos equivocamos, sin embargo. No nos sometieron a más ataques allí. Sólo vimos figuras ocasionales, que nos echaron un vistazo usando binoculares desde el borde del bosque. Cada vez que llegaban a ser demasiado atrevidos, enviabamos unos cañonazos hacia ellos y los pícaros desaparecían en el bosque. Los rumores más salvajes se difundieron la noche siguiente: la caballería rusa había roto el frente, y los tanques enemigos atacaban, entre otras cosas. Pero los rusos ni siquiera estaban considerando enfrentarse a nuestro frente defensivo. Por desgracia, nos lo hicimos mucho más fácil para ellos más tarde, cuando el frente de Dunaburg fue cambiado y la Rollbahn evacuada. La situación era la siguiente: la división había instalado todas las armas (cañones de asalto, "Tigres", cañones antitanques y cañones antiaéreos) a lo largo del camino que iba desde mi punto de abastecimiento hacia Polozk. Éstos iban a hacer retroceder el ataque ruso anticipado al sur. Alguien se encontraba cada cincuenta a ochenta metros y esperaba tanques rusos. Pero Iván no vino ... El día siguiente también pasó en silencio. Sin embargo, los rusos llevaron más y más tanques a sus áreas de reunión. Un "Stalin" jugó un truco sucio en mí cuando disparó a mi piñón derecho. No lo encontré hasta que quise hacer una inspección de seguridad después de la conmoción y la explosión inesperada. Feldwebel Kerscher lo identificó de inmediato. También lo golpeó en la parte delantera, pero nuestro cañón de 88mm no podía penetrar la pesada armadura de un "Stalin" desde ese ángulo a esa distancia. A pesar de eso, los rusos todavía preferían retirarse. 23 de julio no trajo el ataque esperado tampoco. Un silencio inusual reinaba en ambos lados. El único ataque sorpresa contra nosotros vino de dos hombres de propaganda que vinieron corriendo en un Kubel divisional. Me preguntaron por el tanque y preguntaron por mis datos. Ellos querían comprender mejor la situación. Sin embargo, al llegar la primera barrera de mortero, habían escuchado lo suficiente. Desaparecieron tan rápido como habían llegado. Apenas pude reconocer la situación en el informe sobre nuestra operación que circulaba por la prensa: Hubo tantas disparos, y nuestros los tanques eran tan valientes. Si mi nombre no hubiera sido mencionado en el informe, realmente no habría reconocido nuestra operación. Por desgracia, este tipo de informes sigue apareciendo aún hoy. Aparentemente, rara vez se encuentra un reportero que entienda cómo retratar una situación de hecho y sobria y de una manera que corresponda a la realidad. Un informe me llegó la noche siguiente que nuestro inmediato "alto mando" había decidido retirar nuestra línea principal a una posición al norte de la Rollahn de Dunaburg-Polozk al amanecer. La línea que habíamos sostenido anteriormente con gran esfuerzo y dificultad fue cambiada. Había corrido de norte a sur. Posteriormente se pensaba que iba de este a oeste. Como descubrí al día siguiente, la línea terminaba en las últimas casas al noroeste de Dunaburg. Se colocó un cañón antitanques 88mm que no tenía contacto con el este o el oeste. La última instancia no habría podido agradar a la tripulación, porque absolutamente nadie más estaba a la izquierda de ellos. Inmediatamente me dirigí al puesto de mando de la división después de recibir el informe. Fue en la bifurcación en la carretera al norte de Dunaburg en la que se reunió la Roll-bahn a Polozk y el de Rossitten. Fue así en el punto en que habíamos partido hacia el este unos días antes. También conocí a mi comandante en el puesto de mando. Discutimos brevemente la nueva decisión del comandante de la división y

luego le llamó. Queríamos estar seguros de que al menos los puentes sobre las alcantarillas bajo el camino no serían demolidos. Cabe señalar que todos ellos ya habían sido preparados para la demolición. Durante mi viaje nocturno, había visto que un ingeniero estaba al lado de cada puente. Estaba esperando allí hasta que pudiera hacer volar la cosa hasta el cielo. Eso significaría, sin embargo, que mis "Tigres" no podían regresar.Tras esta conversación, no había nada más que hacer, sino conducir de inmediato a nuestro punto de suministro hacia adelante en mi Kubel. Elegí a algunos de mis hombres y ubique uno en cada sitio de demostración y para demorar la demolición prematura de los puentes por parte de nuestros amigos ingenieros y estaba completamente en contra de la demolición de los puentes por si tuviéramos que cambiar las líneas del frente porque no podíamos controlar la Rollbahn ya que Iván podía desplazarse hacia el oeste por el camino sin peligro para sus flancos, algo que siempre habíamos podido evitar hasta entonces. A pesar del apoyo del oficial de operaciones, nuestros argumentos al comandante de división no tuvieron éxito. El alto mando del "Herr" deseaba que, junto con innumerables otras armas, esperáramos el ataque ruso que él esperaba que viniera del norte, al este de la Rollahn de DunaburgRossitten. No era necesario ser un adivino para ver que este ataque sería realizado. Era tan claro como la luz del día para mí, y para cada soldado que utilizaba alguna razón, que Iván cruzaría la carretera tan pronto como hubiéramos retirado nuestros tanques. Él haría esto sin ser notado por nosotros, y mucho menos ser obstaculizado. Entonces se desviaría por la ciudad de Dunaburg desde el norte y la tomaría desde el noroeste. No había ni un solo soldado alemán, ni mucho menos armamento. Los rusos podrían así avanzar a la ciudad sin ningún contacto enemigo y tomar los puentes. Entonces nos tendrían en una bolsa otra vez más. Volví a poner los tanques en la nueva línea justo al amanecer, antes de que comenzaran las demoliciones. Las explosiones mostraron claramente a los rusos, por si no lo habían notado ya, que no estábamos allí más. Podían moverse a su gusto. Mientras tanto, todavía no quería aceptar este tipo de "suicidio". En la madrugada del 24 de julio, volví a hablar con el mando de la división. Pedí que me permitieran retirar mi compañía para bloquear la Rollahn de Dunaburg-Riga. Incluso esta petición no me fue concedida. En ese momento, perdí mi paciencia. Le pedí al comandante Schwaner que liberara al menos cuatro de mis tanques y los destacara a esa posición. Como dictaba la lógica, estuvo de acuerdo y me hizo mover con estos cuatro tanques. No había nada que ganar allí en la división. Yo también sabía, sin embargo, que mis "Tigres" serían muy extrañados en otro lugar. Yo saqué de esa línea al Feldwebel Kerscher, al Oberfeldwebel Goring y al teniente Eichhorn. Los hice esperar en el cementerio de la Rollbahn, donde habíamos reabastecido unos días antes. La intendencia estaba todavía en el mismo lugar y podría reabastecernos de inmediato. Tenía la intención de mantener los tanques rusos durante al menos veinticuatro horas en la Rollbahn hasta Riga, que estaba completamente sin vigilancia. Luego, cuando la presión se volvió demasiado fuerte, me retiré a la ciudad y construí cabezas de puente. De este modo, cubriríamos el paso hacia atrás de las líneas por parte de nuestras tropas, asegurando que no se produjeran bajas innecesarias. Como última acción, habríamos conducido sobre el puente del ferrocarril y conducido un paso de líneas a través de la línea de frente recién establecida al oeste del Duina. Desafortunadamente, no pude ejecutar este plan hasta su fin. El destino tenía algo más en mente para mí. Muchos se preguntarán con asombro por qué continuamos luchando tan obstinadamente después de que todo parecía haberse perdido. Uno no tiene que buscar mucho para encontrar una razón para nuestro comportamiento. Todo el mundo en el este, desde el alto mando hasta el más bajo líder de pelotón, estaba convencido de que el enemigo debía mantenerse alejado de la frontera alemana durante el mayor tiempo posible para salvar al mayor número posible

de mujeres y niños de los rusos . Además de eso, no era aceptable permitir que el retiro degenerara en un desastre y que más camaradas se encerraran y cayeran en cautiverio. Si los acontecimientos hubieran tomado el rumbo de la forma en que aquellos que hoy en día maldicen a los malvados "belicosos" habían querido, muchas de nuestras mujeres y niños, y también muchos compañeros verdaderos, no estarían vivos ahora. Creo que todo alemán, si no todo el mundo "libre", ha llegado a la conclusión de que habría sido mejor para todos si los rusos no hubieran ocupado la mitad de Alemania. Por lo general, no luchamos por un hombre o un sistema. Por el contrario, dimos lo mejor y lo nuestro por Alemania y, en el proceso, por nosotros mismos. Uno tiene que considerar nuestra decisión de hacer algo, nuestra propia iniciativa desde esta perspectiva. Simplemente no queríamos permanecer sentados en una trampa. El ejército tenía que volver sobre el Duina y, por eso, los puntos de cruce tenían que mantenerse abiertos. ¡Golpeando en la puerta de la muerte!. En la mañana del 24 de julio, un día que nunca olvidaré mientras esté vivo, estuve con los cuatro tanques abastecidos en la compañía de la sede. El mayor Schwaner también había aparecido. Una vez más, brevemente discutimos la operación tal como la concebí. De acuerdo con el plan, los "Tigres" bajo el mando del teniente Eichhorn debían moverse a través de Dunaburg y esperarme en el borde de la ciudad en la Rollbahn a Riga. Quería conducir hacia adelante para reconocer el terreno y luego conocer a mi gente en el lugar acordado. Todavía recuerdo exactamente cómo el cocinero del batallón preparó un favorito de la mía, ensalada del pepino, que no había tenido durante mucho tiempo. El mayor Schwaner me dijo en broma, "Carius, no comas tanto, ¡eso no es bueno para tu herida en el estómago!". Como lo había hecho tantas veces antes, el comandante también amenazó con castigarme si algo me pasaba durante mi crucero con la VW y la motocicleta. Afortunadamente, ninguno de nosotros sabía lo bien que estaba en ese momento. ¡Este día significaría "contacto con el enemigo" en el verdadero sentido de la palabra!. Desafortunadamente, el último Volkswagen en mi compañía fue inhabilitado. Por lo tanto, me mudé con la motocicleta del médico y el sidecar. El médico mismo dirigió. Este vehículo no me molestó; Nunca había creído en la superstición. Yo también no habría ido mejor con otro vehículo. También hubo un incidente que no fue sin su lado cómico. En las primeras horas de la madrugada, el conductor de mi Volkswagen Kubel había llegado corriendo hasta mí sin aliento. Él emocionadamente me dijo que había sido golpeado por un arma antitanque rusa. El motor fue destruido, y había dejado el vehículo de pie en la Rollbahn. Habría sido muy desagradable para mí si realmente hubiera tenido razón. Seguí con cuidado los dos kilómetros, vigilando cuidadosamente y esperé el primer golpe que el cañón antitanque daría. Nada se movió, sin embargo, y finalmente estábamos frente a nuestro Volkswagen. Con cuidado salí para ver de qué lado había sido golpeado. Sin embargo, no pude encontrar ninguna penetración. Un charco de aceite en el suelo nos llevó a resolver el rompecabezas. Un pistón había penetrado en el cárter de aceite. La explosión en medio de la noche había sorprendido al pobre tipo tanto que sólo pensó que había sido golpeado. Desapareció en un instante. Eso podría suceder incluso a un viejo veterinario. Nadie tiene que sentirse avergonzado si alguna vez le sucede algo similar. Lo peor de todo el asunto fue que mi último Kubel estaba fuera de servicio. Montando en la motocicleta, conduje a través de Dunaburg y luego hacia el noroeste en la Rollbahn a Riga. Durante un viaje de unos ocho kilómetros, salimos de la carretera hacia el noreste y pasamos por unas pocos villas. Cruzamos una vía de ferrocarril y luego teníamos el terreno boscoso frente a nosotros. Se extiende al norte de Dunaburg de oeste a este hasta la Rollbahn de DunaburgRossitten. No se veía nada de los rusos en lo más lejano. En el camino conocí a

Oberleutnant Wolff, que dirigía el pelotón de reconocimiento del batallón. Acababa de regresar de los bosques y había cubierto la misma ruta que teníamos la intención de hacer, pero en la dirección opuesta. Le pedí que esperara con mis tanques, que probablemente ya habían llegado a las afueras del noroeste de Dunaburg. Por la noche, le invité a tomar unas chucrutas y albóndigas, su comida favorita, que me había prometido mi desorden. Esta invitación posiblemente me salvó la vida, un hecho que no debía descubrir hasta más tarde. Si su Kubel no estuviera disponible, no habría llegado al hospital a tiempo. Montando en la motocicleta, condujimos hacia el este en el bosque hasta la línea de la ciudad de Dunaburg. Nos dirigimos al sur y llegamos al cañón antitanque que formaba nuestro límite en la extrema izquierda del frente, pero que no tenía contacto a la derecha. Al principio, sin embargo, los hombres que se refugiaban hacia el norte suponían que éramos rusos. Nos reconocieron, gracias a Dios, justo a tiempo. Le expliqué brevemente al comandante de la pieza lo que pretendíamos y que pronto tomaríamos posiciones a la izquierda de él. Si queríamos regresar a Dunaburg, le informaría. Mientras tanto, se había convertido en tarde, y yo había regresado a mis tanques en la Rollbahn. Llevé a los dos "Tigres", que se habían instalado para la seguridad a unos dos kilómetros al norte de la carretera. Los comandantes del tanque eran Eichhorn y Goring. Los otros dos tanques siguieron, y luego condujimos de la misma manera que yo había reconocido previamente con la motocicleta. Tuvimos que cruzar unos puentes pequeños después de que habíamos apagado la Rollbahn al noreste. Estos planes eran tan cortos que sostenían incluso nuestros tanques. Sólo uno de ellos era demasiado largo. Por suerte, sin embargo, encontramos un vado y finalmente llegamos a la línea del ferrocarril sin incidentes. Los trenes fueron respaldados allí, algunos de ellos con heridos, y todos querían ir a Riga. Sin embargo, la línea estaba completamente bloqueada. Los ferroviarios ya se preparaban para abandonar los trenes porque pensaban que los rusos se acercaban. Ya imaginaban que habían oído algunos disparos. Cuando vieron a nuestros "Tigres", se volvieron a calmar un poco, especialmente cuando les aseguré que podían esperar con confianza, al menos hasta la noche y nuestro regreso. Tal vez podían continuar entonces con sus trenes. De hecho, realmente tuvieron éxito en conseguir lejos en tren más tarde. Tenía a un hombre del pelotón de reconocimiento colocado en cada uno de los puentes por los que pasábamos porque todos ya estaban preparados para la demolición. Los ingenieros ya no estaban allí, por cierto, pero habría sido fácil para cualquiera encender los fusibles antes de que hubiéramos regresado. Quería evitarlo a toda costa. Los ingenieros habían sido muy activos en todas partes. Incluso habían dado la vuelta a los carteles con la esperanza de que Iván pudiera conducir por el camino equivocado. Eso tendría éxito con los estadounidenses en ciertas situaciones en el frente occidental más tarde, pero ciertamente no con los rusos. Cruzamos las vías del ferrocarril y nos acercamos al pueblo donde quería instalar mis tanques. Desde el extremo norte del pueblo, teníamos bosques frente a nosotros a un kilómetro de distancia. Podríamos cubrir todo magníficamente hasta que cayera la noche. Quería regresar a la Rollbahn por la noche después de una salva de fuego de tamaño decente. Eso era lo que los rusos pensaría que todavía estábamos allí! Me detuve cuando me acerqué a la entrada del pueblo. Era un pequeño pueblo, cuya calle en el centro hacía un giro recto hacia el noroeste y continuaba como un sendero de campo. Algo u otra no parecía estar bien para mí. La gente a veces tiene una especie de sexto sentido en situaciones extraordinarias en sus vidas. Miré por encima de las casas con mis binoculares y me pareció extraño que no hubiera una sola persona en la calle. Sin embargo, las mujeres estaban boquiabiertas detrás de las ventanas. Un muchacho vino corriendo hacia mí desde el pueblo, y yo lo detuve. Le pregunté al chico en mi "terrible" ruso: "Ruski soldat suda?" Sorprendentemente, respondió de inmediato: "Tri

