01 La sumisa - Tara Sue Me

Índice Portada Biografía Dedicatoria CAPÍTULO 1 CAPÍTULO 2 CAPÍTULO 3 CAPÍTULO 4 CAPÍTULO 5 CAPÍTULO 6 CAPÍTULO 7 CAPÍTULO 8 CAPÍTULO 9 CAPÍTULO 10 CA...

22 downloads 448 Views 818KB Size

Índice Portada Biografía Dedicatoria CAPÍTULO 1 CAPÍTULO 2 CAPÍTULO 3 CAPÍTULO 4 CAPÍTULO 5 CAPÍTULO 6 CAPÍTULO 7 CAPÍTULO 8 CAPÍTULO 9 CAPÍTULO 10 CAPÍTULO 11 CAPÍTULO 12 CAPÍTULO 13 CAPÍTULO 14 CAPÍTULO 15 CAPÍTULO 16 CAPÍTULO 17 CAPÍTULO 18 CAPÍTULO 19 CAPÍTULO 20 CAPÍTULO 21 CAPÍTULO 22 CAPÍTULO 23 CAPÍTULO 24 CAPÍTULO 25 CAPÍTULO 26 CAPÍTULO 27 CAPÍTULO 28 CAPÍTULO 29 CAPÍTULO 30 CAPÍTULO 31 CAPÍTULO 32

CAPÍTULO 33 CAPÍTULO 34 CAPÍTULO 35 CAPÍTULO 36 CAPÍTULO 37 Créditos

Te damos las gracias por adquirir este EBOOK Visita Planetadelibros.com y descubre una nueva forma de disfrutar de la lectura ¡Regístrate y accede a contenidos exclusivos! Próximos lanzamientos Clubs de lectura con autores Concursos y promociones Áreas temáticas Presentaciones de libros Noticias destacadas Comparte tu opinión en la ficha del libro y en nuestras redes sociales:

Explora Descubre Comparte

Tara Sue Me escribió su primera novela a los doce años, y pasaron veinte hasta que escribió la segunda. Tras seguir con varias historias románticas, decidió probar con algo más atrevido, que se convirtió en La sumisa. Lo que empezó como un ejercicio de escritura adquirió vida propia. Pronto siguieron El dominante y La experta. Ávida lectora de novelas de distintos géneros, le gusta utilizar diferentes registros a la hora de escribir. Vive en el sudeste de Estados Unidos con su esposo, dos hijos, dos perros y un gato. Encontrarás más información sobre la autora y su obra en: < www.tarasueme.com>. A MsKathy: te estoy eternamente agradecida por el regalo de tu amistad Y al señor Sue Me: gracias por tu apoyo incondicional y por no haberme preguntado nunca: ¿tú has escrito esto?

1

—Señorita King —dijo la recepcionista—, el señor West ya puede recibirla. Me levanté, preguntándome por vigésima quinta vez qué estaba haciendo allí, y abrí la puerta para entrar en su despacho. Había atravesado toda la ciudad para hacerlo. Al otro lado de aquella puerta estaba mi más oscura fantasía: sólo tenía que cruzarla para empezar a hacerla realidad. Cuando se abrió y entré, me sentí orgullosa de que no me temblaran las manos. Paso uno: conseguido. Nathaniel West estaba sentado tras un enorme escritorio de caoba y tecleaba en un ordenador. No levantó la vista ni redujo el ritmo de sus pulsaciones. Ni siquiera pareció advertir mi presencia. Yo bajé la mirada por si acaso. Me quedé muy quieta y esperé, con la vista fija en el suelo, los brazos colgando a los costados y los pies separados la distancia exacta de la anchura de mis hombros. Ya hacía un rato que se había puesto el sol, pero la lámpara del escritorio proyectaba una luz tenue que iluminaba la estancia. ¿Pasaron diez minutos? ¿Veinte? Él seguía tecleando. Empecé a contar mis inspiraciones y al poco mi corazón aminoró la acelerada velocidad a la que había empezado a latir ya antes de que entrara en el despacho. Pasaron otros diez minutos. O quizá fueron treinta. Entonces dejó de teclear. —Abigail King —dijo. Me sobresalté un poco, pero mantuve la cabeza gacha. Paso dos: conseguido. Oí cómo cogía un montón de papeles y los golpeaba sobre el escritorio para apilarlos ordenadamente. No tenía mucho sentido. Por lo que había oído decir sobre Nathaniel West, los documentos ya debían de

estar perfectamente ordenados. Era otra prueba. Empujó la silla hacia atrás y por un momento el único ruido que se oyó en la silenciosa habitación fue el sonido de las ruedas desplazándose por el suelo de madera. Luego echó a andar con calculados y pacientes pasos, hasta que lo noté detrás de mí. Me apartó el pelo del cuello con una mano y me rozó la oreja con su cálido aliento: —No tienes referencias. No las tenía. Aquello era sólo una loca fantasía. ¿Debía decírselo? No. Tenía que permanecer en silencio. Se me disparó de nuevo el corazón. —Quiero que sepas —prosiguió—, que no estoy interesado en entrenar a ninguna sumisa. Mis sumisas siempre han estado perfectamente entrenadas. Era una locura. Estar allí era una locura. Pero eso era lo que yo quería: deseaba estar bajo el control de un hombre. No. No de cualquier hombre. De aquel hombre en concreto. —¿Estás segura de que esto es lo que quieres, Abigail? —Se enroscó mi melena en el puño y me dio un suave tirón—. Tienes que estar segura. Yo tenía la boca seca y estaba bastante segura de que él podía oír los latidos de mi corazón, pero me quedé quieta donde estaba. Se rio y volvió a su escritorio. —Mírame, Abigail. No era la primera vez que veía su cara. Todo el mundo conocía a Nathaniel West, era el propietario y director general de Industrias West. Pero las fotografías no le hacían justicia. Tenía la piel ligeramente bronceada y su tono moreno resaltaba el intenso color verde de sus ojos. Su espeso pelo negro parecía pedir a gritos que alguien hundiera los dedos en él, tirase y acercase esos labios para besarlos. Nathaniel tamborileó con los dedos sobre el escritorio. Sus largos y fuertes dedos. Cuando pensé en lo que podrían llegar a hacerme esos dedos, noté que se me aflojaban las rodillas. Frente a mí, él esbozó una sonrisa fugaz y me obligué a recordar dónde estaba. Y por qué. Entonces habló de nuevo: —No me interesa saber por qué me has enviado tu solicitud. Si te elijo y aceptas mis condiciones, tu pasado no tendrá ninguna importancia. — Cogió los papeles de mi solicitud y los examinó por encima—. Ya sé todo

lo que necesito saber. Yo recordaba muy bien los datos que había incluido en la solicitud: las casillas que marqué en las listas, los análisis de sangre que pidió, incluso la especificación del método anticonceptivo que utilizaba. Por otra parte, él también me había hecho llegar su información para que pudiera revisarla antes del encuentro. Ahora sabía su grupo sanguíneo, los resultados de sus análisis, sus límites infranqueables y las cosas que disfrutaba haciendo con y a sus compañeras de juegos. Nos quedamos en silencio durante varios largos minutos. —No estás entrenada —dijo—. Pero eres muy buena. Se levantó para acercarse al enorme ventanal que había tras su escritorio y se hizo el silencio una vez más. Como fuera estaba completamente oscuro, pude ver su reflejo en el cristal. Nuestras miradas se cruzaron y yo bajé la mía. —Me gustas bastante, Abigail King. Pero no recuerdo haberte dicho que apartaras la vista. Yo volví a mirarlo con la esperanza de no haber cometido un error irreparable. —Sí, creo que nos iría bien un fin de semana de prueba. —Le dio la espalda a la ventana y se aflojó la corbata—. Si aceptas, vendrás a mi casa este viernes, exactamente a las seis. Yo me encargaré de que un coche te recoja. Cenaremos juntos y empezaremos a partir de ahí. Dejó la corbata en un sofá que tenía a su derecha y se desabrochó el botón de arriba del cuello de la camisa. —Debo advertirte que tengo ciertas expectativas respecto a mis sumisas. Tendrás que dormir por lo menos ocho horas las noches del domingo al jueves. Seguirás una dieta equilibrada; ya te enviaré los menús por correo electrónico. También tendrás que correr un kilómetro y medio tres veces por semana. Y trabajarás la fuerza y la resistencia en mi gimnasio dos veces por semana; recibirás tu carné de socia mañana mismo. ¿Tienes alguna duda? Otra prueba. No dije nada. Él sonrió. —Puedes contestar. Por fin. Me humedecí los labios. —No soy especialmente atlética, señor West. No me gusta mucho correr.

—Debes aprender a no dejar que te dominen tus debilidades, Abigail. —Se acercó al escritorio y anotó algo en un papel—. También asistirás a clases de yoga tres veces por semana. Las puedes hacer en el gimnasio. ¿Alguna cosa más? Negué con la cabeza. —Muy bien. Nos veremos el viernes por la noche. —Me entregó algunos papeles—. Aquí encontrarás todo lo que necesitas saber. Cogí los documentos y esperé. Él volvió a sonreír. —Puedes retirarte.

2

La puerta del apartamento contiguo al mío se abrió justo cuando pasé por delante. Mi mejor amiga, Felicia Kelly, salió corriendo al pasillo. Felicia y yo éramos amigas de toda la vida y habíamos crecido juntas en la misma minúscula ciudad de Indiana. Como en nuestro colegio los sitios de la clase estaban asignados por orden alfabético, durante los años de primaria y secundaria pudimos sentarnos siempre juntas. Y después de graduarnos en el instituto, también fuimos juntas a la misma universidad de Nueva York, donde enseguida comprendimos que si queríamos seguir siendo tan buenas amigas, debíamos ser vecinas en lugar de compartir piso. Aunque la quería como a la hermana que nunca tuve, a veces Felicia podía ser demasiado mandona y autoritaria. Por su parte, a ella la volvía loca mi frecuente necesidad de tranquilidad. Y, por lo visto, mi entrevista con Nathaniel le producía el mismo efecto. —¡Abby King! —Se puso en jarras—. ¿Tenías el teléfono apagado? Has ido a ver a ese tal West, ¿verdad? Me limité a sonreír. —En serio, Abby —me dijo—, no sé siquiera ni por qué me molesto. —Lo sé. Dime, ¿por qué te molestas? —le pregunté, mientras ella me seguía hasta mi apartamento. Entré, me senté en el sofá y empecé a leer los documentos que me había dado Nathaniel—. Por cierto, este fin de semana no estaré. Felicia lanzó un sonoro suspiro. —Has ido a verlo. Sabía que lo harías. En cuanto se te mete algo en la cabeza, no paras hasta conseguirlo, y no piensas en las consecuencias. Yo seguí leyendo. —Te crees muy lista. ¿Y qué crees que pensarán en la biblioteca de todo esto? ¿Qué pensará tu padre? Mi padre seguía viviendo en Indiana y, aunque no teníamos una relación muy próxima, estaba convencida de que tendría una opinión muy rigurosa sobre mi visita a las oficinas de Nathaniel. Una opinión muy negativa. Aunque, por otra parte, no creo que nadie fuera a comentar detalles de mi vida sexual con él.

Dejé los papeles en el sofá. —Tú no le vas a decir nada a mi padre, y mi vida personal no es asunto de la biblioteca, ¿no te parece? Felicia se sentó y se examinó las uñas. —No, no lo entiendo. —Cogió los papeles—. ¿Qué es esto? —Dámelos. Le arranqué los documentos de la mano. —La verdad —dijo—, si tantas ganas tienes de que te dominen, conozco algunos hombres que estarían encantados de hacerlo. —No me interesan tus exnovios. —¿Así que te vas a meter en casa de un desconocido para dejar que te haga vete-tú-asaber-qué? —No funciona así. Se acercó a mi portátil y lo encendió. —Y entonces, ¿cómo funciona exactamente? —Se reclinó en el respaldo de la silla, mientras la pantalla cobraba vida—. ¿Cómo es ser la amante de un hombre rico? —No seré su amante. Seré su sumisa. Y, por cierto, siéntete como en casa. Por favor, no dudes en utilizar mi portátil. Tecleó algo con exaltación. —Muy bien. Su sumisa. Eso está muuucho mejor. —Pues sí. Todo el mundo sabe que el sumiso es quien tiene el poder en la relación. Felicia no había investigado tanto como yo. —¿Y eso ya lo sabe Nathaniel West? Había entrado en Google y estaba buscando el nombre de Nathaniel. Estupendo. Que lo encontrara. De repente, su atractivo rostro llenó la pantalla. Nos miraba con sus penetrantes ojos verdes, mientras con un brazo rodeaba la cintura de una preciosa rubia que parecía ir con él. «Es mío», dijo una estúpida parte de mi cerebro. «Sólo de la noche del viernes a la tarde del domingo», respondió la parte más racional. —¿Quién es ésta? —preguntó Felicia. —Supongo que mi predecesora —murmuré, volviendo a la realidad. Era una idiota. Cómo podía pensar que me desearía a mí después de haber tenido a aquella mujer.

—Pues vas a tener que igualar esos preciosos tacones de aguja, amiga mía. Me limité a asentir. Y, por supuesto, Felicia lo vio. —Maldita sea, Abby. Tú nunca llevas tacones de aguja. Suspiré. —Ya lo sé. Ella negó con la cabeza y pinchó en el siguiente enlace. Yo aparté la vista, lo último que necesitaba era ver otra fotografía de aquella diosa rubia. —Eh, cariño —dijo Felicia—, a este sí que lo dejaría dominarme cuando quisiera. Levanté la cabeza y vi una fotografía de otro hombre guapo. El pie de foto rezaba: «Jackson Clark, quarterback del Nueva York». —No me habías dicho que estaba emparentado con un jugador de fútbol profesional. No lo sabía. Pero tampoco habría servido de nada que se lo dijera, porque ya no me estaba prestando atención. —Me pregunto si Jackson estará casado —murmuró Felicia, pinchando en otros enlaces para buscar más información sobre la familia del jugador—. Parece que no. Hum, quizá podamos investigar más cosas sobre la rubia. —¿No tienes nada mejor que hacer? —No —respondió—. No tengo nada más que hacer que sentarme aquí y convertir tu vida en un infierno. —Ya sabes dónde está la salida —le dije, de camino a mi habitación. Si quería, podía quedarse toda la noche indagando sobre Nathaniel, pero yo tenía mucho que leer. Cogí los papeles que él me había dado y me acurruqué en la cama. En la primera página figuraba su dirección y sus datos de contacto. Su casa estaba a dos horas en coche de la ciudad y me pregunté si tendría alguna otra propiedad más cerca. También me había confiado el código de seguridad de la entrada y su número de teléfono móvil por si necesitaba algo. «O por si recuperas la cordura», intervino esa molesta parte tan petulante de mi cerebro. En la segunda página, encontré los detalles sobre el gimnasio y el programa de ejercicios que debería seguir. Me tragué la incomodidad que

sentí al pensar que tendría que correr. Había más especificaciones sobre las clases de musculación y resistencia a las que quería que asistiera. Y a pie de página, escrito con una pulcra cursiva, leí el nombre y el número de teléfono del instructor de yoga. En la página tres me informaba de que el viernes no debía llevar ninguna maleta. Nathaniel me proporcionaría todos los artículos de higiene personal y la ropa que necesitaría. Interesante. Pero ¿qué otra cosa esperaba? También detallaba las mismas instrucciones que me había dado durante la entrevista: ocho horas de sueño, una dieta equilibrada... Nada nuevo. En la página cuatro, encontré una lista de sus platos favoritos. Menos mal que se me daba bien cocinar. Pensé que ya los miraría con más detalle en otro momento. Página cinco. Digamos que la página cinco me dejó caliente, excitada, y con muchas ganas de que llegara el viernes.

3

Nathaniel West tenía treinta y cuatro años. Sus padres murieron en un accidente de coche cuando tenía diez. Linda Clark, su tía, fue quien lo crio después de la desgracia. Él asumió el mando de la empresa de su padre a los veintinueve años. Heredó un negocio ya de por sí muy provechoso y lo hizo aún más lucrativo. Yo ya hacía algunos años que sabía quién era. Lo conocía por las noticias de sociedad, como cualquier persona de clase media podía conocer a los miembros de las clases altas. Según los periódicos, era un tipo muy inflexible, un auténtico bastardo. Pero a mí me gustaba pensar que conocía un poco mejor al verdadero hombre que había detrás. Seis años atrás, cuando yo tenía veintiséis, mi madre atravesó una situación económica muy mala por culpa de las deudas que había acumulado después de divorciarse de papá. Tenía tantas que el banco la amenazó con embargarle la casa. Y habrían estado en su derecho de hacerlo. Pero Nathaniel West salvó la situación. Él formaba parte del consejo de dirección del banco y los convenció para que la dejaran conservar la casa e ir pagando las deudas poco a poco. Ella murió de una enfermedad coronaria dos años más tarde, pero durante esos dos años, cada vez que se mencionaba el nombre de Nathaniel en los periódicos o en las noticias, volvía a contar la historia de lo mucho que ese hombre la había ayudado. Por eso yo sabía que no era tan inflexible como todo el mundo creía. Y cuando me enteré de sus... particulares gustos, empezaron mis fantasías. Y siguieron. Y siguieron hasta que decidí que tenía que hacer algo al respecto. Por ese motivo, a las seis menos cuarto de la tarde del viernes estaba entrando por el camino que conducía a su casa, en un coche con chófer. Sin equipaje. Sin maletas. Sólo con mi bolso y un teléfono móvil. En la puerta principal nos esperaba un enorme golden retriever. Era un perro muy bonito, con unos ojos penetrantes que no dejaron de observarme

ni un momento mientras me bajaba del coche y me dirigía a la casa. —Buen chico —le dije, tendiéndole una mano. Yo no soy muy amante de los perros, pero si Nathaniel tenía uno, tendría que acostumbrarme a él. El perro aulló, se acercó a mí y me olfateó la mano. —Buen chico —le repetí—. ¿Quién es un buen chico? Dio un escueto ladrido y se tendió boca arriba para que pudiera acariciarle la tripa. «Está bien —pensé—. Quizá los perros no estén tan mal.» — Apolo —dijo una suave voz desde la puerta principal—. Ven. El animal levantó la cabeza al oír a su dueño. Me lamió la cara y luego corrió junto a Nathaniel. —Veo que ya conoces a Apolo. Él llevaba una vestimenta informal: jersey gris claro y pantalones de un gris más oscuro. En realidad, podría ponerse una bolsa de papel y le sentaría igual de bien. No era justo. —Sí —asentí, levantándome y quitándome algunas pelusas imaginarias de los pantalones —. Es un perro muy cariñoso. —No lo es —me corrigió Nathaniel—. No suele ser amable con los desconocidos. Tienes mucha suerte de que no te haya mordido. No dije nada. Él se dio media vuelta y se metió en la casa; ni siquiera miró hacia atrás para asegurarse de si lo seguía, cosa que por supuesto hice de inmediato. —Esta noche cenaremos en la mesa de la cocina —anunció, mientras lo seguía por el vestíbulo. Yo intenté mirar la decoración, una sutil mezcla de antigüedades y objetos contemporáneos, pero me costaba mucho apartar los ojos de Nathaniel, que caminaba delante de mí. Recorrió un largo pasillo y pasó junto a varias puertas cerradas. —Puedes considerar la mesa de la cocina como tu espacio libre —dijo —. La mayor parte de las veces comerás ahí y cuando yo coma contigo en esa mesa, te lo podrás tomar como una invitación para hablar con libertad. La mayoría de las veces me servirás en el salón, pero he pensado que podríamos empezar esta noche con menos formalidad. ¿Está todo claro? —Sí, Amo. Nathaniel se dio la vuelta con furia en los ojos.

—No. Aún no te has ganado el derecho a llamarme así. Hasta que lo consigas, te referirás a mí como Señor o Señor West. —Sí, Señor —dije—. Lo siento, Señor. Reanudó la marcha. Las formas de tratamiento eran una zona oscura, y no sabía qué debía esperar. Por lo menos, no parecía haberse enfadado mucho. Retiró la silla de una elegante mesa tallada en madera y esperó a que me sentara. Luego se sentó frente a mí en silencio. La cena ya estaba servida y esperé a que él comiera el primer bocado antes de empezar yo también. La comida era deliciosa. Alguien había cocinado pechugas de pollo con una exquisita salsa de miel y almendras, y judías verdes y zanahorias como guarnición, pero el pollo estaba tan sabroso que apenas le presté atención. Entonces caí en la cuenta de que no había nadie más en la casa y de que la cena ya estaba en la mesa cuando entré. —¿Lo ha cocinado usted? —le pregunté. Él asintió levemente con la cabeza. —Soy un hombre de muchos talentos, Abigail. Yo me removí en mi asiento y seguimos comiendo en silencio. Estaba demasiado nerviosa como para decir nada. Ya casi habíamos acabado, cuando él se volvió a dirigir a mí. —Me alegro de que no sientas la necesidad de llenar el silencio con charlas interminables —confesó—. Tengo que explicarte algunas cosas. Pero recuerda que en esta mesa puedes hablar con total libertad. Se detuvo y esperó a que respondiera. —Sí, Señor. —Por la lista que te di, ya sabes que soy un Dominante bastante conservador. No creo en la humillación pública, no soy proclive al dolor extremo y jamás comparto a mis sumisas. — Esbozó una media sonrisa—. Aunque, como Dominante, supongo que podría cambiar de opinión en cualquier momento. —Claro, Señor —convine, recordando su lista y el tiempo que tardé en rellenar la mía. Deseé con todas mis fuerzas no haberme equivocado al aceptar pasar ese fin de semana con él. Me tranquilizaba sentir el peso del móvil en el bolsillo. Felicia tenía instrucciones de llamar a la policía si no me ponía en contacto con ella en algún momento de la hora siguiente.

—La otra cosa que debes saber —dijo—, es que no beso en los labios. —¿Como Pretty Woman? —le pregunté—. ¿Es demasiado personal? —¿ Pretty Woman? —Ya sabe, la película. —No —dijo—, no la he visto. No beso en los labios porque es innecesario. ¿Innecesario? Bueno, ahí moría mi fantasía de acercarlo a mí con las manos hundidas en su fantástico pelo. Me comí el último bocado de pollo mientras pensaba en lo que me acababa de decir. Nathaniel siguió hablando desde el otro extremo de la mesa. —Soy consciente de que eres una persona con tus propias esperanzas, sueños, deseos, necesidades y opiniones. Y que has dejado todo eso a un lado para someterte a mí este fin de semana. El hecho de que te hayas puesto en esta situación pide respeto, y yo te respeto. Todo lo que te haga a ti o para ti, lo haré pensando en tu beneficio. Mis reglas sobre las horas de sueño, la dieta y el ejercicio son por tu propio bien. Y mis castigos son para que mejores. — Deslizó un dedo por el borde de la copa de vino—. Y el placer que te dé —su dedo resbaló hacia el pie y luego volvió a subir—, bueno, no creo que tengas muchos reparos respecto al placer. Cuando sonrió y apartó la silla de la mesa, me di cuenta de que lo estaba mirando con la boca abierta. —¿Has acabado de cenar? —me preguntó. —Sí, Señor —respondí, consciente de que sería incapaz de comer nada más; mis pensamientos estaban consumidos por sus comentarios sobre el placer. —Tengo que sacar a Apolo. Mi dormitorio está arriba, la primera puerta a la izquierda. Volveré dentro de quince minutos. Quiero que me esperes allí. —Me miró fijamente con sus ojos verdes—. Página cinco, primer párrafo. No estoy segura de cómo conseguí subir la escalera: cada paso me costaba como si mis zapatos fueran de hierro. Pero sólo disponía de quince minutos y tenía que estar preparada para cuando él viniera. Cuando llegué al primer piso, aproveché para enviarle un mensaje a Felicia. Le dije que estaba bien y que me quedaba. Luego añadí el código secreto que habíamos acordado para que supiera que era realmente yo quien escribía el mensaje. Abrí la puerta del dormitorio de Nathaniel y no pude evitar que se me

escapara un jadeo. La habitación estaba llena de velas encendidas. Y justo en el centro, había una enorme cama de cuatro postes, toda ella de madera maciza. Sin embargo, según el primer párrafo de la página cinco, no era la cama lo que debía preocuparme. Miré al suelo y vi el almohadón. Junto a éste había un finísimo picardías. Cuando empecé a cambiarme de ropa, me di cuenta de que me temblaban las manos. El camisón apenas me cubría los muslos y la vaporosa tela revelaría hasta el último detalle de mi cuerpo. Cuando acabé, doblé mi ropa y la dejé bien apilada junto a la puerta. Y mientras hacía todo eso, no dejaba de repetirme: «Esto es lo que tú querías. »Esto es lo que tú querías». Después de repetírmelo unas veinte veces, por fin conseguí relajarme. Me acerqué al almohadón, me arrodillé sobre él y me senté con el trasero sobre los talones. Me quedé mirando fijamente al suelo y esperé. Nathaniel entró algunos minutos después. Me arriesgué a mirarlo disimuladamente y vi que se había quitado el jersey. Su torso desnudo estaba musculado; tenía aspecto de hacer ejercicio con regularidad. Seguía llevando los pantalones y el cinturón. —Muy bien, Abigail —dijo, después de cerrar la puerta del dormitorio—. Puedes ponerte de pie. Me levanté con la cabeza gacha, mientras él caminaba a mi alrededor. Quizá a la luz de las velas no pudiera ver lo mucho que temblaba. —Quítate el camisón y déjalo en el suelo. Me moví con la mayor elegancia que pude, me quité la prenda por encima de la cabeza y, cuando lo solté, observé cómo caía flotando hasta el suelo. —Mírame —me ordenó. Esperó hasta que mis ojos se posaron en los suyos y entonces empezó a quitarse el cinturón muy despacio. Luego se lo enroscó en el puño y empezó a caminar otra vez a mi alrededor. —¿Qué te parece, Abigail? ¿Debería castigarte por haberme llamado Amo? Chasqueó el cinturón y sentí el roce de la piel. Me sobresalté. —Como desee, Señor —conseguí decir, sorprendida de lo excitada que estaba. —¿Lo que yo desee? —Siguió caminando hasta que estuvo de nuevo

ante mí. Se desabrochó los pantalones y se los bajó—. Ponte de rodillas. Cuando lo hice, vi a Nathaniel desnudo por primera vez. Era magnífico. Largo, grueso y duro. Muy largo. Muy grueso. Y muy duro. La realidad superaba con creces cualquiera de mis fantasías. —Dame placer con la boca. Me incliné hacia delante y me metí la punta de su miembro en la boca. Luego me fui moviendo muy despacio hasta deslizar el resto. Cuando lo tuve en la boca, me pareció todavía más largo y no pude evitar pensar en lo que sentiría al tenerlo dentro de mi cuerpo de otras formas. —Del todo —dijo, cuando su pene alcanzó el final de mi garganta. Levanté las manos para tocar lo que me quedaba. —Si no puedes metértelo en la boca, no podrás metértelo en ninguna otra parte del cuerpo. —Empujó hacia delante y yo relajé la garganta para acomodarlo entero—. Sí. Así. No había calculado bien lo largo que lo tenía. Me esforcé para respirar por la nariz. No sería adecuado que perdiera el conocimiento. —Me gusta el sexo duro y áspero y no voy a ser suave contigo sólo porque seas nueva. — Me agarró del pelo—. Aguanta. Tuve el tiempo justo de rodearle los muslos con los brazos antes de que saliera y se volviera a meter en mi boca. Me embistió así varias veces. —Utiliza los dientes —me ordenó. Eché los labios hacia atrás y rocé su longitud con los dientes, mientras él se movía dentro y fuera de mi boca. Cuando me acostumbré a su tamaño, succioné un poco y luego lo rodeé con la lengua. —Sí —gimió, embistiendo con más fuerza. En ese momento, pensé que había sido yo quien había logrado aquello. Yo se lo había puesto duro y conseguido que gimiera. Era mi boca. Era yo. Y entonces empezó a estremecerse entre mis labios. —Trágatelo todo —me indicó, sin dejar de entrar y salir de mi boca —. Trágate todo lo que te dé. Casi me atraganté cuando se corrió, pero cerré los ojos, me concentré y noté cómo su sabor a sal se deslizaba por mi garganta; conseguí tragarme hasta la última gota. Nathaniel salió de mi boca jadeando. —Así, Abigail —dijo, con la respiración entrecortada—. Esto es lo que quiero. Me volví a sentar sobre los talones mientras él se ponía los

pantalones. —Tu dormitorio está dos puertas más allá, también a mano izquierda —explicó, adoptando de nuevo un tono relajado—. Sólo dormirás en mi cama cuando yo te invite a hacerlo. Puedes retirarte. Me volví a poner el camisón y recogí la ropa que me había quitado. —Tomaré el desayuno en el comedor a las siete en punto —añadió, mientras yo salía de su habitación. Apolo se coló en el dormitorio cuando yo me iba y se acurrucó a los pies de la cama de Nathaniel. Media hora más tarde, completamente despierta y acurrucada bajo las sábanas, reproduje la escena una y otra vez en mi cabeza. Pensé en él: en su actitud distante, en la relajada forma en que daba las órdenes, en el absoluto control que demostraba en todo momento. Nuestro primer encuentro no sólo había cumplido mis expectativas, sino que las había superado con creces. Estaba impaciente por disfrutar del resto del fin de semana.

4

A la mañana siguiente me quedé dormida. Me desperté sobresaltada y maldije entre dientes cuando vi la hora que era. Las seis y cuarto. Si quería tener el desayuno listo a las siete no me daba tiempo a ducharme. Corrí al cuarto de baño del dormitorio y me lavé los dientes. Sin apenas tiempo de mirarme al espejo, me cepillé un poco el pelo y me hice una cola de caballo alta. Saqué unos vaqueros y una camiseta de manga larga del armario y me sorprendí de que me estuvieran bien, hasta que recordé que en los documentos que rellené había especificado mi talla. Cuando salía por la puerta, mis ojos se posaron en la cama deshecha. Se me pasó brevemente por la cabeza dejarla como estaba, pero entonces pensé que era muy probable que Nathaniel fuera un maniático del orden. Y no quería hacerlo enfadar en mi primer fin de semana. «¿Tu primer fin de semana? —preguntó la parte más sensata de mi cerebro—. ¿Acaso crees que habrá más?» Decidí ignorarla por completo. Aquella cama individual no era lo bastante grande para dos personas y, mientras la hacía, resoplé decepcionada. Por lo visto, Nathaniel no tenía planeado venir a mi dormitorio. Y por lo que me había dicho, las noches que pudiera pasar en el suyo serían contadas. De camino a la cocina pasé junto al gimnasio y oí a Nathaniel en la cinta de correr. Miré mi reloj, preocupada, las siete menos veinticinco. Ya no tenía tiempo de hacer mi famoso desayuno a base de tostadas francesas, plátano y salsa Foster. Quizá otro día. Nathaniel entró en el comedor segundos después de que le sirviera un plato de huevos revueltos, tostadas y fruta troceada. Tenía el pelo recién lavado y olía a aire fresco y almizcle. Delicioso. Se me aceleró el corazón sólo de pensar en saborearlo. Mientras él comía, yo me quedé de pie a su lado. No me miró ni una sola vez, pero dejó escapar un pequeño suspiro de satisfacción cuando dio el primer mordisco. Cuando acabó de comer, me miró.

—Prepárate un plato y desayuna en la cocina. Luego ven a mi habitación dentro de una hora. Página cinco, párrafo dos. Y tras decir eso, se marchó del comedor. ¿Por qué se molestaba en ordenarme que desayunara justo antes de decirme que fuera a su dormitorio? Como si fuera a ser capaz de comer nada pensando en sus palabras. Pero me preparé un huevo revuelto, corté un poco más de fruta y me lo comí en la mesa de la cocina, tal como él me había dicho. La luz del sol entraba por la ventana y fuera pude verlo paseando con Apolo. El perro corría por el extenso jardín y asustaba a los pájaros que se posaban en el césped. Nathaniel estaba hablando por teléfono, pero cuando Apolo se acercó a él, estiró el brazo y le acarició el pelo. Suspiré y recorrí la cocina con la vista. Me pregunté si la rubia habría comido alguna vez en aquella mesa y si sería una buena cocinera. Fuera como fuese, ya no estaba. Ahora era yo la que estaba allí, por lo menos durante el fin de semana. Lavé los platos del desayuno y subí la escalera. El segundo párrafo de la página cinco era lo que yo llamaba la postura del ginecólogo. Allí, tendida en medio de la cama de Nathaniel, sin una sola prenda de ropa encima, me sentía como si estuviera en la camilla del médico. En realidad, eché de menos la finísima bata de papel que te dan en la consulta. Cerré los ojos y me concentré en mi respiración, mientras me decía que estaba lista para cualquier cosa que Nathaniel hubiera preparado. Quizá por fin me tocara. —No abras los ojos. Me sobresalté. Ni siquiera lo había oído entrar en la habitación. —Me gusta verte así, abierta de piernas —dijo—. Quiero que finjas que tus manos son las mías. Tócate. Estaba intentando volverme loca. Había tratado de imaginar cómo iría el fin de semana y hasta el momento no tenía nada que ver con lo que yo había supuesto. Nathaniel no me había tocado ni una sola vez. Eso no era justo. —Ahora, Abigail. Me llevé las manos a los pechos e imaginé que eran sus dedos los que me acariciaban. Me resultó muy fácil. Lo había hecho cientos de veces. El cálido aliento de Nathaniel me rozaba la oreja mientras me tocaba.

Sus caricias empezaban siendo suaves y dulces, pero enseguida se volvían ásperas y a los dos se nos entrecortaba la respiración. Él estaba necesitado y yo era lo que necesitaba. Él estaba hambriento y yo era lo único que podía saciar su apetito. Luego hizo rodar uno de mis pezones entre los dedos con dolorosa lentitud, para después hacer lo mismo con el otro. Me mordí el interior de la mejilla, perdida en las sensaciones que me estaba provocando. Me los pellizcó y tiró con fuerza y cuando se me escapó un jadeo, tiró aún más fuerte. Llegados a ese punto, la necesitada era yo. Lo necesitaba. Le deseaba. Me moría por él. Deslicé una mano por mi estómago, ansiosa y desesperada por ser colmada. Quería que él llenara el vacío que sentía. Me separó las rodillas y yo me quedé abierta de piernas, ofreciéndome. Por fin iba a poseerme. Me poseería y acabaría con aquello de una vez por todas. Me colmaría como no lo había hecho nunca nadie. —Me decepcionas, Abigail. El Nathaniel de mis sueños desapareció y mis párpados temblaron. —No abras los ojos. Estaba a pocos centímetros de mi cara y yo podía oler su virilidad. El corazón me latía frenéticamente mientras esperaba que siguiera hablando. —Ayer por la noche me tuviste dentro de la boca, ¿y ahora utilizas un solo dedo para representar mi polla? Deslicé otro dedo en mi interior. Sí. Mejor. —Otro. Añadí un tercero y empecé a moverlos dentro y fuera. —Más fuerte —me susurró—. Yo te follaría con más fuerza. No iba a aguantar mucho y menos si seguía hablándome de esa forma. Metí los dedos más adentro, imaginándome que era él quien me penetraba. Se me tensaron las piernas y se me escapó un quedo gemido. —Ahora —ordenó Nathaniel, y yo exploté. Durante varios minutos, se hizo un silencio absoluto que se prolongó hasta que mi respiración recuperó la normalidad. Cuando abrí los ojos, lo vi de pie junto a la cama, con la frente perlada de sudor. Su erección le presionaba la bragueta. —Éste ha sido un orgasmo muy fácil, Abigail —dijo, mirándome con sus sensuales ojos verdes—. No esperes que ocurra muy a menudo.

La parte positiva, pensé, era que sonaba como si fuera a haber más. —Esta tarde tengo un compromiso y no comeré aquí. En la nevera hay unos filetes que deberás servirme a las seis para cenar en la mesa del comedor. —Me recorrió el cuerpo con los ojos y yo me obligué a quedarme quieta—. Será mejor que te duches, esta mañana no te ha dado tiempo a hacerlo. Maldita fuera, a aquel hombre no se le escapaba nada. —Y —prosiguió— hay unos DVD de yoga en el gimnasio. Utilízalos. Puedes retirarte. No lo volví a ver hasta la hora de cenar. Si lo de los filetes había sido alguna clase de prueba y estaba esperando que fracasara, se iba a llevar una gran decepción. Yo era famosa por haber conseguido poner de rodillas a más de un hombre con mis filetes. De acuerdo, era mentira. Y sabía que no tenía ninguna posibilidad de poner de rodillas a Nathaniel West, pero en cambio era muy capaz de cocinar un buen filete de carne. Aunque, evidentemente, él no se dignó elogiar mis habilidades culinarias. Lo que sí hizo fue ordenarme que comiera con él, así que me senté en silencio a su lado. Corté un trozo de carne y me lo metí en la boca. Quería preguntarle dónde había estado toda la tarde y si durante la semana vivía en la ciudad. Pero estábamos en la mesa del comedor y no podía hacerlo. Cuando acabamos, me dijo que lo siguiera. Caminamos por la casa y pasamos por delante de su dormitorio hasta llegar a la habitación que estaba delante de la mía. Abrió la puerta, se hizo a un lado y me dejó entrar a mí primero. El cuarto estaba prácticamente a oscuras. La escasa luz que brillaba procedía de una única lámpara muy pequeña. Del techo pendían dos gruesas cadenas con grilletes. Me di media vuelta y me lo quedé mirando con la boca abierta. A Nathaniel se lo veía impasible. —¿Confías en mí, Abigail? —Yo... yo... —tartamudeé. Él pasó por mi lado y abrió uno de los grilletes. —¿Qué pensabas que conllevaría nuestro acuerdo? Creía que eras consciente de la clase de situación en la que te estabas metiendo.

Sí, claro que lo sabía. Pero pensaba que las cadenas y los grilletes llegarían más tarde. Mucho más tarde. —Si queremos progresar, tendrás que confiar en mí. —Abrió el otro grillete—. Ven aquí. Yo vacilé. —O bien —dijo—, puedes marcharte y no volver nunca más. Me acerqué a él. —Muy bien —aprobó—. Desnúdate. La situación era mucho peor que la noche anterior. Por lo menos, entonces tenía cierta idea de lo que quería. Incluso cuando esa misma mañana había estado en su cama no había sido tan horrible. Pero eso otro era una locura. La parte insensata de mi cerebro estaba disfrutando como nunca. Cuando estuve completamente desnuda, me cogió los brazos, me los levantó por encima de la cabeza y me encadenó. Se alejó un poco y se quitó la camisa. Luego rebuscó en el cajón de una mesa cercana, sacó un pañuelo negro y se acercó de nuevo. —Cuando te vende los ojos, se te agudizarán los demás sentidos. Entonces me ató el pañuelo alrededor de los ojos y la habitación se quedó a oscuras del todo. Oí algunos pasos y luego nada. Ninguna luz. Ningún sonido. Nada. Sólo los latidos acelerados de mi corazón y mi respiración temblorosa. De repente, noté algo muy leve apartándome el pelo del hombro y me sobresalté. —¿Qué sientes, Abigail? —musitó Nathaniel—. Sé sincera. —Miedo —respondí yo, también con un susurro—. Tengo miedo. —Es comprensible, pero absolutamente innecesario. Yo nunca te haría daño. Algo muy delicado dibujó un círculo en mi pecho. La excitación empezó a palpitar entre mis piernas. —¿Qué sientes ahora? —preguntó él. —Expectación. Se rio y el sonido de su risa reverberó por mi espina dorsal. Noté cómo dibujaba otro círculo; me provocaba sin apenas tocarme. —Y si te dijera que lo que tengo en la mano es una fusta, ¿qué sentirías?

¿Una fusta? Me quedé sin aliento. —Miedo. La fusta silbó al cortar el aire y aterrizó con fuerza sobre mi pecho. Jadeé al percibir la sensación. Me dolió un poco, pero no demasiado. —¿Lo ves? —me dijo—. No hay nada que temer. No te voy a hacer daño. —La fusta impactó entonces en mis rodillas—. Abre las piernas. Al hacerlo, me sentí aún más expuesta. Se me aceleró el corazón, pero toda yo me encendí de excitación. Nathaniel dejó resbalar la fusta por el interior de mis muslos; empezó en las rodillas y la deslizó hasta llegar al vértice de mis piernas, justo donde me sentía más necesitada. —Podría azotarte aquí —dijo—. ¿Te gustaría? —Yo... no lo sé —confesé. La fusta impactó tres veces en rápida sucesión justo cerca de mi clítoris. Me escoció, pero el escozor fue reemplazado casi inmediatamente por la necesidad de más. —¿Y ahora? —preguntó, mientras la fusta se movía entre mis piernas con la suavidad de una mariposa. —Más —supliqué—. Necesito más. La fusta dibujó una serie de delicados círculos antes de impactar de nuevo contra mi hambriento sexo. Me azotó una y otra vez y cada nuevo impacto me provocaba una punzada de dolor junto con una dulce sensación de placer. Entonces me azotó de nuevo y yo grité. —Estás tan hermosa aquí encadenada, tirando de los grilletes, en mi casa, gritando al recibir mis azotes... —La fusta me volvió a rozar el pecho —. Tu cuerpo está suplicando liberación, ¿verdad? —Sí —admití, sorprendida de lo mucho que necesitaba esa liberación. Tiré de las cadenas. Quería tocarme y darme el placer que él me negaba. —Y la tendrás. —La fusta volvió a impactar sobre mi sexo una vez más—. Pero esta noche no. Yo gimoteé cuando oí que se alejaba de mí. Entonces percibí cómo se abría un cajón en algún lugar de la habitación. Volví a tirar de las cadenas. ¿A qué se refería con eso de «esta noche no»? —Ahora voy a soltarte —me informó—. Te irás directamente a la cama. Dormirás desnuda y no te tocarás. Si me desobedeces, habrá severas consecuencias. Abrió un grillete tras otro y me frotó suavemente ambas muñecas con

una loción de olor dulzón. Luego me quitó el pañuelo de los ojos. —¿Me has entendido? Miré fijamente sus ojos verdes y supe que hablaba muy en serio. —Sí, Señor. Me esperaba una noche muy larga.

5

La mañana siguiente, me despertó el olor a beicon. Salté de la cama y corrí a mirar el reloj. Las seis y media. ¿Por qué estaba cocinando Nathaniel? No me había dicho nada sobre la hora a la que tenía que prepararle el desayuno. No podía haberme metido en un lío por no saber que esa mañana quería desayunar más temprano, ¿verdad? Me lancé a toda prisa a otro ritual matutino acelerado: hice la cama, me cepillé los dientes y me vestí. No sabía a qué hora me haría volver a mi casa. Quizá tuviera tiempo de ducharme un poco más tarde. Bajé a la cocina justo a las siete. Nathaniel estaba sentado a la mesa y había servido dos platos. —Buenos días, Abigail —dijo. En sus ojos y en su voz percibí una excitación que no había advertido antes—. ¿Has dormido bien? Había dormido fatal. Ya había sido bastante horrible meterme en la cama caliente y necesitada, pero lo de dormir desnuda no había ayudado en absoluto. De repente, me vinieron a la cabeza los recuerdos de lo que me había hecho la noche anterior. —No. —Me senté—. La verdad es que no. —Venga. Come. Había cocinado para un regimiento: en la mesa había beicon, huevos y magdalenas de arándanos recién hechas. Lo miré arqueando una ceja y él sonrió. —¿Usted duerme? —le pregunté. —A veces. Asentí como si lo que hubiera dicho tuviera sentido y me concentré en la comida. No me había dado cuenta del hambre que tenía. Cuando Nathaniel volvió a hablar, yo ya me había comido tres trozos de beicon y la mitad de mis huevos. —Debo decirte que ha sido un fin de semana muy agradable. No entendía por qué utilizaba la palabra «agradable» para referirse a lo que habíamos hecho durante esos días y acabé suponiendo que sería alguna clase de chiste para dominantes. Me atraganté con un trozo de magdalena.

—¿Ah sí? —Estoy muy contento contigo. Tienes un comportamiento muy interesante y demuestras ganas de aprender. A mí me sorprendió que pudiera emitir alguna clase de juicio con el poco tiempo que habíamos pasado juntos, pero respondí: —Gracias, Señor. —Hoy tienes que tomar una decisión muy importante. Podemos discutir los detalles cuando hayamos acabado de desayunar y te hayas duchado. Estoy seguro de que tendrás muchas preguntas que hacerme. Aquélla podría ser la única oportunidad que se me presentara, así que la aproveché. —¿Puedo preguntarle una cosa, Señor? —Claro. Ésta es tu mesa. Inspiré hondo. —¿Cómo sabe que no me duché ayer por la mañana y que tampoco lo he hecho hoy? ¿Vive aquí o también tiene casa en la ciudad? ¿Cómo...? —Una pregunta detrás de otra, Abigail —dijo, levantando una mano —. Soy un hombre muy observador. Ayer no parecía que te hubieras lavado el pelo. Y esta mañana he supuesto no te habías duchado porque has entrado en la cocina como alma que lleva el diablo. Vivo aquí los fines de semana y tengo otra casa en la ciudad. —No me ha preguntado si esta noche he seguido sus instrucciones. —¿Lo has hecho? —Sí. Bebió un sorbo de café. —Te creo. —¿Por qué? —Porque sé que no puedes mentir; tu cara es un libro abierto. — Dobló la servilleta y la dejó junto al plato—. No juegues nunca al póquer; perderás. Quería enfadarme, pero no podía. Era verdad, intenté jugar al póquer una vez con Felicia y lo perdí todo. —¿Puedo hacer otra pregunta? —Sigo sentado a la mesa. Sonreí. Sí, lo estaba. Aquel hombre musculoso, con aquel magnífico cuerpo y aquella sonrisa engreída... todo él seguía sentado a la mesa.

Conmigo. —Hábleme de su familia. Él arqueó una ceja como si no pudiera creer lo que le había pedido. —Mi tía Linda me adoptó cuando yo tenía diez años. Es jefa de personal en Lenox. Mi tío murió hace algunos años. Su único hijo, Jackson, juega en los Giants. —He visto su foto en los periódicos —dije—. Mi mejor amiga, Felicia, me preguntó si sabía si seguía soltero. Nathaniel entornó los ojos y apretó los labios hasta convertirlos en una fina línea. —¿Qué le has contado a tu amiga sobre mí? —preguntó—. Creía que los documentos que te envió Godwin eran muy claros respecto a la cláusula de confidencialidad. —No pasa nada —repuse—. Felicia es mi llamada de emergencia; tenía que contárselo. Pero lo entiende y no le dirá nada a nadie. Confíe en mí. La conozco desde la escuela primaria. —¿Tu llamada de emergencia? ¿Ella también lleva este estilo de vida? Negué con la cabeza. —A decir verdad, su estilo de vida es prácticamente opuesto a esto, pero sabe que yo deseaba este fin de semana y accedió a hacerlo por mí. Mi respuesta pareció satisfacerlo y asintió brevemente con la cabeza. —Jackson no sabe nada de mis gustos y sí, es soltero. —Esbozó una sonrisa ladeada—. Tengo tendencia a ser un poco sobreprotector con él. Ya se ha cruzado con más de una cazafortunas. —Felicia no es ninguna cazafortunas. Ya me imagino que siendo un deportista profesional, y tan atractivo, habrá tenido muchos desengaños, pero le aseguro que ella es la persona de mejor corazón que he conocido nunca y es leal hasta la muerte. No parecía muy convencido. —¿A qué se dedica? —Es profesora en un jardín de infancia. Menuda, pelirroja y estupenda. —¿Por qué no me das su número de teléfono? Se lo daré a Jackson y que él decida si la quiere llamar o no.

Sonreí. Felicia me iba a deber una muy grande. Nathaniel se puso serio de nuevo. —Volviendo a lo que te he dicho antes que debíamos hablar, quiero que lleves mi collar, Abigail. Por favor, piénsalo mientras te duchas. Reúnete conmigo en mi dormitorio dentro de una hora y lo comentaremos más a fondo. ¿Su collar? ¿Tan pronto? No esperaba que me ofreciera el collar tan rápido. ¿Por qué sería que siempre que hablaba con Nathaniel acababa sintiéndome más nerviosa y confusa al final de la conversación de lo que lo estaba al principio? Apolo levantó la cabeza desde el suelo, me miró y aulló. Una hora más tarde, Nathaniel me estaba esperando en su habitación con una caja en las manos. Había un banco acolchado en medio del dormitorio y me hizo un gesto para que me sentara en él. Al salir de la ducha, había encontrado una bata de satén plateada con unas bragas y un sujetador a juego esperándome sobre la cama. Era bastante arrogante por parte de Nathaniel elegirme la ropa, pero yo había aceptado sus términos. Así pues, me puse la bata y, ya en su habitación, me senté en el banco acolchado con la mayor delicadeza posible. Él sólo llevaba unos vaqueros de color azul desteñido. Ni siquiera se había puesto calcetines. Tenía perfectos hasta los pies. Se dio la vuelta y dejó la caja sobre una cómoda que había junto a su cama. Cuando se volvió de nuevo hacia mí, sostenía una gargantilla de platino compuesta por dos gruesas tiras entrelazadas. La luz del sol se reflejó en las caras de los muchos brillantes incrustados en el platino. —Si aceptas llevar esto, significará que me perteneces. Serás mía y podré hacer contigo lo que quiera. Me obedecerás y nunca cuestionarás lo que te ordene. Tus fines de semana serán para mí y yo dispondré de ellos como se me antoje. Tu cuerpo será asimismo mío y podré utilizarlo como quiera. Nunca seré cruel contigo ni te provocaré daños permanentes, pero no soy un Amo fácil, Abigail. Te pediré que hagas cosas que jamás creíste posibles, pero también te puedo proporcionar un placer inimaginable. Toda la piel se me cubrió con una capa de sudor frío. Nathaniel se acercó más a mí. —¿Has entendido todo lo que te he dicho?

Asentí. —Sí, Señor. —¿Lo quieres llevar? Asentí de nuevo. Se puso detrás de mí y me rozó el cuello con las manos al abrocharme el collar. Era la primera vez que me tocaba en todo el fin de semana y me sobresalté al notar el contacto. —Pareces una reina —dijo, deslizándome las manos por los hombros y arrastrando la bata con los dedos—. Y ahora eres mía. —Bajó las manos hasta mi sujetador y luego las paseó suavemente por mis pechos—. Esto es mío. —Deslizó a continuación las manos por mis costados—. Mía. Me dio un beso en el cuello y luego me mordió con suavidad. Sus dedos. Sus manos. Dejé caer la cabeza hacia atrás y suspiré de lo bien que me hacía sentir. —Eres mía. —Sus manos prosiguieron su descenso. Llegó a la goma de mis bragas y tiró de ella, apartándola—. Y esto... —Metió un dedo en mi interior—. Es todo mío. Empezó a mover el dedo dentro y fuera y entonces descubrí que yo había acertado de pleno con sus dedos: podían hacer cosas maravillosas. Me penetró con fuerza y profundidad, pero justo cuando estaba al límite, los sacó. —Incluso tus orgasmos son míos. Dejé escapar un gemido cargado de frustración. Maldita fuera, ¿es que no iba a dejar que me corriera nunca? —Pronto —susurró—. Muy pronto. Te lo prometo. Pronto, ¿cuándo? ¿En algún momento de la hora siguiente? Sentía el peso del collar alrededor del cuello y levanté la mano para tocármelo. —Te queda muy bien. —Cogió un almohadón de la cama, que quedaba detrás de él, y lo dejó caer al suelo—. Tu palabra de seguridad es «aguarrás». En cuanto la digas, todo esto habrá acabado. Te quitas el collar, te marchas y no vuelves más. Pero si eliges no decirla, volverás aquí cada viernes. A veces llegarás a las seis y cenaremos en la cocina. Otras veces llegarás a las ocho y te meterás directamente en mi habitación. Mis órdenes acerca de las horas de sueño, la dieta y el ejercicio siguen siendo las mismas. ¿Lo entiendes? Asentí. —Bien —prosiguió—. Suelen invitarme a muchos eventos. Asistirás

conmigo. Tengo uno de esos compromisos el domingo que viene, un acto de beneficencia para una de las organizaciones sin ánimo de lucro de mi tía. Si no tienes ningún vestido de noche, yo te proporcionaré uno. ¿Está todo claro? Pregúntame si tienes alguna duda. Yo estaba hecha un lío. Era incapaz de pensar con claridad. —No tengo ninguna pregunta. Se inclinó hacia delante y me susurró al oído: —No tengo ninguna pregunta... Quería algo, quería que yo dijera algo. ¿Qué era? —Dilo, Abigail. Te lo has ganado. Y entonces caí. —No tengo ninguna pregunta, Amo. —Sí. Muy bien. —Se separó de mí con los ojos brillando de excitación. Se colocó detrás del almohadón y se desabrochó los vaqueros —. Ahora ven aquí y demuéstrame lo contenta que estás de llevar mi collar.

6

Cuando volví a casa el domingo, Felicia arqueó una ceja, pero no dijo nada. Supuse que mientras me viera de una pieza no haría ningún comentario. Ya me había llamado tonta una vez, y para ella eso era advertencia más que suficiente. Además, tenía otras cosas en las que pensar: Jackson Clark telefoneó aquella misma noche para invitarla a la fiesta benéfica. Ella aceptó y desde entonces hablaban un rato cada día. Ese mismo domingo por la noche, mientras mi amiga charlaba con Jackson, yo estuve ocupada. Me senté ante mi portátil y desplegué el historial de búsquedas: tenía que volver a ver la foto de aquella mujer. Necesitaba ver si llevaba mi collar. Tamborileé con los dedos sobre el escritorio mientras esperaba. Mi collar. ¿Podía considerarlo realmente mío si lo habían llevado un sinfín de mujeres antes que yo? La página se cargó. Y allí estaba Nathaniel. Pero mis ojos no se posaron en él, sólo miré a la chica que lo acompañaba. Suspiré aliviada cuando vi que no llevaba puesto el collar de brillantes, sino uno de perlas. Ladeé la cabeza. ¿Cabía la posibilidad de que a ella le hubiese puesto un collar de perlas? Cerré el ordenador con frustración. De lunes a viernes trabajaba en una de las bibliotecas públicas de Nueva York, donde pasaba las horas rodeada de libros y de personas que los amaban tanto como yo. Estar entre libros solía relajarme, aunque no siempre. Dos días a la semana, impartía clases de lengua y literatura a un grupo de adolescentes. Disfrutaba mucho ayudándolos y viendo cómo se les iluminaban los ojos cuando conseguían entender alguna cuestión especialmente difícil o descubrían algo nuevo, pero el miércoles, uno de mis alumnos me sorprendió tocándome el collar. Su sencillo «Bonito collar, señorita King» me dejó muy intranquila. Nathaniel me había prohibido que me lo quitara y yo intenté no pensar en lo que pensarían los padres del chico si supieran lo que había estado haciendo aquel fin de semana y lo que tenía planeado hacer de nuevo el siguiente. «No es asunto de nadie. Mi tiempo libre es mío», me dije, asintiendo

con la cabeza. Pero entonces comprendí una cosa: mi tiempo libre ya no era mío. Era de Nathaniel. La semana se me hizo muy larga hasta que llegó el viernes. Técnicamente, no había pasado una semana desde la última vez que lo vi, sólo cinco días. Pero a mí me parecieron diez. Cuando aquella tarde llegué a su casa a las seis en punto, Nathaniel me estaba esperando. Había cocinado pasta de cabello de ángel con salsa de almejas. —¿Qué tal la semana? —me preguntó, en cuanto me llevé el tenedor a la boca. —Larga —dije. No tenía por qué mentir—. ¿Y la suya? Se encogió de hombros. Era evidente que no iba a admitir que deseaba que llegara el fin de semana. Pero aunque lo hubiera hecho, yo sabía que él no podía tener tantas ganas como yo. ¿Qué haríamos esa noche? ¿Me tocaría? Recordé cómo me había recorrido el cuerpo con las manos el domingo anterior y me estremecí. — Apolo mató un roedor. Asentí. Era una locura que estuviéramos allí sentados, cenando como si fuéramos una pareja normal. Como si aquélla fuera una noche de viernes cualquiera. Como si no me hubiera encadenado desnuda hacía menos de una semana y no me hubiera azotado con una fusta. Como si eso no me hubiera gustado. Me removí en la silla. —Hace un rato, la mujer de mi amigo Todd, Elaina, ha venido a traer un vestido para ti. Están deseando conocerte. Al oír eso levanté la cabeza. —¿Sus amigos? ¿Alguien sabe algo de nosotros? Él cogió pasta con el tenedor y se lo llevó a la boca. Aquella boca. Aquellos labios. Lo observé mientras masticaba y tragaba con despreocupación. Vaya. Estaba empezando a hacer mucho calor en la cocina. Me apresuré a comer otro bocado. —Saben que sales conmigo —dijo—. No saben nada sobre nuestro acuerdo. Acuerdo. Sí, ésa era una bonita forma de llamarlo. Me concentré en comer. Delante de mí, Nathaniel deslizó un dedo por el borde de la copa de

vino. Me estaba provocando, tanteándome como si fuera un violín. Y le estaba saliendo muy bien. —Y dime, ¿tienes planeado tocarme este fin de semana? —le espeté. Su dedo se detuvo y entrecerró los ojos. —Hazme esa pregunta de una forma más respetuosa, Abigail. Que estemos sentados a tu mesa no significa que puedas hablarme como te dé la gana. Me ardieron las mejillas. Él esperó. Agaché la cabeza. —¿Me tocará este fin de semana, Amo? —Mírame. Lo hice. Sus ojos verdes ardían de furia. —Tengo pensado hacer mucho más que tocarte —me dijo muy despacio—. Tengo pensado follarte. Fuerte y repetidamente. Sus palabras me provocaron una descarga eléctrica que me atravesó de la cabeza hasta ese doloroso punto entre las piernas. Había un motivo por el que él era un Amo: podía hacer más con unas sencillas palabras, que la mayoría de los hombres con todo su cuerpo. Se levantó de la mesa. —Vamos a empezar, ¿te parece? Te quiero desnuda en mi cama dentro de quince minutos.

