Los Saqueadores de Sueños

Traductoras: Laura Sofía-Muriendo entre tinta/ @akucintakamu111 [email protected] Dani-[email protected] Autumn- @cabeswaterz Tania- @perfectsizzy Revisado...

206 downloads 1544 Views 9MB Size

Traductoras:

Laura Sofía-Muriendo entre tinta/ @akucintakamu111 [email protected] [email protected]

Autumn- @cabeswaterz Tania- @perfectsizzy Revisado por:

Laura Sofía-Muriendo entre tinta/ @akucintakamu111 Este libro fue traducido para el uso del BLOG MURIENDO ENTRE TINTA.

LOS SAQUEADORES DE SUEÑOS.

Para Jackson, Y todas sus maravillosas horas.

¿Y si duermes? ¿Y si en tu sueño, soñaras? ¿Y si al soñar fueras al cielo y allí recogieras una extraña y hermosa flor? ¿Y si cuando despertaras tuvieras la flor en tu mano? Ah, ¿entonces qué? -Samuel Taylor Coleridge Aquellos que sueñan de noche en las polvorientas recámaras de sus mentes se despiertan de día para darse cuenta de que todo era vanidad, pero los soñadores despiertos son peligrosos, ya que ejecutan sus sueños con los ojos abiertos, para hacerlos posibles. - T.E LAWRENCE Yo aborrezco a las personas que tienen perros. Son cobardes que no tiene los pantalones para morder a la gente ellos mismo. -August Strindberg

Prologo: Un secreto es una cosa extraña. Hay tres tipos diferentes de secretos. Los primeros son los que todo el mundo conoce, los que requieren al menos dos personas. Una para mantenerlo. Otra para que nunca lo descubra. El segundo es un tipo más difícil de secreto: los que te escondes de ti mismo. Cada día, miles de confecciones son escondidas de los que serían sus confesores, ninguna de estas personas admitirían que sus secretos se reducen a tres palabras: Tengo miedo. Y luego está la tercera clase de secreto, el más recóndito. Los secretos que nadie conoce. Tal vez, fue conocido alguna vez. Pero fue llevado a la tumba. O de pronto es un misterio, antiguo y solitario, sin descubrir porque nadie lo ha estado buscando. A veces, muy pocas veces, un secreto se mantiene sin descubrir porqué es algo tan grande que la mente humana no lo podría controlar. Es muy extraño, muy extenso, muy espantoso que sobrepasa la capacidad de comprensión de la mente Todos nosotros tenemos secretos en nuestras vidas. Somos los que los mantienes o de los que los mantienen alejados, los controlamos o escapan de nuestro control. Secretos y cucarachas; eso es lo único que sobrevivirá cuando todo termine. En la vida de Ronan Lynch, había todo tipo de secretos.

Su primer secreto tiene que ver con su padre. Niall Lynch era un poeta fanfarrón, un músico perdedor, con encanto y un poco de suerte, criado en Belfast pero nacido en Cumbria, y Ronan lo amaba como amaría nada más. Los Lynch eran ricos, aunque Niall era un sinvergüenza y un desalmado. El trabajo de Niall era un misterio, a veces se iba por meses, aunque era difícil saber si se iba por su trabajo o porque era un canalla. Siempre regresaba con regalos, tesoros y cantidades inimaginables de dinero, pero para Ronan lo más maravilloso era su propio padre. Cada despedida parecía ser la última así que cada vez que regresaba era como un milagro. -Cuando yo nací- Niall Lynch le dijo a su hijo del medio – Dios rompió el molde con tanta fuerza que el suelo temblóEsto ya era una mentira, porque si Dios realmente hubiera roto el molde por Niall, el mismo había hecho una imitación 20 años después para crear a Ronan y a sus dos hermanos, Declan y Matthew. Los tres hermanos no eran más que copias mucho más apuestas de su padre, aunque cada uno hacia justicia a un lado diferente de Niall. Declan tiene la misma forma de entrar a un cuarto como si le perteneciera y el mismo apretón de mano. Los rizos de Matthew fueron hechos con el humor y encanto de Niall. Y Ronan era todo lo que quedaba: Ojos fundidos y una sonrisa hecha para la guerra. Había muy poco de su madre en ellos -Fue todo un terremoto- Niall aclaro, como si alguien le hubiera preguntado, y conociendo a Niall, probablemente hubiera sido así. -Cuatro punto uno en la escala de Richter. Cualquiera menor que cuatro solo hubiera quebrado el molde, no lo hubiera roto. En ese entonces Ronan no le creía, pero estaba bien, porque su padre quería adoración no confianza - Y tú, Ronan- Dijo Niall. Él decía Ronan diferente a otras palabras. Como si hubiera querido decir otra cosa, como cuchillo o veneno o venganza y a último momento decidió cambiarla por el nombre de Ronan -Cuando tú naciste, los ríos se secaron y el ganado en Rockingham County lloro sangre. Era una historia que él había contado más de una vez, pero la madre de Ronan, Aurora, insistía que era mentira.

Ella decía que cuando Ronan había nacido, todos los arboles habían tenido flores y los cuervos de Henrietta, habían soltado una carcajada. Cuando sus padres discutían sobre lo que había pasado en el momento de su nacimiento, Ronan nunca dijo que ambas historias podían ser verdaderas. Declan, el mayor de los hermanos Lynch una vez pregunto – ¿Y qué paso cuando yo nací?-Niall Lynch lo miro y dijo –No lo sabría. Yo no estaba aquí. Cuando Niall decía Declan siempre sonaba como si quisiera decir Declan Y después Niall se desvaneció por otro mes. Ronan tomo la oportunidad para investigar El Granero, así era como se le conocía a la finca de los Lynch, buscando evidencia de donde venía todo el dinero de Niall. No encontró ninguna pista del trabajo de su padre, pero descubrió un pedazo amarillo de periódico pegado a una caja oxidada de metal. Era del año en que su padre había nacido. Secamente reportaba la historia del terremoto Kirkby Stephen, sentido desde el norte de Inglaterra hasta el sur de Escocia. Cuatro punto uno. Cualquiera menor que cuatro no lo hubiera roto, solo quebrado. Esa noche, Niall Lynch volvió a casa en la oscuridad, y cuando despertó, encontró a Ronan parado encima de él en la pequeña y blanca habitación central. La luz del amanecer los hacia parecer cubiertos de nieve como a los ángeles, ya eran la mejor parte de la mentira. El rostro de Niall estaba cubierto de sangre y pétalos azules. –Yo solo estaba soñando con el día en que naciste- Dijo Niall –Ronan- Se limpió la sangre que le cubría la frente para mostrarle a Ronan que no estaba herido. Los pétalos que se mezclaban con la sangre tenían la forma de pequeñas estrellas. Ronan estaba asombrado de estar tan seguro de que todo hubieran salido de la mente de su padre. Nunca había estado tan seguro de algo. El mundo se estiro y se quedó boquiabierto, de repente era infinito. Ronan le dijo a su padre –Sé de dónde sale el dinero-No se lo digas a nadie- Le contesto su padre. Ese fue el primer secreto. El segundo secreto estaba perfectamente oculto. Ronan no lo dijo. Ronan no lo pensaba. Él nunca le puso palabras al segundo secreto. El que no se decía a sí mismo. Pero siempre estuvo presente en el fondo. Y ahí estaban: tres años después, Ronan soñando con el auto de su amigo Richard C. Gansey III. Gansey confiaba en Ronan con todas las cosas, menos armas. Nunca con armas y nunca con esto, no con el Camaro de rayas negras del 73. En sus horas despiertas Ronan nunca llego más lejos del asiento de copiloto. Cuando Gansey se fue de la ciudad, se llevó las llaves.

Pero en lo sueños de Ronan, Gansey no estaba pero el Camaro sí. El carro estaba escondido en la esquina de un parqueadero abandonado, las montañas se veían azules a la distancia. Las manos de Ronan se cerraron en la manija de la puerta del conductor, apretó su agarre. Era la fuerza del sueño, solamente considerable para aferrarse a la idea de abrir la puerta. Eso estaba bien. Ronan se hundió en el asiento del conductor. Las montañas y el parqueadero eran un sueño, pero el olor del interior era un recuerdo: gasolina y vinilo y alfombra y años rosándose uno contra el otro. Las llaves están puestas. Ronan pensó. Y ahí estaban. Las llaves colgaban del encendido como fruta metálica, y Ronan paso mucho tiempo cogiéndolas en su mente. Intercambiando las llaves entre los sueños y los recuerdos una y otra vez. Luego cerró su mano alrededor de ellas. Sintió el suave cuero y el borde desgastado del llavero; el frio metal del anillo y la tecla de línea; la delgada y afilada promesa de las llaves entre sus dedos. Luego el despertó. Cuando abrió sus manos, tenía las llaves entre sus dedos. Del sueño a la realidad. Ese era su tercer secreto.

Capítulo 1: Teóricamente, Blue Sargent probablemente iba a matar a uno de estos chicos. -¡JANE!- el grito llego desde el otro lado de la colina. Era dirigido hacia Blue, aunque Jane no era su nombre real. – ¡Date prisa! Como la única no-vidente en una muy psíquica familia, le han dicho su futuro una y otra vez, y cada vez le dicen que ella matara a su verdadero amor si trata de besarlo. Por otra parte, le han dicho que este será el año en el que se enamorara. Y juntas Blue y Neeve, su medio-tía clarividente, vieron uno de los chicos caminando por el Camino de los cadáveres en abril, lo que significa que él tendría que morir en los siguientes 12 meses. Todo esto da resultado a una terrible ecuación. En ese momento, el chico a considerar, Richard Campbell Gansey III, se veía bastante inmatable. En el húmedo viento en la cima de la abierta y verde colina, un ardiente polo amarillo contra su pecho y un par de shorts khaki envolvían sus gloriosas piernas bronceadas. Chicos como el no morían; ellos se bronceaban y se encontraban afuera de bibliotecas públicas. Él le tendió una mano a Blue mientras el subía la colina, un gesto que era menos de ánimo y más como si estuviera dirigiendo el tráfico aéreo. -¡Jane. Tienes que ver esto!- su voz estaba llena del acento de los viejos adinerados de Virginia.

Mientras Blue subía la colina, telescopio en su hombro, mentalmente midió el grado de peligro: ¿ya estoy enamorada de él? Gansey bajo corriendo la colina para arrebatarle el telescopio -Esto no es tan pesado- él le dijo a ella, y se dirigió al camino por el que había venido. Ella no creía estar enamorada de él. Nunca había estado enamorada antes, pero estaba bastante segura que se daría cuenta. A principios de año, había tenido una visión en la que lo besaba, y aun podía imaginárselo fácilmente. Pero la parte sensible de Blue, que era usualmente la mayor parte de ella, pensó que eso tenía más que ver con que Richard Campbell Gansey III tuviera una boca bonita que con cualquier clase de idea romántica. De cualquier forma, si el destino pensaba que podía decirle de quien enamorarse, el destino tenía otra cosa viniendo. Gansey añadió- hubiera pensado que tenías más músculos. ¿Las feministas no tienes grandes músculos?- definitivamente no estaba enamorada de él. -Sonreír mientras dices eso, no lo hace gracioso-Dijo Blue. Como sus últimos pasos en su misión para encontrar al rey Gales, Owen Glendower, Gansey ha estado pidiendo permisos de escalar a unos dueños de tierras locales. Cada uno cruza la Línea Ley de Henrietta, una línea de energía, completamente recta e invisible que conecta lugares espiritualmente significativos, y rodea Cabeswater, un bosque místico que se extiende por la línea. Gansey estaba seguro que Glendower se encontraba en alguna parte de Cabeswater, durmiendo mientras pasan los siglos. Cualquiera que despierte al rey será recompensado con un favor, algo que recientemente ha estado en la mente de Blue. Para ella Gansey es el único que realmente lo necesita. No es que Gansey supiera que debería estar muerto en unos meses. Y no es como si ella se lo fuera a decir. Si encontramos a Glendower pronto, Blue pensó, seguramente podremos salvar a

Gansey. La empinada subida los llevo a una amplia cresta, cubierta de hierba que se arqueaba por encima de las boscosas colinas. Muy, muy lejos estaba Henrietta, Virginia. El pueblo estaba flanqueado por pastizales salpicados de ganado y caseríos, tan pequeño y ordenado como un diseño en miniatura de un ferrocarril. Todo menos la cordillera azul, era verde y brillante con el calor el verano.

Pero los chicos no estaban mirando al paisaje. Estaban parados en un pequeño círculo: Adam Parrish, demacrado y justo; Noah Czerny, encorvado y borroso; y Ronan Lynch, oscuro y feroz. En el brazo tatuado de Ronan estaba su cuervo, Sierra. Aunque su agarre era cuidadoso, habían delgadas líneas dibujadas a ambos lados de la tiras de su camisa esqueleto. Todos observaban algo que Ronan tenía en su mano. Gansey dejo el telescopio en el pasto y se unió a ellos. Adam dejo entrar a Blue al círculo, sus ojos pararon en los de ella por un momento. Como siempre sus rasgos intrigaban a Blue. No eran convencionalmente atractivos, pero eran interesantes. Él tenía los típicos pómulos prominentes de Henrietta y los ojos profundos, pero su versión de ellos era mucho más delicada. Lo hacían ver un poco extranjero. Un poco impenetrable. Yo eligió a este, destino. Ella pensó ferozmente. No a Richard Gansey III. Tú no

puedes decirme que hacer. La mano de Adam toco la piel desnuda de su codo. El toque era un susurro en un lenguaje que Blue no hablaba demasiado bien. -Abre la mano- él le ordeno a Ronan, su vos era dudosa. -Thomas el incrédulo-Ronan se burló, pero sin mucho cinismo. El pequeño avión a escala en su mano era del mismo tamaño que sus dedos. Estaba hecho de plástico blanco, sin rasgos, casi ridículamente carente de detalles: una cosa con forma de avión. El abro el compartimento de las baterías, estaba vacío. -bueno, entonces es imposible- dijo Adam. Cogió un saltamontes que había saltado sobre su hombro. Todos en el grupo lo vieron hacerlo. Desde que el participo en un extraño ritual el mes pasado, ellos han estado escudriñando todos sus movimientos. Si Adam nota esta atención extra, no lo menciona. –No va a volar si no tiene baterías ni motorAhora Blue sabia de que iba esto. Ronan Lynch, guardador de secretos, peleador entre los hombres, el demonio entre los chicos, les había contado que podía sacar cosas de sus sueños. Ejemplo A: Sierra. Gansey estaba muy emocionado; él era del tipo de chicos que no necesariamente creía todo, pero él quería creerlo. Pero Adam. Que solo había llegado a este punto en la vida cuestionando cada verdad que le presentaban, quería pruebas. –No va a volar si no tiene baterías ni motor- Ronan lo imito en un tono de voz más alto y chillón –Noah: el controlNoah se arrastró por la grumosa hierba hasta alcanzar el radio control. Era como el avión, blanco y brillante, todas las esquinas redondeadas. Sus manos se veían solidas alrededor de él.

Aunque él ha estado muerto por mucho tiempo y con mucha razón tiene que parecer fantasmal, de alguna manera cuando está cerca de la línea ley, se ve vivo. - Que se supone que va dentro del avión si no es una batería?- Gansey pregunto. - no lo sé, en el sueño tenia pequeños misiles, pero supongo que no vinieron con el- Ronan dijo. Blue, arranco unas cuantas semillas de la hierba –Toma- Bien pensado, gusano- Ronan las metió en la escotilla. Se estiro por el control, pero Adam lo intercepto y lo sacudió de la oreja. -esto no pesa nada- él dijo, dejando caer el control en la palma de Blue. Era bastante liviano, Blue pensó. Tenía cinco pequeños botones blancos: cuatro en forma de cruz y uno solo. Para Blue el quinto botón era como Adam. Trabajando para el mismo propósito que los otros cuatro. Pero no tan cerca como los otros. -Funcionara- dijo Ronan, tomando el control y pasándole el avión a Noah – Funciono en el sueño así que funcionara aquí. Sostenlo.Todavía encorvado, Noah levanto el avión entre su índice y su pulgar, como si estuviera listo para lanzar un lápiz. Algo en el pecho de Blue retumbaba con emoción. Era imposible que Ronan hubiera soñado ese pequeño avión. Pero muchas cosas imposibles habían pasado ya. -Kerah- Dijo Sierra. Ese era su nombre para Ronan. -Si- dijo Ronan, después, a los otros, dominantemente –Cuenta regresivaAdam hizo una cara, pero Gansey, Noah y Blue contaron amigablemente –Cinco, cuatro, tres…Ronan presiono uno de los botones. Sin hacer ruido, el pequeño avión despego de la mano de Noah y empezó a volar. Funciono. Enserio funciono. Gansey lanzo una carcajada mientras todos ponían su cabeza hacia atrás para ver como el avión ascendía. Blue entrecerró sus ojos para mantener la visión de una pequeña y blanca figura en la distancia. Era tan pequeño y ágil que parecía un avión real, miles de pies por encima de la colina. Con un amigable chillido Sierra, se lanzó del hombro de Ronan a perseguir el pequeño avión. Ronan lanzo el avión de izquierda a derecha, dando vueltas alrededor de la cima, Sierra muy cerca de él. Cuando el avión les paso otra vez por encima de la cabeza, el oprimió el quinto botón. Semillas de la hierba salieron de la escotilla, cayéndoles sobre los hombros. Blue aplaudió y puso su palma para cogerlas.

-Tu, creatura increíble- Dijo Gansey, su deleite era contagioso e incondicional, como su amplia sonrisa. Adam inclino su cabeza hacia atrás distraído para observar algo y entorno los ojos. Noah susurro whoa, su palma todavía levantada esperando que el avión retornara. Y Ronan estaba parado con sus manos en el control y su mirada en el cielo. Sin sonreír, pero sin fruncir el ceño tampoco. Sus ojos estaban aterradoramente vivos, la curva de su boca salvaje y complacida. Y de repente no parecía para nada sorprendente que el pudiera sacar cosas de su sueños. En ese momento, Blue estaba un poquito enamorada de todos ellos. Su magia. Su misión. Su rareza. Sus chicos del cuervo.

Gansey le pego a Ronan en el hombro –Glendower viajaba con magi, ¿sabías eso? Magos, quiero decir. Hechiceros. Lo ayudaban a controlar el clima, tal vez tu podrías soñarnos un poco de frio-Ha, Ha, ha-Ellos también decían el futuro- añadió Gansey, girando asía Blue. -No me mires- ella dijo cortamente. Su falta de talento psíquico era legendaria. -O ayudarle a decir el futuro- Gansey continuo, lo que particularmente no tenía sentido, pero indicaba que él estaba tratando de des-irritarla. El mal genio y la habilidad de hacer más fuerte el talento psíquico de los demás hacían a Blue legendaria. –Deberíamos irnos?Blue se apuró a coger al telescopio antes de que él lo tomara, Gansey le lanzo una mirada, y los otros chicos tomaron los mapas, las cámaras y el lector de frecuencias electromagnéticas. Se pusieron en marcha en la perfectamente recta Línea Ley, la mirada de Ronan aun fija en el avión y en Sierra, un ave blanca y una negra contra el techo azul del mundo. Mientras caminaban, una oleada de viento atravesó la hierba, trayendo la esencia del agua moviéndose y rocas escondidas en las sombras, y Blue encantada una y otra vez con el conocimiento de que la magia era real, la magia era real, la magia era real.

Capítulo 2: Declan Lynch, el mayor de los hermanos Lynch, nunca estaba solo. Nunca estaba con sus hermanos, pero nunca estaba solo. Él era una maquina activada por la energía de otras personas: inclinándose sobre la mesa de un amigo por un trozo de pizza, en el interior de una habitación con la palma de una chica sobre su boca, riéndose en el capo del Mercedes de alguien. El grupo era tan diferente que era imposible decir si Declan atraía a las personas o él era el atraído. A el Hombre Gris le había tomado muchísimo trabajo tener la oportunidad de hablar con él. Había tenido que recorrer la Academia Aglionby la mayor parte del día. La espera no era del todo desagradable. El Hombre Gris se encontró a si mismo encantado con el campus rodeado de robles. El campus poseía una atracción que solo era posible con el paso del tiempo y la riqueza. Los dormitorios estaban más vacíos de lo que lo hubieran estado durante el periodo escolar, pero no estaban vacíos. Quedaban los hijos de los presidentes de compañías que viajaban a países del tercer mundo a salir en fotografías, los hijos de músicos punk que estaban de gira llevando cosas más importantes que hijos de 17 años que tuvieron por accidente y los hijos de hombres muertos que nunca vinieron a recogerlos. Estos hijos del verano, por pocos que fueran, no eran del todo silenciosos. El dormitorio de Declan Lynch no era tan acogedor como los otros, pero seguía teniendo la belleza del dinero. Tenía una vibra a los tecnicolores 70´ una época por la que el Hombre Gris sentía partículas afición.

La puerta del frente solo permitía Acceso por medio de un código, pero alguien la había dejado abierta con una goma. El Hombre Gris chasqueo con desaprobación. Una puerta cerrada no lo hubiera mantenido afuera, por supuesto, pero lo que contaba era la idea.

Realmente el Hombre Gris no estaba muy seguro de creer eso. Era el acto lo que contaba. Adentro, los dormitorios ofrecían los tonos neutrales de un hotel decente, desde una de las puertas salía el sonido de una canción de hip-hop colombiana, algo violento y seductor. No era el tipo de música del Hombre Gris pero entendía porque a la gente le gustaba. Las habitación de la academia Aglionby no estaban enumeradas, en lugar de eso cada puerta tenía una cualidad que se esperaba que tuvieran los estudiantes. Esta puerta está marcada con la palabra Misericordia. Esta no era la puerta que el Hombre Gris estaba buscando. El Hombre Gris se dirigió asía el otro lado, leyendo cada puerta (Diligencia, Generosidad, piedad) hasta que llego a la puerta de Declan Lynch. Efervescencia. El Hombre Gris había sido llamado efervescente, una vez, en un artículo. Estaba muy seguro que era porque tenía los dientes muy rectos. Incluso los dientes parecían ser un requisito para la efervescencia. Se preguntaba si Declan Lynch tendría buenos dientes. Ningún sonido salía de su habitación, intento suavemente con el pomo de la puerta, Bloqueada, chico listo, pensó. Al final del pasillo la música sonaba como si fuera el apocalipsis. El Hombre Gris miro su reloj, el lugar de rentar autos cerraba en una hora, y si el odiaba algo, era el transporte público. Esto tendría que ser breve. Le dio una patada a la puerta. Declan Lynch estaba sentado en una de las dos camas. Era muy atractivo, con mucho pelo negro y una distinguida nariz romana. Tenía excelentes dientes. - Que está pasando?- él dijo. Como respuesta el Hombre Gris lo levanto de la cama y lo estrello contra la ventana. El sonido fue curiosamente silencioso; la parte más dura fue la respiración del chico mientras su columna se arremetía contra el alfeizar. Pero después él se levantó y empezó a pelear.

Él no era un mal boxeador y el Hombre Gris podría darse cuenta que esperaba que esto lo sorprendiera y le diera una ventaja. Pero el Hombre Gris sabía que Niall Lynch les había enseñado a sus hijos como pelear. La Única cosa que el padre del Hombre Gris le había enseñado era como pronunciar Trebuchet. Pelearon por un momento. Declan tenía talento, pro el Hombre Gris tenía más. Lo arrojo contra su cama y uso el hombro de Declan para tirar premios, tarjetas de crédito y las llaves del coche de su cómoda. El golpe de su cabeza contra el cajón era indistinguible entre los sonidos del bajo al otro lado del pasillo. Declan intento pegarle, fallo. El Hombre Gris le atino una patada en las piernas y lo lanzo contra la pared, se acercó para otra ronda, deteniéndose solamente para recoger un casco de motocicleta que había caído en medio del piso. Con un repentino estallido de velocidad, Declan se levantó apoyándose de la pared y saco un arma de uno de los cajones de su cómoda. Apunto hacia el Hombre Gris. -Detente- él dijo y quito el seguro. El Hombre Gris no había contemplado esto. Se detuvo. El rostro de Declan se debatía entre varias emociones, pero el shock no era una de ellas. Estaba claro que el arma no era por la posibilidad de un ataque, era por la eventualidad de uno. El Hombre Gris contemplo que se sentiría vivir una vida así, esperando que alguien te patee la puerta. No sería agradable, pensó. Probablemente nada agradable. El no creía que Declan Lynch mostrara reparos en dispararle. No había ninguna duda en su postura, su mano temblaba un poco, pero el Hombre Gris pensó que era más por la herida, no porque tuviera miedo. El hombre gris pensó por un momento, luego arrojo el casco. El chico disparo pero no fue nada más que ruido. El casco aterrizo en sus manos y mientras él seguía desconcertado, el Hombre Gris se adelantó y arrebato el arma de las manos temblorosas de Declan. Se tomó un momento para poner el seguro de nuevo. El hombre gris estrello el arma contra la mejilla de Declan. Lo hizo varias veces, solo para dar a entender su punto. Finalmente, le permitió a Declan arrodillarse. El chico se aferraba a la conciencia con valentía.

Con su zapato el hombre gris lo presiono todo el camino hasta el suelo luego lo dejo descansar sobre su espalda. Los ojos de Declan se enfocaban en el techo. La sangre emanaba de su nariz. El hombre gris se inclinó y presiono la punta del arma Contra el estómago de Declan, que subía y bajaba dramáticamente mientras jadeaba por aire. Arrastro el arma hasta llegar el riñón derecho y dijo a manera de conversación –Si te disparo aquí, te tomara 20 minutos morir y estarás muerto sin importar lo que hagan los médicos. Donde está el Greywaren?Declan no dijo nada. El Hombre gris le dio un poco de tiempo para considerar su respuesta. Las heridas en la cabeza tienden a hacer los pensamientos más lentos. Declan se mantuvo sin decir nada, el Hombre Gris arrastro el arma hasta la pierna de Declan. La presiono con la fuerza suficiente para hacerlo jadear. –Aquí, morirías en cinco minutos. Por supuesto, yo no tendría que dispararte, la punta de tu paraguas serviría igual de bien, estarías muerto en cinco minutos pero lo desearías en tres.Declan cerró los ojos. Uno de ellos, de cualquier manera. El ojo izquierdo ya estaba casi cerrado por la inflamación. –No lo sé- dijo finamente. Su voz sonaba llena de sueño. – No sé qué es eso-Las mentiras son para los políticos,- dijo el hombre gris, sin vehemencia. Quería que Declan se diera cuenta que sabía acerca de su vida, su beca. Quería que se diera cuenta que él había hecho su investigación. –Se dónde están tus hermanos en estos momentos, se dónde vive tu madre. Sé cuál es el nombre de tu novia, ¿eso te refresca la mente? -No sé dónde está- dijo dudosamente – Es la verdad, no sé dónde está-Este es el plan- el Hombre Gris se levantó –Tu lo vas a encontrar por mí, cuando lo hagas, me lo darás y después me iré- Como te encontrare para dártelo?-No creo que hayas entendido. Yo soy tu sombra. Soy la saliva que tragas. Soy el estornudo que te mantiene despierto en la noche-Tu mataste a mi padre?- Declan pregunto. -Niall Lynch- el hombre gris intento pronunciar las palabras en su boca. En su opinión, Niall Lynch era un padre bastante malo, consiguió que lo mataran y después dejo que sus hijos vivieran en un lugar donde dejaban las puertas de seguridad abiertas. El mundo, el sentía, estaba lleno de malos padres. -Él también me hizo esa preguntaDeclan Lynch exhalo de manera desigual: primero la mitad y después la otra mitad. Ahora, el hombre gris podía ver que estaba por fin asustado. -Está bien- dijo Declan.-Lo encontrare. Luego nos dejas en paz. Todos ustedes.-

El hombre gris dejo el arma en el cajón y lo cerró. Comprobó su reloj. Todavía tenía 20 minutos para recoger su auto rentado. Podría cambiarlo por uno de clase media. Odiaba los autos compactos casi tanto como odiaba el transporte público. El hombre gris salió de la habitación, cerrando la puerta a medias. No cerraría del todo bien; había dañado uno de los engranajes cuando la había abierto. Estaba seguro que alguien vendría a arreglar los daños. Se detuvo para mirar por el espacio que dejaba la puerta. Todavía había mucho que aprender de Declan Lynch hoy. Por varios minutos, nada paso. Declan seguía tirado sangrando. Luego los dedos de su mano derecha se movieron por el suelo hasta donde su teléfono celular había caído. El no marco inmediatamente al 911, estaba seguro que su hombro estaba dislocado, marco otro número. Inmediatamente, un teléfono sonó en la cama de al lado, la cama que le pertenecía a su hermano menor, Matthew. El tono de llamada era una canción de Iglu & Hartly que el Hombre Gris conocía pero no podía tolerar. El Hombre Gris ya sabía dónde estaba Matthew: flotando en un barco en el rio con unos niños del pueblo. Como su hermano mayor, nunca alegre de estar solo. Declan dejo que el teléfono de su hermano sonara por más tiempo del necesario. Cerrando los ojos. Finalmente presiono terminar y marco otro número, seguía sin ser el 911. Quien fuera al que estaba marcando, no parecía contestar. Y quien fuera hizo que la expresión de Declan se pusiera todavía más seria, el Hombre Gris podía oír el suave sonido del teléfono sonando y sonando. Declan Lynch cerró los ojos y respiro. -Ronan, ¿dónde diablos estas?

Capítulo 3: ⎯El problema es la exposición,⎯ Gansey dijo al teléfono, medio gritando para hacerse escuchar encima del motor.⎯ Si Glendower en verdad puede ser encontrado solo caminando sobre la línea ley, no veo cómo es que no ha sido encontrado en estos últimos cien años.Ellos se dirigían de regreso a Henrietta en Pig, el antiguo Camaro naranja rojizo de Gansey. Gansey conducía, porque cuando iban en el Camaro, él siempre conducía. Y la conversación era sobre Glendower, porque cuando estabas con Gansey, la conversación casi siempre era acerca de Glendower. En el asiento de atrás, la cabeza de Adam estaba inclinada hacia atrás de manera que prestaba igual atención a la conversación telefónica y a su fatiga. En medio, Blue se inclinó hacia adelante para espiar mejor mientras quitaba una semilla de sus leggings tejidos. Noah estaba en el otro lado, aunque no podían estar seguros de sí seguiría corpóreo conforme se alejaban de la línea ley. Iban muy ajustados, aún más ajustados en este calor, con el aire acondicionado esforzándose, escapando por cada grieta, en un auto lleno de grietas. El aire acondicionado del Camaro solo tenía dos opciones: encendido y roto. Para el teléfono, Gansey dijo, ⎯Eso es lo único.⎯ Ronan se recargo en agrietado vinyl negro de la puerta de pasajero y mordía las pulseras de cuero de su muñeca. Sabían a gasolina, un sabor Ronan pensaba que era dos cosas: sexy y veraniego. Para el, era solo a veces sobre Glendower. Gansey necesitaba encontrar a Glendower porque él quería la prueba de lo imposible.

Ronan ya sabía que lo imposible existía. Su padre había sido imposible. Él era Imposible. En su mayor parte, Ronan quería encontrar a Glendower porque Gansey quería encontrar a Glendower. Solo a veces él pensaba acerca de qué pasaría si ellos realmente lo descubrían. Él pensaba que podía ser muy parecido a morir. Cuando Ronan era pequeño y más tolerante a los milagros, él había consideraba el momento de muerte con un deleite poético. Su mama le había dicho que cuando mirara en los ojos de Dios en las puertas del cielo, todas sus preguntas serian contestadas. Ronan tenía muchas preguntas. Despertar a Glendower podría ser así. Menos los ángeles que asisten y tal vez un acento Gales más pesado. Un poco menos prejuicioso. ⎯No, entiendo eso.⎯ Gansey estaba usando su voz el profesor Mr. Gansey, la cual exudaba certeza y mandaba a ratas y niños a levántate, levántate, ¡sígueme! Había funcionado en Ronan de todos modos. ⎯Pero si nosotros asumimos que Glendower fue traído entre 1412 y 1420, y que su tumba queda sin atención, la acumulación de suelo natural la habría ocultado. Starkman sugiere que las capas medievales de ocupación pueden estar bajo una acumulación de sedimento de cinco a diecisiete pies… Bueno, Yo sé que no estoy en una llanura de inundación. Pero Starkman estaba trabajando suponiendo que… Correcto, seguro ¿Qué piensas de GPR? Blue miro a Adam. El no levanto la cabeza pero tradujo en voz baja ⎯Ground penetrating Radar, Radar de perforación de suelos. La persona al otro lado del teléfono era Roger Malory, un viejo profesor británico con el que Gansey trabajo en Gales. Como Gansey, él había estudiado las Líneas Ley por años. A diferencia de Gansey, él no las estaba usando para encontrar un antiguo rey. Más bien, parecía un estudiarlas para divertirse un fin de semana cuando no había desfiles. Ronan no lo conocía en persona y eso no le importaba. Los ancianos ponían a Ronan nervioso. ⎯ ¿Gradiometría de puerta de flujo?⎯ Gansey dijo. ⎯Nosotros ya hemos tomado un avión un par de veces. Solo que no vamos a ver mucho hasta invierno cuando las hojas hayan caído.⎯ Ronan se movió inquieto. La demostración exitosa del avión lo había dejado híper vivo. Él tenía ganas de quemar algo en el suelo. Presiono la mano directamente sobre la rejilla de ventilación del aire acondicionado para prevenir el agotamiento por el calor. ⎯Estas conduciendo como una anciana. Gansey hizo un gesto con la mano, el símbolo universal de cállate. A un lado de la interestatal, cuatro vacas levantaban sus cabezas para ver el Camaro pasar. Si yo estuviera manejando… Ronan pensó en el set de llaves del Camaro que había soñado y ahora existían al fondo del cajón de su habitación. Dejo que las

Posibilidades relajaran su mente. El reviso su celular. Catorce llamadas pérdidas. Lo dejo en la caja de la puerta. ⎯ ¿Qué hay acerca de un magnetómetro de protones?⎯ Gansey pregunto a Malory. Luego añadió con enfado, ⎯Ya sé que son para detectar cosas bajo el agua. Me gustaría para detección bajo el agua. Era el agua que había terminado su trabajo hoy. Gansey había decidido que el siguiente paso en su búsqueda era para establecer los límites de Cabeswater. Sólo habían entrado en el bosque desde el lado oriente y nunca llegaron a cualquiera de los otros bordes. Esta vez, ellos se habían acercado más al norte de sus puntos de entrada anteriores, con dispositivos de suelo capacitados para alertarlos cuando pasaran la línea electromagnética que limitaba a bosque. Después de una caminata de varias horas, el grupo había llegado al lago. Gansey se paró en seco. No es que el lago fuera incruzable: solo cubría unas cuantas hectáreas y el camino alrededor no parecía traicionero. Y no era que el lago lo hubiera sorprendido con su belleza. De hecho era bastante desagradable en comparación con otros lagos a los que había ido. Una piscina cuadrada poco natural hundida en un campo ahogado. El ganado o las ovejas habían llevado el barro alrededor de la orilla. Lo que dejo a Gansey frio era el hecho evidente de que el lago fue creado por el hombre. Las posibilidades de que las líneas ley pueden ser inundadas debieron de ocurrírsele a él primero. Pero no fue así. Y por alguna razón, aunque no era imposible creer que por alguna manera Glendower siguiera con vida después de tantos años, era imposible creer que pudiera lograr esa hazaña bajo toneladas de agua. Gansey había declarado, ⎯Tenemos que encontrar una manera de mirar debajo de esto.⎯ Adam había respondido. ⎯Oh, Gansey, vamos. Las probabilidades de…⎯ ⎯Miraremos debajo de esto.⎯ El avión de Ronan se había estrellado en el agua y floto, inalcanzable. Ellos habían caminado el largo camino de vuelta al carro. Gansey había llamado a Malory. Como si, Ronan pensó, un viejo hombre a tres mil millas de distancia tendrá una

idea brillante. Gansey colgó el teléfono. ⎯¿Y bien?⎯ Adam pregunto. Gansey encontró los ojos de Adam en el espejo retrovisor. Adam suspiro. Ronan pensó que probablemente podían ir alrededor del lago. Pero eso significaría hundirse de cabeza en Cabeswater. Y aunque el antiguo bosque parecía el lugar más probable para Glendower, la chispeante volatilidad de la Línea Ley recién

Despierta lo había hecho un poco impredecible. Incluso Ronan, a quien le importa poco si es o no arrastrando los pies de su cuerpo mortal, tuvo que admitir que la perspectiva de ser pisoteado por bestias o accidentalmente quedar atrapado en un bucle de tiempo por cuarenta años era desalentadora. Todo era culpa de Adam⎯ él había sido el que despertó la línea ley, aunque Gansey prefería pretender que había sido una decisión de grupo. Cualquiera que hubiera sido el trato que había hecho Adam para despertar la línea, lo había vuelto a él un poco impredecible también. Ronan, que era un pecador, no estaba tan afectado por la trasgresión como estaba por la insistencia de Gansey de que Adam era un santo. Gansey no era un mentiroso. Esta falsedad no se veía bien en él. El teléfono de Gansey sonó. El leyó el mensaje antes de dejar caer su teléfono a un lado de la palanca de cambios con un grito ahogado. Bruscamente melancólico, dejo caer la cabeza contra el asiento. Adam le hizo un gesto a Ronan para que tomara el teléfono, pero Ronan odiaba los teléfonos más que cualquier objeto en el mundo. Así que se sentó con las cejas alzadas esperando. Finalmente, Blue se estiro lo suficiente para alcanzarlo. Ella leyó el mensaje en voz alta. ⎯”Podría realmente usarte este fin de semana si no es mucha molestia. Helen puede pasar a recogerte. Haz caso omiso si tienes actividades.”⎯ ⎯¿Es por el congreso?⎯ Adam pregunto. El sonido de la palabra Congreso hizo que Gansey soltara un suspiro e insto a Blue a susurrarle con burla ⎯¡Congreso!⎯ No había pasado mucho tiempo desde que su madre había anunciado que sería candidata de oficina. En esos tempranos días, la campaña aun no influía a Gansey directamente, pero era inevitable que no recibiera llamadas. Todos sabían que el limpio y guapo Gansey, intrépido explorador adolescente y mejor estudiante, era una carta que ningún político pudo evitar jugar. ⎯Ella no puede obligarme, ⎯ Gansey dijo. ⎯Ella no tiene que hacerlo, ⎯ Ronan olfateo. ⎯Niño de mami. ⎯Sueña una solución. ⎯No tiene porque. La naturaleza ya te dio una espina. ¿Sabes lo que digo? A la mierda Washington. ⎯Esto es porque tú nunca debes ir a cosas como estas.⎯ Gansey respondió. En el otro carril un coche se detuvo a un lado del Camaro. Ronan, un conocedor de las batallas callejeras, lo noto primero. Un destello de pintura blanca. Después una mano extendió el dedo medio. El otro carro tiro hacia atrás y volvió a caer y después tiro delante de nuevo. ⎯Oh, Cristo, ⎯ Gansey dijo. ⎯ ¿Ese es Kavinsky?

Por supuesto que era Joseph Kavinsky, compañero estudiante de la Academia Aglionby y mayor falsificador recreativo de Henrietta. El infame Mitsubishi Evo de Kavinsky era una belleza juvenil, blanco luna con una voraz parrilla negra y un inmenso grafico salpicado de un cuchillo a cada lado del cuerpo. El Mitsubishi acababa de ser liberado después de un mes que había estado en el depósito de la policía. El juez le había dicho que si era atrapado de nuevo corriendo, ellos iban a aplastar el Mitsubishi y lo harían mirar, como lo hicieron a los niños ricos corredores punk en California. Corría el rumor de que Kavinsky había reído en la cara del juez y le dijo que nunca lo atraparía de nuevo. Probablemente no lo haría. Se decía que el padre de Kavinsky había comprado al sheriff de Henrietta. Para celebrar la salida del Mitsubishi de depósito policial, Kavinsky puso tres capas de pintura anti-laser en los faros y compro un nuevo detector radar. Se rumoreaba. ⎯Odio a ese idiota⎯ Adam dijo. Ronan sabía que debía odiarlo también. La ventana del conductor bajo rebelando a Joseph Kavinsky, sus ojos ocultos detrás de unos lentes de sol con marco blanco que reflejaban el cielo. Los eslabones de oro de su cadena brillaron en una sonrisa. Tenía el rostro de un campesino. Ojos hundidos e inocentes. Embozo una sonrisa perezosa, y murmuro algo para Gansey que termino con ⎯ota. No había nada en Kavinsky que no fuera despreciable. El corazón de Ronan se aceleró. Memoria muscular. ⎯Hazlo,⎯ Demando. La interestatal de cuatro carriles brillaba ante ellos. El sol encendía el color rojo-anaranjado del capo del Camaro, y debajo de ella, el plano truncado masivamente subutilizado motor rugió soñolientamente. Todo en la situación exigía que alguien apretara su pie en el acelerador. ⎯Sé que no te estas refiriendo a las carreras callejeras.⎯ Gansey dijo lacónicamente. Noah soltó una risa ronca. Gansey no hizo contacto visual con Kavinsky o con el pasajero de Kavinsky, el siempre presente Prokopenko. Este último siempre había sido amigable con Kavinsky, como el tipo de amigable en el que un electrón es amable con un núcleo, pero después, habían adquirido el carácter oficial de compinches. ⎯Vamos, hombre.⎯ Ronan dijo. En voz despectiva y con sueño, Adam dijo ⎯No sé por qué piensas que funcionara. Pig carga con cinco personas… ⎯…Noah no cuenta ⎯ Ronan replico. Noah dijo, ⎯OYE. ⎯Estás muerto. ¡No pesas nada!

Adam continuo, ⎯…Tenemos el aire prendido, y él probablemente está en su Evo, ¿verdad? De cero a sesenta en cuatro segundos. ¿Qué tenemos? ¿De cero a sesenta en cinco? ¿Seis? Matemáticas. ⎯Yo lo he vencido.⎯ Ronan dijo. Había algo terrible en ver la carrera en frente de él. Estaba justo ahí, la adrenalina esperando a que pase. Y Kavinsky, de todas las personas. Cada pulgada de la piel de Ronan cosquilleaba con expectación inútil. ⎯No en ese carro. No en tu BMW. ⎯En ese carro,⎯ se opuso Ronan. ⎯En mi BMW. Él es un conductor de mierda. Gansey dijo, ⎯Eso es irrelevante. No está pasando. Kavinsky es una porquería. En el otro carril Kavinsky perdió la paciencia y acelero un poco. Blue vio el carro. Ella exclamo, ⎯¡Él! Él no es una porquería. Es un idiota. Por un momento, todos los chicos en el Camaro se quedaron quietos, contemplando como Blue llamaba idiota a Joseph Kavinsky. Ella no estaba equivocada, por supuesto. ⎯Ya ven, ⎯ Gansey dijo. ⎯Jane está de acuerdo. Ronan alcanzo a ver el rostro de Kavinsky, mirando hacia atrás con sus lentes de sol. Viéndolos como cobardes. Las manos de Ronan picaron. Después el Mitsubishi blanco de Kavinsky se adelantó dejando una nube de humo. Para cuando el Camaro llego a la salida de Henrietta ya no había señal de ellos. El calor ondeaba en la interestatal, creando un espejismo en memoria de Kavinsky. Como si nunca hubiera pasado. Ronan se desplomo en su asiento, toda la lucha saliendo de él. ⎯Tu nunca quieres diversión, viejo. ⎯Eso no es diversión, ⎯ Gansey dijo poniendo la luz de giro. ⎯Esos son problemas.

Capítulo 4: El Hombre Gris no siempre pretendió ser pesado. De hecho, el Hombre Gris se había graduado de algo completamente diferente a matar personas. En un momento, él incluso había escrito un libro sin éxito llamado Fraternidad en El Verbo Anglo-Sajón, y había sido lectura obligada en por lo menos diecisiete universidades en el país. El Hombre Gris había recolectado cuidadosamente todas las listas de lectura que pudo encontrar y las había puesto en una carpeta con volantes, páginas de primea plana, y dos cartas de apreciación dirigidas a su pseudónimo. Cuando el necesitaba un poco de chispa en su corazón, él sacaba la carpeta de la mesa junto a su cama y miraría lo que contenía mientras disfrutaba una cerveza o siete. Él había dejado huella. Sin embargo, por más que el Hombre Gris disfrutara de la poesía Anglo-Sajona, le servía más como un pasatiempo que como una carrera. El prefería un trabajo que pudiera llevar acabo con pragmatismo, uno que le diera la libertad de leer y estudiar a su gusto. Así que estaba aquí en Henrietta. Era, el Hombre Gris pensó, una vida bastante agradable después de todo. Después de conversar con Declan Lynch, había hecho Check-In en el Pleasant Valley Bed and Breakfast saliendo de la ciudad. Era bastante tarde pero a Shorty y Patty Wetzel no parecía importarles. -¿Cuándo tiempo te quedaras con nosotros?- pregunto Patty, pasándole una tasa al Hombre Gris con el dibujo de un gallo anatómicamente incorrecto. Ella le dio una mirada al equipaje en la puerta: una lona gris y una maleta gris. -Probablemente dos semanas- el Hombre Gris contesto. –Quince días en su compañía- El café era increíblemente horrible. Él se quitó su chaqueta gris clara pera revelar una camisa gris oscura de cuello v. Las dos Wetzel contemplaron con los ojos muy abiertos a la repentina revelación de sus hombros y pecho. El pregunto -¿Tienen algo con un poco más de sustancia?

Con una sonrisita, Patty saco tres Coronas del refrigerador. –No nos gusta parecer borrachines, pero… ¿Lima? -Lima,- accedió el Hombre Gris. Por un momento, no había ni un sonido solo el de tres adultos disfrutando una bebida alcohólica después de un largo día. Los tres salieron del silencio como amigos. -¿Dos semanas?- pregunto Shorty. El Hombre Gris está enteramente fascinado por la manera en la que Shorty formaba las palabras. La más básica premisa del acento de Henrietta parecía involucrar la combinación de las 5 vocales básicas del inglés en 4. -Tómalo o déjalo. No estoy seguro de cuánto va a durar este contrato. Shorty se rascó el estómago. -¿Tu qué haces? -Soy un asesino a sueldo. -Esta difícil encontrar trabajo en estos días ¿verdad? El Hombre Gris contesto, -Yo he tenido un tiempo fácil económicamente. Las Wetzel disfrutaron esto muchísimo. Después de un momento de risa casera, Patty se aventuró, -Tienes unos ojos muy intensos!-Los herede de mi madre,- El mintió. La única cosa que había heredado de su madre era la inhabilidad de broncearse. -Suertuda mujer!- Dijo Patty. Las Wetzels no habían tenido un cliente en varias semanas, y el Hombre Gris se permitió ser el centro de atención en su bienvenida por al menos una hora antes de irse a su habitación con otra corona. Para el momento en el que la puerta se cerró tras él, Las Wetzels apoyaban totalmente al hombre gris. Demasiados de los problemas del mundo, él reflexiono, serian resueltos por la gran decencia humana. El nuevo hogar del Hombre Gris, era el sótano completo de la mansión. Camino por debajo de las vigas de madera, mirando por cada puerta abierta. Era todo enredones, cunas antiguas y viejos retratos de, ahora muertos, niños Victorianos. Olía como dos mil años de jamos saldo. A él Hombre Gris le encantaba la esencia del pasado. Sin embargo, había muchos gallos. De vuelta en la primera habitación, abrió la lona que había dejado. Busco entre pantalones, cosméticos y cosas robadas hasta que encontró los pequeños dispositivos que había estado usando para encontrar al Greywaren. En la pequeña ventana de al pie de la cama, instalo un detector EMF, una vieja radio, un geófono y luego desempaco un sismógrafo, un aparato para medir y una laptop de la maleta. Todo se lo había dado el profesor. Abandonado a su suerte, el Hombre Gris usaba herramientas de búsqueda más primitivas.

En este momento, las agujas y los lectores titilaban como locos. Le habían dicho que el Greywaren causaba anormalidades eléctricas, pero esta era solo…ruido. Reseteo los instrumentos que tenían botón de reseteo y golpeo los que no tenían. Las lecturas seguían sin tener sentido. Tal vez era la ciudad, todo el lugar parecía estar cargado. Era posible, él pensó sin mucho desaliento, que las maquinas no funcionaran aquí. Tengo tiempo, creo. La primera vez que el profesor le había dado un trabajo, había sonado imposible: ¿una reliquia que le permitía a su dueño sacar cosas de sus sueños? Claro, él quería creer en ello. Magia e intriga, las cosas de los libros. Y desde el momento de esa primera reunión, el profesor había adquirida muchos otros objetos que no deberían existir. El hombre Gris saco una carpeta de su lona y la puso en la cama. Una programación de materias estaba en la parte de arriba: Historia Medieval, parte I. Lectura requerida: Fraternidad en Versó Anglo-Sajón. Poniéndose unos audífonos, puso una lista de reproducción de The Flaming Lips. Se sintió instantáneamente feliz. Junto a él, el teléfono sonó. La explosión de alegría del Hombre Gris se esfumo. El número de teléfono que parecía en la pantalla no era de Boston entonces no era de su hermano mayor. Así que contesto. -Buenas noches- Dijo. -¿Lo son? Supongo- Era el Dr. Colín Greenmantle, el profesor que pagaba por su renta. El único hombre con ojos más intensos que los del Hombre Gris. -¿Sabes que haría que llamarte fuera más fácil? Si supiera tu nombre, así lo podría decirEl Hombre Gris no contesto. Greenmantle había durado cinco años sin saber su nombre; podía durar otros cinco. Eventualmente, el Hombre Gris pensó, si se resistía en usarlo por mucho tiempo, el mismo podría olvidarlo y convertirse en alguien más completamente. -¿Lo encontraste?- Greenmantle pregunto. -Acabe de llegar- el Hombre Gris le recordó. -Podías simplemente haber contestado la pregunta. Podrías haber dicho no-No no es lo mismo que todavía no. Ahora Greenmantle estaba en silencio. Un grillo gorjeo en el suelo afuera de su pequeña ventano. Finalmente, Greenmantle dijo, -Quiero que te muevas más rápido esta vez. Por bastante tiempo, el Hombre Gris había estado buscando cosas que no se podían encontrar, no se podían comprar, no se podían adquirir y sus instintos le decían que el Greywaren no iba a ser algo que pudiera encontrar rápido. Le

Recordó a Greenmantle que ya habían pasado seis años desde que lo empezaron a buscar. -Irrelevante. -¿Por qué la prisa repentina? -Hay otras personas que lo están buscando. El Hombre Gris enfoco los ojos en sus herramientas. Él no estaba dispuesto a que Greenmantle le arruinara su exploración de Henrietta. Él le dijo lo que Declan Lynch ya sabía. –Siempre han habido más personas buscándolo. -Pero siempre no han estado en Henrietta.

Capítulo 5: Tarde esa noche, de regreso en Manufacturas Monmouth, Ronan se despertó. Se despertó como un marinero dirigiendo un barco en las rocas, lanzándose, sin prestar atención, con toda la velocidad que pudo reunir, preparándose para el impacto. Ronan había soñado que manejaba hacia casa. El camino hacia El Granero tenía tantas curvas como la base de un bombillo. Muchas vueltas que te dejan sin aliento en un terreno roto. No hay manera de que Gansey haya dominado montañas y colinas. Las colinas orientales de Singer Falls eran precipitados dobleces verdes, aumentos repentinos y marcas de hacha en los bosques. La niebla se levantó de ellos y las nubes descendieron. En la noche, cuando venía a El Granero, eran muchos tonos más oscuros de lo que era en Henrietta. Ronan había soñado este recorrido, uno y otra vez, más veces de las que lo había recorrido en la vida real. Los caminos negros como el carbón, la vieja finca que de repente se avecinaba, la solitaria y eterna luz en el cuarto con su silenciosa madre. Pero en sus sueños él nunca llegaba a casa. Él no lo haría esta vez tampoco. Pero él había soñado algo que quería traer de vuelta. En su cama, el batallo para moverse. Justo al despertar, después de haber soñado, su cuerpo no le pertenecía a nadie. Él lo veía desde arriba, como un doliente en un funeral. El exterior de este Ronan no se veía nada parecido a como se sentía por dentro. Cualquier cosa que no se atravesara a sí mismo en la afilada línea de la

Boca de este niño dormido se enredaría en los despiadados anzuelos de su tatuaje, enganchados debajo de su piel, para ahogar. A veces, Ronan pensaba que sería atrapado de esta manera, flotando fuera de su cuerpo. Cuando él estaba despierto, a Ronan no le era permitido ir a El Granero. Cuando Niall Lynch había muerto, había sido asesinado, no muerto, golpeado hasta la muerte con una barra de hierro que seguía al pie de su cuerpo cuando Ronan lo encontró, el arma aun cubierta de su sangre, su cerebro y parte de su rostro, un rostro que había estado vivo hacia tan solo una hora antes, dos horas antes, mientras Ronan estaba a solo unos metros soñando, un sueño de toda la noche, una hazaña que Ronan nunca fue capaz de repetir, un abogado les había explicado los términos de su testamento. Los hermanos Lynch eran adinerados, príncipes de Virginia, pero fueron exiliados. Todo el dinero era de ellos, pero con una condición: los chicos nunca podrían regresar a casa. No podrían acercarse a la caso o a su contenido. Incluyendo a su madre. Nunca podrá un pie en el tribunal, Ronan había dicho. Debemos pelear. Declan había dicho, no importa. Mama no es nada sin él. Deberíamos irnos. Debemos pelear, Ronan había insistido. Declan ya se había girado. Ella no está peleando. Ronan podía mover sus dedos. Su cuerpo era de él otra vez. Sintió el frio tacto de la caja de madera en sus manos. El omnipresente tacto de las manillas de cuero deslizándose hacia su palma. Sintió las esquinas y los espacios entre las letras talladas en la caja. Las grietas de los cajones y piezas movibles. Su pulso se aceleró, la emoción de crear algo. El asombro de crear algo de la nada. No era nada fácil tomar algo de los sueños. No era nada fácil tomar solo una cosa de los sueños. Traer incluso un lápiz era un pequeño milagro. Traer alguna de las cosas de sus pesadillas, nadie salvo Ronan sabia los terrores que habitaban en su mente. Plagas y demonios, conquistadores y bestias. Ronan no tenía un secreto más peligroso que ese. La noche se agitaba dentro de él. Se enredó a si mismo alrededor de la caja, dejándose consumir de nuevo por sus pensamientos. Ahora estaba empezando a temblar. Recordó lo que le había dicho Gansey:

Tú, creatura increíble. Creatura era una buena palabra para él, pensó Ronan. ¿Qué Diablos soy? Tal vez Gansey estaba despierto.

Ronan y Gansey sufrían de insomnio, sin embargo tenia maneras muy diferente de solucionarla, cuando Ronan no podía o no quería dormir, escuchaba música o bebía o salía a las calles buscando problemas vehiculares. O las tres. Cuando Gansey no podía dormir estudiaba el diario en el que copilaba todas las cosas de Glendower o, cuando está muy cansado para leer, cogía una caja de cereal, una de pinturas y añadía un nuevo edifico al modelo de Henrietta que había construido. Ninguno de los dos podía ayudar al otro a encontrar el sueño. Pero a veces era suficiente con saber que no eras el único despierto. Ronan salió de su habitación con Sierra pegada a su brazo. Claro, Gansey estaba sentado con las piernas cruzadas alrededor de La Calle Principal, moviendo lentamente una caja de cartón recién pintada. De noche, el lucia particularmente pequeño o la bodega particularmente grande. Iluminada únicamente por la pequeña lámpara que había en la suelo al pie de su diario, la habitación bostezo, la cueva de un mago llena de libros, mapas y aparatos de topografía de tres patas. La noche era negra plana contra cientos de ventanas, haciendo de ellos otra pared. Ronan puso la caja de madera que acababa de soñar al pie de Gansey y se retiró al final de la otra calle. Gansey era pintoresco y con pida de estudiante con sus anteojos deslizándose a la punta de su nariz. Miro desde Ronan hasta la caja y otra vez a Ronan y no dijo nada. Pero si se quitó uno de sus audífonos mientras continuaba poniendo una línea de pegamento contra una grieta. Tocando un hueso en su cuello, Ronan dejo a Sierra en el suelo para que se entretuviera. Ella procedió a escarbar en la cesta de la basura. Era un proceso ruidoso, murmurando como una secretaria en su trabajo. El escenario se sentía familiar. Ellos dos habían vivido en Monmouth casi el mismo tiempo que Gansey había vivido en Henrietta, casi dos años. Por supuesto que el edificio no había sido como ahora en el principio. Era una de las muchas fábricas y bodegas abandonadas. Nunca las habían demolido. Solo las habían olvidado. Monmouth no era diferente. Pero entonces Gansey había venido al pueblo con su loco sueña y su ridículo camaro y compro el edifico con efectivo. Nadie más lo noto, aun cuando pasaban por el frente todos los días. Estaba hundido en la hierba y él lo salvo. El otoño después de que Ronan y Gansey se habían vuelto amigos, el verano antes de Adam, ellos pasaban la mitad de su tiempo libro buscando a Glendower y la otra mitad sacando basura del segundo piso. El suelo esta incrustado con manchas de pintura, alambres colgaban del techo como las enredaderas en la selva. Escritorios de madera astillada que parecían de la era nuclear.

Los chicos quemaron basura hasta que la policía los hizo detenerse, y Gansey tuvo que explicarles la situación y los policías salieron del auto para ayudarles a terminar el trabajo. En ese entonces, había sorprendido a Ronan; aún no se había dado cuenta que Gansey podía persuadir incluso al sol para que se detuviera y le diera más tiempo. Ellos trabajaron en Glendower y en Manufacturas Monmouth por meses. La primera semana de junio, Gansey hayo la estatua de un pájaro sin cabeza con la palabra Rey en gales tallada en el estómago. La segunda semana conectaron una nevera al baño del segundo piso al pie de escusado. La tercera semana, alguien mato a Niall Lynch. La cuarta semana, Ronan se mudó con Gansey. Acomodando una caja de cereal en su lugar, Gansey pregunto. -¿Cuál fue la primera cosa que sacaste? ¿Siempre lo has sabido? Roana se encontró así mismo complacido de ser interrogado. -No. Fueron un montón de flores. La primera vez. El recordaba ese sueño, un viejo bosque encantado, esponjosas flores azules, creciendo en las laderas. El camino entre los susurrantes arboles con una compañera de sus sueños, y luego una enorme presencia había volado atreves del cielo repentino como una nube de tormenta. Ronan, lleno de terror y con la seguridad de que esta fuerza alienígena lo quería a él, solo a él, se había agarrado de cualquier cosa antes de ser arrancado del todo. Cuando se despertó, agarraba una manotada de flores azules de la clase que nadie nunca había visto antes. Ronan, ahora, trato de explicárselas a Gansey, lo incorrecto de los estambres, la suavidad de los pétalos. Lo imposibles que eran. Incluso con Gansey, él no podía admitir el gusto y el terror del momento. El pensamiento palpitante: Soy igual que mi padre. Mientras Ronan hablaba los ojos de Gansey estaban medio cerrados, girados asía la noche. Su mirada sin expresión era de pregunta o de dolor; con Gansey muchas veces era lo mismo. -Eso fue un accidente-Gansey aseguro. Tapo el pegamento.-Ahora puedes hacerlo a propósito? Ronan no podía decidir si debía exagerar sus poderes o enfatizar lo difícil que era. –A veces puedo controlar lo que traigo, pero no puedo escoger lo que sueño. -Dime como es- Gansey se estiro para coger una hoja de menta de su bolsillo. La puso en su boca y hablo alrededor de ella. –Enséñame como es. ¿Qué pasa? Desde la vecindad de la cesta de basura, salía un sonido de satisfacción mientras un pequeño cuervo rasgaba un gran paquete a lo largo.

Primero- Ronan dijo- Tendré una cerveza.

Gansey le lanzo una mirada fulminante. La verdad era que Ronan no entendía el proceso muy bien. Sabía que tenía algo que ver con cómo se quedaba dormido. Los sueños eran más dóciles cuando había bebido. Menos ansiosos y más acaramelados, susceptibles a la cuidadosa manipulación hasta que, de la nada, se rompían. Él estaba a punto de decir esto, pero en su lugar, lo que salió de su boca fue: - La mayoría están en latín. -¿Cómo dices? -Siempre lo han estado. Solo que no sabía que era Latín hasta que fui creciendo. -Ronan, no hay razón para eso- Gansey dijo severamente, como si Ronan hubiera lanzado un juguete al suelo. -No me digas, Sherlock. Pero así pasa.. -¿Están tus…Están tus pensamientos en Latín? ¿O el dialogo? ¿Otras personas hablan latín en tus sueños también? ¿Estoy yo en tus sueños? -Oh, sí, mi amor- A Ronan le divirtió decir esto. Un montón. Se rio tanto que Sierra abandono su trituración para verificar que él no estuviera muriendo. Ronan a veces también soñaba sobre Adam, este último chico hosco y elegante con la habilidad desdeñosa de dejar a el Ronan de sus sueños con sus torpes intento de comunicarse. Gansey presiono – ¿Hablo yo latín? -Hermano, tú hablas latín en la vida real. Esa no es una buena comparación. Bueno, sí, si estás ahí lo hablas. Pero usualmente son extraños. O los símbolos, los símbolos están en latín. Y los arboles lo hablan. -Como en Cabeswater. Si, como en Cabeswater. En el familia, familiar Cabeswater, aunque Ronan no había estado allí hasta esta primavera. A pesar de todo, llegar allí por primera vez se había sentido como un sueño que había olvidado. -Coincidencia,- Dijo Gansey, porque no lo era y por eso era necesario decirlo. – ¿Y cuando tú quieres algo? -Si quiero algo, tengo que estar, como, lo suficientemente consiente para saber lo que quiero. Casi despierto. Tengo que enserio quererlo. Y luego tengo que sostenerlo- Ronan estaba a punto de usar el ejemplo de las llaves del camaro, pero lo pensó mejor. –Tengo que sostenerlo no como en un sueño, sino como si fuera real.

-No te entiendo. -No puedo pretender sostenerlo. Tengo que enserio sostenerlo. -Sigo sin entender. Ronan tampoco lo hacía, pero no sabía cómo explicarlo de mejor manera. Por un momento estuvo en silencio, pensando, ningún sonido salvo Sierra volviendo al suelo a recoger un pedazo del paquete que estaba devorando. -Mira, es como un apretón de manos- Dijo finalmente – ¿Tu sabes, cuando alguien va por un apretón y tú no lo conoces, y él estira su mano, y tú solo sabes en ese momento si el apretón será sudoroso o no? Es así. -Entonces, lo que dices es que no sabes cómo explicarlo. -Yo si lo explique. -No, tú usaste sustantivos y verbos para formar una placentera pero ilógica idea. - Yo si lo explique- Ronan insistió, tan ferozmente que Sierra aleteo, segura de estar en problemas. -Es una pesadilla, hombre. Es cuando sueñas que te muerden y cuando despiertas te duele el brazo. Es eso. -Oh- Dijo Gansey- ¿Duele? A veces, cuando él sacaba algo del sueño, era en una carrera sin sentido que se sentía como el mundo real pálido e insaturado durante horas después. A vece no podía mover sus manos. A veces Gansey lo encontraba y pensaba que estaba borracho. A veces, si estaba borracho. -¿Eso es un sí? De todas maneras, ¿qué es esta cosa?-Gansey había recogido la caja de madera. Cuando giro una de las ruedas, uno de los botones al lado contrario, se oprimió. -Una caja de rompecabezas. -¿Qué significa eso? -Como mierda voy a saber. Así es como la llamaban en el sueño. Gansey miro a Ronan por encima del marco de sus gafas –No uses esa voz en mí. ¿No tienes ni idea, en absoluto? -Yo pienso que se supone que debe traducir cosas. Eso es lo que hacía en el sueño. De cerca los cortes eran letras y palabras. Los botones eran tan pequeños y las palabras tan precisas que era imposible ver cómo fue hecho. También era imposible como las ruedas pudieron ser introducidas dentro de la caja sin que en ella hubiera algún rastro de ello. -Latín de ese lado- Observo Gansey. La giro.-Griego aquí. Qué es eso…sanscrito, creo. ¿Es esto Copto? -¿Quién demonios sabe cómo luce el Copto?- Dijo Ronan.

-Tu, aparentemente. Estoy bastante seguro de que eso es lo que es. Y este lado con la rueda es nuestro. Bueno, nuestro alfabeto, esta acomodado para palabras en inglés. ¿Pero qué hay de este lado? El resto de estos son lenguas muertas, pero no reconozco esta. -Mira,- dijo Ronan, poniéndose de pie –Estas complicando excesivamente estoAcercándose a Gansey, tomo la caja. Giro una de las ruedas en el lado de inglés, y a la vez se empezaron a mover botones de los otros lados. Algo acerca de su progreso era ilógico. -Eso hace doler mi cabeza-Dijo Gansey Ronan le mostro el lado de inglés. Las letras formaban la palabra árbol. Lo giro hacia el lado de latín. Las letras cambiaron para mostrar bratus. Luego lo giro al griego. δένδρον. -Entonces, traduce el inglés a todos esos otros idiomas. Eso es “Árbol” en todos ellos. Sigo sin saber qué idioma es este. ¿T’ire? Eso no suena como…- Gansey se interrumpió, su conocimiento de rarezas lingüísticas parecieron agotarse. –Dios, estoy cansado-Entonces duerme.Gansey le dio una mirada. Era una mirada que preguntaba como Ronan, de todas las personas, podía ser tan estúpido para creer que dormir podía ser una cosa tan fácil de conseguir. Ronan dijo –Entonces, vayamos a La GranjaGansey le dio otra mirada. Era una mirada que preguntaba como Ronan, de todas las personas, podía ser tan estúpido para creer que Gansey aceptaría hacer algo tan ilegal tan falto de sueño. Ronan dijo –Entonces vamos por jugo de naranja. Gansey lo considero. El miro asía donde estaban sus llaves en el escritorio al pie de su planta de menta. El reloj que había al pie, una pieza vintage repelentemente fea que Gansey había encontrado junto a un basurero, marcaba las 3:32 -Bueno.- Dijo Gansey. Ellos fueron por un poco de jugo de naranja.

Capítulo 6:

-Eres sin duda una vagabunda telefónica-Dijo Blue Orla, sin ofenderse, contesto. –Tu solo estas celosa de que este no sea tu trabajo-No lo estoy. Sentada en el suelo de la cocina de su madre, Blue observo a su prima mayor mientras se ataba el zapato. Orla se alzaba por encima de ella con una camisa impresionante, tanto por su ajuste ceñido como por su estampado de cachemir. La bota de su pantalón era lo suficientemente anchas para ocultar pequeños animales. Agito el teléfono por encima de Blue en una hipnótica figura de ochos. El teléfono en cuestión era psíquica línea caliente que operaba en el segundo piso del 300 Fox Way. Por un dólar el minuto, los clientes recibían una amable mirada de su futuro, un poco muy amable si era Orla la que contestaba. Todos en la casa tomaban turno para contestar. Todos, menos Blue. El trabajo de verano de Blue no incluía ninguna percepción extrasensorial. De hecho, trabajar en Nino’s habría sido insoportable si ella poseyera más de cinco sentidos. Blue generalmente tenía como regla, el no hacer cosas que detestara pero ella detestaba trabajar en Nino’s y tenía que renunciar. O hacerse despedir. Ser mesera requería paciencia, una sonrisa permanente y convencible y la habilidad de sonreír mientras se mantenían las sodas de dieta hasta el tope. Blue solo poseía uno de estos atributos en cualquier momento, y nunca era el que necesitaba. No ayudaba que la clientela de Nino’s fuera mayormente chicos de Aglionby, quienes comúnmente pensaban que la grosería era alguna clase de coqueteo. El problema era que pagaban bien.

-Oh, por favor- Dijo Orla –Todos sabemos porque estas tan irritable. Blue se levantó para hacerle frente a su prima. Aparte de su larga nariz, Orla era hermosa. Tenía largo cabello castaño coronado por una diadema bordada, un rostro largo atravesado por un pircing en la nariz y unas plataformas que hacían aún más largo su cuerpo. Incluso parada el metro y cincuenta-y-dos centímetros de Blue solo le llegaban a la garganta café oscuro de Orla. -No me importa ser psíquica o no- lo que era parcialmente verdad. Blue no envidiaba la clarividencia de Orla. Ella envidiaba la habilidad de ser diferente sin siquiera intentarlo. Blue tenía que intentarlo. Mucho. De nuevo agitando el teléfono –No me mientas, Blue. Puedo leer tu mente. -Tú no puedes- Blue replico duramente, cogiendo su descascarada billetera del mesón. Solo porque ella no fuera psíquica no significaba que ella no tuviera idea sobre el proceso. Miro al reloj del horno. Casi retrasada. Apenas a tiempo. –A diferencia de otras personas, mi sentido de autoestima no está ligado a mi trabajo. -Ooooooooooh- Orla cacareo como una cigüeña mientras bajaba por el pasillo. Ella cambio su acento de Henrietta por una versión estirada del Old South –Alguien ha estado pasado demasiado tiempo con Richard Campbell Gansey, tercero. “mi sentido de autoestima no está ligado a mi trabajo”-El ultimo pedazo lo dijo con la más exagera impresión del acento de Gansey, Sonaba como un versión borracha de Robert E. Lee. Blue adelanto a Orla en la puerta el frente. – ¿Esto es porque te llame vagabunda telefónica? No me arrepiento de haberlo hecho. Nadie necesita oír su futuro en la voz que haces. Mama, dile a Orla que me deje. Me tengo que ir. Desde su lugar en la sala de lectura, Maura levanto la mirada. Ella era una versión un poco más alta de su hija, sus facciones eran suaves donde las de Blue eran agudas. – ¿Vas a Nino’s? ven y toma una carta. A pesar de su tardanza, Blue no se podía resistir. Solo tomara un momento. Desde que era pequeña, ella amaba el ritual de tomar una sola carta. A diferencia de la lectura completa del Tarot Céltico que usualmente su madre asía para sus clientes, la lectura de una sola carta que hacía para Blue era juguetona, amorosa y breve. No era tanto una experiencia de clarividencia sino una historia para dormir de 30 segundos en la que Blue siempre era la heroína. Blue se unió a su madre, su reflejo apenas visible en el cristal de la mesa. Sin levantar la mirada de las cartas, maura le dio un apretón de manos a Blue y giro una carta aleatoriamente. -ah, aquí estasEra la carta de copas, la carta que Maura siempre decía que le recordaba a Blue. En este mazo, el arte era un joven de rostro fresco sosteniendo una copa salpicada de

Joyas. Las cartas de copas representaban elaciones, amor y amistad, la cara hacía referencia a nuevas y nacientes posibilidades. Esta historia para dormir en particular, era una que Blue había oído millones de veces. Podía anticipar las exactas palabras que diría su madre: Mira todo el potencial que tiene dentro. Blue la corto antes de que pudiera hablar. -Cuando todo el potencial empezará a ser algo real-Ah, Blue-No uses el ‘Ah, Blue’ en mi- Blue soltó la mano de su madre –Yo solo quiero saber cuándo dejara de ser un potencial y se convertirá en algo masMaura enérgicamente devolvió la carta al mazo –Quieres la respuesta que te va a gustar o la realBlue carraspeo. Ella solo quería una respuesta. -Tal vez ya eres algo más. Tú haces a otros psíquicos tan poderosos solo por estar ahí. Tal vez el potencial que traes a los demás es potencial. Blue había sabido toda su vida que ella era una rareza. Y era agradable ser útil. Pero no era suficiente. No era su, algo más. Fríamente dijo –No voy a ser solo un ayudanteEn el pasillo, Orla dijo de nuevo en el acento de Gansey –“No voy a ser un ayudante” entonces deberías dejar de salir con millonariosMaura hizo un Tssss de mal genio entre los diente – ¿Orla, no tienes una llamada que hacer?-No importa. Me voy a trabajar.- Dijo Blue, tratando de que las palabras de Orla no le afectaran. Pero era verdad que era más interesante en la escuela que rodeada de psíquicos y chicos ricos. No, ella pensó, No, no es acerca de eso. No es acerca de lo que haga, es acerca de

lo que soy. Se sentía un poco débil. Era más fácil cuando Adam, el más pobre de todos, se parecía más a ella. Ahora se sentía como si ella tuviera algo que probar. Los otros eran El Equipo Poder y ella se suponía que debía de ser Equipo Ingenuidad o algo. Su madre agito una carta asía ella –Adiós. ¿Volverás para cenar? Hare crisis de la mediana edad-Oh- Dijo Blue –Creo que tendré un poco. Si ya la estás haciendoCuando Blue llego a Nino’s descubrió que Gansey, Adam, Noah y Ronan ya estaban en una de las mesas grandes en el fondo. Ya que ella no podía ir a ello, ellos trajeron la discusión de Glendower a ella. Ha! Ella pensó Toma eso Orla! Adam y Gansey estaban sentados en el sillón naranja contra la pared. Noah y Roana en sillas al frente. Como un raro centro de mesa, una caja de madera era el

Foco de la luz verde que colgaba. Un montón de diccionarios de lenguas extranjeras lo rodeaban. Con esfuerzo, Blue compara esta imagen de los chicos con la de la primera vez que los vio. Ellos no solo habían sido extraños en ese entonces, ellos habían sido el enemigo. Era difícil recordar verlos de esa manera. Cual fuera su crisis de identidad, parecía estar en su casa, no cuando estaba con los chicos. Ella no hubiera podido predecir eso. Blue llevo un jarrón de té helado a la mesa. – ¿Qué es eso?-Jane!- Gansey dijo alegremente. -Es una caja mágica- Dijo Adam -Hará tu tarea- añadió Noah -Y ha estado saliendo con tu novia- Concluyo Ronan Blue frunció el ceño – ¿Están todos ustedes borrachos? Ellos ignoraron su pregunta y le demostraron cómo funcionaba la caja de madera. Ella estaba menos sorprendida de lo que la mayoría de la gente hubiera estado de saber que era una caja mágica de traducción. Estaba más sorprendida de saber que los chicos habían traído los otros diccionarios. -Queríamos saber si siempre tenía razón- Dijo Gansey-Y parece que si-Espera- replico Blue. Dejo a los chicos para tomar la orden de una pareja en la mesa catorce. Ambos querían té helado. Nino’s era inconfundiblemente famoso por su té helado, incluso había un letrero afuera que proclamaba ser el mejor té helado de todo Henrietta, a pesar de que de hecho el proceso de hacer el té no era nada especial. Los chicos del cuervo se dejan comprar muy fácil por la propaganda, ella pensó. Cuando regreso, se sentó al pie de Adam, quien toco su muñeca. Ella no sabía qué hacer en respuesta. ¿Tocarlo a él? El momento pasó. Se molestó con su cuerpo por no darle la respuesta correcta. – ¿Cuál es ese otro idioma?- pregunto. -No lo sabemos- Dijo Gansey, con su pitillo en la boca. – ¿Por qué es tan bueno el té aquí?-Porque yo escupo en él. Déjame ver esta cosa- Ella cogió la caja. Tenía un poco de peso, como si tuviera millones de piezas por dentro funcionando. En realidad, se sentía demasiado, como el diario de Gansey sobre Glendower. Había sido perfectamente soñado, no lo ella esperaría de Ronan. Cuidadosa mente con los dedos, en los fríos diales, Blue movió el lado de inglés para que se leyera Blue. Botones se movieron y ruedas giraron al otro lado de la caja, fluido y silencioso. Blue la giro lentamente para leer lo que decía: Hyacinthus, Celea. Un lado estaba en blanco.

Gansey apunto a cada uno de los lados y le dijo que idioma eran. –Latín, Copto, Sanscrito, algo que no sabemos y esto se supone que es griego. ¿No es gracioso que este en blanco? Burlonamente Ronan dijo –No, los antiguos griegos no tenían una palabra para azul (Blue)Todos en la mesa lo miraron. -¿Qué diablos, Ronan- Dijo Adam -Es difícil de imaginar- Gansey musito – como está clara evidencia histórica nunca llego a nuestro trabajos de la escuela-Ellos nunca hicieron la pregunta correcta- Ronan replico. En el frente del restaurante, la puerta se abrió. Blue era la encargada de ubicar a las nuevas personas, pero permanecía junto a la mesa, con el ceño fruncido hacia la caja. -Tengo la pregunta adecuada. ¿Cuál es el idioma de este lado?- Dijo. La expresión de Ronan era petulante. Gansey inclino la cabeza –No lo sabemosBlue apunto a Ronan, quien curvo un labio. –Él lo sabe. En algún lugar de su cabeza. Lo se.-No sabes una mierda- Dijo Ronan. Hubo una breve pausa. Era verdad que este tipo de veneno no era inusual en Ronan. Pero había pasado mucho tiempo desde que lo había usado en Blue. Ella se irguió, todo le hormigueaba. Gansey dijo, muy lento –Ronan, tú nunca le volverás a hablar a Jane de esa maneraAmbos, Adam y Blue, miraron a Gansey, quien concentraba su mirada en una servilleta. No era lo que había dicho, sino como no miraba a nadie mientras lo decía, lo que hizo el momento extraño. Blue, sintiéndose extrañamente caliente alrededor de las mejillas, le dijo a Gansey –Yo no necesito que me defiendas. Tu no pienses -Esto iba directamente dirigido a Ronan- que te dejare hablarme de esa manera. Especialmente no cuando estas cabreado de que yo tenga razónMientras se dirigía hacia el frente, escucho a Adam decir –Eres un idiota- y Noah se rio. Su ánimo se hundió cuando se dio cuenta a quien le correspondía atender: Joseph Kavinsky. Él era inconfundible: El tipo de Chico Cuervo que provenía claramente de otro lugar. Todo acerca de sus facciones, su larga nariz, los ahuecados ojos, los pesados parpados; la profunda curva de sus cejas. No era nada como las caras del valle en el que ella había crecido. Como muchos de los Chicos Cuervo, llevaba gigantes gafas de sol, cabello en punta, un pequeño arete, una

Cadena alrededor de su cuello y una camisa esqueleto blanca. Pero a diferencia de los otros Chicos Cuervo, él aterrorizaba a Blue. -Hola, Muñeca- saludo a Blue. Él ya estaba parado muy cerca, inquieto. Él siempre se estaba moviendo. Había algo irregular y vulgar en la forma de la línea de sus labios, como si él se la fuera a tragar si ella se acercaba demasiado. Ella odiaba su olor. Él era famoso, incluso en su escuela. Si querías algo para pasar tu examen, él lo tenía. Si querías pasar por enfermo, él lo podía conseguir, si querías algo que te hiciera daño, el seria. -No soy una muñeca- dijo Blue fríamente, tomando un menú plastificado. Su rostro ardía de nuevo. – ¿Mesa para uno?Pero él no estaba siquiera escuchándola. Se balanceo sobre sus talones, levantando su barbilla para ver quien más estaba en el restaurante. Sin volverla a mirar, dijo – Mi grupo ya está aquí- Se alejó. Como si ella nunca hubiera estado ahí. Ella no estaba segura si podría perdonar a Kavinsky por siempre buscar una manera de hacerla sentir insignificante. O perdonarse a sí misma, por saber que iba a pasar y ser incapaz de protegerse a si misma. Ella devolvió el menú a la mesa y se quedó parada ahí por un segundo, odiándolos a todos, odiando este trabajo, sintiéndose extrañamente humillada. Tomo un largo respiro y relleno el té de la mesa catorce. Kavinsky se dirigió directamente a la gran mesa de atrás y la postura de los chicos cambio drásticamente. Adam miraba a la mesa con un forzado desinterés. Borrosamente Noah hundió su cabeza entre sus hombros pero no pudo quitar la vista del recién llegado. Gansey se irguió, apoyándose contra la mesa, había algo amenazador más que respetoso en su postura. Ronan, de alguna manera, fue el que más se transformó. A pesar de sus posición casual, continuaba con los brazos cruzados, sus hombros estaban llenos de tensión. Algo acerca de sus ojos era feroz y vivo de la misma manea que habían estado cuando lanzaron el avión en el campo. -Vi tu POS en el frente- Kavinsky le dijo a Gansey. –Y recordé que tengo un regalo para ti Lynch- Riendo dejo caer una pila enmarañada delante de Ronan. Roana miro e regalo, una ceja arriba en glorioso desdén. Inclinándose hacia atrás, tomo uno de los bordes, revelando que era una colección de manillas idénticas a las que él estaba usando. -Qué lindo, hombre- Ronan levanto una más alto, como si fuera un espagueti. –Van con todo-Como tu mama- Kavinsky acepto con humor. -¿Que se supone que haga con ellas?-

-Qué diablos voy a saber. Solo pensé en ti. Regálalas. Mierda de conejo blanco-Elefante- murmuro Gansey. -No hables de política, Dick- Kavinsky replico. Pego una palmada en la cabeza rapada de Ronan y la froto. Ronan parecía estar listo para morderlo. –Bueno, me voy. Tengo cosas que hacer. Disfruten su club de lectura señoritasÉl ni siquiera miro a Blue al salir. Que no te esté coqueteando es algo bueno. Se dijo a sí misma. Se sentía invisible. Como si nadie la viera. ¿Era así como se sentía Noah? -La única cosa que me da gracia es pensar en el trabajo que tendrá cuando tenga treinta en una renta de autos usadosRoana, con la cabeza baja, seguía estudiando las manillas. Una de sus manos estaba en puño. Blue se preguntaba el verdadero significado del regalo de Kavinsky. Se preguntaba si roana lo sabía. -Como dije- Gansey murmuro. –Problemas-

Capítulo 7: El Hombre Gris odiaba su actual auto rentado. Tenía la impresión de que no había sido manejado por humanos lo suficiente cuando era joven, y ahora nunca sería placentero estar en él. Desde que lo recogió, trató de morderlo muchas veces y había pasado una considerable cantidad de tiempo resistiendo sus esfuerzos para lograr el límite de velocidad. También, era champagne. Ridículo color para un carro. Él lo habría devuelto por otro, pero el Hombre Gris, tenía la meta de pasar lo más desapercibido que pudiera. Su anterior alquiler había adquirido una infortunada y posiblemente incriminante mancha en el asiento trasero. Mejor conservar la distancia entre el automóvil y él. Después de llenar el auto con las máquinas y diales de Greemantle, el Hombre Gris entró en una búsqueda inútil electrónica. Él no encontraba terrible el hecho de que las luces parpadeantes y las alarmas no estuviesen apuntando un camino coherente hacia Greywaren. Henrietta poseía encantos considerables. El centro de la ciudad estaba poblado por delicadas y grasientas tiendas de sándwiches y agresivas tiendas de chatarra, porches balanceados hacía atrás y columnas cuadradas, todos los edificios aburridos pero organizados tal libros de biblioteca. Él miro con curiosidad por la ventana del auto mientras pasaba. Residentes sentados en sus sillas le miraron de vuelta. Las maquinas siguieron siendo inservibles, así que parqueó la Monstruosidad Champagne en la esquina de la droguería, la cual anunciaba ¡El mejor atún en la ciudad! Ordenó un sándwich y un batido a una chica de labios rojizos, y al inclinarse en el intachable mostrador de acero, se fue la luz. La chica de labios rojizos le pego un puñetazo a la ahora inactiva máquina de batidos y maldecir en un suave acento que lo hizo sonar cariñoso. Ella aseguró, -Volverá a encender en un minuto- Todas las estanterías, cartas de felicitación y farmacéuticos se veían misteriosos y apocalípticos a la indirecta luz proveniente de las ventanas delanteras.

-¿Esto sucede con mucha frecuencia?-Desde este verano, sí señor. Se va. Se sobrecarga, también, explota los transformadores y todo se prende en fuego. Enciende las luces del estadio, también, abajo en Aglionby, cuando nadie está ahí para un juego. Seguro, todos estos terribles chicos se van en verano. Bueno, la mayoría de ellos. Pero usted no se quedará, ¿o si?-Unas cuantas semanas-Entonces estará aquí para el cuatro- El hombre de Gris tuvo que traer su calendario mental. Él no celebraba muchas festividades. -Ven hasta aquí y observa el show del condado- Ella dijo, dándole a su mediomezclado batido un imprevisto tirón. -Tienes una buena vista de los juegos pirotécnicos del juzgado. No seas engañado por estos otros.-¿Los otros que la gente hace en casa?-Los de Aglionby - Ella dijo. -Algunos de estos chicos vuelan toda esta clase de cosas que no debería de tener, aterrorizar a las ancianas. Aún no sé porque el sheriff no lo detiene.-¿A quién?- El hombre de Gris estaba interesado en como el plural Aglionby, repentinamente se convirtió en el singular Él. Ella parece estar en un sueño, observando automóviles ir lentamente por el gran cristal de las ventanas. Eventualmente, ella continuó, -Probablemente es la culpa de HEPCO; ellos sabían que sus alambres eran viejos, pero ¿los reemplazan? No.- Él parpadeó en el repentino giro que tuvo la conversación. -¿HEPCO?-¿Perdón? Oh, La compañía de energía eléctrica de Henrietta. (Henrietta Electric Power Company// Compañía de Energía Eléctrica de Henrietta)- Solo que, con su acento sonaba como Kompañia elecktrica de Henretta, Como si la invocara con su voz, la electricidad volvió a funcionar. -Oh, ya ha vuelto. Te dije que no era nada de qué preocuparse-Oh,”-El hombre de Gris dijo, con una ojeada a las estupendas luces fluorescentes, No estaba preocupado.- Ella rio por lo bajo. Era una profunda y satisfecha risa.Claro que no.El atún estaba bueno. Era lo único que había comido desde que llego, sin embargo, no podía decir que era el mejor en la ciudad. El continuó conduciendo. Casas victorianas se convirtieron en campo mientras cruzaba la interestatal, pasando graneros con campanarios y granjas blancas, cabras y disfuncionales camiones de carga. Todo estaba pintado en la misma paleta de colores, semi verdes rojizos y profundo verde rojizo; incluso la basura lucía

Como si hubiese crecido de las colinas inclinadas. Únicamente las montañas lucían fuera de lugar, fantasmas azules en cada horizonte. Para la sorpresa del hombre de Gris, los medidores de Greenmantle parecían llegar a un acuerdo. Lo guiaron dentro de una calle trasera. Excursionistas y buzones asomaron del suelo. Su celular sonó. El estómago del hombre de Gris se retorció. El celular sonó solo 2 veces. Llamada pérdida. Su hermano no tenía intención de que el respondiera; él simplemente quería esto: El Hombre Gris detuviera el auto, pensando en sí debería devolver la llamada. Pensando si su hermano llamaría de vuelta. Desenredando los hilos de sus entrañas. Finalmente, un Labrador Retriever ladrando en la puerta lo devolvió a la tierra. Metió el teléfono en la guantera del auto, fuera de su vista. De vuelta a los aparatos de Greenmantle. Ellos lo condujeron a una casa amarilla con un garaje abierto vacío. Con el lector EMF en una mano y un magnetómetro de Celsius en la otra, escaló dentro del calor y siguió el campo energético. Se inclinó bajo un desolado tendedero. Había una casa para perros, pero ningún perro. El aire estaba seco, con el complicado aroma de un campo de maíz, pero no había maíz. Recordó el siniestro presentimiento que tuvo en la droguería cuando se fue la luz. En el patio trasero había un ambicioso jardín de vegetales con siete filas de florecientes- tomates, granos, guisantes y zanahorias. Las siguientes cuatro filas no eran tan productivas. Mientras seguía, cada una de las filas, se hacían más delgadas. Las tres finales eran solo un pedazo de tierra apuntando asía campos lejanos. Unas cuantas viñas disecadas caían de los palos de bombo, no eran más que esqueletos. Los instrumentos guiaron al Hombre Gris hacía un rosal plantado en el otro lado de las líneas muertas, directamente en frente de un concreto bien cubierto. A diferencia de las ramas secas, la rosas estaban hiper-vivas. Sobre un ordinario tronco verde, docenas de retorcidos retoños se mezclaban unos con otros. Los nuevos retoños llenos de malevolente espinas rojas. El resultado final de este furioso crecimiento fue la aparición de unos nudos negruzcos sobre las ramas. Muerte. La rosa estaba creciendo para morir. El Hombre Gris estaba impresionado por lo incorrecto que era eso. Unas cuantas ondas de los medidores confirmaban que la energía estaba centrada directamente en el arbusto o el suelo debajo. Una anomalía en la energía podría posiblemente explicar su horroroso sobre crecimiento. Él no vio, de alguna manera, cómo podría estar conectado a Greywaren. A menos que…

Miro hacía la casa, dejo sus máquinas en el suelo. El lector EMF gritó, con una furiosa luz roja. El lector magnetómetro se disparó rápidamente. Aire frio salió de la impenetrable y oscura entrada. Él tenía una linterna en el automóvil, pero no pensó que empezaría temerle a la oscuridad. Contempló lo que necesitaría para recuperar un objeto escondido en un hueco, si es que se convertía en eso. Tan de repente como empezaron, ambas maquinas se callaron. Sorprendido, les dio un giro experimental en su brazo – nada. Los cargó alrededor del rosal. Nada. Los colgó sobre el hueco. Nada. Cual fuera el despliegue de energía que había traído hasta aquí, se había ido. Era posible, pensó, que el Greywaren era algo que trabajaba en pulsaciones, y se había apagado desde su escondido lugar en el hueco. Pero era más posible, pensó, que esto tenía relación con el pequeño problema de HEPCO. La misma energía que afectaba el estadio podría afectar también aquí. Escapando de esta fuente de agua. De alguna forma envenenando esa negruzca rosa. El Hombre Gris, limpió un brillo de sudor del respaldo de su cuello, y se enderezó. Tomó una foto de la rosa con su celular. Y se dirigió a su auto.