kilómetro!" ¿Cómo podía saberlo tan bien? Acababa de pasar por allí unas horas antes, después de todo, sin notar a un soldado ruso. El teniente Eichhorn me rogó insistentemente que condujera detrás de los dos tanques con mi motocicleta, porque todo le parecía extraño. A pesar de eso, conduje en la aldea delante de ambos tanques y los dirigí en posición en el borde norteño. Había dejado Feldwebel Kerscher y el Unteroffizier Kramer, este último en mi "Tiger", para cuidar de la seguridad mientras me fuera por la Rollbahn a Riga. Se suponía que debían esperar hasta que regresáramos al comienzo de la oscuridad. Nada se movió muy lejos. Dirigí por el camino del campo en mi motocicleta hacia el noroeste. Quería observar el terreno mejor desde un terreno alto y recorrer los bosques un poco más. Vi el techo de una casa de campo echar un vistazo desde detrás de la alta planta. Estaba a la izquierda del camino. Habíamos pasado algunas horas antes durante nuestra carrera de reconocimiento. Condujimos hasta el piso alto, donde pedí un alto. Entonces me absorbí en el tablero del mapa para orientarme en el suelo. De repente, mi chofer gritó: -¡Rusos en la granja!. Ya estaban disparando. Miré a la izquierda y grité: ¡Vuelve! Lokey, el conductor, mató la máquina: un Zündapp de 700 cc. Todo lo demás pasó tan rápido como un rayo. Saltamos de la motocicleta. Lokey alcanzó la zanja intacta, pero un disparo destrozó mi muslo izquierdo. Gateando, intentamos regresar a la aldea, pero mis fuerzas pronto me dejaron. Le ordené a Lokey que se alejara y alertara al teniente Eichhorn, pero el hombre leal no quería dejarme en la estacada. Me llevó aún más loco con sus comentarios que Iván se acercaba cada vez más. Cada vez que levantamos la cabeza por el borde del camino, los rusos dispararon como locos. Grité el nombre de Eichhorn una y otra vez, ¡como si pudiera haberme oído! Pero la gente hace muchas cosas sin sentido en esos momentos. A pesar de mi herida, lentamente me arrastré lo mejor que pude. Los rusos, sin embargo, se acercaron cada vez más. Sin duda no habían notado nuestros tanques, porque no podían ver en el pueblo de la granja debido a la alta tierra en el medio. Yo también había perdido mi mapa bordo en el ínterin. Mi siempre presente casquillo de campo ya había caído durante el salto a la zanja, una mala señal. Marwitz, que lo encontró más tarde, lo guardó como un talismán durante el largo período de su cautiverio ruso. Mientras tanto, los rusos habían cruzado el camino y entrado en nuestra zanja. Cada vez que nos mudábamos, disparaban. Las balas que zumbaban a mi lado tampoco golpearon a Lokey, porque estaba cubierto por mí. Al final, se escapó con una herida. Intercepté las otras rondas. Recibí un disparo que penetró a través de mi brazo izquierdo superior y otros cuatro golpes en la espalda. Debido a que las muchas heridas, especialmente las de la espalda, estaban sangrando fuertemente, pronto me sentí completamente agotado y no conseguí nada más. Cuando no nos movimos más, el tiroteo se detuvo. De repente, mi rápida y menguante voluntad de vivir fue revivida. El ruido del motor de mis tanques podía ser escuchado claramente-el sonido de la salvación en mis oídos! Eichhorn y Goring habían oído el tiroteo y habían venido a ver qué pasaba. Además de mi exaltación, mis esperanzas revivieron por salir vivo de esa situación. Pero entonces la muerte de repente se paró delante de mí! Tres rusos se habían acercado a nuestra retaguardia y repentinamente aparecieron tres metros detrás de mí. Nunca olvidaré esa vista para el resto de mi vida. Estaba sangrando de mis muchas heridas, no tenía más fuerza, y oí los motores de mis "Tigres", que probablemente estaban llegando demasiado tarde después de todo. Como un animal disparado en el vientre que ve venir al cazador y ya no puede escapar, miré a mi alrededor. Un oficial soviético estaba en medio. Él gritó, "Ruki werch!" - "¡Manos arriba!" Los soldados, a su derecha y a su izquierda, sostenían unos cañones mecánicos dirigidos a nosotros. Fue una suerte que los rusos todavía tuvieran miedo de que yo pudiera intentar la idea tonta de disparar. Lo mismo me habría sucedido probablemente en su lugar. No tenía

ni idea de cuál era el estado de ánimo en el que yo estaba. Nadie estaba más lejos de mi mente que disparando. No pude pensar en absoluto en ese momento. Me habría sido imposible dibujar mi arma desde que estaba acostado sobre mi sano brazo derecho. Mis tanques llegaron corriendo hacia arriba entonces. Con las ametralladoras disparando violentamente en la zona mientras se desplazaban, no golpeaban nada. La aparición repentina de los "Tigres", naturalmente, dio a los rusos un shock. Ambos soldados huyeron inmediatamente, pero el oficial soviético levantó su pistola para terminarme. En mi condición no deseaba mirar la muerte a los ojos. Me volví hacia mis tanques que se acercaban. ¡Esa fue mi buena fortuna y mi salvación! El ruso apretó el gatillo tres veces, pero estaba tan emocionado que dos tiros fueron errados y sólo un golpe. La bala fue muy cerca de la médula espinal en mi cuello, pero milagrosamente no golpeó un tendón o una arteria. Así que no resultó ser una bala en la cabeza después de todo. Me sorprendió que todavía estuviera vivo. En cualquier caso, si! no se había vuelto hacia mis "Tigres", el disparo habría pasado por la laringe y estas líneas aquí nunca se habrían escrito!. Literalmente, mis camaradas habían llegado al último segundo! El teniente Eichhorn rodó sobre mí, mientras Oberfeldwebel Göring se detuvo inmediatamente junto a mí. No soy capaz de expresar la maravillosa sensación de seguridad que me llenó entonces. El pensamiento ni siquiera entró en mi mente que algo podría pasarme durante el continuo disparo. El Stabsgefreiter Marwitz, el artillero de Göring, salió de su escotilla en la torreta y aterrizó con un salto en la zanja a mi lado. Ni siquiera sabía dónde debía comenzar a desvestirme o aplicar los torniquetes. Ante todo, yo estaba sangrando por todas partes. El mono que llevaba era sólo trapos. Marwitz desabrochó sus tirantes y sujetó firmemente mi muslo por encima de la herida. Afortunadamente para mí, estos tirantes eran de alta calidad y elástica; de lo contrario habría perdido mi pierna debido al torniquete!. Luego, a menudo me preguntaban si había sentido dolor. Nadie podía imaginar que realmente no sentía nada como resultado de la excitación y el agotamiento a través de la gran pérdida de sangre. Estaba simplemente cansado y también tenía miedo de perder el conocimiento. Percibí las balas sólo como golpes contra mí y no como dolor. Cuando la pierna estaba atada, Marwitz me subió por detrás a la cubierta trasera del tanque. Aún hoy sigue siendo un misterio para mí cómo me levanté allí en absoluto. Entonces, en realidad, estaba detrás de la torreta, una pierna colgando suelta en el aire. Me colgué fuertemente al borde de la torreta. De repente, había más tiros por detrás. Entonces quedó claro para mí por qué no se había visto a rusos antes en la aldea: unos cuantos Ivanes ya se habían aventurado a las casas y estaban rodeados por nosotros. Cuando se enfrentaban a los tanques, preferían permanecer completamente cubiertos. Pero entonces cobraron vida. Llamé a Goring para atravesar la torreta hacia atrás. Él reaccionó tan rápidamente que metí mi pie indemne entre la torreta y el casco. Debido a eso, llegué a una pulgada de tener lesiones permanentes infligidas en mi pierna indemne. Incluso hoy, no puedo entender por qué ni siquiera un disparo me golpeó mientras estaba expuesto en la parte posterior del tanque. Y poco antes, al desmontar, recibí un golpe inmediato!. Luchamos por el pueblo y llegamos con el Oberleutnant Wolff en las afueras. Con ingeniosa previsión, había esperado con su Kubel fuera del pueblo. Al hacerlo, no le había pasado nada. Luego me pusieron, como mejor pudieron, en el asiento trasero del vehículo. Una vez más ordené al Leutnant Eichhorn que volviera inmediatamente a la carretera, tal como ya habíamos discutido. Él iba a hacer estallar los puentes, donde nuestra gente aguardaba y esperaba nuestro regreso. Desafortunadamente, Eichhorn no siguió mi orden. Cuando el Kubel finalmente se movió y supe que finalmente me salvaron, caí. Yo estaba completamente desangrado y sólo podía hablar suavemente. Wolff vino de Pirmasens, que estaba a sólo veinticuatro kilómetros de mi ciudad natal. Me sostuvo la

cabeza en el regazo y me animó. Sólo podía susurrar: "Dile a mis padres cómo estaba todo y que yo no podía hacer nada para evitarlo. Wolff tampoco creía que sobreviviría al viaje, como más tarde me escribió, pero volví sano a casa, sin embargo, mi compañero murió en Prusia Oriental en el este como un soldado antes del final de la guerra.No volví a mis sentidos hasta que querían transferirme a un vehículo médico.Hacia entonces habíamos cruzado mucho tiempo el Duna.Me complacía mucho que no había perdido a Kerscher y Kramer.La gente que me atendía también había prescindido de conducirme por el batallón como había deseado hacer antes de mi evacuación.Por supuesto, no se me ocurrió por qué tomaron todo tan en serio ellos En mi miseria, tampoco recibí nada para beber, aunque tuve una terrible sed después de mi gran pérdida de sangre, pero los médicos conscientes temieron que pudiera tener una herida en el estómago. para estar de acuerdo con ellos, pero en ese entonces maldije una tormenta.Me habían herido alrededor de las 8 pm y recuperé el conocimiento en la estación de vestir principal alrededor de 1 a.m. Incluso hoy, veo a Hermann Wolff corriendo como un loco en busca de un médico. Wolff finalmente había encontrado uno, el doctor determinó que probablemente mi pierna no podría ser salvada, porque había estado amarrada durante tanto tiempo. Afortunadamente, sin embargo, la sangre comenzó a circular de nuevo después de media hora y ninguna arteria había sido dañada. Así pude mantenerla. El médico me dio una inyección de morfina. Cuando desperté de nuevo, fui el "prisionero" de un reparto. Con la excepción de mi brazo derecho, mi pierna derecha y mi cabeza, nada se podía ver de mí. Me sentí más que incómodo. Luego recibí otra transfusión de sangre, después de lo cual reviví notablemente. Cabe señalar que el donante también fue alguien de Pirmasens: También me escribió más tarde en el hospital. Como un paquete, me colocaron en el cuartel. Las camas que me rodeaban estaban llenas de heridos graves. Cuando vi el sufrimiento de estos camaradas, que continuamente gemían en agonía, sentí, además de compasión, profunda gratitud pues había salido relativamente bien. No sentí ningún dolor en absoluto. Había disfrutado de una suerte increíblemente buena ya que los muchos disparos no habían penetrado ninguna terminación nerviosa. Pude hablar de manera coherente con el ministro que hizo sus rondas por la mañana. El primero que me visitó al día siguiente fue mi comandante, el mayor Schwaner. Las lágrimas brotaron en nuestros ojos cuando nos volvimos a ver. Luego hice mi informe: "Contacto hecho con el enemigo". Cuando me vio, incluso se olvidó de reprenderme a causa de la motocicleta, que ahora estaba en la pila de basura. Había sido el último en la compañía. El Oberfeldwebel Delzeit apareció después del mayor Schwaner. Sentí lo difícil que era para él mantener la verdad de mí. Entonces supe con certeza que tuve que decir adiós, la despedida más difícil de mi vida hasta entonces. Por supuesto, hablé un poco de basura sobre cómo pronto estaría de vuelta en la compañía de nuevo. Delzeit creía incluso menos que yo que realmente podía cumplir esa promesa. Como consuelo, el ayudante del batallón me trajo algunas noticias. Después de nuestro gran éxito, las jefaturas del cuerpo habían considerado mi nombre para las hojas del roble. No descubriría hasta casa que este informe no era sólo un consuelo. Mi condición mejoró notablemente durante el día. Me di cuenta de este cambio porque tengo ganas de un cigarrillo. El médico, que quería negarme el cigarrillo, comentó que me habían disparado en los pulmones, algo que excluía estrictamente el hábito de fumar. Sin embargo, continué abogando. Fue precisamente a través del tabaco que pude demostrar que mis pulmones estaban en orden: en caso de que mis pulmones hubieran sido penetrados, el humo tendría que escapar de las heridas en mi espalda. El médico no podía negar mi lógica. Mi persistencia en la mendicidad probablemente lo había convencido de que las cosas me buscaban de nuevo. Sin embargo, continué murmurando sobre mi destino. Simplemente no

podía entender por qué tuve que recibir un disparo en ese momento, cuando mis compañeros soldados me necesitaban tanto. El día en que fui herido, de todos los días, oficialmente había sido nombrado comandante de compañía por orden de batallón. Desafortunadamente, el placer de recibir ese puesto había sido de corta duración. Al principio, se suponía que iba a volar a Alemania en un Storch, pero había tantos soldados que necesitaban el transporte con más urgencia y antes que yo. Estuve así en la estación principal de vestir por otros dos días. Durante sus visitas diarias, mis camaradas informaron todas las noticias que habían pasado a nuestra unidad. Me dijeron que el teniente Eichhorn no había vuelto a pasar esa noche y que al día siguiente se había dejado engañar al atacar frontalmente a un pueblo ocupado por fuerzas de tanques rusos. Por supuesto, él había sido rechazado. Eichhorn era un excelente oficial, pero todavía carecía de la experiencia necesaria. Sólo había estado en la compañía por un corto tiempo, después de que él hubiera asistido voluntariamente a la escuela para las fuerzas armadas. Los hombres también relataron que sólo había llegado de la Rollbahn, que Ivan ya controlaba con sus tanques, a Riga con gran dificultad. La unidad había corrido el guante entre "Stalins" y T85s. Sólo un "Tigre" había alcanzado el puente sobre el Duna, que ya estaba bajo fuego enemigo. Nuestra compañía tuvo más muertos y heridos en este día de mala suerte que en todas las operaciones anteriores. Los hombres que pudieron salir de sus tanques en llamas tuvieron que nadar a través del Duina para llegar a la seguridad. Nuestra compañía nunca se recuperó de este sangrado severo. Nienstedt y Eichhorn pronto fueron heridos, y llegaron nuevos oficiales que no estaban tan cerca de las tropas. El mayor Schwaner también fue reemplazado más tarde por un comandante que fue un completo fracaso. El resto de nuestros tanques fueron averiados individualmente y se perdieron uno tras otro. Con el corazón pesado, volví a la patria. Me cargaron en un barco en Reval. Los rusos ya habían roto todas las conexiones ferroviarias. Después de catorce días, llegué a Alemania. En Swinemünde, nos pusieron en trenes hospitalarios maravillosamente limpios. Por primera vez en mucho tiempo, yacía en sábanas frescas y blancas, casi demasiado buenas para un soldado común como yo. Cuando llegué a Lingen en el Ems, pesaba ochenta y siete libras. En ese momento, no creía que iba a hacer mis primeros intentos de caminar a finales de septiembre. Fue en el hospital que leí por primera vez en el periódico antiguo que un soldado había traído consigo que me habían concedido las hojas de roble el 27 de julio de 1944. Yo era el soldado 535 de la Wehrmacht para recibir ese premio. Recuperación rápida en el hospital. De todos los buenos deseos desde el frente y desde casa, disfruté de las cartas que mi compañía me envió al hospital más que todo. De estos, me gustaron especialmente los escritos de mi amigo paternal, el término que realmente debo aplicar a nuestro Stabsfeldwebel. Siempre estuve al día de la compañía a través de sus cartas. Rieger había escrito con toda cautela a mi madre cuando no podía descubrir nada definitivo sobre mí. Quería determinar si había vuelto a casa vivo. Nos enviabamos cartas poco después. Todavía me hace feliz hoy que mi madre haya guardado toda la correspondencia desde ese momento. En las primeras líneas que envié a la compañía desde el hospital, le pregunté si Kerscher, Kramer, Goring y Lonneker habían recibido los premios que yo había solicitado para ellos mientras todavía estaba en la estación de vestir principal. En respuesta a eso, recibí la respuesta siguiente de Rieger el 5 de septiembre: "Goring, Kerscher, y Kramer no se han sometido todavía. ¡No hay más un oficial en la compañía que persiga el asunto!" Escribí al batallón por correo de retorno y recibí la siguiente buena noticia el 17 de noviembre: "Feldwebel Kerscher y Unteroffizier Kramer han sido galardonados con la Cruz de Caballero, Oberfeldwebel Goring la Cruz Alemana en Oro. Las preocupaciones se han