7

Estaba empezando a entender la manera de funcionar de Nathaniel. A comprender cómo podía excitarme con una sola mirada y conseguir que me muriera por sus caricias con sólo decir una sencilla palabra o una frase. Como en ese momento, mientras lo esperaba en su cama. Me estaba volviendo loca y ni siquiera estaba en la misma habitación que yo. La cena había sido un preliminar largo e interminable. Verlo comer pasta, observar cómo deslizaba los dedos por la copa de vino... Todo eso me había dejado tensa, preparada y casi suplicante. Y ni siquiera me había tocado. Entró en la habitación con paso lento y decidido. La luz de las velas le iluminaba el pecho desnudo y le oscurecía los ojos. En silencio, se dirigió a los pies de la cama y levantó un grillete. La parte racional de mi cerebro me susurró que debería tener miedo. Debería estar gritando «aguarrás» hasta quedarme afónica. Debería salir corriendo de aquella casa y alejarme de aquel hombre que tenía tanto control sobre mi cuerpo y sobre mí. Pero en lugar de huir, observé con tensa excitación cómo me encadenaba a la cama con los brazos y las piernas en cruz. Luego me habló con su suave y seductora voz: —No iba a hacer esto esta noche, pero me he dado cuenta de que aún no lo has entendido bien. Tú eres mía y tienes que hacer lo que yo te ordene y comportarte como yo te diga. La próxima vez que me vuelvas a hablar de esa forma tan irrespetuosa, te azotaré. Asiente si me entiendes. Asentí e intenté que no se notara lo mucho que me excitaba la idea. —Mi última sumisa podía conseguir que me corriera tres veces en una noche —me dijo y yo me pregunté por un momento si estaría hablando de la rubia—. Quiero que intentes llegar a cuatro. ¿Cuatro? ¿Eso sería posible? Se sacó un pañuelo negro del bolsillo. —Y quiero que estés completamente a mi merced. Inspiré hondo. Podía hacerlo. Eso era lo que yo quería. Miré fijamente sus ojos verdes, pero cuando me puso el pañuelo negro sobre los ojos, ya

no pude ver nada más. Oí el lento sonido metálico de una cremallera y supe que se estaba quitando los pantalones. Estaba tan desnudo como yo. Se me aceleró el corazón. Dos enormes manos empezaron a acariciarme los hombros y se deslizaron suavemente por mis costados. Pasó junto a mis pechos sin tocarlos y trazó un círculo alrededor de mi ombligo. Uno de sus dedos siguió bajando y jugueteó con mi entrada. Yo gemí. —¿Cuánto tiempo hace, Abigail? —preguntó—. Contéstame. ¿La última vez que había practicado sexo? —Tres años. Esperaba que no me preguntara el motivo. Por fin estábamos los dos desnudos en su cama y en ese momento no quería recordar que ninguno de mis anteriores novios había conseguido satisfacerme. Su dedo se internó de nuevo en mi abertura y cuando él se acercó a mí, noté cómo se hundía la cama. —Aún no estás preparada. Tienes que estar lista, porque, si no, no podré follarte todo lo fuerte que quiero. Oí que se apartaba y entonces noté su boca sobre mi cuello: dibujó un camino de besos hacia abajo que lo condujo hasta mi pecho. Con la lengua, me recorrió un pezón y sopló con suavidad. Luego cerró la boca sobre él y succionó, al mismo tiempo que hacía rodar la lengua por la punta. Cuando me rozó con los dientes, se me escapó un jadeo. Se desplazó entonces hasta el otro pecho y empezó a chuparlo suavemente, pero poco a poco fue aumentando la intensidad hasta que fue demasiado. Me arqueé hacia él sin vergüenza. Si seguía por ese camino, conseguiría que me corriera sólo con su boca. Prosiguió con el asalto a mis pezones al mismo tiempo que deslizaba una mano hacia abajo. Presionó con brusquedad y se fue abriendo camino por mi cuerpo hasta mis piernas separadas, abiertas, esperándolo a él. Sus dedos me frotaron con aspereza y me apreté contra él: necesitaba fricción, necesitaba algo. Pero entonces se apartó de mí y yo rugí cuando sentí el aire frío sobre mi cuerpo. La cama se volvió a hundir y entonces noté que se sentaba encima de mí. Su duro y grueso miembro rozó el valle entre mis pechos. Adelantó las caderas. —¿Crees que estás lista, Abigail? Porque ya estoy cansado de esperar. ¿Estás preparada?

—Empujó de nuevo—. ¡Contéstame! —Sí, Amo. Por favor. Sí. Se levantó un poco y noté la punta de su pene en la boca. —Bésame la polla. Bésamela antes de que te folle. Presioné los labios cerrados contra él, y juro que eso era todo lo que pretendía hacer. Pero noté una gota de líquido en la punta y no pude evitarlo: saqué la lengua y se la lamí. Nathaniel soltó un profundo suspiro entre los dientes y me abofeteó en la mejilla con suavidad. —Yo no te he dicho que hagas eso. Una parte de mí se alegró de haber abierto una pequeña grieta en su cuidadosa y controlada actitud, pero entonces él bajó por mi cuerpo y me levantó las caderas con una mano y ya no pensé en nada que no fuera lo que estaba a punto de hacer. Me hormigueaban todas las terminaciones nerviosas. Me penetró muy despacio y yo gemí. «¡Sí!» Presionó más, yo me dilaté y él colmó mi vacío. Me sentí más llena de lo que lo había estado en toda mi vida. Empezó a moverse despacio y a abrirse paso centímetro a centímetro, hasta que empecé a sentirme incómoda. No iba a caber. —¡Maldita sea! —exclamó. Noté que se movía hacia arriba. Me cogió las caderas con las dos manos y se meció de delante a atrás, tratando de internarse más en mí. —Muévete conmigo. Levanté las caderas y noté cómo se adentraba otro centímetro. Gemimos los dos. Entonces embistió con fuerza y entró por completo. Yo puse los ojos en blanco por debajo del pañuelo. Él se retiró un poco y embistió de nuevo. Probando. Provocando. Pero yo ya no aguantaba más provocaciones. Necesitaba más. Cuando me embistió de nuevo, arqueé las caderas. —¿Crees que estás lista? —preguntó. Antes de que pudiera contestar, salió de mí casi por completo, dejándome vacía y anhelante. Inspiró hondo y me penetró de nuevo para retirarse inmediatamente.

Yo tiré de las correas con frustración al notar su ausencia. Pero volvió. Una vez, y otra, y otra. Hundiéndome en la cama con cada nueva embestida. Yo respondía a cada una de ellas levantando las caderas para sentirlo más adentro, necesitaba tenerlo lo más adentro posible. Y quería que lo hiciera aún más fuerte. Sentí cómo iba creciendo mi clímax tras cada nueva embestida de su cuerpo dentro del mío. Nathaniel se movía encima de mí, mientras me agarraba las caderas con fuerza. —Córrete cuando quieras —jadeó, embistiendo de nuevo, y yo estallé en un millón de añicos. Él se enterró en mi cuerpo y se quedó quieto mientras sus músculos palpitaban al correrse dentro de mí. Y después de algunas embestidas más, yo me corrí otra vez. Su respiración fue recuperando la normalidad poco a poco. Y yo volví a la tierra muy lentamente. Sus manos hambrientas se movieron por mi cuerpo. Me apartó el pelo y me susurró al oído: —Uno. Para la segunda vez me soltó los tobillos, pero me dejó los ojos tapados. Dijo que podría internarse aún más profundamente en mí si lo rodeaba con las piernas y, aunque yo ya sabía que él tenía mucha más experiencia que yo, tuve ganas de decirle que era físicamente imposible que llegara más adentro. Menos mal que no dije nada, porque cuando me penetró por segunda vez y se rodeó la cintura con mis piernas, consiguió internarse más todavía. Alcanzó zonas de mi interior que ni siquiera yo sabía que existían. Cuando se levantó de la cama, yo estaba sin aliento. Lo oí moverse junto a mí. Seguía sin poder ver nada, pero volví la cabeza en su dirección. Me desató los brazos y me quitó el pañuelo de los ojos. —Hoy dormirás en mi habitación, Abigail. Te volveré a follar en algún momento de la noche y no quiero molestarme en tener que salir al pasillo. —Hizo un gesto señalando el suelo —. Te he preparado un camastro. ¿Estaba loco? ¿Quería que durmiera en el suelo? Lo miré con una ceja arqueada. —¿Tienes algún problema con la orden que te he dado?

Negué con la cabeza y, pocos minutos después, me quedé dormida entre las sábanas frías que había extendido junto a su cama. —Despierta, Abigail. Podían haber pasado horas o sólo unos minutos. No lo sabía. Seguía estando oscuro: el dormitorio iluminado por una única vela. —Ponte a cuatro patas sobre la cama. Rápido. Me subí rápidamente a la cama aún medio dormida y me coloqué en esa postura. —Apóyate sobre los codos. Me dejé caer sobre los codos. Dos fuertes manos me acariciaron el trasero y me abrieron las piernas. —Ya estabas apretada de la otra forma, pero así lo estarás aún más. Los maldije a él y a su sensual boca. Estuve completamente despierta en cuestión de segundos. Deslizó las manos por mi espalda hasta llegar a mis hombros y luego bajó por mi pecho para apoderarse de mis pezones. Tiró con fuerza de cada uno de ellos. Luego, siguió bajando hasta el punto exacto donde yo palpitaba por él y metió un dedo en mi cuerpo con suavidad. Después ese dedo se desplazó hasta mi trasero y me dibujó un círculo alrededor del ano. Jadeé. Él apretó un poco. —¿Alguna vez te ha penetrado alguien por aquí? Él ya sabía la respuesta. Estaba en mi lista. Pero de todos modos negué con la cabeza, sintiéndome incapaz de hablar. No estaba segura de estar preparada para eso. —Yo lo haré —me prometió. Me tensé de pies a cabeza. —Pronto —afirmó, retirando el dedo, al tiempo que a mí se me escapaba un suspiro tembloroso. Quizá lo hiciera pronto, pero no inmediatamente. Entonces regresó a aquella otra parte de mi cuerpo, la que estaba húmeda y preparada. Sus manos se abrieron paso hasta mi cabeza y me agarró del pelo. Su miembro se internó en mi cuerpo, mientras tiraba de mí hacia atrás agarrándome del pelo. La deliciosa sensación de notar cómo me llenaba,

unida al fuerte tirón de pelo, fue superior a mí. Dejé escapar un suspiro de placer. Él se retiró y volvió a embestirme con fuerza, al mismo tiempo que me tiraba del pelo de nuevo. Lo repitió una y otra vez. Y resultó que tenía razón: estaba apretada. Notaba cada uno de sus centímetros. Cada nueva embestida lo internaba más y me hacía hundir las rodillas en el colchón. Entonces me agarré a las sábanas y empecé a mecer las caderas para seguir su ritmo. Él rugió. El familiar hormigueo del inminente orgasmo empezó a aumentar y mi cuerpo gritó con la intensidad de la sensación. O quizá fui yo la que chillé. No podría decirlo. Y tampoco me importaba. Nathaniel embistió una última vez y yo grité empujada por la fuerza de mi clímax. Él me siguió rápidamente, corriéndose en mi interior con un rugido. Me dejé caer en la cama, jadeando. Puede que incluso me quedara dormida. Me desperté del todo cuando él me dio la vuelta y me acercó su pene a la cara. —Cuarto asalto, Abigail. Ya lo tenía medio duro. Recuerdo haber pensado que parecía imposible. Maldición. ¿Qué hora era? Volví la cabeza para ver si había un reloj junto a la cama. —Mírame. —Me volvió la cabeza de nuevo hacia su polla—. Ahora mismo yo soy tu única preocupación. Yo y lo que te ordene. Y ahora mismo lo que quiero es que me des placer con la boca. Abrí la boca para demostrarle mi buena disposición. Y después, cuando se había corrido dentro de mí por cuarta vez y lo tuve jadeando sobre mi cuerpo, sonreí. Sabía que lo había hecho bien.

8

Me desperté al notar la luz del sol en la piel y parpadeé varias veces, confusa. ¿Dónde estaba? Miré a un lado y vi el enorme lecho cerniéndose sobre mí. Vale. Estaba en el suelo. Junto a la cama de Nathaniel. Estiré las piernas y gemí. Me dolían partes del cuerpo que ni siquiera sabía que tenía y algunas que ya hacía mucho tiempo que había olvidado. Me puse en pie tambaleante y me aventuré a dar algunos pasos. Hubiera dejado que me cortaran el brazo derecho y parte del izquierdo por poder darme un buen baño, pero parecía que me las tendría que arreglar con la ducha. Después de una larga e intensa ducha de agua caliente, cojeé hasta la cocina. Nathaniel estaba sentado a la mesa, mi mesa, con su teléfono móvil en la mano, supuse que escribiendo o enviando un correo electrónico. Parecía estar perfectamente. La biología había jodido bien a las mujeres. Literalmente. —¿Una noche dura? —preguntó, sin siquiera molestarse en mirarme. Qué diablos. Estaba en mi mesa, podía hablarle con franqueza. —Ni me lo recuerde. —¿Una noche dura? —me volvió a preguntar, esbozando una leve sonrisa. Me serví una taza de café y me lo quedé mirando fijamente. Me estaba tomando el pelo. Por su culpa casi no podía andar, me dolía la espalda de dormir en el suelo ¿y me estaba tomando el pelo? En realidad, me pareció dulce a su manera enferma y retorcida. Cogí una magdalena de arándanos de la encimera y me senté con cuidado. No conseguí disimular un gesto de dolor. —Necesitas proteínas —observó. —Estoy bien —respondí, dándole un mordisco a la magdalena. —Abigail. Me levanté, cojeé hasta la nevera y saqué un paquete de beicon. Mierda. Encima me tocaba cocinar.

—He dejado dos huevos hervidos para ti en el cajón calentador. —Me siguió con los ojos, mientras yo volvía a guardar el beicon y cogía los huevos—. El ibuprofeno está en el primer estante del segundo armario, junto al microondas. Era patética. Probablemente Nathaniel estuviera deseando no haberme puesto nunca su collar. —Lo siento. Es que... Es que hacía mucho tiempo. —Qué cosa tan absurda por la que disculparse —dijo—. Estoy más molesto por tu actitud de esta mañana. No debería haberte dejado dormir tanto. Me volví a sentar y agaché la cabeza. —Mírame —me ordenó—. Me tengo que ir. Nos vemos luego en el vestíbulo. A las cuatro y media, tienes que estar vestida y preparada para la fiesta benéfica. Asentí y él se levantó. —Hay una bañera grande en la habitación de invitados; la encontrarás en la otra punta del pasillo donde está tu dormitorio. Utilízala. Luego se marchó. Me sentí más humana después de darme un baño bien largo y tomar un ibuprofeno. En cuanto me sequé, preparé una taza de té, me senté a la mesa de la cocina y llamé a Felicia. —Hey —exclamé cuando respondió. —Abby —contestó—, no sabía que te daban permiso para llamar. —No funciona así. —Eso es lo que dices siempre —respondió con su voz de me-importauna-mierda-lo-que-digas-porque-no-pienso-creerme-ni-una-sola-palabra —. Aunque, como ahora estás sola, no tienes nada mejor que hacer. Felicia no solía pillarme desprevenida. —¿Cómo sabes que estoy sola? —Jackson me comentó que iría a jugar al golf y a comer con Nathaniel y un tal Todd antes de la fiesta benéfica de esta noche. Tú no lo sabías porque Nathaniel sólo debe darte la información estrictamente necesaria. Casi podía ver su sonrisa engreída a través del teléfono y me pregunté por qué narices había pensado que llamarla era una buena idea. —No nos hemos visto mucho esta mañana —repliqué con

despreocupación, fingiendo que no me importaba que Nathaniel no me hubiera dicho adónde iba. Pero era mentira, porque, por algún motivo, me dolió que me lo ocultara—. Y recuerda que Jackson no sabe que Nathaniel... —Sinceramente, Abby, tu extraña vida sexual no es el mejor tema de conversación para una primera cita. En ese momento se abrió la puerta principal y luego se cerró. —Tengo que colgar. Nathaniel ha vuelto —dije, encantada de tener un motivo para cortar y emocionada de que él hubiera vuelto. —¿Estás segura? —preguntó Felicia, interesada por primera vez—. Es demasiado pronto. Jackson me dijo que me llamaría cuando acabaran y aún no sé nada de él. —Tengo que dejarte. Adiós. Colgué justo cuando alguien entraba en la cocina. Pero no era Nathaniel. Una alta y esbelta mujer morena de pelo corto y con unas gafas de montura roja me miró sorprendida, con una expresión que probablemente era igual a la mía. —Vaya —dijo—. No sabía que hubiera nadie. —¿Quién eres? —pregunté, segura de que si Nathaniel esperaba que alguien fuese a su casa me lo habría mencionado. —Elaina Welling —respondió, tendiéndome la mano—. Mi marido Todd y Nathaniel se conocen desde hace muchos años. Le estreché la mano. —Abby King. Disculpa, Nathaniel no ha mencionado que fuera a venir nadie. Levantó un bolso de noche de satén negro que llevaba en la mano. —Me olvidé de esto cuando traje el vestido. Sus ojos se posaron sobre mi collar y vi que esbozaba una astuta sonrisa. —¿Te apetece un té? —le pregunté. —Sí —contestó, mientras se sentaba—. Creo que sí. Le serví una taza y mantuvimos una agradable conversación. Después de quince minutos, ya tenía la sensación de conocerla de toda la vida. Elaina era la mujer más amable y centrada con la que había hablado en mucho tiempo. Se había mudado al vecindario de los Clark al acabar el

instituto y Linda se convirtió en una segunda madre para ella. Cuando supe que Elaina también había perdido a su madre cuando era una niña, me sentí aún más unida a ella. Yo le conté que la mía había muerto hacía cuatro años y Elaina asintió, me cogió la mano y dijo: —La seguirás echando de menos toda la vida, pero te prometo que cada día que pase será más fácil. Durante nuestra conversación, me di cuenta de que su mirada se posaba en mi collar en varias ocasiones, pero no hizo ni un solo comentario al respecto. Por un momento, me pregunté si Nathaniel habría mentido cuando dijo que su familia y sus amigos no sabían nada de su estilo de vida, pero enseguida decidí que no parecía un mentiroso. Transcurrió casi media hora sin que nos diéramos cuenta, hasta que Elaina miró su teléfono y dio un pequeño grito: —Oh, no, ¡mira la hora que es! Tenemos que darnos prisa si no queremos llegar tarde. Me dio un beso en la mejilla al marcharse y me prometió que seguiríamos hablando en la fiesta benéfica. Soy una chica con mucha imaginación y tengo que admitir que cuando intenté adivinar el tipo de vestido que Nathaniel me había comprado, mis pensamientos escoraron hacia el cuero y las cintas. Pero la prenda que me esperaba en la cama era maravillosa. Un vestido de un diseño muy exclusivo, que yo no me habría podido permitir ni con dos anualidades de mi sueldo. Satén negro con escote fruncido y delicados tirantes sobre los hombros. Era entallado sin ser vulgar ni demasiado sugerente; largo hasta los pies y un poco acampanado al final. Me encantaba. No solía maquillarme, pero Felicia era mi mejor amiga y ella nunca pasaba por delante de una tienda de maquillaje sin comprar algo, así que sabía un par de cosas sobre el tema. Luego me recogí el pelo en el mejor moño que fui capaz de hacerme yo sola y me miré al espejo. —No está mal, Abby —me dije—. Creo que serás capaz de no ponerte en evidencia, ni a ti ni a Nathaniel. Luego entré un momento en mi habitación para ponerme los zapatos de tacón y bajé la escalera para reunirme con Nathaniel en el vestíbulo. Debo admitir que estaba tan nerviosa como una adolescente en su primera cita. En cuanto lo vi me detuve en seco.

Me estaba esperando de pie y de espaldas a mí. Llevaba un largo abrigo de lana negro, con una bufanda de seda asimismo negra alrededor del cuello y el pelo le rozaba el cuello del abrigo. Cuando me oyó, se dio la vuelta. Lo había visto con vaqueros y lo había visto con traje, pero no había nada en la Tierra que se pudiera comparar a Nathaniel con esmoquin. —Estás muy guapa —comentó. —Gracias, Amo —conseguí decir, con la garganta cerrada. Me ofreció un chal negro. —¿Nos vamos? Asentí y cuando me acerqué a él, tuve la sensación de estar flotando. No sabía cómo lo hacía, pero había conseguido hacerme sentir guapa de verdad. Cuando me puso el chal sobre los hombros, me rozó la piel con las manos muy suavemente. De repente, me asaltó un desfile de imágenes de la pasada noche. Rememoré lo que aquellas manos le hicieron a mi cuerpo. Cuando salíamos, pensé que no había otra forma de describirlo: estaba nerviosa. Me alteraba saber que me iba a dejar ver en público con Nathaniel. Ya me había dicho que no le iba la humillación pública. Esperaba que eso significara que no me iba a pedir que se la chupara durante la cena. Y también me ponía nerviosa saber que iba a conocer a su familia. ¿Qué pensarían de mí? Él acostumbraba a salir con chicas de la buena sociedad, no con bibliotecarias. En enero en Nueva York hace frío, y aquél era uno de los más gélidos que se recordaba. Pero Nathaniel lo tenía todo controlado: cuando llegamos al coche, éste ya estaba en marcha y dentro se estaba muy calentito. Incluso me abrió la puerta como un auténtico caballero y la cerró cuando hube entrado. Condujo en silencio durante un buen rato. Al final puso la radio y sonaron las suaves notas de un concierto para piano. —¿Qué clase de música te gusta? —preguntó. Aquella delicada melodía tenía un efecto relajante sobre mí. —Ésta me parece bien. Y ésa fue toda la conversación que mantuvimos de camino a la fiesta. Cuando llegamos, él le entregó las llaves a un aparcacoches y nos dirigimos a la entrada del edificio. Yo llevaba muchos años viviendo en

Nueva York y ya me había acostumbrado a los rascacielos y las multitudes, pero mientras aquella noche subía la escalera, consciente de que me iba a mezclar con gente a la que hasta la fecha sólo había visto de lejos, me sentí abrumada. Por suerte, Nathaniel me puso la mano en la espalda e hizo que me sintiera extrañamente tranquila al notar el contacto de su piel. Inspiré hondo y esperé, mientras él le entregaba mi chal y su abrigo a la mujer encargada del guardarropa. Al poco de haber entrado, Elaina se apresuró hacia nosotros, seguida de un hombre alto y muy atractivo. —¡Nathaniel! ¡Abby! ¡Ya estáis aquí! —Buenas noches, Elaina —la saludó él, inclinando levemente la cabeza—. Veo que ya conoces a Abby. Nathaniel se volvió hacia mí y arqueó una ceja. No le había mencionado la visita de Elaina y, aunque no tenía ni idea del motivo de mi omisión, tuve la sensación de que no le había gustado. —Oh, relájate. —Elaina le golpeó el pecho con el bolso—. Nos hemos tomado una taza de té juntas cuando he pasado por tu casa. Así que sí, Nathaniel, ya nos conocemos. —Luego se volvió hacia mí—. Abby, éste es mi marido, Todd. Todd, ella es Abby. Nos dimos la mano y me pareció un hombre muy agradable. Al contrario que su mujer, sus ojos no reflejaron ninguna sorpresa al ver mi collar. Miré a mi alrededor preguntándome si Jackson y Felicia ya habrían llegado. —Nathaniel —dijo otra voz. Una mujer se detuvo delante de nosotros. Su gracia y elegancia natural le conferían una apariencia majestuosa. Y, sin embargo, tenía una mirada amable y una sonrisa acogedora. Supe inmediatamente que debía de ser la tía de Nathaniel. —Linda —confirmó él—. Permíteme que te presente a Abigail King. Él me podía llamar Abigail, pero yo no pensaba permitir que lo hicieran también todos sus conocidos. —Abby —dije, tendiéndole la mano—. Llámeme Abby, por favor. —Nathaniel me ha dicho que trabajas en una de las bibliotecas públicas de Nueva York, en la de Mid-Manhattan —me hizo saber Linda cuando le estreché la mano—. Siempre paso por allí cuando voy al hospital. Quizá podamos quedar para comer algún día. ¿Eso estaba permitido? ¿Podía comer con la tía de Nathaniel? Parecía

algo demasiado personal. Pero no podía rechazar su proposición; no quería rechazarla. —Me encantaría. Me preguntó por la fecha de publicación de varios libros nuevos de sus escritores favoritos. Hablamos durante algunos minutos sobre nuestras preferencias y los autores que menos nos gustaban y descubrimos que ambas disfrutábamos mucho de las novelas de suspense y muy poco de la ciencia ficción. Al rato, Nathaniel nos interrumpió. —Voy a buscar un poco de vino —me dijo—. ¿Tinto o blanco? Me quedé helada. ¿Era una prueba? ¿Le importaba la clase de vino que prefiriese? ¿Habría una respuesta correcta? Estaba tan cómoda hablando con su tía, que me había olvidado de que aquello no era una cita normal. Entonces, él se acercó a mí para que sólo yo pudiera oírlo. —No tengo ninguna intención oculta. Sólo quiero saberlo. —Tinto —susurré. Asintió y se fue a buscar las bebidas. Yo lo observé mientras se alejaba: sólo verlo caminar ya era todo un placer para la vista. Pero cuando estaba a medio camino del bar, un adolescente le salió al paso y se abrazaron. Yo me volví hacia Elaina. —¿Quién es ese chico? Me sorprendió que alguien fuera capaz de acercarse a Nathaniel y abrazarlo de esa forma. —Es Kyle —me informó—. El receptor de Nathaniel. Estaba totalmente desconcertada. —¿Receptor? —De la médula ósea de Nathaniel. Hizo un gesto en dirección al cartel que presidía la entrada del salón y en ese momento me di cuenta de que estábamos en una celebración de la Asociación Benéfica de Médula Ósea de Nueva York. —¿Nathaniel ha donado médula ósea? —Ya hace bastante tiempo. Creo que Kyle tenía ocho años; Nathaniel le salvó la vida. Tuvieron que perforarlo por cuatro puntos distintos y sin anestesia. Pero dice que valió la pena pasar por eso para salvar una vida. Cuando volvió Nathaniel yo aún tenía los ojos como platos. Por

suerte, enseguida sirvieron la cena y pude pensar en otras cosas. Jackson y Felicia ya estaban sentados a nuestra mesa, vueltos el uno hacia el otro, enfrascados en una animada conversación. Nathaniel me retiró la silla para que me sentara. Cuando nos vio, Felicia esbozó una breve sonrisa, pero rápidamente volvió a centrarse en Jackson. —Me parece que nos debéis una —afirmó Nathaniel cuando se sentó. —Abby —dijo por fin Jackson, levantándose y estrechándome la mano por encima de la mesa—. Tengo la sensación de que ya te conozco. Le lancé una mirada furiosa a Felicia. «Yo no he sido —decía su expresión—. No sé de qué está hablando.» —Eh, Nathaniel —continuó Jackson—, ¿no te parece guay que estemos saliendo con dos chicas que son tan amigas? Lo único que podría superarlo sería que fueran hermanas. —Cállate, Jackson —se ordenó Todd—. Intenta comportarte como si tuvieras modales. —Chicos, por favor —intervino Linda—. Si seguís así, Felicia y Abby no se atreverán a volver a quedar con nosotros. Los «chicos», como los llamó Linda, consiguieron no armar mucho jaleo. Imaginé el grupo tan ruidoso de niños que debieron de ser. No dejaban de provocarse entre ellos. Incluso Nathaniel se unía de vez en cuando, pero era el más reservado de los tres. Primero nos sirvieron los aperitivos y el camarero me trajo un plato con tres enormes vieiras. —¡Caramba, mamá! —exclamó Jackson—. ¿Vieiras? ¡Están a punto de empezar los play-offs! Pero se puso a comer de todos modos, sin dejar de mascullar quejas sobre lo que él llamaba comida de «mariquita». —Jackson se crio entre osos —me susurró Nathaniel—. Linda sólo lo dejaba entrar en casa de vez en cuando. Por eso encaja tan bien en el equipo. Todos son animales. —Te he oído —le advirtió Jackson desde el otro lado de la mesa. Felicia se rio. Enseguida nos trajeron las ensaladas y los primeros platos, y no sé qué pensaría Jackson, pero yo me empecé a sentir bastante llena. Todo el mundo participó de la conversación mientras cenábamos. Supe que Elaina era diseñadora de moda y, después de que nos entretuviera a todos

contándonos los contratiempos más habituales del mundo de la pasarela, Jackson cogió el relevo y nos deleitó con algunas de sus mejores anécdotas sobre fútbol americano. Cuando acabamos el segundo plato, me volví hacia Nathaniel. —Tengo que ir al servicio. Me levanté y los tres hombres que había a la mesa hicieron lo mismo. Por poco me vuelvo a sentar. Había leído sobre situaciones como ésa, incluso lo había visto en alguna película, pero nunca se habían levantado todos los hombres de una mesa sólo porque lo hubiera hecho yo. Incluso Felicia pareció sorprenderse. Por suerte, Elaina me echó una mano. —Creo que iré contigo, Abby. —Se acercó y me cogió de la mano—. Vamos. Avanzamos por entre las mesas en dirección a los servicios; Elaina iba delante. —Supongo que vernos a todos juntos puede resultar un poco abrumador —dijo—. Ya te acostumbrarás. No tuve el valor de decirle que dudaba mucho que me invitaran a muchas reuniones familiares. Por fin llegamos a los servicios y entramos a una antesala más grande que mi cocina. Cuando acabé, Elaina me estaba esperando ante el enorme e iluminado tocador. —¿Alguna vez has tenido una intuición, Abby? —me preguntó, mientras se retocaba el maquillaje. Yo no entendía por qué lo hacía: estaba fabulosa—. Ya sabes, una corazonada. Me encogí de hombros y seguí su ejemplo, retocándome también. —Pues yo acabo de tener una —prosiguió Elaina—. Y quiero que sepas que eres buena para Nathaniel. —Me miró—. Espero que no te importe que te lo diga, pero es como si nos conociéramos de toda la vida. —Yo siento lo mismo —admití—. Me refiero a que tengo la sensación de que tú y yo nos conocemos desde siempre. No quería decir que yo fuera buena para Nathaniel. —Ya sé que a veces es un poco capullo y que puede costar llegar a conocerlo, pero nunca lo he visto sonreír tanto como esta noche. —Se volvió hacia mí—. Tiene que ser por ti. Cuando me pinté los labios, me tembló la mano. Pensé que reflexionaría sobre esa conversación más tarde, cuando estuviera sola en la oscuridad de la noche. O quizá en algún momento de la semana, cuando

Nathaniel no estuviera tan cerca. En algún momento en el que no tuviera que mirarlo a los ojos y preguntarme qué era lo que veía reflejado en ellos. Cuando volví a guardar el pintalabios en el bolso, Elaina me abrazó. —No te dejes engañar por esa fachada tan dura —me dijo—. Es un tío estupendo. —Gracias, Elaina —susurré. Cuando regresamos, nos esperaban los postres y los cafés. Los hombres se volvieron a poner en pie y Nathaniel me retiró la silla. Elaina me guiñó un ojo desde el otro extremo de la mesa. Yo bajé la vista y la posé en mi porción de tarta de queso con chocolate. ¿Estaría en lo cierto? Después de los postres, empezó a tocar una pequeña banda y varias parejas se levantaron de sus sillas y se pusieron a bailar. Las dos primeras canciones eran rápidas y yo me recosté en mi asiento para observar. Pero entonces comenzó a sonar la tercera, una pieza más lenta. Una sencilla melodía de piano. Nathaniel se puso en pie y me tendió la mano. —¿Quieres bailar conmigo, Abigail? Yo nunca bailo. Soy tan mala que podría hacer que la gente huyese de la pista de baile despavorida, pero mi cabeza seguía dándole vueltas a lo que había dicho Elaina y, al otro lado de la mesa, vi que Linda se llevaba la mano a los labios como para esconder una sonrisa. Levanté la cabeza para mirar a Nathaniel; se le habían oscurecido los ojos y supe que no era una orden. Podía rechazarlo. Podía negarme educadamente y no me lo reprocharía. Pero en ese momento no había nada que deseara más que estar entre sus brazos y sentirlo entre los míos. Acepté su mano. —Sí. Ya habíamos estado juntos de la forma más íntima posible, pero cuando me rodeó la cintura con un brazo y nuestras manos entrelazadas se posaron sobre su pecho, pensé que nunca me había sentido tan unida a él. Estaba segura de que me debía notar temblar. Me pregunté si ése sería su plan: dejarme temblorosa y anhelante en público. Yo sabía que era perfectamente capaz de conseguirlo. —¿Lo estás pasando bien? —me preguntó, rozándome la oreja con su cálido aliento. —Sí —contesté—. Muy bien.

—Todo el mundo está encantado contigo. Me estrechó con más fuerza y nos deslizamos lentamente por la pista de baile, mientras sonaba la canción. Yo intenté poner en orden todo lo que había descubierto sobre él aquella noche: que había donado médula ósea a un completo desconocido, su forma de bromear con su familia y sus amigos y, sobre todo, pensé en Elaina y en lo que me había dicho cuando estábamos en los servicios. Pensé en todo eso e intenté encajarlo con el hombre que me había atado a su cama la noche anterior. El mismo hombre que afirmaba que no era fácil de complacer. Pero fui incapaz de hacerlo. Y, mientras bailaba con él, comprendí una cosa: estaba peligrosamente cerca de enamorarme de Nathaniel West. Volvimos a su casa poco antes de medianoche. Fue un viaje de vuelta tranquilo y silencioso. A mí me pareció bien. No tenía ganas de hablar con nadie, y en especial con él. Apolo corrió hacia nosotros cuando Nathaniel abrió la puerta y yo me eché hacia atrás por miedo a que me manchara el vestido. —Déjate puesto el vestido y espérame en mi dormitorio —dijo él—. Colócate en la misma posición que adoptaste cuando viniste a mi despacho. Subí la escalera muy despacio. ¿Había hecho algo mal? Repasé mentalmente toda la noche y pensé en los muchos, muchos errores que podría haber cometido. No le había dicho que Elaina había pasado por su casa. Había insistido en que todo el mundo me llamara Abby. Había quedado con Linda para comer juntas. ¿Y si cuando me preguntó por la clase de vino que prefería me estaba poniendo a prueba? ¿Y si tenía que haber pedido vino blanco? ¿Y si debería haber dicho «el que usted desee, Señor West»? Mi mente repasó las tres mil cosas que había hecho mal, cada una más absurda que la anterior. Deseé que me hubiera dado alguna instrucción antes de salir. Cuando entró, seguía vestido. Por lo menos eso me pareció. Yo había agachado la cabeza y lo único que vi cuando se detuvo frente a mí fueron sus zapatos y sus pantalones. Luego se colocó detrás de mí, cada nuevo paso que daba, más lento que el anterior, levantó las manos muy despacio y resiguió el borde del

escote del vestido con los dedos. —Esta noche has estado espectacular. —Empezó a quitarme las horquillas del pelo y los mechones empezaron a caer sobre mis hombros—. Y ahora mi familia no hablará de otra cosa que no seas tú. ¿Eso significaba que no estaba enfadado? ¿No había hecho nada mal? Era incapaz de pensar teniéndolo tan cerca. —Esta noche me has complacido, Abigail. —Su voz era suave y sus labios bailaban por mi espalda: los sentía cerca, pero nunca llegaban a tocarme—. Ahora soy yo quien debe complacerte. Me bajó la cremallera del vestido y luego dejó caer los tirantes muy despacio. Entonces sentí sus labios sobre mi piel. Los deslizó por mi columna mientras el vestido caía al suelo. Me cogió en brazos y me llevó a la cama. —Túmbate —me dijo y yo sólo pude obedecer. No llevaba medias y él se arrodilló entre mis piernas y me quitó los zapatos de tacón, que dejó caer al suelo. Levantó la cabeza, me miró a los ojos y luego se agachó para darme un beso en la cara interior del tobillo. Se me escapó un jadeo. Pero no se detuvo. Sus labios fueron repartiendo suaves besos por mi pierna, mientras me acariciaba la otra con la mano, muy lentamente. Llegó a mis bragas y deslizó uno de sus largos dedos por el elástico de la cintura. Yo sabía exactamente lo que estaba haciendo y lo que se proponía hacer. —No —dije, posando una mano sobre su cabeza. —No me digas lo que debo hacer, Abigail —musitó. Me bajó las bragas y volví a quedarme desnuda y expuesta para él. Nadie me había hecho nunca eso. Besarme allí. Y estaba convencida de que era justo lo que se disponía a hacer. Me moría de ganas, lo necesitaba, y cerré los ojos anticipando lo que iba a venir. Me besó con suavidad, justo en el clítoris, y yo me agarré a las sábanas mientras notaba cómo me abandonaba hasta el último de mis pensamientos coherentes. Ya no me preocupaba lo que fuera a hacerme. Sólo lo necesitaba a él. Lo requería con urgencia. De cualquier forma que él deseara. Sopló y volvió a besarme. Se tomó su tiempo moviéndose muy despacio, dándome tiempo para que me acostumbrara. Iba repartiendo besos esporádicos, tan suaves como susurros.

Entonces me lamió y yo arqueé la espalda. Joder. Me olvidé de sus dedos. Sus dedos no podían competir con aquella lengua. Entonces adoptó un ritmo suave y lento, lamiéndome y mordisqueándome. Yo intenté cerrar las piernas para atrapar esa sensación dentro de mí, pero él me puso las manos en las rodillas y me las abrió. —No me obligues a atarte —me advirtió, y su voz vibró contra mi sexo, provocándome un escalofrío que me recorrió todo el cuerpo. Después volví a sentir su lengua: me lamió justo donde necesitaba. Luego me mordió con delicadeza. Yo empecé a notar cómo crecía el familiar hormigueo de mi clímax, comenzando justo donde estaba su boca y deslizándose por mis piernas, mi torso y mis pechos, rodeando mis pezones. Pero no, no era yo, eran las manos de Nathaniel. Y me estaba dando placer con la lengua mientras sus dedos me acariciaban los pezones. Tiraban de ellos. Me los pellizcaba. Retorcí las sábanas enrollándolas alrededor de mis muñecas, tirando de ellas con la misma fuerza con la que me arqueaba contra él. Su lengua giró alrededor de mi clítoris y solté un pequeño grito cuando el placer se adueñó de mi cuerpo: se originó justo en el punto donde Nathaniel me acariciaba con suavidad y se desplazó hacia arriba en espiral. —Creo que es hora de que te vayas a tu habitación —me susurró luego, cuando se me normalizó la respiración. Él seguía estando completamente vestido. Me senté en la cama. —¿Y qué pasa contigo? ¿No deberíamos...? No sabía cómo decirlo, pero él no se había corrido y no me parecía justo. —Estoy bien. —Pero mi deber es servirte —contesté. —No —dijo—. Tu deber es hacer lo que yo diga y te estoy diciendo que es hora de que te vayas a tu habitación. Me levanté de la cama sintiéndome muy ligera y me sorprendió que mis piernas me sostuvieran. Entre las emociones del día y la relajante liberación que acababa de experimentar, no tardé mucho en dormirme. Ésa fue la primera noche que oí música. Las notas de un piano sonaban en alguna parte: era una melodía suave y dulce, delicada y

evocadora. Busqué la fuente del sonido en mi sueño, intenté averiguar quién estaba tocando y de dónde procedía la música. Pero sólo conseguí perderme y cada nuevo pasillo que recorría me parecía igual que el anterior. Al final descubrí que la melodía procedía de la casa, pero no logré llegar hasta ella y, en mi sueño, caí de rodillas y lloré.

9

Aquella noche dormí muy inquieta, no dejaba de dar vueltas en la cama y en algún momento me desperté aturdida. Una inesperada tristeza se apoderó de mí, pero era incapaz de recordar qué era lo que me la había causado. Sólo sabía que tenía que ver con música y con el hecho de no haberla encontrado y, confusa, me di media vuelta y me dormí de nuevo. Me desperté a las cinco y media y comprendí por qué Nathaniel quería que durmiera ocho horas durante la semana: no creía que fuera a dormir mucho durante el viernes y el sábado. Me levanté con las tripas rugiendo. A las seis y cuarto ya estaba duchada y vestida y me quedaba tiempo más que suficiente para preparar mis famosas tostadas francesas. Vi luz por debajo de la puerta del gimnasio. Nathaniel ya debía de estar despierto y haciendo ejercicio. Me pregunté si algún día conseguiría levantarme antes que él. Bostecé mientras troceaba los plátanos y batía los huevos. Me encanta cocinar. Me encanta preparar comidas que alimenten y sepan bien. Si no me gustaran tanto los libros, habría sido cocinera. Estaba tostando el pan, cuando Apolo entró caminando muy despacio. —Eh, Apolo —lo llamé—. ¿Qué pasa? Me ladró con suavidad, bostezó y rodó hacia un lado. —¿Tú también? —le pregunté, bostezando de nuevo. Mientras freía el plátano, pensé en la noche anterior. Aún me parecía surrealista, aunque había sido muy divertida. Todo el mundo fue muy amable conmigo. Y Nathaniel... Pensé especialmente en él: recordé nuestro baile y después lo que pasó en su habitación... Casi se me quema la salsa. A las siete en punto, le serví el desayuno. Coloqué la tostada en el plato y luego vertí la salsa por encima de todos los ingredientes. —Sírvete un plato y siéntate —dijo él al entrar. No vi ni rastro del caballero de la noche anterior, pero yo sabía que estaba allí, escondido en alguna parte. Dejé mi plato en la mesa, me senté y, cuando comí el primer bocado, Nathaniel se volvió a dirigir a mí.

—Hoy tengo planes para ti, Abigail —anunció—. Voy a prepararte para mi placer. ¿Que me iba a preparar para su placer? ¿Y qué narices significaba eso? Ya había estado practicando yoga. Había corrido. Había seguido una dieta equilibrada. ¿Qué más quería? Pero no estábamos en mi mesa. —Sí, Amo —respondí, con los ojos clavados en mi plato. Se me había desbocado el corazón y ya no tenía hambre. Rebañé un poco de salsa de mi plato con un trozo de pan. —Come, Abigail —dijo—. Con el estómago vacío no me sirves para nada. Yo tampoco creía que le sirviera de mucho si le vomitaba encima por culpa de los nervios, pero decidí no decírselo. Le di un bocado a mi tostada. Podría haber estado comiendo cartón y me habría dado lo mismo. Cuando ya había comido lo suficiente como para complacer a Nathaniel, recogí la mesa y fui al salón, donde me quedé de pie junto a él. —Llevas demasiada ropa —dijo—. Ve a mi dormitorio y quítatela toda. Mientras iba a su habitación, no dejaba de pensar, intentando tranquilizarme. ¿Qué más podíamos hacer que no hubiéramos hecho ya? Habíamos follado tres veces y habíamos tenido sexo oral. Podía enfrentarme a lo que fuera que tuviera planeado. Cuando llegué arriba había conseguido calmarme un poco, pero entonces entré en su dormitorio y me quedé de piedra. En medio de la habitación vi una especie de banco, o por lo menos yo pensé que era un banco. Me llegaba a la altura de la cintura y tenía un escalón. Sentí cómo otra vez se apoderaba de mí aquella ráfaga de excitación nerviosa que ya estaba empezando a resultarme familiar. Me quité la ropa y la dejé apilada de cualquier forma junto a la puerta. Luego me quedé mirando el artilugio de madera. —Es un potro —dijo Nathaniel entrando en la habitación—. Lo utilizo para castigar a mis sumisas, pero también sirve para otros propósitos. «Dilo —me suplicó la parte racional de mi cerebro—. “Aguarrás”. Dilo.» «No —contrarrestó la locura—. Esto es lo que yo quiero.» Nathaniel no se dio cuenta de mi batalla interior.

O si lo hizo la ignoró por completo. —Sube ese escalón —me indicó— y túmbate boca abajo. «Tres únicas sílabas y te podrás ir a casa», insistió de nuevo la parte racional de mi cerebro. «Tres únicas sílabas y no lo volverás a ver nunca más. No te hará daño», me recordó la locura. La locura adoraba a Nathaniel. «Dijo que no te provocaría daños permanentes. Pero nunca dijo que no fuera a dolerte.» La parte racional tenía algo de razón. —Abigail. —Nathaniel inspiró hondo—. Me estoy cansando. Hazlo o di tu palabra de seguridad. No te lo volveré a pedir. Valoré mis alternativas durante cinco segundos más. La locura ganó la batalla mientras la parte racional de mi cerebro amenazaba con tomarse unas largas vacaciones. Inspiré hondo y me tumbé en el banco. La madera era suave y tenía una zona en forma de cuchara para acomodar mi cuerpo. «Bueno, no está tan mal.» Nathaniel estaba haciendo algo por detrás de mí. Oí cómo abría y cerraba varios cajones. Entonces apoyó algo junto a mis caderas. —¿Recuerdas lo que te dije el viernes por la noche? —me preguntó. Y no era una pregunta retórica. Se suponía que no debía hablar a menos que él me lo pidiera específicamente. Estaba jugando con mi mente. Intenté recordar la noche del viernes. Mucho sexo, pocas horas de sueño, mucho sexo, dolores y escozores, sexo, salsa de almejas, más sexo... Estaba totalmente en blanco, no tenía ni idea de a qué se refería. Apoyó sus cálidas palmas sobre mi cintura y me acarició el trasero. Entonces recordé que me había preguntado sobre el sexo anal. «¡Aguarrás! —gritó la parte racional de mi cerebro—. ¡Aguarrás!» Apreté los dientes para mantener el mundo encerrado en mi mente, justo donde debía estar. También contraje otras partes de mi anatomía. ¡Qué diablos!, contraje todo el cuerpo. —Relájate. Me acarició la espalda. En otro momento ese gesto me habría gustado. En cualquier otro momento hubiera ronroneado al sentir el tacto de sus manos sobre mi cuerpo. Pero si lo que quería era practicar sexo anal, yo era incapaz de disfrutar.

La verdad era que no lo había marcado como límite infranqueable, pero creía que llegaría más adelante. Empecé a oír ruidos; se estaba quitando la ropa. Inspiré hondo y me quedé completamente rígida. Nathaniel suspiró. —Ve a la cama, Abigail. Salté tan rápido del banco que casi tropiezo. Él me siguió hasta la cama. Estaba desnudo y glorioso, pero apenas lo advertí. —Tienes que relajarte. —Me rodeó con los brazos—. Esto no funcionará si no te relajas. Me posó los labios en el cuello y yo lo rodeé con los brazos. Sí, ese terreno lo conocía. Eso lo podía manejar. Aquella magnífica boca le estaba haciendo cosas increíbles a mi piel. Y cuando sus labios comenzaron a descender, me empecé a relajar. Me rozó los pezones con la boca y yo eché la cabeza hacia atrás mientras su lengua giraba sobre ellos una y otra vez. Me dio besos por todo el torso sin dejar de acariciarme con las manos, sin dejar de moverlas un instante, haciéndome arder con sus caricias. —Todo lo que hago lo hago pensando tanto en tu placer como en el mío. —Me mordisqueó la oreja—. Confía en mí, Abigail. Y yo quería hacerlo. Quería confiar en él. Confiaba en el caballero de la noche anterior. Pero ¿podía sentir lo mismo por el dominante del potro? Bueno, costaba un poco más confiar en éste. «Son el mismo hombre», me dije. Estaba tan confusa que no sabía qué pensar. Me esforzaba mucho para comprender lo que estaba ocurriendo, para decidir qué sería lo mejor que podía hacer y quién era Nathaniel. Y durante todo el rato, él siguió hablándome con sus tranquilizadores murmullos. —Yo puedo darte placer, Abigail —susurró—. Placeres que jamás has imaginado. Estaba derribando mis resistencias, acabando con todas mis excusas. Y yo lo dejé. En realidad no tenía otra salida. Ya me había marcado: era suya. Se separó de mí y me miró a los ojos mientras me penetraba. Yo gemí

y lo abracé con más fuerza. Entonces me di cuenta de que era la primera vez que tenía los brazos libres durante el sexo y deslicé una vacilante mano por su espalda. —Suéltate, Abigail. —Se internó más profundamente en mí—. El miedo no tiene lugar en mi cama. Se retiró y adoptó un ritmo más rápido, al tiempo que me relajaba con su voz. No dejó de tranquilizarme ni un segundo. Al poco yo ya no podía recordar de qué tenía miedo. No me acordaba de nada. Sólo podía pensar en Nathaniel y en su cama, y sentir cómo me penetraba una y otra vez mientras su voz me susurraba sobre placeres prometidos. El clímax empezó a contraerme el vientre. Él se separó de mí, me levantó las caderas y se adentró más profundamente. Yo estaba cerca, muy cerca. Le rodeé el cuerpo con las piernas para atraerlo hacia mí. Y justo cuando me embistió por última vez, sentí algo cálido y resbaladizo deslizándose por mi ano y grité mientras el clímax me recorría todo el cuerpo. Me dijo que era un tapón. Que me ayudaría a dilatarme y que debía llevarlo durante algunas horas cada día. Yo no tenía ninguna experiencia con el sexo anal. No tenía ni idea de lo que debía esperar, y la mera idea me producía nervios y mucha expectación. Pero él prometió darme placer, y hasta que no hiciera lo contrario, decidí creerlo. Nathaniel nunca me había mentido. Me marché después de la comida del domingo. Lo último que él me dijo fue que debía volver el viernes a las seis. —Llevo todo el día esperando que vuelvas —confesó Felicia con una gran sonrisa en los labios, cuando le abrí la puerta—. Tengo una sorpresa para ti. Sus sorpresas solían estar relacionadas con algún pintalabios nuevo. Yo me senté en el sofá y le pedí que me lo contara. —Primero —me dijo—, quiero que sepas que eres la mejor amiga del mundo por haberle dado mi número a Nathaniel para que se lo hiciera llegar a Jackson. Jackson es el mejor. Pensaba que sería un engreído por ser un jugador profesional, pero no lo es; está muy centrado. ¿Y su madre? ¿Te puedes creer lo simpática que es? ¿Y viste cómo se levantaron todos los hombres cuando te fuiste al

lavabo? ¿Y no te pareció alucinante que Elaina se ofreciera a acompañarte? Y entonces... —Felicia —la interrumpí—, ¿en qué momento llegamos a mi sorpresa? Más que nada porque puedo revivir la noche yo solita. Y eso era exactamente lo que había planeado hacer en cuanto estuviera sola. —Tienes razón —convino ella—. Perdona. —No pasa nada. Pero intenta ir al grano. Entonces se inclinó hacia mí. —Cuando volvíamos a casa, le pedí a Jackson que me hablara de su infancia. Quería saber cuánto tiempo hacía que conocía a Todd, cuánto tiempo hacía que Todd estaba casado con Elaina, si Nathaniel había salido con muchas mujeres... —¡Felicia Kelly! —Soy tu mejor amiga, Abby. Y es mi deber cuidar de ti. Escucha: Todd creció en la casa contigua a la de los Clark. Los conoce de toda la vida. —Me miró con una traviesa sonrisa en los labios—. Nathaniel ha salido en serio con tres mujeres. Primero con Paige, después vino Beth y Melanie fue la última. Jackson llamó a Melanie «la chica de las perlas», porque siempre llevaba ese collar de perlas. —Miró mi collar—. No quiero ni pensar en cómo te va a llamar a ti. ¿Es que Nathaniel no te puede dar un anillo, como haría cualquier tío normal? Continuó hablando, pero mi cabeza seguía procesando lo que acababa de decir. Tres mujeres. Tres sumisas. Tres que la familia conociera. Felicia prosiguió: —Nathaniel y Melanie rompieron hace cinco meses. Jackson me dijo que era una auténtica arpía y que se alegró mucho de que lo dejaran. — Esbozó otra maliciosa sonrisa—. También me dijo que tú no eres el tipo habitual de Nathaniel, pero que pareces buena para él. Ya era la segunda persona cercana a Nathaniel que, en cuestión de dos días, había dicho que yo era buena para él. Y no podían equivocarse las dos, ¿no? De repente, me sentí revitalizada y ya no tenía tanto sueño como hacía un rato. —¿Te acuerdas de esa película nueva que queríamos ver? La estrenan esta noche — añadió luego Felicia—. ¿Te apetece ir?

Hacía demasiado tiempo que las dos no pasábamos un rato juntas y teníamos muchas horas que recuperar. —¿Hasta qué hora dura? —pregunté. —Hasta las once. La película acababa a las once y yo me tenía que levantar a las seis. Eso me seguía dejando siete horas de sueño, cosa que ya era mucho más de lo que había dormido las dos últimas noches. —Venga, vamos a verla.