Capítulo 8: Adam Parrish tenía problemas incluso más grandes que los sueños de Ronan. Para empezar, su nueva casa. Estos días, él vivía en una pequeña habitación debajo de la rectoría de St. Agnes. Todo el lugar había sido construido en los setenta y se veía como tal. Adam estaba constantemente golpeando su cabeza heroicamente contra techos desnivelados y clavándose astillas letales en sus calcetines. Todo el cuarto tenía ese olor a casa vieja, mosto* de yeso, polvo de madera y flores olvidadas. Él había conseguido los muebles: un colchón plano de IKEA en el suelo, contenedores de plástico y cajas de cartón como mesa de noche y escritorio, una alfombra que encontró en descuento por tres dólares. No era nada, pero era la nada Adam Parrish. Como la odiaba y la amaba. Lo orgulloso que estaba de ella, lo miserable que era. La nada de Adam Parrish carecía de aire acondicionado. No había forma de escapar el calor del verano en Virginia. Él estaba muy familiarizado con la sensación del sudor resbalando por el interior de su pierna. Y luego estaban los tres trabajos a medio tiempo que pagaban por su mensualidad en Aglionby. Él se recargaba de trabajo para poder permitirse un otoño tranquilo cuando empezara la escuela. El solo pasaba dos horas en el más fácil e los trabajos, Boyd’s Body & Paint, LLC, remplazando cojines, cambiando aceites y descubriendo lo que causaba ese sonido ahí, no, ahí. Y ahora, a pesar de estar afuera, él estaba arruinado. Pegajoso y adolorido, pero por encima de todo, cansado, siempre cansado. Pequeñas luces bailaban en la esquina de su visión mientras aseguraba su bicicleta en las escaleras afuera de su casa. Deslizando el revés de su sudorosa mano sobre Su aún más sudorosa frente, subió las escaleras y se dio cuenta que Blue lo estaba esperando al final.

Blue Sargent era bonita de una manera que era físicamente dolorosa para él. Estaba atraído a ella como ataque al corazón. Actualmente, ella estaba sentada contra su puerta en leggings de encaje y una túnica hecha de una camisa grande y destrozada de los Beatles. Ella estaba pasando las páginas del ahorrador del supermercado distraídamente, pero lo dejo a un lado cuando vio a Adam. La única trampa era que Blue era otra cosa problemática. Ella era como Gansey, quería que Adam diera razones. ¿Tú qué quieres, Adam? ¿Qué necesitas, Adam? Querer y necesitar eran palabras que cada vez se volvían más pequeñas: Libertad, autonomía, un saldo bancario estable, un apartamento brillante en un ciudad sin polvo, un brillante auto negro, tocino para desayunar, coger a Blue de la mano, una hora de sueño, papel para el baño, desodorante, una soda, un minuto para cerrar sus ojos. ¿Qué quieres, Adam?

Sentirme despierto cuando mis ojos están abiertos. -Oye- ella dijo –Tienes correoÉl sabía. Él ya había visto el ignorado y sellado sobre marcado con el logo de la Academia Aglionby. Por dos días, había estado pasando sobre el, como si fuera a desaparecer si fingía no notarlo. Él ya había recibido sus calificaciones y el sobre no era lo suficientemente gordo para ser la información de la recaudación de fondos trimestral. Podría ser solo un banquete de alumnos antiguos o un anuncio del anuario. La escuela siempre estaba enviando noticias sobre oportunidades para intensificar la experiencia en Aglionby. Ropa de verano con un estampado del cuervo. Estos Adam los botaba. Estaban destinados a los ojos opulentos de padres en casas decoradas con fotos enmarcadas de sus hijos en las paredes. Pero esta vez, él no pensaba que fueran la notificación de la recaudación de fondos. Él se detuvo para recogerlo, luego vacilo, con los dedos en el picaporte. -¿Vas a entrar? Necesito ducharmeHubo un latido. Esto era más fácil, Adam pensó de repente, cuando no nos

conocíamos. -Puedes hacerlo. No me importa. Solo quería venir a saludarte antes que comenzara mi turnoEl giro la llave de la puerta y los dos entraron. Pararon en el centro de la habitación, el único lugar que podían estar los dos de pie sin agacharse. -Entonces,- Ella dijo. -Entonces- Él dijo.

-¿Qué hay de nuevo en el trabajo?Adam se esforzó por pensar en una anécdota. Su mente era una caja que el reiniciaba al terminar sus turnos. -Ayer Boyd me pregunto si quería ser su mecánico para la temporada que viene. Temporada de Rally.- Había sido una propuesta halagadora. La mayoría de mecánicos que viajaban con Boyd habían estado en el negocio mucho más que Adam. -dijiste que no- Blue adivino. Él la miro. Él no podía leerla tan fácil como podía con Gansey. Él no podía decir si ella estaba satisfecha o decepcionada. -Voy a ir a la universidad- el no añadió que no se estaba matando en Aglionby para terminar como un elegante mecánico. Que hubiera sido suficiente, si el no supiera lo que había afuera. Si él no hubiera crecido tan cerca de la Academia Aglionby. Si tú nunca viste las estrellas, las velas eran suficientes. Ella metió un dedo del pie en una bomba de combustible medio reconstruida que estaba puesta sobre periódicos. –SipHabía algo ahí, acechando detrás de su respuesta, cierta angustia privada. El toco el rostro de ella. -¿Pasa algo?No era justo. Él sabía que su toque los distraería a los dos de la pregunta. Bastante segura, Blue cerró los ojos. El presiono la palma de su mano contra su mejilla fría, luego, después de una pausa, bajo a su cuello. Su mano era muy consciente de lo que estaba sintiendo: los cabellos en la base de su cuello, la pegajosidad de su piel que venia del recuerdo del sol. El bulto de su garganta cuando pasaba saliva. El le cogió la mano con la que tenía libre, acercándola a él. Cuidadosamente. Ahora ella estaba apretada contra él, lo suficiente para que el fuera consciente de su propia camiseta sudada. Su mentón descasaba en la cima de la cabeza de Blue. Los brazos de ella estaban a flojamente alrededor de Adam; el sentía el aliento de Blue calentar la tela de su camisa. Él no podía olvidar que el hueso de su cadera estaba presionado contra ella. No era suficiente. Le dolía el interior. Pero había una línea que él no tenía permitido cruzar, y él no estaba seguro de donde empezaba. Seguramente esto era cerca. Él se sentía peligroso y cinético. Luego los dedos de Blue presionaron cuidadosamente su espalda, sintiendo su espina. Él no había ido tan lejos, entonces. Él se inclinó para besarla. Blue se despegó de sus brazos. Para ser exactos, ella se tropezó en su afán por escaparse. Su cabeza se golpeó contra el techo inclinado. -Dije que no- Ella jadeo, con una mano en la parte de atrás de su cráneo.

Algo se hirió en él. –Como hace seis semanas-¡Sigue siendo no!Se miraron el uno al otro, ambos heridos. -Solo,- ella dijo -…solo, sin besos.El aún estaba dolido. Su piel era una constelación de terminaciones nerviosas. –No entiendo.Blue se tocó los labios como si ellos se hubieran besado. –Yo te dijeEl solo quería una respuesta. Él quería saber si era el, o si era ella. Él no sabía cómo preguntar, pero lo hizo de todos modos. – ¿Algo…te paso?El rostro de Blue se quedó inexpresivo por un minuto. -¿Qué? Oh. No. ¿Tiene que haber una razón? ¡La respuesta es solo no! ¿Eso no es suficiente?La respuesta correcta era sí. Él sabía. Pero la respuesta real era que él quería saber si tenía mal aliento o si ella seguía con él solo porque él había sido el primero en decirle o si había otra cosa que él no estaba considerando. -Voy a tomar una ducha- él dijo. Trato de que no sonara como si aún estuviera herido, pero lo estaba, y sonó como tal. –¿Vas a estar aquí cuando salga? ¿A qué hora empieza tu turno?-Esperare- Ella trato de que no sonara como si aún estuviera herida, pero lo estaba y sonó como tal. Mientras Blue miraba unos pocos mapas que Adam tenía en su mesa de noche de platico, Adam se paró bajo una ducha fría hasta que su corazón dejo de estar furioso. ¿Qué quieres, Adam? Él ni siquiera lo sabía. Desde el interior de la vieja ducha inclinada, el capto una medio-imagen de el en el espejo y se sobresaltó. Por un momento algo acerca de su propio reflejo le había parecido incorrecto. Sus ojos abiertos de par en par y rostro demacrado le devolvían la mirada agitados, pero no inusuales. Y solo así, él estaba pensado en Cabeswater de nuevo. Algunos días el sentía que no pensaba en nada más. El no poseía muchas cosas en la vida, poseerlas propiamente, que fueran de él y de nadie más, pero ahora lo hacía. Había sido hace poco menos de un mes que él había ofrecido su sacrificio a Cabeswater para poder despertar la Línea Ley de Gansey. Todo el ritual se sentía confuso y surreal en su mente, como si se hubiera visto a si mismo actuar en un televisor. Adam había ido totalmente preparado para hacer su sacrificio. Pero no estaba del todo seguro de que tan específico había sido lo que había dicho: Yo seré tus manos. Yo seré tus ojos. Hasta ahora no había pasado nada, no realmente. Que era casi peor. Él era un paciente con un diagnostico que no podía entender.

En la ducha, Adam paso una uña por su piel bronceada. La línea de su uña fue de blanco a rojo rabia en un segundo, mientras él la estudiaba se dio cuenta de que había algo extraño en la manera que caía el agua a su alrededor. Como si estuviera en cámara lenta. El siguió el curso con la mirada hasta arriba y se quedó mirando la ducha. Sus pensamientos eran una confusión de traslucidas gotas aferrados al metal y lluvia cayendo de hojas verdes. Parpadeo. No había nada extraño con el agua. No había hojas. El necesitaba dormir un poco antes de que hiciera algo estúpido en el trabajo. Saliendo de la ducha, su espina dolía, sus hombros dolían, su alma dolía, Adam se secó y se vistió lentamente. El temía… ¿esperaba?...que Blue se hubiera ido después de todo, pero cuando abriola puerta, secando su cabello, descubrió que ella estaba en la puerta, hablando animadamente con alguien. El visitante resulto ser la secretaria de St. Agnes, su cabello negro se rizaba con la humedad. Ella probablemente tenía un título oficial que Ronan sabía, Sub-monja, o algo, pero Adam solo la conocía como Mrs. Ramírez. Ella parecía hacer todo lo que una iglesia necesitaba. Ósea la misa. Incluyendo recoger el cheque de la renta de Adam. Cuando Adam la vio, su estómago se desplomo. Esta lleno con la seguridad de que su último cheque había rebotado. Ella le diría que había fondos insuficientes, y Adam lucharía por poner dinero en el bostezante agujero de la cuenta, y luego el tendría que pagar un tarifa de cheque rechazado al banco y la señorita Ramírez, atrasándose en su renta del otro mes, u circulo interminable de insuficiencia. Con la voz delgada, preguntó -¿Qué puedo hacer por usted señora? La expresión de ella cambio. No estaba segura de cómo decir lo que había venido a decir. Los dedos de Adam se tensaron en el pomo de la puerta. -Oh, cariño,- ella dijo –solo quiero que sepas sobre la renta de tu habitación aquíEstoy jodido, él pensó. No más. Por favor, no puedo soportarlo más. -Bueno, nos ha llegado un nuevo…valoración de impuestos,- ella empezó. –Para este edificio. Y sabes que te cobramos como sin fines de lucro. Entonces…tu renta va a cambiar. Va a estar en el mismo porcentaje de, uh, los costos del edificio. Es doscientos dólares menos.Adam escucho doscientos dólares y marchito, y luego escucho el resto y pensó que debía haber entendido mal. -¿Menos? ¿Cada año?-Cada mes-

Blue se veía encantada, pero Adam o podía aceptar que su renta se hubiera reducido a dos tercios. Dos mil cuatrocientos dólares al año, repentinamente cortados. Su dudoso acento de Henrietta salió antes que él pudiera hacer algo para detenerlo. -¿Qué es lo que dices que está cambiando? -Valoración de impuestos- ella se rio a su desconfianza. –Esos impuestos normalmente no se quedan en el lado feliz ¿Verdad?Ella espero que Adam contestara, pero él no sabía que decir. Finalmente, se las arregló para decir,-Gracias, señoraMientras Blue cerraba la puerta, él se desplazó al centro de la habitación. El seguía sin poder creérselo. No, no lo creería. Simplemente no tenía sentido. El cogió la carta de Aglionby. Hundiéndose en su colchón, la abrió finalmente. Efectivamente su contenido era muy delgado, solo una carta en la letra de Aglionby. No le tomo mucho entender el mensaje. El año siguiente la pensión aumentaría para cubrir costos adicionales, mientras que su beca no lo haría. Ellos entendían que la pensión presentaba una dificultad para él, y él era un estudiante excepcional, pero tenían que recordarle, con toda la amabilidad posible de que la lista de espera para entrar a Aglionby era bastante larga, poblada de estudiantes excepcionales que podían pagar la pensión completa. En conclusión, le recordaban al señor Parrish que tenía que pagar el cincuenta por ciento de la pensión en lo que quedaba del mes para mantener su lugar en Aglionby. La diferencia entre la pensión de este año con la del otro era de veinticuatro mil dólares. Ese número otra vez. No podía ser una coincidencia. -¿Quieres hablar de eso?- Blue pregunto, sentándose junto a él. Él no quería hablar de eso. Gansey tendría que estar detrás de todo. Él sabía que Adam nunca aceptaría dinero de él, así que él se ingenió todo esto. Persuadió a la señora Ramírez de aceptar un cheque y manufacturar una valoración de impuestos para no dejar pistas. Gansey debió haber recibido una carta igual hace dos días. El alza no debió haber significado nada para él. Por un breve momento, él se imaginó la vida como debía vivirla Gansey. Las llaves del auto en su bolsillo. Los zapatos nuevos en sus pies. La mirada sin importancia a las cuentas mensuales. Ellos no podían herir a Gansey. Nada podía herirlo; la gente que dice que el dinero no lo compra todo no han visto a nadie tan rico como los chicos de Aglionby. Ellos son intocables, inmunes a los problemas de la vida. Solo la muerte no puede ser comprada con sus tarjetas de crédito. Algún día, Adam pensó miserablemente, algún día ese seré yo.

Pero esta artimaña no era correcta. Él nunca le pedirá ayuda a Gansey. Adam no está seguro como habría pagado la elevación de la pensión, pero no así, no con el dinero de Gansey. Él se lo imagino: un cheque doblado sobre la mesa, se lo guardaría rápidamente, sin que sus miradas se cruzaran. Gansey aliviado de que Adam por fin tuviera sentido común. Adam incapaz de decir gracias. Él se dio cuenta que Blue lo estaba mirando, los labios fruncidos y las cejas juntas. -No me mires así- él dijo -¿Así cómo? ¿No tengo permiso de preocuparme por ti?Calor se escapó entre sus dientes. –No quiero tu lastimaSi Gansey no tenía permitido sentir lastima por él, Blue desde luego no lo tendría permitido. Ella y Adam estaban en el mismo bote, después de todo. ¿No estaba ella yendo a trabajar, al mismo lugar del que él había recién vuelto? -Entonces no seas miserable- Dijo Blue. La rabia subió por su cuerpo, controlándolo instantáneamente. Era una emoción binaria en la familia Parrish. No algo como un poco loco. Solo nada y luego esto: Furia por todos lados. -¿Qué es miserable acerca de mí? dime que es miserable- él se puso de pie- ¿es porque trabajo por todo lo que tengo? ¿Eso es lo que me hace miserable y a Gansey no?- el arrugo la carta – ¿Es porque no tengo esto regalado?Ella no retrocedió, pero algo brillo en sus ojos. –NoLa voz de Adam era terrible; él la podía oír. –No quiero tu maldita lastimaLa cara de Blue esta sorprendida. -¿Qué has dicho?Ella estaba mirando a la caja que hacía de mesa de noche. De laguna manera se había movido bastante del lado de la cama. El lado tenía una mella horrible, lo que tenia se había regado por todo el piso. Solo hasta ahora se acordó de que golpeo la caja, pero no de la decisión de golpearla. No se le había quitado la rabia. Por un largo momento, Blue lo miro y luego se puso de pie. -Ten cuidado, Adam Parrish porque puede que un día tengas lo que pediste. Puede que haya chicas en Henrietta que te dejen hablarles así, pero yo no soy una de ellas. Ahora voy a irme a sentar en esas escaleras hasta que empiece mi turno. Si puedes ser…Humano antes de que empiece, ven. Si no, te veré después.Ella se agacho un poco para no golpear su cabeza y luego cerró la puerta tras ella. Hubiera sido más fácil si ella hubiera gritado o llorado. En lugar de eso sus palabras seguían en su mente, una y otra vez. Ella era tan mala como Gansey. ¿Dónde se baja ella? Cuando él se graduara y se fuera de esta lugar, y ella siguiera atrapada aquí, ella se sentiría mal por todo esto.

Él quería abrir la puerta y gritárselo. Él se obligó a quedarse donde estaba. Después de un momento, se calmó lo suficiente para ver que su rabia era una cosa separada dentro de él, un sucio regalo de su padre. Se calmó lo suficiente para recordar que si esperaba, cuidadosamente, analizando cómo se sentía, la emoción perdería su inercia. Era lo mismo que con el dolor físico. Lo más que el tratara de

Decidir mentalmente que le causaba el dolor, lo menos que su cerebro era capaz de recordar e dolor. Así que despedazo la ira que tenía adentro. ¡Así es como él se siente, él se preguntó, mientras agarraba mis mangas cuando iba a pasar por la puerta? ¿Es esto lo que hizo que enterrara mi rostro contra la

nevera? ¿Se sentía así cuando pasaba por mi cuarto? ¿Es esto lo que peleaba cada vez que recordaba que yo existía? Se calmó lo suficiente para darse cuenta que la rabia que tenía ni siquiera era por Blue. Ella solo fue tan desafortunada de estar cerca cuando todo pasó. El nunca escaparía, no realmente. Demasiada sangre de monstruo dentro de él. Había dejada la guarida, pero su crianza lo traiciono. Y el sabia porque era miserable. No era porque tuviera que pagar por la escuela o que tuviera que trabajar para vivir. Era porque él estaba tratando de ser algo que nunca seria. El engaño era miserable. El no necesitaba graduarse. El necesitaba a Glendower. Algunas noches se quedaba en vela pensando cómo le pediría el favor a Glendower. El necesitaba escoger las palabras correctas. Ahora, probaba frases en su boca, desesperado por encontrar una que lo reconfortara. Por lo general, las palabras eran dulces y calmadas en su mente, pero esta vez todo lo que podía pensar era arréglame. De repente, capto otra imagen. Inmediatamente después de que lo hizo, pensó, ¿Qué significa eso? Uno no puede captar una imagen. Y el ciertamente no lo había hecho más de una vez. Pero la sensación persistía, una idea que él había vislumbrado, o sentido, o recordar algún movimiento en la esquina de su ojo. Una foto capturada justo detrás de sus ojos. Él tenía el extraño y desconcertante sentimiento de no podía confiar en sus sentidos. Como si estuviera saboreando una imagen u oliendo un sentimiento o tocando un sonido. Era lo mismo que hace unos minutos, una idea que había vislumbrado algo mal en su reflejo.

Las preocupaciones anteriores de Adam se desvanecieron, remplazadas con una preocupación más inmediata por este andrajoso cuerpo que lo llevaba a todos lados. Él había sido golpeado varias veces. Él ya había perdido su capacidad de escuchar por el oído izquierdo. Tal vez algo más había sido destruido en una de esas tensas y desdichadas noches. Capturo otra imagen. Adam se giró.

Capítulo 9: Cuando Adam llamo, Ronan, Noah y Gansey estaban merodeando en La tienda de Dólar de Henrietta. Teóricamente, ellos estaban ahí por baterías. Realmente, ellos estaban ahí porque tanto Blue como Adam tenían trabajo, la furia deformada de Ronan siempre empeoraba en la noche y La tienda de Dólar era una de las cuantas tiendas en Henrietta que admitía mascotas. Gansey respondió su teléfono mientras que Ronan examinaba un paquete de borradores con forman de caimanes. Los animales venían en un surtido de seis con expresiones aterrorizadas. Noah intentó torcer su boca mientras Sierra se enterraba en la curva del brazo de Ronan, le miró sospechosamente. Al final del pasillo, la recepcionista observó a Sierra con igual desconfianza. Cuando La tienda de Dólar decía “Mascotas Bienvenidas,” no especificaba que ellos no se referirían a aves de carroña. Ronan estaba disfrutando mucho la mirada petulante de la recepcionista. -¿Hola? Oh, Hey- Gansey dijo dirigiéndose a su teléfono, tocando una libreta con un arama impresa en la portada. El “oh, Hey” estaba acompañado por un definitivo cambio en el timbre de su voz. Eso significó que era Adam, y eso de alguna forma avivó la furia de Ronan. Todo empeoraba en la noche. -Creí que seguías en el trabajo. ¿Qué? Oh, nosotros estamos en el parque infantil burgués- Ronan le enseñó a Gansey un reloj de pared hecho de plástico inteligentemente moldeado con la forma de un pavo. La piel en el cuello del pavo, colgando por debajo de la cara del reloj, tildaba los segundos. -¡Mon dieu!- dijo Gansey. Al teléfono, él decía, -Si no estás seguro, probablemente no lo era. Una mujer es difícil de confundir con algo más.-

Ronan no estaba exactamente seguro de porqué estaba enojado. Aunque Gansey no había hecho nada para provocar su ira, él definitivamente era parte del problema. En estos momentos, él sostenía su celular entre su oreja y hombro

Mientras miraba un par de platos plásticos con tomates sonrientes impresos en ellos. El cuello desabotonado de su camisa revelaba una buena parte de los huesos de su cuello. Nadie podría negar que Gansey fuera un glorioso portarretrato de la juventud, el bien cuidado producto de una adinerada pareja. Normalmente, él era tan pulido que era llevadero, aunque, claramente no era de la misma especie que la fuerte familia de Ronan. Pero esta noche, bajo las fluorescentes luces de la tienda de dólar, el cabello de Gansey estaba despeinado y sus pantalones cortos arruinados con grasa por haber limpiado El Cerdo. Estaba con las piernas descubiertas y sin calcetines en sus Top – Siders y muy claramente un humano, un alcanzable humano, y esto, de algún modo, hizo que Ronan quisiera golpear su puño contra un muro. Sosteniendo el teléfono lejos de su boca, Gansey les dijo, Adam cree haber visto una aparición en su casa.Ronan miró a Noah. -Yo estoy viendo una aparición justo ahora.- Noah hizo un gesto rudo, un acto muy poco amenazador viniendo de él, como un gruñido de un gato bebé. La recepcionista hizo un sonido muy audible. Sierra tomó el sonido como una ofensa personal. Ella abrió sus alas irritablemente sobre las manillas de cuero en la muñeca de Ronan, recordándole a Ronan del extraño regalo por parte de Kavinsky ese día más temprano. No era una sensación enteramente cómoda el pensar en el otro chico estudiándolo así de cerca. Kavinsky había obtenido las 5 bandas precisamente correctas, hasta el tono del cuero. Ronan se preguntó que estaba esperando conseguir con esto. -¿Por cuánto tiempo?- Gansey preguntó al teléfono. Ronan descansó su frente en la vitrina de arriba. El borde de metal gruñó contra su cráneo, pero él no se movió. En la noche, el anhelo de casa era insaciable y omnisciente, una contaminación aérea. Él lo vio en el horno barato de la tienda de dólar, era su madre a la hora de cenar. Él lo escuchó en el golpeteo del abrir y cerrar de la caja registradora, era a su padre llegando a casa a media noche. Él olfateo de la nada un olorcillo de aire fresco, eran los viajes familiares a Nueva York. Su hogar estaba tan cerca de noche. Él podría estar ahí en 20 minutos. Él quería botar todos estos estantes. Noah había deambulado bajo el pasillo, pero ahora había retornado alegremente con copo de nieve. Él se plantó junto a Ronan hasta que empujó el estante para admirar la atrocidad.

Una palmera decorada y dos personas sin rostro tomando el sol estaban atrapadas dentro, a lo largo decía erróneamente: SIEMPRE ES NAVIDAD EN ALGUN LUGAR. -Brillantina,- murmuró Noah reverentemente, dándole una sacudida. Claramente, no era nieve falsa sino brillantina lo que caía sobre las eternas arenas navideñas.

Tanto Ronan como Sierra observaron, paralizados, mientras los pequeños trozos de color caían en la palmera. Más abajo en el pasillo, Gansey sugería al teléfono, -Podrías venir y quedarte en Monmouth. Por esta noche.Ronan río bruscamente, lo suficientemente alto para que Gansey lo escuchara. Adam era militante sobre quedarse en su casa, aunque fuera horrible. Incluso si el cuarto hubiese sido de acomodación cinco estrellas, lo habría detestado. Porque no era la lastimada casa que Adam desesperadamente y avergonzadamente extrañaba, no era Manufacturas Monmouth, el nuevo hogar que el orgullo de Adam no permitía. Algunas veces, Ronan creía que Adam estaba tan acostumbrado a que el modo correcto fuera doloroso que él dudaba de algún camino que no conllevara a la agonía. Gansey les daba la espalda. -Mira, no sé de qué estás hablando. ¿Ramírez? Yo no hablé con nadie en la iglesia. Sí, $240 dólares. Conozco esa parte. Yo…Esto significaba que ellos estaban hablando sobre la carta de Aglionby; tanto a Ronan como a Gansey les habían llegado las mismas cartas. Ahora la voz de Gansey sonaba baja y furiosa. “En algún punto no es enga…no, tú tienes razón, yo no entiendo en lo absoluto. No lo hago y nunca lo hare.Probablemente, Adam había hecho conexión entre su cambio de renta y el aumento de la pensión. No era una complicada suposición, y él era inteligente. Era fácil, también, asumir que había sido Gansey. Si Adam hubiera estado pensando seriamente, él habría considerado como era Ronan quien tenía infinitas conexiones con St. Agnes. Y como, quien fuera el que estuviese detrás del cambio de renta habría tenido que entrar a la oficina de la iglesia con un montón de dinero y una ardiente intención para persuadir a la chica de la iglesia de mentir sobre una falsa elevación de impuestos. Viéndolo desde ese punto, tenía el nombre de Ronan escrito por todo lado. Pero una de las maravillosas cosas de ser Ronan Lynch era que nadie esperaba que el hiciese algo bueno por alguien más. -No fui yo- dijo Gansey, -Pero me alegra de que sucediera de ese modo. Bien. Míralo como quieras.- La cosa era que, Ronan sabia como lucía un rostro, justo

Cuando estaba a punto de romperse. Él la veía en el espejo continuamente. Adam tenía quiebres por todo su rostro. Junto a Ronan, Noah dijo, -¡Oh!- como si se hubiese sorprendido bastante. Entonces desapareció. El copo de nieve cayó al suelo en donde habían estado los pies de Noah. Dejó un húmedo círculo y tambaleándose rodo lejos. Sierra, sorprendentemente, mordió a Ronan. Él la agarro mientras brincaba hacía atrás para alejarse del sonido.

La recepcionista dijo, -¡Vamos!- Ella no había visto la parodia. Pero ella sabía con claridad lo que estaba ocurriendo. -No te emociones,- dijo Ronan en voz alta. -Yo pagaré por ello.Él nunca habría admitido que su corazón palpitaba con fuerza en su pecho. Rápidamente, Gansey se giró, su cara desconcertada. La escena, Noah ausente, el feo copo de nieve rodando bajo un estante, ofrecía ninguna explicación inmediata. Le dijo a Adam, -Espera un momento.Abruptamente, todo el cuerpo de Ronan se congeló. No solo un poco, sino completamente frio. La clase de frio que seca la boca y reduce la velocidad de sangre. La punta de sus dedos se adormecieron y a continuación sus dedos. Sierra soltó un terrorífico y chirriante sonido. Ella lloró, -¡Kerah!Él extendió una mano congelada sobre la cabeza de Sierra, calmándola, aunque él no estaba calmado. Entonces Noah reapareció en un violento escupir, como cuando vuelve la luz. Sus dedos agarraron el brazo de Ronan. El frio se filtró en el punto de contacto ya que Noah le quito calor para volverse visible. Un absolutamente perfecto respiro del aire veraniego de Henrietta se alzó a sus alrededores, la esencia del bosque cuando Noah había muerto. Todos sabían que Noah podía bajar la temperatura de un cuarto cuando él se manifestaba, pero a esta escala era algo nuevo. -¡Wow! ¡Gracias por avisar, idiota!- dijo Ronan. Pero no lo empujo. -¿Qué fue eso?Los ojos de Noah estaban completamente abiertos. Gansey le dijo a Adam, -Te llamaré después.La recepcionista dijo, -¿Ya terminaron, chicos?-¡Ya casi!- Gansey dijo en su modo tranquilizado y dulce voz, metiendo su celular en su bolsillo. -¡Iré por toallas de papel en un minuto! ¿Qué está pasando aquí?- Esto último fue siseado hacía Ronan y Noah.

-Noah tomó un día personal.-Yo perdí…- A Noah le costó buscar las palabras. -No había aire. Se fue lejos. ¡La – la línea!- -¿La Línea Ley?- preguntó Gansey. Noah asintió, una desalineada cosa que era un encogimiento de hombros a la misma vez. -No había… No quedaba….nada para mí.- Soltando a Ronan, agitó sus manos. -De nada, hombre,- Ronan gruñó. Él aún no podía sentir la punta de sus dedos. -Gracias. Yo no sabía que…. Tú estabas ahí. Oh, el brillo-Sí,- Respondió Ronan con ira. -El brillo.Gansey rápidamente recuperó el copo de nieve y desapareció en el mostrador de enfrente. Regresó con un recipiente y un rollo de toallas de papel.

Ronan preguntó, -¿Qué sucedió con Parrish?-Él vio a una mujer en su apartamento. Dijo que ella intentó hablar con él. Se escuchaba un poco loco. Creo que la Línea Ley debe estar creciendo.” Él no dijo, o tal vez algo terrible le sucedió a Adam el día que se sacrificó a sí mismo en Cabeswater. Tal vez está destruyendo la mitad de Henrietta al despertar la ley line. Porque ellos no podrían hablar sobre eso. Justo como no podrían hablar sobre Adam robando el Camaro esa noche. O sobre Adam básicamente haciendo todo lo que Gansey le dijo que no hiciera. Si Adam era estúpido sobre su orgullo, Gansey era estúpido sobre Adam. Ronan hizo eco, -La Línea Ley creciendo. Seguro. Sí, apuesto que eso es.Todo el humor de la tienda de dólar se arruino. Mientras Gansey se dirigía hacia afuera, Noah le dijo a Ronan -Yo sé por qué estás enojado.Ronan le hizo una mueca, pero su pulso se aceleró. -Dímelo entonces, profeta.Noah dijo, -No es mi trabajo el decir los secretos de otras personas.-

Capítulo 10: -Estaba pensando que podías venir conmigo- Gansey dijo cuidadosamente, dos horas después. Presiono el teléfono a su oreja con un hombro mientras desenvolvía un impresionante rollo de papel en el piso de Manufacturas Monmouth. Las numerosas lámparas hicieron una escala de colores atreves del papel. -A la fiesta de mi madre. Podrías conseguir ser interno, si eres bueno en esoAl otro lado del teléfono, Adam no contesto inmediatamente. Era difícil decir si lo estaba considerando o si estaba irritado por la sugerencia. Gansey seguía desenvolviendo el papel. Era una impresión en alta definición vista desde un satélite. Había costado una fortuna conseguir estas imágenes y luego imprimirlas a color pero todo valdría la pena si veía algo fuera de lo común. Si no lo hacía, ellos podrían usarlo para marcar su expedición. También, era bonito. Desde el cuarto te Ronan, oía a Noah reír. El y Ronan estaban tirando cosas desde la ventana del segundo piso hacia el parqueadero. Hubo un terrible golpe. La voz de Ronan se elevó –Ese no, Noah-Tengo que ver si puedo faltar al trabajo- Adam contesto –pienso que puedo. ¿Piensas que debería?Aliviado Gansey dijo –Sí, claro- arrastro su silla de escritorio hasta la punta de la impresión. Trataba de volverse a enrollar. Puso una copia de Trioedd Ynys Pryden en la otra esquina. -¿Has oído algo de Blue?- Adam pregunto. -¿Esta noche? Tiene que trabajar, ¿no?- enrollar, enrollar, enrollar. La aplasto con su pie para mantenerlo derecho. Era sorprendente la satisfacción de ver hectáreas y hectáreas de bosques y montañas y ríos desenrollándose en su piso. Si él fuera dios, pensó, precisamente así sería como crearía su nuevo mundo. Desenrollándolo como una alfombra.

-Sí. Solo… ¿alguna vez te ha dicho algo acerca de mí?-¿Sobre qué?Un largo silencio

–Sobre besarnos, supongoGansey paro de desenrollar, a decir verdad, Blue había confesado mucho sobre besar. Principalmente, que le habían dicho durante toda su vida que ella mataría a su verdadero amor si lo besaba. Era extraño recordar eso momento. Recordó haber dudado de ella. Ahora no lo hacía. Blue era una caprichosa pero sensible cosita. Como un ornitorrinco, o uno de esos sándwiches que son cortados en círculos para elegantes reuniones de té. Ella también le había pedido a Gansey no decirle nada a Adam. -¿Besar?- repitió evasivamente – ¿Que está pasando? Otro golpe en el cuarto de Ronan, seguido de una risa diabólica. Gansey se preguntó si debía hacer que pararan antes que lo hicieran vehículos con luces parpadeantes. -No lo sé. Ella no quiere- Dijo Adam –No la culpo, creo. No sé lo que estoy haciendo-¿Le has preguntado porque no quiere?- Gansey pregunto, aunque no quisiera oír la respuesta. Repentinamente estaba cansado de la conversación. -Ella dice es muy joven-Probablemente lo es- Gansey no tenía idea de cuantos años tenía Blue. Sabía que ella recién había acabado grado once. Tal vez tuviera 16. Tal vez tuviera 18. Tal vez tuviera 22 solo que muy baja. -No lo sé, Gansey. ¿Eso suena como algo real? Tú has tenido más citas que yo-No estoy saliendo con nadie ahora-Solo con GlendowerGansey no podía discutir eso. -Mira, Adam, no creo que sea por ti. Pienso que le gustasA Adam claramente no le gustaba la respuesta, porque no respondió. Le dio tiempo a Gansey para recordar la primera vez que le había hablado en Nino’s de parte de Adam. Cuan desastroso había sido. Desde entones, había pensado en docenas de diferentes formas de hacerlo mejor. Lo que era estúpido. Todo había funcionado, ¿o no? Ella estaba con Adam ahora. Tanto como si Gansey hubiera hecho su mejor impresión de sí mismo en el momento que se conocieron, como si no. No cambiaba nada.

-De ninguna manera, hombre- Noah grito, pero no sonaba como si lo dijera e serio. Sus palabras eran más una risa. –De ninguna mane…Gansey pateo la impresión tan fuerte que se desenrollo completamente, a metros de distancia, fuera de los círculos de luz. Poniéndose de pie, camino hacia las ventanas de la pared oriental de la fábrica. Apoyando un codo en el marco, presiono su frente contra el vidrio, mirando a la gran y oscura extensión de Henrietta. Una vez, había soñado que encontraba a Glendower. No era el momento en que lo encontró, sino el día después. No podía olvidar la sensación de su sueño. No había sido alegría, sino, la ausencia del dolor. Él no podía olvidar la ligereza. La libertad -No quiero que las cosas se pongan feas- Adam dijo finalmente. -¿Están feas?-No. Creo que no. Pero de alguna manera siempre tienden a ponerse de esa manera. Gansey veía las pequeñas luces de los carros mientras salían de Henrietta, recordándole su versión miniatura del pueblo. Un ilícito primer fuego artificial pasaba por el cielo. -Bueno, ella no es realmente una chica. Ósea, claro que es una chica. Pero no es como cuando yo estaba saliendo con alguien. Es Blue. Tú puedes preguntarle. La vemos todos los días. ¿Quieres que yo hable con ella?Esto era algo de lo estaba cien por ciento seguro no tenía intensión e hacer. -Soy muy malo hablando, Gansey- Adam dijo seriamente –Y tú eres muy bueno. ¿Tal vez…tal vez si se lo dices naturalmente?Los hombros de Gansey colapsaron. Su aliento empaño el vidrio y se desvaneció. – Por supuesto-Gracias- Adam hiso una pausa –solo quiero algo que sea simple-

Yo también, Adam. Yo también. La puerta del cuarto de Roana se abrió de repente. Desde el marco de la puerta, Ronan se asomó para mirar más allá de Gansey. Estaba haciendo esa cosa cuando se veía como el Ronan peligroso que era ahora y el Ronan alegre que había sido cuando Gansey lo había conocido. -Esta Noah aquí afuera?-Espera- Gansey le dijo a Adam. Luego, a Ronan – ¿Por qué lo estaría?-Sin razón. Ninguna Razón- Ronan cerró la puerta de un portazo. Gansey le pregunto a Adam, -Perdona. ¿Tu aun tienes ese traje para la fiesta?La respuesta de Adam se perdió en lo que se abría la puerta del segundo piso. Noah entro. En un tono de voz dolido dijo – ¡Me boto por la ventana!La voz de Ronan salió por su puerta cerrada –Tu ya estás muerto-

-¿Que está pasando allá?- Adam pregunto. Gansey miro a Noah. Él no se veía nada peor. –No tengo ni idea. Deberías venir-Esta noche no- contesto Adam. Lo estoy perdiendo, pensó Gansey. Lo estoy perdiendo por Cabeswater. Él había pensado que manteniéndose alejado del bosque, conservaría el viejo Adam,

Pondría de lado las consecuencia de lo que había pasado esa noche. Pero tal vez no importaba. Cabeswater se lo quitaría sin importarle. -Bueno. Solo asegúrate de tener una corbata roja-

Capítulo 11: Esa noche, Ronan soñó con árboles. Era un gran bosque viejo, robles y sicomoros elevándose a través del suelo de la montaña. Hojas se deslizaban por la briza. Ronan podía sentir el tamaño de la montaña bajo sus pies. Lo antigua que era. Muy por debajo había un latido que envolvía el mundo, lento y fuerte, más despiadado que el del mismo Ronan. Él había estado aquí antes, muchísimas veces. Había crecido con el recurrente sueño de este bosque. Sus raíces estaban enredadas con sus venas. El aire se movió a su alrededor y en el escucho su nombre.

Ronan Lynch Ronan Lynch Ronan Lynch No había nadie más que Ronan, los árboles y las cosas que soñaban los árboles. El bailaba en la afilada línea entre el sueño y la conciencia. Cuando soñaba de esta manera, él era un rey El mundo era suyo para dirigir. Suyo para quemar.

Ronan Lynch, Greywaren, tu es Greywaren La voz salía de todos lados y de ninguno a la vez. La palabra Greywaren hacia que le picara la piel. -¿Niña?- él dijo. Y hay estaba, mirándolo curiosamente desde atrás de un árbol. La primera vez que Ronan la había soñado, tenía largo cabello color miel, pero después de unos años había cambia por un corte a los hombros, mayormente escondido por un gorro. A pesar de que él había crecido, ella no lo había hecho. Por alguna razón ella le recordaba las fotos antiguas a blanco y negro de trabajadores de Nueva York. Tenía la desamparada imagen de un huérfano. Su presencia hacia que sacar cosas de sus sueños fuera más fácil. Él le tendió una mano, pero ella no salía inmediatamente. Miro a su alrededor con miedo. Ronan no la podía culpar. Había cosas terroríficas en su cabeza.

-Vamos- Él aun no sabía lo que quería sacar de este sueño, pero sabía que estaba tan vivo y consiente que sería fácil. Pero la Niña Huérfana se mantenía fuera de su alcance, sus dedos aferrándose al árbol. -¡Ronan, manus vestras!- Ella dijo. ¡Ronan, tus manos! Su piel se estremeció y se dio cuenta que estaba llena de avispas, las mismas que habían matado a Gansey tantos años antes. No habían tantas esta vez, solo unas pocas centenas. A veces soñaba con carros llenos de ellas, casas llenas de ellas, mundos llenos de ellas. A veces, en sus sueños, las avispas también mataban a Ronan. Pero no esta noche. No cuando él era la cosa más venenosa entre estos árboles. No cuando su sueño era arcilla entre sus dedos. No son avispas, pensó. Y no lo eran. Cuando levanto sus manos, sus manos estaban llenas de mariquitas, cada una tan viva como una gota de sangre. Volaron con su amargo aroma de verano. Cada aleteo era un zumbido en un mismo lenguaje. La Niña Huérfana, siempre tan cobarde, salió cuando se fueron. Ella y Ronan fueron de una parte del bosque hasta la otra. Ella tarareaba una canción pop una y otra vez mientras por encima los arboles murmuraban.

Ronan Lynch, loquere por nobis Habla por nosotros. De repente, se encontró frente a una roca casi tan alta como él. Espinas y moras crecían de ella. Era familiar de una manera que era tan sólida para ser un sueño, Ronan sintió una onda de inseguridad. ¿Era un sueño en lo que estaba o era un recuerdo? ¿Qué está pasando? -Estás dormido- le recordó la niña en inglés. Se aferró a sus palabras, volvía a ser un rey. De frente a la roca, él sabía lo que tenía que hacer, lo que ya había hecho. Él supo que dolería. La niña giro su rostro mientras roana cogía las espinas y moras. Cada espina era la cola de una avispa, amenazándolo para que despertara. El las aplasto hasta que sus dedos estaban rojos pro el jugo y la sangre, tan oscuro como la tinta de su espalda. Lentamente escribió en la roca: Arbores loqui latine. Los arboles hablan Latín. El tiempo era un circulo, un carril, una cinta desgastada que Ronan nunca se cansaba de oír. Las voces le susurraron: Gratis tibi ago. Gracias. La niña dijo –No olvides las gafasroana siguió su mirada. Entre las flores, las enredaderas y las hojas caídas había un brillante objeto blanco. Cuando lo levanto, las gafas de Kavinsky lo miraron de vuelta. Movió su pulgar sobre la suave superficie del plástico, soltó su aliento sobre

Los lentes. Lo hizo hasta que pudo sentir el pequeño círculo del tornillo que tenía en la patas. De sueño a recuerdo a realidad. Levanto sus ojos hacia la niña. Se veía atemorizada. Se veía temerosa estos días. El mundo era un lugar temeroso. -Llévame contigo- Ella dijo. Ronan se despertó. Esa noche el Hombre Gris soñó que era apuñalado, Al principio podía sentir cada herida. Particularmente la primea. Él estaba sano y salvo, y entonces esa tranquilidad se la quitó un ladrón, el cuchillo. Esa perforación era la peor. Medio centímetro encima de su clavícula izquierda, empujándolo asía el suelo por medio respiro. Luego, otra vez, pero más cerca de su hombro, descartando su clavícula. Luego dos centímetros debajo de su ombligo. La palabra Destripar era un pronombre y un verbo. Otro corte y otro corte. Resbaladizo. Luego el Hombre Gris era el agresor. El mago del cuchillo era rígido en su mano. El había apuñalado este pedazo de carne durante toda su vida. El había nacido cuando empezó y estaría muerto cuando terminara. Era lo que lo mantenía vivo: el momento en el que la hoja entraba en un nuevo pedazo de piel. La resistencia y luego nada. Atrapar y soltar. Luego el Hombre Gris era el cuchillo. Era una hoja en el aire, jadeando, luego estaba adentro, conteniendo el aliento. Era voraz, masticando, nunca satisfecho. El hambre era una especie, y él era el mejor en ese aspecto. El hombre gris abrió los ojos. Miro el reloj. Se giró y se volvió a dormir, Esa noche, Adam no soñó. En su colchón, cubrió su rostro con su brazo caliente por el verano. A veces si cubría su nariz y boca, solo un poco de asfixia, el sueño vendría a él. Pero ambos se arrepintieron y el recuerdo de la breve aparición mantenía el sueño a raya. Lo incorrecto, la falta de vida de la mujer todavía estaba en el aire de la habitación. O tal vez dentro de él. Que he hecho? Estuvo lo suficiente despierto para pensar en su hogar, no es mi hogar, nunca fue mi hogar, esa gente nunca existió y si lo hizo nunca significaron nada para ti. Y pensar en la cara de Blue cuando el perdió sus estribos. Él estaba lo suficientemente despierto para recordar el olor exacto del bosque la noche que se sacrificó. Estaba lo suficientemente despierto para preguntarse si había estado

Tomando malas decisiones toda su vida. Si él había sido una decisión incluso antes de haber nacido. El deseo que el verano terminara. Por lo menos cuando estaba en Aglionby podía dar vuelta a sus papeles y ver sus calificaciones, una prueba de su triunfo en algo. Estaba lo suficientemente despierto para pensar en la invitación de Gansey. Podrías conseguir ser interno. Adam sabía que era un favor. ¿Eso estaba mal? Él había dicho no por tanto tiempo que ya no sabía cuándo decir sí. Y de pronto, una pequeña atenta voz en su mente dijo, de pronto no sería para nada. Cuando huelan la tierra de Henrietta debajo de tus uñas. El odiaba la cuidadosa forma en la que Gansey se lo había preguntado. De puntillas, así como Adam había aprendido a andar de puntillas alrededor de su padre. El necesitaba un botón de reinicio. Solo presionar el botón en Adam Parrish y empezar de nuevo. Él no durmió y cuando lo hizo, no soñó.

Capítulo 12: La mañana siguiente Blue estaba tratando de leer para la escuela cuando su tía Jimi llevo un plato lleno de plantas humeantes a su cuarto. Jimi era la madre de Orla, Eran tan alta como Orla, pero mucho más ancha. Ella tenía toda la gracia de Orla, también, así que chocaba con las caderas todos los muebles de Blue. Cada vez que lo hacía, decía cosas como “Madre amorosa” o “Sujétalo todo” sonaban peor que groserías normales. Blue levando sus cansados ojos de las páginas, sus fosas nasales picando por el humo. -¿Qué estás haciendo? -Purificando- Contesto Jimi. Ella sostenía el plato delante de los árboles de papel que Blue había pegado a sus paredes y soplo para que el humo se dirigiera asía ellos. –Esa terrible mujer dejo mu mala energíaEsa horrible mujer había sido Neeve, la medio-tía de Blue, quien había desaparecido a principio de ese año después de practicar magia negra en su ático. Y purificar era la práctica de usar hierbas amables para limpiar la mala energía. Personalmente, Blue siempre había pensado que había mejores maneras de estar en el lado bueno de las plantas que quemándolas. Ahora Jimi soplaba la lavanda en la cara de Blue. –Humo sagrado, limpia el alma de esta joven mujer ante mí y dale algo de sentido común-Oye- Blue protesto, sentándose. – ¡Creo que estoy muy sensible, gracias! No hay artemisa hay ¿o sí? ¡Porque tengo cosas que hacer!Jimi dijo que artemisa potenciaba su clarividencia. A ella no parecía importarle sus temporales alteraciones mentales. Hoscamente, sonando como Orla, dijo –No, tu madre no me dejaríaBlue silenciosamente le agradeció a su madre. Gansey y Adam vendrían más tarde y lo que menos quería era ser responsable por drogarlos medianamente.

Aunque, ella con más de un poco de incomodidad. Adam podría mejor con algo que lo llevara al borde. Se preguntó si le iría a pedir perdón. -En ese caso- Dijo- ¿Harías también mi closet?Jimi frunció las cejas -¿Estuvo Neeve alguna vez ahí?-Con Neeve,- Blue contesto –Nunca se sabe-Diré una oración extra ahíLa oración extra tomo más tiempo del que Blue estaba esperando y huyo del humo después de unos minutos. En el pasillo descubrió que Jimi ya había abierto la puerta del ático en preparación para purificar el viejo cuarto de Neeve. Se sentía como una invitación. Con una mirada al final del pasillo, ella se paró en las escaleras y subió. Inmediatamente, el aire se calentó y empezó a oler mal. El pesado olor del asafétida, uno de los encantos que usaba Neeve, permanecía en el espacio, y el calor del verano no hacía nada para mejorarlo. En la cima de las escaleras, dudo. La mayoría de las cosas de Neeve seguían ahí, pero habían sido empacadas y puestas en cajas, todas las máscaras y símbolos habían sido removidos de las inclinadas paredes sin terminar y las velas habían sido cuidadosamente empacadas en una caja de plástico. Pero los espejos de Neeve seguían igual, dos espejos de cuerpo completo uno enfrente del otro. Y había un gran tazón negro en el piso al pie de ellos. El tazón de las visiones de Neeve. La base estaba pegajosa con el recuerdo de un líquido reciente, incluso aunque Neeve no hubiera estado en esta habitación por más de un mes. Blue no estaba segura de quien más lo usaría. Sabía que Maura, Perséfone y Calla generalmente no hacían el ritual. La técnica era teóricamente simple: el adivino miraba en un espejo o en un tazón oscuro lleno de líquido, llevaba su mente a un espacio fuera de sí mismo, y veía el futuro u otro lugar en el reflejo En práctica, Maura le había dicho a Blue que era impredecible y peligroso. El alma, ella había dicho, es vulnerable cuando está afuera de la mente. La última vez que Blue había visto el tazón, Neeve había estado adivinando en algún lugar escondido en la Línea Ley. Posiblemente en algún lugar de Cabeswater. Y cuando Blue la había interrumpido, había encontrado a Neeve poseída por cual fuera la criatura que había encontrado. Ahora, en el calor sofocante del ático, Blue se estremeció. Era fácil olvidar el terror que había acompañado su búsqueda en Cabeswater. Pero el brillante círculo en la base del tazón de las visiones se lo recordaba todo en un segundo. ¿Quién lo está usando? Blue se preguntó. Y, por supuesto, esa era solo la mitad de la pregunta. La otra mitad era: ¿Y qué está buscando ahora?

Ronan Lynch creía en el cielo y el infierno. Una vez, había visto al diablo. Había sido una mañana en El Granero cuando el sol había quemado la niebla, luego el frio y luego los bordes de la tierra para que todo brillara con calor. Nunca hacía calor en esas tierras protegidas, pero esa mañana, el aire se movía con él. Ronan había visto jadear bovinos antes. Todas las vacas exhalaban y sacaban la lengua. Su madre lo había enviado a ponerlas en la sombra. Ronan había ido a la ardiente puerta de metal, y cuando lo hiso, vio a su padre, ya en el granero. Cuatro metro después de él estaba un hombre rojo. Él no era realmente rojo, sino el naranja ardiente de una hormiga en llamas. Él no era realmente un hombre, por los cuernos y la cola. Ronan recuerda la extrañeza de la criatura, lo real que era. Todos los disfraces en el mundo estaban equivocados; todos los dibujos en los comics. Todos ellos habían olvidado que el diablo era un animal. Mirando al hombre rojo, Ronan había estado deslumbrado por la complejidad de su cuerpo, como todos los pedazos se movían en armonía. No diferente a la de el mismo. Niall Lynch tenía un arma en su mano, los Lynch tenían un gran número de armas en todos los tamaños, y tan pronto como Ronan había abierto la puerta, su padre había disparado el arma cerca de trece veces en la cabeza. Con una sacudida de sus cuernos, el diablo sin estar herido le mostro sus genitales a Niall Lynch antes de esfumarse. Era una imagen que nunca dejaba a Ronan. Y así Ronan se convirtió en un evangelista al revés. La verdad crecía dentro de él, y estaba en el no compartirla con nadie. Nadie debía ver el infierno antes de estar en él. Nadie debía vivir con el diablo. Tantos sermones de fe fueron arruinados una vez que ya no fueron requeridos para creer. Ahora era domingo, y con cada domingo, él se dirigía a St. Agnes. Gansey no estaba con él, el pertenecía a una religión que solo requería ir a la iglesia en navidad, pero Noah vino con él. Noah no había sido católico cuando estaba vivo, pero recientemente se había decidió a encontrar una religión. Nadie en la iglesia lo notaba nunca y era posible que Dios tampoco lo hiciera, pero Ronan, como a alguien al cual Dios posiblemente tampoco notaba, No le molestaba la compañía. Hoy, Ronan entro sombríamente por las grandes puertas y agarro un poco de agua bendita mientras los miembros del coro lo miraban con los ojos muy abiertos. El escaneo los bancos por Declan. Eral el diablo quien lo hacía dirigirse todos los domingos a la iglesia, pero era su hermano Matthew quien lo hacía dirigirse a una banca junto a Declan.

Su hermano mayor se sentaba en la última banca, su cráneo descansaba en la madera, sus ojos cerrados. Como siempre, él se vestía para la iglesia: camisa con cuello, blanca como la inocencia, nudo en su corbata apretado y santificado, pantalones obedientemente planchados. Esta semana, sin embargo, Declan tenía un morado de Zombie debajo de ambos de sus ojos, un terrorífico corte rojo suturado atreves de su pómulo, y decididamente la nariz rota. El humor de Ronan mejoro. Le salpico agua bendita de las puntas de sus dedos a Declan. -¿Qué diablos te paso?Las dos mujeres sentadas tres bancas más adelante fruncieron las cejas y se susurraron unas a otras. El Órgano murmuraba en el fondo. Declan no abrió los ojos. –Ladrones.- murmuro con muy poco esfuerzo, abrió la boca solo lo suficiente para que la palabra escapara. Ronan y Noah intercambiaron una mirada. -Oh, vamos,- Ronan dijo. Para empezar, era Henrietta. Y para terminar, era Henrietta. No robaban a nadie y si lo hacían, no los golpeaban. Y si alguien iba a resultar golpeado, no sería uno de los hermanos Lynch. No había casi nadie peor que Ronan en Henrietta, y el que había estaba muy ocupado corriendo carreras callejeras en su pequeño Mitsubishi blanco como para molestarse en robar al otro Lynch. -¿Qué te robaron?-Mi computador. Y un poco de dinero.-Y tu cara.Declan en respuesta solo inhalo, lento y cuidadoso. Noah se deslizo en el banco, sentándose en toda la esquina, y Ronan se deslizo a su lado. Mientras bajaba el reclinatorio, olio fuerte olor a antiséptico de hospital en su hermano. Por un momento, desorientado, tuvo que contener su aliento. Se arrodillo y descanso su cabeza en sus brazos. La imagen tras sus ojos era la sangrienta barra de hierro junto a la cabeza de su padre. No llegue lo suficientemente rápido. Perdón, perdón. Por qué de todas las cosas que puedo hacer, no puedo cambiar, mientras las conversaciones susurradas iban y venían a su alrededor, él se enfocó en la imagen del rostro de su hermano mayor y trato sin éxito de imaginar la persona que pudo haber golpeado a Declan. La única persona que había conseguido golpear a un hermano Lynch había sido otro hermano Lynch.

Después de haber agotado este pensamiento, Ronan cedió al breve privilegio de odiarse a sí mismo, como siempre hacía en la iglesia. Había algo satisfactorio en reconocer este odio, algo en el alivio que se permitía cada domingo. Un minuto después, el reclinatorio se hundió cuando Matthew se unió a ellos. Incluso si el reclinatorio no se hubiera hundido, Ronan hubiera sentido su presencia por la gran capa de colonia que Matthew siempre pensaba que la iglesia requería. -Hola, camarada- Matthew susurro. Él era la única persona que Ronan toleraba que lo llamara camarada. Matthew Lynch era un oso de niño, cuadrado, sólido y serio. Su cabeza estaba cubierta con suaves rizos dorados completamente diferentes a los de las demás personas de su familia. Y en este caso, los perfectos dientes Lynch estaban enmarcados, por una sonrisa fácil con hoyuelos. Él tenía dos tipos de sonrisa: La que era precedía por una inclinación de su mentón, hoyuelos y BAM, sonrisa. Y la que era cuando bromeaba y un momento después BAM, risa contagiosa. Mujeres de todas las edades lo llamaban adorable. Hombres de todas las edades lo llamaban amigo. Matthew fallaba en muchas más cosas que sus hermanos mayores, pero a diferencia de Declan y Ronan, el siempre intentaba con su mayor esfuerzo. Ronan había soñado cien pesadillas de que algo le pasara a Matthew. Matthew inconscientemente le había dejado suficiente espacio a Noah pero no lo saludo. Ronan una vez le había preguntado a Noah si el escogía ser invisible, y Noah, herido, le había contestado –¿Por qué sigues burlándote de mí?-¿Viste el rostro de Declan?- Matthew le susurro a Ronan. El órgano sonaba dolorosamente. Declan mantenía su voz baja. –Estoy justo aquí.-Ladrones- Dijo Ronan. En serio, era como si la verdad fuera una enfermedad que Declan pensara que lo fuera a matar. -A veces, cuando te llamo- Declan murmuro, todavía en su extraña voz baja que salía mientras el trataba de no abrir la boca mientras hablaba. –En realidad necesito que contestes.-¿Estamos teniendo una conversación?- Ronan pregunto. – ¿Es eso lo que está pasando en este momento?- Noah sonrió. No se veía muy piadoso. -Por cierto, Joseph Kavinsky no es alguien del que quiera que estés cerca,- Declan añadió. –No resoples. Hablo enserioRoana solo le lanzo una mirada con todo el desprecio que pudo reunir. Una señora levanto una mano por encima de la cabeza de Noah para tocar la de Matthew antes de continuar por el pasillo.

A ella no parecía importarle que el tuviera quince, lo que estaba bien, porque a él no le importaba tampoco. Ambos, Ronan y Declan observaron esta interacción con expresión placentera de padres que miran el trabajo de su hijo prodigio. Declan repitió –Muy peligrosoA veces, Declan parecía pensar que ser un año mayor le daba conocimientos especiales del peor lado de Henrietta. Lo que él quiso decir fue que si Ronan sabía que Kavinsky era un adicto a la cocaína. En su oído, Noah susurro, -¿Es el Crack lo mismo que la velocidad? Ronan no contesto. No creía que este fuera una conversación que se pudiera tener en la iglesia. -Yo sé que tú crees que eres punk- Dijo Declan. –Pero tú no eres ni la mitad de malo que crees ser.-Oh, vete al infierno- Ronan se quebró, justo cuando los acólitos alcanzaron las puertas traseras. -Chicos- Matthew pidió. –Sean santosAmbos, Declan y Ronan se quedaron en silencio, estuvieron en silencio todo el tiempo del himno de apertura, el cual Matthew canto alegremente. Y en las lecturas, en las cuales Matthew sonrió complacidamente, y en el sermón, en el cual Matthew durmió silenciosamente. Estuvieron silencio en la comunión, mientras Noah se mantenía en la banca, Declan bajaba por el pasillo para aceptar la ostia y Ronan cerraba los ojos para ser bendecidos, por favor Dios, ¿que soy? dime que soy, y Matthew negaba asía el vino. Y finalmente, en silencio mientras el himno final mientras el sacerdote y los acólitos salían de la iglesia Se encontraron a la novia de Declan, Ashley, esperando en la acera afuera de las puertas principales. Ella estaba vestida en lo que fuera que había encontrado en la primera página de People o Cosmopolitan y su cabello estaba teñido de cual fuera el tono de rubio que combinara. Ella tenía tres pequeños sarcillos de oro en cada oreja. Ella parecía no darse cuenta de que Declan la engañaba y Ronan la odiaba. Para ser justos, ella también odiaba a Ronan. Ronan le gruño una sonrisa –¿Te da miedo que te prendas en llamas si entras? -Me rehusó a participar en una ceremonia que como que no le permita privilegios espirituales iguales a las mujeres- ella dijo. Ella no miro directamente los ojos de Ronan cuando lo dijo, aunque, ella no miro a Noah del todo, aunque él se hubiera reído vagamente. -¿Ustedes dos compran sus ideas en el mismo catalogo?- Ronan pregunto. -Ronan…- Declan empezó.

Ronan saco las llaves del auto. –Ya me estoy yendo- el permitió a Matthew hacer un saludo que habían inventado hace cuatro años, y luego miro a Declan, Mantente alejado de los ladronesNo era tan fácil como uno pensaría para Roan Lynch, correr en las calles. La mayoría de las personas obedecía el límite de velocidad. La mayoría de conductores eran o muy consientes e la seguridad o muy tímidos o muy principiantes o muy ajenos para provocar las carreras. Incluso aquellos que considerarían empezara correr cuando cambiara el semáforo eran conscientes de que sus autos no aguantarían la carrera. Las carreras no se encontraban solamente esperando en la calle. Tenían que ser cultivadas. Este era la manera en la que Ronan Lynch encontraba problemas. Un auto de color brillante, Roana había pasado horas de su vida como el único auto negro en un lugar con solo autos brillantes. El buscaba hatchbacks y coupés. Casi nunca convertibles. Nadie quería arruinar su peinado. Esta era la lista de deseos de un corredor de calle: Piezas no originales en cualquier tipo de carro, grandes tubos de escape, el sonido del asfalto al frenar, faros delanteros ahumados, llamas desiguales pintadas a los lados. Cualquier auto que tuviera un ala. Entre más ligero de levantar pareciera, mejor. La silueta de una cabeza rapada o una gorra girada asía atrás eras señales prometedoras, como lo era una abolladura en la puerta. Una mano muy bronceada asomándose por el espejo era mejor. Bajos descomunales eran una llamada a la batalla. Como lo eran las placas personalizadas siempre y cuando no dijeran cosas como HOTGURL o LVBUNY. Pegatinas en el parachoques era una decepción a menos que fueran de la emisora de la universidad. La mitad de las veces, los autos eran piloteados por banqueros de la mediana edad temerosos de lo que había debajo del capó. Ronan también solía evitar autos con muchos pasajeros, creyendo que un conductor que fuera solo tenía más probabilidades de hundir el acelerador cuando cambiara el semáforo. Pero ahora sabía que la cantidad perfecta de pasajeros influenciaría a un conductor. No había nada que le gustara más a Ronan que un chico flaco y bronceado casi por fuera de su ruidoso, casi muerto Honda, lleno de sus amigos. Y así era como comenzaba: La nariz señalando la luz. Hacer contacto visual con el conductor. Apagar el aire acondicionado para darle al auto unos caballos de fuerza extras. Acelerar el motor. Sonrisa peligrosa. Así era como Ronan encontraba problemas., excepto cuando el problema era Kavinsky. Porque entonces el problema era el que lo encontraba a él.

Después de la iglesia, Ronan y Noah se dirigieron a la dirección general de subdivisiones malditamente opulentas en donde vivían Kavinsky y su madre. Roana había medio pensado en poner los lentes de sol de su sueño en el buzón de Kavinsky o meterlos en el limpiaparabrisas del Mitsubishi. El aire acondicionado del BMW estaba a todo lo que daba bajo el furioso resplandor del medio día. Las cigarras se chillaban la una a la otra. No había sombra en ningún lugar. -Compañía,- Dijo Noah. Kavinsky rodo junto al BMW en una intersección. Por encima de ellos, el semáforo cambio a verde, pero la calle en frente de ellos estaba vacía y ninguno de ellos se movió. Las palmas de las manos de Ronan estaban sudorosas. Kavinsky bajo su ventana. Ronan lo imito. -Marica,- Kavinsky dijo, presionando el acelerador. El Mitsubishi gimió y se estremeció un poco. Era una gloriosa y horrenda obra de arte. -Ruso,- Ronan contesto. El también presiono su acelerador. El BMW gruño, un poco más bajo. -Oye, no hagamos de algo esto feoAbriendo la guantera, Ronan saco los lentes de sol que había soñado la noche anterior. Los lanzo por su ventana abierta al asiento de copiloto de Kavinsky. La luz cambio a verde y luego a roja. Kavinsky cogió los lentes y los estudió. Se bajó sus propios lentes a la mitad de la nariz y los estudió un poco más. Ronan estaba satisfecho de ver como el nuevo par se parecía a los propios de Kavinsky. La única cosa que había hecho mal era que el color era un poco más oscuro. Seguramente Kavinsky, el maestro de la falsificación, los apreciaría. Finalmente, Kavinsky miro a Ronan, su sonrisa era maliciosa. Complacido de que roana reconociera el juego. –Bien hecho, Lynch. ¿Dónde las encontraste?Ronan sonrió un poco. Apago el aire acondicionado. -¿Así es como va a ser? ¿Difícil de conseguir?La luz cambio a amarillo. -Sí,-Dijo Ronan. La luz del semáforo sobre ellos cambio a verde. Sin ningún preámbulo, ambos autos explotaron de sus lugres. Por dos segundos, el Mitsubishi se adelantó, pero luego Kavinsky cambio de tercera a cuarte. Ronan no lo hizo. Lo paso volando. Justo cuando roan giro en la esquina, Kavinsky sonó dos veces su bocina e hizo un gesto rudo con la mano. Luego Ronan estaba fuera de vista y acelerando en su camino de vuelta a Manufacturas Monmouth, En el espejo retrovisor, se permitió a sí mismo la más ligera de las sonrisas. Así era como se sentía ser feliz.

Capítulo 13: A Blue le gustaba mucho que los chicos estuvieran en su casa. Su presencia en la casa era agradable por varias razones. La razón más absolutamente simple era que a Blue a veces le cansaba ser el 100% de la población no-vidente del 300 Fox Way, más y más seguido en estos días. Y el porcentaje bajaba dramáticamente cuando los chicos estaban en casa. La segunda razón era que Blue veía a todos los chicos, especialmente a Richard Campbell Gansey III, en una luz diferente cuando estaban aquí. En vez del chico brillante y seguro de sí mismo que había visto cuando lo conoció, el Gansey de 300 Fox Way era un observador autocritico, a la vez ansioso e inadecuado para todas las artes intuitivas. Él era un turista privilegiado en un país primitivo: halagadoramente curioso, sin saberlo, insultante, y con toda la seguridad de no poder sobrevivir si se deja a su suerte. Y la tercera razón era que sugería permanencia. Blue tenía conocidos en la escuela, gente que le agradaba. Pero ellos no eran para siempre. Mientras que ella era amistosa con muchos de ellos. No había nadie con el que se quisiera comprometer para siempre. Y ella sabía que esto era su culpa. Ella nunca había sido buena en tener amigos casuales. Para Blue, había una familia, la cual nunca había sido sobre la consanguinidad en el 300 del Fox Way, y luego estaban todos los demás. Cuando lo chicos venían a su casa, ellos dejaban de ser todos los demás. En estos momentos, Adam y Gansey se encontrabas en las angostas entrañas de su casa. Era un día sin una nube, con la promesa de algo así como un día soleado; entraba por cada ventana. Sin ninguna conversación en particular, Gansey y Blue habían llegado a la conclusión de que, una vez Ronan llegara, sería un día de exploración. Gansey estaba sentado en la cocina en un agresivo polo verde.

En su mano izquierda tenía una botella de vidrio de algún café caro que había traído con él. En su mano derecha tenía uno de los tés sanadores de maura. Por varios meses, la madre de Blue había estado trabajando en una línea de tés saludables, para aumentar sus ingresos. Blue había aprendido que saludables no era sinónimo de deliciosos, y se había removido muy vocalmente del grupo de pruebas. Gansey no sabía a lo que se enfrentaba, así que acepto lo que le dieron -No creo que pueda esperar más. Pero me gustaría minimizar el riesgo,- él dijo mientras Blue escarbaba en la nevera. Alguien había llenado una gaveta entera con asqueroso pudding de la marca de la tienda. –No creo que lo podamos hacer completamente seguro, pero debe haber una manera de ser más cuidadosos.Por un momento Blue pensó que él estaba hablando del proceso de beber uno de los tés de Maura. Luego se dio cuenta que él estaba hablando de Cabeswater. Blue lo amaba en una manera que era difícil de contener dentro de ella misma. Ella siempre había amado el gran árbol de hayas en el patio trasero y los robles que alineaban el Fox Way, y los bosques en general, pero nada la había preparado para los arboles de Cabeswater. Ancestrales, retorcidos y consientes. Y… ellos sabían su nombre. Se sentía un montón como un inicio de algo más. Maura observaba atentamente a Gansey. Blue sospechaba que no tenía nada que ver son lo que estaba diciendo Gansey sino porque estaba esperando que el bebiera de la horrible poción que había puesto delante de él. -Se lo que vas a decir,- dijo Blue, destapando un yogurt. Tenía fruta en el fondo, pero ella se lo comió por alrededor. Ella se sentó en una silla de la mesa. –Tú vas a decir “bueno, pues no lleves a Blue contigo”Su madre movió una mano como, si sabes lo que voy a decir ¿para qué preguntas? Gansey dijo, -¿Qué? Oh, porque Blue hace las cosas más fuertes?Enfadada, Blue se dio cuenta que Gansey ahora la llamaba Jane tan seguido que era extraño oírlo usar su verdadero nombre. -Sí,- Dijo Maura. –Pero en realidad yo no iba a decir, incluso si es verdad. Yo iba a decir que este lugar debe tener reglas. Todo lo que concierne energías y espíritus tiene reglas, solo que no siempre las sabemos. Así que se ve impredecible para nosotras. Pero es solo porque somos idiotas. ¿Estás seguro de que quieres ir otra vez?Gansey tomo un sorbo de su té medicinal. Maura subió el mentón mientras observaba el sorbo bajando por su garganta. La cara de Gansey seguía con la Misma expresión y no dijo absolutamente nada, pero después de un momento, el cerro su mano en un puño y se golpeó suavemente el esternón. -¿Para qué dijiste que eso era bueno?- el pregunto amablemente. Su voz era un poco extraña hasta que se aclaró la garanta.

-Bienestar general,- Dijo Maura –También se supone que manipula los sueños-¿Mis sueños? Maura levanto una muy conocedora ceja. – ¿Los de quien más manipularía? -Mm-También, ayuda con asuntos legalesGansey había estado bebiendo tanto de su elegante café como podía sin respirar, pero se detuvo y dejo la botella en la mesa con un click. -¿Necesito ayuda con asuntos legales?Maura se encogió de hombros. –Pregúntale a un psíquico-Mama,-Dijo Blue.-Enserio- a Gansey, le solicito –Cabeswater-oh, verdad. Bueno, nada más tiene que venir conmigo,- él dijo, -pero el hecho controversial es que estoy buscando a misterioso rey en una Línea Ley y hay un misterioso bosque en la Línea Ley. No puedo descartar esa coincidencia. Podemos mirar en otros lados, pero yo creo que Glendower está ahí. Y no quiero perder tiempo ahora que la Línea Ley esta despierta. Siento que el tiempo se está agotando-¿Estás seguro que todavía quieres encontrarlo?Blue ya sabía que esta pregunta era irrelevante. Sin quitar la mirada de él, ella ya sabía lo que vería. Ella vería un chico rico, vestido como un maniquí y peinado como un presentador de noticias, pero sus ojos eran como la piscina soñada de Cabeswater. El escondió el querer bien, pero ahora que ya lo había visto una vez, ella no podía dejar de verlo. Después de todo, eso era todo lo que ella podía ver. Pero él no será capaz de explicárselo a Maura. Y él nunca tendría que explicárselo a Blue. Era su algo más. Muy formalmente, él dijo, -Si, si quiero-Podría matarte,- Dijo Maura. Ese era el momento incomodo en el que dos tercio de las personas en la habitación sabían que el otro tercio tendría que morir en menos de nueve meses, y la persona que tiene que morir no se cuenta entre los que saben. -Sí,- dijo Gansey. –Lo sé. Lo he hecho una vez antes. Morir, me refiero. ¿No te gusta la fruta? Esa es la mejor parte- el dirigió este último segmento a Blue, quien le dio su yogurt casi acabado. Ya era muy seguro que él no quería hablar más de la muerte. Maura resoplo, rindiéndose, justo cuando Calla apareció en la cocina. Calla no está enojada. Ella simplemente irrumpía siempre que podía. Ella abrió el refrigerador y saco un pudding.

Cuando Calla giro con el odiado pudding de la marca de la tienda en la mano, miro a Gansey y dijo –Solo recuerda que Cabeswater es un video juego que todo el mundo en él ha estado jugando por mucho más tiempo que tú. Todos saben cómo subir de nivel.Ella salió del cuarto. Maura la siguió. -Bueno,- Dijo Gansey. -Sí,- Blue estuvo de acuerdo. Después de un segundo, empujo su silla hacia atrás para seguir a maura, pero Gansey extendió una mano. -Espera.- Él dijo en voz baja. -¿Espera que?Con una mirada asía el pasillo y el salón de las lecturas, -Um, Adam.Instantáneamente, Blue pensó en Adam perdiendo sus estribos. Sus mejillas se calentaron. -¿Qué pasa con él?Gansey pasó su pulgar sobre su labio inferior. Era un habito pensativo, preformado tan frecuentemente que era sorprendente que le quedara algo que le cubriera sus dientes de abajo. -¿Le has contado sobre la maldición de no-besar? Si Blue antes pensaba que sus mejillas estaban calientes, no era nada comparado a como ardían furiosamente ahora. -No le dijiste ¿verdad?Él se veía delicadamente ofendido. –Me dijiste que no lo hiciera.-Bueno, no. No se lo he dicho-¿No crees que deberías hacerlo? La cocina no parecía ser muy privada, y ellos inconscientemente se inclinaron lo más junto posible para mantener sus voces bajas. Blue susurro,-Todo está bajo control. Yo de todas las personas no quiero discutir esto contigo-“De todas las personas”- Gansey repitió. -¿Qué clase de persona soy?Ahora, ella no tenía ni idea. Frustrada, contesto. –Tú no eres mi…mi…Abuela o algo-¿Tú hablas de estas cosas con tu abuela? Yo no puedo imaginarme discutir mi vida amorosa con la mía. Ella es una mujer adorable, supongo. Si te gustan calvas y racistas.- El miro alrededor de la cocina, como si estuviera buscando a alguien. –De todos modos, ¿Dónde está la tuya? ¿No está cada mujer de tu familia en esta casa?Blue susurro furiosamente,-No seas to…to…-¿osco? ¿Tosco?-¡Irrespetuoso! mis dos abuelas están muertas.-Bueno, Jesús. ¿De que murieron?-Mama siempre dice que por “entrometidas”

Gansey olvido completamente que estaban siendo secretos y dejo salir una carcajada terrible. Era una cosa poderosa, esa risa. El solo lo hizo una vez, pero sus ojos siguieron con esa forma. Algo dentro de ella dio un complicado estirón. Oh! No ella pensó. Pero luego se clamo a sí misma. Richard C. Gansey III tiene una boca bonita. Ahora sé que tienen lindos ojos cuando ríe. Sigue sin ser amor. También pensó: Adam. Recuerda a Adam -tiene sentido que haya una historia familiar para tu condición,-Él dijo. -¿Se comieron a todos los hombres de la familia? ¿A dónde se fueron? ¿Esta casa tiene sótano?Blue aparto la silla y se levantó. –es como un campo de entrenamiento. No pueden hackearlo. Pobrecitos-Pobrecito yo,- Él dijo. -Sip! Espera aquí.- ella estaba un poco aliviada de dejarlo en la mesa; su pulso se sentía como si hubiera estado corriendo. Encontró a Maura y a Calla en el corredor, hablando en voz baja. Ella le dijo a su madre, -Mira, nosotros definitivamente vamos a Cabeswater. Esta tarde, cuando Ronan pueda. Ese es el plan. Nos apegaremos al planMaura se veía mucho menos perturbada por esta afirmación de lo que Blue había esperado. De hecho, ella no se veía para nada perturbada. -¿Por qué me lo estás diciendo?- Maura pregunto. -¿Por qué esta tu cara tan roja?-Porque eres mi madre. Porque eres mi figura de autoridad. Porque se supone que debes informarle a la gento sobre tus planes de viaje cuando estas escalando o haciendo cosas peligrosas. Así es como siempre está mi cara-Hm- dijo maura. -Hm- dijo Calla. Sospechosamente, Blue pregunto. -¿No van a no dejarme ir?-No esta vez-No tiene punto-De hecho hay un tazón de visiones en el ático.Su madre entro en la sala de lectura. –No, no lo hayBlue insistió, -Alguien lo ha estado usando-No, no lo han hechoCon un filo en su voz, Blue dijo –No puedes solo decir que no está y que no lo han estado usando. Porque no soy una niña pequeña y uso mis propios ojos y cerebro todo el tiempo.-¿Qué quieres que te diga, entonces?-La verdad. Yo te acabe de decir la verdad-Ella lo hizo- Grito Gansey desde la cocina.

-¡Cállate!- dijeron Blue y Calla al tiempo. Maura levanto una mano. –Está bien. Yo lo use.-¿Para qué?-Para buscar a Amorcito¡Mi padre! Blue probablemente no debería estar sorprendida. Neeve había sido llamada allí para buscar a su padre, y aunque Neeve ya no estuviera, el misterio de la ubicación de su padre se mantenía. –Pensaba que habías dicho que la adivinación era una mala idea-Es como el vodka,- dijo Calla. –En verdad depende de quien lo está haciendo- con su cuchara bajo su baso de pudding, entro al otro cuarto, como lo había hecho maura. Blue asomo su cuello para mirar lo que ellas estaban viendo. Era Adam. Él estaba sentado solo en la sala de lectura, la difusa luz de la mañana se filtraba dejándolo suave y polvoriento. Él había sacado uno de los mazos de cartas de tarot de su sobre y las puso en tres líneas boca arriba. Ahora se inclinaba sobre la mesa estudiando cada carta, una a la vez, arrastrado los codos a la siguiente cuando estuviera listo. Él se veía nada como el Adam que había perdido los estribos y todo como el Adam que había conocido por primera vez. Eso era lo que era aterrador…que no había habido ninguna advertencia. Maura frunció el ceño. En voz baja, dijo –Creo que necesito tener una conversación con ese chico-Alguien tiene que hacerlo,- Calla contesto, subiendo las escaleras. Cada escalón protestaba por lo que ella castigaba al siguiente con un pisotón. –No yo. Me quedan pequeños los trenes descarriados.Blue, alarmada, dijo, -¿Es él un tren descarriado?Su madre chasqueo la lengua. –A Calla le gusta el drama. Tren descarriado! Cuando un tren se toma mucho tiempo para salir de las vías, a mí no me gusta llamarlo descarriado. A mí me gusta llamarlo liberado. Desde arriba, Blue escucho a la carcajada encantada de Calla. -Las odio a las dos- Blue dijo mientras su madre se reía y galopaba por las escaleras para unirse a Calla –Se supone que ustedes deben usar su poderes para el bienDespués de un momento, Adam le dijo, sin levantar sus ojos, -Saben que las puedo oírBlue espero ardientemente que el solo se refiriera a la conversación de Calla y Maura y no a la conversación de la cocina con Gansey. – ¿Crees que eres un tren descarriado?-

-Eso implicaría que en algún momento estuve en los carriles,- él contesto. -¿Vamos a Cabeswater cuando roana este desocupado?Gansey apareció en la puerta junto a Blue. El sacudió su botella vacía asía ella. -Comercio justo- Le dijo a ella en una manera que indicaba que él había seleccionado una bebida de café enteramente para decirle Blue que él había seleccionado una bebida justa de café para que ella le dijera bien hecho con tus

huellas de carbón y todo ese jazz -Mejor recicla esa botella.- Dijo Blue. Él se lanzó una sonrisa antes de golpear el marco de la puerta con el puño. –Sí, Parrish. Vamos a Cabeswater.-

Capítulo 14: Le pues preguntar a cualquiera. El 300 Fox Way de Henrietta, Virginia, era el lugar al que ibas por lo espiritual, lo que no se ve, lo misterioso, lo que estaba próximo a pasar. Por un pago no irracional, cualquier mujer de esta casa (menos Blue) te leería la mano, las cartas, limpiaría tu energía, te conectaría con familiares muertos o escucharía la horrible semana por la que tuviste que pasar. Entre semana, la clarividencia daba mucho trabajo. Pero los fines de semana, cuando mezclaban tragos, se volvía más un juego. Maura, Calla y Perséfone recorrían toda a casa en busca de revistas, libros, cajas de cereal, viejos mazos de cartas, cualquier cosa que tuviera palabras o imágenes. Una de ellas seleccionaba una imagine y la escondía de las demás, las otras dos trataban de adivinar que era. Hacia predicciones dándole la espalda a la otra, con las cartas extendidas, con diferentes números de velas en la mesa, mientras estaban paradas en cubetas de agua, sobre tres o siete escalones del corredor del frente. Maura lo llamaba educación continuada. Calla lo llamaba hacer trucos. Perséfone lo llamaba Esa cosa que podemos hacer cuando no hay nada en la televisión. Ese día, después de que Blue, Gansey y Adam se fueron, no había más trabajo que hacer. Los domingos eran calmados, incluso para los que no iba a la iglesia. No era que las mujeres del 300 Fox Way no fueran espirituales los domingos. Era que ella eran espirituales todos los días así que el domingo no sobresalía particularmente. Después de que los jóvenes se fueron de la casa, las mujeres abandonaron el trabajo y prepararon el juego en la horrible pero como sala. -Estoy casi tan borracha para ser trascendente,-Calla fijo después de un momento. Ella no era la única psíquica que estaba bebiendo, pero era la más cercana a ser trascendente. Perséfone miro dubitativa al fondo de su propio baso. En una voz muy suave (Su voz siempre era suave) dijo tristemente, -no estoy para nada borracha-

Maura contesto –Es tu parte Rusa-De Estonia- Perséfone replico. En ese momento el timbre sonó. Mura juro delicadamente: una bien escogida y muy específica palabra. Calla juro indelicadamente: muchas palabras con varias silabas. Luego Maura fue a la puerta de enfrente y apareció con un hombre alto. Él era muy…Gris. Usaba una camisa de cuello en V color gris oscuro que enfatizaba sus musculosos hombros. Sus pantalones era un gris aún más oscuro. Su cabello era rubio ceniza, casi sin color, al igual que la barba de una semana. Inclusos sus iris eran grises. No se le escapó a ninguna de las mujeres en el cuarto que él era atractivo. -Este es el señor ¿…?El sonrió con complicidad –GrayLas bocas de todas las mujeres se torcieron en su propia manera de complicidad. Maura dijo, -Él quiere una lectura-Estamos cerrados- dijo Calla, completamente desdeñosa. -Calla es grosera,- Dijo Perséfone en su voz de muñeca. –No estamos cerradas, pero estamos ocupadas?Esto fue dicho con una pregunta en su voz y una mirada ansiosa a Maura. -eso fue lo que le dije,-Dijo Maura.- sin embargo, parece que el señor…Gray…no necesita una lectura. Es un novelista, investigando las Psíquicas. El solo quiere observarnos.Calla sacudió el hielo de su vaso. Una de sus cejas lucia excepcionalmente escéptica. -¿Qué escribe usted señor Gray? Él le sonrió fácilmente. Notaron que tenía extraordinarios dientes rectos. –Thrillers. ¿Lee usted demasiado?Ella se limitó a silbar, y levanto su vaso asía él. Marca de labial color ciruela primero. -¿Les molesta que se queda?- Maura pregunto. –Él sabe poesíaCalla se burló. –Dame una estrofa y te traeré un tragoSin la mínima vacilación y sugerencia de pena, el Hombre Gris puso sus manos en los bolsillos de sus pantalones y dijo – ¿A dónde ha ido el corcel? ¿A dónde ha ido la juventud? ¿A dónde ha ido el dador de tesoros? ¿Dónde están los asientos del banquete, está la jarana en el pasillo? ¡Ay, brillantes cálices! ¡Ay, blindado guerrero! ¡Ay, gloria de príncipe! Como ese tiempo ha pasado, oscurecido de bajo de la corona de la noche como nunca lo había estado.Cala levanto los labios de sus dientes. –Hazlo en el original Ingles Antiguo y pondré alcohol en ese tragoÉl lo hizo. Calla fue a conseguirle un trago.

Después de que Calla regreso y el Hombre Gris fue forzado a sentarse en el sofá, Maura dijo –Te advierto que si intentas algo, Calla tiene una mazaComo demostración, calla le entrego su trago y saco un pequeño contenedor negro de gas pimienta que su pequeña cartera rojaMaura señalo al tercer miembro de su pequeño grupo. –Y Perséfone es rusa-Estoniana- corrigió Perséfone suavemente. -Y…-Maura hizo un puño extremadamente convincente –Yo sé cómo pegarle a un hombre apara que su nariz quede en su cerebro-Que coincidencia- El hombre Gris dijo genuinamente. –Igual yo.El observaba con una atención cortes y halagadora como maura recogía sus cartas de los cojines del sofá. Se agacho a recoger una. -Este amigo se ve infeliz- El observo. Era la representación de un hombre al que lo atravesaban diez espada. La victima esta boca abajo, como la mayoría de gente estaba después de haber sido atravesado por diez espadas. -Ese es un amigo después de que Calla haya acabado con el- Dijo Maura. – Buenas noticias para ti, las diez espadas significan el fin de un ciclo. Esta carta representa lo peor que puede pasar-Parece que no hay nada peor que diez espadas en tu espalda y polvo en tu pocaEl Hombre Gris acepto. -Mira,- Dijo Maura –Su cara se parece un poco a la tuyaEl Hombre Gris estudio la carta. Puso sus dedos en la chuchilla que atravesaba la espalda de la víctima. –Y esa espada se parece a tiEl miro a Maura. Era una mirada. Ella lo miro a él. También fue una mirada. -Bueno- Dijo calla. -¿Haría el honor señor Grey?- Maure le tendió el mazo de cartas. –Tienes que preguntar “arriba o abajo”- El señor Grey acepto seriamente la responsabilidad. Le pregunto a Calla, -¿Arriba o abajo?-Tres de copas. Y arriba, obviamente.- Dijo Calla, su sonrisa retorcida. –El único lugar para estarEl señor Grey removió una carta de arriba y la dio la vuelta. Claro que era el tres de copas. Maura sonrió abiertamente. Ella dijo –Reina, abajoEl Hombre Gris removió la carta de abajo y la mostro. El traje de la reina era de color carbón y la corona tenia frutas o joyas. El Hombre Gris aplaudió lentamente. -Cuatro de espadas, abajo- Dijo Calla. -Diez de monedas, arriba- maura disparo. -Az de copas, abajo- Calla contra ataco.