terminado con la presentación de estos premios, y estoy especialmente orgulloso de que sean los primeros sargentos del batallón a quienes se ha otorgado esta alta condecoración ". Mi recuperación realmente procedió demasiado rápido. El médico determinó que mis huesos del muslo ya se habían puesto así durante los cuatro meses que mi evacuación médica duró, que un ajuste de su longitud parecía imposible. A pesar de eso, todavía estaba puesto en una férula de Thomas. ¡Eso fue un buen asunto! A pesar de todos los esfuerzos, sin embargo, mi pierna se mantuvo bien. Yo estaba feliz de que se había curado tan rápido. Una mañana recibí una carta con la dirección de devolución del Departamento P5 del OKH, también conocido como el departamento de medallas. En él, yo estaba le pedí que informara mi habilidad para caminar para que me pudieran ordenar a la sede de Hitler el premio oficial de mis hojas de roble. Le respondí, preguntándome si no podían también enviarme este premio. La respuesta: "Porque el Führer se ha reservado el derecho de entregar las Hojas de Roble, no es posible transmitir el premio a través del Alto Mando del VI Cuerpo de Ejército. al Führer, tiene que informar a OKH / PA / P 5 1 de manera oportuna, para que se pueda iniciar aquí un informe apropiado ". El único aspecto de estas líneas lacónicas que me hizo feliz fue el saludo corto y manuscrito en la parte inferior: "Con los mejores deseos para una pronta recuperación Johannmeyer, Mayor". Así descubrí que este magnífico hombre seguía vivo. Habíamos perdido la esperanza en él en Newel. A mediados de septiembre, hice los primeros intentos de caminar después de que los pesos se habían quitado de mi pierna. Caminar sobre muletas tiene que ser aprendido, sin embargo. Hice este desafortunado descubrimiento durante mi primera excursión. Era, por supuesto, un vuelo prohibido a un lugar determinado. Todo el mundo espera a este lugar después de haber sido encadenado a una cama durante mucho tiempo. Por supuesto, quería bajar el primer paso de la pierna primero en vez de con las muletas. De inmediato cayó, naturalmente, sobre la pierna lesionada. Mi primer pensamiento fue que mi hueso del muslo, que dolía como el infierno, se había roto de nuevo. Además de todo lo demás, el médico me cortaría el trabajo. Pero tuve suerte. El médico me trajo de vuelta a la cama. Caminar fue mejor al día siguiente. A través de un entrenamiento duro, llegué al punto después de catorce días que podía caminar con dos bastones. Durante catorce días más, las cosas estaban funcionando con una sola caña. Luego envié mi informe de que estaba "listo para rodar". Estaba ansioso por saber cuándo me ordenarían ir al Cuartel General del Führer. Quería ver, de una vez por todas, cuál era el estado de ánimo, porque ya había tenido mis dudas sobre la conclusión exitosa de la guerra durante algún tiempo. A finales de octubre, estaba listo. Me mandaron a Salzburgo, donde se suponía que debía informar al comandante local de instrucciones adicionales. Viajar en tren en ese entonces ya no era un procedimiento sencillo. La ruta de Lingen-Salzburgo tampoco era exactamente corta. Nuestro tren ni siquiera entró en Salzburgo. La parada final era una pequeña estación en los suburbios, donde me afeité para conseguirme "inspección listo." De repente, hubo una alarma de ataque aéreo. Todo el mundo se encontró con el refugio aéreo, excepto por dos otros soldados y yo. Miramos las formaciones de bombarderos al aire libre. Ellos estaban volando un curso recto en formaciones limpias hacia Munich. Ni siquiera se dejaron fastidiar por los cañones antiaéreos, que estaban bien representados. Su fuego ya no tenía ni siquiera un efecto psicológico. Esos chicos volvieron en la misma ruta poco tiempo después. Sólo un rezagado voló algo bajo. Parecía ser golpeado. Queríamos ver su desaparición, por supuesto, cuando el avión de repente cayó sus bombas apenas 100 metros delante de nosotros. Al parecer, los había estado guardando para Salzburgo. Pronto nos tumbamos con la nariz presionada en la tierra, pero salimos con un susto. El atacante tuvo el peor final del trato. Fue golpeado por el flak y se estrelló contra las montañas. Pero entonces mi fino

"uniforme de inspección" parecía que yo había venido directamente desde el frente! Mis sospechas fueron confirmadas en la oficina del comandante de la ciudad. La Sede del Führer no estaba en esta área en absoluto. Se pensó que Himmler dar la decoración. Su personal estaba situado en un suburbio de Salzburgo. Himmler no era sólo el líder de las SS. También fue simultáneamente el jefe de toda la policía, el ministro del interior y el comandante del ejército de reemplazo, es decir, de las unidades de reemplazo del propio ejército. Todas las oficinas estaban alojadas en un tren especial situado directamente frente a un túnel. Durante alertas de ataque aéreo, fue desviado hacia él. Había imaginado que los guardias eran más exigentes. Dos centinelas hicieron sus rondas a cada lado del tren. Ni siquiera nos pidieron nuestros documentos de identificación cuando subimos a los escalones del tren. El oficial de enlace del ejército, un comandante, me atendió y me dirigió a un compartimiento del coche de invitados. Dijo que no tenía prisa porque mi reunión con Himmler no ocurriría durante otros dos días, como mínimo. También dijo que el comandante de la 1ª Compañía del 502, Oberleutnant Bolter, había partido un día antes. Había recibido las hojas de roble tres meses después de que lo hice y también había llegado a ese lugar para el premio. Fue muy molesto que lo hubiera echado de menos. Hasta el día de hoy, nunca lo he vuelto a ver. Yo era entonces un huésped del personal. Todos los oficiales estaban felices cada vez que tenían una visita porque entonces se les permitió atacar la botella de aguardiente reservada para honrar a los invitados. Himmler era muy estricto. Él no tomó alcohol en persona. Y todos, desde el general hasta el teniente, tuvieron que pelar sus propias patatas hervidas durante la comida. El comandante me guió a través de las secciones individuales del tren. Me sorprendió que muchas oficinas estaban alojadas en los coches. Por supuesto, una pregunta me interesó más: "¿Qué curso tomará la guerra, y qué piensan de ella aquí?" Muchas nuevas armas se mostraban en las películas: chorros y cohetes antiaéreos tripulados. Ya había tantos informes de voluntarios para tripular los cohetes que sólo una pequeña parte de ellos podría ser utilizado. Vi estos informes sobre los voluntarios con mis propios ojos! Tenía la intención de derribar varios bombarderos a la vez con estos cohetes. Otros artículos habían sido mostrados: bombas antiaéreas controladas a distancia, nuevos tipos de gases venenosos (Tabun) y nuevos submarinos que no podían ser detectados por sonar. Había también dispositivos de la visión nocturna para los tanques y los bombarderos de largo alcance, que podrían alcanzar América. El "rompimiento del átomo" también fue retratado por medio de un modelo. Ese era un proceso que no podía seguir con mi conocimiento en ese entonces. No se hizo claro para mí hasta después de la guerra en el curso de mis estudios. También descubrí que era necesario "agua pesada" para este proceso. A través de la traición, nuestra fábrica en Noruega había sido víctima de un ataque. Incluso los dos vagones que podían ser salvados soplaron al cielo en el ferry que estaba destinado a llevarlos a Alemania. Se afirmó que esta pérdida nos había devuelto un mínimo de dos años. Porque . . que los Frentes Oriental y Occidental tuvieron que mantenerse alejados de las fronteras alemanas durante al menos un año. Por supuesto, también se discutieron los detalles del intento de asesinato del 20 de julio de 1944. Para mí, el único "luchador de la resistencia" en el verdadero sentido de la palabra era Graf Stauffenberg. Inicialmente un oficial de primera línea entusiasta, se familiarizó con la situación real de la guerra después de su herida y posterior asignación a la sede del Führer. Decidió actuar y siguió sus convicciones. Es quizás digno de mención que fue un oficial de primera línea probado, de todas las personas, quien tomó acción y se sacrificó por sus convicciones. Estaba entre los más capaces oficiales del Estado Mayor en el ejército. Además de eso, era un hombre que había perdido toda su mano derecha, parte de su izquierda, y también un ojo a través de heridas. El hecho de que Graf Stauffenberg no se

uniera al grupo de resistencia hasta tarde es una prueba positiva de la indecibilidad de todos los demás que habían planeado un asesinato desde 1938 pero que nunca habían encontrado un verdugo. En todos esos años, nadie fue encontrado que pudiera simplemente sacar su pistola y disparar el disparo decisivo. Casi todos los soldados del frente creíamos que estábamos poniendo nuestras vidas en la línea para algo bueno y que ganaríamos la guerra, pero no se sabía con certeza. Los líderes de los grupos de resistencia no sólo estaban convencidos de que su sacrificio sería beneficioso para la patria, sino que también sabían que sólo la liquidación oportuna de Hitler podría salvar a Alemania. Esto es de acuerdo con las declaraciones de los supervivientes y el juicio de los biógrafos. De cada soldado en el mundo, se le exige que ponga su vida en la línea de su país durante la guerra. Él debe hacer esto sin preguntar si se sacrificará por una causa buena y justa, o incluso por uno que promete éxito. ¿Por qué entonces se supone que debemos relevar a los hombres de los grupos de resistencia de su obligación de entrar en acción de una manera oportuna y despiadada? Sabían, después de todo, que sus acciones y sus sacrificios sólo podían salvar a Alemania cuando actuaban a tiempo. El fracaso en actuar sobre ese último factor sigue siendo incomprensible para nosotros soldados de combate. ¿Qué hubiera sucedido si Hitler realmente hubiera sido asesinado el 20 de julio de 1944? ¿Qué esperanzas podría haber puesto Alemania en estos hombres que, después de tantos años, no entendían cómo planificar un ataque a Hitler que simplemente tenía que tener éxito? Los conspiradores nunca hubieran estado en control. En cualquier caso, como se puede probar, la risa tercera parte fueron los Aliados, que nunca estaban dispuestos a ofrecer garantías al grupo de resistencia. El odio del mundo occidental, y el odio aún más justificable de los rusos, no se aplicaba sólo a Hitler. Se aplicaba a toda la población alemana también. Basta con mirar el tratado en Yalta y las negociaciones que lo llevaron. Quien quiera iniciar una revolución tiene que apostar en una sola carta. O eso o él tiene que renunciar a la rebelión y sumergirse entre el ejército de adictos y saboteadores que estaban, están y siempre estarán en cada estado y cada régimen. Cada soldado de combate decente resistirá, y con razón, el hecho de que el sabotaje secreto y el traicionero son valorados por encima del riesgo de la vida en el frente, especialmente cuando los supervivientes y los que están en el secreto de los grupos de resistencia a menudo permiten la modestia, que caracteriza a los verdaderos idealistas, a desaparecer después de 1945. Desafortunadamente, los hombres que fueron ejecutados después del 20 de julio de 1944, no obtuvieron nada para su pueblo. Muchos de ellos actuaron por convicción. De ninguna manera, sin embargo, han ganado más reconocimiento y respeto que cualquier soldado que murió fiel y silenciosamente en el frente para su patria. Los muertos de los grupos de resistencia no se arriesgan ni pierden menos, pero tampoco más, que los que cayeron en batalla: sus vidas. Una visita con Heinrich Himmler. Llegó finalmente el momento en que debía informar a Heinrich Himmler. El comandante me recalcó que no debía minar las palabras. Himmler le gustaba cuando alguien expresaba abiertamente su opinión. Yo estaba supuesta a hacer eso durante nuestra conversación. El cuartel general estaba en una villa, donde Himmler vivía mientras el tren no iba a ninguna parte. Tuve que revisar mi maletín en la cabaña de entrada. ¡Nadie me pidió mi pistola!. Antes de ser admitido, un oficial de SS me informó una vez más. Himmler fue dirigido, como ya lo sabía, simplemente como "Reichsführer" y no como "Herr Reichsführer". Además, mi sombrero tenía que ser metido bajo el brazo antes de entrar. Eso contrastaba con la Wehrmacht, donde informábamos a nuestros superiores bajo cubierta. Todo se entendía, y podíamos empezar. No tenía ilusiones después de todo lo que había oído de Himmler. No ayudó que no tuvimos ningún gran amor de las SS tampoco. Informé sucintamente:

"Oberleutnant Carius, comandante de la 2ª Compañía del 502º Batallón Panzer Pesado, informa como se le ordenó, después de la convalecencia". Sin embargo, me costó un poco de esfuerzo dejar de lado los habituales "informes respetuosamente ..." También tuve que hacer un esfuerzo para no dirigirme a él en tercera persona, sino simplemente usar la palabra "tú". De vez en cuando el "poder de la convención" obtuvo una victoria, especialmente durante la conversación después de la comida. Pero no perdí la cabeza por eso o porque le pregunté todo lo que estaba en mi mente. Himmler se había levantado. "En nombre del Führer, os presento las Hojas de Roble a la Cruz de Caballero, que se concedieron el 27 de julio de 1944. El Führer extiende una disculpa, porque hasta ahora siempre ha presentado personalmente el premio. me ha autorizado como Jefe del Estado Mayor del Ejército de Reserva a presentarle las hojas de roble ya expresar sus mejores deseos para una rápida y completa recuperación de su salud. Personalmente, le felicito desde el fondo de mi corazón. sin duda se enorgullece, porque usted es el más joven portador de este premio en todo el ejército! " Himmler se me acercó, me estrechó la mano y me dio las hojas de roble en un estuche. Luego dijo amistosamente: -Ahora queremos ir a cenar, los invitados ya están esperando, y después de la cena conversaremos en privado. Después de un breve agradecimiento militar, puse la cajita en el bolsillo del pecho y entré en la antesala. Sin embargo, Himmler ya estaba a mi lado y me dijo: "Mi querido Carius, eso simplemente no se permitirá, te voy a presentar en breve como" recién condecorado ", después de todo, vas a tener que tener eso cosa alrededor de tu cuello, para bien o para mal! " Quitó el "clip de papel", que sostenía la cruz del caballero firmemente en la cinta, y agregó las hojas del roble. Luego me dio una palmada en el pecho y me dijo: "Probablemente sea tu propia invención, la recomendaré a mis hombres, algunos también son portadores de ese tipo de corbata". Estaba hablando de la banda elástica de los lentes de conducción. Se podría colocar cómodamente alrededor del cuello sin importar el tamaño del cuello. Este hombre de llevarlo era especialmente práctico con camisas. Mis primeras impresiones de este hombre, a quien sus oponentes llamaron un "sabueso", me sorprendieron gratamente. No estaba preocupado por la próxima "acogedor" conversación ya. Himmler y yo fuimos al comedor, donde aproximadamente de quince a veinte hombres se levantaron de sus lugares. Me presentaron a todo el grupo y me dieron el asiento a la derecha de Himmler. Pronto pude determinar que la mayoría de los presentes eran generales, junto con unos cuantos hombres vestidos de civil. Las conversaciones fueron muy interesantes para mí. Dos generales de las SS habían sido ordenados de regresar de Yugoslavia para discutir las medidas adicionales que se pretendían emprender en ese país. Cabe señalar que los partidarios estaban en desacuerdo entre sí. La vieja animosidad entre los serbios y los croatas seguía existiendo y había sido explotada por nuestros líderes durante mucho tiempo. De este modo, suministramos a los croatas armas. Ahora queríamos reclutarlos y usarlos para nosotros mismos. . Algunos de los civiles eran de la industria de armamentos. Según ellos, el principal problema que tenía que ser resuelto pronto y bajo todas las circunstancias era la defensa aérea. Por supuesto, eso también estaba claro para cualquier laico que había visto y horrorizado la devastación de nuestras ciudades. Me habría alegrado mucho discutir ese tema aún más con esos hombres, sobre todo porque éste era el único lugar en el que podía haber descubierto si todavía podía haber una oportunidad de concluir con éxito la guerra. La comida era apropiadamente sencillo, dado los tiempos. Había sopa, seguido de albóndigas, verduras y patatas. Cabe señalar que en honor del huésped las patatas estaban peladas y no en sus chaquetas!. El guisado de las peras en conserva. De todos modos, ciertamente no era una comida exuberante. Cuando terminé con la primera porción, naturalmente quería parar. Himmler hizo un gesto a los