10

El viernes por la noche, cuando iba de camino a casa de Nathaniel, me remordía la conciencia. Su administrador me llamó a la biblioteca el miércoles y me dijo: — Este viernes, el señor West la recibirá a las ocho. Su coche la recogerá como de costumbre. Eso fue todo. Sin detalles. Sin explicaciones. Nada. Estaba un poco decepcionada, porque disfrutaba mucho de nuestras cenas de los viernes. Cenar con él antes de meterme en su dormitorio me ayudaba a comenzar el fin de semana de una forma suave y relajada. Y quizá fuera sólo cosa mía, pero tenía la sensación de que a él también le gustaba pasar ese rato conmigo. Aunque sólo fuera para poder tomarme el pelo y prepararme para lo que hubiera planeado. Pero aquella noche tenía una idea bastante clara de lo que habría planeado para el fin de semana. Yo había estado utilizando el tapón, como él me había indicado, y me sentía preparada, y, sin embargo, tenía la extraña sensación de estar pasando algo por alto. Cuando el coche se detuvo en el camino ya había oscurecido. Apolo no salió a recibirme y Nathaniel tampoco. Llamé al timbre. La puerta se abrió muy despacio y Nathaniel me hizo un gesto para que entrara. —Hola, Abigail. Asentí. ¿Por qué nos quedábamos en el vestíbulo? ¿Por qué me estaba mirando así? —¿Has pasado una buena semana? —preguntó—. Puedes contestar. —Ha estado bien. —¿Bien? —inquirió, arqueando ambas cejas—. No estoy completamente seguro de que «bien» sea la respuesta apropiada. Yo repasé mentalmente la semana, intentando comprender de qué iba todo aquello. No me vino a la cabeza nada fuera de lo común. El trabajo había sido

el de siempre. Felicia era la misma. Había ido a correr. Había asistido a aquellas ridículas clases de yoga. Dormido ocho... Oh, no. Oh, no. Oh, no. Oh, noooooo... —Abigail —dijo en un tono relajado—. ¿Hay algo que quieras decirme? —El domingo por la noche sólo dormí siete horas —susurré, mirando el suelo. ¿Cómo podía saberlo? —Mírame cuando hablas. Lo miré. Tenía los ojos en llamas. —El domingo por la noche sólo dormí siete horas —repetí. —¿Siete horas? —dio un paso adelante—. ¿Crees que elaboré todo un plan para tu bienestar porque estoy aburrido y no tengo nada mejor que hacer? Contéstame. Me ardía la cara. Estaba convencida de que iba a desmayarme en cualquier momento. Desmayarse estaría bien. Desmayarse sería preferible. —No, Amo. —Tenía planes para esta noche, Abigail —me reprochó—. Cosas que quería enseñarte. Y ahora tendremos que pasar la noche en mi habitación, trabajando en tu castigo. Parecía que quisiera que yo dijera algo. Pero no estaba segura de poder hablar. —Siento haberte decepcionado, Amo. —Lo lamentarás más cuando haya acabado contigo. —Hizo un gesto con la cabeza en dirección a la escalera—. A mi habitación. Ahora. Siempre me había preguntado cómo se sentiría un criminal condenado caminando hacia el cadalso. ¿Cómo conseguían mover los pies? ¿Mirarían las calles o las celdas por las que iban pasando y recordarían tiempos mejores? ¿Podrían sentir los ojos de los demás mientras pasaban ante ellos? No estoy diciendo que sea lo mismo. Ya sé que no lo es. Sólo se puede morir una vez. No se siente nada después de muerto.

Y yo iba a sentir perfectamente lo que se me venía encima. Pero mientras me dirigía a la habitación de Nathaniel, decidí que recibiría mi castigo sin quejarme. Él había dictado unas reglas y yo las había aceptado. Había quebrantado una y eso tenía consecuencias. No me quedaba más remedio que pasar por aquello. Cuando llegué al dormitorio, no me sorprendió ver allí el potro. Inspiré hondo y me quité la ropa. Temblé un poco cuando me subí al banco y me tendí sobre él. Pero ¿dónde tenía que poner las manos? ¿Debía cruzarlas por debajo de mi pecho? No parecía que ésa fuera la postura correcta. Las dejé colgando. Estaba incómoda. ¿Por encima de la cabeza? No, probablemente parecería una estúpida. Oí que Nathaniel entraba en la habitación y de repente mis manos dejaron de importarme. Una parte de mí deseaba poder verle la cara, pero la otra se alegraba de no poder hacerlo. En aquel momento era muy consciente de que estaba desnuda y expuesta a él. Una cálida mano me tocó el trasero y me sobresalté. —Yo utilizo tres clases de azotes distintos —expuso, acariciándome —. El primero es un azote erótico. Se utiliza para aumentar el placer, para excitar. —Su mano resbaló por mi trasero y se detuvo entre mis piernas—. Como lo que te hice con la fusta, por ejemplo. Su caricia fue aumentando de intensidad hasta que me pellizcó. —La segunda clase de azote sirve para castigar. No sentirás ningún placer. Su propósito es recordarte las consecuencias de tu desobediencia. Yo dicto unas reglas pensando en tu bienestar, Abigail. ¿Cuántas horas se supone que debes dormir de domingo a jueves? Contéstame. —Ocho —dije, con un nudo en la garganta. ¿No podíamos acabar de una vez con todo aquello? —Sí, ocho y no siete. Es evidente que lo olvidaste, por lo que quizá un trasero dolorido te ayude a recordarlo en el futuro. Se quedó en silencio. El único sonido que oía eran los latidos de mi corazón retumbando en mi cabeza. —El tercer tipo es un azote de calentamiento. Se utiliza antes de los azotes de castigo.

¿Sabes por qué tengo que darte unos azotes de calentamiento? No, nunca había oído hablar de azotes de calentamiento. Pero no pensaba decir ni media palabra. Entonces dejó una correa de piel junto a mi cabeza, para que pudiera verla bien. —Porque tu culo no podría soportar los azotes de castigo sin un calentamiento previo. Mis manos buscaron a ciegas algo donde poder agarrarme al banco. —Veinte azotes con la correa de piel, Abigail. —Se detuvo. Esperó—. A menos que tengas algo que decir. ¡Me estaba invitando a decir mi palabra de seguridad! ¿Cómo podía pensar que abandonaría con tanta facilidad? Me obligué a quedarme completamente quieta. —Muy bien. Empezó con la mano. Al principio me azotó con suavidad y no estaba tan mal. En realidad era casi placentero. No era peor que la fusta. Pero siguió. Y siguió. Y siguió. Empecé a sentirme incómoda y me puse tensa cuando me esforcé por quedarme quieta. Un rato después, quizá unos cinco minutos más tarde, empecé a tensarme antes de que su mano impactara sobre mi trasero y a temer el siguiente azote. Porque, maldita fuera, ya me dolía y ni siquiera había empezado. Comenzaron a asomar algunas lágrimas a mis ojos. ¿Cuánto iba a durar aquello? No dejaba de azotarme con la mano una y otra vez. Repetidamente. Y aquello sólo era el calentamiento. Entonces se detuvo y me pasó la mano por el trasero como si estuviera valorando algo en mi piel. Luego cogió la correa de donde la había dejado junto a mi cabeza. —Cuenta, Abigail. La correa silbó en el aire sin previo aviso y aterrizó en mi irritado trasero. —¡Ay! —¿Qué? —preguntó. —Uno. Quería decir uno. Volvió a bajar de nuevo. —¡Joder! Quiero decir, dos.

—Vigila tu lenguaje. Esa vez me azotó con más fuerza. —Tre... tres. El cuarto me dolió tanto que estiré las manos hacia atrás para cubrirme. Nathaniel se detuvo un momento y se inclinó sobre mí para susurrarme al oído: —Si te vuelves a tapar, te ataré y añadiré diez azotes más. Crucé los brazos y me los puse bajo el pecho. Para cuando llegamos al undécimo ya estaba llorando. Hacia el decimoquinto me costaba respirar. Cuando conté dieciocho decidí que dormiría diez horas. Cada noche. «Pero por favor, para.» —Deja de suplicar. Estaba hablando en voz alta. Suplicando. No me importaba. La correa impactó de nuevo en mi cuerpo. Dije algo que debió de sonar a diecinueve. Un o más y se habría acabado. —¿Cuántas horas vas a dormir, Abigail? Contéstame. Inspiré hondo. Me sorbí los mocos. —O...o...ocho. Uno más y se habría acabado. —Vein... te. El único sonido que se oía en la habitación procedía de mí. Sollozaba y sorbía. Me temblaba todo el cuerpo. No estaba segura de poder levantarme del banco. —Lávate la cara y vete a tu habitación —dijo Nathaniel. Él ni siquiera tenía la respiración agitada—. Me parece que tienes que recuperar algunas horas de sueño.

11

La cara que me miraba desde el espejo estaba roja e hinchada. «Bueno, Abby —le dije a mi reflejo—. Se acabó eso de pasar el rato con Felicia, ¿eh?» Y si lo hacía, la sesión tendría que acabar antes de las diez de la noche para que pudiera irme a la cama. Me tambaleé hasta el dormitorio y me tumbé boca abajo. Esperaba que Nathaniel no quisiera hacer ningún experimento ese fin de semana. Con o sin tapón estaba demasiado irritada como para plantearme eso. Pero ¿y si lo hacía? ¿Diría mi palabra de seguridad? Los azotes... Bueno, eso podía soportarlo. La había fastidiado. Esa noche me había dejado bien claro, y de un modo muy expeditivo, que las reglas eran las reglas. Pero ¿y si quería practicar sexo anal? No creía que fuera capaz de hacerlo; esa noche no. Y tampoco durante ese fin de semana. Tendría que utilizar mi palabra de seguridad. Decidí en ese momento que aquél era mi límite. Es importante tener límites. Debes decirte a ti misma hasta dónde quieres llegar. Y ése era el mío. Nada de sexo anal ese fin de semana. Pensé en dejar a Nathaniel. Y me puse triste. No sé si fue por haberlo decepcionado, por los azotes, por pensar en no volver a verlo, o por las tres cosas a la vez, pero me eché a llorar. Hundí la cara en la almohada, no quería que me oyera. ¿Y si se le ocurría entrar? Mientras lloraba, sonaron pasos en el pasillo. Paré y me quedé completamente quieta. ¿Me habría oído? Los pasos se detuvieron. Vi sus pies por debajo de la puerta. Siguió andando. Yo solté un tembloroso suspiro y me obligué a dormir. Aquella noche volví a tener el mismo sueño. El de la música. En esa ocasión, la melodía era más rápida. Enfadada. Feroz. Y luego, gradualmente, se fue suavizando hasta convertirse en la melodía dulce que

había oído el fin de semana anterior. Dulzura enlazada con un toque de melancolía. En mi sueño yo corría de habitación en habitación, desesperada. Tenía que encontrarla. Descubriría de dónde procedía aquella música. Abría puerta tras puerta. Pero igual que la vez anterior, cada puerta conducía a un nuevo pasillo y cada pasillo desembocaba en otra puerta. La música cesó. Llegué a otra puerta y la abrí. Sólo para descubrir que no llevaba a ninguna parte. Otro sábado por la mañana. Otra vez la alarma del reloj me despertaba temprano. Mientras me aseaba, pensaba que me tendría que enfrentar a Nathaniel. ¿Qué me diría? ¿Cómo actuaría? ¿Qué habría planeado para el fin de semana? ¿Habría llegado el día en que acabaría diciendo mi palabra de seguridad y yéndome de allí? Caminé con cautela hasta la cocina; me dolía todo el cuerpo. No oí ningún sonido tras la puerta del gimnasio. La cocina estaba vacía. Mis ojos recorrieron la estancia. Allí, sobre la mesa, vi una nota doblada. En la parte de fuera, escrito con una pulcra caligrafía, leí mi nombre. La abrí. «Volveré al mediodía y comeré en el salón.» Inspiré hondo. No me decía que cogiera mis cosas y me marchara. Una parte de mí temió que lo hiciera. Me preparé un rápido desayuno a base de copos de avena, nueces y plátano troceado. Comí de pie, mientras observaba los armarios alineados en las paredes de la cocina y decidí que cuando acabara de comer curiosearía en su interior. Así tendría algo que hacer, ya que no tenía ganas de correr y no podía ni plantearme las posturas de yoga. Me tomé un ibuprofeno y exploré durante una hora. Nathaniel tenía una maravillosa colección de utensilios de cocina, artilugios y platos. Y su despensa estaba muy bien surtida. Constaba de cuatro profundos estantes llenos de comestibles: el sueño de cualquier cocinero. No alcanzaba el estante superior y pensé que lo investigaría en otro momento. Entonces decidí hacer pan. Amasar era la mejor forma de reflexionar sobre mis sentimientos. Y tenía la ventaja añadida de servirme como

entrenamiento sin necesidad de sentarme. Mientras golpeaba la masa, reflexioné sobre lo que sentía por Nathaniel. La semana anterior había cometido la estupidez de pensar o tener la esperanza de que se estuviera enamorando de mí. Yo era su sumisa. Y por el momento eso era más que suficiente. No quería plantearme el futuro. Sólo existía el aquí y ahora. Además, cuando lo volviera a ver, quizá descubriera que mis sentimientos por él se habían enfriado. Cogí un paquete de pollo precocinado de la nevera y lo corté. Una ensalada de pollo combinaría muy bien con el pan recién hecho. La serviría con uvas y zanahorias. La mañana pasó rápido. En algún momento oí entrar a Nathaniel y Apolo corrió a la cocina. Me vio, soltó un ladrido y se abalanzó sobre mí para darme un torpe lametón. Al mediodía llevé un plato al comedor, donde Nathaniel me esperaba sentado a la mesa. Se me aceleró el corazón. Cuando le serví el plato, deseé que no se diera cuenta de cómo me temblaba la mano. —Come conmigo —se limitó a decir. Yo no tenía ganas de sentarme, pero tampoco ninguna intención de desobedecerlo. Me serví un plato, lo llevé al comedor, lo dejé en la mesa y retiré la silla. Había un cojín sobre el asiento. Vacilé sólo unos segundos. ¿Estaba intentando hacerse el gracioso? Porque la situación no tenía ninguna gracia. Lo miré. Permanecía serio, con la vista al frente, mientras masticaba. No. No estaba intentando hacerse el gracioso. Las sillas del comedor eran duras. Estaba siendo considerado. Me senté con cuidado. Vale. Me dolió un poco. No demasiado. Nada que no pudiera soportar. Comimos en silencio. De nuevo. A mí no me molestaba el silencio. El silencio era bueno. El silencio le daba a uno tiempo para pensar. Pero aquella mañana no había oído otra cosa que silencio y estaba cansada de pensar. Ya estaba preparada para un poco de ruido. —Mírame, Abigail. Me sobresalté. Nathaniel me estaba mirando con aquellos ojos verdes

en los que siempre adivinaba una insólita intensidad. De repente, sentí que no podía respirar. —No disfruté castigándote, pero tengo reglas, y cuando las rompas te castigaré. Con rapidez y severidad. De eso no cabía ninguna duda. —Y no suelo hacer cumplidos gratuitos —prosiguió—. Pero lo hiciste muy bien ayer por la noche. Mucho mejor de lo que esperaba. En mi interior, algo que creía muerto volvió lentamente a la vida. No mucho. No fue ni una chispa. Sólo un parpadeo. Pero oírle decir que lo había hecho bien... Era el mayor elogio que podía esperar de él. Se levantó de la mesa. —Acaba de comer y reúnete en el vestíbulo conmigo dentro de media hora con la bata puesta. Me apresuré a recoger la cocina y fui a mi habitación deseando poder tumbarme a descansar, aunque sólo fueran algunos minutos. Estaba cansada y, a pesar del ibuprofeno, me seguía sintiendo muy dolorida. Pero en lugar de descansar me puse la bata y fui a reunirme con Nathaniel, que estaba esperándome en el vestíbulo también en bata. Eso no me lo esperaba; no tenía ni idea de lo que estaba tramando. —Sígueme —dijo, volviéndose y entrando en una estancia que yo no había visto nunca. Cruzamos un salón muy masculino. Había un televisor enorme sobre una impresionante chimenea, sofás de piel y un alto y ancho ventanal con vistas al extenso jardín. Abrió las puertas francesas que daban al jardín y esperó a que yo saliera. ¿Fuera? ¿Con aquel tiempo? ¿En bata? Pero por segunda vez ese día pensé que no se me iba a ocurrir desobedecerlo. Salí y esperé. Me guio hasta una burbujeante bañera caliente que había en el suelo, rodeada de una nube de vapor y esponjosas toallas blancas. Parecía el paraíso. Me desabrochó la bata y me la quitó. —Date la vuelta. Me volví. Estaba un poco avergonzada de dejarle ver mi trasero, aunque no estaba muy segura de por qué: ya lo había visto durante un buen rato la noche anterior.

—Bien. —Me acarició suavemente con la mano—. No te saldrán cardenales. No era una pregunta, así que no dije nada. Pero estaba contenta. Y sorprendida. Realmente daba la sensación de que no fuera a salirme ningún cardenal. Cuando me cogió de la mano, me di cuenta de que él también se había quitado la bata. Me condujo hasta la bañera y se metió dentro sin soltarme la mano. —Te escocerá un poco —dijo—. Pero la incomodidad desaparecerá enseguida. Cuando me metí en el agua caliente, jadeé. La sensación era fantástica en contraste con el frío ambiente. Y sí que me escoció, pero cuando me acostumbré a la temperatura del agua, fui notando cómo desaparecía el dolor. —Hoy nada de dolor —dijo Nathaniel, rodeándome con los brazos y sentándome encima de él—. Sólo placer. El vapor espesó cuando me senté en su regazo. No podía verlo con claridad. Estaba borroso y difuminado entre la niebla. Como si fuera un sueño. Como si todo aquello fuera un sueño. Me mordisqueó el cuello y me deslizó las manos por los brazos. —Tócame —me susurró al oído. Mis manos se deslizaron por su pecho. Aún no lo había tocado nunca de esa forma. Aquello era nuevo. Tenía un pecho duro y perfecto, como el resto de su cuerpo. Mis manos resbalaron hacia abajo y le acaricié el estómago. Nathaniel inspiró hondo cuando seguí bajando. Entonces le rocé la polla y me di cuenta de que ya la tenía dura. La cogí con una mano. —Con las dos manos —murmuró. Lo hice y, como sabía que le gustaba, apreté con fuerza. —Aprendes deprisa. Me cogió de la cintura y me hizo girar para que me sentara a horcajadas sobre él. Pero lo hizo con suavidad, con cuidado de no tocarme donde me había azotado la noche anterior. Toda la experiencia fue una confluencia de opuestos. La fría temperatura del aire y el calor del agua. El placer que me estaba dando él y la inflamación que persistía a causa del dolor que me había causado. Pero

básicamente se trataba del propio Nathaniel: el hombre que podía ser tan duro como el acero y sin embargo tocarme con la ligereza de una pluma. Yo inspiré aquel vapor cálido y envolvente mientras él me tocaba con sus mágicas manos. Había pensado que quizá mis sentimientos se hubiesen enfriado, en especial después de la noche anterior. Pero al estar entre sus brazos, al estar tan cerca de él y sentir lo que era capaz de hacerle a mi cuerpo, aquel parpadeo se convirtió en una chispa y supe que estaba peligrosamente cerca de acabar ardiendo de pies a cabeza.

12

Miré por encima del hombro para asegurarme de que nadie estaba mirando. No, nadie. Me acerqué al ordenador que tenía delante. «Hazlo», me animó Abby la mala. «Pero eso está mal», contrarrestó Abby la buena. «Nadie se enterará.» Abby la mala era muy mala. «Lo sabrás tú.» Abby la buena era un grano en el culo. Tenía los dedos sobre el teclado. Ya los había posado sobre las letras. Nathaniel West. Sólo tardaría unos segundos en escribir su nombre. Nathaniel. Además de haberse quedado ya con mis fines de semana, ese hombre estaba empezando a apoderarse también de los días de mi semana. No podía dejar de pensar en él. Incluso después de aquella terrible azotaina. Lo normal sería que no quisiera volver a verlo. Tendría que haberme quitado el collar y habérselo mandado por correo. Y, sin embargo allí estaba, contando las horas que quedaban para que llegara el viernes por la noche. A las seis. Ese fin de semana nos veríamos a las seis en punto. Aquella semana no había recibido ninguna llamada impersonal. Tampoco había ninguna necesidad. Miré el reloj. Quedaban treinta horas y media. Era una idiota. Estaba segura de que ninguna de sus sumisas habría llevado la cuenta de las horas que les faltaba para verlo. Aunque estábamos hablando de Nathaniel West. Al pensarlo mejor decidí que todas sus sumisas lo habrían hecho. Pero debía volver a lo que me ocupaba. Inspiré hondo, cerré los ojos y tecleé su nombre lo más rápido que pude. «Oh, sí, claro —se burló Abby la buena—. Si no miras no cuenta.» El ordenador zumbó mientras cargaba la información que le había pedido. Se me aceleró el corazón. Volví a mirar por encima del hombro. Luego posé de nuevo los ojos en la pantalla. Y ahí estaba. Premio.

Nathaniel West era socio de la biblioteca pública. O por lo menos tenía un carné. Aunque nunca lo utilizaba. Interesante. ¿Cuándo se lo habrían expedido? Conté hacia atrás. Hacía seis años y medio. Hum... Yo ya trabajaba en la biblioteca hacía seis años y medio. Mientras me preguntaba quién le habría hecho el carné, miré a mi alrededor. Por allí había pasado mucha gente en ese tiempo. Podría haber sido cualquiera. De lo único que estaba segura era de que no había sido yo. Si pinchaba en el siguiente enlace... —¿Abby? —¡Ahhh! Estaba segura de que mis pies se habían elevado treinta centímetros del suelo. Cuando aterricé de nuevo vi que Elaina Welling me estaba mirando de una forma un poco rara. —¡Elaina! —dije, llevándome la mano al corazón desbocado—. Me has dado un susto de muerte. —Ella sonreía con sorna y me pregunté si habría visto la pantalla—. ¿Estás preparada para el gran partido? —le pregunté. Los Giants de Jackson habían llegado a los play-offs que se jugarían la semana siguiente en Filadelfia. Y él, después de pasar toda la semana con Felicia, le había dado entradas para que pudiera ir a ver el encuentro. Para ser sincera, debía admitir que me resultaba un poco difícil vivir con esa realidad. A mí Nathaniel sólo me había dado una buena zurra. «Déjalo ya. Aquí y ahora, ¿recuerdas?» Estaba segura de que Nathaniel iría al partido, cosa que significaba que sólo podríamos estar juntos el sábado por la mañana. Únicamente una noche... —Aún me quedan algunos detalles por resolver, pero esperaba poder invitarte hoy a comer —dijo Elaina, sacándome de mis pensamientos. —Oh. —Miré el reloj—. No salgo a comer hasta el mediodía. —No pasa nada. Tengo que hacer algunos recados. ¿Qué te parece si nos vemos en Delhina a las doce y media? Nos pusimos de acuerdo y una hora y media después entré en el restaurante que ella había elegido. Me estaba esperando en un reservado. Las dos pedimos té helado y, cuando la camarera se marchó, Elaina se inclinó sobre la mesa. —Voy a decirte un secreto —anunció—. Sé lo tuyo. Y también sé lo

de Nathaniel. Me quedé con la boca abierta. Lo sabía. Y si Elaina lo sabía, entonces Todd también lo sabía, y si Todd lo sabía... —Te he pillado desprevenida. Debería habértelo dicho de otra forma. Es só-sólo — tartamudeó—. Bueno, he pensado que lo mejor era hablar sin tapujos. Y no me importa. Eres estupenda. Y quiero mucho a Nathaniel. Lo quiero incondicionalmente. —Espera un momento —intervine, levantando una mano—. ¿Lo sabe Nathaniel? ¿Sabe que tú lo sabes y está al corriente de que me has invitado a comer? Porque, maldita fuera, no sería ella la que acabaría con el culo dolorido. Asintió. —Sabe que te he invitado a comer. Pero no sabe que yo lo sé. Yo no quería esconderle secretos a Nathaniel. Suspiré. ¿Por qué tenía que ser todo tan complicado? —¿Lo sabe Todd? —inquirí. —Sí. Pero Linda no y no estoy segura de que lo sepa Jackson. —Bebió un sorbo al té—. Todd y yo no lo sabríamos si Melanie no se hubiera presentado en casa hace cuatro meses, llorando como una desesperada. ¿La chica de las perlas había ido a llorarles a Todd y a Elaina? Vale, eso era demasiado jugoso para negarme a escucharlo. —Melanie, ¿su última sumisa? —pregunté. Elaina se volvió a inclinar sobre la mesa. —Melanie nunca fue su sumisa. La camarera nos interrumpió. Tuve que hacer tres intentos hasta que conseguí pedir. ¿Melanie no había sido su sumisa? Y entonces, ¿qué fue para él? —No creo que se la pudiera llamar sumisa —prosiguió Elaina cuando se fue la camarera —. No conozco la terminología del mundillo, pero él nunca le dio un collar. Y eso la irritó muchísimo. Eso no tenía sentido. —Pero Jackson la llama «la chica de las perlas» porque siempre llevaba un collar de perlas. —Eso era cosa de ella. Quizá estuviera fingiendo que llevaba un collar. No lo sé. — Elaina negó con la cabeza—. Poco después de que

Nathaniel rompiera con ella, Melanie se presentó en nuestro apartamento. Conoce a Todd desde la escuela primaria. Bebí un largo sorbo de mi té. Era demasiada información para poder procesarla tan deprisa. —Melanie creció con ellos —continuó Elaina—. Y a ella siempre le gustó Nathaniel. Él se esforzó mucho por ignorarla, pero la chica era muy insistente. Al final lo consiguió, pero sólo durante seis meses o así. Me recosté en la silla y traté de decidir si el hecho de que nunca le hubiera puesto su collar era bueno o malo. ¿Qué decía eso de mí? —¿Nathaniel la besaba? —pregunté. —¿Si la besaba? Sí, claro. Maldita fuera. Entonces eso sólo iba conmigo. No quería besarme a mí. —En cuanto Melanie se marchó de casa, yo empecé a pensar —dijo Elaina, sin advertir mi decepción—. Pensé en las otras chicas. Recuerdo a Paige y a Beth. Las dos llevaban collares, pero eran muy sencillos. —Hizo un gesto en dirección al mío—. Nada comparado con el tuyo. Estoy segura de que habrá tenido otras, pero nunca llegó a presentárnoslas. —¿Por qué me estás contando todo esto? —Porque te mereces saber lo que has hecho por él y Nathaniel no te lo va a explicar. Yo estaba completamente desconcertada. —Primero te da ese increíble collar casi inmediatamente después de haberte conocido — dijo Elaina—. Habla de ti. Desprende una energía que nunca había visto en él y... no sé. Sencillamente, está cambiado. —Arqueó una ceja—. He oído decir que haces tostadas francesas. ¿Nathaniel hablaba de mí? ¿Les había explicado lo que cocinaba? La camarera nos trajo las ensaladas. —Abby —prosiguió Elaina—, escúchame. Tienes que tratar a Nathaniel con cuidado. Sus padres murieron en un accidente de coche cuando tenía diez años. Asentí. Ya había oído hablar de ese accidente. —Él iba en el coche con ellos —dijo—. El vehículo quedó tan destrozado que tardaron horas en cortarlo para poder sacarlos. —Su voz se apagó hasta convertirse en un susurro—. No creo que murieran en el acto, pero no lo sé. Él no habla de ello. Nunca lo ha hecho. De lo que sí estoy

segura es de que Nathaniel cambió después del accidente. Antes de que murieran sus padres siempre estaba muy alegre, pero después de la tragedia empezó a mostrarse retraído y triste. —Me miró esperanzada—. Y ahora tú lo estás volviendo a cambiar. Tú nos estás devolviendo a Nathaniel. Después de la pequeña bomba, hablamos sobre otras cosas: el trabajo de Elaina, las clases que yo daba, sobre Felicia y Jackson... El tiempo pasó muy deprisa y pronto llegó la hora de volver al trabajo. Me metí en un taxi pensando en lo que había dicho Elaina, eso de que yo estaba cambiando a Nathaniel, que yo se lo estaba devolviendo. Quería creerla, pero no podía. Vale, me había ofrecido muy rápido el collar, pero eso no significaba nada. ¿Y qué si me había llevado a la gala benéfica de su tía? Nada de eso importaba. Él era quien era y nuestra relación era la que era. No había cambiado nada. Volví la cabeza. Elaina estaba en la acera justo detrás del taxi, mirando en mi dirección y hablando con alguien por teléfono. Su expresión cambió de repente. Estaba gritando. ¿Por qué estaba gritando? Se oyó el sonido de metal contra metal. Las bocinas pitaron con fuerza. El mundo se puso boca abajo. Mi cabeza chocó contra algo duro. Y luego nada.

13

Me dolía todo. Eso fue lo único en lo que pude pensar durante mucho tiempo. En el dolor. Entonces volvió la luz. Y el ruido. Y yo quería decirles a todos que se callaran y apagaran las luces, porque la luz y el dolor me dolían. Y si podía quedarme a oscuras y en silencio, sabía que estaría bien. Pero a pesar de poder, no podía hablar. Luego fui consciente de que me estaba moviendo y eso fue peor, porque el movimiento me hacía daño. Y noté muchas manos que tiraban de mí. No pararon cuando les pedí que me dejaran en paz. Entonces el ruido aumentó. —¡Abby! ¡Abby! —Presión arterial estable en 120 y 69. —Pupilas iguales y reactivas. —Avisa a rayos. Lleva... demasiado tiempo. —Posible hemorragia intracraneal... Y por suerte volvió la oscuridad. Me desperté de nuevo oyendo una pelea. Felicia estaba discutiendo. —Corazón de un puto animal... ni siquiera sabe... —No sabe nada... —Porque no te... —Me niego... —Me temo que tengo que pedirles... molestando a los pacientes... Y se volvió a hacer la oscuridad. La siguiente vez que me desperté, conseguí abrir los ojos. Todo estaba oscuro. Y no se oía nada salvo un continuo bip, bip, bip. —¿Abby? Volví los ojos en dirección al sonido. Linda. Me humedecí los labios. ¿Por qué los tenía tan secos? —¿Doctora Clark? —Estás en el hospital, Abby. ¿Cómo te encuentras?

Fatal. Me encontraba muy mal. —Debo de estar muy mal si la jefa de personal está en mi habitación. —O bien eres una persona muy importante. Dio un paso a un lado. Nathaniel estaba detrás de ella. «¡Nathaniel!» —Eh —dije. Se acercó, me cogió la mano y me pasó el pulgar por los nudillos con delicadeza. —Me has asustado. —Lo siento. —Arrugué la frente intentando hacer memoria—. ¿Qué ha pasado? —Un camión embistió tu taxi —respondió él—. El maldito conductor se saltó una señal de stop. —Tienes una conmoción cerebral leve, Abby. —Linda tecleó algo en su portátil—. Quiero que te quedes aquí esta noche. Has estado inconsciente más tiempo del que es habitual en estos casos. Pero no hay hemorragia interna. Y tampoco tienes nada roto. Sólo estarás dolorida unos cuantos días. Intenté asentir, pero todo me dolía demasiado. —Antes me ha parecido oír a Felicia. Linda sonrió. —Hay una regla nueva en este hospital: Nathaniel y Felicia no pueden estar a menos de cinco metros el uno del otro. —Hemos tenido un pequeño malentendido —explicó él—. Está con Elaina. Han estado hablando con tu padre. —¿Puedo...? —Necesitas descansar —dijo Linda—. Iré a decirles a los demás que estás despierta. ¿Nathaniel? Él asintió. Cuando Linda se marchó, lo miré y le hice un gesto para que se acercara. Él se inclinó sobre mí y pude susurrarle al oído: —Me he perdido la clase de yoga de esta tarde. Él me apartó el pelo de la frente. —Creo que esta vez podré pasarlo por alto. —Y es muy probable que no pueda ir a correr mañana por la mañana. Nathaniel sonrió.

—Es probable. —Pero la parte positiva —agregué, volviéndome a sentir soñolienta —, es que parece que estoy durmiendo mucho. —Chis. Sus largos dedos me acariciaron la frente antes de que se me cerraran los ojos. Estaban susurrando sobre mí. Seguí con los ojos cerrados para que no supieran que estaba despierta. —¿Abby? Abrí los ojos. Felicia. —¿No crees que te conozco ya lo suficiente como para saber cuándo estás fingiendo? Sí que me conocía, sí. —Hola, Felicia. Me estrechó la mano. —Si me vuelves a asustar así, te arrancaré los dos brazos. —Pues tendrás que ponerte a la cola —dijo Elaina desde detrás de ella. —Eh, Elaina. —Gracias a Dios que estás bien. Sinceramente, cuando vi que ese camión se saltaba la señal de stop... Me quedé... No dejaba de pensar... — Se le humedecieron los ojos—. Y Nathaniel estaba gritando y yo pensaba que estabas muerta. —Las lágrimas resbalaron por sus mejillas. Incluso Felicia se secó los ojos—. No te despertabas, Abby. ¿Por qué no te despertabas? —Lo siento. —Intenté sentarme, pero desistí. Sentarse dolía—. Ahora ya estoy despierta. Y hambrienta. Estaba muerta de hambre. Felicia me volvió a recostar en la cama. —No creo que debas levantarte todavía. Nathaniel. Nathaniel había estado allí hacía un rato, ¿verdad? ¿Había sido un sueño? Entonces Linda apareció por detrás de Elaina. —Nathaniel ha ido a buscarte algo de comer. Ha dicho que él no le daría ni a Apolo la comida que sirven aquí. Sí, esa frase parecía típica de él. Había que seguir la dieta.

—Antes he puesto a parir a tu novio —me contó Felicia—. Ha encajado los golpes como un hombre. Tienes mi bendición. —¿Tu bendición para qué? —pregunté. —Para seguir viéndolo. —Puso los ojos en blanco. —Gracias —contesté—. Pero no sabía que fuera cosa tuya. Ella se encogió de hombros. Me arreglé las mantas. Un momento... —¿Dónde está mi ropa? —Me llevé la mano al cuello—. ¿Y dónde está mi...? —Han tenido que cortarte la ropa —explicó Elaina—. Ha sido espantoso. Han utilizado unas tijeras enormes. —Me guiñó un ojo—. Tengo tu collar en el bolso. —Gracias, Elaina. Me sentía rara sin él; notaba una extraña ligereza en el cuello. —¿Se ha despertado ya la Bella Durmiente? —Nathaniel entró en la habitación con una bandeja en la mano. Llevaba traje y corbata. Dejó la bandeja en la mesa con ruedas que había junto a la cama, me la acercó y levantó la tapa de un cuenco—. Deberías ver lo que llaman «comida» en este sitio. Sirven caldo de pollo de lata. Señalé la sopa que tenía delante. El olor era delicioso. —¿La has hecho tú? —No. —Se cruzó de brazos—. No me han dejado. Pero he dictado los pasos que seguir. Estaba segura de que sí. Miró a los demás. —¿Se lo habéis dicho? Linda negó con la cabeza. —No. Se acaba de despertar. Venga, Elaina, vamos a buscar algo para comer. —Se volvió un momento—. Felicia, ¿te vienes? Ella les hizo un gesto con la mano. —Bajo en un minuto —les indicó. Cuando Linda y Elaina se marcharon, Nathaniel desenvolvió una cuchara y la dejó junto al cuenco. Luego ajustó la cama hasta colocarme en una posición más reclinada. —Come. —Maldita sea, Nathaniel —dijo Felicia—, no es un perro. Él la fulminó con la mirada.

—Ya lo sé. —¿Ah, sí? —Felicia —la advertí. Ella frunció el cejo en dirección a Nathaniel y se marchó enfadada de la habitación. —Lo siento. Felicia es... —Suspiré—. Felicia. —No te disculpes. —Se sentó a los pies de la cama—. Se preocupa por ti y sólo piensa en lo que más te conviene. No hay nada de malo en eso. —Señaló el cuenco—. Deberías comer. Tomé una cucharada. —Está buena. Él sonrió. —Gracias. Me tomé la mitad de la sopa antes de volver a hablar: —Elaina tiene mi collar. Él me acarició la pierna por encima de la manta. —Lo sé. Me lo ha dicho. Ya lo recuperaremos luego. Tomé otra cucharada de sopa. «Ya lo recuperaremos luego.» Me gustaba cómo sonaba eso. Más sopa. Fingiría que estábamos sentados a la mesa de la cocina. A fin de cuentas, nunca habíamos hablado de los patrones de conducta apropiados para un hospital. —¿A qué te referías cuando has preguntado si me lo habían dicho? Decirme ¿qué? Aún seguía acariciándome la pierna. —Lo del fin de semana. Mañana, Felicia y los demás se irán a Filadelfia, tal como estaba planeado. Pero como tú no deberías estar sola este fin de semana, te quedarás conmigo. Pero si me quedaba con él cada fin de semana... Y entonces me acordé del partido de Jackson. —Lo siento. Te perderás el partido por mi culpa. —¿Sabes cuántas veces he visto jugar a Jackson? —preguntó. —Pero esto son los play-offs. —Lo he visto jugar los play-offs tantas veces que no las puedo contar. No me importa perdérmelo. Podemos verlo por la tele. —Volvió a sonreír —. Pero siento que te lo pierdas tú. —¿Yo? Pero si yo no iba a ir... —Tú y yo íbamos a coger mi jet privado para ir a Filadelfia mañana

por la noche. Se suponía que íbamos a pasar el fin de semana en la ciudad y ver el partido el domingo. —Dio unos golpecitos sobre la manta—. Ahora nos tendremos que conformar con el sofá y la comida preparada. ¿Me iba a llevar a Filadelfia en su jet privado? —No te preocupes —dijo—. Si ganan, siempre nos quedará la Super Bowl.

14

Aparté la bandeja. —¿Hay algún espejo por aquí? Nunca he sido una persona muy vanidosa, pero quería ver si mi aspecto era tan terrible por fuera como por dentro. —No sé... No creo —tartamudeó Nathaniel y yo lo miré asombrada. Nunca antes había parecido dudar sobre nada. Con él siempre había sido todo blanco o negro. Sí y no. Haz esto y aquello. Era la primera vez que le oía decir que no sabía algo. Me llevé una mano a la cara. —¿Es muy espantoso? ¿Tan mal aspecto tengo? Nathaniel encontró un espejo junto al lavamanos y me lo trajo. Yo lo levanté muy despacio. «Despacio, Abby —me dije—. Ve descubriendo una zona después de otra.» Empecé por los ojos. —Vaya, se me va a poner el ojo morado. Parecerá que me hayan pegado. Nathaniel se quedó en absoluto silencio. Moví el espejo. Tenía un vendaje en la parte izquierda de la cabeza. —¿Qué es esto? ¿Qué ha pasado? —pregunté, tocando el vendaje—. ¡Ay! —Tienes una herida en la cabeza —explicó él—. Había sangre por todas partes. La herida no dejaba de sangrar y ellos ni siquiera intentaban detenerla. Estaban demasiado preocupados por si te habías roto el cuello o tenías una hemorragia interna. —En sus ojos apareció una expresión distante—. Las heridas en la cabeza sangran mucho. Aún me acuerdo. Y en ese segundo, Nathaniel dejó de ser un hombre de treinta y cuatro años para volver a ser un niño de diez atrapado en un coche. —Pero dejó de sangrar —le dije con suavidad. —¿Qué? —preguntó, volviendo al presente. —Mi herida. Dejó de sangrar. —Sí —respondió—. Cuando decidieron que no te habías roto el

cuello, te vendaron la cabeza. —Se levantó y cogió la bandeja—. Voy a llevar esto fuera. Nathaniel y Felicia volvieron a discutir sobre cuál de los dos se iba a quedar a pasar la noche conmigo. —Yo ya me he traído una bolsa con mi ropa y el cepillo de dientes — argumentó Felicia. —Linda me va a traer una bata —replicó Nathaniel. —No creo que sea apropiado que utilices el material del hospital —le dijo Felicia, señalándole el pecho con un dedo—. Quizá deba informar a la Dirección del centro. Él dio un paso hacia ella. —Linda forma parte de la Dirección. Una enfermera entró en la habitación y los esquivó. Me lanzó una mirada como diciendo: «¿Quieres que los eche?». Yo negué con la cabeza. —Nos quedaremos los dos —zanjó Nathaniel. La enfermera me quitó la vía intravenosa de la mano y me puso un vendaje en la herida. —Lo siento, señor West. Sólo un acompañante por habitación. Son las normas. Noté cómo el calor me subía a la cara al oír la palabra «normas». Seguro que me puse como un pimiento. Nathaniel se irguió muy serio. —De acuerdo. Felicia, quédate tú. —Se acercó a la cama—. Será mejor que me vaya antes de que llamen a seguridad. Te veré a primera hora de la mañana. —Se inclinó y me susurró al oído—: Duerme bien. La habitación quedó en calma en cuanto se marchó. Felicia se tumbó en el sillón reclinable que había en una esquina y yo me dormí enseguida. Dormir en un hospital es imposible. No paran de entrar en la habitación para ver cómo estás, tomarte la presión o hacerte cualquier cosa. Me fui despertando durante toda la noche y, aun así, pensé que probablemente estaba durmiendo mejor que Felicia, cuyo sillón reclinable no parecía muy cómodo. Cuando me desperté a la mañana siguiente, mi amiga no tenía muy buen aspecto, con ojeras y el pelo alborotado.

—Debería haber seguido el consejo de Nathaniel y haberme ido a casa —dijo. —Seguro que habrías dormido mucho mejor —apunté, moviendo distintas partes del cuerpo y comprobando cómo me sentía. —Me refiero a que ha dado igual que yo me quedara. —Se levantó y se estiró—. Él se ha pasado toda la noche en la sala de espera. Me quedé de piedra. —¿Nathaniel se ha quedado aquí? —Toda la noche. —Se acercó a la cama—. Cada vez que entraba la enfermera, él se quedaba de pie en el pasillo. Me he equivocado con ese hombre. Me parece que se preocupa por ti de verdad. Yo seguía dándole vueltas al asunto cuando el hombre en cuestión entró en el cuarto. Miró a Felicia con recelo, pero ella lo ignoró, mientras adecentaba la habitación. Detrás de él entró una trabajadora del hospital con una bandeja. —Hora de desayunar —anunció Nathaniel, volviendo a acercarme la mesa para que pudiera comer—. Esta mañana hay tortilla de jamón y queso. —Me tengo que ir, Abby —me informó Felicia, acercándose para darme un beso en la mejilla—. Aún tengo que hacer la maleta. Tómatelo con calma. Te llamaré cuando pueda. — Se volvió hacia Nathaniel—. Si le haces daño, te cortaré la polla y te la daré para desayunar. —¡Felicia Kelly! —jadeé asombrada. —Lo siento. Se me ha escapado. —A continuación, señaló a Nathaniel —. Pero lo he dicho en serio. —No sé qué mosca le ha picado —le dije a él cuando se marchó. Se sentó a los pies de la cama. —Ayer estaba bastante enfadada. Sólo se preocupa por ti. —¿Me vas a contar de qué iba la discusión? —No. Tampoco esperaba que lo hiciera. Probé la tortilla. Como era de esperar, estaba muy buena. —¿Los demás pacientes del hospital también están desayunando tortilla de jamón y queso? —No me preocupa lo que desayunen los demás pacientes del hospital. Entonces entró Linda seguida de una enfermera. Ésta me volvió a tomar la tensión; una vez más.

—Buenos días, Abby —me saludó Linda—. Voy a pedir que te hagan otro escáner y, si está todo bien, te podrás ir. ¿Te vas a quedar con Nathaniel? Yo asentí. —Bien —dijo—. Para ser sincera, cuanto antes te saque de aquí, mejor. Mi personal de cocina ha amenazado con dimitir si él vuelve a aparecer por allí. Voy a ver si te puedo dar el alta antes de comer. El escáner salió bien y me pude ir antes del mediodía, por lo que Linda no tuvo que reemplazar a su personal de cocina. Elaina me trajo un jersey de cachemira azul y unos pantalones muy suaves de color caqui, para que no tuviera que salir del hospital con una bata abierta por detrás. Cuando subí al coche, recordé el accidente por primera vez. —¿Cómo está el taxista? —pregunté, mientras Nathaniel sorteaba el tráfico. —Heridas superficiales. Le dieron el alta ayer. No me gustan los taxis. Te voy a comprar un coche. —¿Qué? No. Él me miró con dureza, pero por primera vez no me importó. Aquello no era un fin de semana de dominación. Aquello era... bueno, no lo sabía. Pero en todo caso era distinto. Apretó el volante con más fuerza. —¿Por qué no te puedo comprar un coche? Negué con la cabeza. —Porque está mal. No quería explicárselo. Debería entenderlo. Parpadeé para evitar que se me escaparan las lágrimas. —¿Estás llorando? —No. Sorbí. —Estás llorando. ¿Por qué? —Porque no quiero que me compres un coche. —¿Por qué él no podía aceptarlo y dejarlo correr? Cerré los ojos. No, no lo iba a dejar correr—. Me haría sentir... —¿Sentir cómo? Suspiré. —Me haría sentir sucia. Como si fuera una puta.

Apretó el volante con fuerza y se le pusieron los nudillos blancos. —¿Eso es lo que crees que eres? —No. —Me sequé una lágrima—. Pero yo soy bibliotecaria y tú eres uno de los hombres más ricos de Nueva York. ¿Qué parecería? —Abigail —dijo con calma—, ya deberías haber pensado en eso antes. Llevas mi collar todos los días. Así era. Lo que ya me había ganado unas cuantas miradas. —Eso es diferente. —Es lo mismo. Mi responsabilidad es cuidar de ti. —¿Comprándome un coche? —Asegurándome de que tienes todas las necesidades cubiertas. Condujo en silencio durante varios kilómetros. Miré por la ventana y me distraje observando el paisaje que íbamos dejando atrás. Un rato después, cerré los ojos y fingí dormir. ¿Por qué insistía tanto en el asunto? Yo no necesitaba ningún coche. Cuando por fin llegamos a su casa, se bajó y me abrió la puerta. —La conversación no ha terminado, pero tienes que descansar. Seguiremos más tarde. Me dejó en el salón, en uno de los sofás de piel. Apolo también se subió en él y se acurrucó a mis pies. Nathaniel volvió unos minutos después, con un sándwich y un poco de fruta. En el salón había un escritorio y, mientras yo estaba tumbada en el sofá, pasando mecánicamente los canales de la televisión, él estuvo trabajando. Seguro que, después de lo que había pasado, debía de tener mucho tiempo perdido que recuperar. Yo dormitaba intermitentemente. Por fin me desperté del todo sobre las tres y media. Miré a mi alrededor y Nathaniel levantó la vista del ordenador. —¿Estás mejor? —preguntó. No estaba segura de si me estaba preguntando por el asunto del coche o sobre mis numerosos golpes y dolores. —Un poco —dije, respondiendo a ambas preguntas a la vez. Luego me tomé los analgésicos que encontré sobre la mesa. Me levanté y me estiré. Ahhh, qué bien me hacía sentir eso. Nathaniel apagó el ordenador. —Ven conmigo —me indicó, tendiéndome una mano—. Quiero que

veas el ala sur de la casa. ¿El ala sur de la casa? Le cogí la mano. Su tacto me resultó cálido y reconfortante. Recorrimos el pasillo principal, cruzamos el vestíbulo y llegamos a una parte de la casa que yo no había visto nunca. Al final de otro pasillo había unas puertas dobles. Nathaniel me soltó, me sonrió y abrió las puertas. Yo jadeé. No me extrañaba que nunca utilizara su tarjeta de la biblioteca, podía abrir las puertas de aquella sala y abastecer, él solito, a todos los habitantes de Nueva York. Ya sabía que había gente que tenía bibliotecas en sus casas, pero nunca había visto nada parecido en toda mi vida. Ni siquiera sabía que existieran habitaciones como aquélla. La sala era inmensa y el sol de la tarde se colaba por unos altísimos ventanales que ocupaban una pared entera. Las demás paredes estaban completamente cubiertas de libros. No había nada más que libros. Incluso vi una escalera móvil pegada a una de las estanterías, para poder llegar a las baldas superiores. Cerca del centro de la estancia había dos sofás que parecían muy mullidos. Pero en medio de la sala, en el lugar de honor, había un exquisito piano de cola. —Quiero que ésta sea tu habitación —dijo Nathaniel—. Cuando estés aquí, serás libre para ser tú misma. Podrás expresar tus pensamientos, tus deseos. Es toda tuya. Excepto el piano. El piano es mío. Recorrí la habitación con asombro, deslizando la mano por los lomos de los libros. Era una colección única, primeras ediciones, volúmenes antiguos. Me sentí incapaz de asimilarlo todo. La suntuosa madera, los libros encuadernados en piel... era demasiado. —¿Abigail? Me volví para mirarlo. —Otra vez estás llorando —susurró. —Es tan bonito... Él sonrió. —¿Te gusta? Me acerqué y lo abracé. —Gracias.

15

Fueron dos días muy largos. Aunque no tuve tiempo de aburrirme. Explorar la biblioteca se convirtió en mi nuevo pasatiempo favorito y pasaba horas descubriendo libros nuevos y reencontrándome con viejos conocidos. Nathaniel se mostraba muy considerado conmigo. Educado. Incluso quizá un poco distante. Me tenía muy bien alimentada y se aseguraba de que descansaba bien. A veces se reunía conmigo en la biblioteca, pero no se quedaba mucho rato. Yo estaba empezando a añorar su faceta dominante, aunque no tanto como para hacerlo enfadar a propósito. Tampoco es que la añorase tanto. No volvimos a hablar del coche. Pensé en lo que había dicho movido por la responsabilidad que tenía de cuidar de mí y garantizar que mis necesidades estuviesen cubiertas. Y eso era lo que estaba haciendo ese fin de semana. Y por mucho que yo quisiera creer que los detalles que había tenido conmigo en el hospital y al cederme la biblioteca como espacio libre eran románticos, sabía que no era así. Estaba haciendo ni más ni menos que lo que había dicho en el coche: asegurarse de satisfacer mis necesidades. Él necesitaba una sumisa sana y estaba dispuesto a hacer cualquier cosa que estuviera en su mano para que así fuera. Eso era todo. Punto. Pero me molestaba un poco que no me hubiera tocado. Había descansado todo el fin de semana. Me sentía perfectamente. Y estaba empezando a tener necesidades insatisfechas. Dejé el vaso que había utilizado en el lavavajillas y salí de la cocina. Miré el reloj: la una del mediodía. El partido no empezaba hasta las tres. Teníamos tiempo de sobra. Pasé junto al gimnasio. Vacío. Tampoco encontré a Nathaniel en el salón. Me pregunté si estaría fuera o en su dormitorio. No, estaba trabajando en la biblioteca. Sentado tras el pequeño escritorio del rincón. Cuando me vio entrar, levantó la vista. —¿Va todo bien? ¿Necesitas algo? —Sí. A ti.

Me quité la camiseta por encima de la cabeza. Él dejó los documentos que estaba leyendo. —Necesitas descansar. No sonó como una orden directa, así que no dije nada. Me desabroché los pantalones y me los bajé. Saqué una pierna detrás de la otra. Y, además, estábamos en «mi» biblioteca. Él seguía sentado, mirándome con expresión inescrutable. ¿En qué estaría pensando? No me iba a pedir que me marchara, ¿verdad? Me llevé las manos a la espalda y me desabroché el sujetador. No creía que pudiera soportar que me rechazara. «¿Y si lo hace?» Me bajé las bragas, que resbalaron hasta el suelo. Era «mi» biblioteca, pero él seguía teniendo su propia opinión. Me podía rechazar. Jamás me había sentido más expuesta en toda mi vida. Nathaniel seguía sin decir nada. Me iba a rechazar. Entonces, muy despacio, retiró la silla de la mesa, abrió un cajón del escritorio y sacó algo. Dio unos pasos y se detuvo frente a mí. Me pasó las manos por los hombros y luego me las deslizó por los brazos hasta cogerme las manos. Me las levantó hacia los botones de su camisa y me dio una cosa. —Está bien — dijo. Miré lo que me había metido en el puño. Un condón. «Los antibióticos anulan los efectos de los anticonceptivos.» Me sentí victoriosa. La excitación me recorrió todo el cuerpo y se dirigió hasta aquella zona dolorida que anidaba entre mis piernas. Dejé caer el condón al suelo. Mis dedos batallaron con sus botones, pero al final conseguí desabrochárselos. Le bajé la camisa por los hombros y tiré de ella para sacársela de los pantalones. Deslicé las manos por su pecho y recordé cómo me sentía cada vez que lo tocaba, mientras repasaba su plano estómago. Lo rodeé. Me encanta la espalda de los hombres. Y, por supuesto, Nathaniel tenía una espalda perfecta. Le acaricié los omóplatos y me puse de puntillas para darle un beso justo entre ellos. Él inspiró, pero no me tocó: me estaba dejando que lo explorara a mi antojo. Entonces le pasé la lengua por la espina dorsal y me perdí en su sabor. Volví a colocarme delante de él y me dejé caer de rodillas. Estaba erecto y su miembro presionaba con fuerza contra los pantalones.

«Vaya, vaya, vaya.» Lo acaricié con la yema de los dedos, arrancándole un siseo que escapó entre sus dientes. Le desabroché el cinturón muy despacio y le desabotoné los pantalones, asegurándome de seguir acariciándolo por encima de la tela. Fui incluso más despacio con la cremallera y, mientras la bajaba, me aseguré de arrastrar los dedos con fuerza por encima de su erección durante todo el recorrido. Se le puso aún más dura. Le bajé los pantalones y los calzoncillos al mismo tiempo para, por fin, liberarlo del todo. Su polla vibró delante de mi cara. Me incliné hacia delante y me la metí en la boca, rodeándole el trasero con los brazos y tirando de él al mismo tiempo. Se apoyó un momento en mi cabeza para mantener el equilibrio. Pero lo hizo con suavidad. Lo chupé con fuerza y me deleité en la sensación de volver a tenerlo dentro de la boca. Abrí el paquetito que tenía junto a mis rodillas, deslicé el condón por toda su longitud y me puse de pie. El sofá estaba justo detrás de Nathaniel. Lo empujé por el pecho y reculó. Caímos juntos encima y me coloqué a horcajadas sobre él. Levantó la cabeza y se metió uno de mis pezones en la boca, para rodearlo con la lengua hasta que yo gemí de placer. Pero ése era mi espectáculo, así que lo separé de mí y me coloqué sobre su polla. Me deslicé en él delicioso centímetro a centímetro, deleitándome en la sensación que sentía cada vez que me colmaba de aquella forma. —Abigail —rugió, intentando arquearse contra mí. Lo inmovilicé y empujé hasta que lo tuve completamente dentro. Entonces fui yo la que gimió. Me quedé quieta unos segundos para concentrarme en la sensación, para sentirlo debajo y dentro de mí. Era el paraíso. Me incliné sobre su pecho y él se volvió a meter mi pezón en la boca. Ohhh, eso era incluso mejor. Entonces inicié un lento movimiento circular con las caderas; presionaba y me levantaba. Nathaniel me ayudó acompasando mi meneo a sus embestidas e iniciamos así una sensual danza erótica. Arriba, abajo y en círculos. Una y otra vez.