Maura le pego al brazo del sofá. –El sol, abajo.-Cuatro de espadas, arriba- Calla contesto, su boca un mortal tono de morado. El Hombre Gris giro las cartas una y otra vez para revelar las correctas predicciones. La calmada voz de Perséfone paso atreves de la fuerte competencia entre Maura y Calla –El rey de espadas- todos se giraron a mirar a Perséfone, quien estaba sentada con sus rodillas juntas y sus manos en su regazo. Ocasionalmente, Perséfone parecía tener ocho años y dieciocho a la vez; este era una de esas ocasiones. Las manos del Hombre Gris se movieron obedientemente por el mazo –¿Arriba o abajo?Perséfone parpadeo –Dieciséis cardas desde arriba, creoMaura y Calla levantaron una ceja. La de cala fue la que subió más. El Hombre Gris conto las cartas cuidadosamente, reviso de nuevo, y luego giro la carta dieciséis para que la vieran las demás. El rey de espadas, dueño de sus emociones, dueño de su propio intelecto, dueño de la razón, les devolvía la mirada, con una expresión inescrutable. -Esa es la carta del señor Grey- Dijo Perséfone Maura pregunto – ¿Estas segura?- a un asentimiento si silencioso de Perséfone, maura se giró al Hombre Gris –Crees que esa es tu carta?El hombre gris giro la carta una y otra vez, como si le fuera a revelar sus secretos. – no se mucho de tarot. ¿Es una carta terrible?-Ninguna carta es terrible,- Dijo Maura. Ella miro al hombre gris, tratando de poner al rey de espadas en el mismo lugar que el hombre frente a ella. –Y la interpretación puede ser diferente en cada lectura. Pero…El rey de espadas es una carta poderosa. Él es fuerte pero imparcialmente…frio. Es muy bueno tomando decisiones basadas en hecho y no en sentimientos. No, no es una carta terrible. Pero puedo coger algo más de ella. Algo como…-Violencia,- Dijo Calla. Era una palabra que tuvo un efecto inmediato en todos en la habitación. Para maura, Perséfone y calla, recuerdos la media hermana de Maura vinieron primero, al ser los más recientes seguidos por el chico Gansey y su pulgar roto. El Hombre Gris recordó la de Declan Lynch, sangre saliendo de su nariz. Violencia. -Sí, violencia- Dijo Maura – ¿Es a eso a lo que te refieres, Perséfone? Sí. Las tres se habían inclinado a la otra inconscientemente. A veces, Maura, Perséfone y Calla parecían tres partes de un total que tres mujeres diferentes. Las tres mujeres se giraron como una al Señor Grey. El admitió –Mi trabajo es a veces violento-

-Creo que dijiste que estabas buscando información para una novela- el tono de maura era más que un poco espinoso. -eso fue una mentira,- Dijo el Hombre Gris. – Lo lamento. Tuve que pensar rápido cuando me dijiste que no podía tener una lectura-Entonces, ¿cuál es la verdad? -Soy un asesinoEsta confesión dio varios momentos de silencio. La respuesta del Hombre Gris fue bastante ligera per su voz taba a entender otra cosa. Era el tipo de respuesta que requería una inmediata aclaración, pero él no la dio. Mura dijo –Eso no es nada gracioso-No, no lo es- el Hombre Gris admitió. Todos en la habitación estaban esperando la respuesta de Maura. Ella pregunto, ¿Y te trae el trabajo aquí esta noche?-Solo una investigación-¿Para el trabajo?Sin perturbarse el hombre gris dijo, -Todo es investigación para el trabajo. De alguna manera.El no hizo absolutamente nada para que estas palabras fueran más fáciles de aceptar. Era imposible saber si él les estaba pidiendo que le creyeran o que se burlaran de él o que le temiera. El meramente hiso esta confesión y espero. Finalmente Maura dijo –Puede ser agradable tener alguien más mortal en la habitación que Calla, para variar- Ella lo miro. Él la miro de vuelta. Hubo un silencioso, tácito acuerdo. Todos tuvieron otro trago. El Hombre Gris hizo preguntas conocedoras llenas de humor irónico. Tiempo después, se puso de pie, llevo los vasos vacíos de todos a la cocina, pidió disculpas con una mirada a su reloj –no es que no quisiera quedarmeLuego pregunto si podría volver después. Y Maura dijo que sí. Después de que se fue, Calla miro su billetera, la cual había robado mientras él se iba. –La identificación es falsa- Ella remarco, cerrando la billetera y tirándola al sofá en el que el Hombre Gris había estado sentado. -Pero va a extrañar sus tarjetas de crédito. ¿Porque dijiste que si?-Algo como eso,- Maura contesto, -Me hace sentir mejor si puedo ponerle un ojo encima-Oh,-Dijo Perséfone, -Creo que todos sabemos porque estas poniéndole el ojo encima-

Capítulo 15: Adam recordaba lo cruel que creía que sería Gansey. No había un día durante su primer mes en la Academia Aglionby en el que no dudara sobre su decisión de estudias ahí. Los otros chicos eran tan ajenos e intimidantes; el nunca sería capaz de verse como uno de ellos. Que tan increíblemente ingenuo era por creer que él tendría un cuarto como los demás estudiantes. Y Gansey era el peor de ellos. Los otros iban a Aglionby y encajaban en una vida alrededor. Pero Gansey, era imposible olvidar que él había llegado con una vida intacta, y en lugar de encajar en Aglionby él encajaba Aglionby a su vida. Era el estudiante por el cual todos los ojos se giraban cuando entraba al gimnasio. El estudiante con la sonrisa más amable cuando respondida a lista en latín. Él siempre se quedaba merodeando después de clase para hablar con los maestro como iguales, Señor Gansey, ¿podría usted esperar un momento? Encontré un artículo que creo que le podría interesar, y era el chico con el carro más interesante y con el amigo más atractivo y salvaje, Ronan Lynch. Él era lo opuesto a Adam en todos los aspectos. Ellos no hablaban. ¿Por qué hablarían? Adam entraba a clase, mantenía su cabeza agachada y escuchaba, tratando de imitar su acento. Gansey, un potente sol, brillaba desde el otro lado del universo, su fuerza gravitacional muy lejana para afectar a Adam. Aunque Gansey parecía ser amigo de todos en la escuela, era Ronan el que siempre estaba con él. Y era esta amistad, con miradas sin palabras y torceduras irónicas de boca, lo que hacían a Adam pensar que Gansey debía de ser cruel. Roana y Gansey estaban riendo, él pensó, de una broma en la que el resto del mundo era el chiste. No, Adam y Gansey no hablaban. Ellos no intercambiaron una palabra hasta seis semanas después del inicio del año, cuando Adam en su bicicleta paso al pie del camaro de Gansey de camino a la escuela. Huellas de neumáticos señalaban su camino hacia un lado de la carretera;

Tenía el capo abierto. No era una vista inusual: Adam había visto el camaro siendo remolcado, por lo menos dos veces ya. No había razón para creer que Gansey podría querer la ayuda de Adam. Probablemente ya había llamada a su mecánico preferido. Pero Adam se detuvo. El recuerda lo asustado que estaba en ese momento. De todos los agonizantes días en Aglionby este era el peor: bajarse de su vieja bicicleta y parquearla al pie del camaro anaranjado de Richard C. Gansey III y esperar que él se diera vuelta. Su estomaga está lleno de miedo. Gansey había girado y en su lento y adorable acento, había dicho –Adam Parrish ¿Correcto? -Sí. ¿Di…Richard Gansey?-Solo Gansey Adam ya se había dado cuanta cual era la razón de que el camaro no anduviera. Con osadía pregunto –¿Quieres que lo arregle? Sé un poco sobre carros-No- Gansey contesto cortésmente. Adam recuerda como ardieron sus orejas, como deseo no haberse detenido, cuanto odiaba Aglionby. Él no era nada, él sabía, y por supuesto Gansey, de todos ellos, lo veía en él. Su inutilidad. Su uniforme de segunda mano, su horrible bicicleta, su estúpido acento. Él no sabía lo que lo había hecho parar. Entonces Gansey, sus ojos llenos del Gansey real, dijo –Me gustaría que me enseñaras como arreglarlo por mí mismo, si pudieras. No tiene sentido tener este carro si no puedo hablar su lenguaje. Hablando de lenguajes, tú me enseñas Latín todos los días. Eres tan bueno como Ronan.No debió haber pasado, pero su amistad se había consolidado en el tiempo que tardaron en llegar a la escuela esa mañana. Adam mostrándole a Gansey como acelerar el camaro de forma más segura, Gansey metiendo la bicicleta de Adam en el maletero para que pudieran ir juntos, Adam confesando que trabajaba en un taller mecánico para pagar por Aglionby y Gansey girándose al asiento del pasajero para preguntar -¿Qué sabes de reyes Galeses? A veces Adam se preguntaba qué hubiera pasado si no se hubiera detenido ese día. Que le estaría pasando a él en este momento? El probablemente no estaría en Aglionby. Seguramente no estaría dirigiéndose a un bosque encantado en un camaro. Gansey está mareado ahora que habían decidido volver a Cabeswater. El no odiaba nada más que quedarse quieto. Le ordeno a Ronan que pusiera un poco de música terrible, Ronan siempre estaba muy feliz complacer en este asunto, y luego Gansey abusaba de cada semáforo al salir de la ciudad.

-¡Pon tu espalda en ello!- Gansey grito sin aliento. Él estaba hablando con el mismo, por supuesto, o con la caja de cambios. –No dejes que huela tu miedoBlue gemía cada vez que el motor aceleraba, pero no tristemente. Ronan simulaba tocar la batería en el respaldo del descansa cabezas de Ronan. Adam por su parte, no era salvaje, pero hacia lo posible por no parecer insalvaje, para no arruínalo para los otros. Ellos no habían estado en Cabeswater desde que Adam hizo su sacrificio. Roan bajo su ventana, dejando entrar una ráfaga de aire y la esencia del asfalto y la hierba cortada. Gansey siguió el ejemplo. La espalda Adam ya estaba sudando contra el asiento de vinilo, pero sus manos se tenían frio. ¿Lo reclamaría Cabeswater una vez que volviera?

¿Qué he hecho? Gansey colgando su brazo afuera, palmeo el lado del carro como si fuera un caballo. –así está bien Pig, así está bienAdam sentí que estaba viéndolo todo desde afuera. Sentía como si estuviera a punto de encontrar otra imagen, como un vistazo a las cartas de tarot que había visto hace un rato. ¿Había alguien parado al pie de la carretera?

No puedo confiar en mis ojos Gansey se recargo, tiro su cabeza hacia un lado, borracho y ridículo de felicidad – Amo este auto- dijo, fuerte para ser oído sobre el motor. –Debería comprar otros cuatro. Abriré la puerta de uno y caeré en el otro. Uno puede serla sala, otro la cocina, yo dormiré en uno…-¿y el cuarto? ¿La habitación el mayordomo?- Blue grito. -No seas egoísta. El cuarto de invitadosEl camaro bajo por el camino de piedra que los llevaría al bosque, dejando atrás una nube de humo. Mientras subían el terreno se extendía, verde e interminable. Cuando alcanzaran la cima podrían ver la línea de árboles que anunciaba el comienzo de Cabeswater. El estómago de Adam se movió con nervios, tan feroces como la primera vez que paro al pie del auto de Gansey. El casi dice algo. Él no sabía que podía decir. ¿Era esa otra imagen? Una pantalla en blanco. Llegaron a la cima de la colina. Y el terreno seguía y seguía. La maleza daba paso a un terreno donde antes debía haber estado un lavado y luego continuaba en más hectáreas de césped. No había árboles. El auto se quedó en silencio.

Gansey manejo unos pocos metros más antes de poner el freno de mano. Todas las cabezas en el auto estaban giradas asía el terreno infinito y el viejo arroyo. No era que antes hubiera habido árboles y ya no estuvieran. No había marcas o huellas de neumáticos. Era como si nunca hubiera habido árboles. Gansey levanto su mano y rápidamente Ronan abrió la guantera y saco el diario. Lentamente, Gansey pasó hasta la página que contenía claramente las coordinadas de Cabeswater. Blue retuvo su aliento de forma audible. Esto era ridículo. Era como comprobar las coordenadas de manufacturas Monmouth. Todos sabían dónde era. -Jane,- Gansey dijo pasándole su teléfono, -Por favor revisa el GPS.El leyó los números de la página. Luego los leyó de nuevo. Blue, movía su pulgar en la pantalla del teléfono, volvía a leer los números de la pantalla. Eran los mismos. Eran las coordinadas que los habían traído aquí todas las otras veces. Eran las coordenadas que habían traído a su profesor de latín y a Neeve aquí. Ellos no habían hecho un mal giro. No se habían sobrepasado en la carretera o parqueado en el lugar incorrecto. Aquí era donde ellos habían encontrado Cabeswater. Aquí era donde había empezado todo. Noah dijo finalmente –Se ha ido.-

Capítulo 16: Y el camaro se dañó. Su sentido de sincronización era impecable. Es circunstancias ordinarias, el auto estaría lleno de sonido: radio a todo volumen, conversaciones disparadas. No hubiera audiencia para los primeros sutiles sonidos del fluido llenando los pulmones del camaro. Pero ahora, callados por lo imposible, todos escucharon el motor rugir por un momento. Escucharon el tartamudeo de la radio, cómo si hubiera perdido el hilo de sus pensamientos. Escucharon el aire acondicionado toser suavemente en su puño. Tenían el tiempo suficiente para levantar sus cabezas y mirarse el uno al otro. Luego el motor murió. De repente Gansey privado de la dirección hidráulica, Gansey lucho con el cinturón de seguridad. Siseo entre sus dientes, un sonido idéntico al de los neumáticos en la grava sucia. Luego hubo un silencio absoluto. Instantáneamente, el calor empezó a incrementarse. El motor hacia tic tac como la contracción nerviosa del pie de un hombre que está muriendo. Adam descanso su frente en sus rodillas y envolvió sus brazos atrás de su cabeza. De repente, Ronan gruño –Este auto. Este maldito auto, hombre. Si esto fuera un Playmouth Voyager, hubiera sido triturado por crímenes de guerra hace mucho tiempoAdam sentía que el estatus de Pig mostraba perfectamente como él se sentía. No era muerto, solo dañado. Él se sostenía dentro de la pregunta de qué significaba

Para el ahora que Cabeswater no estaba. ¿Por qué las cosas no pueden ser simples? -¿Adam?- Pregunto Gansey. Adam levanto la cabeza. –Alternador. Tal vez.-No sé qué significa eso- Gansey parecía casi aliviado de que el Pig hubiera muerto. Ahora finalmente tenía algo concreto que hacer. Si él no podía explorar Cabeswater, podía por lo menos sacarlos del lado de la carretera. –Dilo en un lenguaje que yo entienda-Una batería nueva- Murmuro Ronan. -Él tiene razón,- Dijo Adam –Si tuviéramos una batería nueva que meter ahí, podríamos llegar a casa y revisarlo. Una nueva batería costaría 100 dólares, pero Gansey no sentiría el mordisco. -Llamar a la grúa?-Inspección del estado hoy- Adam contesto. Boyd’s era la única compañía de grúas en el pueblo, y el solo reparaba averías cuando no está trabajando en el garaje. – Nos tomaría para siempre.Ronan salió del auto y pego un portazo. La cosa acerca de Ronan Lynch, Adam había descubierto, era que el no haría, o no podía, expresarse a sí mismo con palabras. Así que cada emoción tenía que salir de maneras diferentes. Un puñetazo, un incendio, una botella. Ahora Cabeswater estaba perdido y el Pig estaba dañado y él tenía que dar un pequeño grito con su cuerpo. En la ventana de atrás, Adam vio como Ronan recogía una roca del lado de la carretera y la lanzaba a la enredadera. -Bueno, eso es útil,- Blue dijo secamente. Se pasó del asiento de atrás al del, ahora vacío, copilo y grito -¡Eso es útil!Adam no escucho por completo la respuesta de Ronan, pero escucho por lo menos dos groserías. Blue, sin impresionarse, cogió el teléfono de Gansey. – ¿Hay algún lugar al que podamos ir caminando?Ella y Gansey pegaron sus cabezas para examinar la pantalla y murmurar sobre opciones en el mapa. La imagen de su oscuro cabello y el polvoriento cabello de Gansey tocándose chamusco algo dentro de Adam, pero era solo una picadura más en un océano lleno de medusas. Ronan regreso, inclinándose en la ventana del copiloto. Blue le mostro el teléfono. –Tal vez podríamos caminar a este lugar-¿El Deering General Store?- Ronan dijo, su vos feroz. –Míralo. Ese no es un lugar para conseguir una batería. Ese es un lugar para perder tu billetera. O tu virginidad-

-Tienes una idea mejor- ella demando – ¡Tal vez podríamos tirar algo a los arbustos! ¡O golpear algo! ¡Eso lo resolvería todo! ¡Tal vez deberíamos ser muy machos y romper todo!Aunque ella estaba girada asía Ronan, Adam sabía que esas palabras eran destinadas a él. puso su cabeza en el respaldar del asiento del conductor y estallo en vergüenza e indignación. Pensó en la manera en la que el auto había trastabillado antes de morir. Usando lo último de la batería antes de que no pudiera seguir. Luego pensó en como Noah había desaparecido en la Tienda de Dólar mientras él hablaba con Gansey por teléfono. Y ahora Cabeswater se había ido. Usando la última energía que le quedaba. Pero eso no tenía sentido. El había activado la Línea Ley. Seguía quemando transistores en el pueblo porque era muy fuerte. No debería haber falta de energía. -Voy a llamar a Declan,- Dijo Gansey –Y decirle que traiga aun nueva bateríaRonan le dijo a Gansey lo que pensaba de su plan, muy detenidamente, con un montón de palabras que incluso Adam no había escuchado antes. Gansey asintió, pero el también marco el número de Declan. Después, volvió a Ronan, quien apoyaba su mejilla contra la parte superior de la ventana, lo suficientemente duro como para hacer un hueco en su piel. –Perdón. Todas las demás personas que conozco están fuera de la ciudad. No tienes que hablar con él. Yo lo hare.Ronan le pego un puño al carro y se giró. Gansey se giró hacia Adam, abrasando su propio espaldar y mirando detrás. – ¿Por qué se ha ido? Adam parpadeo a la repentina cercanía de Gansey –No lo séSoltando el respaldar, Gansey se giró hacia Blue – ¿Por qué? ¿Es ciencia o es magia? Adam hizo un sonido desdeñoso. -No,- dijo Blue, -Se a lo que te refieres. Se fue, o fue robado? -Tal vez es invisible,- Sugirió Gansey Adam no sabía si creer en invisibilidad real. Él lo había intentado y nunca parecía haberlo protegido. Él le pregunto a Noah –¿Sigues ahí cuando no te podemos ver?Noah solo parpadeo desde la penumbra del asiento trasero, sus ojos líquidos y lejanos. Él estaba, Adam noto, casi totalmente desaparecido. Era más el sentimiento de Noah que Noah como tal. Ronan había estado escuchando, porque se giró y recargo contra la ventana. –En la tienda, cuando el desapareció, el no solo se volvió invisible. Él se fue. Si estás diciendo que Cabeswater es como Noah, no es invisible. Está en algún lado.

Hubo un ligero silencio. Aquí era donde Gansey, si hubiera sido Ronan, habría maldecido. Donde si hubiera sido Adam, hubiera cerrado los ojos. Si hubiera sido Blue, hubiera chasqueado con exasperación. Pero Gansey simplemente paso su pulgar por su labio y recobro la compostura. Instantáneamente volvió a ser indiferente y elegante, todas sus emociones reales puestas en un lugar aun sin descubrir. Saco su diario, escribió una nota en el margen encerrada entre bruscos paréntesis. Cuando cerro el diario, cualquier ansiedad que tuviera sobre Cabeswater esta encerrada con el resto de sus pensamientos sobre Glendower. Algún tiempo después de que Noah hubiera discretamente desaparecido, el Volvo de Declan llego hasta arriba, tan callado como el Camaro fuerte. Ronan dijo, Muévete, muévete- a Blue hasta que ella corrió el asiento de copiloto lo suficiente para que el pasara y se situara en el asiento de atrás. El rápidamente se tendió en el asiento, poniendo una de sus piernas cubiertas en jean sobre las de Adam y su cabeza en una postura de desconsiderado abandono. Para el momento en el que Declan llego a la ventana del conductor, Ronan lucia como si hubiera dormido por días. -Tienes suerte de que haya podido salirme- Dijo Declan. El miro hacia adentro del auto, sus ojos pasaron sobre Blue y se engancharon en Ronan en el asiento de atrás. Su mirada siguió la pierna de su hermano hasta donde descansaba sobre la pierna de Adam y su expresión se tensó. -Gracias, D- Gansey dijo fácilmente. Sin esfuerzo, el abrió la puerta, forzando a Declan a alejarse sin parecer hacerlo. El llevo la conversación a la región delantera del auto. Se convirtió en una batalla de sonrisas y gestos con la mano. Blue mirada desdeñosamente desde el asiento del copiloto mientras Adam miraba bruscamente desde el asiento de atrás. Y mientras estaba sentado ahí, observando la forma de los hombros de Declan y la manera de mirar de sus ojos, él se dio cuenta de algo alarmante. Declan tenía miedo. Probablemente no era visible para Gansey, quien era bastante ajeno, no para Blue, quien no sabía cómo se veía Declan normalmente. Y los sentimiento de Ronan para con su hermano mayor eran como sangre en el agua; él no podría ser capaz de ver entre las nubes biliosas. Pero para Adam, quien había pasado una cantidad grande de su vida temeroso, no solo temeroso, sino tratando de esconderlo, era obvio. La pregunta era que era de lo que Declan Lynch tenía miedo. -¿Quién le puso el ojo morado a tu hermano, Ronan?-El pregunto. Sin abrir sus ojos, Ronan contesto, -El mismo que también le judío la nariz-

-¿Y quién es ese?Ronan rio, solo una vez, un ¡Ha! –LadronesEl problema con saber cosas de Declan desde Ronan era que Ronan siempre asumía que su hermano estaba mintiendo. Por supuesto, usualmente lo hacía. De repente, la puerta del conductor se abrió. El sonido fue tan violento que Ronan olvido aparentar estar dormido y Adam y Blue se quedaron mirando. Declan se asomó. -Sé que quieres hacer lo contrario de todo lo que te digo,- Declan espeto, -Pero tienes que mantener un bajo perfil. ¿Recuerdas que te dije que tenías que mantener un bajo perfil meses atrás? ¿Lo has olvidado? La voz de roana era lenta, petulante. –No me he olvidado-Bueno, se siento como si lo hubieras hecho,- Dijo Declan. –La agente está observando. Y si te resbalas, jodes las cosas para todos nosotros. Entonces no te resbales. Y sé que has vuelo a las calles. Cuando pierdas tú licencia, yo…-Declan,- la voz de Gansey lo corto, profunda y responsable. Él puso una mano en el hombro de Declan, sacándolo amablemente del auto. –Estamos bien aquí,cuando esto no tuvo el efecto deseado, Gansey añadió, -Sé que no quieres hacer una escena frente de…Los dos chicos miraron a Blue. Los labios de Blue se abrieron con indignación, pero las palabras de Gansey funcionaron como magia. Declan se retiró instantáneamente. Un momento después, Gansey volvió al Pig. –Perdón, Jane- dijo. Ahora su voz sonaba harta, nada como la amplia persuasión que había ejercido hace unos momentos con Declan. Levanto una batería par que todos la vieran. -¿Adam quieres hacer esta cosa? Lo dijo como si fuera un día ordinario, como si hubieran regresado de un viaje ordinario, como si nada estuviera mal. Los hermanos Lynch habían peleado, pero eso era meramente una evidencia de que los dos seguían con vida. El Pig había muerto, pero siempre era o muriendo o levantándose otra vez. Pero en todo lo que Gansey no dijo, en cada sentimiento que no mostro en su rostro, él estaba gritando:

Se ha ido.

Capítulo 17: La máscara era de su padre. Incluso en sus sueños Ronan no podía ir al Granero, pero aquí había algo del Granero yendo hacia él. En la realidad, la máscara colgaba en la pared en la sala de sus padres, lejos del alcance de manos curiosas. Pero en sus sueños, colgaba a la altura du sus ojos en el horrible apartamento de Adam. Está hecha de suave madera oscura, lucia como un recuerdo barato de un turista. Los huecos para los ojos era redondos y sorprendidos, la boca partida en una fácil sonrisa lo suficientemente grande para muchos dientes. -Esto es engañar- La Niña Huérfana dijo en latín. Ella no había estado allí antes, pero lo estaba ahora. Su presencia le recordaba a Ronan de repente que estaba soñando. Este momento, en el cual él se daba cuenta que había creado todo a su alrededor con solo su mente, era cuando él podía sacar algo con él. Era suyo. Él podía hacer lo que quisiera con eso. -Engañar- Ella insistió de nuevo. –Soñar una cosa soñada- ella se refería a la máscara, por supuesto. Era seguramente de la mente de su padre. -Es mi sueño- Ronan le dijo. –Toma. Te traje un poco de polloY él lo había hecho. Le paso una bolsa de pollo freído el cual ella se devoro vorazmente. -Creo que soy un psicopompo,- Ella dijo, con su boca llena. –Yo ni siquiera sé que es esoLa harapienta chica metió un ala completa de pollo en su boca, con huesos y todo. –Creo que se refiera que soy un cuervo. Eso de hace a ti un chico cuervoEsto irritaba a Ronan por alguna razón, así que el tomo el resto de pollo que quedaba y lo puso en un mueble que se desvaneció apenas él se dio la vuelta. -Cabeswater ha desaparecido,- Él le dijo. -Estar lejos no significa lo mismo que estar desaparecido.- este era Adam. Él estaba parado detrás de un hombro de Ronan. Usaba su suéter de Aglionby, pero sus

Dedos estaban negros con aceite. Presiono sus manos grasientas a la máscara. El no pidió permiso, pero Ronan no lo detuvo. Después de una pausa momentánea, Adam cogió la máscara de la pared y la sostuvo frente a sus ojos. Chillando una asustada advertencia, La chica Huérfana se escondió detrás de Ronan. Pero Adam ya se estaba convirtiendo en algo más. La máscara había desaparecido o se había convertido en el rostro de Adam o Adam estaba hecho de madera. Cada diente detrás de la máscara tenía hambre; la elegante quijada de Adam esta hambrienta. Sus ojos estaban desesperados e indignados. Una larga y gorda vena sobresalía de su cuello. -Occidet eum!- rogo La chica Huérfana, aferrándose a la pierna de Ronan. Se estaba convirtiendo en una pesadilla. Ronan podía oír a los horrores de la noche acercándose, enamorados de su sangre y su tristeza. Sus alas se batían al ritmo del latido de su corazón. Él no estaba lo suficiente en control para alejarlos Porque ahora Adam era el horror. Los dientes eran algo más, Adam era algo más, él era una creatura, lo suficiente cerca para tocarla. Pensar en eso era quedarme inmóvil con el horror de ver a Adam ser consumido de adentro asía afuera. Roana no podía ver a donde estaba ahora la máscara; solo estaba Adam, el monstruo, el rey de los dientes. La niña sollozo, -¡Ronan, imploro te!Ronan cogió el brazo de Adam y dijo su nombre. Pero Adam se lanzó contra él. Diente sobre diente sobre diente. Incluso mientras iba por Ronan, una de sus manos tiro de la ahora invisible mascara, tratando de liberarse. No quedaba nada de su rostro. Adam cogió a Ronan del cuello, sus dedos se agarraron a la piel. Ronan no lo podía matar, sin importan cuanto La Chica Huérfana le rogara. Era

Adam. La boca abierta, era una puerta a ruinas sangrientas. Niall Lynch le había a enseñado a boxear a Ronan, le había dicho a su hijo: Despejara tu mente de caprichos. Ronan despejo su mente de caprichos. El cogió la máscara. La única manera en la que pudo encontrar el borde fue coger la mano de Adam aun metida en la máscara. Preparándose para el esfuerzo, Ronan tiro de ella. Pero la máscara salió tan fácil como el pétalo de una flor. Solo para Adam había sido como una prisión. Adam se tambaleo hacia atrás. En la mano de Ronan, la máscara era una delgada línea de papel, aún caliente por los respiros ahogados de Adam. La Chica Huérfana enterró su rostro a un lado de

Ronan, su cuerpo temblando con sollozos. Su pequeña voz murmuraba: -Tollere

me a hic, tollere me a hic…Sácame de aquí, sácame de aquí. En el fondo, los horrores de la noche de Ronan, se acercaban. Lo suficientemente cerca para oler. Adam estaba haciendo uno peculiares y horrorosos sonidos. Cuando Ronan levanto los ojos, vio que la máscara era lo único que quedaba de su rostro. Cuento él la quito de Adam, solo quedo musculo y hueso, dientes y globos oculares. El pulso de Adam bombeaba un glóbulo de sangre de un musculo a otro. Adam cayó contra la pared, la vida yéndose de él. Ronan agarro la máscara, sus extremidades inundadas de adrenalina. -La volveré a poner-

Por favor funciona. -¡Ronan! Ronan doblado en su cama, medio apoyado contra la pared, con sus audífonos aun alrededor de su cuello. Su cuerpo estaba congelado, como siempre después de soñar, pero esta vez podía sentir fuego a través de cada nervio. La pesadilla aun bombeando adrenalina en su cuerpo, a pesar de que él no se podía mover para usarla. Su aliento salía en grandes y desiguales resoplidos. Él no podía desdoblarse o contestar o dejar de ver la cara destruida de Adam. Era de mañana. Temprano. Lluvia de una mañana gris, cayendo sobre la ventana al pie de su cabeza. El flotaba encima de sí mismo. El niño debajo de él estaba encerrado en una batalla invisible, todas las venas de sus brazos y cuello a la vista. -Ronan- Susurro Noah. Él se agazapaba a pulgadas de distancia, pálido en esta luz. Estaba lo suficientemente sólido para que sus rodillas dejaran una marca en las sabanas pero no lo suficiente para producir sombra. –Tu estas despierto, tu estas despiertoPor un largo minuto. Noah parpadeaba mientras roana le devolvía la mirada, escurrido. Gradualmente, su corazón empezó a latir más despacio. Con un toque helado, Noah quito los dedos de roana para dejar libre el botín del sueño. La máscara. Ronan no había tenido intención de traerla. Él tendría que destruirla, tal vez la podría quemar.

Noah la levanto asía la difusa luz que entraba por la ventana y le dio un escalofrió. La superficie de la máscara estaba salpicada con pequeñas gotas rojizas. ¿Cuál ADN, Ronan se preguntó, encontrarían en esa sangre? -¿Tuya?- Noah pregunto, apenas audible. Ronan negó con su cabeza y cerro sus ojos de nuevo. Detrás de sus cerradas pupilas, era el horrible rostro de Adam el que veía, no el de Noah. En la esquina de la habitación, había un sonido. No la esquina en la que estaba la jaula de Sierra. Y no un sonido como el de un cuervo joven. Era un largo y lento arañazo en el piso de madera. Luego un rápido sonido como el de un pitillo en las llantas de una bicicleta. Tck-tck-tck-tck-tck Era un sonido que Ronan ya había oído antes. El paso saliva. Abrió sus ojos. Los ojos de Noah ya estaban muy abiertos. Noah dijo, -¿Sobre qué estabas soñando?

Capítulo 18: Gansey se había despertado antes del amanecer. Había sido un rato desde que tenía que despertarse para práctica de equipo, pero a veces todavía se levantaba de golpe listo para golpear el rio. Usualmente, él pasaba esas horas sin sueño en las mañanas en sus libros o buscando en el internet nuevas referencias sobre Glendower, pero después de la desaparición de Cabeswater, él no se podía obligar a ser productivo. En vez de eso se había ido atreves de la lluvia de la mañana asía el Pig. Inmediatamente se había sentido mejor. Él había pasado tantas horas sentado en el de esta manera, haciendo su tarea antes de ir a clase, o parqueado al laso de la carretera, o preguntándose que haría si nunca encontraba a Glendower, que se sentía como su hogar. Incluso cuando no estaba corriendo, el auto olía a vinilo viejo y gasolina. Cuando se sentó, un solo mosquito se metió a al auto y revoloteo en su oído, un fuerte tremolo contra el bajo y continuo sonido de la lluvia y los truenos. Cabeswater se ha ido. Glendower está ahí, debe estar ahí, y se ha ido. Las gotas caían y se dispersaban en el parabrisas. Él pensó sobre el día en que había sido picado hasta morir por avispas y había vivido de todas formas. Gansey repaso el recuerdo hasta que ya no sentía el estremecimiento al oír el nombre de Glendower en su oído, y envés de eso se permitió sentir pena por el mismo, que él debía de tener tantos amigos y sentir tan solo siempre. Sintió que él siempre los consolaba pero nunca pasaba al revés. Como debía ser, él pensó, abruptamente furioso con el mismo. Tú eres el que la

tiene más fácil. ¿De qué sirve todos tus privilegios, cosa suave y mimada, si no puedes sostenerte sobre tus propias piernas? La puerta de Monmouth se abrió. Noah inmediatamente vio Gansey e hizo un gesto general de aleteo. Parecía querer decir que quería a Gansey y, más allá, que estaba muy urgido al respecto.

Sacando su cabeza a la lluvia, Gansey se unió a Noah.- ¿Qué?- más sacudidas de manos. Entraron. Adentro, los pequeños olores del edificio, los aparatos oxidados, la madera húmeda y sus plantas de menta, habían sido superados por un hedor que no era familiar. Algo húmedo, extrañamente fértil y desagradable. Tal vez lo había traído la lluvia y la humedad. Tal vez algún animal había muerto en alguna esquina. A la urgencia de Noah, Gansey cuidadosamente entro al cuarto principal envés de subir al segundo piso. A diferencia de la planta superior, el piso de abajo estaba en la penumbra iluminado únicamente por unas pequeñas ventanas en lo alto de las paredes. Viejas columnas de metal sostenían el techo alto, dejando espacio para lo que fuera que había sido diseñada la habitación. Algo considerable, tanto en altura como en anchura. Todo era polvo en esta fábrica olvidada, el piso, las paredes, la forma en la que se movía el aire. Estaba sin usa, espacioso y sin tiempo. Inquietante. Ronan estaba parado en el centro de la habitación con la espalda hacia ellos. Este Ronan Lynch no era el que Gansey había conocido la primera vez. Ese Ronan, él pensó, hubiera estado intrigado pero cauteloso del joven que se encontraba de pie entre las motas de polvo. La cabeza rapada de roana estaba inclinada, pero todo lo demás acerca de su postura sugería vigilancia, desconfianza. Su malvado tatuaje se asomaba por su esqueleto negro. Ronan Lynch era peligrosa y ahuecada creatura. Era una trampa en la que pondrías el pie.

No piense en este Ronan. Recuerda al anterior. -¿Qué estás haciendo aquí abajo?-Gansey pregunto, vagamente nervioso. La postura de roana no se alteró al escuchar la voz de Gansey y Gansey se dio cuenta que era porque él ya estaba herido al máximo. Un musculo salía de su cuello. Él era un animal posicionado para pelear. Sierra rodo por el piso entre sus pies. Ella parecía estar en medio del éxtasis y las convulsiones. Cuando vio Gansey, se puso recta y lo estudio con un ojo y luego con el otro. Afuera, los truenos retumbaban, la lluvia se filtraba por los paneles rotos de la escalera. Una oleada de ese hedor húmedo entro de nuevo. La voz de Ronan era plana. –Quemadmodum gladius neminem occidit; occidentis

telum estGansey tenía una estricta política de evitar la declinación del sustantivo antes del desayuno. –Si estas tratando de ser sabio, tú ganas. ¿Es quemadmodum “como si”?Cuando Ronan se giró, sus ojos estaban completamente cerrados. Sus manos estaban cubiertas es sangre. Gansey tuvo un momento puro, en el que su

Estómago dio un vuelco y pensó no sé qué son en verdad todos mis amigos. La razón volvió a él. –Jesucristo. ¿Es tu sangre?-Es de Adam-El Adam de sus sueños- Noah corrigió rápidamente. –La mayoríaEn la lluvia, en la penumbra, las sombras se movían en las esquinas. Le recordó a Gansey de las primeras noches que él había pasado aquí, cuando la única manera en la que podía dormir era pretender que debajo de su cama no existía esta vasta habitación. El podía oír a Ronan respirar. -¿Te acuerdas del año pasado?-Ronan pregunto – ¿Cuándo te dije…que no pasaría otra vez?Era una pregunta boba. Gansey nunca se olvidaría. Noah había descubierto a Ronan bañando en su propia sangre, venas despedazadas. Horas en el hospital. Asesoramiento y promesas. No había punto en ser tímido. Gansey dijo –Cuando intentaste matarteRonan negó con la cabeza una vez. –Fue una pesadilla. Me destrozaron en mi sueño, y cuando desperté…- el hizo un gesto con sus manos sangrientas.-La traje conmigo. No te podía decir. Mi padre me dijo que nunca lo contara-¿Entonces me dejaste creer que te habías querido matar?Ronan permitió que su mirada azul se enfocara en Gansey, haciendo que entendiera que no conseguiría otra respuesta. Su padre le había dicho que nunca contara. Entonces él nunca había contado. Gansey sintió todo el año remodelándose en su cabeza. Cada noche en la que había estado temeroso por Ronan. Todas las veces en las que Ronan había dicho no es así. A la vez estaba indignado de que Ronan le hubiera permitido ese miedo continuo y aliviado de que Ronan no fuera una criatura tan extraña después de todo. Er amas fácil para Gansey entender a un Ronan que volvía los sueños realidad que a un roana que quería morir. -¿Entonces por qué…por qué estás aquí abajo?- Gansey dijo finalmente. En lo alto, algo se golpeó. Ambos, Ronan y Sierra enderezaron sus mentones. -¿Noah?- Gansey pregunto. -Sigo aquí,- Noah contesto tras él. –Pero no por mucho tiempoA través del silbido constante de la lluvia, Gansey escucho un rasguño en el piso de arriba y una explosión cuando algo cayó. -No es solo la sangre- Dijo Ronan. Su pecho se movía arriba y abajo con su respiración. –Algo más salióLa puerta del cuarto de Ronan estaba cerrada. Una estantería había sido vaciada, inclinada sobre un costado y puesta delante de la puerta. Los libros estaban apilados a toda prisa contra el telescopio. Todo estaba silencioso y gris como la

Lluvia que entraba por las ventanas. El olor que Gansey había notado abajo era más prominente aquí: mohoso y dulce. -¿Kerah?- Grazno Sierra desde el brazo de Ronan. El hizo un sonido suave hacia ella antes de dejarla en el escritorio de Gansey; ella desapareció en la oscuridad bajo el escritorio. Pasando la barra de hierro a su mano derecha, Ronan señalo el bisturí en el escritorio hasta que Gansey se dio cuenta que quería que él lo tomara. El dudosamente extendió y contrajo la cuchilla una y otra vez antes de mirar a Noah. Este último lucia listo para desvanecerse ya fuera por falta de energía o falta de coraje. -¿Estás listo?- Ronan pregunto. -¿Para qué me estoy preparando?Tras la puerta, algo araño en la tabla del suelo. Tck-tck-tck. Como un martillo siendo arrastrado por la tabla de lavar. Algo en el corazón de Gansey estremeció con miedo. -Para lo que está en mi cabeza- Dijo Ronan. Gansey no creía que hubiera una manera de preparase para eso. Pero le ayudo a Ronan a quitar el estante del camino. -Gansey- Dijo Ronan. El picaporte se estaba girando en su propio acorde. El estiro la mano y lo sostuvo firmemente. -Ten cuidado…Ten cuidado con tus ojos-¿Cuál es el plan?- la atención de Gansey estaba en la mano de Ronan en el picaporte. Sus nudillos estaban blancos por el esfuerzo de no dejarla girar. -Matarlo- Dijo Ronan. Lo primero que Gansey vio fue el desastre: La jaula de Sierra aplastada, la percha astillada. La malla que cubre el altavoz estaba doblada como una almeja. El teclado del computador estaba encajado debajo de un taburete volcado. Una camisa hecha añicos y un par de jeans estaban tirados en el piso, a primera vista era un cadáver. Luego el vio la pesadilla. Se movía en una esquina trasera. Como si fuera una sombra y luego era una cosa. Rápida. Negra. Más grande de lo que el había esperado. Más real de lo que había pensado. Era tan alta como él. Con dos piernas, vestida en algo roto, negro y grasiento. Gansey no podía parar de mirarle el pico. -Gansey!- Ronan gruño y luego movió la barra de metal. La criatura se precipito al suelo. Se retorció fuera del alcance de Ronan y el movió la barra otra vez. Gansey se dio cuenta de una garra. No, garras, docenas de ellas. Masivas, brillantes. Se dirigieron hacia Ronan.

Gansey entro, cortándole una extremidad. La ropa de la criatura se rompió bajo la cuchilla. Se levantó de un salto, directo asía Ronan, quien lo bloqueo con la barra. Con un aleteo poderoso, la criatura se lanzó por el aire y se encaramo en el picaporte, con las manos entre las piernas, aferrándose como una araña. No había nada humano sobre eso. Les siseo a los chicos. Las pupilas rojas se abrían y cerraban. Un ave. Un dinosaurio. Un demonio.

No me extraña que Ronan nunca duerma. -¡Sierra la puerta!- dijo Ronan. – ¡No queremos que juegue a las escondidas afuera!La habitación parecía muy pequeña para encerraren con un monstruo., pero Gansey sabía que Ronan tenía razón. El dio un portazo justo cuanto la criatura se lanzó hacia él. Ganchos y picos, negro y retorcido. En ese mismo instante, Ronan se tiro, empujando a Gansey al piso. En un breve y claro momento, fijado entre el cuerpo de Ronan y el hocico de la criatura, Gansey vio las garras de la cosa agarrar el brazo de Ronan y estuvo híperconsiente de como las costras nuevas se entrecruzaban con las viejas. El pico de la cosa se lanzó por el rostro de Ronan. Gansey con el bisturí apuñalo la carne negra de entre las garras. La cosa no hizo ningún sonido mientras se echaba hacia atrás. Ronan movió otra vez la barra de hierro, y cuando le pego a la criatura, en lugar de eso le pego un puño. Los dos tropezaron con el borde de la cama. La pesadilla estaba encima de Ronan. Ambos peleaban sin hacer ningún sonido; Ronan podría morir, y Gansey no lo sabría hasta después. Pasando una mano sobre el escritorio de Ronan, Gansey tomo una botella de cerveza y la aplasto contra el cráneo de la criatura. Inmediatamente, el olor a alcohol lleno la habitación. Ronan maldijo debajo del monstruo. Gansey le arrebato una de las extremidades… ¿Era un brazo? ¿Era un ala? La repulsión llego hasta su garganta, y le hundió el bisturí en el cuerpo. El sintió la cuchilla hacer contacto, en carne grasosa. De repente, había una garra alrededor de su cuello, una garra aferrada a la piel bajo su mentón. Enganchándolo como a un pez. Él era consciente de que la cuchilla del bisturí era muy pequeña. Como de insustancial era en comparación de las erizadas garras de la cosa. El sintió un goteo caliente en el cuello de su camisa. Sus pulmones se le llenaron con el fecundo olor de la podredumbre. Ronan aplasto la barra de metal contra la cabeza de la criatura. Y luego la aplasto otra vez. Y luego una vez más. Ambos, Gansey y la cosa cayeron al piso; el peso era un ancla en la piel de Gansey. Él estaba atrapado, empalado, enmarañado en su agarre.

A Gansey le quitaron el bisturí. Gansey, viendo lo que Ronan planeaba hacer, estiro sus brazos del pico todavía aferrado. Así que era la criatura cogiendo a Gansey cogiendo a la criatura. Y luego roana le corto la cabeza. No fue rápido ni sin sangre. Era tan irregular y lento como cortar cartón mojado. Luego todo termino, Ronan desengancho las garras cuidadosamente de la piel de Gansey. Liberado, Gansey salió de debajo de la criatura. El presiono la parte de atrás de su mano contra la herida en su mejilla. Él no podía decir cuál era su sangre y cuál era la sangre del monstruo y cuál era la sangre de Ronan. Los dos estaban sin aliento. -¿Eres un asesino?- Ronan le pregunto a Gansey. Un rasguño bajaba de frente y saltaba en su ceja hacia la mejilla. Cuida tus ojos. Una investigación con sus dedos le informo a Gansey que la herida bajo su mentón era bastante pequeña. El recuerdo de estar atrapado entre las garras no lo dejaría pronto. Se sentía peligrosamente deshecho, como si necesitara sostenerse de algo o ser eliminado. El mantuvo su voz uniforme. –Creo que sí. ¿Está muerto?-Si no lo está,- Dijo Ronan –Es una pesadilla peor de lo que penséAhora ganas se tuvo que sentar, muy lentamente, en el borde de las destrozadas sabanas. Porque esa cosa había sido imposible. El avión y la caja de rompecabezas, ambas cosas inanimadas, habían sido mucho más fáciles de aceptar. Incluso, Sierra, en todos los aspectos un cuervo ordinario, aparte de su origen, era fácil de aceptar. Roana miraba a Gansey por encima del cuerpo de la criatura, parecía incluso más grande muerta, y su expresión era tan descuidado como Gansey siempre lo había visto. Él fue hecho para entender que esto, todo esto, era una confesión. Una mirada a lo que roana había sido todo este tiempo que lo había conocido. Un mundo lleno de maravillas y horrores y Glendower solo era uno de ellos. Gansey finalmente dijo, -Seneca. Él fue el que lo dijo ¿verdad? – Mientras su cuerpo había estado peleando la pesadilla, su subconsciente había estado batallando con el saludo en latín que Ronan le había dado.

Quemadmodum gladius neminem occidit; accidentis telum est. La sonrisa de Ronan era afilada y curvada como una de las garras de la criatura. – “Una espada nunca es una asesina; es una herramienta en las manos del asesino”-No puedo creer que Noah no se haya quedado a ayudar-Claro que puedes. Nunca confíes en los muertosMeneando la cabeza, Gansey señalo a los arañazos que había visto en el brazo de Ronan durante la pelea. –Tu brazo. ¿Es por pelear con eso mientras yo estaba en el Pig?Ronan negó con la cabeza lentamente. En el otro cuarto, Sierra hacia sonidos ansioso, preocupada por el destino de Ronan. -¿Kerah?-Había otra,- Él dijo –Se escapó-

Capítulo 19: -Jane ¿Cómo te dientes en hacer algo levemente ilegal y totalmente sin gusto?Pregunto Gansey. La espalda de Ronan ya estaba pegajosa con sudor. El cuerpo del hombre-ave estaba en la cajuela del BMW y sin duda un proceso científico terrible le estaba sucediendo. Ronan no tenía duda de que era un proceso que solo se iba a volver más oloroso a medida que se fuera calentando el día. -Depende si involucra un helicóptero,-Blue contesto, para en la puerta del 300 Fox Way. Ella se rascó la pierna con su pie descalzo. Ella usaba un vestido que Ronan pensó que se parecía a la pantalla de la lámpara. Cualquiera que fuera la lámpara, Gansey claramente desearía tener una. Ronan no era fan de las lámparas. Y él tenía otras cosas en mente. Los nervios le hormigueaban en los dedos. -No helicópteros. Esta vez- Gansey se encogió de hombros. -¿Es esto acerca de Cabeswater?-No,-Gansey dijo tristemente. Ella miro por encima de ellos al BMW. -¿Por qué hay una cuerda elástica alrededor de la cajuela?A pesar de que el Pig se lo mereciera, Gansey se había opuesto a poner el cadáver en el camaro. -Es una larga historia. ¿Por qué me estas mirando así? -Creo que nunca te había visto en una camiseta antes. O en jeansPorque Blue había estado mirando a Gansey de una manera que era más notable por el hecho de que Blue quería ser discreta al respecto. Era verdad que Gansey raramente usaba Jeans y camisetas, prefería camisas de cuello y pantalones cargo si no estaba usando una corbata. Y era verdad que le quedaban bien; la camiseta colgaba en sus hombros de una manera que revelaba toda clase de rincones y

Esquinas que una camisa de botones normalmente escondía. Pero Ronan sospechaba que Blue estaba más impresionada por la manera en que hacia lucir a Gansey como un niño, por una vez, como uno de ellos. -Es para la cosa sin gusto- Dijo Gansey. El toco la camiseta con dedos despreciativos. –Estoy bastante desaliñado en el momento, lo séBlue se burló, -Si, desaliñado, eso es exactamente en lo que estaba pensando. Ronan, veo que también estas vestido desaliñado.Esto estaba destinado a ser una burla, ya que Ronan estaba en un típico atuendo Ronan ósea jeans y una camiseta negra. -¿Debería ponerme yo algo más desaliñado también?-Ella pregunto. -A l menos ponte zapatos,- Gansey contesto sombríamente. –Y un sombrero, si puedes. Paree que va a llover-Tut Tut,- Dijo Blue, inclinándose para verificar. Pero el cielo estaba escondido por las hojas de los árboles de su vecindario. -¿Dónde está Adam?-Lo recogeremos después-¿Dónde está Noah?-En el mismo lugar que Cabeswater- Dijo Ronan. Gansey se estremeció. -Bien, Ronan,-Dijo Blue, molesta. Ella dejo la puerta entre abierta mientras entro a la casa, diciendo – ¡Mama! ¡Voy con los chicos a…hacer…algo!Mientras esperaban, Gansey se giró hacia Ronan. –Déjame ser claro: si hubiera otro lugar en el que pudiéramos quemar esta cosa sin el temor de ser descubiertos, iríamos allí. No pienso que sea una buena idea ir a El Granero, y desearía que tu no viniera con nosotros. Solo para que conste.-¿Qué CLASE DE ALGO?- Esa era Maura, desde adentro de la casa. -Genial, hombre,-contesto Ronan. Incluso la advertencia fue electrizante. Prueba de que esto si estaba pasando. –Me alegra que lo hallas dejado salirNo había ninguna probabilidad de que Ronan no fuera. -ALGO SIN GUSTO- Blue grito de vuelta. Ella reapareció en la puerta, su ropa sin cambiar esencialmente solo que añadió unas medias de crochet y unas botas verdes. –Por cierto, ¿Qué vamos a estar haciendo?Casa, Ronan pensó, voy a ir a casa. -Bueno,- Gansey dijo lentamente, cuando un trueno retumbo, de nuevo. – la parte ilegal es que vamos a la propiedad de la familia de Ronan, a la cual no le es permitido entrar. Ronan le mostro los dientes a Blue. –Y la parte sin gusto es que vamos a quemar un cuerpo.Ronan no había estado en El Granero hace un año, incluso en sus sueños.

Era como lo recordaba de incontables tarde de verano: dos pilares de piedra medio escondidos en la hierba, bancos enmarañados como un muro alrededor de la propiedad, los robles e apiñaban cerca a cada lado de la carretera sin pavimentar. El cielo gris hacia que todo se viera verde y negro, bosque y sombra, creciente y misterioso. El efecto era darle a la entrada de El Granero un aspecto de privacidad. De reclusión. Mientras subían por la carretera, la lluvia caía en el parabrisas del BMW. Los truenos retumbaban. Ronan llevo el auto por una colina hasta los robles, alrededor de una curva cerrada, una gran extensión inclinada, verde puro, rodeada de árboles por todos lados. Hace mucho tiempo, ganado había pasado en estos pastizales, ganado de todos los colores. Esa manada, hermosa como animales de cuentos de hadas, aun poblaba los sueños de Ronan. Él se preguntó qué habría pasado con el ganado real. En el asiento trasero, Blue y Adam estiraron el cuello, mirando a la casa que se acercaba. Era acogedora, no era impresionante, una finca a la que le habían pasado los años. Eran los graneros esparcidos por las colinas los que eran memorables, muchos de ellos con tiza blanco y otros con el techo de zinc, algunos todavía de pie, algunos ya desplomados. Alguno eran establos de ganado largos y delgados otros grandes graneros con cúpulas antiguas. Había edificios de pierda antigua y nueva, cobertizos de equipamiento, casas de cabras y largas perreras vacías. Ellos salpicaban el campo como si hubiera crecido de el: pequeños agrupados como hongos y más grandes aparte. Sobre ellos estaba el problemático cielo, gigante y morado con la lluvia. Cada color era más profundo, más real, mejor. Esta era la realidad, y el año pasado había sido un sueño. Había una luz en la casa, la luz de la sala de estar. Siempre estaba encendida. ¿Realmente estoy aquí? Ronan se preguntó. Seguramente e despertaría pronto y se encontraría exiliado en Manufacturas Monmouth o en el asiento de su auto o acostado en el piso junto a la cama de Adam en St Agnes. En la opresiva luz, El Granero era tan verde y hermoso que lo hacía sentirse enfermo. En el espejo retrovisor, el capto un poco de Adam, su expresión soñadora y herida, y luego de Blue, las puntas de sus dedos presionadas contra el vidrio como si quisiera tocar el pasto mojado. El área de parqueo estaba vacía, la enfermera de la casa no estaba la vista. Ronan parqueo junto a ciruelo lleno de frutos sin recoger. Una vez, él había soñado que mordía una de estas frutas y juego y semillas explotaban dentro de él. Otro donde

las frutas se desangraban y criaturas venían a quitárselas antes de que se metieran por su piel, parásitos de dulce esencia. Cuando Ronan abrió la puerta, el auto se llenó inmediatamente con la esencia de tierra mojada, de paredes verdes y de piedras llenas de moho, se llenó con la esencia de casa. -Parece que fuera otro país- Dijo Blue. Era otro país. Era un país para los jóvenes, un país donde te mueres antes de ser viejo. Saliendo, sus pies se hundían en el suave césped del verano, junto a la grava. Suaves gotas de lluvia se enredaban en sus cabellos. Las gotas murmuraban sobre las hojas que rodeaban a los árboles, un murmullo ascendente. La hermosura de este lugar no podía ser nublada ni por el conocimiento de que este era el lugar en el que Ronan había encontrado el cuerpo de su padre, y este era el auto que había estado cerca. Como Manufacturas Monmouth, El Granero cambiaba totalmente al cambiar la luz. El cuerpo había sido encontrado en una fría y oscura mañana y esta era una lenta tarde gris. Así que el recuerdo se volvió solo un leve pensamiento, analítico en vez de emocional. La única realidad era que: Él estaba en casa. Lo mucho que quería quedarse. Unos minutos después, parado junto al capo abierto, todos se dieron cuenta que ni Gansey ni Ronan habían examinado el plan con suficiente profundidad para haber traído una pala. -¿Einstein?- Ronan le pregunto a Adam. -¿Granero?-Sugirió Adam, ¿Herramientas?-Oh sí. Por aquíPasando por encima de una cerca de cuatro tablas, ellos caminaron por uno de los campos hacia uno de los graneros principales. La atmosfera alentaba al silencio. Adam camino unos cuantos pasos rápidos para estar cerca de Blue, pero ninguno hablo. En el hombro de Ronan, Sierra aleteaba para mantenerse estable. Ella se estaba volviendo pesada, este sueño de él. Junto a Ronan, la cabeza de Gansey estaba agachada contra la lluvia, su expresión pensativa. Él había tomado este camino muchas veces, antes. ¿Cuántas veces Ronan había tomado este camino? Podían ser años atrás, cinco años. Roana estaba lleno con un estallido de furia hacia Declan, ejecutador de la voluntad de su padre. El no podía tener a su padre de vuelta, probablemente tampoco tendría a su madre de vuelta. Pero si le fuera permitido volver aquí, no sería lo mismo, pero sería soportable. Sierra vio la cosa extraña primero. Ella señalo, -KreckRonan se detuvo.

-¿Qué es eso?- pregunto. A una docena de yardas de distancia, un objeto suave marrón se sentaba en medio de todo el verde. Dudosamente, Blue pregunto, ¿Es eso…Una vaca?Fue obvio después de que ella lo dijo. Era ciertamente una vaca, acostada como el ganado hace bajo la lluvia. Y era ciertamente parte del ganado que había ocupado estas tierras antes de que Niall Lynch hubiera muerto. El y Sierra, se inclinaron, cabezas idénticamente ladeadas. Cuando roana movió una mano frente a los ojos de la vaca, esta no se movió. -Non morten,-El murmuro, entrecerrando los ojos, -Somni Fratrem.-¿Qué?-Susurro Blue. Adam tradujo, -No muerte, sino su hermano, el sueño- Gansey, con un poco de humor negro en su voz dijo, aconsejo, -Húndele un ojo-¡Gansey!-Dijo Blue. Ronan no le hundió el ojo, pero le paso dedo suavemente por sus suaves pestañas. Gansey puso la palma de su mano enfrente las fosas nasales de la vaca. -Está respirandoAcurrucándose más cerca, Blue acaricio la nariz de la vaca, dejando una marca en el pelo mojado. –Pobre cosita. ¿Qué creen que le pasa?Roana no estaba seguro de que hubiera algo malo con ellas. No se veía enferma, aparte de su falta de movimiento. No olían terrible. Y Sierra no se veía anormalmente angustiada, aunque ella había presionado su cuerpo contra la cabeza de Ronan para que no la dejara en el suelo. -Hay una metáfora para el pueblo estadounidense aquí,-Gansey murmuro oscuramente –Pero no me acuerdo de ella en este momento-Vámonos antes de que Gansey diga algo que me haga odiarlo- Dijo Blue. Ellos dejara atrás la vaca y continuaron al granero más grande. La gran puerta estaba comida por lo gusanos y podrida en el borde. El borde de metal estaba oxidado. Ronan puso la mano en la superficie desigual del pomo de la puerta. Por costumbre, su palma memorizo la superficie. No la idea de la misma, pero la sensación real de ella, la textura, la forma y la temperatura del metal. Todo lo que necesitaría para sacarlo de un sueño. -Espera,-Adam dijo cauteloso -¿Qué es ese olor?El aire estaba impregnado con un claustrofóbico y caliente hedor. No molesto, pero definitivamente agricultural. No era el olor que de un granero había sido usado en el paso; era el de un granero que estaba siendo usado. Frunciendo el ceño, Ronan abrió la masiva puerta. Les tomo un momento para que sus ojos se ajustaran.

-Oh,- Dijo Gansey. Aquí estaba el resto del rebaño. Docenas de ganado eran siluetas oscuras contra la luz que se filtraba por la puerta. No hubo ninguna reacción al escuchar el clic de la puerta al abrirse. Solo el sonido docenas de grandes animales respirando, pero sobre todo el caer de la lluvia sobre el techo de metal. -Modo de sueño,- Dijo Gansey, en el mismo momento en el que Blue dijo – HipnosisEl corazón de Ronan latía desigual. Había un crudo potencial en el rebaño dormido. Como si alguien con la palabra correcta lo pudiera despertar. -¿Es esto también nuestra culpa?-Blue susurro. -¿Cómo el poder de las irrupciones? Adam miro a lo lejos. -No,- Ronan contesto, seguro de que este rebaño dormido no tenía nada que ver con la Línea Ley –Esto es algo diferenteGansey dijo. –No es por sonar como Noah, pero esto me esta asustando mucho. Vamos a buscar una pala y salir de aquíCon lo pies sonando atreves del aserrín, ellos se abrieron el camino en medio de los animales hasta un pequeño cuarto de equipamiento que se veía gris por la lluvia. Ronan encontró una pala. Adam cogió una pala para la nieve. Gansey probo una excavadora como si estuviera balanceando una espada. Después de un momento, Blue dijo -¿Tu enserio creciste aquí?-¿En este granero?-Tú sabes exactamente a lo que me refieroEl empezó a contestas, pero el dolor broto de él, sorprendentemente y de la nada. La única manera en la que pudo quitarse el sentimiento fue ahogando las palabras con ácido. Salieron como si odiara este lugar. Como si no pudiera esperar para salir de aquí. Burlón y cruel, él dijo. –Sí. Este era mi castillo.-Wow,- Ella contesto, como si él no hubiera sido sarcástico. Lugo susurro, -¡Mira!Ronan siguió su mirada. Donde el imperfecto techo se unía con la pared, un ave estaba metida en un nido. Parecía tener sangre en el pecho, pero al acercarse se dieron cuenta que solo era un truco de la luz. El plumaje del pecho era de un esmeralda plateado. Como con el ganad, sus ojos estaban abiertos, su cabeza sin moverse. El pulso de Ronan se alteró de nuevo. En su hombro, Sierra se agazapo, presionándose contra su cuello., una reacción a la reacción de él, no a la otra ave. -Tócala- Susurro Blue. –Mira si sigue viva.-Uno de ustedes gemelos Poverty debería tocarla,- Yo toque la anteriorLos ojos de ella lo perforaron. -¿Cómo me has llamado?-Me escuchaste-

-Gansey.- Ella dijo. Él puso su excavadora en el suelo. –Tú me dijiste que querías pelear las batallas con Ronan por tu cuentaRodando lo ojos, Adam se subió sobre una silla e investigo. –También está respirando. Igual que las vacas.-Ahora revisa si tiene huevos- Ronan dijo. -Jodete.Todos estaban inquietos. Era imposible decir si este adormecimiento era natural o supernatural, y sin ningún conocimiento, era imposible predecir si también les sucedería a ello. Gansey dijo, -¿Somos los únicos que quedan despiertos?Esto inspiro a Ronan. Dejando a Sierra en una mesa hacha de cilindros, el abrió el antiguo depósito de alimentos. Aunque estaba vacío, el sospechaba que aun estaría ocupado. Seguramente, cuando metió su cabeza dentro, el descubrió un afilado olor debajo del caliente hedor del grano. -Luz- Ronan ordeno. Pasando a la función de linterna de su teléfono, Gansey ilumino el interior del contenedor. -Apúrate,- Él dijo. –Esto cocina mi teléfonoIluminando hasta el final de la bolsa de comida, Ronan encontró el nido de ratones. El cuidadosamente saco uno de los ratones jóvenes. Era aterciopelado y ligero, tan pequeño que apenas registraba el calor de su cuerpo. Aunque el ratón era lo suficientemente mayor para ser completamente inquieto, se mantuvo calmado en la palma de su mano. El movió un dedo cuidadosamente por su espina. -¿Por qué esta tan calmado?- Blue pregunto. -¿También está dormido?El abrió su mano lo suficiente para que ella viera sus ojos abiertos, pero no lo suficiente para que Sierra lo viera, ella pensaría que era comida. El y Matthew solían encontrar los nidos de los ratones en las habitaciones de la comida y en los campos cercanos a los comedores. Ellos e sentarían con las piernas cruzadas por horas en la hierba, dejando que los ratonas corrieran en medio de sus dedos. Los más jóvenes nunca tenían miedo. -Está despierto,- Él dijo. Levantando la mano, el presiono el pequeño cuerpecito contra su mejilla para que pudiera sentir el rápido latido de su corazón. Blue lo estaba observando, así que se lo ofreció. –Puedes sentir su corazón de esa maneraElla se veía sospechosa. -¿Hablas enserio? ¿Estás jugando conmigo?-¿Por qué lo dices?-Eres un bastardo, y esta no parece una actividad digna de un bastardoEl sonrió débilmente. –No te acostumbres-

A regañadientes, acepto el pequeño ratón y lo sostuvo contra su mejilla. Una sorpresiva sonrisa apareció en su boca. Con un pequeño y feliz suspiro, se lo ofreció a Adam. Él no se veía dispuesto, pero por su insistencia él presiono el pequeño cuerpito contra su mejilla. Su boca se curvo. Después de un segundo, él le paso el ratón a Gansey. Gansey fue el único que sonrió antes de llevárselo a la mejilla. Y fue su sonrisa la que quemo a Ronan; le recordó de la fácil expresión de Matthew cuando descubrieron por primera vez el nido de los ratones, antes cuando eran la familia Lynch. -Sorprendentemente encantador- Gansey reporto. Él lo deposito en las manos de Ronan. Ronan sostuvo el ratón por encima del contenedor. -¿Alguien quiere volverlo a coger antes de que lo meta de nuevo? Porque estará muerto en un año. La expectativa de vida es una mierda para los ratones de campo-Bien, Ronan,- Dijo Adam. Girándose para irse. El rostro de Blue se dirigió a los limones. –Eso no duro demasiadoGansey no dijo nada. Sus apenas repararon en Ronan. Boca compungida; él conocía a Ronan demasiado bien para estar ofendido. Ronan sentía que estaba siendo analizado, y tal vez deseaba serlo. –Vamos a enterrar esta cosaDevuelta en el BMW, Gansey fue lo suficientemente decente como para no lucir engreído cuando Blue puso la mano sobre su boca y Adam contuvo el aliento cuando vieron al Hombre-pájaro. Ronan y Gansey lo habían metido en la caja de los parlantes lo mejor que habían podido., pero lo suficiente del cadáver salía de entre la caja para no dejar mucho a la imaginación. Muchas horas de estar muerto no le habían mejorado el aspecto. -¿Qué es eso?- Adam pregunto. Ronan toco una de las garras dobladas enganchadas al borde de la caja. Era terrible, escalofriante. Él le tenía miedo en una aburrida, primitiva y permanente manera que venía de ser asesinado por él una y otra vez en su cabeza. –Ellos vienen cuando tengo pesadillas. Como que, los atrae. Ellos me odian. En los sueños, son llamados Horrores de la noche. O… niri viclisAdam frunció el ceño – ¿Es eso latín?Perplejo, Ronan lo consideró. –No lo creoBlue lo miro fijamente e inmediatamente Ronan recordó cuando ella lo acuso de saber el otro lenguaje de la caja de puzzle. Era posible que ella tuviera razón. Entre los cuatro, cargaron la caja de los parlantes a hasta una línea de árboles. Mientras la lluvia caía, se tomaron turnos cavando en la tierra. Ronan levantaba la mirada cada par de segundo para revisar a Sierra. A ella no le importaba nada

Grande y negro, incluyéndose a sí misma, así que se mantenía alejada del cadáver., incluso después de que estuviera en el hueco. Pero ella adoraba a Ronan sobre todas las cosas, así que ella se mantenía en la distancia, picando el suelo por insectos imaginarios. Para el momento en el que pusieron el último pedazo de tierra encima del hueco, estaban empapados en sudor y lluvia. Había alguna advertencia, Ronan pensó, acerca de todos ellos enterrando un cadáver por su propio bien. Él hubiera preferido que se quedara en sus sueños, pero si tenía que salir, esto era mejor que la última pesadilla que se salió de control. Con un ligero juramento, Gansey hundió la punta de la pala en el suelo y limpio su frente con la parte de atrás de su mano. El metió una hoja de menta en su boca. – Tengo ampollas. ¿Nino’s?Blue protesto altamente. Gansey miro a Adam -Estoy bien con todo- Adam contesto, con su acento de Henrietta saliéndose, traicionándolo por la fatiga. No era su fatiga de siempre. Era algo más profundo. No era difícil para Ronan imaginarse el peso sobre los hombros de Adam. Gansey miro a Ronan. Ronan movió un pulgar cuidadosamente contra una de las tirantas de cuero, secando el sudor y la mugre. Se preguntó cuándo podría volver. Suavemente, solo para Gansey, el pregunto, ¿Puedo ir a ver a mi mama?

Capítulo 20: Adentro de la casa, todo estaba en blanco y negro. El aire estaba permanentemente impregnado con el plácido olor de la infancia de Ronan: Humo de nogal, cajas de madera, semillas de la hierba y ambientador de limón. -Recuerdo- Gansey dijo pensativamente a Ronan –Cuando olías a estoGansey chasque a su reflejo en el espejo que colgaba en el pasillo del frente. Sierra se miró a si misma antes e esconderse al otro lado del cuello de Ronan. Adam hizo lo mismo pero sin esconderse en el cuello de Ronan. Incluso Blue se veía menos fantasiosa que de costumbre, los truenos habían convertido su vestido de lámpara y su cabello de puntas en una versión melancólica de Pierrot. –Se siente igual que cuando ustedes vivían aquí- Dijo Gansey finalmente. –Pareciera que debería ser diferente.-¿Venias aquí mucho?-Blue pregunto. El intercambio una mirada con Ronan. –Bastante seguido- el no dijo lo que Ronan estaba pensando, que era que Gansey era más un hermano para Ronan de lo que Declan había sido. La voz se desvaneció, Adam pregunto, -¿podemos tomar un poco de agua?- Ronan los llevo a la cocina. Era una cocina de granja, sin adornos. Nada había sido reparado o actualizado hasta que había dejado de funcionar, así que la habitación era una mezcla de estilos y décadas: planos gabinetes blancos con una combinación de viejos vasos de vidrio y manijas de bronce, estantes que eran mitad estéticamente hermosos y mitad lúgubremente laminados, los electrodomésticos era una mezcla entre blancos brillantes y acero inoxidable pulido. Con Blue y Adam hay, Ronan vio El Granero con unos ojos frescos. Este no era el pretencioso, hermoso y viejo dinero de la familia de Gansey. Esta casa era andrajosamente rica, traicionando su estatus no con cultura o aires sino porque no querían ningún confort: antigüedades que no combinaban y frascos de bronce,

Cuadros realmente pintados en las paredes y alfombras hechas a mano en el piso. Cuando la casa ancestral de Gansey era tan ordenada como un museo, cosas remotas, El Granero era un piscina de mesas y cobijas, cables de videojuegos y sillones de cuero. Ronan amaba tanto esto. Que el caso no podía soportarlo. Él quería destruir algo. En lugar de eso, recordó –Recuerdas que te dije que papa…¿Que mi padre era como yo?- el señalo la tostadora. Era una tostadora ordinaria de metal, espacio para dos rodajas de pan. Gansey levanto una ceja -¿Eso? Es una tostadora-Tostadora soñadaAdam se rio silenciosamente. -¿Cómo lo sabes?- Pregunto Gansey. Ronan deslizo la tostadora lejos de la pared. No había enchufe, no tena cables. Aun así cuando precio el botón de encendido los mecanismos empezaron a funcionar. ¿Por cuantos años él había usado esta tostadora antes de darse cuenta que era imposible? -¿Qué la hace funcionar entonces?- Adam pregunto. -Energía soñada- Dijo Ronan. Sierra se bajó del hombro de Ronan y la tuvieron que alejar del aparato. Las cejas polvorientas de Ronan se movieron hasta la línea de su pelo. El contesto. –Los políticos no van a estar satisfechos. Sin ofender a tu madre, Gansey. -No lo tomo personal- Dijo Gansey cordialmente. -Oh, y eso- Ronan dijo, señalando al calendario en la puerta del refrigerador. Blue pasó las páginas. Nadie había estado aquí para cambiar el mes, pero no importaba. Cada página era la misma –Doce páginas de Abril, cada foto mostraba tres aves negras sentadas en una cerca. Había habido un tiempo que Ronan había creído que era solamente un regalo. Ahora podía reconocer el objeto como un sueño fallido. Blue miro a las aves, su nariz casi tocando la imagen – ¿Son estos buitres o cuervos? Al mismo tiempo en que Ronan dijo –Cuervos- Adam dijo –Buitres-¿Qué más hay aquí?- Pregunto Gansey. Estaba usando su voz profundamente curiosa y su profundamente curiosa mirada, las cuales generalmente guardaba para las cosas que tenían que ver con Glendower. –Me refiero a cosas soñadas-Diablos, si supiera.- Ronan contesto. –No he hecho un estudioGansey dijo –Entonces hagamos un estudioLos cuatro de ellos empezaron en el refrigerador, abriendo cajones y pasando por elementos en la encimera. -El teléfono no se conecta a la pared.- Noto Adam, girando de cabeza un viejo teléfono de diles, para observarlo mejor. –Pero si tiene tono de llamada-

En la era de los móviles, Ronan encontró este descubrimiento profundamente aburrido. Él había encontrado un lápiz que en realidad era un esfero; incluso aunque el rasguño experimental de una uña revelo que si era un lápiz, la punta liberaba una perfecta línea de tinta azul cuando se arrastraba a través del papel. -El microondas tampoco se conecta- Dijo Adam. -Aquí hay una cuchara con dos finales- Añadió Gansey. Un chillido lleno la cocina; Blue había descubierto que cuando el asiento de uno de los taburetes altos se hacía girar, emitía un sonido muy parecido a “The Wind That Shakes the Barley” sonado rápidamente, varias veces más de lo que se suponía que debía sonar. Ella le dio unos cuantos giros para ver si alcanzaba a tocar toda la canción. No lo hacía. Era producto de otro sueño fallido. -Maldita sea- Dijo Gansey, soltando un cuchillo en la encimera. Mostro su mano. – Esta rojaSolo que no lo estaba. La chuchilla era de acero ordinario, el calor solo se notaba por la ligera esencia del calor quemando la encimera. El toco varias veces el mango para verificar que era todo el cuchillo el que estaba caliente, no solo la cuchilla y luego uso una toalla de papel para ponerlo en su lugar. Ronan había dejado de buscar en serio y ahora solo abría y cerraba las gavetas por el placer de oírlas estrellarse. Él no sabía que era peor: Irse o la anticipación de irse. -Bueno, esto no es frustrante en absoluto.- Adam remarco, mostrando un metro que encontró. El metro solo llegaba a dos pies y 60 pulgadas. No más. –Yo hubiera botado este en la mañana siguiente-Perfecto para medir cajas de pan- Gansey observo. -Tal vez tiene valor sentimental-¿Qué hay de esto?- Blue, en el corredor, toco un pétalo de un perfecto Lirio Azul. Era uno de una docena puesta en un Bouquet en la mesa del comedor. Ronan nunca le había puesto mucha atención a las flores, pero cuando lo hacía, siempre asumía que eran falsas, porque el florero ene l que estaban puestas nunca contenía agua. Los Lirios blancos y azules eran grandes, con una line dorada, pétalos como nunca había visto en ningún otro lado. Él debía haberlo sabido, en retrospectiva. Adam pellizco un capullo y se giró con el extremo húmedo de la flor para mirar a los otros dos chicos –Están vivasEsta era la clase de cosas que Gansey no se podía resistir, así que Adam y Ronan se movieron más al fondo del pasillo hacia la sala mientras Gansey permanecía con las flores. Cuando Ronan miro sobre su hombro, Gansey estaba parado con un capullo en su mano. Había algo humilde y sorprendido en l manera el que estaba parado, algo agradecido y sabio en su rostro mientras miraba la flor. Era una extraña expresión diferencial. De alguna manera eso que Ronan tuviera más rabia. Se giró

Rápidamente antes de que Gansey se diera cuenta que lo miraba. En el pálida y gris comedor, Adam estaba quitando una máscara de madera de la pared. Esta tallada en suave madera oscura y parecía un recuerdo barato de algún turista. Los huecos para los ojos eran redondos con sorpresa, la boca partida en una sonrisa fácil lo suficientemente grade para cientos de dientes. Ronan se arrojó por el aire. -NoLa máscara resonó en el suelo. Adam, desconcertado, miraba a donde la mano de Ronan sostenía su muñeca. Ronan podía sentir su propio pulso, y en la muñeca de Adam, el de él. Era posible que la versión de la máscara de su padre fuera completamente inofensiva. Era posible que solo fuera peligrosa en la cabeza de Ronan. De repente, el ya no pudo tolerar más lo sueños de su padre, su hogar de niño, su propia piel. Golpeo la pared. Sus nudillos golpearon el yeso y el yeso golpeo de vuelta. El sintió el momento en el que su piel se rompió. El dejo una pequeña impresión de su rabia en la pared, pero no la rompió. –Oh, vamos, Lynch- Dijo Adam -¿Estas tratando de romperte la mano?-¿Qué fue eso?- Gansey grito desde la otra habitación. Ronan no tenía idea de que era, pero lo hizo de nuevo. Y luego pateo una de las sillas del comedor. Lanzo una canasta llena de CDS y silbatos contra la pared. Rasgó un puñado de marcos de sus perchas. Él había estado furioso antes, pero ahora él no era nada, solo nudillos y destellos de dolor. Abruptamente, su brazo se detuvo en medio del aire. La mano de Gansey estaba apretada en el, y su expresión dos centímetros lejos del rostro de Ronan no era divertida. Más vieja que joven. -Ronan Lynch,- Él dijo. Era la voz que Ronan no podía no escuchar. Era segura de cada manera en la que no lo era Ronan. –Para esto ahora mismo. Ve a ver a tu madre. Y nos vamos- Gansey sostuvo el brazo de Ronan un segundo más para asegurarse que no había malentendidos, luego lo soltó y se giró asía Adam. -¿Tu solo te ibas a para ahí?-Si- Contesto Adam. -Que decente de ti- Dijo Gansey No hubo calor en la respuesta de Adam. –Yo no puedo matar sus demoniosBlue no dijo nada en absoluto, pero se quedó en la puerta hasta que Ronan volvió. Y luego, mientras los dos empezaron a organizar el comedor, ella acompaño a Ronan a la sala de estar. No era realmente una sala de estar; ya nadie necesitaba una sala de estar. En lugar de eso se había convertido en el lugar en el que ponían todas las cosas que no encajaban en otro lugar. Tres sillas diferentes de cuero

Giradas unas hacia otras en el desigual piso de madera. Largas estanterías guardaban espadas y sombrillas. Botas de goma y palos de Golf se aliñaban en las paredes. Alfombras apretadas en una esquina; una de ellas estaba marcada con una nota que decía no está en la caligrafía de Niall. Un extraño candelabro de metal, evocando las orbitas planetarias, colgaba del centro de la habitación. Niall probablemente lo había soñado. Ciertamente los otros dos candelabros que colgaban en las esquinas, mitad lámparas y mitad plantas en masetas. También eran una cosa soñada. Solo ahora que Ronan había estado tan lejos te casa podía darse cuenta de que tan llena de sueños estaba. Y hay en medio de todo, estaba su hermosa madre. Ella tenía una silenciosa audiencia de catéteres, viales y tubos de alimentación. Toda las cosa que las enfermeras pensaban que ella necesitaría. Pero ella no necesitaba nada. Ella era una reina sedentaria de una vieja epopeya: Cabello dorado acomodado lejos de su pálido rostro, mejillas sonrojadas, labios rojos como el diablo, ojos gentilmente cerrados. Ella no lucia nada como su carismático esposo, sus problemáticos hijos. Ronan camino directamente hacia ella, lo suficientemente cerca para notar que ella no había cambiado nada desde la última vez que la había visto, hacía meses y meses atrás. Con su aliento movió los finos cabellos que enmarcaban su rostro, ella no reacciono a la presencia de su hijo. Su pecho subía y bajaba. Sus ojos e mantuvieron cerrados. Non mortem, somni fratrem. No muertos, pero su hermano, el sueño. Blue susurro, -Como los otros animales. La verdad, él la sabía desde el principio, realmente, si pensaba en ello. Blue tenía razón. Su hogar estaba lleno de criaturas creadas por los sueños de Niall Lynch, y su madre solo era una más de ellas.

Capítulo 21: Blue pensó que ya había pasado el tiempo necesario para llevar a Ronan a una consulta con su familia. Monstruos soñados era una cosa. Madres soñadas era otra. La mañana siguiente, fue en bicicleta hasta Manufacturas Monmouth y propuso su idea. Hubo un silencio, y luego: -No,- Dijo Ronan. -¿Disculpa?- Ella preguntó. -No.- Contestó él. -No iré.Gansey, tendido en el suelo junto a su larga impresión de cómo se veía la línea ley desde el cielo, no levantó la vista. -Ronan, no seas difícil.-No estoy siendo difícil. Solo estoy diciendo que no voy a ir.Blue dijo: -No es el dentista.Ronan, apoyado en la puerta de su habitación, le respondió: -Exactamente.Gansey hizo una nota en la impresión. -Eso no tiene sentido.Pero lo tenía. Blue pensó que sabía exactamente lo que estaba pasando. Fríamente, dijo, -Esto es algo religioso ¿cierto?Ronan se burló, -No tienes que decirlo de esa manera. -En realidad sí. ¿Esta es la parte en la que me dices que mi mamá y yo nos iremos al infierno?-Yo no lo descartaría,- Él dijo. –Pero no tengo mucho conocimiento en ese asuntoAnte esto, Gansey rodó sobre su espalda y cruzó las manos sobre el pecho. Llevaba un polo de color salmón, que, en opinión de Blue, era algo mucho más infernal que cualquier cosa que hubiesen discutido hasta este punto. -¿Ahora de qué se trata todo esto? Blue no podía creer que él ya no supiera de qué trataba el conflicto. O era increíblemente ajeno, o asombrosamente inocente. Conociendo a Gansey, era sin duda la primera.

-Esta es la parte donde Ronan comienza a utilizar la palabra oculto,- Blue espetó. Había oído versiones de esa misma conversación incontables veces en su vida; se había vuelto tan común que esa aguja ya no le punzaba. Pero ella no se lo habría esperado de su círculo íntimo. -No voy a usar ninguna palabra.- Dijo Ronan. Lo más molesto sobre Ronan era que siempre estaba enojado cuando todos los demás estaban calmados, y estaba calmado cuando todos estaban enojados. Y porque a Blue estaba a punto de reventarle una vena, su voz era totalmente pacífica. -Solo les estoy diciendo que no iré. Tal vez está mal, tal vez no. Mi alma está en suficiente peligro así como es.Ante esto, la expresión de Gansey se volvió un verdadero ceño fruncido y parecía como si estuviera a punto de decir algo. Luego solo sacudió su cabeza un poco. -¿Crees que estamos ligadas con el diablo, Ronan?- Preguntó Blue. La pregunta hubiese tenido un mejor efecto si la hubiese formulado con un poco más de dulzura. Podría imaginar a Calla haciéndolo mejor. Pero ella estaba demasiado irritada como para manejarlo. -¿El diablo es adivino?- Él rodó los ojos lujosamente hacia ella. Era como si simplemente hubiese absorbido la ira de Blue, ahorrándola para cuando la necesitara para sí mismo. -Mi mamá se enteró que era psíquica porque vio el futuro en un sueño,- dijo Blue. -Un sueño, Ronan. No fue como si hubiera sacrificado una cabra en el patio trasero para verlo. Ella no trató de ver el futuro. Eso no es algo en lo que se convirtió, es algo que es. ¡Yo fácilmente podría decir que eres del Diablo porque puedes sacar las cosas de tus sueños!Ronan dijo: -Sí, podrías.El ceño de Gansey profundizó. Una vez más, abrió la boca y la cerró. Blue no podía dejarlo. Ella dijo: -Así que no hablarías con ellas ni siquiera si eso pudiera ayudarte a entenderte a ti y a tu padre.Se encogió de hombros, tan desdeñoso como Kavinsky. -Nop.-¿Por qué tú... mente cerrada y...-Jane.- Gansey retumbó. Olvídalo. Cortó su mirada con la de ella, luciendo tan majestuoso como uno se podía ver acostado sobre su espalda en un polo de color salmón. -Ronan. Ronan dijo: -Estoy siendo perfecta y jodidamente civil.-Estás siendo medieval,- respondió Gansey. -Múltiples estudios han sugerido que la clarividencia se encuentra en el reino de la ciencia, no en la magia.-

Oh, ilustrado. -Venga, hombre. Gansey se sentó. -Sí, venga, hombre. Todos somos conscientes de que Cabeswater altera el tiempo. Tú mismo de alguna manera lograste escribir sobre esa roca en Cabeswater antes de que cualquiera de nosotros llegara allí. El tiempo no es una línea. Es un círculo o un ocho o un maldito furtivo. Si puedes creer eso, no sé por qué no puedes creer que alguien podría ser capaz de vislumbrar algo más a lo largo del tiempo furtivo. Ronan lo miró. Esa mirada, pensó Blue. Ronan Lynch haría cualquier cosa por Gansey. Probablemente yo también, pensó. Era imposible entender cómo Gansey se las arreglaba para tener tal efecto en los demás con ese polo. -Como sea,- dijo Ronan. Lo que significaba que lo haría. Gansey miró a Blue. -¿Feliz, Jane? Blue dijo: -Lo que sea.Lo que significaba que sí lo estaba.

Maura y Persephone estaban trabajando, pero Blue logró acaparar a Calla en la habitación del Teléfono/Costuras/gato. Si no podía tenerlas a las tres, a Calla era a quién ella quería de todos modos. Calla era una clarividente tan tradicional como las otras dos, pero ella tenía un extraño don extra: La Psicometría. Cuando tocaba un objeto, ella tenía la capacidad de sentir de dónde había venido éste; lo que estaba pensando su dueño o dueña mientras lo estuvo usando, y dónde podría terminar. Como parecían estar tratando con cosas que eran personas y objetos al mismo tiempo, el talento de Calla parecía a oportuno. De pie en la puerta con Ronan y Gansey, Blue dijo: -Necesitamos tu consejo.-Seguro que sí.- respondió Calla, no en la manera más cálida. Tenía una de esas voces bajas, ahumadas, que siempre parecía más apropiada para una película en blanco y negro. -Haz tu pregunta.Cortésmente, Gansey preguntó: -¿Estás segura de que puedes pensar estando así? -Si dudas de mí,- espetó Calla. - No veo por qué estás aquí.En defensa de Gansey, Calla estaba al revés. Colgando magníficamente desde el techo de la habitación del Teléfono/Costuras/ Gato; lo único que le impedía estrellarse contra el suelo era una franja de seda de color morado escuro envuelta alrededor de uno de sus muslos. Gansey desvió la mirada. Le susurró al oído de Blue: -¿Es esto un ritual?-

Había algo un poco mágico en ello, supuso Blue. Aunque era probable que el empapelado verde de la habitación terminase atrayendo la atención, era difícil apartar la mirada de la forma en la que Calla giraba lentamente. Parecía imposible que la longitud de seda soportara su peso. Ella se giró hacia la esquina, de espaldas a ellos. Su túnica caía, dejando al descubierto una gran cantidad de piel de color marrón oscuro, un tirante del sujetador rosa, y cuatro pequeños coyotes tatuados a lo largo de su columna vertebral. Blue, sosteniendo la caja del rompecabezas en sus manos, susurró: -Es yoga aérea.Mas alto esta vez, ella dijo: -Calla, se trata de Ronan.Calla reajustada, esta vez con la seda envuelta alrededor de su otro muslo. -¿Cuál es él, de nuevo? ¿El bonito?Blue y Gansey intercambiaron una mirada. La mirada de Blue dijo: De verdad lo siento. La de Gansey le dijo: ¿Yo soy el bonito? Calla continuó girando, casi imperceptiblemente. Se hacía más evidente cuando se giró, de que ella no era la mujer más delgada en el planeta, pero que ella tenía los músculos del estómago bastante Wow. -¿El de la camisa de Coca-Cola?Se refería a Adam. Él había llevado una camisa roja de Coca-Cola a la primera lectura, y era ahora y para siempre, identificado por eso. Con su voz en un gruñido, Ronan dijo: -La serpiente.La rotación de Calla terminó al mismo tiempo que lo dijo. Se miraron el uno al otro durante un largo momento, él miraba hacia arriba, Ella miraba con su cabeza hacia abajo. Sierra, en el hombro de Ronan, torció la cabeza para ver mejor. No había nada particularmente simpático en Ronan justo en ese entonces, una guapa boca dibujada en una línea cruel, un misterioso tatuaje arrastrándose saliendo del cuello de la camiseta negra, un cuervo presionado contra el costado de su cabeza rapada. Era difícil recordar al Ronan que había presionado ese pequeño ratón sobre su mejilla en El Granero. Al revés, Calla estaba tratando de mirar desdeñosa, pero estaba claro que una de sus cejas arqueadas estaba muy interesada. -Ya veo,- contestó finalmente. -¿Qué clase de consejo necesitas, serpiente? -Mis sueños,- respondió Ronan. Ahora las cejas de Calla acertaron con su boca desdeñosa. Se permitió dar la vuelta lejos de ellos, de nuevo. -Persephone es a quien deseas para la interpretación de los sueños. Que tengas una buena vida.-Ellos te interesaran,- dijo Ronan. Calla simplemente se rió y estiró una de sus piernas. Blue hizo un ruido irritado. Cruzó la habitación tomando dos zancadas a la vez, y apretó la caja de rompecabezas en la mejilla desnuda de Calla. Ella dejó de girar y

Lentamente se enderezó. El gesto era tan elegante como un movimiento de ballet. Ella dijo: -¿Por qué no lo dijiste?-Yo lo hice.- Dijo Ronan. Con sus labios color ciruela fruncidos Calla contestó. -Algo que debes saber acerca de mí, serpiente: Yo no creo en nadie.Sierra silbó. Ronan dijo: -Algo que debes saber acerca de mí: Yo nunca miento.Calla continuó la práctica de yoga aérea todo el tiempo que duro la conversación. A veces se colocaba boca arriba, con las piernas curvadas bajo ella. -Todas estas cosas son todavía parte de ti. Para mí, se sienten precisamente como tú te sientes. Pues bien, en su mayoría. Son como tus recortes de uñas. Así que todos ellos comparten la misma vida que tù. La misma alma. Son la misma entidad. Ronan quiso protestar ante eso, Si Sierra se cayera de una mesa, el no sentiría su dolor. Pero él no sentiría el dolor de uno de sus recortes de uñas, tampoco. -Así que cuando muera, se detendrán. -¿Detenerse? ¿No morir?- Preguntó Gansey. Calla giró al revés, sus rodillas dobladas y los pies presionando el uno al otro. Le hizo lucir como una araña astuta. -Cuando mueres, tu computadora tampoco muere. Ellos nunca vivieron con tu forma de ver la vida. No es un alma lo que los está animando. Llévense al soñador, y se volverán una computadora en estado de hibernación.Ronan pensó en lo que Declan había dicho todos esos meses antes: Mamá no es nada sin papá. Así que había tenido razón. -Así que mi madre nunca se va a despertar.Calla se deslizó lentamente en posición vertical, liberando sus manos. -Serpiente, permíteme tu ave.-No la estrujes- dijo Ronan, poco a poco doblando las alas del cuervo contra su cuerpo y dándoselo a Calla. Sierra mordió rápidamente el dedo de la cala. Sin dejarse impresionar, Calla le chasqueó los dientes al cuervo. -Cuidado, pajarito.- Le dijo a Sierra con su sonrisa mortal. -También muerdo. ¿Blue?Esto significaba que quería usar la habilidad invisible de Blue para poner a punto su visión. Blue apoyó una mano en la rodilla de Calla y usó la otra para evitar que Calla girara. Durante un largo momento, Calla colgó allí con los ojos cerrados. Sierra estaba inmóvil en sus manos, la ahuecó lejos de la ignominia de todo. Entonces Calla fijó su mirada en Ronan, una sonrisa fuertemente estructurada manifestada en sus labios pintados de ciruela. -¿Qué has hecho, serpiente? Ronan no respondió. El silencio nunca era la respuesta equivocada. Calla pasó el ave a las manos de Blue, que trataron de aplacarla a antes de regresársela a Ronan.