servidores, que eran todos SS-Scharführer, y personalmente puso algo más en mi plato. Estaba de buen humor y dijo: "Come Carius, no parece que debas adelgazarte, por el contrario, debes ganar algo de peso, de lo contrario, una liberación rápida del hospital no es todo concebible ". A la risa de todos los reunidos, señaló a un general que ya había engordado un poco. -¡Carius, tienes que poner por lo menos la mitad de ese peso! Himmler tenía en un simple campo gris uniforme. Él no llevaba ningún tipo de tuberías o decoraciones. Me sorprendió que supuestamente este hombre fuera tan peligroso. Pensé que probablemente cualquiera que tenga que asegurar el orden detrás del frente en un país en guerra es impopular, porque se ve obligado a ser intransigente. Luego se vertió el café. Himmler lo trajo a su área de trabajo, donde renovó sus discusiones oficiales. Cabe señalar que él ni fumó ni bebió alcohol. Como "invitado de honor", me dieron tiempo para tomar mi café de una manera tranquila y fumar un cigarrillo. Luego vino el gran momento, cuando empecé mi larga conversación con Heinrich Himmler. Sobre la base de la memoria, trataré de hacer nuestra conversación con la mayor precisión posible. El área de trabajo de Himmler era decididamente modesta. La habitación era muy grande, pero no queda nada más en mi memoria que un gran escritorio. Estaba a la derecha trasera y contra la esquina. Un cómodo grupo de sillones estaba en la esquina opuesta. Nos sentamos en una manera relajada en las sillas junto a una pequeña mesa redonda. Más tarde, a menudo he tenido que pensar en esta conversación cada vez que se decía que uno nunca podría acercarse a los "grandes hombres" del Tercer Reich. Durante media hora, me senté a solas con Himmler en la mesa, a gusto y con una pistola. En ese momento, nuestra conversación informal comenzó. Todavía está viva en mi mente incluso hoy. Después de unas palabras introductorias amistosas, Himmler preguntó: "Oberleutnant Carius, ¿crees que la armadura pronto será modificada y eliminada por el desarrollo de armas de mano?" Respondí con mucha franqueza: "Reichsführer, no comparto esta opinión, sabes que los rusos han usado tropas de cazadores / asesinos por mucho tiempo, pero casi nunca han logrado nada, los tanques se emplearon juntos y se cubrieron entre sí. Si la infantería también estaba allí, entonces era difícil que sucediera algo. La probabilidad de un golpe con bazucas y armas similares a distancias mayores es muy pequeña. Si las tripulaciones del tanque están alertas, entonces los soldados con esas armas definitivamente sólo pueden disparar una vez. Los equipos Hunter / killer han tenido un tiempo fácil con los ingleses y los rusos, siempre que manejaban con escotillas cerradas. Nuestro batallón, sin embargo, sólo ha perdido un solo tanque para este método. Eso fue en el Newa. Fue debido al estúpido empleo de un solo "Tigre", y fue culpa nuestra. Además, para nuestra seguridad antipersonal, también tenemos seis minas cercanas en la torreta. Cuando es necesario, se pueden establecer desde el interior. Pero nunca he tenido que hacer uso de ellos. Himmler había escuchado atentamente y de repente cambió el tema: "¿Qué piensas de la actitud de la gente en casa? Tú ciertamente has tenido la oportunidad de tener una impresión aquí también. "No me sentí un poco tímido acerca de esta pregunta muy directa, y dije abiertamente lo que pensaba acerca de eso." Reichsfuhrer, allí no hay duda de que el pueblo se ha vuelto bastante desconcertado por los ataques terroristas. Todo el mundo está a la espera de un arma que pueda sacar a este horrible enemigo del aire. Vacilé un momento y luego continué sin preocuparme: “Muchas personas, incluido yo mismo, están disgustadas por los jactanciosos discursos de ciertas personas del partido que siempre actúan como si la guerra ya estuviera ganada y nuestra victoria final fuese un hecho”. Himmler ahora me miraba con gran atención." En mi opinión -continué sin vacilar-, nuestra gente ya ha demostrado ser lo suficientemente fuerte para descubrir la verdad . También saben que tendremos que seguir trabajando duro para cambiar el rumbo de la guerra.

¿Podría disponerse que los generales de primera línea experimentados y condecorados lleguen ocasionalmente a Alemania y al pueblo?. Estas personas tienen más respeto por el pueblo que por un partido que en realidad no sabe nada del frente. Debido a eso, sólo hablan palabras vacías, probablemente dirigidas desde arriba. "¿Podría Himmler explotar ahora, pensé para mí, después de haber descrito a ciertas personas del partido de una manera tan despectiva? Nada de eso ... El Reichsführer-SS respondió muy calmadamente: "Soy consciente del sufrimiento de nuestro pueblo. También sé que la condición fundamental para nuestro esfuerzo bélico tiene que ser nuestra nueva defensa aérea. En un tiempo relativamente corto, podremos evitar que los estadounidenses vuelen en "formación de desfiles" por encima de nosotros. Nuestro nuevo jet air el arte pronto será puesto en funcionamiento. Se han probado nuevos cohetes, algunos tripulados y algunos controlados por radio. Hace poco, te se sentaste a la mesa con los caballeros responsables. Tienes razón, querido Carius. Sin una prevención de gran alcance del bombardeo, no podremos aguantar mucho más tiempo, pero todo eso se verá muy diferente en breve. "En ese momento, Himmler vaciló un momento." El requisito previo, por cierto, es que nuestros frentes se puedan mantener a toda costa por otro año. Necesitamos éste, año ininterrumpido para terminar las armas que estamos construyendo para sorprender al enemigo "Con estas palabras, pensé en el viejo dicho:" He oído el mensaje final; es sólo creer que eso es difícil "Pero al mismo tiempo he vislumbrado un rayo de esperanza nueva Himmler continuó:".! En cuanto a tu crítica a la dirección del partido, también tengo que admitir que tienes razón, Carius. Tú mismo sabes que las mejores personas están en el frente. Simplemente ya no podía desaprobar sus solicitudes de voluntariado. Cuando ganemos la guerra, y tenemos que ganarla, pronto acabarán los abusos que prevalecen aquí en este momento. Vamos a reemplazar a los hombres incapaces con los probados! "De repente cambió el tema otra vez:" ¿No te gustaría cambiar a la SS?. Estamos buscando personas jóvenes y probadas. En unas pocas semanas, usted podría ser un Hauptsturmführer "Nada estaba más lejos de mi mente que dejar mis petroleros contesté rápidamente:." No, Reichsführer. Mi fondo conservador me prohíbe "abandonar la bandera". Sólo quiero volver a mi compañía. Tampoco tengo la intención de ir activo. Creo que la rivalidad entre la Wehrmacht y las SS hasta ahora sólo ha tenido un efecto negativo para todos. Sin ninguna reserva, nosotros en el ejército reconocemos los grandes logros de las SS en el frente. Pero tampoco se puede olvidar que las SS tienen las mejores personas y el mejor material; es decir, han recibido continuamente tratamiento preferencial. Eso ya ha causado frecuentemente la mala sangre con las otras unidades. "Incluso estas observaciones no produjeron incomodidad a Himmler.". Con respecto a sus preocupaciones sobre la rivalidad entre la Wehrmacht y las SS, puedo decirle hoy que los esfuerzos se han hecho hace tiempo para combinar ambas fuerzas. Cabe señalar que estos esfuerzos han fallado continuamente debido a la terquedad de los generales de la Wehrmacht. "Esta observación de Himmler me hizo feliz, porque me demostró que nuestros generales realmente tenían más espina dorsal de lo que uno normalmente ficticio. La introducción del "saludo alemán", o saludo nazi, después del 20 de julio ya me había causado un gran revuelo. Esperaba que los generales fueran resueltos. Las SS podían unirse a nosotros después de todo, ya que ciertamente estábamos allí primero, pero muchas cosas indicaban que los SS querían tragar la Wehrmacht. Himmler ya era el jefe del Estado Mayor de todo el Ejército de Reserva, que incluía todos los elementos de la Wehrmacht. En esa capacidad, acababa de darme las hojas de roble. Himmler entonces comenzó a hablar de asuntos personales. "¿Tienes algún deseo personal que yo pueda cumplir? Tal vez una licencia especial, o algo similar?" Solicité inmediatamente un certificado de él que mi estado de

deber sería cambiado a "vuelta al deber" después de mi vuelta. También pedí que se me enviara inmediatamente a mi unidad por el reemplazo batallón. Himmler sonrió con desaprobación. "Eso realmente no va a suceder, mi querido Carius, no puedo dejarte volver al frente por otros dos meses, no puedes terminarte antes del final de la guerra, tienes que recuperarte por otro par de semanas o meses en el batallón de reemplazo.Todavía hay tiempo suficiente en la primavera para regresar a su unidad.Ustedes en la parte delantera siempre quieren reemplazos magníficamente entrenados, pero nunca se sienten como entrenar a unos pocos hombres ustedes mismos. "Después de un poco de dar y finalmente tuve éxito en recibir algo por escrito. En él se me consideraba capaz de regresar al servicio efectivo el 1 de enero, si así lo deseaba, y me iban a trasladar inmediatamente a mi compañía, si no quería otra cosa. Más tarde fui autorizado para usar este pedazo de escritura con bastante eficacia. Nuestra conversación llegó a su fin. Himmler me preguntó si conocía Salzburgo y sus alrededores. Cuando contesté negativamente, él amablemente puso un coche y un conductor a mi disposición. En la salida, me tendió la mano y me dijo: "Si alguna vez tuvieras dificultades en cualquier momento o en cualquier lugar, por favor no dudes en escribirme, ¡puedes recurrir a mí en cualquier momento!. Describí mi visita con Heinrich Himmler con tal detalle, porque me sorprendió de verdad.Después de la conversación en su cuartel general, reuní la esperanza de que la guerra terminara con éxito. Una derrota casi segura, no importa qué punto de vista tengamos del Tercer Reich, la verdad requiere que describamos a esos hombres como realmente eran: recibí un vehículo de Himmler para un breve paseo. maravillosa región. Me llevó a Berchtesgaden a la "Casa del Té", que comúnmente se llamaba el "Nido de las Águilas". Además de eso, él también me mostró la montaña de Obersalzberg. También me hubiera gustado visitar a mi padre, que estaba empleado en la frontera con Yugoslavia. Por desgracia, no pude averiguar su ubicación y no descubrí hasta después de la guerra que podría haber hecho fácilmente ese desvío en tres días. Eso me habría traído la felicidad más grande en ese entonces. Durante el tiempo que viví en el tren especial que siguió a mi ceremonia de premios, los informes que venían desde el frente fueron constantemente dis- cussed. El comandante del IV Cuerpo Panzer de las SS, el general Gille, telefoneaba con frecuencia. Su cuerpo había vuelto a la fuerza y estaba en reserva en el Sector Norte del Frente Oriental, justo detrás de las líneas de frente. Por supuesto, eso fue muy interesante para mí. Descubrimos que los rusos habían reunido fuerzas masivas en esta área con la que querían iniciar su gran ofensiva. Esto terminó más tarde con la captura de Berlín, gracias a las potencias occidentales que educadamente esperaron en el lugar para dar a los rusos los honores. Hitler, sin embargo, le hizo poca justicia a su título de "el mayor comandante en jefe". En cualquier caso, sus directivas en aquel entonces eran más que desafortunadas. Por ejemplo, sacó a las divisiones Panzer del Sector Norte poco antes del ataque ruso y las trasladó al sur, donde pretendíamos iniciar una ofensiva. Según el plan de Hitler, se suponía que este avance haría que los rusos retiraran una porción de sus fuerzas hacia el sur y así se extendieran. Pero no nos hicieron el favor. Los tiempos habían pasado desde hacía mucho tiempo, donde Ivan estaba atrapado por tales maniobras. Desafortunadamente, los rusos sabían en qué situación nos hallábamos. En cualquier caso, las divisiones fueron enviadas al sur y ordenadas para atacar de inmediato. El resultado fue que los rusos se lo pasaron bien. En algunos casos, la infantería atacó primero sin los tanques; en otros, ocurrió exactamente lo contrario. Nuestro ataque en el sur fue rechazado y las divisiones fueron, en su mayor parte, borradas. Contrario a todos los dictados estratégicos y operativos, el general Gille tuvo que permanecer justo detrás del frente. Su cuerpo era así incapaz de desplegarse al frente después del avance ruso. Sus unidades fueron invadidas

inmediatamente durante el avance ruso inicial y atraídas hacia la confusión general de la retirada. De este modo, no podían llevar su influencia. Si las órdenes de Gille y de otros comandantes hubiesen sido concedidas (para mover el cuerpo más lejos en la parte trasera en la reserva), entonces estos hombres bien-equipados podrían haber parado ciertamente a los rusos. Más tarde, su avance no pudo ser detenido más. La avanzada de los tanques rusos ya había aparecido a las puertas de Kustrin en enero. Para entonces, me había familiarizado con la región de Salzburgo y esperaba mi regreso al hospital. Después de tres días, dos oficiales de la SS que querían conducir a Berlín me dieron un paseo. Yo estaba feliz de ahorrarme el largo viaje en tren. También fue agradable que tuve la oportunidad de caer en la Oficina del Personal del Ejército en Berlín. Tuve que conformarme con el tren después. En el viaje de Salzburgo a Berlín vía Munich, aprendí a apreciar la radio del coche, que normalmente no me importaba mucho en absoluto. Eso fue porque pudimos oír dónde se reportaron aviones de vuelo bajo. Sólo por eso se escaparon algunas personas. Cada vez que aviones de bajo vuelo eran reportados, manejamos bajo un puente de autopista y esperamos hasta que desaparecieron. Traición en la línea de producción. Salimos de Munich a Berlín por la Autobahn en Halle e hicimos un pequeño desvío a la instalación de aceite sintético de Leuna. Los oficiales de la SS se reunieron allí con los mejores ingenieros de la planta. Por lo que puedo recordar, se refería a la movilización de elementos individuales de la operación subterránea para la que las dificultades técnicas todavía se interponían en el camino. Esta visita a la instalación de Leuna fue muy interesante para mí. Como es bien sabido, y muy comprensible, los sitios de producción de combustible fueron siempre blanco de los bombardeos del enemigo. Eso no debe excusar el hecho, sin embargo, de que las bombas fueron arrojadas arbitrariamente y sin sentido en medio de las áreas residenciales de las ciudades durante los ataques terroristas. Mientras hablaba con los directores de Leuna, descubrí que él sólo esperaba ataques cuando se reanudara la producción parcial. Si la fábrica era puesta fuera de servicio, entonces el enemigo optimizaría su tiempo. Esperaron hasta que una parte de la instalación hubiese sido restaurada lo suficiente por las incansables mujeres y hombres que trabajaban día y noche hasta que la producción era posible otra vez. Entonces podrían contar con que las instalaciones serían bombardeadas a pedazos justo en la noche del primer día de trabajo. Debido a que el enemigo no podía simplemente producir los tiempos exactos de la obra de reconstrucción en el aire, era claro para todos que los traidores tenían que estar sentados en la propio fábrica. A pesar de todas las medidas de precaución y vigilancia, sin embargo, no pudieron ser descubiertos. Los globos de la barrera flotaron en el aire alrededor de la fábrica. Pero los americanos generalmente volaban tan alto que los globos no ayudaban en absoluto. El Flak también tuvo poco efecto. La gran altura de las próximas formaciones enemigas también tenía su lado bueno, porque la posibilidad de un golpe era mucho menor. Desafortunadamente, los norteamericanos fueron informados incluso sobre el efecto de sus incursiones. Continuaron volando a sus anchas hasta que tuvieron éxito con sus bombas. La producción acababa de empezar de nuevo en el día de nuestra visita. Debido a esto, el director nos recomendó que tratamos de salir de la zona antes del inicio de la oscuridad. A pesar de eso, nos alojamos más tiempo en nuestra visita de lo que habíamos planeado. Acabábamos de llegar a la autopista cuando las formaciones enemigas se acercaron. Queríamos observar si lo que se decía era cierto. Nos detuvimos en el próximo puente para ver si los estadounidenses atacaban una vez más ese día. Fue una visión horrible. Desafortunadamente, nuestros trabajadores tenían toda la razón. Los bombarderos dejaron toda su carga en la fábrica, y tuvimos la impresión de que esta vez no necesitaban volar