Sus manos no se estaban quietas. Me agarraban de la cintura, trepaban por mi espalda, me cogían los pechos. Se le entrecortó el aliento. Entonces me agarró por la cintura y empezó a balancearme para embestirme con más fuerza, al mismo tiempo que yo empujaba hacia abajo. No conseguía saciarme de él. No lograba internarlo lo bastante en mi interior. —Joder, Abigail. Gimió y embistió hacia arriba de nuevo, alcanzando una zona inexplorada. Yo ya estaba cerca del clímax, así que empecé a moverme más deprisa. Él se dio cuenta de lo que estaba haciendo y se unió a mí, se enterró del todo en mi interior y me ayudó a alcanzarlo. La liberación se apoderó de mi cuerpo tembloroso y Nathaniel me siguió segundos más tarde, arremetiendo una última vez y rugiendo mientras se corría. Nos quedamos tumbados en el sofá mientras el ritmo de nuestras respiraciones se ralentizaba, dejando que nuestras extremidades volvieran a funcionar con normalidad. O quizá eso lo necesitara sólo yo. El accidente me había dejado más débil de lo que pensaba. Nathaniel nos hizo rodar hasta quedarnos de lado, conmigo atrapada entre él y el sofá. —¿Estás bien? —Ahora sí —le dije con una sonrisa de satisfacción en los labios. La biblioteca se había convertido en mi nueva habitación favorita. Le pasé una mano por el pecho. En ella podía fingir que era mío. Nathaniel me cogió la mano y la presionó contra su pecho. —Quiero que te tomes el resto del día con calma. —Está bien. Ahora que había conseguido lo que quería, eso no me resultaría difícil. Se levantó del sofá, se quitó el condón y recogió su ropa. —¿De qué prefieres la pizza? —preguntó, mientras se abrochaba la camisa. ¿El señor Come Esto y No Comas Aquello quería pizza? ¿Lo decía en serio? Él percibió mis dudas. —La familia Clark tiene que comer pizza y alitas de pollo siempre

que se juegan los play-offs. Si no lo hiciéramos y los Giants perdieran, Jackson nunca nos lo perdonaría. —He sabido de peores supersticiones —dije, levantándome del sofá —. No me digas que Jackson lleva ropa interior usada. —Mis labios están sellados. Pensé que esa frase tenía más de una interpretación y me pregunté si algún día llegaría a besarme. —De champiñones —contesté, decidida a no obsesionarme con sus labios—. Me gusta la pizza de champiñones. Y la de beicon. —Pues de champiñones y beicon. —Se volvió a poner los calzoncillos —. ¿Te parece bien que comamos en el suelo? ¿Nathaniel comiendo pizza en el suelo, rodeado de almohadones ? Mi mente empezó a hacer planes... —¿Abigail? —Sí. Lo de comer en el suelo suena genial. Pero no conseguí engañarlo, porque repitió: —Quiero que te tomes el resto del día con calma. Nathaniel sacó mi collar en la media parte del partido. Hasta ese momento, habíamos estado haciendo lo que esperaba Jackson, comiendo alitas de pollo y pizza. Y estaba funcionando: los Giants ganaban por un touchdown. Apagó el televisor y se quedó de pie junto a mí con el collar en la mano. —Elaina me lo dio en el hospital. No podía mentirle, ni siquiera aunque sólo se tratara de una omisión. —Elaina lo sabe —le dije. Luego me apresuré a añadir—: Pero no es cosa mía. Yo no se lo he dicho. Él asintió. —Ya me lo imaginaba. Gracias por ser sincera. —Vaciló un momento —. Quiero asegurarme de que sigues deseando llevarlo. No estaba seguro... —Me miró a los ojos—. Ahora sabes más cosas. Quizá ya no lo quieras. —Sí lo quiero. La sorpresa asomó a sus ojos por un segundo. «Nathaniel pensaba que le diría que no.» Me puse de rodillas y agaché la cabeza para que me lo volviera a

abrochar. —Mírame, Abigail. Lo hice. Él también se puso de rodillas delante de mí y alargó las manos por detrás de mi cuello para abrochármelo; luego me pasó los dedos por el pelo. Se le oscureció la mirada, que dejó resbalar hasta mis labios y después volvió a posar en la mía. Se movió un poco hacia delante. «Me va a besar.» Yo estaba inmóvil. No me podía mover, no podía respirar. Nathaniel cerró los ojos y suspiró. Luego los abrió de nuevo y se volvió a poner de pie para conectar otra vez el partido. La decepción se adueñó de mí. «Tonta. Tonta. Tonta.» Pero me llevé la mano al cuello. Seguía llevando su collar. Seguía teniendo esa parte de él. Y él me seguía deseando. A mí. Nueva York ganó por un punto. —¿Sabes lo que significa esto? —preguntó Nathaniel, mientras en el televisor se veía a Jackson moviendo el puño en el aire. —¿Que vamos a ir a la Super Bowl? —Sí —dijo, señalando el collar—. Y tengo planes para ese momento.

16

El lunes por la noche, Felicia llegó completamente excitada. Filadelfia era genial. El partido había sido genial. Los Welling eran geniales. Pero básicamente, todo era gracias a Jackson. Jackson era genial. Estaba completamente enamorada. ¿Después de cuánto tiempo? ¿Dos semanas? Era una locura. Estaba muy contenta por ella. Cuando se calmó, le pregunté por la discusión que había tenido con Nathaniel. Ella se colocó un mechón de pelo detrás de la oreja. —En realidad no fue nada. —Felicia... —le dije—. Mi subconsciente te oyó. Fue algo más que nada. Ella se mordió el labio. —Sólo estaba sorprendida de que él ya estuviera allí. Yo soy tu mejor amiga. Debería haber llegado antes. Es una estupidez. Ya te lo he dicho, no fue nada. Intenté recordar. Me costó mucho, porque los recuerdos eran muy borrosos. —¿Cuándo llegaste al hospital? —Cuando te llevaron a tu habitación. Después de que te hicieran el escáner. Tenía sentido. —¿Y cuándo llegó Nathaniel? Felicia suspiró y se dejó caer en el sofá. —Él estaba en urgencias contigo. Las enfermeras tuvieron que echarlo a la fuerza. — Arqueó una ceja—. ¿Por qué no se lo preguntas a él? La ignoré. —¿Por qué lo llamaste «puto animal»? —Porque creía que lo era. Para él tú eres como su esclava sexual o algo así. Satisfaces sus necesidades más básicas y luego viene corriendo al hospital cuando estás herida, como si todo su mundo se estuviera haciendo añicos. Eso me cabreó.

—¿Y ahora ya te gusta? —Yo no utilizaría la palabra «gustar», pero sí, lo toleraré. —Se fue hacia la puerta. La conversación había terminado—. ¿Vas a ir con él a la Super Bowl? —Sí. Algo mencionó sobre el tema. La tarde del miércoles, alrededor de la una y media, yo estaba trabajando en el mostrador principal. Estaba de espaldas a la puerta de entrada, catalogando los libros que acababan de llegar. —Necesito ver la Colección de Libros Raros. No soportaba a los imbéciles que no conocían las normas de la biblioteca. —Lo siento —dije, sin dignarme a mirarlo—. La Colección de Libros Raros sólo se puede visitar con cita previa y en este momento andamos escasos de personal. Me temo que esta tarde no podrá ser. —Eso es muy decepcionante, Abigail. Como todo el mundo sabe, lo que uno espera que ocurra, entorpece todo lo que ve y oye. Bueno, pues yo no pensaba que Nathaniel fuera a aparecer en mi sección de la biblioteca pública a la una y media de la tarde de un miércoles cualquiera. Por eso no comprendí quién era hasta que dijo mi nombre. Me di la vuelta. Estaba de pie delante de mí, con un abrigo de lana que sólo dejaba entrever una pequeña parte de su corbata por encima del cuello. Y con una arrogante sonrisa en los labios. Nathaniel West estaba en mi biblioteca. Un miércoles. Ladeé la cabeza. ¿Para ver la Colección de Libros Raros? —¿De verdad es tan mal momento? —preguntó. —No —respondí con voz ronca—. Pero estoy segura de que tienes exactamente los mismos libros en tu casa. —Es probable. Yo seguía sin comprender lo que pretendía. —Alguien tendrá que estar contigo todo el rato. —Eso espero. Me aburriría mucho yo solo y la Colección de Libros Raros. —Se empezó a quitar los guantes muy lentamente, un dedo tras otro

—. Ya sé que no es fin de semana y, por favor, no tengas reparos en decirme que no. No habrá ninguna consecuencia. ¿Me acompañarías a ver la Colección de Libros Raros? Oh. Dios. Mío. —S-s-sí —tartamudeé, observando cómo se quitaba el otro guante. —Excelente. Me había quedado de piedra. —Abigail —dijo, sacándome de mi estupor—. Quizá esa señora de allí — señaló por encima de mi hombro— podría sustituirte mientras tú estás ocupada con otras cosas. Joder. —¿Abigail? —¿Martha? —la llamé, mientras me alejaba del mostrador—. ¿Me podrías sustituir? El señor West tiene cita para ver la Colección de Libros Raros. Mi compañera me hizo un gesto de aquiescencia con la mano. —Sólo por curiosidad... —habló Nathaniel mientras caminábamos—, ¿hay alguna mesa en la sala de la Colección de Libros Raros? ¿Una mesa? —Sí. —¿Y es recia? —Supongo que sí. —Bien. —Me siguió escaleras arriba—. Porque espero que ante mí se abran algo más que libros. Se me aceleró el corazón. Me lie con las llaves, intentando encontrar la que franqueaba la sala que contenía la Colección de Libros Raros. Por fin la encontré, abrí la cerradura y empujé la puerta. —No, no —dijo Nathaniel, sujetando la puerta—. Después de ti. Entré en la sala de Libros Raros mirando a mi alrededor. La estancia estaba vacía y, a menos que ocurriera algo inesperado, así seguiría durante el futuro inmediato. Nathaniel cerró la puerta detrás de mí y echó la llave. Se quitó el abrigo y lo dejó sobre el respaldo de una silla. Luego empezó a caminar por la sala, mientras inspeccionaba las muchas estanterías y las mesas. —Ésta —dijo, señalando la mesa que estaba en medio de la estancia; le llegaba a la altura de la cintura—. Esto era exactamente lo que tenía en

mente. Estaba a punto de practicar sexo entre la Colección de Libros Raros. Con Nathaniel. —Desnúdate de cintura para abajo —me ordenó—. Luego siéntate en la mesa. Ignoré a la parte de mi cerebro que me advertía que no debía hacerlo y me quité los zapatos y las bragas. Me las bajé junto con las medias hasta dejarlas caer al suelo. Él me observó mientras me subía a la mesa. —Muy bien. —Se desabrochó el cinturón—. Coloca los talones y el culo en el borde de la mesa y separa esas preciosas rodillas para mí. La temperatura de la sala que albergaba la Colección de Libros Raros siempre estaba más baja que la del resto de la biblioteca. Y, normalmente, yo tenía frío cada vez que entraba allí, pero en ese momento estaba caliente. Muy caliente. Y cuando lo vi quitarse los pantalones y los calzoncillos, aún me calenté más. Luego deslizó un condón por su polla erecta. —Muy bien. Se acercó a la mesa, me abrió más las piernas y luego miró hacia abajo para alinearme con su miembro. Se movía muy despacio. Me provocaba. Me hacía saborear la expectativa. —Dime, Abigail —dijo—, ¿alguna vez te han follado en la sala de la Colección de Libros Raros? —No. Levantó la cabeza. —No, ¿qué? —No, Señor. Me penetró sólo un poco. —Eso está mucho mejor. Esperó un instante y luego me penetró del todo. Mis caderas recularon por la mesa, entonces él alargó un brazo para agarrarme y pegarme a su cuerpo. —Apóyate sobre los codos. Te voy a follar con tanta fuerza que el viernes por la noche aún lo seguirás notando. No tuvo que decírmelo dos veces. Me incliné hacia atrás y deslicé las caderas hacia delante para succionarlo un poco más. Nathaniel embistió y se internó en mí una y otra vez, mientras yo aguantaba las arremetidas con toda la fuerza que podía. Me apoyé sobre los

talones para intentar mantenerme quieta donde estaba. —Eres mía —aseveró, penetrándome de nuevo. Dejé caer la cabeza hacia atrás. Estaba tan expuesta en esa postura que todo lo que sentía me parecía mucho más intenso. «Sí —quería decirle—. Soy tuya, y sólo tuya.» —Eres mía. —Me agarró con fuerza de las caderas, mientras su polla me embestía—. Dilo, Abigail. —Soy tuya —repetí, mientras me penetraba una y otra vez—. Soy tuya. Tuya. Tuya. Empecé a gemir cuando noté cómo aumentaba mi clímax. Sentía un gran placer. Pero estaba en el trabajo. Apreté los labios mientras sentía llegar el orgasmo, que fue creciendo cada vez más hasta que la espiral se descontroló y no pude evitar soltar un pequeño grito. Nathaniel inspiró hondo y luego se quedó inmóvil, mientras se corría con fuerza dentro del preservativo. Luego se inclinó sobre mí con la respiración agitada y dibujó un camino de besos por mi vientre. —Gracias por acompañarme a ver la Colección de Libros Raros. —Cuando quieras —le dije, pasándole los dedos por el pelo. Me dio un último beso en el vientre y luego nos vestimos. Me puse los zapatos y entonces comprendí lo que habíamos hecho. ¿Y si nos había oído alguien? ¿Y si había gente esperando fuera? Nathaniel había cerrado la puerta al entrar, pero yo no era la única empleada que tenía las llaves. Me miró con la cabeza ladeada. —¿Estás bien? —Sí —contesté, con ganas de salir de aquella sala lo más rápido posible. Cogí el condón que él tenía en la mano y me fui hacia el pasillo—. Yo me ocupo de esto. Nathaniel asintió. —Te veo el viernes a las seis. —Sí, Señor. Cuando salimos, tomamos direcciones distintas: él se marchó y yo fui al servicio. Me sentía un poco temblorosa y notaba un hormigueo por dentro; lo más probable era que pasara el resto del día sonriendo estúpidamente.

Cuando volví al mostrador principal, había una rosa esperándome sobre el montón de libros que estaba catalogando. Una rosa blanca con un ligero rubor en las puntas de los pétalos. La cogí e inspiré su fragancia. «Cincuenta y dos horas, y descontando.»

17

Estaba sentada tras el mostrador principal, haciendo girar la rosa entre los dedos. —A alguien le ha dado fuerte —canturreó Martha, sentándose a mi lado y apoyando la barbilla en las manos. —¿Quién, yo? Volví a hacer girar la rosa. —Es evidente —respondió—. Pero ese pedazo de hombre que te ha dejado esta rosa está en la misma situación que tú. Parpadeó teatralmente varias veces. —¿Nathaniel West? —dije, deleitándome en el sonido de su nombre pronunciado por mis labios—. Sólo nos hemos visto unas cuantas veces. Vale, era mentira. Había estado haciendo mucho más que ver a Nathaniel. Y la rosa no era más que un detalle de agradecimiento por no haberlo rechazado. Martha se puso en pie. —Una rosa blanca con un rubor en los pétalos es algo muy serio. —¿Ah sí? —Dejé de hacerla girar—. ¿Por qué? —¿Te suena John Boyle O’Reilly? —preguntó—. ¿El poeta irlandés? Yo negué con la cabeza. Nunca había oído hablar de él. Martha unió las manos. —Esto es tan romántico... Es de su poema «Una rosa blanca». —No es blanca. Ella me lanzó una mirada impaciente. —Eso ya lo sé. Sólo te estoy diciendo cómo se titula el poema. —Perdona. —Le hice un gesto de disculpa con la mano; estaba muy interesada por saber adónde quería llegar—. Continúa, por favor. Entonces Martha carraspeó: —«La rosa roja susurra de pasión, y la rosa blanca musita de amor; oh, la rosa roja es un halcón, y la rosa blanca es una paloma. Pero yo te mando una rosa blanca / con un rubor en los pétalos; / pues el amor más puro y dulce / tiene un beso de deseo en los labios». Se me cayó la rosa de entre los dedos.

«Eso no significa nada. No significa NADA. Sólo le habrá gustado esta rosa en particular. Es sólo una coincidencia.» Pero ¿desde cuándo Nathaniel hacía algo que fuera sólo una coincidencia? Nunca. —¿Abby? —me llamó Martha. «Un beso de deseo en los labios.» «Nada. No significa nada», susurró Abby la racional. O quizá fuera Abby la loca. ¿Cómo iba a saberlo a esas alturas? «Claro. Tú sigue repitiéndote eso. Sigue diciéndote que sólo es algo que hace cada fin de semana. Lo que tú quieras. En realidad ya no importa, ¿verdad? Porque para ti sí que significa más», dijo Abby la loca. O quizá fuera Abby la racional quien dijo eso. —¿Abby? —Perdona, Martha. —Cogí la rosa y la dejé sobre el escritorio. Me la quedé mirando fijamente—. Es un poema precioso. Muy romántico. «Un beso de deseo en los labios.» Levanté los ojos para mirar a mi compañera. —Creo que iré a la sección de poesía, a leer algo más de O’Reilly. Llevaba mucho tiempo acariciando la loca fantasía de convertirme en la sumisa de Nathaniel West. Quería someterme a su control, ser presa de su voluntad. Ya había aceptado el hecho de que me había enamorado de él, pero ¿qué pasaba con lo que él sentía por mí? ¿Había alguna posibilidad de que Nathaniel también se hubiera enamorado? Tenía la sensación de que el viernes no llegaría nunca. Los minutos se arrastraban y las horas se me hacían eternas. Yoga. Trabajo. Caminar en lugar de correr. Pero por fin allí estaba. Llegué a casa de Nathaniel a las seis menos diez y cuando salí del coche oí a Apolo ladrar dentro de la casa. Nathaniel abrió la puerta principal. Maldita fuera, estaba guapísimo con esa camisa de manga larga y pantalones negros de vestir. Me temblaban las piernas sólo de mirarlo. Sus ojos me siguieron mientras subía la escalera. —Feliz viernes, Abigail —dijo, en un tono de voz tan suave que casi

me desmayo. «Ahora lo es.» —Pasa. —Se hizo a un lado y me dejó entrar—. La cena está servida. Y menuda cena. Coq au vin servido en la mesa de la cocina. Cada bocado estaba delicioso. Mientras comíamos, me di cuenta de que Nathaniel y yo compartíamos la misma pasión por la cocina. ¿Cómo sería cocinar con él? Nos imaginé pelando y cortando. Los dos entre los vapores de las ollas hirviendo. Probando con cucharas de madera para comprobar el punto de sal. Sutiles roces aquí y allá. Frotándome contra él mientras me movía delante de la encimera. Alargando el brazo sobre su cabeza para coger algo de un estante. Una repetición de lo que ocurrió en la mesa de la biblioteca, pero esa vez sobre la encimera de la cocina. «Soy tuya. Tuya. Tuya.» —¿Cómo te encuentras? —me preguntó, devolviéndome a la realidad mientras terminábamos de cenar. Recordé las palabras que me dijo el miércoles: «Lo seguirás sintiendo el viernes por la noche». Sonreí. —Dolorida en los lugares apropiados. —Abigail —me reprendió—, ¿has sido una chica mala esta semana? Yo me quedé de piedra. Él, con meticulosidad y toda la intención, dejó el tenedor junto al plato. —Ya sabes lo que les pasa a las chicas traviesas, ¿verdad? Negué con la cabeza. —Que hay que castigarlas. ¡Oh, Dios, no! —Pero he hecho yoga, he dormido las horas estipuladas y he caminado en lugar de correr, como me dijiste que hiciera. No podía estar pasando lo mismo otra vez. La última vez rompí las reglas. Eso lo entendí. Pero esa semana no había hecho nada mal. No quería que me volviera a tumbar sobre aquel potro. Tendría que utilizar mi palabra de seguridad. Maldita fuera. —Abigail. —Nathaniel estaba relajado y sereno. No parecía enfadado ni decepcionado.

Su expresión no tenía nada que ver con la de la última vez—. ¿Cuántas clases de azotes hay? ¿Qué?¿Y qué más daba cuántos había? Todos dolían. —Tres —dijo, contestando su propia pregunta—. ¿Cuál era el primero? Me estaba perdiendo algo. ¿Qué era? Mi cerebro se remontó frenéticamente hasta aquella noche. ¿Qué fue lo que me dijo? Calentamiento, castigo y erótico. Erótico. «Oh». Él arqueó una ceja. —Sube tu culo a mi habitación. Me levanté de la mesa y corrí escaleras arriba. Si debo ser sincera, he de admitir que suponía que tendría preparado el potro. Solté un suspiro de alivio cuando vi que no estaba; lo único que había era una montaña de almohadones en medio de la cama de Nathaniel. La cama de Nathaniel. «El miedo no tiene cabida en mi cama.» Y yo lo creía. Esa noche sólo tendría que ver con el placer. Él se encargaría de ello. La excitación me empezó a calentar por dentro. Me desnudé y esperé. Entró en el dormitorio poco después. Hizo un gesto con la cabeza en dirección a la cama y empezó a desabrocharse la camisa. —Ponte boca abajo sobre los almohadones. Gateé por la cama y me coloqué sobre los almohadones de forma que mi trasero quedara elevado. Él se acercó al cabezal de la cama y sacó una correa. —No podemos dejar que te protejas, ¿verdad? —me preguntó, mientras me ataba las manos y tiraba de ellas de modo que me apoyara en los codos. La cama se hundió cuando él se colocó detrás de mí. Sentí sus manos deslizándose por mi cuerpo. —¿Has estado usando el tapón, Abigail? Yo asentí. —Bien. —Me abrió las piernas—. Quiero que te abras para mí. —Sus dedos examinaron mi palpitante abertura—. Vaya, Abigail. Ya estás húmeda. ¿Acaso te excita imaginarme poniéndote el culo rojo?

Me mordí la mejilla por dentro. Me acarició y luego me dio tres rápidos azotes con la mano. Escocieron, pero era la clase de estremecida punzada que gritaba: sí-Señorme-puedes-azotar-otra-vez-por-favor. —El respetable pueblo de Nueva York te paga un sueldo para que trabajes en la biblioteca y no para que te escabullas a la sala de la Colección de Libros Raros. Me azotó una y otra vez y, en cada ocasión, su mano aterrizaba en un lugar distinto. Pero en lugar de dolor, cada vez sentía más placer. En lugar de dolor, experimenté una calidez que se extendía desde su mano hacia la parte inferior de mi cuerpo. Lo necesitaba. Necesitaba que me tocara. Lo necesitaba dentro de mí. —Estás tan húmeda... Entonces deslizó un dedo en mi sexo y luego me azotó justo donde estaba húmeda y dolorida. Yo gemí. —¿Te ha gustado, Abigail? Me azotó de nuevo. «Ahí. Sí, por favor. Ahí.» Zas. Yo levanté más las caderas y él empezó a azotarme de nuevo en el trasero. —Tu culo se ha puesto de un precioso tono rosa. —Noté cómo su polla se apretaba contra mí y contuve el aliento—. Pronto haré mucho más que azotarlo. Pronto me lo follaré. Oí que rasgaba el envoltorio de un preservativo y luego Nathaniel cambió de postura para deslizarse en esa parte de mí que lo esperaba tan húmeda y caliente. No pude evitar gemir. Él se retiró. —Esta noche no puedes hacer ningún ruido o no podrás tener mi polla. —Me volvió a azotar—. ¿Lo entiendes? Asiente si comprendes lo que te he dicho. Yo asentí. —Bien. —Se internó en mí con energía y yo reculé en busca de su cuerpo—. Esta noche estás hambrienta, ¿verdad? Sí, ya somos dos.

Empezó a embestirme con fuerza y profundidad y yo contraje los músculos interiores cada vez que me penetraba. Nathaniel lo hacía una y otra vez. Y yo respondía a cada nueva embestida balanceándome hacia atrás y absorbiéndolo más adentro. Más adentro. Más adentro. Entonces alargó el brazo hasta el punto en el que se unían nuestros cuerpos y me frotó el clítoris. Nunca antes lo había hecho. Mi cuerpo explotó de placer y él se estremeció detrás de mí, sumándose a mi clímax. Luego rodé sobre los almohadones hasta quedar tumbada en la cama y Nathaniel se quedó echado a mi lado mientras su respiración se normalizaba. Estiró la mano, la deslizó por mi costado, subió por mi pecho y la posó sobre mi hombro, que seguía estirado por encima de mi cabeza. —Creo que el miércoles no vi todo lo que quería ver—dijo—. ¿Serías tan amable de concertarme una visita para que pueda volver a visitar la Colección de Libros Raros este miércoles? «Sí, Señor.» Aquella noche salí de mi habitación y recorrí el pasillo en dirección a la escalera. La luz de una media luna iluminaba mis pasos y le daba un brillo surrealista a toda la casa. Cuando pasé por delante de la habitación de Nathaniel vi que la puerta estaba cerrada. Nunca me había dicho que no pudiera explorar en plena noche, pero no quería que me sorprendiera. Bajé los escalones silenciosa como un ratón y me metí en la biblioteca. «Mi» biblioteca. Busqué los estantes donde Nathaniel guardaba su colección de poesía. Mis dedos recorrieron los lomos de un libro tras otro. «Tiene que estar aquí. Tiene que estar. Por favor, que esté.» Me detuve. Las obras completas de John Boyle O’Reilly. Cogí el libro de la estantería con manos temblorosas y me acerqué a la ventana. El volumen se abrió de forma natural por una página que estaba a unas tres cuartas partes del libro, justo donde estaba el poema «Una rosa blanca». Algo revoloteó hasta el suelo y me agaché a cogerlo: era un pétalo de rosa blanco con un ligero rubor en la punta.

18

Volví a meter el pétalo de rosa en el libro y acababa de dejarlo donde estaba, justo cuando oí el eco de unos pasos en el pasillo. Parecía que alguien se encaminaba directamente a la biblioteca. Me había pillado. Nathaniel entró en la estancia. Llevaba unos pantalones de color tostado anudados a la cintura, e iba sin camisa. Si estaba sorprendido de verme allí, no lo demostró. Encendió una pequeña lámpara. —Abigail —dijo, como si fuera lo más normal del mundo que yo estuviera en la biblioteca a las dos de la madrugada. —No podía dormir. —¿Y has decidido que la poesía te noquearía? —preguntó, advirtiendo ante qué sección estaba—. Te propongo un juego, ¿te parece? —«Ella camina en hermosura como la noche / de regiones sin nubes y cielos estrellados; y todo lo mejor de la oscuridad y el brillo se encuentra en su aspecto y sus ojos...» Me sonrió. —¿De qué poeta es? —Lord Byron. —Me crucé de brazos—. Me toca. —«Duermo contigo y me despierto contigo, / pero tú no estás aquí; / mis brazos sólo piensan en ti, / y estrechan el aire.» La diversión le iluminó el semblante. —No debería haberle sugerido una competición como ésta a una bibliotecaria licenciada en Letras. Ése no lo sé. —John Clare. Un punto para mí. Esbozó una traviesa sonrisa. —Prueba con éste —dijo. —«No dejes que tu corazón profético / me presagie mal alguno. / El destino puede ponerse de tu parte / y dar cumplimiento a tus temores.» Vaya, esa estrofa era un poco críptica. Entorné los ojos. —John Donne. Asintió. —Tu turno.

Inspiré hondo y pensé en el poema que había leído el miércoles por la noche, el que me delataría. ¿Lo reconocería él? —«Me diste la llave de tu corazón, mi amor; / ¿por qué entonces me haces llamar a la puerta?» «Lo sé —le dije con la mirada—. Lo sé y quiero esto. Te quiero a ti.» Pero Nathaniel no demostró ninguna sorpresa, sólo esbozó aquella sonrisa suya que me calentaba el corazón. —John Boyle O’Reilly —dijo—. Y me doy un punto por saber los siguientes versos. —«Oh, eso fue ayer, ¡por todos los santos! / Y, por la noche, cambié la cerradura.» «Esto es nuevo para mí —me advertía su expresión—. Deja que lo haga a mi manera.» Eso yo podía hacerlo. —Entonces hemos empatado. —Me alejé de la estantería, deslizando un dedo por el sofá de piel—. Dime, ¿por qué has venido a «mi» biblioteca a estas horas de la madrugada? Hizo un gesto en dirección al piano. —He venido a tocar. —¿Puedo escuchar? —Claro. Se sentó en el banco y empezó. Me quedé sin aliento. Era la melodía de mi sueño. Era real. Era Nathaniel quien tocaba. Escuché asombrada la pieza que tanto me había esforzado por encontrar en mis sueños. No estoy segura de cuánto tiempo estuve allí sentada, escuchando. Quizá se detuviera el tiempo. Y Nathaniel... Podría haberme quedado allí sentada para siempre, mirándolo. Era como si estuviera haciendo el amor. Se lo veía absolutamente concentrado; sus dedos acariciaban las teclas con suavidad y delicadeza. Creo que a ratos incluso me olvidaba de respirar. La melodía se propagó por la noche y potenció la melancolía que sugería la luz de la luna. Por fin, adoptó un evocador crescendo y luego se desvaneció hasta cesar. Nos quedamos sentados en silencio durante un buen rato. Nathaniel

fue el primero en romperlo. —Ven aquí —susurró. Yo empecé a cruzar el espacio que nos separaba. —Ésta es mi biblioteca. —Éste es mi piano. Me acerqué al banco. No estaba segura de si debía quedarme de pie o sentarme. Nathaniel disipó mis dudas rodeándome la cintura con los brazos y tirando de mí hacia su regazo para que me colocara a horcajadas sobre él. Me quedé mirando su pecho, con el piano a mi espalda. Me pasó las manos por el pelo, siguió por los hombros y las deslizó luego por mi espalda hasta llegar a mi cintura. Entonces dejó caer la cabeza hacia delante justo entre mis pechos y suspiró. Yo le puse las manos en la cabeza y hundí los dedos en su espeso pelo. «Por favor, por favor, por favor, bésame», quería suplicarle. Quería tirar de su cabeza y besarlo yo. A fin de cuentas, estábamos en mi biblioteca. Pero quería que fuera él quien me besara. Si no, no sería lo mismo. Si no, no significaría tanto. Nathaniel me besó el pecho derecho por encima de la fina tela de mi camisón. Se metió el pezón en la boca y lo succionó. Entonces decidí que quizá debía dejar de pensar y limitarme a sentir. —Te deseo —dijo, mirándome a los ojos—. Te deseo aquí. Frente a mi piano. En medio de tu biblioteca. Y lo volvió a hacer: me estaba dando una salida. Estábamos en mi espacio y podía rechazarlo. Pero antes hubiera preferido dejar de respirar que hacer eso. —Sí —musité. Nos pusimos los dos de pie. Él deslizó las manos hasta mi cintura y me quitó el camisón por encima de la cabeza. —En mi bolsillo —me susurró, mientras yo le bajaba los pantalones. Oh, claro. El preservativo. —Estás muy seguro de ti mismo, ¿no? —le pregunté, rasgando el envoltorio. No me contestó. No tenía por qué hacerlo. Cuando lo toqué, ya estaba erecto y le puse el condón, provocándolo con un áspero apretón mientras lo hacía. Luego se sentó en el banco del piano y yo me volví a colocar a horcajadas encima de él.

—Toca para mí —le susurré, rodeándolo con los brazos y deslizando los dedos por su espalda. No podía alcanzar muchas de las teclas conmigo sentada en su regazo, pero lo intentó y tocó una canción que yo no había oído nunca. Empezaba con un ritmo lento y sensual. Era delicada. Provocadora. Levanté las caderas y me deslicé sobre él. A Nathaniel se le escaparon una o dos notas, no podía estar segura de cuántas fueron. —Sigue —murmuré, levantándome y volviendo a deslizarme sobre él. Nathaniel siguió tocando. Me quedé quieta, me incliné hacia delante y le dije al oído: —Me encanta sentirte dentro de mí. —Se le escaparon algunas notas más—. Durante la semana, pienso en tu polla, en su sabor. —Contraje los músculos interiores—. En las sensaciones que me provoca. —Le temblaron los brazos—. Cuento las horas que faltan para poder verte. —Empecé a moverme muy despacio—. Para poder estar así contigo. —Sus manos se apartaron del teclado y me agarraron el trasero, tratando de embestirme con más fuerza, pero yo me quedé quieta—. Sigue tocando. La melodía adoptó un ritmo más rápido e intenso y yo empecé a subir y bajar mientras él tocaba. —Nunca me había sentido así —reconocí—. Tú eres el único. Eres el único capaz de hacerme sentir así. Su forma de tocar era caótica; ni siquiera sonaba ya como una canción, sólo eran notas desordenadas. Nathaniel empezó a sudar y supe que se estaba debatiendo, luchando por no perder el control que tanto valoraba. Esforzándose por seguir tocando. Pero perdió la batalla. La música paró y, de un solo movimiento, me agarró de las caderas y me penetró del todo. —¿Crees que es diferente para mí? —rugió con voz ronca. Me sujetó por los hombros, internándose más adentro—. ¿Qué te hace pensar que para mí es distinto? Empezamos a movernos más deprisa, cada uno tratando de aguantar por el otro, como si alcanzar primero el clímax fuera una forma de rendición. Yo me mordí el labio para concentrarme: quería que él se corriera primero. Entonces dejó resbalar una mano entre nuestros cuerpos y empezó a excitarme el clítoris. Maldito fuera.

Lo agarré del pelo y estiré. Nathaniel gimió contra mi hombro y me frotó con más fuerza. Llegó un momento en que la sensación fue demasiado para mí. A fin de cuentas, él era el amo. Podía hacer lo que quisiera con mi cuerpo. Yo no tenía con qué combatirlo. Me rendí y dejé que el clímax me superara. Nathaniel me siguió segundos después. Mientras esperábamos a que el ritmo de nuestros corazones se estabilizara, me di cuenta de que él había vuelto a levantar su muro. Ladrillo a ladrillo. Se había vuelto a encerrar de nuevo en sí mismo y a mostrarse distante. —El desayuno a las ocho en el comedor, Abigail. —Me levantó de su regazo y me dejó de pie en el suelo. Había recuperado el control. —¿Tostadas francesas? —pregunté, mientras me ponía el camisón, tratando de ver si en la prenda había algún rastro del Nathaniel que había descubierto. —Lo que prefieras. No. Había desaparecido.

19

La mañana siguiente, tardé más de lo habitual en preparar el desayuno. Alargué cada paso de la preparación, temiendo lo que estaría esperándome en el salón. ¿Cuánto se habría distanciado Nathaniel esa mañana del febril amante de la noche anterior? Serví un plato para mí y lo dejé en la encimera, después de preparar el de él. No estaba segura de si yo comería algo aquella mañana. No estaba segura de dónde quería comer. No. Eso no era verdad. Sabía bien dónde quería comer: en la mesa de la cocina, con Nathaniel. ¿Qué me había dicho Elaina mientras comíamos juntas, antes del accidente? «Tienes que tratar a Nathaniel con cuidado.» Bueno, yo podía ser muy cuidadosa. Lo manejaría con tanto tacto que él no vería venir el golpe. Lo trataría con muchísima delicadeza. Y conseguiría derribar su muro, ladrillo a ladrillo. Dejé las tostadas francesas delante de él. ¿Fue sólo mi imaginación o vi cómo se le elevaban las comisuras de los labios? «¿Crees que es diferente para mí? ¿Qué te hace pensar que es distinto para mí?» Era como si Nathaniel hubiera vuelto a decirlo en voz alta. Las palabras resonaron en mi cabeza y supe que no importaba que estuviéramos en el comedor. La noche anterior había conseguido abrir una pequeña grieta en su coraza. Ahora sólo tenía que hacerla más grande. —Sírvete un plato y hazme compañía —dijo, cogiendo los cubiertos y cortando un trozo de tostada. Me senté con él poco después. —Lo que ocurrió anoche no cambia nada —me dijo en cuanto me senté—. Yo soy tu Dominante y tú eres mi sumisa. «Tú sigue repitiéndote eso, Nathaniel. Es posible que al final consigas convencerte. Pero lo que ocurrió anoche lo ha cambiado todo.» —Me preocupo por ti —prosiguió—. No es tan extraño. En realidad

es lo que se espera de mí. Yo empecé a comer. —Pero el sexo no es lo mismo que el amor. —Se metió un trozo de plátano en la boca, masticó y tragó—. Aunque supongo que hay gente que los confunde. No me miraba mientras comía, casi como si, de esa forma, le resultara más sencillo hablar. Estaba segura de que la noche anterior había visto verdaderos destellos de sus auténticos sentimientos. Pero su manera de actuar en la mesa daba a entender que se estaba preparando para una dura batalla. Me pregunté si ésta sería consigo mismo o conmigo. Luego decidí que con él. Definitivamente, era consigo mismo. «Te oigo, Elaina. Te oigo alto y claro.» Después de desayunar, me ordenó que lo esperara en su habitación. Las cortinas estaban casi corridas y entre ellas sólo se colaba un ligero resquicio de luz. Miré a mi alrededor: no había almohadones sobre el colchón, ni correas, ni el potro. Sólo la cama. Entonces vi el almohadón en el suelo, que sólo podía significar una cosa, y me arrodillé sobre él completamente vestida. Nathaniel entró en la habitación. Seguía llevando los mismos pantalones de la noche anterior. —Muy bien, Abigail —dijo, acercándose a mí—. Me complace que te anticipes a mis necesidades. Se quitó los pantalones y vi que sólo estaba medio erecto. Me incliné hacia delante y me lo metí en la boca, rodeándole las caderas con los brazos. Él hundió los dedos en mi pelo. Yo hice girar la lengua por su polla y la deslicé por toda su longitud mientras él se movía muy despacio dentro y fuera de mi boca. Nathaniel podía fingir que aquello no era más que sexo, pero yo sabía la verdad y le entregué mi corazón de la única forma que me permitía. De la única forma que podía. No podía decirle cómo me sentía, pero se lo podía demostrar. Podía hacerlo convirtiéndome en lo que Nathaniel necesitaba, cogiendo de él lo que yo necesitaba a cambio. Se le entrecortó la respiración y empezó a embestirme con más

fuerza. Relajé la garganta para que pudiera internarse hasta el fondo y garantizarle la liberación que necesitaba. Me estiró del pelo con fuerza. Yo levanté la mano para agarrarle los testículos con suavidad y se los acaricié. Me arriesgué a mirarlo y cuando le vi la cara, me quedé helada. Tenía los dientes apretados y su expresión... su expresión era la viva imagen del dolor. Parecía que fuera él quien estuviera tumbado en el potro. Y en ese preciso instante supe lo que estaba haciendo: estaba intentando demostrarse a sí mismo que lo que había entre nosotros sólo era sexo. Y eso me hizo enfadar, porque lo que había ocurrido la noche anterior había sido muy bonito. Nosotros dos podíamos tener algo bonito. Pero él no quería admitirlo. Podía ser mi Dominante, yo podía ser su sumisa y podíamos tener algo bonito. Se estremeció dentro de mí y supe que estaba cerca. Lo succioné con más fuerza y cuando se corrió en mi boca, tragué con frenesí. Sentí que se relajaba y aflojó la fuerza con que me estaba sujetando el pelo. Debió de empezar a sentirse mejor, porque cuando bajó una mano para ayudarme a ponerme en pie, parecía más apacible. Sus ágiles dedos se deshicieron con habilidad de mi camiseta y mis bragas. Sinceramente, no sé por qué me molestaba en vestirme. Era una absoluta pérdida de tiempo. Me la quitaba enseguida. Miré la cama y vi el frasco de lubricante que había sobre la colcha. No lo había visto cuando entré en el dormitorio y cuando me di cuenta de que estaba allí, me puse tensa. —Mírame, Abigail. —Nathaniel me cogió de las manos—. Quiero que contestes a mis preguntas —añadió, llevándome hacia la cama—. ¿Dónde estamos? —En tu habitación. Me subí a la cama y me coloqué en el medio, centrando en él toda mi atención. Él gateó hasta mí sin dejar de mirarme a los ojos. —¿En qué parte de mi habitación? —En tu cama. Me deslizó una mano por el costado. —¿Y qué ocurre cuando estamos en mi cama? Sentí un hormigueo en el estómago. —Que siento placer. —Sí —dijo, inclinándose para besarme el cuello al tiempo que me

tumbaba en el lecho. Cerré los ojos mientras las sensaciones me recorrían el cuerpo. Sus labios, su lengua, sus dientes. Me mordisqueó, me lamió, me chupó. —Sólo tienes que sentir, Abigail —susurró. Bajó las manos y me acarició los rizos del pubis hasta llegar a ese punto exacto que me hacía morir por él. Pero en lugar de ponerse encima de mí, volvió a cambiar de postura. Su boca me mordisqueó el vientre y su lengua resbaló hasta el interior de mi ombligo. Me penetró con un dedo, muy despacio, y lo hizo girar por mi abertura, moviéndolo de dentro hacia fuera y viceversa. Yo empecé a arquearme. —Así —me tranquilizó—. Tú sólo siente. Se puso entre mis muslos, me dobló las rodillas y me las separó. Yo levanté las caderas suplicando un poco de fricción. —Espera —dijo contra mi humedad, y la vibración de su voz me provocó tanto placer que gemí—. Espera. Su lengua sustituyó a sus dientes justo donde lo necesitaba. Entonces, de un solo movimiento, se colocó mis piernas por encima de los hombros y me empezó a penetrar con la lengua. Despacio. Demasiado despacio. Yo me apreté contra él: lo necesitaba, quería más. Uno de sus dedos comenzó a dibujar lentos círculos alrededor de mi clítoris. Estaba muy cerca. Estaba al borde del precipicio. Sus manos abandonaron mi cuerpo y una parte de mí sabía lo que estaba haciendo, pero a la otra no le importaba, porque su lengua había sustituido a su dedo y no dejaba de dar vueltas sin acabar de darme lo que anhelaba. Sus resbaladizos dedos volvieron a mí y enseguida empezaron a dibujar círculos en mi ano, adoptando el mismo ritmo que marcaba su lengua. Luego me metió la punta del dedo, mientras me lamía el clítoris. Yo jadeé. —Placer, Abigail —afirmó, moviendo la punta del dedo lentamente dentro y fuera, mientras su voz me provocaba aquellas maravillosas vibraciones—. Sólo placer. Su dedo empezó a internarse cada vez más, al tiempo que seguía lamiendo y mordisqueando mi creciente fuente de placer. Me penetró de nuevo con la lengua, dentro y fuera, dentro y fuera. Su dedo empezó a moverse más despacio.

Yo volvía a estar al borde del precipicio. Maldita fuera, jamás esperé que lo que estaba haciendo pudiera gustarme tanto, pero me gustaba. Era mucho mejor que el tapón. Mucho mejor de lo que había creído posible. —Relájate —susurró, pero debía de estar bromeando, porque yo no podía estar más relajada. Me penetró con un segundo dedo y sentí un poco de dolor cuando mi cuerpo se dilató, pero entonces su lengua volvió a mí. Girando. Lamiendo. Provocándome. Controlando mi liberación. Y, entretanto, sus dedos seguían moviéndose dentro y fuera. Movió la boca para poder penetrarme con la lengua mientras me mordisqueaba el clítoris con los dientes, con sus dedos manteniendo el ritmo. Yo levanté las caderas: lo buscaba, necesitaba encontrar alguna parte de su cuerpo, necesitaba que se internara más en mí. —Eso es, Abigail —dijo—. Suéltate. Déjame hacerlo bien. Yo le creí. Él podía hacerlo bien. Él lo haría bien. Ya no tenía dudas. Sus dientes me rozaron el clítoris con fuerza, mientras sus dedos se internaban profundamente en mí. El clímax me recorrió y me llevó hasta el límite. Cuando recuperé el sentido, Nathaniel me estaba mirando con semblante satisfecho. —¿Estás bien? —me preguntó. —Mmmm —murmuré. Se tumbó junto a mí y me rodeó con los brazos. —¿Puedo interpretar eso como un sí? Asentí y apoyé la cabeza en su pecho. Y allí, por espacio de un solo segundo, lo recuperé.

20

Nathaniel me sorprendió cuando vino a la biblioteca para visitar la Colección de Libros Raros el miércoles siguiente. Me sorprendió en el buen sentido de la palabra. —He estado pensando en lo que me dijiste sobre aquel asunto del coche —dijo, subiéndose la cremallera del pantalón. —¿Ah, sí? Yo me calcé rápidamente los zapatos. Si íbamos a discutir, quería estar completamente vestida. Porque no había ninguna forma de que yo aceptara que me comprara un coche. Se puso bien la corbata. —He decidido no presionarte. —¿Qué? —Vi que la idea te incomodaba muchísimo y aunque hay una parte de mí que sigue pensando que es más seguro que conduzcas tu propio coche, tu bienestar mental es igual de importante para mí. —Se acercó y me miró —. No quiero que te sientas como una puta. Estaba un poco sorprendida de que olvidara el tema sin discutirlo más, pero me alegró saber que no iba a imponerme su voluntad. —Gracias. —Dar y recibir, Abigail. Así son las relaciones. —Cogió su abrigo de camino a la puerta —. Aprecio mucho que seas sincera conmigo acerca de tus sentimientos. A mí me cuesta mucho. «No me digas, Sherlock.» —Quizá podamos trabajar juntos en ello. Nathaniel me aguantó la puerta para que saliera. —Quizá. El viernes por la tarde me reuní con él en la terminal privada del aeropuerto. Estaba esperándome junto a un precioso jet privado. Por lo menos a mí me pareció precioso; nunca había visto uno de cerca, así que no tenía con qué compararlo. —Buenas tardes, Abigail —me saludó—. Gracias por haberlo

organizado todo para salir antes del trabajo. Asentí y miré la mano que me tendía para subir la escalerilla del avión. El interior era espacioso y elegante. Parecía un sofisticado apartamento: tenía un bar, sofás de cuero, incluso un pasillo que conducía a un dormitorio y, por supuesto, asientos tapizados en piel. El piloto nos saludó cuando nos vio entrar en la cabina. —Enseguida estaremos listos para despegar, señor West —dijo. Nathaniel hizo un gesto en dirección a los asientos. —Deberíamos sentarnos. Lo hice junto a él, con un hormigueo en el estómago, mientras el personal de cabina se preparaba para el vuelo. Estaba nerviosa por varios motivos: por volver a ver a la familia de Nathaniel y por las expectativas que él pudiese haber depositado en mí. Además, me preguntaba cómo iría el partido y, vale, no mentiré, me estaba volviendo loca pensando en los planes que habría hecho para nosotros dos. Enseguida estuvimos en el aire. Inspiré hondo y cerré los ojos. —Quiero hablar contigo sobre el fin de semana —me expuso—. Seguirás llevando mi collar. Sigues siendo mi sumisa. Pero mi tía y Jackson no tienen por qué saber nada de mi vida privada. Así que no te dirigirás a mí como Amo, Señor o Señor West. Si te esfuerzas, te darás cuenta de que puedes evitar decir mi nombre. —Me miró a los ojos—. No quiero que me llames por mi nombre de pila a menos que sea inevitable. Asentí. —Muy bien —dijo—. Hoy vas a aprender algo más sobre el control. Una mujer mayor entró en la cabina. —¿Les sirvo algo a usted o a la señorita King, señor West? —No —contestó Nathaniel—. Ya la llamaremos si necesitamos algo. —Muy bien, señor. —A menos que la llamemos, pasará el resto del vuelo con el piloto — me explicó él luego, desabrochándose el cinturón—. Cosa que no haremos. —Me tendió la mano—. Ven conmigo. Entramos en el dormitorio y Nathaniel cerró la puerta. —Desnúdate y túmbate en la cama. Hice lo que me ordenaba, mientras lo observaba moverse por la pequeña habitación. Calculé que disponíamos de unas dos horas. Sentí vértigo al pensar en las cosas que podía hacerme en dos horas.

Me tumbé en la cama boca arriba. La expectación empezó a burbujear en mi interior, al tiempo que me preguntaba a qué se referiría con eso del control. No tuve que esperar mucho. Nathaniel, completamente vestido, rodeó la cama y me estiró los brazos de modo que quedaron perpendiculares a mi cuerpo. No me tocó las piernas. —Si no te mueves, no te ataré. Se sentó en la cama con algo que parecía un cuenco entre las manos. —Esto es un calientaplatos térmico —dijo—. Normalmente utilizo una vela para hacerlo, pero el piloto no lo permitiría. —Esbozó una breve sonrisa—. Y las normas son las normas. ¿Una vela? ¿Había cera en alguna parte? Se sacó un pañuelo del bolsillo. —Funciona mejor con los ojos tapados. Me quedé a oscuras. Volvía a estar una vez más en la misma situación: desnuda y esperando. Nathaniel me habló con aquella voz suya suave y seductora. —Hay mucha gente que siente placer al notar calor. Se me escapó un siseo cuando una gota de cera cayó en mi brazo y luego me sorprendí de lo mucho que me había gustado. Nathaniel la frotó. —Esta cera es especial. Cuando se calienta, se convierte en aceite corporal. Me cayó otra gota en el otro brazo, seguida de nuevo por la suave fricción de la mano de Nathaniel. La incertidumbre de no saber dónde se posaría la siguiente gota me puso tensa y expectante. Pero luego la notaba resbalando por mi estómago, en mi muslo, entre mis pechos. El calor inicial iba disminuyendo gradualmente hasta convertirse en otro que me dejaba débil y temblorosa. Después de cada nueva gota, Nathaniel extendía el aceite por mi cuerpo mediante largas y sensuales caricias. Una nueva gota aterrizó en mi pezón y jadeé. «Ohhhhh. Joder. Qué bueno.» Volví a sentir el contacto de su mano frotando el aceite. —¿Te gusta el calor, Abigail? —me preguntó, acariciándome la oreja con su cálido aliento, mientras una gota aterrizaba sobre el otro pezón. Sólo pude gemir.

Entonces vertió un chorro de cera sobre mis pechos. La cama se movió y noté cómo Nathaniel se ponía a horcajadas sobre mí, para frotarme el torso con ambas manos, agarrándome los pechos y deslizando las palmas por mis brazos. —Control —aseveró—. ¿A quién perteneces? Contéstame. —A ti —susurré. —Eso es —convino—. Y para cuando acabe la noche, estarás suplicando por mi polla. — Me frotó los pezones, me los pellizcó y tiró de ellos—. Si eres buena, quizá te deje tenerla. La cama se volvió a mover y Nathaniel se marchó. La expectación me había dejado muy débil. Seguía desnuda, a su merced y, de repente, estaba completamente sola. Nuestro hotel era un resort de cinco estrellas en Tampa. Yo llevaba toda la semana preguntándome cómo nos organizaríamos. ¿Dormiría por fin en la misma cama que Nathaniel? ¿Me haría dormir en el suelo? ¿Habría pedido dos habitaciones separadas? Me quedé junto a él mientras se registraba, sintiéndome plenamente consciente de su cuerpo junto al mío. Casi podía sentir la electricidad que irradiaba de él. Me pregunté cómo conseguía la recepcionista no abanicarse. Aunque también era cierto que a ella no le habían estado masajeando el cuerpo con cera corporal hacía menos de una hora. —Aquí tiene, señor West —dijo—. La suite presidencial ya está preparada para usted. La chica me miró. «Sí —quería decirle—. Estoy con él. Chúpate ésa.» —¿Cuántas llaves van a necesitar? —preguntó. —Dos, por favor. Ella se las dio y él se las metió en el bolsillo. —Enseguida les subirán el equipaje. —He reservado una suite para que puedas tener tu propia habitación con aseo. Así no tendrás que estar paseándote por toda la suite, ni dormir en una habitación distinta a la mía. — Me dio una llave—. Toma, podrías necesitarla. La suite era espaciosa y aireada. Nathaniel me indicó cuál era mi habitación y me dijo que disponíamos de una hora antes de reunirnos con los demás para cenar. Poco después de que entráramos nos trajeron las

maletas y yo me puse un vestido que Elaina le había debido de prestar para mí. Era elegante, sexy y sofisticado a la vez. Cuando estuve lista, me reuní con Nathaniel en el salón de la suite. —Muy bonito —dijo, mirándome de arriba abajo—. Pero vuelve a tu habitación y quítate las medias y las bragas. ¿Qué? La falda del vestido me llegaba por encima de las rodillas y fuera hacía frío. —Quiero que vayas completamente desnuda debajo de la ropa — añadió—. Quiero que salgas sabiendo que puedo levantarte la falda y follarte cuando quiera. Mi cerebro se esforzó para comprenderlo. Se esforzó y fracasó. Volví a la habitación y me quité las medias y las bragas. Luego me puse otra vez los zapatos. Cuando regresé, Nathaniel me estaba esperando. —Levántate la falda. Hice lo que me pedía y me sonrojé. Él me tendió el brazo. —Ahora ya estamos listos. Nos encontramos con los demás en un restaurante del centro. Los fans del equipo y los fotógrafos estaban pegados a los cristales y bloqueaban la entrada del local. Tardé un rato en comprender que estaban esperando a Jackson. —Mira cuánta gente hay aquí —murmuró Nathaniel, cuando un transeúnte chocó contra nosotros—. Y ni siquiera nos ven. Podría hacer lo que quisiera y nadie se daría cuenta. Mis rodillas amenazaron con doblarse. —¡Nathaniel! —gritó Elaina desde el interior del restaurante, abriéndose paso entre la multitud—. ¡Abby! Aquí. Por suerte, el personal del establecimiento estaba haciendo un trabajo excelente y consiguieron mantener fuera a la muchedumbre. Pero incluso así, nuestra mesa era el centro de muchas miradas; cuando nos sentábamos con los Clark y los Welling, casi todos los ojos del local se posaron en nosotros. —¿Habéis visto el tiempo que hace? —preguntó Elaina, mientras Nathaniel me retiraba la silla—. Debemos de haberlo traído de Nueva York con nosotros.

Yo me reí y me senté. —Creo que allí hacía más calor. —Cosa que explicaría que hayas decidido no traerte medias — comentó, haciendo un gesto con la cabeza en dirección a mis piernas desnudas. Miré a Nathaniel, pero él se limitó a encogerse de hombros. —Las odio —dije—. Siempre acabo haciéndome algún agujero. —¿Cómo te encuentras, Abby? —preguntó Linda, ahorrándome más explicaciones sobre mi falta de medias—. ¿Cómo te estás recuperando del accidente? —Estupendamente, doctora Clark —contesté—. Gracias. —Eh, Abby —intervino Felicia—, ¿qué tal ha ido el vuelo? Me sonrojé. Estoy segura de que ella lo notó. —Bien, Felicia. Ha ido bien. —¿Bien? —me susurró Nathaniel al oído—. ¿He estado vertiendo cera caliente sobre tu cuerpo desnudo y sólo ha estado bien? Me siento bastante insultado. Interpreté que bromeaba. El camarero se acercó y nos sirvió una copa de vino mientras mirábamos la carta. Me sentía un poco insegura. Aquél no era el tipo de restaurante que yo solía frecuentar. Era de demasiada categoría. Demasiado intimidante. —La crema de marisco con langosta es excelente —dijo Nathaniel—. Igual que la ensalada César de la casa. También te recomiendo el solomillo o el entrecot. —Entonces tomaré crema de marisco y solomillo. —Cerré la carta—. Dime, Jackson, ¿estás preparado para el partido? Él apartó los ojos de Felicia. —¡Por supuesto! Se rio y empezó a hablar de fútbol americano. Tuve algunos problemas para seguir lo que estaba diciendo y me esforcé por fingir educado interés, pero me di cuenta de que Felicia escuchaba embobada cada una de sus palabras. Hubo un momento en que Jackson alargó el brazo y le cogió la mano. Yo estaba muy contenta por mi amiga: se merecía un buen chico y, por lo que sabía, Jackson la trataba como a una reina. Elaina me guiñó un ojo y me hizo una pregunta que me alejó de la conversación sobre fútbol. Todd y ella fueron muy amables conmigo y,

para que me relajara, me preguntaron por mi familia y mis estudios. Y resultó que Todd había estudiado Medicina en Columbia, que es donde yo hice también la carrera. Hablamos un rato sobre nuestra etapa universitaria y descubrimos que habíamos frecuentado los mismos locales. Nathaniel había estudiado en Dartmouth, pero eso no le impidió unirse a la conversación y compartir sus recuerdos favoritos de esa etapa. Todos nos reímos mucho cuando nos explicó la primera vez que puso los pies en una lavandería. Hubo una breve interrupción de la conversación cuando nos trajeron los entrantes. Yo me puse la servilleta sobre el regazo y me percaté, por primera vez, de lo cerca que estaba de Nathaniel. Casi podía sentir el calor que emanaba de su cuerpo. Sólo me había tomado una cucharada de crema de marisco cuando su mano empezó a dibujar círculos en mi rodilla. «Control.» Pedí al cielo toda la ayuda posible.

21

—Abby —me llamó Linda desde el otro lado de la mesa, sin tener ni idea de lo que su sobrino le estaba haciendo a mi rodilla—. Sigo teniendo muchas ganas de quedar contigo para comer, pero esta semana no me va muy bien. ¿Cómo te iría el miércoles que viene? La mano que se había posado sobre mi rodilla siguió acariciándome. —Los miércoles no me van muy bien —respondí—. Hay un socio que viene cada miércoles a la biblioteca a visitar la Colección de Libros Raros, y como no dejamos que nadie entre en esa sala sin acompañante, tengo que estar todo el rato con él. Nathaniel se rio entre dientes. —Debe de ser un poco agobiante —comentó Linda—. Pero supongo que son los inconvenientes de trabajar de cara al público. —La verdad es que no me importa —contesté—. Resulta reconfortante encontrar a alguien tan persistente. Su mano me empezó a acariciar la parte interior de la rodilla. —¿Y cómo te iría el martes? —me preguntó—. No va también los martes, ¿verdad? «Aún no.» —El martes sí que puedo —le dije. —Entonces tenemos una cita —concluyó con una sonrisa. La conversación fluyó con naturalidad. En algún momento, Nathaniel y Todd empezaron a debatir sobre política. Elaina me miró y puso los ojos en blanco. Era la clásica conversación de sus cenas. Nada fuera de lo normal. Por encima de la mesa, claro. La verdad es que tenía que concederle un mérito a Nathaniel: era muy discreto. Jugueteaba con mi rodilla durante un rato y luego le pasaba el pan a Felicia o se cortaba la carne, cualquier cosa que requiriera las dos manos. Luego, sin previo aviso, su mano volvía a mí. Me acariciaba, me apretaba, se deslizaba hacia arriba con suavidad y luego se retiraba. Yo estaba hecha un manojo de nervios.