Calla dijo: -Esto es lo que pasa: Tu madre era un sueño. Tu tonto padre la sacó. ¿Es que acaso no hay suficientes mujeres en el mundo y hace falta otra? Y ahora, ella no tiene ningún soñador. Si la quieres de vuelta, ella tiene que volver en un sueño.Ella hizo varios procedimientos elaborados entonces, todos ellos siendo elegantes y sin esfuerzo. Le recordó a Ronan un poco al movimiento de la caja de puzzle en que parecía ser un poco ilógico, un poco imposible. Era difícil entender cómo ella sacaba un brazo de la tira de seda sin conseguir que su torso se enredara. Era difícil de ver cómo ella giraba su pierna sin caer al suelo. Ronan interrumpió el silencio. -Cabeswater. Cabeswater es un sueño.Calla había dejado de girar. -No tienes que decirme que tengo razón,- dijo Ronan. Pensó en todas las veces que había soñado con los viejos arboles de Cabeswater; lo familiar que se había sentido caminar allí; cómo los árboles conocían su nombre. Él estaba enredado en sus raíces, de alguna manera, y ellos en sus venas. -Si mamá está en Cabeswater, ella despertará.Calla lo miró fijamente. El silencio nunca era la respuesta equivocada. Gansey dijo: -Supongo que realmente tenemos que conseguir que Cabeswater vuelva, entonces.Blue inclinó la cabeza para que Calla bajara ligeramente apoyándose en ella. ¿alguna idea?" -No soy un mago,- dijo Calla. Blue la empujó. Calla rió en todos los sentidos, un sucio sonido contento. Señaló a Ronan mientras se dirigía hacia la puerta. -Pero él lo es. Además, deshazte de esa máscara. Es un trabajo poco agradable.-

Capítulo 22: Última Voluntad y Testamento de Niall T. Lynch Artículo 1: Declaraciones preliminares. Estoy casado con Aurora Lynch y todas las referencias en esta voluntad las refiero a mi esposa Aurora Lynch. Tengo tres hijos vivos, llamados Declan T. Lynch, Ronan N. Lynch y Matthew A. Lynch. Todas las referencias en esta voluntad van como mi "niño" o "niños" o "asunto" e incluyen el pronombre Niño o Niños, y a cualquier niño o niños que de aquí en adelante nazcan o sean adoptados por mí. Todas las referencias al "hijo del medio" se refieren a Ronan N. Lynch. -Estaba pensando en que todos podemos reunirnos para el cuatro de julio,- dijo Matthew, mirando hacia Ronan; la luz de la última tarde hizo iluminó su rizos de querubín. A petición de Ronan, se encontraron cenar en la plaza del centro del parque. Fue un acto egoísta. Tanto Declan y Ronan trataban a Matthew como su manta de seguridad. -Los tres juntos. Para los fuegos artificiales.Ronan encorvado encima de él en el borde de la mesa de picnic maltratada, dijo: No.- Antes de su hermano menor tuviera la oportunidad de decir algo que sin querer lo culpase a él, Ronan hizo un gesto a Matthew hacia su sándwich de atún. ¿Cómo está tu sándwich?-Oh, está bueno,- dijo Matthew entusiasmado. No era mucho una confirmación. Matthew Lynch era un indiscriminado pozo de oro en el que el mundo lanzaba comida. -Es muy bueno. No podía creer cuando llamaste. ¡Cuando vi tú número de teléfono casi me cago! Podrías vender tu teléfono, como nuevo-en-caja. -Joder, no maldigas- dijo Ronan.

Artículo 2 Legados específicos y Devisas Doy la suma de veintitrés mil millones de dólares (23.000.000 dólares) a un fideicomiso independiente que proporcionará los cuidados necesarios y el mantenimiento de los bienes a los cuales me refiero como "El Granero" (ver punto B) y para el cuidado, la educación y la vivienda de mis hijos sobrevivientes. Esta confianza se ejecutará por Declan T. Lynch hasta que todos los niños hayan llegado a la edad de dieciocho años. Doy la suma de tres mil millones de dólares (3.000.000 dólares) para mi hijo Declan T. Lynch, una vez que haya alcanzado la edad de dieciocho años. Doy la suma de tres mil millones de dólares (3.000.000 dólares) para mi hijo Ronan N. Lynch, una vez que haya alcanzado la edad de dieciocho años. Daré la suma de tres mil millones de dólares (3.000.000 dólares) a mi hijo Matthew A. Lynch, una vez que haya alcanzado la edad de dieciocho años.

Ronan tomó una de las papas fritas de Matthew y se la dio a Sierra, quien la mutiló en la superficie de la mesa, más por el sonido que el sabor. En la acera, una señora que empujaba un coche de bebé le dio una mirada de queja, ya fuera porque se sentaba encima de la mesa o por verse irrespetuoso mientras traficaba con aves carroñeras. Ronan le devolvió la misma mirada después de añadir unos cuantos grados de insulto. -Mira, ¿Declan aún tienen sus bragas puestas sobre nosotros por si volvemos a El Granero? Matthew, masticando, saludó con la mano al niño en el cochecito de bebé. Le devolvió el saludo. Él habló con la boca llena –Siempre lo están. Sus bragas, quiero decir. Puestas, y hablando de eso ¿Es cierto que perderemos nuestro dinero si regresamos? ¿Papá realmente era tan malo como dice Declan?-

Artículo 7 Condiciones Adicionales. Después de mi muerte, ninguno de mis hijos pasara los límites físicos de El Granero, ni molestara cualquiera de los contenidos allí, vivo o inerte, o los activos tratados en esta voluntad se legaran en su lugar al Fondo de Nueva York Roscommon, aparte del Fiduciario establecido para el continuo cuidado de Aurora Lynch.

-¿Qué?- Ronan bajo su sándwich. Sierra lo ángulo. -¿Qué dice de papá?Su hermano menor se encogió de hombros. -No lo sé, solo que nunca estuvo allí, o algo así, ya sabes. Oye, Declan no es tan malo. No sé por qué ustedes no pueden llevarse bien. Mamá y papá ya no se aman, Ronan pensó, pero no podía decírselo a Matthew, quien lo miró con los mismos ojos confiados de aquel ratón bebé que sostuvo una vez. Esta cena no fue suficiente para restablecer el equilibrio. Esta cena no era suficiente para restaurar el balance. Su visita al ilícito Granero, su descubrimiento sobre de su madre, y la evaluación de Calla de la situación le habían afectado. De repente, él tenía que tomar una decisión: Si revivir a su madre o no. Si pudiera tener a su madre de vuelta, ayudaría en algo, sin duda, aunque ella tuviera que vivir en Cabeswater. Uno de los padres era mejor que ninguno. La vida era mejor que la muerte. Despierta era mejor que dormida. Pero esas palabras de Declan pinchaban a Ronan: Ella no es nada sin papá. Era como si supiera. Ronan quería demasiado saber cuánto sabía Declan, pero no era como si pudiese solo preguntarle. -Declan empezó a odiarme primero,- dijo Ronan. -Por si te lo preguntabas. Así que no fui yo.Matthew dejó escapar un suspiro con aroma atúnado y aire optimista, agradable para cualquiera, para una monja o un porrero. -Estaba molesto porque le agradabas más a papá. No me importaba. Todo el mundo tiene cosas favoritas. Mamá me prefiere de todos modos.-

Artículo 2 bis Otras Legados. Le doy todos mis intereses en la propiedad real que era mi residencia en el momento de mi muerte (El Granero), junto con cualquier seguro de dichos bienes, a mi hijo del medio.

Ambos se comieron sus sándwiches en silencio. Ronan pensó que ambos probablemente estaban considerando lo mismo: Declan quedaba como favorito de nadie. Si yo era tu favorito, le preguntó a su padre muerto, ¿por qué me dejaste un hogar

al que nunca podría volver?

Con cuidado - esto era difícil, porque Ronan nunca hacía nada con cuidado - le preguntó, -¿Declan alguna vez habla de los sueños?Tuvo que repetir la pregunta. Tanto Matthew como Sierra habían conseguido distraerse por un par de mariposas monarca. -Como, ¿Los de él?- Preguntó Matthew. Se encogió de hombros elaboradamente. -No creo que él sueñe. Toma pastillas para dormir, ¿sabías eso?Ronan no lo sabía. -¿De qué tipo?-Yo no sé. Miré la botella. Doc Mac se las dio.-¿Doc quién carajos?-¿El médico Aglionby?Ronan silbó. -Él no es un médico, hombre. Es un enfermero en prácticas o algo así. Yo no creo que sea legal que de drogas. ¿Por qué tomar Declan pastillas para dormir? Matthew metió el cuarto restante de su sándwich en su boca. -Dice que tú le estás provocando una úlcera.-Las úlceras no dan problemas de insomnio. Son cuando el ácido hace un maldito agujero a tu estómago.-Dice que tú y papá eran ambos soñadores,- dijo Matthew, -Y que tú vas a hacernos perderlo todo.Ronan sentó muy derecho. Estaba tan derecho tan de repente que Sierra se congeló, con la cabeza inclinada hacia el hermano Lynch más joven, el sándwich de atún que había robado quedo olvidado. Declan sabía acerca de su padre. Declan sabía acerca de su madre. Declan sabía acerca de él. ¿Qué cambiaba? Nada, tal vez. -Él puso una pistola bajo el asiento de su coche,- dijo Matthew. -Yo la vi cuando mi teléfono cayó entre los asientos.- Ronan se dio cuenta de que Matthew había dejado de masticar y estaba quieto en el banco de la mesa de picnic, sus ojos puestos inciertos en su mayor hermano. -No digas ladrón,- dijo Matthew finalmente. -No iba a hacerlo-, respondió Ronan. -Tú sabes que no miento.Matthew asintió rápidamente. Él estaba mordiéndose el labio. Tenía los ojos inconscientemente húmedos. -Mira,- dijo Ronan, y luego, de nuevo, -Mira. Creo que sé cómo arreglar a mamá. Ella no va a ser capaz de permanecer en El Granero y, quiero decir, que no podemos ir allí de todos modos; Creo que sé cómo solucionar lo de ella. Así, al menos la tendremos.-

Niall Lynch estaba, en el momento de la ejecución de dicho testamento, en su sano juicio, memoria y comprensión y bajo ninguna restricción o ningún aspecto incompetente para hacer un testamento. Este testamento se destaca como un hecho, a menos que se creara un documento más reciente. Firmado el día: T'Libre vero-e ber nivo libre n'acrea.

Esta fue probablemente la razón por la que había llamado Matthew. Probablemente se había destinado a prometer esta esperanza imposible desde el principio. Probablemente tenía que decirlo en voz alta para dejar de sentir ese agujero de mierda en su estómago. Su hermano menor parecía desconfiar. -¿En serio?La decisión galvanizo a Ronan. - Lo Prometo.-

Capítulo 23: Al Hombre Gris le tomó varios días darse cuenta de que había perdido su billetera. Se hubiera dado cuenta antes si no lo hubiesen abatido los días grises. Las mañanas parecían sangrar de color y levantarse no tenía importancia. El Hombre Gris no comió durante ellos; y ciertamente no logró mantener la noción del tiempo. Estaba dormido y despierto a la misma vez, sin sueños, apático. Y entonces una mañana abrió los ojos y encontró que el cielo se había vuelto azul de nuevo. Tenía varios días grises en el sótano de Plesant Valley Bed and Breakfast. Y después de que despertase de algo tembloroso, se motivó a sí mismo a comer, metió la mano en el bolsillo trasero de su pantalón y lo encontró vacío. Su identificación falsa y tarjetas de crédito eran inútiles, el Hombre Gris pagaba todo en efectivo, ahora todo se había ido. Seguro se debía al 300 de Fox Way. Tendría que tratar de volver allí después. Miró el teléfono para chequear los mensajes de Greenmantle, dejo que su mirada pasara por alto las llamadas perdidas de su hermano de días antes, y finalmente consultó sus apuntes, notas codificadas para sí mismo. Miró por la ventana. El cielo era de un tono irreal de azul. Siempre se sentía tan vivo el primer día. Tarareando un poco, El Hombre Gris embolsó sus llaves. Siguiente parada: Manufacturas Monmouth. Gansey no la estaba pasado bien con la desaparición de Cabeswater. Había tratado de luchar a brazo partido con la situación. Esto solo otro contratiempo, y sabía que tenía que tratarlo como cualquier otro contratiempo: hacer un nuevo plan, encontrar otra pista, tirar todos los recursos en una nueva dirección. Pero no se

siente como cualquier otro contratiempo.

Habían pasado más o menos cuarenta y ocho horas despierto e inquieto, y luego, al tercer día, había comprado un dispositivo de barrido lateral de sonido, dos aires acondicionados de ventana, un sofá de cuero y una mesa de billar. -¿Ahora te sientes mejor?- Adam preguntó secamente. Gansey respondió: -No tengo ni idea de lo que estás hablando.-Hey, hombre,- dijo Ronan. -Me gusta la mesa de billar.Toda esa situación dejó apoplética a Blue. -Hay niños que mueren de hambre en las calles de Chicago,- dijo ella, su pelo erizado de indignación. -Tres especies se extinguen cada hora porque no hay financiación para protegerlos. Todavía estás usando esos zapatos de barco increíblemente estúpido, y de todas las cosas que has comprado, ¡todavía no los reemplazas!Gansey, desconcertado, observó sus pies. El movimiento de los dedos de sus pies era apenas visible a través de las copas de su Top-Siders. En realidad, a la luz de los recientes acontecimientos, estos zapatos eran las únicas cosas que estaban bien en el mundo. -Me gustan estos zapatos.-A veces te odio.- dijo Blue. -Y Orla, ¡entre toda la gente!Esto se debió a que Gansey también había alquilado un barco, un remolque y un camión para hacer juego, y luego le preguntó a la prima mayor de Blue, Orla, si quería acompañarlos en su último viaje. El camión de alquiler requería un conductor de más de veintiún años, y la misión, según Gansey, requería un psíquico. Orla encajaba en ambos fines y estaba más que dispuesta. Ella había llegado a Monmouth vestida para el trabajo: pantalones acampanados, sandalias de plataforma, y una parte superior del bikini naranja. Había hectáreas de piel desnuda entre los pantalones acampanados y la parte superior del bikini. Su estómago desnudo era tan claramente una invitación a la admiración, que Gansey podía oír la desdeñosa voz de su padre en su oído. Las chicas de estos días. Pero Gansey había visto fotos de las chicas en los días de su padre, y no se veían tan diferentes para él. Intercambió una mirada con Adam, porque había que hacerlo, y por supuesto Blue interceptó. Sus ojos entrecerrados. Llevaba un top al estilo militar y un par de pantalones de carga blanqueados. En algún universo paralelo, había un Gansey que podía decirle a Blue que encontraba las diez pulgadas de sus pantorrillas desnudas más tentadora que la cantidad de piel desnuda que Orla lucía. Pero en este universo, ese era el trabajo de Adam. Se encontraba en un estado de ánimo terrible. En algún lugar al otro lado de Henrietta, algo crujió explosivamente. O era un transistor que cayó preso en los caprichos eléctricos de la línea ley, o era Joseph Kavinsky divirtiéndose de forma prematura con sus infames explosivos del Cuatro

De Julio. De cualquier manera, era un buen día para salir de la ciudad. -Debemos movernos,- Gansey ordenó. -Sólo va a hacer más calor.-

Sólo a unas pocas docenas de yardas de distancia, el Hombre Gris se sentaba en el Monstruo Champán en la avenida Monmouth, entre las páginas de un libro de historia y escuchando Muswell Hillbillies mientras que el aire acondicionado enfriaba a través de su piel. Realmente, él debería haber estado leyendo sobre historia Galesa- su ardua investigación sobre los Hermanos Lynch reveló que uno de los muchachos con los que salía uno de ellos estaba obsesionado con ella pero en lugar de eso se consentía a sí mismo intentando lograr una nueva traducción de "The Beda Death Song." Fue como un crucigrama arcaico, ya que el texto decía Fore Daem nedfere nænig wiorðe, ¿sería más fiel a la intención original del escritor el traducirlo como "Ante el viaje fatal allí" o "Frente a la ruta de acceso a la muerte"? ¡Ensayos placenteros! El Hombre Gris vio como un chico salió de Manufacturas Monmouth. El frente se hizo un lío de adolescentes, vehículos de alquiler y embarcaciones; estaban claramente preparándose para salir a alguna parte. El chico que acababa de salir era tan serio y vistoso que parecía que estaba a punto de caer en el Senado: Richard Gansey. El tercero. Eso significaba que en algún lugar había por lo menos dos Richard Gansey más. Él no se dio cuenta del coche de alquiler del Hombre Gris estacionado en las sombras. Ni notó el Mitsubishi blanco estacionado en la misma calle. El Hombre Gris no era el único a la espera de que Manufacturas Monmouth quedase desalojada. Un compañero académico una vez había preguntado al Hombre Gris: "¿Por qué historia anglosajona?" En ese momento El Hombre Gris la tomó como una pregunta tonta y sin respuesta. Las cosas que atrajeron hacia eso en ese período de tiempo fueron seguramente inconscientes y sobre pensadas, difundidas a través de su sangre por una vida de influencias. Uno podría preguntarle fácilmente por qué prefería llevar gris, por qué no le gustaba la salsa de todo tipo, por qué le gustaba todo lo de los años setenta, por qué él estaba tan fascinado por los hermanos cuando él no era capaz de tener éxito en ser uno de ellos. Le había dicho a su compañero que las armas habían hecho la historia aburrida, lo cual él sabía que era una mentira, incluso mientras lo decía, y luego se había desprendido a sí mismo de la conversación. Por supuesto que él pensó en la verdadera respuesta despues, pero ya era demasiado tarde entonces.

Era esta: Alfred el Grande. Alfred se convirtió en rey durante una de las batallas de la historia de inglesa. No había Inglaterra, en realidad, no en aquel entonces. Tan sólo pequeños reinos con mala dentadura y los ánimos abreviados. La vida era, como decía aquel viejo dicho, desagradable, brutal, y breve. Cuando los vikingos desgarraron la isla, los reinos no tenían ninguna oportunidad. Pero Alfred intervino para unirlos. Él los hizo una hermandad, expulsaron a los vikingos. Él promovido la alfabetización y la traducción de los libros importantes. Alentaron a los poetas, a los artistas y escritores. Se había dado un paso a un renacimiento antes de que los italianos hubiesen siquiera considerado el concepto. Él era solo un hombre, pero había cambiado la Inglaterra anglosajona para siempre. Impuso el orden y el honor, y bajo la virtud de la hierba que crecía, salió la flor de la poesía y la civilización.

Vaya héroe, pensó El Hombre Gris. Otro Arturo. Su atención volvió en cuanto Ronan Lynch salió de la antigua fábrica. Él estaba claramente relacionado con Declan: misma nariz, las mismas cejas oscuras, mismos dientes fenomenales. Pero había una sensación de peligro cuidadosamente cultivada en este hermano Lynch. Él no era una serpiente de cascabel oculta en la hierba, sino una serpiente coral mortal con rayas pintadas de advertencia. Todo en él era una advertencia: Si esta serpiente te mordía, no tenías nadie a quien culpar sino a ti mismo. Ronan abrió la puerta del lado del conductor del BMW de una forma tan brusca que el coche se sacudió, luego se metió tan fuerte que el coche se seguía sacudiendo, y luego cerró la puerta lo suficientemente duro que el coche se sacudió aún más. Y luego se fue con la velocidad suficiente para que los neumáticos chillaran. -Hmm,- dijo el Hombre Gris, ya prefiriendo a este hermano Lynch más que al anterior. El camión de alquiler salió con bastante más cuidado que el BMW de Ronan y se dirigió por la calle en la misma dirección. Entonces, aunque el aparcamiento estaba vacío, el Hombre Gris esperó. Efectivamente, el Mitsubishi blanco que había visto antes, lentamente entró en el pavimento. Del auto salió un chico, llevando una bolsa de plástico llena de algo así como tarjetas de negocios. Él era el tipo del cual El Hombre Gris prefería mantenerse alejado; tarareaba con una energía impredecible e inquieta. A El Hombre Gris no le importaba la gente peligrosa, pero prefería la gente peligrosa sobria. Él vio al chico ingresar a la fábrica

Y volver sólo con una bolsa vacía. El Mitsubishi arrancó, con los neumáticos chillando. Ahora el Hombre Gris apagó a los Kinks, salió y cruzó la calle. Subió las escaleras hasta el segundo piso del apartamento. En el rellano, descubrió el contenido de la bolsa del chico del Mitsubishi: una pila de licencias de conducir de Virginia idénticas. Cada una ofrecía una fotografía sombría de Ronan Lynch junto a una fecha de nacimiento en la cual estaban a unos pocos meses de la celebración de su cumpleaños número setenta y cinco. Aparte de la fecha de nacimiento claramente jocosa, eran una muy buenas falsificación. El Hombre Gris sostuvo una contra la luz que entra por la ventana rota. Su fabricante había hecho un trabajo ordenado en replicar lo más difícil, el holograma. El Hombre Gris quedó impresionado. Dejó de las licencias afuera de la puerta e irrumpió en Manufacturas Monmouth. Tuvo cuidado con eso. Uno podría romper fácilmente una cerradura, más uno no podría arreglarla fácilmente. Mientras él abría la cerradura, él marcó un número en su teléfono y lo apoyó en su hombro. Sólo tomó un momento para que alguien contestara. -Oh, eres tú,- dijo Maura Sargent. -El rey de espadas.-Y eres tú. La espada en mi espina. Me parece que he perdido mi billetera en alguna parte.- El Hombre Gris dejó que la puerta se abriera. Un olor a humedad de papel y menta lo envolvió. Las motas de polvo jugaban con más de mil libros; esto no era exactamente lo que había esperado. –Cuando estaba aspirando debajo de Calla, ¿llegaste a ver algo?-¡Aspirando!,- Dijo Maura. –Lo buscare. Oh. Mira eso. Hay una billetera en el sofá. Voy a imaginarme que querrás recogerla. ¿Cómo va el trabajo?-Me encantaría charlar sobre ello.- El Hombre Gris giró la cerradura tras de sí. Si los chicos regresaban por algo, tendría unos segundos para hacer un plan de acción. -Cara a cara.-Eres bastante espeluznante.-Me imagino que te gustan los hombres espeluznantes.-Probablemente es cierto,- admitió Maura. -Misteriosos, posiblemente. Espeluznantes es una palabra muy fuerteEl Hombre Gris se movía entre las piezas desordenadas de la búsqueda de Gansey. Saco un mapa y pegado a la pared. No estaba seguro de lo que estaba buscando todavía. -¿Me podrías darme una lectura?- Él sonrió levemente mientras lo decía, hojeando un libro sobre armamento medieval que él también poseía. Maura oyó la sonrisa en su voz. -Yo ciertamente no puedo. Ninguno de nosotros quiere eso, lo puedo prometer.-

-¿Estas segura? Podría leerte más poesía cuando hayas terminado. Sé mucha poesía.Maura chasqueó. -Eso es cosa de la cala.-¿Y qué es lo tuyo?- El Hombre Gris se asomó a una pila de libros sobre la lengua galesa. Estaba muy encantado con todas estas cosas de Richard Gansey. No estaba seguro, sin embargo, de que Gansey entendiera lo bien que estaba escondido Glendower. La historia era enterrada profundamente, incluso cuando uno sabe dónde buscar. Y era difícil excavar sin dañarla. Necesitaba cepillos y esponjas de algodón, no cinceles y picos. Era un trabajo lento. Había que desear hacerlo. -Lo mío,- dijo Maura, -Es que yo nunca digo lo mío.Pero ella estaba satisfecha; podía oírlo en su voz. Le gustaba su voz, también. Ella tenía suficiente acento de Henrietta por lo que sabía de dónde venía. -¿Me das tres intentos para adivinarla?Ella no respondió de inmediato, y él no insistió. Heridas del corazón, lo sabía, te hacen pensar más despacio. Mientras esperaba, El Hombre Gris se agachó para estudiar modelo en miniatura de Henrietta de Gansey. ¡Tal afecto en estas pequeñas calles recreados! Se enderezó, con cuidado de no dañar a ninguno de los edificios, muy buenos, y se dirigió a una de las dos pequeñas habitaciones. La habitación de Ronan Lynch parecía como si una pelea de hubiera tenido lugar dentro de sus muros. Cada superficie estaba cubierta con pedazos costosos de altavoces caros y trozos puntiagudos de jaulas puntiagudas y jeans con estilo lanzados con estilo. -Dime, entonces, señor Gray: ¿Eres peligroso?-Para algunas personas.-Tengo una hija.-Oh. No soy peligroso para ella. - El Hombre Gris cogió un bisturí de la mesa y lo estudió. Había sido utilizado para herir algo antes de ser limpiado apresuradamente. Maura dijo: -No estoy segura de que esto sea una buena idea. ¿Y tú?Él empujo una bota de vaquero que parecía fuera de lugar. Le dio una sacudida, pero nada se cayó de ella. No podría decir si el Greywaren estaba en cualquier parte del edificio. Buscaba algo sin descripción. . . tenía que imaginar cómo era la barra de pan basado en el rastro de migajas que dejaba atrás. -Yo solo. . . dime algo verdadero acerca de ti.-Tengo un par de pantalones de campana,- confesó. -Y una camisa discoteca naranja.-No te creo. Tienes que usarlos, entonces, la próxima vez que te vea.-

-No podría,- dijo El Hombre Gris, divertido. -Tendría que cambiar mi nombre a Señor Naranja.-En lo personal,- Maura respondió: -No creo que tu sentido de ti mismo tenga que ser flexible. Especialmente si vas a ir por ahí como el rey de espadas.- Desde la sala principal, el pomo de la puerta hizo clic audible como si la cerradura se pusiera a prueba. Alguien estaba ahí. Alguien sin llave. Le dijo a Maura, -Mantén esa idea. Me tengo que ir.-¿A matar a alguien?-Preferiblemente no,- dijo el hombre gris, con una voz mucho más baja. Se agachó detrás de la puerta entreabierta de Ronan. -Casi siempre hay formas más fáciles.-Sr. Gray Alguien abrió la puerta de una patada. El cuidadoso trabajo de desbloqueo del Hombre Gris se hizo irrelevante. -Yo,- el Hombre Gris interrumpió en voz baja, -Te llamare de nuevo.De pie en las sombras de la habitación de Ronan Lynch, vio a dos hombres acechando en la habitación. Un hombre llevaba una camisa de polo de gran tamaño y el otro llevaba una camiseta estampada con un misil. Los dos hombres tomaron el alcance del espacio con molestia obvia, y luego se separaron. El de la camisa de polo de gran tamaño se aferró a la zona cerca de las ventanas para vigilar el estacionamiento, y el otro se metió con las pertenencias de los chicos. El pateo las pilas de libros y sacó los cajones del escritorio y volcó el colchón desnudo. En un momento dado, Misil volteó hacia Camisa Polo. Misil sostuvo un par de gafas de sol para inspeccionarlas. -Gucci. Bastardos ricos.Dejó caer las gafas de sol antes de pisarlas. Uno de las patas fracturadas se deslizó a través de los tablones anchos. Llegó hasta los pies del Hombre Gris, pero sólo el Hombre Gris estaba observándola. Se inclinó y recogió el fragmento, pensativo, hojeando el extremo afilado roto. Así que, estas eran las personas de las que Greenmantle le había advertido. Amigaos que también buscaban al Greywaren,lo que sea que fuera. El Hombre Gris sostuvo con sus dientes el borde roto de las gafas de sol y después utilizo su teléfono para tomar fotos de los hombres para Greenmantle. Algo de ellos le estaba haciendo perder la paciencia. Tal vez era el hecho de que todavía no se habían dado cuenta de que él los observaba. O tal vez fue la ineficiencia de su proceso. Fuera lo que fuese, se solidifico precisamente cuando empezaron a rondar a través del modelo en miniatura de Henrietta. Él no sabía lo que el Greywaren parecía, pero estaba seguro de que podía encontrarlo sin necesidad de partear una maqueta de cartón en miniatura. Rápidamente salió de la habitación de Ronan.

-¡Whoa!,- Dijo Misil desde la mitad destruida de Henrietta. -¡No se mueva!- Como método de respuesta, El Hombre Gris metió la punta de las gafas en el cuello de Camisa Polo. Ellos pelearon brevemente. El Hombre Gris utilizo una combinación de la física y el borde de la ventana de aire acondicionado para dejar suavemente al otro hombre en el suelo. Sucedió tan rápido que Misil hasta ahora los alcanzaba cuando el Hombre Gris limpió las manos en sus pantalones y pasó por encima del cuerpo. -Maldita sea,- dijo Misil. Apunto con un cuchillo a El Hombre Gris. Esta lucha duró un poco más que la primera. No era que Misil fuese malo; era que El Hombre Gris era mejor. Y una vez que el Hombre Gris había librado al otro hombre de su cuchillo, se terminó inmediatamente. Misil estaba agazapado entre los restos de Henrietta, dedos apoyadas en el piso, jadeando por aire. -¿Por qué estás aquí?,- El Hombre Gris le preguntó. Apoyó la punta del cuchillo en el oído del hombre como pudo sin hacer un desastre. El hombre ya estaba temblando, y a diferencia de Declan Lynch, soltó todo de una vez. -Buscando una antigüedades para un empleador.-¿Quién es?,- El Hombre Gris soltó. -No entendimos su nombre. Él es francés.El Hombre Gris se pasó la lengua por los labios. Se preguntó si la cosa de Maura Sargent era cuestiones ambientales. Ella no había estado usando zapatos, y eso, para él, posiblemente seria el tipo de cosa que alguien interesado en el medio ambiente podría hacer. -¿Francés que vive en Francia o francés que vive por aquí?-No sé, hombre, ¿qué importa? ¡Él tiene acento!Eso le habría importado al Hombre Gris. Se le ocurrió que iba a tener que cambiarse la ropa antes de ir a 300 Fox Way por su billetera. Tenía materia intestinal en sus pantalones. -¿Tienes un número de contacto? Por supuesto que no. ¿Qué era esta antigüedad?-Ah, una caja. Dijo que era probablemente una caja. Llamado el Greywaren. Y que lo sabríamos cuando lo viéramos.El Hombre Gris dudaba altamente. Miró su reloj. Eran casi las once; el día estaba corriendo y él tenía varios planes. Él dijo: -¿Te mato o te dejo ir?-Por Favor El Hombre Gris negó con la cabeza. -Era una pregunta retórica.-

Capítulo 24: -¿Te gustaría explicar, ahora, por qué estamos en el medio de este charco?Preguntó Adam. -Bendito charco,- Ronan corrigió desde al lado de Gansey. Él, de piel pálida, de pelo oscuro céltico, no le importaba para nada el calor. Ellos cinco, más de Sierra, menos Noah. (Quien había estado presente, pero débilmente, cuando habían salido); flotaban en el barco en medio del lago artificial beligerantemente feo que habían encontrado antes. Estaba implacablemente soleado. Olía a campo - tierra caliente - Gansey recordó todas las mañanas que había recogido a Adam en la casa de sus padres. Desde la costa, cuervos aullaban apocalípticamente sobre ellos. Sierra aullaba de vuelta. Realmente era una de las peores cosas que ofrecía Henrietta. -Vamos a mirar debajo de esto- Gansey miró su ordenador portátil. No pudo conseguir el dispositivo sonar para comunicarse, a pesar de la precipitada revisión del manual de instrucciones. El sudor empezaba a gotear de sus sienes y de la parte posterior de su cuello. Blue, encaramada en el otro extremo de la embarcación, le preguntó: -¿Vamos al succionar cada lago en la Línea Ley, o sólo los que te cabrean?Todavía estaba enojada por el sofá y la mesa de billar y el torso desnudo de Orla. Orla, sentada de brazos cruzados, no estaba ayudando. Ella ocupaba la mayor parte de la barca, estirando las piernas a un lado y el torso en el otro. De vez en cuando ella abría los ojos para sonreír ampliamente en uno de los chicos, torciéndose a sí misma de esta manera, como si estuviera simplemente reajustando su columna vertebral. -Esta es una misión piloto,- dijo Gansey. Él estaba profundamente más incómodo con el enojo de BLUE y no estaba dispuesto a admitir eso a nadie, y menos a sí

Mismo. -Las probabilidades indicaban que Glendower no está debajo de este lago. Pero quiero recurrir, y deberíamos encontrar un cuerpo de agua que sospechamos que está debajo.-Encontrar,- hizo eco Ronan, pero sin fuerza real. El agua reflejaba el sol en su rostro, dejándolo como un dios translúcido e irritable. -Mierda, hace calor.La explicación de Gansey no era exactamente cierta. De vez en cuando tenía presentimientos, siempre sobre la búsqueda de cosas, siempre se trataba de Glendower. Ellos eran el resultado de marcar sobre los mapas y la clasificación histórica, registros y recuerdos de los hallazgos históricos que había hecho antes. Cuando encuentras cosas imposibles antes, hace que la ubicación de otras cosas imposibles sean más predecibles. El presentimiento sobre este lago tenía algo que ver con este amplio campo que lucía como uno de los únicos pasajes a través de esa sección de las desafiantes montañas. Tenía algo que ver con el nombre de la pequeña parte inferior de la colina - Hanmer Road, Hanmer era apellido de la esposa de Glendower. Algo tenía que ver con el lugar en el que se encontraba en la Línea, el aspecto del campo, el picor de que le decía detente y mira más de cerca. -¿Es posible que hayas comprado un pedazo de seiscientos cinco dólares de basura?- Ronan sacó un cable de salida de la parte posterior de la computadora portátil y la engancho para arriba de una manera diferente. El portátil fingió que no podía decir la diferencia. Gansey golpeó algunas teclas. El portátil fingió que él no haberlo hecho. Todo el proceso había parecido mucho más directo en el video de instrucción en línea. Desde la cubierta del barco, Orla dijo: -Estoy teniendo un momento psíquico. Te implica a ti y a mí.Distraído, Gansey levantó la vista de la pantalla del ordenador. -¿Estabas hablando conmigo o con Ronan?-A quien sea. Soy flexible. Blue hizo un pequeño y horrible sonido. -Te agradecería si centraras tu ojo interior en el agua,- dijo Gansey. -Porque... Dios maldita sea, Ronan, la pantalla se vea negra.- Estaba empezando a pensar que había comprado un pedazo de seiscientos cinco dólares de basura. Esperaba que la mesa de billar funcionara mejor. -¿Cuánto tiempo estaremos en DC?,- Preguntó Adam repente. Gansey dijo: -Tres días.Gracias a Dios que Adam había aceptado ir. Había un montón de oportunidad de ser notado en una recaudación de fondos como esa. Pasantías, posiciones futuras, patrocinadores. Un nombre impresionante en el fondo de una carta de

Recomendación de la universidad. Muchas perlas que conseguir, solo tenías que estar de ánimo para abrir ostras. Gansey odiaba tanto las ostras. Ronan sacudió agresivamente un cable en la parte posterior de la computadora portátil. El aparato de sonar apareció en la pantalla de la computadora portátil en forma de un pequeño submarino. -¡Tu, brillante hijo de puta!,- Dijo Gansey. -¡Lo has hecho! ¿Qué hiciste?-Cansarme de sudar es lo que hice. Echemos un vistazo bajo este maldito lago y vamos de nuevo al aire acondicionado… Oh, no te atrevas, Parrish. Adam, en el otro extremo de la embarcación, no parecía muy impresionado con la falta de tolerancia al calor de Ronan -Yo no dije nada.-Lo que sea, hombre.- respondió Ronan. –Yo conozco esa cara. Tú naciste en el infierno, así que estás acostumbrado a ello.-Ronan,- dijo Gansey, -Lynch.Durante un par de minutos, todos estaban tranquilos, ya que observaban lentamente a través del agua, mirando elementos inespecíficos en la pantalla. Gansey sintió la sensación desagradable y distinta de una sola gota de sudor rodando entre los omóplatos. Orla declaró: -Estoy teniendo un momento psíquico.-Pffffff- Respondió Blue. -No, en serio.- Orla abrió los ojos. -¿Hay algo en la pantalla ahora?Si había. En la pantalla de la computadora portátil un par de imágenes. Una de ellas era un disco de algún tipo y la otra era como un cuervo borroso. En realidad, podría ser cualquier tipo de ave. Pero para el particular grupo en este barco, una sugerencia era todo lo que necesitaban. Necesitaban tratarse de un cuervo. Sería un cuervo. Gansey contemplaba si podía bucear para buscar el objeto. Lo primero que se le ocurrió es que se tendría que quitar su camisa de polo verde azulado. La siguiente cosa que se le ocurrió fueron sus pantalones, ¿Podrían ser retirados en presencia de todas estas mujeres? Lo dudaba. Y finalmente él consideró sus lentes de contacto. Se rebelaron incluso en agua de la piscina, y esto sin duda no era una piscina. Blue miró por encima del borde en el agua marrón. -¿Qué profundidad tiene el agua aquí?-Debería decir,- Gansey entrecerró los ojos en la computadora portátil. -Diez pies.-Bueno, entonces- Blue tiró sus sandalias en el torso desnudo de Orla, ignorando las protestas vagas de Orla. Gansey dijo: -¡¿Qué?! No puedes entrar.-

-De hecho, puedo.- ella respondió, torciendo su cola de caballo vestigial en un pequeño nudo en la parte posterior de su cráneo. –Yo realmente, realmente puedo.-Pero- lo intentó. -No vas a ser capaz de abrir los ojos en eso. Sin irritarlos.-Tus ojos altamente sensibles, tal vez, - Blue respondió. Quitándose la blusa por encima del top, se arrojó pasando por encima de Orla también. -Mis ojos de pantano van a estar estupendos.Gansey se picó, pero antes de que pudiera protestar, se vio obligado a dejar el ordenador portátil, ya que iba a saltar. Orla de repente y rápidamente se había levantado, dejando la embarcación locamente descentrada. Todo el mundo en el barco se preparó y observaron a la gigante con el ombligo perforado. -Detente Blue, Lo haré yo. -Orla ordeno. Su ombligo perforado quedó justamente a nivel de los ojos de Gansey. La bola de plata le guiñó un ojo. Decía: ¡Miren esto, muchachos! -Llevas ropa. Tengo un bikini.Blue respondió ferozmente, -Ninguno de nosotros puede olvidar eso.- Si no fuera por el sol, su voz hubiera congelado el lago. Orla sacudió la cabeza, su magnífica nariz grande describió un círculo en el aire. Luego se arrancó sus acampanados tan rápido que todos los chicos en el barco solo la miraron, deslumbrados y aturdidos. Gansey no podía entender la velocidad de la misma. En un momento, ella llevaba la ropa, y al momento siguiente, ella llevaba un bikini. El cincuenta por ciento del mundo era de piel morena y el cincuenta por ciento era de nylon de color naranja. A partir de la sonrisa de Mona Lisa en boca de Orla, estaba claro que estaba contenta de que por fin se le permitiera demostrar sus verdaderos talentos. Una pequeña parte del cerebro de Gansey dijo: Has estado mirando durante mucho tiempo. La mayor parte de su cerebro, decía: NARANJA. -¡Oh, por el amor de Dios!- dijo Blue, y saltó de la barca. Ronan comenzó a reír, y fue tan inesperado que el hechizo se rompió. Se rió mientras que Sierra se lanzaba a mirar al círculo donde Blue había entrado, y él se echó a reír mientras Orla soltaba un graznido y se lanzaba tras ella. Se rió mientras la imagen en la computadora portátil se distorsionaba con el agua. Él se rió mientras estiraba el brazo para que Sierra volviera a él y, entonces él sello sus labios con una expresión que indicaba que todavía encontraba todo esto bastante divertido. El barco, que antes estaba al borde a la capacidad, ahora contenía sólo tres chicos y una pequeña pila desechada de zapatos y prendas de vestir para niñas. Adam miró Gansey, expresión aturdida. -¿Esto realmente está sucediendo?Realmente estaba sucediendo, ya que el sonar de barrido lateral mostró dos formas por debajo de la superficie. Una de ellas se encontraba muy lejos de los

Objetos y parecían estar moviéndose sin rumbo en círculos. La otra nadaba resueltamente hacia las proximidades del cuervo, que se movía en breves oleadas. Gansey, antiguo capitán de remo de Aglionby y un nadador no sin talento, admitió: -Me siento muy avergonzado.Ronan se pasó una mano por encima de su cabeza rapada. -Yo no quiero echarme a perder el peinado.Adam solo miraba las ondas que se extendían a través del agua. Sólo unos segundos más tarde, Orla resurgió. Al igual que su buceo, su reaparición fue dramático: un gran brecha espumosa y acabó flotando sobre su espalda, con las manos detrás de la cabeza. -Es demasiado oscuro,- dijo ella, con los ojos cerrados contra el sol. Ella no parecía tener prisa para volver a intentarlo o volver al barco. -Pero es agradable y fresco. Todos deben venir.Gansey no tenía algún deseo de unirse a ella. Miró ansiosamente sobre el borde de la embarcación. Un segundo más e iba a... Blue estalló junto a ellos. Pelo oscuro pegado sus mejillas. Con una mano con los nudillos blancos, ella agarró el borde de la barca, tirando de ella medio fuera del agua. -Dios mío- dijo Gansey. Blue escupió alegremente un trago de agua marrón en sus zapatos de barco. Se agruparon en el lienzo sobre sus dedos de los pies. -Dios mío,- dijo. -Ahora son realmente zapatos de barco,- respondió ella. Balanceando su brazo libre, ella levanto el premio; aterrizó en la barca con un golpe seco denso. Sierra saltó inmediatamente del hombro de Ronan para investigar. -Hay algo más allá. Voy a volver por ello.Antes de que Gansey tuviera tiempo de decir algo, el agua turbia se cerró sobre su cabeza. Estaba sorprendido por el animal glorioso y valiente que era Blue Sargent, y él hizo una nota mental para decirle eso mismo, si no se ahogaba buscando lo que sea que era esa segunda cosa. Ella solo se había ido por un momento en esta ocasión. El barco se movió cuando ella emergió de nuevo, jadeando y triunfante. Ella enganchó un codo por la borda. -Ayúdame a entrar.Adam tiró de Blue como si ella fuera pesca del día, tendido sobre la base de la embarcación. Aunque ella llevaba mucho más ropa de Orla, Gansey todavía sentía que debía desviar la mirada. Todo era más húmedo y se aferraba en formas que parecían más llamativas de lo que había esperado del vestuario de Blue. Sin aliento, Blue preguntó: -¿Qué es lo primero? ¿Ya Sabes?Él aceptó el primer objeto de Ronan. Sí, lo sabía. Gansey frotó los dedos sobre la viscosa superficie. Era un disco de metal con cicatrices de sobre siete pulgadas de diámetro. Había tres cuervos en relieve en eso. Los otros debían haber estado

Demasiado enterrados en el sedimento para aparecer en la pantalla del sonar. Era increíble que hubiesen visto incluso uno de ellos. Hubiera sido tan fácil para aquel disco estar completamente oscurecido. Incluso más fácil para el ave, estar oculta por las algas.

Algunas cosas quieren ser encontradas. "¡Es una pieza principal!", dijo Gansey de asombro. Él pasó el pulgar por el borde irregular de la misma. Todo en ello hablaba de edad. "O un umbo. De un escudo. Este trozo reforzó el medio del escudo. El resto de debió pudrirse. Debió haber sido la madera y el cuero, probablemente.No era lo que él hubiera esperado encontrar aquí, en absoluto. Por lo que podía recordar de su historia, escudos como este no eran de uso popular en la época de Glendower. Una buena armadura les había parecido innecesaria. Sin embargo podría haber sido un escudo ceremonial. Ciertamente, la mano de obra fina parecía excesiva para una pieza de trabajo de armamento. Y parecía el tipo de cosas que sería traída para enterrar a un rey. Él trazó los cuervos. Tres cuervos marcados en un triángulo, la capa de armas de Urien, el padre mitológico de Glendower. ¿Quién más había tocado esta pieza? Un artesano, con su mente ocupada en el propósito de Glendower. Un soldado, al cargarlo en un barco para cruzar el Atlántico. Tal vez incluso el mismo Glendower. Su corazón estaba ardiendo con él. -Por lo tanto, es antigua- dijo Blue desde el otro extremo del bote. -Correcto.-Y ¿qué hay con esto?Con el tono de su voz, levanto los ojos hacia el gran objeto que descansaba en posición vertical contra la parte superior de sus muslos. Él sabía lo que era. Él solo no sabía por qué estaba ahí. Él dijo: -Bueno, eso es una rueda del Camaro.Y eso era. Se veía idéntica a las ruedas que de verdad residían en El Pig, excepto que esta rueda era claramente unos cien años más vieja. La superficie descolorida parecía picada de viruelas y bultos. Con todo el deterioro, la elegante rueda simétrica no parecía fuera lugar al lado del escudo. Si uno pasaba por alto el logo Chevrolet hecho jirones en el medio. -¿Te acuerdas de haber perdido una hace un rato?- Preguntó Ronan. -¿Unos 500 años atrás más o menos?-Sabemos que la Línea Ley se mete con el tiempo,- dijo Gansey de inmediato, pero se sentía deshecho. No exactamente desecho, pero sin amarras. Liberado de los

Surcos de la lógica. Cuando las reglas del tiempo se convirtieron en flexibles, el futuro parecía tener demasiadas posibilidades a tener en cuenta. Esta rueda prometía un pasado con el Camaro en el, un pasado que no había sucedido pero que ya había pasado. No había pasado porque las llaves estaban todavía en el bolsillo de Gansey y el coche todavía estacionado en Manufacturas Monmouth, Y sí había porque Blue tenía la rueda en sus manos mojadas. -Creo que deberías dejar estás conmigo mientras te vas a casa de tu madre este fin de semana- dijo Blue. -Y voy a ver si puedo convencer a Calla de hacer lo suyo con ellas.El barco se dirigió hacia la orilla, Orla fue recogiendo sus pantalones acampanados, el portátil estaba puesto de nuevo en el bolso, y el dispositivo de sonido fue sacado del agua. Adam cansinamente ayudó a fijar el barco al remolque antes de subir a la camioneta. Gansey iba a tener que hablar con él, aunque no supiera que decirle.; que sería bueno para ellos ir fuera de la ciudad juntos. Y Ronan se retiró en su BMW para conducir de nuevo por el mismo. Probablemente Gansey necesitaba hablar con él, también, aunque no lo hizo, tampoco sabía que decirle a él. Blue se unió a él en la sombra de la embarcación, con el escudo en la mano. Este descubrimiento no era Cabeswater, y no era Glendower, pero era algo. Gansey estaba codicioso, se dio cuenta; con hambre de Glendower y solo Glendower. Estas pistas tentadoras solían ser suficiente para sostenerlo. Ahora sólo quería el grial. Se sentía envejecido dentro de su piel joven. Me canso de maravillas, él pensó. Observó bikini naranja de Orla desaparecer esperanzada en el BMW. Su mente estaba muy lejos, sin embargo: siendo absorbida con el misterio de la antigua rueda del Camaro. En voz baja, Blue preguntó de manera significativa, -¿Has visto suficiente?-De - oh, ¿Orla?-Aja.La pregunta le molestaba. Lo juzgaba, y en este caso, no se sentía que había hecho algo para merecerlo. Él no era problema de Blue, no de esa manera. -¿Por qué te trae con cuidado,- le preguntó, -lo que pienso de Orla?Esto se sentía peligroso, por alguna razón. Él posiblemente no debería haber preguntado. En retrospectiva, la pregunta en si no era una queja. Era la forma en que él había preguntado. Sus pensamientos habían estado muy lejos, y no había estado cuidando su aspecto exterior, y ahora, era demasiado tarde, se enteró del peso de sus propias palabras. Cómo la inflexión parecía contener un desafío. Vamos, Gansey, pensó. No arruines las cosas. Blue sostuvo la mirada inquebrantable. Ella respondió: -Ninguno en absoluto.Y era una mentira.

No debería haberlo sido, pero lo era. Y Gansey, que valoraba la honestidad por encima de casi todo lo demás, lo supo apenas la oyó. A Blue Sargent le importaba si estaba interesado en Orla. Le importaba mucho. Mientras ella se giraba hacia el camión con un movimiento desdeñoso de su cabeza, sintió una especie sucia de emoción. El verano cavó su camino en sus venas. Se metió en la camioneta. -Nos vamos,- dijo a los otros, y se puso sus gafas de sol.

Capítulo 25: Por supuesto, el Hombre Gris tuvo que deshacerse de los dos cuerpos. Era una molestia, pero nada más. Unos tipos que irrumpen en una casa en busca de artefactos sobrenaturales también tienden a ser el tipo de personas que no llegaban ser reportados como desaparecidos. Por ejemplo, el Hombre Gris no sería reportado como desaparecido. Aun así, tenía que limpiar las huellas dactilares de los cuerpos y después llevarlos a algún lugar más conveniente para que mueran. En la cajuela de la Abominación Champaña, el Hombre Gris tenía latas de combustible y dos paquetes de marihuana peruanos que estaban demasiado calientes para vender todavía envueltas en mantas de Dora la Exploradora, por lo que puso a los cuerpos en el asiento trasero. Estaba tristemente creando una mancha incriminatoria en otro coche de alquiler. Su padre tenía razón: el resultado del pasado realmente parecía ser el mejor indicador de resultados futuros. Mientras conducía, él llamó a Veranda Inn and Restaurant y canceló su reservación para la cena. -¿Te gustaría cambiarlo para más tarde?- Preguntó la anfitriona. El Hombre Gris le gusta la forma en que ella dijo tarde. Era algo como tiarde pero con muchas más vocales. -Esta noche no va a funcionar, creo. ¿Puedo cambiar la fecha para... El Jueves? - Él tomó la salida hacia Blue Ridge Parkway. La fuerza del giro golpeó una de las cabezas de uno de los matones contra la ventana. El matón le traía sin cuidado. -Mesa para uno, ¿verdad?Pensó Maura Sargent y sus esbeltos tobillos desnudos. -Que sea para dos.Colgó el teléfono, puso a sonar The Kinks, y condujo a lo largo de la avenida. Dio vuelta tras vuelta hasta que el GPS del coche de alquiler fue irremediablemente confuso. Con el coche de alquiler, hizo su propio camino entre bosques más allá de un bosquecillo lleno de signos de invasión de propiedad (El Hombre Gris nunca

Había lamentado el pago del seguro de daños adicionales en un auto de alquiler). Aparcó en un pequeño claro idílico, bajó la ventana y manipuló el equipo de música. Sacando a Misil y Polo, les desató los zapatos. Acababa de agarrar los zapatos de Polo cuando su teléfono sonó. El Hombre Gris contestó. -¿Sabes quiénes eran esos hombres?- Preguntó en lugar de un saludo. La voz de Greenmantle era frenética. -Te lo dije. Te dije que había otros allí.-Lo hiciste,- el Hombre Gris estuvo de acuerdo. Él pisó las huellas de los zapatos de Polo llenos de buena arcilla de Virginia. -¿Hay más?-Por supuesto- dijo Greenmantle trágicamente. El Hombre Gris cambió a los zapatos de Misil. El claro estaba cubierto con sus huellas. -¿De dónde vienen?-¡Las lecturas! ¡Las maquinas! Cualquiera puede seguir las lecturas.- dijo Greenmantle. -No somos los únicos manipulando geófonos.The Kinks sonaba de fondo sobre alcohol y demonios. -¿Otra vez, cómo es que sabías que existía esta cosa?-De la misma manera en la que sabemos algo. Los rumores. Libros antiguos. Ancianos codiciosos. ¿Qué es ese sonido?-The Kinks-No sabía que eras un fan. De hecho, es extraño pensar que escuchas música en absoluto. Espera, no sé por qué dije eso. Lo siento, eso sonó terrible.El Hombre Gris no se ofendió. Significaba que Greenmantle pensaba en él como una cosa en lugar de como una persona, y él estaba bien con eso. Por un momento, los dos escucharon a The Kinks cantar sobre el puerto y el tequila. Cada vez que el Hombre Gris ponía The Kinks durante cualquier periodo de tiempo, consideraba volver a meterse en el mundo académico. Dos de los Kinks eran hermanos. Fraternidad de la música rock de los años 60 y 70 sería un buen título, pensó. The Kinks le intrigaban porque, a pesar de que peleaban continuamente, (un miembro famoso escupió al otro antes de patear la batería y el saltar fuera del escenario) permanecieron juntos durante décadas. Eso, pensó, era la fraternidad. -¿Vas a ser capaz de trabajar en torno a esos dos?- Preguntó Greenmantle. -¿Van a ser un problema?Tomó a El Hombre gris un momento para darse cuenta de que se refería a Misil y Polo. -No.- dijo el Hombre Gris. -No van a serlo.-Eres bueno,- dijo Greenmantle. -Es por eso que eres el único.-Sí.- El Hombre Gris estuvo de acuerdo. -Ciertamente lo soy. ¿Dirías que eso es una caja?-No, no diría eso, porque no lo sé. ¿Lo dirías tú?-

-No. Probablemente no. -¿Por qué preguntas, entonces?-Si se trata de una caja, uno pude dejar de ver las cosas que no sean cajas.-Si yo hubiera pensado que era una caja, te diría que buscaras una caja. Yo diría que es una caja. ¿Por qué tienes que ser tan misterioso todo el tiempo? ¿Quieres librarte de él? ¿Quieres pensar en cajas ahora? Porque yo sí. Voy a pensar. Veré lo que puedo hacer.Y colgó, El Hombre Gris evaluó la escena. En un mundo con suerte, los dos cuerpos yacerían sin descubrir durante años, picados por los animales y desgastados por el tiempo. Pero en un mundo en el que los tortolitos pensaban que percibieron un olor extraño o cazadores furtivos disparando, o los buitres dando inconvenientes círculos durante días, todo llevaría a la escena de dos hombres mutilados y ADN defensivo debajo de sus uñas. En cierto modo, dos cuerpos lo hacían más fácil. Hacían la historia más simple: Dos hombres para nada buenos en una propiedad privada. Una disputa entre ellos. Una pelea que se les fue de las manos. Uno para la soledad. Dos para una batalla. El Hombre Gris frunció el ceño y miró el reloj. Esperaba que esos fueran los únicos cuerpos que tendría que enterrar en Henrietta, pero uno nunca puede estar seguro.

Capítulo 26: Cuando Blue llegó a su casa en su ropa empapada, Noah estaba de rodillas en el pequeño patio delantero, a la sombra del 300 Fox Way. Orla caminó directo a la casa sin saludarlo. Como psíquica, probablemente lo vio, pero como Orla, no le importó. Sin embargo, Blue se detuvo. Estaba contenta de verlo. Ella reacomodo la rueda del Camaro bajo su brazo y se apartó el húmedo cabello de la frente. —Hey, Noah.Pero estaba demasiado ocupado siendo fantasmal para prestarle atención. En ese momento, se dedicaba a una de sus actividades más espeluznantes: recrear su propia muerte. Miró a su alrededor, el diminuto patio como si considerara que estaban en el bosque, solo él y su amigo Barrington Whelk. Luego dejó escapar un terrible grito destrozado como si lo fuesen golpeado por detrás con un monopatín invisible. No hizo ningún sonido cuando fue golpeado de nuevo, pero su cuerpo se sacudió de manera convincente. Blue trató de no mirar como él se resistía un par de veces más antes de caer al suelo. Su cabeza se sacudió; sus piernas quietas. Blue tomó una respiración profunda y desigual. Aunque lo había visto hacer aquello unas cuatro o cinco veces, siempre era inquietante. Once minutos. Ese era el tiempo que duraba toda la escena homicida: la vida de un muchacho destruida en menos tiempo del que se llevaba cocinar una hamburguesa. Los últimos seis minutos, los que tenían lugar después de Noah cayera al suelo, pero antes de que realmente muriera; eran insoportables. Blue se consideraba bastante firme, una chica sensata, pero no importaba cuántas veces escuchara la respiración desgarrada en la garganta del chico, siempre se sentía un poco llorosa. Entre las raíces retorcidas del patio delantero, el cuerpo de Noah se sacudió y se quedó inmóvil, finalmente muerto. Otra vez. Suavemente, le preguntó: — ¿Noah?Él estaba en el suelo y luego, así sin más, estaba de pie a su lado. Era como un sueño que se cortaba a la mitad, como ir del punto A al punto B. Era otra de sus cosas espeluznantes.

— ¡Blue!— Dijo, y le palmeó el cabello húmedo. Ella lo abrazó con fuerza; él estaba frío contra su ropa húmeda. A ella siempre le preocupaba que él no pudiera salir de eso al final. — ¿Por qué haces eso?— Le preguntó. Noah había vuelto a su estado normal, seguro. La única evidencia de su verdadera naturaleza era la mancha en su mejilla siempre presente, donde el hueso se había roto. Por otro lado, él estaba levemente encorvado una vez más, y eternamente vestido con su uniforme de Aglionby. Miró vagamente desconcertado y contento de tener a una chica aferrándose a él. — ¿Eso? —Lo qué hiciste. Justo ahora. Se encogió de hombros, sin forma y amable. —Yo no estaba aquí.Pero sí lo estabas, Noah, pensó. Pero cual sea que fuese la parte de Noah que aún existía, vertía sus pensamientos y recuerdos en esta misericordiosamente triste forma, durante los once minutos de su muerte. No estaba segura de sí su amnesia sobre ello lo hacía más o menos espeluznante. —Ah, Noah.Él pasó un brazo sobre sus hombros, demasiado fríos y extraños para darse cuenta de que ella también estaba húmeda y fría. Pasearon a la puerta de esa manera, una parte del chico muerto y una chica no-psíquica. Por supuesto, él no iba a entrar. Blue sospechaba que no podía. Fantasmas y psíquicos competían por la misma fuente de energía, y en un enfrentamiento de energía entre Noah y Calla, no había duda en la mente de Blue sobre quien saldría vencedor. Ella le habría pedido a Noah que confirmara eso, pero él estaba notoriamente desinteresado en los detalles de su vida futura. (Una vez, Gansey había preguntado lacónicamente: ¿No te importa saber cómo es que todavía estás aquí? y Noah había respondido con perspicacia notable: ¿A ti te importa saber cómo es que funcionan los riñones?) —Tú no te vas a DC, ¿verdad?— Noah preguntó con cierta ansiedad. —Nop. — Ella habría querido a decirlo sin inflexión alguna, pero en verdad, se sentía curiosamente desprovista ante la idea de Gansey y Adam saliendo de la ciudad. Se sentía, en realidad, exactamente igual a como Noah sonaba. Audazmente, Noah ofreció, —Te dejare entrar en Monmouth.Blue se sonrojó inmediatamente. Una de sus fantasías más ocultas y persistentes era una imposible: vivir en Monmouth. Ella nunca sería realmente una del grupo, se dijo, no mientras ella viviera aquí en 300 Fox Way. Ella nunca sería una de ellos, mientras no fuera una estudiante de Aglionby. Lo que significaba que realmente nunca iba a ser uno de ellos, no mientras fuese una chica. La injusticia de lo mismo,

Las ansias, la habían mantenido despierta algunas noches. No podía creer que Noah hubiese adivinado su deseo con tanta precisión. Para cubrir su vergüenza, ella resopló, — ¿Y me quedo todo el día contigo y Ronan? Alegremente, Noah dijo— ¡Hay una mesa de billar ahora! ¡Soy el peor de todos en el billar! Es maravilloso. — Su brazo se apretó alrededor de sus hombros. —Vaya, un visitante.Un hombre se dirigía por la acera hacia ellos. Él se veía cuidadosamente organizado y abrumadoramente... Gris. Al mismo tiempo que Blue apreciaba a este Hombre Gris, tuvo la idea de que ella también estaba siendo apreciada. Al final del momento, los dos se miraron con una especie de decisión mutua de no subestimar al otro. —Hola— Él dijo cordialmente. — No quise interrumpir.En primer lugar, la forma en como lo expresó significaba que podía ver a Noah, cosa que no todo el mundo podía hacer. En segundo lugar, él era educado en una manera que no se parecía a nada que Blue hubiese encontrado antes. Gansey era educado en una manera que aplastaba a la otra parte más pequeña. Adam era educado para tranquilizar. Y este hombre era educado en una forma aguda, forma de pregunta. Él era educado como los tentáculos eran educados, probando la superficie con cuidado, comprobando, para ver cómo reaccionaba a su presencia. Él era, Blue decidió repentinamente, muy inteligente. Nada con lo que jugar. Ella hizo un gesto a su ropa empapada. —Este es el arte de la presentación. Estamos recreando 'La Sirenita'. No la versión de Disney.Esta era su propia prueba del tentáculo. El Hombre Gris sonrió agradablemente. —¿Es él el príncipe? ¿Le apuñalas o te conviertes en espuma al final?—Espuma, por supuesto. — dijo Blue, enormemente satisfecha. —Siempre he pensado que debería haberlo apuñalado. — reflexionó. —Estoy buscando a Maura.—Ah. — Ahora todo tenía sentido. Este era el señor Gray. Ella había oído su nombre susurrado entre Maura, Calla, y Persephone en los últimos días. Especialmente entre Calla y Persephone. —Eres el asesino a sueldo.El Sr. Gray tuvo la decencia de parecer sorprendido de manera eficiente. —Oh. Y tú eres la hija. Blue.—La misma en persona. — Blue fijó una penetrante mirada sobre él. —Así que, ¿tienes un arma favorita?Sin perder el ritmo, él respondió: —Oportunidades.Ahora ella levantó una ceja. —Bueno. Vamos. Noah, volveré en un segundo.-

Ella dirigió al Hombre Gris al interior. Como siempre, los nuevos visitantes la hacían demasiado consciente de lo poco ortodoxo de la apariencia de la casa. Eran dos casas juntadas, y la estructura no había sido un palacio, para empezar. Estrechos pasillos se inclinaban ansiosamente hacia los demás. Un inodoro callejero gorgoteaba constantemente. Los pisos de madera estaban tan abrochados como la acera de en frente, como si las raíces amenazaran con venir entre las tablas. Algunas de las paredes estaban pintadas de vivos morados y azules, y algunas de ellas mantenían papeles desde hace décadas. Fotografías en blanco y negro que colgaban junto a impresiones actuales y tijeras de metal viejo. Toda la decoración era víctima de un exceso de compras en tiendas de segunda mano y varias personalidades fuertes. Por extraño que pareciera, El Hombre Gris -un sereno color neutro en medio del disturbio de colores- no se veía fuera de lugar. Blue lo vio mirando su entorno mientras se abrían paso a las entrañas de la casa. Él no parecía el tipo de persona a la que uno podría sorprender. Una vez más pensó, No lo subestimes. — ¡Oh!—Graznó Jimi. Ella apretó la amplia mano del Hombre Gris. — ¡Voy por Maura!Mientras Blue maniobraba hacia la cocina, le preguntó: — ¿Cual, exactamente, es tu intención con mi madre?—Eso parece muy franco. — dijo el Sr. Gray. Ella pasó junto a dos niñas pequeñas (no estaba segura a quien pertenecían) jugando con tazas en el centro de la sala y se coló pasando a un posible primo segundo con dos velas encendidas. El Hombre Gris levantó los brazos por encima de la cabeza para evitar ser quemado por el primo segundo, que chasqueó con la mirada. —La vida es corta. —Y cada día más corta. —Así que ya ves mi punto. —Nunca lo he cuestionado. Entonces ellos entraron en la cocina, donde estaban todas esas tazas y cajas de aceites esenciales en espera de ser enviadas por correo y flores decapitadas en espera de ser hervidas. Blue señaló una silla debajo de la lámpara de Tiffany falsa. —Siéntate.—Prefiero estar de pie.Ella hizo un gesto a El Hombre Gris. —Siéntate.-

El Hombre Gris se sentó. Miró por encima del hombro, hacia el pasillo, y luego de nuevo a ella. Tenía los ojos brillantes, parecidos a los de un Doberman o de los arrendajos azules. —Nadie te va a asesinar aquí. — Ella le dio un vaso de agua. —No está envenenado.—Gracias. — Él lo aceptó, pero no bebió. —Mis únicas intenciones en este momento son las de pedirle salir a cenar a tu madre.Recostando su trasero en el mostrador, Blue se cruzó de brazos y lo estudió. Ella estaba pensando en su padre biológico, Artemus. La verdad era que Blue no lo conocía y, de hecho, sabía muy poco de él - un poco más que su nombre, ArtemusSin embargo, se sentía extrañamente protectora con él. No le gustaba pensar en que él reapareciera y se encontrase con un usurpador en su lugar. Pero, de nuevo, habían pasado dieciséis años. La probabilidad de que él regresara era muy estrecha. Y era sólo una cena. —No te vas a quedar aquí, ¿verdad?, — Preguntó Blue. Se refería a Henrietta, no a la casa. Ella debería haberlo aclarado, pero parecía recobrar el sentido, porque él respondió: —Yo no me quedo en ningún sitio. No por mucho tiempo.—Eso no parece muy agradable.En el fondo, el teléfono sonó. No era su problema. Nadie llamaba a esta casa buscando a una no-psíquica. Su aguda expresión no se relajó—Tengo que mantenerme en movimientoBlue consideró sabiamente lo siguiente antes de responder. —El planeta gira a más de mil millas por hora todo el tiempo. En realidad, va alrededor del Sol a sesenta y siete mil millas por hora, incluso si no lo rodea. Así que puedes moverte bastante rápido sin ir a ninguna parte.La boca del señor Gray se arqueó. —Ese es un lenguaje muy filosófico. — Después de una pausa, dijo, —ping sceal gehegan / frod con frodne. Bith hyra Ferd gelic.Sonaba alemán, pero al escuchar los susurros de Calla sobre el Hombre Gris, ella sabía que era Inglés Antiguo. — ¿Una lengua muerta?— Preguntó, con intereses. Ella parecía estar escuchando mucho de ellas últimamente. — ¿Qué significa?. —Las reuniones se celebran, sabio con los sabios. Debido a que sus espíritus son iguales. Nuestras mentes. La palabra Ferd entiende el sentido de la mente, o el espíritu o el alma. Es una de las máximas anglosajonas. Poesía Sabia.-

Blue no estaba segura de que ella y este Hombre Gris pensaran exactamente iguales, pero tampoco creía que fueran tan diferentes. Podía oír el pragmático latido de su corazón y ella lo apreciaba. —Mira, a ella no le gusta la carne de cerdo. — Dijo ella. — Llévala a algún lugar que utilice una gran cantidad de mantequilla. Y no digas nunca la palabra risa a su alrededor. Ella la odia.El Hombre Gris bebió su agua. Movió sus ojos hacia la puerta y el pasillo, y un momento después, Maura apareció, con el teléfono en mano. —Hola, hija mía. — dijo con cautela. Por una milésima de segundo, su expresión fue afilada, mientras analizaba si Blue estaba en peligro con este extraño hombre que se sentaba en su cocina. Ella reparó en el vaso de agua en frente del Hombre Gris y los brazos casualmente cruzados de Blue. Sólo entonces se relajó. Blue, por su parte, disfrutó de la milésima de segundo en la que su madre se veía peligrosa. — ¿Qué puedo hacer por usted, Sr. Gray?Qué cosa extraña era que todas supieran que el señor Gray no era realmente el señor Gray, y sin embargo, todas le seguían el juego. Ese comportamiento debería haber irritado lado sensible de Blue, pero en cambio, la golpeó como una solución razonable. No quería decir quién era, y necesitaban a llamarlo de alguna forma. El Hombre Gris dijo: —Cenar.—Si te refieres a que yo cocine para ti, no. — dijo Maura. —Si vamos a salir, tal vez. Blue, te llaman al teléfono. Es Gansey.Blue notó que el Hombre Gris no estaba interesado en quien estaba en el teléfono. Lo cual era interesante porque antes había estado tan interesado en absolutamente todo lo demás. Blue sintió que, en realidad, si estaba muy interesado en quien podía estar en el teléfono, sólo que él no quería que supieran que estaba interesado. Lo cual era interesante. — ¿Qué es lo que quiere?— Preguntó Blue. Maura le entregó el teléfono. — Al parecer, alguien irrumpió en su casa.-

Capítulo 27: Aunque tanto Kavinsky y Gansey se entrelazaban irremediablemente en la infraestructura de Henrietta, Ronan siempre había hecho un buen trabajo manteniéndolos separados en su mente. Gansey celebraba la corte sobre los elementos más ordenados, más brillantes de la ciudad; el suyo era un mundo radiante de escritorios en Aglionby, profesores jóvenes saludándolo desde su coche en la acera, remolcadores camioneros que sabían su nombre. Incluso el apartamento en Manufacturas Monmouth era típico de Gansey: orden y reparo que él le impuso a la arruinada y abandonada fábrica Kavinsky, por otra parte, dominaba la noche. Frecuentaba lugares que ni siquiera se le ocurrirían a Gansey: Las plazas de aparcamiento traseros de las escuelas públicas, los sótanos de las mansiones, agachado detrás de las puertas de los baños públicos. El reino de Kavinsky no reparaba tanto en el resplandor rojo-amarilloverde de un semáforo, pero sí en el lugar negro en las afueras de la luz. Ronan los prefería por separado. No le gustaba que sus alimentos se tocaran. Y sin embargo, allí estaba, la noche antes de Gansey saliera de la ciudad, lo llevaba a uno de los rituales más pesados de Kavinsky. —Yo puedo hacerlo sin ti. — dijo Ronan, de rodillas para recoger una de las licencias falsas idénticas. Gansey, caminando junto a su arruinada miniatura de Henrietta, fijó sus ojos en Ronan. Había algo intenso en ellos. Había muchas versiones de Gansey, pero ésta rara versión no se había presentado desde la presencia tranquila de Adam. También era la favorita de Ronan. Era lo opuesto a la cara más pública de Gansey, que era todo control puro encerrado en una envoltura fina como el papel de la academia. Pero esta versión de Gansey era Gansey el Chico. Éste era el Gansey que compró el Camaro, el Gansey que pidió a Ronan que le enseñara a luchar, el Gansey que

Contenía cada chispa salvaje, de modo que no se presentaba en otras versiones. ¿Fue el escudo bajo el lago lo que lo había desatado en él? ¿El Bikini naranja de Orla? ¿Los restos destrozados de su pequeña Henrietta? ¿O las licencias falsas que les habían dejado? A Ronan no le importaba. Lo único que importaba era que algo había golpeado el partido, y Gansey estaba ardiendo. Tomaron el BMW. Sería más fácil para hacer frente a un fuego artificial si se metía en su tubo de escape que con El Pig. Dejó a Sierra, para su irritación. Ronan no quería que ella aprendiera malas palabras. Ronan conducía, ya que él sabía a dónde iban. No le dijo a Gansey por qué sabía a dónde ir, y Gansey no preguntó. El sol se había puesto en el momento en que llegaron a la antigua feria del condado, escondida en una calle trasera al este de Henrietta. El sitio no se había utilizado para acoger una feria desde que la feria del condado había quedado sin dinero dos años antes. Ahora era un gran campo cubierto apuntado por focos y cadenas con tubos andrajosos hechos incoloros por meses de exposición al sol. Normalmente, el parque de atracciones abandonado era de tono negro en la noche, fuera del alcance de las luces de Henrietta y lejos de cualquier casa. Pero esta noche, los focos salpicaban una luz blanca estéril sobre la hierba, iluminando las formas inquietas de más de una docena de coches. Había algo insoportablemente sexy sobre los coches por la noche, pensó Ronan. La forma en que las defensas torcían la luz y se reflejaban en el camino, la forma en la que cada conductor se convertía en anónimo. La visión de ellos golpeó a su torcido corazón. Mientras llegaban, Ronan advirtió como los faros iluminaban la forma familiar del blanco Mitsubishi de Kavinsky. El ritmo de su pulso se convirtió en un bombo. —No le digas nada estúpido. — dijo a Gansey. Ya el latido de su equipo de música estaba siendo ahogada por el de Kavinsky, el bajo pulsante a través de la propia tierra. Gansey recogió sus mangas y estudió su mano mientras la hacía un puño y lo soltaba. — ¿Que es estúpido?Era difícil saberlo con Kavinsky. A su izquierda, dos coches corrían en la oscuridad, uno rojo y uno blanco, uno dirigiéndose justo asía el otro. Ninguno con intensión de desviar. Una gallina automovilística. En el último momento, el coche rojo se desvió, patinando hacia los lados, y el blanco sonó la bocina. Un tipo medio-colgaba fuera del asiento del pasajero del coche blanco, aferrándose a la azotea con una mano y movió una bandera de un lado a otro. El polvo se levantaba a su alrededor. Gritos encantados llenaron el espacio entre los ruidos del motor.

En el otro lado del juego, un Volvo estaba estacionado debajo de una cuerda hecha jirones. Estaba iluminado desde adentro, como una entrada al infierno. Le tomó un momento darse cuenta de que estaba en llamas, o al menos estaba empezando. Unos chicos estaban alrededor del Volvo, bebiendo y fumando, sus formas distorsionadas y oscuras contra la tapicería humeante. Brujas alrededor de una hoguera. Algo dentro de Ronan estaba ansioso y en movimiento, enojado y conflictivo. El fuego lo invadía por dentro. Llevó el BMW hasta el Mitsubishi, nariz con nariz. Ahora vio que Kavinsky ya había estado corriendo: el lado derecho del coche estaba terriblemente mutilado y arrugado. Eso se sentía como un sueño, de ninguna manera el Mitsubishi quedaría tan destrozado; era inmortal. El mismo Kavinsky estaba cerca de él, con la botella en la mano, sin camisa, la luz de los reflectores le acentuaban las costillas en la caja torácica. Cuando vio el BMW, arrojó la botella sobre el capó. Se astilló en el metal, pedazos de vidrio y líquido por todas partes. —Jesús. — dijo Gansey, en cualquier tono, sorpresa o admiración. Al menos no habían traído el Camaro. Jalando el freno de mano, Ronan abrió la puerta. El aire olía a plástico fundido y, debajo de todo, el caliente olor de la marihuana. Era ruidoso, aunque la sinfonía se construía de tantos instrumentos que era difícil identificar cualquier sonido individual. —Ronan. — dijo Gansey, de la misma manera en la que él acababa de invocar a Jesús. — ¿Haremos esto? — Respondió Ronan. Gansey abrió su puerta. Agarrando el techo del coche, se deslizó fuera. Incluso ese gesto, Ronan señaló, era Gansey Salvaje, Gansey-en-llamas. Al igual que él se sacó a sí mismo del coche porque la escalada ordinaria era demasiado lenta.

Esta iba a ser una gran noche. El fuego en el interior Ronan era lo que lo mantenía con vida. Viendo que Ronan se dirigía directamente asía él, Kavinsky pasó una mano por su caja torácica plana. —Hey, señorita. Esta es una fiesta de sustancias. Nadie entra a menos que haya traído una. A modo de respuesta, Ronan estrechó una mano alrededor de la garganta de Kavinsky y la otra alrededor de su hombro, y le empujo fuertemente sobre el capó del Mitsubishi. Para puntualizar, dio un puñetazo en la nariz de Kavinsky. Como Kavinsky volvió a levantarse, Ronan le mostró sus nudillos ensangrentados. —Aquí tienes tu sustancia..

Kavinsky limpió su nariz en su brazo desnudo, dejando una raya roja. —Hey, hombre, no tienes que ser un maldito antisocial.Gansey, al codo de Ronan, levantó la mano en el signo universal de paren ya. —No quiero intervenir en sus festejos. — dijo Gansey, frío y glorioso. —Así que sólo voy a decir esto: No te metas en mi casa.Kavinsky respondió: —No sé de qué estás hablando. Bebe, tráeme un cigarrilloLa última parte parecía estar dirigida a una chica que estaba en el asiento del pasajero del Mitsubishi, sus ojos profundamente drogados. Ella no dignificó su orden con una respuesta. Ronan sacudió una de las licencias falsas. Kavinsky le sonrió ampliamente a su propio trabajo. Con sus mejillas hundidas, él era un vampiro en esa luz. — ¿Estás enojado porque no te dejé una menta también? —No, estoy enojado porque destrozaste mi departamento. — dijo Gansey. — Deberías estar contento de que estoy aquí y no en la estación de policía.— ¡Whoa, hombre!— dijo Kavinsky. —Espera, espera. No puedo decir cuál de los dos está drogado. Whoa. Yo no destrocé tu casa.—Por favor, no insultes mi inteligencia. — Gansey respondió, y había solo un toque de una sonrisa glacial en su voz. Era una risa terrible y maravillosa, Ronan pensó, porque Gansey había llevado a cabo sólo desprecio y no un toque de humor. Su conversación fue interrumpida por el sonido familiar y destructivo de dos coches que chocaban. No había nada espectacular sobre el sonido de los vehículos nuevos que se estrellasen: todos los parachoques indicaban que era solo el sonido del platico fracturándose. Aunque, no era el volumen el que envió un escalofrió por la espina de Ronan, era lo especifico del sonido. No había otro sonido en el mundo como un accidente automovilístico. Kavinsky vio lo que llamaba su atención. —Ah. — dijo. — ¿Quieres entrar en esto, no?— ¿De dónde vienen estos chicos?— Gansey entrecerró los ojos.— ¿Ese es Morris? Pensé que estaba en New Haven.Kavinsky se encogió de hombros.—Es una fiesta de sustancias.Ronan gruñó. — ¿Acaso ellos no tienen sustancias en New Haven?—No como estas. ¡Son del país de las maravillas! Algunas te hacen grande, algunas te hacen pequeño…La cita estaba mal. O, mejor dicho, era la cita correcta, pero la dijo mal. En la familia Lynch, Ronan había crecido con dos historias que se repetían, las favoritas de sus padres. La favorita de Aurora Lynch había sido una vieja versión de la película en blanco y negro del mito de Pigmalión, trataba de un escultor que se enamoraba de una de sus estatuas. Y Niall Lynch había tenido un cariño extraordinario por una

Vieja edición fea de Alicia en el País de las Maravillas, que leía con frecuencia en voz alta a dos o tres hermanos Lynch medio dormidos. Ronan había visto y oído Pigmalión y Alicia en el País de las Maravillas tantas veces en su juventud que ya no podía juzgar si eran o no buenas, si a él realmente le gustaban o no. La película y la novela eran la historia ahora. Fueron sus de padres. Así que conocía la cita correcta, "Un lado te hará crecer más alto, y el otro lado te hará crecer más corto." —Depende de qué lado del hongo utilices. — dijo Ronan, más a su padre muerto que a Kavinsky. — Es un punto cierto. — Kavinsky estuvo de acuerdo. —Así que, ¿qué vas a hacer con tu problema de ratas? Gansey parpadeó. — ¿Perdón?Esto hizo a Kavinsky reír a carcajadas, y cuando terminó, le dijo: —Si yo no ensucié tu casa, algo más está infestándola. — Los ojos de Gansey se giraron hacia Ronan.

¿Era una Posibilidad? Por supuesto que era una posibilidad. Alguien que no era Ronan había destrozado la cara de Declan Lynch, y en teoría, alguien que no era Kavinsky pudo haber entrado en Manufacturas Monmouth. ¿Era una Posibilidad? Cualquier cosa era posible. —Lynch. — Uno de los otros asistentes a la fiesta se acercaba, reconociéndolo. Ronan, a su vez, lo reconoció: Prokopenko. Su voz estaba lechosa con las drogas, pero Ronan hubiera reconocido su silueta en cualquier lugar, uno de los hombros torcidos y más alto que el otro, y sus orejas eran como tuercas de mariposa. — ¿Y Gansey?—Sí, — dijo Kavinsky, con sus pulgares metidos en los bolsillos traseros, sus huesos de la cadera sobresalían por encima de la cintura baja. —Mamá y Papá vinieron. Hey, Gansey ¿Conseguiste una niñera para Parrish? ¿Sabes qué, hombre? no respondas eso. Vamos a fumar una pipa de la paz.Inmediatamente, Gansey respondió con desdén preciso: —No estoy interesado en tus píldoras.—Oh, señor Gansey. — Kavinsky se burló.—¡Píldoras! Primera regla de la fiesta de sustancias es: que no se habla sobre la fiesta de sustancias. La segunda regla es: Trae una sustancia si quieres otra nueva.Prokopenko rió. —Por suerte para usted, señor Gansey, — Kavinsky continuó, en lo que se supone debería ser un acento pijo. — Yo sé lo que quiere tu perro.Prokopenko rió de nuevo. Era el tipo de carcajada que significaba que iba a vomitar pronto. Gansey parecía entender esto, ya que se separó un pie detrás de él.

Ordinariamente, Gansey habría hecho más que tomar distancia. Después de haber conseguido todo lo que necesitaban, él habría dicho a Ronan era hora de irse. Él habría sido fríamente cortés con Kavinsky. Y entonces se habrían ido. Pero este no era el Gansey de costumbre. Este era un Gansey con una elevada inclinación de la barbilla, una torcedura condescendiente en la boca. Un Gansey que era consciente de que no importaba lo que pasara aquí esta noche, aún volvería a Manufacturas Monmouth y dominaría su rincón particular del mundo. Este era un Gansey, Ronan se dio cuenta, al cual Adam odiaría. Gansey dijo: —Y ¿qué es lo que mi perro necesita?Los labios de Ronan se curvaron en una sonrisa. A la mierda el pasado. Este era el presente. Kavinsky dijo, — Pirotecnia. ¡Boom!— Golpeó el techo de su coche arrugado. Amablemente, le dijo a la chica en el asiento del pasajero, —Fuera, perra. A menos que quieras morir. Todo es lo mismo para mí. Ronan se dio cuenta de que Kavinsky pretendía a volar el Mitsubishi. En Virginia, los fuegos artificiales que explotaban y emitían llamas superiores a doce pies eran ilegales a menos que tuvieses un permiso especial. No era un hecho el cual la mayoría de los residentes de Henrietta tuviesen que recordar, debido a que era imposible encontrar fuegos artificiales que hicieran cualquier cosa, incluso un poco notables, mucho menos ilegales, dentro de las fronteras estatales. Si querías algo un poco más impresionante para las vacaciones de fin de semana, tenías que dirigirte a la exhibición de fuegos artificiales de la ciudad. Si eras uno de los chicos más acomodados de Henrietta o un problemático de Aglionby, tenías que cruzar la línea de estado y llenar tu maletero con fuegos artificiales ilegales de Pensilvania. Y si eras Kavinsky, construías el tuyo propio. —Vas a hacer un hueco. — dijo Ronan, Exaltado y horrorizado de igual parte al pensar en el Mitsubishi pereciendo. Ya que muchas veces sólo un primer vistazo de sus luces en la carretera delante de él había sido suficiente para bombear un espasmo urgente de adrenalina a través de él. —Siempre voy a saber que estaba allí. — Kavinsky contestó descuidadamente. — Cherry, apareció. Prokopenko, hazme un cóctel, hombre.Prokopenko estaba feliz de hacerlo. —Toma el borde— dijo Kavinsky. Se volvió hacia Gansey, con una botella en la mano. Estaba llena de líquido. Una camiseta había sido rasgada y rellena a través de la boca de la misma. Estaba en llamas. Era, de hecho, un cóctel Molotov. Para sorpresa y deleite de Ronan, Gansey aceptó.

Era una versión sorprendente de sí mismo, una versión peligrosa de sí mismo, de pie allí ante Kavinsky despojado del Mitsubishi con una bomba de fabricación casera en la mano. Ronan recordó el sueño de Adam y la máscara: la versión más de Adam con más dientes. Sin embargo, En lugar de tirársela al Mitsubishi, Gansey fijó su mirada hacia el distante Volvo. Él la arrojó, alta, elegante y verdadera. Las miradas se curvaron hacia arriba para ver su progreso. Una voz entre la multitud gritó, — ¡Woop Woop, Gansey!— Lo que significaba que al menos un miembro del equipo de remo de Aglionby estaba presente. Un momento después, la botella aterrizó cerca de las llantas traseras del Volvo. La rotura simultánea de la copa y la explosión hizo parecer como si el cóctel Molotov se hubiese hundido en el suelo. Gansey se limpió la mano en sus pantalones y se alejó. —Buen tiro. — Dijo Kavinsky, —Pero al coche equivocado. ¡Proko!Prokopenko le entregó otro cóctel Molotov. Esta vez, Kavinsky se lo dio a Ronan. Él se acercó -demasiado cerca- y dijo: — Es una bomba. Igual que tú. Algo emocionó a Ronan. Era como un sueño, la nitidez de todo esto. El peso de la botella en su mano, el calor de la mecha en llamas, el olor de este placer contaminado. Kavinsky señaló el Mitsubishi. —Alto y Fuerte. — Aconsejó. Sus ojos brillaban, hoyos negros que reflejaban el pequeño infierno en el agarre de Ronan. —Y lo haces rápido, hombre, o te volaras tu brazo. Nadie quiere un tatuaje a medias.Algo curioso ocurrió cuando la botella abandonó la mano de Ronan. Mientras se arqueaba en el aire, dejó un sendero de fuego naranja a su paso, Ronan se sentía como si hubiera lanzado su corazón. Hubo una abertura tan pronto él lo soltó. . Y el calor llenaba su cuerpo, algo que entraba por el agujero que había hecho. Pero ahora podía respirar, ahora que había espacio en su pecho de repente iluminado. El pasado era algo que le había ocurrido a otra versión de sí mismo, una versión que podría ser iluminada y arrojada lejos. Entonces la botella aterrizó en la ventanilla del conductor del Mitsubishi. Era como si no tuviera líquido, solo fuego. Las llamas se vertían a través del capó como un si fuese un ser vivo. Gritos estallaron en todo el recinto ferial. Los asistentes a la fiesta se trasladaron hacia el coche, como polillas atraídas por una nueva lámpara. Ronan exhaló. Kavinsky, con su risa alta y maníaca, le lanzó otra bomba a la ventana. Prokopenko lanzó otra. Ahora, el interior era un infierno, y el olor se hacía tóxico. Parte de Ronan no podía creer que el Mitsubishi había desaparecido.

Pero a medida que los demás comenzaron a agregar sus cigarrillos y bebidas a la hoguera, la música de repente se desvaneció mientras el estéreo se derretía. Parecía que el vehículo estaba bien y verdaderamente muerto una vez que el estéreo se había derretido. — ¡Skov!— Gritó Kavinsky. — ¡La música!El estéreo de otro coche retumbó a la vida, tomando en lugar que el Mitsubishi había dejado. Kavinsky se giró asía Ronan con una sonrisa socarrona. —¿Vienes al cuatro de julio este año?Ronan intercambió una mirada con Gansey, pero el otro chico estaba mirando por encima de las numerosas siluetas, con los ojos entrecerrados. —Tal vez— respondió. —Es muy parecido a una fiesta de sustancias— dijo Kavinsky. —¿Quieres ver que algo explote? lleva algo que explotar.Hubo un reto allí. Era un reto que podría ser satisfecho, tal vez, por un par de coches en la frontera, o por el brebaje inteligente de un explosivo de los planes que se encuentran en Internet. Pero, pensó Ronan, con la misma emoción que había sentido antes, era también algo que podía atacar con un sueño. Era bueno en cosas peligrosas, tanto en sus sueños, como despierto. —Tal vez. — respondió. Gansey se movía hacia el BMW. —Voy a encender una vela por tu coche.— ¿Nos dejas ya?Si Gansey se iba, Ronan se iba. Se detuvo el tiempo suficiente para presionar otra identificación falsa en el pecho desnudo de Kavinsky. —Mantente fuera de nuestra casa.La sonrisa de Kavinsky era amplia y perversa. —Yo sólo voy cuando me invitan, hombre.—Lynch. — dijo Gansey. —Nos vamos.—Así es—. Kavinsky gritó detrás de Ronan. — ¡Llama a tu perro!Lo dijo de una forma como si Gansey y Ronan debieran de ofenderse por ello. Pero Ronan no sentía nada más que esa ardiente y vacía caverna en su pecho. Se deslizó a sí mismo en el asiento del conductor en lo que Gansey cerró la puerta del pasajero. El teléfono de Ronan zumbó en el bolsillo de la puerta. Lo miró - un mensaje de Kavinsky.