más misiones. Sin duda habían hecho un gran trabajo. Nuestros trabajadores, tan ocupados como abejas, continuaron reconstruyendo parcialmente las instalaciones a pesar de todo. Pero esa buena voluntad y la industria no podían ayudar por sí solas. Los traidores se encontraban en medio de ellos, como en otros lugares, y el enemigo podía acabar con toda la fatigosa labor en pocos minutos. La catástrofe se cierne. El viaje a Berlín fue sin incidentes. Me quedé en el apartamento del oficial que me había dado un paseo en su vehículo. A primera hora de la mañana siguiente, me dirigí a la Oficina del Personal del Ejército. Quería extraer órdenes de marcha a mi compañía de ellos. Aunque dejé el bastón fuera de la puerta, como lo hice al visitar a Himmler, no pude realizar una transferencia inmediata a la unidad de mío en el frente. Yo quería eludir el batallón de reemplazo, pero los oficiales de personal eran inflexibles. Me despidieron cortés pero firmemente. Tomé el tren de regreso a mi hospital en Westfalia. El hospital ya no estaba en Lingen. Eso era porque había dispuesto que me trasladaran a un hospital de la zona donde mi tío era el jefe de la policía. Tenía la esperanza de ser capaz de lograr más allá. Al mismo tiempo, yo estaba prácticamente entre la familia. Me habían dicho que enviara un telegrama antes de mi llegada, pero no me conocían muy bien si realmente esperaban que lo hiciera. La hermana a cargo de la cocina me había horneado un pastel de tres capas, y celebramos juntos en un ambiente íntimo. Durante mi estancia en los dos hospitales, me había familiarizado con la comida proporcionada por las monjas. Debo decir que todos los heridos estaban entusiasmados con las raciones. Por ejemplo, incluso para Navidad en 1944, cada paciente hospitalario recibió la mitad de un pollo. ¡Marca mis palabras!. Cada hombre herido y no sólo a los oficiales, como las personas rencorosas quieren reclamar. Las maravillosas hermanas realizaron hazañas sobrehumanas. El hospital, como se puede imaginar, estaba sobrecargado. Mi tío operaba prácticamente todo el día. Los funcionarios del partido en la zona insistieron en patrocinar una celebración oficial para mí en el cine. Tenían la intención de invitar al público a ello. Les dije enseguida que tales acontecimientos no me interesaban en absoluto, sobre todo porque todos tenían realmente otras preocupaciones en ese momento de la guerra. Nadie debe contar con mi aparición. La «ceremonia del héroe» se celebró así a pequeña escala en una habitación contigua de una posada. Sólo mis compañeros del hospital y los amigos de mi tío estaban presentes. El líder del distrito también apareció con sus seguidores, pero salió de la reunión de una manera conspicua después de haber terminado de hacer mi discurso de agradecimiento. No debo dejar de mencionar que he dado una visión general de la situación desde mi perspectiva en mi discurso. Mientras tanto, el enemigo se había acercado cada vez más a las fronteras occidentales del Reich. Para diciembre, podíamos ver los coches completamente llenos en Westfalia que supuestamente se había retirado del frente. Por lo general, los hombres estaban tan emocionados al informar que uno pensaría que los estadounidenses ya estaban a pocos kilómetros de distancia. Por supuesto, teníamos nuestros propios pensamientos al respecto. ¿Dónde se suponía que iba a conducir? Si todos los rezagados del frente occidental se hubieran movido tan lejos, los aliados llegarían pronto al Rin. Mientras tanto, los distritos occidentales ya habían sido evacuados. Aproveché la oportunidad de visitar a mi madre una vez más por un tiempo después de Navidad y la ayudé a salvar algunas cosas de casa. En el viaje de regreso, hice otro desvío a Berlín. Comprobé si había alguna oportunidad de llegar a Prusia Oriental. La compañía de Myoid había aterrizado allí mientras tanto. Había escrito a mis compañeros que podía volver a caminar bastante bien y que me había sentido lo suficientemente fuerte para ir al frente por algún tiempo, pero que el batallón de reemplazo me había impedido hacerlo. El 2 de diciembre recibí la siguiente

respuesta: "Herr teniente, con su herida, usted puede realmente considerarse afortunado de que todavía está entre los vivos y no tiene que ser omitido en el próximo censo. contar con volver a verlo en la empresa? No hace falta decir que ese sería el mejor regalo de Navidad para la empresa ". Por supuesto, pensé lo mismo que mis camaradas fabulosos. Me molestó cuando la Oficina del Personal del Ejército me informó que no había más oportunidades para llegar a Prusia Oriental. Las tropas estaban siendo devueltas. Sería completamente insensato enviarme allí. En su lugar, se suponía que debía informar a Paderborn. En las unidades que se estaban elaborando, faltaban oficiales con experiencia en primera línea. Encontraría allí una misión satisfactoria. Me quedé muy decepcionado por supuesto y rápidamente visitó a mi hermano que estaba tomando un curso en Krampnitz. Cuando llegué allí, la emoción estaba en el aire. Todos los hombres del curso se preparaban para ocupar posiciones alrededor de Berlín. Tuve suerte, porque al día siguiente ya no habría visto a mi hermano. Hay que mencionar que los rusos ya habían aparecido unos días antes en Kustrin. Hauptmann Fromme había montado rápidamente un batallón de todos los tanques de entrenamiento disponibles. Si yo hubiese aparecido un día antes, habría podido tomar una compañía inmediatamente, porque no había ningún funcionario adecuado disponible. Hauptmann Fromme era un duro y viejo soldado, a quien ya conocía desde tiempos anteriores. Se decía que había sido degradado en tiempos de paz porque había golpeado a un comandante debido a una diferencia de opinión mientras estaba bajo la influencia de alcohol. Este viejo go-getter se había convertido en oficial de nuevo durante la guerra, comenzando desde el fondo. En 1941, ya había recibido la Cruz de Caballero. Fromme mostró a los rusos en Küstrin que el camino a Berlín todavía no estaba completamente abierto. Derrotó a la vanguardia blindada rusa y así impidió a los rusos obtener los cruces del Oder por sorpresa. En el hospital, llené mi maleta rápidamente y me fui, según me ordenaron, a Paderborn. El comandante del batallón de reemplazo en Paderborn quería retirar de inmediato una compañía de entrenamiento. Le dije que no me sentía seguro con la formación de una compañía de 300 hombres. Quería ser trasladado a una unidad de combate que estaba siendo preparada. Entonces se volvió desagradable. Recordé la correspondencia que Himmler me había dado. Cuando se la presenté, abandonó sus intenciones. Pero entonces tuve que esperar alrededor sin hacer nada hasta que algo adecuado fue encontrado. La 3 ª Compañía de la 502 ª bajo Hauptmann Leonhard había sido retirado de Rusia y estaba en Sennelager. La compañía había recibido el nuevo "Konigstiger" y se estaba preparando para el combate. Vi a mi equipo de mantenimiento allí, junto con Oberfeldwebel Delzeit, que siguió dirigiéndolo con su antiguo vigor. También vi caras viejas y familiares en los elementos de combate. Oberfeldwebel Zwetti estaba allí como un comandante del tanque y el teniente Ruwiedel como líder del pelotón. Qué feliz me habría hecho haber sido trasladado a la pandilla de los míos, porque todavía existía la esperanza de que esta compañía fuera enviada de vuelta al batallón del Frente Oriental. Sin embargo, el comandante del batallón de reemplazo arruinó esos planes. Estaba a punto de terminar conmigo. Para entonces todo ya se había vuelto completamente loco. Todos en el batallón de reemplazo vivían según el lema cuestionable: "Disfruten la guerra, ¡la paz será terrible!" Esta disolución y toda la fiesta sin sentido según el principio de "Apes nous le déluge!" me repugnaba profundamente. Yo no era el único que pensaba eso sobre la forma en que continuaban, pero nuestro círculo era relativamente pequeño. En cualquier caso, estaba claro para mí que no me quedaría mucho tiempo en Paderborn. La catástrofe ya estaba lanzando sus amargas sombras. La bolsa del Ruhr.

El Hauptmann Scherr de la bolsa del Ruhr era comandante del batallón 512 Jagdtiger. Le agradecí que me aceptara como un comandante de compañía. Tuve que decepcionar a los heridos de la compañía. Aunque estos hombres estaban mintiendo sin hacer nada, su traslado al frente estaba estrictamente prohibido por el comandante del batallón de reemplazo. Lamenté no poder mantener a aquellos hombres que conocía y que eran tan probados y verdaderos. Después de un gran esfuerzo, por lo menos conseguí a Lustig como mi conductor personal. La situación de nuestros equipos era bastante complicada. Los "Jagdtiger" vinieron de las instalaciones de Hindenburg en St. Valentin cerca de Linz; los cañones, por otra parte, provenían de Breslau. Sin embargo, los rusos ya habían avanzado más allá, de modo que sólo pudimos equipar a treinta "Jagdtiger" con cañones. Cada compañía recibió sólo diez vehículos. En definitiva, eso era suficiente, ya que ya no podíamos hacer más. Las municiones fueron extraídas de Magdeburgo. Los que recogieron la munición tenían radios con ellos para reportar cada parada. ¡Nuestro empleo era tan importante para el alto mando! Los tanques fueron transportados por ferrocarril a Paderborn. Las compañías estaban allí reunidas en Sennelager. Teníamos la impresión de que se nos consideraba el arma secreta que aún podía salvar a Alemania. Debido a que las partes del vehículo estaban almacenadas en Dollersheim cerca de Viena, tuve que conmutar los 1.000 kilómetros entre Paderborn y Viena de forma continua. Eso no fue muy divertido en la oscuridad y con los constantes ataques aéreos. Aunque manejé con luces apagadas, tuvimos muchos problemas con la población civil, que se sentía amenazada. Pero ¿cómo podría haber cubierto ese tramo si me hubiera detenido para cada ataque aéreo y esperado la señal de todo claro? En Kassel, una vez más tuve mucha suerte al hacer tal viaje. Estábamos en medio de la ciudad cuando las sirenas empezaron de pronto a llorar. Todo el mundo corrió hacia el refugio aéreo. Mi primer sargento, que por desgracia no tenía ningún parecido con Hauptfeldwebel Rieger, quería salir del vehículo a toda costa y desaparecer en un búnker. No le permití que me disuadiera y pisé el gas para llegar al borde de la ciudad. Apenas teníamos el ferrocarril detrás de nosotros, cuando las bombas de "nuestros libertadores" se precipitaban por el aire. Afortunadamente, el bombardeo de la alfombra comenzó más lejos a nuestra derecha. Toda la porción de la ciudad donde el primer sargento quería salir estaba en ruinas. Una vez más, había tenido un sexto sentido y me sentí sumamente aliviado por no prestar atención a las peticiones de mi Hauptfeldwebel. Cuando los cañones de asalto fueron calibrados en Sennelager, experimentamos nuestro primer fracaso. A pesar de sus ochenta y dos toneladas, nuestro "Jagdtiger" no quería actuar como lo deseábamos. Sólo su armadura era satisfactoria; su maniobrabilidad dejó mucho que desear. Además, era un arma de asalto. No había torrecilla que atravesara, sólo una cubierta cerrada, blindada. Cualquier desplazamiento grande del cañón tuvo que ser efectuado por el movimiento de todo el vehículo. Debido a eso, las transmisiones y los diferenciales de dirección estuvieron pronto fuera de orden. Que tal monstruosidad debía ser construida en la fase final de la guerra, ¡de todos los tiempos! Una idea mejor para el bloqueo del viaje del cañón de ocho metros de largo de nuestro "Jagdtiger" era también absolutamente necesaria. Tenía que ser removido del exterior durante el contacto con el enemigo! Por supuesto, era necesario bloquear el cañón durante una marcha por carretera. De lo contrario, los soportes de montaje se habrían desgastado demasiado rápido y el apuntamiento exacto hubiera sido imposible. Todos estos problemas fueron agravados por el hecho de que un petrolero no puede sentirse cómodo en una pistola de asalto. Queremos ser capaces de girar nuestras armas 360 grados. Si no, no tenemos sentimiento de seguridad o superioridad, sino más bien que alguien está respirando por nuestros cuellos. Durante la calibración, Stabsgefreiter Sepp Moser estableció los objetivos en el campo. De

Passau, era un hombre con un cuerpo poderoso y un corazón de oro. Estaba con el escuadrón de mantenimiento que había sido retirado de Rusia con la 3ª Compañía de nuestro equipo y reorganizado en Paderborn. Siempre que Sepp tomaba las cosas en cuenta, las cosas funcionaban. Moser condujo un motor principal. En la vida civil, por otra parte, él condujo un carro de cerveza. Su esposa se encargó de su correspondencia con el lacónico comentario de que de otro modo la pluma se rompería en sus manos. Oí de otro compañero, que volvió a ver a Sepp después de la guerra en Passau, que estaba contento. Él observó con orgullo que tenía treinta litros de cerveza libres cada semana. El camarada le preguntó con asombro lo que podía hacer con toda esa cerveza. Recibió una respuesta clásica a esa pregunta: "Bueno, todo lo que necesito, sólo tengo que comprar para mí mismo" Sepp Moser se lo dio todo durante la calibración de los cañones de asalto. Nos perdimos todo de tal manera que pronto estábamos hartos. Finalmente, el técnico de artillería comprobó el asunto y todo funcionó mejor. Descubrimos que el cañón, debido a su enorme longitud, estaba maltratado tanto como resultado de un movimiento corto de la carretera que su alineación ya no estaba de acuerdo con la de la óptica. Eso prometió ser muy divertido, las cosas no querían trabajar, ¡antes incluso de conocer al enemigo! Mi empresa fue la primera en cargarse. En la última noche, di un pase de noche a mis soldados y me sorprendí y me alegré de que nadie se perdiera por la mañana. Nuestro objetivo era la estación de tren en Siegburg. La prisa casi pánico fue comprensible. Sabíamos que los norteamericanos ya habían cruzado el Rin en Remagen, después de que el puente había caído intacto en sus manos. A pesar del caos total que ya estaba predispuesto entonces, teníamos todas nuestras cosas completas y juntas. ¡Eso fue todo un logro! Tres trenes de transporte estaban disponibles. La carga se realizó según el plan porque la fuerza aérea enemiga evitó la estación de tren en Sennelager por alguna razón desconocida, aunque todos nuestros cañones de asalto estaban reunidos allí. Preferí conducir en mi vehículo para comprobar hacia fuera la nueva área operacional antes de la llegada de mi compañía. Debido a las aeronaves de bajo vuelo, por supuesto, los transportes sólo rodaron por la noche. Usando el Kubel, tuve que subir y bajar constantemente por la línea de ferrocarril, para que los trenes no se detuviesen demasiado. Las pistas fueron frecuentemente interceptadas por los cazabombarderos, que eran una molestia. Ya no había más defensa aérea. Además, una actitud extraña era frecuente. Podría resumirse de la siguiente manera: "¡Hagan otra cosa que disparar! ¡Los pilotos podrían descubrir nuestra posición!" La facilidad con la que los combatientes enemigos rodeaban sobre nosotros a plena luz del día me enfurecieron. Sin embargo, no teníamos manera de defendernos de ellos. La superioridad aérea del enemigo era simplemente devastadora. Por eso, durante el día, nuestros trenes se quedaron en túneles a lo largo de pistas de protección donde no eran exactamente seguros. El desorden de campo no había aparecido todavía, así que tuve que ser un gato de todos los comercios: conductor, mensajero, oficial de transporte, y comandante de la compañía, dependiendo de la situación. De vez en cuando, incluso podía obtener comida caliente para mis hombres. El combustible y las raciones estaban fácilmente disponibles en los depósitos. O bien cayeron en manos de los estadounidenses o fueron destruidos sin sentido. Cuando finalmente supe con certeza que el primer transporte llegaría a Siegburg por la mañana, seguí adelante. Descubrí que los Yankees ya estaban disparando hasta la rampa de carga. Eso significaba que podría obtener acción! En Siegburg, después de una larga búsqueda, encontré un ex comandante del 502, el mayor Schmidt. Dirigió el "Equipo de Enlace de la Armada en el Oeste" y estuvo más que un poco sorprendido de verme allí. De hecho, tuve que sentarme cuando el comandante Schmidt me dijo que no tenía ni idea de lo que supuestamente iba a

pasar con nosotros y dónde debíamos trabajar. Entonces ocurrieron cosas más locas. Por ejemplo, uno de mis mensajeros de motocicleta apareció y orgullosamente me informó que nuestro primer tren estaba en el proceso de descarga en Duisburg. ¡Se suponía que había ido a Siegburg, y terminó en Duisburg! Tenía que haber algo sospechoso! Ordené al mensajero que sacara todo lo posible de su máquina para que llegara a Duisburg antes de que el tren vacío se marchara de nuevo. ¿Dónde se suponía que debía conseguir los coches especiales necesarios para cargar los vehículos otra vez? El mensajero de la motocicleta fue capaz de llegar allí, y el tren de hecho llegó a la zona de Siegburg la noche siguiente. Mientras tanto, el mayor Schmidt había llamado a todas las unidades posibles y el personal. Incluso el comandante del Grupo de Ejércitos B, Generalfeldmarschall Model, no conocía nuestro empleo previsto en su área. Ordenaron que me reportara a él después de la llegada de mis vehículos. Mientras esperaba, quería finalmente dormir un poco. Después de todo, ¿quién sabía cuándo volvería a tener paz y tranquilidad? Estaba acostado en mi cama de madera cuando apareció un guardia y me informó del Oberleutnant Held. Eso fue todo para el sueño!. Tenía a mi jefe de pelotón cuando era recluta. No lo había visto desde 1941. Me sentía muy feliz de poder disfrutar la brisa con un viejo conocido. Hablamos toda la noche. No podíamos descargar en Siegburg debido al fuego muy pesado. Por lo tanto, dejamos que el primer tren permanezca en un túnel hasta el comienzo de la oscuridad y lleve los vehículos a la carretera durante la noche. Ni un solo vehículo de ruedas estaba listo para la acción. Todos los neumáticos se habían disparado, y nos tomó días hasta que tuvimos los camiones de suministro a mitad de camino en orden. La intervención en Remagen ya no era una posibilidad porque los estadounidenses ya habían avanzado por la autopista. Los Yankees deben haber estado muy agradecidos con Hitler por crear estas súper autopistas. ¡Si hubiéramos encontrado tales caminos durante nuestro avance hacia Rusia! Entonces habríamos llegado a Moscú y no habríamos quedado atrapados en el barro. En ese momento, estaba apegado al general Bayerlein. Tuvo el primer pelotón que ocupar posiciones en un pequeño parche de bosques justo detrás de las líneas de frente. Yo mismo ya no estaba sentado en un vehículo de combate, porque los cañones individuales de asalto estaban unidos a todo el sector del cuerpo. Llegué constantemente de pelotón a pelotón, de "Hunting Tiger" a "Hunting Tiger ", y de regimiento a regimiento para dirigir los combates ... Pronto las distancias ya no eran muy grandes, porque la bolsa del Ruhr se colgaba cada vez más sobre sí misma. Los hombres y los oficiales se habían hundido, mi oficial ejecutivo estaba cuidando de la seguridad en mi "Jagdtiger" en el pedazo de bosque ya mencionado, él también había llevado a mi equipo de repente, mi conductor Lustig se acercó a mí a pie a mitad de camino. ya tenía un mal presentimiento.El buen hombre estaba completamente sin aliento y tuvo que respirar primero antes de que pudiera informarme lo que había sucedido.La primera observación lo dijo todo.- ¡Casi me golpeé a mi comandante de tanque ahora mismo! Si todavía estuviéramos en Rusia, ¡estaría muerto ahora! "Luego explicó lo que había sucedido: su vehículo estaba ubicado con otro " Jagdtiger ", bien camuflado, en la línea de madera. su frente a una distancia de un kilómetro y medio.Lustig ahora consideró un hecho que el comandante del tanque daría la orden de disparar.¿Por qué no estaban nuestras armas de asalto allí? El hombre se negó a disparar un tiro, sin embargo. entre los miembros de la tripulación ... Este extraño oficial justificó su negativa a disparar con la razón de que se expondría si abriera fuego y llamaría entonces la atención de los cazabombarderos! un solo disparo fue disparado, aunque esta distancia era prácticamente ideal para nuestros cañones.El enemigo no habría tenido la oportunidad de poner en peligro a nuestros "Jagdtigers". No era suficiente, sin embargo, que este extraño oficial no disparó. también ordenó que su vehículo retrocediera fuera del bosque poco