Tomé un poco más de crema de marisco. Nathaniel tenía razón: estaba increíble. Delicada y sabrosa. Le habían puesto los trozos justos de langosta. Entonces crucé las piernas sin pensar. Cuando la mano de Nathaniel volvió a posarse sobre mi rodilla, me quitó la pierna izquierda de encima de la derecha y siguió acariciándome. Y esta vez subió un poco más arriba. «Langostas —me dije—. Piensa en langostas.» Langostas. Las langostas eran criaturas de mar. Tenían unas pinzas enormes y había que atarlas. Se ponían rojas cuando las hervían. «¿Te excita imaginarme poniéndote el culo rojo?» Me atraganté con la siguiente cucharada. Por suerte, en ese momento las manos de Nathaniel estaban a la vista de todos, encima de la mesa. Me dio unos golpecitos en la espalda. —¿Estás bien? —Sí. Perdón. El camarero vino a llevarse nuestros cuencos y platos. Todos los integrantes de nuestra mesa estaban hablando o riendo, abstraídos en su conversación. Nathaniel me sirvió más vino y me empezó a acariciar el muslo por encima del vestido. —¿Qué otras cosas lees además de poesía? ¿Quería hablar sobre mis hábitos de lectura? —Casi cualquier cosa —le contesté, con curiosidad por saber adónde llevaría aquello—. Los clásicos son mis favoritos. —«Un clásico es un libro que todos alaban pero nadie lee.» Mark Twain —dijo. Entonces supe que estaba metida en un buen lío. Una cosa era que me provocara con caricias tentadoras, pero que me asaltara verbalmente era muy distinto. Especialmente sobre literatura. Ya había conseguido controlar mi cuerpo. ¿Mi mente era el siguiente punto de su lista? Pero entonces recordé lo que había ocurrido en la biblioteca de su casa y pensé que podía pagarle con la misma moneda. —«No puedo tener buena idea de ningún hombre que juegue con los sentimientos de una mujer» —recité—. Jane Austen. Él esbozó una sonrisa de superioridad. —«Pero cuando una joven está llamada a ser una heroína, ni el

consejo de cuarenta familias podría evitarlo.» —Subió la mano por mi falda—. Jane Austen. —«La verdad supera a la ficción» —respondí—. Mark Twain. Nathaniel se rio y negó con la cabeza. —Me rindo —cedió—. Tú ganas. —Se puso serio—. Pero sólo este asalto. Yo me pregunté cuántos asaltos más disputaríamos. Nos sirvieron el segundo plato y, como de costumbre, sus recomendaciones no me decepcionaron: el solomillo estaba tan tierno que lo podría haber cortado con el tenedor. —A ver, vosotras dos —nos llamó Elaina a Felicia y a mí—. Linda y yo vamos a ir al spa mañana a que nos hagan un masaje, un tratamiento facial y las uñas. Os hemos pedido cita también a vosotras. Corre de nuestra cuenta. ¿Vendréis? Felicia miró a Jackson, que le cogió la mano y se la besó. —Mañana estaré ocupado. Ve y pásatelo bien. —Qué considerado —dijo Nathaniel, volviéndome a acariciar la rodilla—. Supongo que Todd y yo podemos pasar el rato jugando al golf. ¿Te gustaría ir con las chicas, Abigail? —Claro —respondí—. Me encantaría. Elaina me sonrió. Un día de spa sonaba muy bien. Pero ¿qué haría con el collar? ¿Sería raro llevarlo a un spa? La mano de Nathaniel trepó un poco más por debajo de mi falda y el pensamiento racional me abandonó durante algunos minutos. A él no le resultó fácil seguir tocándome por debajo de la mesa mientras comíamos, pero yo continué tensa de todos modos, sentada al borde de la silla, esperando qué sería lo siguiente que haría. Que probablemente era como él quería que estuviera. Cuando nos retiraron los platos, nos reclinamos en la silla y esperamos a que trajeran los postres. Entretanto, dos adolescentes se acercaron a la mesa para hacerse una fotografía con Jackson y pedirle un autógrafo. Él habló un rato con ellos y les dijo que los vería el domingo. Como ya he dicho, una cena de lo más normal. Vale. ¿A quién quiero engañar? No había nada de normal en aquella cena. Nathaniel me volvió a llenar la copa de vino y yo intenté recordar

cuánto había bebido. ¿Tres copas? ¿Cuatro? No creía que hubiera llegado a tomarme cuatro. Su mano volvió, pero en lugar de buscar mi pierna, se posó sobre mi mano, me la cogió y, con mucha sutileza, la colocó sobre su entrepierna. Estaba erecto y presionaba la costura de los pantalones. Se frotó contra mi palma, pero apenas se movió y ninguno de los comensales sospechó nada. Yo era perfectamente capaz de controlarme, pero notar la evidencia de su necesidad me descolocó. Miré el reloj. Las ocho y media. Aún era pronto. No tardaría mucho en suplicar por su polla aquella noche. Ya casi estaba a punto de hacerlo. Nos trajeron unos suflés. La mano de Nathaniel volvió a trepar bajo mi falda, rozándome justo donde estaba húmeda y necesitada y luego la volvió a posar sobre la mesa. Yo me mordí el interior del carrillo. «Control.» Me dije a mí misma que no estaba entonada. Sólo relajada. Y feliz. No me podía olvidar de la felicidad. Y excitada. Me sentía excitada y estremecida por dentro. Ligera. Nathaniel siguió provocándome en el coche. Le resultó muy fácil, pues estábamos solos y no nos podía ver nadie. Me levantó la falda con una mano. —Vas a estropear la tapicería del coche de alquiler —me regañó, penetrándome con el dedo—. Estás empapada. Quería pedirle que me azotara. Pero no estábamos en la cocina ni en la biblioteca. Estábamos en un coche de alquiler de camino al hotel. Donde había una cama. Nathaniel y una cama... Sería capaz de suplicar. Ya. Por favor. Por fin llegamos al hotel y entramos en el ascensor que recorrería el largo trayecto que nos separaba de nuestra suite. Nathaniel me apretó el trasero y rugió. —Aún no —me dijo. Alguien había estado en la habitación mientras nosotros estábamos

fuera. Habían atenuado las luces y la cama de Nathaniel estaba abierta. Me llevó hasta allí y rebuscó en un petate que había en el suelo. Luego dejó un tubo de lubricante y un vibrador sobre la cama. —He sido muy paciente, Abigail —dijo—. Y seré todo lo cuidadoso que pueda, pero hoy es la noche. Ya estás preparada. Una descarga de adrenalina me recorrió de pies a cabeza. Jamás había pensado que llegaría un día que esperaría que eso ocurriera. «Suplicarás por mi polla.» No tenía ningún motivo para pensar que se equivocaba. —Desnúdame —me ordenó. Yo estaba temblando. Dejé resbalar la chaqueta por sus hombros mientras sentía sus firmes músculos, poderosos y duros por debajo de la camisa. Tenía que verlos. Le desabroché la camisa y se la saqué de los pantalones. Luego le desabroché el cinturón. Le bajé los pantalones y los calzoncillos y me recreé observando su erección. —Es toda para ti —me informó—. Como esta noche lo has hecho muy bien en la cena, te dejaré que la saborees un poco. Me puse de rodillas y me la metí en la boca. Gemimos los dos. Nathaniel me cogió del pelo con las manos y se empezó a balancear dentro y fuera de mi boca. «Mmmmm. Su sabor.» Pero enseguida, demasiado pronto para mi gusto, tiró de mí hasta ponerme de pie. Yo me tambaleé un poco. —Desnúdate —me indicó—. Despacio. Me quité los zapatos, me llevé las manos a la espalda y me bajé la cremallera. Luego dejé resbalar el vestido hasta el suelo muy lentamente. Me miraba hambriento, como si quisiera devorarme. Después del vestido me quité el sujetador y lo dejé sobre el resto de la ropa. —Tócate —me ordenó, sentándose al borde de la cama. Me llevé las manos a los pechos y me los acaricié amasándolos lentamente y rozándome los pezones con las yemas de los dedos. Me los pellizqué. Los hice rodar entre mis dedos. Luego me los pellizqué con más fuerza porque me gustaba mucho. Me deslicé una mano por el costado, por encima de las caderas, dibujé un círculo alrededor de mi ombligo y seguí bajando. Me mecí contra la palma de mi mano.

—Ya es suficiente —dijo—. Ven aquí. Me acerqué a la cama, sintiendo cómo la humedad resbalaba por entre mis muslos. Nathaniel me agarró de la cintura y me dio la vuelta para colocarme debajo de él. Sus manos y sus dientes me exploraron por todas partes. Me mordía y me arañaba. Me pellizcaba y me provocaba. Las sensaciones me superaban. Solté un gemido lleno de toda la necesidad que sentía por él. Me alegré mucho de que no me dijera que guardara silencio, porque sabía que no podría. Entonces sus manos perdieron frenesí y suavizó sus mordiscos. Yo me arqueé contra él, deseando que volviera. Necesitaba que volviera. Algo. Por favor. Me dio la vuelta y quedé tumbada de costado, con la espalda pegada a su pecho. Luego cogió el tubo de lubricante que tenía junto al codo. Cuando me volvió a tocar, tenía los dedos calientes y resbaladizos. ¿Cómo había conseguido calentárselos? Como ya hizo el fin de semana anterior, empezó a dibujar círculos en mi clítoris con un dedo, mientras me penetraba el ano con otro. Se tomó su tiempo. Se movía muy despacio para dilatarme y, al poco, añadió un segundo dedo. ¿Por qué me gustaba tanto? El dedo que tenía en mi clítoris me acariciaba con suavidad y me arqueé contra él, deseando sentirlo con más fuerza. Con más aspereza. Entonces me levantó la pierna con la otra mano y se colocó detrás de mí para presionar su cálida y resbaladiza polla contra mi ano. Empujó hacia delante e insertó su glande en mi interior. Yo jadeé al notar cómo se me dilataba el cuerpo. No iba a caber. Era imposible. Pero él se quedó quieto y siguió masajeándome el clítoris. Se internó un poco más, seguía dilatándome. Dolía, pero yo confiaba en Nathaniel. Sabía que también quería mi placer. Se fue abriendo paso empujando contra la resistencia natural de mi cuerpo y luego, cuando consiguió insertar todo el glande de la polla en mi cuerpo, se quedó completamente quieto. Me estaba dando tiempo para que me acostumbrara. Dejó de dibujar círculos alrededor de mi clítoris y me cogió la mano. —¿Estás bien? —me preguntó.

«Ah, ah, ah.» Esperé hasta que pude responder con sinceridad. —Sí. Me estrechó la mano y me dio un beso en la nuca. —Lo estás haciendo muy bien. Y así de fácil, ya era suya. Entonces oí un zumbido. El vibrador. Me mantuvo pegada a su cuerpo con una mano y con la otra deslizó el vibrador hasta posarlo en la húmeda entrada de mi sexo. Lo introdujo muy lentamente, mientras insertaba su polla más adentro en mi ano. Mi cuerpo se estaba dilatando de formas que jamás creí posibles. Nathaniel me estaba penetrando por dos sitios distintos. Yo no sabía que me pudiese sentir tan llena. Pero él seguía moviéndose, seguía empujando hacia delante. Centímetro a centímetro. Hasta el final. «Ahhh». —¿Sigues estando bien? —preguntó con voz ronca. —Sí —respondí en el mismo tono de voz. Se volvió a quedar quieto. Se estaba asegurando de que estaba bien y dándome tiempo para que me acostumbrara. Poco a poco, fui concentrándome en las vibraciones que experimentaba dentro de mí y que tan bien me hacían sentir. Entonces, Nathaniel empezó a moverse. Movía su polla y el vibrador al mismo tiempo, alternando el ritmo de las penetraciones. Yo me quedé quieta, abrumada de nuevo por las sensaciones. Dejando que me recorrieran. Inspiré hondo entre los dientes. El dolor se mezclaba con el placer. Era demasiado, demasiado. Cuando empezó a moverse más deprisa, yo jadeé. La vibración me superó. No iba a aguantar mucho. Nathaniel tenía la respiración pesada y entrecortada y a mí se me encogió el vientre. Algo estaba creciendo en mi interior y amenazaba con hacerme pedazos. Gimoteé cuando noté cómo aumentaba aquella sensación. Jamás había sentido nada tan intenso. Tan completa y absolutamente intenso. No podía soportarlo. Dentro y fuera. Nathaniel se movía. Su polla. El vibrador. Siguió y siguió y el vibrador empezó a alcanzar zonas nuevas. «Oh, por favor. Oh, por favor, Oh, por favor.» «Ya casi. Casi. Casi.» —¡Sí! —grité, mientras el mundo se hacía añicos a mi alrededor en

brillantes fogonazos de luz. Nathaniel me embistió una vez más y se corrió dentro de mí. Y yo me estremecí, presa del segundo orgasmo. Tuve la vaga sensación de que oía agua. Intenté darme la vuelta, pero mi cuerpo no obedecía. Me sentía muy débil. Unos brazos me levantaron y me llevaron al cuarto de baño. Nathaniel había atenuado la luz y cuando me dejó dentro del agua caliente, yo apenas veía nada. Se tomó su tiempo para bañarme. Me lavó con ternura, procurando ser suave. Seguía estando desnudo y debía de tener frío, pero toda su atención estaba puesta en mí. Cuando acabó, me sacó de la bañera, me sentó en el borde, y me secó con una toalla muy suave. —Has estado maravillosa —me susurró, acariciándome el pelo—. Sabía que lo harías muy bien. Luego me cogió de nuevo en brazos, me llevó a la cama y me tumbó en ella.

22

La mañana siguiente, me desperté con el sonido de unas voces apagadas que procedían del salón. Me di la vuelta y lancé una mirada al reloj que había junto a mi cama. Las siete y media. ¡Las siete y media! Salté de la cama y me puse la bata, antes de darme cuenta de que no estaba en casa de Nathaniel. Estaba en un hotel. En Tampa. Allí no había cocina. No tenía que preparar el desayuno. Aliviada, me volví a sentar en la cama y vi la botella de agua y los dos ibuprofenos que había en la mesilla de noche. Ese recordatorio de lo mucho que Nathaniel se preocupaba por mí me hizo estremecer. Me tomé las pastillas con agua fría y fui al baño. Elaina y Linda no habían dicho a qué hora tenía que reunirme con ellas en el spa, así que me tomé mi tiempo para ducharme y prepararme. Para ser sincera, pasé la mayor parte del tiempo pensando en lo sucedido. Yo creía que la noche que pasamos en la biblioteca lo había cambiado todo entre Nathaniel y yo, pero al mirar atrás, supe que estaba equivocada. La noche pasada sí que lo había cambiado todo. El día anterior me preocupaba llevar el collar al spa, pero esa mañana hubiera caminado por encima de un montón de cristales rotos por Nathaniel. O sobre ascuas ardientes. Sobre cristales rotos mezclados con ascuas ardientes. Estaba dispuesta a hacer cualquier cosa que me pidiera. Y llevaría su collar al spa con orgullo. Salí al salón de la suite. Él estaba sentado a la mesa y yo agaché la cabeza cuando lo vi. —Ven a sentarte y a desayunar, Abigail —dijo. Me acerqué a la mesa. Probablemente me había despertado el servicio de habitaciones. Mi desayuno seguía caliente: beicon, huevos, fruta y tostadas. Zumo de naranja recién hecho y café. Me rugió el estómago. —Linda y Elaina dicen que Felicia y tú estéis en el spa a las nueve y media —explicó—. No estoy seguro de lo que tienen planeado, pero por lo visto no

acabaréis hasta por la tarde. De repente, me entristeció pensar que no iba a pasar el día con él. Aquél era el único día de todo el fin de semana que teníamos para estar juntos, y yo estaría en el spa y él jugando al golf. Era ridículo que me sintiera triste, pero lo estaba. Comí en silencio, pensando en cómo podría librarme de pasar el día separada de Nathaniel; quizá pudiera quejarme de dolor de estómago o de un repentino brote de gripe, incluso utilizar la popular excusa del síndrome premenstrual. Pero era día de spa, y lo pasaría con Elaina, Felicia y Linda. Por otra parte, siempre nos quedaría la noche... Cuando acabé de desayunar, Nathaniel me ordenó que me pusiera de pie. Me rodeó hasta ponerse detrás de mí. —Elaina y Felicia saben lo nuestro. Me gustaría pensar que mi tía no, pero aunque lo sepa —me desabrochó el collar—, no hay motivo para airearlo. —Se puso delante de mí—. Recuperarás tu collar esta tarde. Yo agaché la cabeza. Él me levantó la barbilla con el dedo y cuando me miró fijamente le brillaron los ojos. —Aunque no lleves esto sigues siendo mía. Me volví a estremecer. Me encontré con Felicia en la puerta del spa. —¡Hola! —la saludé, corriendo hacia ella. Ella se volvió hacia mí con una ancha sonrisa. —Hola, ¿qué tal tu noche? Estaba segura de que mi sonrisa rivalizaba con la suya. —Impactante —le dije, arqueando ambas cejas. Me cogió del brazo. —No quiero detalles. Pregúntame cómo me ha ido a mí. Eso me pareció muy bien. Yo tampoco tenía ganas de contar nada. —¿Qué tal tu noche? —Oh, Abby —respondió embelesada—. Ha sido perfecta. Después de cenar, fuimos al puerto. Fue muy divertido ver cómo Jackson intentaba pasar inadvertido, porque ya viste, ¿no? Es imposible. La gente no deja de acercarse a él y de pedirle que les

firme camisetas y todo eso. Y fue muy amable con todo el mundo, incluso a pesar de que quería estar a solas conmigo. Pero al final dimos con un sitio tranquilo y sólo hablamos y hablamos, ¿y sabes qué? Felicia no esperó lo bastante como para que yo tratara de adivinar lo que iba a decir. Estaba claro que era una pregunta retórica. —No quiere seguir con el fútbol profesional durante mucho más tiempo —me explicó—. Se quiere retirar pronto y entrenar a algún equipo universitario. Y, Abby, quiere tener cuatro hijos. Para cualquiera, eso habría sido un simple dato, pero para Felicia... Para ella significaba mucho más. Ella siempre había querido una familia numerosa. —Cuando me dijo eso —continuó—, le conté que yo quería abrir una escuela y no le pareció ni cómico ni extraño. —Felicia dejó de caminar y me cogió ambas manos—. Es probable que sea una tontería, Abby, pero creo que es el hombre de mi vida. La abracé. —No creo que sea ninguna tontería. Y estoy muy contenta por ti. —Gracias. Oye, ¿dónde está tú... —hizo un gesto en dirección a mi cuello— cosita? —Es un collar. —Puse los ojos en blanco—. Nathaniel no quería airear nuestra forma de vida delante de Linda. Ella no lo sabe. Ésta y Elaina llegaron poco después que nosotras y el personal del spa nos mostró las instalaciones. Acabamos en un lujoso vestuario, donde nos dieron los horarios y las batas. Todas teníamos citas por separado durante la mañana, pero nos volveríamos a encontrar para comer. Felicia y yo fuimos a cambiarnos. —Joder, Abby —exclamó ella, señalándome la espalda. —¿Qué? —pregunté, dándome la vuelta. —Tienes un arañazo o un mordisco en el hombro. ¿Qué hiciste ayer por la noche? Suspiré al recordarlo. —Pensándolo bien no importa —añadió ella—. No quiero saberlo. Entonces nos llamaron y nos separamos: Felicia fue a que le hicieran un masaje y yo al tratamiento facial.

Éste fue absolutamente relajante. En realidad, incluso me dormí mientras me lo hacían. Aunque tampoco era de extrañar. El banco estaba caliente y cubierto de mullidas toallas, de fondo se oía una música muy suave y toda la habitación olía a lavanda. La esteticista me tocó con suavidad para despertarme y luego me acompañó a otra sala para el masaje. Empezaron con una exfoliación. Volvía a oler a lavanda, en esta ocasión mezclada con el olor de las sales exfoliantes. Luego me quité la sal en una ducha enorme con muchos chorros. Pero una vez allí, no pude evitar pensar en Nathaniel y en el baño que me había dado la noche anterior. En sus manos. Su forma de lavarme, casi con veneración. Y luego se tomó su tiempo para cepillarme el pelo y secarme el cuerpo... Alguien dio unos golpecitos en la mampara de la ducha, interrumpiendo mis pensamientos. —Señorita King —me llamó la masajista—, ¿está preparada? Me volvieron a enterrar bajo cálidas toallas. Me prometí quedarme despierta para poder recordar el masaje. Hasta ese momento, sólo había experimentado el que Nathaniel me hizo en el avión. Cera caliente y él. Me pregunté qué habría planeado para el vuelo de regreso. —¿Tiene alguna zona inflamada en la que quiere que me concentre en especial? Por un instante, me pregunté qué haría si le mencionara la inflamación particular que tenía como resultado de las actividades de la pasada noche. —No —dije—. Ninguna en especial. Poco después, estaba en la marfileña zona de comidas del spa, esperando a Felicia, Elaina y Linda. Sonaba una suave música de fondo y había velas encendidas en todas las mesas. Me recosté en una tumbona acolchada y cerré los ojos mientras esperaba. —¿Abby? —me llamó Linda. Me senté. —Hola, Linda. Me estaba relajando un poco. Se sentó a mi lado. —¿Has pasado una buena mañana? —Oh, sí, ha sido increíble. Ha sido un detalle tuyo y de Elaina que nos

hayáis organizado esto. Ella alargó el brazo para coger un vaso de agua. —Fue idea de Elaina. Yo había planeado pasar el día de compras. Pero esto era mucho mejor. Felicia y Elaina llegaron juntas mientras Linda hablaba. Se reían de algo que había dicho Elaina. Se sentaron y pedimos cuatro ensaladas de pollo. Tenían un aspecto delicioso: lechuga fresca, queso feta, almendras y arándanos. Sonreí. Nathaniel la aprobaría. —¿Todo el mundo ha pasado una buena noche? —preguntó Linda, pinchando un trozo de pollo. Elaina le sonrió. —Tú y yo ya hemos hablado muchas veces sobre los beneficios de practicar sexo en hoteles, Linda. Ésta se sonrojó un poco. —Sí, Elaina, pero en realidad estaba preguntando para asegurarme de que Jackson y Nathaniel se estaban comportando como buenos anfitriones y actuando como los caballeros a los que eduqué. —No estoy segura de que «caballero» sea la mejor forma de definir a Todd —observó Elaina, poniéndose la servilleta en el regazo—, pero no le hace ninguna falta serlo. Felicia casi se atragantó con el agua que estaba bebiendo. Era evidente que Elaina y Linda tenían una relación más estrecha de lo que yo pensaba. En cualquier caso, me encantaba su forma de bromear y cómo hablaban sobre sexo y hombres como si fueran hermanas. —Abby —dijo Linda cambiando de tema—, ayer por la noche comentaste que habías ido a Columbia. —Sí —dije—, igual que Todd, ¿verdad? Elaina intervino. —Sí, estudió allí la carrera. —Y Nathaniel fue a Dartmouth. Tomé un bocado de tomate y queso feta. Yo nunca me cansaría de comer queso feta. Combina con todo. —Sí —confirmó Linda—. Durante mucho tiempo, quiso ir a la Academia Naval. Incluso llegamos a concertarle una cita. Pero al final cambió de idea y se fue a Dartmouth. —Se quedó un momento

contemplando el infinito—. Siempre fue un chico muy retraído. Supongo que es comprensible. La muerte de mi hermana fue un golpe muy duro para él. Yo miré mi plato y recordé su mirada perdida cuando yo estuve en el hospital. —Pero Jackson —intervino Linda, cogiendo a Felicia de la mano—, Jackson siempre fue mi niño salvaje. Menos mal que conseguimos que se interesara por el deporte; no quiero ni pensar en qué clase de problemas se habría metido de no haber sido así. —Sigue metiéndose en bastantes líos —comentó Elaina entre bocado y bocado—. ¿Recuerdas el incidente de paracaidismo? Linda se rio. —El entrenador lo dejó en el banquillo durante el siguiente partido como resultado de eso. Creo que no ha vuelto a intentarlo nunca. Después de comer, nos pusimos los bañadores y pasamos un rato en las piscinas de agua caliente. Yo me recogí el pelo hacia la izquierda para esconder la marca que había visto Felicia. Rememoré la noche anterior y traté de averiguar cuándo me había marcado Nathaniel, pero no pude. Recordaba haber sentido dolor en otras partes del cuerpo, pero no en el hombro. Sin embargo, lo que más recordaba era el placer. Creo que pasé gran parte del rato que estuve en la piscina de agua caliente pensando en la noche anterior. Miré el reloj que había en una esquina de la sala. ¿Cuánto faltaría para que volviera a ver a Nathaniel? —Abby —dijo Elaina—, ¿te lo ha dicho Nathaniel? —¿Decirme qué? —pregunté. Caminó por dentro del agua y se sentó a mi lado. —Que Linda tiene que volver antes y que esta noche Jackson y Felicia van a salir con sus compañeros de equipo. Así que tú, Todd, Nathaniel y yo cenaremos juntos. Normalmente no habría tenido ningún problema en pasar la velada con Todd y Elaina, pero después de haber estado todo un día separada de Nathaniel, mi mente ya había recreado una cena íntima en la suite; desnudos. —No pongas esa cara de desilusión —me regañó, haciendo chocar su hombro con el mío suavemente—. Nathaniel te ve todo el rato y yo sólo te

puedo tener hoy. —Se acercó un poco más—. Y os dejaremos marchar pronto. Ya sabes que mañana es el gran día. Tenemos que dormir bien. Dormir, sí claro. ¿Quién necesitaba dormir?

23

Después de salir de la piscina de agua caliente, fuimos a otra sala donde nos hicieron la manicura y la pedicura, las cuatro sentadas en fila frente a otras tantas esteticistas. Todas nos decidimos por el mismo tono de intenso color rojo llamado After Sex. A Elaina le hizo mucha gracia el nombre del esmalte y todas nos sumamos a su iniciativa como un grupo de colegas de hermandad. Cuando acabamos, nos dimos un abrazo y cada una se fue a su habitación. Al día siguiente había bufé libre al que todos asistiríamos. Elaina me lanzó un beso despidiéndose hasta la cena. Yo me moría de ganas de ver a Nathaniel. Me estaba esperando en la suite, leyendo el periódico. Cuando entré, levantó la cabeza con los ojos brillantes. —¿Has disfrutado del día? —preguntó como un completo caballero. Como si su mirada no me estuviera diciendo de seis formas diferentes que me deseaba. Que me deseaba mucho. —Sí, Amo. Él se puso en pie con el collar en la mano. —¿Añoras algo? Yo asentí. —¿Quieres recuperarlo? —preguntó, acercándose a mí. Asentí de nuevo. —Dilo —me dijo. Su voz se tornó más grave—. Dime que lo quieres. —Lo quiero —susurré, mientras se colocaba detrás de mí—. Quiero tu collar. Nathaniel me quitó la camiseta y me apartó el pelo hacia la derecha. Luego me besó la marca del hombro y murmuró contra mi piel: —Ayer por la noche te marqué. Te marqué como mi propiedad y lo volveré a hacer. — Me rozó el hombro con los dedos—. Te puedo marcar de muchas formas. Tuve que hacer acopio de todo mi autocontrol para no suplicarle, porque, maldita fuera, yo quería que me marcara. Sentí cómo me temblaban las piernas sólo de pensarlo.

—Por desgracia —continuó, abrochándome el collar—, tenemos que ir a cenar con Todd y Elaina. Ve a cambiarte. Te he dejado la ropa en la cama. Allí me esperaba un vestido de algodón de manga larga junto a un par de bailarinas. No había medias. Comprendí la indirecta y no me puse bragas. Cuando regresé, Nathaniel estaba junto al sofá. —Inclínate sobre el brazo del sofá, Abigail. Hice lo que me pedía, preguntándome cuál sería su propósito, pues teníamos que irnos enseguida. Se puso detrás de mí, me levantó la falda y me pasó la mano por la piel desnuda. Se rio. —Qué bien me conoces. Es una lástima. Esperaba poder darte unos azotes antes de cenar. Tomé nota mental de que la próxima vez tenía que ponerme bragas. Fuimos a un restaurante del puerto que probablemente no debía de estar muy lejos de donde Felicia y Jackson habían estado hablando la noche anterior. —Habrá varios platos de pescado en el menú —dijo Nathaniel mientras íbamos en el coche—. Quiero que pidas alguno de ellos. Por suerte, me encanta el pescado. Me pregunté qué pasaría cuando me ordenara que hiciera algo que no quería hacer. Llegamos antes que Todd y Elaina y los esperamos sentados en un reservado. Nathaniel me hizo un gesto para que entrara yo primero. Estábamos leyendo la carta y yo intentando decidirme entre el salmón y el mero, cuando llegaron. —Abby —saludó él con sequedad. Me quedé sorprendida. ¿Había hecho algo que le hubiera molestado? Levanté la vista, pero estaba fulminando a Nathaniel con la mirada; por lo visto no era conmigo con quien estaba enfadado. Miré a Elaina, que se encogió de hombros. O no quería que yo supiera lo que había pasado o ella tampoco lo sabía. El camarero vino a tomar nota de las bebidas y, cuando se marchó, Todd soltó la carta sobre la mesa con rabia. Nathaniel lo miró frunciendo el cejo. —Dime, Nathaniel —habló Elaina, mirando alternativamente a él y a su marido—, ¿dónde está Apolo este fin de semana? —En una guardería —respondió Nathaniel sin dejar de mirar a Todd.

—Entonces, ¿ya está mejor? —preguntó—. ¿Lo puedes ya dejar allí? Yo quería preguntar por qué no podía dejar a Apolo en una guardería, pero fui incapaz de pasar por alto la expresión de Todd. ¿Qué había pasado entre él y Nathaniel? —Ha mejorado bastante. Todd murmuró algo entre dientes. El camarero regresó con nuestras bebidas. —¿Ya saben lo que van a cenar? —se interesó. Su mirada se posó sobre la mano de Elaina. La luz del local se reflejaba en su enorme anillo de compromiso y su alianza. El hombre anotó su pedido y luego miró hacia nuestro lado de la mesa. —¿Señora? —me preguntó. —Tomaré el salmón —contesté, dándole la carta a Nathaniel. —Maravillosa elección —se felicitó—. El salmón es uno de nuestros mejores platos. Y me guiñó un ojo. Nathaniel carraspeó. —¿Sí, señor? —dijo el camarero, mirándolo ahora a él—. ¿Qué va a tomar? —El salmón también — respondió Nathaniel y le entregó las cartas. El hombre anotó el pedido y se meció sobre los talones. —¿Han venido a la ciudad para ver el partido? —inquirió entonces, mirándome. Yo me acerqué un poco más a Nathaniel. «Lo siento —intentaba decirle al camarero—. No estoy disponible.» Él esbozó una leve sonrisa. —Claro —intervino Elaina cuando vio que nadie le contestaba—. ¡Arriba los Giants! —Cuanto antes tramite nuestro pedido, antes nos traerán la comida y antes podremos irnos —le espetó Nathaniel al camarero. Éste me lanzó una última mirada y se marchó. Nos quedamos todos en silencio durante varios minutos. Yo miré por la ventana y observé el agua del puerto, mientras intentaba averiguar lo que podría haber ido mal entre Todd y Nathaniel. Me pregunté si tendría que ver conmigo. —Tengo que ir al servicio —anunció Elaina—. ¿Abby?

—Claro —accedí. Nathaniel se levantó para dejarme salir. —¿Qué está pasando? —le pregunté, cuando estuvimos en los servicios. —No tengo ni idea —respondió ella—. Creo que ha pasado algo después del partido de golf, pero no estoy segura. Espero que mañana ya se les haya pasado. Si no, el día va a ser muy largo. —¿Crees que tiene algo que ver conmigo? Elaina negó con la cabeza. —No lo creo. Él ya sabe lo que hay entre Nathaniel y tú. —Se volvió hacia el espejo y se atusó el pelo—. Pero me extraña que Todd no me haya explicado el motivo de su enfado. Cuando salimos del servicio, vi que Nathaniel y Todd estaban discutiendo. Entonces éste levantó la mirada, vio que nos acercábamos, y los dos dejaron de hablar. La cena fue muy tensa. Elaina no dejó de sacar temas de conversación, pero nunca cuajaban. Se dio cuenta hasta el camarero, que nos trajo la cena y sólo regresó para llenarnos las copas. Cuando volvimos a la habitación del hotel, Nathaniel y yo estábamos muy incómodos. Él dio un portazo detrás de mí y yo me sobresalté. Después me empotró contra la puerta de un solo movimiento. —Joder, joder, joder —exclamó contra mi piel, mientras me quitaba el vestido por encima de la cabeza. Luego me desabrochó el sujetador y lo tiró al suelo. Su actitud salvaje y descontrolada me excitó y una ráfaga de pura lujuria me recorrió entera. Lo deseaba. Lo deseaba tanto como él a mí. Dio un paso atrás y se bajó los pantalones, quitándoselos de una patada. Luego me cogió y me acorraló contra la puerta. —El fin de semana que viene no te pondrás nada de ropa desde que llegues hasta que te vayas de mi casa. «Sí. Sí.» —Quiero que te depiles a la cera para entonces, Abigail —añadió—. No quiero que te dejes ni un solo pelo. ¿Qué? —Abre las piernas y flexiónalas —me ordenó—. No pienso esperar más. Hice lo que me pedía y él se agachó para penetrarme y levantarme de

un solo movimiento. Yo di un pequeño grito; estaba sorprendida de lo mucho que se había internado en mi cuerpo de una sola embestida. Luego se retiró y volvió a arremeter, apretándome contra la puerta. Yo le rodeé el cuerpo con las piernas. Me clavó contra la madera una y otra vez. Yo le rodeé la espalda con los brazos e incluso lo arañé. —¡Sí! —gritó con otra embestida que lo introdujo más en mí de lo que lo había estado nunca. Estaba tan adentro que inspiré hondo tratando de acostumbrarme a la invasión, mientras me agarraba a él con fuerza—. ¡Joder, sí! Bum. Bum. Bum. Esperé que no pasara nadie por el pasillo y oyera el ruido que estábamos haciendo. Cada nuevo golpe me provocaba vibraciones en los brazos, en la espalda, y justo en el punto donde estábamos conectados. Entonces, la conocida sensación de la inminente liberación empezó a crecer en mi interior. Gemí cuando sentí que amenazaba con superarme. —Aún no, Abigail —dijo, embistiéndome de nuevo. Mi espalda golpeó otra vez la puerta —. Aún no he acabado. Yo gemí y apreté los músculos internos a su alrededor. —Será mejor que no te corras antes de que te dé permiso para hacerlo —me advirtió, retirándose para volver a empotrarnos contra la puerta—. He traído la correa de piel. Yo le clavé las uñas en la espalda y sus músculos se tensaron bajo mis manos. Volvimos a golpear la puerta. No iba a aguantar mucho más. Otra vez. Recolocó las piernas y, cuando me embistió, mi trasero golpeó contra la madera, absorbiéndolo todavía más profundamente. «Joder, qué bueno es.» Otra vez. Me mordí la mejilla por dentro. Bum. Mala idea. Percibí el sabor de la sangre. Bum. No podía aguantar más. Estaba a punto de explotar. Bum. Gimoteé. Él agachó la cabeza. —Ahora. Eché la cabeza hacia atrás y dejé que el clímax me embargara. El fruto de su orgasmo se deslizó en mi interior, mientras él me mordía el hombro, provocándome otra oleada de placer que me recorrió entera.

Cuando me volvió a dejar en el suelo, poco después, Nathaniel respiraba con pesadez. A mí me temblaban las piernas y apenas podía tenerme en pie. Se fue al cuarto de baño y volvió con un paño húmedo. Luego me lavó con suavidad, tal como había hecho la noche anterior. —Lo siento —dijo, y por un momento pensé que se estaba disculpando por la aspereza del sexo—. Tengo que salir. Volveré más tarde. Esa noche no lo oí volver, aunque estoy segura de que lo hizo en algún momento. Yo acabé yéndome a la cama y caí en un sueño inquieto.

24

El bufé no se servía hasta las once, así que volví a dormir hasta tarde y me tomé mi tiempo para vestirme. Nathaniel no me había dicho lo que quería que me pusiera, de modo que me decidí por unos pantalones negros y un jersey de cachemira. También me puse bragas. Porque no me había dicho que no lo hiciera. Y porque quería ver qué hacía cuando lo descubriera. Por supuesto, quien me recibió fue el Nathaniel calmado, frío y sereno. No había ni rastro del hombre salvaje que la noche anterior me había poseído contra la puerta, mordiéndome el cuello mientras se corría. «Joder, sí.» Pero yo tenía que pasar la mañana con su tía, sus amigos y varios desconocidos. No me podía poner nerviosa sólo porque había disfrutado de una sesión de sexo alucinante la noche anterior. Una sesión de sexo alucinante de esas de: fóllame-ahora-mismocontra-la-puerta. «Déjalo ya», dijo Abby la buena. «Enséñale a Nathaniel que te has puesto bragas», me aconsejó Abby la mala. Al final, decidí hacerle caso a Abby la mala. Nathaniel me observó mientras me acercaba a la cafetera y me servía una taza. Me di la vuelta para que me pudiera ver bien el culo. Incluso me contoneé un poco. —Abigail —me regañó—. ¿Estoy viendo costuras? Yo me quedé inmóvil con la taza de café en la mano. «Pues sí, estás viendo costuras. ¿Qué piensas hacer al respecto?» —Ven aquí —me ordenó, dejando la taza de café en la mesa. Yo me acerqué, notándome los latidos del corazón en la garganta. Nathaniel se levantó y se puso detrás de mí. —Llevas bragas. Quítatelas. Ahora. Me desabroché los pantalones y me los bajé. Luego me quité las bragas. —Túmbate sobre el brazo del sofá, Abigail.

Me tumbé y le ofrecí mi trasero. Él me dio un azote. —No quiero ver más bragas en todo el fin de semana. —Otro azote—. Cuando acabe de azotarte, te irás a tu habitación y me traerás todas las que tengas. —Azote—. Las recuperarás cuando yo lo diga. —Azote—. Algo que tampoco ocurrirá el fin de semana que viene. —Azote —. Ya te dije ayer por la noche lo que tenías que hacer el fin de semana que viene. Me dio otro azote. El calor se empezó a extender por entre mis piernas. Me encantaba todo lo que me hacía. Maldita fuera. Absolutamente todo. Le acerqué el trasero en busca de algo más. —Esta mañana no. —Su mano volvió a aterrizar en mi trasero—. Ponte los pantalones y tráeme lo que te he pedido. Maldita fuera. Castigada sin orgasmo. Bajamos en ascensor hasta el salón privado en el que se iba a servir el bufé. Sólo reconocí a Linda y a Felicia, aunque sabía que también asistirían algunos de los socios de Nathaniel. Felicia y Linda estaban hablando en una esquina de la sala y Elaina y Todd llegaron poco después que nosotros. —Hemos llegado un poco pronto —dijo Nathaniel, posándome la mano en la parte baja de la espalda—. Tengo que ir a hablar con algunas personas. ¿Quieres que te lleve con Felicia y con Linda o estás bien aquí? Si me quedaba donde estaba, era posible que Elaina se acercara a hablar conmigo. —Aquí estoy bien. Me rozó la parte superior del brazo. —No tardaré. Lo observé mientras se mezclaba con la gente y, poco después, Elaina apareció a mi lado. —Ven aquí —me indicó, estirando de mí hacia un enorme jarrón. Yo miré a Nathaniel. Estaba enfrascado en una conversación con una atractiva pareja mayor. —Nathaniel vino a nuestra habitación ayer por la noche —explicó—. Todd se marchó con él poco después de que llegara. —Miró en dirección a su marido—. Él no me quiere decir qué está pasando, pero creo que tienes razón; me parece que es algo relacionado contigo. ¿Ése era el motivo del sexo contra la puerta? ¿Intentaba demostrarle

algo a Todd? ¿O se lo habría querido demostrar a sí mismo? ¿Me habría querido demostrar algo a mí? —Estoy intentando seguir tu consejo —le conté—. Estoy siendo muy cuidadosa con él. A veces —pensé en lo que ocurrió en la biblioteca de su casa—, a veces tengo la sensación de que he conseguido llegar a él, y otras veces —pensé en hacía dos noches— ni siquiera me importa. —Todd estaba de mejor humor cuando volvió —me comentó ella—. Creo que Nathaniel le dijo algo que lo tranquilizó. Yo me mordí el labio mientras intentaba imaginar qué sería. —Te aconsejo que sigas haciendo lo que sea que estés haciendo. — Me estrechó la mano —. Está funcionando. —¿Cuánto tiempo estuvo fuera Todd ayer por la noche? —la interrogué. No recordaba a qué hora me había ido a dormir, pero era bastante tarde. —Algunas horas —contestó—. Todd me dijo que Nathaniel se quedó abajo buscando un piano. Lo del piano tenía sentido. Siempre parecía sentirse mejor después de tocar un rato. Recordé la vez que me senté encima de él mientras tocaba. Lo que estaba claro era que yo sí que me sentí mejor después de aquello. Volví a mirar en dirección a la gente. Nathaniel seguía hablando con la pareja mayor. —¿Quiénes son? ¿Tienen negocios en común? —pregunté. No quería seguir pensando en la biblioteca y en el piano, teniendo a Elaina tan cerca. Después de haber pasado el día con ella en el spa, estaba segura de que aquella mujer tenía un sexto sentido para cualquier cosa relacionada con el sexo. —No —contestó, bajando la voz hasta convertirla en un susurro—. Son los padres de Melanie. Me quedé boquiabierta. «Los padres de Melanie.» —¿Y qué hacen aquí? —pregunté. —Son amigos de la familia. —¿Dónde está Melanie? —Miré a mi alrededor. ¿Estaría allí? —No está invitada —respondió Elaina con una leve sonrisa. Entonces Todd se acercó a nosotras.

—Señoras... Su esposa se cogió de su mano. —¿Ya es hora de comer? Nathaniel se unió a nosotros. Yo me serví mi desayuno habitual más algún sándwich. Todd y Elaina se sentaron a nuestra mesa, junto con Felicia. —¿Cuánto tiempo llevas trabajando en la biblioteca, Abby? — preguntó Todd, cuando la conversación se alejó del inminente partido. —En la biblioteca pública llevo siete años —contesté—. Pero antes estuve trabajando en una de las bibliotecas del campus. —¿Ah, sí? —se extrañó—. Me pregunto si te vi alguna vez. Yo pasaba mucho tiempo en las bibliotecas del campus. Lo miré entrecerrando los ojos. Era bastante guapo, pero no tanto como Nathaniel. —No sé —dije, intentando recordar—. Es probable que me acordara de ti. —Es de suponer —convino casi entre dientes. Elaina miró alternativamente a Todd y Nathaniel y luego me volvió a mirar a mí. ¿Qué estaba pasando? ¿Qué me estaba perdiendo? Miré a Nathaniel. Nada. —¿Te gusta más la biblioteca pública que la del campus? —preguntó Todd. —En la pública hay más variedad de gente —expliqué—. Y la verdad es que los estudiantes universitarios pueden ser un poco odiosos. —Sonreí, tratando de suavizar lo que había dejado de ser una simple pregunta para convertirse en una conversación un poco tensa —. ¿Alguna vez te tuve que advertir que bajaras el tono o que dejaras de arrancar páginas de los libros? Todd se rio. —No, eso seguro que lo recordaría. La conversación se volvió a centrar en el partido y, quizá fueran cosas mías, pero estaba casi convencida de que había oído a Nathaniel suspirar de alivio cuando cambiamos de tema. Teníamos un palco reservado en el estadio. Seguía haciendo mucho frío y me alegré de que pudiéramos ver el partido en un sitio cerrado en lugar de estar al aire libre. Justo antes del primer descanso, Nueva York llevaba una ventaja de

tres puntos. Entonces Nathaniel me cogió de la mano y me llevó hacia la salida del palco diciéndole a todo el mundo que volvíamos enseguida. Cogió un petate de camino a la puerta. —¿Recuerdas que te dije que tenía un plan? —me susurró al oído—. Pues empieza ahora. Tenía gracia. Yo estaba convencida de que su plan era lo que había ocurrido la otra noche en la suite, cuando me poseyó por completo, la noche que lo cambió todo. Se me aceleró el corazón. ¿Qué habría planeado hacer en el estadio? Me dio la bolsa. —Ve a cambiarte. Hay una entrada en el petate. Reúnete conmigo en los nuevos asientos antes de que empiece la segunda parte. Me llevé la bolsa al servicio. Dentro había una falda corta. «¿Con este tiempo?» También había dos mantas muy grandes. ¿Por qué nos cambiábamos de sitio? ¿Y por qué quería que nos sentáramos fuera? Por lo menos, el palco tenía calefacción. Pero entonces pensé en los últimos días. Cualquier cosa. Yo estaba dispuesta a hacer cualquier cosa que él me pidiera. Me puse la falda, doblé los pantalones y los metí en el petate. Luego dejé las mantas encima. Miré la entrada: si no me equivocaba, estaba en la grada central. Y no me equivocaba. Mi nuevo asiento estaba en la primera fila de la grada central. Y estaba abarrotado. Nadie dijo nada cuando me senté. Ni siquiera me miraron. Nathaniel se reunió conmigo algunos minutos más tarde. Me pasó un brazo por el hombro y me atrajo hacia él. Empezó a acariciarme el hombro con la mano. Se me aceleró el corazón al percibir su cercanía. Entonces se inclinó hacia mí y susurró: —¿Sabías que tres de cada cuatro personas fantasean con practicar sexo en público? Sentí su lengua dentro de la oreja. —Y yo me pregunto: ¿por qué fantasear con algo cuando se puede experimentar? «Madre...» —Te voy a follar en la Super Bowl, Abigail. —Me mordió el lóbulo de la oreja y yo inspiré hondo—. Mientras te estés calladita, nadie se dará cuenta.

«Eres mía.» Me excité sólo de pensar en lo que había dicho. Miré a la gente que teníamos alrededor. Todo el mundo estaba tapado con mantas. Empecé a comprender su plan. Nathaniel seguía acariciándome el hombro. —Quiero que te levantes y te envuelvas en la manta. Déjala abierta por detrás —dijo—. Luego apoya un pie en la barandilla que tienes enfrente. Me acerqué a la barandilla, sintiendo cómo se me humedecían los muslos al pensar en lo que quería hacer Nathaniel; en lo que me iba a hacer. Alguien interceptó un pase en el campo. La multitud que nos rodeaba vitoreó al equipo. Yo me envolví en la manta y me di cuenta de que era más larga de lo que creía. No se colaba ni una brizna de aire. Entonces empezó la cuenta atrás en el terreno de juego. Diez, nueve, ocho —Nathaniel se puso detrás de mí—, cinco, cuatro, tres —la gente que estaba a nuestro alrededor se puso en pie—, uno. Todo el mundo gritó cuando los jugadores abandonaron el campo. Nathaniel nos envolvió con la otra manta. Éramos como cualquier otra pareja abrazada. No había ninguna diferencia. Aunque, en realidad, yo podía sentir la diferencia presionando caliente y dura contra mí. En el terreno de juego, vi a un montón de empleados que se apresuraban para prepararlo todo. Una mano de Nathaniel se deslizó bajo mi falda. Yo jadeé al notar cómo hacía rodar mi pezón por entre sus dedos con la otra. —Tienes que estarte calladita —me advirtió. Me puso frenética: sus lentas caricias por debajo de la falda, mientras notaba su erección, dura como madera, rígida detrás de mí. Y durante todo el tiempo no dejó de murmurarme al oído: me decía lo bien que me iba a sentir, cómo apenas podía esperar y lo dura que se la ponía. Sabía lo que estaba haciendo. Se estaba vengando por nuestro encuentro en la biblioteca de su casa, cuando le hice tocar el piano mientras yo me movía encima de él. Era una venganza y esa venganza era un infierno. Y un cielo. Era el cielo y el infierno a la vez; ambos estaban mezclados y tan entrelazados que ya no podía diferenciarlos.

De repente, las luces del estadio se atenuaron. Nathaniel dio un paso atrás y noté cómo se desabrochaba los pantalones. —Inclínate un poco sobre la barandilla. Se acercó a mí. Yo miré a mi derecha. Había otra pareja apoyada en la barandilla, uno al lado del otro. No nos estaban prestando ninguna atención. —No lo sabe nadie —aseguró Nathaniel, levantándome la falda por debajo de las mantas —. La gente está tan absorta en su propio mundo que no se da cuenta de lo que pasa a su alrededor. Podría estar ocurriendo junto a ellos lo más trascendental y se les pasaría completamente por alto. — Deslizó un dedo en mi interior—. Aunque en este caso nos viene muy bien. Alguien apareció en el escenario y la multitud bramó, con un estruendo de ruidos y aplausos. Nathaniel me penetró. El pequeño grito que se me escapó quedó ahogado por los gritos del público. Se empezó a mover al ritmo de la música. Podríamos haber estado bailando. Lo retiro: estábamos bailando. Era una danza lenta, seductora y erótica. Me rodeó con los brazos y me pegó un poco más a su cuerpo, mientras me embestía de nuevo. Yo abrí algo más las piernas y él se internó más profundamente con la siguiente embestida. —Estamos rodeados de gente —me susurró al oído— y nadie sabe lo que estamos haciendo. —Penetró aún más—. Probablemente hasta podrías gritar. Me pellizcó un pezón y yo me mordí el labio. La canción cambió y Nathaniel redujo el ritmo, tomándose su tiempo, moviéndose con discreción. Pero seguíamos conectados y sentirlo dentro de mí era divino. Redujo un poco más el ritmo, pero era suficiente. La velocidad no importaba. Lo que importaba era que seguía allí. Que me seguía poseyendo. La siguiente canción fue aún más lenta. Él adoptó un ritmo más lento también, pero seguía en mi interior. Podía ir despacio o rápido. Podía amarme contra una puerta o en un estadio lleno de gente. Él haría cualquier cosa que decidiera, pero seguía allí. Por fin, la música aceleró. Nathaniel movió la mano y empezó a excitarme el clítoris; cada nueva caricia era más áspera. Por un momento, temí desplomarme por encima de la barandilla. O que me fallaran las piernas. A nuestro alrededor, la gente se movía al ritmo de la música y, bajo las mantas, la mano de Nathaniel y su cuerpo seguían marcando

nuestro propio ritmo. Yo me eché hacia atrás cuando él empujó hacia delante y dejó escapar un pequeño gemido. Empezó a acelerar, embistiéndome y acariciándome mientras la canción llegaba a su fin. Vi unas luces brillar ante mis ojos, que quizá fueran fuegos artificiales. Era difícil de decir. Entonces sonaron siete notas en staccato, acentuadas por las profundas embestidas de Nathaniel. —Córrete conmigo —me susurró, empujando una última vez, y los dos llegamos juntos al clímax, mientras la multitud rugía demostrando su entusiasmo por el artista del escenario. Nos quedamos allí quietos, contra la barandilla, mientras la gente de nuestro alrededor se iba tranquilizando. Mientras nuestros corazones se calmaban. Él se quedó pegado a mí como no lo había hecho nunca antes y pude sentir su corazón latiendo contra mi espalda. Notaba su ritmo acelerado. —Esto es lo que yo llamo una media parte alucinante —dijo contra mi cuello.

25

Estuve sentada sobre el regazo de Nathaniel durante todo el tercer cuarto. Nos quedamos allí viendo el partido, envueltos en las mantas. De vez en cuando, me pasaba la mano por el pelo y me acariciaba el contorno de la oreja. —Deberíamos volver al palco —dijo, cuando el tercer cuarto llegaba a su fin. Claro, el partido. Yo hice ademán de levantarme, pero sus brazos me lo impidieron. —¿Sabes por qué hemos tenido que esperar? —preguntó. «Porque querías que me sentara en tu regazo.» «Porque querías abrazarme.» «Porque estás fascinado por los diminutos detalles de mi oreja.» «Porque, por mucho que intentes negarlo, sientes algo.» «Porque es posible que me quieras.» —Porque tu cara lo revela absolutamente todo —respondió—. Eres un libro abierto. Yo me reí. «Vale, eso también.» Nos levantamos. Yo seguía envuelta en la manta. —Será mejor que te cambies —comentó él—. Felicia me cortará la cabeza si te ve con esa falda. Yo presentía que Felicia nos cortaría la cabeza a los dos de todos modos, pero en ese momento no me importaba. Me cambié y regresamos al palco. Mientras estaba en los servicios, oí la conversación de unas chicas: los Giants iban ganando. Era bueno saberlo, dado que pasaría el resto del partido rodeada de gente que, muy probablemente, sí habría visto el último cuarto. Cuando entramos en el palco, Felicia vino directa a mí y me llevó a un lado. —¿Dónde estabas? —me preguntó en voz baja. —Estábamos ocupados. Intenté decirlo con la cara seria, pero por lo visto mi expresión me

delató. —Joder, Abby. ¿En la Super Bowl? ¿Eso no es ilegal? —Felicia —le dije, apoyándole una mano en el hombro—, lo que debería ser ilegal es no hacer lo que he estado haciendo. —Algún día conseguirás que te detengan. —Puritana. —Pervertida. Los Giants ganaron el partido. Cuando se detuvo el reloj, Jackson corrió hasta el medio del campo y miró en dirección a nuestro palco para lanzarnos un beso. Todos nos deshicimos en «oooohs» y «aaaaahs». Todos menos Nathaniel, que se limitó a negar con la cabeza y murmurar sobre lo mucho que le debía su primo. Pero me di cuenta de que se alegraba por Jackson. Igual que yo me alegraba por Felicia. Nos marchamos del estadio después de que les entregaran el trofeo. Nathaniel y Todd intercambiaron una mirada recelosa, pero al final se dieron un amistoso abrazo. —Tres semanas —me pareció oírle susurrar a Nathaniel, pero no estaba segura. Elaina me estrechó entre sus brazos. —Te llamaré si averiguo algo. Felicia se iba a quedar en Tampa con Jackson, pero Nathaniel tenía que volver, así que yo me fui con él al aeropuerto. El vuelo de vuelta fue mucho más tranquilo que el de ida. Pasamos todo el tiempo sentados. —¿Me has reservado una cita para el miércoles? —preguntó Nathaniel—. ¿O sólo se lo dijiste a Linda porque sí? —Esperaba que quisieras pasarte por allí —respondí. ¿Es que no sabía ya que yo nunca le mentiría? —Pues entonces nos vemos el miércoles. —Sonrió—. ¿Leo algo? —Necesitas ayuda con la literatura. Si te esfuerzas en serio, estoy segura de que la próxima vez podrás citar a más gente, aparte de Mark Twain y Jane Austen. —¿De verdad? ¿A quién me sugieres? —A Shakespeare —contesté, recostándome en el asiento y cerrando los ojos.