Nos vemos en las calles. Dejó caer el teléfono de nuevo en el bolsillo de la puerta, Ronan dejó que el motor de rugiera alto. Él se retiró con un giro dramático en la calle. Gansey hizo un clique de aprobación. —Kavinsky. — dijo Gansey, con un poco de risa en su voz, aún desdeñosa.— Él piensa que manda en este lugar. Él piensa que la vida es un video musical.-

Se agarró a la puerta mientras Ronan giraba en las curvas con el BMW. El coche galopaba con alegría e imprudentemente por algunas millas, ajustó del ritmo de las pulsaciones del velocímetro. Ronan dijo: — ¿No ves le ves lo atractivo? Cerrando los ojos, Gansey inclinó la cabeza hacia atrás en su asiento, con la barbilla inclinada hacia arriba, la garganta tenía un tono verde bajo las luces del semáforo. Todavía había una sonrisa en su boca del tipo peligroso -qué tormento de posibilidades contenía esa sonrisa- y él dijo: —Nunca hubo un tiempo en el que esos pudimos haber sido solo tú y yo. ¿Sabes la diferencia entre nosotros y Kavinsky? Somos Importantes. Justo en ese momento, la idea de Gansey yendo a DC sin él era insoportable. Habían sido una criatura de dos cabezas por tanto tiempo, Ronan-y-Gansey. Sin embargo, no podía decirlo. Había miles de razones por las que no podía decirlo. —Mientras yo no esté— Dijo Gansey, haciendo una pausa. —Suéñame el mundo. Algo nuevo para cada noche.-

Capítulo 28: — Buenas noches, rey de espadas.— Y buenas noches, hoja noble. ¿Hiciste una lectura antes de venir, para decirme cómo saldrá todo?— El Hombre Gris preguntó mientras caminaba con Maura hacia el Champagne Mutiny. Se había duchado antes de venir, aunque no se había afeitado su grisácea marca comercial de su mandíbula, y él tenía muy buena pinta, aunque Maura no señaló eso. —¿Mataste a alguien antes de pasar a buscarme?— Maura había cambiado sus andrajosos pantalones de mezclilla por un par de pantalones de mezclilla un poco menos andrajosos y una camisa de algodón fuera del hombro que mostraba lo bien que su clavícula y el cuello se llevaban. Ella tenía muy buena pinta, aunque El Hombre Gris no señaló eso. Pero ambos eran conscientes de que el otro lo había notado. —Por supuesto que no. No creo matar tantas personas como tú piensas que hago.— dijo, abriendo la puerta del pasajero del coche para ella.— ¿Sabes? esta es la primera vez que te he visto usar zapatos. Oh, por lo que- ¿Qué es lo que está pasando allí?Maura miró por encima del hombro hacia donde señalaba. Un pequeño y cansado Ford estaba estacionado por detrás del coche de alquiler del Hombre Gris. — Oh, esa es Calla. Ella nos seguirá hasta el restaurante para asegurarse de que realmente vas a llevarme allí y no a enterrarme en el bosque.El Hombre Gris dijo: — ¡Qué ridículo! Nunca entierro nadie. — Calla hizo un gesto mezquino en su dirección. Sus dedos eran garras en el volante. —Le agradas. — Dijo Maura. —Deberías estar contento. Ella es una buena amiga que tener.El gastado Ford los siguió hasta el restaurante y esperó en la acera hasta que El Hombre Gris y Maura se sentaron en una mesa debajo de una madreselva y un

Enrejado. Los aficionados fijos en las esquinas mantenían la noche húmeda en la bahía. Maura dijo: — Voy a ordenar por ti.Ella esperó a ver si iba a desafiarla, pero él acabó por decir: —Soy alérgico a las fresas. — El seis por ciento de la población lo es. — anotó. Él dijo: —Ya veo de dónde vino tu hija. — Ella le sonrió. Tenía una de esas sonrisas perfectas abiertas y encantadoras, era genuinamente feliz y muy hermosa. El Hombre Gris pensó: esta es la peor decisión que he tomado. Ella ordenó para ellos. No bebieron el vino. Los aperitivos eran deliciosos, y no por causa de la cocina, sino porque toda la comida que se prueba a la espera de un beso es deliciosa. El Hombre Gris Preguntó: —¿Qué se siente, el ser vidente?—Esa es una manera divertida de decirlo.— Sólo quiero decir, ¿cuánto es lo que ves, y con cuánta claridad? ¿Tú sabías que yo haría esa pregunta? ¿Sabes lo que estoy pensando?— La sonrisa de Maura era inteligente. —Es como un sueño o un recuerdo, sólo que hacia adelante. Gran parte es difusa, pero a veces vemos muy claramente un elemento en particular. Y no es siempre el futuro. A menudo, cuando la gente viene para una lectura, realmente estamos diciéndoles cosas que ya saben. Así que no, no sabía que ibas a hacer esa pregunta. Y sí, ya sé lo que estás pensando, pero eso es porque soy una buena adivinadora, no una buena psíquica.Era divertido, pensó que el Hombre Gris, cómo ella siempre aparecía humorística, cómo esa sonrisa estaba siempre un momento lejos de sus labios. Uno no notaba la tristeza o la nostalgia a menos que ya supieras que estaba allí. Pero ese era el truco, ¿no? Todo el mundo tenía sus decepciones y sus cargas; solamente algunas personas los llevaban en el interior de sus bolsillos y no en sus espaldas. Y aquí estaba el otro truco: Maura no estaba fingiendo su felicidad. Ella estaba a la vez muy feliz y muy triste. Más tarde, sus entradas llegaron. Maura había ordenado salmón para el Hombre Gris. —Porque— dijo, —hay algo sospechoso acerca de ti. —El Hombre Gris estaba divertido. — ¿Qué se siente ser un asesino a sueldo? —Esa es una manera divertida de decirlo. — Pero en realidad, El Hombre Gris descubrió que no quería hablar de su trabajo. No porque él se avergonzara de lo que hacía- él era el mejor que él conocía- sino porque él no se definía por lo que hacía. Eso no era lo que hacía en su tiempo libre. — Pagan las cuentas. Pero yo

Prefiero mi poesía. — Maura había ordenado para sí misma una de esas pequeñas aves que eran servidas como si hubiera caminado al plato bajo su propio vapor. Ella parecía estar dudando de esa decisión ahora. —Tu vieja poesía Inglesa. Bueno, voy a morder el anzuelo. Dime por qué te gusta. — Él lo hizo. Lo hizo tan bien como pudo, sin decirle nada acerca de dónde había ido a la escuela o lo que había hecho antes de la publicación de su libro. Él mencionó que tenía un hermano, pero dio marcha atrás rápidamente y saltó esa parte de la historia. Él le dijo tanto como pudo acerca de sí mismo, sin decirle su nombre. Su teléfono estaba vibrando contra su pierna, pero lo dejó pasar. — Así que solo eres un asesino a sueldo para pagar el alquiler. — dijo Maura. — ¿No te importa, el herir a las personas?— El Hombre Gris consideró. No quería ser falso. — Me importa, — dijo. —Yo sólo... Apago esa parte de mi cerebro. — Maura le quitó una de las patas a su diminuta ave. —Supongo que no tengo que decirle cuan insalubre psicológicamente es eso.—Hay impulsos más destructivos en el mundo. — respondió. — Me siento bastante equilibrado. ¿Qué pasa contigo y tu ambición? Sus ojos se abrieron con sorpresa. —¿Qué te hace decir eso? —El juego que estabas jugando la primera noche. Cuando estabas adivinando las cartas. Practicar. Experimentar.—Sólo quiero entenderlo— dijo Maura. — Ha cambiado mi vida entera. Es un desperdicio si no sé tanto como me sea posible. Sin embargo. Yo no sé si yo lo llamaría ambición. Oh, no lo sé. Ha causado su daño... Así que, mencionaste a un hermano.De alguna manera se las arregló para vincular la palabra hermano a daño. Él sentía como si ella ya hubiese adivinado los matices de su relación. — Mi hermano. — dijo, y luego pausó y reagrupó. Muy precisamente, él respondió: —Mi hermano es muy inteligente. Él puede crear un mapa de un lugar si ha conducido a través de él solo una vez. Él puede hacer grandes sumas en su cabeza. Yo quería ser como él cuando era un niño. Inventaba juegos complicados y pasaba todo el día con ellos. A veces me incluía, si prometía seguir las reglas. A veces él tomaba un juego como el ajedrez y aplicaría sus reglas a todo el vecindario. A veces construíamos fuertes y nos escondíamos en ellos. A veces encontraba cosas en las casas de otras personas y me hería con ellas. A veces atrapaba animales y les hacía cosas. A veces nos vestíamos con disfraces y hacíamos obras de teatro.Maura apartó su plato. —Así que él era un sociópata.—Probablemente, sí.-

Ella suspiró. Fue un muy triste suspiro. —Y ahora que eres un asesino a sueldo, ¿Qué hace él? ¿Está en la cárcel?El Hombre Gris dijo: —Él invierte el dinero de otras personas en Cuentas SEP. Nunca estará en prisión. Es demasiado inteligente para eso. – — ¿Y tú?—No creo que me vaya bien en la cárcel. — dijo. —Preferiría no ir. Maura se quedó callada por un tiempo muy largo. Luego dobló una servilleta, la puso a un lado y se inclinó hacia él. — ¿Te molesta que él te haya hecho de esta manera? ¿Sabes que es por eso que puedes hacer esto, no?Cualquier parte del Hombre Gris que haya estado molesta por eso, había muerto mucho tiempo antes, quemada con fósforos, acuchillada con unas tijeras y enterrada con alfileres. Y cuando él la miró, no disfrazó la falta de vida en él. —Oh. — dijo ella. A través de la mesa, ella apoyó la palma de la mano en su mejilla. Estaba fresca y suave y completamente diferente, de alguna manera, de lo que el Hombre Gris había esperado. Más real. Mucho más real. —Lo siento, que nadie te salvara.¿Él no fue salvado? ¿Hubiera él terminado de otra manera? Maura pidió la cuenta. El Hombre Gris pagó por ello. Y Maura utilizó su tenedor para robar los dos bocados de salmón que él había dejado en el plato. —Así los dos tendremos el aliento a pescado— dijo. Y luego, en la oscuridad cerca de la Champagne Mutiny, él la besó. Ninguno de ellos había besado a otra persona en un buen tiempo, pero eso no importaba mucho. Besar era muy parecido a la risa. Si la broma era divertida, no importa cuánto tiempo pasara desde que la hayas escuchado, reirías igual. Finalmente, ella murmuró, con la mano en su camisa, sus dedos trazando la silueta de sus costillas, —Esta es una idea terrible.—No hay ideas terribles. — dijo el Hombre Gris. —Sólo ideas llevadas a cabo terriblemente.—Eso es también un concepto psicológicamente enfermizo. Más tarde, después de que él la había dejado y regreso al Pleasant Valley Bed and Breakfast, descubrió que Shorty y Patty Wetzel había estado tratando desesperadamente de llamarlo durante toda la cena para hacerle saber que su habitación había sido saqueada. — ¿No has oído mis llamadas?— Patty preguntó con urgencia. El Hombre Gris recordó el zumbido de su teléfono y palmeó sus bolsillos. Su teléfono le faltaba. Maura Sargent lo había robado mientras estaban besándose. En su lugar estaba el diez de espadas: El Hombre Gris muerto en el suelo y Maura, la espada, impulsada a través de su corazón.

Capítulo 29: —Tú no estás dormida. — Persephone dijo despertando a Blue. —Así que, ¿Vienes a ayudar? Blue abrió los ojos. Su boca se sentía seca. Un ventilador en la esquina de la habitación giraba de ida y vuelta, secando el sudor en la parte de atrás de sus rodillas. Persephone se arrodilló en el borde de su cama, cubriendo la cara de Blue con una nube de pelo pálido y rizado. Ella olía a rosas y a cinta adhesiva. El cielo afuera era negro y azul. —Lo estaba.En su vocecita, Persephone señaló: —Pero no lo estás ahora.No tenía absolutamente ningún sentido discutir con ella; era como luchar con un gato. Además, no era estrictamente incierto. Con un tramo irritable, le dio una patada a Persephone para alejarla de su cama. Juntas pasaron las Escaleras de Medianoche a la humedad de la cocina. Maura y Calla ya estaban allí, encorvadas sobre la mesa como un par de conspiradoras, con sus cabezas muy juntas. La lámpara de Tiffany falsa por encima de ellas pintó de color morado y naranja la parte de atrás de sus cabezas. La luz de la noche se colaba entre las ventanas hacia sus espaldas; Blue pudo ver la silueta familiar y reconfortante del árbol de haya en el patio. Ante el sonido de pisadas, Maura miró hacia arriba. — Oh, bien.Blue dio a su madre una mirada pesada. — ¿Tengo tiempo para hacerme un poco de té?Maura agitó su mano. En el momento en que Blue se unió a ellas en la mesa con su taza, las tres mujeres rodeaban un solo objeto, una cabeza rubia, una morena, una oscura. Tres personas, pero una sola entidad. Blue se estremeció un poco mientras se sentaba.

— Oh, té de menta. — dijo Calla significativamente, arruinando el humor. Rodando sus ojos, Blue preguntó: — ¿Con qué las voy a ayudar?Abrieron espacio suficiente para que Blue viera lo mismo que ellas: un teléfono celular. Calla lo tomó con su mano; claramente habían estado tratando de hacer sus lecturas con el mismo. — Este es del señor Gray. — dijo Maura. — ¿Vas a ayudarnos?Con cansancio, puso su mano en el hombro de Calla. — No. — dijo Maura. —Así no. Estamos tratando de averiguar cómo acceder a su e-mail.— Oh. — Ella aceptó el teléfono. —los niños de hoy en día. — Si, ¿Verdad?Blue hojeó la pantalla. A pesar de que no tenía su propio teléfono celular, los había manejado en abundancia, y este era del mismo modelo que el de Gansey. No le tomó ninguna habilidad especial para abrir correo electrónico del Sr. Gray. Ella se los devolvió. Las tres mujeres se inclinaron. — ¿Robaste eso?— Preguntó Blue. No hubo respuesta. Sus cuellos estaban todos inclinados, mirando el aparato. — ¿debería encender algunas semillas de lirio? ¿Y apio? Persephone parpadeó, sus ojos negros un poco lejos. —Oh, sí, por favor.Con un bostezo, Blue se levantó de la mesa y preparó un pequeño plato de semillas de apio y raíz de lirio del gabinete. Utilizó una de las velas del mostrador para encenderlo. O casi encenderlo. La mezcla humeaba, y las semillas de apio se crispaban como palomitas de maíz y de la raíz de lirio salía un olor a violetas ardiendo. Aquel humo estaba destinado a aclarar impresiones psíquicas. Dejó el plato en la mesa entre ellas. Había empezado a oler un poco como fuegos artificiales. —Así que ¿Por qué te metes en su teléfono?— Todas sabíamos que él estaba buscando algo. — respondió Maura. — Simplemente no sabíamos qué. Ahora lo sabemos.— ¿Y qué es eso? —Tu chico serpiente. — dijo Calla. —Sólo que él no sabe que es un chico.Maura dijo: —Él le dice El Greywaren y dice que es para sacar las cosas de los sueños. Vas a tener que ir con cuidado, Blue. Creo que la familia de ese chico está enredada en algo desastroso.Algo desastroso que involucraba al padre de Ronan siendo golpeado hasta la muerte con una barra de hierro. Blue ya conocía esa parte. — ¿Crees que es peligroso para Ronan?— Blue recordó rostro golpeado de Declan Lynch. —Quiero decir, si se entera de que el Greywaren es un "Él" y no una cosa.

Calla dijo: — ¡Absolutamente!— Al mismo tiempo que Maura dijo: — Probablemente no.Persephone y Calla dispararon miradas a Maura. —Me lo tomaré como un tal vez.— dijo Blue. En ese momento, el teléfono saltó en la superficie de la mesa. Las cuatro se asustaron. Blue fue la primera en calmarse; sólo estaba sonando. O más bien, zumbando y vibrando en la mesa. — ¡Anota el número!— Calla pidió, pero ella debió haber estado dirigiéndose a sí misma, porque ella lo anotó. En voz baja, Persephone dijo: —Es un número Henrietta. ¿Quieres cogerlo?Maura negó con la cabeza. Después de un momento, avisó un mensaje de voz. — Aunque eso lo vamos a escuchar. Uh. ¿Blue? Hazlo funcionar.Sacudiendo la cabeza, Blue le arrebató el teléfono y pulsó el correo de voz. Se lo entregó a Maura. —Oh. — dijo Maura, escuchando. —Es él. ¿Pulso este botón para llamarlo? Sí. — Ella esperó a que sonara el teléfono y luego: —Ah, hola, señor Gray.Blue amaba esa voz de su madre, a excepción de cuando la usaba en ella. Era su voz autoritaria, alegre. La que decía que tenía todas las cartas. Sólo que ahora ella la estaba usando en un asesino a sueldo cuyo teléfono acababa de robar. Blue no podía decidir si era deliciosamente descarada o increíblemente tonta. —Bueno, no pensaste que iba a contestar una llamada en tu teléfono, ¿verdad? Eso sería muy grosero. ¿Llegaste bien a casa? Oh, sí, puedes tenerlo de vuelta ahora. Lo siento si lo necesitaste. ¿Tú vas a- oh.Lo que sea el Hombre Gris había dicho calló inmediatamente a Maura. Ella bajó la mirada de los demás, mordiendo su labio superior entre los dientes. Las puntas de sus orejas eran de color rosa. Ella escuchó un momento, apartando a Calla y Persephone. — Bueno. — dijo finalmente. —En cualquier momento... Yo diría que tienes que llamar primero, pero- eso también... Sabes... Tengo tu teléfono... Ha....Correcto. Correcto... No duermas sobre tu espalda o todas las espadas pasarán al otro lado... Sí, ese es mi consejo profesional.Maura colgó. —¿Que te dijo?— Exigió Blue. —Que para la próxima sólo podríamos pedirle los objetos de valor que quisiéramos de él, para que pudiera planificar su ausencia. — dijo Maura. Los labios de Calla se fruncieron. — ¿Es todo? Maura se ocupó en mover el teléfono de su mano izquierda hacia la derecha y de nuevo a su izquierda. —Oh, y que la pasó bien en la cena.-

Blue estalló: — Pero no has olvidado a Cielito. — Su madre no protestó el nombre, por primera vez. Ella dijo: —Nunca lo hago.-

Capítulo 30: Esa noche, Ronan soñó con su tatuaje. Había conseguido el difundido e intrincado tatuaje sólo unos meses antes, un poco para irritar Declan, un poco para ver si era realmente tan malo como todo el mundo decía, y sin duda para que todo el mundo que hubiese vislumbrado los ganchos del mismo, se hicieran una advertencia razonable. Estaba lleno de cosas de su cabeza: picos y garras, flores y enredaderas saliendo de bocas gritando. Le tomó mucho tiempo para conciliar el sueño esa noche, sus pensamientos atestados por la quema del Mitsubishi, por Gansey sosteniendo el cóctel Molotov, por el lenguaje enigmático en la caja de puzzle y por las bolsas oscuras debajo de los ojos de Adam. Y cuando se quedó dormido, soñó con el tatuaje. Ordinariamente, Ronan sólo veía pedazos de él; ya que no había visto el diseño completo desde que se lo había hecho. Pero esa noche vio el propio tatuaje, por detrás, como si él estuviera fuera de su propio cuerpo, como si fuese sido separado de su cuerpo. Era más complicado de lo que recordaba. El camino a El Granero estaba dibujado a través de él, y Sierra se asomaba desde un matorral de espinas. Adam estaba en el sueño, también; trazaba el patrón enredado de la tinta con el dedo. Él dijo: "Scio quid hoc est." A medida que trazaba cada vez más abajo en la piel desnuda de la espalda de Ronan, el mismo Ronan desaparecía por completo, y el tatuaje se hacía cada vez más y más pequeño. Era un nudo Celta del tamaño de un barquillo, y luego Adam, quien se había convertido Kavinsky, dijo: "Scio quid estis vos." Se llevó el tatuaje a la boca y se lo tragó. Ronan despertó sobresaltado, avergonzado y eufórico. La euforia desapareció mucho antes que la vergüenza. Nunca dormiría de nuevo.

Capítulo 31: A la mañana siguiente, Helen llegó en el helicóptero por Gansey y Adam. Mientras partían, Adam se llevó las manos a la cabeza, su mirada estaba aterrada, y Gansey, normalmente un fan de volar, intentó ser simpático. Su cabeza era un revuelto de coches en llamas, ruedas Camaro antiguas y la reconstrucción de todo lo que Blue le había dicho. Abajo, aún podía ver a Ronan quien yacía en el techo del BMW, observándolos ascender. Se sentía ridículo dejar Henrietta, el epicentro del universo, por la casa de sus padres. Mientras sobrevolaban el techo de Monmouth, Gansey alcanzó a ver una última imagen de Ronan soplándoles un beso sarcásticamente antes de girar la cabeza. Sin embargo, el resto del vuelo no le dejo tiempo para la introspección. Helen le dio a Gansey su teléfono y pasó todo el vuelo dictándole textos a través de los auriculares. Era imposible para Gansey pensar en lo que harían con Cabeswater mientras la voz de Helen sonaba directamente en su cabeza: Dile que los centros

de mesa están en el garaje. La bahía más alejada de la casa. Por supuesto que no donde parquean los Adenauer!! ¿Me veo como un idiota? No escribas eso. ¿Qué dice ahora? Las copas de champán adicionales están siendo entregadas por Chelsea. Dile que si el queso no está en la nevera, no sé dónde está. ¿No tienes el número de Beech? ¡Por supuesto que sé lo que es un vegano! Dile que tienen que utilizar aceite de oliva en lugar de mantequilla. ¡Porque las vacas hacen mantequilla y los italianos hacen el aceite de oliva! ¡Muy bien! Dile que voy a recoger algunos veganos entremeses. ¡Los veganos votan, también! No escribas eso. Si Gansey no había adivinado la magnitud de la fiesta, había conseguido todas las pistas que necesitaba durante el vuelo. Por supuesto, no era sólo la fiesta de esta noche. También estaban la fiesta del té de la mañana siguiente y el club de lectura el día después de eso. Adam se veía como si fuera a vomitar.

Gansey quería tanto decirle que iba a estar bien, pero no había manera de ser confidencial con los receptores encendidos. Adam hubiera estado mortificado si Helen supiera lo nervioso que estaba. Sólo cuarenta y cinco minutos después, Helen aterrizó el helicóptero en el aeródromo y se transfirió a sí misma, a su bolsa de viaje y a los chicos al Audi plateado. Gansey se sintió vagamente conmocionado a estar de vuelta en el norte de Virginia. Como si él nunca se hubiese ido. El sol parecía más implacable sobre los techos de todos los coches nuevos, limpios. Y el aire a través de las rejillas de ventilación de escape olía a la cocina de alguien más. Numerosos archipiélagos de tiendas empujados por mares de asfalto. Parecía que no había luces de freno en ningún lado, pero en realidad nada estaba inmóvil. Preguntando por entremeses, Helen logró encontrar aparcamiento en la parte posterior del Whole Foods. Ella se giró para enfrentar Gansey y Adam. — ¿Quieren venir y ayudarme?Ellos la miraron fijamente. —Vaya, no se emocionen tanto. Lo dejaré pasar. — dijo. Tan pronto como había cerrado la puerta, Gansey giró en el asiento del pasajero para hacer frente a Adam en la parte de atrás, él estaba apoyando su mejilla contra el reposacabezas de cuero fresco. — ¿Cómo te va?Adam se había derretido a través de la longitud de del fino asiento trasero. Él dijo: —Rezando no haber crecido desde el año pasado.Gansey había ido con Adam conseguir un traje el invierno pasado. Él dijo: —Me probé los míos antes de que nos fuéramos. No creo que tú te hayas hecho más alto. Sólo han pasado un par de meses.Adam cerró los ojos. — Vas a estar bien.— No me hables de ello. No puedo...— Adam se deslizó hacia abajo aún más para yacer acostado en el asiento y recostó su piernas contra la puerta opuesta. — Hablemos de otra cosa.— ¿De qué más hay que hablar?-

Blue. Él no dijo nada. Ya basta, Gansey. Adam dijo: — ¿Malory? ¿Ya te contactó?Él no lo había hecho. Gansey marcó el número de Malory en ese momento. Oyó el metálico, doble timbre de los números del Reino Unido y, a continuación, Malory respondió: — ¿Qué?— Parecía confuso que su teléfono hubiese aceptado una llamada. Había una enorme cantidad de ruido de fondo indefinido.

—Es Gansey. ¿Es un mal momento?— No no no. No no. Poniendo el teléfono en altavoz, Gansey lo deslizó en el tablero. — ¿Tienes más ideas por casualidad? ¿No? Bueno, tenemos un nuevo problema.— ¿Cuál es el problema? Él le contó. —Dame un momento para pensar. — dijo Malory. Conmoción zumbaba en la línea. Un grito terrible resonó. — ¿Qué demonios es ese ruido? —Las aves, Gansey, el rey de las aves.Gansey intercambió una mirada con Adam. — ¿Un águila?—No seas blasfemo. ¡Palomas! Es el día regional. Yo solía mostrarme a mí mismo, ya sabes, ya no lo hago porque no tengo tiempo en estos días, pero todavía me encanta como se ven Las palomas blancas, ¿Cómo se llamaba el espectáculo? El

voorbug Shield Coopers. Gansey dijo: —Un programa de palomas.— ¡Si pudieras verlos, Gansey!— A su lado de la línea, un altavoz sonó. La boca de Adam se arqueó. Gansey le murmuró. "El Voorburg Shield Croppers." —Hay mucho más que ofrecer aquí. — respondió Malory. —Mucho más que Palomas Blancas.—Dime lo que estás viendo en este momento.Malory chasqueó los labios -él era realmente el peor humano para hablar por teléfono-y consideró. —Estoy mirando, ¿a qué se parece esto? Festín del Norte de Inglaterra, diría yo. Sí. Bonito ejemplo. Debes ver sus manguitos. Justo al lado hay una pequeña paloma de campo. Nunca he tenido una pero estoy seguro que no son tan malas como para tener ese horrible cuello. No tengo idea de que es esta. Vamos a leer la descripción. Es una Paloma Elegante. Claro, y aquí hay un Homero alemán.—Oh, esas son mis favoritas. — dijo Gansey. —Yo soy fan de un buen Homero alemán.—Gansey, no hagas un alboroto. — dijo Malory severamente. — Esas cosas se ven como frailecillos sangrientos.El cuerpo de Adam se sacudía en convulsiones silenciosas de la risa. Gansey tomó un momento para recuperar el aliento antes de preguntar: — ¿Y qué es ese sonido en el fondo?—Déjame echar un vistazo. — respondió Malory. Hubo un crujido, y luego su voz, más fuerte que antes, dijo: —Están subastando algunas aves.— ¿De qué clase? Por favor dígame que Homeros alemanes.

Adam, completamente deshecho, se mordió la mano. Jadeos pequeños se las arreglaron para escapársele. —Santo cielo. — Malory respondió. — ¡Unos Feisty!Gansey articuló Blue en dirección a Adam. Adam dejó escapar un pequeño gemido de la risa. —Nunca me llevaste a cualquier muestra de palomas mientras yo estaba allí. — dijo Gansey en forma de reproche. — ¡Teníamos otras tareas a mano, Gansey!— Dijo Malory. —Tal como ahora. Esto es lo que pienso acerca de tu línea ley: creo que el bosque es como una aparición, si tuviera que adivinar acerca de estas cosas. Sin una fuente de energía sólida, una aparición sólo puede evaporarse.—Pero nosotros despertamos la línea ley. — respondió Gansey. —Es tan fuerte que a veces quema los transistores de acá.—Ah, pero dijiste que se va la luz también ¿verdad?Gansey aceptó a regañadientes. Y ahora estaba pensando en la desaparición de Noah en la Tienda de Dólar. —Así que ya ves, tu bosque podría estar muerto de hambre y al mismo tiempo sobrealimentado... ¡Dios mío! hombre, ¿podría fijarse por donde está llevando esa cosa? ¡Apenado debería estar! ¡Yo también lo sentiría, si tuviera que reclamar esa monstruosidad como mía! ¡Eso, cuello de salchicha... Discúlpate!— Hubo un forcejeo y, a continuación, Malory dijo: —Pido disculpas, Gansey. ¡Algunas personas! Yo diría que es necesario encontrar la manera de estabilizar tu línea. Yo esperaría oleadas, pero ciertamente no la cortes.— ¿alguna idea? —He tenido un buen montón de ideas en el último minuto. — dijo Malory. —Me gustaría ver esta línea tuya. ¿Te opones a que un día...? —Eres bienvenido en cualquier momento. — dijo Gansey, y en serio. Para todos sus defectos, Malory todavía era el aliado más antiguo de Gansey. Él se lo había ganado. —Excelente, excelente. Ahora, si no te importa. — dijo Malory. —Acabo de descubrir un par de Palomas Blancas. Intercambiaron adioses. Gansey volvió sus ojos a Adam, que se veía más como él mismo de lo que lo había hecho en un tiempo. Silenciosamente se comprometió a hacer todo lo necesario para mantenerlo de esa manera. —Bien. No sé qué tan útil fue eso.Adam dijo: —Nos enteramos de que los Homeros alemanes parecen frailecillos sangrientos.-

Lo primero que Ronan hizo después de que Gansey partió fue sacar las llaves del Camaro. No tenía ningún otro plan inmediato que no fuese el de ver si realmente encajaban en la cerradura. Bajo el sol del verano, El Pig brillaba como una joya en la hierba de maleza y grava. Ronan puso una mano en el panel trasero y deslizó la palma de la mano ligeramente por encima de la cubierta. Incluso eso se sentia ilícito; este coche era tan de Gansey que parecía como si, en algún lugar, Gansey pudiera ser capaz de sentir esta pequeña transgresión. Cuando Ronan levantó la mano, se sacudió el polvo de la palma. Le llamó la atención por los detalles del momento. Esto era algo que tenía que recordar, mientras soñara. Ese sentimiento: latidos del corazón, el polen pegajoso en las puntas de los dedos, el pinchazo del sudor de Julio en el esternón, el olor de la gasolina y parrilla de carbón de otra persona. Cada brizna de hierba era recogida con detalles nítidos. Si Ronan pudiera soñar como se sentía en este momento, podría sacar cualquier cosa. Podría tomar este maldito coche entero y sacarlo. Él puso la llave en la puerta. Encajaba. Le dio la vuelta. Desbloqueó la cerradura. Una sonrisa se abría paso en su boca, aunque no había nadie para verlo. Sobre todo porque no había nadie para verlo. Ronan se hundió en el asiento del conductor. El vinilo estaba infernalmente caliente bajo el sol, pero él acaba de percibir esa información a distancia. Era otra sensación que hizo que el momento fuera real en lugar de un sueño. Lentamente, pasó un dedo por el volante delgado, apoyó la palma de la mano en la resbaladiza palanca de cambios. El corazón de Gansey se detendría si viera a Ronan Lynch aquí. A menos que la llave no funcionara para encenderlo. Ronan puso los pies en el embrague y el freno. Insertó la llave, y la giró. El motor rugió a la vida. Ronan sonrió. En el momento justo, su teléfono sonó avisando un mensaje de texto. Lo deslizó fuera de su bolsillo. Era Kavinsky:

Mis nuevas llantas te dejarán boquiabierto. Te veo esta noche a las 11.

Una hora más tarde, Noah dejó a Blue entrar en Manufacturas Monmouth. El sol lo había hecho un espacio vasto de humedad y encanto. El aire era cálido, olía a madera vieja, menta y diez mil páginas sobre Glendower. Aunque Gansey se había ido sólo unas horas, de repente parecía más tiempo, como esto era todo lo que quedaba de él. — ¿Dónde está Ronan?— Susurró mientras Noah cerraba la puerta detrás de ella. —Metiéndose en problemas. — Noah susurró. Era extraño estar aquí sin nadie más: hablar se sentía un poco prohibido. —No es nada de lo que podamos hacer algo al respecto. — ¿Estás seguro?— Blue murmuró. —Yo puedo hacer un montón de cosas. —No en este caso. Ella vaciló en la puerta. Se sentía como un allanamiento sin Gansey o Ronan aquí. Lo que ella quería era meter de alguna manera todo sobre Manufacturas Monmouth dentro de su cabeza y mantenerlo allí. Fue golpeada con un anhelo ardiente. Noah extendió la mano. Ella la aceptó - era hueso frío, como siempre - y juntos se dirigieron a enfrentar la enorme sala. Noah tomó aire como si se estuvieran preparando para explorar la selva en lugar de dar un paso más en Manufacturas Monmouth. Parecía más grande con apenas dos de ellos allí. El techo cubierto de telarañas disparó motas de polvo haciendo sobrecargas móviles. Ellos volvieron la cabeza hacia un lado y leyeron los títulos de los libros en voz alta. Blue miró a Henrietta a través del telescopio. Noah atrevidamente volvió a unir uno de los techos rotos de la pequeña ciudad de Gansey. Pasaron por la nevera escondida en el baño. Blue tomó un refresco. Noah tomó una cuchara de plástico. La mordió mientras Blue alimentaba a Sierra con una hamburguesa sobrante. Cerraron la puerta de Ronan si Gansey se las arregló para inhabitar el resto del lugar, la presencia de Ronan seguía estando decididamente omnipresente en su habitación. Noah mostró a Blue su habitación. Saltaron en su cama perfectamente hecha y luego jugaron una mala partida de billar. Noah descansaba en el nuevo sofá mientras Blue persuadía al viejo tocadiscos para que reprodujera un LP demasiado inteligente para interesarle a cualquiera de ellos. Abrieron todos los cajones en la recepción de la habitación principal. Un EpiPens de Gansey rebotó contra el interior del cajón superior mientras Blue sacaba una pluma de lujo. Revisó la escritura en bloques de Gansey en un recibo del Nino mientras Noah se ponía un suéter de muy buen gusto que había encontrado debajo de la mesa. Se comió una hoja de menta y sopló la cara de Noah.

Agachándose, ellos pasaron por la impresión aérea que Gansey había extendido en la longitud de la habitación. Él se había anotado notas enigmáticas a sí mismo a lo largo del margen de la misma. Algunas de ellas eran coordenadas. Algunas de ellas eran explicaciones de topografía. Algunas de ellas eran letras de The Beatles. Por último, ellos consideraron la cama de Gansey, que estaba hecha con un colchón elegante puesto sobre el somier de metal. Se asentaba como luz solar en el centro de la habitación, se colocaba en un ángulo, como si hubiera sido impulsada dentro del edificio. Sin ningún tipo de discusión en particular. Se sentaron encima de la manta, cada uno sosteniendo una de las almohadas de Gansey. Se sentía ilícita y soñolienta. A sólo pulgadas de distancia, Noah parpadeó adormilado en ella. Blue arrugó el borde de la funda contra su nariz. Olía como la menta y a pasto de trigo, lo que era como decir que olía a Gansey. A medida que estaban recostados, ella se permitió pensarlo: Tengo un enamoramiento por Richard Gansey. En cierto modo, era más fácil que pretender lo contrario. Ella no podía hacer nada al respecto, por supuesto, pero dejarse a sí misma pensarlo era como hacer estallar una ampolla. Por supuesto, la verdad opuesta también parecía evidente. Yo no tengo un enamoramiento en Adam Parrish. Ella suspiró. Noah, en su voz apagada, dijo: —A veces finjo que soy como él.— ¿Cómo? Él consideró. —Vivo. Blue le pasó un brazo por su cuello frío. No había realmente nada que decir para hacer que fuese mejor estar muerto. Durante unos minutos soñolientos, estuvieron en silencio, anidados en las almohadas, y luego Noah dijo: —Oí hablar que no besarás a Adam.Ella puso su cara en la almohada, con las mejillas calientes. —Bueno, no me importa. —dijo Noah. Con alegría tranquila, él supuso: — ¿Huele mal, verdad? Ella se volvió hacia él. — ¡Él no huele mal! Solo que desde que era pequeña, cada psíquico que conozco me ha dicho que si yo beso a mi verdadero amor, morirá.Noah frunció el ceño, o por lo menos la mitad de él, la mitad que no estaba enterrada en la almohada. Su nariz estaba más torcida de lo que Blue había notado. — ¿Adam es tu verdadero amor?—No. — dijo Blue. Ella se sorprendió por la rapidez con que había respondido. No podía dejar de ver el lateral abollado de la caja que él había pateado. —Quiero decir, no lo sé. Sólo que nunca beso a nadie, sólo para asegurar.-

Estar muerto hacia a Noah de mente más abierta que la mayoría, por lo que no se molestó en dudar. — ¿Será cuándo o sí? — ¿Qué quieres decir? —Quiero decir, si besas a tu verdadero amor, morirá. — dijo. — ¿O es, cuando beses a tu verdadero amor, morirá?—No entiendo cuál es la diferencia.Se frotó el lado de la cara en la almohada. —Mmmmmsuave. — comentó, y añadió: —Uno es tu culpa. El otro, solo pasa, y tú estarás allí cuando suceda. Como que, cuando lo beses, ¡POW! lo atropella un oso. No es totalmente tu culpa. No debes sentirte mal por eso. No es tu oso.—Creo que es si lo beso. Todos ellos dicen que si lo beso. —Charlatanes. ¿Así que nunca vas a besar a alguien? —Eso parece. Noah se frotó la mancha en la mejilla. No se fue. Él nunca lo hacía. Él dijo: — Conozco a alguien al que podrías besar.— ¿Quién?— Ella se dio cuenta de que había diversión en sus ojos. —Oh espera.Se encogió de hombros. Era tal vez la única persona que Blue conocía que podía preservar la integridad con un encogimiento de hombros mientras estaba acostado. —No es como si fueses a matarme. Quiero decir, si tienes curiosidad.No había pensado en si tenía curiosidad. No había sido una opción, después de todo. No ser capaz de besar a alguien era muy parecido a ser pobre. Trataba de no pensar en las cosas que no podía tener. Pero ahora —Está bien. — dijo. — ¿Qué? —Dije que sí.Él se sonrojó. O más bien, como estaba muerto, se puso en un tono de piel normal. —Uh. — Se apoyó en un codo. —Bien. — Ella desenterró la cara de la almohada. — Simplemente, como si...Se inclinó hacia ella. Blue sintió una emoción por un medio segundo. No, más como un cuarto de segundo. Porque después ella sintió sus labios tensos demasiado firmes. Sus bocas se presionaban, sus labios, hasta que sintió los dientes. Toda la cuestión era a la vez viscosa, delicada e hilarante. Ambos se quedaron sin aliento, y con una risa avergonzada. Noah dijo: — ¡Bah!— Blue consideró limpiar su boca, pero sintió que sería grosero. Todo fue bastante decepcionante. Ella dijo: —Bueno.—Espera. — Noah respondió. —Espera, espera, espera. — Sacó uno de los pelos del Blue de su boca. —Yo no estaba Listo. — Sacudió las manos como si los labios

de Blue fueran un evento deportivo y los calambres fueran una posibilidad muy real. —Vamos. — Dijo Blue. Esta vez los dos sólo dieron un aliento a los labios del otro cuando ambos se echaron a reír. Cerraron la distancia y aquello fue recompensado con otro beso que sentía mucho como besar a un lavavajillas. — ¿Estoy haciendo algo mal?— Ella preguntó. —A veces es mejor con la lengua. — respondió dubitativamente. Se miraron. Blue entrecerró los ojos. — ¿Estás seguro de que has hecho esto antes?— ¡Hey!— Protestó. —Es raro para mí, porque eres tú. —Bueno, es raro para mí, porque eres tú. —Podemos parar. —Tal vez deberíamos. Noah se incorporó más lejos sobre su codo y miró al techo vagamente. Por último, bajó los ojos hacia ella. —Has visto, como, películas. De besos, ¿verdad? Tus labios deben estar, así como, queriendo ser besados-. Blue tocó su boca. — ¿Y qué están haciendo ahora?—Como, protegiéndose a sí mismos.Ella frunció los labios y sin protestar. Vio su punto. —Así que imagínate uno de esos. — Noah sugirió. Ella suspiró y rebuscó a través de sus recuerdos hasta que encontró uno que recrear. Sin embargo, no era un beso de película. Era el beso de la visión del árbol que le había mostrado Cabeswater. Su primer y único beso con Gansey, justo antes de que el muriera. Ella pensó en su bonita boca cuando sonreía. En sus ojos agradables cuando se reía. Ella cerró los ojos. Colocando un codo en el otro lado de la cabeza, Noah se inclinó y la besó una vez más. Esta vez, se trataba más de un pensamiento que de un sentimiento, un suave calor, que comenzó en la boca y se desplegó por el resto de ella. Una de sus manos frías se deslizo detrás de su cuello y él la besó de nuevo, los labios entreabiertos. No era sólo un toque, era una acción. Era una simplificación de los dos: Ya Noah Czerny y Blue Sargent no estaban. Ahora estaban sólo él y ella. Ni siquiera eso. Eran sólo el tiempo que transcurría entre ellos. Oh, pensó Blue. Así que esto es lo que no puedo tener. No ser capaz de besar a quien ella amaba no se sentía tan diferente a no tener un teléfono celular cuando todos los demás en la escuela lo tenían. No se sentía muy diferente a vivir sabiendo que no iba a estudiar Ecología en una universidad en el

Extranjero, o siquiera viajar al extranjero. No se sentía muy diferente a saber que Cabeswater iba a ser la única cosa extraordinaria en su vida. Lo que quería decir que era insoportable, pero tenía que soportarlo que de todos modos. Porque no había nada terrible en besar Noah Czerny, aparte de lo frío que él estaba. Ella dejó que la besara, y le devolvió el beso hasta que se retiró en un codo y él torpemente enjugó algunas de sus lágrimas con el dorso de su puño. Su mancha se había vuelto muy oscura, y él estaba lo suficientemente frío para que ella se estremeciera. Blue le dio una sonrisa acuosa. —Eso fue muy agradable. Él se encogió de hombros, sus ojos eran tristes, sus hombros curvados sobre sí mismos. Él se estaba desvaneciendo. No era que ella pudiera ver a través de él. Era que era difícil recordar cómo era, incluso mientras ella lo estaba viendo. Cuando volvió la cabeza, lo vio tragar. Murmuró: —Yo te pediría salir conmigo, si estuviera vivo.

Nada era justo. —Y yo diría que está bien. — respondió ella. Sólo tuvo tiempo de verlo sonreír débilmente. Y entonces él se había ido. Ella rodó sobre su espalda en el centro de la cama repentinamente vacía. Por encima de ella, las vigas del techo brillaban con el sol del verano. Blue tocó su boca. Se sentía como siempre lo hacía. Nada que ver con que acabara de conseguir su primer y último beso.

Capítulo 32: —Entra. — dijo Ronan. — ¿A dónde vamos?— Preguntó Matthew. Pero él ya estaba entrando, tirando su mochila en la parte de atrás. Cerró la puerta. El interior del coche al instante empezó a oler como a muestra de colonia. Ronan puso el BMW en marcha. Aglionby se contraía poco a poco en el espejo retrovisor. —A casa. — ¡A casa!— Gritó Matthew. Agarrando la manija de la puerta, miró por encima del hombro como si los espectadores pudieran adivinar su destino. —Ronan, no podemos. Declan dijo…Ronan pisó el freno. Los neumáticos chirriaron amablemente, el coche se sacudió y se detuvo en la acera. El coche detrás de ellos tocó la bocina y dio la vuelta. Puedes salir de aquí y devolverte, si quieres. Pero yo voy. ¿Quieres o no? Los ojos ya de por sí redondos de su hermano se pusieron aún más redondos. — Declan...—No digas su nombre.Unos pequeños hoyuelos aparecieron en la barbilla de Matthew, de esos que, cuando tenía tres o cuatro, habían significado que iba a llorar. Él no lloró. Ronan deseó por medio segundo no odiar a Declan, por la Matthew. —Está bien. — dijo Matthew. — ¿Estás seguro de que todo va a estar bien?—No. — Ronan respondió, porque él siempre decía la verdad. Matthew se puso el cinturón de seguridad. Ronan rebuscó en su reproductor de MP3 hasta que encontró una lista de reproducción de música bouzouki. Matthew no había tocado desde que Niall Lynch murió, pero él había sido bastante bueno en eso antes de que ocurriera. Se sentía indulgente. Ronan racionaba la música de su antigua vida, como si utilizara un poco de los recuerdos de su padre cada vez que la ponía. Sin embargo,

Seguramente esta ocasión lo requería. Mientras la melodía ascendía a través de los altavoces, su hermano menor dejó escapar todo de aire de sus pulmones. Y Ronan condujo a casa por segunda vez. Esta vez se sentía diferente. El tener a Matthew junto a él debería haber hecho que regresar al Granero se sintiera más familiar que antes, pero en vez de eso, sólo sirvió para recordar a Ronan cuan prohibido estaba aquello. La luz del sol hizo de aquel un viaje más ansioso, como si la luz brillante los dejara más expuestos mientras conducía por el camino. Ronan fue poco a poco hasta que verificó que el auto de la enfermera de la casa no estaba allí, y luego condujo alrededor de la parte posterior de la casa hasta un pequeño garaje cubierto de maleza, se levantaba moho verde. —Abre la puerta.— Ordenó a Matthew. —Apúrate. Matthew salió a gatas, pateó un poco la enredadera, y luchó para levantar la puerta de metal. Él arrastró una pequeña y oxidada cortadora de césped fuera del camino, y Ronan metió al BMW. Lo apagó, cerró la puerta de nuevo y comprobó para asegurarse de que los neumáticos no hubiesen dejado marcas obvias. —James Bond. — Matthew comentó inexplicablemente. Él estaba increíblemente alegre. — ¿Qué es eso? Ronan sostuvo la caja de puzzle bajo el brazo. —Una caja de zapatos.Matthew ladeó la cabeza, maquinando eso. Reparó en que: la caja perfectamente cuadrada era claramente de madera, cubierta con extrañas marcas, y varias pulgadas más corta que los pies de su hermano mayor. Matthew parpadeó. Luego dijo: — ¡Está bien!— Trotó hacia la puerta de atrás que llevaba a la casa, encontró la llave oculta entre unos bloques. —Espera. — Ronan advirtió. —Para las orejas. Si alguien viene por el camino, entra en el sótano. ¡Y apaga el teléfono, por el amor a Dios!— ¡Bien! ¡Claro! ¡Inteligente! Él irrumpió en la casa antes que Ronan, que miraba por encima del hombro mientras cerraba de nuevo la puerta detrás de ellos. Oyó los pasos de Matthew dirigirse hacia la sala de estar, dudó, y luego subió con cuidado las escaleras hasta su dormitorio. El afecto de Matthew era algo descuidado y demostrativo, y él no parecía saber qué hacer con su madre, ahora inmóvil. Ronan pasó más lentamente por el pasillo hacia la sala de estar, percatándose de algún sonido de un coche entre cada pisada. La sala de estar era más tenue y más tranquila que el pasillo, sin ventanas que dejaran entrar el sol en la tarde o a las aves. La puerta del sótano estaba en la pared del fondo, por lo que él sería capaz de interceptar a Matthew si alguien más llegaba.

Ronan fue directamente a la mesa contra la pared, sin mirar a su madre. Su padre había llamado "oficina" a esa mesa, como si su trabajo hubiese requerido una forma legítima de papeleo. Ronan se preguntó si su madre había sabido lo que Niall Lynch hacía para ganarse la vida. Seguramente ella debió saberlo. Ella debió haber sabido que era algo soñado. De repente, por un breve momento, el pánico atacó.

¿Soy una criatura soñada? ¿Lo sabría? Luego dejó que la razón apisonara ese pensamiento. Todos los chicos tenían libros de bebés, con fotos y registros hospitalarios. Tenía un tipo de sangre. Había nacido, no fue creado. Él era real.

¿Qué es real? ¿Era algo real, una vez que había sido sacado de un sueño? Si era así, ¿era real, el momento en el que lo pensó? Él echó una mirada por encima del hombro a su madre. Ella no parecía especialmente lógica ahora, sentada inmóvil e indiferente durante meses y meses. Pero nunca él nunca había dudado de ella antes de la muerte de su padre, incluso cuando ella fue el único padre durante meses.

Ella no es nada sin papá. Declan estaba equivocado. Ella existía aparte de Niall Lynch, incluso si él era su único creador. Ronan se volvió hacia el escritorio. Ajustó la caja del rompecabezas en él, abrió el cajón principal. Una copia del testamento de su padre se veía en la parte superior de los demás papeles, tal y como lo recordaba. Sin molestarse en volver a leer las cláusulas anteriores del documento- que sólo le traerían ira- se volcó directamente a la última página. Allí, justo antes de la firma de su padre.

Niall Lynch estaba, en el momento de la redacción de lo dicho testamento, en su sano juicio, memoria y comprensión, y no bajo cualquier restricción o en cualquier aspecto incompetente para hacer un testamento. Esta voluntad se destaca como un hecho a menos que se cree un documento más reciente. Firmado el día de hoy: T'Libre vero-e ber nivo libre n'acrea. Ronan entrecerró los ojos en la frase final. Recogiendo la caja de puzzle, le dio la vuelta hasta dar con el lado del idioma desconocido, lo enfrentó. Fue un laborioso trabajo el conectar cada palabra. Aunque no lograba entender cómo la caja lo conseguía, procesaba las palabras introducidas anteriormente en su funcionamiento con el fin de traducir la gramática. Después de todo, esa era la forma en que había funcionado en el sueño. Si funcionaba en el sueño, funcionaba en la vida real. Él frunció el ceño ante la traducción que se mostraba:

Esta voluntad se destaca como un hecho a menos que se cree un documento más reciente. Al pulsar con el dedo en el papel para mantenerlo en su lugar, comparó. Efectivamente, la sentencia traducida era idéntica a la última frase en inglés. Pero ¿por qué su padre escribiría lo mismo en dos idiomas diferentes? Esperanza -no se había dado cuenta de que lo cubría ese sentimiento hasta que lo abandonó- lentamente se arrastró fuera de él. Él había estado en lo cierto sobre el lenguaje, pero equivocado sobre que había un mensaje secreto. Y si era un mensaje secreto, no era lo suficientemente inteligente para descifrarlo. Ronan empujó el cajón, dobló y metió el testamento en su bolsillo de atrás para llevárselo. Justo cuando se volvió con la caja de puzzle, Matthew apareció en la puerta. Llegó a tal velocidad que su hombro se estrelló en el marco de la puerta. —Bien. — dijo Ronan a finas. Matthew hizo un gesto con la mano y jadeó, en voz baja. —Creo que alguien está aquí.Ambos miraron detrás de ellos hacia la puerta del sótano. Ronan Preguntó: — ¿Qué tipo de coche?Matthew sacudió la cabeza violentamente. —Dentro de la casa.Era imposible, pero a Ronan se le erizó el pelo del cuello. Y entonces lo oyó, lejanamente, en algún lugar más en la casa:

Tck Tck tck--tck. Las Pesadillas. Ronan no lo creía. Se arrojó por la habitación y arrastró a Matthew al interior. Hubo un lento sonido rasgado desde la dirección de la cocina. — ¿Sótano?— Matthew tragó saliva, conmocionado. Ronan no respondió. Él lo empujó, cerró la puerta de la sala de estar y miró salvajemente alrededor. — ¡Silla!— Le silbó a su hermano menor. — ¡Date prisa! Matthew lo echó en cuenta antes de pasarle una silla sin brazos a los lados. Ronan trató de trabar la puerta, pero el gancho de la puerta antigua se resistió a sus esfuerzos. Incluso si hubiera sido una manilla común, la silla ni siquiera era lo suficientemente alta como para proporcionar un pequeño apalancamiento.

Tck Tck tck--tck. —¿Ronan? — Susurró Matthew. Ronan saltó sobre tres viejos cántaros de harina a donde un cofre de cedro se presionaba contra la pared. Probó el peso y luego empezó a empujar. —Vamos, ayúdame. — gruñó. Matthew patinó uno y empujó con su hombro. Las garras rasgaban las tablas del suelo de los pasillos. Reñían. Empujaron el cofre de cedro hasta detenerse delante de la puerta. Ronan no sabía lo poderosas que eran las Pesadillas. Nunca había probado una como esta.

Matthew miró a Ronan, desconcertado, ya que su hermano mayor se había subido encima de la caja de cedro. Ronan estiró un brazo y abrazó la rizada cabeza de su hermano, una vez, con fuerza. Luego lo soltó. —Siéntate al lado de mamá. — dijo entre dientes. —Eso no te quiere a ti. Es a mí a quien busca.—Ro…—Pero si pasa por delante de mí, no esperes. Sólo lucha. Matthew se retiró hacia donde Aurora Lynch yacía en su silla en el centro de la habitación, tranquila e inmóvil. Ronan lo vio agazapado allí en el espacio oscuro, sosteniendo la mano de su madre. Él nunca debió haberlo traído. La puerta se resistió. Matthew sacudió con sorpresa. Aurora no lo hizo. Ronan presionó el pomo de la puerta. Hubo un sonido lento como el agua cayendo de un grifo. La puerta saltó de nuevo. Nuevamente Matthew miro. Pero la caja de cedro no se movió. Era pesada, y la Pesadilla no lo era. Su fuerza estaba en sus garras y el pico. Tres veces más la puerta se sacudió en sus goznes. Luego hubo una larga, larga pausa. Quizá había renunciado. Pero Ronan no había considerado cuál sería su siguiente paso. No podían correr el riesgo de abrir la puerta si la Pesadilla estaba en el otro lado. Tal vez debería ir él mismo.-El hombre pájaro nunca quería a nadie más. Era solo a Ronan al que odiaba- Todo en él se resistía a dejar a su hermano y a su madre detrás, pero ambos estarían más seguros sin él. Pasaron largos minutos en silencio. Y luego, en algún lugar de la casa, una puerta se cerró. Matthew y Ronan se miraron el uno al otro. Algo con el sonido había sido muy tranquilo y humano- para nada lo que Ronan habría esperado de una Pesadilla. Efectivamente, pasos ordinarios comenzaron a crujir por el pasillo. Posibilidades se desenrollaron en la mente de Ronan, y ninguna de ellas era buena. No había tiempo para mover la caja de cedro sin llamar la atención. Sin saber cómo advertir a ese recién llegado de la Pesadilla- la presencia de Ronan solamente lo haría más peligroso. —Ocúltate. — Ronan le ordenó a Matthew. Su hermano menor se quedó congelado, así que cogió una manga de su camisa y tiró para moverlo lejos de su madre. Había espacio para que ambos se metieran detrás de las alfombras enrolladas en una esquina de la habitación. No sería un estudio cuidadoso, pero en la oscuridad, no había razón para que fueran descubiertos.

Varios minutos más tarde, después de que muchas tablas crujieran en otros lugares de la casa, alguien le dio a la puerta de un empujón experimental. Esta vez, era claramente alguien en lugar algo. Ya que hubo un suspiro humano audible en el otro lado, y un arrastrar de pies sobre el piso claramente producido por los zapatos. Ronan se llevó un dedo a los labios. Sólo hubo un empujón más, y luego la puerta se quebró una pulgada. Otro gruñido, otro empujón, y la puerta se abrieron lo suficiente como para admitir a una persona. Ronan no estaba seguro de a quien había esperado. La enfermera de la casa, probablemente. Tal vez incluso Declan, visitando ilegalmente. Pero era un hombre guapo, todo vestido de gris; Ronan nunca lo había visto antes. La forma en que pasó su mirada alrededor de la habitación era tan interesada que Ronan temía que fuese a ver detrás de las alfombras, después de todo. Pero el interés del hombre se enganchó por Aurora Lynch en su silla en el centro de la habitación. Ronan se tensó. No necesitaría mucho para brotar de su escondite. Si él tan solo la tocaba... Pero el Hombre Gris no tocó a Aurora. En cambio, él se inclinó para mirarla a la cara. Fue un curioso estudio, de unos pocos segundos. Él tocó los tubos y cables que llevaban a ninguna parte. Se frotó la mandíbula, desconcertado. Por último, el Hombre Gris le preguntó: —¿Por qué estás amurallada aquí?— Aurora Lynch no respondió. El Hombre Gris se volvió para irse, pero se detuvo. La caja de puzzle, aún puesta sobre el escritorio, había llamado su atención. Tomando la caja, la giró una y otra vez en sus manos, de forma experimental moviendo una de las ruedas para ver el efecto que tenía en los otros lados. Y entonces la tomó como suya. Ronan se llevó un puño a la frente. Él quería ir tras el pero no podía arriesgarse a ser descubierto. ¿Dónde iba a conseguir otra caja de puzzle? No tenía manera de saber si alguna vez soñaría con ella de nuevo. Ronan se tensó, pensó en salir, pensó en esconderse, pensó en salir. Matthew puso una mano sobre su brazo. Esperaron mucho tiempo. Por último, un coche retumbó en el frente antes de retroceder por el camino. Salieron de su escondite. Matthew presionado a un lado de Ronan, le hacía recordar a Sierra cuando ella estaba asustada. Ordinariamente, Ronan habría protestado, pero esta vez lo permitió. — ¿Qué fue eso?— Susurró Matthew. —Hay, — Ronan respondió. —Cosas malas en el mundo. Larguémonos de aquí.-

Matthew besó la mejilla de su madre. Ronan se aseguró de que tenía el testamento todavía escondido en el bolsillo de atrás. Perder la caja de puzzle le había dolido, pero al menos tenía este rompecabezas de su padre con él. Dos líneas, dos idiomas. ¿Qué estás tratando de decir, papá? —Adiós, mamá. — Le dijo a Aurora. Tocó su bolsillo para sentir las llaves. Había dos conjuntos de llaves: las del BMW y las falsas del Camaro. —Nos vemos luego.-

Capítulo 33: En ese momento en particular, Richard Campbell Gansey III estaba a noventa y dos millas de distancia de su amado coche. Se puso de pie en la entrada soleada de la mansión de los Ganseys, Washington DC, con una corbata con furia roja y un traje hecho de tela a rayas, elegante y regia arrogancia. Junto a él estaba Adam, su extraño y hermoso rostro pálido por encima de la oscuridad de su propio traje esbelto. Adaptado por el mismo hombre italiano inteligente que hacia las camisetas a Gansey, el traje de Adam era de seda, una armadura para la noche que tenían por delante. Era la cosa más cara que alguna vez había tenido, su salario de un mes traducido en lana peinada. En algún lugar, un violín cantaba con una viciosa victoria. Hacía un calor terrible. Estaban a noventa y siete millas y varios millones de dólares lejos de la casa de la infancia de Adam. El camino de entrada era un juego de rompecabezas barrido de vehículos: Sedan-Smoking negro, SUVs marrones, plateados de dos asientos que entrarían en la palma de tu mano y Varios Cupés blancos con placas diplomáticas. Dos mozos, después de haber llenado todos los puestos del estacionamiento, fumaban cigarrillos y soplaban rizos de humo sobre los guardabarros de un Mercedes varado en la acera junto a ellos. Rosas florecidas se pudrían en los arbustos al lado de ellos, dulces y negras. Gansey serpenteaba entre los coches. —Qué suerte que nosotros no tuvimos problemas para encontrar aparcamiento.El viaje en helicóptero todavía descansaba con inquietud en el estómago de Adam. No le importaba por el vuelo, o por ser visto llegando en un helicóptero. Había pasado treinta minutos lavando la grasa de sus dedos antes de que partieran. ¿Era éste el sueño, o lo era su vida en Henrietta? Él hizo eco. —Qué suertudos.Dos hombres y una mujer salieron de la puerta principal de la casa. Manos picadas en el aire; fragmentos de la conversación llegaron entre la sobrecarga de las

Canaletas: -Ya han pasado... - Legislación -Maldito idiota -También su esposa es

una vaca.Un murmullo de los clientes pasó a través de la puerta abierta detrás de ellos como si el trío hubiese sacado el sonido con ellos. La vista a través de la puerta era un collage de pantalones, trajes y collares de perlas, Vuitton y Damasco. Había muchos. Demasiado, demasiado de ellos. —Jesucristo. — dijo Gansey trágicamente, los ojos fijos en la reunión. —Oh, bueno. — Él apartó una pelusa invisible del hombro del traje de Adam y colocó una hoja de menta en su propia lengua. —Bien por ellos, que verán tu rostro.Ellos. En algún lugar ahí dentro estaba la madre de Gansey, extendiendo sus manos a la hambrienta-gente-importante para satisfacer a la multitud, ofreciéndoles un tesoro en el cielo a cambio de votos. Y Gansey era parte del paquete de campaña; no había nada más Congregacional que toda la familia Gansey bajo un mismo techo. Porque todos esos sacos perfectamente planchados y esas corbatas rojas eran la comitiva, tratando de cautivar al señor Richard Gansey II para que financie sus carreras a la oficina. Y esos zapatos Oxford brillantes y bombas de terciopelo eran los nobles por donde Adam buscaba empezar.

Bien por ellos, que verán tu rostro. Una risa, alta y con seguridad, atravesó el aire. La conversación cesó para aceptarla. ¿Quién es ésta gente?, Adam pensó, ¿Para pensar que saben algo sobre el resto del

mundo? No debes dejar que se muestre en tus ojos. Se recordó a sí mismo que los necesitaba, a ésta gente. Se recordó a sí mismo que eran sólo un medio para un fin, y fue un poco más fácil. Además, Adam era bueno en ocultar cosas. Gansey saludó a los invitados de pie fuera de la puerta. A pesar de su queja anterior, estaba completamente a gusto, un tigre en la selva. —Pase adelante. — dijo grandiosamente. Y así, el Gansey del que Adam se había hecho amigo- el Gansey por él que haría cualquier cosa- había desaparecido, y en su lugar estaba el heredero nacido con un cordón umbilical de seda envuelto alrededor de su cuello de sangre azul. La mansión Gansey se extendía ante ellos. Helen, ahora deliberadamente decadente y decididamente inalcanzable, usaba una bufanda negra, con las piernas más largas que el camino de entrada. ¿Por qué vamos a brindar? Un brindis por mí, Claro. Oh, sí, y por mi madre también. Estaba el ex Congresista Bullock y el jefe del comité Vann Shoaling, estaban el señor y la señora de John Benderham, los mayores donantes individuales a la última campaña del Octavo Distrito

Republicano. En todas partes había rostros que Adam había visto en los periódicos y en la televisión. Todo olía a masa de hojaldre y ambición. Diecisiete años antes, Adam había nacido en un remolque. Ellos lo veían en él. Él lo sabía. — ¿Qué están haciendo ustedes dos, demonios guapos?Gansey rió: ja, ja, ja. Adam se giró, pero quien habló ya se había ido. Alguien agarró la mano de Gansey. — ¡Dick! Me alegro de verte. — El violín invisible se lamentó. La acústica dio la impresión de que el instrumento estaba encarcelado en el sofá junto a la puerta. Un hombre con una camisa blanca presionaba copas de champán en sus manos. Era ginger alé, dulce y fraudulento. Una mano golpeó la nuca de Adam, y se estremeció horriblemente. En su cabeza, él caía por las escaleras de su padre, dedos agarrando la suciedad. Él nunca parecía poder dejar Henrietta atrás. Podía sentir una imagen, una aparición, que se asomaba detrás de sus ojos, pero él la empujó lejos. No aquí, no ahora. — ¡Siempre necesitamos sangre joven!— Disparó el hombre. Adam estaba sudando, saltando entre los recuerdos de morder estrellas en lo alto, por el hecho de este actual asalto. Gansey tomó la mano del hombre del cuello de Adam y la estrechó en su lugar. Adam sabía que estaba siendo rescatado, pero la habitación estaba demasiado ruidosa y demasiado cerca para la gratitud. Gansey dijo: —Somos jóvenes como vienen.—Eres muy muy joven— dijo el hombre. —Él es Adam Parrish. — dijo Gansey. —Agite su mano. Él es más inteligente que yo. Un día vamos a estar dando uno de estos festejos alborotados para él.De alguna manera, Adam pasó a sostener una tarjeta de negocios en su mano; alguien le dio más ginger alé. No, éste era en realidad champán. Adam no bebía alcohol. Gansey suavemente le quitó la copa de champán y la colocó en un escritorio antiguo con incrustaciones de marfil. Con un dedo peinaba una sola gota de vino tinto que teñía la superficie. Voces luchaban entre sí; la más profunda voz ganó. Hace ocho meses estábamos en este mismo lugar con una campaña. Un hombre con un enorme alfiler de corbata le dijo a un hombre con una frente enorme y brillante: A veces solo lanzas fondos y esperas que peguen. Gansey estrechó las manos. Habló con mujeres para que confesaran sus nombres y luego les hizo creer que él las había conocido por un tiempo. Siempre le decía a Adam "Adam Parrish" y todo el mundo siempre le decía "Dick". Adam reunió un ramo de tarjetas de negocios. Su cadera se estrelló contra un mueble con diseño de cebras; Una lámpara de cristal irlandés tintineaba junto a donde estaba sentado. Un espíritu le tocó el codo. No aquí, no ahora.

— ¿Divirtiéndote?— Preguntó Gansey. No sonaba como si fuera él, pero su sonrisa era a prueba de balas. Sus ojos recorrieron la habitación mientras ponía en una mesa su ginger alé o su champán. Aceptó otro de una bandeja de servir sin rostro. Se trasladaron a la persona siguiente, y la siguiente. Diez, quince, veinte personas y Gansey fue un tapiz bordado de un joven, el más esperado para la juventud de América, el hijo principito educado del Sr. Richard Gansey II. La sala entera lo adoraba. Adam se preguntó si había una verdadera sonrisa en medio de esta manada de animales ricos. —Dick, finalmente, ¿tienes las llaves del Fiat?— Helen se acercó a ellos, cara a cara con Gansey en un par de zapatos negros que eran sensibles a los ojos de cualquier otra mujer en la habitación, e irrazonablemente sexys en ella. Era, pensó Adam, el tipo de mujer que Declan estaba siempre tratando de obtener, sin darse cuenta de que Helen no era el tipo que se obtenía. Uno podría amar la belleza elegante y eficiente de una bala nueva, pero sólo un tonto podría imaginar que lo amaría de vuelta. — ¿Por qué habría de hacerlo?— Preguntó Gansey. —Oh, no lo sé. Cada coche está aparcado a excepción de uno. Esos meseros idiotas. — Ella echó la cabeza hacia atrás y miró el techo pintado de árboles; para Adam, las ramas intrincadas parecían moverse. —Mamá quiere hacerme una prueba de alcohol. Si vienes, puedo usar los carriles HOV y no pasar el resto de mi vida consiguiendo vino. — Notó la presencia de Adam. —Oh, Parrish. Limpias bien.Ella no quería decir nada con aquello, nada de nada, pero Adam sintió una perforación de hielo de su corazón. —Helen. — dijo Gansey. —Cállate.—Es un cumplido. — dijo Helen. Un servidor sustituyó sus bebidas vacías por otras llenas.

Recuerda por qué estás aquí. Entra, obtén lo que necesitas, sal. Tú no eres uno de ellos. Adam dijo uniformemente, aplanando su acento, —Todo está bien.—Quiero decir que ustedes dos estaban siempre en sus uniformes escolares. — dijo Helen. —No como—Cállate, Helen. — dijo Gansey. —No la cargues en mí. — Helen respondió. —Sólo porque te gustaría estar en tu amada Henrietta.Una expresión fugaz pasó por el rostro de Gansey, ella había dado en el blanco. Lo estaba matando estar aquí.

— ¿Por qué es, de nuevo, que no trajiste al otro?— Preguntó Helen. Pero antes de que Gansey pudiera responder, alguien más le llamó la atención y ella se alejó tan rápidamente como había aparecido. —Es un pensamiento terrible. — Gansey observó de repente. —Ronan entre esta multitud.Por un momento fugaz, Adam imaginó: las cortinas de brocado en descomposición por las llamas, el decorado elegante gritando desde debajo del clavicordio, Ronan pie entre todo gritando: ¡JODETE, WASHINGTON! Gansey dijo: — ¿Listo para la siguiente ronda?La noche no terminaría nunca. Pero Adán siguió mirando. Se tragó su ginger alé. Ahora, no estaba seguro de que en realidad no había sido champán lo que bebió todo el tiempo. La fiesta se había convertido en el festín del diablo: mechones atrapados en las lámparas de cada latón, carne increíblemente brillante presentada en bandejas de hiedra, hombres de negro, mujeres enjoyadas en verde y rojo. Los árboles pintados del techo dobladas bajo costo operativo. Adam estaba conectado y agotado, aquí y en otro lugar. Nada era real, sólo él y Gansey. Antes de ellos estaba una mujer que acababa de hablar con la madre de Gansey. Todos los que hablaban con Gansey habían, ya sea sólo conversado con su madre, o la habían saludado con la mano, o simplemente vislumbrado su movimiento entre los asistentes a la fiesta vestidos de oscuros. Se trataba de un juego político elaborado, donde su madre tuvo un amado pero raro espectro; aunque todo el mundo recordaba haberla visto, en realidad nadie podía localizarla en el momento de recogimiento. —Tú has, — dijo la mujer a Gansey. —Crecido mucho desde la última vez que te vi. Debes tener casi...— Y en el momento de adivinar la edad de Gansey, vaciló. Adam sabía que ella había sentido que alteridad de su amigo: esa sensación de que Gansey era tanto joven como mayor, de que acaba de llegar, o que siempre había estado. Ella fue salvada por una mirada a Adam. Evaluó rápidamente su edad, y terminó: — ¿Diecisiete? ¿Dieciocho?—Diecisiete, madame. — dijo Gansey calurosamente. Y los tenía, tan pronto como lo había dicho. Por supuesto que tenía diecisiete años, y nada más. Algo así como el alivio pasó por el rostro de la mujer. Adam sintió la presión de las ramas de los árboles moverse; a su derecha, vio una media de imagen de sí mismo en un espejo de marco dorado y asustado. Por un momento, su reflexión le había parecido equivocada.

Estaba pasando. No, no, no es pasando. No aquí, no ahora. Una segunda mirada reveló una imagen más clara. Nada extraño. Aún. — ¿He leído en el periódico que todavía estás buscando esas joyas de la corona?— Preguntó la mujer a Gansey. —Oh, estoy buscando a un rey de verdad. — dijo Gansey, hablando en voz alta para hacerse oír por encima del violín (eran tres de ellos, en realidad; el último hombre le había informado que eran estudiantes de Peabody). Las cuerdas vacilaron como si el sonido proviniera de debajo del agua. —Un rey galés del decimoquinto siglo.La mujer se rió con deleite. Ella había oído mal a Gansey y pensó que le había hecho una broma. Gansey rió también, como si la hubiera hecho, y cualquier incomodidad que pudiera haber surgido se evitó con rapidez. Adam tomó nota de ello. Y ahora, por fin, la Sra. Gansey se visualizaba en la esquina de su visión como un sueño materializado. Como el propio Gansey, ella era intrínsecamente hermosa de la manera en que lo era sólo alguien que siempre había tenido dinero. Parecía justo que una fiesta entera fuese lanzada en su honor. Ella era una reina digna para la noche. —Gloria. — dijo la señora Gansey a la mujer. —Me encanta ese collar. ¿Usted, por supuesto se acuerda de mi hijo, Dick? —Por supuesto. — dijo Gloria. —Él es tan alto. ¿Deberías de estar a punto de ir a la universidad? Ambas mujeres se volvieron por su respuesta. Violines chirriaban en la escala. —Bueno, en...— Y entonces, de repente, Gansey vaciló. No fue un buen punto. Sólo una falla que se deslizó sin problemas de momento a momento. Sólo hubo tiempo suficiente para que Adam viera la brecha y, a continuación Gansey dijo: —Lo siento, me pareció ver a alguien.A Adam le llamó la atención. Hubo una pregunta allí, sin hablar. La mirada de regreso de Gansey era complicada; no, él no estaba bien, pero no, no había nada que Adam pudiera hacer al respecto. Adam tuvo una breve y feroz alegría, que podía llegar a Gansey también. Cómo los odiaba. —Oh, veo a alguien. Tengo que dejarte. — dijo Gansey, impecablemente cortés. — Lo siento. Pero voy a dejarte con... ¡Señora Elgin! este es mi amigo Adam Parrish. Él tiene pensamientos interesantes acerca de los derechos de los viajeros. ¿Ha pensado en los derechos de otros viajeros últimamente?Adam trató de recordar la última vez que él y Gansey habían hablado acerca de los derechos de los viajeros. Estaba bastante seguro de que todo el debate había tenido lugar durante una pizza tibia y había tenido algo que ver con los escáneres

Corporales y microondas de las células cerebrales de los viajeros frecuentes. Pero ahora que había visto Gansey en el trabajo, sabía que Gansey sería capaz de incluirlo como una epidemia política solucionable por su madre. —No lo he hecho. — Gloria Elgin respondió, deslumbrada por Gansey. — Normalmente tomamos otra vía estos días. Pero me gustaría oír hablar de eso. — Cuando se giró hacia Adam, Gansey ya había desapareció entre la multitud. Por un momento, Adam no dijo nada. No era Gansey, no deslumbraba, era un pretendiente con una flauta de champán falsa en su mano delgada hecha de polvo. Él miró a la señora Elgin. Ella le devolvió la mirada a través de sus pestañas. Con un sobresalto, se dio cuenta de que él la intimidaba a ella. Allí de pie con su traje impermeable y con su corbata roja, con sus jóvenes hombros, rectos y limpios, le había quitado la extraña alquimia que Gansey había realizado. Quizá por primera vez en su vida, alguien lo estaba mirando y viendo poder. Trató de evocar la magia que él ya había visto Gansey hacer esta noche. Su mente nadaba con el ruido de esta empresa brillante, el brillo en el fondo de su copa de champán, el conocimiento de que este era el futuro, si se clavaba él.

Él estaba en un bosque, susurros lo perseguían. Aquí no. Él dijo: — ¿Puedo rellenar su copa por primero?— El rostro de la señora Elgin se fundió con placer mientras ofrecía su copa. ¿No lo sabes? Adam se preguntó. Él, por lo menos, todavía podía oler el combustible diesel en sus manos.

¿No sabes lo que soy? Pero esta bandada de pavos reales estaban demasiado ocupados para darse cuenta que estaban siendo engañados. Adam no podía recordar por qué estaba allí. Él se estaba disolviendo en una alucinación de los huéspedes fantasmales junto con los reales. Debido a que esto es Aglionby, pensó, tratando desesperadamente de mantenerse en la tierra a sí mismo. Esto es lo que ocurre con Aglionby en el mundo real. Así es

como utilizas la educación por la que has estado trabajado tan duro. Así es como sales. De repente, un zumbido eléctrico gruñó a través de la habitación. Las luces de cruce crujían. El tintineo de los vasos quedó en pausa mientras las lámparas se hinchaban una vez más. Y entonces las luces se apagaron por completo.

¿Era real? Ahora no

El sol se había puesto, y el interior de la casa era apretado y estrecho, estaba oscuro alrededor de los huéspedes. Las ventanas eran desenfocados cuadros de luz de la calle gris. Los aromas parecían extrañamente pronunciados: lila y limpiador de alfombras, canela y moho. La habitación estaba llena de la confusión sin palabras de un corral. Y en esa breve pausa en la conversación, en ese silencio que no fue sorprendido, llenado por el zumbido de voces, no por la electrónica. Una canción de alta flotaba a través de la oscuridad. Una melodía arcaica precisa, cantada por un coro de voces de mujeres. Pura y delgada, una difusión de un hilo de sonido a un río de uno. A Adam solo le tomó un momento darse cuenta de que las palabras no estaban en inglés:

Rex Corvus, parate Regis Corvi. Adam se sintió acusado de los pies a la punta de los dedos. En algún lugar de esta oscuridad, Gansey estaba oyendo esto, también. Adam podía sentirlo oyéndolo. Estas voces eran verdaderas, de una manera que nada más lo había sido ese día. Adam recordó todo de una vez, lo que se sentía sentir, el ser real, ser Adam, en lugar de "mi amigo, Adam Parrish. Dale tu tarjeta." Él no podía creer la gran diferencia que había entre esas dos cosas. Las luces se dispararon de nuevo. Las conversaciones derrumbaron en su lugar. Una parte de Adam todavía estaba alojada allí en la oscuridad. — ¿Era eso español?— Gloria Elgin preguntó, su mano se apretaba contra su garganta. Adam podía ver la línea de su maquillaje en su mandíbula. —Latín. — dijo Adam, tratando de encontrar el rostro de Gansey en la multitud. Su pulso seguía galopando. —Era Latín.-

El Rey Cuervo, hagan paso para El Rey Cuervo. — ¡Qué cosa más divertida!— dijo Gloria Elgin. Owen Glendower era El Rey Cuervo. Había tantas historias de Glendower conociendo el lenguaje de las aves. Tantas historias de cuervos que susurraban secretos para él. —Probablemente parte de esto. — respondió Adam. Las tarjetas de visita en el bolsillo se sentían irrelevantes. Él todavía estaba buscando el único par de ojos en la sala que importaban. ¿Dónde estaba Gansey? —Los aires acondicionados de todo el mundo prendidos al mismo tiempo.—Eso es probablemente cierto—. Dijo Gloria Elgin, confortada. La conversación alrededor de ellos murmuraba, ¡Los niños de Peabody tienen un

sentido divertido del humor! Voy a tener otra de esas cosas de camarón. ¿Qué estabas diciendo? ¿Qué hiciste cuando se rompió el mármol? Allí, al otro lado de la habitación, estaba Gansey. Su mirada se apoderó de Adam, y la sostuvo. A pesar de que las luces estaban encendidas de nuevo, las voces se

Disiparon, Adam aún podía sentir el poder de la línea ley recién despertada surgiendo debajo de él, todo el camino de vuelta a Henrietta. Este huésped resplandeciente ya había cambiado, pero no Adam. Y no Gansey. Eran los dos únicos seres vivos en esta habitación. Eran criaturas eléctricas. ¿Lo ves? Adam sintió ganas de gritar. Es por esto que hice el sacrificio. Esta era la forma en la que iba a encontrar Glendower.

Capítulo 34: El interior del antiguo Camaro olía a asfalto y a deseo, a gasolina y a sueños. Ronan se sentó detrás del volante, con los ojos puestos en la calle a la medianoche. Las farolas cercaban el asfalto, produciendo reflexiones sobre el capó naranja atómica. A ambos lados de la carretera, el concesionario de montones de automóviles estériles tirados, era misterioso y silencioso. Estaba tan hambriento como la noche. El color del tablero se puso en verde-amarillo-rojo bajo el semáforo. En el agrietado espejo del asiento de pasajero, Noah apareció ansioso. Miró por encima del hombro comprobando que no hubiera policías. Ronan comprobó sus dientes. —Encantado de verte, Noah.— dijo. Podía sentir cada bomba de su corazón, cada aumento a través de sus venas. —Ha pasado un tiempo-. Hice esto, pensó Ronan. Las llaves temblaban una contra la otra en el encendido.

Hice que esto sucediera. Kavinsky estaba tarde, como siempre. El tiempo, como le gustaba decir, era dinero, y aunque tenía un montón de ambos, disfrutaba ser ladrón, no obstante. —He estado tratando. — dijo Noah. Y agregó: —Yo no quiero verte morir. Sin responder, Ronan se frotó el pulgar sobre los números usados de la palanca de cambios. El motor golpeó sus zapatos a través de los pedales. Si cualquier cosa sobre el Camaro se había construido para la comodidad, esas cosas se habían desgastado por cuarenta años de uso. La parte baja de su espalda estaba pegajosa en contra del asiento de vinilo agrietado. El reloj no funcionaba, pero el tacómetro sí. El suspiro reticente de aire a través de los respiraderos era débil, pero la caída de los pistones era todo lo contrario. El motor era el concierto más fuerte en el mundo, poco a poco calentándose bajo el capó.

El velocímetro fue contando toda la velocidad hasta llegar a 140. Esto era una locura. El coche se sentía peligroso, y se sentía rápido. —Traeré a Gansey. — Noah amenazó. —No creo que puedas. — ¿Cuánto tiempo falta para que Kavinsky llegue?—Noah. — dijo Ronan tiernamente, colocando su mano sobre la mano fría -y con siete años de muerta- de Noah. —Estás empezando a molestarme.Faros se divisaron a través del espejo retrovisor. Diecisiete minutos después de que lo que debió, Kavinsky llegó. En el espejo retrovisor, Ronan observó un Mitsubishi blanco que se detuvo lentamente. La marca en un lado era idéntica a la del anterior coche de Kavinsky. El Mitsubishi se detuvo junto al Camaro. La ventana del pasajero bajó. Kavinsky llevaba sus gafas de sol con montura de color blanco. —Lynch, hijo de puta. — dijo, a modo de saludo. Él no reconoció Noah; así que probablemente no podía verlo. Ronan rodó su muñeca para voltear su dedo medio en dirección de Kavinsky. La memoria del músculo. Kavinsky apreció a Pig. —Estoy impresionado.Soñé esto. Ronan quería gritarlo. Pero en lugar de eso hizo un gesto con la barbilla hacia el Mitsubishi. Era difícil de creer que era real. Él acababa de verlo, siendo quemado de adentro hacia afuera. Kavinsky debió de haberlo agotado y sustituido la mañana siguiente. ¿Y el gráfico? Tal vez se lo había hecho él mismo, aunque era difícil imaginar a Kavinsky dedicando tiempo a algo que no fuera sacar polvo. Ronan dijo: —Eso lo hace uno de nosotros.—Oh, éste pone un poco más en juego. ¿No te gusta eso?En la palanca de cambio, la mano de Ronan estremeció un poco. Más faros brillaban a través de los espejos –El paquete de perros de Kavinsky.- Sus rostros eran anónimos detrás de las ventanas oscuras teñidas, pero Ronan conocía los coches: El Supra de Jiang, El RX-7 de Skov, Y los Golfs coincidentes de Prokopenko y Swan. Él los había vencido a todos ellos antes. —Te has traído a toda la familia.— Ronan observó. En pocos minutos, todos se habían dispersado a en busca de policías. El primer vislumbre de un radar y Kavinsky sería advertido, y se iría antes de que el asfalto se hubiese enfriado. —Tú me conoces. — dijo Kavinsky calurosamente. —Odio estar solo. Así que, ¿vas con todo con esa anciana en la que estás sentado, o simplemente vas a sostener su mano?Ronan levantó la ceja Noah dijo, —Ronan, no lo hagas. Gansey va a matarte. Ronan…-

A través de la ventana abierta, Ronan preguntó de manera uniforme, — ¿Vas a correr con esos lentes puestos, búlgaro mafioso pedazo de basura de Jersey? Kavinsky asintió lentamente luego de la pregunta, sí estaba de acuerdo, rascándose la muñeca sobre la parte superior de su volante. Se veía muy cansado o muy aburrido mientras respondía: —Lo que no puedo entender...— El semáforo se encendió a rojo, convirtiendo sus lentes en color carmesí —Es eres tú o Gansey quien se pone arriba.Algo negro se encendió dentro de Ronan, a fuego lento y feo. Su voz era cianuro y queroseno mientras dijo: —Lo qué va a pasar es que voy a vencer a ese coche y luego me voy a salir de este coche, y luego voy a sacarte la mierda.—Trescientos veinte caballos de fuerza dicen que estás equivocado, hombre. — Kavinsky se rascó la nuca. Llevaba una camiseta blanca, y su hombro expuesto era crudo y hermoso como un cadáver. —Pero sigue soñando.Su ventana se deslizó hacia arriba. Apenas visible a través del tinte ahumado, Kavinsky arrojó sus gafas de sol en el asiento del pasajero. Todo el mundo era ahora el semáforo por encima de los dos coches. —Ronan. — dijo Noah. —Tengo un súper mal sentimiento.—Se llama estar muerto. — respondió Ronan. —Ese es el tipo de broma que sólo es divertida si estás vivo.—Qué bueno que lo estoy.—Por ahora.Esperó el verde. Los ojos de Ronan no estaban en el semáforo sino en la luz de la calle frente a él. Cuando se volvió de color amarillo, tenía dos segundos para salir de la línea. Ronan bajó el pie del embrague, apretado sobre el gas, que mantenía el coche bajo control. El tacómetro tembló, justo por debajo de la línea roja. El motor estaba vivo, gruñendo, haciéndolo sonar. El sonido reemplazó el pulso de Ronan. El humo de los neumáticos traseros se deslizó de debajo del coche y entro por las ventanas aún abiertas. El Mitsubishi de Kavinsky era apenas audible por encima del aullido del Pig. Por un solo segundo, Ronan se permitió pensar en su padre y El Granero y sus sueños extendidos ante él llenos de cosas imposibles. Se permitió pensar en la parte de sí mismo que era una bomba, la mecha ardiendo rápida y destructiva, casi desaparecida. La luz de oposición era todavía verde. La bombilla del semáforo estaba roja como una advertencia. El deseo se lo estaba comiendo vivo. El semáforo de oposición estaba amarillo. Un segundo. Él deslizó su pie más lejos el embrague. Un segundo. La palanca de cambios sudaba bajo su palma. Verde.

Los coches estallaron desde la línea. Hubo un gruñido, rugido, gruñido, y eso, extrañamente audible: la risa primitiva de Kavinsky. Cambio. Inmediatamente, el Mitsubishi estaba casi a una longitud por delante. A ambos lados de la calle, las farolas parpadeaban, midiendo la vida en explosiones epilépticas de luz: Destello Asfalto agrietado Destello Una pegatina de Aglionby en el salpicadero Destello Los ojos se abiertos de Noah Eran cuerpos eléctricos. El Camaro alcanzó al Mitsubishi en la segunda mitad, justo como había esperado Ronan. El motor rugía en la parte superior de la segunda marcha, y allí estaba. Agazapado en algún lugar entre la segunda y la tercera marcha, en algún lugar entre cuatro mil y cinco mil RPM, eso era alegría pura. Gritando junto con las miles de pequeñas explosiones bajo el capó había un lugar donde Ronan no sentía nada más que felicidad, sin complicaciones, un lugar muerto y vacío en su corazón donde no necesitaba nada más. Junto a ellos, el Mitsubishi se hundió. Kavinsky había dado el cambio de la tercera a la cuarta. Como si siempre hacia. Ronan no lo hizo. Cambio. El motor rugió de nuevo. El coche era la religión de Gansey, y Ronan encontró un dios digno. Su esbelta nariz por delante del Mitsubishi. Ponía una longitud entre ellos. Otra mitad. No había más de sino ascender de aquí en adelante. No había nada dentro de Ronan. Nada glorioso, y detrás de eso, nada más. Pero.. Algo andaba mal. La ventana de Kavinsky bajó. Estiró la cabeza para encontrar la mirada de Ronan en el espejo retrovisor, y gritó algo. Las palabras se perdieron en el ruido, pero su significado era visible. Mostrando los dientes para formar una "A" y luego los labios fruncidos "dios" Escupió en una maldición alegre. El Mitsubishi explotó lejos del Camaro. Las farolas serpenteaban sobre las ventanas negras, guiñando un ojo de vez en cuando a través de la brecha. No era posible.