después. Fue entonces cuando realmente reveló su posición. Tenía suerte de que no hubiera aviones en el aire en ese momento. Se aclaró a la parte trasera sin notificar al comandante del vehículo del segundo "Jagdtiger" en absoluto. Ese comandante lo siguió rápidamente, y ambos corrieron como si el diablo estuviera detrás de ellos. Por supuesto, ningún enemigo iba a ser visto de lejos! Debido a la conducción descuidada de la tripulación completamente inexperta, el segundo vehículo fue inmediatamente desactivado. El "sin miedo" Oberleutnant no se preocupó por el vehículo en absoluto. Por el contrario, pasó obstinadamente hasta que su vehículo también quedó discapacitado. Por lo menos el Oberfeldwebel en el segundo arma de asalto explotó su propio vehículo. Lustig se había marchado a pie e insistió en que remitiera su informe al batallón. En esa fase de la guerra, sin embargo, ya no tenía sentido. Todo el mundo tenía que decidir por sí mismos si querían experimentar el fin decentemente o como un piojo. Tropas de todas las diferentes armas merodeaban en las maderas, por las calles, yacían unos centenares, y esperaban el fin. Su moral había desaparecido por completo. En Siegen, fui al personal de mi batallón para informar de la situación a mi comandante. Al entrar en el puesto de mando, me felicitaron por todos lados. El rumor había ido alrededor, así que parece, que mis efectivos habían golpeado cerca de cuarenta tanques enemigos. Yo los volví sobrios cuando me di cuenta de que no habíamos eliminado un solo Yank, y tuvimos dos pérdidas completas para demostrarlo. Si tan sólo dos o tres comandantes de tanques y tripulaciones de mi compañía en Rusia estuvieran allí conmigo, entonces el rumor podría haber sido fácil. Todos los compañeros míos habrían disfrutado disparando a esos Yankees "en el desfile". Cinco rusos eran, después de todo, más peligrosos que treinta estadounidenses. Ya lo habíamos notado que en los pocos días que habíamos sido empleados en el oeste. Mientras tanto, nos quedó claro que estábamos completamente encerrados. La "Bolsa del Ruhr" se había formado. El Feldmarschall Model quería romper con todas sus fuerzas en Marburg y escapar del cerco mientras aún había tiempo. Eso no habría sido difícil en absoluto. Sin embargo, el comandante supremo tenía una opinión diferente y nos ordenó que nos mantuviéramos en la bolsa el mayor tiempo posible. Nuestra ruta de retirada siguió el río Sieg a través de Eitorf-Betzdorf-Kirchen. El primer objetivo era Siegen, que supuestamente se mantendría durante mucho tiempo. Unos pocos cañones de asalto ya habían quedado inhabilitados en la marcha por carretera. A pesar de las buenas intenciones, los conductores inexpertos no eran capaces de dominar la situación en el terreno montañoso. Los hombres realmente tenían una buena actitud, pero no tenían ni experiencia con vehículos pesados ni suficiente entrenamiento. El Caos Crece. Encontramos el caos en todas partes. Los caminos estaban completamente atascados y los vehículos eran presa fácil para los aviones enemigos que dominaban completamente los cielos. Mediante folletos, la población civil fue solicitada por nuestra dirección a abandonar sus domicilios y retirarse con las tropas. Sólo un pequeño porcentaje siguió esta solicitud. Teníamos el presentimiento de que nuestro ejército tenía la intención de emplear Tabun, un nuevo gas que inmediatamente incapacitó el sistema nervioso. El alto mando probablemente se había distanciado de usarlo porque nuestra propia población civil habría sido aniquilada e incluso esta arma no habría cambiado la marea de la guerra. La mayoría de los civiles se quedaron en casa y esperaron a los estadounidenses. Por supuesto, sólo unos pocos creían en el tonto cuento de hadas sobre los "libertadores", que desde hacía tiempo habían sido refutados por las ruinas bombardeadas. Pero todos deseaban el inevitable fin de los peligros y los miedos. Después de todo, no había rusos a temer en el oeste, de quienes los pobres de los distritos orientales huían con pánico por la nieve y el

hielo. En el recorrido alrededor del reloj, continuamente perseguido por los combatientes y los bombarderos, que es cómo llegamos a Siegen. Aunque ocultáramos los cañones de asalto en graneros o bajo paja durante el día, otros dos resultaron ineficaces para los combatientes y tuvieron que ser volados. ¡Cómo envidiaba a aquellos compañeros que no tuvieron que experimentar esta desesperada lucha durante las últimas semanas en el Frente Occidental! En Siegen encontré una magnífica posición en el alto terreno donde estaban los puestos militares. A partir de ahí teníamos grandes campos de fuego a través de un corte en el bosque en la carretera que conducía al valle en el lado más alejado del río Sieg. Esperamos a los estadounidenses en este lugar, pero no nos dieron ninguna matanza aquí tampoco, a pesar de que había permanecido en mi arma de asalto para evitar un nuevo fracaso. Eso era porque los Yankees tenían aliados entre nosotros. Los civiles que se habían acurrucado en las cuevas de la ladera opuesta, detuvieron los vehículos americanos antes de entrar en nuestra línea de visión. Todavía me pregunto hoy si tal cosa podría ser posible en otra nación. Entonces retiré mi compañía hacia Weidenau y cubierto el obstáculo del tanque allí. Yo instalé mi puesto de mando en el búnker aéreo de una factoría. Descubrí de un civil que una parte de la población estaba cooperando con el enemigo, la otra parte con nosotros. No tuve ningún problema en entender que la gente allí estaba apática y cansada de la guerra, pero que traicionaría a sus propios compatriotas con el enemigo es algo que no quería creer al principio. Al principio, también habíamos dejado que la gente corriera a los Yankees, si querían traer algunas cosas. No verificamos a nadie que volviera. Pronto noté, sin embargo, que los estadounidenses siempre disparaban dondequiera que se encontraba uno de mis cañones de asalto, a pesar de que no podían ver los objetivos en absoluto. A partir de ese momento, naturalmente cerramos la línea de batalla principal. Prácticamente todos nuestros Kubels fueron discapacitados. Por lo tanto decidimos una noche que nos trajera reemplazos de los americanos. ¡Nadie debería pensar que eso era una acción heroica! Los Yankees dormían en las casas por la noche, como era apropiado para los "soldados de combate". ¿Quién iba a molestarlos de ninguna manera? A lo sumo, un centinela se encontraba afuera, pero sólo si había buen tiempo. La guerra comenzó en las noches sólo cuando nuestras tropas se retiraron y siguieron. Si, por casualidad, una ametralladora alemana disparó realmente, entonces la fuerza aérea fue solicitada como respaldo, pero no hasta el día siguiente. Alrededor de la medianoche, partimos con cuatro hombres y volvimos después de no demasiado largo de un tiempo con dos jeeps. Era conveniente que no necesitamos ninguna llaves para ellos. Sólo un pequeño pestillo tenía que ser cambiado y los vehículos estaban listos para comenzar. Mucho después de haber llegado a nuestras líneas de nuevo, los Yankees comenzaron a disparar salvajemente en el aire, probablemente para calmar sus nervios. Si una noche hubiera sido lo suficientemente larga, podríamos haber conducido fácilmente a París. Un pequeño ataque fue planeado para el día siguiente justo al este de Weidenau. Tenía el objetivo de tomar terreno elevado desde el cual el enemigo tenía demasiado buen punto de vista en nuestras posiciones. La infantería no estaba unida a mí, aunque los "soldados de pie" estaban mintiendo en gran cantidad. ¿Qué hubiéramos podido hacer con hombres cuya moral de lucha había sido totalmente extinguida? La propaganda enemiga había trabajado con gran éxito. Además, había algo más. Estas unidades habían estado estacionadas en Francia durante mucho tiempo y el temor de este enemigo y de ser hecho prisionero era, en comparación con el este, muy mínimo. Todo el mundo pensó que sólo importaba aparecer "ir a la distancia". Más tarde, a medida que nos apretaban más y más fuertemente en la "bolsa", nos encontramos con hordas de ex soldados alemanes que, según sus papeles, habían sido debidamente licenciados de la Wehrmacht. El bastante listo comandante de la ciudad había

pensado que los americanos iban a caer en este truco. Por el momento, sin embargo, el enemigo arrestó a todos los civiles, desde los chicos de secundaria hasta los abuelos. Supusieron que había un criminal detrás de cada alemán. En realidad, el odio dirigido contra Alemania era mucho más virulento que cualquier otra cosa que nuestra propaganda hubiera formulado. Incluso las historias actuales de atrocidad no pueden alterar ese hecho. Nos reunimos para nuestra operación "smau" con cuatro cañones de asalto. A pesar de que apenas podía contar con éxito, tenía la intención de mostrar a los Yankees que, en cualquier caso, todavía había una guerra. ¡La única evidencia de eso estaba en las ruinas, de las cuales quizás todavía estaban orgullosos! Estábamos acostumbrados a un oponente a la estatura de los rusos; nos sorprendió el contraste. Durante la guerra entera, nunca vi a soldados dispersarse tan cabeza sobre talones a pesar de que prácticamente nada estaba sucediendo. Después de todo, ¿qué podríamos lograr por nosotros mismos? Avanzamos unos cientos de metros hacia el sur y alcanzamos nuestro objetivo. Finalmente reconocí un tanque enemigo, que se dirigía salvajemente detrás de una casa y desapareció. Por una vez quise probar nuestro cañón de 128 mm. Me arriesgué y disparé a la casa con un fusible retrasado. El resultado nos mostró la monstruosa capacidad de penetración de nuestros cañones. Después de la segunda ronda, el tanque estadounidense se incendió. ¡Pero qué beneficio fueron las mejores armas en esta fase de la guerra! Los Yankees ahora cobraron vida, por supuesto, porque alguien estaba disparando contra ellos! Estábamos pronto en medio de fuego pesado, y los bombarderos parecían "castigarnos". Afortunadamente, no había casualidades. Al comienzo de la oscuridad, nos retiramos a nuestras antiguas líneas porque ninguna infantería había aparecido para ocupar la nueva línea. Una de mis armas de asalto se deshabilitó cuando cruzó por un cráter de bomba. Al día siguiente, llegó la orden de retirar los cañones de asalto algo al norte y establecerlos en una mejor posición para cubrir la carretera. Hacia la medianoche, hice que mi compañía se mudara y fui más tarde en mi Kubel. Justo cuando quería pasar la columna, una terrible explosión sacudió el aire. Todo se detuvo y vi que un cañón de asalto ardía. Las tripulaciones entraron corriendo en el campo, porque supusieron que los americanos podrían haberse infiltrado. Inmediatamente tuve mis dudas. ¡Americanos en la noche contra los tanques! Y a pie! ¡No, eso estaba fuera de toda duda! Todo el mundo estaba cubierto, las armas listas. Las figuras se volvieron a mirar, y reconocí cascos alemanes, entre ellos algunos de la Primera Guerra Mundial. Estas almas cordiales hicieron su camino hacia adelante con cuidado, hasta que rompí la voz y les saludé en alemán. Resultó que teníamos las "últimas reservas" delante de nosotros, el Volkssturm! Los hombres nunca había visto un cañón de asalto alemán antes, por supuesto, y estaban firmemente convencidos de que tenían a los "malos" frente a ellos. Uno de ellos finalmente consiguió un poco de nervio y disparó un Panzerfaust. Ambas partes se habían alejado con facilidad. Por último, el Generalfeldmarschall Model me hizo feliz con la orden de transporte de mis "Hunting Tigers" a Unna. Me había estado quejando de campos de fuego insuficientes; Esperaba encontrar eso en la llanura abierta entre Unna y Werl. Todavía estábamos en el proceso de carga en Gummersbach cuando los estadounidenses rompieron en Weidenau. Fue muy difícil para nosotros escapar. Las líneas de ferrocarril fueron interceptadas por los cazabombarderos cada hora, y el personal del tren se negó a asumir la responsabilidad del viaje. Nuestros hombres tenían que manejar las locomotoras. Utilizando un pequeño motor de maniobra, una fuerza avanzada montó en los rieles para comprobar su integridad. La condición de la cama del carril podría cambiar cada hora. ¡Los rusos nunca nos habrían dado tanto tiempo! Pero mire cuánto tiempo le tomó a los estadounidenses liquidar una bolsa donde apenas se puede hablar de cualquier tipo de resistencia seria. Una fuerza bien equipada de soldados alemanes habría eliminado

fácilmente toda la "Bolsa del Ruhr" en una semana desde el exterior. Me moví rápidamente con el pelotón de reconocimiento a Unna para comprobar el área y las posibilidades operacionales. Por desgracia, no quedaba mucho de los buenos campos de fuego que esperaba encontrar allí. Avanzando desde el este, el enemigo ya había tomado Werl. Un extraño Comandante en la Ciudad. Estaba buscando al comandante de la ciudad en Unna. Incluso los comandantes de las unidades fueron avisados para subordinarse a sus directivas. En realidad, sin embargo, apenas se dieron cuenta de este hombre que actuaba como si fuera un gran comandante de campo. En cualquier caso, tuve que informar a él. El puesto de mando estaba en la reserva militar al oeste de la carretera estatal 233 y al sur de la carretera del Ruhr. Finalmente encontré la entrada al bunker. Treinta escalones conducían a una profunda bodega, que probablemente había sido instalada anteriormente como refugio antiaéreo. Por encima del suelo había un centinela húmedo detrás de las orejas que tomaba sus deberes muy en serio. Al principio, no quería dar ninguna información. Finalmente confirmó, sin embargo, que el cuartel general estaba allí. En la planta baja tenía que pasar por un pasillo oscuro, donde un centinela me llevó al "jefe". Cuando la puerta se abrió, no podía creer mis ojos. Sentados alrededor de una enorme mesa cubierta de mapas había numerosos oficiales de la SS en uniformes magníficos, elegantes y limpios. Un vaso de licor estaba delante de cada uno de los caballeros. En resumen, un tipo único de puesto de mando! Informé y di mi fuerza de combate. Con la entonación de un maestro de ceremonias practicado, el comandante me explicó la situación. Me mostró en el mapa donde supuestamente estaban ocupadas sus posiciones alrededor de Unna, cuántos hombres estaban bajo su mando, cuán magníficamente Unna estaba fortificada y cuán impenetrable era. Por supuesto, mis siete "Jagdtigers" también fueron colocados en el mapa de inmediato. Realmente no sabía si reír o llorar. Desde las posiciones que me dieron, no pude disparar un tiro ni ver cincuenta metros, ya que estaban ubicadas detrás de un terraplén de ferrocarril. Ya había conducido por la zona y buscado mi posición. Con respecto a mis objeciones, el "hombre al mando" dijo jovialmente: -¡Mi querido amigo! Creo que encontrarás pronto tu camino ... Por el momento, el peligro de un ataque es más amenazante desde el este y el noreste. ¡Le mostraremos a los americanos pronto! ". Yo dije respetuosamente "Jawohl!" Y abrí la puerta, el joven centinela corrió a toda emoción y me hizo el siguiente informe: "Impacto de la artillería en el mapa del sector XY". Le pregunté al guardia acerca de sus deberes y, según él, tenía que informar inmediatamente de la posición de todo enemigo que atacaba o de las bombas: "El Führer" nunca subió, ni siquiera para ir al baño o al teléfono ... ¡Qué diferencia con las unidades de las SS que habíamos visto en el este! En ese momento, por lo menos, sabía que podíamos dirigir la guerra allí como nos parecía, sólo tenía que asegurarme de que nuestro extraño " pájaro "no saliera volando de su nido sin que me diera cuenta de ello. Puse dos cañones de asalto para cubrir la autopista del Ruhr y ubiqué los restantes en las afueras del norte de Unna, frente a Kamen.Mi puesto de mando estaba en el salón de una casa cerca del segundo grupo, y no había civiles en la ciudad. En la casa que habíamos ocupado, todavía había una viejita que cuidaba bien de nosotros. Yo estaba casi siempre en movimiento para comprobar la situación y no caer inesperadamente en una trampa. Al día siguiente, los tanques enemigos ya estaban disparando hacia la ciudad, aunque desde muy lejos. Conduje desde mi puesto de mando hasta el puesto militar para comprobar el estado de ánimo de "Fortaleza de Sede Unna". El frustrado "Napoleón" inmediatamente me llamó. "¡Inaudita la imprudencia de estos Yankees! Están disparando simplemente en la ciudad con sus tanques. ¡Mi puesto de observación en la torre de Flak me informa que esos individuos se han movido encima de la