Llamé a la esteticista y pedí hora para depilarme a la cera la tarde del miércoles, justo después de salir del trabajo. Podría haberlo hecho antes, pero quería ver si Nathaniel se desdecía cuando se presentara el miércoles a la una. No lo hizo. Y respecto a la depilación a la cera, sólo diré: «¡Ohdiosmíocómoduele!». Pero después —mucho, mucho, después—, decidí que me gustaba bastante. Me sentía pulcra, limpia y sólo podía imaginar lo sexy que me sentiría. Incluso llegué a pensar que cabía la posibilidad de que el sexo fuera aún mejor, si es que eso era posible. También decidí pensar en lo que me había dicho Nathaniel sobre comprarme un coche. Yo sola, claro. Le pedí a Felicia que me prestara el suyo para el fin de semana. De todos modos, ella no lo utilizaba mucho. A las seis en punto del viernes, estaba en el vestíbulo de Nathaniel. Él me señaló la ropa. —Quítatelo todo. Lo recuperarás el domingo. Me tomé mi tiempo para desnudarme. Llevaba toda la semana pensando en el fin de semana, justo como Nathaniel había planeado que hiciera, estaba segura de ello. Me pregunté cómo me sentiría caminando por la casa completamente desnuda. Abby la loca estaba muy emocionada y me prometió mantener a Abby la racional ocupada con la nueva regulación de impuestos o alguna tontería por el estilo. No había olvidado lo que me dijo la noche del viernes y cuando me quité los pantalones —«Mira, Nathaniel, no llevo bragas»—, la mirada que vi en sus ojos me dejó bien claro que no estaba bromeando sobre la fiebre del viernes noche. En realidad, la primera vez me folló allí mismo, en el vestíbulo. Y, oh, sí, el sexo era mejor. Al principio me sentí un poco cohibida por tener que ir sin ropa, especialmente cuando tenía que hacer algo rutinario como cocinar. Pero a medida que avanzaba el fin de semana, empecé a sentirme más segura. El modo en que me miraba Nathaniel, la manera en que sus ojos seguían mis movimientos... Me hacía sentir poderosa. Y quizá eso fuera precisamente lo que él esperaba desde el principio.

Cuando fui a prepararle el desayuno la mañana del domingo, me lo encontré sentado a la mesa de la cocina. —Sube y ponte algo de ropa —dijo muy serio. ¿Qué ocurría? Estaba tan nerviosa que no pregunté. Salí de la cocina y volví a mi habitación, donde rebusqué hasta encontrar un par de vaqueros y una camiseta de manga larga. Luego bajé de nuevo. —Siéntate —me ordenó. —¿Va todo bien? Me senté, tratando de imaginar qué podría haberle puesto aquella expresión de culpabilidad en la cara. —Lo siento —se disculpó, mirándome por fin. Sus ojos reflejaban su preocupación—. Debería haberlo planeado mejor. Tendría que haber prestado más atención. —Me estás asustando. ¿Qué pasa? Hizo un gesto en dirección a la ventana. «Mierda.» La nieve llegaba a la mitad del cristal; había como un metro y medio y seguía cayendo. —Debería haber escuchado el parte meteorológico —se lamentó—. Tendría que haber mirado las noticias. Algo. —¿Y cuál es el veredicto? —pregunté, mirando la nieve—. ¿Tan malo es? Él negó con la cabeza. —Nadie lo sabe con seguridad. Podrían pasar días antes de que pudieras irte. Lo siento. Debería haberte mandado a casa ayer. Así que estaba atrapada con Nathaniel durante algunos días más. Eso era mucho mejor que estar atrapada en mi apartamento... —Felicia —susurré—. ¡Tengo su coche! —Está con Jackson —dijo Nathaniel—. He hablado con él hace un rato. La recogió ayer; estará bien. Asentí. Felicia estaba perfectamente bien con Jackson y a mí me gustaba la idea de estar con Nathaniel en lugar de atrapada en mi apartamento. —Tenemos que hablar de las pautas que seguiremos durante la

semana —sugirió él—. Me ha parecido que sería más fácil hablar si estabas vestida. Aquello explicaba que estuviera sentado a la mesa de la cocina: quería mi opinión. —He pensado que podemos dividir las comidas. Yo preparo una y tú cocinas la siguiente. —Me miró y yo asentí—. Yo estaré trabajando la mayor parte del tiempo y quiero que te sientas como en tu casa. Puedes hacer uso de todas las estancias, a excepción de mis dos habitaciones. Supongo que eso significaba que no iba a dormir en su cama. —Mis reglas siguen en pie —prosiguió—. Puedes utilizar el gimnasio y los DVD de yoga. Espero que me llames Señor, pero no esperaré nada sexual. No creo que haya problemas con el tema del sueño. Seguirás durmiendo tus ocho horas. Atrapada por la nieve con Nathaniel. Abby la loca estaba haciendo piruetas. Abby la racional tenía la sospecha de que quizá no fuera tan buena idea. —¿Tienes alguna pregunta? —me dijo. —Sí. No esperas nada sexual, pero no has dicho que no podamos practicar sexo. ¿Significa eso que hay posibilidades de que ocurra? —He pensado que podemos dejar que las cosas fluyan con naturalidad, si te parece bien. ¿Sexo natural con Nathaniel? Me sonrojé y empecé a sentir ese conocido dolor del deseo tensándome el vientre. «Relájate —dijo Abby la racional—. No dejes que se dé cuenta de lo mucho que te excita la idea.» «Idiota, eso lo sabe desde hace mucho tiempo», contestó Abby la loca. Nathaniel esbozó una sonrisa astuta desde el otro lado de la mesa. Maldita Abby la loca, siempre tenía razón. —Ya he actuado con naturalidad todo el fin de semana —repuse con serenidad—. ¿Por qué iba a dejar de hacerlo ahora? Él se rio. No lo oía reír muy a menudo. Quizá nos fuera bien habernos quedado atrapados por la nieve. —¿Dónde dormiré? —pregunté. Él arqueó una ceja. —En tu habitación.

Vaya. Bueno, tenía que intentarlo. —Muy bien —convine—. ¿Y cuándo empiezan las nuevas reglas? —Hoy a las tres. —Se miró el reloj—. Eres mía durante las ocho horas siguientes, así que si no tienes más preguntas, quiero que te quites la ropa y luego bajes a preparar el desayuno. «Te equivocas —pensé, mientras subía para desnudarme—. No soy tuya durante las próximas ocho horas. Soy tuya para siempre.»

26

Nos fuimos deslizando tranquilamente en su plan de naturalidad. El domingo por la tarde, a las tres en punto, Nathaniel me ordenó que subiera a mi habitación y me vistiera. Y como yo ya me había ocupado de preparar el desayuno y la comida, dijo que la cena era cosa suya. Comimos en la cocina, mientras mirábamos caer la nieve. Me sentía rara estando vestida. Casi como si me estuviera escondiendo. Después de cenar, llamé a Felicia para asegurarme de que estaba a salvo con Jackson. Pareció incomodarla un poco que me preocupara por su seguridad, pero yo sabía que para ella significaba mucho que la hubiera llamado. Cuando colgué, me fui a mi biblioteca y pasé la noche sola. Nathaniel se quedó en el salón. Y aunque no estuvimos juntos, me sorprendió mucho lo cómoda que me sentía en su casa. Lo primero que hice la mañana del lunes fue llamar a Martha al móvil para explicarle mi situación. Me dijo que, de todos modos, la biblioteca estaba cerrada por culpa de la nieve y que me mantendría informada. No quería pasar el día inactiva, así que utilicé la cinta de correr de Nathaniel después de desayunar. Tenía que reconocerlo: él acertó de pleno con mi plan de ejercicio. Estaba empezando a notar mejoría en mi tono muscular, la fuerza y la resistencia. Después de algunas semanas, no sólo estaba más delgada, también estaba en forma. Quizá fuera consecuencia de haber pasado todo el fin de semana desnuda, no estaba segura, pero no tenía prisa por quitarme la ropa de deporte. Bajé la escalera sintiendo el fluir de las endorfinas por mi cuerpo. No tenía ganas de volver a la biblioteca, así que decidí limpiar. Era evidente que Nathaniel tenía personal de limpieza, pero quien fuera que se ocupara de ello, no podría ir a la casa con aquella tormenta. En la cocina encontré un armario lleno de productos de limpieza. Exploré hasta que encontré lo que buscaba: un plumero. Miré a mi alrededor, no había ni rastro de Nathaniel.

Crucé el salón, coloqué mi iPod en el reproductor de él y subí el volumen. Busqué entre mis canciones hasta que encontré una que Felicia había descargado para limpiar. Las dos estábamos de acuerdo en que no nos importaba hacerlo si podíamos bailar al mismo tiempo. Cuando empezó la música, comencé a dar vueltas y a moverme. Me desplacé por todo el salón agitando el plumero y limpiando todas las superficies. Al final, eché la cabeza hacia atrás y me puse a cantar. Después examiné la habitación, asentí satisfecha y me di la vuelta para salir. Nathaniel estaba en la puerta, mirándome. Ups. —Abigail —dijo, con mirada divertida—. ¿Qué estás haciendo? Yo hice girar el plumero. —Limpiando el polvo. —Yo ya le pago a una persona para que se encargue de esas cosas. —Sí, pero seguro que esta semana no podrá venir, ¿no? —Supongo que no. Aunque, si insistes en hacer algo útil, podrías lavarme las sábanas. — Sus ojos se burlaron de mí—. Alguien las ensució mucho el pasado fin de semana. —¿En serio? —pregunté con fingida incredulidad—. ¡Tendrás cara...! Él se dio media vuelta, se detuvo y me miró por encima del hombro. —Por cierto —dijo—, voy a quitar el yoga de tu plan de ejercicios. «Jamás nadie dijo unas palabras más dulces.» —¿Ah, sí? —pregunté. —Sí. Lo voy a cambiar por limpiar el polvo. Nathaniel preparó ensalada de pollo para cenar. —No es tan buena como la tuya —comentó, dejando mi plato en la mesa de la cocina—. Pero servirá. Yo ladeé la cabeza. —¿Te gusta mi ensalada de pollo? Se sentó. —Eres una cocinera excelente. Ya lo sabes. —Es agradable oírlo de vez en cuando —bromeé. —Sí. —Sonrió abiertamente—. Es cierto. «¿Qué?» —Tú también eres muy buen cocinero —afirmé. ¿Nunca se lo había

dicho? —Gracias. Pero ya elogiaste mi pollo en una ocasión. El ambiente se relajó un poco después de eso, como si hubiéramos saltado alguna especie de obstáculo al admitir que a los dos nos gustaba cómo cocinaba el otro. —Me estaba preguntando —le planteé entre bocado y bocado—, si me dejarías sacar a Apolo esta tarde. Había dejado de nevar, por lo menos de momento. Apolo estaba sentado junto a él y levantó la cabeza al oír su nombre. Nathaniel reflexionó unos segundos. —Creo que sería una buena idea. Necesita salir y parece que le gustas. —¿Cuál es su historia? Si no te importa explicármela, claro. Elaina mencionó algo en Tampa que me hizo pensar que había estado enfermo. — Apolo es un perro rescatado —explicó, estirando el brazo para acariciar la cabeza del perro—. Ya hace más de tres años que lo tengo. Sufrió abusos de cachorro y eso lo convirtió en un perro hostil. Aunque contigo nunca ha demostrado tener ningún problema. Quizá tenga alguna clase de sexto sentido para la gente. —¿Y de qué iba eso que Elaina dijo? —Se pone nervioso cuando está separado de mí durante demasiado tiempo. —Acarició de nuevo al perro—. Estamos trabajando en ello. —Debió de ser duro al principio —aventuré. —Sí, pero la recompensa ha hecho que el sacrificio valiera la pena. —Hum —reflexioné, pinchando más ensalada—. Hay un lugar especial en el infierno para las personas que maltratan a los animales. —Vaya, Abigail, no sabía que fueras tan radical. —No soy muy amante de los perros, aparte de Apolo, claro. —Me comí un trozo de pollo y mastique. Tragué—. Pero cuando se trata de alguien que hace daño a un ser indefenso... Bueno, supongo que eso saca lo peor de mí. —O lo mejor —apuntó él con una sonrisa que dejaba entrever que comprendía exactamente cómo me sentía—. Supongo que ése fue el motivo de que decidiera donar médula ósea. Para ayudar a los indefensos. La médula ósea. —Tenía curiosidad por saber cómo habrías llegado a hacer una cosa así. —Era el proyecto favorito de Linda. Nos pidió a todos que

firmáramos el registro. Yo nunca pensé que encajara con nadie. Pero un día me llamaron. —Se encogió de hombros—. ¿Qué otra opción me quedaba? Tenía el poder de salvarle la vida a alguien. No hay mucho que pensar en esas circunstancias. —Hay mucha gente que no pensaría igual. —Me gusta creer que yo nunca he sido «gente». —Lo siento, Señor —dije nerviosa—. No quería decir... —Ya lo sé —me cortó con suavidad—. Te estaba tomando el pelo. Yo miré mi plato. —A veces me cuesta diferenciarlo. —Quizá la próxima vez debería hacer alguna señal. —Me levantó la cara con el dedo—. Preferiría que no escondieras los ojos cuando me hablas. Son muy expresivos. Me sostuvo la mirada y por un momento casi tuve la sensación de poder leer sus pensamientos. Quería zambullirme en aquellos profundos ojos verdes. Deseaba hacerlo tan profundamente que no tuviera que salir jamás. Apartó la mano y hablamos un rato más sobre el chico que había recibido su médula ósea, Kyle. Nathaniel se unió mucho a él tras la donación. Lo invitaba a algunos partidos de béisbol en verano y tenía intención de llevarlo a la Super Bowl. —Pero se puso enfermo y no pudo venir —añadió—. Quizá el año que viene. —Felicia me comentó que Jackson quería retirarse. ¿Crees que jugará el año que viene? —Supongo que sí, pero podría ser su última temporada. Ya está preparado para sentar la cabeza. —Me miró con aquella sonrisa suya que siempre me derretía el corazón—. Siempre que Felicia esté dispuesta, claro. —¿Estás preparado para aceptar que ella se convierta en un miembro de tu familia? —Lo haré por Jackson —dijo—. Además, su mejor amiga es alucinante. Después de comer, me puse algo de ropa de abrigo que encontré en la habitación de invitados y salí con Apolo. Había dejado de nevar y el viento

había apilado la nieve en altísimas montañas; yo jamás había visto nada parecido en todos los años que llevaba viviendo en Nueva York. Apolo y yo caminamos hasta un prado. Aunque sería más correcto decir que yo caminé y él corrió. Cuando llegamos, hice algunas bolas de nieve y las lancé. Me entretuve observando cómo corría tras ellas y sacudía la cabeza incrédulo cuando se desmenuzaban y desaparecían. Me reí y Apolo me miró y me ladró, moviendo la cola para pedirme más. Entonces hice más bolas y se las lancé. —Estás confundiendo a mi perro —dijo Nathaniel apareciendo de repente detrás de mí. —Pero si le encanta —repliqué, lanzando otra bola de nieve. Me reí cuando Apolo se lanzó a por ella. —Creo que lo que le encanta es la persona que se las lanza. Nathaniel lanzó una bola también. —Me estás robando el juego —protesté, intentando no pensar en que Nathaniel acababa de insinuar que yo era un encanto. Me daba igual que estuviera hablando de su perro. Hice otra bola y se la tiré a él—. Ahora Apolo no querrá jugar conmigo. Nathaniel esquivó mi lanzamiento. —Oh, Abigail —dijo, acercándose a mí como un gato—. Acabas de cometer un gran error. Ups. —Por casualidad no llevarás ahora esa señal de la que me hablabas, ¿verdad? —le pregunté. —En absoluto —contestó, pasándose una bola de nieve de una mano a otra. Yo reculé levantando las manos. —Me has tirado una bola de nieve. Seguía balanceándose de delante atrás. Observándome. De delante atrás. —He fallado —dije. —Pero lo has intentado. Echó el brazo hacia atrás para tirarme la bola de nieve, pero en el último momento se volvió y se la tiró a Apolo. Yo, por supuesto, no lo vi y grité como una niña asustada. Me di media vuelta y corrí.

Tropecé con mis propias botas y me caí de bruces en la nieve. «Maldita sea...» —¿Estás bien? —se interesó Nathaniel acercándose a mí y ofreciéndome una mano enguantada. —Sí, sólo me he lastimado el orgullo. Estaba cubierta de nieve y toda mojada. Me puse a temblar de frío. Le cogí la mano y me ayudó a levantarme. —¿Volvemos dentro? Entraremos en calor junto al fuego. Fuego. Calor. Nathaniel. Cuenta conmigo.

27

Como de costumbre, Nathaniel había pensado en todo. Cuando entramos, ya ardía un enorme fuego en la chimenea de la biblioteca y el calor enseguida traspasó mi ropa húmeda. Él subió y volvió con ropa seca para darme. Mientras me cambiaba, nos sirvió unas copas. Yo me senté y arqueé una ceja en dirección a la bebida que me ofrecía. —¿Qué es esto? —Brandy. Pensaba preparar café, pero luego he decidido que esto nos calentaría más rápido. —Ya veo —dije, haciendo girar el líquido ámbar dentro de la copa—. Estás intentando emborracharme. —Yo no suelo intentar nada. —Le dio un sorbo a su bebida—. Pero este brandy tiene más de un cuarenta por ciento de alcohol, así que será mejor que no bebas más de una copa. Apolo pasó muy despacio por delante de nosotros y se sentó a los pies de Nathaniel delante del fuego. Él le acarició la cabeza. Yo estaba empezando a darme cuenta de que nosotros dos teníamos ideas distintas sobre lo que significaba «entrar en calor.» También me estaba empezando a preguntar si lo que había comentado sobre la naturalidad era alguna manera cifrada de Dominante de decir «no». Aunque no me parecía que eso tuviera ningún sentido. Él ya había pasado por alto nuestro acuerdo de los fines de semana en otras ocasiones: venía a visitarme a la sala de Libros Raros los miércoles y habíamos practicado sexo dos veces en aquella misma habitación donde estábamos ahora, mi biblioteca, allí en su casa, y no lo habíamos hecho siguiendo sus reglas habituales. ¿Por qué no iba a dejar que ocurriera nada entre nosotros en ese momento? A veces todo me parecía muy confuso. Me encantaba la parte dominante de Nathaniel, esa faceta que podía aflojarme las rodillas y conseguir que me derritiera con una sola palabra. Pero me estaba empezando a encaprichar de aquel otro Nathaniel de entre semana. Ojalá hubiera una forma de combinarlos. ¿Existiría esa

posibilidad? Y, en caso de que existiera, ¿él lo desearía tanto como yo? Pero aunque no fuéramos a practicar sexo salvaje delante de la chimenea, seguíamos estando en mi biblioteca. Y hablando de bibliotecas... —¿Esta biblioteca ya estaba en la casa o la añadiste tú después de comprarla? —le pregunté. —Yo no compré esta casa, la heredé. —¿Ésta era la casa de tus padres? ¿Creciste aquí? —Sí. Aunque he hecho muchas reformas. —Arqueó una ceja—. Como la sala de juegos. Yo me acerqué un poco más a él. —¿Ha sido duro para ti vivir aquí? Él negó con la cabeza. —Al principio pensaba que lo sería, pero la he reformado tanto que ya no se parece a la casa de mi infancia. Aunque la biblioteca sigue siendo muy igual a la que había entonces. Yo miré a mi alrededor, contemplando el gran número de libros que había, mientras bebía un sorbo de brandy. Al tragar, sentí cómo me calentaba la garganta. —A tus padres debían de encantarles los libros. —Mis padres eran ávidos coleccionistas. Y viajaban mucho. —Hizo un gesto en dirección a la zona de la biblioteca donde estaban los mapas y los atlas—. Muchos de los libros que hay aquí los trajeron de otros países. Y otros llevan en mi familia varias generaciones. —A mi madre le gustaba mucho leer, pero lo que más leía era ficción. Flexioné las rodillas y me las llevé al pecho. Estaba muy sorprendida de que me estuviera hablando de sus padres, pero no quería que se sintiera presionado. —Hay un lugar para la ficción en todas las bibliotecas. A fin de cuentas, la ficción de hoy en día se puede convertir en el clásico de mañana. Me reí. —Y eso lo dice el hombre que afirmó que nadie lee a los clásicos. —Ése no era yo —repuso, llevándose una mano al pecho—. Era Mark Twain. Que lo citara no significa que esté de acuerdo con él. El brandy comenzó a dejar notar sus efectos sobre mi cuerpo y me empecé a sentir a gusto y relajada. Nathaniel tenía razón: con una copa bastaba.

—Háblame más de tus padres —pedí, sintiéndome valiente, o quizá fuera la bebida. —La tarde que murieron —empezó a decir y yo me puse más derecha. No pretendía que me hablara de eso—. Volvíamos del teatro y había nevado. Papá conducía y mamá se estaba riendo de algo. Todo era muy normal. Supongo que siempre ocurre así. Entonces se quedó en silencio y yo me esforcé por no moverme. No quería hacer nada que le impidiera contar su historia. —Él tuvo que maniobrar para esquivar un ciervo —continuó—. Creo que el coche volcó. Fue hace mucho tiempo e intento no pensar en ello. —No pasa nada. No tienes por qué contármelo. —No, estoy bien. Me ayuda hablar del tema. Todd siempre me decía que tenía que hablarlo más. Los troncos que ardían en la chimenea se movieron y algunas chispas saltaron hacia arriba. Apolo se dio la vuelta y se tumbó boca arriba. Durante algunos minutos, me pregunté si Nathaniel seguiría hablando o no. —No lo recuerdo todo —dijo—. Me acuerdo de los gritos. Las voces preguntándome si estaba bien. De sus gemidos. Los suaves susurros que se dedicaban el uno al otro. Una mano que me buscaba. —Se quedó mirando el fuego fijamente—. Y luego nada. Yo parpadeé para contener las lágrimas que me provocó la imagen tan vívida que se formó en la cabeza. —Lo siento. Lo siento mucho. —Utilizaron una grúa para recuperar el coche. Para entonces, mi madre y mi padre ya llevaban un rato muertos. Pero como ya te he dicho, no lo recuerdo todo. Quise preguntarle más cosas. Saber cuánto tiempo estuvo atrapado en el coche con ellos y si se hizo daño. Pero me sentía tan honrada de que me hubiera contado aquello que no quise presionarlo. —Linda ha sido maravillosa. Le debo mucho —añadió. No pude hacer más que asentir. —Me apoyó mucho. Y crecer con Jackson me ayudó también. — Sonrió—. También con Todd. Y con Elaina, cuando se mudó cerca de nuestra casa. Quería cogerlo de la mano para tranquilizarlo como pudiera, pero no estaba segura de cómo recibiría el gesto y me quedé quieta.

—Tienes una familia increíble. —Son mucho más de lo que merezco —replicó, poniéndose en pie—. Por favor, discúlpame. Tengo que volver a trabajar. —Y yo tengo que empezar a preparar la cena. —Cogí su copa—. Ya me la llevo yo. —Gracias —dijo, mirándome fijamente a los ojos, y supe que no se refería sólo a que me llevara la copa. Mientras cenábamos, me preguntó por mis padres y yo le hablé de ellos. Le conté que mi padre trabajaba como contratista. Cuando le hablé de mi madre, observé con atención los ojos de Nathaniel en busca de alguna señal de reconocimiento, pero o no las recordaba ni a ella ni a la casa o era muy buen actor. Aunque sí pareció sorprenderse cuando le mencioné que había muerto. Por un segundo, pensé que me iba a preguntar algo, pero cambió rápidamente de tema. Aquella noche soñé con él tocando el piano, pero para entonces ya sabía de dónde procedía la música y en mi sueño corría hasta la biblioteca. Nathaniel estaba allí, sentado ante el piano. Cuando me veía, me tendía la mano y susurraba: —Abby. Pero su imagen desapareció antes de que pudiera llegar a su lado. El martes decidí que necesitaba un plan. La nieve había menguado un poco, pero no lo bastante como para poder pasar mucho tiempo fuera. Eso significaba que íbamos a pasar otro día encerrados en casa. El día anterior quité el polvo y lavé las sábanas y la verdad era que no me apetecía seguir limpiando. Nathaniel hizo tortitas para desayunar, así que yo me tenía que encargar de la comida. Quizá pudiera empezar a prepararla. Comida... Fui a la cocina y empecé a rebuscar por los armarios. Cuando encontré lo que necesitaba, saqué una tabla para picar y unas cuantas sartenes. Luego volví al salón, donde Nathaniel estaba sentado al escritorio. Cuando entré levantó la vista. —¿Sí? —preguntó. —¿Me ayudarías a preparar la comida? —¿Me das diez minutos?

—Perfecto. Cuando regresé a la cocina, me di cuenta de que me había olvidado de las cebollas. Abrí el armario donde sabía que estaban y me puse en cuclillas para cogerlas. «¿Qué diablos...?» Cuando Nathaniel llegó poco después, me encontró delante de la encimera, con la cabeza apoyada en las manos y mirando fijamente dos latas sin etiquetar. —¿Abigail? Seguí mirando las latas. —Estoy intentando decidir por qué alguien como tú tiene dos latas sin etiquetar en la cocina. —La pequeña contiene pimientos italianos. —Se acercó un poco más a mí—. En la grande, metí los restos de la última sumisa entrometida que me interrogó sobre mis latas sin etiquetar. Yo levanté la vista. —¿Señal? —Señal. Sonrió. —En serio. ¿Por qué tienes latas sin etiquetar en el armario? ¿Eso no rompe como cien de tus reglas? Nathaniel cogió la lata más grande. —En la pequeña seguro que hay pimientos italianos. En la grande debería haber tomates de la misma empresa. Las compré online. —¿Y qué ha pasado con las etiquetas? —Llegaron así. —Dejó la lata grande y cogió la pequeña—. Es muy probable que sean pimientos y tomates, pero nunca me he decidido a abrirlas y tampoco llegué a devolverlas. ¿Y si son de lengua de vaca encurtida? Supongo que me falta fe. —La vida es un constante acto de fe. Que algo no lleve una etiqueta no significa que no vaya a corresponderse con el interior. —Le cogí la lata de la mano y la sacudí—. No temas por lo que pueda haber dentro. Puedo hacer una obra de arte con lo que encuentre. Entonces me puso una mano en la mejilla y yo lo miré a los ojos, mientras veía caer otro de sus ladrillos. —No me cabe duda —aseveró y bajó la mano—. A ver, ¿qué quieres que haga?

Abrí un paquete de arroz. —Quiero hacer risotto de setas, pero no puedo remover el arroz y saltear los demás ingredientes al mismo tiempo. ¿Puedes remover tú? —¿Para un risotto de setas? Te ayudaré encantado. —Quizá quieras quitarte el jersey. Es probable que suba la temperatura. Nathaniel arqueó una ceja, pero se lo quitó. Debajo llevaba una camiseta negra de manga corta. Oh, sí, mucho mejor. Gracias. —Yo picaré los champiñones y las cebollas —determiné—. Tú empieza con el arroz. —Eres un poco mandona, ¿no? Me llevé una mano a la cintura. —Es mi cocina. —No. —Me empujó contra la encimera y apoyó las manos en ella, una a cada lado de mi cuerpo. Meció las caderas y sentí su erección a través de los vaqueros—. Dije que la mesa de la cocina era tuya. El resto de la cocina es mío. Joder. —Bueno —continuó—, querías que empezara a remover el arroz, ¿no? Encendió el fuego y vertió un buen chorro de aceite en la sartén. Yo me quedé inmóvil durante algunos segundos hasta que pude volver a mover las extremidades. Cogí dos copas y levanté la botella de vino, ofreciéndole a Nathaniel en silencio. —Sí, por favor —rogó. Serví una copa para cada uno y empecé a picar las cebollas. —¿Estás preparado para esto? —pregunté, cuando acabé de hacerlo; aunque en realidad no me refería a las cebollas. —Yo siempre estoy preparado. Bajé la mirada y me di cuenta de que él tampoco estaba hablando de las cebollas. Su erección había crecido aún más. Y él estaba atrapado, removiendo arroz. Pero yo no. Pobrecillo. Me acerqué a él, me deslicé por debajo de su brazo y eché las cebollas en la sartén.

—Ahí tienes —dije, asegurándome de rozarle la entrepierna con el trasero. Tenía que picar los champiñones, pero decidí ser un poco mala. Está bien, a la mierda. Decidí ser muy mala. —¿Quieres que vierta yo el caldo de pollo? —Alargué el brazo por debajo del suyo y cogí el caldo. Eché un poco en la sartén, rozando su bíceps con el brazo sólo un segundo. El sudor empezó a perlarle la frente y bebió un sorbo de vino. Mi malvado plan estaba funcionando. Volví a acercarme a la encimera y me puse con los champiñones. Los corté en trozos pequeños y los apilé ordenadamente. De vez en cuando, bebía un sorbo de vino. Entonces un champiñón cayó «accidentalmente» al suelo cerca de donde estaba Nathaniel atrapado. Removiendo. —¡Vaya! —exclamé—. Déjame cogerlo. Me puse frente a él y me deslicé entre los fogones y su cuerpo, advirtiendo que el rato que había pasado no lo había ayudado a solucionar su pequeño problema; en absoluto. Recogí el champiñón y me agarré a la cintura de Nathaniel para volver a levantarme. El pequeño roce contra su entrepierna fue otro «accidente». ¿Qué puedo hacer? Soy muy proclive a sufrir accidentes. Pero no dije nada, porque él se estaba esforzando mucho por concentrarse en el risotto y, bueno, ¿quién necesitaba hablar de todos modos? Abrí la puerta del horno y metí las pechugas de pollo. Si todo salía como estaba planeado, estarían listas al mismo tiempo que el risotto. Le pasé los champiñones a Nathaniel y bebí otro sorbo de vino mientras me inclinaba sobre la encimera. Ya había acabado con mi parte, por lo que no tenía nada más que hacer que disfrutar de los músculos de él en movimiento. Estaba empezando a tener calor de verdad, así que yo también me quité el jersey: mi minúscula camiseta blanca quedó al descubierto. Seguía quedando mucho caldo de pollo en la jarra que había junto a Nathaniel, pero el risotto progresaba muy bien. Ya estaba casi listo. Yo me volví a deslizar entre los fuegos y él y levanté la jarra. —¿Necesitas más? —pregunté.

—Sólo un poco. Vertí un poco de caldo en la sartén, pero, ups, me salpiqué un poco. Y llevaba una camiseta blanca. Y oh, qué descuido, había olvidado ponerme sujetador. —¡Vaya! —me lamenté—. ¿Has visto lo que he hecho? Sí que lo estaba viendo. —Me la tendré que quitar antes de que la mancha cale demasiado. Podría ser un problema. Me di media vuelta y me acerqué al fregadero, deshaciéndome la camiseta mientras lo hacía. El horno se apagó al mismo tiempo que el fuego. Oí cómo Nathaniel apartaba la sartén del fuego y abría la puerta del horno. Dos segundos después, me cogió de la cintura y me dio media vuelta. —Yo tengo un problema mucho más grande para ti. Bajé la mirada. Ya lo creo que lo tenía. Era imposible que estuviera cómodo con aquellos vaqueros. Me cogió y me sentó sobre la encimera, junto al fuego, al mismo tiempo que apartaba con el brazo las tablas para picar y las latas. Algo cayó al suelo. Me desabrochó el botón de los pantalones y luego me los bajó con tanta brusquedad que casi me tiró de la encimera. Se le oscurecieron los ojos porque, ups, había olvidado ponerme bragas. Otra vez. Sus vaqueros aterrizaron en el suelo menos de dos segundos después y allí estaba, desnudo y magníficamente erecto. —¿Esto es lo que quieres? Se acercó a mí y se rodeó la cintura con mis piernas. Yo deslicé las manos bajo su camiseta hasta tocar su torso. —Sí. Él me cogió un pecho y me frotó el pezón con el pulgar. —Por favor —le pedí, acercándolo a mí—. Por favor. Ahora. Pero era su turno. Ahora le tocaba a él provocarme: deslizó las manos por mi cuerpo, por mis piernas y de nuevo por mi espalda. —Yo no quería... no pensaba... —empezó a decir, pero lo hice callar mordisqueándole el cuello y avanzando por su mandíbula hasta llegar a su oreja. —Piensas demasiado —le susurré. Eso fue cuanto necesitaba oír. Me agarró de las piernas y me penetró

de un solo movimiento. Maldita fuera, dos días habían sido demasiado tiempo y gemí mientras se adentraba en mi interior. —¡Oh, joder, sí! —exclamé, mientras lo recibía. Cuando se retiró se me cerraron los ojos —. Más. Más, por favor. Él respondió embistiéndome de nuevo con todas sus fuerzas. Yo me golpeé la cabeza contra el armario y ni siquiera me importó. —Más fuerte —pedí—. Por favor, más fuerte. —Joder, Abigail. Me agarró el trasero con ambas manos y tiró de mí mientras empujaba y los dos gemimos cuando su polla alcanzó la parte posterior de mi cérvix. —Otra vez. —Le mordí la oreja—. Venga, otra vez. Los dos nos rozamos, nos arañamos y nos mordimos mientras él intentaba internarse más en mí y yo trataba de absorberlo más. Le di un golpe en el trasero con los talones y él me chupó el cuello. Más adentro. Los dos queríamos llegar más adentro. —Sí —dije, cuando alcanzó mi punto G—. Justo ahí. —¿Ahí? —me preguntó, embistiéndome de nuevo—. ¿Ahí? Yo gimoteé mientras me penetraba una y otra vez. Sus dedos se deslizaron por entre nuestros cuerpos y me rozó el clítoris. Entonces mi orgasmo empezó a crecer y sentí cómo su polla se sacudía en mi interior. —Más fuerte —pedí—. Ya casi llego. Sus dedos me acariciaron con más fuerza y su polla palpitó dentro de mí. —Yo... yo...yo... —tartamudeé, sintiendo cómo me contraía. Me rompí en mil pedazos. Nathaniel arremetió profundamente una última vez y se quedó inmóvil, mientras se corría en mi interior. —Vaya —dijo, cuando pudo volver a hablar—. Ha sido... —Lo sé —lo interrumpí—. Estoy completamente de acuerdo. Me bajó de la encimera y se aseguró de que me podía tener en pie antes de ir por un paño para limpiarme. —Esto supera al risotto de setas.

28

Nathaniel se encargó de preparar la cena. Normalmente, cuando él cocinaba yo me quedaba en el salón de la biblioteca, pero aquella noche decidí hacerle compañía en la cocina. Así que, mientras él trabajaba, yo esperaba sentada a la mesa, bebiéndome una copa de vino tinto. Disfrutando de las vistas, por así decirlo. Creo que estaba preparando salsa marinera. Me parece que ése fue el motivo de que sacara la lata grande sin etiquetar. Cogió el abrelatas y yo me levanté para echar un vistazo por encima de su hombro. —Sólo quiero asegurarme —le aclaré. Él sonrió y canturreó mientras abría la lata. Luego levantó la tapa con un dedo vacilante y los dos contuvimos el aliento. —Tomates —dijimos al unísono. —¡Vaya! —exclamé—, yo esperaba que fuera lengua de vaca encurtida o alguna parte del cuerpo incriminatoria. —Eso sería bastante anticlímax, ¿no crees? —preguntó, levantando un tomate que pinchó con el tenedor. —No. Es mejor saberlo. —Tienes razón. Y con esto vamos a preparar una cena deliciosa. Puso los tomates en una sartén en la que ya había dorado cebollas y ajo. —Huele bien —comenté, poniéndome de puntillas para mirar por encima de su hombro. Inspiré hondo. Pero no lo hice para oler la cena, sino para oler a Nathaniel. Almizcle suave con un toque de cedro. Delicioso. —Ve a sentarte —me indicó—. Me gustaría poder disfrutar de una comida caliente en algún momento del día. —El desayuno lo hemos comido caliente —protesté—. Y la comida también. Por lo menos la parte previa a la comida. —Abigail... —Ya me siento. Ya me siento —dije, acercándome a la mesa. Me senté y bebí un sorbo de vino. —¿Eres consciente de que hoy has conseguido un avance?

Nathaniel me miró por encima del hombro. —¿A qué te refieres? —Has abierto una de tus latas sin etiquetar. Creo que eso hay que celebrarlo. Se relajó. —¿Y qué tienes en mente? —¿Hacemos un picnic desnudos en la biblioteca? —¿Esa es tu idea de una celebración? —me preguntó, colocando una olla de agua a hervir. —Debería haber preparado pan para la cena —me excusé. —Tú ya has hecho bastante por hoy. Yo arqueé una ceja y traté de no reírme. —Sí, ésa es mi idea de una celebración. —Está bien. —Suspiró como si estuviera accediendo a algo que le resultara horrible—. Picnic desnudos en la biblioteca. Treinta minutos. —Iré a prepararlo todo —me ofrecí, levantándome de la mesa. —Hay más mantas en el armario donde está la ropa de cama —me indicó, mientras yo salía de la cocina. Veinte minutos más tarde, había tendido varias mantas en el suelo y encendido un fuego en la chimenea de la biblioteca. Completé mi improvisado picnic con cuatro almohadones muy mullidos. Miré el reloj. Quedaban diez minutos. Me desnudé y apilé la ropa sobre una de las sillas. Nathaniel entró con la cena en una bandeja enorme. Ya se había desnudado. —¿Necesitas ayuda? —pregunté, recreándome en la imagen de su cuerpo. —No. Estoy bien. Espera que deje esto y traeré unas copas. ¿Quieres más vino? —Por favor. Volvió con dos copas y una botella de vino tinto. Me pregunté si tendría una bodega. Seguro que sí. Tendría que ir a comprobarlo en otro momento. La salsa marinera estaba deliciosa. Aunque no esperaba menos de Nathaniel.

—Está soberbia —dije, al probarla—. Mis felicitaciones al chef. —Por las latas sin etiquetar —contestó él, levantando un tenedor con pasta. —Por las latas sin etiquetar —repetí. Intenté hacer girar la pasta en mi tenedor, pero cuando lo levanté lo hice demasiado rápido y se me cayó un poco. Y aterrizó en... Nathaniel me miró con incredulidad. —Me has manchado la polla de salsa marinera. —¡Ups! —Límpiamela. Ahora. Estaba bastante segura de que no había hecho ninguna señal de que fuera broma. Me incliné hacia él y le quité el plato. —Túmbate. —Abigail. —¿Quieres que use una servilleta? Lo empujé por los hombros. Como no me contestó, me lo tomé como un «no». —Apoyó la cabeza en uno de los almohadones y yo le pasé las manos por el pecho. —La salsa marinera, Abigail —me recordó. Le rocé los pezones con un dedo. —Ya voy. —Ve más rápido. Le lamí el pecho. Mmmm. Estaba delicioso por todas partes. Le mordisqueé el estómago y jadeó. Exquisito. Nathaniel estaba mucho más bueno que la salsa. Por mucho que estuviera hecha con el contenido de unas latas sin etiquetar. Seguí bajando y soplé en la punta de su polla. Él se sacudió. Ah, sí, ahí estaba. «Hola, marinera. Siento haber sido tan patosa.» Vale, era mentira. No me arrepentía en absoluto. Le limpié la salsa lamiéndosela con la lengua. Pero como ya he dicho, él por sí mismo ya tenía un sabor delicioso. Así que decidí quedarme donde estaba hasta que me dijera que parase. Le acaricié la punta con la boca, provocándolo. De vez en cuando, me lo metía entero en la boca, pero durante la mayor parte del tiempo me dediqué a jugar con él. Utilicé las manos para acariciarlo sosteniendo su

polla como si fuera un caramelo y lamiéndole la punta. Le salieron una o dos gotas y las chupé. Él dejó escapar un suspiro entre dientes. —Joder. —Puedo parar —dije, aunque no estaba segura de poder hacerlo. —Dios, no. Pásame las piernas por encima. Quiero probar tu dulce sexo. Me cambié de postura hasta dibujar un perfecto sesenta y nueve con él. Nathaniel me rodeó las caderas con los brazos para pegarme a su boca. Paseó la lengua por mi interior y luego me dio un lametón que me llegó hasta el clítoris. —Mmmm —musitó—. Eres más dulce que el mejor de los vinos. — Me lamió otra vez —. Y voy a beber de ti hasta que no quede ni una gota. Yo me metí toda su polla en la boca —a ese juego podíamos jugar los dos—, y empecé a chupar con fuerza. Él cogió el ritmo y fue acompasando sus lametones y mordiscos a los míos. Yo me lo metí más adentro y él me penetró con la lengua. Mis dientes rozaron su longitud y él me rozó el clítoris. Mis caderas empezaron a moverse por su cuenta y poco después Nathaniel ya estaba en mi boca. Nos pusimos de lado sin perder el ritmo y así los dos conseguimos mejor ángulo; Nathaniel se estaba follando mi boca con la polla y mi coño con la lengua. Añadió los dedos a la fiesta y me penetró con tres de ellos mientras dejaba resbalar la lengua hasta mi clítoris. Yo le cogí los testículos y deslicé un dedo desde su escroto hasta su ano. Su polla se sacudió dentro de mi boca y me embistió con más fuerza. Aceleró el ritmo de los dedos. Mientras su pene alcanzaba la pared de mi garganta, Nathaniel me succionó el clítoris. Nuestros movimientos eran cada vez más intensos y los dos empezamos a rozar el límite. Yo comencé a notar un hormigueo en la parte inferior del cuerpo y moví la cabeza para acoger sus embestidas: quería que se corriera conmigo. Gemí. No podía evitarlo, tenerlo en la boca mientras él me daba placer con la suya era muy intenso. Me corrí y se me convulsionó todo el cuerpo. Nathaniel me mordió el clítoris y me corrí una segunda vez

mientras él embestía mi boca y se corría en mi garganta. Tragué con avidez, no quería que se me escapara ni una sola gota. Luego tiró de mí hasta colocarme contra su pecho y apoyé la cabeza bajo su cuello. —La cena se ha enfriado —dije, acurrucándome entre sus brazos. —Y a quién le importa la cena. Al final cenamos apoyados en los almohadones; estábamos despreocupados y muy relajados. Comí un poco de pasta fría. No estaba tan mal. —¿Cuánto tiempo llevas siendo un Dominante? Nathaniel enrolló un poco de pasta con el tenedor. —Casi diez años. —¿Has tenido muchas sumisas? —Supongo que eso depende de lo que entiendas por «muchas». Yo puse los ojos en blanco. —Ya sabes a qué me refiero. Él dejó el tenedor. —No me importa tener esta conversación, Abigail. Ésta es tu biblioteca. Pero ten en cuenta que el hecho de que me hagas una pregunta no significa que vaya a responderla. Yo me tragué la pasta que me había metido en la boca. —Me parece justo. —Pues sigue. —¿Alguna vez has adoptado el papel de sumiso? —Sí. Pero no por períodos largos de tiempo, sólo para una escena o dos. Vale, eso era muy interesante. Decidí guardarme esa información para más adelante. —¿Alguna de tus sumisas ha utilizado su palabra de seguridad? Me observó fijamente mientras contestaba. —No. —¿Nunca? —Nunca. Yo volví a mirar mi plato. —Mírame —dijo y desaparecieron todos los rasgos del Nathaniel de entre semana.

Estaba hablando con Nathaniel el Dominante—. Ya sé que eres nueva en esto, pero sólo te lo preguntaré una vez: ¿alguna vez he estado cerca de llegar a tu límite? —No —contesté con sinceridad. —¿He sido suave, paciente y cuidadoso? —preguntó—. ¿Me he anticipado a tus necesidades? —Sí. —¿No crees que habré sido suave, paciente y cuidadoso con mis demás sumisas y que me habré anticipado también a sus necesidades? Claro que lo habría hecho. —Oh. —Estoy yendo despacio contigo, porque veo esto como una relación a largo plazo, pero aún hay muchas cosas que podemos hacer juntos. —Me deslizó un dedo por el brazo—. Hay muchas cosas de las que tu cuerpo es capaz que tú ni siquiera sabes aún. Y de la misma forma que tienes que aprender a confiar en mí, yo aún tengo que aprender a conocer tu cuerpo. Podría haberme dejado caer hacia atrás y haberme muerto allí mismo. Estaba acabada. —Tengo que descubrir tus límites, por eso voy despacio. Pero hay muchas, muchas zonas que aún no hemos explorado. —Su caricia empezó a ser más áspera—. Y quiero explorarlas todas. —Dejó caer la mano—. ¿He contestado a tu pregunta? —Sí —susurré, pensando que yo también quería explorarlas todas. —¿Alguna pregunta más? —Si las demás sumisas no utilizaron su palabra de seguridad, ¿por qué acabó vuestra relación? —Como acaba cualquier relación. Nos distanciamos y seguimos caminos distintos. Vale, eso tenía sentido. —¿Alguna vez has tenido una relación romántica con una mujer que no fuera tu sumisa? Él cambió un poco de postura. —Sí. —¿Y cómo fue? —lo presioné, preguntándome si estaría adentrándome en territorio Melanie. —Ahora eres tú quien está aquí. —Arqueó una ceja—. ¿Era una pregunta retórica?

Era evidente que la cosa no había ido muy bien. Pero yo ya no podía parar. —¿Melanie? —¿Qué te ha contado Elaina? —preguntó, en lugar de responder. Me había pillado. —Que Melanie no era tu sumisa. Nathaniel suspiró. —Preferiría que mis relaciones pasadas siguieran en el pasado. Lo que hiciéramos o dejáramos de hacer Melanie y yo no tiene nada que ver con nosotros. Yo jugueteé con la pasta que seguía en mi plato, sin estar segura de haber conseguido sentirme mejor con ese tema. —Abigail —dijo él y yo levanté la cabeza para mirarlo a los ojos—. Si quisiera estar con Melanie, estaría con Melanie. Pero estoy aquí contigo. Mis ojos se pasearon por su fabuloso cuerpo. —¿Alguna vez hiciste un picnic desnudo con ella? Nathaniel sonrió. —No, nunca. No estoy segura de por qué me hizo sentir mejor oír eso, pero así fue.

29

El miércoles me levanté con la loca certeza de que tenía que mirar por la ventana. Me sentí como una idiota comprobando si seguía habiendo nieve, pero lo hice de todos modos. Descorrí las cortinas y allí estaba. Quizá un poco menos que el día anterior, pero continuaba en el mismo sitio. Y seguía sin asomar por allí ninguna máquina quitanieves. Dejé caer las cortinas. Ese día tampoco me iría a mi casa. ¿Me marcharía el día siguiente? Quizá. Pero ¿qué sentido tenía que me fuera para regresar de nuevo el viernes? Lo cierto era que podía quedarme en su casa durante el resto de la semana. Martha me había escrito para decirme que la biblioteca no abriría hasta el lunes. No creía que a Nathaniel le importara, pero decidí preguntárselo más tarde y me fui a la cocina para empezar a preparar el desayuno. Me di una ducha rápida y bajé la escalera. Cuando el café empezó a subir en la cafetera, cociné el beicon y los huevos. La sartén se calentó y yo di dos rápidos pasos de baile, escuchando las canciones que sonaban en mi cabeza. —«Le diré que es tan clara y serena como las matutinas rosas cuando las ha bañado el rocío» —dijo Nathaniel, entrando en la cocina y apoyándose en la encimera. ¿Shakespeare? No podía ser. Tenía una sonrisa en los labios. Sí, sí podía ser. Yo me acerqué al fuego y le di la vuelta al beicon. —«Tenéis hechicería en los labios.» Nathaniel se rio; era evidente que se estaba divirtiendo. —«¡El mundo es un gran escenario, y simples comediantes los hombres y mujeres!» Vale, sí. Había estudiado a Shakespeare. Pero yo seguía pudiendo superarlo. —«La vida es una sombra tan sólo, que transcurre; un pobre actor / que orgulloso, consume su turno sobre el escenario / para jamás volver a

ser oído.» Nathaniel se acercó al horno, se llevó una mano al pecho y alargó la otra en dirección a la ventana abierta y declamó: —«¿Qué luz es la que asoma por aquella ventana? ¡Es el Oriente! ¡Y Julieta es el sol! / Amanece tú, sol, y mata a la envidiosa luna. / Está enferma, y cómo palidece de dolor, / pues que tú, su doncella, en primor la aventajas.» Yo me reí. Me encanta Shakespeare. Y nadie había citado a Romeo y Julieta para mí. Sin embargo, seguía pensando que era mejor no dejarle saber lo mucho que me afectaba; aunque estoy segura de que se dio cuenta. —«Los asnos se hicieron para llevar carga, y vos también» —dije. —«Las mujeres se hicieron para llevar carga, y tú también» —citó el verso siguiente. Vaya, ¿también se sabía ésa? —«¿La razón? La de una mujer. Le creo así, porque así lo creo» — proseguí con el duelo. Nathaniel se rio. Fue una carcajada generosa y profunda. —«¡Oh villano! ¿Sonríes? ¡Villano, maldito villano!» Lo miré con fingido asombro. —Me has llamado «villano». —Tú me has llamado «asno». No podía discutirle eso. —¿Estamos en paz? —Por esta vez —contestó—. Pero me gustaría dejar claro que el tanteo demuestra que te estoy comiendo terreno. —De acuerdo. Y hablando de ganar terreno, hoy necesito utilizar tu gimnasio. Tengo que correr algunos kilómetros en la cinta. —Yo también tengo que correr —dijo, cogiendo un trozo de beicon del plato—. Pero tengo dos cintas. Podemos entrenar juntos. Que era la única forma de conseguir que correr fuera divertido. Después de desayunar, me cambié y me fui al gimnasio. Cuando llegué, Nathaniel estaba haciendo estiramientos en medio de la sala. Yo me uní a él y empecé a eliminar la tensión de la parte inferior de mi cuerpo. Pasé mucho rato observándolo, imitando sus gestos, porque, maldita fuera, si aquel hombre decidía en algún momento dejar su trabajo, podría ser un gran entrenador personal. O chef. O profesor de Literatura. O muchas

cosas. Cuando se subió a la cinta comenzó a correr al mismo ritmo que yo. A mí me pareció un gesto muy dulce por su parte, porque podía machacarme cuando quisiera. Por un momento pensé en la primavera y me imaginé corriendo fuera con él y con Apolo. ¿No había dicho la noche anterior que veía lo nuestro como una relación a largo plazo? Corrimos juntos, allí, encerrados en el gimnasio, y mi imaginación se desató. ¿Cómo sería pasar la primavera con Nathaniel? ¿Querría siquiera pasar una tarde corriendo conmigo? Quería pensar que sí. ¿Me estaba haciendo demasiadas ilusiones? Aquella semana que habíamos pasado juntos nos había unido un poco más. Habían caído algunos de sus ladrillos y, aunque seguían quedando muchos, la cosa iba progresando. Y cuando pensé en eso, me pregunté también qué estaría haciendo Felicia. Era incapaz de recordar la última vez que habíamos estado tanto tiempo sin hablar. ¿Cómo estaría pasando la tormenta de nieve con Jackson? ¿Estaría más enamorada de lo que ya lo estaba antes? ¿Sería siquiera posible? Al pensar en mi amiga y en la tormenta de nieve, no pude evitar pensar en Linda y en nuestra comida del día anterior. Quizá pudiéramos pasarla a la semana siguiente. Entonces me pregunté sobre el motivo de la discusión entre Nathaniel y Todd en Tampa. Vaya, debería haberle preguntado sobre el tema durante nuestro picnic. Aunque estaba segura de que no me habría contestado. —¿Abigail? —preguntó él sin resollar ni un ápice—. ¿Estás bien? Lo miré, a mi derecha. —Sí. Mi cabeza vuela mientras corro. Y en realidad tendría que haberme concentrado en pensar en el delicioso espécimen masculino que tenía al lado. ¿A quién le importaba la primavera cuando podía quedarme atrapada por la nieve con Nathaniel en febrero? Por la tarde fui a la cocina e intenté decidir qué podía preparar para cenar. ¿Quizá algo de pescado? ¿Gambas? Intenté recordar si había pescado en el congelador. Eché una ojeada por los estantes. Podría hacer unas patatas al horno con el pescado. Algo sencillo. Mis ojos se posaron en

los armarios y recordé el día anterior al episodio del potro: nunca llegué a explorar los estantes superiores. Acerqué una silla a los armarios y me subí en ella. Me tambaleé un poco y me agarré a un estante diciéndome que debía tener cuidado. Si me caía y me rompía algo, no podría llegar hasta el hospital. Cuando recuperé el equilibrio, rebusqué por el armario. Más latas. Sonreí. Con etiquetas. Busqué entre ellas para ver si encontraba algo interesante que pudiera servir con el pescado, y mis ojos se posaron en una caja enorme que había al fondo del armario. Pasé las manos por encima de todo lo demás y tiré de la caja, mientras apartaba las latas de delante. La sostuve con incredulidad. ¿Chocolatinas? Nathaniel tenía una caja llena de chocolatinas en su despensa. Recordé todas las veces que habíamos comido juntos. Sólo lo había visto comer dulces en la fiesta benéfica y en la cena familiar a la que asistimos el fin de semana de la Super Bowl. ¿Y tenía una caja entera de chocolatinas en un armario? ¿Una caja abierta? Fue como encontrar oro. En mi mente se empezó a perfilar un plan. Iba a ser divertido.

30

Entré en la biblioteca con la caja de chocolatinas escondida a la espalda. Nathaniel estaba sentado ante el pequeño escritorio, rebuscando entre unos papeles. Lo que ocurriría a continuación podía acabar muy bien o muy mal. —Nathaniel West. Levantó la cabeza a toda prisa cuando me oyó llamarlo por su nombre completo. En ese momento me di cuenta de que, aunque yo pensara en él como Nathaniel, nunca había dicho su nombre de pila en voz alta. Por lo menos para hablarle. Entornó los ojos. —Supongo que te vas a disculpar por ese desliz, ¿verdad, Abigail? —No pienso hacer tal cosa —dije, con todo el coraje de que fui capaz. Saqué la caja de chocolatinas, esperando que se diera cuenta de lo que estaba haciendo—. ¿Qué es esto? Dejó los papeles y me fulminó con la mirada. «Oh, cielos. Está enfadado. Muy enfadado.» No se estaba dando cuenta de nada. Y si lo estaba haciendo, la situación no le parecía nada divertida. No le parecía divertida en absoluto. —Son chocolatinas, Abigail. Lo pone en la caja. Se levantó. Muy mal. Aquello tenía pinta de acabar muy mal. —Ya sé lo que son, Nathaniel. Lo que quiero saber es qué hacen en la cocina. Él se cruzó de brazos. —¿Para qué quieres saberlo? —preguntó, con su voz de te-lo-estásbuscando. Me empezó a doler el trasero sólo de pensar en la azotaina que me iba a dar. Y ni siquiera era fin de semana. Aún me quedaba una oportunidad. —Quiero saberlo, porque las chocolatinas no forman parte de tu plan alimenticio — contesté, sacudiendo la caja. Él parpadeó.

La comprensión asomó a sus ojos. Di un paso adelante. —¿Crees que me he molestado en elaborar un plan alimenticio porque estoy aburrida y no tengo nada mejor que hacer? Contéstame. Descruzó los brazos. —No, Señora. «Señora.» Lo había entendido. Me estaba siguiendo el juego. Solté un dramático suspiro. —Tenía planes para hoy, pero en lugar de eso, tendremos que pasarnos la tarde aquí encerrados, trabajando en tu castigo. A Nathaniel se le oscurecieron los ojos. —Siento haberte decepcionado, Señora —dijo con aquella voz suya baja y seductora. —Lo lamentarás más cuando haya acabado contigo. Me voy a mi habitación. Tienes diez minutos para reunirte allí conmigo. Me di media vuelta y salí de la biblioteca, luego corrí escaleras arriba hasta mi dormitorio. Me quité el vestido y me puse la bata plateada que me había regalado. Luego me situé a los pies de la cama y esperé. Él entró muy despacio y en silencio. Yo me crucé de brazos y empecé a dar golpecitos en el suelo con el pie. —¿Qué tienes que decir en tu defensa, Nathaniel? Él agachó la cabeza. —Nada, Señora. —Mírame —le ordené. Cuando lo hizo, yo continué—: No soy una señora, soy una diosa. —Dejé resbalar la bata por mis hombros—. Y debo ser adorada. Él se quedó parado durante unos cinco segundos, parecía estar reflexionando. Entonces ocurrió algo. Corrió hacia mí, me rodeó con los brazos y me levantó para llevarme a la pequeña cama. Sus ojos buscaron los míos y en su rostro se reflejaron un millón de preguntas. Acto seguido me acarició la mejilla con suavidad. —Abby —susurró—. Oh, Abby. Se me encogió el corazón. «Abby.» Me había llamado Abby. Agachó la cabeza y me miró la boca. Luego pasó el pulgar por mis labios.