Ronan agarró otra marcha -la única que quedaba. El pedal del acelerador se agazapó contra el suelo. Todo el vehículo estaba sacudiéndose. El Mitsubishi todavía se estaba alejando. Agitando extendió la mano, el dedo medio de Kavinsky. Noah gritó: — ¡Imposible! Ronan sabía los números. Se había montado en el Camaro. Conocía el coche de Kavinsky. Había vencido el coche de Kavinsky. El sentimiento volvió a él como la sangre en una extremidad entumecida, apuñalándolo a trancas. Blanco como un colmillo, el Mitsubishi salió en la oscuridad delante de ellos. Era el tipo de rapidez que no pertenecía a los coches. Era el tipo de velocidad que no era una rapidez, era una distancia. Al igual que un avión estaba aquí, y luego allí, en un momento. Un cometa estaba en este lado del cielo, y luego el otro. El Mitsubishi estaba al lado del Camaro, y luego no lo estaba. Fue hasta ahora tan pasada la victoria que el único sonido de motor que había era del Camaro. Las chispas llovieron de las farolas, las lágrimas ardientes se disipaban en el pavimento. Hace sólo un mes, Ronan había fumado el Mitsubishi en un coche mucho menor que el Camaro. No era una realidad que permitía al coche de Kavinsky poseer ese tipo de rendimiento. Las farolas parpadearon por encima de ellos y se apagaron. El Camaro olía como un horno. Las llaves colgaban en el encendido, chirrido de metal contra metal. Se asentó lentamente en Ronan el que lo habían vencido realmente. Esta no era la forma en que se suponía que iba a terminar. Había soñado las llaves, había obtenido el Camaro, había hecho todos los cambios y Kavinsky no.

Soñé esto. —Ahora ya está, ¿no?— Preguntó Noah. — ¿Ahora te detienes?Pero el sueño se desvanecía. Al igual que todos lo hacían, pensó. Su alegría se estaba disolviendo, plástico en ácido. — ¡Detente!— Noah repitió. No había nada que hacer sino parar. Pero ahí fue cuando una de las Pesadillas aterrizó en el techo del Camaro. El primer pensamiento de Ronan fue la pintura -Pig era un pedazo de mierda, pero la pintura era irreprochable.Y a continuación, una de las garras perforó limpiamente a través del parabrisas. Ya sea o no que estaba en un sueño o en la realidad, la Pesadilla quería lo mismo: matar a Ronan.

Capítulo 35: ¡Ronan! -gritó Noah. El camino se extendía delante de ellos, negro y vacío. Ronan pisó el acelerador. El Camaro respondió con un gruñido grosero y entusiasta. Noah estiró el cuello. -¡No funciona!Una larga astilla se estaba formando en el cristal del parabrisas con la punta de la garra de la Pesadilla como epicentro. Ronan sacudió las ruedas de un lado a otro. El Camaro patinó violentamente hacia un lado, el cuerpo rodando hacia atrás y adelante. -¡Maldita sea!- murmuró Ronan, luchando por el control. Este no era el BMW. El volante era una criatura imaginaria. -¡Sigue allí!- Informó Noah. El Camaro se estremeció, la parte posterior moviéndose de un lado a otro. Los ojos de Ronan se lanzaron hacia el espejo retrovisor. Una segunda criatura en forma de pájaro se aferró al capo. Esto era malo. - ¡Podrías ayudar!- Ronan espetó Noah agitaba sus manos, presionándolas sobre la manivela de la ventana y luego la parte trasera del asiento y finalmente el tablero del auto. Estaba claro que él no quería hacer lo que sea que estuviera considerando. Un chillido pasó a través del aire. Era difícil saber si se trataba de un clavo en el metal o el sonido del Hombre Pájaro gritar. Erizo el cabello de los brazos de Ronan. -¡Noah, hombre, vamos!Noah se desvaneció. Ronan estiró el cuello, mirando. Con un tremendo ruido, la esquina inferior derecha del parabrisas se derrumbó sobre el tablero. Una garra enterrada en el. -Freno- Noah gritó,

Ronan pisó el freno. Tenía demasiada velocidad, demasiados frenos, muy poco de volante. El Camaro barrio de lado a lado mientras intentaba parar. El volante no hizo nada. Noah y un destello negro cayeron sobre el lado izquierdo del capo, dejando el parabrisas despejado de repente. El coche patino cuando uno de los neumáticos paso por arriba del bulto. No había tiempo para ver donde esos dos habían ido, porque la sacudida había inestabilizado el coche, Noah ya está muerto, él está bien, Ronan pensó frenéticamente y el Camaro rápidamente se estaba quedando sin carretera. El olor de la goma y frenos llenaba el auto. Fue un accidente sin colisión. El camino fue hacia la izquierda pero el coche siguió su camino recto. No. En agonizante detalle, Ronan vio el poste de teléfono justo cuando hizo contacto con la puerta del copiloto. No había nada suave sobre este sonido. No era en absoluto como los coches que chocan en las fiestas de sustancias de Kavinsky. Este era el metal desgarrándose. Cristal estallando. Era un puñetazo metálico de cinco-dedos en el lado de Ronan. Luego todo termino. El coche estaba en completo silencio. Ronan no sabía si lo había estancado o si lo había matado. Del lado del pasajero la puerta estaba doblada a la mitad de la palanca de cambios. La puerta de la guantera había estallado hacia afuera del todo y los contenidos, incluyendo el EpiPen (el inyector de adrenalina) de Gansey, habían estallado en todo el asiento delantero. Lentamente se percató de que todo se había ido a la mierda. Tck Tck tck—tck. La segunda Pesadilla miró a Ronan, al revés. Estaba en el techo, mirándolo a través del parabrisas. Suficientemente cerca para que Ronan pudiera ver cada escala individual en torno a su hosca pupila roja. Con un empujón experimental, la criatura tamborileó las garras en el parabrisas. Lo que quedaba del vidrio gimió donde se unía al auto. Con sólo un poco más de peso se derrumbaría. -Haz algo.-Noah era una voz, pero nada más, su energía estaba gastada. Pero el impacto congelo a Ronan. Sus oídos zumbaban. El Hombre Pájaro silbó. Ronan sabía. Él sabía lo que el siempre hacia: Lo quería muerto. En sus sueños, no importaba. Pero él no estaba soñando.

La cabeza de la Pesadilla se sacudió cuando un coche se deslizo al lado del Camaro. Era un deslizamiento sexy, confuso, y con mucho estilo y el carro que lo estaba haciendo era un Mitsubishi blanco. El coche dio la vuelta por lo que los faros de Pig iluminaron el lado del conductor. La Pesadilla bajó por el parabrisas. Se agacho en el capó y le siseo al recién llegado. La ventana del lado del conductor del Mitsubishi se deslizó hacia abajo. Detrás estaba Kavinsky, su expresión era imposible de determinar detrás de sus gafas de sol blancas. Se inclinó para conseguir algo debajo de su asiento, y luego apuntó hacia la Pesadilla. Le tomó un momento a Ronan para darse cuenta de lo que era. Era una pequeña, pistola imaginaria, tan brillante como el cromo. Ronan se zambulló debajo del tablero, acurrucándose tan pequeño como pudo. Fuera del coche, Kavinsky disparó el arma. En el primer disparo, el silbido del hombre pájaro se detuvo abruptamente. En El segundo, su peso cayó audiblemente contra el capó. No se movió después de eso, pero Kavinsky disparo cuatro veces más, hasta que las salpicaduras aparecieron en las pocas pulgadas superiores del parabrisas del Camaro. No se oía nada excepto por el gruñido sigiloso del motor del Mitsubishi. Ronan se sentó lentamente. Kavinsky todavía estaba asomado por su ventana, la pistola cromada colgando casualmente de su mano. Parecía estar disfrutando de sí mismo, o al menos parecía estar sin problemas. Ronan tuvo que recordarse a sí mismo que estaba despierto. No porque no se sentía despierto, sino porque todo lo que acababa de suceder se sentía tan parecido a algo que él podría soñar. Abrió la puerta, parecía inútil quedarse donde estaba, cuando el Camaro claramente no iba a ir a ninguna parte, y salió. De pie en el asfalto, se quedó mirando a la Pesadilla muerta adornando la parte delantera del Camaro en ruinas y luego se quedó mirando a Kavinsky. -Trata de mantener el ritmo, Lynch,- dijo Kavinsky. Se metió en el auto y por un momento, Ronan estaba preocupado de que él se estuviera yendo. Kavinsky no era ningún aliado, pero era humano, y él estaba vivo, y simplemente salvo la vida de Ronan, y eso era algo. Pero Kavinsky estaba devolviendo el arma al lugar de donde sea que la saco y retrocediendo más el Mitsubishi Él se unió a Ronan otra vez al lado del Camaro, los zapatos crujiendo en los pedazos de vidrio. -Bueno, eso está jodido,- dijo Kavinsky con aprobación. Y lo estaba. La suave línea por la mano de Ronan que había corrido su mano hace apenas unas horas estaba torcida, el metal abrazado alrededor del poste de teléfono.

Una de las ruedas se había liberado y yacía en una zanja a varios pies de distancia. Incluso el olor en el aire era un desastre: los productos químicos y sustancias se fundían. Ronan rasco la parte de atrás de su cabeza con una mano. Se sentía como si su corazón estuviera colapsando dentro de él. Cada muro cayó de forma individual, aplastando al anterior. -Él va a matarme. Maldita sea. Él me va a matar Kavinsky señaló a la Pesadilla. -No, eso iba a matarte, hombre. Gansey te perdonara, Él no quiere dormir solo.De repente, Ronan estaba harto. Agarró las tirantas de la camisa de Kavinsky y lo empujó. “Suficiente, ¡ya! Este no es tu maldito Mitsu. No puedo salir a comprar otro mañana por la mañana.Con una mirada de complicidad, Kavinsky desenganchó los dedos de Ronan. Vio como Ronan caminaba con las manos detrás de la cabeza, los ojos como dardos en el camino para ver si algún otro coche venía. Pero esto no tenía arreglo, no importa como Ronan lo mirara. -Mira, Lynch,- dijo Kavinsky. -Es sencillo. Envuelve tu pequeño cerebro Celta en este concepto. ¿Qué hizo tu mamá cuando tu pez de colores murió? Ronan dejó de caminar. -Te lo dije. No es tu cohete de arroz. Yo le puedo conseguir otro, pero no va a ser el mismo. Él no quiere otro. Él quiere que éste.-Voy a ser malditamente paciente contigo,- dijo Kavinsky, -Porque has tenido una lesión en la cabeza. No estas escuchando las palabras que digo. Ronan tiró una mano hacia Pig. -Esto no es un pez de colores.-Ustedes son las reinas del drama. Voy a abrir el baúl y tú vas a poner esa cosa dentro. Y luego vamos a hacer un viaje de campo a la tierra del concepto.Ronan lo miró con desconfianza. -Mira, tienes aquí una experiencia que cambia vidas. Entra en el coche antes de que necesite drogarme otra vez.Ronan no tenía otro lugar adonde ir. Se metió en el coche.

Capítulo 36: Varias horas más en la fiesta, Gansey y Adam se encontraron en el pasillo del ala norte entre las escaleras traseras de la cocina y la vieja habitación de Gansey. Aún se podían escuchar los murmullos de las conversaciones vigorosas a través del suelo. Adam no estaba seguro de la situación de Gansey, pero era consciente de que él estaba borracho. Al menos, su boca sabía a champaña y el mundo parecía embotado y oscuro. Él no había estado borracho antes, su padre había hecho todo eso por él. Estaban de pie al lado del otro en el corredor de un exuberante alfombrado persa color púrpura, junto a una mesa auxiliar estilo Queen Anne cubierta de adornos relacionados a la caza. Versiones doradas y borrosas de Adam y Gansey se pararon en un espejo negro enloquecido colgado en la pared. En el reflejo, la línea normalmente segura en la boca de Gansey estaba retorcida de manera atormentada. Aflojó el nudo de su corbata a un ángulo desenfadado. — ¿Puedes creer —preguntó trágicamente— que yo crecí en un lugar como este? Adam no le dijo a Gansey que por lo general, no podía olvidarlo. —Me gustaría que pudiéramos volver mañana —dijo Gansey—. Me gustaría que pudiéramos conducir de regreso y ver si Cabeswater apareció. Cuando él dijo la palabra Cabeswater, el cuello de Adam tuvo un espasmo, como si un dedo furtivo hubiese jalado ansiosamente un ligamento tenso. Otra imagen intentó hacer su camino a través de su mente. Parpadeó y vio a un hombre en la esquina de su ojo, de pie detrás de su hombro, mirándolo fijamente en el espejo. Tenía ojos tristes y usaba un bombín. ¿Por qué no?, Adam pensó con rabia. ¿Por qué demonios no? —Rex corvus. Nunca voy a beber de nuevo. —No estás borracho —dijo Gansey—. Era ginger ale. Parcialmente.

Mira nuestros rostros allí: somos mayores de lo que solíamos ser. — ¿Cuándo? —Tan sólo hace un segundo. Estamos envejeciendo todo el tiempo. Adam... Adam, ¿esto es lo que quieres? ¿Esto? —Él hizo un elegante gesto desdeñoso hacia el piso inferior, empujando todo lejos de sí mismo. —Quiero salir de Henrietta —dijo Adam. Sabía que era cruel decirlo, incluso si era verdad. Porque, por supuesto Gansey diría... —Yo no. —Sé que no. Mira, no es que esté intentando... —Iba a decir dejarte atrás, pero eso era demasiado, incluso con la champaña en su sistema. Gansey rió terriblemente. —Soy un pez que ha olvidado cómo respirar en el agua. Pero Adam estaba pensando en la verdad suprimida: Los dos ellos estaban yendo por caminos perpendiculares, no paralelos, y, finalmente, tendrían que irse por diferentes direcciones. En la universidad, probablemente. Y si no en la universidad, entonces después. Una tensión estaba creciendo en él, como la que lo atormentaba durante la noche, cuando él quería salvar a Gansey, o ser Gansey. Gansey se giró hacia él; su aliento olía a menta y champaña, a él y ellos. -¿Por qué fuiste a Cabeswater sin mí, Adam? —Él preguntó. Y aquí estaba, finalmente. La verdad era una cosa complicada. Adam se encogió de hombros. —No —dijo Gansey—. Nada de eso. —No sé qué decirte.—¿Qué hay de la verdad?—No sé cuál es la verdad.—Yo simplemente no puedo creer eso —dijo Gansey. Estaba empezando a usar la voz. La voz de Richard Gansey III—. Uno no hace algo sin saber por qué.—Todo ese numerito podrá funcionar con Ronan —respondió Adam—, pero no funciona conmigo.El Gansey en el espejo se rió sin humor. —Ronan nunca se llevó mi auto. Él nunca me mintió.—Oh, vamos. No mentí. Tenía que hacerse algo o Whelk tendría el control de la Linea Ley ahora —Adam estrechó una mano en la dirección de las escaleras, de vuelta a la fiesta, hacia el canto en latín—. Él sería el que estuviese escuchando eso. Yo hice lo correcto.—Esa no era la pregunta. La pregunta es: esa noche. Tuviste que pasar justo frente a mí para ir. Es como si estuvieras tan dedicado a ser Adam Parrish, ejército de uno.-

Él era Adam Parrish, ejército de uno. Gansey, criado por todos esos pelotilleros, nunca sería capaz de comprender eso. La voz de Adam se estaba acalorando. — ¿Qué quieres que diga, Gansey?—Sólo dime por qué. Te he defendido frente a Blue y Ronan desde hace semanas.La idea de que su comportamiento fuese un tema de conversación enfureció a Adam. —Si ellos tienen un problema conmigo, pueden decírmelo a la cara.—Maldita sea, Adam. Ese no es el punto, tampoco. El punto es... sólo dime que no va a pasar de nuevo.—¿Que no va a pasar qué, de nuevo? ¿Alguien haciendo lo que tú no pediste? Si querías a alguien a quién pudieses controlar, escogiste a la persona equivocada.Hubo una pausa, llenada sólo con el zumbido distante de cubiertos y vasos. Alguien se rió, alto y contento. Gansey sólo suspiró. Y ese suspiro fue la gota final. Porque no susurró lastima. Se ahogó en ella. —Oh, ni siquiera... —espetó Adam—. No te atrevas.No hubo ningún cambio esta vez. Nada que mostrara su cambio de humor: de normal a cabreado. Porque él ya había estado cabreado. Ya estaba oscuro, pero ahora estaba negro. —Mírate, Adam —Gansey levantó una mano, demostrando. Exhibición A, Adam Parrish, el impostor—. Sólo mira.Adam se sintió hastiado de los asistentes de la fiesta, su falsa cortesía, las luces brillantes, la falsedad de todo. Luchó por palabras. —Eso es correcto. 'Ahí está Adam, qué desastre. ¿Qué te parece que él estaba tratando de decir cuando despertó la Línea Ley por sí solo? No lo sé, Ronan. No le preguntemos.' ¿Qué hay de esto, Gansey? No era acerca de ti, estaba haciendo lo que se tenía que hacer.—Oh, no me mientas. Había muchas otras maneras.—No estabas haciendo ninguna de ellas. Quieres encontrar esto o no —Había algo brutalmente liberador en ser capaz de decirlo en voz alta, decir todo lo que había estado pensando. Él gritó: — ¡Y tú no lo necesitas! Yo sí. No voy a sentarme y dejar que otra persona me arrebate mi oportunidad.Los ojos de Gansey se movieron por el pasillo y de regreso a Adam. Así es, Gansey, no despiertes al bebe que duerme. Su voz era muy baja. —Glendower nunca te perteneció, Adam. Esto ha sido mío desde el principio.—Tú nos lo pediste, ya sea que hablabas en serio o no, tú hiciste esto.Gansey presionó ligeramente un dedo en el pecho de Adam. — ¿Esto? No lo creo.Adam agarró la muñeca de Gansey, cosa que no le agradó a este último. El traje estaba resbaladizo como sangre bajo sus dedos.

—No seré tu subordinado, Gansey. ¿Era eso lo que querías? Quieres que te ayude a encontrarlo, déjame hacerlo a mi manera.-

Gansey sacó su brazo bruscamente del alcance de Adam. De nuevo sus ojos se movían por el pasillo. —Deberías verte en el espejo.Adam no lo hizo. —Haremos esto, pero lo haremos como iguales —dijo Adam. Gansey dio un vistazo sobre su hombro, furtivo. Su boca formó un inaudible shh. —Oh, ¿qué? —Adam exigió—. ¿Tienes miedo que alguien vaya a escuchar? ¿Que se enteren que no todo es perfecto en la tierra de Dick Gansey? ¡Una dosis de realidad sólo podría ayudar a esa gente!Con un giro repentino, barrió todas las figuras de la mesa Queen Anne. Zorros en calzones y terriers salieron a pleno vuelo. Todos ellos cayeron al suelo con un éxito satisfactorio y enfermo. Alzó la voz. —¡El mundo se está acabando, amigos!—Adam...—No necesito de tu sabiduría, Gansey —dijo—. No necesito que me cuides como si fuese un pequeño. Conseguí entrar a Aglionby sin tu ayuda. Conseguí a Blue sin tu ayuda. Desperté la Línea Ley sin tu ayuda. No tomaré tu lástima.Ahora, finalmente, Gansey estaba en silencio. Había algo muy remoto en sus ojos, o el conjunto de sus labios, o en la elevación de su barbilla. No dijo nada más. Él sólo le dio una pequeña sacudida a la manga que Adam había agarrado, dejando que las arrugas se asentaran. Sus cejas se juntaron como si la acción requiriese la mayor parte de su atención. Luego se fue, dejando a Adam de pie en el pasillo. Al lado de Adam, el espejo reflejaba tanto a él como a la parpadeante forma de un fantasma que nadie más que Adam podía ver. Ella estaba gritando, pero no había sonido.

Capítulo 37: Este era el sueño: sentado en el asiento del copiloto de Mitsubishi de Joseph Kavinsky, el olor de un accidente se aferraba a la ropa de Ronan, las luces blancas tallando el demacrado y salvaje rostro de Kavinsky, los altavoces escupiendo letras vilmente seductoras, las venas cubriendo nudillos de la mano de Kavinsky en la palanca de cambios entre ellos. El olor en el coche era dulce y desconocido, tóxico y agradable de la manera en que Ronan siempre había pensado que la marihuana sería antes de ir a Aglionby. Incluso el tacto de los asientos de carreras era desconocido; atrapaban los hombros de Ronan y enterraban sus piernas en lo más profundo del auto, como una trampa. Cada bache en el camino se transfería directamente a los huesos de Ronan, agudos e inmediatos. Un toque en las ruedas, y se movían de una manera u otra. Era como un coche construido tanto para la velocidad y para producir ansiedad. Ronan no sabía si lo amaba o lo odiaba. No hablaron. Ronan no sabía qué decir de todos modos. Se sentía como si cualquier cosa pudiera pasar. Todos sus secretos se sentían peligrosamente cerca de la superficie. Kavinsky salió de Henrietta, paso Deering, se dirigían a ninguna parte. El camino se apartó a un carril más estrecho, con árboles negros puros que pulsaban el negro cielo opaco sobre sus cabezas. Las palmas de Ronan sudaban.

Él vio a Kavinsky cambiar de marcha mientras serpenteaba a lo largo de las carreteras secundarias. Cada vez que cambiaba a cuarta marcha, se perdía el punto dulce. ¿No podía sentir el movimiento brusco del coche cuando lo hacía? —Mis ojos están aquí arriba, cariño, — dijo Kavinsky.

Con un ruido desdeñoso, Ronan yacía la cabeza hacia atrás en el asiento y miraba hacia la noche. Él se dio cuenta de dónde estaban ahora; estaban casi en el recinto ferial donde se había dado la fiesta de drogas. Esta noche los grandes focos estaban oscuros; la única evidencia de la fiesta eran los faros recorrieron el escribano. Sólo daban luz por un momento, incolora, fantasmas de paso, y luego no había nada más que el ruido de paso mientras Kavinsky entraba en la pista de grava. Unas yardas adentro, Kavinsky se detuvo. Miró a Ronan. —Sé lo que eres. — Era como después de un accidente. Después de despertar de un sueño. Ronan estaba congelado en el mar, le devolvía la mirada. El Mitsubishi cargó hacia adelante, y la carretera dio paso a un claro ilimitado. En los faros, Ronan vio otro coche blanco aparcado delante. A medida que se acercaban más, las luces iluminaron un enorme alerón en el tronco y, a continuación, revelaron una porción de un gráfico de un cuchillo en el costado. Era otro Mitsubishi. Por un momento, Ronan pensó que podría ser el antiguo, de alguna manera, su daño milagrosamente se ocultaba por la poca luz. Pero entonces los faros giraron a otro coche aparcado al lado de él anterior. Este segundo coche también era blanco con un gran alerón. Otro Mitsubishi. Un gráfico de un cuchillo quedó a la vista por el lado de la sombra. Kavinsky siguió unos cuantos pies. Trajo un tercer coche al foco. Un Mitsubishi blanco. Siguieron arrastrándose hacia adelante, el campo de hierba crujía contra el bajo parachoques. Otro Mitsubishi. Otro. Otro. —Pez Dorado.— dijo Kavinsky.

No sería lo mismo. Pero estos eran los mismos. Docenas y docenas de autos idénticos, Ronan vio que los Mitsubishi estaban estacionados en dos filas de autos idénticos. Solo que no eran tan idénticos. Entra Ronan mas los miraba más diferentes los encontraba.

Un ala más grande aquí. Un gráfico del dragón salpicado allí. Algunos tenían extraños faros que se extendían a lo largo de toda la parte delantera. Algunos no tenían ningún faro en absoluto, sólo la hoja en blanco de metal donde deberían haber estado. Algunos eran un poco más altos, algunos eran un poco más largos. Algunos de los coches tenían sólo dos puertas. Algunos no tenían ninguna. Kavinsky llegó al final de la primera fila desigual y se volvió hacia la siguiente. Tenía que haber más de un centenar de ellos.

No era posible. Ronan formó sus manos en puños. Él dijo: —Supongo que no soy el único que tiene sueños recurrentes. — Porque, por supuesto, se trataba de la cabeza de Kavinsky. Al igual que las licencias falsas, las bandas de cuero que le había dado Ronan, al igual que las drogas increíbles que ponía a sus amigos en horas de viajes, o todos los fuegos artificiales imposibles que traía cada año al Cuatro de Julio, y cada falsificación por la que era conocida en Henrietta. Era un Greywaren. Kavinsky arrastró el freno de mano. Eran un Mitsubishi blanco en un mundo de Mitsubishi blancos. Cada pensamiento en la cabeza de Ronan era un fragmento de luz, y se había ido antes de que pudiera sostenerlo. —Te lo dije, hombre— dijo Kavinsky. —Una solución simple. La voz de Ronan fue baja. —Coches. Un coche entero. Ni siquiera había imaginado que fuese posible. Ni siquiera había pensado en probar más de las llaves del Camaro. Nunca había pensado que había alguien más que él mismo y su padre. —No, un mundo. — dijo Kavinsky. —Un mundo entero.

Capítulo 38: Después que la fiesta se hubo reducido a nada, Gansey se arrastró por la escalera de atrás, evitando a su familia. No sabía dónde estaba Adam —dormiría en la vieja habitación de Gansey debido a que los huéspedes de su madre ocupaban todos los otros dormitorios de repuesto— y no fue a buscarlo. Gansey dormiría en el sofá, pero no habría ningún descanso para él esa noche. Así que en el silencio, salió al jardín trasero. Con un suspiro, se sentó en el borde de la fuente de concreto. Los matices y maravillas del jardín Inglés eran muchos, pero la mayoría de ellos se perdían en la oscuridad. El aire estaba cargado con el olor de la madera de boj, gardenias, y comida china. Las únicas flores que podía ver eran blancas y somnolientas. Su alma se sentía deshecha y maltratada dentro de él. Lo que necesitaba era dormir, para que así ese día finalmente terminara y él pudiera empezar uno nuevo. Lo que necesitaba era ser capaz de apagar sus recuerdos, para que pudiera dejar de reproducir la pelea con Adam. Él me odia. Lo que quería era estar en casa, y casa no era aquí. Se sentía tan minúsculo como para considerar qué era sensato y qué no lo era. Llamó a Blue. — ¿Hola? Cerró sus ojos con fuerza. Sólo el sonido de su voz, la calma de Henrietta en él, lo hizo sentir extraño y roto en mil pedazos. — ¿Hola? —repitió. — ¿Te he despertado?—Oh, ¡Gansey! No, no lo has hecho. Tuve que ir a Nino's esta noche. ¿Ya acabó tu fiesta?-

Gansey se recostó, presionando su mejilla contra el hormigón del banco de la fuente que estaba aún caliente por el sol, y miró por el jardín de medianoche al paraíso de vapor de sodio que era Washington, D.C. Sostuvo el teléfono contra su otra oreja. Su nostalgia lo devoró. —Por ahora.—Disculpa el ruido —dijo Blue—. Es un zoológico aquí, como siempre. Y me estoy sirviendo un... uh, yógur y estoy... eso es. Entonces, ¿qué necesitas?Él respiró hondo.

¿Qué necesito? Miró el rostro de Adam otra vez. Repitió sus propias respuestas en su cabeza y se preguntó cuál fue la incorrecta. — ¿Tú crees... —comenzó—. Poder decirme lo que está pasando en tu casa en este momento? — ¿Qué? Como, ¿lo que mamá está haciendo ahora?Un gran insecto zumbó junto a su oreja, entrando como un avión de pasajeros. Siguió su camino, aunque seguía sobrevolando lo suficientemente cerca para hacerle cosquillas en su piel. — O Persephone, o Calla o cualquiera. Sólo descríbemelo.—Oh —dijo ella. Su voz había cambiado un poco. Gansey pudo escuchar una silla siendo arrastrada a la otra línea del teléfono—. Bueno, está bien.Y así lo hizo. Algunas veces ella habló con la boca llena, y otras veces tuvo que detenerse para responderle a alguien más, pero se tomó su tiempo con la historia y le dio una a cada mujer en la casa. Gansey parpadeó, más lento. El olor a comida para llevar se había ido y lo único que quedaba era el pesado agradable olor de las cosas que crecen. Eso, y la voz de Blue en el otro extremo del teléfono. — ¿Algo como eso? —preguntó finalmente. —Sí —dijo—. Gracias.-

Capítulo 39: Algo extraño y químico le estaba sucediendo a El Hombre Gris. Una vez, había sido apuñalado con un destornillador Phillips -de mango azul brillante- y enamorarse de Maura Sargent era exactamente lo mismo. No había sentido nada cuando el destornillador había traspasado su costado. No había sido insoportable cuando se había cosido mientras veía El último Caballero en la televisión junto a la cama (Alojamiento Palacio Arbor Inn, ¡Color local!). No, había sido terrible sólo cuando la herida había empezado a cerrar. Cuando había empezado a crecer de nuevo la piel donde se había abierto antes. Ahora el agujero irregular en su corazón se regeneraba fuera del tejido de la cicatriz, y no podía dejar de sentirlo. Lo sintió como si rodajas se abrían en la planta de su zapato y se le callera el dinero que tenía dentro. Los proyectos de ley erizaban cariñosamente su mano. Lo sintió cuando probó el pomo de la mansión de vinilo de Kavinsky. La puerta principal se abrió de par en par sin resistencia. Encontró una casa llena de maravillas, ninguno de ellos era el Greywaren. La Sra. Kavinsky levantó la mejilla lentamente del retrete, latigazos revoloteando en ojos legañosos, nariz mocosa. —Soy un producto de tu imaginación, — le dijo. Ella asintió. Lo sintió mientras se inclinaba sobre el BMW de Ronan Lynch en el estacionamiento de Manufacturas Monmouth y comprobó el número de VIN. Números VIN ordinarios eran diecisiete dígitos e indicaban qué tipo de coche era y dónde se hizo. El número de VIN de este BMW tenía sólo ocho números de largo y correspondía a la fecha de nacimiento de Niall Lynch. El Hombre Gris estaba, de una forma sin sentido, encantado por esto.

Lo sintió cuando Greenmantle llamó y arremetió con furia y ansiedad sobre el tiempo que había pasado. — ¿Estás escuchando?— Greenmantle exigió. — ¿Tengo que ir allí por mí mismo? El Hombre Gris respondió: —Henrietta es una bonita ciudad pequeña. Lo sintió mientras entraba a la casa parroquial de St. Agnes y le preguntaba al sacerdote en el interior, si los hermanos Lynch nunca habían confesado nada digno de mención. El sacerdote hizo una variedad de ruidos de asombro mientras El Hombre Gris lo arrastraba a través del pequeño mostrador laminado de la cocina, la mesa del desayuno y a través del alimentador automático de los gatos, Joan y Dymphna. —Usted es un hombre muy enfermo, — El sacerdote le dijo al Hombre Gris. -Puedo encontrarle ayuda. —Creo, — dijo el Hombre Gris, bajando al sacerdote en un caso de nuevos misales,-Que he encontrado alguna. Lo sentía en cada parte en el Champagne Tizón, iluminadas como un árbol de Navidad intermitente, creciente por todo lo que valían. Cuando empezó, su primer pensamiento fue: Sí. Sí, eso es exactamente lo que se siente. Y entonces recordó porqué estaba allí. Las luces se encendieron, los medidores se dispararon, las alertas gritaron. Esto no era una prueba. Poco a poco, inexorablemente, las lecturas le arrastraron fuera de la ciudad, lo recompensaron con resultados cada vez más fuertes. El Hombre Gris Lo sintió incluso ahora, en la inevitabilidad de esta búsqueda del tesoro. De vez en cuando las máquinas se hundían, por el parpadeo lecturas. Y entonces, justo cuando empezó a sospechar que la anomalía había desaparecido para siempre, dejándolo a la deriva, los medidores explotaron a la luz y sonido de nuevo, incluso más fuerte que antes. Esto no era una prueba. Él iba a encontrar al Greywaren hoy. Podía sentirlo.

Capítulo 40: A las once de la mañana siguiente, Gansey recibió una serie de textos de Ronan. La primera era una mera fotografía. Era un primer plano de una parte de la anatomía de Ronan que no había visto antes. Una bandera irlandesa estaba retorcida y atada a ella. No era la muestra más grotesca de nacionalismo que Gansey hubiese visto nunca, pero estaba cerca. Gansey recibió el texto mientras estaba en medio de la fiesta del té de su madre. Drogado por la falta de sueño en el sofá, entumecido por la socialización recatada que ocurría a su alrededor, y obsesionado por la pelea con Adam, no procesó de inmediato las posibles implicaciones de dicha fotografía. El entendimiento sólo comenzó a picarle cuando un segundo texto llegó.

Antes de que lo escuches que de cualquier otra persona, destrocé al Pig Gansey de repente estaba muy despierto.

Pero no te preocupes hombre, lo tengo bajo control. Saluda a tu madre de mi parte En la mayoría de las formas, el momento era afortunado. Porque Gansey había heredado de su madre una aversión extrema a mostrar las emociones más feas en público ("La cara de cada persona es un espejo, Dick, se esfuerzan por hacer reflejar una sonrisa"), recibir noticias mientras estaba rodeado de un público de porcelana fina y señoras de unos cincuenta años riendo, le compraron tiempo para averiguar cómo reaccionar. — ¿Está todo bien?— Preguntó la mujer frente a él. Gansey parpadeó. —Oh, sí, gracias.

No había circunstancias en las que él hubiera contestado esa pregunta en cualquier otra forma. Posiblemente si hubiera descubierto que un miembro de la familia había muerto. Posiblemente si uno de sus miembros hubiese sido separado de su cuerpo. Posiblemente. Mientras él aceptaba una bandeja de sándwiches de pepino de la mujer a su derecha para pasarla a la mujer de su izquierda, se preguntó si Adam se había despertado aún. Sospechaba que Adam no bajaría, incluso si estaba despierto. Su mente repetía la imagen de Adam echando las estatuillas al piso. —Estos bocadillos son una delicia, — dijo la mujer de su derecha a la mujer a su izquierda. O posiblemente a él. —Son de Clarissa,— dijo automáticamente Gansey. —Los pepinos son locales.

Ronan agarró mi coche. En ese momento, el recuerdo de Gansey sobre Ronan y su sonrisa sucia no se veía muy diferente al de Joseph Kavinsky y su coincidente sonrisa sucia. Gansey tuvo que recordarse a sí mismo que tenían diferencias muy importantes. Ronan estaba roto, Ronan tenía reparo, Ronan tenía un alma. —Estoy muy contenta con el movimiento para mantener la comida local, — dijo la mujer a su derecha, posiblemente, a la mujer a su izquierda. O tal vez a él. Ronan tenía encanto. Solo que estaba enterrado profundamente. Muy profundamente. —Tiene un sabor más fresco, — dijo la mujer a su izquierda. Lo que pasaba era que, Gansey había sabido lo que ocurrió el viernes por la noche cuando el BMW de Ronan había regresado con olor de los frenos quemados y embrague bajo coacción. Y él se había llevado las llaves de Camaro con él cuando se fue por una razón. Así que esto no era una sorpresa. —En realidad, las ventajas están en los costos de combustible y transporte reducidos,— dijo Gansey. —Que se transmite al consumidor. Y para el medio ambiente.

Pero ¿qué quiso decir con destrozado? La mente de Gansey estaba en sobrecarga. Podía sentir sus sinapsis asesinándose unos a otros. —Uno se pregunta sobre los puestos de trabajo de camiones que se pierden, sin embargo,— dijo la mujer a la derecha. —Pasa el azúcar, ¿Puedes?

¿Saluda a tu mamá? —En cierto modo siento que la infraestructura local necesaria para procesar y vender el producto va a terminar con la pérdida del empleo nulo.— dijo Gansey. —

El mayor desafío será el ajuste de las expectativas de la gente a la estacionalidad de los productos que han llegado a esperar durante todo el año.

Destrozado. —Probablemente tienes razón,— dijo la mujer a su izquierda. —Aunque me encanta tener melocotones en invierno. Me pasas el azúcar, también, ¿lo harías? Pasó un tazón de cubos de azúcar marrón de la mujer a su derecha a la mujer a su izquierda. Al otro lado de la mesa, Helen estaba gesticulando animadamente hacia un recipiente para la crema en forma de la lámpara de un genio. Ella parecía fresca como un presentador de noticias. Mirando hacia arriba, ella llamó la atención de Gansey, y entonces ella se limpió las comisuras de la boca con la servilleta, dijo algo a su compañero de conversación, y se levantó. Señaló Gansey e hizo un gesto hacia la puerta de la cocina. Gansey se excusó y se reunió con ella en la cocina. Era la única parte de la casa que no había sido renovado en las últimas dos décadas, y siempre estaba oscura y vagamente perfumado por las cebollas. Gansey se detuvo por la máquina de café. Tuvo un recuerdo inmediato, lejano, de su glamorosa madre colocando el termómetro de un jarro bajo la lengua para comprobar si había fiebre. El tiempo se sintió irrelevante. La puerta se cerró detrás de Helen. — ¿Qué?— Preguntó en voz baja. —Parecía que pasó tu última factura de la alegría. Él susurró: — ¿Qué significa eso? —No lo sé. Yo sólo estaba tratando. —Bueno, no funciona. No tiene sentido. Y de todos modos, tengo un montón de facturas de alegría. Muchísimas. Helen dijo: — ¿Qué está pasando allí tu teléfono? —Un muy pequeño débito de alegría. La sonrisa de su hermana mayor brillaba. —Ya ves, Si funciona. Ahora, ¿es verdad que tenías que salir de esa habitación, o no? Gansey inclinó la cabeza en un ligero reconocimiento. Los hermanos Gansey se conocían bien. —De nada. — dijo Helen. —Quiero saber si me necesitas para escribir un cheque alegría. —Realmente no creo que funcione. —Oh, creo que tienes la promesa. — respondió ella. —Ahora, si me disculpas, tengo que volver al Sr. Capelli, Estamos hablando del síndrome de adaptación espacial y el Efecto Coriolis. Sólo quería que supieras lo que te estás perdiendo. —Perdiendo es un término fuerte.

—Sí. Sí lo es. Ella empujó la puerta giratoria. Gansey quedó en la cocina con tenue aroma a raíz vegetal hasta que dejó el balanceo. Luego llamó número de Ronan. —Dick. — dijo Kavinsky. —Gansey. Apartó el teléfono de oreja, Gansey confirmó que en realidad hubiese marcado el número correcto. En la pantalla se leía RONAN LYNCH. No podía entender muy bien cómo el teléfono de Ronan había ido a parar a manos de Kavinsky, pero cosas más raras habían pasado. Por lo menos ahora los mensajes de texto tenían sentido. —Dick Tercero. — dijo Kavinsky. — ¿Estás allí? —Joseph, — dijo Gansey gratamente. —Es curioso que deba saber de ti. Vi a tu coche corriendo anoche. Tiene la mitad del capó ahora. Pobre bastardo. Gansey cerró los ojos y dejó escapar un suspiro. —Lo siento, no te escuché. — dijo Kavinsky. — ¿Vamos de nuevo? Lo sé, lo sé-- es lo que dice Lynch. Gansey apretó los dientes en una línea muy recta. El padre de Gansey, Richard Campbell Gansey II, también había ido a un internado, al ya desaparecido Rochester Hall. Su padre, coleccionista de cosas, coleccionista de palabras, coleccionista de dinero, ofrecía historias tentadoras. En ellas, Gansey vislumbraba una comunidad utópica de compañeros decididos a aprender, entusiastas con la búsqueda de la sabiduría. Esa era una escuela que no solo enseñaba historia- no, llevaba el pasado como una chaqueta cómoda, querida por todos sus extremos deshilachados. Gansey II describía estudiantes -compañeros, en realidad- formando lazos de hermandad que durarían por el resto de sus vidas. Eran CS Lewis y los Inklings, Yeats y el Teatro de la Abadía, Tolkien y su Kolbítar, Glendower y su poeta Iolo Goch, Arturo y sus caballeros. Eran una comunidad de académicos, en las afueras de la adolescencia, una especie de cómic de Marvel donde cada héroe representaba un brazo diferente de la humanidad. No tenía árboles empapelados y sobornos, susurros, sacos y profesores entrometidos, dotados en vodka ni coches robados. No era la Academia Aglionby. A veces, la diferencia entre la utopía y la realidad agotaban a Gansey. —Muy bien, ahora, — dijo Gansey. —Esto fue genial. ¿Le darás el teléfono a Ronan en algún momento? Se hizo el silencio. Era una especie mancha de silencio, el tipo que haría que los espectadores volvieran la cabeza para señalar, al igual que una ruidosa carcajada. A Gansey no le importaba.

—Él va a tener que esforzarse más. — dijo Kavinsky. — ¿Disculpa? —Eso es lo que dice Lynch, también. Gansey podía oír la sonrisa torcida en la voz de Kavinsky. Él preguntó: — ¿Alguna vez piensa que tu humor se desvía demasiado del lado lascivo? —Hombre, no me quieras aplicar una de cerebrito. Esto es lo que pasa. El Ronan que tú conoces ya no está. Está teniendo una venida de edad. Una... Una... Bildungsroman*. ¡Maldita sea yo! Aplícale la de cerebrito a eso Dick-dick-dick.

(*Bildungsroman: Es un término alemán que se emplea para describir un género narrativo. Un Bildungsroman traza el proceso de aprendizaje, formación o madurez de un personaje, en el transcurso de años que forjan su carácter o visión del mundo, como por ejemplo durante la adolescencia.) —Kavinsky, — dijo Gansey uniformemente. — ¿Dónde está Ronan? —Aquí. ¡DESPIERTA CABRÓN, TE LLAMA TU NOVIA!— Dijo Kavinsky. —Disculpa. Está totalmente cabreado. ¿Le doy tu mensaje? Gansey tuvo que tomarse un largo minuto para serenarse. Descubrió, pasado el minuto, que aún estaba demasiado enojado para hablar. —Dicky. ¿Sigues allí? —Estoy aquí. ¿Qué quieres? Kavinsky dijo: —Lo mismo de siempre. Entretenerme. El teléfono se cortó. Mientras Gansey quedó allí, de repente recordó una historia sobre Glendower, que siempre le había molestado. Glendower era una leyenda en la mayoría de formas. Él había resucitado en rebelión contra Inglaterra, cuando todos los demás hombres de su edad medieval se estaban dando a la vejez y a la muerte. Él había unido al pueblo, derrotó probabilidades imposibles, y conducía a través de País de Gales en rumores de sus poderes mágicos. Un abogado, un soldado, un padre. Un gigante místico que había dejado una huella permanente. Pero esta historia -algunos de los galeses no estaban convencidos de que tirar palos a sus vecinos ingleses mejoraría su situación desesperada en Gales.- En particular, uno de los primos de Glendower, un hombre llamado Hywel, pensó que Glendower estaba fuera de su mente legalista. En la forma en la que mayoría de las familias expresaban su diferencia de opinión, mediante la composición de un pequeño ejército. Esto podría haber puesto fuera a la mayoría de los príncipes, pero no a Glendower. Él era abogado y -como Gansey- un creyente en el poder de las palabras. Él se las arregló para citar a Hywel solo en un parque de ciervos para hablar todo de nuevo

Gansey no tenía problema con la historia hasta este punto. Este era el Glendower que el seguiría a todas partes. Entonces, los dos hombres vieron a un ciervo. Hywel levantó su arco. Pero en lugar de disparar al animal, dejó que la flecha volara hacia Glendower... quien había usado inteligentemente una cota de malla debajo de su túnica. Gansey hubiera preferido que la historia terminase ahí. Pero no era así. En cambio, ileso por la flecha y enfurecido por la traición, Glendower persiguió a Hywel, lo apuñaló y finalmente metió el cuerpo de Hywel dentro de un roble. Todo el apuñalamiento, y la persecución, y la pérdida absoluta de temperamento parecían bastante innobles. Gansey deseaba nunca haber encontrado nunca esa historia. No había como des-leerla. Pero ahora, después de escuchar la risa lenta de Kavinsky en el otro extremo de la línea, imaginando a Ronan ebrio en su ausencia de Henrietta, imaginando el Camaro en cualquier estado que no era la forma en que la que lo había dejado, Gansey pensó que por fin comprendió. Estaba a la vez más cerca y más lejos de Glendower de lo que había estado antes.

Capítulo 41: Ronan despertó en un asiento de cine. Por supuesto, en realidad no era una sala de cine; era sólo un teatro-sótano en una gran mansión suburbana endeble. A la luz del día, pudo ver que se hizo con obras. Asientos de cine real, máquina de palomitas de maíz, proyector de techo, estante lleno de películas de acción y porno con títulos inentendibles. Vagamente recordó, con menos agudeza que un sueño, ver un vídeo sin fin de carreras de calle árabes en la gran pantalla desplegable la noche anterior.

¿Qué estaba haciendo? No tenía idea de lo que estaba haciendo. No podía concentrarse en nada más que un centenar de Mitsubishi blancos en un campo. —Tú no vomitaste. — Kavinsky señaló, desde su percha a dos asientos de distancia. Sostuvo el teléfono de Ronan. —La mayoría de las personas vomitan después de beber tanto. Ronan no dijo la verdad, que era que él no era un extraño para beber hasta quedarse sin sentido. Él no dijo nada en absoluto. Él se limitó a ver a Kavinsky, hizo las matemáticas: Un centenar de Mitsubishi blancos. Dos docenas de licencias

falsas. Cinco pulseras de cuero. Dos de nosotros. —Di algo, Rain Man. — dijo Kavinsky. — ¿Hay otros? Kavinsky se encogió de hombros. —No tengo ni idea. — ¿Tu padre es uno? — ¿Tu padre es uno? Ronan se levantó. Kavinsky lo vio tratar en tres pomos de puertas blancas hasta que encontró el cuarto de baño. Cerró la puerta tras de sí mismo, orinó y se echó agua en la cara y se miró a sí mismo.

Un centenar de Mitsubishi blancos. En el otro lado de la puerta, Kavinsky dijo: —Me estoy aburriendo, hombre. ¿Quieres una línea? Ronan no respondió. Se secó las manos temblorosas, y salió. Se sentó contra la pared y observó Kavinsky hacer una línea encima de la máquina de palomitas de maíz. Sacudió la cabeza de nuevo cuando Kavinsky levantó una ceja, una ofrenda. —¿Siempre eres tan charlatán después de beber?— Preguntó Kavinsky. — ¿Qué estabas haciendo con mi teléfono? —Llamando a tu madre. —Di algo más sobre mi madre, — dijo Ronan fácilmente. —Y te rompo la cara. ¿Cómo lo haces? Esperaba que Kavinsky rompiera en otra broma obscena sobre su madre, pero en su lugar, él sólo fijó la mirada en Ronan, sus pupilas dilatadas por la cocaína. —Un violento. Tal de un chico con TEPT*. Tú sabes cómo lo hago. — dijo Kavinsky.Vi como tu l lo haces.

(*TEPT: Trastorno de Estrés Post Traumático.) El corazón de Ronan se retorció convulsivamente. No era capaz de acostumbrarse a este secreto siendo otra cosa más que eso. — ¿De qué estás hablando? Kavinsky se agachó frente a él. —Tu "intento de suicidio" hombre. Lo vi pasar. La verja junto a la ventana de Proko. Te vi despertar y apareció la sangre. Y supe lo que eras. Eso había pasado meses y meses y meses atrás. Incluso antes de que las carreras de calle hubiesen comenzado.

Todo este tiempo. Kavinsky lo había sabido todo este tiempo. —Tú no sabes absolutamente nada acerca de mí,— dijo Ronan. Kavinsky se levantó y se subió sobre uno de los asientos del teatro. Mientras los muebles sacudían debajo de él, cantaba un poco -sólo un pedacito de una canción pop que se había estrenado dos años antes- y Ronan se dio cuenta de que tiene que ser una cosa soñada, también. —Vamos hombre. —Dime cómo lo haces, — dijo Ronan. —No me refiero sólo a los sueños. Los autos. Las licencias. Las...— Él levantó su muñeca para indicar las pulseras. La lista podría haber seguido y seguido. Los fuegos artificiales. Las drogas. —Tienes que ir tras lo que quieres. — dijo Kavinsky. —Tienes que saber lo que quieres. Ronan no dijo nada. Bajo estos parámetros, sería imposible para él. Lo que quería era saber lo que quería. La sonrisa de Kavinsky era amplia. —Te enseñare.

Capítulo 42: Adam se había ido. A las dos de la tarde, Gansey pensó que había esperado el tiempo suficiente por Adam. Preparándose, llamó a la puerta del dormitorio. Entonces él la abrió y encontró la habitación vacía y estéril. El sol de la tarde se apoderaba de las siluetas sin terminar de modelos antiguas. Se dirigió hacia el baño y llamó el nombre de Adam, pero estaba claro que no había nadie en ninguna habitación. Lo primero que sintió Gansey fue una leve irritación; él no culpaba a Adam por evitar todo lo que tuviese que ver con la fiesta del té, ni le sorprendió que estuviera mintiendo tras una discusión la noche anterior. Pero ahora lo necesitaba. Si no le contaba a alguien que Ronan había roto en partes el coche, iba a estallar. Pero Adam no estaba allí. Resultó que Adam no estaba a ninguna parte. Él no estaba en la cocina con olor a cebolla o en la biblioteca de ladrillo, o el cuartito de la entrada con moho. No se extendía en los sofás rígidos en la sala formal, ni en los sofás de esquina en la sala familiar. Él no estaba encerrado en el bar del sótano ni vagando en el jardín húmedo de afuera. Gansey repetía la pelea de la noche anterior. Se sentía peor esta vez. —No puedo encontrar a Adam. — Gansey le dijo Helen. Ella había estado dormitando en un sillón en el estudio de arriba, pero cuando vio su cara, se sentó sin quejarse. — ¿Tiene un teléfono celular?— Preguntó Helen. Gansey sacudió la cabeza y dijo, con una voz pequeña, —Hemos pelado.- El no queria tener que explicar con más detalle. Helen asintió. No dijo nada más. Ella le ayudó a buscar en los lugares más difíciles: los coches en el garaje, el espacio de acceso en el ático, el patio de la azotea en el ala este. No había lugar al que él pudiese haber ido. Ese no era un barrio para caminar; la tienda más cercana de café, o un área menor, o la congregación de las mujeres en

Pantalones de yoga, estaba tres millas de distancia, se accedía por carriles privados de seis calles desde el norte de Virginia. Eran dos horas de Henrietta en coche. Tenía que estar aquí, pero no lo estaba. Todo el día se sentía imaginario: la noticia Camaro esta mañana, Adam perdido esa tarde. Esto no estaba sucediendo. —Dick, — dijo Helen, —¿Tienes alguna idea? —Él no desaparece, — respondió Gansey. —No entres en pánico. —No voy a entrar en pánico. Helen miró a su hermano. —Sí, lo harás. Llamó Ronan (Contesta, contesta, por una vez, contesta) y llamó al 300 de Fox Way

(¿Está Blue? ¿No? ¿Sabrás si Adam, eh, camisa de Coca-Cola, ha llamado?) Después de eso, ya no eran solamente Gansey y Helen. Eran Gansey y Helen, el Sr. y la Sra. Gansey, Margo, el ama de llaves y el Delano, el celador del barrio. Hubo una llamada discreta a un amigo de Richard Gansey II en el departamento de policía. Hubo planes de noche en silencio dejados de lado. Hubo una pequeña fuerza de vehículos privados inspeccionando las calles cercanas a la sombra y zonas comerciales concurridas. Su padre conducía un Tatra del 59, un espécimen Checo que se rumoreaba que una vez perteneció a Fidel Castro, mientras tanto Gansey acunaba su teléfono en el asiento del pasajero. A pesar del aire acondicionado, sus palmas sudaban. El verdadero Gansey estaba acurrucado en el interior de su cuerpo para que pudiera mantener su rostro compuesto.

Se fue. Se fue. Se fue. A las siete de la tarde, mientras las nubes de tormenta empezaban a surgir en los suburbios y mientras Richard Gansey II una vez más circulaba las hermosas calles verdes de Georgetown, el teléfono de Gansey sonó -un número norte de Virginia desconocido. Él lo cogió. — ¿Hola? — ¿Gansey? Y con eso, el alivio derritió su cuerpo, sus huesos. —Jesús, Adam. El padre de Gansey estaba mirándolo, así que asintió con la cabeza, una vez. Inmediatamente, su padre comenzó a buscar un lugar para detenerse. —No podía recordar tu número. — dijo Adam miserablemente. Estaba esforzándose en tratar de que su voz sonara normal, aunque sonaba horrible. No pudo reprimir su acento Henrietta, o no quiso hacerlo.

Todo va a estar bien. — ¿Dónde estás?

—No sé. — Luego, un poco más tranquilo, a otra persona, — ¿Dónde estoy? Le pasó el teléfono a otra persona; Gansey oyó el sonido de los coches corriendo en el fondo. Preguntó una voz de mujer: — ¿Hola? ¿Usted es un amigo de este chico? —Sí. La mujer en el otro extremo del teléfono explicó cómo ella y su marido habían parado a un lado la interestatal. —Parecía que había un cuerpo. Nadie más estaba parando. ¿Está cerca? ¿Puedes venir a buscarlo? Estamos cerca de la salida siete al 395 sur. La mente de Gansey cambió bruscamente para ajustar su imagen en entorno a Adán. No habían estado ni cerca. Ni siquiera se le había ocurrido buscar tan lejos. Richard Gansey II había oído. — ¡Eso es al sur del Pentágono! Eso debe estar como a quince millas de aquí. Gansey señaló a la carretera, pero su padre ya estaba comprobando el tráfico para hacer un cambio de sentido. Cuando se volvió, el sol de la tarde de repente llenó el parabrisas, los cegó a ambos momentáneamente. Y como uno solo, ambos levantaron una mano para bloquear la luz. —Estamos en camino. — Gansey dijo al teléfono.

Todo va a estar bien. —Puede ser que él necesite un médico. — ¿Está herido? La mujer hizo una pausa. —No lo sé. Pero no se encontraba bien. Adam no le dijo absolutamente nada a Gansey. No mientras se acurrucaba en el asiento trasero del coche una vez que lo encontraron. No mientras estaba sentado en la mesa de la cocina y Margo le traía café. No después de una pausa en el sofá con el teléfono aferrándose a su oído, hablando con un médico, uno de los amigos de la familia Ganseys.

Nada. Siempre había sido capaz de luchar por mucho más tiempo que cualquier otra persona. Por último, se puso delante de los padres de Gansey, la barbilla levantada, pero los ojos lejanos, y les dijo: —Lo siento mucho por todos los problemas. Más tarde, se quedó dormido sentado en el final de ese mismo sofá. Sin ningún tipo de discusión en particular, toda la familia Gansey trasladó la conversación al estudio de arriba, fuera del alcance del oído. Aunque varios compromisos habían sido cancelados y Helen había perdido un vuelo a Colorado esa noche, ninguno había mencionado las molestias. Y nunca lo harían. Era la manera Gansey.

— ¿Qué le dijo el médico?— Preguntó la señora Gansey, sentada en el sillón donde Helen había estado antes. A la luz verde a través de la lámpara a su lado, parecía Helen, quien iba a decir que se parecía a Gansey, y también que ella se parecía un poco a su marido. Todos los Ganseys se parecían el uno al otro, como un perro que comienza a parecerse a su propietario, o viceversa. —Amnesia Global Transitoria. — respondió Helen. Ella había escuchado la conversación telefónica y la discusión que siguió con gran interés. Helen disfrutaba mucho la vida de otras personas, y confundiendo por allí con un cubo y una pala y, posiblemente, uno de esos anticuados trajes de baño a rayas con las piernas y los brazos. —Dos episodios de seis horas. No puede recordar nada más allá del último minuto. Pero quienes lo sufren -fueron la palabra de Foz, no las mías- al parecer saben que están perdiendo el tiempo mientras está sucediendo. —Eso suena terrible, — dijo la señora Gansey. — ¿Empeora? Helen garabateó sobre el secante escritorio con un lápiz de dos pulgadas. — Aparentemente no. Algunas personas sólo tienen un episodio. A algunas personas les pasa todo el tiempo, como las migrañas. — ¿Y tiene que ver con el estrés?— Richard Gansey II interrumpió. Aunque él no conocía bien a Adam, su preocupación era profunda y genuina. Adam era el amigo de su hijo, por lo que tenía un valor inherente. —Dick, ¿sabes que pudo hacer hincapié en esto? Estaba claro que era un problema que todos los Ganseys estaban decididos a resolver antes de Gansey volviese a Henrietta con Adam. —Él se mudó de la casa de sus padres.— dijo Gansey. Había empezado a decir remolque, pero no le gustaba pensar en lo que sus propios padres visualizarían. Pensó por un momento y luego agregó: —Su padre lo golpeaba. —Jesucristo, — comentó su padre. Entonces: — ¿Por qué dejan que esas personas se reproduzcan? Gansey simplemente miró a su padre. Durante un largo momento, no dijo nada. —Richard.— su madre regañó. — ¿Dónde se está alojando ahora?— Preguntó su padre. — ¿Contigo? No podía saber cuánto le escocía esta pregunta. Gansey negó con la cabeza. —Lo intenté. Se queda en una habitación que pertenece a St. Agnes, una iglesia local. —¿Es legal? ¿Tiene un carro? —Él va a tener dieciocho en unos pocos meses. Y no. —Sería mejor si se quedara con ustedes. — observó Richard Gansey II. —No lo hará. Sólo... no lo hará. Adam tiene que hacer todo por sí mismo. No aceptara nada que se parezca a una limosna. Él está pagando la Academia a su manera. Tiene tres empleos.

Las otras caras Gansey estaban aprobando. La familia en conjunto disfrutaba el encanto y avanzar, y esta idea de Adam Parrish, el hombre hecho por sí mismo, apeló a ellos inmensamente. —Pero él tiene que tener un coche, — dijo la señora Gansey. —Eso sin duda ayudará. ¿No podemos darle un poco de algo para ayudarlo a conseguir uno? —No va a aceptarlo. —Oh, seguramente si le decimos-—No va a tomarlo. Te lo prometo, no lo tomará. Pensaron durante un largo rato, durante el cual Helen sacó su nombre en letras grandes y su padre pasaba páginas de la Breve Enciclopedia de Cerámica Mundial y su madre discretamente googleaba "Amnesia Global Transitoria" en su teléfono y Gansey consideraba simplemente tirar todo lo que poseía en el Suburban y conducir tan rápido como pudiera. Una voz muy pequeña, muy egoísta dentro Gansey susurró: ¿Qué pasa si lo dejas aquí? ¿Qué pasa si lo haces encontrar su

propia forma de regresar; Que te llame a pedir disculpas por una vez? Por último, Helen dijo: — ¿Y si yo le doy mi auto de la universidad? La única mierda que voy a donar a la caridad, es un coche roto si él no lo quiere. ¡Estaría ahorrándome la molestia de contratar un remolque! Gansey frunció el ceño. — ¿Cuál coche de mierda? —Obviamente yo conseguiría uno, — Helen respondió, dibujando un pequeño yate en un papel. —Y le diría que fue el mío. Los Ganseys mayores adoraban la idea. Sra. Gansey ya estaba al teléfono. El estado de ánimo colectivo se había impulsado con la implementación de este plan. Gansey sintió que tomaría más que un auto para aliviar el estrés de Adam, pero la verdad era que le hacía falta un vehículo. Y si Adam realmente creía la historia de Helen, no dolería una mierda. Gansey no podía deshacerse de la imagen de Adam al lado de la interestatal, caminando, caminando, caminando. Sabiendo que estaba olvidando lo que estaba haciendo, pero incapaz de detenerse. Incapaz de recordar el número de Gansey, incluso cuando las personas se detenían a ayudarlo.

No necesito tu sabiduría, Gansey. Así que no había nada que él pudiera hacer al respecto.

Capítulo 43: -Está bien, princesa- Kavinsky dijo tendiéndole un six- pack a Ronan. – Muéstrame que puedes hacer. Ellos estaban de vuelta en el claro cerca del parque de atracciones. Estaba nebuloso, brillante y aturdido por el calor. Ese era un lugar para más sueños. Cien Mitsubishis blancos. Dos docenas de licencias falsas. Dos de ellos. Un día. ¿Dos? ¿Tres? El tiempo no importaba. Los días eran irrelevantes. Ellos marcaban el tiempo con sueños. El primero había sido solo una pluma. Ronan despertó en el helado aire acondicionado del asiento del pasajero, con sus dedos inmóviles sobre un delgado bolígrafo de plástico en equilibro sobre su pecho. Como siempre, él se cernía sobre sí mismo, un paralizado no participante en su propia vida. Las bocinas soltaban algo que sonaba ofensivo y Búlgaro. Las moscas se aferraban al exterior del parabrisas. Kavinsky llevaba sus gafas de sol blancas porque él estaba despierto. -Wow, hombre, esto es… un bolígrafo- Tomando el bolígrafo de los dedos de Ronan, Kavinsky lo probo en el tablero. Había algo deslumbrante acerca de su total desprecio por su propia propiedad. -¿Qué es esta mierda, hombre? Luce como la declaración de la independencia. Así como en el sueño, el bolígrafo escribía todo con una delicada letra cursiva, sin importar quien lo usara. Kavinsky rápidamente se aburrió de su sencilla magia. Golpeo el bolígrafo en los dientes de Ronan con el ritmo de la música Búlgara hasta que la sensación regreso a las manos de Ronan y él fue capaz de golpearlo lejos. Ronan pensaba que no estaba mal para ser un objeto de sueño producido en su cabeza. Pero Kavinsky observaba el bolígrafo con desprecio.

-Mira esto - Sacando una pastilla verde, él se la metió en la boca y se la trago con un poco de cerveza. Quitándose sus lentes de sol, el apretó los nudillos en uno de sus ojos, haciendo muecas. Entonces se quedó dormido. Ronan lo observo dormir, la cabeza echada hacia un lado, con su pulso visible a través de la piel de su cuello. El pulso de Kavinsky se detuvo. Y entonces, con una violenta sacudida, Kavinsky despertó sobresaltado, una de sus manos en un puño. Su boca se quebró en una sonrisa ante la sorpresa de Ronan. Con un giro teatral de su mano, el presento su objeto soñado. La tapa de un bolígrafo. Él retorció los dedos hasta que Ronan le puso la tapa al bolígrafosoñado. La tapa, por supuesto, encajaba perfectamente. Tamaño correcto, color correcto, correcto brillo del plástico. ¿Y por qué no habría de ser perfecto? Kavinsky era conocido por falsificar. -Principiante- Kavinsky dijo – Esta es la manera de soñar en devolverle las bolas a Gansey. -¿Esto va a ser un problema?- Ronan demando. Él estaba enojado, pero no tan enojado como habría estado antes de comenzar a beber. Puso los dedos en la manija de la puerta, listo para irse. –Como ¿Esto va a ser lo divertido para ti? Porque no quiero esto tan desesperadamente. Puedo entenderlo yo solo. -Por supuesto que puedes- Kavinsky dijo. Él lo señalo con el dedo- Dale a él ese bolígrafo. Escríbele una pequeña nota con eso. En jodidas letras de George Washington, ‘Querido Dick, conduce esto, x-o-x-o. Ronan Lynch’’. Ronan no estaba seguro si fue porque Kavinsky uso su nombre verdadero o por su refrescada memoria de que había arruinado a Pig, pero el dejo caer su mano de la puerta. –Deja a Gansey fuera de esto. Kavinsky hizo una whoo con su boca –Con mucho gusto, Lynch. Aquí está el trato. ¿Sacas tus cosas del mismo lugar cada noche? El bosque. – En su mayoría. -Vuelve ahí. No vayas a ningún otro lugar. ¿Por qué quieres ir a otro lugar? Quieres ir donde está tu mierda. Ahí es a dónde vas. Tú piensas en lo que quieres antes de irte a dormir, ¿verdad? Sabes que va estar ahí, en ese lugar. No dejes que sepa que estás ahí. Te lo cambiaria si tú lo haces. Tienes que estar dentro y fuera, Lynch. -Dentro y fuera- Ronan repitió. Eso no sonaba como un sueño que hubiera tenido. – Como un ladrón de mierda. Kavinsky revelo otras dos píldoras verdes en su mano. Una era para él. La otra se la ofreció a Ronan. -¿Te veo en el otro lado?

Dormirse. Si, tú te duermes. Tu esas despierto y luego cierras los ojos y tienes pensamientos de lucidez, pero luego, con el tiempo, te tambaleas al borde sueño y caes. Ronan no se durmió. Él se tragó la píldora verde y fue lanzado al sueño. Arrojado en él. Hundido, ahogado, destruido en el sueño. Rodo sobre esa orilla, una versión aplastada de sí mismo, sus piernas desaparecieron debajo de él. Los árboles se inclinaban sobre él. El aire le sonrió. ¿Ladrón? Le habían robado. Dentro Fuera Allí estaba el objeto que él había planeado tomar. ¿Qué era? Él no podía decir que era. Los árboles envolvían sus ramas alrededor de ello. La Niña Huérfana tiro y tiro. Dentro Fuera. La voz de Kavinsky muy clara: - Morir es un efecto secundario aburrido. Ronan arrebato el metal de la cosa. Dentro de él, un ventrículo se sacudió inquieto. La sangre se derramo de la arteria de su corazón. -¡FUERA!- la chica huérfana grito Sus parpados se abrieron. -Bienvenido de nuevo a la tierra de los vivos, marinero.- Kavinsky se inclinó sobre él. –Recuerda: Tu tomas la píldora o ella te tomara a ti. Ronan no podía moverse. Kavinsky le dio a su pecho un golpe de apoyo con su puño. -Estas bien- Él dijo amablemente. Vertió un poco de cerveza en los labios sin protestar de Ronan y después se la termino el mismo. El sol se veía extraño fuera de la ventana, como si el tiempo hubiera pasado o el auto se hubiera movido ¿Qué demonios tienes ahí de todos modos? Los brazos de Ronan recuperaron sensación. El sostenía una jaula de metal con un pequeño Camaro de cristal en ella. Eso no tenía ningún parecido con el equipo de sonido que él había planeado traer. Era ligeramente parecido al Camaro real. Dentro del auto de cristal había un conductor anónimo, su expresión facial luciendo vagamente sorprendida. -Querido Dick- Kavinsky dijo – ¡Conduce esto! Esta vez, Ronan se rio. Kavinsky le mostro su propio premio: una pistola de plata con las palabras ‘’ Asesino De Sueños’’ grabadas en el cañón. -¿Tu no robaste a hurtadillas, o si?- Él dijo acusadoramente – Colarse, Escabullarse. Toma tus cosas, sal de ahí. Antes de que el lugar se dé cuenta. -Píldora de mierda – Ronan dijo.

-Es una droga maravillosa. Mi madre la ama como el infierno, hombre. Cuando ella empieza a romper mierda en la casa, muelo uno de estos para ella. Lo pongo en su batido. Tú puedas hacer una broma aquí, amigo. Es fácil. Continua. Lo deje abierto para ti. -¿Cuál es tu lugar?Kavinsky puso otras dos píldoras en el tablero: ellas bailaron y saltaron al ritmo de las bocinas. La canción astutamente le dijo a Ronan: Аре махай се, аре махай се, аре махай се. Kavinsky le entrego una cerveza. -¿Mi lugar secreto? ¿Quieres ir dentro de mi lugar secreto?- Kavinsky se rio a carcajadas- Lo sabía. -Bien. No me digas. ¿Tú pones píldoras en la bebida de tu madre? -Solo cuando roba mis cosas. Ella no era una perra cuando estábamos en Jersey. Ronan no sabía mucho acerca de la familia de Kavinsky, además de la legenda que todo el mundo sabía: Su padre, un rico y poderoso Bulgaro, que vive en Jersey, donde posiblemente era un mafioso. Su madre, bronceada y en forma, hecha de partes estándar de frabrica, viviendo en la mansión de suburbio con Kavinsky. Esa es la historia que Kavinsky contaba. Esa era la leyenda. El rumor era que el tabique nasal de su madre había sido devorado por la cocaína y el instinto paternal de su padre había muerto cuando Kavinsky trato de matarlo. Con Kavinsky, siempre era difícil decir que era real o no. Ahora, viéndolo sostener una perfecta fraudulenta arma de fuego cromada, era aún más difícil. -¿Es verdad que trataste de matar a tu padre?- Ronan pregunto. Miro directamente a Kavinsky cuando lo dijo. Su firme mirada era su segunda mejor arma, después de su silencio. Kavinsky le sostuvo la mirada. -Nunca trate de hacer nada, hombre. Hago lo que me propongo -Se rumorea que por eso es que estas aquí y no en Jersey. -El trato de matarme- Kavinsky respondió. Sus ojos brillaron. No tenía iris. Solamente blanco y negro. La línea de su sonrisa era fea y lasciva.- y el nunca hace lo que se propone. Y de todos modos, soy más difícil de matar que eso. ¿Tu mataste a tu viejo? -No- Ronan dijo. – Esto lo mato. -De tal palo tal astilla – Kavinsky señalo - ¿Estás listo para ir de nuevo? Ronan lo estaba. Píldoras en la lengua. Tragadas con cerveza. Esta vez, el vio la tierra llegar. Fue como ser escupido por el aire. Tuvo tiempo para mantener su pensamiento, contener la respiración, envolver su cuerpo.

El rodo en el sueño. Rápido. Arrojado de un vehículo en movimiento. Sin hacer ruido, rodo en los árboles. Ellos se miraron. Un extraño pájaro grito. No veía a La Niña Huérfana en ningún lado. Ronan se agacho. Él estaba tranquilo como la lluvia bajo una raíz. Él pensó: Bomba. Y allí estaba, un coctel Molotov, no muy diferente del que había lanzado en el Mitsubishi. Tres rocas sobresalían en el húmedo suelo del bosque, solo las puntas visibles, dientes erosionados, encías cubiertas de musgo. La botella fue a dar entre ellos. Ronan se arrastró hacia adelante. Cerró los dedos alrededor del cuello de la botella. Te vidimus, Greywaren, susurro uno de los árboles. (Te vemos, Greywaren) Apretó las manos alrededor de la bomba. Sintió como el sueño cambiaba. El exploto despierto. Kavinsky ya estaba de vuelta, haciendo una line de coca en el tablero. La luz afuera era sombría y muerta, después del crepúsculo. Su cuello y barbilla se encendieron como una decoración de jardín por las luces del tablero de abajo. Él se limpió la nariz. Su ya afilada expresión se agudizo cuando vio el objeto de sueño de Ronan. Ronan estaba paralizado, como de costumbre, pero él podía ver perfectamente lo que había producido: un coctel molotov idénticos a aquellos de la Fiesta de Sustancias – una camiseta doblada y metida dentro de una botella de cerveza llena de gasolina. Se veía justo como la que había tenido en el sueño. Solo que ahora estaba ardiendo. La llama hermosa y feroz estaba ardiendo en la base del cristal. La gasolina fue peinada para un costado, buscando demolición. Con una risa salvaje, Kavinsky pulso el botón de la ventana con su codo y se apodero de la bomba. Él la arrojo al anochecer. La botella solamente avanzo dos yardas antes de que explotara, pedazos de cristal cayeron contra el lado del Mitsubishi y entraron por la ventana. El olor era fabuloso, una batalla aérea, y el sonido aspirado toda la capacidad de oír de los oídos de Ronan. Colgando el brazo por la ventana y mirando profundamente indiferente, Kavinsky sacudió pedazos de vidrio de su piel y los dejo caer sobre la hierba. Dos segundos más tarde y el no habría tenido brazos de los que preocuparse. Ronan no habría tenido una cara. -Hey- Dijo Ronan –No toque mis cosas. Kavinsky volteo sus ojos entrecerrados hacia Ronan, con las cejas alzadas. –Revísalo.

Levanto el objeto sueño: un diploma enmarcado. Joseph Kavinsky se graduó de la Academia Aglionby con honores. Ronan nunca había visto uno para saber si el papel cremoso era correcto, o si el texto era exacto. Pero reconoció la firma de la correspondencia de Aglionby. El garabato artístico del Presidente Bell era inconfundible. Iba gravemente en contra del código de Ronan estar sorprendido, y mucho menos demostrarlo, pero la exactitud y detalle era sorprendente. -Eres demasiado emocional, Lynch- dijo Kavinsky – Está bien. Lo entiendo. Si tuvieras pelotas, sería diferente. –Él se tocó la frente- Este es un Wal-Mart. Solo tienes que ir a la sección de electrónica, deslizar algunos televisores, salir de ahí. No revolcarse alrededor de ahí. Esto ayudaría. Hizo un gesto hacia el polvo que seguía extendido por el tablero. Escasamente visible. Un buen recuerdo de polvo. Ronan negó con la cabeza. Él podía sentir los ojos de Gansey sobre él. -Haz lo que quieras- Kavinsky tomo otro six-pack del asiento trasero -¿Listo para ir? Y ellos soñaban. Soñaban y soñaban, y las estrellas giraban por encima de su cabeza y se alejaban y la luna se escondía en los árboles y el sol se movía alrededor del auto. El auto lleno de aparatos imposibles y plantas urticantes, piedras que cantaban y sujetadores de encajes. A medida que el mediodía se acaba, salieron y se despojaron de sus camisetas sudadas y ahora soñaban en el calor. Cosas demasiado grande para estar dentro de un auto. Una y otra vez Ronan entraba en el bosque en sus deshilachados sueños, se colaba entre los árboles y robaba algo. Estaba empezando a comprender a Kavinsky. El sueño era un subproducto en todo esto; el dormir era irrelevante. Los arboles eran solamente obstáculos, un especie de sistema de alarma defectuoso. Una vez que el pasaba esto, él podría tomar cosas de sus sueños sin preocuparse acerca de que el sueño en sí mismo los corrompiera. La luz se extendía larga y delgada, cerca de romperse, y luego ahí estaba la noche con sus tentadores reflejos de cien autos blancos. Ronan no sabía si habían pasado días o si era la misma noche de antes. ¿Hace cuánto tiempo que había destruido el Pig? ¿Cuándo fue su última pesadilla? Entonces era de mañana. Él no sabía si ellos ya habían pasado una mañana, o si esta era una nueva. La hierba estaba mojada y las capuchas de los Mitsubishis se perlaban sudorosas, pero era difícil saber si había llovido o se trataba simplemente del rocío. Ronan se sentó en el guardabarros traseros de uno de los Mitsubishis, la superficie lisa estaba fresca contra su espalda desnuda, y devoro Twizzlers. Se sentían como si

estuvieran flotando en alcohol dentro de él. Kavinsky examinaba la última pieza de trabajo de Ronan –una sierra de cadena. Después de que estuvo satisfecho de sí mismo al mutilar algunos de los neumáticos de los otros Mitsubishis, se acercó a Ronan y acepto un solo Twizzler. Él estaba demasiado drogado para estar interesado en algo más que no fuera un concepto. -¿Bueno? –Ronan pregunto. Cortar con la sierra había dejado pequeñas manchas de goma en el rostro y en el pecho desnudo de Kavinsky. Él dijo –Ahora sueña el camaro.

Capítulo 44: Ahora parecía simple. Píldora. Cerveza. Sueño Un Camaro situado entre los arboles del bosque del sueño: No más difícil de imaginar que cualquiera de los otros objetos Ronan había sacado. Solo un poco más grande. Dentro. Fuera. Silenciosamente, puso su mano en la manija de la puerta. Arriba las hojas del árbol se estremecieron; un pájaro sollozo en la distancia. La Niña Huérfana observo desde el otro lado del carro. Ella sacudió su cabeza. Él se llevó un dedo a sus labios. Despierto. El abrió sus ojos en el cielo matutino, y ahí estaba. Un gloriosamente-rojo Camaro. No perfecto, pero perfectamente imperfecto, manchado y rayado como Pig. Incluso estaba el rasguño en la puerta donde Gansey lo había estrellado contra un arbusto de azalea. La primera sensación no fue alegría, si no alivio. Él no había arruinado las cosas— ahora tenía a Pig de vuelta, él podía regresar a Monmouth sin tener que mendigar. Y luego la alegría lo golpeo. Era peor que las pastillas verdes de Kavinsky. Él fue lanzado hacia la emoción. Lo golpeo y lo emociono. Había estado tan orgulloso de la caja del rompecabezas, de las gafas de sol, las llaves. Que estúpido había sido, como un niño enamorado de sus dibujos de lápices de color. Este era un auto. Un auto entero. No había estado ahí, y ahora lo estaba.

Un mundo entero. Ahora iba a estar bien. Todo iba a estar bien. Desde la parte delantera del carro, Kavinsky no sonaba impresionado.

El levanto el capo. — Pensé que dijiste que conocías este carro, hombre. Después de que las extremidades de Ronan estuvieron en su lugar de nuevo, se unió a Kavinsky en el capo abierto. El defecto fue inmediatamente evidente. No había motor. Ronan podía ver todo el camino hasta la hierba sin podar. Podría correr, por supuesto. Si funciono en el sueño, funcionaba en la vida real. Pero eso no era un consuelo. —No pensé en ello —dijo—. En el motor. Su alegría se desvaneció tan rápido como había aparecido. ¿Cómo podría Ronan esperar tener todo sobre Pig memorizado? Gansey no querría un Pig perfecto, un Pig que corriera con un motor rápido. El querría a su Pig. Él amaba al Camaro por que se rompió, no a pesar de ello. Desesperación se filtró en los pensamientos de Ronan. Todo era demasiado complicado. Kavinsky abruptamente golpeo el costado de su cabeza. —¿Pensar? ¡No hay que pensar, idiota! No somos profesores. Mata a tu cerebro—. El inspecciono el compartimiento vacío del motor de nuevo— Creo que Dick puede utilizar esto como una maceta. Poner sus petunias y otra mierda aquí adentro. Irritado, Ronan cerro el capo. Se subió sobre el –no tenía sentido cuidar la pintura de los arañazos- y tamborileo sus dedos sobre su rodilla mientras trataba de recomponer su mente de nuevo. Sin pensar. Ronan no sabía otra manera para sacar el carro de sus sueños. No entendía cómo sostener el concepto dentro de él cuando estaba inmerso en el sueño. Estaba cansado de sus sueños. Se sentían tan andrajosos como las alas de los terrores nocturnos. —Oye, hombre, estoy seguro de que le gustara este —Kavinsky dijo— Y si no, que se joda. Ronan le envió su mirada más dura. Kavinsky no era Gansey, así que tal vez no entendía su significado. No habría ninguna mierda de Gansey. Ronan no había tenido la intención de destruir el Camaro cuando lo tomo, pero lo hizo. Él no iba a empeorar las cosas llevando este impostor. Este carro no era de verdad. Este coche era una muy bonita mentira. —Esto —Ronan dijo, presionando sus manos contra el metal caliente del carro— es una gran mierda. — ¿Y de quien es la culpa de eso? —Tuya. Kavinsky había dicho que le iba a enseñar. Él no le había enseñado. —Tuya. ¡Yo practique, hombre! —Kavinsky señalo ampliamente el campo de Mitsubishis. — ¿Ves a todos esos perdedores? Me tomo meses para hacerlo bien. ¡Mira a esa perra!

Señalo a uno con un único eje, justo en el medio. El carro descansaba adormilado en su parachoques delantero. —Lo tuve mal, intente de nuevo, espere a mi lugar de ensueño para tener el jugo nuevamente, hacerlo de nuevo, hacerlo mal, hacerlo de nuevo. Ronan repitió: — ¿Qué quieres decir? ¿Obtener el jugo de nuevo? —El lugar de sueño se acaba —Kavinsky dijo— Wal-Mart no puede seguir haciendo televisiones toda la noche. Se está haciendo tarde ahora. ¿No puedes sentirlo? ¿Era eso lo que sentía? ¿Deshilachado en los bordes? En este momento, sólo podía sentir ansiedad, añadiendo la estupidez que la cerveza le provocaba. —No tengo tiempo para practicar. Lo necesito ahora o no podré volver. Kavinsky dijo: —Tú no tienes porque volver. Esa fue la cosa más absurda que había dicho desde que toda esta experiencia había comenzado. Ronan ni siquiera lo reconoció —Lo voy a hacer de nuevo. Lo voy a hacer bien esta vez. —Claro que sí, lo vas a hacer —Kavinsky saco aún más alcohol –Tal vez había estado soñando eso, también- y se unió a Ronan en el capo del Camaro defectuoso. Ellos bebieron en silencio por un largo tiempo. Kavinsky vertió un puñado de pastillas verdes en la palma de Ronan; Ronan las metió en el bolsillo. El deseaba apasionadamente algo más que Twizzlers. Estaba cansado de los sueños. Si Gansey pudiera verlo ahora… el pensamiento lo retorcía y se ennegrecía sobre él, como papel quemado. —Ronda bonus —Kavinsky dijo. Entonces: — Abre. Él puso una píldora increíblemente-roja en la lengua de Ronan. Ronan saboreo por un segundo el sudor, el caucho y la gasolina de sus dedos. Luego la píldora llego a su estómago. — ¿Qué es lo que hace esta? —Ronan pregunto. Kavinsky dijo: —Morir es un efecto secundario aburrido. Le tomo solo un momento. Ronan pensó: Espera, he cambiado de opinión. Pero no había vuelta atrás. Ronan era un extraño en su propio cuerpo. La puesta de sol interponiéndose en su mirada, oblicua e insistente. A medida que sus músculos se contrajeron, él se sentó sobre su pecho y después descanso su mejilla en el capo, el calor del metal no era lo suficientemente doloroso como para ser considerado insoportable. El cerró sus ojos. Esta no era la píldora rápida-para-dormir de antes. Esta era un líquido fatal. Podía sentir su cerebro apagándose. Después de un momento, el escucho como Kavinsky se inclinaba sobre él.

Entonces sintió el dedo calloso de alguien viajar lentamente sobre la piel de su espalda. Un arco lento entre sus omoplatos, dibujando el patrón de su tatuaje. Entonces moviéndose por su espalda, tensando cada musculo sobre el que se movía. El fusible en su interior ardía a nada, nada en absoluto. Ronan no se movió. Si se movía, el toque de su columna vertebral lo apuñalaría – una herida como la de esta píldora. Sin vuelta atrás. Pero cuando entrecerró sus ojos, luchando contra el sueño, Kavinsky solo estaba haciendo otra línea de coca sobre el tejado, el cuerpo estirado sobre el parabrisas. Él podría haber estado imaginando. ¿Qué era real? Una vez más el Camaro estaba estacionado entre los arboles del sueño. De nuevo La Niña Huérfana estaba en el otro lado, con los ojos tristes. Las hojas temblaron y se desvaneció. El sintió la energía de este lugar desaparecer. Se arrastró hacia el carro. Dentro. Fuera. —Ronan —susurro Chica Huérfana—. Quid furantur a nos? (¿Por qué nos robas?) Ella se desvanecía como Noah, borrosa como la muerte misma. Ronan susurro: —Solo uno más. Por favor. —Ella lo miro fijamente—Unum. Amabo te. No es para mí. Dentro. Fuera. Pero él no se ocultó en esta ocasión. Él no era un ladrón. En su lugar, se puso de pie, levantándose de su escondite. El sueño, de repente consiente, se estremeció a su alrededor. Parpadeo. Los árboles se inclinaron en la distancia. Él no había robado a Sierra, la cosa más verdadera que había tomado de un sueño. Él no iba a robar el carro. No esta vez. —Por favor —Ronan dijo de nuevo—. Déjame tomarlo. El paso su mano sobre la elegante línea de la cubierta. Cuando levanto la palma de la mano, había polvo verde. Su corazón dio un vuelco mientras se frotaba los dedos cubiertos de polen unos contra otros. El aire estaba repentinamente caliente, sudor pegajoso en los pliegues de sus codos, la gasolina pinchando su nariz. Esto era un recuerdo, no un sueño. Abrió la puerta. Cuando el entro, el asiento caliente quemo su piel desnuda. Él era consiente de todo lo que lo rodeaba, hasta del vinilo rascando las incorrectamenterestauradas ventanas. Estaba perdido en el tiempo. ¿Estaba dormido?

—Llámalo por su nombre —dijo Chica Huérfana. —Camaro —Ronan dijo— Pig. De Gansey. Cabeswater, por favor. Hizo girar la llave. El motor prendió, prendió, prendió, meticuloso como siempre lo hacía. Era tan real como siempre había sido. Cuando lo llamo, el despertó. Kavinsky sonrió desde el parabrisas hacia él. Ronan estaba sentado en el asiento del conductor de Pig. Aire salió desde las rejillas del aire acondicionado, combinándose con gasolina y cansancio. Ronan no tuvo que mirar debajo del capó para saber que el estruendo que sentía en los pies provenía de un motor que servía. Si-si-si-sí. También, el creía saber porque Cabeswater había desaparecido. Lo que significaba que podría saber cómo conseguirlo de vuelta. Lo que significaba que podría tener a su madre de vuelta. Lo que significaba que podría hacer que Matthew sonriera por un poco más. Lo que significaba que tenía más que un carro restaurado para llevar a Gansey. El bajo la ventanilla. —Me voy. Por un momento, el rostro de Kavinsky estaba en blanco, y después volvió a brillar de nuevo. Él dijo: —Estas bromeando conmigo. —Voy a enviar flores —Ronan acelero el motor. Escape y polvo se arremolinaban en una tormenta detrás del Camaro. Rugió en veintiocho-cien rpm. Justo como Pig. Todo estaba de vuelta en la forma que era. — ¿Corriendo de vuelta con tu maestro? —Esto fue divertido —Ronan dijo— Sin embargo, es tiempo de juegos de chicos grandes. —Tú eres un jugador en su vida, Lynch. La diferencia entre nosotros y Kavinsky, Gansey susurro en su mente, es que

nosotros importamos. —Tu no lo malditamente necesitas —Kavinsky dijo. Ronan soltó el freno. Kavinsky levantó una mano como si fuera a golpear algo, pero no había nada más que aire. —Me estás tomando el pelo. —Yo no miento —Ronan dijo. Frunció el ceño con incredulidad. Esto se sentía como el escenario más bizarro de todas las cosas que le habían pasado. —Espera. Tú pensaste que nunca iba a ser tú y yo. ¿Es eso lo que pensaste? La expresión de Kavinsky quemaba. —Solo existe el conmigo o el contra mí. Lo cual era ridículo. Siempre había sido Ronan contra Kavinsky. Nunca hubo ninguna posibilidad de con. —Nunca iba a ser tú y yo.

—Voy a acabar contigo —Kavinsky dijo. La sonrisa de Ronan era afilada como un cuchillo. Él ya estaba acabado. —Como quieras. Kavinsky hizo una pistola de su pulgar y su dedo, y lo puso en la sien de Ronan. —Bang —dijo en voz baja, retirando la pistola falsa— Nos vemos en las calles.

Capítulo 45: Así que ahora Adam tenía un coche. El vehículo no era más que uno de los tres objetos que Adam había adquirido esa mañana. Cada uno de los Ganseys habían salido por la puerta, todos le habían otorgado un regalo, como hadas madrinas excéntricas. Richard Gansey II acomodó su corbata en un espejo del pasillo y le dio a Adam un chaleco facturado. —No estoy tan delgado como antes. — le dijo a Adam. —Iba a dárselo a Dick, pero a ti te vendrá mejor, creo. Aquí, póntelo. — Ni siquiera era un regalo; era una orden. A su lado estaba la señora Gansey, mirando por la ventana para verificar que su conductor estaba en el frente antes de decir: —Dick, te he conseguido otra planta de menta para que te la lleves. No lo olvides. Adam, te conseguí una planta de caucho, también. Ustedes chicos nunca piensan en el feng shui.Sabía que era porque lo habían recuperado patéticamente desde el lado de una carretera interestatal, pero él no sentía que podía rechazarla. Era una planta. Y les había arruinado su sábado. Listo, pensó. Les había arruinado su sábado, pero él había perdido por completo su sábado. Lo que sea que haya hecho a Adam, él simplemente había desaparecido mientras su cuerpo era arrastrado por sus pies. Si se dejaba pensar en ello, el terror, simplemente sería- no, no volvería a suceder. No podía. A medida que los chicos se dirigían hacia la puerta, Gansey sosteniendo su pequeña planta de menta y Adam luchando con una maceta de cinco galones de árbol del caucho; Helen bajó arrastrando una pequeña maleta negra con ruedas. —Dick. — dijo. —Los chicos del lugar remolque dijeron que no podían venir esta mañana. ¿Podrías por favor hacerte cargo antes de irte? Voy a perder mi vuelo.-

Gansey, que ya había mirado lacónico, aumentó la irritación en su rostro. — ¿Y funciona? ¿No podemos solo dejarlo?—Corre. Supongo. Pero está en Herndon, la bajada.— ¡Herndon! —Lo sé. Es por eso que lo iba a remolcar. Me está costando tanto sacarlo de allí que estoy pensando en donarlo. Oye, ¿tienes algún uso para él? ¿Adam, quieres un pedazo de coche? Sálvame del remolque.La oferta se sentía imaginaria. Conscientemente se reproducía en una pantalla de cine. Tres Ganseys, tres regalos, y tres horas de vuelta a Henrietta. No me dejes perder el control en el camino de vuelta a casa, pensó Adam. Sólo

hazme volver, eso es todo lo que pido. Su nuevo coche era de color y año de modelo incierto. Era algo de dos puertas y olía a fluidos corporales de automoción. El capó, la puerta del lado del pasajero, y el guardabarros trasero derecho eran claramente de tres coches completamente diferentes. Era una caja de cambios. Adam estaba en la peculiar posición de saber más cómo reconstruir un embrague que cómo manejar uno. Pero mejoraría, con práctica. No era nada, pero era el nada de Adam Parrish.