tierra abierta en filas con sus tanques!”. También me recomendó que subiera por la torre Flak una vez para echar un vistazo a sus cartas. Él mismo fue impedido de subir escaleras por fracturas óseas y se movió con un bastón. Los tanques de los Yankes realmente me interesaron, y subí por la torre Flak. A partir de ahí, inmediatamente vi aproximadamente doscientos tanques enemigos instalados en una pequeña fila, a unos dos kilómetros y medio de distancia. De vez en cuando, lanzaban una salva a la ciudad. Pensé para mí mismo que realmente deberíamos mostrar a estos chicos por una vez que también teníamos algunas rondas de municiones a la izquierda. Si ya habían venido sobre el "gran estanque" y tenían que ser sometidos a tanto miedo innecesario, entonces deberían ser capaces de al menos hablar de una vuelta en vivo después de su regreso a casa. Ese es el tipo de gente mala que los alemanes son! Quería que nuestro "Napoleón" tuviera una parte en nuestra operación, sin embargo. Las fracturas óseas no le molestarían en mi tanque, después de todo. Así fui regresé al puesto de mando y le extendí mi invitación. Por supuesto, ¡no podía decir que no! Utilizando dos "Jagdtigers", que yo saqué de la carretera del Ruhr, nos dirigimos a una pequeña elevación al este de la reserva. Desde allí, podríamos disfrutar de una magnífica observación del enemigo. Desafortunadamente, noté al abrir fuego que los Yankees estaban por lo menos a tres kilómetros de nosotros después de todo. Por lo tanto, tardó mucho tiempo antes que nuestro fuego tenga precisión. Mientras tanto, los tanques enemigos se habían arrastrado hacia un pequeño trozo de bosque. Por supuesto, rápidamente pidieron apoyo contra esta "fuerza superior". No pasó mucho tiempo antes de que el enemigo pusiera un fuego de un calibre de gran potencia en nuestro terreno alto. En realidad, yo no tenía ningún otro negocio allí, pero como anfitrión gracioso quería permitir al comandante de la ciudad experimentar al menos unas cuantas rondas impactantes de cerca. El peligro de un golpe directo era ciertamente escaso, porque los yankees estaban disparando con artillería de largo alcance. Sin embargo, el efecto psicológico de sus salvas fue mayor de lo esperado. ¡Nuestro "Führer" y gran estratega volvió corriendo a su bunker, dejando atrás su bastón! Mantuve los dos vehículos allí y los coloqué en el cementerio al sur del puesto para cubrir al este. Las tripulaciones diligentemente camuflaban sus vehículos y les exhorté a que se apresuraran aún más, porque un "pato cojo" con un observador de artillería en él estaba zumbando en el aire. En una guerra real, estas cosas, que se parecían a nuestro Fieseler Storch, se habrían destruido de inmediato. En una situación en la que no teníamos ni aviones ni Flak, podían volar sin riesgo y dirigir el fuego de su artillería con precisión. Cada vez que nuestras tropas disparaban al aire con una ametralladora, los Yankees desaparecían inmediatamente. Vi dos o tres aviones derribados durante los combates en la Bolsa del Ruhr, pero fueron golpes de pura suerte. En realidad, cualquier vuelo por parte del enemigo durante las últimas semanas de la guerra era completamente seguro. El "pato cojo" nos había descubierto, y pronto hubo un disparo de los Yankees, que cayó unos 150 metros detrás de nosotros. -¡Entrate en tus vehículos lo más rápido posible!. Grité, pero los chicos simplemente no escucharon. Simplemente no tenían ninguna experiencia y no creían que hubiera ningún peligro. La segunda ronda aterrizó a unos ochenta metros de nosotros. Un fuego de batería enemiga siguió inmediatamente después de eso. Una ronda pesada aterrizó en medio de nuestro grupo. Estaba a sólo unos metros del impacto, pero sólo recibí milagrosamente una pequeña pieza de metralla. Para entonces, por supuesto, todo el que todavía podía correr había desaparecido repentinamente tras los cañones de asalto. Sin embargo, tres soldados permanecían en el suelo y gritaban horriblemente. Habían sido golpeados severamente. Un pedazo de metralla había roto abrir la parte trasera de mi cargador y dañó ligeramente mis vértebras. Subí a los tres en mi Kubel y envié al conductor

directamente al hospital de Iserlohn, donde conocía bien a los médicos. A pesar de los esfuerzos de estos hombres, uno de los tres heridos murió poco después de la admisión. Todo eso fue la única consecuencia de una formación insuficiente. Cuando volví a la "sede" y estaba a punto de bajar los escalones, oí el fuego cercano de ametralladoras. Mi Feldwebel y yo investigamos el asunto inmediatamente. Justo dentro del límite de la reserva, vimos a un soldado de una unidad desconocida. Se sorprendió al encontrar soldados alemanes allí. Pertenecía a una unidad dispersa, que había roto por su propia iniciativa. Habían tropezado con una patrulla de reconocimiento enemigo, durante la cual el tiroteo que habíamos notado había comenzado. Cabe señalar que él dijo que ninguno de los hombres había visto nada parecido a una línea ocupada. Eso me hizo bastante curioso sobre el informe de situación de nuestro "comandante". Volví al bunker. No tuvimos que preocuparnos de que los yankees avanzaran más lejos durante la noche de todos modos. Encontré al grupo en su acostumbrada compostura y ambición alegre. Pregunté por los últimos informes desde el frente. Lleno de orgullo, el comandante de la ciudad me informó. "Nuestra fortaleza se mantiene como un anillo de hierro: hasta ahora, sólo los elementos del norte en el camino a Kamen han tenido contacto con el enemigo". Respondí con un poco menos de arrogancia, pero con la misma precisión. "Si no alertas inmediatamente a tus compañías de reserva en la base, serás capturado antes de que los yankees se molesten en llamarte por teléfono". Su respuesta fue clásica: "¡No te pongas nervioso todavía, mi joven amigo!" ¡Éstos eran los tipos de hombres que los americanos tenían que tratar! El hombre pensó que necesitaba calmarme. Hice mis despedidas "sinceras" y quise conducir a mi puesto de mando lo más rápido posible en mi Kubel. Quería retirar mis dos cañones de asalto del camino que conectaba a Kamen y dar órdenes a los que estaban en la autopista del Ruhr para que se trasladaran inmediatamente de Unna en caso de que los yankees intentaran superarlos. Conduje por la carretera federal 233 hacia el norte. Unos cincuenta metros antes de la intersección de esa carretera con la autopista del Ruhr, me sorprendí. Pisé los frenos. Frente a nosotros, los vehículos conducían de este a oeste. Sólo podíamos distinguir las sombras y por lo tanto nos acercamos más a pie. Nuestras sospechas fueron rápidamente confirmadas. Los vehículos con ruedas de caucho americanos rodaban tranquilamente más allá de Unna hacia Dortmund. No tenían ni idea de que todavía había soldados alemanes alrededor. Ningún alma los retrasó en su empresa. ¡Eso es lo "firme" que era el anillo alrededor de Unna! Mis "Hunting Tigers" no habían disparado todavía. Probablemente no querían revelarse a sí mismos. Volví corriendo y fui a buscar al "Führer" fuera de su búnker para mostrarle el extraño espectáculo. Acabábamos de volver a la antigua posición cerca de la intersección, cuando oí los cañones de mis armas de asalto disparar. El tráfico se rompió inmediatamente, y unos cuantos jeeps se movieron rápidamente hacia adelante y hacia atrás delante de nuestros ojos. Continué en la ciudad por mí mismo, ya que mi comandante prefería caminar de regreso a pie. Estaba realmente asustado, porque conduje en uno de los jeeps capturados en Siegen. Tenía la estrella yankee en él! Aunque mi Feldwebel se confortaba con la observación de que los norteamericanos sin duda se ofenderían más con el uniforme que con el jeep, no se dejó persuadir de hacer el viaje de regreso con nosotros. Mi jeep ya había prestado un buen servicio para mí unas cuantas veces cuando quería ocupar los puestos de mando dirigidos a mí por el cuerpo y no fue capaz de averiguar la presencia de los estadounidenses hasta que ya estuve en el lugar en cuestión. Durante el tiroteo salvaje, los vehículos de los yankees se retiraron al borde oriental de la ciudad durante las horas de la mañana. El miedo de los estadounidenses había retrasado la caída de "Fortaleza Unna" una vez más. La "valentía" del comandante y de su guarnición tenía poco que ver con ello. Hoy en día,

frecuentemente me pregunto por qué simplemente no nos permitimos ser capturados. Todo se había perdido, y los soldados apenas ofrecían resistencia. Pero no queríamos, ni podíamos creer, que todos nuestros sacrificios hubieran sido en vano. Si nuestros oponentes hubieran al menos demostrado un poco de arranque, posiblemente hubiéramos capitulado más fácilmente. Al menos entonces habríamos podido esperar un trato justo. Ningún verdadero soldado de combate encontró en su corazón, sin embargo, permitirse ser capturado prematuramente por estos "medio steppers", mientras que al mismo tiempo nuestros compañeros en el frente del este todavía defendían valientemente contra los rusos. Desde el cuartel general del Cuerpo, rápidamente volví a Unna para llegar a la ciudad antes del descanso del día. Justo antes de la autopista del Ruhr, una luz roja parpadeaba. ¿Podrían ser los yankees? Todavía les acreditábamos demasiado. Finalmente vimos a un SS que agitaba enérgicamente una linterna. Él dijo: "Ya no se puede conducir a la ciudad, todos los obstáculos de tanques han sido cerrados. ¡Unna será defendido hasta el último hombre!" Me fui diciendo "¡Sin mí!", Pasé junto al joven sorprendido. Pronto llegamos al primer obstáculo del tanque. Cualquier coche podría haber conducido fácilmente alrededor de ella fuera del camino a la izquierda o a la derecha. Llegué al puesto militar sin contacto enemigo. Un rezagado me dio la buena noticia de que el "kommandant" había partido. Antes de hacer eso, había enviado una transmisión por radio al cuartel general del Führer: "Unna: rodeados los últimos hombres, ¡viva el Führer!" Según la orden más última, la guarnición de Unna se suponía montó en Iserlohn. Llegué a mis "Jagdtiger" y los llevé al sur a la siguiente aldea. Pronto nos dimos cuenta de que todavía había una guerra. Un tanque americano se convirtió en una molestia. Rápidamente traje un "Jagdtiger" en posición en el borde oriental de la aldea y personalmente condujo en el Kubel a un pequeño parche de terreno alto para ganar un punto de vista. El enemigo ya había llegado a la carretera federal 233, y cinco tanques estaban justo delante de nuestros ojos bajo los árboles. La distancia era de apenas 600 metros. Rápidamente agarré una de mis armas de asalto para darle al enemigo algo en que pensar. El comandante del "Jagdtiger", un Stabsfeldwebel sin experiencia en el frente, quería manejar el asunto por sí mismo. Para estar en el lado seguro, primero lo llevé a pie a la tierra alta. Le mostré el enemigo y le dije la distancia, así que nada podía salir mal. Era como en el área de entrenamiento. El Stabsfeldwebel se dirigió entonces a su vehículo y me quedé a observar. El desafortunado hombre cometió un error fatal. No hizo girar el cañón en su posición correcta hasta que casi llegó a la altura. Por supuesto, los americanos oyeron el sonido del motor y reaccionaron en consecuencia. Dos de los tanques se abalanzaron, pero los otros tres abrieron fuego. El vehículo del Stabsfeldwebel fue golpeado rápidamente en la parte delantera y no había disparado un tiro sí mismo. En lugar de disparar finalmente, el lunático se dio la vuelta en el terreno alto cuando simplemente podría haber rodado hacia atrás. Cuando los yankees tenían el lado ancho del "Jagdtiger" delante de ellos, dejaron que el vehículo se detuviera. Inmediatamente se incendió. Otros impactos siguieron, y ninguno de los seis hombres de la tripulación pudo salvarse a sí mismo, probablemente porque todos se metían en el camino del otro. Este ejemplo sirve para demostrar que la mejor arma y el mayor entusiasmo son inútiles cuando no se ha llevado a cabo una formación básica completa. Se acerca el final. Desde nuestras posiciones, pudimos observar cómo el Volkssturm dejaba sus líneas y volvía a la ciudad. La guerra había terminado para estos hombres. Los norteamericanos avanzaban pacificamente en largas columnas a lo largo de la carretera del Ruhr hacia Dortmund. Utilizando mi alcance, pude observar cómo las mujeres y las niñas saludaban a los "libertadores". Las banderas blancas se agitaban en todas partes. La ciudad, tan

tranquila como una tumba un poco antes, volvió a la vida. De repente, surgió una frase de "Deutschland, Deutschland iiber alles": "Las mujeres alemanas, la fidelidad alemana ..." ¿Qué nos importaban los soldados si otros levantaban la bandera blanca? Nosotros "no queríamos romper nuestro juramento, ser lo mismo que los malvados sinvergüenzas". Tuve que emplear un truco para obtener más combustible. En una exhibición de minuciosidad alemana, el Feldwebel de servicio en un almacén de suministro se refirió a sus "reglamentos". Le dije: "Déjeme ver su libro de sueldo, por favor, de esa manera, puedo informarle al Feldmarschall Model que es responsable de que yo no pueda mover los vehículos restantes". Inmediatamente recibí combustible en abundancia. Tuve tanto que no pude expulsarlo antes de que la "Bolsa del Ruhr" finalmente se rindiera. A pesar del avión, pudimos volver a nuestra unidad en una sola pieza. Luego continuamos "avanzando hacia la retaguardia". Para entonces, la bolsa era tan pequeña que al menos las comunicaciones funcionaban bien. Apenas había habido contacto entre Model y sus divisiones en las últimas semanas. Puse mi próximo al último puesto de mando en una casa justo al lado de una línea de ferrocarril. Dormimos en el suelo. Apenas había asentado la cabeza, cuando una explosión terrible se abrió paso en el aire. Por supuesto, inmediatamente supusimos que eran bombarderos enemigos, pero era un cañón de ferrocarril alemán que estaba enviando sus últimos saludos sobre nuestras cabezas hacia el norte. Nos hicimos escasos antes de que llegaran los cazabombarderos, sobre todo porque el cañón de ferrocarril había desaparecido en un túnel. Durante mi último contacto con el enemigo, también experimenté la rendición de un pueblo por primera vez, con una tregua y todo lo demás que va con ella. Sólo lo sabía de oídas. Era algo que aquellos que sólo habían experimentado el Frente Oriental nunca habían considerado posible. Estábamos cubriendo un pueblo más grande. Tenía la orden de mantenerlo a toda costa por el mayor tiempo posible, porque el bolsillo del Ruhr habría colapsado después de dar para arriba este punto crítico. Los americanos no parecían estar listos para más resistencia y llegaron conduciendo la carretera con sus tanques. Después de haber eliminado a los primeros, ya no se dejaron ver. Por hacer eso, el jefe médico de los hospitales salió corriendo de la aldea. Me reprochó vehementemente porque nos habíamos molestado en disparar. Los hospitales estaban llenos hasta las vigas. Incluso los hogares privados estaban ocupados con heridos. El pueblo entero, dijo el médico jefe, era como un gran hospital de campo. Fue entonces completamente claro para mí que teníamos que evacuar sin una pelea, aunque yo también sabía que la bolsa se derrumbaría con la rendición de esta posición. A pesar de eso, decidí tratar con los estadounidenses. Cuando salí hacia el enemigo con mi Feldwebel, tuve una sensación incómoda en la boca de mi estómago. Eso fue un sobrante de mi tiempo en Rusia. ¿Qué significaba la Cruz Roja? Aquí, sin embargo, las armas estaban tranquilas, porque ambas partes atendían a sus heridos. El asunto tampoco iba muy bien con mi Feldwebel. Estaba temeroso de mí y siguió hablando conmigo al respecto. Pero todo salió bien. Los americanos habían desmontado de sus tanques, probablemente así que no tuvimos ningún miedo. Me recibió el comandante de la unidad de tanques, que tenía un traductor judío con él. Por supuesto, la primera pregunta fue: "¿SS?", Pude calmar al hombre bueno, lo más probable es que creía que un sanguinario canalla se escondía detrás del uniforme de todos los miembros de las Waffen SS. nosotros, los tanqueros, habíamos llevado la Totenkopf en nuestros uniformes mucho antes de las unidades de las SS, luego expresé mis deseos y el teniente estadounidense se dirigió a nuestro cuerpo como un intermediario, no dijo palabra durante el viaje. si él pertenecía a tal o cual regimiento de armada, porque este número estaba cosido en la manga, contestó sucintamente que no me había pedido el número de nuestro regimiento. Su respuesta probablemente fue muy apropiada. sorprendidos, sin