—«Un beso de deseo... —... en los labios» —acabé la cita con un susurro. A Nathaniel le temblaron los dedos. Se inclinó hacia delante muy despacio y yo cerré los ojos mientras él se acercaba. Se le hinchó el pecho con un repentino suspiro y luego sus labios se posaron con ternura sobre los míos. Fue sólo un roce, pero bastó para que sintiera con total claridad la chispa de electricidad que estalló entre los dos. Sus labios se volvieron a posar sobre los míos una segunda vez, esta vez más tiempo, pero con la misma suavidad. Con la misma delicadeza. Nada más que un leve momento. Supe entonces que, aunque Nathaniel sabía muchas cosas y estaba en lo cierto sobre la mayoría de ellas, se equivocaba por completo respecto a ésa. Besar en la boca no era innecesario: era lo más necesario que había en el mundo. Prefería vivir sin aire que sin sentir el contacto de sus labios sobre los míos. Suspiró: la rendición del guerrero después de una dura batalla. Entonces me cogió la cara con ambas manos y me volvió a besar. Esta vez un beso más largo. Su lengua rozó suavemente mis labios y cuando abrí la boca, entró lentamente, como si quisiera memorizar la sensación o mi sabor. El instante fue tan dulce que me faltó poco para echarme a llorar. Yo hundí los dedos en su pelo y lo atraje hacia mí; no quería soltarlo nunca. Nathaniel gimió y nuestras lenguas se acariciaron la una a la otra a medida que el beso iba ganando intensidad. Se separó de mí y se puso de pie para quitarse los pantalones sin dejar de mirarme a los ojos. —Ámame, Nathaniel —dije, recibiéndolo con los brazos abiertos. —Siempre lo he hecho, Abby —contestó, mientras me estrechaba con suavidad—. Siempre lo he hecho. Entonces me tumbó sobre la cama y su boca se posó de nuevo sobre la mía para darme otro largo y lento beso. Y besar a Nathaniel era mucho mejor que fantasear con hacerlo. Sus labios eran suaves y fuertes y su lengua acariciaba la mía con una pasión y un deseo que me hicieron encoger los dedos de los pies. Y en ese momento ya no éramos un Dominante y su sumisa, no éramos un Amo y su sirviente, ni siquiera éramos hombre y mujer. Éramos

amantes. Y cuando por fin me penetró, lo hizo con dulzura, lentitud y ternura. Y aunque no estoy del todo segura, creo que justo antes de que él llegara al orgasmo, noté cómo una lágrima resbalaba de sus ojos.

31

Ésa fue la primera noche que dormí entre los brazos de Nathaniel. Como la cama era tan pequeña, me colocó encima de él y dejó que apoyara la cabeza sobre su pecho. Podríamos haber dormido en cualquier parte y no me habría importado. Sus brazos eran el paraíso que yo no quería abandonar jamás. Al día siguiente me desperté sola, pero no me sorprendió. Por lo que había visto hasta el momento, Nathaniel nunca dormía mucho. Aun así, fue un poco decepcionante. El final perfecto para aquella noche habría sido amanecer entre sus brazos. Salté de la cama y me puse algo de ropa. Teníamos que hablar de lo que había pasado la noche anterior y de cómo eso alteraría nuestra relación. Teníamos que pensar en cómo conciliar a Nathaniel el dominante con el Nathaniel del resto de la semana. Estaba segura de que conseguiríamos que funcionara. Eché una ojeada a su dormitorio, pero estaba vacío. Tampoco estaba en la biblioteca, ni siquiera había fuego. Del gimnasio no salía ningún sonido. Fui a la cocina. La cafetera estaba encendida, pero no había ni rastro de él. Por lo menos no hacía mucho que había estado allí. ¿A quién le tocaba preparar el desayuno? A mí me tocó la cena de la noche anterior, aunque en realidad no llegamos a cenar. Mi mente volvió a Nathaniel y recordé la forma en que sus labios encajaban con los míos... «Concéntrate», me gritó Abby la racional. Vale. El desayuno. Decidí que lo justo era que me ocupara yo de preparar el desayuno. Después de todo, me había saltado el turno. Quizá pudiéramos salir después de desayunar. Jugar a tirarnos bolas de nieve. Citar un rato más a Shakespeare. Besarnos. ¿Dónde estaba? Asomé la cabeza al salón y me quedé boquiabierta. Estaba allí, leyendo el periódico. ¿Cómo debía llamarlo? Nathaniel parecía demasiado informal para el

salón. —Hola —saludé, para evitar decir su nombre. Eso estaba mejor. —Ah, estás aquí —contestó, levantando la vista. No sonreía. ¿Por qué no sonreía?—. Justo estaba pensando que hoy ya podrás irte a tu casa. —¿Qué? Dejó el periódico en la mesa. —Las carreteras ya están despejadas. No deberías tener ningún problema para llegar a tu apartamento. Estaba confusa. No sabía cómo debía dirigirme a él ni cómo debía hablarle. Todo estaba del revés. ¿Y por qué me estaba diciendo que me fuera a casa? ¿Cómo podía pensar en esas cosas después de lo que había pasado la noche anterior? —Pero ¿para qué me voy a ir a casa si voy a volver mañana por la noche? —En cuanto a eso —dijo, mirándome con ojos velados—, estaré en el despacho la mayor parte del fin de semana. Tengo que ponerme al día después de la tormenta. Probablemente lo mejor sea que no vengas. ¿No ir? ¿Qué? —Pero tendrás que volver a casa en algún momento —dije. —No por mucho rato... Abigail. «Abigail.» Se me encogió el corazón. Algo no iba bien. Algo no iba nada bien. —¿Por qué me llamas así? —susurré. —Yo siempre te llamo Abigail. Estaba sentado completamente inmóvil. No tenía la sensación de que se moviera en absoluto. Quizá ni siquiera estuviera respirando. —La pasada noche me llamaste Abby. Nathaniel parpadeó. Ése fue el único movimiento que hizo. —Era una escena. ¿De qué estaba hablando? ¿Qué escena? —¿A qué te refieres? —Ayer cambiamos. Tú querías que te llamara Abby. —No cambiamos —repuse, cuando empecé a comprenderlo. Estaba fingiendo que no había significado nada. Que la noche anterior había sido alguna clase de escena en la que él hizo de sumiso.

—Claro que sí. Eso era lo que querías cuando entraste en la biblioteca con las chocolatinas. Maldita fuera, era incapaz de pensar con claridad. No entendía lo que estaba haciendo. —Ésa era mi intención original —le expuse—, pero entonces me besaste, me llamaste Abby. —Lo miré a los ojos con desesperación, tratando de encontrar al hombre al que tanto amaba—. Dormiste en mi cama. Toda la noche. Sus manos resbalaron por la mesa e inspiró hondo. —Y nunca te he invitado a dormir en la mía. Oh, no. Oh, por favor, Dios mío, no. Las lágrimas asomaron a mis ojos. Aquello no podía estar ocurriendo. Negué con la cabeza. —Joder, no hagas esto. —Vigila tu lenguaje. —No me jodas diciéndome que vigile mi lenguaje cuando estás aquí sentado intentando fingir que lo que ocurrió ayer por la noche no significó nada. —Apreté los puños—. Que cambiara la dinámica no significa que tenga que ser malo. Ayer admitimos algunas cosas. ¿Y qué? Seguimos adelante. Ahora estaremos mejor juntos. —¿Alguna vez te he mentido, Abigail? Ya volvía otra vez con lo de Abigail. Maldita fuera. Me limpié la nariz. —No. —Entonces, ¿qué te hace pensar que te estoy mintiendo ahora? —Que tienes miedo. Me quieres y eso te está asustando. Pero ¿sabes qué te digo? Que no pasa nada. Yo también estoy un poco asustada. —Yo no estoy asustado. Yo soy un bastardo sin corazón. —Ladeó la cabeza—. Pensaba que ya lo sabías. No iba a retroceder. Había reconstruido el muro. Con refuerzos. Volvíamos a estar en la casilla de salida. Se quedó allí sentado, tieso como una tabla, con las manos en el regazo y el periódico a un lado. Observándome con unos ojos que no ofrecían esperanza. Cerré los míos e inspiré con fuerza. Hay que tener límites.

Ya me lo había dicho antes. Una tiene que saber cuáles son sus límites. Cuándo decir «basta», o «se acabó». Valoré mis opciones. Si estaba mintiendo, le estaba saliendo muy bien. Si me estaba diciendo la verdad, yo no podía soportarla. Así que sopesé de nuevo las alternativas y por primera vez todo el mundo se puso de acuerdo: Abby la buena, Abby la mala, Abby la racional y Abby la loca. Hay que tener límites. Y yo había llegado al mío. Abrí los ojos. Nathaniel seguía esperando. Me llevé las manos a la nuca, me desabroché el collar y lo dejé sobre la mesa. —Aguarrás.

32

Nathaniel se quedó mirando fijamente el collar, pero me di cuenta de que no parecía sorprendido. —Está bien, Abigail. Si eso es lo que quieres... Lo dijo como si estuviera recitando números del listín telefónico. Su voz sonó así de fría. —Sí —afirmé, clavándome las uñas en las palmas de las manos—. Si vas a fingir que la pasada noche no fue más que una maldita escena, esto es lo que quiero. Él asintió haciendo un rápido y leve movimiento con la cabeza. —Conozco muchos dominantes en la zona de Nueva York. Si quieres, puedo facilitarte algunos nombres. —Me miró con ojos inexpresivos—. O si lo prefieres, les puedo dar tu número a ellos. ¿Cómo se atrevía? Yo había dejado muy claro en la solicitud que le envié que sólo estaba interesada en ser su sumisa. Él lo sabía. Lo sabía y estaba mencionando a otros dominantes para hacerme daño. En ese momento comprendí que el amor y el odio eran caras opuestas de la misma moneda. Porque, a pesar de lo mucho que amaba a Nathaniel hacía sólo un segundo, en ese preciso instante le odiaba. —Lo tendré en cuenta —dije con sequedad. Él permaneció inmóvil. Como si estuviera esculpido en hielo. —Iré a buscar mis cosas. Salí del salón y subí la escalera hasta mi dormitorio, donde, hacía sólo unas pocas horas, los dos habíamos hecho el amor con tanta dulzura que él incluso lloró. «Nathaniel había llorado.» La noche anterior pensaba que había llorado por lo que sentía por mí. O quizá fue por la abrumadora certeza de saber que su muro se derrumbaba. Pero ¿y si lloró porque sabía lo que haría unas horas después? —Oh, Nathaniel —suspiré, mientras contemplaba esa posibilidad—. ¿Por qué? ¿Por qué querría hacer una cosa así? ¿Qué podía empujarlo a hacer algo así?

«Después —dijo Abby la racional—. Ya pensarás después en eso.» Claro. Después. Me puse la ropa y cogí el bolso y el iPod. Dejé allí el despertador. Quizá a la siguiente sumisa de Nathaniel le resultara útil. La siguiente sumisa de Nathaniel... Él encontraría a otra, seguiría adelante. Exploraría el placer y el dolor con otra. Sería suave, paciente y se preocuparía por otra. «Oh, por favor, no.» Pero lo haría. «¡Después!», gritó Abby la loca. Reprimí un sollozo. Abby la loca tenía razón: ya me ocuparía de eso más tarde. Me detuve un momento en el umbral de la puerta y me despedí del lugar en el que había pasado la noche más alucinante de toda mi vida. Luego recorrí el pasillo, pasé frente al cuarto de juegos de Nathaniel, donde apenas habíamos estado. Me detuve un unos minutos en la puerta de su dormitorio. Sus palabras resonaron en el pasillo silencioso, mientras yo miraba fijamente su cama perfectamente hecha: «Y yo nunca te he invitado a dormir en la mía». Sí, Nathaniel conocía bien mi cuerpo. Lo entendía muy bien. Y también mi mente. Porque no existían en el mundo palabras que pudiesen herirme más que ésas. Apolo me recibió en el vestíbulo, moviendo la cola. Me dejé caer de rodillas y lo abracé. —Oh, Apolo —dije, tratando de reprimir las lágrimas. Hundí los dedos en su pelo mientras él me lamía la cara—. Te voy a echar de menos. Me retiré y lo miré a los ojos. ¿Quién sabía? Quizá me entendiera. —No me puedo quedar más tiempo aquí, así que no te volveré a ver. Pero sé bueno y prométeme que cuidarás de Nathaniel, ¿vale? El perro me lamió la cara una vez más. Quizá para sellar nuestro acuerdo. Quizá a modo de despedida. Me puse de pie y me marché. Mientras conducía de vuelta a mi apartamento, me dije que por lo menos el día ya no podía empeorar más. Es algo que una se dice para olvidar lo malo cuanto antes. Una vez comprendido eso, se sabe que se

tiene el resto del día para intentar mejorar las cosas. Podía engullir algunos litros de helado y beberme alguna botella de vino barato. Pero tendría que enfrentarme a Felicia. Y lo más probable era que viniera con Jackson. Y yo volvería a recordar lo que había ocurrido aquella mañana una y otra vez. Y la noche anterior. «Luego —me recordó Abby la buena—. Ya pensarás después en eso.» Sí, tenía que fijar los ojos en la carretera. Sólo me faltaba sufrir otro accidente, acabar en el hospital y haber de explicarle a Linda por qué el personal de cocina no tendría por qué preocuparse por Nathaniel en esa ocasión. Me concentré en el camino que tenía delante. Las carreteras ya eran seguras; las habían limpiado muy bien. Sólo quedaba alguna pequeña placa de hielo. «Muy bien. Concéntrate en conducir, en la nieve que cubre los arcenes, en la forma en que el sol se refleja en la nieve, en el coche que te está siguiendo.» Miré por el retrovisor. Aún no había llegado a la autopista, por lo que no había mucho tráfico. Y tampoco era tan extraño coincidir con otros coches en aquella carretera. Y sin embargo... Tenía un extraño presentimiento. Reduje la velocidad y también lo hizo el coche que iba detrás de mí. Intenté ver al conductor, pero estaba demasiado lejos. Ni siquiera era capaz de identificar qué clase de coche era. Aceleré. Y también lo hizo el coche que me seguía. Puse el intermitente para incorporarme a la autopista. El coche de detrás hizo lo mismo. «Idiota —me dijo Abby la racional—. ¿Crees que es Nathaniel? ¿Crees que te está siguiendo? A ver si creces.» Claro. Esas cosas sólo ocurren en las películas. Ignoré el coche y centré toda mi atención en la carretera. Cuando llegué a mi apartamento, tiré el bolso en el sofá, me fui directamente al congelador y busqué mi reserva de emergencia de helado de vainilla con pepitas de chocolate.

Cuando llamaron a la puerta, ya me había comido la mitad del recipiente. —¡Vete! —¡Abby! —gritó Felicia—. Déjame entrar. —No. —Abre la puerta o iré a buscar mi llave y entraré igualmente. La dejé entrar y volví a sentarme para acabarme el helado. —¡Estás en casa! —Entró dando saltitos hasta la cocina—. Tenía miedo de que te quedaras con Nathaniel y no vinieras. ¿Sabes qué? Ha pasado algo increíble. Sus ojos brillaban de excitación y tenía las mejillas ligeramente sonrosadas. Era la viva imagen de una mujer enamorada. —Me rindo —dije, haciéndole un gesto con la cuchara—. Cuéntamelo. —¡Jackson se me declaró! —Giró sobre sí misma—. Hincó una rodilla en el suelo y todo. Vamos a elegir un anillo esta semana. ¿A que es romántico? Francamente, no. Lo romántico era que el hombre te conociera tan bien que pudiera escoger el anillo él solo para poder regalártelo cuando se declarara. Pero estábamos hablando de Felicia y lo más probable era que Jackson hubiera acertado de pleno dejando que fuera ella quien eligiera su anillo. Además, aquél era el cuento de hadas de Felicia, no el mío. El cuento de hadas de Felicia. Vaya. Felicia y Jackson iban a casarse. El día empeoró de repente. —Caray, Abby, podrías mostrarte un poco más emocionada. Felicia y Jackson iban a casarse. Se me escapó un sollozo y las lágrimas resbalaron por mis mejillas. —¿Abby? —dijo, mirándome por primera vez desde que había entrado en la cocina—. ¿Por qué estás comiendo helado? —Arrugó la frente y su voz se convirtió en un susurro—. ¿Dónde está tu collar? Se me cayó la cuchara en la mesa. Apoyé la cabeza entre las manos y me eché a llorar. —Oh, mierda —exclamó—. ¿Qué te ha hecho? Lo voy a matar. Yo lloré aún con más fuerza.

Felicia se acercó a mí, se agachó y me abrazó. —Abby —musitó. Esperó hasta que ya hube llorado un buen rato. Para entonces, ella también estaba llorando. Me cogió de la mano y me llevó hasta el sofá. —¿Quieres contármelo? —me preguntó, acariciándome el pelo—. ¿Puedes hablar? —Ocurrió algo maravilloso —le expliqué, cuando por fin recuperé la voz—. Por fin me besó, me llamó «Abby» y me hizo el amor... —¿Que por fin te besó? ¿Es que no te besaba? Eso sólo me hizo llorar más. —¡Mierda! —bramó—. Yo y mi enorme bocaza. Lo siento. No diré ni una sola palabra más. Sonó el teléfono de Felicia. Ella lo ignoró. —No pasa nada —la tranquilicé, y me entró hipo—. Pero ahora no quiero hablar del tema. Cuando quería y se lo proponía en serio, Felicia podía ser muy intuitiva. Normalmente, solía dejar alucinada a la gente con su desapego, pero cuando se empeñaba, podía verlo todo. —Lo amas —aseveró—. Lo amas de verdad. —No quiero hablar del tema. Me miró asombrada. —Estás enamorada de ese bastardo. Esto no es sólo una aventura sexual fetichista. Asentí. Volvió a sonar su teléfono. Miró la pantalla. —Espera. —Contestó—. Hola, cariño —dijo, entrando en la cocina—. Escucha, no vamos a poder vernos esta noche. Silencio. Entonces preguntó en voz baja: —¿Has hablado con Nathaniel? Yo rugí. Aquello era mi peor pesadilla. Y encima no tenía pinta de acabar nunca. —Quiero que sepas —prosiguió Felicia—, que lo único que me impide ir a asesinar a ese despreciable hijo de puta ahora mismo es que es tu primo, y que quizá Abby quiera matarlo con sus propias manos algún día y odiaría quitarle ese privilegio. Silencio.

—Sí, ya lo sé. Suena genial. Yo también te quiero. Por favor, que alguien me pegue un tiro. Enterré la cara en un cojín. La primera semana me convertí en un auténtico zombi. Iba a trabajar, volvía a casa y me iba directa a la cama. Ni siquiera podía dormir. No dejaba de recordar la última semana que había pasado con Nathaniel. Me preguntaba si habría hecho algo mal, si había algo que debí haber hecho de otra manera. Pero al final acabé decidiendo que yo no había hecho nada mal. Todo había sido culpa de él. Dejé de ir al gimnasio y me olvide del plan alimenticio. Pasaba mi tiempo libre en el sofá, viendo programas basura en la tele y comiendo mucho helado. Pero mi cuerpo no estaba acostumbrado a la inactividad y a esa clase de comida, y enseguida empecé a encontrarme fatal. Y eso también era culpa de Nathaniel. En el trabajo me acordaba de que iba a verme a la biblioteca los miércoles para visitar la Colección de Libros Raros. Recordaba cómo me sentaba tras el mostrador principal y contaba las horas que quedaban para volver a verlo. Mi único consuelo de toda la semana fue que mi apartamento era mío. Mi casa era una zona libre de Nathaniel, donde él no había subido ni una sola vez. Y gracias a eso yo podía entrar en mi dormitorio sin verlo allí de pie; podía tumbarme en la cama para pasar otra noche inquieta sin sentir su presencia. La única esperanza que me quedaba era que mi propia presencia no lo hubiera abandonado. «Espero que me vea siempre que entre en la biblioteca», rogaba. Esperaba que no pudiera tocar el piano sin recordarme sentada sobre su regazo. Esperaba que cuando preparase la cena, recordara cómo se sintió cuando le rodeé la cintura con las piernas sentada sobre su encimera. Si había un Dios en alguna parte, Nathaniel pensaría en mí cada vez que se diera la vuelta, cada vez que saliera, cada vez que acariciara la cabeza de Apolo, cada vez que comiera, cada vez que se fuera a la cama. Yo quería que mi recuerdo lo atormentara cada vez que respirara y que supiera que todo había sido culpa suya.

33

Durante las semanas que siguieron a mi ruptura con Nathaniel, ocurrieron varias cosas. Lo primero fue que me levanté del sofá y me confeccioné mi propio plan de ejercicios. Me había esforzado mucho para conseguir mi nuevo cuerpo y no lo quería echar a perder. Lo segundo era que Felicia y Jackson fijaron la fecha de la boda para el 1 de junio. Me sentí aliviada: eso quería decir que aún me quedaba tiempo para prepararme. Una boda en junio significaba que disponía de cuatro meses antes de tener que ver a Nathaniel. Y yo sabía que estaría mucho mejor al cabo de cuatro meses. Cuatro meses después, sería capaz de seguir a Felicia hasta el altar con la cabeza bien alta e ignorar a ese bastardo. Y eso se debía al tercer punto de la lista: Felicia me había pedido que fuera su dama de honor, cosa que acepté encantada. En mis momentos más filosóficos, pensaba que quizá el propósito de mi relación con Nathaniel hubiese sido unir a Felicia y Jackson. En esos momentos filosóficos, sentía que todo había valido la pena sólo por ver a mi amiga tan feliz. Ella se merecía ser feliz. Aunque esos momentos filosóficos pronto escasearon, en especial debido al acontecimiento número cuatro. ¿Y qué fue lo cuarto que ocurrió? Que la revista People publicó mi nombre, aunque lo hizo en un artículo muy corto. Estoy segura de que mucha gente habría pasado por alto el compromiso entre Jackson y Felicia si no lo hubieran anunciado inmediatamente después de la Super Bowl. Pero todo pasó muy deprisa y allí estaba mi nombre, en la revista People: «Ésta es Abby King, la mejor amiga de Felicia Kelly; según algunas fuentes, mantiene una relación romántica con Nathaniel West, el primo de Jackson». En fin. Tenía que seguir adelante. Y todo eso ocurrió antes del acontecimiento número cinco: Linda decidió dar una fiesta de compromiso para Felicia y Jackson en marzo. Ello significaba que yo ya no disponía de cuatro meses para

prepararme para ver a Nathaniel. Sólo tenía uno. Elaina me llamó poco después de que Felicia le diera la noticia. Yo me sentía un poco mal, pues la había ignorado después de romper con Nathaniel. —Hola, Elaina. —¡Abby! Por fin. Tenía muchas ganas de hablar contigo. —Lo siento. —Suspiré—. Es que... no estaba preparada. —Lo entiendo perfectamente —dijo, y sabía que era cierto—. Quería saber cómo estabas. —Estoy genial. —Me senté en el sofá—. Aunque me molesta un poco la fiesta. —Ha sido cosa de Linda —me explicó—. Quería dar una gran fiesta para los novios. Como la boda será tan íntima... Felicia y Jackson se iban a casar en junio, en la casa de campo de Elaina y Todd. Tanto la novia como el novio querían una boda íntima. —No pasa nada —repuse—. Lo soportaré. —Está fatal —me explicó, cambiando de tema—. Ya sé que probablemente no te importe y no te culpo por ello, pero está destrozado. Habló con Todd y le pidió algunos nombres. Va a pedir ayuda. —Eso está muy bien —dije—. Porque necesita ayuda. También necesita que alguien le dé una patada en las pelotas, pero eso no viene al caso. Elaina se rio. —En eso estamos todos de acuerdo contigo. Y en cuanto nos lo pidas, estaremos encantados de ayudarte. —Ya te lo haré saber —respondí sonriendo. Me sentí muy bien al hacerlo—. Si no te importa que lo pregunte, ¿me puedes explicar por qué discutieron Nathaniel y Todd cuando estábamos en Tampa? Ya había dicho su nombre en voz alta. Elaina suspiró. —Todd sigue sin querer contármelo. Dice que es Nathaniel quien debe hacerlo. —Bajó la voz—. Y, créeme, he intentado sonsacárselo de todas las formas posibles. Me reí y eso también me sentó bien. —Estoy segura de que sí. Entonces me di cuenta de lo mucho que añoraba sentirme bien: reír,

sonreír. —¿Qué ha dicho Nathaniel sobre nuestra ruptura? ¿Lo ves? Me dije a mí misma que cada vez sería más fácil. —Que te fuiste. No nos creímos ni una sola palabra. Todos sabemos que nos está ocultando cosas. Tuvo que comportarse como un capullo eunuco para que te marcharas. —¿Capullo eunuco? —Me reí—. ¿Eso existe? Elaina también se rio. —En el caso de Nathaniel sí. Luego seguimos hablando de otras cosas. Y todo parecía normal. Y la normalidad me hacía sentir bien. El día de San Valentín, Felicia se presentó con un anillo y discutimos. —¿No crees que Jackson y tú vais demasiado rápido? —le pregunté, después de deshacerme en los «oohs» y «aahs» de rigor. —Y eso lo dice la misma mujer que... —Venga sigue —la animé, preparándome para la pelea—. Dilo de una vez. —No. Frunció los labios. —Pero quieres hacerlo —la provoqué para apremiarla—. Tú sabes que quieres hacerlo. Venga. Dilo. Y esto lo dice la misma mujer que dejó que Nathaniel West la jodiera como le dio la gana y luego volvió a casa llorando porque al final la jodió demasiado. —No me presiones. —Suéltalo. Te sentirás mejor. —Está bien. —Puso los brazos en jarras—. ¿Y qué pensabas que iba a pasar? ¿Que se enamoraría de ti y todo saldría bien? ¿Que chasquearías los dedos y vendría arrastrándose como un perro? Si lo querías, si de verdad lo amabas, quizá deberías haberte quedado y, no sé —levantó las manos—, haber hablado con él. Pero no, cuando las cosas no salieron como tú querías, a ti sólo se te ocurrió volver corriendo a casa. ¿Crees que Nathaniel tiene problemas? Pues todos tenemos problemas. Afróntalos, maldita sea. No te encierres aquí a llorar para hacernos sentir mal a todos. —¿Ya has acabado?

—Pues no. Ya sé que esta fiesta será dura para ti. No va a ser fácil para nadie. Tú eres mi dama de honor y Nathaniel es el padrino... —¿Nathaniel es el padrino? —Sí. Y no va a ser fácil para ninguno de los implicados. Jackson dice que Nathaniel no es ni la sombra del hombre que era. Que, desde que te fuiste, no hace más que beber hasta caer redondo. Linda... —¿Eso hace? —Sí. Linda está muy preocupada y no deja de pedirle a Jackson que posponga la boda. Cree que si esperamos algunos meses, Nathaniel y tú lo llevaréis mejor. Pero al final Jackson y yo la convencimos para que celebrara la fiesta de compromiso... —¿La convencisteis vosotros? —Sí, maldita sea. Y deja de interrumpirme. —Perdona. —Jackson y yo la convencimos para que la celebrara. —Se acercó un poco más a mí—. Y tú vas a asistir, serás amable y hablarás con ese hombre, Abby. ¿Me entiendes? Y le hablarás civilizadamente. No me importa que le digas que coma mierda y se muera, mientras lo hagas de una forma educada. ¿Y sabes por qué? Porque yo soy la novia y no pienso dejar que me estropees la boda. Vaya, ésa era Felicia. Pero pensé que tenía razón en algunas cosas. —Di algo —dijo. —Tienes razón —reconocí—. Debería haberme quedado a hablar con él. Huí como una cobarde. Supongo que pensé que intentaría detenerme. —Por lo que me has dicho, él estaba manteniendo las distancias desde el principio. ¿Nunca se te ocurrió pensar que estabas haciendo exactamente lo que él quería? —Alguna vez. Me apoyó las manos en los hombros. —Ya sé que estás enfadada con ese hombre. Qué narices, hasta yo lo estoy. Y, según Jackson, Todd y Elaina también. Pero si lo quieres, habla con él. —Me sacudió con suavidad —. Y debes estar preparada para admitir que tú también cometiste errores. —Eso es mucho pedir.

—¿Él lo vale? —Hubo un tiempo en que pensaba que sí —susurré. —Pues sigue siendo el mismo hombre y eso significa que lo vale. Me sequé una lágrima. —Pero no se lo pongas demasiado fácil. Nathaniel tiene que admitir sus errores. Y, según mi baremo, los suyos fueron mucho peores. —Sonrió —. Y tú y yo sabemos que ése es el único baremo que importa. Los días anteriores a la fiesta se me hicieron largos y pasaron rápido al mismo tiempo. Un día estaba mirando el calendario y agradeciendo poder disponer de dos semanas antes de ver a Nathaniel y al día siguiente ya sólo me quedaban dos horas para vestirme. Me puse un vestido plateado que encontré en las rebajas. No era tan bonito como el que me ofreció Elaina, pero se lo rechacé porque quería hacerlo todo yo sola. A mi manera. El día de la fiesta, Felicia se fue con Jackson muy temprano. Supuse que era normal, dado que ella era la invitada de honor. Jackson pasó por mi apartamento cuando vino a recogerla y me abrazó antes de que se marcharan. Me gustaba mucho ese chico. No dijo ni una sola palabra, pero sus acciones hablaban por sí mismas. Nunca hablaba mucho sobre su primo. Supongo que sabía lo mucho que me incomodaría. Temblaba en el taxi que me llevó al Penthouse, el restaurante donde se iba a celebrar la fiesta. Intenté recordar cuándo fue la última vez que me había puesto tan nerviosa y fracasé estrepitosamente. Jamás. Nunca había estado tan nerviosa. ¿Llegaría antes él o yo? ¿Me hablaría él primero o sería yo quien daría el primer paso? ¿Qué aspecto tendría? ¿Habría cambiado durante aquel último mes? ¿Me miraría con los fríos ojos inexpresivos que recordaba o me dirigiría una mirada llena de arrepentimiento? Mientras caminaba hacia la puerta del restaurante, me dije que sólo lo hacía por Felicia. Elaina me estaba esperando dentro. Al verme, me dio un largo abrazo. —¡Oh, Abby! —se lamentó—. No podemos volver a pasar tanto tiempo sin vernos.

Prométemelo. —Te lo prometo —contesté y en ese momento lo decía de corazón. Ella se secó los ojos. —Aún no ha llegado. —Me alegro. Necesito un minuto. —Ven a saludar a Linda. Ésta también se emocionó al verme. —Abby —dijo—. Gracias por venir. —No me lo perdería por nada —respondí, devolviéndole el gran abrazo que me dio. Cuando conseguí recomponerme, paseé la vista por la sala. Las paredes blancas parecían de color crema a la tenue luz de las velas. Había un bufé de aperitivos pegado a la pared justo al lado del bar y el pinchadiscos estaba en un rincón, mezclando canciones. También había una pista de baile y varias mesas rodeadas de sillas. —Qué bonito —exclamó. —No podía imaginar un sitio mejor para celebrar que Felicia va a formar parte de nuestra familia. —Linda se rio con suavidad—. Jackson está contando los días que faltan para que llegue junio. —Ella también. La conversación bullía a nuestro alrededor, era un murmullo suave y constante, como el delicado zumbido de las avispas. El salón se fue llenando lentamente y por algún motivo la presencia de toda aquella gente me resultaba reconfortante. Mis ojos recorrieron la estancia y pocos segundos después aterrizaron en la persona que entraba por la puerta en ese momento. Nathaniel. Tenía buen aspecto. No me quedaba más remedio que reconocerlo. Su pelo oscuro despeinado le daba ese aire de recién levantado que tanto me gustaba y el traje negro que había elegido se ajustaba perfectamente a su cuerpo. Cuando entró, le dio la mano a varias personas, pero no parecía estar prestándoles mucha atención a ninguno de ellos. Sus ojos estaban demasiado ocupados escaneando la multitud. Cuando me vio, su sonrisa vaciló por un segundo. Inspiró hondo y echó a andar hacia nosotras. Linda se alejó con discreción.

Yo deseé tener una bebida, algo para mantener las manos ocupadas. Entrelacé las manos y dejé colgar los brazos por delante de mi cuerpo. Se me aceleró el corazón y el sudor me perló la frente. Ya casi estaba a mi lado. Me aparté un mechón de pelo de la cara. A nuestro alrededor, la gente conversaba animadamente, se reía y brindaba. Y entonces se detuvo delante de mí con una mirada delicada y suplicante. —Hola, Abby —susurró. Abby. —Nathaniel —dije y me enorgullecí de que no me temblara la voz. —Tienes buen aspecto. —Sus ojos no se apartaron de los míos ni un momento. Me había olvidado de lo verdes que los tenía. —Gracias. Dio un paso adelante. —Quería decirte... —Pero ¡si estás aquí! —exclamó una rubia, interrumpiéndonos. Él volvió la cabeza hacia ella. —Melanie, no es un buen momento. ¿Melanie? Era guapa. El vestido de color hueso que llevaba se ceñía a su cuerpo y resaltaba cada una de sus curvas. Lucía un delicado collar de diamantes y sus mechones rizados se mecían sobre sus hombros. Me guiñó un ojo. ¡¿Qué?! —Tú debes de ser Abby. —Me tendió la mano—. Me alegro de conocerte por fin. Le estreché la mano, desconcertada. ¿Qué estaba pasando? ¿Qué se proponía? ¿Qué me iba a decir Nathaniel? Lo miré y vi que la estaba fulminando con la mirada. —Melanie, yo... —¡Nathaniel! —Un hombre con sobrepeso y entradas muy pronunciadas se acercó y le dio una palmada en la espalda—. Justo el hombre que estaba esperando. Ven conmigo. Tengo que presentarte a unas personas. Él dejó que se lo llevaran, pero sus ojos siguieron observándome desde la otra punta del salón, incluso mientras estrechaba algunas manos y

hablaba con unos y otros. —Vaya —dijo Melanie—, ha estado a punto. —¿Lo has hecho a propósito? Me apoyó la mano en el hombro. —Querida, lo que fuera a decirte Nathaniel habría sido demasiado fácil. Si quiere recuperarte, deja que luche por ti. Me la quedé mirando con asombro. —No soy una arpía vengativa —aseveró ella—; soy perfectamente capaz de ver cuándo un hombre está enamorado. Me estrechó el hombro. Yo me reí mientras la miraba marcharse. Melanie estaba de mi parte. Dos horas más tarde, me resultó evidente que Nathaniel no iba a pelear por mí. No nos volvimos a cruzar más en toda la noche y yo me dije que era lo mejor. —Lo odio —confesó Elaina, mientras observaba cómo él hablaba con un numeroso grupo de hombres—. Lo odio. Lo odio. Lo odio. —Elaina —la reprendí—. Todo va bien. De momento todo va bien. No puedes esperar más que esto. —No está bien. No ha ido bien. Y sí que puedo esperar más de esto. Entonces empezó a sonar una canción lenta y Jackson se llevó a Felicia a la pista de baile. —Es por Felicia —repuse—. Todo es por Felicia. Elaina se cruzó de brazos. Yo la abracé. —Pero ya he tenido bastante por esta noche. Me voy a marchar. Nos vemos pronto, ¿de acuerdo? Ella asintió. Yo miré a mi alrededor por última vez. Felicia y Jackson giraban en la pista de baile. Linda estaba hablando con Melanie y con sus padres. Todd se acercó a Elaina y la rodeó con el brazo, luego se inclinó hacia ella y le susurró algo al oído. No busqué a Nathaniel. Ya estaba a pocos pasos de la puerta principal, cuando la música cesó de repente. La conversación se apagó y oí cómo se acoplaba un micrófono.

—No me dejes, Abby. La voz de Nathaniel resonó por todo el salón. Me di media vuelta. Él estaba en la plataforma del pinchadiscos, con el micrófono en la mano. —Te dejé marchar una vez y casi me muero. Por favor —me suplicó —. Por favor, no me dejes.

34

Estaba confusa. Abby la racional estaba avergonzada porque Nathaniel acababa de suplicarme que volviera con él delante de un montón de gente en la fiesta de compromiso de Felicia y Jackson, y todo el mundo me estaba mirando. Abby la loca estaba haciendo piruetas porque Nathaniel acababa de suplicarme que volviera con él delante de un montón de gente en la fiesta de compromiso de Felicia y Jackson, y a ella no le importaba nada que todo el mundo me estuviera mirando. Obligué a mis pies a moverse para que me desplazaran por la pista de baile. Las parejas se hicieron a un lado y abrieron un camino para que pudiera pasar. Felicia me iba a matar. Estaba segura. Justo después de matar a Nathaniel. Éste estaba inmóvil, mirándome. Le quité el micrófono y se lo devolví al sorprendido pinchadiscos. —¿Qué diablos crees que estás haciendo? —le pregunté. Era evidente que Abby la racional había decidido ser la primera en hacer uso de la palabra. Él miró a su alrededor como si estuviera viendo a toda aquella gente por primera vez. —Lo siento, pero no podía dejarte marchar. Aunque no debería haberlo hecho así. Deja que te acompañe hasta el taxi. —Me tendió una mano que yo me negué a aceptar—. Lo siento —se disculpó de nuevo, retirando lentamente la mano. —Ahora estoy aquí. Será mejor que me digas lo que querías decirme. —Hay una pequeña sala en... —Señoras y señores —nos interrumpió el pinchadiscos—. ¡El padrino y la dama de honor: Nathaniel West y Abby King! Los invitados nos brindaron un educado aplauso al tiempo que empezaba a sonar una música de piano. «¿Se supone que tenemos que bailar?» —Oh, joder —se quejó Nathaniel.

Felicia estaba junto al pinchadiscos con una astuta sonrisilla en la cara. «Sí, se suponía que debíamos bailar.» «Te odio», le dije en silencio. Ella me lanzó un beso. Nathaniel me ofreció el brazo. —¿Quieres bailar conmigo? Yo posé la mano sobre su bíceps y él me acompañó hasta la pista de baile. Estaba tenso. La multitud empezó a murmurar de nuevo a nuestro alrededor. Nos colocamos en medio de la pista y nos pusimos el uno frente al otro. —No creo que la situación pueda ser más violenta y desastrosa — comentó él mientras yo colocaba una mano vacilante sobre su hombro. —Todo es culpa tuya —repliqué, mientras me rodeaba la cintura con un brazo—. Si me hubieras dejado marchar, no habría pasado nada de esto. Su mirada me atravesó el alma. —Lo he hecho todo mal, pero si te hubiera dejado marchar esta noche, no me lo habría perdonado nunca. Abby la loca quería que le reconociera que le encantaba cómo lo había hecho, pero Abby la racional quería hablar sobre otros temas. —Si tan claro lo tenías, podrías haber intentado llamarme en algún momento del último mes. —No estaba en el punto en el que necesitaba estar, Abby. Cada vez que me llamaba Abby, mi corazón dejaba de latir un segundo. —¿Y ahora sí? Resultaba extraño volver a estar entre sus brazos. Extraño y sorprendentemente correcto. Pero tenía preguntas, muchas preguntas que precisaban respuesta. —No —admitió—, pero me estoy acercando. La canción continuó y empezamos a desplazarnos por la pista de baile. Otras parejas se unieron a nosotros. —Fue un error pensar que podría hacer esto esta noche. —Nathaniel dejó de moverse y los dos nos quedamos quietos, el uno en brazos del otro —. No tengo ningún motivo para pensar que aceptarías y lo comprenderé si no lo haces, pero —me miró a los ojos—, ¿aceptarías quedar conmigo mañana por la tarde? ¿Para hablar? ¿Para que pueda explicarme?

Mi corazón se estremeció. ¿Nathaniel quería quedar para hablar? ¿Para explicarse? ¿Y yo estaba preparada para eso? —De acuerdo —dije. Él sonrió. Se le iluminó el semblante de alegría y excitación. —¿Lo harás? ¿De verdad? —Sí. —¿Quieres que pase a recogerte? ¿O te sentirás más cómoda si nos encontramos en alguna parte? Lo que tú prefieras. Sus palabras eran rápidas y aceleradas. Nathaniel quería hacer lo que a mí me resultara más tranquilizador. Y ya sólo esa concesión me hizo sentir mejor. Pero no estaba preparada para estar en un coche con él. O para dejar que entrara en mi apartamento. —¿Quedamos en la cafetería de West Broadway? —pregunté. Asintió; cada vez se adivinaba más excitación en sus ojos. —Sí. ¿Mañana a la una? —Está bien —contesté, mientras mi corazón amenazaba con estallar. Entonces la canción se fue apagando hasta llegar al final. —Gracias, Abby —exclamó, acompañándome hacia fuera de la pista de baile—. Gracias por el baile y por acceder a quedar conmigo mañana. Cuando por fin llegué a casa aquella noche, había un paquete esperándome en la puerta. Abrí la nota pegada al paquete y leí la elegante escritura: Para Abby, Porque tenías razón sobre lo de las etiquetas. Nathaniel. Desgarré el envoltorio, abrí la caja y me reí. Estaba llena de etiquetas arrancadas de botes de conserva. Nathaniel fue el primero en llegar a la cafetería al día siguiente y cuando llegué yo me estaba esperando en una mesa de una esquina del fondo del local. Se levantó al ver que me acercaba. —Abby —dijo, retirándome la silla—. Gracias por venir. ¿Quieres tomar algo? —De nada, y no, no quiero tomar nada. Ya estaba lo bastante nerviosa. Si bebía algo, lo más probable era que

acabara vomitándolo. Nathaniel se sentó. —En realidad no sé por dónde empezar. —Retorció la servilleta que tenía entre las manos —. He imaginado esta conversación cientos de veces. —Me miró y sonrió—. He llegado incluso a escribirla para no olvidarme de nada. Pero ahora... me siento completamente perdido. —¿Por qué no empiezas por el principio? —dije. Inspiró hondo y soltó la servilleta. —Primero me quiero disculpar por haberme aprovechado de ti. Yo arqueé una ceja. —Yo sabía que tú nunca habías mantenido una relación como la nuestra y me aproveché de ti. Por ejemplo, con el tema de la palabra de seguridad. No te mentí cuando te dije que ninguna de mis sumisas había utilizado nunca su palabra de seguridad, pero lo cierto era que no quería que te marcharas. Pensé que si te convencía de que decirla suponía el fin de la relación, no me dejarías. —Se pasó las manos por el pelo—. Pero me acabó explotando en la cara, ¿verdad? —Fue culpa tuya. —Sí que lo fue. —Su mirada se suavizó—. Tú me entregaste tu confianza. Tu sumisión. Tu amor. Y a cambio yo cogí tus regalos y te los tiré a la cara. Lo miré fijamente. Quería asegurarme de que entendía lo que le iba a decir. —Nathaniel, yo acepté todo lo que me diste físicamente. Habría podido con todo lo que me hubieras querido dar físicamente, pero emocionalmente... —Negué con la cabeza—. Me destrozaste. —Ya lo sé —susurró. —¿Sabes cuánto me dolió? ¿Cómo me sentí cuando fingiste que aquella noche no significó nada? —Esbozó una mueca al oír mis palabras —. Fue la noche más increíble de toda mi vida y al día siguiente tú te sientas a la mesa y me dices que fue una escena. Hubiera preferido que me clavaras un cuchillo en el corazón. —Lo sé. —Le resbaló una lágrima por la mejilla—. Lo siento. Lo siento mucho. —Quiero saber por qué. ¿Por qué lo hiciste? ¿Por qué no podías limitarte a decir que necesitabas tiempo para pensar, o que íbamos demasiado deprisa? Cualquier cosa hubiera sido mejor que lo que hiciste.

—Tenía miedo. Yo creía que cuando descubrieras... Se quedó en silencio y clavó los ojos en la ventana que había detrás de mí. —Cuando descubriera ¿qué? —Nuestra relación fue un castillo de naipes que yo mismo construí. Debería haber sabido que no tardaría mucho en venirse abajo. ¿De qué narices estaba hablando? Inspiró hondo. —Era miércoles. Hace casi ocho años. Yo estaba... —¿Qué tiene que ver con todo esto algo que ocurrió hace ocho años? —Estoy intentando explicártelo —contestó—. Yo había quedado con Todd para comer en el campus. Me citó en la biblioteca. Mientras esperaba, vi una mujer corriendo por la escalera. Tropezó y se cayó y luego miró a su alrededor para ver si alguien la había visto. Yo quise acercarme a ayudarla, pero tú te adelantaste. —¿Yo? —Sí, eras tú —afirmó—. La conocías y las dos os reísteis mientras tú recogías sus libros. Había más gente cerca, pero tú fuiste la única que la ayudó. —Volvió a coger la servilleta y empezó a retorcerla otra vez—. Yo me aseguré de que no me veías y te seguí hasta la biblioteca. Allí descubrí que estabas en un grupo de lectura de Hamlet. Tú leías el personaje de Ofelia. Oh, Dios mío. —Me quedé a observar —continuó—. Sentí unas ganas increíbles de ser tu Hamlet. ¿Te estoy incomodando? Yo negué con la cabeza. —Continúa. —Llegué tarde a mi cita con Todd —dijo—. Él estaba enfadado y le dije que me había encontrado con alguien. Una mentira. —¿Por qué no te acercaste? ¿Por qué no te presentaste como habría hecho cualquier persona normal? —Porque por aquel entonces yo ya era un Dominante, Abby, y pensé que serías una alumna demasiado joven e impresionable. En mi cabeza no encontré ninguna forma de conseguir que lo nuestro funcionara. No tenía ni idea de tus inclinaciones sumisas hasta que tu solicitud apareció en mi escritorio. Incluso aunque lo hubiera sabido, en aquel momento yo le acababa de entregar un collar a una sumisa, y cuando le pongo un collar a

una, siempre soy monógamo. —¿Mis inclinaciones sumisas? —repetí. Él se inclinó sobre la mesa. —Tú eres sexualmente sumisa, Abby. Tienes que saberlo. ¿Por qué crees que pasaste tres años sin practicar sexo antes de estar conmigo? —Porque no había conocido a nadie que... Enmudecí cuando me di cuenta de adónde quería llegar. —Que te dominara como necesitabas —concluyó él. Yo me removí en el asiento. ¿Estaría en lo cierto? —No te avergüences —dijo—. No hay ningún motivo para sentir vergüenza de eso. —No estoy avergonzada. Lo que pasa es que nunca lo había pensado de esa forma. —Claro que no. Por eso te enfadaste tanto cuando te sugerí otros dominantes. —Te odié por decirme eso. —Tenía mucho miedo de que aceptaras mi proposición. Busqué en mi mente e intenté encontrar a alguien que pudiera encajar contigo. Pero era incapaz de imaginarte con otro. — Parecía triste—. Y sin embargo lo habría hecho si me lo hubieras pedido. Lo habría hecho. —¿Cuando me sugeriste a otros dominantes estabas pensando en mí y en lo que yo necesitaba? —Ya sabía que tú habías preguntado específicamente por mí, pero después de convertirte en una sumisa de verdad, sabía que necesitarías volver a hacerlo. Pero ya vi cómo reaccionaste; te pido perdón también por eso. Se estaba disculpando mucho. Me pregunté si lo estaría sintiendo de veras. Pero sólo tuve que mirarlo a los ojos para saber que sí. Nathaniel estaba sufriendo. Y para ser sincera, yo también. Aún no había conseguido superar el dolor. El anhelo. El deseo. O el amor. —Jackson no deja de repetirme que tú deberías haber hecho más, que tendrías que haberte esforzado en romper mis defensas —me contó—, pero él no conoce los detalles. No sabe lo que hice. Para él es muy fácil buscar un culpable. No entiende que no hay nada que tú hubieras podido hacer para hacerme cambiar de opinión aquella mañana. Nada habría cambiado

lo que pasó. No te culpes. —Te presioné —repliqué—. No debería haber esperado tanto tan pronto. —Quizá no, pero sí podías esperar más de lo que estaba dispuesto a darte. Yo te cerré la puerta por completo. No podía discutirle eso. —Pero hay más —añadió. —¿Todd? —pregunté. —Hace ocho años, yo no te perseguí, pero tampoco podía dejarte escapar —dijo—. Rondaba por la biblioteca con la esperanza de poder verte. Él sabía que le había echado el ojo a alguien, pero le dije que me estaba armando de valor para decidirme a hablar contigo. —¿Y te creyó? —Probablemente no, pero él sabía que yo nunca haría nada inapropiado. —Estiró los brazos por encima de la mesa, pero luego retiró las manos sin esperar las mías—. Y no lo hice, Abby. Te lo prometo. Sólo te miraba cuando estabas en la biblioteca. Nunca intenté averiguar nada sobre ti. Nunca te seguí. —Excepto la mañana que te dejé —apunté, recordando el coche que vi detrás del mío. —Había nevado y tú estabas muy alterada —me explicó—. Tenía que asegurarme de que llegabas a salvo. —Entonces, ¿cuando salvaste a mi madre del desahucio sabías quién era? ¿Sabías que era mi madre? —Sí. Lo hice por ti. Sabía cómo te llamabas por la biblioteca. Y tu nombre estaba en los documentos del banco. Tú eras la diosa que yo me moría por adorar. Mi sueño inalcanzable. La relación que jamás podría tener. —Cogió la servilleta que había abandonado—. Cuando estábamos en Tampa, después de jugar al golf, Todd bromeó conmigo sobre la chica de la biblioteca de hacía tantos años. La cena de la noche anterior le hizo recordar. Le dije que eras tú y se enfadó. Era así de sencillo. Las cosas siempre eran sencillas cuando uno conocía la explicación. —Todd me dijo que una relación como la nuestra debía basarse en la verdad y ser totalmente sincera —prosiguió Nathaniel—. Y yo no estaba

siendo sincero: te estaba ocultando que ya te conocía. La historia estaba llegando a su fin. Podía notarlo. —Él quería que te lo contara y yo accedí —dijo—. Le pedí un plazo de tres semanas. Pensé que era tiempo suficiente para planificar cómo quería decírtelo y a él le pareció razonable. —Pero no aguantamos tres semanas. —No. Quiero pensar que si lo hubiéramos hecho, te lo habría dicho. Tenía toda la intención de hacerlo. Pero entonces estuvimos juntos aquella noche y tuve miedo de que pensaras que te había engañado o manipulado de alguna forma. —Es posible. —Nunca he sentido por nadie lo que siento por ti —confesó y me di cuenta de que hablaba en tiempo presente—. Estaba asustado. Tenías razón en eso. Pensé que sería más fácil dejarte marchar, pero me equivocaba. Mientras hablábamos, la cafetería se había quedado en silencio. Los camareros nos miraban. Aún no habíamos pedido nada. —Ahora voy a terapia. —Sonrió—. Dos veces por semana. Me resulta extraño decirlo en voz alta. Estoy trabajando algunas cosas. Y tu nombre sale a menudo. Estaba segura de que sí. —No te he dejado intervenir ni una sola vez —observó él—. Pero no has salido corriendo. Espero que algo de lo que he dicho tenga sentido para ti. Acababa de admitir que me conocía desde hacía años, que me había estado observando de lejos. Que tenía miedo de lo que sentía. ¿Eso disculpaba lo que había hecho? ¿O lo que había dicho? No, pero podía entenderlo. Por lo menos en parte. —Necesito pensar —le dije con sinceridad. —Claro —contestó, levantándose al mismo tiempo que yo—. Entiendo que necesites pensar en todo esto. Es más de lo que puedo esperar. Me cogió las manos y me besó los nudillos. —¿Me llamarás esta semana? Quiero seguir hablando. —Me miró a los ojos como para evaluar mi reacción—. Siempre que tú quieras, claro. La sensación que me provocó el contacto de sus labios se me quedó

grabada en la piel. —Te llamaré —le aseguré—. Te llamaré de todas formas.

35

Pasé la mayor parte de los dos días siguientes pensando en todo lo que me había contado Nathaniel. Repasé nuestra conversación una y otra vez y traté de decidir cómo me hacía sentir todo lo que me había confesado: Que me había estado observando durante años. Que no había querido acercarse a mí. Que me lo había ocultado. Y luego pensé en mí. En que yo llevaba años fantaseando con él. Que había seguido su trayectoria a través de las páginas de los periódicos. ¿Habría sido peor si me hubiera colocado en lugares donde sabía que lo iba a ver? ¿Habría hecho yo lo mismo si la situación hubiera sido al revés? Pues sí. Y si lo pensaba bien, en realidad yo había sido la que había dado el primer paso, porque fui yo quien se puso en contacto con el señor Godwin. Llamé a Nathaniel la noche del martes. —Hola —contestó. —Nathaniel, soy yo. —¡Abby! —exclamó y en su voz pude notar lo nervioso que estaba. —Hay un restaurante de sushi en la misma calle de la biblioteca — dije—. ¿Nos vemos allí para comer mañana? Esta vez, yo fui la primera en llegar. Elegí un sitio y lo esperé. Cuando entró en el restaurante, se me encogió el corazón. Sus ojos escudriñaron todas las mesas y sonrió al verme. Y entonces, ese glorioso hombre de más de metro ochenta se dirigió directamente a mi mesa ignorando por completo los ojos de las mujeres que lo seguían. Pensé: «Este hombre me deseaba. Me estuvo observando durante años. Justamente éste». Le brillaron los ojos y en ese momento supe que lo había perdonado. —Abby —dijo cuando se sentó y me pregunté si diría mi nombre a menudo porque le gustaba llamarme así. —Nathaniel.

Me encantó advertir lo fácil que me resultaba a mí también llamarlo por su nombre. Pedimos la comida y hablamos de cosas sin importancia. Estaba empezando a hacer calor. Le conté que habíamos programado una lectura de poesía en la biblioteca y él me preguntó por Felicia. —Antes de que hablemos de nada más —expuso, poniéndose serio—, tengo que decirte algo. Me pregunté qué podría decir que no me hubiera dicho ya. —Como quieras. —Necesito que entiendas que estoy acudiendo a terapia para trabajar mis problemas con la intimidad y mi estabilidad emocional. Esto no tiene nada que ver con mis necesidades sexuales. Ya me imaginaba por dónde iba. —Soy sexualmente dominante —continuó—. Y siempre lo seré. No puedo ni quiero olvidarme de esa parte de mí. Eso no significa que no pueda disfrutar de otros... sabores. Al contrario, los demás sabores ayudan a fomentar una buena variedad. —Arqueó una ceja—. ¿Te parece bien? —Sí —asentí y me apresuré a añadir—: Yo nunca esperaría que abandonaras esa parte de ti mismo. Sería como negar quién eres. —Exacto. —Igual que yo no puedo negar mi naturaleza sumisa. —Claro. El camarero nos trajo las bebidas y yo le di un largo sorbo a mi té frío. —Siempre me he preguntado una cosa —dijo Nathaniel—. No tienes por qué contestarme, pero ¿cómo te enteraste de lo mío? Oh, oh. Era mi turno. —Por favor. —Hice un gesto con la mano—. Todo el mundo conoce a Nathaniel West. —Es posible —contestó, sin dejarse engañar—. Pero no todo el mundo sabe que encadena mujeres a la cama y las azota con una fusta. Me atraganté con el té. Le bailaron los ojos. —Tú te lo has buscado. Me limpié la boca con la servilleta, agradecida de no haberme echado el té en la camisa. —Es verdad.