Este día, este lugar, esta vida... Se sentía como si él siempre hubiera estado aquí en DC, nacido en el fuego lento de asfalto de la ciudad. Había soñado con Henrietta y Aglionby. Le estaba costando el recordar que había un futuro más allá de este momento inmediato. Sólo vuelve, pensó. Vuelve así puedes descubrirlo... —Mira, solo parpadea las luces si algo sale mal. — dijo Gansey, de pie ante la puerta abierta de su Suburban negro. Él normalmente lo dejaría, pero realmente nadie confiaba en que el nuevo vehículo de Adam atravesara todo el estado. Gansey sacudió la puerta del lado del conductor un poco. Adam podía decir que él solo quería preguntar, ¿Estás bien? o ¿Qué necesitas, Adam? Las hojas de la planta de menta, colocada en su maceta, ondeaban ansiosamente sobre el hombro de Gansey. —No lo hagas. — Adam advirtió. Un ceño fruncido, más enojado que anteanoche. —Ni siquiera sabes lo que iba a decir.—Es posible que lo sepa.Gansey abrió la puerta otra vez. El Suburban era enorme detrás de él. Él nuevo coche de Adam y el Pig cabrían en su interior, con espacio para una bicicleta o dos.

Adam recordó cuan impresionante fue su existencia cuando lo conoció. ¿Lo

suficientemente rico para dos coches? — ¿Y qué es lo que iba a decir? Las líneas eléctricas se estremecieron por encima de Adam. Algo estaba cantando y agitando su interior. Necesitaba volver. Pronto. Eso era todo lo que sabía. Adam dijo: —No creo que debamos hacer esto ahora.— ¿Estamos haciendo algo ahora? Pensé que lo que ocurría era que estabas siendo-Con un esfuerzo visible, Gansey se contuvo. — ¿Vas a venir de nuevo a Monmouth o..?.No hay tiempo. No hay tiempo para eso. Tenía que dejar de esperar y empezar a actuar. Él no era mejor que Gansey con la esperanza de que alguien más despertara la línea ley. Necesitaba moverse. —Voy a Fox Way por un consejo. — respondió Adam. Gansey abrió la boca. Había un centenar de cosas que podía decir, y noventa y nueve de ellas sólo harían enojar a Adam. Gansey parecía intuir esto, porque se tomó su tiempo antes de decir: —Iré a revisar a Ronan, entonces.Adam se hundió en el asiento desgastado y polvoriento de su nuevo coche viejo. Susurros escaparon de las rejillas de ventilación. Muy bien, ya voy, ya voy. Gansey seguía mirando a Adam, pero ¿qué le quería decir? Le estaba costando mucho recordar quién era. —Sólo parpadea las luces. — Dijo Gansey por último, —Si algo sale mal.

Capítulo 46: Cuando Maura abrió la puerta del 300 de Fox Way, se encontró con El Hombre Gris de pie al otro lado. Él le había traído dos cosas: una corona de flores, que sombríamente le colocó en la cabeza, y una navaja de color rosa, que le entregó. Ambas habían sido un poco difíciles de conseguir. La primera, porque el Hombre Gris había olvidado cómo vincular eficazmente las margaritas, y la segunda porque las navajas eran ilegales en Virginia, aunque fueran de color rosa. —He estado buscando algo. — Dijo el Hombre Gris. —Lo sé. —Pensé que era una caja. —Lo sé. —No lo es, ¿verdad? Maura negó con la cabeza. Ella se apartó para dejarlo entrar. — ¿Una bebida? El Hombre Gris no pasó inmediatamente. — ¿Es una persona? Ella le sostuvo la mirada. Repitió: —¿Una bebida? Con un suspiro, la siguió. Ella lo condujo por el pasillo principal a la cocina, donde ella le preparó una bebida y luego lo llevó al patio trasero. Calla y Persephone ya estaban instaladas en unas sillas dispuestas en el peludo césped, el cual dio paso a nuevos charcos y ladrillos viejos. Se veían etéreas y contentas en bajo largo sol de la tarde de oro que había surgido después de la tormenta. El cabello de Persephone era una nube blanca. El de Calla era de tres colores diferentes de púrpura. —Sr. Gray.— dijo Calla, expansiva y mordaz. Asesinó a un mosquito en su pantorrilla y luego miró el vaso en la mano de Maura. —Ya puedo decir que esa bebida es malísima.Maura miró con tristeza. — ¿Cómo lo sabes?-

—Porque tú la hiciste.Enderezando la cadena en la cabeza, Maura palmeó la silla restante y se sentó en los ladrillos al lado de ella. El Hombre Gris se hundió en ella. —Oh, querido. — dijo Persephone, observando la expresión del Hombre Gris. —Así que ya te enteraste, ¿verdad?A modo de respuesta, él vació su copa. Las lecturas lo habían llevado a un claro con cien Mitsubishis blancos y dos chicos borrachos manifestando sus sueños. Los había visto durante horas. Cada minuto, cada sueño imposible, cada arrancada de la conversación había martillado la verdad. —¿Qué pasa ahora?— Preguntó Maura. El Hombre Gris dijo: —Yo soy un asesino a sueldo, no un secuestrador.Maura frunció el ceño. —Pero tienes que pensar que tu empleador podría serlo.El Hombre Gris no estaba seguro de lo que pensaba que Greenmantle podría ser. Sabía que a Greenmantle no le gustaba perder, y sabía que él había estado obsesionado con el Greywaren durante al menos cinco años. También sabía que él mismo probablemente había golpeado hasta la muerte al último Greywaren con una barra de hierro. Aunque el Hombre Gris había matado a unas cuantas personas, él nunca había destruido ninguno de los artefactos de los que había sido enviado para recoger. Esto era más complicado de lo que esperaba. —Definitivamente son esos dos chicos, cierto. — Sin embargo, no era una pregunta. El Hombre Gris intentó imaginarse llevándole uno de ellos a Greenmantle. Él estaba acostumbrado a transportar víctimas vivas a cualquier distancia. Le pareció extrañamente de mal gusto, un animal diferente de la matanza de plano. — ¿Dos?— Calla hizo eco. Ella y Persephone se miraron. —Bueno. — dijo Perséfone en su pequeña voz. Ella usó el sorbete de paraguas para rescatar un mosquito en su bebida. —Eso tiene más sentido.—No es una cosa.— dijo Maura. —Eso es lo que importa. No es una cosa más de lo que... La conjuntivitis es una cosa.Frotándose el ojo, Persephone murmuró: —Esa es una metáfora extrañamente desagradable, Maura.—No es algo que puedas llevarte- Maura aclaró. Ella añadió mordazmente, —Y conocemos al menos a uno de los chicos. Estaríamos muy enojadas si te lo llevas. Yo estaría muy enfadada contigo.-

—Él no es un hombre muy amable. — dijo el Hombre Gris. No se había interpuesto en el camino de su relación antes; la amabilidad hasta entonces, se había ido en gran parte del Hombre Gris. — ¿Así que no puedes explicar lo buenos chicos que son?— Preguntó Persephone. Calla gruñó, —No son buenos chicos. Bueno, al menos uno de ellos no lo es.El Hombre Gris dijo: —No espero que haga una diferencia para él de todos modos.Con un profundo suspiro, inclinó la cabeza hacia atrás y cerró los ojos, tan indefenso como nunca había sido. El sol de la tarde le iluminó el rostro y el cuello y los bíceps musculosos y también ilumino a Maura mirándolos. Todos tomaron una copa, a excepción del Hombre Gris, que ya había terminado la suya. No quería secuestrar a un chico, él no quería enfadar a Maura, él quería... él sólo quería. Cigarras cantaban locamente desde los árboles. Era tan imposiblemente verano. Quería quedarse. —Bueno.— dijo Calla, comprobando su reloj y poniéndose de pie. —No te envidio. Tengo boxeo. Debo correr. Ta. Ta. Maura, que no te maten.Maura agitó la navaja. Persephone, de pie, así, dijo: —Yo le daría eso a Blue, si fuera tú. Voy a ir a trabajar en lo mío. Mis cosas. Mi doctorado. Sabes.El Hombre Gris abrió los ojos y ahora Persephone se detuvo frente a él, con las manos entrelazadas alrededor de su vaso vacío. Ella parecía muy pequeña y delicada y no-tan-ahí en comparación con la presencia anudada de él. Quitó una mano de su vaso para acariciar suavemente su rodilla. —Sé que va a hacer lo correcto, señor Gray.Ella y Calla cerraron la puerta detrás de ellas. Maura deslizó su trasero un par de pulgadas más cerca y se apoyó en su pierna. Golpeó al Hombre Gris con un gesto muy confiado, poniendo su espalda a un asesino a sueldo. Su corazón previamente sin vida se agitó con esperanza. Él arregló cuidadosamente la corona de flores en su cabello, y luego sacó su teléfono. Greenmantle respondió a la vez. —Dame una buena noticia. El Hombre Gris dijo: —No está aquí. — Hubo una larga pausa. —Lo siento, la conexión es mala. ¿Dilo otra vez?A El Hombre Gris no le gustaba repetir a lo mismo innecesariamente. Él dijo: — Todas las lecturas son a causa de una antigua línea ley que corre a lo largo de estas montañas. Te están apuntando a un lugar, no una cosa.-

Otra pausa, de peor calidad que la primera. Greenmantle dijo: —Entonces, ¿quién te tiene? ¿Fue uno de Laumonier? ¿Te dijo que te pagaría? ¿Sabes qué-- maldito, este no es el día que quieres meterte conmigo. Hoy, de todos los días.El Hombre Gris dijo: —No estoy inclinando por más dinero.— ¿Así que te lo estás quedando para ti? Siento que eso debería hacerme sentir mejor, pero no es así. — Por lo general, a Greenmantle le llevaba unos minutos bajar su frenesí, pero estaba claro que El Hombre Gris lo había interrumpido mientras sufría uno. —Todos estos años he confiado en ti, espeluznante bastardo enfermo, y ahora…—Yo no lo tengo. — El Hombre Gris interrumpió. —No te estoy engañando.Junto a él, Maura agachó la cabeza y la sacudió un poco. Incluso sin conocer a Greenmantle, ella ya había adivinado lo que el Hombre Gris sabía: Esto no iba a funcionar. — ¿Alguna vez he mentido?— Greenmantle exigió — ¡No! No he mentido a nadie, y sin embargo, hoy en día, todo el mundo sólo insiste en... Sabes, ¿por qué no esperaste cuatro meses y me decías que no podías encontrarlo? ¿Por qué no tomar una mejor mentira? El Hombre Gris dijo: —Prefiero la verdad. Las anomalías de energía siguen el curso de la culpa y escapan a través de la base establecida en ciertas áreas. He fotografiado algunas de las anomalías en el crecimiento de las plantas que estas fugas de energía han causado. La compañía eléctrica ha estado luchando contra sobretensiones conectadas a las fugas durante bastante tiempo. Y la actividad se ha intensificado debido a un terremoto que ocurrió a principios de este año. Hay documentación completa disponible en los periódicos en línea. Puedo averiguar cuando te regrese las maquinas.Se detuvo. Esperó. Hubo un breve momento en el que pensó: Me va a creer. Greenmantle le colgó. El Hombre Gris y Maura se sentaron en silencio y miraron el árbol de hayas que ocupaba la mayor parte del patio trasero. Una paloma de luto se posaba en él, persistente y dolorosa. La mano del hombre gris colgaba y Maura la acarició. —Este es el diez de espadas. — Él supuso. Maura le besó el dorso de la mano. —Vas a tener que ser más valiente. El Hombre Gris dijo: —Siempre soy valiente.Ella dijo: —Más valiente que eso.-

Capítulo 47: Gansey tuvo sólo unos pocos segundos de advertencia antes de que el Camaro lo golpeara. Estaba parado en un semáforo cerca de Manufacturas Monmouth cuando oyó el sonido familiar de la bocina de Pig. Posiblemente lo había imaginado. Mientras él parpadeaba por la ventana y el espejo retrovisor, el Suburban se sacudió ligeramente. Algo lo había empujado desde atrás. La bocina de Pig sonó de nuevo. Bajando la ventana, Gansey estiró la cabeza para ver detrás del Suburban. Oyó la risa histérica de Ronan antes de que se las arreglase para vislumbrar al Pig. Y entonces el motor aceleró y Ronan empujó con el Camaro de nuevo al parachoques trasero del Suburban . Era la especie de regreso a casa que debería haber esperado después del desastroso fin de semana. — ¡HEY, VIEJO! — ¡Ronan!— Gritó Gansey. No tenía más palabras. Arruiné. Lo poco que podía ver, se veía bien; no quería ver el resto. Quería preservar la idea de su Camaro, todo entero, por unos momentos más. — ¡Detente!— Ronan gritó desde atrás. Todavía había más bien una gran risa en su voz. — ¡Menonitas! ¡Ahora! — ¡No, no quiero verlo!— Gansey gritó. El semáforo se puso en verde por encima de él. No se movió. —Oh, ¡sí que quieres! Él realmente no quería, pero aun así hizo lo que Ronan le pidió. Conduciendo a través de la luz, girando en la siguiente a la derecha hacia Granja Henrietta y Jardín (y el hogar) un complejo de tiendas en gran parte integrada por los Menonitas.

Era una parada de verduras, antigüedades, casetas de perros, historiales occidentales, excedentes militares, balas de la guerra civil, perritos calientes, y candelabros personalizados. Era consciente de la vista de las verduras al aire libre mientras aparcaba el Suburban tan lejos de los edificios como le fue posible. Mientras se bajaba, el Pig tronó estacionándose junto a él. Y no había nada malo con el Pig. Gansey apretó un dedo su sien, mientras luchaba por asimilar los textos de antes, con lo que estaba viendo. Era posible que Kavinsky lo hubiese fastidiado. Pero aun así, aquí estaba Ronan, saliendo desde el asiento del conductor, lo que era imposible. Las llaves se mantenían en el bolsillo de Gansey. Ronan saltó del coche. Y eso también era desconcertante. Porque él estaba sonriendo. Eufórico. No era que Gansey no hubiese visto a Ronan feliz desde que Niall Lynch murió. Era sólo que siempre había sido algo cruel y condicionado al respecto. No este Ronan. Agarró el brazo de Gansey. —¡Mira, hombre, Míralo!Gansey estaba mirando. Estaba mirando, primero al Camaro y luego a Ronan. Luego otra vez. Y nada tuvo sentido. Se acercó lentamente alrededor del coche, en busca de un hueco martillado o un rasguño. — ¿Que está pasando? Pensé que estaba destrozado—Estaba. — dijo Ronan. —De verdad lo destrocé. — Soltó el brazo de Gansey, pero sólo para darle un golpe. —Lo siento, hombre. Fue un acto de mierda de mi parte.Los ojos de Gansey se ampliaron. No había pensado que viviría lo suficiente para escuchar a Ronan disculpándose por cualquier cosa. Se dio cuenta, tardíamente, que Ronan seguía hablando. —¿Qué? ¿Qué dijiste?—Te dije, — Ronan dijo, y agarró los hombros de Gansey, los dos, y los estrechó teatralmente. —Te dije que yo soñé este coche. ¡Hice esto! Eso viene de mi cabeza. Es exactamente el mismo, hombre. Lo hice. Lo saque de mi cabeza. Es exactamente igual, hombre. Yo lo hice. Ya sé cómo mi papá conseguía todo lo que quería, y sé cómo controlar mis sueños, y sé lo que está mal con Cabeswater.Gansey se cubrió ambos ojos con las manos. Pensó que su cerebro iba a derretirse. Ronan, sin embargo, no estaba de humor para la introspección, de él o de cualquier otro. Arrancó las manos de Gansey de su rostro. — ¡Siéntate en él! ¡Dime que es diferente!Empujó Gansey en el asiento del conductor y colocó los brazos sin vida de Gansey sobre el volante. Apreció la vista ante él como si estuviese analizando una pieza de museo. Entonces pasó ante el volante y arrancó un par de gafas de sol que estaban en el tablero.

De marco blanco, lentes oscuros como el infierno. Los de Joseph Kavinsky, o tal vez una copia. ¿Quién podría decir lo que era real? Ronan puso las gafas de sol blancas en la cara de Gansey y lo miró una vez más. Su cara se puso sombría durante medio segundo, y luego se disolvió en una maravillosa risa sin miedo. La vieja risa de Ronan Lynch. No, era mejor que esa, porque esta nueva tenía un toque de oscuridad debajo de ella. Este Ronan sabía que había mierda en el mundo, pero se estaba riendo de todos modos. Gansey no pudo evitar reírse también, con muchas más ganas. De alguna manera había pasado de estar en una posición tan terrible, a una tan alegre. No estaba seguro de que el sentimiento hubiese sido tan profundo si no fuese preparado con todos los huesos de su cuerpo para una discusión con Ronan. —Está bien. — dijo. —Está bien, cuéntame.Ronan le contó. — ¿Kavinsky? Ronan le explicó. Gansey apoyó la mejilla contra el volante caliente. Eso, también, era reconfortante. Él nunca debió haber viajado sin este coche. Nunca saldría de él de nuevo. Joseph Kavinsky. Increíble. — ¿Y qué hay de malo en Cabeswater? Ronan cubrió sus ojos. —Yo. Bueno, Kavinsky, en realidad. Estamos quitándole toda la energía a la línea cuando soñamos.— ¿Solución?—Detener a Kavinsky.Ellos se miraron. —Supongo que no, — dijo Gansey lentamente, —Podríamos simplemente pedírselo amablemente.—Heey, Churchill trató de negociar con Hitler.Gansey frunció el ceño. — ¿De verdad?—No sé, Probablemente.Dejando escapar un gran suspiro, Gansey cerró los ojos y dejó que el volante calentara su rostro. Este era su hogar: Henrietta, el Pig, Ronan. O casi. Sus pensamientos se dirigieron hacia Adam, hacia Blue y algo más. —¿Cómo estuvo tu fiesta, hombre?— Preguntó Ronan, pateando la rodilla de Gansey a través de la puerta abierta. — ¿Cómo lo hizo Parrish?Gansey abrió los ojos. —Oh, él derribó la casa.-

Capítulo 48: Casi al mismo tiempo que a Gansey le pusieron un par de gafas de sol blancas, Blue iba en bicicleta a dos barrios lejos de su casa. Ella llevaba la rueda del Camaro, el escudo, y una pequeña navaja de color rosa. Estaba decididamente incómoda con la navaja. Aunque le gustaba mucho la idea de -Blue Sargent desesperada; Blue Sargent superhéroe; Blue Sargent chica mala- Ella sospechaba que lo único que cortaría la primera vez que abriera la navaja sería a ella misma. Pero Maura había insistido. —Las navajas son ilegales. — Protestó Blue. —También lo es el crimen. — respondió Maura. El crimen estaba en todos los periódicos- sí, periódicos, plural, porque contra toda razón, Henrietta tenía dos de ellos- podrían hablar. Por toda la ciudad, los ciudadanos cada vez más temerosos reportaban robos. Las cuentas estaban en conflicto, sin embargo- algunos dijeron que habían visto a un solo hombre, otros a dos hombres, e incluso otros dijeron que a pandillas de cinco o seis. —Eso significa que ninguno de ellos es verdad. — dijo Blue mordazmente. Ella era escéptica al periodismo convencional. —O todos ellos lo son. — respondió Maura. — ¿Tu novio asesino te dijo eso?Maura dijo: —Él no es mi novio.En el momento en que Blue estacionó su bicicleta fuera del rambler donde Calla tomaba clases de boxeo, se sentía pegajosa y poco atractiva. El césped a la sombra no tuvo ningún efecto en absoluto mientras caminaba a través de el a la puerta y tocó el timbre con el codo. —Hola, señorita. — dijo Mike, el enorme hombre que enseñaba a Calla. Él era tan ancho como Blue era alta- que, para ser justos, no era mucho. — ¿Eso es de un Corvette? Blue reajustó la rueda debajo de su brazo. —Camaro.-

— ¿De qué año? —Uh, 1973. —Ooh. ¿Gran bloque? ¿350? —Uh, ¿Por supuesto? — ¡Genial, señorita! ¿Dónde está el resto? ­—Por ahí, divirtiéndose sin mí. ¿Está Calla todavía aquí?Mike abrió más la puerta para dejar entrar a Blue. —Está descansando en el sótano.Blue encontró Calla tirada en la desgastada alfombra gris del sótano, una generosa y cansada montaña psíquica. Había un asombroso número de sacos de boxeo colgando y apilados. Blue colocó la rueda del Camaro sobre el estómago de Calla. —Haz tu truco de magia. — Le ordenó. — ¡Qué grosera!­— Pero Calla llegó a doblar las manos sobre el metal oxidado. Tenía los ojos cerrados, por lo que no podía saber lo que era, pero ella dijo: —Él no estaba solo cuando dejó atrás el coche.Había algo escalofriante en la frase. Dejó atrás. Podría sólo significar "aparcó el coche." Pero no sonaba así cuando Calla lo dijo. Sonaba como un sinónimo de abandono. Y parecía que iba a ser algo muy trascendental para hacer que Gansey abandonara a Pig. — ¿Cuando sucede eso? —Ya pasó. — Calla, respondió. Sus ojos se abrieron y se fijaron en Blue. —Y todavía no ha pasado. Circular, es cómo va el tiempo. Utilizamos las mismas partes de él una y otra vez. Algunos de nosotros más que otros.— ¿Y no lo recordaríamos?—Dije que el tiempo es circular. — respondió Calla. —No he dicho que los recuerdos lo sean.—Estás siendo espeluznante. — dijo Blue. —Tal vez pretendes serlo, pero en caso de que estés siendo accidentalmente espeluznante, pensé en hacértelo saber.—Tú eres quien trata con cosas espeluznantes. Metiéndote con personas que utilizan el tiempo más de una vez.Blue pensó en cómo Gansey había engañado a la muerte en la línea ley, y cómo él parecía ser viejo y joven al mismo tiempo.— ¿Gansey? — ¡Glendower! Pásame esa otra cosa que tienes ahí. — Blue agarró la rueda para darle el escudo. Calla lo sostuvo durante mucho tiempo. Luego se sentó y tomó la mano de Blue. Ella comenzó a tararear un poco mientras pasaba sus dedos por los cuervos en la pieza. Era una especie de canto arcaico, encantado de tono, y a Blue se le erizó la piel al escucharla.

—A este punto, ellos lo estaban arrastrando. — dijo Calla. —Los caballos habían muerto. Los hombres estaban muy débiles. No paraba de llover. Ellos pretendían enterrar esto con él, pero era demasiado pesado. Lo dejaron atrás-.

Dejaron atrás. El eco se sintió deliberado. Gansey no abandonaría el Camaro a menos que estuviera bajo coacción; Los hombres de Glendower no abandonarían su escudo sin una dificultad similar. — ¿Pero es de Glendower? ¿Está cerca?— Blue sintió una patadita en su corazón. —Está cerca y lejos, como que ya ocurrió y no ha ocurrió. — Calla respondió. Blue cansada de la charla psíquica enigmática, insistió: —Pero ellos no tenían caballos. Así que sólo llegaron tan lejos como pudieron a pie. —La gente. — Calla, dijo. —Puede caminar un largo camino si tiene que hacerlo. Ella se levantó y le devolvió el escudo a Blue. Olía como si hubiera estado boxeando. Suspiró ruidosamente. — ¿Calla?— Preguntó Blue de repente. — ¿Ustedes son de esas personas que vuelven a utilizar el tiempo? ¿Tú y mamá y Persephone? A modo de respuesta, Calla respondió: — ¿Alguna vez has sentido como que hay algo diferente en ti? ¿Cómo que hay algo más? El corazón de Blue saltó dentro de ella otra vez. — ¡Sí! Calla sacó las llaves del coche Fox Way de su bolsillo. —Bien. Todo el mundo debería sentirse así. Aquí. Toma esto. Conducirás a casa. Es necesario que practiques.Blue no podría conseguir nada más de ella. Ellas se despidieron de Mike (¡No conduzcas esa rueda demasiado rápido, ahora!), Pusieron la bicicleta de Blue en el maletero, y se fueron con bastante lentitud a casa. Mientras Blue trataba de aparcar en frente de la casa sin golpear a un coche pequeño de tres colores, ya estacionado en la acera, Calla chasqueó. —Bueno, — remarcó. —El problema se ve realmente bien hoy. — Esto se debió a que Adam Parrish estaba sentado en la acera.

Capítulo 49: Adam se sentó torpemente en el borde de la cama de Blue. Se sentía extraño tener acceso tan fácilmente a la habitación de una chica. Si conocías totalmente a Blue, la habitación no te sorprendía. Tenía siluetas de árboles pegadas a las paredes, hojas que colgaban en las cadenas del ventilador de techo, un pájaro con una burbuja de charla en la que se leía GUSANOS PARA TODOS pintado por encima de un estante lleno de botones y unos nueve pares diferentes de tijeras. Contra la pared, Blue tímidamente reacomodó con cinta adhesiva la rama caída en uno de los árboles. No hay tiempo, no hay tiempo. Él cerró los ojos por un segundo. Esperó a que dejara de andar por encima de los árboles para que pudieran hablar. Ella siguió jugueteando. Él sintió el pulso latente dentro de él. Se paró. No podía sentarse por más tiempo. Blue se detuvo abruptamente. Ella se apoyó contra la pared, con la expresión vigilante. Adam tenía la intención de iniciar la conversación con una declaración convincente sobre por qué el enfoque conservador de la búsqueda Gansey a estaba mal, pero eso no fue lo que dijo. En cambio, dijo: —Quiero saber por qué no me besas, y no quiero una mentira este momento.Se hizo el silencio. Un ventilador que giraba en la esquina se acercó a los dos. Las puntas de las ramas se agitaban. Las hojas en espiral. Blue exigió: — ¿Es eso es lo que viniste a hacer aquí?Ella estaba molesta. Adam se alegraba de ello. Era peor ser la única persona enojada. Cuando él no respondió, ella siguió, con la voz cada vez más enojada, — ¿Esa es la primera conversación que deseas tener después de volver de DC?

— ¿Qué importa de dónde vengo? —Porque si yo fuera Ronan o Noah, estaríamos hablando... sobre cómo estuvo la fiesta. Estaríamos hablando de hacia dónde desapareciste y qué querías hacer con eso, y no sé, cosas reales. ¡No sobre si quieres o no darme un beso!Adam pensó que era la respuesta más irrelevante de todas, y ella todavía no había respondido a su pregunta. —Ronan y Noah no son mi novia. — ¡Novia!— Blue repitió, y sintió una emoción desconectada al oírlo decir la palabra. — ¿Qué hay de amiga-amigo? —Pensé que éramos amiga-amigo. — ¿Lo somos? Los amigos hablan. ¡Tú vas caminando hasta el Pentágono, y me entero por parte de Gansey! ¡Tu padre es un idiota, y me entero por parte de Gansey! Noah sabe todo. Ronan sabe todo.—Ellos no lo saben todo. Ellos saben lo que presenciaron. Gansey sabe porque él estaba allí.—Sí, ¿y yo no lo estaba? — ¿Por qué lo estarías? —Porque me invitaste— dijo Blue. El mundo se inclinaba. Él parpadeó; se enderezó. —Pero no había ninguna razón para que tú estuvieras allí.—Bien, seguro. Debido a que no hay chicas en la política. No tengo ningún interés. ¿Votar? ¿Qué? Olvidé mi delantal. Creo que debería estar en la cocina en este momento, en realidad. Mi rodillo-—Yo no sabía que-—¡Ese es mi punto! ¿Acaso se te ocurrió?— No lo había hecho. —No irías a ningún lado sin Gansey, sin embargo. ¡Ustedes dos hacen una gran pareja! ¡Bésalo a él! Adam ladeó la cabeza, desconcertado. —Bueno, yo no quiero ser sólo alguien a quién besar. Quiero ser una verdadera amiga, también. No sólo alguien a quién es divertido tener alrededor porque... porque tenga tetas.Ella generalmente no decía malas palabras, pero Adam podía imaginar en ese momento que tetas se sentía lo más cercano a una mala palabra. La combinación de tetas y de la intensidad de la conversación le molestaba. —Bien, Blue. Gansey tenía razón. De verdad puedes ser una feminista furiosa.Blue selló su boca. Sus hombros temblaban ligeramente: no como si fuese miedo, sino como los temblores antes de un terremoto.

Él le soltó: —Aún no has contestado a mi pregunta. En realidad nada de lo que acabas de decir tiene algo que ver con nosotros.Sus labios hicieron una forma agria. — ¿Quieres la verdad? —Es lo que quería al principio de todo esto. — dijo Adam, a pesar de que en realidad ya no sabía lo que quería de ella. Él quería que esta pelea acabara. Deseó no haber venido. Deseaba haberle preguntado por Glendower en su lugar. Deseó haberla invitado a la fiesta. ¿Cómo podía haberlo hecho? Su cabeza estaba demasiado llena, demasiado vacía, demasiado torcida. Él había caminado demasiado lejos, por tierra firme, pero él no era capaz de retroceder. —Bien. La verdad. — Ella apretó los puños y se cruzó de brazos. —Aquí está. Los psíquicos me han dicho toda mi vida que si beso a mi amor verdadero, lo mataré. Ahí está. ¿Eres feliz? Y no te lo dije de inmediato, porque no quería decir amor verdadero y ahuyentarte.Los árboles temblaban detrás de ella. Otra visión estaba tratando de manifestarse. Trató de desenredarse de ella para tamizar sus recuerdos, tratando de coordinar sus casi-besos con su confesión de esta profecía mortal. No se sentía real, pero nada lo hacía. — ¿Y ahora? —No te conozco, Adam. Eso no es culpa tuya, susurró el aire. Tú eres inconocible*. — ¿Y ahora? — ¿Ahora? Ahora...—Finalmente, la voz de Blue se sacudió un poco. —Yo no te lo había dicho hasta ahora porque me di cuenta de que no tenía importancia. Porque no vas a ser tú.Se sentía como si fuera uno de los golpes de su padre. Un momento de falta de vida y sangre corriendo hasta el punto de contacto. Y entonces ya no había tristeza, sino el calor ya familiar. Lo atravesó como una explosión, que revienta ventanas y devorando todo en una explosión instantánea. En cámara lenta podía imaginar el movimiento de su mano. No. No, él había hecho esto antes con ella, y no lo haría otra vez. Se apretó un puño en la frente. Con el otro, golpeó la pared, pero no fuerte, Como si estuviese presionándose a sí mismo contra la tierra, descargando. Se desgarró su ira, miembro a miembro. Centrando el ardor terrible en el centro del pecho hasta que salió.

No vas a ser tú. Y al final, lo único que quedaba era lo siguiente: me quiero ir.

Tenía que haber algún otro lugar al que no había ido, un poco de tierra, donde esta emoción no prosperara. Cuando él se dio la vuelta, ella estaba inmóvil, mirándolo. Cuando ella parpadeó, dos lágrimas aparecieron por arte de magia en sus mejillas. Las lágrimas rápidas. Que se deslizaban de los ojos hacia la barbilla antes de que se diera cuenta de que estaba llorando. Adam sabía de eso. — ¿Es esa la verdad?— Preguntó Adam. Lo preguntó en voz tan baja que las palabras salieron de grava, como un violín demasiado bajo. Dos lágrimas nuevas enjugaron sus ojos, pero cuando ella parpadeó, permanecieron en sus ojos. Dos luminosos pequeños lagos.

No serás tú. No sería él, con su ira en mal estado, sus largos silencios, su quebrantamiento.

No serás tú. Mírate, Adam, dijo la voz de Gansey. Solo mira. No serás tú. —Pruébalo. — susurró. ­— ¿Qué? Más alto: —Pruébalo. Ella comenzó a sacudir la cabeza. —Si no soy yo, no va a hacerme nada, ¿verdad? Ella sacudió la cabeza con más fuerza. —No, Adam. Más alto. —Si no voy a ser yo, Blue, no importa, ¿verdad? Eso fue lo que dijiste.

Nunca voy a ser yo.Miserablemente, ella dijo: —No quiero hacerte daño, Adam.—O es la verdad, o no lo es.Blue le puso una mano en el pecho y apretó. —No quiero besarte. No vamos a ser tú y yo.-

No vas a ser tú. Desde la última vez que su padre le había golpeado, la oreja izquierda de Adam había muerto y no respondía. Sin interferencias ni estática. Sólo la ausencia de sensación. Así era como todo su cuerpo se sentía ahora. —Está bien. — dijo con voz incolora. Blue se secó los ojos con el dorso de la mano. —Lo siento. Realmente lo siento.—Está bien.El sentimiento volvía, pero estaba fuera de foco y sin brillo. Brillante y difuso. No iban a ser él y ella. No iban a ser él y Gansey. No había más, no aquí, no ahora. Pero estaba aquí. Ahora. Serían sólo él y Cabeswater.

Soy inconocible.

Él bajaba las escaleras, aunque no recordaba haber salido del cuarto de Blue. ¿Había dicho algo? Él sólo se iba. No sabía dónde. Voces e imágenes parpadeaban a su alrededor, presionando torcidamente. Una voz, entró por la disonancia. Era la más tranquila en la casa. —Adam. — dijo Perséfone, capturando su manga mientras abría la puerta principal. —Es momento de que nosotros hablemos.-

Capítulo 50: Persephone le dio pastel. Fueron a la cocina y ella se lo había hecho y se lo dio. No se lo había presentado como una opción. Maura le frunció el ceño. — ¿Estás segura de que esa es la forma correcta, P? Supongo que conoces mejores...—A veces. — Persephone admitió. —Vamos, Adam. Vamos a la sala de lectura. Blue puede venir contigo. Pero será muy personal.No se había dado cuenta de que Blue estaba allí. Mantuvo la cabeza gacha. Hubo un roce de su mano mientras pasaba por el pasillo, y le preocupaba en silencio a la piel en los bordes. —Blue dijo: —¿Qué está pasando?Persephone agitó una mano como si fuera demasiado difícil para ella de explicar. Maura dijo: —Ella equilibrará su interior con su exterior. Hacer la paz con Cabeswater, ¿sí? Perséfone asintió. —Suficientemente cerca.Blue dijo: —Iré, si quieres que lo haga.Todos los rostros se giraron hacia él. Si entraba solo, no habría más que esto: Adam Parrish. En cierto modo, siempre lo había sido. A veces, el paisaje cambiaba. A veces, el clima era mejor. Pero al final, lo único que tenía era esto: Adam Parrish. Él hizo más fácil aceptar diciéndose de nuevo: Es sólo la sala de lectura. Él sabía que no era la verdad. Pero tenía forma de verdad. —Me gustaría hacerlo por mí mismo. — dijo en voz baja. Él no la miró. Persephone se puso de pie. —Trae tu pastel.Adam llevó su pastel. La sala de lectura era más oscura que el resto de la casa, iluminada sólo por velas en bloques congregadas en el centro de la mesa de lectura. Adam puso el plato en la mesa.

Persephone cerró las puertas detrás de ella. —Toma un bocado de pastel. — Adam tomó un bocado de pastel. El mundo se centró, sólo un poco. Con las puertas cerradas, la habitación olía a rosas en la oscuridad. Y con las luces apagadas, era extrañamente difícil decir qué tan grande era la habitación. A pesar de que Adam conocía muy bien las pequeñas dimensiones de la habitación, se sentía enorme ahora, como una caverna subterránea. Las paredes parecían distantes y desiguales, el espacio tragando los sonidos de sus respiraciones y el movimiento de las cartas. Adam pensó: Podría parar ahora. Pero era solo la sala de lectura. Esta era sólo una habitación que debería haber sido un comedor. Nada iba a cambiar aquí. Adam sabía que nada de esto era cierto, pero era más fácil fingir que lo eran. Persephone seleccionó un marco de la pared. Adam tuvo el tiempo justo para ver que se trataba de una fotografía de una piedra en un campo desigual, y luego puso el vidrio sobre la mesa frente a él. En la oscuridad y la luz de las velas, la imagen desapareció. Todo lo que se veía era el reflejo del cristal; fue repentinamente una piscina en rectángulo o un espejo. La luz de las velas giró y giró en el vaso, no del todo como luces de velas reales. Su estómago se presionó. —Debes sentirlo. — dijo Persephone, en el otro lado de la mesa. Ella no se sentó. ­—Cuan desbalanceado estás.Era demasiado obvio para aceptar. Señaló el vidrio con sus reflejos extraños. — ¿Para qué es eso?—Adivinación. — respondió ella. —Es una forma de ver otros lugares. Los lugares que están demasiado lejos para ver, o lugares que sólo existen un poco, o lugares que no quieren ser vistos.Adam creyó ver un espiral de humo contra el cristal. Él parpadeó. Ya no estaba. Le dolía la mano. — ¿Dónde estamos mirando?—En algún lugar muy lejano. — dijo Persephone. Ella le sonrió. Era algo pequeño, reservado, como un pájaro que miraba desde las ramas. ­—Dentro de ti.— ¿Es seguro?—Es lo opuesto a seguro. — dijo Perséfone. —De hecho, es mejor que tomes otro bocado de pastel.Adam tomó un bocado de pastel. — ¿Qué pasará si no lo hago?—Lo que sientes sólo empeorará. En este rompecabezas realmente no se puede hacer las piezas de los bordes primero.-

—Pero si lo hago...— Adam comenzó, luego se detuvo, porque la verdad se enterraba y encajaba dentro de él. — ¿Voy a cambiar para siempre?Ella inclinó la cabeza con simpatía. ­Tú ya te has cambiado a ti mismo. Cuando hiciste el sacrificio. Esto es sólo la parte final.Entonces no tenía sentido no hacerlo. —Dime cómo hacerlo, entonces. Persephone se inclinó hacia adelante, pero todavía no se sentaba. —Hay que dejar de regalar cosas. No sacrifiques tu mente. Comienza eligiendo el mantener tus pensamientos para ti mismo. Y recuerda tu sacrificio, también. Tienes hacerlo en serio.—Yo lo hice en serio. — dijo Adam, su ira subiendo repentinamente. Era una enemiga eterna. Ella sólo parpadeó con sus ojos negros puros. Su furia se marchitó. —Prometiste ser las manos y los ojos de Cabeswater, ¿pero has estado escuchando lo que te está pidiendo? —No ha dicho nada.La expresión de Persephone era de conocimiento. Por supuesto, lo había hecho. De repente, él sabía que esa era la causa de las apariciones y medias visiones. Cabeswater había estado tratando de llamar su atención, de la única manera que podía. Todo ese ruido, ese sonido, ese caos dentro de él. —No podía entender.—Está fuera de equilibrio, también. — dijo. —Pero ese es un ritual diferente para un problema diferente. Ahora, mira dentro de ti mismo, pero sé que hay cosas allí que son hirientes. Rebuscar nunca es seguro. Nunca se sabe a quién vas a encontrar.Él preguntó: — ¿Me ayudarás si algo sale mal? Sus ojos negros encontraron los suyos. Él entendió. Había dejado su única ayuda afuera en la cocina. —Cuídate de cualquier persona que te prometa ayuda ahora. — dijo Persephone. —Dentro de ti mismo, sólo tú puedes ayudarte.Empezaron. Al principio sólo era consciente de las velas. El delgado y alto parpadeo real de las velas, y el trenzado reflejo de las velas en el cristal del espejo. Entonces, una gota de agua parecía sumergirse en la oscuridad por encima de él. Debería haber salpicado en el cristal, pero en vez de eso perforó la superficie fácilmente. Aterrizó en un vaso de agua. Uno de los gruesos y baratos que solían llenar los armarios de su madre. Éste estaba en la mano de Adam. Justo cuando estaba a punto de beberlo, vio un destello de movimiento. No tuvo tiempo de prepararse a sí mismo antes de la luz -hubo un sonido-

Su padre lo golpeó. —¡Espera!— Dijo Adam, explicando, siempre trataba de explicar, mientras golpeaba el mostrador se desvaneció de su cocina. Debería terminar por ahora, el golpe, pero él parecía estar atrapado en su interior. Él era el chico, el golpe, el contador, la ira que llevó todo. Esto vivía en él. Este golpe, el primero que su padre le había dado, siempre estaba rondando en algún lugar de la cabeza. Cabeswater, pensó Adam. Fue liberado de la golpiza. A medida que el vaso se estrellaba en el suelo, demasiado fuerte para aplastarse, la gota de agua se deslizó hacia fuera y comenzó a caer de nuevo. Esta vez se desplomó en un claro de agua reflejado, rodeado de árboles. La oscuridad se deslizó entre los árboles, frondosos, oscuros y llenos de vida. Adam había estado aquí antes. Cabeswater. ¿Estaba realmente aquí, o era un sueño? ¿Hacía una diferencia para Cabeswater? Este lugar -Olió la tierra húmeda debajo de las caídas ramas, oyó el sonido de los insectos mismos que trabajan bajo podrida corteza, sintió la misma brisa que sopló sobre la sobre las hojas tocar su cabello. En el pozo de agua bajo los pies de Adam, había peces rojos nadando en círculos. Se produjeron ondas, allí donde la gota había golpeado la superficie. El movimiento atrajo su mirada al árbol creciendo en la orilla opuesta. Se veía justo como lo había hecho antes: un viejo roble enorme, con una caverna podrida en su interior, lo suficientemente grande como para admitir a una persona. Meses atrás, Adam había estado en el interior del árbol y tuvo una terrible visión del futuro. Gansey, muriendo a causa de él. Adam oyó un gemido. Era la mujer que había visto en su apartamento, el primer espíritu. Llevaba un vestido claro, pasado de moda. — ¿Sabes lo que quiere Cabeswater?— Él preguntó. Apoyada en la corteza rugosa del árbol de los sueños, la mujer presionó el dorso de su mano contra su frente en señal de socorro. —¡Auli! Greywaren Furis al. Lovi

ne... No era latín. Adam dijo: —No entiendo.Junto a ella, de repente, estaba un hombre con sombrero hongo, el que Adam había vislumbrado en la mansión Gansey. El hombre le rogó, —¡E me! Greywaren

Furis al. —Lo siento. — dijo Adam.

Otro espíritu apareció, con la mano extendida hacia él. Y otro. Y otro. Todos los destellos que había visto, una docena de figuras. Incomprensibles. Una pequeña voz a su lado, dijo: —Voy a traducir para ti. Se volvió para ver a una pequeña niña en un vestido negro. Ella se parecía a una miniatura Persephone: pelo blanco montañoso, hilado como algodón de azúcar, cara estrecha, ojos negros. Ella tomó su mano. La suya estaba muy fría, y un poco húmeda. Se estremeció con cautela. —¿Vas a traducir la verdad? Sus pequeños dedos estaban apretados en los suyos. Él no la había visto antes, estaba seguro. De todos los flashes y las visiones que había tenido desde que hizo el sacrificio, ella no había sido uno de ellos. Ella era tan parecida a Perséfone, pero retorcida. —No. — dijo. —Sólo yo puedo ayudarme a mí mismo.Ella echó la cabeza hacia atrás, enojada. —Ya estás muerto aquí.Antes de que pudiera alejarse, ella agarró su otra mano por la muñeca. Tres líneas agudas de sangre se llenaron. Podía saborearlo, como si ella le hubiese arrancado la lengua en su lugar. Era como un mal sueño. No. Si esto era como un sueño, si Cabeswater era como un sueño, eso significaba que todo estaba bajo su control, si él lo quería. Adam se liberó. Él no iba a regalar su mente. —Cabeswater. — dijo en voz alta. —Dime lo que necesitas.Metió la mano en la piscina. Estaba frío e insustancial, como si deslizase su mano contra las hojas. Con cuidado, recogió la sola gota de agua a la que había seguido en la visión. La inclinó hacia atrás y adelante en la palma de su mano, rodando a lo largo de su línea de vida. Dudó. En el otro lado de este momento, lo sabía, había algo que lo separaría de los otros para siempre. ¿Cuánto? no lo sabía. Pero él había estado en algún lugar en el que ellos no estaban. El sería algo que ellos no eran. Pero él ya lo era. Y entonces él estaba dentro de la gota de agua. Ya Cabeswater no la necesitaba para llegar a él a través de las apariciones. No necesitaba los parpadeos torpes en su visión. No habría súplicas desesperadas para obtener su atención. Él era Cabeswater, y él era el árbol de los sueños, y él era toda la encina con raíces que cavaban a través de las rocas, en busca de energía y esperanza. Sintió la succión y el pulso de la línea de ley a través de él -qué término tan mundano y burdo era La Línea Ley, ahora que él la había sentido-.

Podía recordar cada otro nombre para ella ahora, y todos parecían más apropiados.

Camino de Hadas. Camino de los Espíritus. Líneas de Canción. Las Antiguas Vías. Líneas del Dragón. El Camino de los Sueños. Las Carreteras Cadáver. La energía parpadeó y escupió a través de él, menos como la electricidad y más como recordando un secreto. Era fuerte, expresándose, y luego desapareciendo, esperando. A veces, no era más que ella, y a veces, estaba casi olvidada. Y debajo de todo, sintió la vejez de Cabeswater. La extrañeza. Había algo cierto e inhumano en su núcleo. Había estado allí tantos siglos antes que él, y existiría siglos después. En el esquema relativo de las cosas, Adam Parrish era irrelevante. Era una cosa tan pequeña, sólo una espiral en la huella de un ser masivo

Yo no estoy de acuerdo en entregar mis pensamientos. Él sería las manos de Cabeswater y los ojos de Cabeswater, pero él no sería Cabeswater. Él sería Adam Parrish. Se sentó de nuevo. Estaba en la sala de lectura. Una gota de agua se veía en la parte superior de la foto enmarcada. Frente a él, Persephone limpió tres arañazos sangrientos en su muñeca; la manga había sido arrancada. Todo en la habitación parecía diferente para Adam. Sólo que no estaba seguro de cómo. Era como-- como si se hubiera ajustado el aspecto en su televisión, de pantalla ancha a normal. No sabía cómo había pensado antes que los ojos de que Perséfone eran negros. Cada color combinado para hacer negro. —No van a entender. — dijo Perséfone. Ella puso su baraja de cartas del tarot en la mesa frente a él. —No lo hicieron cuando yo regresé. — ¿Soy diferente?— Preguntó. —Tú eras diferente antes. — respondió Perséfone. —Pero ahora no serán capaz de dejar de notarlo.Adam tocó las cartas del tarot. Parecía como si hubiese sido hace mucho tiempo que él había mirado la baraja sobre la mesa. — ¿Qué se supone que debo hacer con ellas? —Golpearlas — susurró. —Tres veces. A ellas les gusta eso. Luego badajéalas. Y luego, júntalas con tu corazón.Suavemente golpeó con los nudillos el mazo de cartas, las barajó, y luego agarró el mazo. Cuando él lo acercó a su pecho, las cartas sentía cálidas, como un ser vivo. No se habían sentido así antes. —Ahora hazles una pregunta. Adam cerró los ojos.

¿Ahora qué? —Pon a cuatro de ellas. — dijo Persephone. ­—No, tres. Tres. Pasado, presente, Futuro. Enfréntalas.Con cuidado, Adam dejó tres cartas sobre la mesa. El arte en el mazo de Perséfone era oscuro, borroso, apenas visible en esta tenue luz. Las figuras en ellas parecían moverse. Leyó las palabras en la parte inferior de cada uno: La Torre. El ahorcado. Nueve de espadas. Persephone frunció los labios. Los ojos de Adam derivaron en la primera tarjeta, donde los hombres se tiraban de una torre en llamas, luego en la segunda, donde un hombre colgaba boca abajo de un árbol. Y luego a la última, donde un hombre lloraba en sus manos. Esa tercera carta, esa desesperación absoluta. No podía apartar la mirada de ella. Adam dijo: —Parece que ha despertado de una pesadilla.Se ve, pensó, como yo lo haré, si mi visión del árbol sueños se hace realidad. Cuando Adam levantó los ojos hacia Persephone, estaba seguro de que estaba viendo las mismas cosas que él estaba viendo. Podía decirlo por el aplanamiento de sus labios, el remordimiento en sus ojos. La sala se extendía a su alrededor, negra y sin límites. Una cueva o un viejo bosque o un lago espejo negro mate. El futuro seguía siendo un algo al que Adam fue arrojado: una búsqueda, un sacrificio, el rostro muerto de un mejor amigo. —No. — dijo Adam suavemente. Perséfone se hizo eco, — ¿No?—No. — Él negó con la cabeza. —Tal vez este es el futuro. Pero no es el final. Perséfone dijo, — ¿Estás seguro?Había una nota en su voz que no había estado allí antes. Adam pensó en ello. Pensó en la sensación de calor al barajar las cartas, y cómo le había hecho esa pregunta de ahora qué y ellos le había dado esta respuesta terrible. Pensó en que aún podía escuchar el sonido de la voz de Persephone haciendo eco a su alrededor, a pesar de que debería haber desaparecido en las estrechas paredes de esta sala de lectura. Pensó en cómo había sido Cabeswater y cómo sintió La Carretera Cadáver serpenteando a través de él. Él dijo: — Lo estoy. Voy a... Voy a sacar otra carta.Él vaciló, esperando a que le dijeran que no estaba permitido. Pero ella sólo esperó. Adam cortó el mazo, puso una mano en cada pila. Él tomó la carta que se sentía más caliente. La movió de un tirón, él colocó la carta junto al nueve de espadas. Una figura vestida se paraba frente a una moneda, una copa, una espada, una varita -todos los símbolos de todos los trajes de tarot.- Un símbolo de infinito flotando sobre su cabeza; un brazo levantado en una posición de poder.

Sí, pensó Adam. El entendimiento picó y luego lo evadió. Leyó las palabras en la parte inferior de la carta.

El mago. Persephone dejó escapar un largo suspiro y comenzó a reír. Era una risa aliviada que sonaba como si hubiera estado corriendo. —Adam. — Dijo ella, —Termínate tu pastel.

Capítulo 51: Blue había logrado cortarse a sí misma. Después de que Adam hubiese entrado en la sala de lectura, había abierto la navaja experimentalmente y amablemente la había atacado. Era sólo un rasguño, realmente. Apenas justificaba una curita, pero ella se puso una de todos modos. Ella no se sentía como Blue Sargent superhéroe, o Blue Sargent desesperada, o Blue Sargent chica mala. Tal vez no debería haber dicho la verdad. A pesar de que habían pasado horas desde la pelea, su corazón todavía se sentía nervioso. Como si no se adjuntara a nada, y cada vez que latía, hacía temblar su pecho. Ella siguió repitiendo sus palabras. No debería haber perdido los estribos; se lo debería haber dicho desde el principio; ella debió- Cualquier cosa menos lo que pasó.

¿Por qué no podría enamorarme de él? Él estaba durmiendo ahora, tirado en el sofá, con los labios entreabiertos en agotamiento inconsciente. Persephone le había informado a Blue que ella esperaba que el durmiera de dieciséis a dieciocho horas después del ritual, y que podría experimentar ligeras náuseas o vómitos una vez que se despertase. Maura, Persephone y Calla se sentaron en la mesa de la cocina, con las cabezas juntas, debatiendo. De vez en cuando, Blue escuchaba fragmentos de conversación:

Debería haberlo hecho antes ¡Pero necesitaba aceptarlo! Ella lo miró de nuevo. Era guapo, y a él le gustaba ella, y si ella no le hubiera dicho la verdad, podría haber salido a una cita con él como una chica normal, y hasta lo podría besar sin preocuparse por matarlo. Blue estaba junto a la puerta principal, con la cabeza apoyada en la pared. Pero ella no quería eso. Ella quería algo más.

¡Tal vez no hay nada más! Tal vez iría a dar un paseo, sólo ella y la navaja de color rosa. Eran un buen par. Ambas incapaces de abrirse sin cortar a alguien.

Ella no sabía adónde iría, sin embargo. Se arrastró hasta la sala de lectura, en voz baja, para no despertar a Adam o alertar Orla. Tomó el teléfono, escuchó atentamente para asegurarse de que nadie estuviese teniendo una experiencia psíquica en el otro extremo. Tono. Llamó Gansey. — ¿Blue?— Dijo. Sólo su voz. Su corazón se calmó. No del todo, pero lo suficiente como para dejar de temblar tanto. Ella cerró los ojos. — ¿Me llevas a algún lugar? Tomaron el renovado Pig, que de hecho era idéntico al último, hasta el olor de la gasolina y la tos de inicio del motor. El asiento del pasajero era el mismo cubo de vinilo roto que había sido antes. Y los faros en la carretera proyectaban las mismas vigas gemelas de débil luz dorada. Pero Gansey era diferente. A pesar de que llevaba sus pantalones caqui habituales y esos estúpidos zapatos, llevaba puesto una camiseta blanca sin cuello y gafas de alambre. Éste era su Gansey favorito, el Gansey-erudito, sin una pizca de Aglionby en él. Sin embargo, había algo terrible en cómo este Gansey la hizo sentir en el momento. Cuando ella entró, le preguntó: — ¿Qué pasó, Jane? —Adam y yo peleamos. — dijo. —Le conté. No quiero hablar de ello. Puso el coche en marcha. — ¿No quieres hablar de nada? —Sólo si no se trata de él. —¿Sabes dónde quieres ir? —A algún lugar que no esté aquí. Así los llevó fuera de la ciudad, y él le conto de Ronan y Kavinsky. Cuando había terminado con eso, siguió conduciendo en las montañas, en las carreteras cada vez más estrechas, y le contó sobre la fiesta, y el club de lectura, y sandwiches de pepino orgánico. El motor del Camaro gruñó, haciéndose eco sobre la empinada orilla junto a la carretera. Los faros iluminaban solamente hasta el siguiente giro. Blue recogió sus piernas y envolvió sus brazos alrededor de ellas. Apoyando la mejilla en sus rodillas, miró como Gansey cambiaba la velocidad, miraba por el espejo retrovisor y luego a ella. Le habló de las palomas y le habló de Helen. Le habló de todo a excepción de Adam. Era como describir un círculo sin decir la palabra. —Está bien. — dijo finalmente. —Puedes hablar de él ahora. Se hizo el silencio en el coche- bueno, menos sonido. El motor rugió y el anémico aire acondicionado soplaba respiraciones intermitentes sobre ambos. —Oh, Jane. — dijo de repente. —Si hubieras estado allí cuando recibimos la llamada de él caminando sobre la interestatal, habrías...— Se calló antes de que ella

se enterara de lo que habría hecho. Y luego, de repente, él se recompuso. — ¡Ja! Adam hablando con árboles, y Noah recreando su asesinato, y Ronan destrozando y luego haciéndome carros nuevos. ¿Qué hay de nuevo contigo? Algo terrible supongo. —Tú me conoces. — dijo Blue. —Siempre sensible. —Como yo. — Gansey acordó grandiosamente, y ella se echó a reír con deleite. — Una criatura de placeres simples. Blue tocó la perilla de la radio, pero no lo encendió. Dejó caer sus dedos. —Me siento muy mal por lo que le dije. Gansey guió al Pig hasta un camino aún más estrecho. Podría haber sido la carretera de alguien. Era difícil de decir en estas montañas, sobre todo por la noche. Los insectos en los árboles cercanos trinaban aún más fuerte que el motor. —Adam se ha matado a sí mismo por Aglionby. — dijo de repente. — ¿Y para qué? ¿Educación?— Nadie iba a Aglionby para la educación. —No sólo eso. — Ella dijo. — ¿Prestigio? ¿Oportunidades? —Pero tal vez él nunca tenga oportunidad. Tal vez el éxito está en los genes.

Algo más. —Está realmente no es una conversación que quiero tener en este momento. — ¿Qué? Oh- Eso no es lo que quise decir. Quiero decir que yo soy rico—No ayudas. —Yo soy rico en apoyo. También tú. Creciste amada, ¿no? Ni siquiera tuvo que pensar antes de asentir. —Yo también. — dijo Gansey. —Nunca dudé. Nunca pensé en dudarlo. E incluso Ronan creció con eso, también, cuando más importaba, cuando se estaba convirtiendo en la persona que era. La edad de la razón, o lo que sea. Me gustaría que pudieras haberlo conocido antes. Pero crecer mientras te dicen que puedes hacer cualquier cosa... Yo solía pensar, antes de conocerte, que era por el dinero. Al igual, pensé que la familia de Adam era demasiado pobre para el amor. —Ah, pero como somos pobres pero felices...— comenzó Blue acaloradamente. — Los campesinos alegres—No, por favor, Jane. — interrumpió. —Sabes a lo que me refiero. Te lo digo, yo era estúpido sobre ello. Pensé que se trataba tanto de sobrevivir, que no se tenía tiempo para ser un buen padre. Obviamente eso no lo es todo. Debido a que tú y yo, los dos somos... ricos en amor. —Supongo. — Dijo Blue. —Pero eso no me va a meter a la universidad comunitaria.

— ¡Universidad comunitaria!— Gansey hizo eco. Su énfasis de asombro en comunitaria hirió a Blue más de lo que podía admitir en voz alta. Se sentó en silencio y miserablemente en el asiento del pasajero hasta que la miró por encima. —Sin duda, puedes obtener becas. —No cubren los libros. —Son sólo unos pocos cientos de dólares por semestre. ¿Correcto? — ¿Cuánto crees que hago en un turno en Nino's, Gansey? — ¿No se hacen donaciones para cubrir eso? La frustración brotó en ella. Todo lo que había sucedido ese día se sentía a punto de estallar fuera de ella. —O yo soy una idiota o no lo soy, Gansey ¡decídete! O yo soy lo suficientemente inteligente como para haber investigado esto por mí misma y ser elegible para una beca, o soy demasiado estúpida para haber considerado las opciones ¡y no poder conseguir una beca de todos modos! —Por favor no te enojes. Ella apoyó la cabeza en la puerta. —Lo siento. —Jesús. — dijo Gansey. —Deseo que esta semana termine. Durante unos minutos, condujeron en silencio: arriba, arriba, arriba. Blue preguntó: ¿Alguna vez conociste a sus padres? En voz baja, poco familiar, dijo, —Los odio. — Y un poco más tarde, —Los moretones con los que ha ido a la escuela. ¿A quién ha tenido para amarlo? ¿Nunca? En su mente, Adam apretó el puño contra la pared de su dormitorio. Tan gentilmente. Aunque todos los músculos se anudaron, con ganas de destruirla. Ella dijo: —Mira allí. Gansey siguió su mirada. Los árboles en un lado de la carretera habían caído, y de repente vieron que la pequeña pista de grava en la que estaban, se aferraba hasta el lado de la montaña. Todo el valle de pronto se extendía ante ellos. Aunque cientos de estrellas eran ya visibles, el cielo era todavía de un azul profundo, un toque caprichoso de un pintor idealista. Las montañas al otro lado del valle, sin embargo, eran negras por la noche, pero el cielo no lo era. Oscuro y fresco y silencioso. Y bajo ellos, a los pies de las montañas, estaba Henrietta, salpicada de luces amarillas y blancas. Gansey fue bajando la velocidad de Pig. Pisó el freno y lo estacionó. Ambos miraron por la ventana del lado del conductor. Era una especie de belleza feroz y tranquila, del tipo que no te permitiría admirarla. El tipo de belleza que siempre dolía. Gansey suspiró, pequeño y tranquilo y desigual, como si no hubiese tenido intención de dejarlo escapar.

Ella cambió su mirada de la ventana a su perfil, mirándolo a él mirar en su lugar. Él presionó su pulgar contra el labio inferior - esto era Gansey, ese gesto - y luego tragó. Todo era, pensó, tal y como ella se sentía cuando miraba a las estrellas, como cuando entró en Cabeswater. — ¿Qué estás pensando?— Preguntó Blue. Él no respondió de inmediato. Luego, cuando lo hizo, mantuvo los ojos fijos en la vista ante él. —He estado en todo el mundo. Más de un país por cada año que estoy vivo. Europa y América del Sur y - las montañas más altas y los ríos más anchos y los pueblos más bonitos. No estoy diciendo esto para presumir. Sólo estoy diciéndolo que porque estoy tratando de entender cómo podría haber ido a tantos lugares y, sin embargo este es el único lugar que se siente como en casa. Este es el único lugar al que pertenezco. Y porque estoy tratando de entender cómo, si yo pertenezco a este lugar, él... —Duele tanto. — Blue terminó. Gansey se volvió hacia ella, con los ojos brillantes. Él se limitó a asentir. ¿Por qué, pensó, agonizante, no podría haber sido Adam? Ella dijo: —Si lo descubres, ¿me lo dirás?

Él va a morir, Blue, no—No sé si estamos destinados a averiguarlo.— dijo. —Oh, lo estamos averiguando. — dijo Blue con ferocidad adicional, tratando de aplacar el sentimiento creciente en ella. —Si no lo haces tú, lo haré yo misma. Él dijo: —Si tú lo averiguas primero, ¿me dirás? —Cuenta con ello. —Jane, con esta luz...— él comenzó, —Tú...Jesús. Jesús. Tengo que aplacar mi cabeza. De pronto abrió la puerta y salió, aprovechando la azotea para despejarse con mayor rapidez. Golpeó la puerta y luego caminó alrededor de la parte trasera del coche; una mano se frotó el cabello. El coche estaba completamente en silencio. Ella oyó el zumbido de los insectos nocturnos y el canto de las ranas y los chirridos lentos de las aves que deberían haber sabido mejor. Cada cierto tiempo, el motor en enfriamiento dejaba escapar un pequeño suspiro como un aliento. Gansey no regresó. Tanteando en la oscuridad, ella abrió la puerta. Ella lo encontró apoyado en la parte trasera del coche, los brazos cruzados sobre el pecho. —Lo siento. — dijo Gansey, sin mirarla mientras ella se apoyaba en el coche a su lado. —Eso fue muy grosero.

Blue pensó en algunas cosas para responder, pero no podía decir nada de ello en voz alta. Se sentía como si una de las aves nocturnas se hubiera metido dentro de ella. Se caía y perdía el valor cada vez que respiraba.

Él va a morir, esto va a dolerPero ella le tocó el cuello, justo donde el pelo se cortaba de manera uniforme sobre el cuello de su camisa. El estaba muy quieto. Su piel estaba caliente, y ella podía muy, muy débilmente sentir su pulso bajo su pulgar. No era como cuando estaba con Adam. Ella no tenía que adivinar qué hacer con las manos. Ellas sabían. Así era como se debería haberse sentido con Adam. Menos como practicando y más como una conclusión inevitable. Él cerró los ojos y se inclinó, sólo un poco, de modo que su palma estaba en su cuello, deslizó los dedos tendidos de su oreja a su hombro. Todo en Blue se sentía frenético. Di algo. Di algo. Gansey levantó la mano con suavidad de su piel, sosteniéndola como como si estuvieran en un baile formal. La puso contra su boca. Blue se congeló. Muy quieta. Su corazón no latía. Ella no parpadeó. No podía pronunciar las palabras No me beses. Ella no podía incluso decir No. Él sólo apoyó la mejilla y el borde de la boca contra sus nudillos y luego puso su mano en su regazo. —Lo sé—. dijo. —Yo no lo haría. La piel de Blue ardía con el recuerdo de su boca. El ave en su corazón se estremeció y tembló de nuevo. —Gracias por recordarlo. El miró hacia atrás sobre el valle. —Oh, Jane. —Oh, Jane, ¿qué? —Él no quería que yo lo hiciera, ¿lo sabías? Me dijo que no tratara de conseguir que fueses a la mesa esa noche en Nino's. Tuve que animarlo. Y entonces quedé como idiota. — Él se volvió hacia ella. — ¿Qué piensas? Ella se limitó a mirarlo. Que salí con el chico equivocado. Que destruí a Adam esta

noche sin razón alguna. Que no soy para nada sensata—Pensé que eras un idiota. Galantemente, dijo, —Gracias a Dios por el tiempo pasado. — Y luego: —No puedo - no podemos hacerle esto a él. Algo iba dentado en su interior. —Yo no soy una cosa que tener. —No, Jesús. Por supuesto que no lo eres. Pero ya sabes lo que quiero decir. Ella lo sabía. Y tenía razón. No podían hacerle esto. Ella no debería hacérselo a sí misma, de todos modos. Pero la forma en que descarozaba su pecho y su boca y su cabeza.

—Me gustaría que pudieras ser besada, Jane. — dijo. —Porque yo rogaría sólo uno de ti. Bajo todo esto. — Él agitaba un brazo hacia las estrellas. —Y entonces nunca volveríamos a decir nada al respecto. Aquello pudo haber sido el final del tema.

Quiero algo más. Ella dijo: —Podemos fingir. Sólo una vez. Y entonces nunca volver a decir nada al respecto. Qué extraña y cambiante persona era. El Gansey que se giró hacia ella ahora estaba un mundo lejos del chico alto al que primero había conocido. Sin ninguna duda, ella estiró sus brazos alrededor de su cuello. ¿Quién era esta Blue? Se sentía más grande que su cuerpo. Alta como las estrellas. Se inclinó hacia ella - su corazón se detuvo de nuevo - y presionó su mejilla contra la de ella. Sus labios no tocaron su piel, pero ella sintió su aliento, caliente y desigual, en su cara. Sus dedos extendidos a ambos lados de su espalda. Sus labios estaban tan cerca de su mandíbula que sintió como si realmente la tocaran. Era meta, y recuerdos, y el pasado, y el futuro y sintió como si hubiera hecho esto antes y ya anhelaba volver a hacerlo. Oh, ayuda, pensó. Ayuda, ayuda, ayuda. Él se apartó. Él dijo: — Y ahora nunca volveremos a decir nada al respecto.

Capítulo 52: Esa noche, después de que Gansey se había ido a reunirse con Blue, Ronan tomó una de las píldoras verdes de Kavinsky de su par jeans sin lavar y volvió a la cama. Apoyado en la esquina, él extendió su mano hacia Sierra, pero ella lo ignoro. Había robado una galleta de queso y ahora estaba apilando cosas muy afanosamente encima de el para asegurarse de Ronan nunca se la quitara. Aunque ella no dejaba de mirar hacia su mano extendida, fingió no verla. Ella añadió una tapa de botella, un sobre y un calcetín a la pila de ocultar la galleta. —Sierra. — dijo. No bruscamente, pero como diciéndolo en serio. Reconociendo su tono, ella se elevó hacia la cama. Ella por lo general no disfrutaba ser acariciada, pero ella volvió la cabeza a la izquierda y la derecha mientras Ronan trazaba suavemente las plumas pequeñas a cada lado de su pico. ¿Cuánta energía se había tomado de la línea de ley para crearla? él se preguntó ¿Era más que sacar a una persona? ¿Un coche? El teléfono de Ronan zumbó. Él se inclinó para leer el texto entrante: tu mamá me

llamó después de que pasáramos el día juntos. Ronan dejó el teléfono caer de nuevo a la colcha. Por lo general, al ver el nombre de Kavinsky iluminar la pantalla de su teléfono le daba una extraña sensación de urgencia, pero no esta noche. No después de pasar tantas horas con él. No después de soñar el Camaro. Él necesitaba procesar todo esto primero.

Pregunta cuál fue mi primer sueño. Sierra picoteó con irritación el teléfono al oír el zumbido. Había aprendido mucho de Ronan. Giró la píldora verde entre su mano. No iba a sacar nada de sus sueños esta noche. No sabiendo lo que estaban haciendo a la Línea Ley. Pero eso no significaba que ya no podía elegir qué soñar.

Mi favorito es Prokopenko. Ronan puso la píldora en el bolsillo de nuevo. Se sentía cálido, somnoliento y solo bien-. Por una vez, se sentía bien.

El sueño no se sentía como un arma escondida dentro de su cerebro. Sabía que podía soñar con El Granero ahora, si lo intentaba, pero él no quería soñar con algo que existiera en este mundo.

Voy a comerte vivo, hombre. Ronan cerró los ojos. Pensó: Mi padre. Mi padre. Mi padre. Y cuando abrió los ojos de nuevo, los viejos árboles vagaban hacia arriba alrededor de él. El cielo estaba negro y las estrellas llenaban el cielo. Todo olía a humo de nogal y boj, a semillas de césped y a limón. Y allí estaba su padre, sentado en el BMW que había soñado hace tantos años. Era una imagen de Ronan, y también de Declan, y también de Matthew. Un demonio guapo con un ojo del color de una promesa y el otro del color de un secreto. Cuando vio a Ronan, él bajó la ventanilla. —Ronan. — dijo. Parecía que quería decir Finalmente. —Papá. — dijo Ronan. Él iba a decir "Te he extrañado". Pero él había extrañado a Niall Lynch desde que tenía memoria. Una sonrisa se quebró en el rostro de su padre. Tenía la sonrisa más ancha del mundo, y la cual le había dado a su hijo menor. —Te diste cuenta. — dijo. Él se llevó un dedo a los labios. — ¿Recuerdas? Música se colaba por la ventana abierta del BMW que había sido de Niall Lynch, pero ahora era de Ronan. Un poco subida de tono sonaba gaita irlandesa, disipándose hacia los árboles. —Lo sé. — respondió Ronan. —Dime lo que quieres decir en tu testamento. Su padre dijo: —T'Libre vero-e ber nivo libre n'acrea.

Este testamento se destaca como un hecho a menos que se cree un documento nuevo. —Es un vacío legal— dijo su padre. —Un vacío legal para los ladrones. —¿Eso es una mentira?— Preguntó Ronan. Debido a que Niall Lynch era el mentiroso más grande de todos, y él había metido todo eso en su hijo mayor. No había mucha diferencia entre una mentira y un secreto. —Yo nunca te miento a ti. Su padre encendió el BMW y mostró su sonrisa lenta a Ronan. Qué sonrisa que tenía, qué ojos feroces. Qué criatura era él. Había soñado toda una vida y una muerte para sí mismo. Ronan dijo: —Yo quiero volver. —Entonces tómalo. — dijo su padre. —Ahora ya sabes cómo. Y Ronan lo hizo. Porque Niall Lynch era un incendio forestal, un mar en aumento, un accidente de coche, una cortina de cierre, una sinfonía creciente, un catalizador con los planetas dentro de él.

Y él había dado todo eso a su hijo del medio. Niall Lynch le ofreció su mano. Él agarró la de Ronan entre la suya. El motor se calentaba; incluso mientras sostenía la mano de Ronan, su pie ya estaba en el pedal del acelerador, partiendo hacia el próximo lugar. —Ronan. — dijo. Y sonaba como que quería decir Despierta. Después de que la casa se hubiera quedado en silencio, Blue se metió en la cama y tiró la manta sobre su cara. No tenía sueño. Su mente estaba llena de la expresión de aburrimiento de Adam, del Camaro inventado de Ronan, y del aliento de Gansey en la mejilla. Su mente tomó el recuerdo de la menta y lo transformó en un recuerdo relacionado a él, uno que Gansey no tenía aún: la primera vez que lo había visto en su vida. No el del Nino de cuando él la invitó a salir en nombre de Adam. Sino de esa noche en la iglesia, en el camino de los espíritus de los muertos. Un año- que era lo más largo que cualquiera de esos espíritus tenía. Todos ellos estarían muertos antes de la próxima víspera de San Marcos. Ella había visto a su primer espíritu: un chico en un suéter de Aglionby, con los hombros salpicados con agua de lluvia.

—¿Cómo te llamas? —Gansey. Ella no podía impedirlo. En la planta baja, la voz de Calla de repente se hinchó con rabia. —Bueno, voy a romper la maldita cosa yo misma si te encuentro usándola de nuevo. —¡Tirana!— Maura replicó. La voz de Persephone murmuró amablemente, demasiado bajo para espiar. Blue cerró los ojos con fuerza. Ella vio el espíritu de Gansey. Una mano apoyada en la tierra. Ella sintió su aliento. Sus manos presionando su espalda. El sueño no llegó. Unos minutos amorfos más tarde, Maura golpeó las yemas de los dedos en la puerta abierta de Blue. — ¿Durmiendo? —Siempre. — Blue respondió. Su madre se subió a la cama estrecha de Blue. Ella se acomodó en la almohada hasta que Blue le permitió unas pocas pulgadas de la misma. Luego se acostó detrás de Blue, madre e hija como cucharas en un cajón. Blue a cerró los ojos, inhalando el olor suave de su madre y la menta de Gansey desvaneciéndose. Después de un momento, Maura le preguntó: —¿Estás llorando?

—Sólo un poco. — ¿Por qué? —Tristeza general. — ¿Estas triste? ¿Ha pasado algo malo? —Aún no. —Oh, Blue. Su madre la envolvió con sus brazos y dio un respiro en la base de su cabello. Blue pensó en lo que había dicho Gansey, sobre ser ricos en amor. Y pensó en Adam, aun descansando en el sofá en el piso de abajo. Si él no tenía a nadie que lo rodease con sus brazos cuando estaba triste, ¿Podría ser disculpado por dejar que su ira lo dominara? Blue preguntó: — ¿Tu estas llorando? —Solo un poco. — Dijo su madre. — ¿Por qué? —Tristeza generalizada. — ¿Estás triste? ¿Te pasó algo malo? —No todavía. Hace mucho tiempo. —Esos son opuestos. — Dijo Blue. Maura olfateó otra vez. —En realidad no. Blue se secó los ojos con la funda de su almohada. —Las lágrimas no nos convierten. Su madre se secó los ojos en el hombro de la camiseta de Blue. —Tienes razón. ¿Qué nos convierte? —Acción. Maura se rió suavemente en voz baja. Qué terrible sería, pensó Blue, su mente en Adam otra vez, el no tener una madre

que te amase. —Sí. — Ella estuvo de acuerdo. —Qué sabia eres, Blue. En el otro lado de Henrietta, el Hombre Gris contestó su teléfono. Era Greenmantle. Sin ningún preámbulo particular, dijo, —Dean Allen. — El Hombre Gris, con el teléfono en una mano, y un libro en la otra, no respondió inmediatamente. Puso su edición hecha jirones de Enigmas Anglosajones sobre la mesa lateral. La televisión parloteaba en el fondo; un espía encontró a otro en un puente. Ellos estaban intercambiando rehenes. Ellos habían dicho que fueran solos. No habían ido solos. A El Hombre Gris le estaba tomando un inesperado largo período de tiempo el registrar el significado de las palabras de Greenmantle. Luego, una vez que se había hundido, le tomó más tiempo para entender porque las estaba diciendo.

—Así es. — dijo Greenmantle. —El misterio se ha ido. No fue tan difícil averiguar quién eras. Resulta que la poesía anglosajona es un campo muy pequeño. Incluso en el nivel de licenciatura. Y sabes lo bien que hago con estudiantes de licenciatura. El Hombre Gris no había sido Dean Allen por un tiempo muy largo. Era más difícil de lo que uno podría esperar el abandonar una identidad, pero el Hombre Gris era más paciente y devoto que la mayoría. Por lo general, se cambiaba una identidad por otra, pero el Hombre Gris quería ser nadie. En ninguna parte. Tocó el lomo del libro enigma. eom wrætlic wiht on gewin sceapen Greenmantle añadió: —Así que, lo quiero.

(Soy algo hermoso, forjado para luchar) —Yo no lo tengo. —Claro, Dean, seguro. —No me llames así.

nelle ic unbunden ænigum hyran nymþe searosæled — ¿Por qué no? Es tu nombre, ¿no?

(Resistente, yo obedezco a nadie; y sólo cuando me ata con habilidad-) El Hombre Gris no dijo nada. — ¿Así que no vas a cambiar tu historia, Dean?— Preguntó Greenmantle. —Y sin embargo, vas a seguir tomando mis llamadas. Así que eso significa que sabes dónde está, pero no lo tienes todavía. Durante muchos años él había enterrado ese nombre. Dean Allen no debía existir. Había una razón que le había hecho abandonarlo. —Te diré qué. — dijo Greenmantle. —Te diré qué. Tú consigues al Greywaren y me llamas para el Cuatro de Julio con tu número de confirmación de vuelo de vuelta aquí. O le digo a tu hermano donde estás. Quédate quieto, Dean. La lógica nadó lejos del Hombre Gris. En voz muy baja, dijo: —Yo te hablé de él en confianza. —Te pagué en confianza. Resulta que él está ansioso por saber dónde estás. — dijo Greenmantle. —Tuvimos una charla, Dean. Dice que perdió contacto contigo en el medio de una conversación que ha estado esperando para terminar. El Hombre Gris apagó la televisión, pero las voces aún zumbaban en el fondo. —Dean. — dijo Greenmantle. — ¿Estás allí? No, en realidad no. El color se drenaba de las paredes. — ¿Tenemos un acuerdo? No, en realidad no. Un arma no llegaba a un acuerdo con la mano que la sujetaba. —Dos días es suficiente tiempo, Dean. — dijo Greenmantle. —Nos vemos en el otro lado.

Capítulo 53: Por veintiún horas, Adam Parrish y el Hombre Gris durmieron. Mientras dormían sin soñar, Henrietta se preparaba para el cuatro de julio. Las banderas empezaron a verse prendiendo de los automóviles. En los suburbios, los fuegos artificiales se compraban y soñaban. Las puertas estaban cerradas y, más tarde, abiertas. En el 300 de Fox Way, Adam silenciosamente cumplió dieciocho años. Llamaron a Calla de su oficina para que se asegurase de que nada importante había sido robado durante el corte. En Manufacturas Monmouth, un Mitsubishi blanco con un juego de llaves en el encendido y un gráfico de un cuchillo en el lado apareció en el estacionamiento durante la noche. Llevaba una nota que decía: Este es para ti. Justo como te gusta:

rápido y anónimo. Gansey frunció el ceño ante la escritura desordenada. —Creo que necesita llegar a un acuerdo con su sexualidad.Ronan, masticando sus pulseras de cuero, la dejó caer de sus dientes y dijo: —No hay como llegar a un acuerdo con tener tres bolas.Era el tipo de broma que le hacía normalmente a Noah. Pero Noah no estaba allí. De vuelta en la casa de las videntes, Adam despertó. Según Maura, sacó las piernas del sofá, entró en la cocina, donde bebió cuatro vasos de jugo de granada y tres tazas de uno de los tés más curativos, dio las gracias a Maura por el uso de su sofá, y luego se metió en su coche tricolor y se marchó, todo eso en diez minutos. Quince minutos después de eso, Maura informó, Persephone vino abajo con un bolso en forma de mariposa y un par de botas sensibles con tacones de tres pulgadas y cordones que le llegaban hasta el muslo. Un taxi llegó y ella se metió en el. Se alejó en la misma dirección que el coche tricolor. Doce minutos después de eso, Kavinsky envió un mensaje a Ronan: Bolsa de bolas.

Ronan respondió: Bolsa de mierda. Kavinsky: ¿Vienes al 4 de julio? Ronan: ¿Te detendrías si supieras que estás destruyendo el mundo? Kavinsky: ¡Dios! eso sería increíble. — ¿Y bien?— Preguntó Gansey. Ronan dijo. —No apostaría por las negociaciones.. Siete minutos después, Maura, Calla, y Blue subieron al fatigado Ford, pasaron para recoger a Ronan y Gansey, y se dirigieron hacia el día a fuego lento. Gansey parecía un rey, incluso sentado en el asiento trasero del vehículo en mal estado de Fox Way. Tal vez especialmente cuando estaba sentado en el asiento trasero de un vehículo en mal estado. Él preguntó: — ¿Qué es lo que estamos haciendo? Maura respondió: —Acción.-

Capítulo 54: — ¿Por qué estamos aquí, hombre?— Preguntó Ronan. Sus ojos siguieron a Sierra mientras caminaba con ansiedad por encima del mostrador. La había llevado a tantos lugares, que los nuevos lugares generalmente no la inquietaban por mucho tiempo, pero no iba a ser verdaderamente feliz hasta que hubiese chequeado el perímetro. Hizo una pausa para dar con su pico en una caja de galletas para aves. —Hay más gallos que en una maldita película de Hitchcock. — ¿Te refieres a Los Pájaros?— Preguntó Gansey. —Porque no recuerdo ningún pollo en ella. Ha pasado mucho tiempo, sin embargo. Estaban de pie en una cocina hogareña, bajo tierra, en el sótano del Pleasant Valley Bed and Breakfast. Calla buscaba en los armarios y cajones; su versión de chequeo de perímetro, como Sierra, posiblemente. Ella ya había encontrado una máquina de gofres y una pistola, y las había colocado en la mesa del desayuno. Blue estaba de pie en la puerta, mirando alrededor hacia donde su madre se había ido. Ronan supuso que ella y Gansey debieron de haber peleado; ella estaba tan lejos de él como podía. Junto a Ronan, Gansey se levantó para tocar con sus dedos las vigas que estaban a la vista. Estaba claramente desconcertado por lo que Maura le había dicho acerca de Adam en el auto. Los Ganseys eran criaturas de hábito, y él quería a Adam aquí, y quería a Noah aquí, y quería agradarle a todo el mundo, y quería estar a cargo. Ronan no tenía ni idea de lo que él quería. Miró el teléfono. Se preguntó si Kavinsky realmente tenía tres bolas. Se preguntó si Kavinsky era gay. Se preguntó si debía ir a la fiesta del Cuatro de Julio. Se preguntó a dónde había ido Adam. —Lynch, — dijo Gansey. — ¿Estás escuchando? Miró hacia arriba. —No. —

En el mostrador, Sierra arrancaba pedazos de un rollo de toallas de papel. Él chasqueó los dedos hacia ella y, con un gorgoteo insolente, ella aleteó desde el mostrador hasta la mesa, con sus garras haciendo un sustancial clic mientras aterrizaba. Ronan estaba abruptamente satisfecho con ella como una criatura soñada. Ni siquiera la había pedido. Su subconsciente, por una vez, le había enviado algo agradable en lugar de algo homicida. Gansey le preguntó a Calla: — ¿Por qué estamos aquí? Calla hizo eco: —Sí, Maura, ¿por qué estamos aquí? Maura había entrado desde la otra habitación; detrás de ella Ronan vislumbró una esquina de madera, una maleta gris. Hubo un gran estruendo, como un sonido de tubería, o un grifo abierto. Ella sacudió el polvo de sus palmas y se unió a ellos en la cocina. —Porque, para cuando el señor Gray llegue, quiero que le mires a los ojos y le convenzas de que no te secuestre. Gansey le dio un codazo Ronan. Ronan levantó la mirada bruscamente. —Qué ¿A mí? —Sí, a ti — dijo Maura. —El Sr. Gray fue enviado aquí para recuperar un objeto que permite al propietario sacar cosas de los sueños. El Greywaren. Y como sabes, eres tú. Sintió un poco de emoción al oír la palabra Greywaren.

Si, ese soy yo. Calla añadió: —E, increíblemente, recae en tu encanto el convencerlo de que tenga misericordia de ti. Él le sonrió maliciosamente. Ella sonrió de vuelta. Ambas sonrisas decían, tengo tu

número. No había ninguna parte de Ronan sorprendida por esta noticia. Parte de él, se dio cuenta, se sorprendió de que le hubiese tomado tanto tiempo. Sintió que él mismo debió de haberlo incitado: Le habían dicho que no volvieran al Granero, y él lo había hecho. Su padre le había dicho que no le contara a nadie sobre sus sueños, y él lo había hecho. Una por una, fue violando todas las reglas en su vida. Por supuesto que alguien lo estaba buscando. Por supuesto que lo habían encontrado. —Él no es el único que busca, — dijo el Blue de repente. — ¿No es así? Eso es lo que significan todas esas irrupciones. Imposiblemente calmada, giraba una navaja de color rosa para puntuar esta declaración. Ese pequeño cuchillo era la cosa más impactante sobre la conversación hasta el momento. —Me temo que sí, — respondió Maura. Los Saqueadores, Ronan pensó, todo a la vez.

Gansey dijo: — ¿Son los-Ronan interrumpió: — ¿Es él quien golpeó a mi hermano? Debería comprarle una tarjeta si fue él. — ¿Importa?— Preguntó Maura, más o menos al mismo tiempo que Calla preguntó, — ¿Crees que tu hermano le dijo algo a alguien? —Estoy seguro de que lo hizo— dijo Ronan oscuramente. —Pero no te preocupesnada de eso era cierto. Gansey tomó el control. En su voz, Ronan podía oír el alivio que sentía de conocer lo suficiente sobre la situación para poder hacerlo. Preguntó si el Señor Gray realmente quería secuestrar a Ronan, si su empleador sabía que el Greywaren estaba definitivamente en Henrietta, si los demás deambulando por allí sabían. Por último, preguntó: —¿Qué pasará con el Señor Gray si no regresa con algo? Maura frunció los labios. —Vamos a utilizar la muerte como una versión corta de las consecuencias. Calla añadió: —Pero con el propósito de tomar decisiones, podemos asumir que es peor que eso. Blue murmuró: —Él puede llevarse a Joseph Kavinsky. —Si se llevan a ese otro chico, — dijo Calla, —Van a volver por la serpiente. — Esto lo dijo con un movimiento de barbilla hacia Ronan. Entonces sus ojos parpadearon hasta Maura. El Hombre Gris estaba en la puerta detrás de Maura, su maleta gris en una mano y una chaqueta gris colgada sobre la otra. Él los puso en el suelo y se enderezó. Hubo ese pesado silencio que a veces ocurre cuando un asesino a sueldo entra en una habitación. Estaba en contra de la naturaleza de Ronan parecer excesivamente interesado en cualquier cosa, pero no podía dejar de mirar fijamente al Hombre Gris. Era el hombre del Granero, el hombre que se había llevado la caja de puzzle. Él nunca habría usado las palabras asesino a sueldo para describirlo. Para él, un asesino a sueldo era otra cosa. Un gorila. Un-cuerpo gigante, un héroe de acción. Este depredador cauteloso no era ninguna de esas cosas. Su construcción era modesta, toda cinética y astuta, pero sus ojosRonan súbitamente tuvo miedo de él. Tenía miedo de él de la misma forma que tenía miedo de Las Pesadillas. Debido a que lo habían matado antes, y lo iban a matar de nuevo, y recordaba precisamente el dolor de cada muerte. Sentía el miedo en el pecho, en la cara y en la parte posterior de la cabeza. Rígido y punzante, como una barra de hierro. Sierra se posó en el hombro de Ronan y se acurrucó, puso sus ojos en El Hombre Gris. Ella graznó estridentemente, sólo una vez.

Por su parte, el Hombre Gris le devolvió la mirada, con expresión vigilada. Cuanto más miraba a Ronan y a Sierra, más fruncía las cejas. Y cuanto más los miraba, más cerca se colocaba Gansey de Ronan, casi imperceptible. En algún momento todo se tornó en el Hombre Gris mirando el espacio entre ellos en lugar de a Ronan. Por último, El Hombre Gris dijo —Si no regreso con el Greywaren el Cuatro de Julio, le dirán a mi hermano donde estoy, y me matará. Él lo hará muy lentamente. Ronan le creyó de una manera en la que no creía en la mayoría de las otras cosas en la vida. Era real, como un recuerdo: Este hombre extraño sería torturado en el cuarto de baño de uno de los moteles Henrietta y luego se desecharía y nadie volvería a buscarlo. El Hombre Gris no tuvo que decirle a ninguno de ellos que lo fácil que sería simplemente llevarle a Ronan a su empleador. Tampoco tuvo que decirles lo fácil que sería hacerlo en contra de la voluntad de Ronan. Aunque Calla estaba junto a la pistola que había encontrado en el armario -ahora Ronan veía por qué- Ronan no creía en eso. Si todo se reducía a ellos contra el Sr. Gray, pensó, el Sr. Gray iba a ganar. Era como oír a Las Pesadillas que venían de sus sueños. La inevitabilidad de la misma. Gansey, en voz muy baja, dijo: —Por favor. Maura suspiró. —Hermanos, — dijo el Hombre Gris. Él se refería a Declan o Matthew. A la vez se fue la luz de él. —No me importan las aves.- Luego, después de un momento, —No soy un secuestrador. Maura lanzó una mirada bastante expresiva a Calla, quién fingió no verla. — ¿Estás seguro de tu hermano será capaz de encontrarte?— Preguntó Gansey. —Estoy seguro de que no voy a poder volver a casa. — dijo el Hombre Gris. —No tengo muchas cosas allí, más que mis libros... Tendría que seguir moviéndome durante bastante tiempo. Me tomó años escapar de él antes. E incluso si me voy, no va a detener a los otros. Están siguiendo las anomalías de energía, entre y más allá de lo que corre a través de Henrietta, y en este momento, apuntan directo a élMiró a Ronan. Gansey, que había mirado horrorizado ante la idea de que el Hombre Gris iba a tener que abandonar sus libros, frunció el ceño aún más. — ¿Podrías soñar un Greywaren?— Blue preguntó a Ronan. —Yo no voy a darle esto a nadie más. — Ronan gruñó. Sabía que debía ser más amable; ya que estaban tratando de ayudarlo, después de todo. —Está matando a la Línea Ley tal como es. ¿Quieres ver a Noah de nuevo? Me detendré. Pero Kavinsky no. Sería como estar parado al lado de una diana gigante.