embargo, de que los norteamericanos también llevaran su número en combate, por contraste, nuestra insignia había desaparecido durante la guerra, todo fue discutido en los cuerpos, y la evacuación fue aprobada ¿Por qué habríamos continuado el peligro insensato de la guerra?. ¿herido? Cabe señalar que el estadounidense no tomar un cigarrillo de nuestro general, y mucho menos algo de beber! ¿Nos tenían miedo? Luego se expuso exactamente cómo los estadounidenses ocuparían la ciudad mientras la dejábamos. El tiempo de la tregua fue establecido con precisión. Me sentí como si estuviera en un campo de fútbol en el medio tiempo! Traje al teniente y me despedí del comandante de la avanzada blindada americana. Quería ofrecerme una taza de café y se sorprendió cuando rechacé. Luego me preguntó por qué seguíamos luchando. Le di mi respuesta: como soldado y oficial, probablemente no necesitaba darle una explicación. Me aconsejó que protegiera a mis hombres, ya que pronto requeriríamos a cada soldado para la ejecución de misiones conjuntas. Esta observación me devolvió la esperanza. Después de todo, sólo podía referirse a una campaña conjunta contra Rusia. La razón podría triunfar sobre el odio entre nuestros oponentes occidentales. Ese fue probablemente también el caso entre las tropas enemigas. Desgraciadamente, los políticos tenían la última palabra. Apenas había huido del pueblo con mis tanques cuando los rusos, que habían sido prisioneros en los campos, comenzaron a saquear y atacar como animales a la población civil. Tuve que recurrir a los estadounidenses de nuevo con una petición para lograr el orden. Lo hicieron como nunca hubiera soñado ser posible. Los rusos estaban detrás de alambre de púas nuevamente. Este proceder despiadado me permitió creer aún más que las potencias occidentales marcharían contra el este después de nuestra capitulación. Después de otros dos días, terminé en el pueblo donde me había quedado en el hospital. Todo parecía diferente desde entonces. El lugar parecía un campo del ejército porque todos los que no habían sido tomados prisioneros todavía se dirigían allí. Nadie pensó en hacer una defensa más. Estábamos en un pedazo de bosque; nuestro escuadrón de mantenimiento estaba trabajando en nuestro último "Hunting Tiger". Las noticias entonces llegaron que los americanos estaban en la aldea. Volamos los barriles de nuestros cañones de asalto. Hice que la compañía se reuniera por última vez. No puedo expresar en palabras cómo me sentí en esta última formación y lo que las caras de los soldados me revelaron cuando nos despedimos. Algunos todavía querían combatir, pero todos nos vimos otra vez en los campos. El Feldmarschall Model escapó de ser hecho prisionero suicidándose en algunos bosques cerca de Duisberg. ¡Qué desafortunado para este maravilloso comandante de las tropas! Ni siquiera había podido evitar la derrota. Fue un consuelo para mí que este ejemplar soldado escapó de la entrega a los rusos a través de su suicidio. Eso ciertamente habría ocurrido después de ser hecho prisionero. No quería vivir el colapso de su Patria. Los paganos son a menudo los mejores cristianos. Seguimos las noticias del el frente oriental hasta el final. Seguimos teniendo la oportunidad en nuestro hospital, la "jaula dorada", de escuchar las últimas emisoras de radio alemanas. Nos alegramos de que nuestros compañeros en el este siguieran luchando amargamente para sostener a Ivan durante tanto tiempo como fuera posible. Desafortunadamente, sus sacrificios fueron en vano! Los americanos se detuvieron en el Elba. Nuestras esperanzas de una lucha conjunta contra los rusos disminuyeron con eso. ¡Qué fácil habría sido este avance y con cuánta voluntad nuestras unidades habrían marchado hacia el este! Todas las unidades seguían juntas. ¡Los yankees sólo hubieran tenido que hacerse cargo del suministro! La última oportunidad para conducir una guerra preventiva de bajo riesgo fue desechada, cuando, cegados por el odio, se aliaron con el diablo contra Alemania. El único objetivo que mantuvo unidos a los aliados: Alemania dejó de existir. Los americanos no

podrían haber ganado la guerra de todos modos; ya se había decidido antes de su intervención. Tenían la opción de perder la paz. Grossadmiral Donitz habló en la radio después del anuncio de la muerte de Hitler. Los oficiales se reunieron con los doctores en el club. Nos pusimos todos los uniformes una vez más, y sabíamos que era la última vez. Pocos días después, por orden de los norteamericanos, los primeros internos del hospital fueron evacuados a un campo de prisioneros. Junto con un Oberstleutnant ligeramente herido, me ofrecí y me fui con otros seis oficiales. Esta era la primera vez que conocíamos a los soldados estadounidenses, de quienes más o menos sólo habíamos oído rumores en combate. El progreso tecnológico es bienvenido. Sin embargo, cuando sirve como reemplazo para una buena educación, el comportamiento se parece a lo que tuvimos que experimentar a manos de los oficiales y soldados enemigos. Sólo los hombres que no habían participado en el combate podían actuar de esa manera. Eran hombres que sólo nos juzgaban por la propaganda de la atrocidad. No sólo en la derrota, sino también en la victoria de una guerra exige la grandeza humana. Esta grandeza estaba completamente ausente en nuestros oponentes. ¡Tenía la impresión de que las potencias ocupantes querían probar a toda costa que no eran mejores que nosotros, peor! Luego fuimos redondeados por miles en un campo de juego. Eso significaba que casi nadie tenía la oportunidad de estirarse. No había raciones, aunque nuestras unidades habían traído camiones cargados. Estos fueron empujados y la comida quemada! Peor aún, no se trajo una gota de agua. Hasta que un motín amenazó con estallar, se permitió a unos cuantos soldados ir a buscar un pequeño contenedor de agua. Cuando llegó el líquido deseado, un mayor intentó en vano crear orden para que cada uno pudiera obtener algo. Eso funcionó para los viejos soldados, pero los Yankees también habían arrebatado civiles, que inmediatamente se rebelaron y corrieron como ganado hacia el contenedor. Ellos simplemente dejar correr el agua, y, al final, nadie en absoluto tenía una gota! Unos días más tarde, los recién amputados fueron traídos a nosotros, porque se había ordenado que todo el hospital fuera evacuado. Los vendajes no estaban amuebladas. Cortamos nuestras mantas para ayudar a nuestros camaradas lo mejor que pudimos. Murieron verdaderamente miserables muertes, y tuvimos que verlos morir sin poder ayudar! Por la noche, nuestras vidas estaban en peligro, incluso si sólo estábamos moviéndonos. Inmediatamente abrieron fuego si alguien quería ir al baño. Personalmente, vi cómo tres soldados perdieron la vida en este hombre, siquiera habían cruzado la línea marcada. Esos eran los "libertadores" que querían enseñarnos a ser humanos. Los interrogatorios también eran otra cosa. Se suponía que los hombres debían hacer declaraciones sobre cosas de las que no tenían absolutamente ninguna idea. Fueron puestos en agujeros en el suelo que llegó a un punto en el fondo. Tuvieron que soportar eso durante el tiempo que le llevó hasta que admitieron sus "crímenes". ¡Hicieron que otros se arrodillaran sobre superficies afiladas de hierro para romper su resistencia! Lo que realmente sucedió en Remagen, Kreuznach, Landau, o incluso en los campos de las SS o durante los infalibles senderos de Malmedy podría dar a algunos guardias del campo de concentración algunos buenos consejos. El destino me fue misericordioso, por cierto. Fui liberado pronto debido a mi aspecto miserable. Pedí prestado un abrigo civil, di mi ocupación como "aprendiz de granjero" y mi dirección como la de mi tío, el médico. Así que me presenté de manera inesperada como un hombre libre en el hospital de mi tío. Ambos estábamos contentos de vernos, y los médicos me envidiaban porque todavía eran prisioneros. Pero para mí, la guerra había terminado. Una nueva vida había comenzado. En el cierre.

Mientras tanto, han pasado muchos años. Los aliados de hoy han evolucionado de los enemigos de ayer. Del odio que las potencias occidentales tuvieron contra el soldado alemán -un odio que siguieron dejando sentir durante muchos años después del armisticioha llegado el reconocimiento de que este soldado alemán no hizo nada más que su deber durante cuatro y medio años, de manera correcta, valiente y leal. Que nuestro propio país no reconozca repetidamente ésto es otra historia. Seguirá siendo un defecto en nuestra gente para todos los tiempos. El antiguo espíritu de camaradería de combate no podía ser eliminado, a pesar de toda la humillación a la que estábamos sometidos y toda la injusticia que soportamos. El sufrimiento compartido lo ata, la experiencia compartida lo obliga a usted. ¿A quién debería haber sorprendido entonces, que nosotros, los combatientes, tratáramos de ponernos en contacto unos con otros después de nuestro regreso del cautiverio? Tuve mucha suerte de ser uno de los primeros en llegar a casa. Yo experimenté una gran felicidad allí, porque toda nuestra familia había sobrevivido a la guerra en una sola pieza. ¡Fue un día inolvidable! Mi padre había llegado la noche anterior. Había encontrado allí a mi hermano y a mi madre. En la noche siguiente, todos nos reunimos felices. Aunque ninguno de nosotros había sabido nada de los demás, todos habíamos vuelto a casa dentro de las veinticuatro horas de uno al otro. El destino nos fue así misericordioso. El primero de nuestra antigua unidad con la que pude establecer contacto fue Delzeit. KostIer, Rieger, Stadler, y muchos más siguieron. Hoy hemos contactado a más de cincuenta hombres de nuestra unidad de tanques. Celebramos nuestro primer encuentro como un pequeño grupo en Holzkirchen, cerca de Munich. Nuestros compañeros de Austria también vinieron. En 1955, nos reunimos en Seewalchen, en el Attersee y llevamos a nuestras esposas a esta reunión. Decidimos entonces volver a reunirnos cada año en Pentecostés y no descansar o relajarnos hasta que un día todos los miembros de la 2ª Compañía del 502o Batallón de Tanques Pesados se hayan reunido. Este libro está dedicado a esos soldados y especialmente a nuestros compañeros muertos, que están siempre entre nosotros en nuestras reuniones. Epílogo de la edición en inglés. Se escribe la historia de una guerra para mantener vivos los recuerdos. Uno lee estas memorias para descubrir lo que pasó. Por encima de todo, se espera que la generación más joven aprenda de estas lecturas y extraiga lecciones de liderazgo, entrenamiento y armamento. La Segunda Guerra Mundial tuvo lugar hace más de cuarenta y cinco años. Muchos se preguntarán: ¿No ha cambiado el rostro de la guerra fundamentalmente? ¿Se puede aprender de los acontecimientos de entonces? ¿Han creado las armas nucleares, biológicas y químicas condiciones completamente nuevas que invalidan los principios anteriores? El desarrollo de armas en la última guerra mundial contribuyó cada vez más a la destrucción de grandes masas de personas y los objetos de la civilización. Las armas nucleares, biológicas y químicas han establecido un nuevo conjunto de prioridades en la conducción de una guerra. Su empleo conlleva el riesgo de que el enemigo se defienda con las mismas armas. Puesto que ningún estado desea suicidarse, el equilibrio del terror funcionará. Cada persona pensante tiene que preguntarse por qué todos los estados industriales continúan desarrollando nuevas armas nucleares, biológicas y químicas, a pesar de que la desactivación de las armas nucleares, biológicas y químicas ya disponibles y almacenadas de forma más o menos segura genera problemas y probablemente durará décadas. Tres ejemplos bien conocidos del pasado se citan como prueba: Armas nucleares: En Hiroshima y Nagasaki, "las generaciones sufren de daños hereditarios causados por el empleo de armas nucleares. Armas biológicas: La isla frente a la costa de Inglaterra, donde

los patógenos resistentes al ántrax fueron probados en ovejas, no pueden ser introducidos por los humanos. (Esto se supone que cayó en Hamburgo!) Es imposible vivir en esta isla. Armas químicas: No se puede prever el daño futuro debido al empleo de agentes de dioxinas en Vietnam para defoliar los bosques entre aliados o enemigos. Esto es evidente por el hecho de que se aprobó una ley para cuidar a los veteranos afectados de Vietnam. El número de los heridos durante el curso de las pruebas atómicas y otras pruebas con armas especiales es intencionalmente mantenido en secreto por todas las potencias atómicas. El Dr. Jacob Segal, profesor de biología general de la Universidad de Humboldt en Berlín, sigue adhiriéndose a su teoría de que el virus del SIDA es un producto hecho por el hombre destinado a la guerra biológica, creado por una recombinación de genes del virus Visna y el virus virus HTL VI humano. Incluso si esto sigue siendo una teoría, sólo el hecho de que tal posibilidad haya sido considerada por un prominente biólogo nos da una pausa para pensar. Por regla general, los políticos y los líderes militares no son biólogos, ni químicos, ni físicos. En este caso, los científicos tienen plena responsabilidad. Espero que estas personas finalmente pongan fin a esta locura y que la conciencia de estos hombres y mujeres sea más fuerte que su ambición y deseo de ganancia material. En mi opinión, los principales soldados de Oriente y Occidente saben muy bien que el liderazgo militar termina allí donde se emplean armas nucleares, biológicas y químicas. Sólo será cuestión de supervivencia y recojo de restos. El liderazgo operacional en el campo de batalla nuclear ya no es posible. Espero que los políticos y los militares estén dispuestos a admitirlo. El nivel más bajo de liderazgo es el más afectado negativamente en el caso de la contaminación nuclear, biológica y química. Muchos agentes no surten efecto durante días. Subjetivamente, el soldado todavía está listo para el combate, pero sólo tiene una posibilidad mínima de supervivencia incluso si es tratado inmediatamente. ¿Debería el comandante de la compañía seguir empleando a esos soldados que ya están perdidos? ¡El estrés psicológico tanto en el soldado como en el superior apenas se puede imaginar! Por supuesto, la guerra se puede continuar a cierta distancia de la contaminación nuclear, biológica y química. Cuanto más se emplean armas nucleares, biológicas y químicas, menos oportunidades hay de dirigir tropas; cuanto menos frecuentemente se usan, más convencional es la guerra. Y, básicamente, que la guerra no será tan diferente de la que tuvo lugar entre 1939 y 1945 en Europa. La calidad y eficacia de las armas convencionales modernas, el equipo, la organización y la distribución de las tropas en el campo de batalla continúan su desarrollo dinámico. La "batalla combinada de armas" se desarrolla más rápidamente, y las armas se vuelven más mortales y técnicamente complicadas. Sólo el hombre sigue siendo el mismo, tal vez haciéndose aún más delicado. Por tanto, soy de la opinión de que, aparte o incluso sin el efecto de las armas nucleares, biológicas y químicas, la los principios fundamentales del liderazgo, así como el movimiento y empleo de las tropas con sus armas en relación con el tiempo y el espacio, en definitiva, lo que nuestros antepasados llamaron maniobras, ha cambiado muy poco. Por último, el uso excesivo de computadoras en el equipo y por el liderazgo es con frecuencia una carga psicológica adicional para el soldado en el frente. Un soldado, sin importar su rango, que no recuerda que tiene un cerebro hasta que la computadora se descompone y no empiece a usarlo hasta entonces siempre estará en segundo lugar. ¡En ningún caso el liderazgo debe depender de las computadoras! Desde el punto de vista representado anteriormente, las lecciones de la segunda guerra mundial parecen haber mantenido su valor. Vale la pena mirarlas, tomarlas en serio y desarrollarlas aún más.

Subscribe

© Copyright 2013 - 2019 AZDOC.PL All rights reserved.