—¿Me vas a contestar? —La primera vez que me fijé en ti fue cuando intercediste para salvar la casa de mi madre. Hasta aquel día sólo eras un hombre sobre el que leía de vez en cuando en las noticias de sociedad. Una celebridad. Pero entonces te convertiste en alguien real. Nos trajeron el sushi: makis de atún picante y de anguila para mí. Y un variado de nigiris para él. Vertí un poco de soja en mi cuenco y la mezclé con wasabi. —Poco después de aquello, vi tu foto en el periódico. Ya no me acuerdo del motivo. — Fruncí el cejo—. Es igual. El caso es que mi amiga Samantha pasó por allí cuando yo estaba leyendo el artículo. Yo hice algún comentario sobre lo guapo que eras y me pregunté cómo serías. Y entonces ella se puso nerviosa y se mostró inquieta. —¿Samantha? —Una vieja amiga. Hace años que no hablo con ella. —Me metí un maki en la boca, mastiqué y tragué—. Resulta que ella había asistido con su novio a una fiesta o una reunión o algo, no sé cuál es la forma correcta de llamarlo, un evento para Dominantes y sumisas. Ellos eran aficionados. —¡Ah! —exclamó—. Y yo estaba allí. —Sí y me contó que eras un Dominante. Luego dijo que no debería habérmelo dicho y me hizo jurar que guardaría el secreto. Yo nunca se lo dije a nadie, excepto a Felicia, y sólo cuando tuve que hacerlo. Pero Samantha no quería que me hiciera ilusiones contigo ni que fantaseara con historias del príncipe encantador y su cenicienta. —¿Y tú lo hiciste? —No, pero sí imaginé que me encadenabas a la cama y me azotabas con una fusta. Entonces fue él quien se atragantó con el té. —Tú te lo has buscado —le dije. Nathaniel se rio, llamando la atención de los clientes de otras meses. —Es verdad. Esperé hasta que todo el mundo volvió a centrar su atención en su propia mesa. —Durante mucho tiempo, no hice otra cosa que fantasear. —Agaché la cabeza para fijar la vista en el plato, porque no quería mirarlo—. Y entonces hice algunas preguntas. Algunos de los amigos de Samantha siguen viviendo por aquí, así que no me costó mucho encontrar al señor

Godwin. Me quedé con sus datos durante meses antes de hacer nada. Sabía que acabaría llamándolo en algún momento; cualquier cosa tenía que ser mejor que... —El sexo insatisfactorio —completó la frase por mí. —O en mi caso sólo pura insatisfacción —dije, mirándolo al fin—. Era incapaz de mantener una relación con un chico. Sencillamente, no podía. Él esbozó una sonrisa cómplice, como si supiera exactamente de lo que estaba hablando. —Supongo que hay varios grados de normalidad, Abby. ¿Quién se supone que puede decidir lo que es normal y lo que no? —Sinceramente, yo ya he hecho lo que es normal a los ojos de todo el mundo y es aburridísimo —contesté. —Son distintos sabores —afirmó él, mirándome con cautela—. Y todos pueden ser deliciosos cuando se disfrutan con la persona adecuada. Pero sí, la tendencia natural de cada uno encuentra la manera de definir lo que ve como normal. —Tú también intentaste mantener lo que se conoce como una relación normal —señalé —. Con Melanie. —Sí. —Comió un poco. Lo observé mientras movía la boca y tragaba —. Con Melanie. Fue un desastre. Fracasamos por varios motivos: ella no es sumisa por naturaleza y yo no pude reprimir mi naturaleza dominante. —Suspiró—. Pero Melanie no quería admitir que no funcionábamos. Nunca llegué a entender por qué. —En cualquier caso, ahora ya parece haber superado lo vuestro. —Gracias a Dios. —Sonrió. Entonces se puso serio de nuevo y bajó la voz—. ¿Y tú? ¿Superar a Nathaniel West? —No —susurré. —Menos mal. Alargó el brazo por encima de la mesa y entre los platos y me cogió de la mano. —Yo tampoco. Nos quedamos así durante algunos segundos, cogiéndonos de la mano y mirándonos a los ojos. —Haré todo lo que sea necesario para volver a ganarme tu confianza,

Abby, y durante el tiempo que haga falta. —Me acarició los nudillos con el pulgar—. ¿Me dejarás? Yo quería gritar y lanzarme a sus brazos, pero me contuve. —Sí —me limité a responder. Nathaniel me estrechó la mano antes de soltarme. —Gracias. Entonces vino el camarero para servirnos más té. —¿Alguna vez has preparado sushi? —le pregunté a Nathaniel con la intención de rebajar la tensión de la conversación. —No, nunca, pero siempre he querido aprender. —Aquí impartimos clases —dijo el camarero—. El próximo jueves por la tarde. A las siete. Miré a Nathaniel. ¿Deberíamos intentar tener una cita? ¿Actuar como una pareja «normal»? ¿Vernos sin ninguna expectativa? ¿Dejar que intentara volver a ganarse mi confianza? Él arqueó una ceja, quería que lo decidiera yo. —Hagámoslo —propuse. Cuando salíamos del restaurante, se volvió hacia mí. —Kyle va a participar en la obra de teatro de su escuela. El estreno es este sábado y me ha pedido que vaya. ¿Vendrás conmigo? ¿Otra cita? ¿Estaba preparada para eso? Sí, lo estaba. —¿A qué hora? —Puedo recogerte a las cinco. ¿Quieres que comamos algo antes de la obra? ¿Quería volver a estar en el coche de Nathaniel y dejar que fuera a buscarme a mi apartamento? Parecía un paso en la dirección adecuada. —Nos vemos a las cinco. El sábado estaba nerviosa. Felicia pasó por mi apartamento antes de irse a casa de Jackson y nunca me alegré tanto de que se marchara. En aquel momento no podía soportar sus astutas sonrisas y su expresión petulante. Estaba muy orgullosa de sí misma, como si hubiera sido la responsable de organizarlo todo. Nathaniel llegó a las cinco y nos fuimos enseguida. No lo invité a entrar en el apartamento porque aún no estaba preparada. La cena fue todo lo que esperaba. Él se comportó como un auténtico

caballero y la conversación fluyó con naturalidad. Lo invité a la lectura de poesía de la biblioteca y aceptó. Hablamos sobre Felicia y Jackson, sobre Elaina y Todd, incluso sobre la asociación benéfica de Linda. Disfruté mucho de la obra de teatro. Kyle no tenía un papel muy largo —su parte estaba integrada en el coro—, pero puso todo el corazón en sus líneas. Cada vez que aparecía en el escenario, a Nathaniel se le iluminaba el semblante. Me pregunté lo que se sentiría al salvar una vida como lo había hecho él. Cómo se sentiría Nathaniel sabiendo que Kyle estaba en aquel escenario gracias a su sacrificio. Nathaniel se mantuvo a cierta distancia de mí toda la noche; se aseguró de que nuestros codos no se tocaban mientras veíamos la obra y que nuestros brazos no se rozaban accidentalmente mientras paseábamos. Yo sabía que se estaba esforzando para que no me sintiera presionada y aprecié su cortesía. Si seguía existiendo una sutil corriente de electricidad fluyendo entre nosotros, los dos hicimos un gran esfuerzo por ignorarla. Después de la obra, Nathaniel me presentó a Kyle y a sus padres. Yo reprimí una sonrisa cuando vi la adoración con la que el pequeño lo miraba. El único momento incómodo de la noche fue cuando Nathaniel me acompañó hasta la puerta de mi apartamento. —Gracias por invitarme —dije—. Lo he pasado muy bien. Me pregunté si intentaría besarme. —Me alegro de que hayas venido conmigo. La noche no habría sido lo mismo sin ti. — Me cogió la mano y me la estrechó con delicadeza—. Nos vemos el jueves por la noche. Me dio la impresión de que quería decir algo, pero en lugar de hablar, sonrió, se dio media vuelta y empezó a alejarse. No, no me iba a besar. Porque estaba dejando que fuera yo quien diera el paso. Y yo no quería que se marchara todavía. —Nathaniel —lo llamé. Él se volvió para mirarme con ojos oscuros y ardientes, mientras yo me acercaba. Levanté una mano para posarla en su rostro y dejé resbalar un dedo por el contorno de su mandíbula. Luego deslicé la mano por su pelo y tiré de él hacia mí—. Bésame —susurré—. Bésame y siéntelo.

—¡Oh, Abby! —exclamó con voz estrangulada y ronca. Me puso un dedo bajo la barbilla, me levantó la cara y bajó los labios hacia los míos. Nos besamos con suavidad y delicadeza. Sus labios eran tan suaves y fuertes como los recordaba. Me acerqué un poco más a él y me abrazó. Lo provoqué con la lengua. Nathaniel suspiró y me estrechó con más fuerza. Entonces separó los labios y me dejó entrar. Y fue muy dulce y tierno. Cuando el beso se hizo más intenso, Nathaniel lo utilizó para dejarme ver todo lo que sentía por mí. En aquel beso lo encontré absolutamente todo: su amor, su arrepentimiento, su pasión, su necesidad. Me arrasó. Sentir sus brazos alrededor de mi cuerpo, sus dedos deslizándose por mi espalda con delicadeza. Su boca. Su sabor. Su olor. Él.

36

Durante las semanas siguientes, salimos juntos varias veces. La lectura de poesía en la biblioteca, las clases de sushi y una cita doble con Felicia y Jackson que no fue ni de lejos lo incómoda que yo pensaba que sería. Nathaniel y yo estábamos volviendo a unir nuestras vidas lentamente, pero esta vez nuestra relación estaba basada en la sinceridad. Comunicación abierta por ambas partes. Aunque él seguía sin animarse a hacer nada físico aparte de besarnos. Y no es que besar a Nathaniel fuera algo que nadie pudiera tomarse a la ligera. Ese hombre podía acelerarme el corazón con sólo mirarme. Y cuando sus labios tocaban los míos... Y entonces pasó por la biblioteca un jueves por la tarde, tres semanas después de nuestra cita en el teatro, para pedirme que cenara con él. En su casa. —Así podrás ver a Apolo —se apresuró a añadir—. Te añora y cada vez que te huele en mí... Yo levanté la mano. —Está bien. Me encantará ir a cenar a tu casa y ver a Apolo. Le he echado mucho de menos. Nathaniel sonrió y me dio las gracias. La cena no fue tan inquietante como yo esperaba. Cuando llegué, Apolo estaba fuera, esperándome, como si supiera que iba a ir a verlo. Casi me tiró al suelo cuando salí del coche. — Apolo, por favor —lo reprendió Nathaniel, saliendo de la casa y limpiándose las manos en un trapo—. Tienes que perdonarlo, Abby. Lleva nervioso todo el día. —Pues ya somos dos —apunté, subiendo la escalera hasta la puerta—. ¿Qué estás cocinando? Él se inclinó, me besó y respondió con ojos brillantes: —Pollo con miel y almendras. —Mmmm. Mi favorito.

—Pasa. Ya casi está. El pollo estaba tan tierno y sabroso como lo recordaba. La conversación fluyó con naturalidad y Apolo se quedó a mi lado todo el rato, casi siempre tumbado a mis pies. Cuando los dos acabamos de comer, Nathaniel se levantó para llevar nuestros platos al fregadero. —Deja que te ayude —me ofrecí, levantándome. —Ya puedo yo. —Pero no me importa. Él fregó y yo sequé. Me recordó a la semana que pasamos aislados por la nieve: cocinando juntos, riendo. Guardé el último plato y miré la encimera. Me volví hacia él. —Nathaniel... —Abby... —dijo al mismo tiempo. Nos reímos. —Tú primero. Se acercó a mí y me cogió de la mano. —Sólo quería darte las gracias por haber venido esta noche. Apolo llevaba meses sin estar tan relajado. Me separé de la encimera. —Bueno, me alegro por él, pero ése no ha sido el único motivo por el que he venido. —Ya lo sé. Me rozó los nudillos con el pulgar. Yo me acerqué. —Créeme. Soy una criatura bastante egoísta. Me acarició la mejilla y dejó resbalar un dedo índice por mi mandíbula. —No es verdad. Eres buena, cariñosa, comprensiva, y... —Nathaniel. Me puso un dedo en los labios. —Calla. Déjame acabar. Yo inspiré hondo y esperé. —Tú me has hecho feliz. Me has hecho sentir completo. —Bajó la voz—. Te quiero, Abby. No podía respirar.

—Nathaniel —dije, cuando recuperé la voz—. Yo también te quiero. Rugió y me rodeó con los brazos. Sus labios se estamparon contra los míos y me besó con todo el deseo contenido de las últimas semanas. Yo le puse una mano en la espalda y hundí la otra en su pelo. Luego ladeé la cabeza para que nuestras bocas encajaran mejor. Sus labios trazaron un camino de pequeños mordiscos desde mi mejilla a mi oreja. —Dime que pare, Abby —susurró, con su cálido aliento contra mi piel—. Dime que pare y lo haré. —No. —Cerré los ojos—. No pares. Él dejó resbalar las manos por mis brazos poniéndome la carne de gallina a su paso. —No quiero que pienses que te he traído aquí para esto. —Me mordió el lóbulo de la oreja—. No quiero que pienses que te estoy presionando. Yo confiaba en él. Si le pedía que parara, lo haría. Se separaría de mí y seguiríamos hablando. Pasaríamos una noche preciosa y me besaría apasionadamente cuando me fuera a mi casa. La vida seguiría tal como había sido aquellas últimas semanas. O... Me liberé de su abrazo y le sonreí con dulzura. Parecía un poco sorprendido. Era evidente que no esperaba que me retirara. Le tendí la mano. —Sígueme. Nathaniel me cogió la mano y me siguió escaleras arriba hasta su dormitorio. Tuve que parpadear para contener las lágrimas que asomaron a mis ojos cuando vi su cama. Me trajo tantos recuerdos... Pero aún nos quedaban muchos más por construir. Me acarició la cara. —Abby —dijo—. Mi preciosa y perfecta Abby. Se inclinó hacia mí y me dio un beso: un largo y apasionado beso con la boca abierta. Cuando el beso dio paso a la urgencia, se separó de mí. —Deja que te haga el amor. —Me cogió en brazos, me dejó sobre la cama y me empujó hasta que estuve tumbada—. Empezaré por tu boca. Me la mordió con aire juguetón. De vez en cuando, me daba un breve beso en los labios. Se tomó su tiempo y fue alimentando mi fuego interior muy

lentamente, sólo con la boca. Él sabía lo que yo quería, sabía lo que él quería, y nos estaba haciendo esperar a los dos. Pero al final me cogió la cara con ambas manos y me besó. Me besó de verdad. Su lengua se deslizó por la mía y sus labios empezaron a moverse con ansia. Se separó de mí unos minutos después. —Podría besar tus labios durante horas y no cansarme nunca de su sabor. —Me recorrió de arriba abajo con la vista—. Pero el resto de tu cuerpo es tan delicioso... Sus delicadas manos me desabrocharon la camisa y me la bajaron por los hombros. Yo arqueé la espalda: pocos segundos después, la prenda había desaparecido. Su boca se posó sobre mi cuello. —Puedo sentir los acelerados latidos de tu corazón. —Me cogió la mano y se la llevó al pecho—. Siente el mío. Yo noté su corazón a través de la camisa. Estaba muy agitado. No pude evitarlo. Le agarré la camisa y se la quité por la cabeza. Quería sentirlo. Encima de mí. Debajo de mí. Dentro de mí. En cualquier parte. Por todas partes. Mis manos se deslizaron por su pecho y me reencontré con su cuerpo. La firmeza de su pecho. La fuerza de sus brazos. La ardiente necesidad de su expresión. Y, por primera vez, vi el amor brillando en sus ojos. Sus labios siguieron descendiendo por mi cuerpo. —Aquí hay una parte del cuerpo que suele estar muy desatendida — dijo, llevándose mi brazo a la boca—. La cara interior del codo. Entonces empezó a darme besos en esa pequeña porción de piel tan sensible. —Sería un pecado imperdonable pasar por alto esta deliciosa exquisitez. Me lamió y se me puso la piel de gallina. Aún no había tenido tiempo de recuperarme, cuando me mordió con suavidad. —Oh, Dios —gemí. Nathaniel esbozó una sonrisa malvada. —Y sólo acabo de empezar. Siguió repartiendo besos por mis brazos, mi clavícula y entre mis pechos. Luego me desabrochó el sujetador con sus habilidosos dedos y lo tiró al suelo. —Tienes unos pechos perfectos. Son del tamaño ideal. Y cuando hago esto... —hizo rodar uno de mis pezones entre los dedos—, toda tú tiemblas

de expectación. Me conocía muy bien. —¿Ya sabes lo dulces que son tus pechos? —No —susurré. —Pues es una lástima. Agachó la cabeza y me succionó. Hizo rodar la punta de la lengua por encima de mi pezón. Yo volví a arquear la espalda cuando sentí que me succionaba con más fuerza. —Más. Por favor —supliqué, cuando me mordió y la aspereza de sus dientes me provocó oleadas de placer que recorrieron todo mi cuerpo. Se desplazó hasta el otro pecho y sopló. —Tienes una piel muy receptiva —murmuró, antes de besar la base de mi pecho. Dibujó un camino hacia arriba con la lengua y se detuvo cuando llegó al pezón. Me cogió el pecho con la mano—. ¿Y éste? Éste es tan dulce como el otro. Y entonces tiró de mi pezón con los dientes. Yo le agarré de la cabeza y lo pegué a mí. Perdí la conciencia del tiempo que pasó jugando con mis pechos: mordiéndolos, provocándome, chupándolos. Llegó un momento en que tiré de él y Nathaniel gimió cuando le metí la lengua en la boca. Arqueé las caderas en busca de fricción, de algo. —Espera —musitó contra mis labios—, aún no he llegado a las mejores partes. Me acarició el vientre con las manos y encendió el fuego que ardía bajo mi piel. Yo deslicé los dedos por su pelo y moví las piernas para rozar su erección. Me bajó la cintura de las bragas y su lengua dibujó un círculo alrededor de mi ombligo y se metió en él. —Otra parte del cuerpo que suele ignorarse —dijo—. ¿Sabes cuántas terminaciones nerviosas hay aquí? No, pero lo que sí sabía era que él conseguiría que todas cobrasen vida. Luego empezó a desabrocharme los pantalones con intencionada lentitud, tiró de ellos y me los bajó por las piernas. Yo les di una patada para hacerlos caer de la cama y me senté. —Me toca. Le empujé para que se tumbara boca arriba y le quité los pantalones y

los calzoncillos. Luego me tomé mi tiempo para redescubrir su cuerpo: los bien torneados músculos de su pecho, las hendiduras de su estómago, la isla de vello que conducía hasta... —Abby —suspiró, cuando deslicé las manos y empecé a juguetear con su polla. —Date la vuelta —le ordené. Me encantaba su espalda, aquellos anchos hombros con la sensible piel entre ellos y los dos minúsculos hoyuelos que tenía justo por encima de su firme trasero. Dibujé un camino de besos desde su nuca hasta la parte inferior de su espalda, deleitándome en los escalofríos que lo sacudían. Luego deshice el camino con la lengua, mientras acariciaba su perfecto cuerpo con las manos. «Es mío.» Nathaniel se dio la vuelta y me arrastró con él hasta que volvió a quedar encima de mí. —Me he olvidado de dónde estaba. Ahora tendré que empezar desde el principio. Comenzó de nuevo con mi boca y me besó hasta que ya no fui capaz de pensar con claridad. Luego deslizó las manos por mis brazos y se retiró. —Ya hemos hablado de tu boca. —Me besó con suavidad—. Y de tu cuello. —Otro beso —. De los olvidados codos y el ombligo. —Me besó el codo y me acarició el ombligo con la otra mano—. Y tengo muy claro que a ellos los recuerdo muy bien. —Agachó la cabeza hasta mis pechos para darles un beso. O dos. O seis. —Ah, sí, ya me acuerdo. —Bajó por mi cuerpo—. Estábamos —rodeó mis caderas— justo —rozó ese punto donde estaba hinchada y dolorida— aquí. Me cogió la rodilla. ¿La rodilla? —La rodilla es una zona erógena para mucha gente —afirmó. Yo tenía la sensación de que en cuanto a Nathaniel se refería, todas mis zonas eran erógenas. Me empezó a besar la rodilla con suavidad y yo sentía las cosquillas que me provocaba con los labios mientras me la acariciaba por dentro. Luego me levantó la pierna y besó la delicada piel de detrás de la rodilla.

Nunca pensé que me excitaría tanto que alguien me besara ahí y mentiría si negara que se me escapó un gruñido cuando la dejó para brindarle a la otra rodilla la misma atención, lamiéndola y besándola un poco más. —Nathaniel —gemí, levantando las caderas de la cama—. Más arriba. Él me ignoró y siguió bajando para detenerse en mis tobillos y llenármelos de suaves y sencillos besos. Luego me levantó un pie detrás del otro para besarme las plantas. —A ver —dijo, mirándome con una segura sonrisa en los labios—. Tengo la sensación de que me he olvidado algo. ¿Qué será? —Eres un hombre muy inteligente. Estoy segura de que enseguida te acordarás. Flexioné las rodillas y las separé. El rugido bajo que escapó de entre sus labios fue un sonido primitivo que me hizo estremecer. Avanzó a gatas por la cama, me quitó las bragas y se pasó mis piernas por encima de los hombros. Su lengua rozó mi hendidura y yo volví a levantar las caderas. —Éste es un punto importante. Porque esto —me lamió de nuevo— es pura —lametón— Abby —lametón— sin adulterar. —Dios. —Y después de pasar horas besando tu boca —me abrió los pliegues con los dedos—, podría pasarme horas besando, lamiendo y bebiendo de tu dulce —lametón— y húmedo — lametón— coño. Posó la boca sobre mí y me penetró con la lengua. Había pasado mucho tiempo y Nathaniel había pasado demasiado provocándome. El orgasmo me desgarró tras la primera embestida de su lengua. Depositó pequeños besos sobre mi clítoris y me acarició con los dedos. Después, muy lentamente, me bajó las piernas de sus hombros y las volvió a dejar sobre la cama. Se acercó a mí a cuatro patas: parecía un león. —Veamos —dijo con voz ronca—. Sigamos adelante. Yo suspiré aliviada cuando se puso encima de mí. Era glorioso volver a sentir el peso de su cuerpo. Colocó su polla en mi abertura, luego me cogió las manos y entrelazó sus dedos con los míos. —Abby —pronunció mi nombre y yo abrí los ojos para ver el amor y el deseo que brillaban en los suyos—. Soy yo, Nathaniel —se internó un poco en mí— y tú, Abby —un poco más—. Nada más.

—Nathaniel. Su nombre no fue más que un jadeo en mis labios. Él se agachó para besarme mientras se deslizaba, muy despacio, nuestras manos entrelazadas por encima de mi cabeza. El beso ganó profundidad y Nathaniel se internó un poco más en mí. Yo gemí cuando dio un último empujón y se hundió completamente en mi interior. Cuando se retiró me miró a los ojos y adoptó un ritmo muy lento. Oh, sí. Mi cuerpo lo recordaba muy bien. La sensación de dilatación. De sentirlo encima de mí. De la forma en que nos movíamos juntos como si fuéramos uno. Sus dedos estrecharon los míos mientras me penetraba de nuevo. Sus movimientos eran lentos y cuidadosos y prolongaba al máximo cada embestida. Medía con detalle cada uno de sus movimientos: se retiraba y esperaba que llegara el momento en que sabía que yo ya no podría soportar el vacío, para deslizarse de nuevo en mi interior y llenarme por completo. Arqueé la espalda, quería absorberlo del todo. Tenía los músculos tensos y contraídos y el sudor que le teñía la frente delataba lo mucho que se estaba esforzando por controlar la situación. —Nathaniel. Por favor. Aceleró el ritmo y empezó a balancearse más deprisa, pero seguía sin ir lo bastante rápido. Yo liberé mis dedos de entre los suyos y tiré de su cabeza mientras le rodeaba las caderas con las piernas. Empecé a levantar el cuerpo con cada nueva embestida y los dos dejamos escapar un gemido cuando consiguió adentrarse más. Sin embargo, seguía yendo demasiado lento. Le arañé la espalda. —Maldita sea, Nathaniel. —Le mordí la oreja—. Fóllame. Él rugió, se echó hacia atrás y me penetró con fuerza. Empezó a arremeter una y otra vez con largas, duras y profundas embestidas. Comencé a notar cómo mi clímax volvía a crecer en mi interior. A él se le hinchaba el pecho cuando se balanceaba hacia delante. Yo eché la cabeza hacia atrás y le clavé las uñas en la espalda. —¡Oh, joder, Abby! Continuó sin abandonar ese ritmo y deslizó la mano por entre nuestros cuerpos para palmear mi clítoris con los dedos al mismo tiempo que lo hacía con las caderas.

—Me... me... me —tartamudeé. Nathaniel me penetró una última vez y el clímax se apoderó de mí. Se me escapó un grito al sentir cómo su pene me embestía incesantemente. Entonces alcancé otro orgasmo que me sacudió de pies a cabeza mientras él seguía penetrándome. Al poco, su polla empezó a estremecerse dentro de mi cuerpo. Me embistió unas cuantas veces más y luego se quedó completamente quieto. Echó la cabeza hacia atrás y gimió. Su liberación me provocó un nuevo orgasmo. Se dejó caer encima de mí con la respiración acelerada. Podía notar los latidos de su corazón mentiras se esforzaba por recuperar el aliento. Entonces Nathaniel levantó la cabeza y me besó. Después, cuando pudimos volver a movernos, se levantó de la cama y se fue al guardarropa. Yo me puse de lado para poder ver mejor su figura desnuda mientras abría cajones y encendía unas velas. La noche había caído por completo, pero la habitación se fue iluminando lentamente a medida que iba encendiendo una vela tras otra. La luz de éstas jugaba sobre su piel, proyectando sombras que parpadeaban contra su cuerpo. Cuando regresó a la cama, volví a tumbarme boca arriba. Nathaniel se reclinó un poco y me rodeó con los brazos para que yo pudiera apoyar la cabeza sobre su pecho. —Te prometo que no había planeado nada de esto —dijo, dándome suaves besos en la cabeza—. De verdad que no. Yo me acurruqué contra él y suspiré. —Pues me alegro de que haya pasado. Me alegro mucho. Me estrechó con más fuerza. —Abby, ya sé que no has traído ropa, pero ¿te quedarías a pasar la noche conmigo? —Se apartó un poco y me miró a los ojos—. ¿Aquí, en mi cama? En su cama. Me resbaló una lágrima por la mejilla. —Nathaniel... Él me la secó con un dedo. —Por favor. Quédate a dormir aquí. Conmigo. Yo me senté y lo besé. —Sí —asentí entre besos—. Sí, me quedaré. —Lo empujé para que se

tumbara en la cama—. Pero aún tenemos muchas horas hasta que no nos quede más remedio que empezar a pensar en hacer algo tan ordinario como dormir. Así que de momento... —le reseguí el contorno de los labios con los dedos—, déjame empezar con tu boca. Él soltó un grave gemido. Cuando comenzamos a movernos juntos otra vez, supe dos cosas: Nathaniel me quería. Y algún día, muy pronto, yo volvería a llevar su collar. Me desperté con los besos que alguien me estaba dando en la clavícula. Unos labios muy suaves se desplazaban por mi cuello, seguían por mis mejillas y subían hasta mi oreja. Ya habían pasado dos semanas desde que pasé la primera noche en la cama de Nathaniel y siempre que dormía con él me despertaba de formas maravillosas. —Buenos días —me susurró, haciéndome cosquillas con su cálido aliento. —Mmmm —respondí y me acerqué más mientras me abrazaba. Despertarme sintiendo sus besos era mi nueva forma favorita de empezar el día. —He traído el desayuno —anunció. Vale, retiro lo que he dicho: despertarme sintiendo los besos de Nathaniel y que me trajera el desayuno a la cama era mi nueva forma favorita de empezar el día. —¿Qué has traído? —le pregunté, sentándome. —A mí. —Me dio un beso en la mejilla—. A mí. —Me besó la otra —. Y un acompañamiento a base de mí. Me dio un dulce beso en los labios. Por muchos años que viviera, nunca me cansaría de los besos de Nathaniel. Pero ese día era muy importante para nosotros y para nuestra relación y me sentía un poco juguetona. Me aparté de él. —Pues si eso es todo lo que has traído... Sus fuertes brazos me capturaron y yo me reí cuando me dio media vuelta. —Aunque si insistes en disfrutar de una comida equilibrada —dijo—, también te he traído una tortilla. Yo le pasé las manos por el pecho.

—No, gracias. He cambiado de opinión y prefiero comerme el Nathaniel. Se sentó. —Será mejor que te deje desayunar antes de que se enfríe. Me trajo una bandeja y la dejó delante de mí. —¿De verdad? ¿No vas a comer conmigo? Él se inclinó y me besó otra vez. —Yo ya he desayunado y debería prepararme para irme a trabajar. Y tú también tienes que arreglarte. Yo fingí un puchero mientras él se iba al baño y lo observé mientras se quitaba los pantalones del pijama por el camino. A veces me olvidaba de lo sensible que era Nathaniel y de la forma que tenía de tomárselo todo de un modo tan personal. Nuestra relación había avanzado mucho durante las últimas semanas, pero de vez en cuando me acordaba de lo frágil que era. Empecé a comerme la tortilla. Tenía que animarse un poco. Aprender a relajarse. Tal como esperaba, la tortilla era el paraíso servido en un plato: huevos esponjosos mezclados con el agrio contraste del queso cheddar; un exquisito bocado tras otro. Enseguida oí el sonido del agua procedente del baño. Nathaniel desnudo en una ducha de agua caliente. Eso sí que era el paraíso. Y no necesitaba ningún plato. Me comí el resto de la tortilla, me bebí el zumo de naranja recién exprimido y volví a dejar la bandeja en el vestidor antes de entrar en el cuarto de baño. Esta estancia era del tamaño de mi apartamento; si quisiera, Nathaniel podría celebrar una fiesta en su ducha. Y a pesar de esas fantásticas dimensiones, jamás nos habíamos duchado juntos. Estaba de pie bajo el agua y el vaho empañaba el contorno de su figura. Yo ya sabía, por experiencia, que la ducha tenía dos alcachofas superiores y seis salidas laterales. Cuando me duchaba allí, me daban ganas de quedarme bajo el agua para siempre. Si a eso le añadía a Nathaniel, dudaba mucho que ninguno de los dos consiguiera llegar a tiempo al trabajo. Me quité el camisón y lo dejé caer al suelo. Él estaba de espaldas a mí y no podía oír nada con el ruido del agua. Me lavé los dientes deprisa y luego abrí la puerta de la ducha y entré

respirando aquel vapor neblinoso. Nathaniel se dio la vuelta y yo me acerqué a él sin decir una sola palabra y le rodeé el cuello con los brazos. Nuestros labios se unieron en un suave beso. —Buenos días —lo saludé, con los labios pegados a su boca. —Buenos días. ¿Ocurre algo con el desayuno? «Sí, Nathaniel —quería decirle—. Estoy completamente desnuda en tu ducha porque me quiero quejar del desayuno.» —En realidad —contesté—, le faltaba algo. —¿De verdad? ¿A la tortilla? —A la tortilla no le pasa nada, pero al final no he podido degustar el Nathaniel. —Le di un beso en la mejilla—. Ni el tú. —Le besé la otra mejilla—. Ni el acompañamiento a base de ti. Le di un beso en los labios. —Y eso no puede ser, ¿verdad? —Yo diría que no. —Mmmm. Cogió mi gel de baño y empezó a enjabonarse las manos. Pocos minutos después, estaba cubierta de espuma y empecé a lavarme el pelo. —Ya sé que no hemos hablado de esto a fondo —dijo, mientras el agua caliente se llevaba la espuma y yo me aclaraba el pelo—. Pero te voy a pedir que me complazcas otra vez. —Me apoyó las manos en los hombros y me miró a los ojos—. No tenemos por qué empezar nada este fin de semana. —Ya lo sé —contesté, enjabonándome las manos y deslizándolas por sus brazos—. Pero quiero hacerlo. —Me quedé callada un momento; no sabía cómo expresar lo que sentía—. Nunca pensé que sería algo que necesitara o que llegara a desear tanto. Sigo sin querer estar con otro hombre que no seas tú, pero... —Me obligué a mirarlo a los ojos para, de alguna forma, dejarle bien claro que le estaba hablando muy en serio—. Ahora comprendo que creyeras necesario recomendarme otros Dominantes. Él me estrechó con suavidad contra su pecho. —Gracias —susurró contra mi pelo. Y en ese momento desapareció cualquier resto de duda y culpabilidad. Nos quedamos allí abrazados durante algunos segundos, sintiendo cómo se alejaba el pasado, abrazando nuestro futuro. Entonces se separó de mí muy despacio y agachó la cabeza.

Su lengua jugueteó con mis labios y yo suspiré cuando se deslizó por entre ellos y pude perderme en su experta boca. Me dejé ir para entregarme a él y dejé que todas aquellas emociones que giraban en espiral a mi alrededor me atraparan en su remolino. Me sentía casi superada por lo que sentía. —Joder —dije, cuando dejó de besarme. —¿Tú también lo has sentido? Cerré un momento los ojos y asentí. —Cada una de las veces. Nathaniel esbozó una sonrisa ladeada. —Ven aquí —dijo y me empujó hasta el fondo de la ducha. Levantó el brazo y cerró el paso de agua a las alcachofas superiores para que sólo nos mojaran las laterales. Me cogió la pierna derecha y la posó sobre el peldaño de baldosas. —Justo aquí. —Dejó resbalar la mano por entre mis piernas—: Estás muy, muy sucia. ¿Sucia? ¿Qué? Se dio cuenta de mi sorpresa. —¿No te acuerdas? —susurró, mientras sus dedos rozaban mi abertura. Oh... Se refería a la noche anterior. Sonreí al recordarlo. Yo estaba sentada a horcajadas encima de él. Luego se puso encima de mí y me embistió mientras yo me agarraba al cabecero de la cama. Alargué el brazo y le cogí la polla ya dura. —Oh, sí. Ya me acuerdo. —Gracias a Dios. Si ya lo hubieras olvidado, habría caído en una profunda y oscura depresión. Lo agarré con más fuerza. —Sólo hay una cosa que quiero sentir en profundidad. —Joder, Abby —dijo, balanceándose contra mi mano. —Ahora, Nathaniel. Él dejó de moverse. —Siempre tan impaciente, amor. Tienes que aprender a saborear el placer. Maldito hombre incorregible.

—Ya saborearé el placer después. Has sido tú quien ha dicho que nos teníamos que preparar para irnos a trabajar. Esbozó una sonrisa perezosa. —Eso ha sido antes de que te metieras en mi ducha. —Vamos a llegar tarde —insistí, sabiendo muy bien que él haría oídos sordos a mi argumento. A nadie le importaba que Nathaniel llegara tarde, él poseía y dirigía su propio negocio. Se inclinó y me susurró al oído. —Te escribiré una nota de justificación. Yo volví la cabeza para posar la boca sobre sus labios. —¿Ah, sí? —Mmm —dijo contra mi boca—. Querida Martha, por favor disculpa el retraso de Abby de esta mañana... —No te atreverás. Me puso un dedo en los labios. —Ha sido retenida involuntariamente, aunque bastante a propósito, por un problema de fontanería que ha surgido en mi ducha de forma inexplicable. Volvió a balancearse con lentitud dentro y fuera de mi mano. —Tu evidente intento por hacer humor sexual es bastante infantil —le dije. —¿Ah, sí? —preguntó, deteniéndose de nuevo—. Yo creía que era bastante bueno para haberlo improvisado en este momento. Además, Martha y yo estamos así de unidos. Levantó la mano con dos dedos cruzados. —Sólo porque Martha haga la vista gorda a tus visitas de los miércoles no significa que sea tu mejor amiga. —Al contrario, le debo mucho. Nunca te habría dejado aquella rosa si ella no me hubiera sorprendido con la flor. Yo me reí, pensando que no sabía lo cerca que había estado de no recibir aquella rosa. —Y fue Martha quien me explicó su significado. —Recuérdame que le envíe una nota de agradecimiento —dijo, balanceándose de nuevo contra mi mano—. Pero será después. Mucho después. Deslicé la otra mano por su entrepierna, le agarré los testículos y en

pocos segundos me había olvidado de Martha, del trabajo y de cualquier cosa remotamente vinculada con nada que no fuera Nathaniel. Nuestros labios se unieron de nuevo. Pero seguíamos besándonos con suavidad, porque los dos queríamos saborear y prolongar el momento. Entonces, él dejó de besarme y me cogió los pechos. —Nunca me había sentido tan celoso del agua. —Dejó resbalar los dedos por mi piel—. De cómo te puede tocar por todas partes y al mismo tiempo. Agachó la cabeza hasta mi pezón y lamió el agua que resbalaba por allí. Yo apoyé la cabeza contra la pared de la ducha y le solté la polla. Él se apretó contra mí y me penetró con dos dedos. Gemí y le rodeé la cintura con una pierna. Nathaniel aceleró el movimiento de sus dedos, añadiendo el pulgar a la fiesta para acariciarme el clítoris con suavidad. Y entonces, como si no fuera ya suficiente, me susurró: —«Vergonzosa, vergonzosa, / vergonzosa de mi corazón, se mueve la luz del fuego pensativa y distante. Acarrea los platos y los coloca en hilera. A una isla en el agua querría llevármela. Acarrea las velas y enciende el cuarto en penumbra, / vergonzosa en el umbral / y vergonzosa en las sombras. Y vergonzosa como un conejo, servicial y vergonzosa, A una isla en el lago querría volar con ella.» No dejó de mover las manos ni un segundo. Me provocó tan despacio que cuando llegó al último verso de Yeats, yo tenía la sensación de que podía volar. El orgasmo me recorrió y me estremecí de pies a cabeza. —Me encanta ver cómo te corres. —Se colocó entre mis piernas y situó su polla en mi entrada—. Me la pone muy dura. Se deslizó en mi interior con facilidad y yo jadeé cuando me penetró profundamente. Ni siquiera tuve tiempo de relajarme antes de que empezara a llevarme de nuevo hacia el siguiente clímax. —Córrete conmigo, Abby —dijo, embistiéndome una y otra vez—. Llévame contigo esta vez. Nunca podría cansarme de sentirlo dentro de mí o de cómo nuestros cuerpos se movían al unísono. Lo rodeé con los brazos y le arañé la espalda. —Sí —dijo con un grave gemido—. Joder. Sí. Yo lo estreché con más fuerza cuando empecé a notar cómo llegaba mi segundo orgasmo. Nathaniel apoyó una mano a cada lado de mi cabeza y me embistió,

duplicando sus esfuerzos. —No quiero volver a salir jamás de esta ducha —dijo, penetrándome —. No quiero separarme nunca de ti. Porque nunca conseguiré saciarme de esto. —Mi espalda resbalaba por las baldosas mojadas mientras arremetía —. Nunca. Nunca. Nunca es suficiente. Me rozó el cuello con los dientes y una de sus manos se deslizó entre nuestros cuerpos, justo hasta donde estábamos unidos. —Siéntenos. Siénteme. Es un puto gusto. Me rozó el clítoris con un dedo y noté cómo se me tensaba todo el cuerpo. Solté un gemido. Nathaniel flexionó las piernas, empujó de nuevo y el orgasmo me sobrecogió. Después de la última embestida, se quedó inmóvil dentro de mí y se corrió con fuerza. Se mantuvo pegado a mí mientras nuestras respiraciones volvían a la normalidad y nuestros corazones se relajaban. El contacto constante del agua nos devolvió despacio a la realidad de la mañana. —Joder —dijo, sonriendo contra mi hombro. —¿Qué? —Necesito otra ducha.

37

—Señorita King —dijo la recepcionista—. El señor West ya puede recibirla. Me levanté y me dirigí a la puerta de madera oscura. Mi corazón no tendría por qué latir a la velocidad que lo hacía. Yo sabía muy bien quién me esperaba detrás de aquella puerta cerrada. Lo conocía y lo amaba. Era viernes por la noche y estaba en su despacho porque yo se lo había pedido. Al principio, Nathaniel no comprendió el propósito de lo que quería hacer, pero luego acabó accediendo. Abrí la puerta, crucé el umbral y le eché una mirada rápida. Tenía la cabeza inclinada y estaba tecleando. Cerré la puerta detrás de mí y me detuve en medio del despacho. Me coloqué exactamente en la misma postura que meses atrás: con las piernas separadas a la anchura de los hombros, la cabeza gacha y los brazos caídos a los costados. Él siguió tecleando. Habíamos pasado las dos últimas semanas perfilando los detalles de nuestro acuerdo. Nos sentábamos a la mesa de su cocina y discutíamos y negociábamos lo que queríamos los dos. Explorábamos nuestros límites personales. Buscamos nuevas palabras de seguridad y decidimos cuándo y cómo jugar. Al final acordamos hacerlo del viernes por la noche al domingo al mediodía y ser como cualquier otra pareja del domingo por la tarde al viernes por la noche. Nuestro primer desacuerdo fue sobre la asiduidad con que llevaría su collar. Yo quería llevarlo todo el tiempo, pero Nathaniel no pensaba lo mismo. —La última vez lo llevaba cada día —le dije, sin comprender el sentido de hacerlo de otra forma. —Pero las cosas han cambiado. —Y eso no lo discuto, pero si lo llevo cada día, podré recordar siempre la conexión especial que hay entre nosotros. —Entiendo que quieras llevar mi collar cada día, pero ¿aceptarías un consejo de alguien con más experiencia?

—¿Vas a utilizar la carta de la experiencia muy a menudo? —Sí. Resoplé y me recliné en el asiento. —Abby, escúchame. Tanto si quieres admitirlo como si no, ese collar te pone en un estado de ánimo muy concreto y yo no quiero que te sientas de esa forma durante la semana. Si te pregunto si prefieres guisantes o zanahorias para cenar la noche de un martes, quiero que la respuesta proceda de Abby, mi amante, y no de Abigail, mi sumisa. —Ya lo sé, pero... Me quedé en silencio. Tenía parte de razón. —No voy a imponerte ningún plan alimenticio, ni rutinas de ejercicios, horas de sueño o... —Gracias a Dios, porque si insistieras en que durmiera ocho horas cada día, limitarías mucho nuestras actividades semanales. —Sí, estoy de acuerdo. Pero volviendo a lo que estaba diciendo: si yo quiero practicar sexo un miércoles y no estás de humor, quiero que te sientas libre de decírmelo. El collar te limitaría. —Negó con la cabeza—. Aunque creas que no. Así que quedamos que sólo llevaría su collar durante el fin de semana. Y aunque lo de reenviarle mi solicitud y reunirnos en su despacho había sido idea mía, en ningún momento hablamos de lo que ocurriría el resto de la noche. Me miré los pies y me pregunté si tendría el collar allí, en su despacho. No lo había vuelto a ver desde la mañana en que lo dejé sobre la mesa de su salón. Escuché su rítmico teclear y me pregunté en qué estaría pensando y qué estaría planeando. Ignoré mis dispersos pensamientos y me concentré en mi respiración. No había forma de saber por dónde discurriría la noche. Yo haría todo lo que Nathaniel hubiera decidido, y lo que él resolviera sería lo mejor para los dos. No tenía ninguna duda. Dejó de teclear. —Abigail King. No me sobresalté cuando dijo mi nombre. Esta vez lo esperaba y mantuve la cabeza agachada. Él se separó del escritorio y caminó acercándose. Conté sus pasos.

Diez. Diez pasos y se detuvo detrás de mí. Me cogió del pelo, se lo enrolló en la mano y tiró. —La última vez fui suave contigo —recordó con una voz tersa y autoritaria. Mi vientre se estremeció anticipando lo que estaba a punto de suceder. Por fin había vuelto Nathaniel el Dominante. Lo echaba de menos. Tiró con más fuerza de mi pelo y yo me obligué a mantener la cabeza agachada. —Una vez me dijiste que podías soportar todo lo que te diera físicamente —dijo—. ¿Te acuerdas? Sí, maldita fuera. Recordaba haber dicho exactamente esas palabras. Debería haber imaginado que volverían para morderme el culo. Me volvió a estirar del pelo. —Voy a poner a prueba esa teoría, Abigail. Ya veremos cuánto eres capaz de soportar. Me soltó el pelo y yo solté el aire que estaba conteniendo. —Te voy a entrenar —continuó, poniéndose delante de mí. Yo miré fijamente la punta de sus zapatos de piel—. Te entrenaré para que satisfagas todas mis necesidades, deseos y caprichos. De ahora en adelante, cuando yo te ordene algo, espero que me obedezcas inmediatamente sin replicar. Cualquier duda, cualquier ceja arqueada o desobediencia tendrá consecuencias inmediatas. ¿Está claro? Esperé. —Mírame y contesta —me ordenó—. ¿Lo entiendes? Yo levanté la cabeza y miré sus inalterables ojos verdes. —Sí, Amo. —Tsk, tsk, tsk —me regañó—. Pensaba que ya habías aprendido esa lección la última vez. ¿La última vez? ¿Qué? —¿Cómo debes dirigirte a mí antes de que te ponga el collar? Mierda. —Sí, Señor. —La última vez pasé por alto ese error —dijo, caminando de nuevo hacia su escritorio—. Pero como ya te he dicho, esta vez no voy a ser tan tolerante.

Se me aceleró el corazón. La verdad era que no esperaba cometer un error tan deprisa. —Levántate la falda y apoya las manos en mi escritorio. Me acerqué a la mesa y me levanté la falda por encima de la cintura. ¿Su secretaria seguiría fuera? ¿Podría oírnos? Apoyé las manos en el escritorio y me preparé. —Tres azotes. Cuenta. Su mano silbó al cruzar el aire y aterrizó en mi trasero para propinarme un buen cachete. Ay. —Uno —dije. Volví a sentirla, esta vez en una zona distinta. —Dos. Sólo una más. Apreté los dientes cuando me azotó por tercera vez. —Tres. Dejó de azotarme y me acarició el trasero para aliviar el dolor con sus expertas manos. Sus caricias me hicieron sentir bien y tuve que contenerme para quedarme quieta. Luego me bajó la falda. —Vuelve dónde estabas —susurró. Regresé a mi sitio justo en medio del despacho. En cierto modo me sentía más tranquila. Había cometido un error y había encajado bien mi castigo. Proseguimos. No había nada que temer. —¿Recuerdas tus palabras de seguridad? —preguntó Nathaniel por detrás de su escritorio. Yo volví a pensar en nuestra conversación. Volvíamos a estar en la mesa de la cocina. —¿Dos? —me extrañé—. ¿Me vas a dar dos palabras de seguridad? —Es un sistema muy común —dijo, mientras escribía algo. —Pero la otra vez... Levantó la vista. —Ya te expliqué que cometí un error, Abby. No quiero que te vuelvas a marchar. Yo alargué el brazo por encima de la mesa y le cogí la mano. —No pienso marcharme. Lo único que ocurre es que no sé por qué debo tener dos palabras de seguridad.

—Porque vamos a explorar tus límites. Si dices «amarillo» sabré que te estoy presionando, pero seguiré. Pero si dices «rojo» la escena se detendrá automáticamente. Seguía pareciéndome mucho. —Pero ninguna de tus sumisas ha utilizado nunca su palabra de seguridad —repuse. —Ahora sí —contestó, llevándose mi mano a los labios—. Y quiero que te sientas completamente libre y segura siempre que estés conmigo. Incluso cuando te esté presionando. —Sí, Señor —dije volviendo al presente—. Recuerdo mis palabras de seguridad. —Bien. Volvió a su escritorio, abrió otro cajón y sacó una caja. La abrió. Mi collar. Lo levantó. —¿Estás preparada, Abigail? —Sí, Señor —dije sonriendo. Se volvió a colocar delante de mí. —Arrodíllate. Me puse de rodillas. Nathaniel me puso el collar alrededor del cuello y me lo abrochó. Me volví a sentir completa. —Te lo pondré cada viernes a las seis y te lo quitaré los domingos a las tres —dijo, deslizando los dedos por mi clavícula. Habíamos decidido que de ese modo tendríamos tiempo más que suficiente para empezar a jugar la noche del viernes y después emplear el tiempo que nos quedaba el domingo por la tarde para hablar sobre el fin de semana y hacer la transición al comportamiento del resto de la semana. También habíamos decidido lo que iba a pasar inmediatamente después de que me pusiera el collar cada viernes. Pero esperé a que él me diera instrucciones. —Levántate —dijo. Estaba confusa, eso no era lo que habíamos decidido. Sus ojos brillaban de emoción. —Estás preciosa con mi collar. Me puso una mano bajo la barbilla y me besó. Con fuerza.

La mañana después de la primera noche que pasé en su cama, me quedé tumbada entre sus brazos. —Esa norma sobre no besar... —dije, deslizando una mano por su pecho—. ¿Es una norma que pones en práctica con todas las sumisas o sólo lo has hecho conmigo? Él me acarició el pelo. —Sólo contigo, Abby. —¿Sólo conmigo? —Levanté la cabeza para mirarlo—. ¿Por qué? —Era una manera de distanciarme. Pensé que si no te besaba podría controlar mis sentimientos, que sería capaz de recordarme que sólo era tu Dominante. —Pero sí besabas a tus otras sumisas —murmuré, odiando los celos que sentí. —Sí. —Pero a mí no. No dijo nada, probablemente por miedo a mi reacción o a lo que yo pudiera decir. Y a una parte de mí le molestó que se contuviera y que hubiera querido negarnos. Pero el pasado debía quedar atrás. —Ya sabes lo que significa esto, ¿no? —le pregunté, colocándome encima de él. —No —respondió vacilante. Acerqué los labios a los suyos. —Que tienes mucho trabajo pendiente. Me besó con suavidad. —¿Mucho? —Mmmm —musité, mientras me volvía a besar—. Con intereses. Nathaniel sonrió contra mis labios. —¿Intereses? —Muchos intereses. Será mejor que vayas empezando. —Oh, Abby. —Me dio media vuelta y se puso encima de mí—. Yo siempre pago mis deudas. Dejó de besarme y me empujó por los hombros. —Arrodíllate otra vez. Me puse de rodillas delante de él. Su polla le presionaba los

pantalones, pero esperó. —Por favor, Amo, ¿me la puedo meter en la boca? —Sí. Le desabroché el pantalón y le bajé la cremallera con rapidez, ávida por disfrutar de su sabor. Le bajé los pantalones y los calzoncillos hasta los tobillos y me humedecí los labios al ver su enorme erección. Nathaniel enredó los dedos en mi pelo mientras yo me lo metía en la boca. Fui avanzando poco a poco, pero él no quería hacerlo despacio y se internó del todo de una firme embestida. Llegó al fondo de mi garganta y yo la relajé rápidamente para no atragantarme. Se valió de las manos que tenía enredadas en mi pelo para mecerse dentro y fuera. Me encantaba sentir cómo me tiraba del pelo mientras su polla penetraba en mi boca. Esperaba que a él le gustara tanto como a mí. Lo succioné cuando se apartó y recorrí su longitud con la lengua cuando se volvió a internar. Luego retiré los labios para poder rozarlo con los dientes. —Joder —dijo. Algunas embestidas después, se empezó a estremecer dentro de mi boca. Yo apoyé las manos en sus muslos, anticipando lo que estaba a punto de llegar, preparada para su clímax. Deseándolo. Nathaniel arremetió profundamente y se quedó inmóvil mientras su orgasmo me llenaba la boca. Me lo tragué todo; me encantaba el sabor salado de su placer. Luego me masajeó la cabeza con las manos y poco a poco fue haciendo desaparecer el dolor que me había provocado al tirarme del pelo. Yo me quedé quieta y me concentré en el amor que desprendían sus caricias. —Abróchame los pantalones, Abigail —me indicó, deslizando los dedos por mi pelo una última vez. Le subí los calzoncillos y los pantalones. Luego tiré hacia arriba de la cremallera y le abroché el cinturón. —Levántate —me ordenó. Cuando estuve de pie, me sujetó la barbilla y me levantó la cabeza para mirarme a los ojos—. Esta noche voy a ser duro contigo. Te voy a llevar al límite del placer y te dejaré esperando. No te correrás hasta que yo te dé permiso, y no seré generoso con mis permisos. ¿Lo entiendes? Contéstame.

«Madre mía.» —Sí, Amo. Sus ojos brillaban de excitación. —Llegaré a casa dentro de una hora. Quiero que me esperes desnuda en la habitación de juegos. Continuará... Sumisión. La sumisa Tara Sue Me No se permite la reproducción total o parcial de este libro, ni su incorporación a un sistema informático, ni su transmisión en cualquier forma o por cualquier medio, sea éste electrónico, mecánico, por fotocopia, por grabación u otros métodos, sin el permiso previo y por escrito del editor. La infracción de los derechos mencionados puede ser constitutiva de delito contra la propiedad intelectual (Art. 270 y siguientes del Código Penal) Diríjase a CEDRO (Centro Español de Derechos Reprográficos) si necesita reproducir algún fragmento de esta obra. Puede contactar con CEDRO a través de la web www.conlicencia.com o por teléfono en el 91 702 19 70 / 93 272 04 47 Título original: The Submissive del diseño de la cubierta: Departamento de Arte y Diseño. Área Editorial Grupo Planeta © de la fotografía de la cubierta:Shutterstock © de la fotografía de la autora: Glen McCurtayne, Coleman/Rayner, 2013. © Tara Sue Me, 2013 Publicado de acuerdo con NAL Signet, un sello de Penguin Group (USA) Inc. © de la traducción, Laura Fernández Nogales, 2014 © Tara Sue Me, 2013

Publicado de acuerdo con NAL Signet, un sello de Penguin Group (USA) Inc. © por la traducción, Laura Fernández Nogales, 2014 © Editorial Planeta, S. A., 2014 Diagonal, 662-664, 08034 Barcelona (España) www.editorial.planeta.es www.planetadelibros.com Ésta es una obra de ficción. Los nombres, personajes, lugares y sucesos que aparecen son producto de la imaginación del autor o bien se usan en el marco de la ficción. Cualquier parecido con personas reales (vivas o muertas), empresas, acontecimientos o lugares es pura coincidencia. Primera edición en libro electrónico (epub): mayo de 2014 ISBN: 978-84-08-12911-0 (epub) Conversión a libro electrónico: Víctor Igual, S. L., www.victorigual.com

Document Outline Portada Biografía Dedicatoria CAPÍTULO 1 CAPÍTULO 2 CAPÍTULO 3 CAPÍTULO 4 CAPÍTULO 5 CAPÍTULO 6 CAPÍTULO 7 CAPÍTULO 8 CAPÍTULO 9 CAPÍTULO 10 CAPÍTULO 11 CAPÍTULO 12 CAPÍTULO 13 CAPÍTULO 14 CAPÍTULO 15 CAPÍTULO 16 CAPÍTULO 17 CAPÍTULO 18 CAPÍTULO 19 CAPÍTULO 20 CAPÍTULO 21 CAPÍTULO 22 CAPÍTULO 23 CAPÍTULO 24 CAPÍTULO 25 CAPÍTULO 26 CAPÍTULO 27 CAPÍTULO 28 CAPÍTULO 29 CAPÍTULO 30 CAPÍTULO 31

CAPÍTULO 32 CAPÍTULO 33 CAPÍTULO 34 CAPÍTULO 35 CAPÍTULO 36 CAPÍTULO 37 Créditos

Table of Contents Biografía Dedicatoria CAPÍTULO 1 CAPÍTULO 2 CAPÍTULO 3 CAPÍTULO 4 CAPÍTULO 5 CAPÍTULO 6 CAPÍTULO 7 CAPÍTULO 8 CAPÍTULO 9 CAPÍTULO 10 CAPÍTULO 11 CAPÍTULO 12 CAPÍTULO 13 CAPÍTULO 14 CAPÍTULO 15 CAPÍTULO 16 CAPÍTULO 17 CAPÍTULO 18 CAPÍTULO 19 CAPÍTULO 20 CAPÍTULO 21 CAPÍTULO 22 CAPÍTULO 23 CAPÍTULO 24 CAPÍTULO 25 CAPÍTULO 26 CAPÍTULO 27 CAPÍTULO 28 CAPÍTULO 29 CAPÍTULO 30 CAPÍTULO 31 CAPÍTULO 32 CAPÍTULO 33

CAPÍTULO 34 CAPÍTULO 35 CAPÍTULO 36 CAPÍTULO 37 Créditos Portada

Subscribe

© Copyright 2013 - 2019 AZDOC.PL All rights reserved.