—Podrías mentir. — Calla sugirió. —Darles algo y decirles que es el Greywaren y dejar que ellos piensen que no son lo suficientemente inteligentes como para entender cómo funciona. —Mi empleador— dijo El Hombre Gris. —No es un hombre comprensivo. Si alguna vez descubre o sospecha una artimaña, sería muy feo para todos nosotros. — ¿Qué me harían?— Preguntó Ronan. ¿A Kavinsky? —Si me llevaras. —No, — dijo Gansey, como si diera respuesta a una cuestión totalmente diferente. —No, — el Hombre Gris estuvo de acuerdo. —No digas que no. — Ronan insistió. —Maldita sea, dime. Yo no he dicho que lo haré. Sólo quiero saber. El Hombre Gris colocó su maleta a la mesa, la abrió y puso la pistola en el interior, encima de los pantalones cuidadosamente doblados. La cerró. —Él no está interesado en las personas. Se interesa por las cosas. Va a encontrar lo que te hace funcionar, y la sacará. La pondrá en una caja de cristal con una etiqueta, y cuando sus invitados hayan tenido suficiente vino, los llevará hasta ti y les mostrará lo que estaba dentro. Y entonces ellos van a admirar las otras cosas a tu lado. Cuando Ronan no se inmutó -el Hombre Gris no podía saber que Ronan prefería hacer casi cualquier cosa antes de estremecerse- continuó. —Es posible que haga una excepción para ti. Pero en ese caso te colocaría entero en la caja de cristal. Él es un conservador. Él hará lo que tenga que hacer por su colección. Ronan aún no se inmutaba. El Hombre Gris dijo: —Él me dijo que matara a tu padre tan desordenadamente como pudiera y dejara el cuerpo donde tu hermano mayor pudiera encontrarlo. Así él confesaría dónde estaba el Greywaren. Por un momento, Ronan no se movió. Le tomó tanto tiempo para darse cuenta de que El Hombre Gris estaba diciendo que había matado a Niall Lynch. La mente de Ronan estaba en blanco. Luego hizo lo que había que hacer: Él se lanzó hacia El Hombre Gris. Sierra estalló en el aire. — ¡Ronan!— Aullaron aproximadamente tres voces a la mismo tiempo. El Hombre Gris dejó escapar un pequeño "oof" con la ferocidad del golpe. Tres o cuatro golpes aterrizaron en su cara. Era difícil saber si era por la habilidad de Ronan, o por la permisividad del Hombre Gris. Entonces el Hombre Gris lanzó suavemente Ronan encima de la mesa del desayuno. Adolescentes y maletas estaban sobre el linóleo en el otro lado. — ¡SEÑOR GRAY!— gritó Maura, olvidando su nombre falso en el calor del momento. Sierra se arrojó con fuerza hacia la cara del Hombre Gris. Mientras él agachaba la mirada para protegerse, Ronan se estrelló contra el estómago del Hombre Gris.

De alguna manera se las arregló para incluir varios insultos con los golpes. El Hombre Gris, buscando ponerse de pie, se golpeó la parte posterior de la cabeza contra el marco de la puerta detrás de él. — ¡Tienes que estar bromeando!— Esa fue Calla. — ¡Tú! ¡El guapo!— Ella se olvidó del nombre real de Gansey en el calor del momento. — ¡Páralo! —Creo que esto se justifica. — Respondió Gansey. El Hombre Gris tenía Ronan en una llave de cabeza indiferente. —Entiendo, — Le dijo a Ronan. —Pero no fue personal. —Lo. Fue. Para. Mi. Ronan estrelló un puño en una de las costillas del Hombre Gris, y otro ordenadamente en su entrepierna. El Hombre Gris lo tumbó. El suelo sirvió para bajar el temperamento de Ronan abruptamente. Hubo una pausa, llena sólo con el sonido de dos personas con dificultades al respirar. Con la voz amortiguada por la baldosa presionada contra su mejilla, Ronan dijo: — No importa cuánto hagas por mí, nunca te lo perdonaré. El Hombre Gris se apartó de él, se apoyó en el marco de la puerta y jadeó: —Nunca lo hacen. Ronan se levantó. Blue le entregó a Sierra. El Hombre Gris se puso de pie. Maura le dio su chaqueta. El Hombre Gris se limpió una palma en sus pantalones. Miró a Sierra, y luego dijo: —Para el cuatro de julio, a menos que se me ocurra una mejor idea, voy a llamar a mi jefe y decirle que tengo el Greywaren. Todos lo miraron. —Y entonces. — Dijo el Hombre Gris, —Voy a decirle que lo voy a quedar para mí y que él no puede tenerlo. Hubo una larga, larga pausa. — ¿Y entonces, qué?— Preguntó Maura. El Hombre Gris la miró. —Corro.

Capítulo 55: Adam condujo el coche tricolor hasta lo más cerca que pudo llegar en el campo donde solía estar Cabeswater, y cuando ya no podía conducirlo más lejos, se estacionó en la hierba y comenzó a caminar. Antes, cuando había estado con los otros, habían utilizado el GPS y el lector EMF para encontrar a Cabeswater. No necesitaba eso ahora. Él era el detector. Si se concentraba, podía sentir la línea muy por debajo de él. Se detuvo y parpadeó, era privado y desigual. Con sus manos tensas, abría y cerraba y las palmas hacia abajo. Caminó lentamente a través de la hierba alta, siguiendo la raíz de la energía. Los pequeños grillos se cruzaban en su camino. Vio serpientes no muy lejos de sus pies. En lo alto, el cielo humeante daba paso a las nubes de tormenta. No le preocupaba la lluvia, pero sí un rayo... Un rayo. En realidad, el rayo podía ser útil. Él hizo una nota mental para recordarlo más adelante. Miró hacia la línea de árboles a su derecha. Todavía no habían comenzado a soltar sus hojas. Tenía horas antes de la tormenta, de todos modos. Pasó los dedos a través de los tallos. Había pasado tanto tiempo desde que se había sentido así -Como si pudiera dedicar sus pensamientos a algo que no fuese organizarse para conseguir dormir. Como si su mente fuese enorme y zumbase hambrienta, Como si cualquier cosa fuese posible, si sólo se dedicase a ello suficiente. Así se había sentido antes de decidir ir a Aglionby.

Mundo, allá voy. Él deseó haber pensado en traer un mazo de cartas del tarot desde 300 Fox Way. Eran algo que Cabeswater podría utilizar para comunicarse más fácilmente con él. Tal vez más tarde podría volver por ellas. Ahora parecía más urgente volver a este lugar donde la Línea Ley era más fuerte.

Seré tus manos. Seré tus ojos.

Ese era el pacto que había hecho. Y a cambio, podía sentir a Cabeswater en él. Cabeswater no podía ofrecerle ojos o manos. Pero había algo más. Algo a lo que quería llamar Vida o Alma o Conocimiento. Era un viejo tipo de poder. Adam caminó y caminó, bajo los crecientes nubarrones de color púrpura. Algo en él decía ahhh y ahhh y ahhh otra vez, aliviado de ser él mismo otra vez, él mismo y algo más, ya que estaba solo y no tenía que preocuparse por herir o querer a nadie más. Se acercó a la pequeña corriente que lo guiaba hasta Cabeswater y que ahora lo llevó sólo hacía más campo. De rodillas, él metió sus manos sobre el hilo de agua. No había nadie que lo viera, pero él sonrió de todos modos, más y más ampliamente. Debido a que la primera vez que habían estado en esa pequeña corriente, Gansey había estado sosteniendo un lector CEM sobre el agua, donde vio las luces rojas intermitentes. Habían estado tan emocionados por esas luces, por haber encontrado algo. ¡El aparato les decía que habían encontrado algo! Y ahora Adam lo sentía en sus manos. Lo sentía en su columna vertebral. Podía verlo mapeado en su cerebro. La Línea Ley viajaba por debajo de él, como ondas de energía, pero se desviaban aquí, pasaba como corriente a través del agua, viajando hacia la superficie. Era sólo un pequeño arroyo, sólo una pequeña grieta en la roca madre, como si fuera sólo una pequeña fuga. Un trueno retumbó, recordándole a Adam que pasaba el tiempo. Se enderezó y siguió la corriente a través del campo cada vez más grande. La Línea Ley se fortaleció dentro de él, tropezando con su corazón, pero él siguió su camino. Quizá Cabeswater no estaba aquí ahora, pero recordaba cuando caminó a través de él por primera vez. Era tan claro como experimentarlo de nuevo. Aquí era donde habían tenido que subir entre dos rocas y seguir la corriente. Aquí era donde los árboles habían empezado a crecer más, con grandes raíces que brotan desde el suelo del bosque. Aquí el musgo se había incrustado en los troncos. Y ahí estuvieron el pequeño arroyo y el árbol de los sueños. El primer lugar en Cabeswater que se había transformado para Gansey, y el primer lugar mágico que se había revelado verdaderamente ante todos ellos. Dudó. Su visión en el árbol de los sueños presionaba su mente. Gansey en el suelo, muriendo. Ronan, furioso por el dolor, le gritaba a Adam: ¿Eres feliz ahora, Adam?

Esto es lo que querías, ¿No? Eso no iba a pasar ahora. Había cambiado su futuro. Había elegido hacerlo diferente. Otro trueno sonó en la distancia.

Con una respiración profunda, Adam se abrió paso entre la hierba hasta donde el árbol de los sueños había estado -¿sería que todavía lo estaba?- Ninguna visión vino a él, pero sintió la oleada de la línea ley bajo sus pies. Sí, aquí era donde debía que estar. Agachándose, separó la hierba con los dedos y presionó sus palmas contra el suelo. Estaba cálido, como un cuerpo vivo. Cerró los ojos. Sintió el curso de la Línea Ley extendiéndose a ambos lados de él. Cientos de kilómetros en una dirección, a cientos de kilómetros de la otra. Hubo destellos lejanos donde la línea se cruzaba con otras líneas, y por un momento, quedó deslumbrado por ellos. Por la posibilidad de maravillas sin fin. Glendower era un milagro suficiente, pero si había un milagro en cada línea que se sentía, serían suficientes milagros para una vida, si sólo tuvieras la paciencia para buscar. Oh, Gansey, pensó de repente. Debido a que Gansey tenía la paciencia para buscar. Y porque las cosas querían ser encontradas por Gansey. Él tendría que haber estado aquí, ahora. No, no funcionaría así si él estuviese aquí. Tienes que estar solo para esto. Adam alejó su mente de Gansey y de esas intersecciones, centrándose a cambio sólo en la Línea Ley debajo de él. Se mantuvo con ella, siguiendo los picos y valles de energía. Aquí, brotó a través de un río subterráneo. Escapó a través de un lecho de roca. Se separó entre mas bienes. Despegó entre de un transformador. No era de extrañar que estuviese tan agotado por el sueño. Fue como un cable deshilachado, la energía se escapaba a cien puntos diferentes. —Puedo sentirlo. — Susurró. El viento silbaba a través de la hierba a su alrededor. Abrió los ojos. Si pudiera reparar esos puntos, como la cinta de electricista en un alambre, él podría ser capaz de hacer que fuera lo suficientemente fuerte como para traer a Cabeswater de vuelta. Adam se puso de pie. Se sentía bien haber identificado el problema. Esa siempre había sido la parte más difícil. Con un motor, con la escuela, con la vida. Las soluciones eran fáciles, una vez que sabías lo que se interponía en tu camino. Cabeswater murmuró con urgencia. Las voces cosquilleaban dentro de él y crepitaban en las esquinas de sus ojos. Espera, pensó. Deseó tener las tarjetas. Algo en donde enfocar sus pensamientos sobre lo que Cabeswater estaba tratando de decir. No voy a ser capaz de entender. Espera hasta que pueda entenderte. Al mirar hacia abajo de la colina, vio a una mujer que se acercaba. Se protegió los ojos con la mano. Al principio pensó que era una de las manifestaciones de Cabeswater.

Ciertamente parecía caprichosa e imaginaria desde esta distancia -una gran melena de cabello, un vestido gris, botas de cuero que abarcaban todas sus piernas.- Pero entonces vio que tenía una sombra y forma manifestada, y vio que ella estaba un poco sin aliento. Persephone llegó hasta él y se quedó de pie con las manos en las caderas. Lo rodeó en un círculo lento, mirándolo, soplando su aliento. — ¿Por qué estás aquí?— Le preguntó. ¿Estaba aquí para llevarlo de vuelta? ¿Para decirle que estaba equivocado al estar tan seguro? Ella le sonrió, una expresión como de una niña extraña y traviesa. Pensó en la cruel burla que la visión de ella en el espejo había sido, la terrible criatura de una niña de su ritual de antes. Nada como este aire, el susurro de una persona delante de él. Ella desabrochó su bolso de la mariposa y sacó una bolsa de seda negra desde el interior. Era el tipo de tela que uno quería tocar, suave y con brillo y vaporosa. Parecía ser la única cosa en el interior del bolso. —Te fuiste, Adam, antes de que yo pudiera darte esto. — dijo ella, ofreciéndole la bolsa de seda pequeña. Adam aceptó, sintiendo su peso. Lo que había dentro era vagamente cálido, como si, al igual que la colina, estuviese viva. — ¿Qué es? Después de que él preguntara, pensó de pronto sobre cómo ella había tenido la precaución de decir su nombre justo antes. Podría no haber sido nada. Pero se sentía como si estuviera recordándole quién era.

Adam. Adam Parrish. Él vació el contenido de la bolsa en su otra mano. Una palabra llegó hacia él.

Mago. Persephone dijo, —Mis cartas del tarot.

Capítulo 56: Hey Lynch, no te dejé ese auto para que te sentaras a hacérsela a III

Capítulo 57: El Hombre Gris abandonó su residencia Pleasant Valley Bed and Breakfast y puso su maleta junto a la puerta del dormitorio de Maura. No desempacó. No faltaba tanto tiempo para el Cuatro de Julio. No tenía sentido. Calla dijo: —Dame un poco de poesía, y yo voy a darte una copa. El Hombre Gris recitó: —Nuestros corazones deben crecer resueltos, nuestro valor

más valiente, nuestro espíritu debe ser grande, aunque nuestra fuerza crezca menos. Luego lo hizo en el original Inglés Antiguo. Calla le hizo una bebida. Entonces Maura hizo algo con mantequilla y Calla hizo algo con tocino y Blue hizo algo con brócoli al vapor en defensa propia. En el resto de la casa, Jimi se preparaba para su turno de noche y Orla respondía la línea directa psíquica a la que llamaban constantemente. El Hombre Gris trató de ser útil. Él entendió que se trataba de una noche cualquiera en el 300 de Fox Way, todo ese ruido y el alboroto y el desorden. Era una especie sin sentido de danza, ingeniosa y confusa. Blue y Maura tenían su propia órbita; Maura y Calla otra. Vio los pies descalzos de Maura en el suelo de la cocina. Era lo contrario de todo lo que había cultivado durante los últimos cinco años.

Cómo quería quedarse. Esta no es una vida para lo que tú eres, se dijo. Pero por esa noche, él podía fingir. En la cena, Calla dijo: —Entonces, ¿qué sigue?— Ella solo comía de los platos que tuviesen tocino en ellos. Blue, que solo estaba comiendo brócoli, respondió: —Creo que tenemos que encontrar una manera de hacer que Joseph Kavinsky deje de soñar. —Bueno, — le preguntó Maura. — ¿Qué es lo que quiere?

Blue se encogió de hombros desde detrás de su montaña de brócoli. — ¿Qué quiere un drogadicto? Nada. Maura frunció el ceño sobre su plato de mantequilla. —A veces todo. —Como sea. — Blue respondió: —No puedo ver cómo podemos ofrecer eso. El Hombre Gris cortésmente intervino: —Yo podría hablar con él esta tarde por ti. Blue apuñaló a un pedazo de brócoli. —Suena genial. Maura le dirigió una mirada. —Lo que quiere decir es, "no, gracias." —No. — dijo Blue, con las cejas alzadas. —Sí quería decir lo que dije, ¿y puedes hacer que se sienta inútil mientras lo haces? — ¡Blue Sargent!— Maura la miró sorprendida. —¡Yo no te enseñé a ser violenta! Calla, que había inhalado un poco de tocino mientras se reía, se agarró de la mesa hasta que dejó de atorarse. —No, — dijo Blue peligrosamente. —Pero a veces las cosas malas le suceden a los niños buenos. Al Hombre Gris le hizo gracia. —La oferta sigue en pie hasta que me vaya. El teléfono sonó. Arriba, oyeron el sonido de Orla luchando desesperadamente por el. Con una sonrisa agradable, Maura le arrebató línea desde la planta baja y escuchó un momento. —Qué excelente idea. Será más difícil de rastrear. — Maura dijo al teléfono. Y hacia la mesa, dijo: —Gansey tiene un Mitsubishi que el señor Gray puede tomar en lugar de su coche alquilado. Oh, y él dice que fue en realidad idea de Ronan. El gesto calentó al Hombre Gris considerablemente. La realidad de su fuga era mucho más difícil de lo que les había admitido a cualquiera de ellos. Había un coche de que preocuparse, dinero para la comida, el dinero para gasolina. Había dejado una olla sucia en el lavabo de su casa en Massachusetts, y él lo pensaría siempre. Sería de gran ayuda si él no tuviese que robar el Champagne. Era dotado en el robo de automóviles, pero anhelaba simplicidad. Por el teléfono, Maura dijo: —No... No, Adam no está aquí. Está con Persephone, creo. Estoy seguro de que todo está bien. ¿Quieres hablar con Blue? ¿No-? Blue agachó la cabeza. Ella apuñaló a otra pieza de brócoli. Maura colgó el teléfono. Miró por poco hacia Blue. — ¿Han peleado de nuevo? Blue murmuró: —Sí. Definitivamente. —Puedo tener una charla con él, también. — El Hombre Gris ofreció. —Estoy bien. — respondió ella. —Pero gracias. Mi madre no me implantó la violencia. —Tampoco, — observó el Hombre Gris —Lo hizo la mía.

Se comió su brócoli, y la mantequilla y el tocino, y Maura comió su mantequilla y Calla comió su tocino. Había otra danza frenética por limpiar después de la cena, y luchas por la ducha y la televisión, y por conseguir una silla. Maura tomó gentilmente la mano del Hombre Gris y lo condujo hasta el patio trasero en su lugar. Bajo el negro de las ramas del árbol de haya, se besaron hasta que los mosquitos fueron insoportables y la lluvia comenzó a caer. Más tarde, mientras yacían en la cama, su teléfono sonó, y esta vez fue al buzón de voz. De alguna manera, él siempre sabía que iba a terminar de esta forma. —Hey, Dean. — dijo su hermano. Su voz era lenta, fácil, paciente. Los hermanos Allen eran iguales, de esa manera. —Henrietta es un bonito lugar, ¿no es así?

Capítulo 58: -Date prisa. Persephone y Adam no hablaron mucho a lo largo de esa noche, o cuando el pugilístico sol rosa salió en la siguiente mañana, y cuando hablaron, solo decían por lo general dos palabras: Date prisa. Ellos ya habían conducido a una docena de lugares para reparar la Línea Ley, a algunos tan lejos como a dos horas de distancia y ahora ellos estaban trazando su regreso de vuelta a Henrietta. Ahora, Adam se arrodillo junto a una rosa muerta en otro patio trasero más. Sus manos, ya de por si sucias, presionadas contra la suciedad, cavando para encontrar la piedra que él sabía estaba oculta en algún lugar debajo. Persephone, de pie observando, miro la enredadera en el otro lado del patio. -Date prisa- Ella dijo una vez más. El cuatro de julio ya estaba realmente caliente e imperdonable. Un banco de nubes se movía lentamente detrás de las montañas, y Adam ya sabía cómo transcurriría el día: El calor iba a ir creciendo y creciendo hasta que se rompiera en una tormenta cacofónica de verano.

Rayos. Los dedos de Adam encontraron la piedra. Era la misma en cada fray en la línea: una piedra o un cuerpo de agua que confunde y difunde la dirección de la Línea Ley. A veces Adam únicamente tenía que darle una vuelta a la piedra para sentir inmediatamente a la Línea Ley encajar en su lugar, limpio como un interruptor de luz. Otras veces, sin embargo, él tenía que experimentar moviendo otras piedras en la zona, o eliminando una piedra por completo, o cavando una zanja para redirigir un arroyo. A veces ni él ni Persephone entendían que era lo que tenían que hacer, y entonces era momento de extraer una o dos cartas del tarot.

Persephone le ayudo a ver lo que las cartas estaban tratando de decir. Tres de varitas: Construir un puente sobre el arroyo con tres de esas piedras. Siete de espadas: Solo sacar la más grande de las piedras y ponerla en el auto tricolor. Usar las cartas del tarot era como cuando él había empezado a aprender latín. Bailo cada vez que entendía la oración sin tener que traducir cada una de las palabras. Estaba exhausto y despierto, eufórico y ansioso.

Date prisa. ¿Qué era lo que hacía a estas piedras tan especiales? Él no lo sabía. Aún no. De alguna manera, ellas eran como las rocas de Stonehenge y Castlerigg. Algo acerca de ellas conectaba la fuerza de la línea ley y arrastraba la energía fuera de ella. -Adam – Persephone dijo de nuevo. No había señales de un coche, pero ella le frunció el ceño a la carretera. Sus dedos estaban tan sucios como los suyos, su delicado vestido gris estaba manchado. Ella parecía una muñeca escavada de un relleno sanitario. -Date prisa. Esta piedra era más grande de lo que esperaba. Tal vez doce pulgadas de ancho y quien sabe que tan profunda. No había manera de llegar a ella sin sacar a la rosa de ahí. A toda prisa, toma una pala que estaba acostada a su lado. El clavo en la tierra, torciendo la rosa deformada, lo arrojo a un lado. Sus palmas sudaban. -Lo siento – Persephone le sugirió. -¿Perdón? Ella murmuro, - Deberías decir lo siento cuando matas algo. Le tomo un momento entender que se refería a la rosa. –Iba a morir de todos modos. - Moribundo y muerto son palabras diferentes. Avergonzado, Adam murmuro una disculpa antes de pegar la punta de la pala debajo de la piedra. La libero. Persephone le dirigió una mirada inquisitiva. -Tomamos esta – dijo de inmediato. Ella asintió. La piedra iba en el asiento trasero con las demás. Ellos solo habían salido de la calle cuando otro coche se detuvo en el camino que ellos acaban de abandonar. Cerca. Una multitud de piedras fueron apiladas en el auto tricolor, pero esta última presionaba en la conciencia de Adam más que otras. Sería útil, con los rayos, él pensó. Para… algo. Para concentrar la Línea Ley en Cabeswater. Para… hacer una puerta.

Date prisa. -¿Por qué ahora- El pregunto - ¿Por qué todas esta partes están fallando?

Ella no levanto la vista de su tarea, la cual era poner cartas en el tablero. El borroso, arte con tinta, lucia como pensamientos en lugar de imágenes. -No están fallando ahora. Es solo que luce más obvio con la actual actividad a través de él. Como un alambre. En el pasado, las sacerdotisas se han hecho cargo de la línea. Manteniéndola. Justo como estamos haciendo ahora. -Como Stonehenge- él dijo. -Ese es un ejemplo largo y chicle, pero sí. – Respondió ella en voz baja. Ella levanto la mirada al cielo. Las nubes en el horizonte habían conseguido estar un poco más cerca desde la última vez que él había visto; todavía eran blancas, pero estaban empezando a acumularse encima de otras. -Me pregunto – dijo, más para sí mismo que para ella – como seria si todas las Líneas Ley fueran reparadas. Ella respondió: - Supongo que este mundo sería un mundo diferente con diferentes prioridades. -¿Malo? –El pregunto - ¿Un mundo malo? Ella lo observo. -¿Diferente no es malo, verdad? – El pregunto. Persephone se volvió hacia sus cartas. Swick. Giro la segunda. Debería llamar al trabajo, Adam pensó. Se suponía que debía ir esa noche. Él no había llamada para decir que estaba enfermo antes. Debería llamar a Gansey. Pero no había tiempo. Ellos tenían que visitar muchos lugares antes –antes-

Date prisa. Cuando se detuvieron en la interestatal, la atención de Adam fue a dar a un Mitsubishi blanco que gritaba en la dirección opuesta en el otro lado de la vía. Kavinsky. ¿Pero era Kavinsky el que estaba detrás del volante? Adam estiro el cuello para ver a través del espejo, pero el otro coche ya era una disminuida mancha en el horizonte. Persephone giro una tarjeta. El diablo. De repente, Adam estaba completamente seguro de por qué se apresuraban. Él sabía desde la noche anterior que tenía que perfeccionar la energía de la Línea para que Cabeswater reapareciera. Una tarea importante, sin duda, pero no de vida o muerte. Pero ahora, él supo de inmediato porque se estaban apurando. Ellos estaban restaurando la Línea ley por Cabeswater. Ellos la estaban restaurando ahora porque Ronan la iba a necesitar. Esta noche.

Date prisa.

Capítulo 59: La primera cosa que Ronan noto en la Iglesia el cuatro fue que el sacerdote tenía un ojo negro. La segunda cosa que noto fue que Mathew no estaba ahí. La tercera cosa que noto fue que había espacio para dos personas en el banco junto a Declan. Todo el mundo en St. Agnes sabía que los hermanos Lynch no iban a la iglesia solos. Era una imagen extrañamente desconcertante. Durante las primeras semanas después de que Niall muriera, los chicos habían dejado espacio para su madre, como si mágicamente fuera a aparecer en medio de la misa. Estoy trabajando en eso, Ronan pensó, y luego lo empujo fuera de su cabeza. Era un poco tarde para la misa especial: lucia como la insolencia. Para el momento que él se deslizo en el banco junto a Declan, una pequeña y arrugada mujer ya había comenzado a entonar la primera lectura. Era un pasaje que Ronan solía amar cuando era niño – de esto estoy orgulloso. Realmente, la tardanza de Ronan era porque se había ido con Gansey a recoger el Hombre Gris de la oficina de alquiler de coches. Los chicos le habían dado el Mitsubishi y, a cambio, Ronan había conseguido la caja de puzzle de vuelta. Parecía un trato justo. Un objeto de sueño por otro objeto de sueño. Declan miro bruscamente a Ronan. El siseo - ¿Dónde está Matthew? -Dímelo tú. Los feligreses en el banco detrás de ellos susurraban de manera significativa. -Tu no estabas aquí el domingo- La voz de Declan tenía un tono de acusación. – Y Matthew dijo que tú nunca te explicas. Ronan tuvo que admitirse a sí mismo con culpa que eso era cierto. Él había estado acostado sobre el capo de un Camaro inventado y él no había pasado ningún minuto pensando acerca de qué día era. Entonces se dio cuenta de lo que Declan estaba insinuando – la posibilidad de que Matthew estaba tomando venganza de

Ronan con una no anunciada desaparición de sí mismo. Si bien es cierto que engañar a Ronan con una visita en solitario a la iglesia con Declan, parecía un buen castigo, eso no se sentía como la obra de Matthew en absoluto. -Oh, por favor – Ronan susurro –Él no es tan inteligente. Declan lo miro sorprendido y venenoso. Él siempre estaba tan alarmado por la verdad. -¿Le has llamado? –Ronan pregunto. -No contesta - Declan entrecerró los ojos como si este fracaso en responder el teléfono fuera una infección que su hermano menor había tomado de Ronan. -¿Lo viste esta mañana? -Sí. Ronan se encogió de hombros. -Él no se pierde – La afirmación inversa está implícita: a diferencia de ti. -Hasta que él lo hace. -Esto es tú culpa – Declan dijo, susurrando. Sus ojos se clavaron en el banco vacío junto a Ronan y luego en el sacerdote. –Te dije que mantuvieras tu boca cerrada. Te dije que mantuvieras tu cabeza agachada. ¿Por qué no puedes hacer lo que te dicen, por una vez? Alguien le dio una patada a la parte de atrás de su banca. Golpeo a Ronan como una extrema no –católica acción. Miro por encima de su hombro, elegante y peligroso, y levanto una ceja ante el hombre de mediana edad sentado tras él. El espero. El hombro aparto sus ojos. Declan sacudió el brazo de Ronan –Ronan. -Deja de actuar como si tú lo supieras todo. -Oh, yo se lo suficiente. Sé exactamente lo que eres. Hubo un tiempo en que aquella declaración hubiera sido como veneno para Ronan. Ahora, él no tenía tiempo para ello. En el esquema relativo de las cosas, la opinión de su hermano mayor estaba en un puesto muy abajo. De hecho, Ronan solo estaba ahí por Matthew, y sin Matthew ahí, no había una razón para quedarse. Se deslizo fuera del banco. -Ronan- Declan susurro ferozmente - ¿A dónde vas? Ronan se llevó un dedo a los labios. Una sonrisa se deslizo a ambos lados de la misma. Declan se limitó a sacudir la cabeza, levantando una mano como si él estuviera simplemente hubiera terminado con Ronan. Y eso, por supuesto, era otra mentira, porque él nunca iba a terminar con Ronan. Pero en aquel momento, con dieciocho y la libertad parecía mucho más cerca de lo que había estado antes, y eso no importaba.

A medida que Ronan empujaba a través de las pesadas puertas de la iglesia –las mismas puertas que él había pasado con una nueva sonada Sierra- Él saco su teléfono y llamo a Matthew. Se fue al buzón de voz. Ronan no lo podía creer. Se metió en el BMW para regresar a Monmouth y llamo de nuevo. Buzón de voz. Él no podía olvidarlo. No sabía por qué. No era que Matthew nunca abandonara su teléfono. No era tampoco que Matthew nunca abandonara la iglesia, especialmente no en unas celebraciones adicionales de misa. Era la cara del Hombre Gris y el Cura golpeado y el mundo dado vueltas en su oído. Puso el auto en marcha y salió del ardiente centro de la ciudad. Condujo con su rodilla. Llamo de nuevo. Buzón de voz. Esto no se sentía bien. Cuando el entro en el aparcamiento exterior de Monmouth, un texto zumbo proveniente del número de Matthew. Finalmente. Ronan detuvo el freno de mano, apago el auto, y miro la pantalla.

¿Qué pasa mofo? Esto no era algo que el generalmente esperaría de su hermano menor. Antes de que tuviera tiempo de considerar una respuesta, un texto llego proveniente del número de teléfono de Kavinsky.

¿Qué pasa mofo? Ronan se empezó a sentir enfermo por dentro. Un momento después, otro mensaje de Kavinsky llego.

Trae algo divertido para el cuatro de julio o veremos cual píldora funciona mejor en tu hermano. Sin pausa, Ronan cogió el teléfono y llamo a Kavinsky. Kavinsky contesto a el primer timbre – Lynch, estoy contento de escuchar de ti. -¿Dónde está?- Ronan demando. -Tu sabes, yo pregunte agradablemente las primeras veces. ¿Vienes al cuatro? ¿Vienes? ¿Vienes? Aquí, ten un coche de mierda. ¿Vienes? Tú lo hiciste feo. Trae algo impresionante esta noche. -No voy a hacer esto – Dijo Ronan. Mil pesadillas de Matthew muerto. Sangre en sus rizos, sangre en los dientes, moscas en sus ojos, moscas en sus tripas.

-Oh- Dijo Kavinsky, con esa lenta, despreciable risa en su voz. –Creo que lo harás. O voy a seguir probando diferentes cosas en él. Él puede ser mi final esta noche. ¡Boom! ¿Quieres ver algo que explote…Ronan giro la llave, soltó el freno de manos. La puerta de Monmouth estaba abierta y Gansey se quedó ahí, una mano arriba, haciendo una pregunta. -No vas a salirte con la tuya. -Me aleje con su querido padre –Kavinsky observo – Y Prokopenko. Y no quiero ofender a tu hermano pero ellos fueron mucho más complicados. -Este fue el juego equivocado. Te voy a destruir. -No me defraudes, Lynch.

Capítulo 60: Gansey estalló en el 300 de Fox Way en avance a la tormenta que se avecinaba. No había tocado, sólo entró de repente, cuando Blue estaba sacándose los zapatos que usaba para su trabajo de medio tiempo paseando perros. — ¿Jane? —llamó. Su estómago se retorció—. ¡Blue! Así fue como Blue supo que algo andaba mal. Ronan apareció detrás de él, explotando, y si ella no lo hubiera sabido de Gansey, lo habría sabido por Ronan. Este último lucía tan salvaje como un animal atrapado. Cuando se detuvo, apoyó la mano en el marco de la puerta, sus dedos arrastrándose sobre el largo de este. — ¿Qué sucede? —preguntó ella. Le dijeron. Inmediatamente los acompañó al desfile del Cuatro de Julio, donde buscaron sin éxito a Maura o Calla. Se dirigieron a la casa de Kavinsky y la encontraron vacía. Luego, a medida que avanzaba la tarde, Blue los dirigió a la pista de carreras de Henrietta —la ubicación anual de la fiesta de Cuatro de Julio de Kavinsky. Parecía imposible que ni Gansey ni Ronan jamás habían asistido. Imposible que Blue, estudiante de la ordinaria y vieja secundaria Mountain View, tuviera un conocimiento exclusivo sobre Kavinsky que ellos no. Pero tal vez esta parte de Joseph Kavinsky no era muy Aglionby en absoluto. La fiesta de Cuatro de Julio de Kavinsky era infame. Dos años antes, supuestamente había tenido un tanque real para su gran final de fuegos artificiales. Un tanque de guerra real. De color aceituna y personajes Rusos pintados en un costado. Era un rumor, por supuesto, y se quedó como un rumor, porque el final de la historia era que él mismo había hecho explotar el tanque. Blue conocía a un estudiante de último grado que afirmaba conservar un trozo de metal. Tres años antes, un estudiante de una escuela a tres condados de distancia había tenido una sobredosis de algo que el hospital nunca había visto antes. Sin embargo, no era la sobredosis lo que impresionó a la gente.

Era que Kavinsky, teniendo quince años de edad, ya era capaz de atraer gente a cuarenta y cinco minutos de distancia. Estadísticamente, era probable que no murieras en la fiesta de Kavinsky. Todos los años había docenas de autos que esperaban ser azotados en la pista de carreras. Nadie sabía quién los había proporcionado o a dónde iban después. No importaba si tenías una licencia, todo lo que necesitabas era saber cómo presionar el acelerador. El año pasado, Kavinsky había supuestamente lanzado un fuego artificial tan lejos en el aire que la CIA había venido a su casa para interrogarlo. Blue encontraba esta historia bastante sospechosa, seguramente sólo había sido el Departamento de Seguridad Nacional. Este año, dos ambulancias y cuatro policías estaban estacionados a media milla de la pista de carreras. Lo suficientemente cerca para estar allí a tiempo. No lo suficientemente cerca para ver. Kavinsky era intocable. La pista de carreras —un largo y polvoso corte en las colinas que la rodeaban— ya estaba llena cuando llegaron allí. Música sonaba de algún lado, benevolente y optimista. Las parrillas para Barbacoa perfumaban el aire con carbón y descuidados perros calientes. No había ni rastro de alcohol. Tampoco de los coches infames que supuestamente antes habían poblado la pista de carreras. Había un viejo Mustang y un Pontiac frente a frente por la avenida principal, vomitando caucho y polvo mientras los espectadores les animaban, pero el enfrentamiento parecía terriblemente juguetón y despreocupado. Había adultos allí, y niños pequeños. Ronan quedó mirando a una niña que sostenía un globo, como si esta fuera una criatura salvaje. Esto no era realmente lo que ellos habían estado esperando. Gansey se quedó de pie y miró a su alrededor, dudoso. — ¿Estás segura que este es el lugar de Kavinsky? —Es temprano —dijo Blue. Miró sobre sí misma. Se debatía entre el deseo de ser reconocida por alguien de la escuela y el deseo de no ser vista corriendo con los chicos de Aglionby. —Él no puede estar aquí —dijo Ronan—. Tienes que estar equivocada. —No sé si está aquí todavía —espetó Blue—, pero este es el lugar. Este es siempre el lugar. Ronan miró a uno de los altavoces. Estaba sonando algo que Blue pensó que se llamaba 'rock de yate'. Estaba más tenso por el momento. Las personas estaban arrastrando a sus hijos fuera de su camino.

—Jane dice que este el lugar —Gansey insistió—. Así que es el lugar. Vamos a hacer una indagación. E hicieron una indagación. A medida que las sombras de la tarde se hicieron más largas, se abrieron paso entre la multitud, preguntaron por Kavinsky y miraron detrás de los edificios en el borde de la pista. Ellos no lo encontraron, pero mientras el ocaso gradualmente se hacía noche, el carácter de la fiesta cambió sutilmente. Los niños pequeños fueron los primeros en desaparecer. A continuación, los adultos comenzaron a irse, siendo sustituidos por cualquier chicos de ultimo grado o universitario. Vasos de plástico rojo empezaron a circular y el rock de yate pasó a sonar más oscuro, más profundo, más sucio. El Mustang y el Pontiac habían desaparecido. Una chica le ofreció una píldora a Blue. —Tengo mas —le dijo a Blue. Los nervios de repente quemaron la piel de Blue. Ella sacudió la cabeza. —No, gracias. Cuando la chica le preguntó a Gansey, sólo la miró por un momento muy largo, sin darse cuenta de que estaba siendo grosero hasta que fue demasiado tarde. Esto estaba tan lejos de la escena de Richard Gansey que no tenía palabras en absoluto. Y luego Ronan tiró la píldora de la mano de la chica al suelo. Ella le escupió en la cara y se alejó. Ronan se giró en un círculo lento. — ¿Dónde estás, hijo de puta? Los focos se encendieron. La multitud gritó. En lo alto, los altavoces escupían en español. El bajo tronó a través de las botas de Blue. Un trueno real gruñó en el cielo. Los motores también gruñían mientras se abrían camino a través de la multitud. Cada mano estaba en el aire, saltaban y celebraban. Alguien gritó: —¡Dios Bendiga AMÉRICA! Diez Mitsubishis blancos condujeron a la pista de carreras. Eran idénticos: bocas negras abiertas en un bostezo, gráficos de cuchillos a los costados, alerones gigantes. Pero uno los lideraba a la pista, se lanzó a un lado, patinando en medio de un auge masivo de polvo. Estaba escondido en la nube de polvo, nada más que los faros eran visibles, la luz cortando a través de la suciedad. La multitud enloqueció. —Ese es él —dijo Ronan, ya empujando su camino a través de los adolescentes. —Lynch —dijo Gansey—. ¡Ronan! ¡Espera!

Pero Ronan ya estaba a varios pies de distancia, dirigiéndose directamente hacia el auto solitario. El polvo se había despejado y Kavinsky era visible, de pie en el techo. — ¡Vamos a quemar algo! —Kavinsky aulló. Él chasqueó los dedos, señalando. Hubo un silbido y un gemido, y de repente el primer fuego artificial de la noche salió en espiral hacia el azul caótico, muy por encima de los reflectores. Él se rió, fuerte y salvaje. — ¡A la mierda todos ustedes! —dijo algo más pero se perdió en la música ascendente. El bajo los abofeteó. —Esto no me gusta —gritó Gansey en el oído de Blue. Pero no había otra forma. Alcanzaron a Ronan justo cuando él alcanzó a Kavinsky, que ahora estaba junto a la puerta abierta del coche. Cualquier cosa que hubiese sido el voleo de apertura, había sido desagradable. —Oh, hey —Kavinsky se burló. Sus ojos se encontraron con Blue y Gansey—. Es Papi. Dick, esa es una peculiar compañera hetero la que tienes esta noche. Lynch, ¿estás teniendo dificultades técnicas? Ronan agarró a Kavinsky de la garganta, y por una vez, Blue no estaba disgustada. Otro fuego artificial gritó en el negro sobre sus cabezas, como un relámpago. — ¿Dónde está? —Ronan gruñó. Apenas eran palabras. Kavinsky parecía bastante indiferente. Hizo un gesto hacia el auto detrás de él, y luego hacia uno de los otros, y luego otro. En un tono ligeramente estrangulado, dijo: — En ese auto. O ese otro. O ese otro. O ese otro. Ya sabes cómo son estas cosas. Todos se parecen. Le dio un rodillazo a Ronan en el estómago. Con un jadeo, Ronan lo dejó. —Esta es la cosa, Lynch —dijo Kavinsky—. Cuando dije conmigo o en mi contra, yo realmente no creí que escogerías en mi contra. Blue saltó hacia adelante cuando uno de los Mitsubishis rasgó el aire detrás de ella, el motor gemía alto y había remolinos de humo. Ya estaba pensando en lo que tendrían que hacer para revisarlos todos. Para dar seguimiento a cada uno de los que ya habían revisado. Todos los autos eran idénticos, con la misma matrícula de Virginia y con un emblema personificado: THIEF. (Ladrón) —Pero de alguna manera —Kavinsky añadió—, es mejor así. Sabes cómo me gustan las cosas que explotan. Ronan dijo: — Quiero a mi hermano. —En primer lugar —dijo Kavinsky, abriendo la mano, dejando al descubierto una píldora verde—Salva tu vida. Vuelvo en seguida, cariño. La dejó caer en su lengua. Cayó en un segundo, de rodillas, y luego se dejó caer contra el coche. Blue y Gansey se quedaron viendo a la forma susceptible de Kavinsky, sin comprender.

Sus venas eran caminos alzándose por sus brazos, el pulso en su mandíbula golpeteaba fuera de ritmo. —Mierda, —dijo Ronan, zambulléndose en el auto, abriendo la consola central y escarbando en sus contenidos. Encontró lo que estaba buscando: otra de las píldoras verdes— mierda, mierda. — ¿Qué está pasando? —Exigió Blue. —Está soñando. —dijo Ronan— Quién sabe lo que se ha ido a conseguir. Nada bueno. ¡Mierda, Kavinsky! — ¿Podemos detenerlo? —preguntó Gansey. —Sólo si lo matas —respondió Ronan. Metió la píldora en su boca—. Encuentra a Matthew. Y vete tan rápido como el demonio de aquí.

Capítulo 61: Ronan se precipitó en el sueño. Cuando aterrizó, con la sangre de sus codos emanando al ser rozados contra la tierra, Kavinsky ya estaba allí, hundido en las zarzas, cubriendo su rostro. Los árboles que Ronan conocía tan bien ahora estaban atacándolo con garras de ramas. Algo sobro Kavinsky estaba incorrecto, o algo así, en comparación con el bosque a su alrededor. Era como si el sueño lo pintara a él un usurpador. —Supongo que nuestro lugar secreto es el mismo —dijo Kavinsky. Él sonrió. Su cara estaba estriada con finos arañazos de las espinas. Ronan respondió —No eres tan gran ladrón esta noche. —Algunas noches, —Kavinsky dijo, todo dientes—Sólo tienes que tomarlo. El consentimiento está sobrevalorado. Las ramas se sacudieron sobre ambos. Un trueno gruñó y se estrelló, cerca y real, real, real. —No tienes que hacer esto —dijo Ronan. —No hay nada más, hombre. —Está la realidad. Kavinsky carcajeó ante la palabra. — ¡Realidad! La realidad es lo que los demás sueñan por ti. —En la realidad es donde están los demás— respondió Ronan. Estiró sus brazos—. ¿Qué hay aquí, K? ¡Nada! ¡Nadie! —Sólo nosotros. Había un fuerte entendimiento en esa declaración, amplificada por el sueño. Sé lo que eres, había dicho Kavinsky. —Eso no es suficiente —respondió Ronan. —No digas Dick Gansey, hombre. No lo digas. Él nunca va a estar contigo. Y no me digas que no te volteas de esa forma, hombre. Estoy en tu cabeza. —Eso no es lo que Gansey es para mí —dijo Ronan. —No dijiste que no te volteas de esa forma.

Ronan estaba en silencio. Otro trueno gruñó bajo sus pies. —No, no lo hice. —Eso lo hace peor, hombre. En realidad sólo eres su gran perro faldero —No había ni siquiera una pequeña parte de Ronan que se sintiera afectada por ese comentario. Cuando Ronan pensaba en Gansey, pensaba en cuando se había mudado a Manufacturas Monmouth, pensaba en las noches de insomnio, en un verano completo dedicado a buscar a un rey, en Gansey pidiéndole al Hombre Gris por la vida de Ronan. Hermanos. —La vida no es sólo sobre sexo, drogas y autos —dijo Ronan. Kavinsky se paró. Las espinas azotaban sus piernas, hundiéndose en sus pantalones cargo. Sus ojos entrecerrados le regresaron la mirada a Ronan, y Ronan pensó en todas las veces que había mirado por la ventana de su BMW y había visto a Kavinsky devolviéndole la mirada. La emoción ilícita del acto. La certeza de que Kavinsky no dejaba que nadie le dijera quién era. —La mía lo es —dijo Kavinsky. Miró hacia el bosque. Estrechando la mano, chasqueó los dedos, igual que cuando había lanzado el primer fuego artificial. El bosque gritó. O lo que sea que Kavinsky había manifestado había gritado. El sonido desgarró la columna vertebral de Ronan. Se oyó ruido como de aplausos junto a su oído. Un golpe de aire. Lo que se avecinaba era enorme. Los árboles brillaban y lloraban, se hundían y parpadeaban. La Línea Ley ya minada parpadeó y se ennegreció. No quedaba nada. Kavinsky estaba tomando todo para crear su bestia de los sueños. —No tienes que hacer esto —dijo Ronan de nuevo. Era una bola de fuego. Una explosión en vuelo. Era un dragón y una fogata y un infierno y dientes. Era la destrucción del Mitsubishi convertida en un ser viviente. Mientras descendía, abrió sus anchas fauces y le gritó a Ronan. No era el sonido que había oído antes. Era el silbido de un fuego humedecido con agua. Las chispas llovieron sobre los hombros de Ronan. Podía sentir cómo lo odiaba. Cómo adiaba a Kavinsky, también. Cómo odiaba al mundo. Estaba tan hambriento. Kavinsky miró a Ronan, sus ojos muertos. —Intenta mantenerte al ritmo, Lynch. Entonces ambos, él y el dragón desaparecieron. Había despertado, y se lo había llevado con él. Date prisa.

Si Adam y Persephone no hubieran estado en el último punto de energía anteriormente, no lo habrían encontrado. Porque mientras estaban allí en la oscuridad, mirando el gran plano lago hecho por el hombre, la Línea Ley murió dentro de Adam. Kavinsky, Adam pensó inmediatamente. Lo sabía en la forma en que un cuerpo en descenso sabía que estaba cayendo. Tanto intelectual como físicamente. De la misma manera que había estado tan seguro, antes, de que Ronan era la razón de su urgencia. Y aquí estaba. Ronan necesitaba la Línea Ley. La necesitaba ahora. No había más tiempo. Pero la Línea Ley estaba muerta y Cabeswater no tenía voz dentro de Adam. Todo lo que tenía era este espejo negro plano de lago y un auto lleno de piedras y una bolsa de cartas que ya no le decían nada. — ¿Qué hacemos?—preguntó a Persephone. Fuegos artificiales gimieron a la distancia, tan amenazadores como bombas. —Bueno, yo no lo sé. Él estiró una mano hacia las cartas. — ¡Tú eres la psíquica! ¿No puedes ver las cartas? ¡No significan nada para mí sin la Línea Ley! Un trueno retumbó por encima; un rayo corrió de nube en nube. La Línea Ley ni siquiera aleteó debajo de Adam. Kavinsky acababa de soñar algo enorme, y Ronan no tenía nada con qué trabajar. — ¿Eres tú el Mago o no? —dijo Persephone. — ¡No lo soy! —Adam respondió inmediatamente. No había nada dentro de él. La Línea Ley estaba muerta, y también lo estaba el otro dentro de él—. Cabeswater me hace así. Los ojos de Persephone reflejaron el agua inmóvil junto a ellos. —Tu poder, Adam, no es sobre otras personas. No es sobre otras cosas. Adam nunca había sido poderoso en su vida. —Ser el Mago no es acerca de ser poderoso cuando tienes cosas y ser inservible cuando no —dijo Persephone—. El Mago ve lo que hay allá afuera y encuentra conexiones. El Mago puede convertir cualquier cosa en algo mágico. Él deseó fervientemente que la línea volviera a la vida debajo de él. Si pudiera tomar siquiera un indicio de ello, podría ser capaz de reunir pistas sobre cómo solucionar esta última sección. Pero no había nada en la Línea Ley. Nada. —Ahora, —dijo Persephone, y su voz era muy baja y suave— ¿Eres tú el Mago o no?

Adam cerró sus ojos. Conexiones. Su mente se lanzó a las piedras, el lago, las nubes de tormenta. Rayos. Pensó, bizarramente, en el Camaro. Necesitando sólo la batería para llevarlos a casa. Indiget homo battery. Sí. Abrió sus ojos. —Necesito la roca del auto —dijo él—. La del jardín. Date prisa. — ¿Adam? —inquirió Ronan—. ¿De verdad eres tú? Porque de repente, el paisaje había cambiado. Los árboles se habían estremecido y movido a un lado, y ahora era el lago feo artificial que habían descubierto con Gansey. Adam se agachó junto a la orilla, juntando piedras en un complicado patrón. ¿Era ese el verdadero Adam o era sólo una versión de él creada por el sueño? Este Adam levanto la mirada bruscamente. Era el mismo, y era algo más. —Lynch. ¿Qué acaba de soñar Kavinsky? —Un maldito hecho de fuego —dijo Ronan. Él debía despertar. No tenía oportunidad allí tirado en el suelo de regreso en la fiesta. Adam miró hacia atrás y le hizo señas frenéticamente a alguien. — ¿Qué estás soñando para vencerlo? Ronan probó el sueño, con cautela. Se sentía tan frágil como una cadena de caramelo. Él no sería capaz de sacar algo. —Nada. No hay nada aquí. Persephone corrió hacia a Adam cargando una larga y plana piedra entre sus brazos. — ¿Qué están haciendo? —Inquirió Ronan. —Arreglándolo —dijo Adam—. Empieza a hacer algo. Intentaré tenerlo listo para el momento que termines. Ronan escuchó un gritó, muy lejano. Era de afuera de su sueño. El sueño estaba colapsándose alrededor de él. —Date prisa —aconsejó Persephone. Adam miró a Ronan. —Sé que fuiste tú —dijo—. Me lo imaginé. Lo de la renta. Él sostuvo la mirada de Ronan por un momento más, hasta que algo dentro de Ronan se desenrolló y casi dijo algo. Adam se levantó de un salto, le arrebató la roca a Persephone, y corrió hacia el lado opuesto de la orilla.

—Ahora —dijo Persephone. Ronan se giró hacia los árboles. —Cabeswater. —Dijo— Necesito tu ayuda. Tú necesitas mi ayuda Rapaz, sisearon los árboles.

Saqueador. No había tiempo para eso. — ¡No estoy aquí para robar! ¿Quieres salvarte? Nada. Maldito Kavinsky. Ronan gritó. —No soy él, ¿está bien? No soy como él. Maldición, tú me conoces. ¿No lo has hecho siempre? ¿No conociste a mi padre? Ambos somos Greywarens. Ahí estaba la Chica Huérfana, finalmente. Sí. Ella se asomó desde atrás de uno de los troncos. Si ella lo ayudaba, podría sacar algo, cualquier cosa. Él extendió su mano hacia ella, pero ella negó con la cabeza. —Vos estis tantum unum. Eres el único. En español, añadió: —Muchos saqueadores. Un Greywaren. En forma de ensueño, el conocimiento corrió a través de él, inundándolo. Cuántos podían convertir sueños en realidad, pero cuántos podían hablarle al sueño. Cómo estaba destinado a ser la mano derecha de Cabeswater. ¿No lo sabía? preguntó Cabeswater pero no con palabras. ¿No lo había sabido todo este tiempo? —Mira, lo siento —dijo—. No lo sabía. No sabía nada. Tuve que averiguarlo todo por mí mismo, y tomó mucho tiempo de mierda, ¿Bien? Por favor. No puedo hacerlo sin ti. En sus manos, de repente, estaba la caja de rompecabezas. No se sentía como un sueño. Se sentía pesado y fresco y real. Giro los diales y las ruedas hasta que se leía por favor en el lado Español. Se volvió a un lado con el lenguaje misterioso. Esto, ahora sabía, no era un lenguaje de los hombres. Este era un lenguaje de los árboles. Leyó: ¿T'implora? El efecto fue instantáneo. Él podía oír las hojas moviéndose y cambiando en un viento que no podía sentir, y tan sólo ahora se daba cuenta cuántos árboles no habían estado hablando antes. Murmurando, susurrando y siseando en tres lenguas diferentes, todos se pusieron de acuerdo: Lo ayudarían. Cerró sus ojos con alivio. Todo estaría bien. Ellos le darían un arma, y él se despertaría y destruiría ese dragón de Kavinsky antes que nada más pasara. En la negrura de sus párpados cerrados, escuchó: tck, tck, tck, tck. No, pensó Ronan. No Pesadillas. Pero ahí estaba el ruido de sus garras. El parloteo de sus picos.

De sueño a pesadilla, así como así. No había miedo real, sólo temor. Anticipación. Le había tomado tanto tiempo para matarlo a él en el sueño. —Esto no va ayudar —dijo a los árboles. Se arrodilló, apoyando los dedos en el suelo blando. A pesar de que sabía que no podía salvarse a sí mismo, no siempre era capaz de convencerse a sí mismo dejar de luchar—. Esto no va a salvar a nadie. Los árboles susurraron, Quemadmodum gladius neminem occidit; occidentis telum

est. Una espada nunca es un asesino; es una herramienta en las manos de un asesino. Pero las Pesadillas no eran una arma que Ronan pudiera empuñar. — ¡No puedo controlarlos! —gritó—. ¡Sólo quieren lastimarme! Una Pesadilla apareció. Había surgido sobre los árboles, bloqueando el cielo. No era nada parecido a cualquier cosa que hubiese soñado antes. Tres veces más grande que los otros. Apestaba a amoníaco. Blanco glacial. Sus garras eran amarillentas y traslucidas, oscureciéndose a puntas rojas. Venas rosadas resaltaban de las alas hechas jirones. Sus ojos albinos de color rojo eran pequeños y furiosos en su cabeza arrugada. Y en lugar de un pico feroz, había dos, uno junto al otro, gritando al unísono. En el otro lado del lago, Adam levantó una mano apuntando al cielo. Era una versión alienígena de sí mismo. Una versión de ensueño de sí mismo. Un rayo cayó sobre la piedra a su lado. Como un corazón, la Línea Ley se sacudió y se contrajo de regreso a la vida. Cabeswater estaba vivo. — ¡Ahora! —Gritó Adam—. ¡Ronan, ahora! El horror nocturno siseó un grito. —Sólo eres tú —susurró la Niña Huérfana. Ella estaba sosteniendo su mano, agachada junto a él. — ¿Por qué te odias? Ronan lo pensó. La Pesadilla albina barrió sus garras abiertas. Ronan se puso de pie, estirando el brazo como lo haría con Sierra. —No lo hago —dijo. Y se despertó.

Capítulo 62: Además de arruinar la vida del Hombre Gris, su para llevar a los otros fuera Henrietta había estado yendo excepcionalmente bien. Greenmantle no debió de siempre realmente confiar en él, porque él había aceptado inmediatamente la confesión del Hombre Gris sobre el robo. Había jurado y amenazado, pero realmente Greenmantle ya había hecho lo peor que pudo, por lo que sus palabras carecían de fuerza. Y las noticias se habían extendido rápidamente, al parecer. Esos faros estaban los dos hombres que había descubierto, destrozó su habitación. Y esos faros detrás de él, calculados e inexorables, eran de su hermano.

Sígueme, sígueme. Por una milla, dos millas, tres millas, quince millas, el Hombre Gris jugó a restallar el látigo con los otros dos coches. El coche que contenía a los otros buscadores de tesoros intentó ser discreto, pero el coche en la parte de atrás no lo hacía. Así fue como supo que era su hermano. Su hermano siempre quiso que Dean supiera. Eso era parte del juego.

Mi hermano. Mi hermano. Mi hermano. Se había paralizado, en un primer momento, a sabiendas de que su hermano estaba tan cerca. En un primer momento, la única forma en que el Hombre Gris podría centrarse en la conducción era pensando en todo lo que se había convertido el Hombre Gris en lugar de todo lo que había sido Dean Allen. Debido a que Dean Allen le decía simplemente detente y consíguelo, termínalo. Sólo será peor, susurró Dean Allen en voz baja, si haces que venga a buscarte.

El Hombre Gris, por su parte, decía: Es un gestor de inversiones de treinta y nueve

años de edad, y para la eficiencia, debería probablemente sólo disparar dos veces en la cabeza y volver a su oficina con una nota ambigua. Y había una tercera parte de él, ahora, que no era ni el Hombre Gris ni Dean Allen, que no estaba pensando en su hermano en absoluto. Esta parte -quizás era el Señor Gray- no podía dejar de pensar en todo lo que dejaba atrás. Las grietas desvanecidas y bellas de la pequeña ciudad, la sonrisa de Maura, el nuevo trueno de su corazón. Esta parte de él incluso que adoraba el Champagne. Los ojos del Hombre Gris flotaron a la nota que seguía pegada al volante:

Este es para ti. De la forma en que te gusta: rápido y anónimo. Era un pequeño plan brillante, liso y simple. Todo lo que había tenido que hacer era renunciar a todo. Y estaba funcionado muy bien. Pero entonces sucedió algo. No había nada que les rodeara, más que los árboles, la carretera y la oscuridad, pero de repente las luces quedaron inactivas en el asiento del pasajero, como si explotaran. No en un parpadeo. Sin dar una pista. Un grito estalló en la noche. Los faros detrás de él cayeron mientras los coches se estrellaban en sus frenos, sin duda, aullando igual que los suyos. No, pensó el Hombre Gris. Uno de esos chicos estúpidos había soñado de nuevo en Henrietta y arruinó todo. Pero no era eso. Debido a que las lecturas estaban sólidas y gritando. Por lo general, la energía se disparaba en el momento de la creación del objeto de sueño, y luego caía abruptamente. Pero los metros seguían vinculados. Y se mantuvieron así, a pesar del hecho de que el Hombre Gris se dirigía lejos de Henrietta a setenta millas por hora. Detrás del hombre gris, el primer coche se había tambaleado. Ellos dudaron de la historia del Hombre Gris, tal vez. Suponiendo, como el Hombre Gris, que alguien en otro lugar estaba utilizando el Greywaren. Pero cuanto más tiempo las luces parpadeaba y las alarmas se encendían, era más obvio era que no era el Greywaren quien lo estaba haciendo. No sólo eran las lecturas constantes, sino que venían de todas partes. Tenía que ser la línea de la que Maura había hablado. Algo le había sucedido, y ahora estaba viva otra vez, mandando estas lecturas de energía a través del techo.

El coche detrás de él todavía estaba siguiéndolo, pero más despacio. Tenían acceso a las mismas lecturas que El Hombre Gris -y estaban confundidos. Una realización ocurrió gradualmente al Hombre Gris. Mientras la Línea Ley siguiera creando este tipo de lecturas dramáticas, El Greywaren era invisible. Un poco de energía no se notaría en este caos. Lo que significaba que Henrietta no tenía que preocuparse por los nuevos cazadores que venían tras el Greywaren. Nadie podía utilizar estas lecturas para determinar cualquier cosa más que la ubicación de la línea. Eso significaba que si el Hombre Gris de alguna manera podía deshacerse de este coche lleno de buscadores de tesoros, sólo había una razón para que el Hombre Gris saliera de Henrietta. Su hermano. Ronan había creado esta Pesadilla para luchar contra el dragón de Kavinsky entonces lucharon Hacia arriba y través del negro las criaturas gruñían alrededor de la otra. Los fuegos artificiales estallaron juntos a ellos, iluminando sus escalas. La multitud, borracha, drogada, crédula y deseosa de maravillas, gritaban su apoyo. Abajo en el suelo, Ronan y Kavinsky inclinaban la cabeza hacia atrás, también, viendo lo que habían hecho. Las criaturas eran hermosas y terribles. Las chispas caían en cascada de ellas mientras chocaban las garras y el fuego. Un chirriante sonido como un fuego artificial salió de la Pesadilla. Arriba, arriba, arriba, en lo oscuro. Los ojos de Ronan se lanzaron entre la multitud. Gansey y Blue habían ido por caminos separados, y los vio ahora desgarrando las puertas de Mitsubishi, en busca de Matthew. Los coches estaban todos detenidos mientras todo el mundo miraba a los dragones. No había muchos coches. Gansey y Blue lo encontrarían. Estaría bien. Pero entonces el dragón de fuego de Kavinsky se escapó de la Pesadilla. Retorció su gaseosa forma y se zafó. Con una explosión de ruido sibilante, chocó contra uno de los focos. El impacto no tuvo efecto sobre el dragón, pero el foco se separó. Gritos conmocionados punzaban en el aire; el foco cayó como si fuera un árbol. El rostro de Kavinsky estaba animado. Se había levantó de un salto mientras el dragón de fuego se arrojaba contra otro de los focos. Las llamas estallaron y se disiparon. La bombilla explotó.

La Pesadilla de Ronan cayó del cielo, arremetiendo contra el dragón de fuego. Por un momento, los dos cayeron, rodando por el suelo, y luego se encendieron de nuevo. Nadie estaba realmente asustado. ¿Por qué no estaban asustados? Era magia, pero nadie creía que lo fuese. La música seguía a todo volumen. Los coches seguían detenidos. Había dragones luchando por encima de ellos, y para ellos era sólo otra fiesta. El dragón de fuego gritó, el mismo grito horrible de antes. Se apresuró hacia el lugar donde Kavinsky y Ronan estaban parados junto al coche. —Detente. — dijo Ronan. Los ojos de Kavinsky estaban todavía sobre la lucha. —No me voy a detener ahora, Lynch. Su dragón furioso tenía las alas extendidas. Rasgando el viento, expulsó un tramo de llamas a lo largo de la tierra debajo de él. Saltó desde el tejado del primero de los Mitsubishi hasta el del final. Mientras sus garras chillaban en el metal, el coche estalló en llamas. El dragón se lanzó de nuevo hacia el aire, girando sobre sí mismo. El movimiento volcó el coche detrás de él, así de fácil como un juguete. ¿Matthew? En el otro de la fila de autos, Gansey agitaba los brazos por encima de su cabeza, moviendo la cabeza. Capturando la mirada de Ronan. No en ese. —Dime en qué coche está mi hermano. — dijo Ronan. —En uno blanco. El dragón se contrajo a sí mismo. Obviamente, se estaba preparando a caer en picado una vez más. Era curioso, en realidad, la claridad con la que sus ojos podían ver a tal altura. Tenía ojos terribles. No era que estuviesen vacíos, sino que cuando se miraba más allá de todas las llamas, y el humo y más llamas, se podía ver que en el fondo de sus ojos realmente había más humo y llamas. Hubo un silencio repentino en la multitud. En ese silencio, la risa de Kavinsky era más fuerte que cualquier otra cosa. Un solo grito surgió de la multitud. Era una especie de sonido experimental, tratando de decidir si ahora, por fin, el miedo era la respuesta correcta. Mientras la Pesadilla de Ronan aleteaba hacia el dragón de fuego, el monstruo de Kavinsky cubrió su cuerpo de vapor. El azufre nubló su boca. Era mortal como un cáncer. Como la radiación. Tenía dientes, pero eran irrelevantes. Kavinsky chasqueó los dedos. Otro fuego artificial se disparó, manchando un camino brillante entre las dos criaturas. Explotó por encima de todos ellos como una flor tóxica.

La Pesadilla se estrelló contra el dragón de fuego. Los dos se estrellaron contra el suelo, rodando entre la multitud. Ahora no había gritos ya que la gente se había apartado del camino. Las dos criaturas chocaron y desgarraron otro de los Mitsubishi. Hacia arriba. Hacia abajo de nuevo. — ¡Ronan!— La voz de Blue llamó, alta y firme. Ella había mirado dentó de otro Mitsubishi -todavía nada de Matthew- La multitud se seguía esparciendo -en alguna parte, se oía una sirena-. Había tanto fuego. Era como si el dragón de Kavinsky estuviera rehaciendo el mundo lentamente a su propia imagen. La mayoría de las los focos estaban destrozado, pero las filas eran más brillante que antes. Cada coche como una linterna. El dragón de fuego se lanzó hacia Gansey y Blue. Ronan no tenía que gritarle a su Pesadilla. Ella sabía lo que Ronan quería. Ella quería exactamente lo que quería Ronan quería.

Sálvalos. La Pesadilla se enredó en las alas del dragón de fuego. Las dos criaturas volaron y por poco pasaron a Gansey y Blue. Gansey gritó: — ¡Haz algo! Ronan podría matar Kavinsky. Si detenía a Kavinsky, el dragón se detendría. Pero una cosa era saber esa solución, otra muy diferente era mirar a Kavinsky, con los brazos estirados sobre la cabeza, ese fuego en sus ojos, y pensar: lo podría matar. Y lo más importante, era que no era cierto. Ronan no podía matarlo. —Está bien. — Gruñó, agarrando el brazo de Kavinsky, —Hemos terminado. ¿Dónde está mi hermano? No más. ¿Dónde está? Kavinsky estiró su mano libre hacia el Mitsubishi junto a ellos. — ¡Es todo tuyo! Perdiste mi punto, hombre. Todo lo que quería era esto-Hizo un gesto hacia el dragón y la Pesadilla, que ahora caían. Ronan lo soltó, corrió hacia el coche. Abrió la puerta de atrás. Estaba vacío. — ¡Él no está aquí! —Boom!— Gritó Kavinsky. Otro coche se había encendido. Las llamas eran magníficas y laminadas, burbujeantes sobre el auto como nubes de tormenta. Mientras Ronan cerraba la puerta, Kavinsky trepó sobre el capó del Mitsubishi. Estaba temblando y extático. Colocó una mano sobre su pecho, y buscó sus gafas de sol blancas de su bolsillo trasero con la otra. Se las puso, ocultando sus ojos. Los lentes reflejaban el horno alrededor de ellos. Más allá, el dragón de fuego hizo su grito terrible de nuevo. Se liberó de la Pesadilla.

La criatura se volvió directamente hacia ellos. Y de repente, Ronan vio. Vio como cada coche menos éste se quemaba; Como el dragón destruía cada uno de los sueños de Kavinsky en las filas; Como ahora llegaba a ellos en un frenesí de destrucción. La Pesadilla voló tras él, menos teatral, un poco de ceniza arrojada en un viento nuclear. Se oían golpes, apenas audible sobre todo el caos.

Matthew estaba en el maletero. Ronan se apresuró hacia la parte trasera del auto- no, no, eso no estaba bien, tenía que abrir el maletero desde el interior del coche.- Él lanzó una mirada al dragón. Iba volando directamente hacia ellos, con un propósito malévolo. Desde de la puerta del lado del conductor, abrió el maletero. Mientras se volteaba, vio a Matthew patear la superficie abrir el resto del maletero. Su hermano menor se tropezó torpemente al levantarse, colocó la mano contra el coche para apoyarse. Ronan podía oler el dragón de fuego, todo el carbono y el azufre. Ronan se zambulló hacia su hermano. Lo arrastró lejos del coche. Le gritó a Kavinsky, — ¡Al suelo! Pero Kavinsky no apartaba la vista de las dos criaturas. Él dijo: —El mundo es una pesadilla. El horror se extendió a través de Ronan. Fue precisamente la misma sensación que había tenido cuando se dio cuenta de que Kavinsky iba a volar el Mitsubishi en la fiesta de drogas. El polvo se arremolinaba frente a las alas del dragón. Furioso, Ronan gritó: — ¡Al suelo, bastardo! Kavinsky no respondió. Ocurrió algo que había oído en el sueño antes, el de unas alas que aplauden contra el aire. Como una explosión tomando todo el oxígeno de una habitación. Ronan envolvió sus brazos alrededor de Matthew y agachó la cabeza. Un segundo después, el dragón de fuego estalló sobre Kavinsky. Fue directamente sobre él, a su alrededor, como llama alrededor de un objeto. Kavinsky cayó. No como si él hubiese sido golpeado, sin embargo, sino como cuando él había tomado la píldora verde. Calló de rodillas y luego se dejó caer sin gracia sobre el coche. A pocos pasos de distancia, el dragón de fuego calló en la tierra, debilitado.

Non mortem, somni fratrem. Al otro lado de la pista de tierra, uno de los Mitsubishi, aún humeante, se estrelló estrepitosamente contra uno de los edificios. Ronan no tuvo que ver al conductor para saber que era Prokopenko. Dormido.

Lo que significaba que Kavinsky estaba muerto. Pero él había estado muriendo desde que Ronan lo conoció. Ambos lo habían estado.

Morir es un aburrido efecto secundario. El par de gafas de sol blancas yacían en el polvo junto a los pies de Ronan. No las agarró. Él solo abrazaba a Matthew con fuerza, indispuesto a dejarlo ir todavía. Su cerebro seguía reproduciendo la imagen de Matthew saliendo del maletero, el fuego golpeando el coche, Kavinsky cayendo – Había tenido tantas pesadillas de que algo le sucedería. En lo alto, la Pesadilla se agitaba. Tanto Matthew como Ronan la miraban.

Tck. Tck. Tck. Tck. Ambos picos charlaban. Era una cosa terrible, esta Pesadilla, imposible de entender, pero Ronan había terminado con lo de estar asustado. Ya no quedaba miedo. Con un estremecimiento, Matthew apretó la cara en el hombro de su hermano mayor, confiado como un niño. Él susurró con voz pastosa, — ¿Qué es eso? La Pesadilla apenas se movía, ya que observaba a su creador. Luego ascendió, girando dos o tres veces mientras lo hacía. Se dirigió hacia la noche -Donde, era imposible de decir. —Está bien. — dijo Ronan. Matthew le creyó; ¿Por qué no habría de hacerlo? Ronan nunca le había mentido. Miró hacia arriba sobre la cabeza de Matthew como Gansey y Blue comenzaron a dirigirse hacia ellos. Las sirenas sonaron cerca esta vez; luces azules y rojas se veían a través del polvo como luces en un club. Ronan estaba repentina e insoportablemente alegre de ver a Gansey y Blue unirse a él. Por alguna razón, a pesar de que había llegado con ellos, se sentía como si hubiera estado solo durante mucho tiempo, y ahora ya no lo estaba. — Esa cosa. ¿Es uno de los secretos de papá?— Susurró Matthew. —Ya verás, — respondió Ronan. —Porque te los contaré todos.

Capítulo 63: El Hombre Gris no podía pensar en una manera de deshacerse de los cazadores de tesoros sin tener que confrontar a su hermano. Pero eso era impensable. El Hombre Gris pensó en carta que Maura le había dibujado. El diez de espadas. Lo peor que podía suceder. Él pensaba que se refería a abandonar Henrietta, pero ahora sabía que aunque eso era terrible, no era realmente la peor cosa que le podía suceder. La peor cosa siempre seria su hermano. Tendrás que ser valiente, había dicho Maura.

Yo siempre soy valiente. Más valiente que eso. Por mucho tiempo su hermano lo había perseguido. Se había burlado de él a miles de millas de distancia, incluso mientras El Hombre Gris había estudiado y se volvía aún más peligroso. Él había dejado que su hermano le arrebatara todo. Y ¿que, realmente, le impedía que se enfrentara a su hermano? ¿Miedo? ¿Podría ser el mucho más peligros que el Hombre Gris? ¿Podría, realmente, quitarle algo? El hombre gris pensó de nuevo en la sonrisa de Maura. Y en todo el ruido en el 300 Fox Way y en las inteligentes bromas de Blue, en el sándwich de atún del Deli Counter, en la montañas azules. Él quería quedarse. Persephone la había dado una palmadita en la rodilla. Yo sé qué harás lo correcto,

Mr. Gray. Mientras conducía, el Hombre Gris estiro una mano al asiento de atrás y arrastro su maleta gris. Manejado con una mano, mirando de vez en cuanto a la carretera mojada, encontró su álbum favorito de los Kinks. Puso en CD en el reproductor.

Luego rebusco hasta encontrar el arma que había estado escondida en los gabinetes de la cocina en Pleasant Valley Bed. Comprobó que Calla no hubiera removido todas las balas. Ella no lo había hecho. Salió a la interestatal. Él se iba a quedar. O iba a morir intentándolo. En el espejo retrovisor vio dos carros salir a la interestatal detrás de él. Más adelante había dos paradas de camiones –Nada decía cansancio como las brillantes luces de una parada de camiones. El escogió la más grande. Ya podía reconocer la silueta de su hermano sentado detrás del volante. La edad no había cambiado su barbilla ni la forma de sus orejas. La edad, el Hombre Gris pensó, no había cambiado nada de su hermano. El miedo vibro en su interior. A través de los parlantes, los Kinks confesaron que ya no querían seguir vagando. El Hombre Gris se detuvo en una bomba de gasolina. Esto es lo que sabe el Hombre Gris acercad e las estaciones de gasolina después del anochecer: son el peor y el mejor lugar para matar a alguien. Porque aquí, entre las bombas, en esta suave luz de insomnio, el Hombre Gris seria invisible. Incluso si no había otros autos poniendo gasolina, tenía dos cámaras de seguridad apuntando hacia él. Y la cajera que monitoreaba estas cámaras esta justo a un ataque de pánico de presionar el botón de emergencias. Solo el más casual de los asesinos atacaría en medio de las estaciones de gasolina. Matar a alguien aquí era ser descubierto. El hermano del Hombre Gris no sería descubierto. Él no era peligroso por ser temerario, sino por todo lo contrario. Y los cazadores de tesoros –Ellos probablemente no era asesinos en lo absoluto. Solo ladrones especializados con habilidad para romper y entrar y con suficiente tacto para no romper nada una vez estuvieran adentro. Muy seguro, el hermano del Hombre Gris no se aparcó cerca de las bombas, lo hizo en la oscuridad cerca de un contenedor de basura. El otro auto también dudo, pero el Hombre Gris bajo su ventana y lo llamo. Después de una pausa, se acercaron, ventana de conductor en frente de ventana de conductor. Solo eran un par de ladrones jóvenes, se veían cansados y frustrados. El que estaba en el asiento del pasajero tenía algunos aparatos en su regazo. El Hombre Gris observó un montón de envolturas de dulce y botellas de soda, una manta arrugada en el asiento de atrás. Así que habían estado viviendo en el auto por unos días. El Hombre Gris no los odiaba realmente por haber destrozado su habitación en el Pleasant. Probablemente como lo hubiera hecho. Bueno, probablemente no. Pero aun así, estos no eran tan malos como los que había dejado en el bosque.

Por eso es que eres el mejor, había dicho Greenmantle. Era verdad, el Hombre Gris realmente era el mejor. Estaba claro que ellos no esperaban que el Hombre Gris se detuviera, y si lo habían hecho, no habían esperado que se asomara por la ventana tranquilamente mientras los Kinks gritaban, Silly boy, you self-destroyer! -Buenas noches- El Hombre Gris dijo plácidamente. La estación olía a comida frita vieja. -Hola, hombre…-Protesto el conductor. El Hombre Gris levanto una mano gentilmente. –No gastemos tiempo. Yo no tengo lo que ustedes están buscando. Le mentí a mi empleador. Pretendí que las lecturas inusuales eran por el objeto para que el siguiera pagando por mi habitación mientras yo lo seguía buscando. Luego le dije que lo tenía para intentar conseguir más dinero. Lo que no funciono, como pueden darse cuenta. Ellos lo miraron, muy desconcertados para responder de inmediato. -Oye, hombre,-Dijo el conductor, por tercera vez. El pasajero paso una mano por su rostro y luego pensativamente toco el artefacto que tenía en su regazo. -¿Cómo sabemos que no nos estas mintiendo?-¿Con que propósito?- El Hombre Gris pregunto. El hizo un gesto hacia el Mitsubishi. –Seamos honestos. Yo podría perderlos fácilmente en estoÉl lo pensaba, de todas formas. Probablemente. Se veía rápido. Ellos también parecían pensarlo, porque ambos arrugaron la frente. -Mira, solo me detengo por cortesía profesional,-Añadió El Hombre Gris. –Puedo darme cuenta que ustedes no han estado en el negocio tanto tiempo como yo, pero espero que hagan lo mismo por alguien as en mi posición.- Él quería decirles que podían mirar en su auto, pero eso sonaría muy ansioso. Muy culpable. Ellos pensarían que él lo había botado. Seguían frunciendo el ceño. El chico en el asiento del pasajero dijo. -¿Qué hay de las lecturas? -Te lo dije. Le mentí acerca de las lecturas porque sabía que podía hacérselo creer por un tiempo. Son solo de una line defectuosa. Pueden conducir arriba y abajo por las montañas si quieren comprobarlo. Las siguen a la perfección. Ellos querían tanto creerle. Él lo podía ver en los ojos rojos, en los labios partidos. Ellos habían sido enviados en busca de un fantasma, y no muchos aparte del Hombre Gris tenían la paciencia para eso. Ellos terminar. -¿Pero que le decimos nuestro hombre? -Oye, ¿yo que voy a saber?- El Hombre Gris pregunto. –Yo soy el que está huyendo porque el mío no me creyó.

-Es verdad- Comento el chico del asiento de pasajero. Hubo una pausa, y luego añadió, -Tengo que orinar. El Hombre Gris había ganado. -Toma. Pon mi número en tu teléfono- Dijo El Hombre Gris. –Podemos mantenernos en contacto. Intercambiaron números. Asiento de Pasajero fue a la estaciona orinar. Conductor dijo. –Bueno, diablos, ¿Quieres un cigarrillo? El Hombre Gris negó sombríamente. –Los deje hace un año. Él nunca había fumado. Conductor giro la cabeza hacia donde esperaba el hermano del Hombre Gris en las sombras. -¿Qué hay de él? -¿El Cauteloso? No lo sé. Creo que tendré que hablar con él fuera de las cámaras. El conductor miro hacia donde el Hombre Gris apuntaba. –Oh, hombre. Yo ni siquiera pensé en ellas. El Hombre Gris toco el final de su nariz. Él dijo –Bueno. Eso es un consejo. Estamos en contacto. -Si.- Dijo el conductor. –oh, oye… El hombre gris dejo de subir su ventana. Trato de no contener el aliento, -¿Si? El conductor soltó una sonrisa. –Me gusta la palca de tu auto. Le tomo al Hombre Gris un momento recordar que era. -Gracias,- Dijo –Me gusta decir la verdad cuando puedo. El subió la ventana y avanzo. Mientras lo hacía, su hermano también avanzo en su auto. Era un pequeño cupé, algo que se hubiera visto elegante en Boston. Las luces brillaban mientras seguía al Hombre Gris. Una parada de camiones era el mejor y el pero lugar para matar a alguien. Porque fuera del rango de las cámaras de la estación había un parqueadero para los camioneros durmieran un rato. A veces solo había espacio para diez o quince camiones. A veces eran treinta o cuarenta. Casi nunca estaba iluminado, nunca filmaban. Solo había tráilers y conductores fatigados. Esta parada de camiones tenía una área de parqueo masiva, y el Hombre Gris guio a su hermano hasta el último rincón de ella. Se detuvo detrás del más grande de los camiones. Esto era todo. Esto era realmente todo. El Hombre Gris sentía cada punta de esas diez espadas perforándolo. Cada día gris lo quería. Sería más fácil solo dárselo. Los Kinks cantaban, Night is as dark as you feel it ought to be.

El cupe se detuvo al pie del Mitsubishi, lado del conductor al frente del lado del conductor. Y ahí estaba, aburrido y suave. Le había crecido una barba tupida que de alguna manera hacia énfasis en la curva de sus cejas. La gente siempre pensaba que él tenía un rostro amable. Muchos dicen que los Psicópatas tienen ojos aterradores, pero no el hermano del Hombre Gris. Cuando quería pasar desapercibido, era tan cálido e íntimo como quisiera. Incluso ahora, sentado en el cupe con una sonrisa en los labios, se veía como un héroe. Dean, solo vamos a intentar esto. -Bueno, hermanito.- Dijo el hermano del Hombre Gris. El sabía de antemano que solo esa voz podía paralizar al Hombre Gris. Como una serpiente, le daba suficiente tiempo para digerirá su víctima. –Parece que somos tú y yo de nuevo. Y la voz tuvo el efecto que siempre tenía: un veneno lleno de recuerdos. Una década paso antes los ojos del Hombre Gris Cuchillas Corte Rebanadas Quemadas Escoger Sangre Gritos El Hombre Gris tomo el arma del asiente del pasajero y le disparo su hermano. Dos veces. -En realidad,- Dijo –Soy solo yo. Se puso un guante de su maleta y transfirió el Post-it de su volante al auto de su hermano. Luego le subió a la música, subió la ventana y volvió a la interestatal. Iba a casa.

Epilogo: Un secreto es una cosa extraña. Hay tres tipos diferentes de secretos. Los primeros son los que todo el mundo conoce, los que requieren al menos dos personas. Una para mantenerlo. Otra para que nunca lo descubra. El segundo es un tipo más difícil de secreto: son los que te escondes de ti mismo. Cada día, miles de confecciones son escondidas de los que serían sus confesores, ninguna de estas personas admitirían que sus secretos se reducen a tres palabras: Tengo miedo. Y luego está la tercera clase de secreto, el más recóndito. Los secretos que nadie conoce. Tal vez, fue conocido alguna vez, pero fue llevado a la tumba. O de pronto es un misterio, antiguo y solitario, sin descubrir porque nadie lo ha estado buscando. A veces, muy pocas veces, un secreto se mantiene sin descubrir porqué es algo tan grande que la mente humana no lo podría controlar. Es muy extraño, muy extenso, muy espantoso que sobrepasa la capacidad de comprensión de la mente. Todos nosotros tenemos secretos en nuestras vidas. Somos los que los mantienes o de los que los mantienen alejados, los controlamos o escapan de nuestro control. Secretos y cucarachas; eso es lo único que sobrevivirá cuando todo termine. En la vida de Ronan Lynch, había todo tipo de secretos. Su primer secreto era él mismo. Era hermano de un mentiroso y hermano de un ángel, hijo de un sueño e hijo de un soñador. Él era una estrella en guerra llena de un sinfín de posibilidades, pero al final, mientras soñaba en el asiento trasero de camino al Granero esa noche, sólo creó esto:

Artículo 7 Otra Condición: Después de mi muerte, a mis hijos se les permitirá el acceso libre a “El Granero”, aunque no pueden tomar residencia allí una vez más hasta que todos hayan llegado a la edad de dieciocho años. Entonces, cuando se despertó, todos ellos ayudaron a poner a Aurora Lynch en el auto. Y en el silencio, condujeron hacia las coordenadas escritas en el diario de Gansey. Ahí estaba Cabeswater completamente restaurado. Era extenso y misterioso, familiar y extraño, era un soñador y un soñado. Cada árbol, Ronan pensó, era una voz que podría haber escuchado antes. Y ahí estaba Noah, con los hombros caídos y una mano levantada a modo de disculpa. A un lado de él, Adam se puso de pie, con las manos en los bolsillos, y del otro lado estaba Persephone, con los dedos hechos una maraña. Cuando cargaron a Aurora al borde del bosque, ésta despertó como una rosa que florece. Y cuando ella le sonrió a Ronan, él pensó: Matthew sí se parece un poco a ella. Ella lo abrazó y dijo: — Flores y cuervos —porque ella quería que supiera que lo recordaba. Luego abrazó a Matthew y le dijo: — Mi amor —porque era su favorito. No le dijo nada en absoluto a Declan, porque él no estaba ahí. El segundo secreto de Ronan era Adam Parrish. El trato con Cabeswater había cambiado a Adam, volviéndolo más fuerte, más extraño, más lejano. Era difícil no quedarse viendo a las peculiares y elegantes líneas de su rostro. Se mantuvo apartado mientras los hermanos Lynch revivían a su madre. —Tengo algo que mostrarles —les dijo a todos, después. Todos lo siguieron a las profundidades de Cabeswater, mientras el alba empezaba a sonrojar las cortezas de los árboles. —El estanque no está —dijo—. Donde los peces cambiaron de color por Gansey. Pero ahora... Junto al árbol de los sueños, el estanque había sido reemplazado por una superficie de roca inclinada y cortada. Estaba estriado y se escindía con arañazos profundos, y el más profundo cortaba todo el camino a través de la roca. La gélida negrura les llamó. — ¿Una cueva? —Preguntó Gansey—. ¿Cuán profundo llega?—No he entrado —dijo Adam—. Yo no creo que sea segura.— ¿Cuál es el siguiente paso, entonces? —Preguntó Gansey con cautela. Era difícil saber si era cauteloso de Adam o cauteloso de la cueva.

—Hacer que sea más segura —dijo Adam. Echó un vistazo a Ronan, las cejas fruncidas, como si sintiera los ojos de Ronan en él. Ronan miró hacia otro lado. El tercer secreto era la cueva en sí. Cuando finalmente regresaron al 300 de Fox Way, el sol estaba alto. Para sorpresa de Ronan, un Mitsubishi blanco estaba parqueado en la acera. Por un momento, pensó que... Pero luego vio al Hombre Gris esperando enfrente del porche con Calla. Su presencia allí, en lugar de en cientos de kilómetros de distancia no era probable, pero tampoco era imposible. —Esto es tú culpa —dijo Calla, acusadoramente, mientras Persephone subía las escaleras—. ¿Sabías que esto pasaría?Persephone parpadeó sus ojos negros. — ¿Sr. Gray? —Preguntó Blue—. ¿Cómo es que...? —No —interrumpió Calla—. Luego. Vengan conmigo.Los llevó arriba a la habitación de Maura. Con un empujón a la puerta, dejó que dieran un vistazo. Una vela estaba derretida en la alfombra y junto a ella, en un cuadrado de fuerte luz solar, un cuenco de las visiones estaba dado vuelta. — ¿Quién hizo esto? ¿Dónde está mamá? —Exigió Blue. Calla, sin decir palabra, le entregó una nota que todos leyeron sobre el hombro de Blue. En una rápida caligrafía manchada con gotitas de agua, decía: Glendower está bajo

tierra. Yo también.

Agradecimientos: Me gustaría dar las gracias a los sospechosos de siempre, pero especialmente a Jackson Pearce, sin el cual este libro, literalmente, no existiría. Me gustaría dar las gracias a Brenna Yovanoff por el comienzo y a Tessa Gratton por el final. El equipo de Scholastic sigue siendo increíble, sobre todo David Levithan, siempre tolerante con mis debilidades, y Becky Amsel, nunca permitiendo mis debilidades. Un agradecimiento especial como siempre a Rachel Horowitz y Janelle Deluise por lograr que pueda ser leída en todo el mundo. Blue Ridge Mac: Ustedes me salvaron la vida, en mis apuros, no una vez, sino dos veces. No voy a olvidar eso. Ponis para todos ustedes. Agente Laura Rennert: También me salvaste la vida, en mis apuros, no una, ni dos, sino varias veces. No voy a olvidar eso, tampoco. Ponis para la eternidad. Como siempre, soy inútil sin mi familia. Papá, gracias por los dragones. Mamá, gracias por las horas y horas y horas. Ed, tuviste que vivir con Kavinsky durante catorce meses. No hay suficientes ponis para eso.

Subscribe

© Copyright 2013 - 2019 AZDOC.PL All rights reserved.